Jueves, 26 Mayo 2016 14:11

¿Es banal la crisis de las EPS?

¡Quién lo creyera!, aún existe alguien que se atreve a decir, ante la discusión sobre la crisis que afecta a las Empresas Prestadoras de Salud (EPS), que el asunto es “banal” y por lo tanto, no tiene interés en profundizar sobre ello.

 

La expresión, y la actitud, fue la nota más destacada –podríamos decir, escandalosa– que sacudió a la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia durante el pasado foro (Debate nacional sobre la política de atención integral en salud –Pais) realizado en su auditorio el pasado 28 de abril, y que fue expresada nada más y nada menos que por el viceministro del ramo, el Dr. Fernando Ruiz Gómez.

A propósito de tal debate, es necesario resaltar que el tema de las EPS hay que continuar revisándolo y, en particular, la intermediación financiera que la mantiene en crisis. Situación reforzada por las nuevas directrices que la condicionan. Tres ejemplos en Antioquia, de los más problemáticos presentes en la región, son dignos de ser retomados y analizados dada su interconexión con el motor financiero e industrial de la región, el Grupo Empresarial Antioqueño.

 

Caso 1. Savia Salud

 

Savia Salud es una EPS del régimen subsidiado que opera en 116 de los 125 municipios de Antioquia y que atiende aproximadamente a 1 millón 700 mil personas, de las cuales 600 mil se encuentran en Medellín. Es una EPS mixta nacida en el 2013 como resultado de una alianza entre el sector público –representado por la alcaldía de Medellín y la gobernación de Antioquia–, y el sector privado –representado por la Caja de Compensación Familiar Comfama–.

La prestación de los servicios de salud a sus afiliados la realiza en los centros de atención de Comfama, así como en la Empresa Social del Estado (ESE)Metrosalud. La creación de esta alianza público-privada significó que Metrosalud perdiera 100 mil usuarios, los mismos que dejaron de ser atendidos cerca de sus viviendas para ser atendidos en centros comerciales donde se encuentran los centros de salud de Comfama y/o de Sura (dueño de gran parte de la infraestructura de Comfama).

A pesar de ser presentada en su momento como una salida exitosa para los graves problemas administrativos del régimen subsidiado en el departamento, actualmente Savia Salud presenta un déficit de 251 mil millones de pesos (1) y, en consecuencia, los usuarios enfrentan una grave crisis humanitaria.
La atención del primer nivel (2) es de mala calidad e insuficiente para responder a las necesidades de la población; los hospitales de segundo nivel (3), bajo la disculpa de la existencia de comorbilidades (4), niegan la recepción de los pacientes ocultando que la razón principal de la renuencia es la cartera morosa que mantiene Savia Salud con dichas instituciones. Así, la gran mayoría de pacientes deben enfrentarse a interminables listas de espera, alrededor de 200 pacientes/día esperan una remisión y solo un promedio de 50 pacientes logran ser ubicados en el nivel de atención requerido (5). Mientras tanto, los pacientes tienen que permanecer en los pueblos y en las urgencias hasta que una complicación de su enfermedad les abra la posibilidad de una remisión a los hospitales de III y IV nivel, colocando en riesgo su vida e incrementando la mortalidad de los pacientes críticos, particularmente de aquellos con enfermedades cardiovasculares y con cáncer para quienes se ha vuelto imposible acceder a una Unidad de cuidados intensivos.


En medio de esta crisis, Comfama-EPS institución que se encontraba en déficit antes de la alianza, pasó a encargarse de la administración de Savia Salud recaudando durante el primer año alrededor de 60 mil millones de pesos, monto muy conveniente para la recuperación de sus antiguas pérdidas (6). Actualmente existen dudas frente a la intención del gobierno de inyectarle los recursos necesarios a Savia Salud para salvarla de su posible liquidación.

Para la Mesa Intersectorial este es un buen ejemplo de como una Alianza Público Privada privilegia al sector privado, que para el caso de Comfama y de sus dueños (Sura) aprovechan y extraen la poca savia que le queda a Savia Salud en detrimento del ya debilitado sector público en salud del departamento.

 

Caso 2. 14+1

 

Es la alianza nacida en el 2015 y que agrupa a 17 de las principales clínicas y hospitales privados de Antioquia, entre ellas las clínicas: El Rosario, Las Américas, Las Vegas, Medellín, y los hospitales General de Medellín (único de carácter público), Pablo Tobón Uribe, Universitario de San Vicente Fundación y la IPS Universitaria (7). Esta alianza, bajo la excusa de velar por el cumplimiento del derecho a la salud, busca presionar el recaudo de la cartera morosa que las EPS tienen con dichos hospitales, y en particular del que les adeuda Savia Salud que a febrero de 2016 ascendía a $315.103 millones de pesos (8), déficit cada vez más importante y que coloca en riesgo su sostenibilidad financiera. Delegados de estos hospitales participan activamente de marchas y plantones frente a sus instalaciones como los realizados el pasado 7 de abril de este año.

Es importante señalar que no todos los hospitales privados que conforman la alianza están en riesgo de una quiebra inminente, más bien se trata de un nuevo mecanismo de presión para recobrar la cartera en primer lugar. Tal es el caso del Hospital Universitario San Vicente Fundación que está participando de los diferentes plantones pero que al mismo tiempo integra un gran consorcio empresarial del cual hacen parte: una planta farmacéutica de producción de medicamentos e insumos médicos y quirúrgicos que son comercializados internamente, además de expórtar a diversos países; una planta de esterilización de insumos; una red de 30 parqueaderos; una tienda de artículos promocionales; un centro de recolección, comercialización y disposición final de residuos sólidos y de aceite lubricante usado; un Instituto de Alta Tecnología Médica (Iatm) especializado en imagenología, que cuenta con 4 sedes en la ciudad; varios centros especializados como el Hospital San Vicente de Paúl Rionegro ubicado en la zona franca y exclusivo para el turismo médico y, finalmente, el Hospital Universitario y el Hospital infantil (9) que posiblemente compartan el señalado déficit de cartera. Cabe anotar que casualmente en la junta directiva de la Fundación existen representantes del Grupo Empresarial Antioqueño y que el único asegurador que paga cumplidamente a los hospitales justamente es la EPS Sura que, dada su posición dominante, impone las tarifas en el sector.

 

Caso 3. ESE Metrosalud

 

Metrosalud es la red pública hospitalaria más grande del país: atiende a 647 mil personas del régimen subsidiado y cuenta con 10 unidades hospitalarias y 42 centros de salud. Metrosalud se encuentra en una difícil situación financiera con una cartera a diciembre de 2015 de 45 mil millones de pesos y deudas por el orden de 20 mil millones. Por tanto y a pesar de que durante el año 2015 no fue clasificada con riesgo financiero alto, Metrosalud enfrenta un peligro inminente de ser liquidada debido a la pérdida continua de usuarios por los cuales dejó de recibir en el 2015 (10) alrededor de 13 mil 639 millones de pesos, esto en parte debido a la mala administración de la gerente Martha Cecilia Castrillón quien en enero de este año fue sancionada con 10 días de arresto ante su negativa de acatar el fallo de una tutela (11).


De manera adicional, el talento humano es insuficiente y la infraestructura sub-utilizada gracias a la construcción de elefantes blancos como la sede de Nuevo Occidente y el más ejemplar, el Hospital Consejo de Medellín que a pesar de pertenecer a la red pública tiene una administración privada que impone barreras de acceso a la atención incluso para la población de Metrosalud. Todos estos factores han contribuido a que el modelo de gestión se torne insostenible. Según información interna en días pasados previos a la salida de la gerente, funcionarios de Sura realizaron una visita de reconocimiento a las instalaciones de Metrosalud y quedaron sorprendidos por su infraestructura. Ante la visita, trabajadores de la ESE quedaron preocupados por la posibilidad de que se repita el caso del Seguro Social, liquidando la ESE y vendiéndola al mejor postor por precios irrisorios, con el consecuente detrimento al patrimonio público de la ciudad.

 

¿Qué tienen en común estos tres casos?

 

Detrás de todos se encuentra el Grupo Empresarial Antioqueño GEA (conocido antes como el Sindicato Antioqueño) conformado por los Grupos Sura, Nutresa y Argos, con David Bojanini a la cabeza y con inversiones estratégicas en los sectores de servicios financieros, seguros, pensiones, ahorro e inversiones, e industriales en sectores como alimentos procesados, cemento y energía. Allí convergen parte de los empresarios más poderosos del país, dueños de alrededor de 125 empresas, tales como: Bancolombia, Zenú, Nacional de Chocolates, Noel, Colcafé, Doria, Cementos Argos, Suramericana.

Estos empresarios han construido el “tanque de pensamiento” más poderoso de la región, del cual también participan rectores de universidades como la universidad Eafit Juan Luis Mejía, quienes se reúnen regularmente para tomar decisiones frente a la política social de la región (12) y al parecer del país, tal como lo demuestra el espaldarazo decisivo otorgado a Juan Manuel Santos frente al proceso de paz.

El GEA cuenta desde el 2006 con un órgano privado para hacer seguimiento a la calidad de vida en la ciudad: el programa “Medellín como vamos”. Gracias a su poder este grupo influyó en la fusión de UNE-Millicom, en la creación de Savia Salud y ahora parecen bastante interesados en el futuro de Metrosalud, asunto nada despreciable para el pulpo de Sura si de por medio está el interés por apropiarse de la infraestructura de la red pública hospitalaria más importante del país. Es de recordar que el ministro Alejandro Gaviria fue criado en cuna paisa, que trabajó como ingeniero civil en Suramericana, y que debió renunciar a su membresía de la junta directiva de Bancolombia y de Isagen para recibir el Ministerio.

¿Casualidad?, ¿Causalidad? ¿Ingenuidad? Bien lo decía el ministro Gaviria en el ensayo “Matar a un elefante” (13) que lo hizo acreedor al premio Simón Bolívar: “En las trampas del aplauso, se cae con pleno uso de razón”. A nuestro modo de ver lo que ocurra en el futuro con estos tres casos no solo está mediado por la simpatía, está condicionado por grandes sumas de dinero y, sobre todo, por el poder arrasador del capital financiero e industrial de la región.

 

1 http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/piden-ayuda-del-gobierno-para-salvar-savia-salud-/16572678
2 Primer nivel: atención en salud básica
3 Segundo nivel: servicios especializados básicos (pediatría y cirugía, medicina materna, ginecobstetricia)
4 Comorbilidad: presencia de más de una enfermedad.
5 datos reportados por una fuente al interior de Savia Salud
6 http://www.minuto30.com/no-fue-tan-sabia-la-decision-de-savia/321578/
7 http://somos14mas1.com.co/quienes-somos/
8 http://www.elcolombiano.com/antioquia/gobernacion-diagnostica-fracaso-inminente-a-la-eps-savia-salud-BI3831399
9 http://www.elhospital.org.co/
10 http://noticias.telemedellin.tv/martha-castrillon-gerenta-de-metrosalud-dejara-el-cargo-el-31-de-marzo/
11 http://www.noticiascaracol.com/medellin/sancionada-con-10-dias-de-arresto-la-gerente-de-metrosalud
12 http://lasillavacia.com/historia/los-super-poderosos-en-antioquia-45290
13 http://agaviria.blogspot.com.co/2008/05/matar-un-elefante.html

Publicado en Edición Nº224
Jueves, 26 Mayo 2016 07:23

Operación Venezuela Freedom-2

Este documento del SouthCom (US Southern Command, conocido en Latinoamérica como Comando Sur), fue revelado recientemente sin que el gobierno de Estados Unidos haya desmentido su existencia.

 

 

Resumen Ejecutivo

 

Tal como lo reseñó el general John F. Kelly ante Comité Senatorial de Servicios Armados del Congreso de los EEUU, el 12 de Marzo del año 2015: "...Venezuela se enfrenta ahora a la inestabilidad económica, social y política significativa debido a la rampante violencia, la delincuencia y la pobreza, la inflación galopante, la grave escasez de alimentos, medicinas y electricidad.

 

Violaciones de los derechos humanos por las fuerzas de seguridad y continuada mala gestión del gobierno del país están contribuyendo a un ambiente de incertidumbre, y grandes segmentos de la población dice que el país va por el camino equivocado. Además, la caída de los precios del petróleo y el deterioro económico generan condiciones que podrían llevar al gobierno venezolano a recortar los programas de bienestar social y su política exterior como el programa de subsidio de petróleo (PetroCaribe). Más recortes a los programas de bienestar social y la continua escasez que parecen inevitables, podría prever un aumento de las tensiones y las protestas violentas, fomentando el presidente Maduro y su partido una ola represiva adicional, como medidas contra los manifestantes y la oposición...".

 

Esta evaluación ha sido confirmada por los últimos acontecimientos, situación que en el transcurso de 2015-2016 ha empeorado ostensiblemente, debilitando aún más la administración de Maduro, siendo uno de sus resultados la pérdida de apoyo electoral reflejado el 6 de Diciembre pasado.

 

La derrota en las elecciones y la descomposición interna del régimen populista y anti-norteamericano recoge el impacto exitoso de nuestras políticas impulsadas con fuerzas aliadas en la región en la fase 1 de esta operación, entre las que destacan:

 

a) Poner en evidencia el carácter autoritario y violador de los derechos humanos del gobierno de Maduro.

 

b) Empleo del mecanismo de la Orden Ejecutiva (EXECUTIVE ORDER) como parte de una estrategia que puede justificar el desarrollo de nuestra política, teniendo como justificativo legal la Constitución y las leyes de Estados Unidos de América, incluida la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia (50 USC 1701 y siguientes) (IEEPA, por sus siglas en inglés), la Ley de Emergencia Nacional (50 USC 1601 y siguientes) (NEA, por sus siglas en inglés), la Ley de Defensa de Derechos Humanos y de la Sociedad Civil de Venezuela de 2014 (Ley Pública 113-278) (la "ley de Defensa de Derechos Humanos de Venezuela") (la "Ley"), la sección 212 (f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952 (8 USC 1182 (f)) (INA), y la sección 301 del título 3 del Código de Estados Unidos, emitiendo nuestro gobierno la "orden" donde se declara una emergencia nacional con respecto a la amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos, representada por la situación en Venezuela.


c) Aislamiento internacional y descalificación como sistema democrático, ya que no respeta la autonomía y la separación de poderes.


d) Generación de un clima propicio para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA.


e) Colocar en la agenda la premisa de la crisis humanitaria que permita una intervención con apoyo de organismos multilaterales, incluyendo la ONU.

 

Por otro lado, los factores democráticos han aprovechado estas circunstancias para crecer como fuerza a pesar de las rivalidades y desunión en sus filas, ya que se mueven en su seno diferentes intereses y puntos de vista. Sin embargo, nuestra intervención oportuna ha permitido delinear un camino para una salida rápida del régimen. Si bien se está enarbolando el camino pacífico, legal y electoral, ha crecido la convicción de que es necesario presionar con movilizaciones de calle, buscando fijar y paralizar a importantes contingentes militares que tendrán que ser dedicados a mantener el orden interno y seguridad del gobierno, situación que se hará insostenible en la medida en que se desaten múltiples conflictos y presiones de todo tipo. Inscrita en esa perspectiva, planteo examinar un conjunto de recomendaciones para la segunda fase de la Operacion Venezuela Freedom-2.

 

 

Desarrollo de la Fase-2

 

Considerando los diversos aspectos reseñados en el resumen anterior, esta Junta Evaluativa y nuestro componente de operaciones especiales común (Componentes Operacionales del U.S. Southern Command: Comando de Operaciones Especiales Sur, Joint Task Force-Bravo, Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur – Jiatfs) involucrados en esta operación, debe elevar un conjunto de recomendaciones que permita una planeación efectiva de nuestra intervención en Venezuela, concebida como una operación de amplio espectro, conjunta y combinada dentro del área de responsabilidad, priorizando los conceptos estratégicos: fuerza decisiva, proyección de poder, presencia en ultramar y agilidad estratégica (Joint Vision 2020, como un proceso de actualización permanente de la doctrina militar) (que) continuarán rigiendo nuestros esfuerzos donde se incorpore todos los instrumentos de autoridad nacional, entre ellos, recursos diplomáticos, de información, militares, económicos, financieros, de inteligencia y jurídicos. Con esa dirección estratégica, los aspectos que debemos evaluar a partir de los soportes informativos previos y sus proyecciones, son el resultado de la labor conjunta entre la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA, que es nuestro organismos de adscripción) en estrecha colaboración con otros entes de la Comunidad de Inteligencia (IC, por sus siglas en inglés). Con estos fundamentos, traigo una agenda resumida (anexo tienen ustedes los soportes documentales) para el análisis de una serie de políticas que nos permitan abordar los diversos ámbitos (político y militar) siendo necesario su desagregación en acciones específicas:

 

a) Con los factores políticos de la MUD hemos venido acordando una agenda común, que incluye un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada. Por supuesto, hay que seguir impulsando como cobertura el referéndum o la enmienda que se apoya en el texto constitucional y que sirve para censar, movilizar y organizar una masa crítica para la confrontación. Por eso, también hay que enarbolar los artículos 333 y al 350 que legitiman la rebelión. Es indispensable destacar que la responsabilidad en la elaboración, planeación y ejecución parcial (sobre todo en esta fase-2) de la Operacion Venezuela Freedom-2 en los actuales momentos descansa en nuestro comando, pero el impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan, por eso nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro.

 

b) Bajo un enfoque de "cerco y asfixia", también hemos acordado con los socios más cercanos de la MUD, utilizar la Asamblea Nacional como tenaza para obstruir la gobernanza: convocar eventos y movilizaciones, interpelar a los gobernantes, negar créditos, derogar leyes.

 

c) También en el plano político interno hay que insistir en el gobierno de transición y las medidas a tomar después de la caída del régimen, incluyendo la conformación de un gabinete de emergencia, donde puedan incluirse sectores empresariales, jerarquía eclesial, sindicatos, ONGs, Universidades.

 

d) Para arribar a esta fase terminal, se contempla impulsar un plan de acción de corto plazo (6 meses con un cierre de la 2 fase hacia julio-agosto de 2016), como señalamos, hemos propuestos en estos momentos aplicar las tenazas para asfixiar y paralizar, impidiendo que las fuerzas chavistas se pueden recomponer y reagruparse. Hay que valorar adecuadamente el poderío del gobierno y su base social, que cuenta con millones de adherentes los cuales pueden ser cohesionados y expandirse políticamente. De allí nuestro llamado a emplearnos a fondo ahora que se vienen dando las condiciones. Insistir en debilitar doctrinariamente a Maduro, colocando su filiación castrista y comunista (dependencia de los cubanos) como eje propagandístico, opuesta a la libertad y la democracia, contraria a la propiedad privada y al libre mercado. También doctrinariamente hay que responsabilizar al Estado y su política contralora como causal del estancamiento económico, la inflación y la escasez.

 

e) Mantener la campaña ofensiva en el terreno propagandístico, fomentando un clima de desconfianza, incitando temores, haciendo ingobernable la situación. En esto es importante destacar todo lo que tiene que ver con desgobierno: las fallas administrativas, la afectación con los altos índices de criminalidad y la inseguridad personal. En este terreno el gobierno está a la defensiva y muestra signo de agotamiento, con un discurso que cada día tiene menos credibilidad. Los análisis evidencian que se ha conformado una corriente de opinión incrédula y apática en torno a las promesas del llamado "Socialismo del siglo XXI", existiendo en los jóvenes, fundamentalmente, una creciente identidad con nuestra forma de vida e ideales. De esta manera contamos con un piso sólido para nuestra seguridad e intereses económicos y nuestros valores políticos. EEUU quiere una Venezuela próspera para todos, asentada sobre una base de valores compartidos, con un gobierno eficiente, una democracia representativa y una economía abierta de mercado. Estos avances en los actuales momentos son el resultado de nuestras campañas propagandísticas, pero no podemos obviar el peso de la crisis como dato empírico que la detona y refuerza.

 

f) Por esto, particular importancia tiene la explotación de los temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad, teniendo este último aspecto un carácter grave para el gobierno, ya que la sequía ha generado una amenaza de colapso de los embalses y debemos prepararnos para explotarlo al máximo desde el punto de vista político, reforzando la matriz mediática que ubica la crisis eléctrica como responsabilidad exclusiva de Maduro.

 

g) Especial interés adquiere, en las actuales circunstancias, posicionar la matriz de que Venezuela entra en una etapa de CRISIS HUMANITARIA por falta de alimentos, agua y medicamentos, hay que continuar con el manejo del escenario donde Venezuela está "cerca del colapso y de implosionar" demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas.

 


h) Al mismo tiempo, en el plano internacional hay que insistir en la aplicación de la Carta Democrática, tal como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes, Secretario General de la OEA y los ex-presidentes, encabezado por el ex-secretario de la OEA, César Gaviria Trujillo, pudiendo contar con algunos nexos con la Alianza Parlamentaria Democrática de América a quienes hemos sumado a la compaña en desarrollo. Conjugar estas iniciativas con la citada figura de las "emergencias humanitarias" que permita construir alianzas con otros países que están en el área de influencia del Comando Sur. Más adelante nos referiremos a este aspecto.

 

Aquí se hace relevante la coordinación entre organismos de la Comunidad de Inteligencia (IC) y otras agencias como las organizaciones no gubernamentales (ONGs), corporaciones privadas de comunicación como la SIP y diversos medios privados (TV, Prensa, Redes, circuitos radiales). En esto juega un rol preponderante el enlace en Venezuela Tenney Smith, de la Agencia de Inteligencia para la Defensa (DIA), quien con Rita Buck Rico de la sección de asuntos políticos, tienen una cubierta en la Embajada de Caracas y deben ser apoyados con un contingente de inteligencia mayor.

 

i) No se puede dejar a un lado el esfuerzo que hemos venido haciendo para vincular al gobierno de Maduro en la corrupción y el lavado de dinero. En esto debemos apoyarnos en el trabajo que vienen haciendo las Unidades de Inteligencia Financiera (Grupo Egmont), el Grupo de Acción Financiera (GAFI) y el Comité de Expertos sobre la Evaluación de medidas contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo (MONEYVAL). Estos son organismos intergubernamentales cuyo propósito es el desarrollo y la promoción de políticas nacionales e internacionales para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. El GAFI, por ejemplo, actualmente cuenta con 36 miembros que comprende 34 países, quienes pueden aportar datos y proporcionan información para demostrar la vinculación de los personeros del gobierno de Maduro sumariados en la Orden Ejecutiva. En estas coordenadas, hay que desarrollar campañas mediáticas con los testigos protegidos que colaboran con la aplicación del decreto del 9 de marzo de 2015.

 

j) En otro ámbito, tenemos que prestarle atención a la cuestión militar. Si bien hasta ahora ha resultado exitosa la campaña que hemos impulsado para disuadir y ganar adeptos en sectores institucionalistas (Generales apegados a la ley, quienes han garantizado el reconocimiento de la oposición y han trazado una línea de no emplear la represión contra manifestaciones) existe una alta probabilidad que los mandos identificados con el chavismo duro ofrezcan resistencia, sobre todo en unidades élites que históricamente se han alineado con el régimen. Por eso, hay que sostener el trabajo de debilitar ese liderazgo y anular su capacidad de mando.

 

k) Lectura similar es necesario hacer en relación al empleo que va a hacer el gobierno de las llamadas milicias y colectivos armados. La presencia de este personal combatiente y fanatizado en las ciudades priorizadas en el plan, se convierten en obstáculos para las movilizaciones de calle de fuerzas aliadas y grupos opositores, siendo también un impedimento para el control efectivo de instalaciones estratégicas. De allí la demanda de su neutralización operativa en esta fase decisiva.

 

l) Si bien en este terreno foco de la situación militar no podemos actuar ahora abiertamente, con las fuerzas especiales aquí presente hay que concretar lo ya anteriormente planificado para la fase 2° (tenaza) de la operación. Los entrenamientos y aprestos operacionales de los últimos meses, con la Fuerza de Tarea Conjunto Bravo en la base de Palmerola, en Comayagua, Honduras, la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur –Jiatfs, permite colocar tales componentes en condiciones de actuar rápidamente en un arco geo-estratégico apoyado en las bases militares de "control y monitoreo" en las islas antillanas de Aruba (Reina Beatriz) y Curazao (Hato Rey); en Arauca, Larandia, Tres Esquinas, Puerto Leguízamo, Florencia y Leticia en Colombia; todo ello como Lugar de Operaciones de Avanzada (FOL con proyecciones sobre la región central de Venezuela donde se concentra el poderío político-militar). En este aspecto debemos mantener la vigilancia electrónica sobre esta zona de influencia, sobre todo en la fachada atlántica, manteniendo las incursiones de los RC-135 COMBAT equipados con sistemas electrónicos que han permitido recientemente recolectar inteligencia, interceptar y bloquear comunicaciones, tanto del gobierno como de contingentes militares (Ver informe confidencial respectivo). También se debe poner OK el Primer Batallón 228 del Regimiento del Aire con sus 18 aviones y los helicópteros UH-60 Blackhawk y CH-47, aproximándolos al terreno, preferiblemente las instalaciones de Hato Rey en Curazao. Ya hemos establecido las directivas y órdenes vinculantes.

 

En estas 12 recomendaciones están involucrados aspectos políticos, económicos y militares que son parte de planes estratégicos de nuestro gobierno, las cuales vienen siendo impulsados por múltiples agencias y a los que se apega el U.S. Southern Command. En correspondencia con esa guía de planeamiento, he enfocado mis esfuerzos en cuatro áreas principales: garantizar que seguimos siendo el primer socio de seguridad de elección en este hemisferio; profundizar en la colaboración entre las agencias generando confianza, plataforma de innovación para el Departamento de Defensa y planificación de operaciones críticas y transregionales como esta Operacion Venezuela Freedom-2 donde se involucran comandos combativos y socios interagenciales. Vamos a seguir construyendo alianzas que protegen nuestros intereses, defender nuestro territorio, defender el bien común mundial, y avanzar la seguridad, el buen gobierno, frente a las amenazas como las que presenta el régimen opresivo de Venezuela. Por esto en la planificación hay cuestiones particulares que nos atañen, donde debemos elaborar planes específicos que operacionalicen las recomendaciones, tal como se reseñan en los apartados y documentos anexos, siendo la tarea del día de esta Junta Evaluativa, por lo que ordeno la mayor atención y esfuerzo en la reunión.

 


Almirante Kurt W. Tidd
Comandante
U.S. Southern Command (SouthCom)
25 de febrero de 2016

 

 

 

Publicado en Internacional
La huelga en las refinerías y las trabas a la distribución de combustible obligó al Estado a utilizar sus reservas estratégicas al tiempo que, de forma inesperada, la CGT lanzó un amplio movimiento de huelga en las centrales nucleares.

 


Las protestas contra la reforma de la ley laboral desembocaron en Francia en una crisis mayor que supera en mucho las manifestaciones que se vienen llevando a cabo desde el pasado 31 de marzo e, incluso, el nacimiento del movimiento de ocupación de las plazas NuitDebout. La huelga en las refinerías y las trabas a la distribución de combustible obligó al Estado a utilizar sus reservas estratégicas al tiempo que, de manera inesperada, la CGT lanzó un amplio movimiento de huelga en las centrales nucleares. Según Alain Vidalies, Secretario de Estado para los transportes, poco más de 20% de las estaciones de servicio de Francia tienen dificultades para abastecerse. Además de la distribución de carburante y la energía nuclear, los ferrocarriles, la aviación civil, el personal portuario y los conductores de camiones se sumarán en los próximos días a esta ola de huelgas convocada principalmente por la CGT y a la cual se han asociado otros sindicatos potentes.

 

La trama de la impugnación de la reforma de una ley que modifica algunos puntos hasta ahora intocables del mundo laboral se complicó cuando la misma CGT anunció que al menos 16 centrales nucleares de las 19 que hay en Francia habían votado a favor de una huelga que comenzará hoy 26 de mayo. La central sindical llamó a un movimiento de acción “lo más fuerte posible”.

 

Desde el pasado martes ya se advirtieron focos de paro en varias centrales que dejaron sin luz a tres zonas del país. El primer ministro francés, Manuel Valls, denunció en la Asamblea Nacional estos llamados a la huelga como “chantajes” y dijo que no era la CGT quien “establece las leyes en Francia”. Gobierno y sindicatos juegan en este conflicto su propia partida. Con la reforma de la ley laboral, el Ejecutivo zanja el antagonismo entre las dos izquierdas que acompañó todo el mandato del socialista François Hollande. Entre la llamada izquierda social y la izquierda reformista liberal, el jefe del Estado y su primer ministro optaron por la segunda. A su vez, los sindicatos, en plena crisis de representatividad y con un pasivo de militantes cada vez más elocuente, se meten en la pelea para demostrar que siguen vivos y con un fuerte poder de movilización.

 

Como lo resalta en un editorial el semanario de centro izquierda Le Nouvel Observateur, “la tasa de adhesión sindical en Francia es una de las más débiles de Europa y el patronato local sigue siendo sin dudas uno de los más arcaicos”. El Ejecutivo navega entre la debilidad de ambos y inserta su reforma en ese contexto. El mundo sindical percibe sin embargo una oportunidad de llevar la bandera opositora detrás de la cual buena parte de la sociedad cierra filas. Un sondeo realizado por la consultora Elabe indica que 69 por ciento de los franceses se pronuncia por un retiro de la reforma laboral para evitar así “un bloqueo de todo el país”. La misma encuesta aporta además un dato que los sindicatos han leído con mucha atención:59% de los franceses designan a François Hollande y a Manuel Valls como “los principales responsables de las tensiones” debido a que “rehúsan introducir nueva modificaciones al proyecto de ley”. Esta, sin embargo, ya fue aprobada de forma expeditiva por el jefe del Ejecutivo. Valls recurrió al artículo 49.3 que le permite hacer pasar una ley por decreto, es decir, sin debate parlamentario. La división en el seno de los Diputados socialistas es tal que era muy probable que la reforma de la ley no obtuviera la mayoría. De ser haber sido así, el gobierno hubiese quedado en minoría. Valls evitó la caída pero no acalló las discordias que, cuando falta un año para las elecciones presidenciales de 2017, han desfigurado a la izquierda francesa. Entre reformistas que se autocalifican de modernos y socialistas tratados por los primeros de vivir en un museo del pasado, las relaciones se han empañado.

 

Ahora, el conflicto ha pasado a mayores. La CGT y el otro sindicato importante que respalda las huelgas, Fuerza Obrera, afirman al unísono que no tienen la más mínima intención de “detener” el movimiento. En cuanto a Philippe Martinez, el secretario general de la CGT, éste promete que “irán hasta el final, y sin límites”, es decir, hasta que el Ejecutivo retire o modifique substancialmente la reforma laboral.

 

Lo cierto es que la nueva batalla entre el gobierno y los sindicatos empieza a amenazar a los sectores claves de la economía. Dos terceras partes de las poco más de 12.000 estaciones de servicio con que cuenta el país atraviesa serios problemas de suministro. El hecho de que la CGT haya logrado implicar en las protestas al personal de las centrales nucleares es tanto más decisivo cuanto que la energía nuclear cubre el 75% de las necesidades eléctricas de Francia. De las 12.000 estaciones de servicio, 4.000 han visto su aprovisionamiento perturbado y han decidido limitar la venta de combustible a 20 litros por vehículo. Hay que remontar a la reforma del sistema de jubilaciones de Francia decidida por el entonces presidente Nicolas Sarkozy (2207-2012) para encontrar una crisis semejante y, sobre todo, el hecho de que se hayan tenido que tocar las reservas estratégicas del país para cubrir las necesidades vitales. Tal y como lo hubiese hecho la derecha, Valls calificó de “ilegales” las trabas a la distribución de combustible y los paros en las refinerías. El primer ministro advirtió que el Estado actuaría con “firmeza” para estabilizar la situación. El anuncio y las medidas de fuerzas decididas para levantar las barreras en cerca de 19 refinerías y depósitos han tenido el efecto contrario. La respuesta sindical fue una insurrección aún mayor, con más problemas en la distribución. El cuadro llegó a tal extremo que las distintas patronales de Francia se dirigieron al gobierno advirtiéndole que se está llegando a un extremo inadmisible y que ya hay varias fábricas que, por falta de combustible, están “viendo su existencia amenazada”. La confrontación social ingresó en una zona muy densa. Ante un gobierno que repite que no cambiará la ley, la acción sindical hizo pasar el antagonismo desde la calle, o sea, las manifestaciones y las acciones testimoniales, a golpear con fuerza el corazón de la economía.

 

 

 

Publicado en Internacional
Miércoles, 25 Mayo 2016 07:53

Pretender y extender: regresa la tragedia

Hace un año el gobierno de Alexis Tsipras a través de su ministro de finanzas, Yannis Varoufakis, presentó a las organizaciones de la troika (Banco Central Europeo, Comisión de la UE en Bruselas y el Fondo Monetario Internacional) un paquete de política económica para la economía griega. Lo más importante del conjunto de propuestas era el plan para restructurar la deuda griega. El documento buscaba salir del círculo vicioso de extender nuevos créditos a Grecia para sobrellevar la crisis y pretender que en el futuro cercano el endeudamiento iría reduciéndose.

La propuesta de Varoufakis contemplaba la generación de un superávit primario que pasaría de 0.8 por ciento del PIB en 2015 a 2 por ciento a partir de 2018 para estabilizarse durante la siguiente década. El superávit primario es lo que queda cuando a los ingresos del estado le restamos los rubros del presupuesto programable (antes del servicio de la deuda). No es otra cosa que la métrica del abandono de los rubros necesarios para el desarrollo social y económico.


La tasa de crecimiento que proyectaba la propuesta del gobierno de Tsipras era modesta para los primeros años y después se estabilizaría alrededor de 3 por ciento en promedio durante la siguiente década. Esta combinación de medidas permitiría reducir la proporción de la deuda con respecto al PIB para llevarla de 180 por ciento en 2015 a 127 por ciento del PIB para 2025. Los pagos por servicio de la deuda se irían reduciendo del 18 por ciento del PIB a niveles mucho más manejables.


Pero la troika propuso un plan distinto: nuevo rescate pero acompañado de nuevas y más fuertes medidas de austeridad fiscal. El gobierno de Tsipras sometió el nuevo plan a un referéndum general. El resultado del histórico ejercicio democrático del 5 de julio fue clarísimo: 62 por ciento de la población se manifestó en contra del plan propuesto por la troika.


Pero las urnas para el referéndum no fueron los únicos lugares en los que la gente podía manifestarse. Al mismo tiempo que la población rechazaba el plan de austeridad acudía ansiosa ante los bancos y los cajeros automáticos para retirar lo que quedaba de sus cuentas.


La troika decidió castigar a Grecia: el BCE restringió sus líneas de crédito de emergencia (para los bancos) y la Comisión en Bruselas exigió todavía más reformas y más austeridad. Por su parte, el FMI jugaba un doble juego. En efecto, mientras la retórica de la señora Lagarde hacía alusiones a la inefectividad de las medidas de austeridad y al hecho de que la deuda era insostenible, el FMI siguió (y ha seguido) insistiendo en las privatizaciones y demás reformas estructurales. Al día siguiente del referéndum Varoufakis renunció y apenas cuatro días después Tsipras dio a conocer un paquete de medidas que esencialmente recogía las condiciones de la troika. La capitulación del gobierno de Syriza frente a los poderes de la troika fue total.


¿Cómo se ha desempeñado la economía de Grecia desde que Tsipras decidió acatar el diktat de la troika? Las medidas de austeridad impuestas por la troika no han permitido crecer y tampoco han conducido a una reducción de la carga de la deuda. El PIB griego sufrió una contracción de 1.2 por ciento en el primer trimestre de este año (con respecto al primer trimestre del año anterior) y Grecia acumula ya tres trimestres consecutivos de sufrir una contracción económica.


Es decir, las cosas siguen empeorando. Los pronósticos del propio FMI indican que la deuda permanecerá en el rango de 180 por ciento del PIB hasta 2020 y que a partir de ese año volverá a crecer hasta llegar a 250 por ciento del PIB en 2055. Los requerimientos financieros del sector público para hacer frente a esta masa de endeudamiento ascenderían a cerca de 70 por ciento del PIB. Esta es una cifra escandalosa: la economía griega estaría destinando más de dos tercera partes del producto para pagar deudas.


Estas son las razones por las cuales el FMI considera que la deuda en Grecia no es sustentable y por las cuales se necesita un programa de restructuración de la deuda que sea más realista. Sin embargo, y aquí está el meollo de la cuestión, el FMI sostiene que Grecia debe mantener las metas de superávit primario de 3.5 por ciento anual. De este modo, la propuesta del Fondo significa ahogar a la economía griega al mismo tiempo que habla un lenguaje en apariencia más realista sobre la deuda. Es un doble juego absurdo en sus negociaciones para decidir si forma parte del tercer paquete de rescate o se mantiene al margen. Pero ese paquete es otro capítulo más de esa política del avestruz que consiste en extender el martirio de la economía griega y pretender que algún día vendrá la solución.


La tragedia en Grecia se va a volver a repetir. Los vencimientos que enfrenta Grecia para los próximos meses y la insolvencia de facto que ya existe son la prueba fehaciente de que el camino impuesto por la troika y el FMI conduce a una espiral deflacionaria y a una crisis más prolongada en la que el pueblo griego perderá todo.
Twitter: @anadaloficial

Publicado en Internacional

Nueva York.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció este lunes que se encuentra en una grave crisis financiera cuyas consecuencias incluyen la suspensión de visitas de vigilancia a países miembros, sesiones ya programadas para julio y octubre y el inminente despido de 40 por ciento del personal.

En un comunicado la CIDH informó que "atraviesa una crisis financiera extrema que tendrá graves consecuencias en su capacidad de cumplir con su mandato y funciones básicas". Agregó que el próximo 31 de julio se vencen los contratos de 40 por ciento del personal "y no se cuenta en estos momentos con los fondos, ni con la expectativa de recibirlos, para poder renovarlos".

Alerta: "sería alarmante para la CIDH que esta situación tuviera por resultado el desmantelamiento de áreas esenciales en el cumplimiento de su mandato", y lamenta que no podrá cumplir con tareas ya programadas para este año. Expresa preocupación por el impacto de esta crisis para atender denuncias de violaciones de derechos humanos, y por el "estado de indefensión en que se quedarán miles de visitas de vigilancia respecto de violaciones de derechos humanos".

A la vez, expresa preocupación de que esta emergencia financiera pudiera resultar en la pérdida de funcionarios que han trabajado en la causa de la CIDH.

A pesar de esfuerzos para obtener donaciones, algunas ya prometidas pero no cumplidas, la CIDH “hace un llamado a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), y otros, para aportar los recursos necesarios antes del 15 de junio, para poder evitar esta situación catastrófica".

Más allá de esta crisis inmediata, la CIDH señala que durante un par de décadas ha padecido falta de apoyo financiero suficiente para cumplir el mandato que los estados miembros de la OEA le han asignado. Señala que su presupuesto para el año en curso es de menos de 5 millones de dólares y que el personal financiado por la OEA suma 31 empleados (cifra menor que el total de los países miembros).

Aunque los países miembros, durante años, han aprobado en Asamblea General resoluciones para atender la insuficiencia de apoyo para la CIDH, esto no ha fructificado en la asignación de más fondos.

Por lo tanto, la CIDH declaró que "espera que la próxima Asamblea General de la OEA, a realizarse en junio, adopte una decisión histórica y trascendental que refleje el compromiso de los estados con la defensa de los derechos humanos en la región", y que eso conduzca a aumentar de manera "radical" el presupuesto.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la OEA, establecido en el rubro de la Carta de la OEA y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y está integrada por siete miembros independientes elegidos por la Asamblea General.

El perfil público de la CIDH fue elevado tanto en México como en Estados Unidos en torno a las labores de su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes en el caso de Ayotzinapa.

Publicado en Internacional
Lunes, 23 Mayo 2016 10:23

“El capitalismo puede colapsar”

Pionero de la sociología económica, Wolfgang Streeck analiza la crisis del modelo.

 

 

El profesor Wolfgang Streeck (Lengerich, 1946) pasó más de tres décadas estudiando las relaciones entre capital y trabajo en las sociedades capitalistas. Sociólogo formado en la Alemania escindida por el Muro, desarrolló gran parte de su carrera en Estados Unidos, en las universidades de Columbia y Wisconsin-Madison, antes de asumir la dirección del Max Planck Institute, centro del que es director emérito. Nunca fue muy partidario de la teoría de los sistemas y análisis cuantitativo que triunfó en Estados Unidos a partir de los setenta —"las publicaciones académicas se convirtieron en un tostón"— y fue un pionero en la puesta en marcha de un programa de sociología económica. Pero en 2008, ante una crisis económica que describe como una experiencia casi mortal, fue cuando comprendió que la continuidad de las sociedades y de las oportunidades de la gente en el campo laboral dependían más que nunca del sistema global financiero: "Para entender las dinámicas de la sociedad moderna y la vida de la gente tienes que comprender el desarrollo y el papel de las finanzas globales como la condición dominante, había que integrar la política del sector financiero en la teoría macro de desarrollo social". En eso anda empeñado, como demuestran sus artículos en New Left Review. Invitado en abril por el Centro de Estudios del Museo Reina Sofía y el MACBA a impartir sendos seminarios en Madrid y Barcelona, Streeck disertó sobre las crisis del capitalismo, la vacuidad de la política y la construcción europea.

 

Pregunta. Los sindicatos han sido una parte esencial de su área de estudio. ¿Estaban ahí los elementos para anticipar su actual pérdida de influencia?

 

Respuesta. Las predicciones son muy difíciles de hacer. A finales de los sesenta hubo una ola de agitación obrera, incluso en el bloque soviético. A partir de ese momento, los sindicatos tuvieron una fuerza creciente: la única manera de calmar ese malestar sin que subiera el desempleo era admitir tasas más altas de inflación, una especie de fuerza pacificadora. Pero esa medicina tenía contraprestaciones muy serias. La decisión de acabar con esto la tomó en 1979 Paul Volcker como presidente de la Reserva Federal con Carter.

 

P. ¿Qué pasó?

 

R. Cuando yo era un estudiante se decía como una obviedad que un 5% de desempleo en una democracia era algo imposible, la gente haría saltar por los aires el sistema. El experimento político fue decidir jugársela. El desempleo subió al 20% en EE UU en los primeros ochenta, industrias enteras se borraron del mapa. Ahora incluso se han aprobado leyes para dificultar la organización sindical en Estados Unidos, el mismo país que en los años treinta introdujo legislación para promover esto, porque, siguiendo el modelo keynesiano, pensaban que unos sindicatos fuertes podrían redistribuir la riqueza, producir demanda agregada y crecimiento económico.

 

P. Señala tres tendencias que se retroalimentan: el aumento de la desigualdad, la caída del crecimiento y la impresión de moneda y de deuda, algo que considera insostenible. ¿A qué conduce esto?

 

R. A una situación impredecible de crisis potencial, de interrupciones emergentes o colapsos con una intensificación de conflictos entre países y clases sociales, y al declive del nivel y la esperanza de vida de una parte cada vez más grande de la población. El colapso del capitalismo es posible, lo ocurrido en 2008 podría repetirse pero a mayor escala, con muchos bancos cayendo al mismo tiempo. No digo que vaya a suceder, pero podemos estar seguros de una tendencia: el aumento del número de personas que quedan en los márgenes.

 

P. ¿Las sociedades avanzadas se acercan al Tercer Mundo?

 

R. Hay países considerados sociedades capitalistas altamente desarrolladas que presentan similitudes preocupantes con los llamados países del Tercer Mundo. Más y más gente depende de recursos privados para vivir bien. Luego, los países del Tercer Mundo están bajo mucho estrés y en un proceso rápido de deterioro: la clase media y las burocracias han perdido la esperanza. La promesa de desarrollo parece haberse roto totalmente.

 

P. Apunta que la falta de una alternativa al capitalismo produce una clase política interesada, un descenso de la participación electoral, más partidos y una inestabilidad persistente. Pero, tradicionalmente, la teoría política consideraba la baja participación como un síntoma de madurez en democracia.

 

R. Bueno, sobre esto no había consenso, pero la teoría era que la gente estaba tan satisfecha que no iba a votar. Yo me fijo en tendencias, y en la OCDE hay un descenso en la participación que coincide con otras curvas como el aumento de la desigualdad, la congelación salarial o las reformas del Estado de bienestar. Cabría pensar que la gente insatisfecha irá a votar, pero no. Es algo asimétrico: quienes recurrentemente se abstienen son quienes están en la base de la distribución de la riqueza. Ahora, sin embargo, estos ciudadanos que habían renunciado a la política están volviendo. En todas partes vemos un ascenso de los llamados partidos populistas.

 

P. ¿Qué implicaciones tiene esto?

 

R. Esa curva empieza a subir, pero a costa de la estabilidad política y de los partidos del centro que están cayendo; hay una mayor dificultad para formar Gobiernos porque los nuevos partidos tienen que entrar en el sistema y los viejos no se fían. Los conflictos inherentes en las sociedades empiezan a ascender y a subir al sistema político, después de 20 años de ver cómo quedaban fuera del discurso político oficial.

 

P. ¿Otras tendencias también cambian?

 

R. Las económicas se refuerzan de tal manera que algo muy gordo tendría que pasar para que alteraran su curso. Es como si el sistema tuviera muchas enfermedades al mismo tiempo, cada una de las cuales podría tratarse y curarse, pero no todas al mismo tiempo. Por ejemplo, el dramático aumento de la desigualdad se refuerza con esta gente que dispone de una increíble cantidad de herramientas y recursos para defender su riqueza.

 

P. La filantropía, especialmente en EE UU, es el mecanismo que muchos encuentran para compensar. ¿Qué opina?

 

R. El motivo por el que la esfera pública no puede hacer ciertas cosas por sí misma es porque no puede cargar impositivamente a los ricos; entonces estos se gravan a sí mismos, por supuesto de manera menor, y lo combinan con una gran operación de relaciones públicas. Es algo humillante para las sociedades democráticas depender de la buena voluntad de unos pocos. Es como una refeudalización.

 

P. ¿Qué piensa de la revolución tecnológica que promete otorgar más poder a la gente y plantea otro tipo de economías?

 

R. Es un tema muy amplio. A finales de los setenta, cuando estudié la industria automovilística, vi los primeros robots entrando en fábricas. Pensamos que significaría muchísimo desempleo, y así ocurrió en EE UU y en Reino Unido, pero no en Alemania o Japón, donde se diversificaron los productos que necesitaban de una mano de obra muy sofisticada. Las industrias se expandieron a un ritmo tan fuerte que el efecto del ahorro de trabajo quedó anulado por el volumen.

 

P. ¿Y ahora?

 

R. Hoy tenemos un problema parecido con el auge de la inteligencia artificial, estas máquinas que pueden programarse a sí mismas e incluso crear otras. Esto ataca a la clase media, es decir, a la gente que ha trabajado duro en la escuela y en la universidad para tener un empleo. El estadounidense Randall Collins, por ejemplo, predice que para mediados de este siglo la inteligencia artificial habrá causado un nivel de desempleo de al menos un 50% entre la clase media en todas las sociedades.

 

P. Se ha mostrado muy crítico con el euro y habla de un cambio en la estructura monetaria. ¿Una vuelta a las monedas nacionales?

 

R. En esta vida no hay vuelta atrás, pero algún tipo de restauración de la soberanía monetaria en los países que están quedando atrás es inevitable. Debemos empezar a pensar seriamente en un sistema monetario de dos niveles. Es una elección entre cirugía sin anestesia o con algún sedante. Y si quieres hacer una vivisección en Grecia ves que no tienen suficiente poder para resistir y está a punto de convertirse en un país del Tercer Mundo.

 

P. Escribe que el capitalismo no va a desaparecer por decreto, nadie va a salir a anunciar su caída, y habla más bien de una mutación.

 

R. Mi hipótesis es que atravesaremos un largo periodo de transición, en el que no sabemos hacia dónde vamos. Es un mundo de incertidumbre, desorden, desorientación, en el que todo tipo de cosas pueden pasar en cualquier momento. Nadie sabe cómo salir del problema, solo vemos que crece. No se trata solo de las desigualdades y las finanzas haciendo cortes por todas partes, es que también afrontamos límites en términos de medio ambiente y políticas energéticas, así como el ataque de las periferias. Todo simultáneamente.

 

P. ¿La desaparición del comunismo le está buscando la ruina al capitalismo, que ya no tiene competencia?

 

R. Desde el siglo XIX existía la presunción de que el capitalismo era estabilizado por sus enemigos, que forzaban crisis transformativas. El capitalismo hoy es muy distinto del de entonces, pero lo que tienen en común es el maridaje de la promesa de progreso social con la interminable acumulación de capital capaz de crecer por sí mismo, sin límite. La unión de estas dos cosas, la promesa de progreso y la acumulación de capital en manos privadas, es la cuestión crítica: ¿cuánto puede durar? Podría decirse que la acumulación de más y más capital no puede ser descrita como progreso, toca un límite. Y si el dinamismo capitalista empieza a tocar techo, entonces llegamos a la crisis.

 

P. ¿Qué diría hoy Max Weber?

 

R. Diría: “Karl y yo teníamos razón”.Si nos fijamos en los origenes de la sociología y la teoría social, se consideraba que sus trabajos eran antagónicos, pero hoy parecen extremadamente similares.

 

 

 

Publicado en Economía
Lebaron analiza la “crisis de creencia” que atraviesan las propuestas neoliberales después de las experiencias progresistas en América latina y de la crisis financiera global, pero advierte que las elites que las promueven siguen en posiciones de poder.

 


“El neoliberalismo ya no es capaz de imponerse como antes”, dice Frédéric Lebaron, pero las elites que lo promueven “siguen estando en posiciones de poder”. Sociólogo francés, Lebaron fue ayudante de Pierre Bourdieu en el Collège de France y está en el país, invitado por el Centro Franco Argentino en Altos Estudios de la UBA, para dictar un seminario sobre “Las políticas neoliberales contemporáneas”. En esta entrevista con Página/12, señala que las ideas y las promesas asociadas a la supuesta “eficiencia natural del mercado” –las mismas que buscan reconstituirse en Latinoamérica– atraviesan “una verdadera crisis de creencia” y han generado en Europa “un crecimiento de las desigualdades en las condiciones de vida”.

 

–¿Qué especificidades observa en el neoliberalismo contemporáneo? ¿Qué diferencias y qué continuidades analiza respecto de experiencias anteriores?

 

–Desde 2007-2008 y la gran crisis financiera mundial, el neoliberalismo ya no es capaz de imponerse de manera tan evidente como antes como el portador de la única política posible, en particular en América del Norte y en Europa. Se enfrenta a una profunda crisis intelectual: la idea de una eficiencia natural del mercado ha perdido gran parte de su fuerza y las promesas de progreso y justicia relacionadas con un crecimiento económico liberalizado se han desdibujado ampliamente. El neoliberalismo se enfrenta a una verdadera crisis de creencia. En los años ‘80, las conquistas neoliberales se encadenaban con facilidad y rapidez: victorias electorales (Thatcher, Reagan), el cambio doctrinal de los socialdemócratas europeos, rupturas estructurales con la liberalización financiera global, luego, el Consenso de Washington a principios de los 90 tras la caída del comunismo soviético. Todos parecían éxitos. Las cosas cambiaron en la década del 2000 en América Latina con la llegada de gobiernos de izquierda, y después de 2007-2008 los cambios se extendieron a nivel mundial. La inestabilidad endémica de las finanzas globales es la principal causa de la pérdida de crédito del neoliberalismo. Al mismo tiempo, las élites económicas y políticas neoliberales siguen estando en posiciones de poder y continúan intentando promover sus políticas.

 

–¿Qué consecuencias sociales han tenido las políticas de austeridad en Europa?

 

–La unificación monetaria europea fue acompañada por criterios estrictos en materia de déficit presupuestario y deuda pública. Pero los Estados jugaron un poco con las reglas y, en 2009, hasta dejaron deslizar el déficit para hacer frente a la crisis económica mundial. A partir de 2010, especialmente tras la intensificación de la especulación financiera enfrentada por el Estado griego, gobiernos e instituciones de la zona euro se orientan hacia políticas de austeridad más o menos severas, basadas en una rápida reducción del gasto público. El objetivo es el desendeudamiento de los Estados, pero el resultado es sobre todo un crecimiento económico muy bajo, e incluso una recaída en la recesión, en algunos países muy pronunciada. Entonces, observamos una degradación bastante general del mercado de trabajo. Desde 2013, la situación se agrava menos rápidamente en general, pero en ciertos países se producen no sólo más desempleo y precariedad laboral, sino también más pobreza y más desigualdad. La situación en 2016 sigue siendo de un extremado deterioro en Grecia, Portugal y España. En Francia, las políticas de austeridad son menos fuertes, pero tienen sin embargo efectos graves, con el mercado de trabajo en una situación muy difícil y con un aumento de la precariedad. Estas consecuencias se reflejan en toda la zona euro con un crecimiento de las desigualdades en las condiciones de vida.

 

–¿Cuál es la incidencia del neoliberalismo y de las lógicas financieras en las universidades y las instituciones de investigación científica?

 

–En el sector de la educación superior y la investigación, las lógicas financieras penetran lentamente y de un modo específico, en la medida en que el peso de las lógicas públicas y la referencia al servicio público sigue siendo muy fuerte. En primer lugar se observan recortes presupuestarios más o menos brutales: en Francia y en Europa es particularmente el sector público y masivo de la enseñanza superior el que ve degradada su posición. Luego, las áreas jerárquicas y las estructuras internas se mueven bajo el efecto de la difusión de los criterios financieros: por ejemplo, son considerados “centros de ganancia” los laboratorios que tienen más contratos con el sector privado y las carreras dirigidas a segmentos más valorizados del mercado de trabajo. Por el contrario, las carreras masivas, las que se dirigen a profesiones del sector público, educación, ciencias sociales, salud, tienen menos apoyo. Los laboratorios de investigación básica sobreviven sólo si demuestran su “excelencia”, según criterios cada vez más cuantitativos. Las lógicas del ranking se extienden en detrimento de la idea de lucha contra las desigualdades sociales frente al acceso y la producción del conocimiento.

 

–¿Cómo se ha construido el valor mercantil del conocimiento, en detrimento de su concepción como bien público?

 

–En el contexto institucional que analizamos, el peso de las empresas y las lógicas financieras se refuerza también en la producción y difusión de los conocimientos. Pero, al mismo tiempo, la demanda de educación superior de parte de las familias es fuerte, y el sentimiento de injusticia y desigualdad ante el sistema actual es demasiado grande, particularmente en Francia. Tenemos un sistema educativo muy oligárquico y jerárquico, y, por otro lado, la eficacia global de las instituciones se está deteriorando como consecuencia de las restricciones presupuestarias. La educación y el conocimiento son pilares de la democracia, la igualdad y la autonomía. Es por eso que defender estos valores y su carácter de “bien público” es fundamental.

 

–¿Qué transformaciones analiza en particular en el discurso de las ciencias económicas?

 

–La ciencia económica atraviesa un período difícil desde que se la hizo fracasar en 2008-2009. La teoría de los mercados eficientes, la idealización de la utopía de un equilibrio de mercado cuasinatural, directamente se vieron desafiados por los hechos. A partir de ahí, dos respuestas son posibles. Algunos consideran que los fracasos de las políticas económicas se deben a una insuficiencia de las reformas neoliberales para garantizar el buen funcionamiento de los mercados. Este discurso es muy fuerte en Europa, donde se acusa el Estado de bienestar de todos los males. En Francia esta posición está representada por economistas como el premio Nobel 2014, Jean Tirole. Ellos piensan que el principal problema económico es la rigidez del mercado de trabajo, al igual que los economistas de la Comisión Europea, de la OCDE, sin mencionar a la mayor parte de los economistas del FMI. Son los economistas más cercanos a la industria financiera. Del otro lado, hay dos polos: los que consideran que olvidar los preceptos de la macroeconomía estándar y la influencia de las teorías falsas condujo a una creciente desigualdad y a una mayor inestabilidad (Stiglitz, Piketty y algunos otros), y los que, en el fondo muy cercanos, consideran que el capitalismo financiero entró en una crisis muy profunda que vuelve a poner en cuestión a los pilares del sistema económico, por lo que apelan a reformas aún más radicales. Estos últimos son poskeynesianos, institucionalistas, marxistas. Me parece que la alianza entre estas dos fracciones es portadora de un cambio posible de las instituciones y de las políticas económicas, pero su acercamiento sólo tendrá eficacia si encuentra expresiones en el campo político. Son los movimientos sociales, los pueblos, los que todavía tienen la llave de la Historia.

 

 

 

Publicado en Economía
Lunes, 23 Mayo 2016 07:28

Syriza aprueba más medidas de ajuste

El debate parlamentario se realizó en medio de una jornada de huelgas y manifestaciones. Habrá un aumento de impuestos indirectos, incluido el IVA, y se establecerá un nuevo fondo de privatizaciones.

 

 

Syriza y sus aliados nacionalistas de derecha, el partido Griegos Independientes (Anel), aprobaron ayer en el Parlamento un paquete de medidas de ajuste que busca cumplir con las expectativas de los acreedores internacionales para continuar recibiendo ayuda financiera. El debate parlamentario se realizó en medio del segundo día de huelga de los trabajadores del subte de Atenas y de una única jornada de protestas y paro de los gremios que controlan los servicios de colectivos y trenes interurbanos. Además, al menos 11.000 personas volvieron a llenar la plaza ateniense de Syntagma, frente al Parlamento, para protestar contra el nuevo ajuste.

 

La ley escoba supondrá un aumento de impuestos indirectos, incluido el IVA, con los que el Ejecutivo espera recaudar 1.800 millones de euros al año. El paquete también libera la venta de créditos morosos a fondos de inversión, configura el mecanismo de recorte automático del presupuesto en caso de que el gobierno no cumpla con los objetivos de superávit acordados con los acreedores y establece un nuevo fondo de privatizaciones.

 

Finalmente, la ley incluye un congelamiento de los salarios de los funcionarios públicos en “régimen especial”, es decir, de jueces, personal militar o policías, durante un plazo de dos años. Con esta última medida, el gobierno griego espera ahorrar hasta 118 millones de euros por año. “Hoy se cierra un período difícil para el país y damos el primer paso para salir de la crisis, un período que también tendrá sus dificultades”, concluyó el primer ministro Alexis Tsipras tras ganar la votación en el Parlamento.

 

“Los socios europeos reciben el mensaje de que Grecia respeta sus compromisos, ahora ellos deben demostrar que respetan los suyos”, agregó. El gobierno heleno confía en que el aumento de la recaudación previsto en la ley, sumado a los 3.600 millones anuales que se garantizó con recortes y subas de impuestos aprobados hace sólo dos semanas, ayuden a convencer mañana al Eurogrupo –foro que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la Zona Euro– para aprobar la primera revisión del tercer rescate y transferir la primera partida de ayuda. Además, Atenas espera que en la reunión de mañana el Eurogrupo acepte su pedido de iniciar un plan de alivio sustancial para la enorme deuda que pesa sobre el país del sur europeo.

 

En este sentido, los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona acordaron el 9 de mayo, un día después de que Grecia aprobara el enésimo ajuste en medio de protestas, que iban a examinar en la próxima reunión del Eurogrupo medidas para aliviar la deuda del país heleno. Durante una reunión extraordinaria en Bruselas, los ministros trataron de convencer al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que participase finalmente en el tercer rescate a Grecia con un alivio de la deuda griega a corto, medio y largo plazo, y con medidas de contingencia más equilibradas.

 

El objetivo de los ministros fue presionar por un lado a Grecia, que reclamó una declaración clara a favor de un alivio de la deuda helena, y por otra parte al FMI, que les exigió actuar si querían mantener el objetivo de superávit primario en el 3,5 por ciento del PIB griego para 2018. El Fondo consideró ese objetivo inviable y contraproducente y que, en caso de lograrse, señaló que sería con recortes de gastos discrecionales y puntuales y con aumento de los impuestos.

 

Desde 2010, Grecia recibió más de 300.000 millones de euros de ayuda financiera de sus acreedores internacionales de la eurozona, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE); a cambio aplicó un duro ajuste que incluyó el despido de miles de estatales, subas de impuestos y recortes de todo tipo.

 

A comienzos de 2015, Syriza, con Tsipras a la cabeza, fue electo para poner fin a ese ajuste feroz. Sin embargo, después de ocho meses iniciales de confrontación y mucha tensión política, el primer ministro cedió a los reclamos de los acreedores internacionales, continuó y profundizó el ajuste, rompiendo con amplios sectores de su base electoral, como los sindicatos.

 

 

Publicado en Internacional

“Discúlpeme que no conteste a su pregunta. Entenderá por qué. Yo nunca me rindo”.

Esta fue la respuesta de la presidenta brasileña suspendida, Dilma Rousseff, cuando el periodista Glenn Greenwald, del portal The Intercept, le preguntó qué sería mejor, en caso de que no vuelva a ocupar su cargo: que el mandatario interino, Michel Temer, concluya el periodo presidencial, o que se convoque a nuevas elecciones.


Rousseff dio entrevistas a los portales The Intercept y RT (Russia Today).


“La posibilidad de un proceso de impeachment está prevista en la Constitución, pero sólo si el presidente comete un crimen anticonstitucional o contra los derechos humanos. Así que se trató de un golpe porque no se cometió dicho crimen”, explicó a RT.


“Se me juzgó por obtener créditos adicionales (de bancos estatales). Todos los presidentes que me precedieron hicieron lo mismo; entonces, no hay base legal para considerar que cometí un crimen”, agregó Rousseff.


En ambas entrevistas subrayó que la llamada pedaleada dentro de las cuentas públicas fue una maniobra legal en la que “se reinvierte el superávit” de un crédito, sin sustraer nada del grueso de los fondos públicos. “Nada se ocultó. Eso pasó por todos los escritorios”, insistió.


También explicó a Greenwald la estrategia con la que podría ser absuelta de las acusaciones que le hacen. “Puedo apelar a la Suprema Corte, lo cual ocurrirá en el momento apropiado de mi defensa. Mientras tanto, el caso será llevado ante otra corte que el Senado designará. Después de eso puedo debatir si el proceso se llevó a cabo adecuadamente, si fue imparcial o si hubo interferencia en los procedimientos. Todo esto será apelado”, señaló.


Ante RT, Rousseff insistió en que los gobiernos del Partido de los Trabajadores –en el cual militan ella y Lula– combatieron la pobreza en Brasil y se mostraron incluyentes hacia todos los sectores de la población brasileña, muy diversa social y étnicamente. Resumió los programas contra la pobreza del PT como la intención de “mantener a los niños vacunados y en la escuela, apoyando a los padres de familia”.


Ambas publicaciones recordaron que el gobierno interino de Temer causó controversia mundial al designar un gabinete integrado sólo por hombres blancos.


RT preguntó a Rousseff si hay una intervención de Estados Unidos en lo que ocurre en su país, y si está de acuerdo con lo dicho, por ejemplo, por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien aseguró que el impeachment fue “una segunda Operación Cóndor”, en referencia a la coordinación entre dictaduras en el Cono Sur orquestada por Estados Unidos.


“Bien puede tratarse de un intento de cambiar el paisaje político de América Latina, sobre todo tomando en cuenta el importante papel de Brasil en la región, pero quiero señalar una cosa: este proceso es controlado por fuerzas brasileñas que evidentemente tienen intereses dentro del país. Los acontecimientos actuales no pueden atribuirse a la injerencia extranjera; eso no es lo que sucede. Desde luego, cuando se trata de un actor clave en la región como lo es Brasil, es de esperar que de esto se beneficien muchos”.


RT preguntó sobre el papel de la prensa en esta situación, al señalar que los medios brasileños son propiedad “de un puñado” de personas.
Rousseff repondió: “siempre discutimos la democratización de los medios y una regulación económica”, para romper los oligopolios mediáticos “que se volvieron un factor desetabilizador en el proceso democrático de Brazil”, y agregó que se trata de medios “acríticos y sesgados”.


Y agregó: “para darle un ejemplo, los medios locales siempre se presentaron como moderados hacia mi gobierno, mi partido y mis aliados. Sin embargo, y repentinamente, el gobierno interino tuvo una presentación muy favorable, sin críticas, pese a las controversias y situaciones atípicas” que se han suscitado.


Al preguntarle sobre recientes informes filtrados por Wikilieaks de que Temer fue informante de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Rousseff insistió en que si bien es inapropiado que el actual mandatario interino tuviera dichos contactos, tanto el impeachment como sus antecedentes y sus consecuencias son obra, ante todo, de grupos dentro de Brasil.


Subrayó que el actual gobierno de Temer es ilegítimo no sólo por la forma en que llegó al poder, sin elecciones de por medio, sino por “el pecado original que resultó de un chantaje. El presidente de la Cámara de Diputados (el suspendido Eduardo Cunha), quien impulsó el proceso, enfrenta un proceso acusado de tener cuentas secretas en el extranjero, corrupción y lavado de dinero”, señaló.


Añadió: “lo interesante de este gobierno es que hoy adopta una medida y mañana la cambia. No fue electo y por eso no tiene una plataforma. Se hacen declaraciones absurdas, por ejemplo, que tenemos que deshacernos de lo sistemas de salud pública en algunas regiones, cuando la Constitución de 1988 garantiza el sistema de salud en todo el país. Este gobierno dice estas cosas para ver cómo reacciona la gente, pero son malos para ocultar su verdadera intención, que es implementar el programa más neoliberal posible”.


Aseguró que se trata de la combinación fallida de dos elementos: “ineptitud, y tratar de tomarle el pulso al pueblo”.


Cuando Greenwald preguntó si está apostando a un movimiento de desobediencia civil en su apoyo, Rousseff respondió: “Yo estoy tratando de dar un ejemplo. Necesitamos luchas concretas, no desobediencia civil generalizada. La gente se tendrá que organizar de maneras muy diversas”.

Publicado en Internacional
Jueves, 19 Mayo 2016 07:38

Políticas económicas

Jason Furman, presidente del Consejo de Asesores Económicos (CEA) de la Casa Blanca, inusualmente ha aparecido por dos diferentes razones en la prensa mundial. En una entrevista que publicó El País (15/5/16, p. 39) y en un importante estudio del CEA que documenta el poder monopólico en la economía estadunidense. En este estudio se describe cómo beneficia a consumidores y trabajadores la competencia entre empresas y cómo les perjudica el predominio de condiciones monopólicas. En la entrevista se muestran las diferencias entre las concepciones económicas que están detrás de las decisiones políticas que instrumentaron el gobierno estadunidense y los de la Unión Europea.

 

La acción estatal no se limita, por supuesto, a la política fiscal. Importa lo que vienen haciendo los bancos centrales, que se han ocupado de estimular la actividad económica a través de políticas monetarias no convencionales. Importa, también, el trabajo de análisis de las condiciones en las que está operando la economía. Por eso el estudio del CEA es relevante ya que ha producido indicadores de la concentración del mercado, es decir, del poder monopólico de unas cuantas empresas y sus efectos perversos en consumidores y trabajadores.

 

Lo que se documenta es que Estados Unidos ha declinado la competencia. El poder monopólico se traduce en mayores ingresos para unas cuantas empresas en detrimento de consumidores. La creciente desigualdad en ese país tiene aquí una explicación estructural adicional. Conocer sus medidas en un primer paso para acotar ese poder monopólico y revertirlo es tarea del Estado

 

Las diferentes decisiones del gobierno de Estados Unidos y los de la Unión Monetaria Europea han impactado claramente el desempeño económico de esos países. Los europeos, luego de la crisis de 2008 decidieron retirar prematuramente los estímulos fiscales, aumentaron tasas de interés y exigieron el cumplimiento de las reglas fiscales de Maastricht, que limitan el déficit fiscal a tres por ciento del PIB, en tanto los estadunidenses mantuvieron estímulos fiscales, llevaron las tasas de interés a su límite cero y ejecutaron un rápido saneamiento bancario.

 

El resultado de estas decisiones fue que los europeos recuperaran sus niveles de producción cinco años después que los estadunidenses. Los europeos lograron igualar el PIB del primer trimestre de 2008 apenas el primer trimestre de 2016, mientras los estadunidense lo lograron desde 2011. Peor aún, a nivel del ingreso por habitante, los europeos de la zona euro en 2016 están uno por ciento por debajo de los niveles previos a la crisis, en tanto en Estados Unidos hay un avance de 15 por ciento. Para Furman estas diferencias se explican por elecciones políticas. Pero para él eso es historia. Lo relevante es que Europa está a punto de repetir los mismos errores.

 

La Unión Europea está discutiendo la posibilidad de sancionar a Portugal y España porque incumplieron con las metas fiscales. Para Estados Unidos la Comisión Europea debiera aplicar flexiblemente sus reglas, de modo tal que incorpore la instrumentación de estímulos fiscales para promover que la recuperación pueda consolidarse, permitiendo generar empleos y mejorando los ingresos. El problema para Furman no se ubica en incumplimientos en las cifras del déficit fiscal, sino en países con grandes superávit comerciales. El superávit en la cuenta corriente de Alemania tiene efectos negativos para el resto del mundo y, particularmente, para sus socios de la eurozona.

 

Globalmente estamos en una situación económica en la que los riesgos son grandes. Afrontarlos adecuadamente obliga a una coordinación internacional como la lograda por el G20 a finales de 2008 y ratificada en abril de 2009, que decidió aplicar estímulos fiscales importantes, permitiendo que la recesión global se revirtiera e iniciara la recuperación. Frente a las dificultades que se presentan en las perspectivas inmediatas, la falta de demanda es clara, evidenciada por las bajas tasas de interés, la ausencia de inflación y, por supuesto, el alto desempleo. Para atender esto la política debiera jugar un papel resolviendo la insuficiencia de demanda.

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Publicado en Economía
Página 1 de 52