Jueves, 28 Mayo 2015 09:17

Las finanzas crecen como un cáncer

Es asombroso como cada semana se presentan acciones judiciales en varias partes del mundo contra el sector financiero por delitos e irregularidades,sin que se registre una reacción considerable por parte de la opinión pública.

 

Es sorprendente, porque esto pasa en medio de una crisis muy grave, con altos índices de desempleo, trabajo precario y un aumento sin precedentes de las desigualdades, lo que en buena medida puede atribuirse a las finanzas especulativas.


Todo comenzó en 2008 con la crisis hipotecaria y el estallido de la burbuja de los derivados financieros en Estados Unidos, seguido por la explosión de la crisis de la deuda soberana en Europa.


Cabe destacar que hasta ahora, las multas acumuladas impuestas desde 2008 por el gobierno de Estados Unidos tan solo a cinco grandes bancos, ascienden a 250.000 millones de dólares. Pero ningún banquero ha ido a la cárcel, las multas han sido pagadas y el problema ha sido sepultado. Cabe preguntarse si todo esto se debe a la mala conducta de algunos administradores codiciosos, o a la nueva "ética" del sector financiero.


Se calcula que habrá que esperar al menos hasta 2020 para regresar a los niveles económicos existentes en 2008. Eso significa una década perdida.


Para rescatar a los bancos, el mundo ha gastado en conjunto alrededor de cuatro billones (millones de millones) de dólares sustraídos a los contribuyentes.


A modo de ejemplo, para rescatar al sector bancario, España ha destinado más dinero que el dedicado a su presupuesto anual en educación y salud. Y la historia continúa.


El 20 de mayo, cinco grandes bancos aceptaron pagar una multa de 5.700 millones de dólares a las autoridades de Estados Unidos por sus manipulaciones en el mercado de divisas. Los bancos son muy conocidos: los estadounidenses JP Morgan Chase y Citigroup, los británicos Barclays y Royal Bank of Scotland y el suizo UBS.


En el caso de UBS, el Departamento (ministerio) de Justicia de Estados Unidos adoptó la inusual medida de anular un acuerdo de no acusación que había pactado anteriormente, justificando este paso debido a los reiterados escándalos del banco.


"El UBS tiene un prontuario que no puede ser ignorado", dijo la fiscal general adjunta, Leslie Caldwell.


Se trata de una desviación significativa de las directrices que el Departamento de Justicia emitió en 2008, según las cuales las consecuencias colaterales deben ser tomadas en cuenta en las acusaciones a las instituciones financieras.


"La consideración de consecuencias colaterales está concebida para encarar el riesgo de que una acusación particular cause un daño desproporcionado a los accionistas, los titulares de pensiones y los empleados que no son ni siquiera presuntos culpables," dijo Mark Filip, el funcionario del Departamento de Justicia que redactó el memorando de 2008.


Respecto al caso de la gigantesca compañía de auditoría Arthur Andersen, que avaló las falsificadas cuentas de la corporación de energía Enron, que posteriormente se declaró en quiebra, Filip dijo que "en última instancia, Arthur Andersen nunca fue condenada como culpable de nada, pero el mero hecho de acusarla, la destruyó."


Bajo el revelador título de "Demasiado grande para caer", esta fue de hecho una garantía de impunidad que no escapó a los administradores del sistema financiero.


El 11 de este mes, Denise L. Cote, jueza de la Corte Federal del distrito de Manhattan, condenó a dos grandes bancos, el japonés Nomura Holdings y el británico Royal Bank of Scotland, por estafar a dos instituciones públicas de hipotecas, conocidas como FannieMae y Freddie Mac, mediante la venta de bonos hipotecarios que contenían innumerables errores y tergiversaciones.


Nomura Holdings y Royal Bank of Scotland fueron solo dos de los 18 bancos acusados de manipular el mercado inmobiliario. Los otros 16 llegaron a un acuerdo extrajudicial para pagar casi 18.000 millones de dólares en sanciones y evitar así que sus fechorías fuesen ventiladas públicamente.


El Royal Bank of Scotland y Nomura Holdings rechazaron un arreglo similar y demandaron al gobierno de Estados Unidos en los tribunales, argumentando que fue la crisis inmobiliaria lo que provocó el colapso de sus bonos hipotecarios. Sin embargo, la jueza Cote sentenció que fue precisamente el comportamiento delictivo de los bancos lo que había acentuado el derrumbe del mercado hipotecario.


Cabe destacar que hasta ahora, las multas acumuladas impuestas desde 2008 por el gobierno de Estados Unidos tan solo a cinco grandes bancos, ascienden a 250.000 millones de dólares. Pero ningún banquero ha ido a la cárcel, las multas han sido pagadas y el problema ha sido sepultado.


Cabe preguntarse si todo esto se debe a la mala conducta de algunos administradores codiciosos, o a la nueva "ética" del sector financiero. Es necesario recordar que recientemente fue revelado que 25 administradores de fondos de cobertura (hedge funds) cobraron el año pasado cerca de 14.000 millones de dólares y que el gestor mejor pagado entre ellos se adjudicó a sí mismo la astronómica cifra de 1.300 millones de dólares, equivalente a la suma de los salarios promedio de 200.000 profesionales estadounidenses.


La respetada Universidad de Notre Dame divulgó el 20 de mayo un informe alarmante, basado en una encuesta a más de 1.200 ejecutivos de fondos de cobertura, banca de inversión y otras áreas del negocio financiero de Estados Unidos y Gran Bretaña, en el que cerca de un tercio de los que ganan más de 500.000 dólares al año admitieron que "han sido testigos o tienen conocimiento directo sobre irregularidades en su lugar de trabajo."

El informe de la universidad estadounidense incluso sostiene que "casi uno de cada cinco encuestados sienten que a veces los profesionales de servicios financieros deben involucrarse en actividades poco éticas o ilegales para tener éxito en el entorno financiero actual".


A este respecto, casi la mitad de los profesionales de altos ingresos encuestados consideran que las autoridades son "ineficaces en la detección, investigación y enjuiciamiento de infracciones relativas a las ganancias".


Una cuarta parte de los entrevistados afirmó que, si consideraban que no había ninguna posibilidad de ser arrestados por tráfico de información privilegiada para ganar unos 10 millones de dólares, pasarían esa información.


Casi un tercio "cree que las estructuras de remuneración o planes de bonificación en vigor en sus empresas podrían incentivar a los empleados a quebrantar la ética o violar la ley".


También cabe señalar que la mayoría muestra temor ante su empleador, que probablemente optaría por "aplicar represalias contra los que informen sobre irregularidades en su empresa".


Por lo tanto, el bono otorgado cada año a los funcionarios del sector financiero equivale prácticamente a un soborno por el silencio sobre la mala conducta.


Los ejemplos de Wall Street y de la City de Londres serán cada vez más comunes a medida que se proyecten en el sistema financiero.


Una nueva "ética" se está instaurando y se propagará si no se interrumpe ... y no es esto lo que está sucediendo.


Una nota final. En la misma tercera semana de mayo (¡cuántas cosas han sucedido en un corto espacio de tiempo!), la estadounidense Comisión Federal de Comercio presentó cargos a cuatro respetadas asociaciones estadounidenses dedicadas al combate del cáncer, por el uso indebido de millones de dólares de donaciones.


Una de ellas, el Fondo para el Cáncer de Estados Unidos, declaró que gastó cien por ciento de los fondos recaudados en atención médica, transporte de pacientes a sesiones de quimioterapia y compra de medicamentos para niños.


La Comisión descubrió que en realidad, menos de tres por ciento de las donaciones se destinó a enfermos de cáncer.


La "nueva ética" es en realidad un cáncer de muy rápida metástasis.


(Tomado de IPS. Editado por Pablo Piacentini)

Publicado en Economía

La caída de los precios del petróleo y la crisis del sector dan para todo: 'explican' la reducción de la inversión social, el giro en las políticas oficiales de mediano y largo plazo, la reducción de la planta de personal en diversidad de empresas, pero también ocultan las erráticas decisiones tomadas en el alto gobierno, como las de exonerar en impuestos a las multinacionales en general y en particular a las de este sector, producto de lo cual el país ha dejado de recaudar en los últimos años más de 30 billones de pesos.

Con total dependencia. Antes de los años ochenta del siglo XX, si la economía norteamericana era promisoria países como Colombia se sentían participes de ese provecho, ya que tendrían la posibilidad de aumentar sus exportaciones y, de contera, aumentar su producción, su empleo y bienestar –en el sentido que tiene este concepto en el mundo capitalista. También sucedía lo contrario, si le daba tos a esa economía brotaba la bronquitis en la nuestra; entonces, para el mantenimiento del bienestar nacional, era nuestro deseo que esa economía se mantuviera saludable.

Los tiempos pasan. Ahora, en el año 2015, la situación ya no es la misma, pues al tiempo que los indicadores internacionales subrayan la recuperación de la economía norteamericana, en nuestro país se registran síntomas de malestar, es decir, que la mejoría en la economía de la potencia del norte se corresponde con el deterioro de la nuestra. La salud de la economía de los Estados Unidos, traducida en la valoración de su moneda, el Dólar, hunde la nuestra en el enfisema cuyos síntomas se traducen en: la baja en el PIB, disminución en las exportaciones de materias primas como el petróleo, la devaluación del peso ($), el déficit de la balanza comercial y en el aumento de la deuda, entre otros, cuyos remedios por parte de las autoridades económicas criollas consisten en decisiones como: congelar los salarios de los trabajadores y empleados, aumentar los impuestos y los años para poder acceder a jubilación, y disminuir las inversiones sociales, entre los más evidentes; medidas por demás requeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). En conjunto: ¡Un truculento escenario socioeconómico para negociar la paz en el país!

¿Paradoja? ¿Contradicción? No, la situación simplemente nos reconfirma que vivimos en medio de los efectos del auge financiero que vive el sistema capitalista desde los años ochenta. Una circunstancia que vamos a denominar desatinada, o de su despropósito, cuyas razones son el objetivo de este artículo.

 

Meollo del desatino

 

Cuando uno toma nota por los medios económicos que en el mundo se producen y consumen actualmente unos 90 millones de barriles diarios de petróleo, pero que en la bolsa de valores los negociados son 500 millones diarios no le queda fácil entenderlo, pues no explican cómo es que negocian 5.5 veces más petróleo del producido y consumido diariamente; algo así como que negocian o realizan en el mercado más de cinco veces de algo que no existe. Asunto aún más complicado si lo traducimos a dólares, pues si para negociar los 90 millones de barriles (a US$ 50/barril) se necesitan algo así como US$ 4.500 millones, los 500 millones de barriles requieren US$ 225.000 millones, es decir 450 veces más de dólares! De una u otra manera nos resulta un desatinado embrollo lógico.

Desde otra perspectiva, otros hechos más vitales y cotidianos nos ubican en la misma inentendible situación. Informaban en el 2009 que Adolf Merckle, uno de los más grandes magnates del mundo, se había suicidado debido a las fuertes pérdidas que la crisis financiera global ocasionó en sus finanzas. Al momento del suicidio nuestro protagonista contaba con una fortuna de US$ 9.200 millones, pero como tenía una deuda de US$ 16.000 millones, significaba que en la realidad no tenía nada, ya que debía US$ 6.800 millones, hecho que lo llevó a lanzarse al tren de Berlín al descubrir que, al fin de cuentas, era un pobre diablo, tanto o peor que la mayoría de quienes están ahora leyendo su historia. No sobra señalar que entonces corrieron la misma suerte otros de esos "magnates de ficción" como Thierry de la Villehuchet, francés, gestor de fondos en Nueva York; Steven Good, presidente de Seldon Gook & Co; Eric Von der Porten, al frente de la gestora de fondos estadounidense Leeward Investments; Khartik Rajaram, inversionista independiente, quien también mató a su esposa, sus tres hijos y a su suegra; Kirk Stephenson, cuando Oliviant, la compañía de inversiones para la que trabajaba como director de operaciones, ya estaba afectada por la quiebra de Lehman Brothers; Barry Fox, analista de la firma estadounidense Bearn Stearns, poco después de la quiebra del banco para el que trabajaba; Edwin Rachleff, corredor de bolsa estadounidense, uno de los principales clientes de la New London Security Federal Credit Union, quien lo declaró insolvente; Scott Coles, presidente de la entidad crediticia Mortgages Incorporated (Roldán, 2009). Resulta entonces que su riqueza, como la de muchos potentados magnates del mundo, incluyendo seguramente algunos colombianos, resulta ficticia, pues existen como ricos pero en realidad son hueros.

Lo anterior indica a todas luces que lo hoy entendido por riqueza nos resulta una ficción y el sistema que la reproduce un despropósito. ¿Por qué? Veamos.

 

Razón del despropósito

 

El secreto del despropósito supuesto está en el dinero, la principal mercancía, y/o razón única del sistema capitalista, cuya condición actual explica lo anteriormente descrito.

En ese marco, no les falta razón a los abuelos quienes consideran que "antes la plata sí valía". Quizás sin proponérselo se referían a la época en que el Dinero era una mercancía con valor intrínseco, en cuanto se correspondía al valor que tenía el metal referenciado (oro o plata), es decir, que si una onza (31,10 g) de oro tenía un precio de $ 1.200 y se acuñaba una moneda que contenía una onza de tal metal, la moneda en circulación mantenía el valor intrínseco de $ 1.200. Las monedas acuñadas valían su peso en el metal que eran fundidas, el dinero era tangible, tal como lo consideraban los abuelos.

Pero la ampliación del mercado dio origen al llamado Dinero Signo, integrado por los billetes y monedas, que ya no tienen valor intrínseco, pues su valor se lo otorga la entidad que lo respalda: el Banco Central del país del cual proviene. Se entiende que el valor que le imprime esa entidad al billete no es equivalente al costo del papel sino que se trata de un valor extrínseco al mismo, inicialmente respaldado con reservas de oro u otras monedas extranjeras acumuladas en el Tesoro Nacional.

Pero enseguida el dinero se vuelve aún más intangible, al convertirse en Dinero Fiduciario (de fe) fundado en la creencia (una condición religiosa, por cierto) o confianza entre los sujetos que aceptan la promesa de pago que inspira la autoridad monetaria que lo emite: el Estado. Esta situación pone al descubierto el hecho, que el valor del dinero se corresponde realmente con el poder del Estado, es decir, con su condición política; su imprenta de billetes fácilmente se constituye en la principal fábrica, sino de riqueza, sí, de dinero. Eso nos permite entender por qué el dólar es la moneda referente del mercado mundial, cuyo uso por parte del resto del mundo le rinde réditos económicos y políticos a quien lo emite: los EU; y que su imprenta la consideremos una verdadera industria de punta, que produce, ni más ni menos, que dinero líquido. Esa condición de privilegio de este país la mantiene en medio de la lucha que libra por conservar el poder mundial de su moneda, pese a su alto endeudamiento y déficit fiscal, con países como China con el Yuan y los europeos con el Euro. Disputa que está al centro de la actual crisis financiera mundial que le asiste al capitalismo desde el 2008.

Un poco de historia precisa lo antedicho. Hasta el siglo XIX aún dominaba en el mundo el dinero mercancía como patrón monetario basado en el oro, de forma que cualquier ciudadano podía ir a un banco a solicitar el cambio del papel moneda que poseía en una cantidad de oro equivalente; la crisis del treinta inicia el fin de esa convertibilidad. Al finalizar la II Guerra Mundial los países aliados triunfantes establecieron en Bretton Woods un nuevo sistema financiero según el cual todas las divisas serían convertibles en dólares estadounidenses y solo este dólar sería convertible en oro a razón de 35 dólares por onza para los gobiernos extranjeros. En 1971 Estados Unidos (EU), para paliar la crisis fundamentada en el gasto bélico que le produce la guerra de Vietnam, entre otros, emite dólares disparando en frenesí su fábrica de billetes sin contar con su respaldo en oro, lo que apura a los bancos europeos a convertir sus reservas de dólares en oro, generándole inestabilidad al poder de los estadounidenses. Entonces el presidente Richard Nixon suspende unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro y devalúa su moneda, enterrando en 1973 el tratado de Bretton Woods, en un momento en que toma forma el aumento de los precios del petróleo que a su vez demandan más dólares para su comercialización.

Al devaluar el dólar, los EU descargaban sobre el resto del mundo los costos de su crisis, por la necesidad que tienen los países de hacer sus transacciones comerciales y financieras en el mercado mundial en su moneda, por la que tienen que pagar por su uso, igual que sucede con cualquier mercancía; esta vez, por una mercancía producida con solo el esfuerzo y gasto de la imprenta emisora, y la fe puesta en el poder de los EU. De esa forma, como lo ilustrara el General Francés Charles de Gaulle, los norteamericanos gozaban en asuntos de comercio internacional "de un privilegio excesivo, cual era que podían pagar sus importaciones no con exportaciones de otros bienes u oro, sino con billetes impresos en la imprenta de la Reserva Federal que poco costaba producir o con títulos emitidos (bonos u acciones) por empresas y el Estado norteamericano nominados también en billetes de dólar, impresos al cabo por la imprenta de la Reserva Federal" (Esteve, 2008).

A partir de entonces entra en vigencia el dinero fiduciario propiamente dicho, con el que las autoridades monetarias y Bancos Centrales intervienen en los mercados de divisas con medidas llamadas monetaristas, para suavizar las fluctuaciones especulativas, con el objetivo de mantener a corto plazo la estabilidad de precios, y evitar situaciones hiperinflacionarias, destructoras del valor del dinero, al desaparecer la confianza en el mismo. Esto da origen al llamado Capitalismo de Casino, liderado por el capital financiero, que entra a dominar y determinar el funcionamiento del mismo proceso productivo generador de riqueza, donde la ganancia ahora no será "fruto del sudor de la frente" en la fábrica –como lo creían los viejos liberales tipo Henry Ford–, sino de la especulación en las bolsas de valores, tal como logra su fortuna George Soros (Soros, 2012), demostrando el sistema financiero que es posible obtener más dinero, en menos tiempo y con menos esfuerzo que en el sistema productivo; como que había llegado el capitalismo a la anhelada época del dinero fácil y, el fin del trabajo. Por esa razón el diferencial de rentabilidades entre el ámbito productivo y el ámbito financiero provoca que las empresas prefieran financiarse en los mercados de capitales, emitiendo bonos o acciones, antes que vía préstamos bancarios, así como también que los hogares apuesten por destinar sus ahorros a los mercados bursátiles en vez de mantenerlos en forma de depósitos. De esa manera el capitalismo desnuda en su plenitud al dinero como su principal célula, es decir, como la mercancía absoluta de su sistema, sumiendo al mundo en una economía desatinada. Es este nivel, alcanzado por el desarrollo del sistema capitalista, el que a partir de 1980 se globaliza a través del llamado modelo Neoliberal de desarrollo.

En este orden de ideas, la crisis financiera de los EU –2008–, fue precisamente producto de la danza especulativa de este fetiche dinero fácil, acumulada a intenso imprimir desde el 2001, cuando sus autoridades económicas impulsan una política de bajas tasas de interés, ofreciendo dinero barato a capitalistas y población en general, propiciando que sus deudas crezcan de manera notable. Así, las deudas de la población trabajadora estadounidense, que en 1997 equivalían al 66.1 por ciento del PIB, llegan en el 2007 al 99.9, y la del sector financiero pasa en igual periodo del 63.8 por ciento del PIB al 113.8. Mientras, la deuda total de la economía norteamericana, que representaba el 255.3 por ciento del PIB en 1997 da un salto espectacular diez años después para equivaler al 352.6 por ciento.

Especulación. Ficción. Situación traducida en un desatinado carrusel cuando el sistema bancario y financiero, liberados de las ataduras legales, multiplican los negocios convirtiendo las deudas en títulos comercializables que los lleva a asumir más deuda para comprar más títulos, es decir, se endeudaban para comprar más deuda, aprovechando que en cada compra-venta se obtenían jugosos rendimientos por las elevadas tasas de interés que generaban.

Como en cascada. Inicialmente subieron de valor los inmuebles que adquirían y los intereses estaban bajos, subiendo la contratación de créditos como nunca antes se había visto en la historia de aquel país. Pero a los dos años, los intereses comenzaron a subir de manera ostensible, de tal suerte que el valor de las propiedades resultaba mucho menor que la deuda, en desproporcionado crecimiento. Es entonces cuando millones de hipotecas dejan de pagarse, pues resultaba de mayor alivio que la confiscara el banco, a seguir pagando una deuda que crecía como la espuma, explotando la burbuja especulativa (Muñoz, 2009).

Las primeras entidades financieras en verse afectadas fueron las sociedades hipotecarias y las aseguradoras, pues tuvieron que pagar los miles de seguros que habían contratado ante eventuales riesgos, siguieron las quiebras de los bancos de inversión, pues al servirse de los títulos hipotecarios como garantía financiera y al bajar drásticamente su valor, la ley los obligaba a vender parte de sus activos para reponer la garantía perdida. Como no tenían otra alternativa, tuvieron que vender a precios de remate y eso los llevó a la quiebra. Cayeron: Bear Stearns, Morgan Stanley, Goldman Sachs, Merril Lynch y Lehman Brothers, los bancos de inversión más poderosos de los EU Goldman S. y Morgan S. fueron convertidos en holdings bancarios para estar en condiciones de tomar depósitos de capital y estar protegidos por la Reserva Federal (FED). También colapsa Indy-Mac, otro de los principales bancos hipotecarios que interviene el gobierno; el segundo banco más importante en derrumbarse en la historia de los EU.

Así pues, la burbuja que elevó a dimensiones colosales el capital ficticio, cuya base fue la especulación con los títulos hipotecarios y la guerra financiera, abierta y encubierta, tocó todos los componentes del capital financiero norteamericano y puso a temblar al mundo. La salida de la crisis la intentan a través del Plan de rescate financiero por medio del cual el Estado Norteamericano invierte US$ 700 mil millones de dinero público en la compra a los bancos de sus activos basura, para salvarlos de la quiebra. Un desatino más, pues resulta ser una política que no castiga ni condena a los responsables de la crisis, sino que los favorece pese a su entuerto.

La medida tomada, al tiempo que salva al sistema financiero hunde aún más en el endeudamiento (13.056.275 millones de euros,) y déficit fiscal (déficit de 726.552 millones de euros) la economía de los Estados Unidos. Cuya salida la va a buscar en el poder del dólar, descargando su encrucijada sobre el resto del mundo. No de otra manera puede explicarse su actual reactivación (Franco, 2015), que muestra un dólar fortalecido que le permite frenar de momento los ímpetus hegemonistas de monedas como el Yuan y el Euro, obligándolas, junto a las otras monedas del mundo, a pagar más altos intereses por las deudas y servicios contraprestados en dólares, irónicamente en una moneda de mala fe, de la que va quedando en términos reales solo su cascarón fiduciario, pues día tras día deja de contar con el respaldo real de una economía propia, robusta.

En fin, economía ficticia. Estamos ante un evidente y simbólico despropósito del sistema, soportado, en realidad, sobre un tenebroso poder militar, base real sobre la que soportan y sostienen su poder los Estados Unidos.

Bogotá, abril 21 de 2015

 

Fuentes

Esteve, F. (19 de octubre de 2008). El poder del dólar. Recuperado el 15 de diciembre de 2015, de http://www.rankia.com/blog/oikonomia/428821-poder-dolar
Franco, I. (2 de febrero de 2015). Perspectivas económicas para el 2015: La fiesta estadounidense. Recuperado el 21 de abril de 2015, de http://www.americaeconomia.com/analisis-opinion/perspectivas-economicas-para-2015-la-fiesta-estadounidense
Muñoz, y. o. (2009). ELEMENTOS PARA ENTENDER LA CRISIS MUNDIAL ACTUAL. Recuperado el 20 de abril de 2015, de http://www.eumed.net/libros-gratis/2009a/481/burbuja%20especulativa%20y%20el%20estallido%20de%20la%20crisis%20en%20los%20Estados%20Unidos.htm
Roldán, Á. (2009). Hecatombe. Los suicidas de las bolsas. Recuperado el 20 de abril de 2015, de http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2009/691/1231628401.html
Soros, G. (2012). La tormenta financiera. Bogotá: Destino.
Stiglitz, J. (13 de marzo de 2008). La guerra de los tres billones de dólares. Recuperado el 15 de diciembre de 2014

Publicado en Edición Nº 213

Nepal es un país en proceso de cambio, producto de una intensa revolución vivida en las últimas décadas. El 26 de abril este país sufrió un terremoto tremendo. Todas sus fuerzas sociales, ante la catástrofe, quedaron en tensión en pro de socorro y la misma reconstrucción de sus territorios. La solidaridad internacional llegó rápido, otra está en camino, pero el temor de que fuerzas externas conspiren contra el proceso de cambio llena de inquietud a su gobierno. ¿Un terremoto para temblar social y políticamente?

El terremoto que sacudió a Nepal el pasado 26 de abril, y que casi lo destruye, fue de magnitud 7,9 grados, con una profundidad de 15 kilómetros. El fenómeno natural también se sintió en Tíbet, Pakistán y la India, y remeció la cordillera más alta del mundo, la magnífica e imponente Himalaya. Hace 80 años sucedió algo similar. Terremoto seguido en 24 horas de más de 50 réplicas, incluyendo dos terremotos más, uno de 5,6 y otro de 6,7 grados, que agravaron aún más la ya difícil situación que vive su población.

Los geólogos dicen que por fortuna Nepal está situada por encima de la "roca sólida" que evitó más temblores y deslizamientos, aunque estos sí se presentaron en las llanuras. Terremoto producto del movimiento de la placa índica que se dirige hacia Asia central a una velocidad de quince centímetros por año, una de las razones que explican la altura de los Himalaya y los terremotos recientes, como el de 7,6 en Cachemira y el de 7,5 en la Cachemira –controlada por la India–, y en Afganistán, ambos en 2005, con más de 100.000 muertos.

Nepal se "encuentra en un punto de liberación del vapor tectónico resultante de la colisión de la placa euroasiática y la índica, que forma la parte sur de Eurasia. El 26 de abril "un fragmento hizo un salto de dos metros a una profundidad de 15 kilómetros bajo tierra, lo que causó una onda de choque equivalente a 20 explosiones de bombas termonucleares", según la Sociedad Nacional de Tecnología Sísmica de Nepal, y geofísicos de la Universidad de Hong Kong.

El terremoto ha dejado hasta este momento más de 8.000 víctimas (el gobierno dice que podrían ser 10.000), 18.000 heridos, y seis millones de damnificados en 30 distritos. Desplazados internos: 450.200 personas, y 300.000 familias quedaron sin hogar. Según la ONU, por el piso quedaron 307.706 casas, 292.084 averiadas y el 80 por ciento de las escuelas destruidas.

Hubo, además, destrucción de la red vial, del suministro de energía eléctrica –que siendo precario ha empeorado en lo cotidiano –, aunque el gobierno la restableció en algunos distritos; no hay agua potable, y hay esfuerzos por impedir brotes de cólera o cualquiera otra enfermedad.

La destrucción cubrió todo tipo de edificios, entre ellos los monumentos históricos, importantes en la cultura nepalesa, como la Torre Dharahara, el Swayambhunath "el templo de los monos", la Plaza de Durbar, el Palacio de Bosantapur, el templo de Kalmochan y el Real Museo de Patán, entre otros.

Los daños causados por el terremoto están evaluados en más de 5.000 millones de dólares. Si el PIB de Nepal alcanza los 20.000 millones de dólares, entonces el costo del siniestro ronda el 20 por ciento del mismo.

 

Problemas sociales

 

Desde el punto de vista social, uno de los problemas serios del país asiático es el tráfico de niños para la prostitución o para trabajos forzados, entonces, debido a que el terremoto causó serios problemas sociales –destruyendo lazos familiares y comunitarios– las mafias aprovechan el caos para convencer a niñas de un mejor fututo fuera del país. Las organizaciones sociales y ONG's han rescatado en la frontera con la India, y en parajes lejanos, a 16.000 niñas, sin embargo, a pesar de los esfuerzos ya han sido "traficadas" 13.000 de entre los 12 y los 19 años, las que van a parar a burdeles, bares y circos en la India, o para trabajos forzados en la manufactura de textiles.

Según su Gobierno, están al frente de un trabajo social lo mejor posible para alertar a las comunidades y familias del modus operandi de las mafias, al tiempo que intentan ampliar el control fronterizo con la India, que es extenso.

Las escuelas y colegios, hasta ahora comienzan su trabajo improvisado, pues sus instalaciones quedaron en ruinas.

El Gobierno ha llamado a toda la población a participar en las labores de rescate, remoción de escombros y la reconstrucción del país.

 

Nuevo terremoto

 

Pero esa capacidad de destrucción no ha cesado, a tal punto que el 12 de mayo Nepal fue sacudido por un nuevo terremoto de 7,3 grados de magnitud, con seis replicas –una de 6.3 grados de magnitud en la escala de Richter–, que volvió a golpear la zona más impactada por el terremoto del 26 de abril: el distrito de Sindhapalchowk y su capital Chautara, paralizando lo que se estaba haciendo para la reconstrucción del país, tornando la situación aún más difícil. El terremoto también se sintió en India, con víctimas mortales. Lo que sigue, depende de la capacidad que tenga el gobierno por movilizar a la sociedad nepalina.

 

La disputa por este país

Nepal es un país asiático, himaláyico, de 141.180 kilómetros de extensión, sin salida al mar, con límites con dos países grandes y poderosos: al norte la China Popular y al sur la India; también limita al norte con el Tíbet, al oriente con Sikkim –provincia de la India– y Bután, y al occidente con Cachemira.

Su territorio es de montañas, colinas y llanuras de Terai, y cuenta con todos los climas. En Nepal, en los Himalaya, se encuentran siete de las mayores alturas de la tierra: el monte Sagarmatha –llamado en Occidente monte Everest, y los Anapurnas, colosos ubicados hacia el occidente del país. Es un territorio agrícola y con una gran riqueza hídrica y turística.

Con todo y esto, es uno de los países más pobres del mundo, con 27 millones de habitantes de los cuales más de siete millones viven en la pobreza; su producto percápita es de 1.000 dólares al año.

Su historia reciente es larga. Durante los últimos 240 años estuvo regido por una monarquía absoluta, dirigida por varias dinastías, hasta la última, la familia Rana del Rey Gyanendra, quien después de ordenar asesinar a la familia real fue depuesto y abolida la monarquía. Esto sucedió en el año 2008, después de diez años de guerra civil entre el ejército dirigido por el Partido Comunista de Nepal-Unificado Maoísta y el ejército de la monarquía.

Entre 1996 y hasta 2006 fue la guerra revolucionaria que tuvo como fondo una revolución democrática con el fin de abolir “el semifeudalismo, al imperialismo y al capitalismo burocrático” e instaurar una república democrática. Siguiendo la estrategia maoísta de guerra en el campo y con bases de apoyo rodear las ciudades hasta tomarlas, el Partido Comunista de Nepal –Maoista– (PCN –M), junto al ejército y las organizaciones de masas lograron controlar más del 70 por ciento del territorio del país y construir nuevas formas de poder en el campo. Durante un tiempo las ciudades fueron controladas por el gobierno al servicio de la monarquía, aunque los demás partidos Marxista Leninistas (ML), socialistas, y otros, con presencia en su territorio desarrollaron luchas de masas.

En 2004 se iniciaron las luchas de masas fuertes en Katmandú, capital del país, en 2005 el PCN (M), junto con el Frente Unido Popular, divulgaron el programas de 12 puntos en donde exigían: abolición de la monarquía, república democrática, elecciones libres para una Asamblea Nacional Constituyente –ANC. Pocas semanas después este partido suscribió un acuerdo con otros –siete– partidos para iniciar las sublevaciones urbanas y rurales.

En esta lucha el gobierno estuvo apoyado con entrenamiento, armas e inteligencia, por India, EU, Gran Bretaña, la Unión Europea, Israel y otros países. El PCN (M) fue incluido en la lista de “grupos terroristas” hasta el 2009. Cuando el rey Gyanendra toma el control total del gobierno desató una ola represiva muy fuerte contra intelectuales, periodistas, partidos políticos, sindicatos, estudiantes, extranjeros y el pueblo en general. El PCN (M) pidió elecciones (y ANC) y no monarquía constitucional, que era la propuesta de la monarquía y partidos políticos y sociales a fines con el rey.

Luego se presenta el acuerdo de paz para terminar con la guerra revolucionaria, el PCN (M) entra en la lucha legal, y el ejército se desmoviliza en un acuerdo en donde de 30.000 combatientes más o menos 3.000 ingresaron al nuevo ejército de la recien constituida república, ejército que contaba con 12.000 combatientes mujeres, algo extraordinario en un país como Nepal, con tradiciones religiosas muy arraigadas. Los maoístas, en alianza con los siete partidos aliados, dieron fin a la monarquía, estableciendo una ANC que proclamó la República Federal Democrática de Nepal, vigente aún hoy.

El primer gobierno le correspondió dirigirlo al PCN(M) tomando forma duros debates sobre la nueva constitución que debía aprobarse. A pesar de lograr algunos avances sociales, como abolir el sistema Haliya –una especie de aparcería semifeudal–, la liberación de 100.000 siervos de la casta de los “thero”, luchar contra el alcoholismo, la drogadicción y la trata de niños, avanzar en los matrimonios libres, organizar las mujeres, elevar el ingreso percápita anual a 1.000 dólares, luchar contra las inundaciones, etcétera, el hecho es que en la disputa de facciones el PCN (M) perdió capacidad de maniobra y en el 2013, con las elecciones para la ANC, perdieron el control del poder que pasó, por primera vez,  a manos del Partido del Congreso y del Partido Comunista de Nepal (ML) unificado, mientras los maoístas entran a la oposición. Tema fundamenal de discordia: el contenido de la nueva constitución.

Uno de los aspectos de mayor polémica en Nepal son las minorías étnicas y nacionales, en un país donde existen, por lo menos, 69, dos de las cuales están exigiendo autonomía: los indígenas o janajati y los Madhesi de las llanuras del Terai al suroriente de Nepal. El PCN (M) propuso en 2006 el proyecto de nueva constitución interina, hoy vigente. En ese proyecto establecieron autodeterminación política y de gobierno autónomo para varias minorías nacionales y regionales oprimidas en las colinas, valles y llanuras, finalizando así el sistema feudal basado en el chauvinismo  de la alta clase aria-Khasa” (preámbulo); también dispusieron el establecimiento de nueve repúblicas autónomas y organizaciones locales, lo que hasta hoy ha suscitado serios debates con los que se oponen a estas transformaciones.

Estos debates y contradicciones son retomados por la prensa occidental, la que difunde que además del caos, producto del terremoto, tiene forma la inestabilidad política del país, al que  debe ponerse término.

También debe anotarse que la India influencia partidos políticos, personas y organizaciones sociales y pretende socavar lo hasta ahora conquistado, intentando volver a una monarquía pro-india.

La India ha mantenido una importante influencia en Nepal a través de la depuesta y asesinada familia real, pero también a través de sectores del ejército, de organizaciones nacionalistas pro India y en el Partido del Congreso.

En el año 2004 y en el 2006, en plena guerra civil, la India intentó invadir Nepal para apoyar a la monarquía y sectores sociales específicos. Hoy, usando las necesidades del pueblo y gobierno de Nepal, producto del terremoto, intenta controlar zonas del país. Para ello, además de enviar rescatistas también envió agentes de seguridad del Buró de Información india y activistas del RSS (Organización del voluntariado nacional, que es nacionalista hindú).

Un avión Hércules de la India sobrevoló una región de Nepal fronteriza con China, el distrito nepalés de Rosowa al norte, que llevó a que el gobierno de ese país pidiera que aviones indios no vigilaran esas fronteras.

India envió, además, seis helicópteros M-17 para trabajos de emergencia, usados para grabar videos del desastre que luego se pasan en la tv india, con comentarios de que el gobierno de Nepal no es capaz de solucionar la crisis por sí mismo y que entonces India debe intervenir de “manera humanitaria”.

Todo esto significa intervención y pérdida de soberanía, como en el reciente pasado intentaron los Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel. El objetivo de todos ellos no es solo lo político sino también las riquezas naturales del país, de ahí que el actual sea un momento propicio para lograr sus propósitos a través de “ayudas humanitarias”,.

Sabiendo que están ante tal amenaza, el gobierno de Nepal trabaja por centralizar, analizar y manejar las ayudas, de tal manera que no puedan ser usadas para subvertir los procesos de cambio en curso en esta nación asiática. El Gobierno espera que los partidos de izquierda en el poder, o en la oposición, trabajen por sacar al país de la crisis en que lamentablemente cayó. El futuro inmediato confirmará o denegará el efecto de este llamado.

Publicado en Edición Nº 213
Viernes, 22 Mayo 2015 07:48

La encrucijada latinoamericana

La evolución de las formaciones económicas latinoamericanas siempre ha estado en estrecha relación con los avatares de la economía mundial. Los ciclos de auge se asocian al incremento de los precios de las materias primas y la llegada de flujos de capital. Mientras que lo primero depende de la demanda de las economías industriales, lo segundo se relaciona con los niveles de la tasa de interés en estas economías. Bajas tasas de interés en las potencias promueven el flujo de capitales a las economías periféricas y viceversa. En fases de altos precios de los commodities y dinero barato, nuestros estados consiguen que se valorice una mayor porción del capital mundial en nuestros territorios y la economía florece: crece el Pbi, la población obrera sobrante se reduce y en el frente externo se aleja temporalmente (se posterga) el problema de la restricción externa (falta relativa de divisas). En tales escenarios se comienza a hablar de "los logros de la política económica", y ciertamente los habrá, pero más importante que esto será la propia dinámica de la acumulación capitalista a nivel global y su impacto en los ciclos por los que transitamos.


Cuando las condiciones señaladas se revierten ocurre lo contrario. El crecimiento disminuye, y la baja en el valor de las exportaciones y una menor llegada de capitales comienzan a presionar la balanza de pagos. En otras palabras, la región comienza a experimentar una disminución relativa como espacio de valorización del capital a nivel mundial y esto tiende a manifestarse en las cuentas externas. Inicialmente los gobiernos podrán recurrir al uso de sus reservas internacionales y/o al endeudamiento externo. Cuando estos mecanismos de diferimiento del problema ya no basten entonces la presión será a la devaluación de la moneda, lo que, sin mediar otras transformaciones clave, se acabará traduciendo en un proceso inflacionario que empobrece a los sectores populares.


El proceso que se abre luego de las sucesivas crisis neoliberales de fines del siglo pasado fue un claro ejemplo de ciclo de auge. Todo indica que hace algunos años estamos arribando lentamente al fin del ciclo. Los precios de las materias primas ya comenzaron a descender y la política monetaria expansiva de los países centrales (que mantiene la tasa de interés baja) comenzará a revertirse.


Una vez revertido el ciclo, lo que traerá de la mano la disminución de la porción del valor mundial que es valorizado en América Latina, o que ésta se apropia por vía de la captación de renta de la tierra, el ajuste será inevitable. Lo que está y estará crecientemente en juego es sobre quién se aplica.


Si se apuesta al "libre juego del mercado" dejando flotar las monedas locales, tal como recomienda en su último informe el Fmi,1 entonces se procesará una presión inflacionaria que será combatida con políticas monetarias y fiscales contractivas, y que en los hechos acabará desplazando del acceso a bienes a los sectores con menor poder adquisitivo, caerá la producción y se incrementará el desempleo y la pobreza. Por medio de la devaluación, el ajuste se procesa básicamente por la disminución de las importaciones que se destinan al flujo de consumo de los sectores populares (ya sean bienes finales o intermedios), lo que disminuye considerablemente la magnitud de mercancías que en esa economía reproducen la vida de estos sectores, es decir, disminuye el salario real. Si esto no se acompaña de un menor gasto público y políticas contractivas de la demanda interna agregada, será la inflación la que haga su parte dejando fuera del mercado a los sectores de menores ingresos. El ajuste monetario (devaluación, contracción de demanda interna, inflación) ajusta por rango de ingresos y viene a ratificar el lugar que ya no tiene en el mercado un segmento importante de la población.


Instrumentos como el control de precios y de cambios podrán ayudar en un primer momento, pero luego, si no se acompañan de otras medidas, siendo aún nuestras economías de carácter privado y mercantil, los controles darán lugar a la escasez, la especulación y los mercados paralelos.
La única manera de evitar la aplicación del ajuste clásico o la caotización económica es desarrollar un nuevo ciclo de reformas que, al mismo tiempo que ataquen frontalmente la de­sigualdad escandalosa que hay en nuestra región, permitan la recuperación de la soberanía del Estado y de los trabajadores sobre las áreas estratégicas de la economía y el producto social que resulta del trabajo común. Esto implica afectar seriamente los intereses del 10 por ciento de la población latinoamericana que controla casi el 40 por ciento del ingreso, según datos de la Cepal, y de la porción del capital internacional que se valoriza con dividendos e intereses que nuestras economías transfieren.


Concretamente, este nuevo ciclo de reformas debe tener un frente tributario orientado a la disminución de la desigualdad y a la recuperación por parte del Estado de parte del excedente económico hoy en manos privadas. Al mismo tiempo, deberá orientarse a la recuperación de la soberanía de la política económica sobre áreas clave, como la banca y el comercio exterior.


La encrucijada parece ser entre una nueva serie de ajustes de tipo "neoliberal" o un nuevo ciclo de reformas que permita consolidar los logros y continuar avanzando en materia de soberanía económica e inclusión social. Cuanto mayor sea la pérdida de espacio económico de la región en el proceso de valorización mundial, mayor será la acentuación de la encrucijada planteada.


En este escenario, lo mejor que le puede pasar a las derechas latinoamericanas es que los gobiernos progresistas y populares privilegien el pacto con las elites regionales y sean ellos quienes apliquen el ajuste regresivo que nuestros capitalismos requieren toda vez que la dinámica de la acumulación capitalista global nos desplaza como espacio de valorización.


Por Rodrigo Alonso, economista.
1. "Fmi. Las Américas. El norte se recupera, el sur aún espera. 2015" (disponible en www.imf.org).

Publicado en Economía

América Latina debe invertir en innovación, ciencia, industria y estructuras tecnológicas para aumentar su productividad. Si no, los avances sociales que ha conseguido gracias al impulso económico de los últimos 10 años entrarán en recesión, como lo ha hecho su economía. Esa es la conclusión que expusieron ayer en Madrid Mario Pezzini, director del centro de desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); Mario Cimoli, director de desarrollo productivo y empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); y Germán Ríos, director de asuntos estratégicos del CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, en la presentación del informe Perspectivas Económicas de América Latina 2015, que han realizado estos tres organismos de manera conjunta para buscar soluciones a la desaceleración económica de la región.

Hasta 2014, América Latina crecía a un ritmo del 4% de su PIB. Esto propició el despegue de la clase media y redujo la disparidad socioeconómica. Pero con la crisis internacional y el fin del boom de las materias primas, el año pasado Latinoamérica creció poco más del 1% y el descenso de la inequidad quedó estancado como la segunda región más desigual del mundo, según el coeficiente Gini.


"El acceso a la educación ya no es clave para la salida de la desigualdad. Ahora lo es la calidad de esa educación", afirmó Rebeca Grynspan, secretaria general de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). La educación es uno de los sectores donde más ha progresado la región. Entre 2000 y 2010, la tasa de escolarización entre los jóvenes creció un 77%, según el Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL). Grysnpan explicó también la importancia de crear una gran alianza entre los sistemas educativos de los distintos países para fomentar la movilidad: "Los empresarios piden gente que sepa trabajar en equipo y adaptarse a ambientes multiculturales. Eso no se aprende en un aula".


"Se ha dicho: 'hay que educar', 'hay que educar', 'hay que educar...", afirmó el ponente de la CEPAL, Mario Cimoli. "Pero si la estructura productiva es la misma, todos esos educados van a acabar manejando un taxi", bromeó. Cimoli defendió la importancia de crear una demanda de trabajadores que pueda absorber todos esos jóvenes formados. Para ello, el camino, según Cimoli, es invertir en innovación, tecnología e industria. "Si no, los pocos técnicos que formamos, se van fuera", aseguró.


Cimoli no es el único que defiende que: "La pobreza no puede combatirse solo con políticas sociales". Su compañero de la OCDE Mario Pezzini propuso, además, una subida de impuestos. "El ingreso fiscal ha aumentado un 7% en la última década hasta alcanzar el 21,3% en 2014. Pero hace falta que continúe subiendo hasta el 30% de recaudación que tienen los países de la OCDE".


Sobre estos asuntos, y otros más, reflexiona el documento que busca ofrecer soluciones a una región en la que, pese a los avances de los últimos 10 años, hay todavía con 167 millones de personas que viven en la pobreza, de los cuales 71 millones son indigentes. Posibles modelos y alternativas ya que, como dijo ayer en la presentación Jesús Gracia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, "los economistas son muy buenos cuando predicen el pasado".

 

Publicado en Economía
Miércoles, 13 Mayo 2015 06:21

El gobierno de Tsipras pagó al FMI

El gobierno griego pagó ayer al Fondo Monetario Internacional (FMI) 756 millones de euros que le debía a ese organismo multilateral en concepto de intereses de la deuda. Para hacerlo posible, Atenas utilizó como aporte al monto cancelado 600 millones de euros que el gobierno tenía reservado en el Banco de Grecia en una cuenta de emergencia, cumpliendo así con su deuda internacional más inmediata. El acreedor continúa exigiendo medidas de ajuste y austeridad fiscal para refinanciar los próximos vencimientos.


Los países miembros del FMI tienen dos cuentas en el Fondo para, en función de su cuota, contribuir a los recursos financieros del organismo. El pago de los intereses de la deuda, realizado con un día de anticipación, calmó los temores inmediatos de un default griego. En junio, cuando finalice la prórroga de cuatro meses del segundo rescate que el gobierno de Alexis Tsipras acordó con las instituciones, Grecia tendrá que abonar al FMI más de 1536 millones de euros en cuatro tramos.


Para evitar falta de liquidez, el gobierno del partido izquierdista Syriza evalúa continuar con la transferencia de dinero en efectivo disponible al Banco Nacional, para otorgar financiamiento al Estado a corto plazo. El portavoz del Ejecutivo, Gabriel Sakellaridis, afirmó que hasta el momento el gobierno heleno recibió 600 millones de euros de ayuntamientos y otras entidades públicas. "Hasta ayer los gobiernos locales transfirieron 64,5 millones de euros y otros organismos de las administraciones públicas 535,6 millones al Banco de Grecia, un total de 600,3 millones", dijo.


La prensa griega expresó ayer que el Ejecutivo tiene fondos suficientes para el pago de salarios, ayudas sociales y jubilaciones en el período correspondiente a este mes, por un importe de 2000 millones de euros.


El miércoles pasado, Atenas ya abonó al FMI 200 millones de euros en concepto de intereses por créditos que le concedió este organismo en el marco de los dos rescates financieros. En lo que va del año, el país devolvió hasta ahora puntualmente todos sus préstamos, una suma que hasta el momento asciende aproximadamente 6000 millones de euros.


El gobierno griego espera que haya una solución política en el último momento, mediante conversaciones con la troika (FMI, Comisión Europea y Banco Central Europeo), sin tener que asumir duras decisiones laborales respecto de convenios colectivos, sueldos mínimos y jubilaciones, temas que las autoridades financieras europeas no quieren que sigan siendo en gran parte subsidiados por el Estado.


En el contexto de las negociaciones entre Grecia y el Eurogrupo celebradas en Bruselas, el equipo económico heleno logró el lunes el reconocimiento de los progresos en el diálogo por parte de los socios europeos. El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, salió de la reunión convencido de que es posible alcanzar un acuerdo con las instituciones europeas y con el FMI en un "par de semanas". Varufakis afirmó que "la cuestión de la liquidez es un asunto terriblemente urgente" y expresó su deseo de que se logre un acuerdo antes de que las restricciones de la falta de fondo sean "coercitivas", por lo que espera lograr un acuerdo con las instituciones lo antes posible.


Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, felicitó "el nuevo espíritu y los avances" logrados en la reunión del Eurogrupo celebrada hace dos semanas en Riga, Letonia. El comisario europeo constató un "acercamiento de posiciones en ciertas cuestiones", como una reforma en profundidad del IVA", la creación de una agencia independiente fiscal o la legislación sobre morosidad, unos "avances que no hay que subestimar", expresó.


Sin embargo, Moscovici indicó que aún existen discrepancias en otras cuestiones como las privatizaciones, la reforma del mercado laboral o las pensiones, y señaló que Atenas aún debe "presentar nuevas propuestas" que sustituyan las medidas previstas en el programa firmado por el anterior Ejecutivo que tengan un impacto similar. Una vez que las reformas tengan el visto bueno, el Eurogrupo decidirá sobre los posibles desembolsos de fondos, que corresponden a los 7200 millones pendientes del segundo rescate al país.


Varufakis fue consultado por afirmaciones hechas por el ministro alemán de Finanzas, Wolfang Schaeuble, en las que consideró que un referéndum en Grecia podría ser útil para que los griegos decidan si quieren seguir recibiendo asistencia o ir por otro camino. Su par griego afirmó que esta cuestión no fue considerada por el gobierno de Tsipras. "Es un asunto para el primer ministro, el gabinete y en última instancia para el presidente de la República desde el punto de vista de la Constitución", dijo Varufakis. "En este momento, no es algo que esté en el radar del Ejecutivo, porque estamos centrados en negociaciones muy serias y concertadas para finalizar el programa actual y embarcarnos al mismo tiempo en una nueva fase de desarrollo para la economía social de Grecia", sostuvo.

Publicado en Internacional

ALAI AMLATINA, 04/05/2015.- BP ha lanzado recientemente su informe 2015 de prospectiva energética[1] según el cual la demanda de petróleo crecerá hasta alcanzar un volumen de 111 Mb/d (millones de barriles diarios) en 2035, 19 Mb/d más que en la actualidad. Una previsión similar a las presentadas en 2014 por la Agencia Internacional de la Energía (OCDE) y la Energy Information Administration (EEUU). El bajo precio actual del crudo a nivel internacional parece darle alas al sueño del aumento indefinido del consumo. Pero a la vez parece ser su talón de Aquiles.

La caída del precio del petróleo de los últimos meses tiene varias explicaciones posibles. Entre ellas: una disminución de la demanda originada en la desaceleración de la economía global, el intento de los países petroleros de mantener precios competitivos ante el empuje de las renovables, el aumento de la oferta del petróleo no convencional de Estados Unidos, entre otros.

La cantidad y complejidad de variables que inciden o pueden incidir en el precio del petróleo son tan variadas, remotas y en algunos casos, hasta desconocidas, que resulta bastante fácil explicar por qué el precio ha subido o bajado, luego que ello ocurre. Pero ya no resulta tan fácil predecir, utilizando las mismas variables, qué ocurrirá mañana.

Sin embargo, algunos hechos de los últimos meses no podrían pasar inadvertidos: la baja real de la demanda de petróleo (a pesar de su bajo precio), la venta de activos por parte de las empresas petroleras aquejadas por desequilibrios financieros y el cierre de la mitad de los prominentes pozos petroleros estadounidenses.

Decir "bajo precio del petróleo" es una afirmación muy condicionada por la historia reciente, en la cual el crudo alcanzó cifras cercanas a los USD 150 por barril. Pero vale la pena recordar que hace no muchos años atrás, a fines de la década de 1990, el barril de petróleo costaba menos de USD 10. ¡Eso era petróleo barato!

La Agencia Internacional de la Energía ha informado en su boletín de abril, que la demanda de petróleo cayó de 93,7 millones de barriles diarios (Mb/d) en el último trimestre de 2014 a 92,99 Mb/d del primer trimestre de 2015, y proyectan aún una ligera caída durante el segundo trimestre (92,66 Mb/d).

Quizá como consecuencia de ello –y de los bajos precios- en Estados Unidos la cantidad de equipos de perforación operativos cayó a la mitad en el último año, pasando de 1.803 en marzo de 2014 a 1.110 en marzo de este año, según la consultora Baker Hughes[2]. Los bajos precios del petróleo y el descenso de la demanda pueden ser parte de la explicación, pero hay quienes afirman que este es el resultado esperado de una burbuja especulativa que "infló" reservas donde no las había.

En Estados Unidos y Canadá es donde más se ha sentido este efecto pero la verdad es que, a nivel global, de las 3.597 torres de perforación que había trabajando en marzo del año pasado solo quedan 2.557 en la actualidad.

Es que las compañías petroleras se encuentran con costos de explotación cada vez mayores e ingresos cada vez menores. El petróleo convencional ya ha alcanzado su "pico" de producción y todo el aumento de la oferta proviene de yacimientos no convencionales, más difíciles y costosos de extraer.

La productividad de la inversión en bienes de capital en el sector petrolero ha caído en un factor de cinco desde el año 2000 según la consultora Douglas Westwood[3]. Esto ha llevado a varias empresas a recortar sus estimaciones de producción futura, o han vendido directamente sus activos a empresas mayores, como Talisman Energy (adquirida por Repsol) o BG (ahora propiedad de Shell).

Por su parte un reciente reporte de HSBC ha informado a sus clientes que el valor de mercado de las compañías petroleras en su conjunto ha caído en USD 580 mil millones en los últimos nueve meses y que en 2015 la inversión en el sector será un 23% menor de lo que fue en 2014[4]. La "desinversión" es una de las opciones recomendadas por el reporte para mitigar las pérdidas ocasionadas por los activos varados.

Para los analistas del mercado del petróleo, el precio que puede asegurar un suministro constante y creciente de crudo está por encima de los USD 100 por barril y USD 130 en algunos casos. Por debajo de ese valor se hace muy difícil producir petróleo no convencional. El problema es que la economía global no puede absorber un costo energético de ese nivel. Ni siquiera contando con los USD 500 mil millones que cada año los gobiernos del mundo le destinan en forma de subsidios directos.

La estimación de BP presentada más arriba, supone que el PBI mundial se duplicará de aquí a 2035. Pero no parece una tarea sencilla lograr un crecimiento de esa magnitud con un barril de petróleo por encima de los USD 100, ya que con cada aumento del precio del crudo, la economía global se resiente. Tampoco parece que vaya a poder aumentar la oferta petrolera a 111 millones de barriles diarios con precios por debajo de ese umbral.

En otros tiempos esto se resolvía con una invasión a algún país petrolero, o la OPEP decidía aumentar sus cuotas de exportación. Pero ya no quedan países con petróleo barato para invadir (al menos con reservas convencionales capaces de sostener los precios por un tiempo) ni la OPEP puede aumentar sus cuotas, pues sus yacimientos ya alcanzaron el "pico". Todo el petróleo que hay en reservas es "petróleo caro".

Por lo tanto hay algo que no cierra en las estimaciones futuras de oferta y demanda de petróleo. ¿Cómo hará para crecer la economía global con un petróleo caro? O pensado desde el otro lado ¿Cómo pueden las empresas petroleras lograr su ganancia con un precio del crudo bajo? De la posibilidad de dar respuesta a estas preguntas, o al menos a una de ellas, dependerá el acierto o el error de la predicción de BP. Veremos.

Notas:
[1] http://www.bp.com/en/global/corporate/about-bp/energy-economics/energy-o...
[2] http://www.bakerhughes.com/news-and-media/press-center/press-releases/20...
[3] http://energypolicy.columbia.edu/events-calendar/global-oil-market-forec...
[4] http://www.businessgreen.com/digital_assets/8779/hsbc_Stranded_assets_wh...

Publicado en Economía

La explicación más común que aparece en los mayores medios de información en España del estancamiento en las negociaciones entre el Eurogrupo, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea, por un lado, y el gobierno Syriza por el otro, es que este se debe a la incompetencia de este gobierno, escenificado por el comportamiento definido como teatral de su Ministro de Finanzas, el Sr. Yanis Varoufakis, que ha mostrado una gran inmadurez e "impertinencia", expresión esta última utilizada por el Ministro de Finanzas alemán, el Sr. Wolfgang Schäuble. Se presenta así al nuevo gobierno griego como rígido, incapaz de negociar con buena fe, introduciendo demandas (como el pago de compensaciones del gobierno alemán al Estado griego por los daños causados por la ocupación nazi a la sociedad griega) que no vienen al caso, o insistiendo en la reestructuración de la deuda pública griega, un tema que el gobierno griego debiera ser consciente que se considera innegociable.


La culpa, pues, es del gobierno Syriza. Lo que este debería hacer, según la sabiduría convencional del momento, es respetar los acuerdos firmados por el anterior gobierno, implementando las medidas de austeridad autorizadas con anterioridad, y eliminando las medidas que aparecían en su oferta electoral y que incluían, entre otras propuestas, eliminar el descenso de las pensiones, revertir las reformas laborales que faciliten el despido, y parar los desahucios (una paralización que afectaría negativamente los intereses de la banca). A la respuesta negativa a parar tales medidas que ha dado el gobierno Syriza, indicando que el electorado griego les había pedido que realizaran tales medidas, el establishment político europeo (instrumentalizado por el establishment financiero) le responde que ellos, los gobiernos presentes en el Eurogrupo, también han sido elegidos democráticamente, y que la aplicación de sus propuestas a Grecia son también resultado de mandatos populares (lo cual, por cierto, no se corresponde a la realidad, puesto que la gran mayoría de partidos gobernantes de los países europeos representados por los Ministros de Finanzas del Eurogrupo no tenían incluidas en sus programas las medidas de austeridad que han estado imponiendo a sus ciudadanos, siendo el gobierno Rajoy un ejemplo de ello. Ninguna de las políticas de austeridad estaba en la oferta electoral del PP. Y como él, la gran mayoría de partidos gobernantes en la Eurozona.


La imposición de tales políticas de austeridad a Grecia se presenta por los Ministros de Finanzas del Eurogrupo como necesaria para conseguir la recuperación de la economía griega, ignorando que han causado un enorme desastre y tragedia humana en Grecia, con la pérdida de un 25% de su PIB. Es interesante y significativo que la misma reunión del Eurogrupo en Riga que acusaba al gobierno Syriza de irresponsable por oponerse a sus propuestas, presentaba al gobierno Rajoy y sus medidas de austeridad como ejemplares ("El Eurogrupo loa las reformas de España", La Vanguardia, 25.04.15, p.70).


La agresividad de economistas liberales y socioliberales hacia Syriza


Esta explicación del supuesto estancamiento de las negociaciones ha sido promovida en los mayores medios de información en España. Y dos economistas mediáticos que gozan de gran acceso a tales medios han sido especialmente agresivos en su crítica al gobierno Syriza. Uno es JC Díez, próximo al dirigente del PSOE, el Sr. Pedro Sánchez (y que se ha transformado casi en el corresponsal económico de El País) y otro es el Sr. Josep Oliver, en su día también en la órbita socialista (en Catalunya), que es un gran defensor de la necesidad de tales políticas de austeridad (a las que atribuyó en su último artículo en El País, "La larga marcha del empleo", 24.04.15, lo que él definió como recuperación económica de España). Estos economistas han sido los máximos reproductores de los argumentos utilizados por el Ministro de Finanzas alemán, responsabilizando al gobierno Syriza de la paralización de las negociaciones, y culpando además a este gobierno por el considerable deterioro de la situación económica griega desde la victoria de Syriza (como también ha hecho el ministro alemán).


Tanto Díez como Oliver parecen desconocer la acumulada evidencia científica que muestran cómo tales políticas de austeridad han deteriorado enormemente el estado de la economía no sólo griega, sino de la mayoría de países de la Eurozona al reducir la demanda doméstica en estos países, siendo una de las mayores causas de la Gran Recesión. Muchos expertos como Krugman, Stiglitz, Weisbrot, Baker, Galbraith, Jeff Faux y una larga lista de economistas bien conocidos, también han atribuido las crisis a esta limitada demanda doméstica causada por los recortes y bajadas salariales, añadiendo su voz a una explicación que, siendo minoritaria al principio, está convirtiéndose en mayoritaria en amplios círculos académicos europeos (aunque no en España) debido a la robustez de la evidencia acumulada durante estos años de Recesión. En cuanto a la supuesta recuperación de la economía española, esta no se debe a estas medidas de austeridad. Todo lo contrario, ha sido el descenso de las políticas de austeridad (debido a consideraciones electoralistas) y sobre todo al descenso del precio del petróleo, a la devaluación del euro y a las medidas de expansión monetaria del BCE las que han sido responsables de tal crecimiento económico que se presenta como recuperación.


El objetivo del establishment financiero y político europeo no es expulsar a Grecia del euro, sino expulsar a Syriza del gobierno griego.


Una razón aducida frecuentemente por estos y otros autores defensores de las políticas de austeridad es que estas han sido necesarias para "salvar el euro". Este "salvar el euro" ha sido una constante entre ellos. El euro, sin embargo, nunca ha estado en peligro ni de desaparecer ni de colapsar, tal como algunos hemos estado señalado desde su principio. Y la causa de que nunca haya estado en peligro es que sistemáticamente ha beneficiado a los que mandan en la Eurozona (el establishment financiero) a costa de la mayoría.


Tal argumento –de salvar el euro- se está utilizando ahora de nuevo cuando se indica que hay una posibilidad de que la rigidez e incompetencia de Syriza fuerce la expulsión de Grecia del euro, pues sus políticas hacen imposible su permanencia en esta unión monetaria. En contra de lo que dicen estos autores, lo último que desea el establishment político de la Eurozona (instrumentalizado por el establishment financiero) es que Grecia salga del euro. Lo que desean (y hay que ponerlo en cursiva) es expulsar a Syriza del gobierno griego, es decir, que colapse su apoyo electoral y que sea sustituido por el partido anterior, servil a sus intereses. Este ha sido y continúa siendo el objetivo de la agresividad mostrada por los establishments financieros, políticos y mediáticos europeos. Se mostró claramente este objetivo incluso antes de que ganaran las elecciones. Las intervenciones del BCE, de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, por no decir del gobierno alemán y de sus aliados (como el gobierno Rajoy) en las elecciones griegas fueron notorias, participando activamente en la campaña en contra de Syriza. Y nueve días (sí, solo 9 días) después de que saliera elegido Syriza, el BCE cortó la línea de crédito al gobierno griego en una medida de una enorme hostilidad (equivalente a un acto bélico), sin tan siquiera esperar a tomar esta decisión cuando hubiera correspondido según el calendario marcado, en fechas posteriores. Este acto de hostilidad, fue seguido por una redefinición muy marcada de los términos en los cuales la banca privada griega podía prestar dinero al Estado, comprando deuda pública, una medida que el BCE nunca había aplicado a los gobiernos anteriores, responsables de los enormes déficit y deuda públicos que el gobierno Syriza había heredado.


Estas medidas fueron aplicadas con pleno conocimiento de que crearían una gran fuga de capitales. 24.000 millones de euros han abandonado Grecia desde diciembre. Esta situación, resultado de una enorme agresividad hacia el gobierno Syriza, está dificultando enormemente que el Estado pueda conseguir prestado dinero de los mercados financieros (es decir, de la banca), situación que es resultado de las acciones tomadas por el BCE. Ninguno de estos hechos aparece en los artículos del Sr. J.C. Díez o del Sr. Josep Oliver ("¿Corralito griego ya?", La Vanguardia, 24.04.15). Según ellos, Syriza y su comportamiento, su supuesta rigidez e inflexibilidad, son los responsables de la situación en la que se encuentra el gobierno Syriza.


Las políticas de austeridad impuestas a Grecia han reducido su PIB un 25%, porcentaje nunca alcanzado en ningún país en tiempo de paz. Y ello ha beneficiado al capital financiero, tanto griego como alemán, francés y español, entre otros, con un enorme daño a la mayoría de la población griega. La evidencia de que ello ha sido así es abrumadora. Pero ello no es obstáculo para que el BCE, la Comisión Europea, el Eurogrupo, el Consejo Europeo, el FMI y el gobierno alemán continúen insistiendo en las mismas políticas que han conducido a la enorme crisis humanitaria. Nada menos que el que fue director de la oficina europea del FMI, el Sr. Reza Moghadam, escribió un artículo en el Financial Times ("Stalemate can be replaced with sanity in eurozone dealings with Greece", 08.04.15) en el que concluía que lo que está ocurriendo en las negociaciones era profundamente injusto, pues "Europa está exigiendo al gobierno griego actual la implementación en cuestión de semanas de toda una serie de medias que los gobiernos anteriores no realizaron en varios años".


En realidad, las demandas del gobierno griego son más que razonables. Son las mismas que se aplicaron al gobierno alemán en los años cincuenta. Y entre ellas, pide que no se le exija el pago de la deuda a no ser que la economía griega comience a crecer de nuevo. La rigidez en las negociaciones es la que presenta el Ministro de Finanzas alemán, y sus aliados (el gobierno portugués y el español, junto con los gobiernos del Este de Europa), la mayoría de clara orientación neoliberal es la causa de la situación actual. Su objetivo es destruir a Syriza, no sacar a Grecia del euro. Véase la alegría mostrada en el reportaje de El País (conocido por su animosidad a Syriza y Podemos) subrayando el supuesto declive del apoyo popular a Syriza (de una manera característica y previsible, El País manipula el título, indicando que "el calvario de la negociación reduce el apoyo popular al gobierno de Syriza" –El País, 24.04.15-, título que contrasta con los datos proveídos en el mismo artículo, donde se ve que el apoyo a Syriza ha aumentado de un 36% en enero a un 38% ahora). Esto es lo que están intentando en su estrategia, cuya última noticia es el intento de neutralizar, e incluso expulsar, al Ministro de Finanzas griego, deseando que vuelvan sus aliados, las derechas griegas, que llevaron al país al desastre, para poder así controlar Grecia a su antojo, como hicieron en los años que precedieron a la victoria de Syriza.


Una última observación. Ruego que el lector distribuya extensamente este artículo. Yo no tengo las cajas de resonancia que tienen los antes citados economistas. Todo lo contrario, los medios de información y persuasión de este país, conocidos internacionalmente por su escasa diversidad, no publican voces críticas como la mía. De ahí que tengo que pedirle al lector que, como ocurría durante la dictadura, los artículos se conozcan pasándolos mano a mano. Gracias.

Publicado en Internacional

El dirigente petista Machado habla de la proximidad entre el opositor Aécio Neves y dirigentes venezolanos acusados de conspirar contra Maduro. Y desconfía del uso que se hace de la información que EE.UU. robó al Esta, oposición, consdo brasileño.


¿Washington respalda al movimiento sedicioso contra Dilma?, preguntó este diario a políticos y académicos que invariablemente respondieron "sí", pero casi todos a condición de anonimato. Algunos lo solicitaron alegando carecer de pruebas, otros posiblemente por temor al azote de la prensa, donde se ridiculizan las especulaciones sobre la injerencia norteamericana.


Brasil vive bajo un estado de sitio mediático, donde se difama sumariamente a cualquiera que apoye al gobierno, denuncie el golpe blando o insinúe que éste recibe apoyo externo. El jefe del bloque de diputados del PT, Sibá Machado, no se amilana ante las críticas de la prensa tradicional y responde sin dobleces cuando se lo indaga sobre la eventual conexión norteamericana. "Hay que ser inocente para suponer que la campaña de desestabilización no recibe algún tipo de apoyo de afuera. Me llama la atención que nadie en los medios investigue ese tema, cuando es bastante lógico pensar que todo esto está manipulado desde muy arriba."


–¿Muy arriba significa la Inteligencia norteamericana?


–Ya he dicho y sigo diciendo que trabajo con la hipótesis de que la Inteligencia golpista que está actuando en América del Sur no se limita a la Inteligencia de cada país. Estamos ante intereses que vienen de afuera de la región en represalia a que varios gobiernos sudamericanos asumieron una línea de mayor independencia frente a Estados Unidos. Miremos lo que está pasando en Venezuela, en Brasil, en Argentina. Vemos bastante semejanza en las acciones contra sus gobiernos, en el lenguaje utilizado, en el papel de los grandes medios, el papel jugado por el Poder Judicial.


Si miramos hacia atrás tenemos más ejemplos, como el golpe contra Hugo Chávez (2002), el golpe con maquillaje institucional contra el presidente paraguayo Fernando Lugo (2012) y acá también lo estamos viendo ahora cuando la oposición busca el parecer de juristas para justificar el impeachment (juicio político) contra la presidenta Dilma.


–¿Hay documentos sobre la participación de la CIA y la NSA?


–No tengo documentos, repito que estoy formulando un razonamiento a partir de antecedentes y elementos políticos. Yo trabajo con la hipótesis de que la CIA y otros órganos de Inteligencia como la NSA están operando, eso es algo que se nota. Y esta desestabilización regional tiene su motivación particular en Brasil, donde el PT ganó cuatro elecciones consecutivas desde 2002. Vamos a hacer un repaso. A los norteamericanos no les cayó bien que Dilma suspendiera la visita de Estado a Washington (2013) debido a las filtraciones que sufrió de parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Estados Unidos no recibió de buen grado la participación nuestra en los Brics, la creación de un banco alternativo al Banco Mundial, de una agencia alternativa al FMI. Ellos no aprueban actitudes importantes en la geopolítica y la economía. No les gustó la construcción del puerto de Mariel en Cuba, la diversificación de los mercados, el nuevo paradigma de la política externa brasileña.


Aécio y los gusanos


A poco de ser derrotado en las presidenciales de octubre de 2014, Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, adoptó un discurso incendiario contra Dilma, exigiendo su destitución a través de un impeachment considerado inapropiado hasta por caciques socialdemócratas, como el ex mandatario Fernando Henrique Cardoso.


Durante la entrevista con Página/12 en su oficina de la Cámara de Diputados, el petista Machado habla de la proximidad entre Neves y dirigentes venezolanos acusados de conspirar contra el presidente Nicolás Maduro. Y mencionó su reciente paso por el Foro de Lima, donde él confraternizó con derechistas prominentes, como el ex presidente uruguayo Jorge Batlle, el escritor peruano Mario Vargas Llosa y el cubano afincado en Miami Carlos Alberto Montaner, paladín del pensamiento agusanado.


–¿Cómo se articula Neves con sus pares latinoamericanos?


–Por un lado, está su actividad pública. Estuvo en Lima, donde se reunió con familiares de los golpistas venezolanos (las esposas de Leopoldo López y Antonio Ledezma, ambos procesados). Por lo que veo, Aécio está tomando el modelo de la ultraderecha venezolana. En realidad, estos contactos internacionales me recuerdan a la Operación Cóndor, cuando las dictaduras actuaban en red. Y digo más, nosotros sospechamos que Aécio se comunica frecuentemente con otros golpistas, que mantiene reuniones clandestinas y que se articulan para sembrar inestabilidad contra los gobiernos progresistas.
–Una de las banderas de Neves es la corrupción en Petrobras...


–Qué curioso es que Aécio salga a despotricar contra Petrobras pidiendo que se desmonte el marco jurídico petrolero implementado en los gobiernos del PT. Aécio piensa igualito a las multinacionales norteamericanas. Estoy convencido de que Estados Unidos no está conforme con la ley petrolera, que le da mucho poder a Petrobras. Ellos preferían el modelo anterior, de concesiones, era un paradigma entreguista conveniente a las multinacionales. En cambio, la ley actual garantiza que el petróleo es patrimonio nacional.


–Dilma viajará en junio a Washington, pero hasta ahora EE.UU. no informó a Brasil sobre los documentos hurtados de los archivos de Petrobras.


–Digo nuevamente que no tengo documentos, pero desconfío de que una parte de la información robada por la NSA a Petrobras haya ido a parar a manos de la oposición. Ellos, la NSA y la oposición golpista, no tienen escrúpulos, juegan al vale todo, y lo que quieren es desmontar a Petrobras y desmontar a las grandes empresas nacionales brasileñas. Lo que pasó fue serio. La NSA robó secretos de Estado, es posible que ellos hayan sabido tempranamente que Petrobras había descubierto pozos gigantes en la zona de presal (aguas ultraprofundas en 2007), que hayan manejado información antes de que el ex presidente Lula la anunciara públicamente.

Publicado en Internacional

Hastío e irritación en grandes dosis. El Eurogrupo —la reunión de ministros de Economía del euro— terminó ayer en Letonia sin ningún tipo de acuerdo sobre Grecia, que vive al borde del alambre pero sin ceder a las pretensiones de sus acreedores. Atenas encajó una ráfaga de advertencias con un grado de hostilidad pocas veces visto: sube la tensión y el miedo a un accidente, aunque paradójicamente eso es a su vez requisito indispensable para cualquier tipo de pacto en Europa, tan pendiente siempre de ese tipo de escenificaciones. El jefe del BCE, Mario Draghi, amenazó en público —por tercera vez en unos días— con cerrarle el grifo de liquidez a Atenas. Y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, subrayó ante la prensa el tono "muy crítico" de los socios con Grecia. Eso fue en público: a puerta cerrada, los ministros y las instituciones antes conocidas como troika arrearon de lo lindo a Grecia ante una situación cada vez más tensa. En medio de un rifirrafe en el que algún ministro llegó a hablar incluso de un plan B (una salida del euro o un impago dentro del euro), el alemán Wolfgang Schäuble dejó hablar a los socios más molestos con el griego Yanis Varoufakis antes de proclamar: "No vamos en la dirección correcta; vamos por el camino equivocado. No me imagino cómo podemos alcanzar un acuerdo".

Alemania, gran dominadora del Eurogrupo, será clave en el devenir de Grecia. Schäuble puso así en duda la viabilidad de un acuerdo, como prácticamente nunca había hecho en este tipo de reuniones. La canciller Angela Merkel fue más suave. Merkel explicó en Bremerhaven, en un acto de campaña para las próximas elecciones en Bremen, que Alemania "está preparada para proporcionar ayuda, pero siempre a cambio de reformas". Ese es el sentir general en la eurozona: solo habrá dinero a cambio de ajustes.
La presión no deja de aumentar. Hace unos días, Varoufakis encontró en la cumbre del FMI, en Washington, el mismo ambiente cargado que en Riga. Y el propio FMI fue ayer una de las voces más severas en el Eurogrupo. El representante del Fondo, el danés Poul Thomsen, advirtió a los socios de que Grecia ya puede olvidarse de los superávits fiscales si las cosas no mejoran con rapidez. En ese caso, dijo, también los europeos sufrirán las consecuencias: "El déficit potencial, en la situación actual, es ya del 1,5% del PIB para este año; si eso ocurre tengo que decirles que se preparen para una reestructuración".
Grecia y los socios se van metiendo en una espiral complicada. La economía helena se ha parado en seco, los ingresos públicos han caído y la huida de capitales no se detiene. El Gobierno ha tenido que echar mano de los Ayuntamientos para hacer frente a los vencimientos de deuda y para acometer los gastos en salarios y pensiones. Nadie sabe cuánto dinero le queda a Grecia en caja, aunque todos los vaticinios acerca de cuándo iba a quedarse sin fondos han fallado estrepitosamente. Grecia necesita ayuda europea para hacer efectivos sus próximos pagos (750 millones al FMI en breve; 6.600 millones al BCE en verano). El Eurogrupo repite una y otra vez el mensaje de que solo habrá dinero a cambio de reformas; pero Atenas no termina de llegar a un acuerdo en el número y la intensidad de esas reformas.


Frente al tono pesimista del resto de ministros, Varoufakis volvió a mostrarse confiado. "Hemos acercado posturas a gran velocidad en las últimas semanas", dijo. Dijsselbloem le desmintió minutos antes: "Hay avances, pero el acuerdo está lejos. Se me hace difícil pensar en cuándo puede llegar a la vista de lo que hemos avanzado en los dos últimos meses".


Los socios se quejan de que el proceso de negociación no funciona y aseguran que sería preferible que las instituciones volvieran a Atenas. "Eso no va a suceder: ese método no funcionó antes", dijo. Las diferencias entre Atenas y sus socios se extienden a las reformas de pensiones y laboral y a una subida del IVA —a las que se resiste Grecia—, y a una medida antidesahucios de Atenas que no gusta a los acreedores. "Europa es una familia que sabe resolver sus diferencias", apuntó Varoufakis. Ni siquiera Francia e Italia apoyaron esa visión optimista: Pier Paolo Padoan expresó "frustración" y destacó que "no podemos volver a salir y decir otra vez que estamos perdiendo el tiempo". Los hubo más duros. "Lo que usted nos dice es inverosímil", le espetó el ministro eslovaco Peter Kazimir. "Ya es suficiente: necesitamos un plan B", le dijo el esloveno Franc Krizanic en la reunión. Varoufakis no calló ante esa provocación: "Eso es antieuropeo, y en el fondo perjudica a su propio país", zanjó.

Publicado en Economía
Página 1 de 23