Mostrando articulos por etiqueta: corrupción
Jueves, 17 de Abril de 2014 06:03

Italia pasó una ley antimafia

Con la nueva ley, aprobada ayer, no serán condenados sólo quienes reciban dinero de las mafias, como hasta ahora, sino también quienes las favorezcan directa o indirectamente o reciban favores, aun sin recibir ni un centavo.

 

Volaron insultos de todo tipo ayer en el Senado italiano. Dos senadores fueron expulsados de la sesión. Y las fotos de Silvio Berlusconi, del presidente de la República, Giorgio Napolitano, y del primer ministro, Matteo Renzi, con una boina siciliana en la cabeza, fueron enarboladas como símbolos mafiosos por el Movimiento Cinco Estrellas. Los grillinos, como se los llama por su líder Beppe Grillo, acusaron a los tres personajes y a los miembros del Senado de no haber incorporado ciertos puntos que ellos querían por estar complotados con las mafias. Al final, una nueva ley electoral fue aprobada por 191 votos a favor y 32 en contra del M5S y de los racistas de la Liga Norte.


Se trata de un texto, que está vigente desde ayer y que en consecuencia se aplicará en ocasión de las candidaturas para las elecciones europeas de mayo, que castiga el intercambio de favores entre políticos y mafiosos. Un mal muy viejo en Italia, surgido sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial cuando Italia se transformó en una República y que arrastraba resabios del período bélico, cuando los aliados, que desembarcaron contra Mussolini en Sicilia, contaron con la ayuda de Cosa Nostra. La mafia siciliana, además, votaba religiosamente a la Democracia Cristiana, un partido católico como ella que gobernó este país por casi 40 años ininterrumpidamente, muchos de cuyos exponentes han sido procesados por complicidad con la mafia posteriormente.


Don Ciotti, un sacerdote que desde hace años lucha contra la mafia en Sicilia, calificó a la nueva ley como "una buena noticia" y, también, los líderes del gobernante Partido Democrático. La senadora Anna Finocchiaro, por ejemplo, comentó por televisión que "por ganar algunos votos el M5S usa mentiras, mistificaciones, falsedades". Otros calificaron como "vergonzoso" el comportamiento de los parlamentarios grillinos porque, subrayaron, hace 20 años que se discute esta ley y ahora que se logró, ellos votan en contra.


Pero en algo tienen razón los grillinos, ya que la penas contra estos delitos fueron disminuidas para ciertos casos respecto de un proyecto de ley precedente, aspecto que también criticó la asociación antimafia Libera de Don Ciotti. "Podría haber sido mejor, pero de todas maneras había que aprobarla", comentó el ex juez y hoy senador del PD Felice Casson. Antonio Di Pietro, también ex juez de Manos Limpias, como se llamó la gran campaña anticorrupción de la década del 1990, y fundador de Italia de los Valores, comentó algo similar: "Se podía haber hecho mejor, pero de todas maneras es un paso adelante".


La asociación entre políticos y mafiosos es un viejo mal en Italia. Pero en la segunda década del siglo XXI sigue existiendo. Es una enfermedad que ha afectado a muchos políticos de las regiones con mayor penetración mafiosa como Sicilia, Calabria, Apulia y Nápoles. Los candidatos piden los votos de las mafias para ser elegidos, a cambio de favores. Pueden ser contratos con empresas del Estado en caso de ganar las elecciones, licitaciones para la construcción de puentes o carreteras, y muchas cosas más. Pero también financiación de campañas electorales, viajes, etc. Así como por ejemplo, la autopista que va de Nápoles a Calabria que hace más de 20 años que está en construcción vaya a saber por qué acuerdos políticos-mafiosos. Pero nadie se hace cargo de los problemas que ocasiona a todos los viajeros. Con la nueva ley no serán condenados sólo quienes reciban dinero de las mafias, como hasta ahora, sino también quienes la favorezcan directa o indirectamente o reciban favores, aun sin recibir ni un centavo.


En Italia hay cuatro mafias famosas, la tradicional Cosa Nostra de Sicilia; la emergente 'Ndrangheta de Calabria, que controla buena parte del tráfico de cocaína en Europa; la poderosa camorra de Nápoles, que controla todo el tráfico ilegal de productos de marcas famosas falsificadas y también tráficos de drogas varias, y la Sacra Corona Unida de Apulia (sur), la menos importante y menos extendida.

Informacion adicional

  • Antetítulo CRITICAS Y ELOGIOS DESDE DISTINTOS SECTORES POLITICOS
  • Autor Elena Llorente
  • País Italia
  • Región Europa
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 15 de Abril de 2014 05:44

Brasil, un pozo de escándalos

El pasado viernes, la policía federal brasileña llegó al imponente edificio de Petrobras, la estatal de petróleo, en el centro de Río de Janeiro. La recibió Graça Foster, presidente de la mayor empresa del país y que, en su momento, alcanzó a ser una de las diez mayores petroleras del mundo (hoy no está más entre las veinte). La federal buscaba un más que sospechoso contrato por valor de unos 180 millones de dólares. La empresa, dijo el vocero de la policía, "colaboró voluntariamente y presentó toda la documentación requerida".


Ha sido la primera vez en los más de sesenta años de Petrobras que la policía entró en su sede para investigar contratos sospechosos. Y ha sido un paso más en la fuerte escalada de escándalos que involucran a la empresa. Uno de sus antiguos directores está en la cárcel, respondiendo a una amplia y vasta colección de acusaciones, que van de asociación ilícita con un "dolero" (que es como llaman en Brasil a los operadores de remesas ilegales de dólares al exterior) a cobrar comisión sobre negocios de la estatal.


Hay, sin ninguna sombra de duda, una intención política muy clara en el cerco armado alrededor de Petrobras: alcanzar a Dilma Rou-sseff, a Lula da Silva y al Partido de los Trabajadores (PT). En relación con Dilma, a nadie se le ocurriría intentar levantar sospechas sobre su honestidad. Lo que sí se intenta es desmontar su imagen de gestora austera y eficaz. Como ministra primero de Minas y Energía de Lula, y después de la Casa Civil (a quien corresponde coordinar a todo el gabinete ministerial), y como presidente ahora, Dilma no se habría dado cuenta de negocios por lo menos desastrosos (y con fuertísimos indicios de corrupción) llevados a cabo por Petrobras. En relación con Lula, se lo acusa de haber copado la empresa con cuadros del PT que la transformaron en un pozo de escándalos.


La oposición y parte de los siempre dudosos aliados del gobierno intentan crear una CPI (Comisión Parlamentaria de Investigación) para examinar la compra, en 2006 y por un precio final de 1200 millones de dólares, de una refinería en Texas que había sido comprada, un año antes, por 45 millones.


Pero una amplia y profunda investigación de la policía federal sobre un "dolero", acusado de evasión de divisas, fraude fiscal y corrupción junto a órganos del gobierno, llevó a la detención de uno de sus socios, quien hasta 2012 fue uno de los directores de Petrobras, Paulo Roberto Costa. Así la olla empezó a ser destapada y emergió una montaña de escándalos.


Todavía es temprano para saber hasta qué punto todo eso perjudicará la campaña de Rousseff a la reelección. Los sondeos más recientes apuntan a una fuerte caída (seis puntos) de la actual presidenta en su marcha rumbo a la reelección. Ninguno de sus adversarios, sin embargo, se benefició con esa caída, y Dilma sigue favorita para ser reelegida ya en la primera vuelta.


En relación con Petrobras, en todo caso, el daño ya es palpable. La imagen de la empresa, que por décadas fue orgullo nacional, ha sido dañada de manera indiscutible. Además de la compra nebulosa de la refinería de Pasadena, Texas, que puede haber provocado pérdidas irrecuperables, quedó claro que la gestión del PT en la empresa ha sido como mínimo desastrosa. Un complicado e intrincado esquema de negocios extraños se amplía a cada paso de las investigaciones de la policía federal.


Igualmente visible –y palpable– es la motivación política que encubre toda esa historia. Al fin y al cabo, la compra de la refinería texana se dio en 2006. En 2008, Dilma, todavía ministra de la Casa Civil, vetó el negocio. Sin embargo, el contrato de asociación entre Petrobras y la petrolera belga Astra estaba tan escandalosamente mal hecho que la Justicia de Estados Unidos determinó que se consumase la compra.
¿Por qué sólo ahora toda esa historia llega al público? Por una sola razón: porque 2014 es año de elecciones generales.


Se roba mucho, en Brasil. Y en todos los gobiernos, sin excepción. Lo que ahora se denuncia en Petrobras no empezó con Lula y con el PT. Para no ir más lejos, en la primera presidencia de Fernando Henrique Cardoso, sobre cuya honestidad nadie tampoco podrá jamás levantar sospechas, el entonces presidente de Petrobras fue fulminado por sus negociados con proveedores de plataformas de explotación marítima de petróleo. En aquella ocasión, lo que se reveló fueron pérdidas superiores a lo de ahora.


La intención de esa nueva oleada de denuncias, queda claro, es corroer el PT de Lula y Dilma. Y ahí está el nudo de la cuestión: las gestiones del PT de Lula en Petrobras son fuente riquísima de desastres. No por casualidad, Dilma, desde su primer día como presidenta del país, empezó una operación de limpieza en la estatal. Por lo visto, había más mugre de lo que se suponía. Y todo indica que se está en el comienzo de una larga y fea historia.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Eric Nepomuceno
  • País Brasil
  • Región Sur América
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

En 1929, después del estallido de la Gran Depresión, fue común que los banqueros se arrojaran de los rascacielos de Wall Street. Ochenta y cinco años más tarde los banqueros se suicidan en forma extraña cuando las bolsas de Wall Street y la City han roto el récord de las cotizaciones en forma antigravitatoria. ¿Se trata de siniestros suicidios forward: que se adelantan a las cotizaciones del futuro?
Nueve suicidios en 25 días no es normal y Zero Hedge (24/2/14) realiza su recuento macabro:


1) William Broeksmit, de 58 años, anterior prominente ejecutivo de Deutsche Bank AG, el 26 de enero fue hallado colgado en su lujosa casa en el suburbio exclusivo de South Kensington (Londres).


2) Un día después, Karl Slym, de 51 años, director de Tata Motors (India), fue hallado muerto en el cuarto piso del lujoso hotel Shangri-La de Bangkok.


3) El mismo día, Gabriel Magee, de 39 años y vicepresidente de JP Morgan, se cayó del último piso de la matriz europea en Londres, en la zona cotizada de Canary Wharf (nota: desarrollo del polémico constructor israelí-canadiense Paul Reichmann, socio del megaespeculador George Soros en la Torre Mayor del DF).


4) Mike Dueker, de 50 años, anterior economista en jefe de la Reserva Federal y luego del banco de inversiones Russell de Estados Unidos, fue hallado muerto en un aparente suicidio cerca del puente Tacoma Narrows (estado de Washington).


5) Richard Talley, de 57 años, fundador de la hipotecaria American Title Services en Centennial (Colorado), fue encontrado muerto a principios de febrero después de haberse disparado.


6) Tim Dickenson, director de comunicaciones de la aseguradora suiza Re AG, con sede en Gran Bretaña (GB), falleció en circunstancias aún no esclarecidas.


7) Ryan Henry Crane, veterano ejecutivo durante 37 años en el banco de inversiones JP Morgan, se suicidó hace unas semanas. No existen detalles salvo su obituario en el Stanford Daily Voice.


8) Li Junjie, banquero de 33 años en Hong Kong, saltó de la matriz de JP Morgan en el centro bancario chino. Muy joven para suicidarse.


Y 9) James Stuart Jr., nativo de Lincoln, exitoso empresario y anterior director del National Bank of Commerce, con tres hijos y cuatro hijas, fue encontrado muerto, ignorándose la causa, en Scottsdale (Arizona) el 19 de febrero, según reportó The Journal Star.
Curioso: tres pertenecían a JP Morgan... What is going on?


En medio de la epidemia de suicidios de prominentes banqueros, el anterior secretario del Tesoro Tim Geithner comenta en su nuevo libro Stress test que "salvamos la economía... pero perdimos el país" (The Wall Street Journal, 25/2/14).


Tim Geithner se equivoca rotundamente porque el ingenuo y/o deliberado rescate de Obama –hoy bajo la férula de la banca israelí-anglosajona– salvó a los 13 banksters de Wall Street, mientras Estados Unidos se empina en su ruta entrópica e implosiva y la economía sigue estancada en su marasmo sin creación de empleos ni incremento de la productividad, a confesión misma del anterior gobernador de la Reserva Federal, Ben Shalom Bernanke.


En realidad, el sistema financierista de Estados Unidos y su bancocracia plutocrática –para no decir oligárquica/oligopólica, de acuerdo con la vieja clasificación economicista–, constituye la neoplasia maligna del siglo XXI que carcome al sistema productivo de Estados Unidos e invade con sus metástasis a los mercados emergentes dependientes del pernicioso modelo de la desregulada globalización centralbanquista/monetarista/neoliberal.


Howard Davies comenta sobre los bancos que deglutieron a la economía y, en forma perturbadora, relata que Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra (el banco central de GB), sorprendió a su audiencia en una conferencia el año pasado al especular que los activos bancarios en Londres podían crecer más de nueve veces que el PIB de GB en 2050, basado en la simple extrapolación de dos tendencias: la profundización del financierismo global (crecimiento más rápido de los activos financieros que los de la economía real) y la prevalencia de Londres en su participación del negocio financiero global (léase: la tercera plaza financiera global detrás de Hong Kong, donde GB tiene una fuerte participación, y de Wall Street).


Davies no es cualquier improvisado y conoce perfectamente el sistema financierista de su país: profesor de ciencias políticas en París, primer jefe de la célebre FSA (Financial Service Authority) de GB, ex director de la célebre London School of Economics, ex vicegobernador del Banco de Inglaterra y ex director general de la Confederación de la Industria Británica.


Cita los ejemplos de Islandia e Irlanda, donde los bancos superaron la habilidad de sus gobiernos para apoyarlos cuando se necesitaba: el resultado fue desastroso. No comment.


Sustenta que la hipertrofia financiera daña la economía real al desviar los talentos y los recursos. Londres, como corazón del sistema financiero global, ha sido puesta en la picota y hasta Andy Haldane, uno de los lugartenientes de Mark Carney, ha cuestionado la contribución económica del sector financiero ("La contribución del sector financiero: ¿milagro o espejismo?"

Howard Davies cita dos recientes estudios estrujantes que ponen en tela de juicio la adicción al financierismo anglosajón que impone severos costos sociales: 1) El crecimiento de las finanzas modernas, de Robin Greenwood y David Scharfstein, de la Escuela de Negocios de Harvard; y 2) Stephen G. Cecchetti y Enisse Kharroubi, del Banco Internacional de Pagos (BIP: el banco central de los bancos centrales) aducen que un rápido crecimiento del sector financiero reduce el crecimiento de la productividad en otros sectores.


Stephen G. Cecchetti y Enisse Kharroubi "usaron una muestra de 20 países desarrollados (donde no viene México y extrañamente aparece España: una excrecencia británica) y encontraron una correlación negativa entre la participación del sector financiero en el PIB con la salud (sic) de la economía real (sic). También evidencian que las firmas de investigación intensiva sufren más cuando las finanzas están en auge.


El fundamentalismo financierista de Mark Carney se desplegó en homenaje al aniversario 125 del Financial Times con su ponencia El Reino Unido en el corazón de la renovada globalización (Bank of England, 24/10/13), meses después de que se habían adelantado Peña y Videgaray a obsequiar los hidrocarburos de México al mismo rotativo.


Howard Davies sentencia que si las finanzas continúan en capturar un número desproporcionado de las mejores y más brillantes mentes, no existirá manufactura británica en el 2050 y aún menos firmas de alta tecnología que ahora. Concluye en forma sarcástica que la excesiva dependencia en el sector financiero volátil probará ser tan poco confiable como sus pronósticos lo han sido sobre el desempleo. Luego preguntan la razón por la cual cunden los suicidios entre los nigromantes banqueros anglosajones.


alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife

Informacion adicional

  • Antetítulo Bajo la Lupa
  • Autor ALFREDO JALIFE-RAHME
  • País
  • Región
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Si hay una herida que aún no ha cerrado el expresidente conservador Andrés Pastrana es la derrota sufrida a manos del liberal Ernesto Samper en las elecciones de 1994, a quien la mafia de Cali financió su campaña a la presidencia, pero por la que el político salió indemne y pudo asumir su mandato. La financiación a Samper desató la peor crisis de la historia política de Colombia que se conoció como el Proceso 8.000.

 

Pero ese capítulo parece no haberse cerrado. Así lo dejó en evidencia Pastrana con el lanzamiento de su libro Memorias olvidadas, una serie de relatos periodísticos sobre su vida política y que ya desató una nueva tormenta mediática.


Lo primero que hizo Pastrana fue revelar el nombre de la persona que le entregó los llamados narcocasetes, unas interceptaciones telefónicas al capo Miguel Rodríguez Orejuela con uno de sus relacionistas públicos, en las que confirmaba la entrada de dinero de los narcotraficantes a las campañas presidenciales de 1994. Se trata de un oficial de la policía, el teniente coronel Carlos Barragán, quien en ese momento trabajaba como miembro de uno de los organismos de inteligencia que perseguía al cartel de Cali.


Con esta revelación, Pastrana insinuó que el gobierno sabía que los narcotraficantes de Cali estaban aportando dineros a la campaña de Samper porque miembros de sus organismos de inteligencia fueron los que interceptaron las llamadas que lo confirmaban.


Pastrana sostiene en su libro que, por consejo de su padre, el expresidente conservador Misael Pastrana, le llevó las grabaciones al entonces presidente César Gaviria antes de realizarse las elecciones presidenciales, quien lo atendió con su ministro de Defensa, Rafael Pardo. La cita se dio en el palacio presidencial, donde Pastrana pidió una grabadora para reproducir las grabaciones y contó que luego de escucharlas, Gaviria y Pardo se miraron entre sí sorprendidos por el hecho de que él tuviera los casetes, "como si ya supieran de ellos", contó ante un auditorio que congregó a políticos y antiguos colaboradores de su administración (1998-2002). "Aquí hemos hablado de que Samper sabía, porque lógicamente él recibió el dinero. Se ha hablado de que los (narcotraficantes) Rodríguez Orejuela sabían, porque ellos dieron dinero. Pero el eslabón perdido del Proceso 8.000 es Cesar Gaviria", agregó.

 

Gaviria reaccionó la mañana del viernes acusando a Pastrana de no haber tenido el coraje para denunciar la filtración del dinero de la mafia, ya que en las grabaciones se mencionaba a las dos campañas (la suya y la de Samper). "El cuento del eslabón perdido no lo entiendo, sino como el remordimiento que debe acompañar al doctor Pastrana de no haber tenido el coraje para poner en conocimiento de los electores las grabaciones antes de la elección presidencial y no con posterioridad al certamen electoral", dijo Gaviria en una rueda de prensa.
Además agregó que lamentaba las declaraciones del expresidente "tan reñidas con la verdad y que fue incapaz de poner en conocimiento de las autoridades y de los medios solo veinte años después". Dijo también que Pastrana "no aporta pruebas sino afirmaciones mentirosas. Yo tengo mi conciencia tranquila sobre la rectitud de mi conducta y no estoy seguro de si algún día no aparezcan las pruebas que vinculen la campaña de Andrés Pastrana con el cartel de Cali como lo mencionan las grabaciones", con lo que insinuó que también quedaron pendientes las investigaciones sobre la posible financiación de la mafia a la candidatura de Pastrana.


El expresidente también reveló en su libro, el facsímil de una carta fechada el 12 de junio de 2000 –que mantiene en una caja de seguridad– en la que los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela le confirman que financiaron la campaña de Ernesto Samper, quien finalmente fue absuelto por la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.


"Si bien es cierto que en algún momento de nuestras vidas cometimos el error de contribuirle al señor Ernesto Samper Pizano y a sus más inmediatos colaboradores, con el dinero para su campaña presidencial, no fue a sus espaldas ni mucho menos a espaldas de los directivos de la campaña como lo pregonan en las plazas públicas", dice una parte de la carta.


Otra revelación que hace Pastrana en su libro es que sostuvo un encuentro con el capo del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, cuando fue secuestrado por siete días en 1998. Allí, en medio de un ambiente tenso, se encontró cara a cara con el narcotraficante con quien discutió de la extradición, el negocio de las drogas, de las bombas y hasta de la familia.


Pastrana relató que en un posterior encuentro con uno de los lugartenientes de Escobar, Jhon Jairo Velásquez alias Popeye, este le contó que el político liberal Alberto Santofimio Sarmiento le había pedido al capo del cartel de Medellín que lo asesinara porque podía llegar a ser presidente y sería un problema para los narcotraficantes, que en ese momento enfrentaban al Estado que los perseguía para extraditarlos. Popeye le aseguró al político conservador que Escobar no dio la orden porque le servía más vivo que muerto.


Otra revelación que hizo Pastrana en su libro fue que al finalizar su gobierno, en 2002, fue el mediador de una reunión secreta entre Bill Clinton, que ya no era presidente de EEUU y el canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque. El exmandatario colombiano contó que aprovechando que se realizaba en Cartagena una cumbre de empresarios a la que asistía Clinton y otra reunión con Pérez Roque para evaluar acercamientos con el Ejército de Liberación Nacional, este último le pidió que mediara en el encuentro del que nadie podía enterarse. "El encuentro fue marcadamente amistoso y el expresidente estaba en verdad satisfecho de compartir con el cubano", dice en su libro.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Elizabeth Reyes L
  • País Colombia
  • Región Sur América
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia

El Senado de Italia expulsó este miércoles al tres veces primer ministro y líder indiscutible de la derecha de este país Silvio Berlusconi, tras su condena por fraude fiscal en agosto pasado. Arropado por miles de seguidores, IlCavaliere prometió desafiante continuar su lucha fuera de la cámara alta.
Berlusconi, de 77 años, no podrá presentarse a una nueva candidatura durante seis años, y al perder su escaño se queda además sin la inmunidad que lo protegía en otros procesos judiciales que se le siguen.


La votación en el Senado, tras meses de inestabilidad, abre una nueva fase de incertidumbre en la política italiana, mientras el magnate de los medios se prepara para usar sus recursos para atacar al gobierno de coalición del primer ministro, el tecnócrata Enrico Letta.


Con un complejo sistema, que incluyó nueve votaciones a enmiendas para intentar salvarlo, el pleno del Senado (321 senadores) aprobó por mayoría el retiro de su escaño, tras la condena del Tribunal Superior a cuatro años de prisión –conmutables por un año de trabajo comunitario pues debido a su edad no se le encarcelará– por el fraude para que su empresa Mediaset evadiera impuestos, en una sanción prevista en una ley de 2012.


El magnate queda vulnerable


En promedio en las votaciones –que fueron abiertas–, entre 192 y 194 legisladores se pronunciaron por retirar el escaño senatorial a Berlusconi, mientras de 112 a 114 lo apoyaron. Dos se abstuvieron en todas las rondas.


Este es un día de luto para la democracia, es un golpe de Estado, dijo Berlusconi a miles de seguidores de su partido Forza Italia, reunidos frente a su residencia en el centro de Roma, mientras el Senado votaba a unas cuadras de distancia. Observadores interpretaron su ausencia en el Parlamento como una forma de evitar una humillación. Su partido intentó hasta el último momento evitar la expulsión, e incluso pidió un indulto al presidente Giorgio Napolitano.


El multimillonario que ha dominado la política de su país por dos décadas retiró apenas el martes el apoyo de su partido a la coalición de Letta, quien lleva siete meses en el poder.


El Pueblo Violeta, movimiento opuesto a Berlusconi, se reunió frente a la sede del Senado para festejar el fin de una era marcada por el estilo populista, irreverente y corrupto de IlCavaliere.


Sin la inmunidad parlamentaria, Berlusconi es ahora más vulnerable a una serie de acusaciones que incluyen soborno y pago para tener sexo con menores de edad. El magnate de los medios de comunicación tampoco cuenta ya con suficiente respaldo en el Parlamento para derrocar al gobierno, que el martes ganó con facilidad una votación de confianza sobre el presupuesto 2014, con el apoyo de unos 30 disidentes que abandonaron Forza Italia este mes.


Tanto el Partido Democrático de centroizquierda, de Letta, como el Movimiento 5 Estrellas antiestablishment del cómico Beppe Grillo rechazaron una serie de mociones para impedir la expulsión.


Hasta ahora, las tensiones dentro de la coalición de gobierno impidieron una reforma para revitalizar la economía italiana, actualmente en recesión y con 40 por ciento de desempleo juvenil.


No voy a retirarme a un convento. Aquí nos quedamos, dijo Berlusconi a seguidores reunidos frente a su mansión.


A lo largo de sus tres mandatos (1994-95, 2001-2006 y 2008-2011) el zar de los medios pasó 3 mil 340 días en el Palacio de Chigi, más tiempo que ningún otro político en la historia de la república de Italia.


Entre los juicios que hay contra Berlusconi está el caso de la bailarina marroquí KarimaMahroug, Ruby, que destapó las fiestas con prostitutas con las que agasajaban al magnate, quien terminó con una condena en primera instancia y siete años de cárcel por tener sexo con una menor de edad (conocida como Ruby Rompecorazones) y abuso de poder. El proceso entrará en la próxima instancia y además se suma un juicio por corrupción de un senador.
Nacido el 29 de septiembre de 1936 en una familia acomodada de Milán, Berlusconi mostró su vocación por los negocios desde la adolescencia, cuando estudiaba en el colegio de los salesianos.


Animador de locales, nocturnos en el balneario de Rimini durante su juventud, capaz de fascinar a turistas durante los cruceros con canciones, Berlusconi siempre ha contado con la lealtad de un grupo de amigos íntimos como Fedele Confalonieri, a quien confió las riendas de Mediaset, la poderosa empresa de televisión de su imperio industrial, Fininvest, que comprende 500 sociedades, incluida la casa editorial Mondadori.


Berlusconi se graduó en 1961 en derecho y se dedicó al sector de la construcción, comenzando así una imparable carrera. Fue condecorado como Caballero del Trabajo (Cavaliere del Lavoro) a los 41 años, lo que le valió el apodo de IlCavaliere. En 1994 ganó las elecciones para primer ministro al frente del partido Forza Italia, que toma el nombre del equipo de futbol de su propiedad. Volvió a gobernar entre 2001 y 2006, y llegó nuevamente al poder en 2008, en un mandato marcado por los excesos y abusos del magnate en el ejercicio del poder, que suscitaron críticas y protestas de medios de comunicación, industriales e incluso de la Iglesia católica italiana.


La noche del 13 de diciembre de 2009, Berlusconi fue atacado por MassimoTartaglia, de 42 años, a la salida de un mitin político en Milán, quien le golpeó el rostro con una réplica de la catedral de Milán, cuando hacía proselitismo para las elecciones regionales de marzo siguiente.
Desgastado tras cinco años de mal gobierno, logró un remonte espectacular en febrero de este año, que hoy se revirtió con su expulsión formal de la política formal italiana.


Famoso por sus cirugías plásticas e implantes capilares, Berlusconi es padre de cinco hijos y tiene varios nietos. Han causado escándalo sus pronunciamientos tildados de racistas, sexistas y cínicos. Sobre sus detractores señaló: me piden que me vaya a casa, pero no sé a cuál de mis 20 casas ir. Elogió al presidente estadunidense, Barack Obama, por guapo, joven y bronceado.


"Han preguntado a chicas de entre 20 y 30 años si harían el amor conmigo; 33 por ciento dijeron que sí; 67 por ciento preguntaron '¿otra vez?'", alardeó en otra ocasión. A una joven desempleada que cuestionó su política económica le aconsejó casarse con un hombre rico para dejarse de preocupaciones.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor
  • País Italia
  • Región Europa
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Sábado, 16 de Noviembre de 2013 08:23

Boardwalk Empire

La serie de TV está ambientada en Atlantic City, Nueva Jersey, durante los años de la Ley Seca, en los años '20 del siglo pasado. Está basada en el libro Boardwalk Empire: the birth, high times and corruption of Atlantic City, de Nelson Johnson. Con una ambientación, vestuario y actuaciones notables, es un drama de época que exhibe la inmensa red de corrupción, delito y contrabando que provocó la Volstead Act, promulgada en 1919. Esa ley deriva de la 18ª enmienda de la Constitución de Estados Unidos de 1917 que prohibía la venta, importación y fabricación de bebidas alcohólicas en todo el país. El efecto inmediato fue la expansión de organizaciones criminales dedicadas a la producción, importación y distribución de bebidas alcohólicas. Mafias que disputaban con mucha violencia el control del mercado, para lo cual construyeron una malla de protección integrada con políticos, policías, empresarios y funcionarios judiciales. En la práctica, con la prohibición, el Estado fue el impulsor del mercado ilegal con sus bandas criminales, y a la vez el encargado de combatirlas invirtiendo recursos millonarios en policías y en la Justicia, con parte de esos funcionarios siendo cómplices o socios de esa red delictiva. La Ley Seca fracasó en el frente social, económico y político para ser anulada finalmente en 1933. La venta de bebidas alcohólicas se legalizó, el Estado se dedicó a controlar esa actividad y a cobrar impuestos de la comercialización, y el consumo dejó de ser reprimido para ser tratada su adicción como un asunto de salud pública.


La historia vuelve a repetirse esta vez a escala global con la producción de la materia prima, elaboración y comercialización de drogas prohibidas por ley. La administración Nixon declaró la guerra contra nuevas y viejas drogas aprobando la Drug Abuse Prevention and Control Act de 1970, que prohibió una serie de drogas casi con las mismas razones enarboladas durante la Ley Seca. Esta persecución influyó en todos los demás países para que endurecieran las penas contra el comercio y consumo y para que se creasen brigadas específicas contra los estupefacientes. El gobierno de Nixon impulsó la redacción de la Convención Internacional de la ONU de 1971 sobre Sustancias Psicotrópicas.


En 1998, la Asamblea General de la ONU comprometió a sus países miembros a alcanzar un "mundo libre de drogas" y a "eliminar o reducir significativamente" la producción de opio, cocaína y cannabis. Postulados de buenas intenciones para aliviar el pánico moral que acompaña la prohibición, similares a los grupos de mujeres y asociaciones puritanas que combatían el consumo de bebidas alcohólicas durante la vigencia de la Ley Seca en Estados Unidos. De antemano se sabe que es una promesa que no se puede cumplir.


El debate sobre el narcotráfico que ha adquirido mayor intensidad a partir de un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia es incompleto si sólo queda concentrado en la corrupción de las fuerzas de seguridad, en la expansión de las organizaciones delictivas, en la demanda de mayores recursos humanos y monetarios para el Poder Judicial, en la exigencia de leyes demagógicas más represivas (derribar aviones) o en el combate del lavado de dinero proveniente de esa actividad.


El aspecto económico debe ser incorporado en la evaluación, puesto que es esencial para entender la dinámica de ese mercado ilegal. No se trata de la presentación de estimaciones millonarias de un negocio ilegal (sin referencias claras, la ONU calcula de unos 500 mil millones de dólares anuales), sino de entender cómo funcionan las leyes económicas, lo que permitiría una comprensión y acción más abarcadora. No es un tema moral acerca de cómo a las personas les gustaría que funcionase el mundo, sino de saber las características de la economía de la droga. Sectores conservadores del pensamiento económico han ofrecido los argumentos más contundentes sobre los beneficios de la legalización de la actividad vinculada con la producción y comercialización de drogas prohibidas. Uno de ellos es el Premio Nobel Milton Friedman, máximo referente del monetarismo, fallecido en 2006.


Si se evalúa la guerra contra las drogas, con el gobierno de Estados Unidos como líder del comando mundial, el saldo es negativo. Friedman explicaba que desde un punto de vista puramente económico, la prohibición por parte del Estado termina siendo una protección del mercado a los diferentes carteles de las drogas. Este beneficio surge porque en la comercialización de la mayoría de otros productos existen varias empresas y, dependiendo la actividad y la exigencia de capital, cualquiera puede ingresar en el negocio. Pero en uno declarado ilegal y combatido por fuerzas de seguridad sólo pueden participar bandas que tienen suficiente dinero para flotas de aviones y métodos sofisticados de traslado de la mercadería (un operativo reciente interceptó un cargamento en un submarino). El precio de una sustancia ilegal está determinado más por el costo de su distribución que por el de su producción. El de la cocaína aumenta más de cien veces entre el cultivo de coca y el consumidor. El Estado al perseguir a los encargados del cultivo de la materia prima o al realizar operaciones de decomiso de drogas ilegales mantiene además elevado el precio de la cocaína y la marihuana. Menos productos, o sea restricción de la oferta, con una demanda sostenida, aumenta el precio. Friedman sentenciaba: "¿Qué más querría un monopolista? Tiene un gobierno que se lo pone muy difícil a todos sus competidores y mantiene alto el precio de sus productos. Es como estar en el cielo. Ahora ocurre lo mismo que bajo la prohibición del alcohol".


Friedman afirmaba que "legalizaría las drogas sometiéndolas exactamente a las mismas normas que existen hoy día para el alcohol y el tabaco. El consumo de alcohol y tabaco causa más muertes que el de las drogas, con mucho, pero muchas menos víctimas inocentes. Y las principales víctimas inocentes, en esos casos, son los muertos por conductores borrachos. Y tenemos que hacer cumplir la ley contra conducir bebidas, igual que tenemos que hacer cumplir la ley contra la conducción bajo la influencia de la marihuana, la cocaína o cualquier otra droga. Pero trataría, al menos como primera medida, a las drogas exactamente de la misma forma que ahora tratamos al alcohol y al tabaco, nada más".


Un artículo publicado en 2009 en la revista conservadora The Economist, "How to stop the drug wars. Prohibition has failed; legalisation is the least bad solution" (www.economist.com/node/13237193), propone que la legalización no sólo desplazaría a las mafias; también haría que las drogas pasaran de ser un problema de ley y orden a ser uno de salud pública. Los gobiernos podrían cobrar impuestos y regular el comercio de drogas, y usar los fondos recaudados (y los miles de millones ahorrados en uso de fuerza pública) para educar al público sobre los riesgos de consumir drogas y para tratar la adicción. No considera que sean buenas las drogas, sino que la legalización es la política menos mala. The Economist afirma que más que la represión, "desincentivar y tratar la adicción debería ser la prioridad de la política de drogas".


En la sociedad existe el miedo basado en la presunción de que bajo un régimen de legalidad más personas usarían drogas. El reporte de la revista británica indica que esa consideración puede estar equivocada al señalar que "no hay correlación entre la severidad de las leyes sobre drogas y la incidencia del consumo; ciudadanos que viven en regímenes severos (Estados Unidos y Gran Bretaña) consumen más drogas, no menos". Los recursos recaudados a través de impuestos y ahorrados en represión podrían garantizar tratamientos a los adictos y financiar amplias campañas contra el consumo. The Economist concluye que "el éxito de los países desarrollados en hacer que la gente deje de consumir tabaco, el cual está sujeto a impuestos y regulación, provee una base de esperanza".


A veces las series de TV se parecen mucho a la realidad. En Boardwalk Empire quienes más se muestran inflexibles ante el narcotráfico son en realidad sus principales aliados al generar las condiciones para reservar ese millonario mercado a las mafias.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Informacion adicional

  • Antetítulo PANORAMA ECONOMICO
  • Autor Alfredo Zaiat
  • País Estados Unidos
  • Región Norteamérica
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Rick Bourke está encerrado en una prisión federal en Englewood, Colorado.

 

El petróleo es fuente de mucho dolor en el mundo. En cada lugar del planeta en donde se extrae petróleo, la población sufre todo tipo de daños, desde golpes de Estado y dictaduras, hasta contaminación, desplazamiento y muerte. Los oleoductos tienen fugas, las refinerías pueden explotar, los buques petroleros se averían y en las plataformas petroleras de aguas profundas se pueden producir explosiones. La sed de petróleo altera la democracia y el clima. No muy lejos de los florecientes yacimientos de fracturación hidráulica de Colorado, Frederic "Rick" Bourke está encerrado en una prisión federal de mínima seguridad. Su crimen: haber denunciado hechos de corrupción y una red de sobornos en la región del Mar Caspio, rica en petróleo.

 

Rick Bourke probablemente sea más conocido por haber fundado la empresa Dooney and Bourke, que se dedica a diseñar bolsos de mano de lujo. Es un filántropo y ha invertido su fortuna en fundaciones que intentan hallar nuevas curas para el cáncer. A mediados de la década de 1990 conoció a un ciudadano checo llamado Viktor Kozeny, conocido como "El pirata de Praga", quien hizo millones de dólares a través de controvertidos acuerdos durante la era de la privatización de empresas nacionales checas. Kozeny amasó una gran fortuna mediante el reclutamiento de inversores para la adquisición de SOCAR, la empresa petrolera estatal de Azerbaiyán, una ex república soviética en la costa oeste del Mar Caspio.

 

Kozeny prometió que las inversiones darían ganancias sin precedentes. Importantes inversores analizaron la oportunidad y vertieron grandes sumas de dinero en la empresa. Algunos de los inversores fueron el fondo de inversión de la Universidad de Columbia, la empresa de seguros AIG, el legendario gerente de fondos de alto riesgo Lee Cooperman, un ejecutivo de trayectoria de Goldman Sachs y el ex líder de la mayoría del Senado George Mitchell. Michael Tigar, abogado de Bourke, resumió el resultado de la operación de inversión en el programa de noticias Democracy Now!: "Kozeny era un delincuente. Robó hasta el último centavo invertido por Rick Bourke y los demás inversores, sobornó a funcionarios azeríes y hoy vive feliz en las Bahamas, de donde no fue extraditado".

 

Kozeny pagó grandes sumas de dinero al presidente de Azerbaiyán Heydar Aliyev. Al igual que el Presidente ruso, Vladimir Putin, Aliyev es un ex funcionario de alto nivel de la KGB. Asumió la presidencia del país poco después de la ruptura del bloque soviético. Durante el período de la estafa de Kozeny, el hijo de Aliyev, Ilham, era el presidente de SOCAR. Kozeny contrató a un abogado suizo llamado Hans Bodmer para coordinar la compleja operación. Un ciudadano estadounidense llamado Thomas Farrell, que administra un bar en San Petersburgo, Rusia, era el encargado de los "envíos". Transportaba bolsos de lona repletos de dinero a Baku, la capital de Azerbaiyán.

 

La inversión no prosperó y Kozeny huyó con los fondos restantes. Rick Bourke se dirigió a la oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan, que tiene experiencia en perseguir delitos de cuello blanco. Allí, habló con la Vicefiscal de Distrito Mariam Klipper, especialista en las privatizaciones de Europa del Este. La oficina del Fiscal presentó una acusación formal contra Kozeny, quien evitó ser procesado y goza de relativa inmunidad en Las Bahamas.

 

Bourke, que fue el único inversor que denunció lo sucedido, también cooperó con los fiscales federales. Sin embargo, estos decidieron poner la mira en Bourke. Más tarde fue hallado culpable en virtud de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, no por haber sobornado a alguien, sino por supuesto conocimiento de sobornos, a pesar de que todo el caso se basó únicamente en la declaración del abogado suizo Bodmer y la del estadounidense Farrell. En el momento de dictar sentencia, la ex vicefiscal de distrito Klipper escribió a la Jueza federal Shira Scheindlin, para procurar una condena leve para Bourke: "Fue de gran ayuda", dijo. "Vino voluntariamente a mi oficina y habló amablemente y con convicción acerca del caso. No le ofrecimos nada a cambio. ...Nunca tuve motivos para dudar de él". Si bien Bodmer y Farrell también fueron acusados, lograron un acuerdo de reducción de pena y ambos se fueron rápidamente de Estados Unidos".

 

La mayor parte del expediente judicial es secreto, probablemente debido a la participación de las agencias de inteligencia. En un giro sorprendente del caso, el ex director del servicio de inteligencia británico, el MI6, Sir Richard Dearlove, y el ex subdirector de operaciones de la CIA, James Pavitt, intentaron declarar a favor de Bourke, pero, según se informó, se les negó esa oportunidad, quizá para proteger el valor que Bodmer y Farrell tenían para las agencias de inteligencia . En el turbio mundo de la geopolítica del petróleo es muy difícil saberlo.

 

El hijo de Heydar Aliyev, Ilham Aliyev, sucedió a su padre en la presidencia de Azerbaiyán y gobernó el país mediante un régimen dictatorial. La semana pasada fue reelecto para un tercer mandato. Los resultados iniciales de las elecciones se anunciaron un día antes de que comenzara la votación. Human Rights Watch publicó un informe en septiembre denominado: "Apretar las clavijas: la represión contra la sociedad civil y los opositores en Azerbaiyán".

 

Rick Bourke está encerrado en una prisión federal en Englewood, Colorado. Fue condenado a un año y un día de reclusión. El ex periodista del Washington Post Scott Armstrong, que fundó el Archivo de Seguridad Nacional y presidió el Proyecto de Responsabilidad del Gobierno, pasó varios años investigando el caso. Como investigador principal del Comité del Senado sobre el caso Watergate, Armstrong reveló la existencia del sistema de escuchas telefónicas del ex Presidente Richard Nixon. Sabe muy bien cuándo hay corrupción y considera que Bourke es un verdadero informante. Armstrong resumió el caso de la siguiente manera: "El Gobierno de Estados Unidos básicamente encubrió esta intrincada serie de fraudes en los que participó Kozeny, y decidió, en cambio, centrar toda su energía en investigar al informante. Y, para mí, eso es algo que conmociona".

 

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 750 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 400 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

 

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Fuente: http://www.democracynow.org/es/blog/2013/10/18/el_petrleo_azerbaiyn_y_el_extrao

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Amy Goodman
  • País
  • Región
  • Fuente Democracy Now!
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 27 de Agosto de 2013 06:04

El caso que derrumbó al canciller de Dilma

El comunicado oficial dice que en la noche de ayer el canciller brasileño Antonio Patriota presentó su renuncia. Quien conoce a Dilma Rousseff y su estilo entenderá que en verdad Patriota fue renunciado. Convocado para una conversación con la presidenta en el Palacio do Planalto al comienzo de la noche, entró en el despacho de Dilma como ministro y salió como diplomático a la espera de algún destino. Su lugar será ocupado por el hasta ahora embajador de Brasil ante la ONU, Luis Alberto Figueiredo Machado.

 

El detonante de su caída ha sido la rocambolesca historia de un subordinado menor, el ministro-consejero que estaba a cargo de la embajada brasileña en Bolivia, y que obedeciendo exclusivamente a sus parcas luces decidió contrabandear a Brasil, en un vehículo oficial, a un senador opositor que se encontraba asilado en la legación diplomática.

 

El senador en cuestión, Roger Pinto Molina, está ahora asilado en Brasil, denunciado por el gobierno de Evo Morales como prófugo de la Justicia en su país y con pedido de captura enviado a Interpol.

 

El diplomático de segundo escalón, Eduardo Saboia, no sabe qué pasará con su carrera. Su hasta ayer jefe, Antonio Patriota, sabe que su carrera termina sin pena ni gloria.

 

La verdad es que en los últimos meses Antonio Patriota, diplomático de trayectoria más bien gris, venía dando muestras de una formidable capacidad de irritar a la presidenta y a los estrategas de política exterior del PT, y a sorprender a analistas por sus actuaciones erráticas y carentes de consistencia. No perdía oportunidad para demostrar su falta de iniciativa, o para dejar claro que cuando decidía tener alguna el resultado era inconsistente.

 

El incidente que lo fulminó comenzó en mayo del año pasado. Fueron 455 largos días con sus largas noches. Durante ese tiempo Roger Pinto Molina vivió en un cuartito –él dice ‘cubículo’– en la embajada brasileña en La Paz, como asilado político, aguardando que el gobierno del presidente Morales emitiese un salvoconducto para poder viajar a Brasil, o que la presidenta Rousseff revisara la decisión y suspendiese el asilo concedido. El pasado viernes, poco después de las tres de la tarde, dos coches con patente diplomática –y con la misma inmunidad territorial de la legación asegurada por las normas internacionales– salieron de la embajada. Uno llevaba una escolta de fusileros navales brasileños. El otro, el encargado de negocios de Brasil en Bolivia, Eduardo Saboia, y Roger Pinto Molina, además del motorista y de otro escolta.

 

Han sido 22 horas de viaje hasta Corumbá, en Mato Grosso do Sul, donde un avión privado lo aguardaba para llevarlo a Brasilia. En el camino pasaron por cinco puestos de fiscalización vial: cinco veces en que Saboia esgrimió sus credenciales diplomáticas y exigió pase libre.

 

La presidenta Rousseff sólo supo de la aventura cuando Pinto Molina ya estaba en territorio brasileño. El canciller Antonio Patriota dice que tampoco sabía nada.

 

Terminó así la odisea del asilo de Pinto Molina, y empezó uno de los embrollos más complejos involucrando al Itamaraty, como es conocido en Brasil el Ministerio de Relaciones Exteriores. La serie de dudas e interrogantes sobre cómo se dio esa acción es similar a las que existen sobre la oscura figura de Roger Pinto Molina.

 

Uno de los principales dirigentes de la oposición al gobierno de Evo Morales, Pinto Molina es también autodenominado pastor de una de esas sectas evangélicas que se multiplican con la velocidad de hongos después de la lluvia. Responde a una nutrida serie de denuncias en la Justicia boliviana. Es acusado de venta irregular de tierras estatales, traspaso ilegal de fondos públicos, favorecimiento irregular de bingos y casinos, además de asesinato, al ser uno de los responsables de la masacre de campesinos en el departamento de Pando, en 2008.

 

Hay que reconocer que, a sus 53 años de vida, el senador ostenta un prontuario judicial digno de respeto: las acusaciones de las que es objeto conforman casi un Código Penal completo. Niega todo, por supuesto. Dice que es nada más que una víctima inocente de la persecución implacable e inhumana de un gobierno perverso.

 

Las causas judiciales existen desde fines de 2011. Mejor dicho: desde 2008, pero ha sido a fines de 2011 que avanzaron en la Justicia. En mayo del año pasado, el cerco empezó a cerrarse rápidamente. A mediados de aquel mes fue intimado a comparecer ante un tribunal. No apareció.

 

El 24 de mayo pidió que se lo convocara otra vez, y la nueva audiencia fue fijada para el primero de julio. El 28 de mayo, Pinto Molina ingresó a la embajada brasileña y pidió asilo diplomático, argumentando ser víctima de persecución política.

 

Tres días antes había viajado de La Paz a Cobija. Podría haber cruzado la frontera con Brasil caminando. Todavía no era, legalmente, un bandido. Pedir asilo ha sido, hay que reconocer, una iniciativa bastante más eficaz para alcanzar la repercusión ansiada por la derecha boliviana.

 

Aconsejada por su entonces ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, que a su vez fue recomendado por el entonces embajador brasileño en Bolivia, Marcel Biato, Dilma concedió asilo diplomático a Pinto Molina. Y el tema se transformó en un callejón sin salida: el gobierno de Morales se negó a conceder el salvoconducto necesario para que el asilado fuese trasladado a Brasil, y el gobierno de Dilma se resistió duramente a rever la concesión del status facilitado al senador.

 

La intransigencia boliviana tenía como base los procesos judiciales contra Pinto Molina. La intransigencia brasileña, el respeto a la Constitución y a la tradición del derecho a asilo.

 

En los últimos meses la situación de Pinto Molina dentro de la embajada se hizo más dura. Si en los primeros tiempos él tenía acceso a teléfonos y concedía entrevistas, además de firmar documentos oficiales del Senado, casi siempre para justificar su ausencia en las sesiones parlamentarias, se determinó que no recibiese más que visitas de un familiar por vez y de sus abogados.

 

Causa de permanente irritación para el gobierno boliviano, el problemático embajador Marcel Biato salió de escena cuando Dilma finalmente decidió proceder a un nuevo examen del asilo concedido a Pinto Molina. Biato ha sido llamado a Brasilia para gozar de inesperadas vacaciones. En su lugar quedó el ministro consejero Eduardo Saboia, como encargado de negocios.

 

Mientras, las delicadas negociaciones seguían. La cuestión era buscar una salida viable para los dos gobiernos. Y, como de costumbre, las gestiones diseñadas y llevadas a cabo por Patriota no llegaron a lugar alguno.

 

Así las cosas, Eduardo Saboia decidió tomar la iniciativa. En clara combinación con un senador de la base aliada de Dilma, Ricardo Ferraço, del PMDB, sacó al asilado y lo trasladó por tierra a Brasil.

 

Dice que no hizo más que salvar la vida de un perseguido que estaba al borde de la desesperación y que podía cometer suicidio en cualquier momento. Dice que actuó movido por el supremo sentido de defender la vida. Dice que todas las negociaciones entre Brasil y Bolivia no eran más que un intento de embromar a un perseguido. Faltó decir que se considera un héroe de la humanidad.

 

Una vez que haya ingresado a Brasil, Pinto Molina no podrá ser extraditado a Bolivia. Curiosamente, quien estaba enfermo y al borde del suicidio no fue atendido por ningún equipo médico, no fue conducido hacia un hospital o clínica especializada: fue llevado a Brasilia, en andas como héroe, y está previsto que conceda hoy una conferencia de prensa.

 

Eduardo Saboia, por si fuese poco, cometió la imprudencia de decir que todo lo que hizo fue “ayudar a un hombre perseguido, como la presidenta Dilma Rousseff lo fue –perseguida– en el pasado”.

 

No se sabe hasta qué punto es ingenuo o si se trata de una de las más claras demostraciones de idiotez de que se tiene noticia en mucho tiempo.

 

De acuerdo con los asesores de Dilma, el canciller Patriota irritó más que nunca a la presidenta brasileña. Además de una serie de fallas anteriores, quedó claro que ni siquiera tenía conocimiento de lo que hacían sus descabellados subordinados. Lo del senador contrabandeado ha sido la gota que colmó un vaso que hace mucho estaba lleno.

Informacion adicional

  • Antetítulo LA FUGA DEL SENADOR ROGER PINTO DE BOLIVIA, CON EL APOYO DE FUNCIONARIOS BRASILEñOS, EMPUJO LA SALIDA DE PATRIOTA
  • Autor Eric Nepomuceno
  • País Brasil
  • Región Sur América
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Viernes, 02 de Agosto de 2013 06:18

Rajoy se atornilla al sillón presidencial

Mariano Rajoy no piensa renunciar ni convocar a elecciones anticipadas. Tras cinco horas y media de comparecencia ante el Congreso de la Nación por la presunta corrupción de su partido, el presidente reiteró que era inocente y ratificó su continuidad al frente del gobierno. “No voy a dimitir de las responsabilidades que me encomendaron los españoles –afirmó–. No voy a declararme culpable porque no lo soy.”

 

El líder del Partido Popular (PP) rompió el largo silencio que mantenía en torno de las acusaciones de su ex tesorero y se atrevió a decir en voz alta, frente a un hemiciclo lleno, el temido nombre de Bárcenas. La alusión al escándalo por la supuesta financiación irregular de su partido, llegó después de varios minutos dedicados a repasar los números que, según el mandatario, prueban una leve mejora de la economía española. “La recuperación de la confianza es fruto de una política de reformas que no se puede echar por la borda debido a la actuación irresponsable de ciertas personas”, advirtió Rajoy y procedió luego a la confesión: “Me equivoqué. Lo lamento, pero fue así”. Tras un estruendoso aplauso de sus fieles en el Senado, donde tiene mayoría absoluta, el presidente insistió: “Me equivoqué por mantener la confianza en alguien que no lo merecía” y recalcó su inocencia al afirmar que cometió el error de “confiar en un delincuente pero no de encubrir a un falso culpable”.

 

Rajoy reconoció la existencia de los SMS publicados por el diario El Mundo, que reflejaban conversaciones amistosas entre él y su ex tesorero mientras llovían las acusaciones sobre la supuesta contabilidad B del partido. “Me fié de él y lo apoyé. Sí, lo apoyé como apoyaría a cualquiera que sufre una persecución injusta”, admitió. “Luego llegaron noticias de cuentas en Suiza del señor Bárcenas ocultadas a la Hacienda Pública. Lo confirmó el juez y el imputado no pudo negarlo. ¿Me engañó? Sí. Ese es todo mi papel en la historia.”

 

También se atrevió el mandatario a referirse a la presunta economía en negro de su partido. “En el PP ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito”, afirmó en la sede parlamentaria. Corroboró, eso sí, el abono de anticipos o complementos a alguno de los miembros del partido, pero puntualizando que “se pagó por un trabajo, en blanco, y se incluyó en la contabilidad”. En relación a estos sobresueldos, finalmente Rajoy añadió que queda en cada persona el haberlos declarado a Hacienda o no. “Yo sí que lo he hecho”, aseguró.

 

Así arrancaba una comparecencia que, pese a coincidir con “la operación salida” de miles de ciudadanos rumbo a sus vacaciones de verano, se seguía con expectativa desde todas las radios y televisores del país. Y es que la declaración llegaba después de que, durante las últimas semanas, la oposición reclamara explicaciones de Rajoy ante la Cámara baja, incluso bajo la amenaza de presentar una moción de censura. Sin embargo, el ansiado discurso del jefe del Ejecutivo no parece haber convencido a los socialistas ni a la mayoría de los grupos opositores, que mantuvieron en todo momento sus exigencias de dimisión. “Váyase cuanto antes, váyase por el bien de este país”, le pidió el líder del Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en su primera réplica. “Usted no se ha comportado en los últimos tiempos como el presidente de un país que atraviesa una grave crisis, sino como el presidente de un partido que ha crecido, ha vivido y ha ganado elecciones enancado en un sistema de financiación ilegal durante más de 20 años”, acusó el socialista.

 

Rajoy, en respuesta, atribuyó a Rubalcaba la intención de boicotear la estabilidad política y la confianza de los mercados internacionales en España.

 

“¿Por qué siembra incertidumbres dentro y fuera del país con una amenaza de moción de censura? ¿Qué espera conseguir a cambio de que volvamos a la ruina?”, lo increpó.

 

El tenso pulso entre los líderes de los dos partidos mayoritarios centró buena parte de la comparecencia y procuró eclipsar las intervenciones de los demás grupos opositores, a quienes el mandatario apenas dirigió la palabra. Los portavoces de las distintas formaciones que se reúnen bajo la Izquierda Plural coincidieron en citar los SMS cruzados entre Rajoy y Bárcenas como prueba de que la relación entre ambos es demasiado estrecha para creer que el presidente no estaba al corriente de todas las irregularidades.

 

“Este país no se merece tener un corrupto político al frente de la presidencia del gobierno”, disparó Joan Coscubiela, representante de la plataforma Iniciativa por Cataluña-Verdes (ICV). “Dimita y convoque a elecciones”, le reclamó Coscubiela al mandatario, al igual que lo hizo el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara. “Tienen el gobierno montado sobre una gran mentira –señaló–, no vale con pedir disculpas.”

 

Pero Rajoy dejó claro que no está dispuesto a dar el brazo a torcer. En su última intervención, reiteró la negativa a abandonar su cargo y a seguir dando explicaciones: “Hay quien quiere convertir el Parlamento en una enorme comisaría”, reprochó y cerró la comparecencia tal como la empezó: “En resumen, Señorías, he reconocido un error. Mi error”.

Informacion adicional

  • Antetítulo DURANTE CINCO HORAS Y MEDIA EL MANDATARIO ESPAÑOL SE DEFENDIO EN EL CONGRESO DE CARGOS DE CORRUPCION
  • Autor Flor Ragucci
  • País España
  • Región Europa
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Decenas de miles de personas se manifestaron en 30 ciudades españolas con un mismo propósito: exigir la dimisión de “la mafia del gobierno”, presidido por el conservador Mariano Rajoy, acusado por quien fue el tesorero del Partido Popular (PP) durante dos décadas, Luis Bárcenas, de cobrar sobresueldos ilegales, amparar la financiación irregular y permitir el cobro de comisiones ilegales a cambio de contratos públicos.

 

El grado de indignación de la ciudadanía española se plasmó en el cariz de los mensajes de las marchas callejeras, en las que el gobierno era sinónimo de “mafia”, la política de “corrupción” y la trama delictiva que investiga la justicia una “gran estafa”.

 

Con cientos de rollos de papel higiénico y bandejas con pan y chorizo se congregaron miles de personas frente a las sedes del PP para celebrar lo que denominaron la “barbacoa de chorizos” (algo así como la carne asada de políticos corruptos). La protesta fue convocada por plataformas ciudadanas como los indignados del 15M, Marea Blanca y la coalición política Izquierda Unida (IU).

 

Donaciones ilícitas

 

Si bien la indignación popular se ha ido incubando con las medidas anticrisis puestas en marcha desde la llegada al poder del PP, en noviembre de 2011, la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de buena parte de la sociedad ha sido la trama criminal del ex tesorero del PP.

 

Bárcenas, contador que trabajó los últimos 30 años en el centro del poder económico del PP, está actualmente en la prisión de Soto del Real, sin derecho a fianza e imputado por delitos como apropiación de dinero público, fraude fiscal, falsedad documental y blanqueo de capitales.

 

Hasta hace sólo una semana, Bárcenas había permanecido en silencio y negado las teorías de la policía, la fiscalía y los medios de comunicación de que existía una contabilidad secreta e ilegal en el PP y que en esa práctica añeja propiciaba el fraude al erario.

 

Pero su encarcelamiento y la retirada definitiva del apoyo de su partido –que ahora lo llama “delincuente”– provocó que Bárcenas cambiara de estrategia y confesara algunas de las tramas corruptas que vivió en primera persona como tesorero, incluidos los pagos de sobresueldos ilegales al actual mandatario español, la financiación irregular y la entrega de donaciones millonarias por empresarios de la construcción a cambio de contratos públicos.

 


Es decir, dejó al descubierto las tripas de la corrupción de un partido que gobernó el país de 1996 a 2004 y que desde 2011 concentra el mayor poder que ninguna formación política ha tenido nunca.

 

Ante la negativa de Rajoy de comparecer, ya sea ante el Parlamento o ante los medios de comunicación, decenas de miles de personas tomaron las calles de las principales ciudades, si bien las protestas más numerosas fueron las de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y Granada.

 

En Madrid, un fuerte dispositivo policial protegió la sede central del PP, donde se escucharon gritos ensordecedores de “dimisión”, “ladrones”, “chorizos” y “fuera”. Más de 5 mil manifestantes lanzaron a las puertas del inmueble centenares de papeles higiénicos, como símbolo de la putrefacción del partido. Otras consignas fueron: “Ahí están enfrente los delincuentes”, “Por falso y por ladrón, PP dimisión”; “Nuestro dinero lo tiene el tesorero”; “Rajoy y Cospedal a Soto del Real”, en alusión al cárcel de alta seguridad en que se encuentra Bárcenas.

 

Hora y media después de su llegada a la sede del PP, los manifestantes marcharon por las principales calles del centro histórico hasta llegar a la Puerta del Sol. Cuando la protesta recorría la zona de la glorieta de Cibeles, agentes antidisturbios golpearon a decenas de manifestantes, en una escaramuza en la que una persona mayor fue herida y terminó ensangrentada de la cara y el cuello.

 

Españoles expresaron su malestar también fuera del país. Así ocurrió en Amsterdam, Bruselas, Londres, Berlín, París, Montreal y ciudad de México, entre otros sitios.

 

Las organizaciones convocantes destacaron que desde el pasado 31 de enero, cuando se conocieron los documentos de la contabilidad secreta del PP y ya habían salido a la luz las cuentas bancarias en Suiza del ex tesorero –donde acumuló hasta 48 millones de euros–, también se pusieron en marcha iniciativas como la recopilación de firmas para exigir la dimisión de Rajoy, que ya suman un millón 250 mil personas. O la que se puso en marcha desde el pasado lunes para que comparezca Rajoy en el Congreso de los Diputados, a la que ya se sumaron 170 mil personas.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Armando G. Tejeda
  • País España
  • Región Europa
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
«InicioPrev12345678910PróximoFin»
Pág. 1 de 17