Viernes, 29 Abril 2016 06:41

El mapa del tesoro

Son cifras siderales, en verdad imposibles de imaginar. Y sin embargo son reales: lo escondido a través de paraísos fiscales por los más ricos del mundo –el 0,1 por ciento de la población mundial– podría ser tanto como 7,6 billones (millón de millones) de dólares. Eso es más de un tercio (2,3 partes) de la riqueza sumada de todos los habitantes de Estados Unidos.

Son cifras siderales, en verdad imposibles de imaginar. Y sin embargo son reales: lo escondido a través de paraísos fiscales por los más ricos del mundo –el 0,1 por ciento de la población mundial– podría ser tanto como 7,6 billones (millón de millones) de dólares. Eso es más de un tercio (2,3 partes) de la riqueza sumada de todos los habitantes de Estados Unidos, el país más rico del mundo durante el último siglo.


Hay una flor y nata entre estos millonarios. Los más ricos entre los muy ricos que conforman ese grupo del 0,1 por ciento son las 100 mil familias más acaudaladas del planeta. Para pasar por el ojo de la proverbial aguja e integrar ese tan selecto paraíso se debe tener al menos 30 millones de dólares. Esos elegidos que se sientan a la derecha de Plutón, dios de los infiernos pero también de la riqueza, son propietarios de algo más de un tercio de esa riqueza de 7,6 billones de dólares. Eso es lo que calcula el economista de Berkeley Gabriel Zucman, ayudante de Thomas Picketty, el destacado economista francés autor de Capital en el siglo XXI.


En cuanto al total del dinero que se maneja a través de los paraísos fiscales, en 2010 se estimaba entre 21 y 32 billones de dólares, cifra que desde entonces viene aumentando a razón de 16 por ciento anual y que el año pasado oscilaba entre 24 y 36 billones, según Foreign Affairs del 12 de abril. Es difícil la precisión tratándose de estas sumas siderales, pero el trabajo de Picketty se basa en la convicción de que la verdadera dimensión de la inequidad económica es invisible, pues escapa a cualquier parámetro de riqueza que pueda manejar el gran público. A esa riqueza que se maneja a través de las sociedades offshore se le debe agregar el resguardo offshore de entre 5 y 10 billones de dólares en bienes no financieros: resulta prácticamente imposible imaginar esa montaña de bienes inmuebles, oro y otros metales preciosos, gemas, arte, incunables y otros libros raros, automóviles, íconos religiosos, colecciones variadas, yates, barcos, submarinos, jets privados, establecimientos rurales, minas, bosques y pozos petroleros.


Los 11,5 millones de documentos que se filtraron en el caso de los Panama Papers son una parte imprecisa de los 370 mil negocios offshore que alberga Panamá, y para el lunes 9 de mayo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (Icij, por sus siglas en inglés) anuncia “la mayor revelación jamás hecha sobre compañías offshore y la gente tras ellas”, lo que incluirá “más de 200 mil compañías, fideicomisos, fundaciones y fondos incorporados a 21 paraísos fiscales, desde Hong Kong a Nevada, en Estados Unidos”.


“Incorporados” es una buena palabra para adentrarse en el mecanismo del que las offshore forman parte. Pues los arquitectos y controladores del tráfico de esta auténtica industria global de manejo de dinero negro son los grandes bancos, los 50 más grandes del mundo, como el Hsbc, Ubs, Credit Suisse, Citigroup, Bank of America, Royal Bank of Scotland, Barclays, Lloyds, Standard Chartered, J P Morgan Chase, Wells Fargo, Santander, Credit Agricole, Internationale Nederlanden Groep (Ing), Deutsche Bank, Bnp Paribas, Morgan Stanley y Goldman Sachs.


Desde la década del 70, cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) logró un significativo aumento del precio del crudo y generó una crisis, estos bancos estuvieron a la vanguardia en asociar a poderosos inversores a su clientela, y los ayudaron a mover sus riquezas a los pagos brumosos del offshore. La arquitectura del sistema debe necesariamente incluir paraísos fiscales dispuestos a arrendar su soberanía fiscal a cambio de que el dinero les llegue. Otorgan anonimidad para el huésped y para su capital corporativo, para su propiedad intelectual y sus bienes no financieros, y un estricto secreto bancario que lo aleja de impuestos, regulaciones y la ley de su país. La gracia del asunto es que el dinero no se queda allí, porque estos súper ricos son tan temerosos como los pequeños burgueses asustados de Bertold Brecht. Los paraísos fiscales no pueden ser, por lógica, laxos en su legislación, cómplices en el secreto bancario y además tener un sistema policial, judicial y político riguroso. Por lo tanto, no son un lugar seguro para guardar plata; sí para lavarla. Una vez seca y planchada, la platita vuelve al circuito financiero a través de los grandes bancos. Así llega a mercados con todas las posibilidades de movimiento a su favor, gerenciamiento del mejor nivel y estabilidad política y financiera.


En esos territorios a los que la plata negra va primero no se puede invertir porque su mercado de capitales es muy pequeño, como lo es el uruguayo. La inversión posible en esos casos es con el capital protegido por una legislación especial (como el régimen de zonas francas) y además favorecido por beneficios extraordinarios (como no pagar peaje por el paso cotidiano de barcazas de celulosa rumbo al puerto de Nueva Palmira), y hecha en nombre del aporte de tecnología y capital productivo para la explotación de recursos naturales, que son en esencia lo que estos territorios tienen como base de su economía. Por eso, por más genuflexa que sea su soberanía impositiva, estos estados son suplantados para ciertos propósitos por jurisdicciones onshore como la ciudad de Londres, Suiza, Delaware, Nevada, Luxemburgo, Dubai, Singapur, Malasia, y Hong Kong. El gran capital tiene todas las opciones a su disposición.

Publicado en Internacional

Más allá de su patente selectividad criminal, los sulfurosos papeles de Panamá (http://goo.gl/EWfuty) expusieron la hipocresía retórica de los fogosos escritores neoliberales como Mario Vargas Llosa (http://goo.gl/fJA3bC) y sus asociados narcoliterarios de la misma cepa globalista: en banco Santander (http://goo.gl/Dz5lRV ),atrapado in fraganti en los papeles mancillados, y el banco Stanford, que blanqueaba para la CIA en el paraíso fiscal caribeño de Antigua, vinculado al cártel del Golfo y a un efímero ex canciller foxiano (http://goo.gl/nGf4I9).


Los explosivos papeles de Panamá también han deshonrado las operaciones financieras de la Cruz Roja Internacional y la FIFA, cuando se ha vuelto una práctica vulgarmente común usar la fachada de entidades filántrópicas, caritativas y hasta de albergues de huérfanos para blanquear, al estilo del megaespeculador George Soros; del máximo defraudador de todos los tiempos, el israelí-estadunidense Bernard Madoff (http://goo.gl/t6JXeC), y de la fetidez de Mamá Rosa en Zamora, Michoacán, defendida por los empleados de Clío Tv de Televisa (http://goo.gl/vbukd9).


El delictivo bufete panameño de abogados Mossack Fonseca usó el aura protector de la Cruz Roja Internacional en su blanqueo global en 500 ( sic) empresas evasoras de impuestos y/o lavadoras de dinero ilícito (https://goo.gl/C97mnV).


Según un reciente reporte de Oxfam (confederación internacional de 17 organizaciones no gubernamentales, fundada en Oxford en 1942, que realiza labores humanitarias en 90 países), el Banco Mundial también solapa el blanqueo en los paraísos fiscales (https://goo.gl/c7W9KX).


De acuerdo con el perturbador reporte de Oxfam, “la mayor parte de las inversiones privadas ( sic) del Banco Mundial están vinculadas a paraísos fiscales”.


El Banco Mundial engaña a los miserables países del África Subsahariana con la evasión de impuestos por alrededor de 100 mil millones de dólares estadunidenses al año, mediante empresas que usan paraísos y otros trucos de fuga contribuyente. Cuenta con un brazo armado financierista, International Financial Corporation (IFC), que otorgó préstamos en 2015 a 68 empresas privadas, con inversiones en la zona subsahariana, de las cuales 51 (¡84 por ciento!) usan los paraísos fiscales para evadir impuestos. ¡Qué bonito!
La confabulación delictiva del Banco Mundial es atroz, ya que promueve la utilización de piratas paraísos fiscales por la mayoría de las inversiones privadas, con quienes está asociada mediante cuentas evasoras de impuestos.


Lo más cómico del caso es que el galeno sudcoreano-estadunidense Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, evoca en forma estruendosa sus falsas credenciales de combate a la corrupción... que promueve en los paraísos fiscales (http://goo.gl/w6CesZ).¡Puro fariseísmo financierista!


De acuerdo con el código de conducta humanitaria, que no humanista, de Oxfam, carece de sentido que el Banco Mundial aliente a las empresas a invertir en el desarrollo, mientras se hacen de la vista gorda al hecho de que tales empresas podrían estar engañando a los países pobres con sus impuestos necesarios para combatir la pobreza y la desigualdad.


Se nota que en el neocolonialista Banco Mundial aún no leen el libro seminal sobre la desigualdad consustancial al neoliberalismo global: El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty (http://goo.gl/cb04Fa).


En los recientes cinco años, el IFC, brazo armado financierista del Banco Mundial (http://goo.gl/bsZmS4), la mayor institución de desarrollo enfocada en forma exclusiva al sector privado en los países en vías de desarrollo, ha más que duplicado sus inversiones en empresas que usan los paraísos fiscales y que en 2015 alcanzó 2 mil 870 millones de dólares estadunidenses, en comparación con los previos mil 200 millones de 2010.


En un reporte previo, Oxfam había expuesto que las trasnacionales instaladas en África, la mayoría con bendición del vilipendiado Banco Mundial, hurtaban alrededor de 11 mil millones de dólares estadunidenses en impuestos cada año.


¿Qué tratativas lubricadas bajo la mesa paradisíaca fiscal existirán en forma bidireccional entre los proveedores de servicios humanitarios para el desarrollo unipersonal del Banco Mundial y sus cómplices empresas evasoras de impuestos? ¿Cómo andarán sus inversiones en los restantes cuatro continentes: v. gr. la polémica privatización del agua de la Ciudad de México?


El blanqueo solapado por el Banco Mundial se ejerce en el pirata paraíso fiscal poco publicitado de la isla Mauricio (Mauritius en inglés, anterior base naval británica en el océano Índico, al este de Madagascar), que ostenta 32 mil ( sic) entidades blanqueadoras, con uno de los mayores ingresos per cápita de África ( but of course!).


Según Oxfam, “en 2015, 40 por ciento de los proyectos totales incluyeron empresas con una subsidiaria o matrices en Mauricio. Esto es a través de los clientes mismos o en forma indirecta mediante padrinos ( sic), socios técnicos ( sic) u otros involucrados en el proyecto y, por consiguiente, que se benefician en forma indirecta de la inversión”.


Más aún: la diminuta isla Mauricio (con una superficie de 2 mil kilómetros cuadrados y 1.3 millones de habitantes) es ampliamente reconocida por facilitar inversiones de viaje redondo, que permite a las empresas y a los individuos llevar su dinero a los paraísos fiscales ocultadas como secreto financiero, y luego regresarlas a los países disfrazadas de inversión foránea directa (FDI, por sus siglas en inglés).


El viaje redondo permite cosechar el premio de los beneficios fiscales de que solamente gozan las inversiones foráneas. El dinero es sujeto a exenciones fiscales, más que a ganancias de capital o impuestos sobre el ingreso que deberían ser cargados en las inversiones domésticas. ¡Todas las facilidades del blanqueo global de evasión fiscal! De esta forma, “34 por ciento de la inversión total de India de 2000 a 2015 ha provenido de la pequeña isla de Mauricio, la mayor parte en el mismo edificio de la capital Port Louis (http://goo.gl/K2lwNq)”.


Por cierto, la isla Mauricio reclama la soberanía del archipiélago Chagos, hoy territorio británico, que se encuentra mil kilómetros al noreste y es sede de la superestratégica base militar estadunidense en Diego García (http://goo.gl/mRu5Sx), que funciona también como centro de tortura de la CIA (http://goo.gl/nEhLZy).


El cineasta y escritor británico Mark Donne comenta en forma desgarradora que por cada libra esterlina que recibe África como ayuda, pierde tres por la evasión fiscal en los paraísos de jurisdicción inglesa (http://goo.gl/8dgCrp). ¡Tremendo dato duro!


La insolencia del Banco Mundial es inigualable cuando sentencia que “el efecto de Los papeles de Panamá no será muy potente” con un efecto relativo en la economía de Panamá y de otros países de la región (http://goo.gl/KnziWw). ¡No, bueno!


En efecto, mientras perviva la piratería posmoderna de la desregulada globalización no cesará el criminal blanqueo global, su alma mater matricial, cobijada primordialmente por el financierismo israelí-anglosajón del conglomerado FMI/BM/Reserva Federal y la bancocracia de Wall Street y la City (Londres).


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado en Internacional

Dentro del concepto de las guerras multidimensionales que libra globalmente EU, las guerras más efectivas de su panoplia bélica están resultando las geofinancieras: mucho más eficientes que sus estruendosos fracasos militares desde Afganistán, pasando por Irak, Siria, hasta Libia.


Hoy el predominio de EU lo constituyen sus guerras geofinancieras que han quedado plasmadas en el libro Las guerras de la Secretaría del Tesoro. ( http://goo.gl/cdh5o7 ).


Los BRICS en general, y China en particular, todavía son muy vulnerables a las guerras geofinancieras de EU. Hasta cierto punto, porque China ya se empezó a rebelar con la incrustación del yuan –que ya inició su irresistible internacionalización en Hong Kong y Shanghai– en la otrora canasta cuatripartita de divisas de los derechos especiales de giro: la divisa virtual del FMI.


EU perdió ya el primer sitial en la geoeconomía global cuando China lo superó el año pasado con su PIB, medido por el poder adquisitivo ( https://goo.gl/bSzEkv ).


EU domina cada vez menos la guerra goebbeliana de propaganda, apuntalada por la ominosa técnica Hasbará que practica sin escrúpulos el Mossad (el maligno espionaje israelí), mediante sus poderosos multimedia, cuando ya empieza a sentir pasos en la azotea competitiva por Rusia, China e Irán en varias partes del mundo. Se acabaron los soliloquios israelí-anglosajones.


A nivel nuclear, EU ostenta prácticamente un empate técnico en el número total de ojivas con Rusia, que ha detenido el irredentismo de la EU-OTAN en Ucrania y Siria.


Todavía EU controla el ciberespacio con el conglomerado Gafa (Google, Apple, Facebook y Amazon), al que habría que agregar la T de Twitter, en alianza cibernética con Israel. El dominio (en el doble sentido: control-servidores cibernéticos), como cualquier tecnología de punta, pronto será superado y hasta balcanizado por quienes no desean ser vasallos electrónicos de la tripleta israelí-anglosajona, en particular los BRICS.


Uno de los varios pecados capitales antiestadunidenses que no le perdonan a la presidenta agazapada Dilma Rousseff fue haberse pronunciado en forma temeraria por la independencia cibernética de Brasil cuando no controlaba siquiera a la omnipotente televisión monopólica Globo –más perniciosa que Televisa–, que la tiene al borde de la defenestración, mientras cometía el suicidio de haberle entregado en forma insensata el secreto de las arcas financieras al israelí-brasileño Joaquim Levy, anterior funcionario del FMI, quien luego de concluida su labor de sabotaje-espionaje fue premiado como jefe financiero del Banco Mundial (sic). ¡Qué ingenuidad!


En los segmentos de la antigua tecnología todavía imperante –nuclear, misilística, satelital y cibernética de la primera generación–, EU empieza a sentir la presión competitiva de varios notables actores: los RIC (Rusia, India y China), además de Japón.


En las nuevas tecnologías del siglo XXI –biotecnología (genoma-células madres), nanotecnología, cibernética de la segunda generación(con sus supercomputadoras de ensueño), robótica y su llamada “cuarta revolución industrial ( https://goo.gl/aViKWX )”, EU goza de gran ventaja que no ha podido aplicar de lleno, debido a su grave crisis financiera, que no amaina desde la quiebra de Lehman Brothers, en 2008.


Posteriormente profundizaré en la guerra de divisas –variedad relevante de la guerra geofinanciera de EU– que se libró en fechas recientes entre el yuan chino y el dólar estadunidense y que por el momento se encuentra en empate técnico ( http://goo.gl/B4CIHe ).


Hoy los dos lados más ominosos dentro de las guerras multidimensionales de EU los representan sus guerras geofinancieras y su espionaje cibernético de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), quien hurtó los datos secretos de Petrobras que tienen a Brasil arrodillado y humillado, y a punto del jaque mate geoestratégico ( http://goo.gl/PRBXIH ).


El israelí-estadunidense Jack Lew, secretario del Tesoro, expuso en la conferencia Evolución de las sanciones y lecciones para el futuro, ante el Fondo Carnegie para la paz internacional (sic), el riesgo del abuso de las sanciones, que puede acabar dañando al mismo EU ( http://goo.gl/fvihyT ).


Sobre la trascendental conferencia de Jack Lew, David Ignatius –confidente de Obama, analista del The Washington Post e hijo de un secretario de la Armada– comenta que las sanciones económicas se han convertido en la bala de plata (sic) de la política exterior de EU en la pasada década, debido a que son más baratas (sic) y más efectivas (sic) en persuadir a los adversarios que el poder tradicional militar ( https://goo.gl/o1VzjK ). ¡Sin duda!


David Ignatius comenta sin complejos que “El poder de EU fluye desde nuestra potencia militar sin rival (sic), sí. Pero en forma más profunda (sic) es producto del dominio de la economía (sic) de EU. Cualquier cosa que expanda el alcance de los mercados de EU –como la Asociación Transpacífico en comercio, por ejemplo– se agrega al arsenal del poder de EU. En forma inversa, el poder de EU está limitado por medidas que llevan negocios lejos de EU, o permiten que otros países construyan una arquitectura financiera rival que sea menos abrumada con un smorgasbord de sanciones”.


El problema epistemológico con el muy influyente David Ignatius es que confunde geofinanzas con geoeconomía, y al vulgar comercio con estos dos últimos cuando EU va de picada en geoeconomía y comercio mientras reina impávido en geofinanzas y su espionaje cibernético global.


El grave defecto de los Los papeles de Panamá ( http://goo.gl/lsgWY2 ) fue su flagrante selectividad contra los competidores de EU, mediante los cuales este se cobró muchas facturas pendientes en los avernos contra Rusia, China, Irán y las seis petromonarquías del golfo Pérsico, con el fin de redireccionar los capitales golondrinos para llenar los agujeros negros de sus finanzas, como exige a gritos el vilipendiado banco de inversiones Goldman Sachs (promotor, con el execrable megaespeculador George Soros, de Hillary Clinton).


Siempre externé ante los políticos de alto nivel con quienes mantengo contacto en el mundo árabe durante mis viajes anuales, el temor de que las apremiantes necesidades financieras de Wall Street, el nuevo Moloch del siglo XXI, hacen más apetecibles, a un embargo unilateral de Washington, las cuantiosas reservas y los Bonos del Tesoro de las seis petromonarquias del Golfo, que no tuvieron éxito en lanzar su divisa, el gulfo ( http://goo.gl/itfyQL ).


Peligra la tenencia de los Bonos estadunidenses del Tesoro por Arabia Saudita (AS) en 750 mil millones de dólares, sumados a los 660 mil 100 millones de vulnerables reservas de divisas, el cuarto sitial en el ranking global ( https://goo.gl/Aa9aT5 ).


Hoy parece que llegó el primer aviso a Arabia Saudita (¡15 años más tarde!), con el pretexto de la desclasificación de 28 páginas del reporte esotérico de la Comisión del 11/9, cuyos haberes en EU pueden ser embargados al unísono de la devaluación forzada de su divisa (el rial) acoplada al dólar. Esto apenas empieza.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado en Internacional

Como era de esperar, las noticias generadas por la publicación de los papeles de Panamá están creando un gran revuelo. Y puesto que hay 11,5 millones de documentos que han sido hechos públicos que antes eran confidenciales, hay mucho tema y más noticias para publicar sobre tales papeles. Ahora bien, es sorprendente que elementos clave ya conocidos, de gran significado político, apenas se conozcan o se ignoren completamente (ver mi artículo “Lo que no se dice ni se dirá de los papeles de Panamá”, Público, 11.04.16). Por ejemplo, ¿quién es y quiénes son los fundadores de la firma de abogados Mossack Fonseca, que mantenía toda esta información? Es curioso que apenas se haya analizado este hecho. Emile Schepers, de la revista World News, que goza de gran credibilidad, ha publicado un artículo de gran interés, “Panama Papers and Latin America: The elephant in the room” (11.04.16), que detalla datos que son de una enorme importancia y que no he leído en los mayores medios de información españoles. Veamos en primer lugar los datos.


Un miembro fundador de la firma de abogados Mossack Fonseca es el Sr. Jürgen Mossack, el cual es hijo de un miembro de las enormemente represivas SS del Partido Nazi alemán, que tras escapar de Alemania al terminar la II Guerra Mundial se fue a Panamá, y allí se estableció. El hijo es miembro prominente del partido de la derecha panameña, el Partido Panameñista, muy activo en el establishment económico-político-mediático de aquel país, con conocidas conexiones con la derecha y la ultraderecha latinoamericana. El presidente de este partido ha sido hasta hace muy poco el partner del Sr. Mossack en la firma de abogados, el Sr. Ramón Fonseca Mora.


El centro de ocultación de la financiación de las derechas y ultraderechas latinoamericanas


De ahí que gran parte de los negocios de tal firma incluyan el ser depositaria de grandes fondos ocultados, procedentes y de propiedad de instituciones y de personajes prominentes de la derecha y ultraderecha latinoamericana, que incluye políticos y/o gobiernos de sensibilidad conservadora y liberal (que constituyen los grandes ejes de la gran derecha latinoamericana). Según Schepers, dicha lista incluye hoy a los políticos más prominentes de esta derecha, desde el hoy presidente argentino, el Sr. Mauricio Macri, hasta la familia Fujimori de Perú, pasando por el presidente Enrique Peña Nieto, de México (del PRI), y el presidente de la Cámara Baja brasileña, el congresista Eduardo Cunha, miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) que hoy ha roto su alianza con el Partido de los Trabajadores que gobierna Brasil, a fin de facilitar el impeachment de la presidenta del país. De nuevo, segúun el artículo del Sr. Schepers, tal personaje, el Sr. Cunha, parece haber recibido alrededor de 5 millones de dólares de un consorcio de construcción portugués que intentaba conseguir un contrato con la compañía petrolera pública Petrobas, hoy el centro de un gran escándalo en Brasil.


Tratándose de las derechas y ultraderechas latinoamericanas, no podía faltar entre los que ocultaban dinero en la firma de abogados Mossack Fonseca, la institución que más ha participado en la promoción y defensa de tales grupos de América Latina: nada menos que la CIA del gobierno federal de EEUU. Según el autor del citado artículo, el origen de la firma Mossack Fonseca, así como otras compañías fantasmas panameñas, estaba relacionado con las actividades de la CIA. Por lo visto, tal firma de abogados era la base también de los fondos ocultos destinados por la CIA para desestabilizar a todos los gobiernos de izquierdas de América Latina, desde Cuba hasta Brasil, Bolivia, Argentina, Perú, Nicaragua, El Salvador y una larga lista.


La doble moral de los grandes medios de información


La CIA, fundada en 1947, ha tenido un presupuesto que se ha mantenido secreto, no conocido ni por la población estadounidense ni por el Congreso de EEUU. Se calcula que son alrededor de 52.000 millones de dólares, que incluyen la financiación, también secreta, de actividades desestabilizadoras de los gobiernos que el gobierno federal de EEUU (y, sobre todo, las grandes empresas financieras e industriales que ejercen una excesiva influencia sobre tal gobierno) considera contrario a sus intereses. Una de sus primeras acciones fue el golpe militar contra el presidente Jacobo Arbenz de Guatemala en 1954. Entre los colaboradores de la CIA se encontraba el dictador de Panamá, Manuel Noriega. Desde entonces, Panamá ha sido uno de los focos financieros de la intervención desestabilizadora de esta agencia. Panamá también ha sido, no solo un lugar donde esconder dinero, sino también donde traficar con dinero escondido procedente del tráfico de armas y el comercio de las drogas.


Supongo que el lector estará de acuerdo en que de haberse descubierto que tal firma de abogados era una de las sedes financieras establecidas por el gobierno cubano para desestabilizar los gobiernos de derecha en América Latina, ello habría sido una noticia mayúscula, apareciendo en la primera página de El País. Pues bien, no solo no ha aparecido en la primera, sino tampoco en la última página de El País. ¿No le parece al lector esta situación más que preocupante para la salud de la democracia española? En su lugar, la gran noticia que apareció en su día era la supuesta financiación del Partido político Podemos por parte de Venezuela e Irán, sin que se haya mostrado ni un ápice de evidencia sobre ello. Pero esto nunca ha sido un hándicap para los grandes medios de información y persuasión de este país, que continúan la distribución y promoción de tal acusación.


Mientras, los mismos medios silencian y ocultan la documentada financiación (parte de la cual está basada en Panamá) de la CIA a grupos opositores a los gobiernos de izquierdas en América Latina, que están recurriendo a métodos antidemocráticos en su intento por interrumpir el proceso democrático y que el Presidente Obama, en su reciente visita a América Latina, tuvo la gran nobleza (impensable entre los dirigentes del Estado español) de reconocer y excusarse de tales intervenciones llevadas a cabo por muchos gobiernos estadounidenses para desestabilizar gobiernos progresistas en aquel continente. En España, por el contrario, la gran mayoría de medios de información están contribuyendo a crear una gran hostilidad contra tales gobiernos. Los recientes casos de Argentina, Brasil y Venezuela, entre otros, son clara muestra de su doble moral, que, a nivel popular, se llama correctamente hipocresía.

Publicado en Internacional

El 90% de los diputados que votaron a favor del 'impeachment' de la presidenta Rousseff lo hicieron bajo este lema. La Cámara de los Diputados decidió retirar a la presidenta de sus funciones por 367 votos a favor y 137 en contra. Las seis horas de votación estuvieron marcadas por peleas entre parlamentarios, insultos y discursos evangélicos. Ahora el Senado será quien decida si apartan definitivamente a la mandataria.

 


SAP PAULO.- Los brasileños salieron el domingo a la calle en clima de fiesta. En Sao Paulo la Avenida Paulista, como viene sucediendo en el último año, se tiñó con camisetas verdes y amarillas y banderas de Brasil para pedir el impeachment de Dilma Rousseff. En el centro de la ciudad, el color era el rojo y las banderas pedían la defensa de la democracia y el “No al Golpe”. No ocurrieron incidentes significativos, cada uno en su espacio y con sus convicciones.

 

Música, globos, cerveza fría y pantallas de televisión en la calle donde seguir la votación que marcaría el primer paso para acabar con los 14 años de Gobierno petista. A primera hora del día el periodista Leonardo Sakamoto advertía en su columna en UOL: “Si se encara esta votación como si fuera la final de la Copa del Mundo el que saldrá perdiendo será Brasil”.

 

Pero las dos hinchadas estaban preparadas, no tanto en la calle como en el Congreso, donde se jugó un partido que estaba ganado de antemano. De nada sirvieron los esfuerzos del ex presidente Lula da Silva que en las últimas semanas viajó a lo largo del país para dar mítines y negociar cargos a cambio de fidelidad al Gobierno.

 

A lo largo de la semana Rousseff vio como otros tres partidos aliados (PP, PSB y PR) anunciaban su ruptura con el Ejecutivo y prometían votar a favor de su destitución. Con el paso de los días las estimaciones que publicaban los medios daban peores resultados para la presidenta. Sin embargo, en la mañana del sábado comenzaron a correr rumores en Brasilia de que el Gobierno podría haber conseguido los apoyos suficientes para archivar el proceso y que al menos 100 diputados habrían dejado la ciudad para no votar y favorecer al PT.

 

El vicepresidente, Michel Temer, que estaba en São Paulo volvió rápidamente a la capital para convencer a posibles díscolos. Según la periodista de la Folha de São Paulo Mônica Bergamo empresarios pro impeachment facilitaron aviones privados a los diputados que se habían ido de Brasilia y que una vez más cambiaban su voto, ahora para ayudar a la oposición.

 

Circo en el Congreso

 

En la madrugada del sábado se produjeron los primeros altercados entre los diputados. Un representante de la oposición (PSDB) llamó “ladrones” a los petistas, lo que provocó la ira de uno de ellos que se abalanzó contra el opositor. Un poco más tarde sucedió algo parecido con un diputado del PSOL, partido a la izquierda del PT, al que varios oposicionistas intentaron apartar de un ala del Congreso. La Policía acabó separando a los parlamentarios. El domingo desde el inicio del día se produjo un espectáculo más propio de Gran Hermano que de una votación del Legislativo. Los parlamentarios pro impeachment disfrazados con la bandera de Brasil, con bufandas verdes y amarillas y carteles en lo que se leía “Ciao querida”, se amontaban frente al micrófono donde se iban a declarar los votos.

 

Curiosamente ninguno de ellos nombró las acusaciones por las que Rousseff estaba siendo juzgada, basadas en un delito de maquillaje de cuentas para poder recibir préstamos con los que cumplir el gasto social previsto en el presupuesto. Pero lo que sí se escuchó a lo largo de la jornada fue un discurso en el que casi la totalidad de los diputados que votó a favor lo hizo “por Dios y por la familia”. Alguno, en tono exaltado, como si de un mesías se tratara, dijo que había sido “iluminado” para votar contra la mandataria. El peso evangélico se sintió durante las seis horas de votación en la que el propio presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha (devoto de esta religión) votó con esta frase: “Que Dios tenga misericordia de esta nación”, para después cerrar la sesión: “agradezco a Dios por una jornada tan correcta”.


Los 367 diputados que ganaron en la Cámara también citaron a su familia en el momento de dar el voto. Nombraron a sus hijos, nietos, padres, tíos, incluso alguno recordó a su suegra para defender su posición contra la presidenta y para “dejar un país mejor para las nuevas generaciones”, otra frase repetida hasta la extenuación. Muchos de ellos aseguraron que votaban para “acabar con la corrupción y el robo”, un argumento como poco contradictorio cuando uno de cada tres diputados del Congreso es investigado por delitos de corrupción, y el propio presidente de la Cámara, Eduardo Cunha es acusado formalmente de lavado de dinero y está a la espera de ser juzgado por el Tribunal Supremo Federal.

 

También hubo polémicos discursos como el del diputado Jair Bolsonaro (PP), una especie de Donald Trump brasileño, que dedicó su voto al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, torturador de la dictadura: “Este voto es contra los comunistas”, añadió. Poco después de esta declaración, Bolsonaro insultó al diputado del PSOL, Jean Willys, quien le respondió con un escupitajo: “Este proceso político debería enfrentar a quien es machista, promueve la violencia y defiende a torturadores. Eso debería escandalizarnos y no el hecho de escupir a un canalla”.

 

Los diputados que defendieron a la presidenta no nombraron ni a Dios ni a su familia. Todos ellos recordaron que votaban “contra un golpe”. Algunos citaron luchas de izquierda como la reforma agraria, la demarcación de tierras indígenas o las movilizaciones contra el exterminio de la población negra en las periferias. Buena parte de ellos recordó que el presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, es investigado por corrupción y en varias ocasiones le llamaron “canalla” y “ladrón”.

 

Futuro incierto

 

Poco antes de acabar la votación la presidenta Dilma Rousseff dio un discurso en el que pidió reconciliación: “Nunca ha habido tanto odio en Brasil, tanto fascismo” y recordó la anécdota de una médica que se negó a atender a una niña porque su madre era una política del PT: “No podemos llegar a ese nivel, hay que luchar por respetar la diferencia de opiniones”, dijo.

 

La mandataria no dejó claro cuál sería su próximo paso. A partir de este momento el proceso de impeachment continúa en el Senado que votará a favor o en contra de su admisibilidad. El presidente del Senado, Renan Calheiros, dijo la semana pasada que respetaría todos los tiempos y que no cedería a las presiones de la oposición para acelerar los trámites. Si Calheiros mantiene su palabra la votación se produciría alrededor del 10 de mayo y se necesitaría una mayoría simple (50% +1 de los senadores) para archivar el caso o para dar entrada definitiva al proceso. Si Dilma también perdiera en el Senado sería apartada de su cargo durante 180 días, tiempo en el que los senadores estudiarían el caso en profundidad para después llevar a cabo una última votación que daría el resultado definitivo. Durante este periodo el vicepresidente Michel Temer podría formar un gobierno interino.

 

Hasta que el Senado haga su primera votación el país se queda en una situación delicada ya que Rousseff ha sido apartada de su cargo sólo en una de las Cámaras del Congreso. El vicepresidente todavía no podría formar Gobierno, a pesar de que desde Brasilia afirman que ya están todos los cargos vendidos.

 

El proceso podría frenarse en el caso de que Rousseff renunciara o convocara elecciones anticipadas. Esta segunda opción parece la más probable y este martes la dirección del Partido de los Trabajadores (PT) se reunirá para discutir esta posibilidad. La idea que plantea tanto el PT como algunos ministros del Gobierno es que la mandataria declare que renuncia a los dos años de mandato que le quedarían si se archivara el impeachment y convoque nuevos comicios para el mes de octubre coincidiendo con las elecciones municipales.

 

Risas y lágrimas

 

El final del día acabó en una gran fiesta para gran parte del país. Cuando se alcanzó el voto 342 (cifra necesaria para continuar con el impeachment) se lanzaron fuegos artificiales en las principales capitales brasileñas. Imágenes de la explanada del Palacio del Gobierno en Brasilia mostraban las lágrimas de los manifestantes petistas junto al carnaval verde amarelo organizado por la oposición.

 

En las redes sociales la izquierda manifestaba su tristeza y denunciaban el “espectáculo bochornoso” del Congreso. Los movimientos sociales advirtieron que seguirán luchando en las calles para “frenar el golpe”. Después de la medianoche los diputados de la oposición marcharon hacia la casa del vicepresidente, Michel Temer, para continuar la fiesta.

 

 

Publicado en Internacional
Viernes, 15 Abril 2016 19:57

Al borde del abismo

Este domingo la Cámara de Diputados de Brasil votará a favor o en contra de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Hasta el último día la balanza indica un margen ajustado para cualquiera de los dos lados. Pero el líder de la Cámara, Eduardo Cunha, y el vicepresidente, Michel Temer, hicieron públicas sus cartas para ganar a cualquier precio.

 

La semana comenzó mal para la presidenta. En la mañana del lunes el Partido Socialista Brasileño (Psb), habitual socio del Partido de los Trabajadores (PT) en el nordeste, anunció que apoyaba su destitución.
Al final del día los 65 diputados de la comisión especial de la Cámara vot

aron el parecer del relator Jovair Arantes (Ptb-GO) por la admisibilidad del proceso de impeachment. En su discurso, Arantes añadió argumentos contra Rousseff que el propio Eduardo Cunha había rechazado cuando dio entrada al proceso en la Cámara. El diputado aseguró que Rousseff debía ser juzgada por la aprobación de los decretos presupuestarios del año 2014, a pesar de que Cunha advirtió que “sólo se la juzgaría por delitos cometidos en su actual mandato”. También amenazó a la presidenta con usar las acusaciones del senador Delcídio Amaral que la vinculaban al escándalo de Petrobras: “En la Cámara no podremos usar esas pruebas, pero cuando el proceso llegue al Senado sí las utilizarán”, dijo, olvidando que más de la mitad de los diputados presentes en la votación habían recibido dinero de las empresas relacionadas con tal escándalo.


El resultado de esta primera votación se dio a conocer entre aplausos y vítores del grupo pro impeachment: 38 votos a favor y 27 en contra. Ataviados con banderas de Brasil, los ganadores cantaron el himno nacional y sujetaban sus celulares para hacerse selfies y grabar videos.


Esta decisión, a pesar de no ser definitiva, sirvió para tener una idea sobre posibles traiciones de última hora. Fue el caso de los votos a favor del juicio de algunos diputados del Partido Progresista (PP) que hasta ese momento pertenecían a la base aliada del PT. También hubo sorpresas positivas para el gobierno, como el voto en contra del diputado Aliel Machado, de Rede Sustentabilidad (partido dirigido por la ex candidata Marina Silva), que se rebeló contra la dirección de su partido: “Quien todavía está indeciso sabe que no hubo crimen de responsabilidad por parte de la presidenta, pero está sufriendo fuertes presiones. Yo voté con mi conciencia”, dijo. Los efectos de la votación se comenzaron a ver el lunes, cuando el PP anunció que dejaba de ser un aliado del gobierno y puso a disposición de Rousseff sus cargos en el Ejecutivo. El presidente del PP, Ciro Nogueira, reconoció en rueda de prensa que no defendía la postura de su partido pero explicó que después de mucha discusión terminó aceptando la decisión de la mayoría a favor del impeachment.


GUERRA DE NÚMEROS.


Desde que comenzó la semana los principales medios publicaban en sus portadas online el número de diputados que votarían a favor y en contra pasado mañana domingo. Para concretar el impeachment se necesitaría el voto a favor de 342 de los 513 diputados. Si no se llegara a esa cifra el proceso contra Rousseff sería desestimado.


Las primeras estimaciones inclinaban la balanzaa favor del PT con una ventaja de entre 40 y 50 diputados, de los cuales al menos unos 30 estaban indecisos. Eran cifras poco precisas, basadas en entrevistas con cada diputado, que en función del medio de prensa daban un resultado u otro. Con el paso de los días el número de parlamentarios pro impeachment aumentó. La ruptura del PP (47 diputados) y del Psb (31) con el gobierno equilibró las fuerzas.


Al menos diez partidos, entre los que se encuentra el Psdb de Aécio Neves, han confirmado que todos sus miembros votarán a favor del juicio político. Ex aliados del gobierno, como el Pmdb y el PP, así como otras seis siglas, han dado libertad a sus representantes para votar según sus pareceres personales, y el PT en principio contaría con el apoyo de siete partidos.


Hasta el último día Lula da Silva negoció con cada una de las fuerzas del Congreso dándole especial atención al “bajo clero”. El ex presidente ofreció cargos a las siglas más pequeñas que no tendrían ninguna oportunidad en un gobierno del vicepresidente Michel Temer, pero si prometían fidelidad a la presidenta podrían obtener ministerios tan importantes como el de Salud, y hasta la presidencia de la Caja Económica Federal. También se dedicó a negociar con posibles rebeldes del Pmdb y del PP.


“EL GABINETE DEL GOLPE.”


Si el PT vende cargos para asegurarse fidelidad, la oposición comandada por el vicepresidente Temer hace lo mismo. Desde hace meses Temer se reúne con empresarios, partidos aliados y de oposición para negociar qué espacio podrían ocupar en su eventual gobierno. En la última semana el vice no tuvo ningún pudor a la hora de mostrar sus cartas y decidió filtrar a los medios una grabación en la que ensayaba el discurso que daría como presidente ante una eventual aprobación del impeach-
ment.


Hace tiempo que Temer actúa como si Rousseff ya no fuera la mandataria, pero el audio que se filtró esta semana (él insiste en que fue “un descuido”) dejó sin palabras al gobierno. En la grabación cita un resultado con “una votación significativa” y se autoproclama como “líder de un gobierno de salvación nacional”, reafirma la agenda neoliberal económica y dice que el país deberá hacer “un sacrificio por el ajuste fiscal” y que es “el momento de unir a los empresarios y a los trabajadores”. También tiene palabras para las clases más humildes, a las que promete que “no va a acabar con las conquistas sociales” como la Bolsa Familia o las becas universitarias ProUni.


Al día siguiente de la “filtración” la presidenta Rou­sseff respondió duramente llamándole “golpista”, y dijo que esa grabación “intencional” demostraba “la arrogancia y desprecio que siente Temer por el pueblo brasileño”. Dilma también acusó al presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, de “conspirador” y de formar junto a Temer “el gabinete del golpe”.


Precisamente Cunha fue otro de los protagonistas de la semana pasada, cuando anunció a última hora del martes 12 las reglas para la votación del proceso. El viernes y el sábado serán los días en que la Cámara debatirá, y el domingo se hará la votación final. La idea de votar en domingo nunca le gustó al gobierno, ya que al ser un día festivo todo el país estaría pendiente y las movilizaciones en las calles, especialmente las favorables a la caída de Dilma, podrían influir en los diputados a la hora de dar su veredicto. Pero Cunha planeó hace un mes que caería en domingo para asegurarse de que los medios pudieran hacer una cobertura por todo lo alto.


Sin embargo, lo que más incomodó al gobierno fue el orden de la votación elegido por el líder de la Cámara: primero los diputados del sur del país y por último los del norte y el nordeste. El propio Cunha reconoció que lo haría así para “crear una onda a favor de la destitución de Dilma”, de modo que desde el comienzo los estados más conservadores (sur y sudeste) mostrasen su fuerza y desanimaran a los diputados nordestinos, muchos de ellos todavía indecisos. En el impeachment de Collor de Melo, en los noventa, fueron llamados por orden alfabético justamente para mantener una neutralidad dentro de la Cámara, pero ni Cunha ni Temer están preocupados por las apariencias: “Sólo en una republiqueta mequetrefe un vicepresidente y su equipo actúan a la luz del día para articular la destitución del presidente a cargo y asumir su lugar, y a nadie le parece extraño. Todavía es peor tener que oír que eso forma parte del juego democrático”, decía el periodista Leonardo Sakamoto en su blog del portal de noticias Uol.


LAS CALLES SE PREPARAN.


Las calles también se articulan para defender a cada uno de los bandos. Desde el domingo los anti impeachment instalaron carpas en la plaza de Largo da Batata, cerca del centro financiero de San Pablo. A lo largo de la semana se organizaron en este espacio tanto grupos de discusión y debate como shows musicales que formaban parte del programa “No va a haber golpe”. Un poco más arriba, curiosamente más cerca de las sedes de los poderes públicos federales, en la Avenida Paulista, se mantenía el campamento de los pro impeachment, que duermen a las puertas de la Federación de Industrias y Empresas de San Pablo (Fiesp) desde hace un mes.


El lunes por la noche un gran acto con pesos pesados como Chico Buarque, Leonardo Boff y el actor Gregório Duvivier reunió en los Arcos de Lapa de Rio de Janeiro a casi 100 mil personas en “defensa de la democracia”. El secretario general de la Oea, el uruguayo Luis Almagro, también mostró su inquietud por la estabilidad democrática: “Nos preocupa que se haga un impeachment a una presidenta que no está acusada de nada y los que pueden accionar este proceso son congresistas acusados y sentenciados”, decía en el diario español El País.


Las manifestaciones más multitudinarias se esperan para el domingo. En la explanada del palacio de gobierno en Brasilia se ha construido un muro para separar a las “hinchadas” a favor y en contra. En San Pablo los espacios también se han dividido; en el centro se concentrarán los afines al gobierno y en la Avenida Paulista la oposición.


Se calcula que a partir de las nueve de la noche del domingo se podrá conocer el resultado. Si la presidenta no consigue los 171 votos para frenar el impeachment, el proceso seguirá en el Senado, donde se llevará a cabo otra votación. Esta vez con una mayoría simple la presidenta podría ver archivada su causa, o bien ser apartada de sus funciones durante 180 días, durante los cuales el vicepresidente asumiría el cargo hasta las nuevas elecciones.

Publicado en Internacional


Apple, General Electric y Microsoft se encuentran entre los primeros puestos de la lista elaborada por la organización


Un informe de Oxfam denuncia que grandes empresas estadounidenses como Apple, Walmart y General Electric, han desviado 1,4 billones de dólares hacia filiales situadas en paraísos fiscales, a pesar de que reciben billones de dólares del contribuyente.


Oxfam señala que esta cantidad, que supera el rendimiento económico de Rusia, Corea del Sur y España, se oculta a través de una red opaca y hermética de 1.608 sociedades filiales con sede en otros países. La organización benéfica ha publicado el informe sobre la realidad financiera de las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos coincidiendo con la filtración de Los papeles de Panamá, que ha generado un intenso debate en torno a los paraísos fiscales.


El informe ilustra que se cometen abusos masivos y sistemáticos del régimen fiscal mundial. El gigante tecnológico Apple, la segunda mayor corporación del mundo, ocupa el primer lugar en la lista que Oxfam ha elaborado de empresas con dinero offshore o "deslocalizado", con unos 181.000 millones de dólares canalizados a través de tres filiales con sede en el extranjero.


Los ricos y poderosos no cumplen con sus obligaciones fiscales y los demás tenemos que pagar la factura, y esto no puede seguir así. Es necesario que los gobiernos lleguen a un consenso para terminar con los paraísos fiscales"
General Electric, con sede en Boston y que según Oxfam recibió 28.000 millones de dólares del contribuyente, ocupa el segundo puesto de la lista, con 119.000 millones de dólares depositados en 118 filiales con sede en paraísos fiscales.


El gigante informático Microsoft se sitúa en tercer lugar, con unos 108.000 millones de dólares. Otras multinacionales que se encuentran entre los diez primeros puestos de la lista son el gigante farmacéutico Pfizer, la sociedad matriz de Google, Alphabet, y Exxon Mobil, la mayor petrolera mundial que no pertenece a un Estado productor de petróleo.


Oxfam compara la suma de 1,4 billones de dólares desviada hacia filiales offshore con los impuestos pagados por las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos entre 2008 y 2014, que ascienden a 1 billón de dólares. También señala que en el mismo periodo, estas compañías se beneficiaron, en conjunto, de préstamos federales, rescates y garantías crediticias por valor de 11,2 billones de dólares.


"Abuso masivo y sistemático"


Al ocultar parte de los beneficios a través de filiales en paraísos fiscales, estas empresas estadounidenses no pagaron el tipo impositivo real aplicable a unos beneficios de 4 billones de dólares (35%) sino que la tasa efectiva de impuestos fue del 26,5%.


La organización indica que estas multinacionales se han gastado miles de millones de dólares en presionar al gobierno de Estados Unidos y obtener más préstamos fiscales, rescates y garantías crediticias pagadas con el dinero del contribuyente. Entre 2008 y 2014, las 50 mayores corporaciones de Estados Unidos destinaron 2.600 millones de dólares a esta labor de presión.


"Por cada dólar gastado en cabildeo, estas compañías recibieron en su conjunto exenciones fiscales por un valor de 130 dólares y préstamos federales, rescates y garantías crediticias por un valor de 4.000 dólares", indica Oxfam.


Robbie Silverman, asesor fiscal de Oxfam, señala que "una vez más tenemos constancia del abuso masivo y sistemático del régimen fiscal mundial. Los ricos y poderosos no cumplen con sus obligaciones fiscales y los demás tenemos que pagar la factura, y esto no puede seguir así. Es necesario que los gobiernos lleguen a un consenso para terminar con los paraísos fiscales".


Oxfam calcula que la evasión de impuestos de las grandes compañías estadounidenses tiene un coste para la mayor economía del mundo de unos 111.000 millones anuales. La evasión de impuestos también incrementa la brecha mundial entre ricos y pobres ya que para los países en vías de desarrollo supone una merma de 100.000 millones de dólares.


"La evasión de impuestos por parte de las corporaciones empeora la peligrosa desigualdad que está socavando nuestro tejido social y bloqueando el crecimiento económico", afirma el informe. Oxfam también menciona a los territorios británicos de ultramar, como las Bermudas, por su popularidad entre las empresas estadounidenses que quieren "transferir beneficios" y pagar menos impuestos.


La organización señala que en 2012 las filiales de estas compañías en las Bermudas declararon unos beneficios de 80.000 millones de dólares, una cifra que supera la suma de los beneficios obtenidos por Japón, China, Alemania y Francia, cuatro de las cinco mayores economías del planeta.


Oxfam pide a Estados Unidos que apruebe una ley que pondría fin a los abusos que se realizan en los paraísos fiscales (Stop Tax Haven Abuse Act), y que obligaría a las compañías a una contribución fiscal en cada país. De hecho, muchas organizaciones no gubernamentales y benéficas recomiendan la información desglosada por países ya que consideran que así se podría impedir que las compañías reduzcan artificialmente la base imponible en los países más pobres.

 

Por The Guardian - Rob Davies

Publicado en Internacional
Viernes, 15 Abril 2016 06:25

Las cuatro crisis de Brasil

El fracaso del modelo del PT y de unas instituciones al servicio de las empresas lleva al gigante sudamericano a su mayor crisis en décadas.

En el caos brasileño es posible detectar cuatro crisis simultáneas, superpuestas en el tiempo pero no necesariamente encadenadas, en el sentido de que no hay un orden que lleve de una a otra. Sin embargo, hay canales comunicantes entre todas estas crisis que, en su conjunto, dibujan un panorama más que preocupante para la sociedad brasileña y, por extensión, para toda Sudamérica.


Brasil atraviesa una seria crisis de la democracia. La mayoría absoluta de los diputados han sido acusados en algún momento de corrupción, ya que no es posible acceder al Parlamento sin alguna financiación por parte de empresas privadas. Hay bancadas evangélicas, ‘de la bala’ (que defienden el armamento individual como autodefensa), del agronegocio, sindicales, y así, que involucran a casi todos los partidos aunque en proporciones diferentes.


Los estudios indican que por cada real donado a una campaña electoral las empresas consiguen 8,50 reales en contratos públicos, una relación alucinante que explica los cientos de millones de aportan a las cajas de los partidos. Pero ahí radica, también, el nudo del problema: los cargos electos (desde concejales en pueblos remotos a senadores) adquieren una deuda con las empresas que los financiaron. Que la pagan con obras públicas.


Mutaciones


En segundo lugar, existe una crisis de convivencia: entre ricos y pobres, entre petistas y antipetistas, entre blancos y negros, entre habitantes del sur desarrollado y los del norte “atrasado”. La base obrera del PT en São Paulo emigró hacia otros partidos, en particular al PMDB, un partico clientelar que no tiene programa. A su vez, la base social del caudillismo en el norte emigró al PT gracias a las políticas sociales.


En plena crisis política, Chico Buarque fue abucheado en la calle por apoyar al Gobierno; personas vestidas con color rojo son agredidas porque se supone que son de izquierda; una pediatra se negó a seguir atendiendo a un niño de un año porque su madre milita en el PT. Y así, hasta el infinito.


La tercera es la crisis del lulismo, ese proyecto encabezado por Lula y el PT que se propuso mejorar la situación de los pobres sin afectar a los ricos. Fue posible gracias a un ciclo virtuoso de aumento de los precios de las commodities que exporta el país, en particular soja, carne y mineral de hierro.


Los superávits comerciales lubricaron las políticas sociales y auspiciaron la integración de 40 millones de pobres a través del consumo. Funcionó unos años, hasta que llegó el abismo: la mitad del salario de los brasileños se la llevan las deudas con la banca, precio a pagar por el desenfrenado consumismo que impulsó el PT, facilitando el pago de coches nuevos hasta en 60 cuotas.


Por último, la crisis de modelo de país puede considerarse la suma del fracaso del PT y de las instituciones brasileñas. Los tres primeros gobiernos petistas habían diseñado una propuesta de “Brasil Potencia” que suponía un sostenido crecimiento de la economía, la integración de las mayorías excluidas, la modernización de la infraestructura y de las fuerzas armadas para defender la Amazonía y las reservas marítimas de petróleo, y un proyecto de integración regional integral, político, económico y de defensa, que trascendía la tradicional integración comercial que promovía el neoliberalismo.


La peor recesión del siglo


Con la crisis actual, todos los proyectos trazados y que comenzaron a caminar con cierta lentitud, se desbarrancaron. Brasil vive la peor recesión económica en un siglo, con la proyección de una caída del PIB del 4% para este año, que se suma al descenso del año anterior. Es un momento clave, decisivo, una crisis profunda cuya resolución marcará el lugar del país en las próximas décadas.


Es cierto que una parte de las élites juega contra el proyecto del PT, como la poderosa federación industrial de São Paulo, los grandes medios de comunicación, la clase media y los neoconservadores de EE UU. Pero también es cierto que la banca y el agronegocio no sólo no apuestan contra Dilma, sino que se han mostrado más cercanos al Gobierno de lo que cabía esperar. Sobre todo, es una crisis interna, que no viene de afuera como suelen argumentar algunos intelectuales.


El principal responsable es el propio PT. Porque mucho más allá de los errores cometidos –el proyecto lulista no contempló reformas estructurales en el país más desigual del mundo, para no enfrentarse a las élites dominantes–, se entrampó en la corrupción, al punto que buena parte de sus dirigentes está en la mira de la justicia o fueron procesados. Aunque consiga sobrevivir a este abril, la crisis de confianza entre sus propias bases sociales puede terminar hundiendo la barca del mayor proyecto progresista de la región.

Publicado en Internacional

Con el paso de los días el presidente argentino, Mauricio Macri, de la derechista alianza Cambiemos aparece cada vez más complicado y ahora suman cuatro empresas offshore, en las que figura en distintos cargos y por lo menos 20 de sus allegados, entre ellos ministros y diputados también aparecen en los listados de los documentos de Los Papeles de Panamá.


El periodista del diario La Nación, Hugo Alconada Mon, quien investigó Los papeles de Panamá declaró ante el juez Sebastián Casanello que podría existir una cuarta sociedad offshore del presidente bajo el nombre de Macri Group Corporate, creada en Panamá, el 25 de noviembre de 2008, con Franco Macri (padre del mandatario) como presidente y miembro del directorio.


El padre del presidente figura con siete sociedades y su hermano Gianfranco cuenta con 8 firmas activas en Panamá en varias de las cuales figura también el gobernante. La mayoría de las empresas fueron constituidas dos días después de que Maricio Macri asumió como jefe de gobierno porteño en 2007.


Además de los nombres de funcionarios macristas ya conocidos como Daniel Angelici, presidente de Boca y operador judicial de Cambiemos; figuran Gerónimo Momo Venegas, líder sindical; el empresario Nicolás Caputo, beneficiado por el mandatario; Darío Lopérfido, ministro de Cultura porteño; Jorge Macri, alcalde de Vicente López; Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Néstor Grindetti, intendente de Lanús.


También aparecen Carlos Augusto Lo Turco, subsecretario del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas (presidente y director de Marbira SA); Jesús María Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria y secretario y director de Trafimex SA Holding Corporation.


También están salpicados en este este escándalo Clarisa Lifsic, secretaria de Promoción de Inversiones del Ministerio de Comunicaciones (directora en cuatro empresas radicadas en Chipre desde mediados de los 90, de las cuales tres continúan activas: Ofsett Investments Limited, Emerging Ukranian Limited, Ukranian Dolphin Limited y Prior Investments Limited.


Hugo Darío Miguel, del Ministerio de Comunicaciones de Comunicaciones (tesorero y director de la empresa TESACOM Panamá SA); Jorge Braulio Norverto, subsecretario de Ciberdefensa en el Ministerio de Defensa, (socio de la firma La Jotabe, LLC, en el estado de Florida, Estados Unidos; Maria Paula Schiappapietra, del Ministerio de Desarrollo Social (titular de la empresa actualmente inactiva Los Didis, radicada en Florida); el diputado nacional Waldo Wolff; Daniel Ivoskus, diputado bonaerense, y otros aparecen en Los papeles de Panamá.


El escándalo de las sociedades en paraísos fiscales ha golpeado fuerte al primer gobierno derechista que llega al poder por elecciones en este país.


La primera empresa, descubierta en los Panamá, Fleg Trading Limitada, de Bahamas, tiene a Mauricio Macri, su hermano Mariano y a su padre como directores. Luego salió a la luz Kagemusha S.A., de Panamá, y por último fue presentada en el programa de televisión Economía Política Opalsen S.A., sociedad uruguaya por la que el presidente fue procesado por evasión impositiva.


Por otra parte, Ramón Fonseca Mora, socio fundador de la firma Mossack Fonseca del la que el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación divulgó 11.5 millones de documentos, acusó que Paul Singer, el dueño del fondo buitre MNL, de pagarle al periodista Jorge Lanata -quien se dedicó a presentar denuncias falsas durante contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante el gobierno del Frente para la Victoria. Dijo al diario La Estrella de Panamá –que citan varios portales locales- que Singer lo presiona desde hace años para que entregue información que pudiera relacionar al empresario procesado Lázaro Báez con Fernández Kirchner “para perjudicar su imagen. A tal punto habría llegado la extorsión, que hasta se vería involucrado el periodista Jorge Lanata”.

Publicado en Internacional

Este martes se confirmó que cualquier previsión relacionada con el futuro de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, puede perder sentido rápidamente; tal es la volatilidad del ambiente político. En un escenario turbulento y confuso resulta muy difícil adoptar tácticas de emergencia, y las estrategias de ambos bandos se revelaron, hasta ahora, insuficientes para definir con anticipación los resultados buscados. Ni siquiera Lula da Silva, negociador extremamente hábil, logró conquistar terreno mínimamente seguro, al menos hasta ahora.


Luego de la derrota sufrida el lunes, cuando por 38 votos a favor y 27 en contra la Comisión Especial de la Cámara de Diputados recomendó aprobar la destitución de la presidenta, gobierno y oposición tratan de trazar los pasos siguientes. El resultado, aunque esperado, dejó un sabor amargo a los oficialistas, que esperaban una distancia menor.


El enfrentamiento entre Rousseff y el vicepresidente Michel Temer es de antagonismo explícito y virulento. Temer conspira con la desenvoltura de quien sabe que no hay cómo recuperar el diálogo ni la convivencia, sea cual fuere el resultado. Con eso, las posturas se hicieron más radicales.


Los cabilderos de Dilma siguen presionando a los legisladores indecisos. El gobierno ofrece, como moneda de cambio, puestos y cargos si logra mantenerse. La oposición insinúa lo mismo en una nueva presidencia.


Nadie confía en nadie, ni quien ofrece ni quien se compromete. La velocidad a que suceden los acontecimientos sirve de combustible para mantener la temperatura política en elevadísimos niveles.


Ya no se trata de un panorama un tanto movedizo que cambia cada dos o tres días: la verdad es que Brasil vive momentos frenéticos, y el escenario turbulento puede llegar a cambiar dos o tres veces en un solo día.


Hasta el lunes por la mañana, por ejemplo, la sensación general era que el gobierno había logrado contener la marea opositora. El resultado en la Comisión Especial de la Cámara de Diputaods, pese a lo esperado, fue una cubetada de agua fría. Por más que Lula da Silva reitere, como hizo en un acto multitudinario aquella noche en Río, que lo que importa es la votación en el pleno, creció, principalmente entre los partidos medios y pequeños que se decían indecisos, la sensación de que la derrota de Rousseff se acerca más.


Ayer, dos defenestraciones fortalecieron el optimismo de los que defienden el golpe institucional: el Partido Progresista (PP), que cuenta con 47 diputados –la cuarta bancada en la cámara baja– y el Partido Republicano Brasileño (PRB), que ocupa 22 escaños, rompieron con el gobierno.


Sin embargo, las peculiaridades insólitas del escenario político brasileño atropellan cualquier lógica: lo decidido ayer no significa, necesariamente, que el golpe institucional sumó 69 votos. Una cosa es lo que determina el partido y otra lo que hacen los honorables diputados. A cambio de algún puestito o un carguito mínimamente relevante, algunos o muchos legisladores pueden muy bien votar en apoyo a la mandataria. Y es precisamente sobre eses supuestos independientes que los negociadores de Rousseff se lanzan con manos ávidas.


Un detalle interesante: el PP es el partido con mayor número de involucrados en las investigaciones de la Operación Lavado Rápido, que combate la corrupción llevada a cabo por las constructoras en estatales. Y el PRB responde directamente a la Iglesia Universal, la más rica y poderosa de las sectas evangélicas, cuya influencia en el Congreso es grande. ¿Qué clase de identidad política o ideológica pueden tener con el PT?


La verdad es que nadie puede prever nada a estas alturas del temporal: ni los que preconizan el golpe institucional, ni el gobierno.


Así, cada bando traza su línea de acción. El presidente de la Cámara de Diputados y vigoroso defensor del golpe, Eduardo Cunha, determinó que la votación decisiva empiece a las dos de la tarde del domingo. Primero llamará a votar los diputados del sur, más propensos a la destitución. Con eso pretende presionar a los indecisos, ya que el principal respaldo al PT está en las bancadas del norte y noreste.


Cunha eligió el domingo porque pretende llenar las calles del país con los que defienden el golpe. La Globo, emisora abierta que integra el mayor conglomerado de comunicación de América Latina, transmitirá la votación en directo. Por primera vez en décadas no habrá futbol en un domingo brasileño: cualquier arma sirve para presionar a los diputados a votar la destitución de Rousseff. Los 54 millones y medio de votos obtenidos en 2014 valen menos que el deseo de alcanzar por el golpe institucional el poder que les fue negado en las urnas.


Sin embargo, y en una demostración de creciente movilización, el PT, los movimientos sociales y agrupaciones cercanas al partido también se lanzarán a las calles. Habrá presión de los dos lados.


El horizonte permanece indefinido. Y si no hay consenso ni en una dirección ni en otra, queda claro que, gane quien gane, será muy difícil alcanzar niveles mínimos de gobernabilidad para sacar el país de la profunda crisis en que se encuentra, con la peor recesión en más de medio siglo, con proyecciones alarmantes para la economía y con el Congreso paralizado.
Lo más inquietante es que, de aquí al domingo, semejante panorama puede empeorar aún más.

Publicado en Internacional
Página 1 de 29