Mostrando articulos por etiqueta: minería
Martes, 15 de Julio de 2014 19:26

Que el BRICS comercie con monedas locales

La conformación de un sistema propio de operaciones comerciales y financieras entre Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica –países del grupo BRICS–, que recurra más al uso de monedas propias en vez de dólares, fue propuesto por empresarios de ese bloque de naciones, en un paso adelante en la formación de un mecanismo que ya contará con su banco de desarrollo para invertir en infraestructura y con un fondo de reserva de divisas para situaciones de crisis.


Se trata de dejar de recurrir al dólar para hacer operaciones comerciales o financieras entre los cinco países, lo que reduciría los costos de transacción al evitar la conversión de las monedas locales a divisas, por ejemplo cuando Brasil vende a China o Rusia a India, explicó ayer por la tarde Rubens de la Rosa, presidente del Foro de Negocios BRICS, que reúne a empresarios de las naciones que integran el bloque.


La propuesta será entregada a los presidentes del BRICS durante la reunión cumbre de este martes en Fortaleza. El planteamiento busca aprovechar el marco institucional que están formando estas naciones al margen de los organismos financieros internacionales, controlados por los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea.


Queremos que el BRICS avance y aproveche una alianza política que ya existe para reforzar una alianza económica, señaló Carlos Abijaodi, director de la Confederación Nacional de Industria (CNI) de Brasil.


La CNI es la anfitriona de un encuentro de 700 empresarios de los cinco países, que se realiza en el contexto de la sexta cumbre de presidentes del BRICS.


Así como los presidentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica establecieron para esta cumbre la meta de formalizar la creación de un banco de desarrollo y un fondo de reserva de divisas del BRICS, que serán anunciados esta semana, los empresarios de esas naciones que se han sumado al mecanismo buscan constituir una red de negocios en el bloque.


Los empresarios del BRICS buscan el fortalecimiento e integración económica entre esos países. La idea es mejorar el patrón de comercio e inversión entre ellos, precisó Abijaodi.


El objetivo es constituir una red de 600 empresas con una facturación entre los cinco países de 3.9 billones (millones de millones) de dólares –cantidad que equivale a una quinta parte del valor de la economía mexicana–, explicó.


Las áreas en que buscan interacción las empresas son: agronegocios, infraestructura, logística y equipos de transporte, minería, tecnología de la información, farmacéutica, equipos médicos y energía. Un abanico que retroalimenta necesidades de países productores de materias primas, como Brasil, y grandes consumidores, como China; o de naciones que están buscando mejorar sus infraestructuras y otras que, nuevamente China, quieren aumentar las inversiones de sus compañías en otros territorios.


Los empresarios pidieron a los gobiernos del BRICS que se trabaje en el aumento de las transacciones comerciales y financieras en moneda local entre los países del bloque, con una infraestructura financiera, sistemas de liquidación e involucramiento de los bancos centrales para reducir el uso de moneda de países que están fuera del grupo.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor ROBERTO GONZÁLEZ AMADOR
  • País
  • Región
  • Fuente
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Jueves, 03 de Julio de 2014 05:58

América Latina, en la encrucijada

"Los vientos están cambiando para la región". "Ahora, por lo menos sabemos lo que no queremos". Estas dos frases, la primera pronunciada por Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, en la apertura del VI Fórum Económico Internacional sobre América Latina y el Caribe celebrado el pasado lunes en París, y la segunda por el presidente de Perú, Ollanta Humala, en su clausura, encerraron cuatro horas de seminario dedicadas a debatir el camino a seguir por las economías latinoamericanas una vez terminado el carnaval de las commodities, la llamada Década Dorada propiciada principalmente por el tirón de la demanda china y los altos precios de las materias primas, sobre todo, de los minerales.


Los debates pusieron de manifiesto lo logrado durante estos años, como la solidez macroeconómica y la estabilidad democrática —entre 2012 y 2015 un total de 14 países habrán celebrado elecciones sin que dieran lugar a crisis de legitimidad—, pero también la decepcionante evolución de las economías del continente —con un crecimiento promedio del 2% del PIB frente al 5% de no hace tanto tiempo— y la urgencia de tomar las decisiones correctas en un momento crucial.


La selección mundial de expertos reunidos en París —Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Danilo Astori, vicepresidente de Uruguay; Rebeca Grynspan, secretaria general Iberoamericana; Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de la CEPAL; Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la OCDE, entre otros— coincidieron en el diagnóstico y también, con matices, en los remedios.


Cinco males fueron identificados: la baja productividad, "bestia negra", como dijo Gurría, que lastra el crecimiento del continente —en 20 años solo registró un aumento del 1,6% frente al 3% de países como Corea del Sur, Turquía o Polonia—; la desigualdad, que hace de América Latina la región más injusta del mundo —el 20% más rico capta en promedio el 47% del ingreso total—; la informalidad en el empleo, que afecta al 55% de sus trabajadores —unos 130 millones de personas—; la escasa capacidad de recaudación fiscal —del 13,6% del PIB en 1990 ha pasado al 20,7% ahora, muy lejos aún del 34,1% de media en los países de la OCDE— y la falta de inversiones en infraestructuras —una media de 2,5 puntos del PIB frente al 6 de los países asiáticos—, lo que dispara los costes de exportación en comparación con sus rivales comerciales.
Hubo consenso en la urgente necesidad de una revolución educativa, "tanto en lo que se refiere a la inclusión social de mujeres y jóvenes como a la búsqueda de la excelencia", como dijo el vicepresidente Astori, como primer paso para mejorar la productividad, y en la apuesta por la calidad y la apertura de la sociedad.


También en la importancia de fomentar una mayor cooperación internacional e integración regional para abordar los grandes proyectos de infraestructuras así como en la defensa de las pymes frente al poder de los monopolios.


En cuanto a la desigualdad, la secretaria ejecutiva de la CEPAL rebajó la euforia de algunos gobiernos latinoamericanos: "Hablan de haber creado una nueva clase media y es verdad que millones de personas han salido de la pobreza, pero no son clase media por su capacidad de ahorro sino por su capacidad para endeudarse comprando bienes importados". En este contexto, Alexandre Meira da Rosa, gerente del sector de Infraestructura y Medio Ambiente del BID, subrayó el vertiginoso proceso de urbanización de América Latina y la presión que sus habitantes, ahora con mayor poder adquisitivo, ejercen sobre unas autoridades incapaces de satisfacer las demandas de mejores servicios públicos.
En resumen, reformas y libre comercio, o dicho de otra manera la Alianza del Pacífico (México, Colombia, México, Perú y Chile) como modelo a imitar frente al estancamiento de Mercosur o la vía al subdesarrollo de Cuba y Venezuela, para afrontar la encrucijada en que se encuentra el continente.


En el tintero se quedaron las dificultades para aplicar y desarrollar esas reformas, el problema de la debilidad institucional de la mayoría de los países, lo que se traduce generalmente en exceso de burocracia, corrupción e impunidad, o el debate sobre si las conquistas de hoy serán reversibles mañana, si a la Década Dorada sucederá otra Década Perdida. Pero, al menos, como dijo Humala, parece que esta vez América Latina tiene claro lo que no quiere.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Luis Prados
  • País
  • Región América Latina
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 24 de Junio de 2014 05:52

La economía peruana se frena

Perú lleva 56 meses de crecimiento económico continuo, y aunque en los últimos cuatro años tuvo del 5% al 8% de expansión anual debido a los altos precios internacionales de los minerales, vive ahora un ciclo de desaceleración —con tan solo el 1,6% de inversión privada—, afronta una amplia deuda social y tiene un 74% de empleo informal. Ante este panorama, el Gobierno, que solo cuenta con el 21% de aprobación popular, envió hace una semana al Congreso un paquete de medidas para reactivar la economía, que ha sido criticado porque disminuye las sanciones medioambientales y no ataca la raíz del problema.


Al inicio de su Gobierno en julio de 2011, el presidente peruano Ollanta Humala anunció como prioridad la inclusión social de los más pobres y la construcción del gasoducto del Sur. Para cumplir esos objetivos, dependía de los ingresos fiscales procedentes sobre todo de la minería. Sin embargo, en 2013 no solo cayeron los precios de los minerales sino que grandes proyectos de explotación fueron postergados, como Conga, Tía María y Quellaveco.


"Esta es una pequeña economía que depende de manera dramática de las tendencias mundiales", explica el economista Oscar Dancourt, expresidente del Banco Central de Reserva. "El PIB crece a una tasa cada vez menor desde 2011, la inversión privada es cero. En septiembre el Gobierno aprobó medidas desregulatorias para que las empresas aumentaran la inversión y no se produjo. Ahora, las nuevas medidas favorecen la oferta. Las proyecciones de ingresos tributarios son mucho menores. ¿Qué va a hacer el gobierno para mantener los programas sociales?", añade Dancourt.


Entre las medidas del Gobierno figura el perdón de la deuda tributaria a 180.000 contribuyentes, una propuesta que al exdirector del Banco Central Juan Marthans le parece mala señal. "En ningún lugar del mundo se reactiva la economía condonando deuda tributaria", ha dicho.
En abril el crecimiento de la producción fue del 2%, el menor en cinco años, y la inversión privada, que en 2012 se expandió un 12%, cayó a menos del 2% a fines de 2013 y no repunta. Por otro lado, según la Cepal, Perú ocupa el primer lugar de América Latina en trabajadores con empleos de poca productividad, y el 74% de los empleos son informales, según un estudio del Instituto Nacional de Estadística e Informática difundido este mes: un 5% menos que en 2007.


Pese al crecimiento económico de los años recientes, el gasto en educación y salud, según la Cepal, se ha mantenido relativamente bajo en Perú. No obstante, el Gobierno de Humala creó el programa Pensión 65, que beneficia a 320.000 personas mayores en extrema pobreza con una subvención mensual de 44 dólares.


Otro problema, que no ha acompañado el crecimiento económico de los años recientes, es la histórica debilidad institucional de Perú. "La fiscalía y la contraloría no funcionan. Hay un problema de corrupción que penetra todos los niveles del Estado, en la base está la proliferación de economías ilegales como el narcotráfico y la minería ilegal", asegura Carlos Monge, coordinador de Revenue Watch, un observatorio del rédito de los recursos naturales en cada país.


Monge también destaca que han fracasado la ley de partidos y el sistema de representación política. "No hay sistemas de representación de intereses ni organizaciones políticas que tengan que preocuparse por su honra y su reputación". Cabe recordar que el expresidente Alejandro Toledo enfrenta una investigación fiscal por lavado de activos, que el Congreso aprobó esta semana que el expresidente Alan García sea acusado constitucionalmente porque su Gobierno favoreció el indulto de 5.000 personas acusadas de tráfico de drogas, y que el exjefe de Estado Alberto Fujimori está preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción.


El fujimorismo representa la principal oposición en el Congreso y vota usualmente en alianza con el Partido Aprista, de García.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Jacqueline Fowks
  • País Perú
  • Región Sur América
  • Fuente El país
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Sábado, 21 de Junio de 2014 06:19

Argumentos económicos contra el extractivismo

En toda Sudamérica hay enormes exportaciones en volumen (toneladas de petróleo, carbón, mineral de hierro, soya, madera, cobre...) y sin embargo varios países (Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, Argentina, Ecuador) no logran apenas pagar sus importaciones. Argentina está entre caer o no en déficit comercial. Colombia, Brasil, Perú, Ecuador ya lo hicieron en 2013 y principios de 2014. Sus exportaciones no pagan sus importaciones. Un ejemplo: Colombia vende al exterior unas cinco veces más toneladas que lo que compra de él, y sin embargo no puede pagar sus importaciones con las exportaciones que, en este caso, son en buena parte de carbón.


Persiste una estructura desfavorable en el comercio exterior, se exportan más toneladas que se importan, y se vende mucho más barato por tonelada que lo que se compra. Y esa gran exportación física no consigue ya pagar las importaciones o lo consigue apenas. Las balanzas comerciales de estos países medidas en dinero están ya en déficit, excepto en Argentina, que tiene todavía con un pequeño superávit.
Un reciente artículo publicado por la Flacso-Ecuador (de Pablo Samaniego, María Cristina Vallejo y yo mismo) con el título Déficits comerciales y déficits físicos en América del Sur llama la atención sobre esos hechos, fruto de una equivocada política extractivista. Nuestro artículo va a contracorriente de los entusiasmos generados por la evolución favorable en los términos de intercambio en los inicios del siglo XXI en América del Sur. Al analizar en detalle tres países andinos (Colombia, Ecuador y Perú) comprobamos que ciertamente existió una mejora en los términos de intercambio, pero que en 2012-2014 toca a su fin.


Da lo mismo que los gobiernos sean nacional-populares o neoliberales. En Brasil y Argentina, al igual que en esos otros países y en Venezuela, las exportaciones son persistentemente mayores que las importaciones (en toneladas). Sin embargo, Brasil ya entró en déficit comercial entre enero y marzo de 2014 de 6.072 millones de dólares, el mayor para un trimestre en 21 años, mientras Argentina ha visto casi desaparecer su superávit comercial entre 2012 y el primer trimestre de 2014. Y eso a pesar que la moneda de ambos países se ha estado devaluando, en un intento por exportar todavía más cantidades y de frenar importaciones.


Existe estructuralmente una relación de intercambio desfavorable que se observa en dos ámbitos: por una parte, se registran persistentes déficits físicos, es decir, se exportan más toneladas de materiales que se importan. Lo llamamos déficit porque se pierden recursos naturales, se agotan los recursos. En años muy recientes esta trayectoria se acompaña en países grandes y chicos por un contraproducente déficit en la balanza comercial monetaria, que compone el segundo ámbito de deterioro estructural en el comercio exterior de estas economías. ¿Por qué contraproducente? Porque en principio conduce a un endeudamiento mayor y a una presión por exportar más y más, causando mayores daños ambientales y más conflictos sociales. Los déficits comerciales exigen otros ingresos en el balance de cuenta corriente o en el balance de capitales. La afluencia de inversión extranjera directa puede compensar el déficit comercial, pero va a generar rentas que se escapan después del país.


Un ligero resfriado en China se convierte en pulmonía en América del Sur, aunque uno pueda pensar que la demanda de materias primas que no se reciclan (como los combustibles fósiles) o que se reciclan sólo en parte (como los metales) tenderá a ser firme, incluso sin crecimiento económico mundial. Si el mundo hoy quema 90 millones de barriles, mañana va a quemar otros 90 millones, un poco más o un poco menos. La energía no se recicla. La demanda se mantiene, pero los costos económicos, sociales y ambientales de la extracción son crecientes al disminuir la ley de los minerales metálicos y extraer petróleo o gas de lugares más recónditos, como sucede también en la extracción de madera, soya, palma de aceite. Al mismo tiempo, con ofertas abundantes, los precios pueden bajar mucho a causa de pequeñas oscilaciones en las coyunturas de los países importadores.


Así pues, las críticas de los post extractivistas sudamericanos (Maristella Svampa, Eduardo Gudynas, Alberto Acosta) tienen doble fundamento económico. La exportación de materias primas agota los recursos naturales, produce contaminación y causa conflictos con las poblaciones locales, envileciendo a los gobiernos que usan la represión como método para la extracción, como el presidente Correa, en Intag, Ecuador, en estas semanas, olvidándose ya del Buen Vivir o Sumak Kawsay. Y por otro lado, los precios de esas cuantiosas exportaciones son baratos en relación con las importaciones. Se exporta mucho y sin embargo no se cubre el costo de la importación. De ahí un nuevo camino por la ruta del endeudamiento.


 

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor JOAN MARTÍNEZ ALIER
  • País
  • Región América Latina
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Miércoles, 18 de Junio de 2014 11:46

La resistencia a la minería se vistió de carnaval

En la tercera marcha-carnaval por el agua, la vida y la soberanía el pasado 5 de junio en Ibagué, algo más de 30.000 personas marcharon, bailaron y elevaron un canto por el agua, por los páramos, por el suelo... POR LA VIDA y los territorios tolimenses.

 

   

 

Al grito de El agua vale más que el oro, expresaron su rechazo al proyecto La Colosa en Cajamarca, Tolima, y le dijeron a la multinacional Sudafricana Anglo Gold Ashanti NO a la MINA SÍ A LA VIDA.

 

Este fue el grito unificado de estudiantes, campesinos, indígenas, en fin mujeres y hombres de Ibagué, Líbano, Piedras, Cajamarca y otros pueblos del Tolima y el país.

 

Recordemos que La Colosa sería el tercer proyecto extractivo a cielo abierto más grande de América Latina, después de Yanacocha en el Perú y La Escondida en Chile, según las pretensiones de la multinacional de extraer 24 millones de onzas de oro , con costos sociales, ecológicos y geográficos incalculables. Solo para dimensionar los daños a ocasionarse en el territorio, los estudios técnicos señalan que se removerá por lo menos una tonelada de roca para la producción de una onza de oro, se producirán 100.000 toneladas de residuos mineros por día, 78 toneladas de cianuro, 500 toneladas de dióxido de carbono por cada 50 kilos de oro sin contar con los efectos contaminantes resultado de la lixiviación en el proceso productivo.

 

Este es un territorio en peligro de extinción.El 86% de Cajamarca cuenta hoy con títulos mineros, esto es 44.276 hectáreas entregadas con 31 títulos a 9 titulares, de los cuales 21 fueron otorgados a la Anglo Gold Ashanti, lo que significa que tiene a su disposición 30.440 hectáreas para explorar , poniendo en riesgo por desplazamiento a muchos campesinos e impactando a los 20.000 habitantes que verán drásticamente afectadas sus áreas rurales, en consecuencia dejarán de ser la despensa agrícola del departamento, orgullo municipal.

 


La identidad cultural de los tolimenses emergió en todo su esplendor, apelando a los símbolos y creatividad que ilustra las más bellos tradiciones de la población: 

 

  • ramilletes de fruta, legumbres, tubérculos colgados con artístico colorido, de los camperos que transitan por las carreteras veredales;
  • la diversidad biológica representada en caras y torsos desnudos en cuerpos juveniles que claman por un futuro con soberanía alimentaria; coplas, bailes y otras tantas expresiones ponen en evidencia el peligro en el que se encuentra el territorio.
  • La sabiduría ancestral, rememorando la historia de los territorios acompañaron por calles, puentes y parques de Ibagué, desde la salida de la Universidad del Tolima, con la guardia indígena alrededor de la algarabía de los marchantes, con sus bastones de mando como símbolo de poder, dicen que seguirán custodiando, resguardando, velando porque la riqueza de las montañas sigan allí, hoy asediadas por las multinacionales mineras.

 

De los múltiples impactos previstos por la minera se encuentra el ecosistema de páramos que conforma el sistema de nevados (50 hectáreas hacen parte de los títulos otorgados), la Reserva Forestal Central de la cual el Mavdt otorgó en 2009 la sustracción de 6,4de una solicitud de 535 Ha en la etapa exploratoria, y uno de los más sentidos por la población regional, la afectación a la cuenca del río Coello, donde tributa el río Anaime que drena desde Cajamarca hasta el río Magdalena y del cual se surten varios municipios para distintos usos agrícolas y pecuarios.

 

Frente a esta amenaza ya hay pronunciamientos de las poblaciones afectadas, el más connotado de ellos: la consulta popular en Piedras–Tolima– donde la casi la totalidad de su población se pronunció contra la operación de lavado y disposición de material producido en el proceso extractivista.

 

De igual manera, otras iniciativas como la moratoria minera, acompañaron la marcha-carnaval, con participación de delegados de Bogotá y Tinjacá–Boyacá–para integrarse al pronunciamiento ciudadano contra la locomotora minera.

Informacion adicional

  • Antetítulo El 5 de junio en Ibagué
  • Autor Gloria Stella Moreno
  • País Colombia
  • Región Suramérica
  • Fuente
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia
Viernes, 13 de Junio de 2014 06:10

Doscientos mil doscientos nueve

Tramas y Mingas es el nombre del encuentro que esta semana mantuvieron indígenas, campesinos y afros en el Cauca, sur de Colombia. Se trataba de tejer realidades en minga, trabajo colectivo, horizontal, con base en la cooperación y la ayuda mutua. Indígenas misak, nasa y coconucos del Cauca, quechuas de Perú y Bolivia, campesinos de diversos países, afros de la costa Pacífico, profesores y estudiantes, compartimos saberes y problemas que nos afligen y necesitamos superar.


El Cauca es el departamento más diverso de Colombia. La mitad de la población son indígenas y afrodescendientes, la mayor parte campesinos que viven en aldeas o en pequeñas ciudades, siendo la colonial Popayán la única ciudad de mediano tamaño. Es también una de las regiones más violentas, donde la guerra ha provocado miles de muertos, desplazados y desaparecidos.


Un grupo de niños y niñas de una escuela del resguardo coconuco, a una hora de la ciudad, participaron en el encuentro, con sus bastones de mando. En las escuelas los niños indígenas también forman sus cabildos, en los que aprenden a gobernarse, replicar los modos de vivir de sus mayores y de cuidar la madre tierra.


Tramas y Mingas se organizó en torno a cuatro temas: la vida y la resistencia; las economías comunitarias; las autonomías y los poderes, y la educación y la comunicación. Mientras todo el país estaba pendiente de las elecciones del domingo (en las que se enfrentan dos versiones de la derecha) y del Mundial de Futbol, los de abajo dedicaron tres días a poner en común lo caminado y lo construido, los modos como lo hicieron, y los dolores que deben atravesar en medio de la guerra.

En el espacio dedicado a las autonomías, las palabras más fuertes fueron las de los fundadores del movimiento, cinco décadas atrás, quienes no sólo relataron todo lo andando sino que hicieron hincapié en lo que falta. Un miembro del resguardo coconuco destacó las divisiones que provocan los traspasos de fondos del gobierno en las comunidades y en los cabildos (autoridades que gobiernan los territorios o resguardos). Hubo acuerdo en el papel decisivo que jugaron las agendas (programas) de los pueblos, construidas desde abajo; así como los problemas que están generando los malos dirigentes, que utilizan esas demandas construidas colectivamente para beneficios personales.


Las organizaciones indígenas de Colombia, como las de buena parte del continente, están siendo acosadas (literalmente) por las políticas sociales, por esa mezcla perversa de agresiones paramilitares y militares, con los fondos estatales para educación y salud, librados con el objetivo de dividir y de sujetar a los movimientos a los fines de los estados.


Al hablarse de autonomías, fue inevitable referirse a la Guardia Indígena, una de las más notables creaciones de los indígenas del Cauca. Se trata de una vasta red de comuneros elegidos por las comunidades para defender los territorios y las autoridades, sin armas, sólo con bastones de mando y una estricta organización. Autonomía es que la Guardia no haya sido creada a imagen y semejanza de la policía del Estado, sino con criterios de rotación y de obedecer a los pueblos, para cuidar y educar, para intervenir no sólo cuando hay agresiones externas sino también cuando surgen problemas en las familias y las comunidades.


Uno de los momentos más fecundos giró en torno a la economía propia, o sea los modos de producir y reproducir la vida por fuera del capital y del Estado. Es notable constatar la existencia de infinidad de emprendimientos de base para producir alimentos, en general encabezados por mujeres, quienes no distinguen entre producción y reproducción porque, en realidad, son dos facetas de la vida.


Un veterano dirigente cocunuco explicó los intercambios entre los pueblos de tierras bajas y tierras altas, cada uno aportando los productos que crecen en sus territorios, desde cereales y tubérculos hasta frutas y hortalizas. No utilizan monedas, todo con base en el trueque, una práctica ancestral recuperada en el proceso de organización como pueblos, y verdadera alternativa a los mercados capitalistas.


Durante el encuentro circuló el comunicado del subcomandante insurgente Moisés en el cual el EZLN informa sobre la decisión de construir la escuela autónoma y la clínica destruidas por el ataque de la CIOAC-H, cuando se produjo el asesinato del compañero Galeano. El zapatismo es referente en estas tierras, en particular entre los jóvenes que integran el Tejido de Comunicación de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), que tejen puentes entre las resistencias locales y las luchas globales.


El tejido de las resistencias y las mingas para darle forma al tapiz multicolor del mundo nuevo se alimenta de todas las resistencias, aun de las más pequeñas, no importando cuántos y cuántas son, sino cómo hacen, con qué espíritu trabajan. Preguntan sobre el zapatismo los jóvenes luchadores de las comunidades, no así los dirigentes que negocian y los académicos que sólo piensan.


En los intercambios surgió la necesidad de juntar los 200 mil 209 pesos mexicanos necesarios para la reconstrucción de lo destruido en La Realidad. Hay dos posibilidades para hacerlo. Una, al estilo de los de arriba, recibiendo el dinero de las personas que pueden aportarlo, una a una con nombre y apellido. La otra es hacerlo en minga, con base en el trabajo colectivo, haciendo fiestas, empanadas, tortillas o lo que cada quien quiera o pueda. Al estilo indígena y campesino, del mismo modo como se hacen los eventos en las periferias de las ciudades.


Este modo de hacer no individualiza a los donantes, ya que los nombres se disuelven en el colectivo. Pero tiene otra enorme virtud. Es un modo de tejer tejidos, trozos pequeños que van formando el tapiz del mundo nuevo. Aquí no importa tanto cuánto dinero se recauda, sino cómo se lo consigue. En suma, el modo individualistas o el comunitario. Ojalá sean muchos los colectivos en el mundo que lo hagan de este modo.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor RAÚL ZIBECHI
  • País Colombia
  • Región Sur América
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia

 

En primera instancia dirigirme ante todas y todos las colombianas y colombianos, que defendemos la Soberanía Nacional.

 

Agradecerles a los hermanos indígenas, Afrodecendientes, campesinos, hermanas y hermanos de los sectores de la izquierda, a todos a aquellos que confiaron en las verdaderas propuestas de clara López obregón, "clara lo tiene claro" muestra de los 2 dos millones de Votos de opinión y el 70 % de la abstención que son los verdaderos ganadores depositados el día 25 de mayo de 2014 atraves de la credibilidad y la confianza a la ideología de una izquierda consolidada desde sus directrices .

 

Hoy siendo las 5:13 p.m. Me permito escribir esta carta desde mi condición como dirigente activista mujer wayuu, el manifiesto de "mis razones para no votar por Juan Manuel Santos Ni por Oscar Iván Zuluaga"

 

Hermanas y hermanos, con mis sinceras palabras no busco ser reconocida, y tampoco me importa ser reconocida " solo busco generar conciencia y ser coherentes " sé que muchos de mis hermanas y hermanos que me siguen en las redes sociales, van a pensar que tal vez estoy loca o porque me opongo a la llamada ?" Paz" pero mi convicción desde del buen pensar me ha llevado a la reflexión que hoy mi país, tu país, nuestro país Colombia, se viene derrumbando por los largos 40 años de imposición Neoliberal en donde hay un gigante imperialista que tiene a unos cuantos caudillos que se creen los dueños de variables recursos que reposa en nuestro país, unos recursos o bienes naturales, que lo digo el altavoz son de la colectividad, en la cual he estado reflejada en su defensa atraves de las marchas y las propuestas colectivas que van hacia protección y salvaguardar la soberanía nacional.


Indígenas y no indígenas, me permito informarles que los 13 mil votos de opinión arrojados en mi departamento la Guajira Wounmainkat, es hoy el reflejo de las voces de aquellos hermanas y hermanos que creen en las verdaderas propuesta de un modelo económico y políticas construido desde la bases.


Hoy me permito informarles que mi departamento la Guajira que alberga mayor recursos naturales tenemos el 43 .4% de las reservas probadas de gas, abasteciendo la demanda nacional en un 60% el 56,6 % de las reservas probadas de carbón, equivalentes a 3.728 millones de toneladas y con una generación de 560 MW de energía eléctrica que alimenta la demanda nacional.


Pero hoy las realidades al interior de las comunidades indígenas, campesinas, afro descendientes muestran la verdadera guajira envuelta en la Miseria y la Pobreza Extrema, y las pésimas condiciones de servicios públicos, y una guajira totalmente contaminada en sus aguas suelo y aire por las empresas transnacionales que se adueñaron de todo el departamento de la guajira. Los aspectos más alarmantes son: la desigualdad social, expresado en el coeficiente Gini que paso del 047 en el 2007 al 061 en el 2010; la baja cobertura en acueducto del 51,64 % y alcantarillado del 38,96% el índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI) del 65,23 y una desnutrición crónica del 27 % ubicadas como unas de las tasas más altas del país. El PIB departamental para a mediados de los 70's el agro era más del 20% pero en el 2010 solo llego al 4,6% es decir que la mineria que es el 61 % del PIB, ha genera solo el 2,9 % Es decir, que los empleos perdidos en el agro no se trasladaron a la minería. De ahí el desempleo en el 2010 era de 9,2% muy superior al 5,7 % del 2005 y el subempleo llego a 122 mil personas, hasta el 2012, se habían exportado más de 540 millones de toneladas de carbón , con ingresos para la empresa de 23.800 millones de dólares, pero a Colombia solo le correspondieron por regalías 2.006 millones de dólares es decir el 8,42% por otro lado, mientras las multinacionales obtienen utilidades operacionales de 37.7% el 58% de los guajiros sobreviven con menos de 200 mil pesos mensuales y un 38 % con menos de 90 mil pesos, las mineria no ha sido sinónimo de desarrollo ni de progresos pero si de inmensos pasivos ambientales , sociales culturales siendo que el 87% del territorio es semidesértico se ha intervenido 11.488 Has, de cobertura boscosa y suelo con una recuperación boscosa de 3.000 Has.


No puedo ser tan irresponsable de pensar o de repetir las mentiras con las que se engañan a muchos de nuestros hermanos colombianos con ese discurso de decir "vota por la paz" "o de decir es mejor santos que Zuluaga", ambos están cortados con las misma tijera y ambos provienen de la misma escuela son los cachorros caudillos, de las empresas transnacionales que operan en el país, por lo tanto mantendré mi fiel coherencia ante la opinión pública, he mencionado varios aspectos en lo que concierne la problemática social cultural, desde mi departamento de la guajira. Hoy mi análisis me conlleva a que la izquierda en Colombia debe mantenerse en la unidad, sé que muchos de nuestros seguidores y no seguidores seguramente nos señalaran de no querer la paz para Colombia, pero en mi pequeño análisis el tema central no ha sido la búsqueda de la paz, de que exista un señor llamado: juan Manuel santos que está realizando campañas proselitistas a nombre de la paz , es otro cantar. otra de las burlas macabras que se vienen evidenciando ante el país es la manera perversa de la campaña más mentirosa del Oscar Iván Zuluaga el cachorro del uribismo, que solo se ha centrado en las falsas propagandas que se muestra a atraves de sus medios de comunicación como lo es RCN y Caracol.

 

Hermanas y hermanos también mencionare que el tema central de la crisis que se vive en Colombia ya sea por el conflicto armado, pero también cabe mencionar que la verdadera crisis es en cuanto al modelo económico neoliberal, que la derecha oligarquía no puede tapar el sol con un dedo, las mentiras de los gobiernos de las Derecha los han puesto en jaque con todo el movimiento de los agros sectores campesinos , indígenas etc, que se han levantado fuertemente en el país, no puedo yo decir que la paz, no es necesario para Colombia por supuesto que si es necesario pero la paz, con una justicia social en donde los cambios se tienen que generar desde los modelos económicos construidos desde las mismas bases es decir en donde todas y todas podamos construir nuestros propios modelos soberanos. Mi análisis desde estas contiendas electorales es que lo que vivió santos el 25 de mayo es la muestra del pésimo gobierno del uribismo y el santismo los conllevo a su propio fracaso, una de las la muestra es el rechazo en lo ocurrido de los votos en blancos en el municipio de piedras (Tolima) voto en blanco con el 54,02% y muestra de esto es el rechazo por la explotación de recursos naturales por la empresa Anglo Gold Ashanti, ellos decidieron votar en blanco por que el gobierno de santos no quiere validar la consulta minera"
Por otro lado están otros sectores como taganga (Santa marta ) y Barú (Cartagena) se negaron a votar por todo los incumplimientos del gobierno, frente a sus necesidades básicas insatisfechas.


"El modelo económico está absorbiendo el país y su soberanía está en riesgo"

 

Hay una Catástrofe del TLC y las reparticiones de las mermeladas reeleccionista esta catástrofe se viene aplicando por Samper, Pastrana, Uribe, y santos. La imposición de la políticas anti agrarias

Por esta razón manifiesto:

"Mis Razones para NO Votar por juan Manuel santos NI por óscar Iván Zuluaga."
Votar la derecha me obliga a perder mi territorio y mi dignidad,
Votar la derecha te obliga a no tener memoria

"Coherencia en mi caminar a diario y en el discurso eso me hace dar razones para no votar por la derecha. " Mi voto en blanco o la abstención "


Ussynu Epiayu

Informacion adicional

  • Antetítulo Carta de una indígena wayuu a la opinión publica
  • Autor Ussynu Epiayu
  • País Colombia
  • Región Suramérica
  • Fuente
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia

Más de 150 personas provenientes de ciudades y departamentos como Bogotá, Soacha Antioquia, Boyacá, Cauca, Guajira, Meta, Tolima y Santander, llegaron a Villa de Leyva el pasado 25-27 de abril, como respuesta al llamado para deliberar y diseñar agendas comunes en contra de la loco-motora minera.

 

Los daños ocasionados por la explotación minera, en especial por la mediana y la megaminería, son inocultables: remoción masiva de terrenos con sus bosques y cobertura vegetal, destrucción del habitat de numerosas especies animales, daños en las fuentes de agua y ecosistemas estratégicos, violación de derechos humanos y la corrupción de autoridades e instituciones del Estado. Realidades que despiertan y movilizan poblaciones enteras han dado lugar a una creciente resistencia.

 

En muchas regiones las organizaciones existentes o nuevos colectivos articulan esfuerzos. Por ejemplo: Santurbán en Santander, La Colosa en el Tolima, la COA en el occidente de Antioquia, el Macizo colombiano en Cauca, las organizaciones del Casanare o las provincias de Alto Ricaurte y Sugamuxi en Boyacá. El reconocimiento de esta dinámica y la necesidad de fortalecerla fue lo que motivó la convocatoria del Encuentro Nacional por parte de organizaciones de la provincia del Alto Ricaurte (Boyacá), con el respaldo de varias organizaciones nacionales y regionales.

 

El Encuentro inició con una aguda crítica a la política minera del gobierno colombiano a cargo de Danilo Urrea de Censat–Agua Viva y Rafael Colmenares de Unión Libre Ambiental. A continuación hubo dos excelentes conferencias: una del profesor Héctor Moncayo, de Ilsa, sobre el contexto internacional que explica por qué en Colombia y otros países impulsan la exportación de minerales; y una visión histórica de la problemática de los bosques y las aguas a cargo del profesor Joaquín Molano.

 

Un segundo momento del Encuentro estuvo dedicado a la presentación de 20 experiencias regionales y algunas urbanas (en la periferia de Bogotá y Soacha), cuyos voceros fueron los líderes de dichos procesos. De esas presentaciones debe destacarse dos aspectos: la problemática que afrontan en los territorios, y las acciones de resistencia desprendidas de estos.

 

En cuanto a la problemática: es claro, por sus dimensiones territoriales (millones de hectáreas) y temporales (varias décadas), lo que está en marcha es una locomotora de "mega-minería" conducida por varias de las empresas multinacionales más poderosas del mundo; la subasta de los recursos minerales cursa de manera silenciosa y amañada, a espaldas de las comunidades, engañándolas y acomodando los estudios de impacto ambiental y planes de manejo, con la complicidad de las autoridades ambientales. Esto ocurre con alguna facilidad porque la minería es fuente de corrupción político administrativa ya que las empresas –como lo demuestran distintos episodios en todo el mundo– sobornan funcionarios de diverso orden dentro del Estado; sobornos facilitados por realidades como las de las CAR, convertidas en fortines politiqueros. Pero esto también sucede porque la minería está asociada al control del territorio por parte de grupos armados ilegales, no es casual por tanto el asesinato y desaparición de líderes comunitarios opuestos a esta dinámica de explotación.

 

Realidad que propicia el cambio en el imaginario que muchas comunidades tenían del oro, el petróleo y cualquier otro mineral, anteriormente asociados con el sentido de riqueza y prosperidad, y ahora reducido al de amenaza, pobreza, daños ambientales, corrupción, violencia y desorden social.

 

¿Qué hacer?

 

El Encuentro Nacional fue prolífico en sus respuestas ante los riesgos y amenazas de la loco-motora minera, pretendiendo el fortalecimiento de la resistencia por parte de la sociedad civil.

 

El punto de partida es tomar consciencia de que tenemos derechos y deberes para proteger la vida, los recursos naturales y los intereses colectivos por encima de las multinacionales; hacer uso de los mecanismos jurídicos, movilizar pacíficamente a las comunidades, conseguir el apoyo de los medios de comunicación, de la academia, de personalidades y organismos nacionales e internacionales, para obligar al Estado a cumplir su deber constitucional de proteger las riquezas naturales y culturales de la nación; y de manera enfática, pública y al más alto nivel, denunciar cualquier amenaza y violación de los derechos humanos por parte de las empresas, los grupos delincuenciales o la fuerza pública. En síntesis, desarrollar el poder ciudadano en contra del despojo de nuestra patria por parte de las multinacionales, con la complicidad del Estado.

 

Pasos a seguir

 

Las experiencias expuestas en el Encuentro, sugieren: articular las organizaciones existentes o crear instancias específicas de interrelacionamiento contra la locomotora minera; hacer una revisión de títulos mineros y licencias ambientales, como lo propone la Iniciativa de Moratoria Minera; estudiar a fondo y con mirada crítica la documentación de los proyectos mineros y la normatividad pertinente, para resistir con fortaleza argumentativa; alertar ampliamente a las comunidades sobre las actividades mineras proyectadas en sus territorios y los perjuicios que acarrean; trazar planes de acción con objetivos muy precisos y con diversas estrategias eficaces: jurídicas, académicas, políticas, movilización social, medios de comunicación, ordenamiento territorial, etcétera; movilizar a las comunidades pacíficamente, pero con contundencia, en actividades como marchas, foros, audiencias, asambleas públicas, cabildos abiertos, mesas de concertación, plantones; adelantar gestión en procura de apoyo institucional; ocupar los espacios de participación disponibles, como los consejos directivos de las CAR, los Pomcas, los consejos ambientales y de planeación territorial; crear mesas de concertación con las entidades y autoridades del Estado, incluyendo los organismos de control, en las que estén representados los diferentes sectores y organizaciones sociales; insistir en las Consultas Populares, argumentando que estas son para protegen el territorio contra las actividades que afecten los intereses de la comunidad y los derechos de los propietarios del suelo.

 

Al final

 

Al final –tercer momento del Encuentro– fueron instaladas tres mesas de trabajo: estrategias, articulación organizativa y comunicaciones. El resultado final permitió la conformación de una red de resistencia contra la loco-motora minera que pondrá en la práctica, y difundirá hacia otras regiones los lineamientos y la ruta surgidos de este Encuentro.

 

Cada una de las experiencias representadas en el Encuentro funcionará como un nodo de dicha red para tratar de incidir en 3 escenarios: el político institucional –para que el Estado actúe como debe ser–; el académico –para que las universidades y colegios contribuyan con el conocimiento y formación de recursos humanos que defiendan los territorios y la debida explotación de sus recursos naturales–; y los medios de comunicación –para contrarrestar la desinformación y bloqueo de los grandes medios comerciales.

 

Como responsabilidad colectiva, fue asumido por el total de la concurrencia el compromiso de difundir en el corto plazo los resultados del Encuentro en cada una de las regiones de donde procedía ésta; realizar reuniones en los respectivos departamentos en un plazo de 6 meses; y empezar a trabajar hacia la realización de un segundo encuentro nacional dentro de un año o cuando el proceso lo amerite

Informacion adicional

  • Antetítulo EN VILLA DE LEYVA, ENCUENTRO CONTRA LA LOCO-MOTORA MINERA
  • Autor PEDRO CORTES LOMBANA
  • Edición 202
  • Sección Minería
  • Fecha Mayo 15 - junio 15 de 2014
  • Bajante
Publicado en Edición Nº202

El antiguo refrán nos advierte que no todo lo que brilla es oro, y efectivamente en partes de Latinoamérica ese destello tiene un lado bastante oscuro.
El boom de las materias primas inyectó vida a las economías regionales y en la década entre 2002 y 2012 el precio de oro aumentó un 500% a nivel mundial. Como consecuencia, se destapó una tendencia hacia la minería ilegal y hoy en día América Latina cuenta con más de 500.000 minas pequeñas, todas buscando su forma de montarse en la ola de los precios récord.


Sin embargo, tales actividades también cobran un precio muy caro al medio ambiente debido al excesivo uso del mercurio como agente para extraer el mineral.


Catalogado por la OMS como uno de los diez principales productos químicos de mayor preocupación para la salud pública, el mercurio ha sido durante mucho tiempo motivo de alarma para la comunidad internacional.


En 2010, unas 1,960 toneladas métricas del metal fueron emitidas a nivel global, de acuerdo a Mercury Watch. Según la organización no gubernamental, las emisiones latinoamericanas superaron las 526 toneladas ese año, casi la cuarta parte del total mundial.


El mercurio, el único metal que es líquido a temperatura ambiente, es una neurotoxina altamente potente. Una vez liberadas a la atmósfera, las emisiones tienden a dispersarse rápidamente por todo el mundo, viajando largas distancias y causando problemas de salud generalizados así como daños en los ecosistemas a donde llega. Lo que es peor, este metal no es degradable sino que se acumula en la cadena alimentaria, ya que es absorbido por la flora y la fauna.


"Es importante entender que el mercurio es un contaminante mundial por su capacidad de propagarse a grandes distancias. Esa es la razón por la que se puede encontrar mercurio en todas partes, incluso en las regiones más remotas del Ártico", explica Ibrahima Sow, experto del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).


En respuesta, 18 países latinoamericanos, conjuntamente con 79 países de otras regiones, firmaron en 2013 la Convención de Minamata sobre el Mercurio, que tiene como objetivo proteger la salud de la población y el medio ambiente mundial, a través de la reducción de las emisiones causadas por los seres humanos y el vertido de mercurio y sus compuestos.


Sow agrega que la Convención de Minamata es un paso importante para reducir esta amenaza mundial, pero que "ahora tenemos que ratificarla y aplicarla. Es la única manera de reducir el uso del mercurio".


Hasta el momento solo sólo Estados Unidos ha ratificado la Convención, una situación que el FMAM está dispuesto a cambiar en su función de mecanismo financiero de la convención.


No todo lo que brilla es oro


¿Cuál puede ser una estrategia clave? Reducir las emisiones de mercurio procedentes de la industria minera de oro artesanal y de pequeña escala.
El mercurio, que históricamente ha sido una parte crucial del proceso de extracción, ha sido sustituido en la minería industrial o a gran escala. Sin embargo, este no es el caso en las explotaciones a pequeña escala, artesanales o de la minería ilegal. De hecho, en 2010, esta categoría de minas representó el 37 % de las emisiones de mercurio –por encima de las emisiones por quema de carbón-, y la mayoría de ellas se produjeron en América Latina.


Rica en yacimientos minerales, la región latinoamericana es el hogar de medio millón de minas de oro artesanales, que proveen el sustento a millones de latinoamericanos y ejemplifican los principales escollos que enfrenta la aplicación de la Convención: las actividades mineras informales; lo remoto de las minas; y las comunidades aisladas.


Por lo tanto, hace falta una acción concertada e inclusiva para garantizar una reducción global en el uso de mercurio.


"Es un proceso largo," señala Sow. "Vamos a necesitar la cooperación de los gobiernos para regular el sector y permitir a los organismos internacionales que interactúen con los mineros y les proporcionan las herramientas necesarias. No es tarea fácil, pero lo más importante es que nosotros estamos trabajando junto con agencias del FMAM y organizaciones no gubernamentales que tienen una buena trayectoria de trabajo con las comunidades involucradas".


Esta estrategia ya se puede ver a lo largo de la frontera en San Sebastián, Perú. Allí, se ha mostrado a los mineros alternativas al mercurio lo que ha permitido reducir su uso y a la vez impulsar la eficiencia del proceso de extracción.


En vista de que Perú ha firmado la Convención de Minamata, el siguiente paso ahora es compartir estas nuevas prácticas con otras comunidades mineras a pequeña escala, en ese país como en el resto de la región.

 

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Mary Stokes
  • País
  • Región América Latina
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 01 de Abril de 2014 06:06

Alí Rodriguez y el discurso extractivista

Alí Rodríguez es un personaje importante en la transición posneoliberal en América Latina. Fue Ministro de Economía y el responsable de PDVSA durante la era de Chávez, luego fue Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela y, posteriormente, Secretario General de la Unasur. De alguna manera, representa el momento histórico y político que vive la región, de ahí que sus declaraciones den cuenta de la forma que asumen los discursos y la praxis política de los responsables de la transición posneoliberal, al menos en América del Sur.


En un documento publicado por la revista electrónica Alai ("Recursos naturales como eje dinámico de la estrategia de Unasur", 2014-03-24, www.alainet.org), Rodríguez expone punto por punto los argumentos del discurso extractivista. Esos argumentos señalan, desde una pretendida posición objetiva, que América Latina en general y Suramérica en particular, no se caracterizan por ser potencias tecnológicas ni financieras y que su mayor riqueza está en sus recursos naturales y en su gente, y que es el momento de utilizar esos recursos naturales para financiar tareas urgentes tanto del desarrollo, como el crecimiento económico, cuanto de la redistribución del ingreso, como la salud y educación.


Este discurso se sintoniza con lo que han expresado y propuesto varios líderes políticos de la región, por ejemplo, la metáfora del presidente ecuatoriano Rafael Correa de que no se podía ser como el mendigo sentado sobre un saco de oro para justificar la privatización de los territorios a las corporaciones petroleras y mineras; el texto "Geopolítica de la Amazonía" del vicepresidente boliviano Álvaro García Linera para justificar el extractivismo en su país, la "Ley de Semillas" (también conocida como "Ley Monsanto") para permitir el mercado de agrotóxicos y transgénicos, por parte de Cristina Kirchner en Argentina, los argumentos del Programa de aceleración del crecimiento (PAC), del PT en Brasil, etc.


En realidad, no se trata de un discurso novedoso, de hecho, fue parte fundamental del debate económico y político que atravesó América Latina desde fines de la segunda guerra mundial y que tendría a la Comisión Económica Para América Latina, Cepal, como el principal referente teórico y político.


Los teóricos de la Cepal acuñarían la expresión de "estructuralismo" para comprender las dinámicas y las formas que había asumido la modernización y el desarrollo del capitalismo de la región. Al interior del estructuralismo latinoamericano emergerían posiciones radicales, como aquellas de la Teoría de la dependencia, mientras que la corriente de pensadores marxistas latinoamericanos criticarían al estructuralismo de la Cepal por no considerar al imperialismo y al capitalismo como las verdaderas trabas a cualquier estrategia de desarrollo.


Sería célebre la expresión de uno de ellos que en condiciones de capitalismo lo único que podría desarrollarse en América Latina era el propio subdesarrollo (Cfr. André Gunder Frank). Al interior de este debate, se consideraba casi de manera unánime que la especialización de América Latina en exportar bienes primarios, como minerales, petróleo, productos agrícolas, maderas, riqueza ictiológica, entre otros, lo único que produciría en la región sería una fuerte dependencia de los centros imperialistas de poder mundial y condenaría a la región a la pobreza.
Hasta los teóricos más alejados de cualquier posición crítica y radical creían que América Latina tenía que salir de la trampa impuesta por las injustas relaciones entre centro y periferia de especializarse en productos primarios. Se veía en la exportación de productos primarios una continuación de los mecanismos de colonización y explotación económica que pervivían desde la época colonial.


Ninguno de ellos consideraba que la renta que podía provenir de la exportación de recursos naturales podía provocar ni crecimiento económico ni redistribución del ingreso; por el contrario, consideraban que, habida cuenta de la estructura de la tenencia de la tierra y la forma que habían asumido los regímenes políticos, la renta de la exportación de productos primarios lo que haría es consolidar a las oligarquías locales y convertir al Estado-nación en un Estado oligárquico y feudal.


De ahí que casi todos ellos hayan coincidido en la necesidad de la industrialización, es decir, la creación de valor agregado a la producción pensando en términos más de mercado interno que del mercado mundial al que siempre lo consideraron, y con razón, como una amenaza. Por ello, propusieron cambios importantes en la tenencia de la tierra, como por ejemplo la reforma agraria, cambios en la política laboral como por ejemplo los incrementos de salarios mínimos y el fortalecimiento de la capacidad sindical de los trabajadores, también propusieron reformas educativas que garanticen el libre ingreso a la universidad y mayor movilidad social, reformas tributarias orientadas hacia los impuestos progresivos, políticas de integración subregional y un control estricto a la inversión extranjera directa, entre otras propuestas.


Todas esas iniciativas se perdieron con el neoliberalismo. El FMI y el Banco Mundial arrasaron con cualquier política de redistribución y de crecimiento endógeno. Impusieron la reprimarización de la economía y se aseguraron que la renta extractiva se utilice exclusivamente para el pago de la deuda externa mediante el dispositivo de las "reglas macrofiscales", amén de que impusieron una agresiva política de privatizaciones, desregulación, apertura total de las economías y flexibilización a los mercados de trabajo y de capitales.


Los pueblos de América Latina vieron perder sus derechos más importantes al tiempo que la economía se hundió y la pobreza se extendió. Cuando los movimientos sociales del continente se movilizaron contra el neoliberalismo y, finalmente, lo derrotaron, su propuesta política y económica tenía como horizonte la soberanía, la redistribución del ingreso y la recuperación de un Estado social diferenciándolo radicalmente del Estado neoliberal.


Por ello, extraña la retórica de que América Latina debería nuevamente especializarse en la exportación de bienes primarios, porque retrotrae el debate y esconde sus verdaderas intenciones. En efecto, el discurso de que la renta de los recursos naturales financiará el crecimiento económico y la redistribución del ingreso es neoliberalismo puro y duro, edulcorado por la presencia de gobiernos "progresistas" que proponen que esas tareas sean realizadas por empresas nacionales.


En realidad, es el discurso de las transnacionales de los commodities, porque son ellas quienes manejan el mercado mundial de su distribución y su conexión con los mercados financieros de futuros, swaps, options, y derivados, independientemente que la producción o extracción de commodities lo haga una empresa nacional o transnacional.


Además, se trata de un discurso manipulador porque la renta de los recursos naturales jamás ha financiado ninguna estrategia de desarrollo y menos aún la redistribución del ingreso, y ahí consta la historia latinoamericana para demostrarlo así como el rico y profundo debate teórico del estructuralismo latinoamericano.


La propuesta de Rodríguez, inter alia, en verdad es el discurso que amplía la frontera del extractivismo tratando de conseguir el consenso necesario en la población para que piense que las rentas que podrían provenir del extractivismo podrían ayudarlos a salir de la pobreza, pero en realidad la ampliación del extractivismo producirá más pobreza, y vulnerará a los más pobres, a la vez que destruirá la naturaleza, las fuentes de agua, la biodiversidad, las culturas ancestrales, y provocará pasivos ambientales y externalidades económicas irremediables.
La expansión del extractivismo privatiza los territorios y hace de la renta extractiva una apuesta geopolítica. ¿Por qué, entonces, los gobiernos de la región apuestan al extractivismo con el falso argumento que éste financiará el crecimiento y la redistribución del ingreso? Porque este discurso encubre el hecho de que ninguno de estos gobiernos hayan realizado una reforma agraria que devuelva la tierra a los indígenas y campesinos, y no lo van a hacer porque esas tierras son, precisamente, el objeto de disputa con las transnacionales del extractivismo; tampoco ninguno de esos gobiernos ha devuelto a los trabajadores la capacidad sindical de luchar por mejores salarios y mejores condiciones de trabajo, todo lo contrario, en la dialéctica del capital siempre han preferido a éste bajo el argumento de que la inversión privada crea empleo y crecimiento.


Estos gobiernos tampoco han llevado adelante una política tributaria progresiva que recaude impuestos desde los grupos económicos más poderosos y sus empresas, de tal manera que los recursos de la tributación directa sean alternativos a la renta extractiva, todo lo contrario, la carga impositiva sigue sobre las espaldas de los más pobres y del conjunto de la población.


¿Alternativas a la renta extractiva? Por supuesto que las hay, pero de la misma manera que el discurso neoliberal establecía la doxa de que "no hay alternativas" (expresión de Margaret Thatcher), asimismo el discurso extractivista cierra el debate para las alternativas. La primera de ellas está a la vista y es la utilización de la política monetaria para financiar tanto al desarrollo cuanto a la redistribución del ingreso.
Pero hay un miedo a utilizar la política monetaria en beneficio de la población y esto se debe a la colonización tanto teórica como práctica que sobre la moneda han realizado el FMI y la episteme neoliberal. Se teme utilizar a la moneda por los efectos inflacionarios que pueda provocar su utilización y se otorga a los bancos privados el manejo de la política monetaria.


El ejemplo quizá más revelador sea el caso del gobierno de Evo Morales quien a fines del 2010 decidió aplicar un ajuste económico elevando los precios de la gasolina para compensar el déficit fiscal (Decreto Supremo No. 748 de diciembre del 2010), mientras tenía reservas monetarias internacionales de 9.73 mil millones de USD que correspondían a más de la quinta parte del producto interior bruto boliviano de ese mismo periodo. No solo ello, sino que posteriormente se enfrentó contra la policía de ese país que reclamaba incrementos modestos en su remuneración básica (solicitaban un salario mínimo de 2000 bolivianos que para la época representaba alrededor de 250 USD), que bien podrían haber sido financiados con una pequeña parte de lo que el gobierno boliviano tenía en reservas monetarias internacionales.


Otro caso paradigmático es el gobierno de Brasil y su política de tasas de interés y de liberalización del mercado de capitales. Los diferentes gobiernos del Partido de Trabajadores (PT), en ese sentido, se mostraron tan neoliberales y ortodoxos como sus antecesores, y respetaron el manejo de la política monetaria que hacían los bancos privados así como de las tasas de interés, consideradas entre las más altas del mundo.
Se teme también aplicar una política tributaria de redistribución que afecte a los grupos de poder y, en ese sentido, quizá el mejor ejemplo sea el caso del gobierno ecuatoriano de Rafael Correa. Durante el periodo de su gobierno, 2007-2013, los grupos económicos ecuatorianos obtuvieron un total de ingresos por cerca de 150 mil millones de USD y pagaron apenas el 2% de impuestos directos sobre esos ingresos. De hecho, para el año 2013 ya controlaban cerca de la mitad del PIB de ese país. Una política tributaria progresiva demostraría que la destrucción de la reserva natural Yasuní, única en el mundo por su biodiversidad, era más una estrategia destinada a proteger los intereses de los grandes grupos económicos y de las corporaciones del extractivismo que una apuesta por redistribuir el ingreso y financiar al desarrollo como trataba de justificar el Presidente ecuatoriano.


No obstante, quizá la alternativa real no sea tanto el financiamiento al desarrollo y la redistribución del ingreso sino incluso la misma noción de desarrollo. Lo que los pueblos de América Latina quieren este momento no es tanto el desarrollo sino más bien salir de él. El modelo de desarrollo es más un constructo ideológico para las elites y las clases medias de la región que para los pueblos que lo sufren. Es un pretexto para apoderarse de los recursos naturales en el festín de los commodities. Para los sectores organizados y los movimientos sociales, el discurso actual no es el desarrollo sino el Buen Vivir y éste, de las declaraciones hechas por las organizaciones sociales del continente, al parecer, nada tiene que ver ni con el desarrollo ni con el crecimiento económico.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Pablo Dávalos
  • País
  • Región América Latina
  • Fuente
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
«InicioPrev12345678910PróximoFin»
Pág. 1 de 14