Mostrando articulos por etiqueta: crisis
Jueves, 17 de Abril de 2014 06:31

Maduro y la oposición logran un primer acuerdo


La opositora Mesa de la Unidad Democrática participará del Plan de Pacificación Nacional del oficialismo y éste aceptó que personalidades reconocidas ajenas a la política formen parte de la Comisión de la Verdad.

 

El gobierno y la oposición de Venezuela llegaron a un acuerdo en temas clave. La Mesa de la Unidad Democrática –alianza que nuclea a 29 partidos opositores– participará del Plan de Pacificación Nacional del oficialismo y éste aceptó que personalidades reconocidas ajenas a la política formen parte de la Comisión Nacional de la Verdad, que debe investigar los hechos de violencia que causaron 41 muertos y cientos de heridos en los últimos 70 días. Además, las partes acordaron escuchar a las víctimas de la violencia de abril de 2002, cuando un golpe de Estado derrocó por menos de 48 horas al presidente Hugo Chávez, y designar una junta médica para que examine al ex comisario Iván Simonovis, preso por esos hechos y gravemente enfermo, por lo que la oposición viene pidiendo un indulto humanitario que el gobierno deniega.

Sin embargo, los dirigentes opositores aseguraron que seguirán reclamando por la ley de amnistía. "Uno de los primeros acuerdos con la representación de la oposición es el respeto pleno por la Constitución y por Venezuela, el rechazo y la condena a la violencia, venga de donde venga, que se ha expresado a partir del 23 de enero en Caracas", expresó el vicepresidente del país, Jorge Arreaza.


Representantes de ambas partes se reunieron el martes a la noche, por segunda vez en menos de una semana, con el nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano, y los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador –Luiz Alberto Figueiredo, María Angela Holguín y Ricardo Patiño– como "testigos de buena fe". El encuentro tuvo lugar en la sede de la vicepresidencia, duró poco más de tres horas y media y se efectuó a puertas cerradas. A diferencia de la reunión realizada entre la noche del jueves y la madrugada del viernes pasados, que se realizó en el palacio presidencial de Miraflores y fue transmitida en vivo por cadena nacional, esta vez no participaron ni el presidente Nicolás Maduro ni el ex candidato presidencial opositor Henrique Capriles.


Tal como lo había reclamado Maduro reiteradamente, la MUD aceptó formar parte del Plan Nacional de Pacificación. "Hemos estado discutiendo distintos aspectos y hemos encontrado que debemos participar; hay un Plan de Pacificación en marcha, vamos a estudiar ese plan y vamos a hacer aportes en materia de seguridad, prevención y sanción del delito para que podamos enriquecer ese plan", afirmó el secretario ejecutivo de la coalición opositora, Ramón Guillermo Aveledo. A la salida de la reunión, aseguró que el diálogo no sería un camino fácil pero que era necesario transitarlo. "Existen motivos para apostar al diálogo como opción porque las cosas pueden cambiar de dos maneras: a través de una ruptura, que no se sabe a qué pueda llevar, o a través del camino de la política, que supone el debate, la convivencia y el reconocimiento del otro", dijo.


En tanto, Arreaza destacó el clima del encuentro. "La reunión se llevó en buenos términos, con respeto, con tolerancia; debatimos respetando el derecho de palabra del otro y vamos avanzando de manera positiva", sostuvo, y agregó que "avanza el diálogo por la paz y por la justicia sin impunidad". De hecho, el gobierno accedió a que la Comisión Nacional de la Verdad –que por su iniciativa se formó en el ámbito del parlamento, por lo que la oposición se negó hasta ahora a integrarla– sea ampliada mediante la incorporación de "personalidades reconocidas de la vida nacional que sean confiables para todo el mundo", dijo por su parte Aveledo.


"En cambio, todavía no hemos podido convenir los perfiles definitivos de los nuevos miembros", señaló el dirigente, y señaló que su sector entregó una propuesta al respecto al Poder Ejecutivo, según consignó el canal Globovisión en su sitio web. "Este diálogo al cual nos hemos atrevido unos y otros por responsabilidad no es sencillo para nadie, pero estamos dispuestos a encontrar ventanas y a tratar de construir juntos caminos de solución", añadió Aveledo.


Aveledo también informó que se designaron los comités para evaluar las postulaciones para cubrir los cargos de los poderes Judicial y Electoral, cuyos titulares llevan varios meses con los mandatos vencidos. Si el acuerdo se cumple, el gobierno deberá pactar con su contraparte los nombres de los aspirantes a formar parte del Poder Electoral, ya que necesita de dos tercios de la cámara. Actualmente el oficialismo cuenta con algo más de las tres quintas partes. "Ya la Asamblea Nacional activó todos los mecanismos para avanzar en la elección de autoridades de los poderes públicos", aseguró Arreaza.


Mientras, representantes del movimiento estudiantil –que comenzaron las protestas opositoras– expresaron ayer que no participarán en la convocatoria de diálogo hasta que no se den ciertas condiciones. "El movimiento estudiantil ha dejado sus condiciones muy claras, cuáles son esas condiciones que queremos previa, durante y post un encuentro con el gobierno nacional", dijo el dirigente de la Universidad Católica Andrés Bello, Carlos Vargas, en una rueda de prensa. Los estudiantes vienen reclamando una ley de amnistía para los estudiantes detenidos en las protestas iniciadas el 12 de febrero y que el diálogo se dé con el nuncio como mediador y un representante de la Conferencia Episcopal Venezolana y sea transmitido en cadena nacional.


En relación con la inclusión del movimiento estudiantil opositor a las mesas de diálogo, la MUD aseveró que ayer fue planteada "la conveniencia" de sostener un encuentro con el liderazgo juvenil donde puedan exponer sus planteamientos. "Nosotros respetamos el espacio de la Mesa cuando decide acudir a ese encuentro, pero creemos que esas condiciones no estaban dadas y quizás ayer fue la prueba de que esas condiciones no estaban dadas en ese momento", indicó Vargas.

Informacion adicional

  • Antetítulo EL GOBIERNO Y LA OPOSICION VENEZOLANA CONCILIARON POSICIONES EN TEMAS CLAVE COMO EL COMBATE A LA VIOLENCIA
  • Autor
  • País Venezuela
  • Región Sur América
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

El Banco Mundial es contundente con América Latina: no hay margen para el error. Un día después de que el Fondo Monetario Internacional recortara el crecimiento a la región, el organismo habla de que las economías del subcontinente americano se asientan en este momento en una fase de lento crecimiento que le llevará a crecer un 2,3% este año. Es dos décimas menos de lo anticipado por la institución gemela en la víspera. Por eso reclama que se intensifiquen las reformas.


La institución constata una desaceleración generalizada en los países emergentes, que es tres puntos porcentuales inferior a la media antes de la crisis financiera. En el caso concreto de América Latina, califica en su análisis el ritmo actual de "decepcionante". Es solo una décima menos que en 2013, pero menos de la mitad del 5% al que acostumbró en los años buenos. "Desafortunadamente, hay más factores que hacen de lastre que de impulso", opina.


El contexto es complejo, como muestra el informe. Banco Mundial también se refiere al futuro económico de China como gran factor de volatilidad, por su efecto en el precio de las materias primas, junto al ajuste de las carteras de inversión desde los países emergentes hacia activos más seguros en las economías avanzadas. Como fuerza que actúa en sentido opuesto está la expansión del comercio global gracias a la reactivación económica en las economías más prósperas.

"Lo severo que estos choques externos sean es incierto y su impacto en América Latina dependerá del grado de exposición y de la capacidad que cada país de la región tenga para absorberlos", indica el análisis elaborado por el equipo que lidera Augusto de la Torre. El economista explica que el viento de cola se disipa y el riesgo para el crecimiento muta. No es solo China. La débil recuperación en Europa y el lento crecimiento en EE UU también influyen.


Como señala de la Torre, se trata de factores que están fuera del control de los países en América Latina pero que hay que tener en cuenta porque es consecuencia de la globalización. El economista señala que la desaceleración en la región es "evidente" y explica que el crecimiento "parece estar estancándose en un ritmo lento". Su temor es que sea más una tendencia que un punto bajo en el ciclo. "Hay una cosa que podemos controlar y es la calidad de nuestras políticas", añade.


Grandes diferencias

El rendimiento es muy heterogéneo, como se ve también en los datos del FMI. En un extremo está Venezuela, con una contracción del 1% del crecimiento este año. En el otro Panamá, que crecerá un 7%, seguido por Perú, con el 5,5%. Otros países que harán de motor de la región son Chile y Colombia, con un crecimiento superior al 3,5%, por encima de la media. También destaca el rebote de México, que repuntará al 3% gracias a las reformas, que califica de "impresionantes".


El optimismo de los inversores hacia México contrasta con el de Brasil, la mayor economía de América Latina. Es el país que hace de lastre, con un crecimiento proyectado para este año por debajo del 2%. El Banco Mundial lamenta en este caso que no se haya forjado una agenda de reforma para romper a corto plazo con este escenario de bajo crecimiento, baja tasa de ahorro y baja inversión. "Ya no se puede contar con la ayuda de factores externos", dijo de la Torre.
Es decir, coincidiendo con la valoración del FM

I, los países emergentes dejaron de ser las estrellas del crecimiento. Sin embargo, el Banco Mundial se muestra optimista aunque con cautela al hablar de América Latina. A favor de la región, a diferencia de Asia, juega que supo capitalizar el viento de cola externo para potenciar la demanda interna y logró una mayor integración del sistema financiero. Eso hace ahora que sean menos vulnerables a choques externos que en el pasado.


Es más, los economistas del Banco Mundial señalan que en la mayoría de países de la región habrá fluctuaciones en los ciclos de negocios similares a las que se ven en las economías avanzadas. Es decir, el patrón pasado expansión y contracción es historia. También indica que tienen más margen de maniobra para adoptar políticas monetarias y cambiarias para hacer frente a las turbulencias.


Ruptura con el pasado

Otra ruptura con el pasado, y que hace a América Latina más resistente a los choques externos, es que la región logró durante las últimas dos décadas reequilibrar la manera en la que se financia. Ahora ya no depende tanto como en los años 1990 del crédito que le llega de los bancos internacionales y la inversión es más directa. Es más, en lugar de pedir prestado, presta al mundo.


Esta mayor integración financiera de América Latina da tranquilidad. Pero la región no es inmune, porque la inversión directa extranjera y las remesas también están sujetas a ciclos y pueden actuar en sentidos opuestos. El gran reto es lograr que las dos actúen en la misma dirección por eso se vuelve a pedir que se intensifiquen las reformas para mejorar la competitividad vía un incremento de la productividad.


También reclama un mejor diseño de las políticas sociales en los presupuestos nacionales, para hacer frente a la presión fiscal derivada de un menor crecimiento económico. Es, indican desde el Banco Mundial, un reto importante si los países de América Latina quieren mantener el rápido ritmo de progreso social al que se acostumbró durante la pasada década. "Desafortunadamente, en todos los países no será posible conseguirlo", concluye.


A modo de que conclusión, pide a los países de la región que utilicen el potencial de la inversión extranjera y de las remesas en políticas de innovación y productividad. En el caso de los hogares que reciben remesas, se recomienda que inviertan ese dinero de sus familiares en salud, educación y vivienda. Eso, a su vez, permitirá crear un clima de negocio que atraerá a sus propios trabajadores y más inversión extranjera.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Sandro Pozzi
  • País
  • Región
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Lunes, 07 de Abril de 2014 08:21

Vida cotidiana de la gente común: Venezuela

La vida cotidiana en la Venezuela convulsionada por protestas y muertes parece más bien refrenada por la rutina que desbocada por los furores de la crisis. En cada barrio y en cada sector social las cosas transcurren de modos bien distintos, por lo menos en la segunda mitad del mes de marzo, cuando los campesinos otean el horizonte y aguzan la escucha, identificando señales de la próxima temporada de lluvias que devolverá la plenitud a sus resecas tierras.

 

En Barquisimeto, capital del Estado occidental de Lara, en la vecina y calurosa Barinas y en el valle de Sanare, donde las montañas circundan una región agropecuaria salpicada de cooperativas y agricultura familiar, donde transcurrió mi tiempo venezolano, la crisis tiene tiempos, colores y gestos bien distintos de los que aparecen en los grandes medios internacionales.


En pueblos y localidades no pude ver filas de vecinos para conseguir alimentos, algo bien visible en los barrios populares de Barquisimeto, una ciudad de millón y medio de habitantes gobernada por la oposición. La fila, o cola como le decimos en Sudamérica, más larga que pude observar se formó un viernes en las puertas del mercado del centro de Cecosesola (Cooperativa Central de Servicios Sociales del Estado Lara), una red de más de 60 cooperativas de producción y servicios. La fila ocupaba unos 400 metros.


Cecosesola tiene tres grandes mercados en Barquisimeto. El del centro tiene 90 cajas, una zona de víveres y otra de verduras y frutas, en una enorme superficie de más de 5.000 metros cuadrados. Los tres mercados abastecen el 30% de los alimentos frescos de la ciudad y son visitados por 200 mil personas durante los tres días que abren cada semana, por lo que son un punto clave para observar el desabastecimiento.


Hablando con la gente que hacía la fila, detectamos un pequeño núcleo de unas 500 personas que estaban formadas desde la noche anterior, muchas venidas desde pequeños pueblos del estado y algunas desde otros estados. Pero a medida que se recorría la fila, los testimonios disminuían considerablemente el tiempo de espera. Hacia la mitad del recorrido el tiempo promedio era de apenas una hora.


Para ingresar a la zona de frutas, verduras y hortalizas no hacía falta esperar. Los productos abundan, al final de la jornada no existían faltantes salvo en algún rubro crítico como tomates. El problema principal está en los víveres, sobre todo en los que tienen precios regulados y son por lo tanto mucho más baratos que en el mercado «libre». Hay cuatro o cinco productos realmente escasos: harina, café, azúcar, leche, aceite y papel higiénico, entre los más básicos.


Pero esta es apenas la parte formal de la feria de Cecosesola. Lo más importante hay que indagarlo, conversarlo largamente con sus socios y trabajadores, escuchando testimonios realmente sorprendentes. La inmensa mayoría de los clientes pertenecen a los sectores populares, aunque en los últimos meses la presencia de clases medias viene creciendo, en alguna medida por la crisis económica.


Pese a la gran cantidad de personas que acuden viernes, sábados y domingos, los únicos días que abren, el clima es de serenidad y buen humor. El viernes que me tocó asistir, varias personas habían perdido el calzado por las prisas en el momento en que se abren las puertas. Apenas difundieron el hecho por los micrófonos, varias personas se acercaron a entregar los zapatos perdidos. Así sucede cada día con otros valores, incluyendo billeteras, carteras y bolsos. Un clima de confianza construido con rigor y paciencia por la organización cooperativa.


En nuestros mercados no hay cámaras de vigilancia y nos limitamos a lo que llamamos vigilancia comunitaria, que es la participación de la comunidad en todo lo que se relaciona con la feria», explica Gustavo Salas, que se empeña en destacar que la red de cooperativas con sus 20 mil socios y 1.300 trabajadores no tiene directiva y funciona con asambleas permanentes. Los trabajadores tienen todos el mismo «anticipo» (o salario) y rotan entre las ferias, la funeraria, las tareas administrativas y el centro de salud. Una de las doctoras del Centro Integral Comunitario de Salud, Carmen, ocupa su puesto en la caja del mercado todas las semanas, para asombro de los compradores.


Pese a la inexistencia de cámaras y de vigilantes privados, las ferias de Cecosesola tienen muchas menos «fugas» (vocablo con eluden el incómodo de «robos») que los supermercados: 1% frente al 5% de las grandes superficies. Luego de cuatro décadas, una parte importante de los que acuden a las ferias tienen un sentido de pertenencia que los lleva, incluso, a participar en las reuniones semanales de los asociados que están siempre abiertas a la comunidad.


El mismo viernes en el que estuve toda la mañana en la feria del centro, participé en la reunión semanal del centro de salud. Un gran círculo formado por unas 55 personas debatió durante cuatro horas los problemas más importantes de la semana. La palabra circulaba entre trabajadores de mantenimiento, cocina y limpieza, enfermeras, técnicos y médicos. Primero hicieron una dinámica grupal y luego debatieron los gastos que se hicieron para acondicionar el quirófano. Hubo un largo debate por errores del responsable de la caja, que no estaban ligados a mala gestión sino a descuidos. Una pediatra propuso acondicionar mejor las salas de espera donde los niños gritan y corren entorpeciendo las consultas.


El clima era de fraternidad, incluso cuando se abordó el espinoso tema de la caja. Lo más notable es que de los 60 médicos del centro, que tienen salarios diferenciados y muy superiores al resto, este viernes acudieron ocho a la asamblea, algo que los más veteranos destacaron por inédito. La cuestión de los médicos es un problema de difícil solución, ya que se consideran varios escalones por encima de la gente común. Todos comparten el almuerzo en el comedor, una práctica común entre los trabajadores de Cecosesola que les facilita la construcción de un espíritu comunitario. Y todos, menos los médicos, rotan su «hacer», al que no llaman trabajo. Muchos trabajadores hacen prácticas de enfermería para rotar también esa tarea.


El edificio del centro de salud es muy diferente a los tradicionales hospitales. Su diseño demandó tres años de discusiones con arquitectos solidarios. El resultado es notable: tres pisos de espacios abiertos que miran hacia la montaña, bien aireados, con grandes superficies abiertas en las que los usuarios conviven en prácticas colectivas de tai chi y otras disciplinas orientales, que facilitan la comunicación entre seres que ya no se definen como «pacientes». Una vez a la semana organizan la bailoterapia, un tiempo que comparten trabajadores y usuarios en el que mezclan diversión y curación colectiva. Un hacer horizontal que forma parte de un concepto no tradicional de salud. Diría que profundamente revolucionario.


Hay muchas más cosas para contar sobre estas cooperativas, como los cultivos orgánicos de los productores que realizan control biológico de las plagas sin agroquímicos. O la parcela ecológica Las Lajitas, en el fértil valle de Sanare, con sus enormes galpones que producen toneladas de compost para los cultivos orgánicos. O los laboratorios que se complementan en elaborar productos e insectos para mantener controladas las plagas, «porque el concepto de combatir las plagas no va con nuestra forma de ver el mundo», apunta un campesino.


Estas son algunas de las muchas experiencias que pude compartir en Venezuela. «Cosas de poca importancia», como diría León Felipe, pero que solo pueden nacer en el suelo abonado de lucha social y que explican, además, las grandes transformaciones que «no empiezan arriba ni con hechos monumentales y épicos, sino con movimientos pequeños en su forma y que aparecen como irrelevantes para el político de arriba», como destaca el subcomandante Marcos.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Raúl Zibechi
  • País Venezuela
  • Región Suramérica
  • Fuente Revista Gara
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

El movimiento de gobiernos progresistas en América Latina vino para superar y dar vuelta a la página del neoliberalismo. Tuvieron un comienzo en que se fueron sucediendo, conforme fueron fracasando los gobiernos neoliberales. Han atacado los puntos más débiles del neoliberalismo: la desigualdad social, la centralidad del mercado, los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos. La derecha de cada país y Washington, perdieron capacidad de iniciativa.


¿Qué iban a decir sobre políticas sociales que disminuyen la desigualdad, la pobreza, la miseria y la exclusión social, producidos por sus gobiernos a lo largo de tanto tiempo? ¿Qué podrían argumentar en contra de la acción del Estado para resistir a la recesión producida en el centro del capitalismo? ¿Cómo garantizar derechos sociales y desarrollo económico, sino impulsados desde el Estado, todavía más en época de recesión? ¿Qué argumentos podrían tener en contra de la intensificación del comercio con China y del comercio regional, dos sectores dinámicos en una economía mundial recesiva? ¿Qué pueden argumentar en contra de la extensión del mercado interno de consumo popular, que amplía el acceso de la gente a bienes fundamentales de consumo, a la vez que abre espacio de realización para la producción nacional?
Las derechas latinoamericanas, donde se han instalado gobiernos progresistas, han quedado reducidas a la inacción, a la oposición sin alternativas. Basta con decir que en los países en que se han aprovechado de gobiernos todavía débiles, para recuperar el poder —como en Honduras y Paraguay—, aun ahí lo han hecho por la vía de golpes blandos, hiriendo la misma institucionalidad construida por ellos.


Pero un revés de esa dimensión, propiciado por tantos gobiernos progresistas a la vez en América Latina, aislando como nunca a los Estados Unidos, no podría dejar de tener contraofensivas de parte de las derechas locales y de Washington. Las primeras reacciones fueron netamente golpistas, como el intento del 2002 en Venezuela, que fue el ejemplo más expresivo y que cerró el período de intentos golpistas de viejo estilo.


Enseguida vinieron otros intentos, más diversificados. Una modalidad que se repite siempre es el intento de tildar a los gobiernos de "corruptos", que se asocia a la idea de que los partidos de izquierda se apropian del Estado para sus fines y de que toda fuente de corrupción viene del Estado. La ofensiva en contra del gobierno de Lula en 2005 es el mejor ejemplo de esta modalidad.


En Bolivia la derecha retomó la iniciativa teniendo como tema la reivindicación de la autonomía de provincias en contra del gobierno central de Evo Morales. Posteriormente, el tema ecológico fue utilizado por la oposición para apoyar a marchas en contra del gobierno.
En Argentina, la ofensiva del 2007 en contra del gobierno de Cristina Kirchner se centró en la elevación de impuestos —otro tema permanente de la derecha— a la exportación de la soya. Posteriormente, temas vinculados a la inflación y al desabastecimiento —al igual de lo que actualmente sucede en Venezuela— son los centros de las campañas opositoras.


La cuestión de la violencia y la seguridad pública es regularmente utilizada por los sectores conservadores en la perspectiva de sembrar pánico en la población y de demandar siempre actuaciones más duras –en lo policial y en lo penal– de los gobiernos y de los Estados.
El listado podría ser más largo y debiera ser, especialmente más detallado. Sin embargo nos basta para que podamos, en primer lugar, constatar que lo que la CEPAL llamara, en su momento, un período "fácil" de acumulación, ya fue superado. Las derechas se recomponen y contando con Estados Unidos, buscan recuperar la iniciativa. No tienen propuestas alternativas de gobierno, oscilan entre afirmar que harán lo mismo, pero "mejor", o proponen formas distintas de retroceso a políticas neoliberales, de lo cual las oposiciones brasileñas son el ejemplo más claro, reivindicando el equipo económico del gobierno de Cardoso.


Lo que es cierto es que hoy los gobiernos posneoliberales han logrado un gran apoyo popular, centralmente por sus políticas sociales, determinantes en el continente más desigual del mundo. Los discursos políticos logran ciertos grados de consolidación de esos apoyos – lo que significa hegemonía -, pero cuando hay fallas en las políticas sociales, directamente por problemas en las áreas correspondientes o, indirectamente, por ejemplo, cuando procesos inflacionarios quitan capacidad de compra de los salarios, se pierden apoyos de la población.

 

Las políticas sociales, por esenciales que sean, permiten formas de consenso pasivo. De ahí las sucesivas victorias electorales, aun en medio de los monopolios privados de los medios de comunicación. Pero el paso de los consensos pasivos – aquellos en que, consultadas, las personas se pronuncian a favor de los gobiernos, por sus políticas de carácter popular – a consensos activos, en los que la gente dispone de argumentos a favor de esas políticas, de valores correspondientes a las formas de vida solidarias, y se dispone a organizarse y a movilizarse en su defensa, requiere estrategias específicas, de construcción de hegemonías alternativas.


Esos análisis tienen que tomar en cuenta el marco general de la hegemonía conservadora, incluyendo las formas de vida y de consumo exportadas por Estados Unidos y asumidas por amplias capas de la población, el monopolio de los medios de comunicación y los otros factores que componen el período histórico que vivimos en América Latina.


Hay que denunciar siempre las maniobras de la derecha y de su gran aliado, el gobierno de los Estados Unidos, pero hay que tener conciencia que, cuando logran retomar iniciativa y logran imponer reveses a las fuerzas progresistas, es porque han encontrado errores de esas fuerzas. Es hora de un balance de las trayectorias recorridas por esos gobiernos, desde el triunfo de Hugo Chávez en 1998, pasando por todos los avances y los tropiezos desde entonces, en la perspectiva de la formulación consiente de estrategias de hegemonía pos neoliberales, tomando en cuenta las fuerzas propias y las de los adversarios, así como nuestros objetivos estratégicos.


Ellos siempre actuarán conforme a sus intereses y objetivos. Nos toca tener claros los nuestros, hacer balances constantes y actuar de forma coordinada en la perspectiva de nuestros objetivos.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Emir Sader
  • País
  • Región
  • Fuente Público.es
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Jueves, 03 de Abril de 2014 06:20

Vientos que soplan en contra

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió ayer que las economías desarrolladas necesitan adoptar una actitud atrevida para acelerar la recuperación global, que sigue siendo modesta y frágil. "En 2013 el crecimiento global fue de 3 por ciento y se proyecta una modesta mejoría para 2014 y 2015, aunque todavía por debajo de tendencias pasadas", indicó Lagarde en una conferencia en el centro School of Advanced International Studies de la Johns Hopkins University en Washington. También alertó sobre "la creciente volatilidad en los mercados emergentes, asociada a la disminución del estímulo monetario estadounidense y combinada con un clima financiero externo menos benigno, en general". No obstante sostuvo que, aunque se están desacelerando, las tasas de crecimiento de los mercados emergentes se encuentran entre las más altas del mundo.


El discurso de Lagarde se produce días antes de que el FMI presente sus nuevas previsiones de crecimiento global el próximo martes, previo al inicio de la tradicional reunión de primavera que organiza en Washington junto al Banco Mundial (BM). La directora sostuvo que, mientras el mundo sigue luchando para escapar de la crisis financiera de 2008, las economías están amenazadas por las tensiones entre Ucrania y Rusia y la falta de acción de los países que deberían encabezar el crecimiento. "La situación en Ucrania es una de las que si no se gestionan bien, podría tener implicaciones más amplias", consideró Lagarde, quien analiza un programa de asistencia financiera a Kiev de entre 14.000 y 18.000 millones de dólares para estabilizar su economía. Sostuvo que este "auge de las tensiones geopolíticas", podrían "nublar" las perspectivas económicas en el mundo.


Lagarde dijo que el mundo está emergiendo de la mayor crisis financiera de los casi últimos cien años y que se encuentra en un punto crítico. Consideró que la economía global ha escapado de la recesión de 2007-2009, aunque agregó que el crecimiento general sigue siendo demasiado lento y débil. "Se encuentra en curso una recuperación moderada y frágil, y es preciso cambiar de marcha para encaminarse hacia un crecimiento más rápido y sostenible." La economista señaló como obstáculos al crecimiento de corto plazo el riesgo de persistente inflación en la Zona Euro, ya que de prolongarse "puede ralentizar la demanda y la producción".


En su diagnóstico, destacó que la actividad económica para las economías avanzadas, como Estados Unidos, la Zona del Euro y Japón, está mejorando, pero a diferentes velocidades. Por su parte, las tasas de crecimiento de los emergentes se encuentran entre las más altas del mundo, y puntualizó el caso de las economías de Asia, que "seguirán brillando" en el escenario mundial. El crecimiento de Africa subsahariana también sigue siendo vigoroso. "Las condiciones son más complicadas en los países árabes en transición, ya que su crecimiento continúa frenado por un difícil contexto sociopolítico", sentenció Lagarde.


La economista francesa explicó que un período posiblemente prolongado de baja inflación puede inhibir la demanda y el producto, y por extensión el crecimiento y el empleo. Sobre este punto, insistió en que el costo del actual crecimiento anémico es alto: "Escaso avance del ingreso y retroceso paulatino del desempleo". "El riesgo es que si las políticas no son lo suficientemente ambiciosas, el mundo caiga en una trampa de bajo crecimiento a mediano plazo", afirmó. Según detalló, el objetivo es lograr que el crecimiento a mediano plazo alcance velocidad de crucero, aunque no brindó cifras respecto de cuál sería el nivel óptimo que debería conseguir la economía global.


Respecto de los planes de estímulo, la titular del Fondo apuntó al Banco Central Europeo (BCE), al que instó a aplicar una "política monetaria más expansiva, incluidas medidas no convencionales, para elevar las perspectivas de alcanzar la estabilidad de precios en la Zona Euro". En ese sentido, consideró que podría reducir aún más sus tasas de interés. En muchos países hay cada vez menos margen para aplicar políticas macroeconómicas de estímulo, consideró, por lo que sostuvo que las reformas estructurales adquirirán mayor relevancia como instrumento de política para una sostenida recuperación.

Informacion adicional

  • Antetítulo LAGARDE ADVIRTIO QUE CONTINUARA LA VOLATILIDAD EN PAISES EMERGENTES
  • Autor
  • País
  • Región
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Los impactos del calentamiento global ya son visibles en todos los continentes y en todos los océanos, alerta el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que dibuja un panorama futuro muy lúgubre si los líderes mundiales no actúan a tiempo. De no adoptar medidas, el texto prevé que durante este siglo aumente el desplazamiento de poblaciones, sobre todo en zonas litorales que se verán afectadas por la subida del nivel del mar, las inundaciones y la erosión de las costas. El informe también alerta sobre el descenso de las cosechas, la extinción de especies y la degradación de los ecosistemas. Y apunta incluso al riesgo de que se produzcan conflictos violentos o guerras civiles.

 

El IPCC, la mayor red científica del mundo dedicada a estudiar el cambio climático, desvela hoy en Yokohama (Japón) la segunda de las tres partes de su extenso informe de actualización sobre la literatura científica del calentamiento, llamado AR5. Sus centenares de autores, escogidos por Naciones Unidas, han contado con más del doble de estudios que la última vez (el AR4 es de 2007) para elaborar informes que serán clave en las negociaciones de las próximas cumbres internacionales sobre el clima. El informe del Grupo I, divulgado en septiembre pasado, concluyó que la actividad humana es la responsable del cambio climático. Ahora el Grupo II presenta su revisión sobre sus impactos, la vulnerabilidad de los territorios y las posibilidades de adaptación.

 

Los efectos del calentamiento global no son una amenaza futura e inconcreta, sino que ya pueden observarse en muchas regiones, asegura el IPCC en su resumen para los responsables políticos: fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor, sequías y ciclones; cosechas menos abundantes; cambios en las precipitaciones que afectan el acceso a los recursos hídricos... Y el mundo está "mal preparado" para enfrentarse a los impactos futuros, añade la nota de prensa que lo acompaña. Un texto que se ha estado consensuando durante este fin de semana con los responsables políticos y que rebaja algunas de las previsiones incluidas en un borrador filtrado hace unos días. Estas son algunas de las alertas que lanza el informe:


Conflictos. Se prevé que el cambio climático aumente el desplazamiento de poblaciones durante el siglo XXI, especialmente en países en vías de desarrollo, señala el texto, que añade: "Indirectamente, puede incrementar el riesgo de conflictos violentos en forma de guerra civil y entre comunidades al amplificar factores instigadores de conflictos bien documentados como pobreza y perturbaciones económicas".
Más pobreza. Los peligros relacionados con el clima "afectan directamente" a las vidas de los más pobres, porque impactan en sus medios de vida, en la reducción de las cosechas, en la destrucción de sus viviendas y, de forma indirecta, al aumentar los precios de la comida y la inseguridad alimentaria.


Costas. La previsible subida del nivel del mar durante el siglo XXI provocará inundaciones y erosión del litoral. Al mismo tiempo, las proyecciones muestran que el aumento de la población, el desarrollo económico y la mayor urbanización atraerán a más personas hacia zonas costeras, con lo que el peligro será mayor. El informe asegura que los costes de adaptación a esta realidad varían mucho entre países. En el caso de algunos en vías de desarrollo y de pequeños Estados insulares, hacer frente a los impactos y a los costes de adaptación puede suponer varios puntos porcentuales de su producto interior bruto.


Seguridad alimentaria. El calentamiento global, la subida del nivel del mar y los cambios en las precipitaciones afectarán a las tierras cultivables. Y no para bien, según el informe. En el caso de los principales cultivos (trigo, arroz y maíz), en las regiones tropicales y templadas, el texto habla de "impacto negativo" en las cosechas si la temperatura sube más de dos grados centígrados y no se toman medidas de adaptación.


Salud. El informe señala que la carga de enfermedad provocada por el cambio climático es pequeña si se compara con otras consecuencias y que no está bien cuantificada. Sin embargo, añade que ya hay evidencia de mayor mortalidad relacionada con el calor y menor con el frío en algunas zonas como resultado del calentamiento. Los cambios en la temperatura y la precipitación ya han alterado la distribución de algunas enfermedades transmitidas por el agua, añade. Los riesgos futuros incluyen problemas de salud en zonas costeras y pequeñas islas debido a la subida del nivel del mar y las inundaciones[RFC 1-5], así como en grandes poblaciones urbanas a causa de inundaciones tierra adentro. Hasta la mitad del siglo XXI, el impacto consistirá en "el agravamiento de problemas de salud ya existentes". A más largo plazo, pero dentro del siglo, los científicos creen que empeorará la salud en regiones de países en desarrollo.


Océanos. Ya están notando los efectos del cambio climático: mayor calentamiento (provoca desplazamiento de especies marinas, como el bacalao atlántico hacia latitudes polares), acidificación y deficiencia de oxígeno.


Ecosistemas. Algunos hábitats "únicos y amenazados" ya están en peligro debido al cambio climático. Si la temperatura media sube un grado más, aumentará el riesgo de "consecuencias graves". Con una subida de dos grados, el riesgo se ampliará a muchas especies con capacidad de adaptación limitada, especialmente en los arrecifes de coral y el Ártico. El texto alerta de que, si no se actúa, los cambios en algunos ecosistemas pueden ser "abruptos e irreversibles".


Medio rural. El texto alerta del peligro que acecha a las zonas rurales debido al acceso insuficiente al agua potable y de riego, y del descenso de la productividad de las cosechas. Agricultores y pastores en regiones semiáridas serán los más afectados en un futuro próximo.
Acceso al agua. El informe asegura que los recursos de aguas superficiales y subterráneas renovables "se reducirán significativamente" en la mayoría de las regiones subtropicales, lo que "intensificará la competición por el agua entre sectores".

Informacion adicional

  • Antetítulo El cambio climático traerá más pobreza, éxodos y violencia
  • Autor Elena G. Sevillano
  • País
  • Región
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Nadie en Medio Oriente estudiará la violenta tragedia de Ucrania con más satisfacción –y profunda preocupación– que el presidente de Siria, Bashar Assad. No le importarán un comino las críticos de Obama, quienes ya están regañando al presidente por darle a Vladimir Putin luz verde para respaldar al presidente ucraniano cuando, el año pasado, el estadunidense amenazó con bombardear Damasco. A Assad tampoco le importa mucho el futuro de la carrera política del ahora destituido líder ucraniano, a quien conoce muy bien.


En vez de eso, se preocupará por las notables similitudes entre el asediado gobierno de Yanukovich y su propio régimen, que aún lucha contra opositores armados. Los paralelismos no son, por mucho, exactos. Aunque los enemigos del mandatario sirio aseguran que sí lo son, sobre todo cuando afirman que el ucraniano y el sirio son hermanos de sangre. Sin embargo, ambas historias son lo suficientemente similares como para convencer al presidente sirio y a su fiel escudero –el ministro del Exterior Walid Moallem– del grado de apoyo que Putin da a su aliado en Kiev.
Sin el apoyo de Rusia e Irán, Assad a duras penas hubiera sobrevivido los tres últimos años de guerra en Siria. De la misma forma, Yanukovich, sin la amistad fraternal de Rusia, aguantó a las fuerzas de oposición y el coqueteo de Estados Unidos con Ucrania durante mucho tiempo. El canciller ruso, Segei Lavrov, ha usado casi las mismas palabras de irritación y enojo contra la postura de Estados Unidos sobre Ucrania, como cuando Washington amenazaba con bombardear Siria.

Si Ucrania constituye el muro defensivo de Rusia contra Europa en el este, Siria, que combate contra rebeldes islamitas tan fieros como los que Putin ha enfrentado en Chechenia, es parte del flanco sureño de Moscú

.
Existen otras interesantes comparaciones. La inicial oposición a Assad, que siguió a revoluciones en Túnez y Egipto, fue pacífica, aunque ocasionalmente aparecieran hombres armados en los primeros días de la revuelta. Luego, desertores del ejército formaron una oposición armada que rápidamente fue tomada por radicales que estaban más interesados en derrocar a Assad e instaurar un califato que en la Siria libre que los opositores demandaban originalmente.


De forma semejante, en Kiev, los detractores de Yanukovich se vieron incómodamente vinculados con pequeños grupos de extrema derecha neonazi que, a ojos de sus enemigos, tenían más en común con los fascistas ucranianos que ayudaron a los alemanes en la Segunda Guerra Mundial que con la resistencia soviética contra la ocupación nazi.


De la misma forma en que los primeros opositores de Assad eran idolatrados por Occidente –y sus medios de comunicación– como luchadores por la libertad, la oposición ucraniana era considerada antirégimen, más que anticonstitucional, por los mismos poderes y los mismos periódicos.
Una vez que el conflicto en Siria se volvió armado en ambos lados, Occidente y sus aliados árabes enviaron armamento a los enemigos de Assad. No existe evidencia de que Occidente haya hecho lo mismo con los opositores a Yanukovich, algunos de los cuales también están armados, pero es lo que asegurará; es sólo cuestión de tiempo.


Hay diferencias, por supuesto; Yanukovich llegó al poder electo en en comicios más convincentes que Assad. Ucrania no está oficialmente dividida: el catolicismo y el cristianismo ortodoxo reflejan fronteras internas, si bien la guerra civil entre católicos, serbio croatas y ortodoxos en la ex Yugoslavia no sugiere un final feliz para el sufrimiento de Ucrania. Siria ha creado áreas de conflicto en las que los sunitas, en su mayoría, combaten a chiítas, alauitas, cristianos, drusos y otros, junto con sunitas de clase media y militares sunitas que apoyan al gobierno
Desde hace mucho hay contactos entre Siria y Ucrania. Justo antes de la revolución en Siria, Assad visitó Kiev y firmó un tratado de libre comercio y escuchó a Yanukovich elogiar al país árabe y decir que era la puerta de Ucrania hacia Medio Oriente.


Hay nexos aún más estrechos: el gran número de estudiantes sirios que asisten a universidades ucranianas y la gran población de ciudadanos de Ucrania nacidos de padres sirios y soviéticos antes del colapso del comunismo en Europa del este. Los generales sirios de mayor edad conocen Kiev gracias a que ahí hicieron sus primeros entrenamientos militares.


Pero la pregunta es: ¿podrá Putin seguir apoyando a Yanukovich si la presión de Estados Unidos y Europa siguen en aumento? ¿Vale la sobrevivencia de Yanukovich una nueva guerra fría? De ser así, Assad está a salvo: los rusos no abandonarán a Siria, dado que esto sólo demostrará lo fácilmente que ellos pueden darle la espalda a la Ucrania rusa.


Pero ¿qué pasará si Estados Unidos ofrece a Putin carta blanca en Ucrania a cambio de que abandone a Assad? Entonces Obama podrá hacer una vez más su proclama fraudulenta de que fueron las amenazas estadunidenses, y no la mediación rusa, lo que obligó a Assad a entregar a la ONU sus armas químicas.

Obama también insistirá en que el presidente sirio debe dejar el poder y abrir el camino para un gobierno de transición que Estados Unids, los británicos y otras naciones europeas han promovido desde Ginebra.


Assad, sin embargo, es un sobreviviente. Su partido Baaz basa sus enseñanzas en la autopreservación que le impartieron los antecesores de Putin. Assad puede entender a Yanukovich, pero conoce a Putin mucho mejor. No por nada los egipcios apodan al líder ruso, con gran admiración, El Zorro.


Por eso, Putin ha enviado a su mediador personal a Kiev, para lavarse las manos de Damasco le haría un daño incalculable a la imagen de Moscú como defensor del nuevo Medio Oriente.


Los sirios saben que Rusia es lo suficientemente grande como para cubrir ambos frentes, y por lo tanto, Putin seguriá batallando por sus aliados, antes de que Ucrania se convierta en otra sangrienta Siria, con la esperanza de que Obama se muestre tan santurrón y debil en Kiev, como lo fue en Damasco.


Traducción: Gabriela Fonseca

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor ROBERT FISK
  • País Ucrania
  • Región Euroasia
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

La reducción de los índices de pobreza en América Latina a lo largo de la primera década del siglo XXI es un éxito reconocido por toda la comunidad y organismos internacionales, sin embargo, la incapacidad por disminuir, en la misma intensidad, la brecha de la desigualdad es una asignatura pendiente que, si no se combate, puede obstaculizar el crecimiento económico en la región y contribuir a la ralentización que auguran todas las previsiones macroeconómicas, de acuerdo con el último informe del Banco Mundial. En el estudio Ganancias sociales en la balanza en América Latina y el Caribe, que la organización ha presentado este martes en Washington, se aconseja a los países del hemisferio que adopten políticas fiscales redistributivas y que garanticen el acceso generalizado a bienes y servicios básicos para promover un desarrollo inclusivo en el continente.


"La pobreza ha seguido decreciendo de manera importante en América Latina en 2012, situándose en el 12,3%. Pero ahora el mayor porcentaje de la población en la región lo componen las familias vulnerables", ha señalado durante la presentación del informe Louise Cord, responsable del Grupo de Reducción de la Pobreza, Género y Equidad del Banco Mundial. El informe advierte de que la falta de progreso en la reducción de la desigualdad en América Latina puede poner en riesgo el proceso de disminución de la pobreza en pos de un crecimiento de la clase media en la región. "Si no se reduce la desigualdad, esta circunstancia podría poner en cuestión el avance en la reducción de los niveles de pobreza" ha señalado Cord

Entre las causas que explican las dificultades de los Gobiernos de la región a la hora de no poder frenar la divergencia entre ricos y pobres, el Banco Mundial cita un crecimiento en los ingresos que no se ha visto acompañado por una redistribución de las rentas. El informe de la organización advierte de que si persiste esa inercia "el progreso en reducir la pobreza y mejorar la prosperidad pueden ser más evasivos".


El Banco Mundial propone como motores para paliar el problema de la inequidad la adopción de políticas económicas más redistributivas y el desarrollo de estrategias que extiendan el acceso a los bienes y servicios básicos a toda la población, poniendo el énfasis en la infancia. El informe, reconoce cómo son los países del Cono Sur –Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay- quienes continúan liderando a la región en cuanto a disminución de la pobreza, cayó un 37% en 2012, frente a la zona andina –donde ha descendido en un 22%-. Centroamérica y México, sin embargo, han expandido el tramo de población por encima del umbral de la pobreza, alcanzando el 41%.


Para George Gray Molina, economista jefe del programa de Desarrollo de Naciones Unidas de la Oficina para América Latina, ahora mismo México y Brasil constituyen los dos principales modelos en la región para abordar la reducción de la pobreza y la inequidad. "Las reformas fiscales en México tienden a crear un entorno más favorable para las empresas y están enfocados a reducir la desigualdad a través del crecimiento económico", ha señalado Gray durante la presentación del informe del Banco Mundial. "Brasil ha optado por el modelo de la protección social, enfocado en recortar la desigualdad a través de la inversión pública". Para el economista va a ser muy importante observar lo que ocurre en los próximos dos años en ambos países para determinar cuál de las dos estrategias es más eficaz.


De acuerdo con el informe, el crecimiento de los ingresos y las políticas redistributivas explican el liderazgo del Cono Sur, de acuerdo con el documento del organismo. En el caso de los países andinos, es únicamente el aumento de los ingresos lo que justifica la reducción en el nivel de la pobreza, mientras que en el caso de México y Centroamérica aunque estos dos factores "han contribuido por igual a disminuir la inequidad, la aportación de la subida de ingresos ha sido inferior que en el resto de regiones".


En cuanto a la política redistributiva, el Banco Mundial alerta del problema que para América Latina supone la generalización de los impuestos indirectos, un factor que contribuye a ralentizar la reducción de la brecha de desigualdad. "El impacto regresivo de la estructura impositiva afecta mucho más a los más pobres", señala el informe. Cord ha incidido en esta idea reconociendo que en la región "la política fiscal es un instrumento que no está siendo suficientemente utilizado por los Gobiernos para combatir la desigualdad.


En el caso de la generalización del acceso a bienes y servicios públicos, para el Banco Mundial "permitir que los menores tengan las mismas oportunidades de disfrutar de educación básica, salud e infraestructura inmobiliaria es central para fomentar una sociedad más equitativa, libre de pobreza y que garantice el desarrollo de todo el potencial de las personas durante la infancia". El informe pone el énfasis en el acceso a la educación, una vivienda digna y las nuevas tecnologías como los principales pilares para multiplicar las posibilidades de progreso y destaca que, en muchas ocasiones, es el entorno en el que una persona nace lo que determina la calidad y la extensión de ese acceso.


En este sentido, Cord tiene esperanza en la clase media, cada vez más afianzada en América Latina, pueda impulsar un cambio en esta tendencia. "La clase media está creciendo y va a demandar cada vez más de sus Gobiernos una mayor responsabilidad en que los servicios sean de calidad", ha señalado.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Eva Saiz
  • País
  • Región América Latina
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Lunes, 24 de Febrero de 2014 06:33

«Situación» y «proceso» en Venezuela

La complejidad de las agitaciones, las protestas y las marchas y contra–marchas en Venezuela constituyen un motivo serio de reflexión; o de preocupación; o de estudio —para politólogos, internacionalistas, políticos, economistas, analistas de medios y para la sociedad civil, por decir lo menos, en América Latina.


La "situación" no es simple. Desde el seguimiento y el recuento de los acontecimientos en Mérida o en Caracas, en Maracaibo o Lara, por ejemplo, lo cierto es que la sociedad entera se encuentra fuertemente polarizada. Las elecciones pasadas presidenciales, de gobernadores y municipales así lo permitían anticipar. Algo serio sucede en la "Revolución Socialista del Siglo XXI", como solía denominarla Hugo Chávez.
Pues bien, si hay que creerles a los dirigentes, lo de Venezuela —desde la llegada al poder del socialismo con el golpe, primero, y la victoria, después, de Chávez— no es una situación. Es un proceso revolucionario. Un proceso que estuvo alimentado por el incremento vertiginoso y milagroso de los precios internacionales del petróleo. Un proceso al que lo más trágico que le pudo haber sucedido fue la desaparición temprana de su más destacado dirigente, el ciudadano–presidente Chávez.


Lo que vemos hoy en las noticias y los twitters, en la información oficial y en la no–oficial, es el resultado de un proceso que se venía incubando desde cuando Chávez estaba al frente del poder. Él lo previó y lo vio venir. Hasta cuando se le atravesó, como se dice correctamente, esa "enfermedad larga y penosa".


Para bien o para mal, lo de Venezuela es un proceso revolucionario. Pero —eso hay que tomarlo al pie de la letra— no a la manera de los procesos acontecidos en el siglo XX. Exactamente en ese sentido quiere llamarse "socialismo del siglo XXI". Esto es, un socialismo que no depende para su victoria ya de un bloque internacional fuerte y consolidado, sino un gobierno socialista que emerge en un mundo multipolar, en crisis sistemática y radical del capitalismo, el cual, sin embargo, está lejos de ser derrotado; en fin, de la emergencia de diversos centros estratégicos alrededor del mundo. Un socialismo que exige reformularse a sí mismo de manera constante.


La principal fortaleza del proceso venezolano consiste en las bases populares que las diversas Misiones venezolanas han implementado de manera sistemática. Con la ayuda decisiva de La Habana, y en el proceso de construcción de las defensas todas —sociales y políticas, militares e ideológicas— de la revolución bolivariana que se inicia en 1999 y a la fecha lleva 15 años. Un abrir y cerrar de ojos en perspectiva histórica.
En ese proceso se han cometido graves errores —siendo quizás el más serio la falta de comprensión y de decisiones del gobierno con respecto al capitalismo venezolano—. Como resultado, los capitales que se han fugado son inmensos, y continúan saliendo de Venezuela, y esta es, con seguridad, una de las principales razones del desabastecimiento, la devaluación y la inflación. Según algunos cálculos, se han fugado de Venezuela más de 400 mil millones de dólares en los últimos meses. En fin, al cabo no son tanto las ideas las que mueven a los hombres y pueblos, sino razones más básicas, como hambre, injusticia, violencia.


A lo que hay que agregar el más sensible de cualquier proceso político o revolucionario en cualquier país, a saber la existencia —más fuertes o débiles, más tarde o temprano— de divisiones al interior de los círculos de poder. Con nombre propio: Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Elías Jaua, para nombrar los tres nombres más destacados de cada una de las fuerzas constitutivas y articuladoras del proceso venezolano.
Y en medio de todo, qué duda cabe negarlo, serias acusaciones de corrupción y desvío de fondos, de enriquecimiento ilícito y alianzas dudosas con fuerzas y poderes poco claros; en fin, la prevalencia de actitudes típicamente astutas y maquiavélicas, jugando todas en los entresijos entre lo público y lo oculto.


La suerte de Venezuela depende en el futuro inmediato de las acciones y decisiones de Nicolás Maduro. Y de quienes lo asesoran, claro. Pero, como en todas las revoluciones, si Maduro resulta incapaz de sostener el control del poder y apaciguar las protestas, el protagonismo pasará a D. Cabello o a E. Jaua; y a quienes ellos representan. Venezuela es sujeto de sus propias acciones y decisiones.

Pero, al mismo tiempo, Venezuela es objeto de intereses, presiones y fuerzas externas. Las miradas no siempre se han concentrado con sensibilidad sobre éstas fuerzas. Asimétricas y desiguales, Venezuela es el objeto de interés por parte de Washington, La Habana, Pekín, Teherán y la propia comunidad latinoamericana. Todo, en primer lugar, gracias al histórico poder natural del hermano país: el petróleo.


La revolución bolivariana, como cualquier revolución, puede radicalizarse. En cualquier acepción de la palabra. Si ello sucede así, los costos no serán pocos. Pero puede también acaso retroceder y perder el control. En cuyo caso los costos también serían onerosos. En cualquier caso, todo parece depender de un balance de costos–beneficios, una expresión que se dice fácil pero que tiene consecuencias del más alto calibre para muchos: los venezolanos mismos, América Latina, los Estados Unidos, La Habana, y en alguna menor medida, también sobre Pekín y Teherán.


Algunas expresiones de esta radicalización son los controles a los medios masivos de comunicación: nacionales e internacionales, por ejemplo. La más seria de todas las consideraciones resulta, por tanto, ¿son los procesos revolucionarios reversibles o irreversibles? La respuesta a esta pregunta no se mide en la noticia del día a día, sino en escalas de tiempo más amplio.


La historia del control del poder entre adecos y copeyanos fue la historia de profundas desigualdades e inequidades de un Estado que siempre estuvo sirviéndose de las rentas petroleras en desmedro de la construcción real de un sector industrial más amplio. Por una razón primaria: la perdurabilidad del petróleo en el mundo tiene un límite histórico en el futuro inmediato o a mediano plazo de la humanidad, como ha sido reconocido por todo el mundo.


El desangre humano, intelectual, social y económico de Venezuela es un factor que no cabe desconocer ni menospreciar en manera alguna. Y la construcción del capital humano, social e intelectual correspondientes que logren remplazar a aquellos no está, a la fecha, garantizado para nada.


Precisamente por ello el título de un problema que cabe tomar en toda su complejidad: "El socialismo del siglo XXI". Inventar la revolución para el mundo actual, o reconvertir las ideas revolucionarias en consignas carentes de contenido real.


Y hablando de procesos de radicalización: en el panorama latinoamericano, la mayoría de países son o tienen gobiernos socialistas, con la excepción de cinco gobiernos de derecha: Perú, Colombia, Panamá, México y el próximo ganador (cualquiera que sea) en Costa Rica. Pero a los grandes capitales no les preocupan los gobiernos socialistas de la región, puesto que la función de producción, las estructuras de poder y las tendencias históricas no han sido alteradas de manera estructural para nada en Argentina, Bolivia y demás. De manera puntual, todos aquellos gobiernos no han cortado para nada las asesorías y pactos militares con los Estados Unidos. Con la notable excepción de Venezuela: una de las primeras medidas que hizo Chávez fue cortar todo vínculo de asesoría militar y demás con Washington.


Y dos hechos reales: a Estados Unidos le duele el petróleo venezolano; tanto a La Habana. Ni uno ni otro pueden permitirse la pérdida del preciado recurso energético. Y mientras tanto, los actores sociales y políticos en Venezuela juegan los papeles de guiones que parecen escritos por fuera de Caracas.


En cualquier acepción de la palabra, Venezuela no ha tocado aún fondo. Y entonces seguiremos siendo testigos de numerosas "situaciones". Todo, mientras se dirimen los procesos.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Carlos Eduardo Maldonado
  • País Venezuela
  • Región Suramérica
  • Fuente Palmiguía
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Viernes, 21 de Febrero de 2014 09:02

Unas preguntas sobre Venezuela

Los más trascendentales proyectos de redención humana, en búsqueda de la libertad y el bienestar, han sustentado sus posibilidades de éxito en el encuentro de la verdad.

 

Así, la Biblia retrata a Jesús señalando: "Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres". En el mundo de las luchas independentistas de Nuestra América, Eugenio María de Hostos afirmó: "Dadme la verdad, y os doy el mundo. Vosotros, sin la verdad, destrozareis el mundo, y yo, con la verdad, con sólo la verdad, tantas veces reconstruiré el mundo cuantas veces lo hayáis vosotros destrozado". Simón Bolívar, Libertador de América, fue, al respecto, categórico: "Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza"; "la esclavitud es hija de tinieblas, un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción."

 

Siguiendo el ideario de estos símbolos del bien, la justicia y la búsqueda de la felicidad para los pueblos, encontrar la verdad es para la Humanidad un asunto de supervivencia, o correr el peligro de caer en la destrucción, la esclavitud y la barbarie. Como el hallazgo de la verdad es fruto siempre de un esfuerzo de búsqueda inconforme, que depende de hacer las preguntas adecuadas para llegar a las respuestas necesarias y no a la ilusión o la fantasía, voy a sugerir tan sólo algunas preguntas que me parecen cruciales respecto del escenario actual en Venezuela:

 

  1. ¿Por qué se dice que en Venezuela se sufre tan grave falta de alimentos que justifica destrozos e incendios, si fue uno de los cuatro países con menos hambre de América Latina en 2012 (de acuerdo con FAO y OMS), esto es inferior al 5%, y uno de los países con mayor índice de niños y jóvenes obesos? Siguiendo la lógica dominante, ¿Por qué no hay peores desmanes en un país hermano como Colombia, en el cual el hambre fue sufrida por el 12.6% de la población, es decir casi el triple que en Venezuela?
  2. ¿Por qué si las causas de los destrozos, incendios y manifestaciones es la escasez de productos básicos, se observan acciones de tipo político y no pobladas y saqueos de tiendas y almacenes, que es lo normal y esperable cuando de carencia generalizada se trata, como en República Dominicana en 1984? ¿Por qué uno de los dirigentes opositores, Henrique Capriles, afirma que se debe a "falta de medicinas" si los avances en salud en Venezuela están entre los más destacados de la región?
  3. ¿Por qué tanta violencia por supuesta "ausencia" o falta de acceso a comida si The Economist publicaba esta semana que la escasez sólo ha afectado a un 28% de los productos? ¿Por qué los mismos analistas no prevén algo igual en República Dominicana, país en el cual el Latinobarómetro detectó que alrededor del 70% de la población no tiene dinero suficiente para comprar la comida del mes?
  4. ¿Por qué el epicentro de las protestas por la "escasez" es Plaza Altamira, en medio de urbanizaciones de clases acomodadas y habitantes con piel tan blanca, y no como es más lógico en barrios pobres y población mestiza, siendo Venezuela el país con mayor proporción de afro-descendientes de Sudamérica, exceptuando Brasil?
  5. ¿Por qué Unesco reconoce a Venezuela como el quinto país con mayor matrícula universitaria del mundo, que ha crecido en más de un 800%, siendo alrededor del 75% educación superior pública, y sin embargo no se conoce una sola lucha del "movimiento estudiantil" actual para lograrlo, mientras hay "estudiantes" marchando contra "torturas" y por "comida"?
  6. ¿Por qué si los estudiantes de la educación superior en Venezuela ya superan los 2 millones 600 mil (es decir, alrededor de nueve veces lo que existe en República Dominicana) las manifestaciones que se observan son más bien en forma de focos o grupos de decenas o, a lo sumo, cientos de personas? ¿Por qué si lo habitual y normal es que los estudiantes o sindicatos marchen por más bienes y servicios públicos, y leyes más democráticas y equitativas, los "estudiantes" que marchan en Venezuela lo han hecho por papel higiénico, defendiendo la propiedad privada sobre medios de prensa o negocios de consumo? ¿Por qué no se conoce aún el nombre de ninguna federación u organización estudiantil, ningún pliego de demandas ni el nombre de ninguno de sus más importantes dirigentes o miembros de directivas, y sí se conocen los nombres de connotados y antiguos líderes de la oposición partidista y electoral, involucrados en las acciones golpistas de 2002 y 2013?
  7. ¿Por qué y quiénes producen las imágenes falsas de torturas, asesinatos y vejaciones posteriores a los confusos hechos del 12 de febrero de 2014, manipulando fotos de Chile, Europa o Siria para que aparezcan en las redes sociales y hasta en medios como CNN como si ocurriesen en Venezuela? ¿Qué liderazgo democrático y civilista se ha valido de algo así en la historia universal?
  8. ¿Por qué si los bolivarianos y sus aliados han ganado las elecciones de 2012 y 2013, incluidas las municipales de diciembre recién pasado cuando obtuvieron el 55% de los votos y el 76% de las alcaldías, se habla de que el oficialismo es hoy "minoría? ¿Por qué se propone su renuncia como salida a "la crisis" o un referéndum revocatorio, fuera de todos los plazos y procedimientos legalmente establecidos para ello en la Constitución hecha con el propio liderazgo bolivariana? ¿Por qué se invoca la falta de diálogo si hace apenas dos meses se dio en Venezuela un encuentro histórico entre el Ejecutivo nacional y todos los alcaldes recién electos, incluyendo oficialistas y opositores, y por tanto con la participación de todos los partidos y posiciones? ¿Con quién se dialoga, quién dirige o lidera "la crisis"?
  9. ¿Por qué el principal –y prácticamente único- vocero de las manifestaciones, supuestamente pacíficas y alentadas por la ineficiencia" del gobierno, es Leopoldo López, persona que no cuenta con ninguna representación salvo la de su minúsculo partido, y su llamado más importante es, desde hace meses, "sacar a quienes gobiernan"? ¿Por qué no usan las gobernaciones, alcaldías y curules en las Asambleas nacional y estatales para proponer un curso de acción pacífico y político, y por qué no canalizan a través de su enorme incidencia mediática las denuncias de "corrupción", "fraude", "totalitarismo", "hambre y "represión" con pruebas contundentes e irrefutables –no por twitts ni cápsulas de Youtube- cómo sí hacían las oposiciones a Trujillo, Balaguer, Pinochet o Videla?

 

Y para terminar:

 

10. ¿Por qué en República Dominicana tienen tanto espacio las voces que acusan la "crisis" y el "caos" en Venezuela, sin dársele casi ninguna oportunidad a la paz y tranquilidad para escuchar a un Gobierno y un bloque de partidos que en un año y medio han ganado tres elecciones, y que encarnan el legado que, según el Presidente de la República Danilo Medina, ha sido con nuestro país "el sinónimo de la solidaridad"?

 

- Matías Bosch Carcuro, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla - @boschlibertario en Twitter

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Matías Bosch
  • País Venezuela
  • Región Suramérica
  • Fuente Alai
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
«InicioPrev12345678910PróximoFin»
Pág. 1 de 13