Mostrando articulos por etiqueta: sociedad
Miércoles, 30 de Julio de 2014 06:09

El cerebro, un órgano social

Durante la última década, las neurociencias sociales se han convertido en uno de los campos de estudio de mayor proyección. Hibridación multidisciplinaria tiene el objetivo de explicar el funcionamiento biológico de los cerebros humanos respecto del comportamiento social.

–Usted es psicólogo.
–Sí, pero estudié después electrofisiología en Alemania.

–¿Y a qué se dedica?
–A las llamadas neurociencias sociales y su aplicación en neuropsiquiatría.


–Explíqueme un poco qué es eso.
–Las neurociencias sociales son una empresa multidisciplinaria bastante reciente, de los últimos diez años más o menos, que básicamente trata de entender los fenómenos. Creo que es una de las empresas más prometedoras de las neurociencias, porque combina herramientas de la física, de la matemática, de la neurofisiología, de la psicología e incluso de la psicología social y de la sociología. Es una empresa multinivel, que trata de hacer una co-construcción no sólo acerca del cerebro, el funcionamiento psicológico, los fenómenos sociales, sino de todas esas cosas juntas.


–¿Puede darme algún ejemplo de neurociencia social?
–Por supuesto. Uno puede tratar de entender las bases cerebrales de la conducta o el juicio moral y ver cómo esto impacta en el diagnóstico y la caracterización de enfermedades neuropsiquiátricas. La moral ha sido históricamente tratada por la filosofía, luego por la sociología y por la historia, pero en los últimos años se la ha empezado a comprender como un fenómeno cognitivo. Es, por supuesto, un fenómeno social, intersubjetivo, pero tiene una base cerebral y no sólo tiene una base cerebral, sino que es importante para entender la dinámica del cerebro, para entender cómo funciona y para entender por qué es un órgano social. Lo mismo ocurre con los estudios de la "teoría de la mente".

–¿Qué es?
–En neurociencias se le llama así a la capacidad de "leer" los estados ajenos: entender las emociones, las intenciones, las creencias del otro. Es sumamente importante para el mundo social, para las conversaciones naturales, para la predicción de la conducta social. Nosotros estudiamos muchos fenómenos, desde los más básicos (el reconocimiento de emociones específicas) hasta cosas más elevadas como la empatía, pasando por el juicio moral, las normas sociales y una serie de conductas que son intrínsecamente sociales. Y se ha demostrado aquí en la Argentina, pero también en muchos otros grupos en el mundo, que vale la pena estudiar la conducta social. No se trata, solamente, de un fenómeno de interés científico sino que es importante para cosas muy concretas y aplicadas. En mi caso, yo me dedico a la neuropsiquiatría.


–¿Y cómo se aplica eso?
–Le doy algunos ejemplos. Como los fenómenos sociales son procesos intrínsecamente humanos, se espera que su afectación traiga consecuencias importantes. Particularmente en la psiquiatría y en la neurología, casi todos los cuadros patológicos tienen déficit en la cognición social y, por otra parte, hay cuadros específicos como la demencia fronto-temporal, el autismo de alto funcionamiento cognitivo, la esquizofrenia, el síndrome de Williams o lesiones frontales que son strokes de áreas específicas del cerebro que generan déficits específico en la cognición social. Poder detectar si un proceso es socialmente relevante o no es muy importante para la adaptación y la supervivencia. Entonces cuando hay déficit en estos procesos, normalmente la vida cotidiana se puede volver muy difícil. En los últimos diez años se ha demostrado que los déficits en la cognición social son dominios cognitivos muy importantes para caracterizar diferentes enfermedades psiquiátricas y neurológicas, y poder predecir la evolución y el deterioro. Por ejemplo, en la demencia fronto-temporal hemos demostrado que déficit sutiles en la cognición social están presentes incluso antes de que aparezca la atrofia cerebral identificable con la resonancia magnética estructural. Ahí hay un marcador temprano de la enfermedad. En otras patologías psiquiátricas, como la esquizofrenia, hemos demostrado que el procesamiento cerebral de las emociones faciales predice muy bien el grado de deterioro cognitivo.


–¿Cómo se conectan genética y socialización?

–A ver... hay una línea que no-sotros hemos desarrollado muy poco, en la que trabajamos con niños institucionalizados. Se sabe desde hace mucho tiempo que la institucionalización, la privación social y afectiva en etapas críticas del desarrollo produce huellas en el neurodesarrollo. La carencia socioafectiva produce un impacto en el desarrollo madurativo del cerebro. Acabamos de publicar un paper, por ejemplo, en el que trabajamos con chicos institucionalizados, que pasaron un período durante el primer año de vida en una institución y luego se insertaron en hogares de familia. Eran chicos completamente sanos, que habían sido bien tratados y que no tenían ningún trastorno cognitivo. Les hicimos una prueba de juicio moral muy simple, muy básica, y encontramos que, aunque a ellos les iba bien en la tarea, las áreas cerebrales prefrontales encargadas de esta tarea respondían de forma bastante más tardía que los del grupo de control. En el fondo había un proceso de maduración prefrontal retardado en los chicos, y esta disminución de la actividad prefrontal estaba asociada con los problemas sociocognitivos de estos chicos. Esta es un área que se ha estudiado mucho en animales, y se prueba cómo la falta de socialización impacta en el desarrollo y produce una especie de bola de nieve que retrasa el desarrollo en general. Con respecto a la genética, no podemos decir que exista un gen específico de la socialización. La conducta social es extremadamente compleja, extremadamente poligenética y depende de múltiples factores epigenéticos. Que uno tenga o no tenga una mutación no es tan importante como ver si las proteínas activan o no ese gen. No hay una relación simple entre conducta social y genética, pero sí hay genes que impactan en los procesos de socialización.

–De todas maneras, el conjunto de genes no se conoce.
–Probablemente no haya genes únicos para la conducta social; lo cierto es que hay modulaciones genéticas de la conducta social. A veces uno puede hacer una caracterización genética de una enfermedad; por ejemplo, en la enfermedad de Huntington. Pero ésa no es la regla: en el caso de la conducta social, que es una conducta compleja, con un montón de funciones y de áreas cerebrales involucradas, no hay una relación simple. Sí hay factores de vulnerabilidad, y hay muchos estudios epidemiológicos al respecto.


–¿Qué espera de las neurociencias para el futuro?
–Creo que son un desafío y una promesa. Prometen que vamos a entender mejor a los seres humanos a partir del conocimiento del cerebro social; el cerebro es un órgano social por excelencia.


–¿Qué significa eso?

–Que, en contra de lo que los neurólogos de la vieja ola pensaban, nuestro cerebro está tempranamente cableado y genéticamente predispuesto para desarrollarse a través de los procesos de interacción social. Muchos problemas de desarrollo dependen de la socialización, y en este sentido hay una neurobiología del apego, por ejemplo. Hay cambios en el cerebro que se deben a la socialización. Un científico propuso que el tamaño del cerebro depende del grado de socialización del grupo. La hipótesis es simplista, si se quiere, y no tiene por qué ser válida. Pero lo que nos hace humanos es la capacidad de interaccionar; es lo que Maquiavelo describió tan bien en El príncipe: cómo anticiparse a los deseos del otro, cuándo ser amado, cómo convencer al otro. Esa capacidad de leer la mente ajena es estrictamente humana; está presente en los primates, pero es una capacidad muy similar a la del lenguaje. Y probablemente es lo que nos distingue. Y de hecho las áreas del cerebro que intervienen en esta función son las más evolucionadas.

Informacion adicional

  • Antetítulo DIALOGO CON AGUSTIN IBAÑEZ, INVESTIGADOR DEL INSTITUTO DE NEUROLOGIA COGNITIVA
  • Autor Leonardo Moledo
  • País Argentina
  • Región Sur América
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Los programas de espionaje masivo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) y la ofensiva del Gobierno de Barack Obama para evitar cualquier filtración interna están socavando la libertad de prensa y el derecho a la asistencia letrada en Estados Unidos. Esta es la contundente conclusión de un informe, difundido este lunes, por las organizaciones Human Rights Watch y American Civil Liberties Union.


"Las fuentes están menos dispuestas a hablar con la prensa y se está ralentizando la cobertura informativa", lamentó en el acto de presentación Alex Sinha, el autor del documento, basado en 90 entrevistas a periodistas, abogados y cargos gubernamentales en el último año. "Si EE UU fracasa en abordar estas preocupaciones con rapidez y eficacia, podría causar un serio y duradero daño a la democracia en el país".
La presión oficial está forzando a periodistas y fuentes a rescatar formas de comunicación del pasado u optar por técnicas similares a las que usan los criminales, como hablar mediante cabinas telefónicas, usar teléfonos móviles desechables o mantener encuentros en persona sin ningún teléfono móvil. Todo ello para evitar que las comunicaciones puedan ser analizadas por la Administración y ante el creciente temor que ese rastro digital pueda ser usado en su contra.


El Gobierno de Obama, deploró Sinha, ha acusado en los tribunales a más fuentes informativas que todos los otros gobiernos estadounidenses juntos. Desde que llegó a la Casa Blanca en 2009, el presidente demócrata ha sido más agresivo que sus predecesores en silenciar filtraciones de asuntos de seguridad: su administración ha llevado a ocho personas a los tribunales, no ha tenido reparos en espiar directamente a periodistas -como hizo en 2012 con reporteros de la agencia Associated Press- y, desde que el exanalista Edward Snowden destapó hace un año la recolección masiva de datos por parte de la NSA, ha redoblado sus esfuerzos en detectar "amenazas internas" de empleados gubernamentales que podrían filtrar información confidencial

.
"Estados Unidos se presenta como un modelo de libertad y democracia, pero sus programas de espionaje están amenazando los valores que dice representar", subrayó el investigador. "El Gobierno tiene la obligación de defender la seguridad nacional, pero muchos de sus programas de vigilancia van más allá de lo que podría ser justificado como necesario y proporcionado".


En el terreno judicial, el informe alerta de que el escrutinio masivo ha puesto en duda la capacidad de los letrados de cumplir con su responsabilidad de garantizar la confidencialidad de la información de sus clientes. "Los abogados tienen mayores dificultades en conseguir que sus clientes confíen en ellos o en resguardar su estrategia legal", apunta.

El documento reclama a la Casa Blanca y al Congreso que limite el alcance de los programas de vigilancia, reduzca su secretismo y conceda mayor protección a los filtradores. En enero Obama anunció una reforma de la NSA que elimina progresivamente el programa de almacenamiento masivo de datos telefónicos y prohíbe la vigilancia de las comunicaciones de los jefes de Estado y de Gobierno de países amigos y aliados. En mayo la Cámara de Representantes aprobó una ley en ese sentido y la norma se está debatiendo ahora en el Senado.

Preguntado sobre si Obama es el principal culpable de la pérdida de libertad de prensa en EE UU, Sinha afirmó que el mandatario "tiene el poder" de hacer mucho más para acotar la presión contra los informantes y sus fuentes. Y comparando su actuación con la de sus predecesores, le disculpó en parte al enfatizar que Obama tiene acceso a un profundo abanico de información confidencial de la que carecían los anteriores presidentes, pero denunció que ha incumplido la promesa de ser la administración más transparente de la historia.


El diagnóstico de Human Rights Watch y American Civil Liberties Union coincide con el que hizo en mayo la organización Freedom House en su informe anual sobre libertad de prensa en el mundo. EE UU se mantuvo en la parte alta de la clasificación pero empeoró tres puntos por el mantenimiento de la "limitada voluntad" de alto cargos del Gobierno de proporcionar información a la prensa, alegando en ocasiones motivos de seguridad; el hecho de que los periodistas que cubren asuntos de seguridad afrontaron los "esfuerzos continuos de la justicia federal de forzarlos a testificar o entregar materiales que revelan fuentes"; y finalmente que se cuestionara la protección a la libertad de información tras las revelaciones de Snowden.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Joan Faus
  • País Estados Unidos
  • Región Norte América
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Lunes, 28 de Julio de 2014 06:09

La cultura no es humana.

1-. Sobre la cultura


Seamos francos: la división entre cultura y naturaleza: a) es falsa, y b) es de cuño eurocéntrico. De hecho, sus orígenes pueden rastrearse hasta la Biblia, con la distinción entre el ser humano y la naturaleza. Recientes desarrollos en varios frentes, altamente activos, permiten arrojar nuevas y frescas luces sobre el tema. Hoy por hoy existen comunidades académicas, científicas y artísticas serias sobre temas o campos tales como: estudios animales, zoontologías, y varios más que trabajan activamente a partir del expreso reconocimiento de que no hay dos cosas: cultura y naturaleza. Aquí, por razones de espacio quisiera tomar como hilo conductor a la etología.


El concepto de cultura nace en el medium de la antropología, hasta el punto de que ésta se considera a sí misma, durante mucho tiempo y de forma muy prestigiada, como la ciencia de la cultura.


Sin embargo, el concepto, particularmente debido a los grandes medios de comunicación de masas, ha llegado ha ampliarse hasta el punto de que quizás termina no significando nada. Así, notablemente, se llega a hablar de "cultura de la violencia", "cultura del consumo", "cultura del narcotráfico" y muchas otras expresiones próximas y semejantes.


Muy recientemente, se han desarrollado incluso estudios culturales de diverso tipo. En estos se incluyen estudios culturales y sociales sobre ciencia y tecnología, estudios sobre género, sobre minorías de toda índole, y nuevos conceptos y metáforas se han acuñado y se emplean de manera regular: "empoderamiento", "diversidad", y otros, con metodologías provenientes de la etnografía y la acción-participación, y demás.


En todos estos casos, el mérito grande consiste en que la imagen viril y encefalocéntrica de la cultura, acaso la eurocéntrica misma, han sido cuestionadas de manera radical, y se han ampliado a estudios sobre muchas expresiones y escalas, dimensiones y actividades, discursos y organizaciones que abarcan a comunidades humanas que de forma tradicional jamás fueron consideradas antes. Digámoslo sin ambages: los estudios culturales son políticamente incorrectos.


Sin embargo, la verdad, es que la cultura es bastante más, y bastante diferente, que un fenómeno humano, en cualquiera de sus acepciones y manifestaciones. Emerge, en fechas recientes, una antropología que supera lo meramente humano.


Si la cultura se refiere, en el sentido más amplio e incluyente de la palabra, a las humanidades y las ciencias humanas –y acaso, incluso, eventualmente, no tanto a las ciencias sociales-, entonces la cultura se encuentra en varias otras especies diferentes a la especie humana.
De manera general puede decirse que existen especies en las que el arte está presente, o en las que formas sofisticadas de organización son ampliamente exitosas. Asimismo, cabe afirmar, sin engaño alguno, que existen comportamientos espirituales e incluso religiosos entre muchos animales, tanto como que, las técnicas y las tecnologías no son exclusivamente un patrimonio o un rasgo distintivamente humano.

 

2-. Formas y expresiones de cultura en la naturaleza

 

Las hay de muy diverso tipo. La lista puede hacer extensiva y los estudios y la bibliografía sobre las formas y expresiones de la cultura en la naturaleza es cada vez más abundante, y rigurosa.


Hay especies de aves que se comunican en forma de ritornello, literalmente. El ritornello, esa forma hermosa que se encuentra originariamente en los madrigales. Con nombres como Monteverdi o Palestrina, y cuyo auge nos remonta al Renacimiento y al Barroco.

Más generalmente, la música es un arte permanente y transversal en la naturaleza. Sólo que se aprecia mejor en las aves, que son, por definición, especies carismáticas.


Asimismo, sin ambages, se ha observado que las matemáticas están presentes en varias especies. Aves o caballos, por ejemplo. Sólo que se trata de matemáticas diferentes de base diez. Son, notablemente matemáticas de base tres o cuatro, o también matemáticas de base cinco o siete, por ejemplo.


Una bióloga destacada como L. Margulis ha puesto de manifiesto que la tecnología existe ya desde las escalas más básicas de la naturaleza, entre las bacterias, y de ahí en adelante. En verdad, la primera de todas las tecnologías es el lenguaje, y existen formas amplias y complejas de comunicación y lenguaje: quimiotaxis, lenguajes articulados, de baja o de alta sintonía.


En una descripción poética, D. Attenborough observa que entre los elefantes existen comportamientos eminentemente espirituales. Así, por ejemplo, en una ocasión, la manada, dirigida por la hembra del caso, se dirigía a un oasis cercano. De repente, ella recuerda que no muy lejos de allí, hace un tiempo, uno de los miembros de la manada había muerto. Entonces desvían la marcha, llegan al lugar y encuentran los colmillos del extinto elefante. Entonces la elefante jefe lo levanta al cielo, los demás miembros de la manada agachan la cabeza un rato. Después de un instante deposita con delicadeza el colmillo en el suelo y con paso lento se alejan de allí y siguen su camino.


No de manera casual se ha dicho en reiteradas ocasiones en la bibliografía científica que los elefantes exhiben auto-conciencia – la cual, de manera clásica, fue uno de los elementos constitutivos y definitorios de la cultura entre los humanos. (¡Todo un escándalo para un filósofo purista como Hegel!).


Formas de organización altamente políticas y sociales en toda la amplitud y complejidad de la palabra se han observado en diferentes especies. Los casos más evidentes son los himenópteros benéficos, y los insectos sociales como las hormigas y las termitas.


De manera más amplia, existe una forma de inteligencia que se denomina "inteligencia de enjambre" (swarm intelligence), descubierta hace muy poco, y que permite entender que en cardúmenes, manadas, insectos sociales o bandadas de aves, grandes grupos llegan a comportarse como un solo individuo de manera fina y sutil.


Hay especies que incluso tienen técnicas y que las adoptan de su entorno o las crean ellos mismos. Los castores o varios de los primates se destacan en este plano. Acaso el ejemplo más estudiado sea el de los macacos en Japón.


Existen incluso, observados recurrentemente, ritos matrimoniales o de apareamiento con participación del grupo en torno a la pareja. Particularmente entre los ratones han sido descritos estos ritos, pero se los ha extrapolado también a varios mamíferos superiores.


Ahora, ya que mencionamos ritos de apareamiento, es obligatorio hacer referencia que muestras evidentes de homosexualismo –masculino y femenino- han sido observados en varias especies, y que la literatura sobre el tema es creciente y diversa.

 

3-. Técnica, ciencia y tecnología entre los animales

 

Algún autor ha escrito acerca de la naturaleza humana de las aves, y son serios y obligados los estudios acerca de la altísima complejidad que se observa entre estudiosos de la mirmecología; un nombre obligado al respecto es el de E. O. Wilson. – Pues bien, uno de los rasgos de los que se ufanan los seres humanos es el de su ciencia y tecnología. Esta es, con seguridad, la apología más alta al encefalocentrismo.Existen, en verdad, estudios consolidados acerca de cómo se evidencia la presencia de matemáticas en las aves y en mamíferos superiores como algunos equinos. Notablemente, las aves tienen matemáticas –aun cuando sean elementales, con base tres, o cinco. Bastará recordar que las matemáticas de los pueblos más antiguos precursores de esta civilización, como los hititas o los sumerios, por ejemplo, tenían matemáticas de base cinco y siete.

 

Por su parte, lo cual ha sido objeto de secuencias en diversas películas, jocosas o serias, las matemáticas existen también entre los equinos. Algún programa de televisión puede encontrarse incluso en la Internet, al respecto.


Es claro que las ciencias se encuentran estrechamente entrelazadas con las artes, y muy especialmente, con la música. Pues bien, existe un estudio reciente sobre la abundancia de música entre diversas especies animales, que bien vale la pena ser citado por aparte. Se trata de: The Great Animal Orchestra: Finding the Origins of Music in the World's Wild Places, por B. Krause (2013). En diversos pasajes se vislumbran lianas y puentes, puertas e imbricaciones hacia la técnica, la tecnología y la ciencia entre las especies consideradas.


4-. Espiritualidad animal y ética no-humana

 

Los elefantes exhiben autoconciencia, ya queda dicho. Ahora bien, de todas las experiencias vitales que se encuentran indisolublemente entrelazadas con la espiritualidad y el cuerpo, está el amor. No cabe la menor duda. El amor nos hace más que humanos, pero al mismo tiempo, nos hunde en nuestra verdadera naturaleza ctónica.


El amor, acaso la más sublime de todas las expresiones, y como dice la gente "de todas las fuerzas", existe igualmente entre los animales. Una película como Siempre a tu lado (Hachiko), de L. Hallström, de 2009, constituye un testimonio sublime pero desgarrador al respecto. Y la literatura y la poesía está repleta de historias semejantes. Desde la fábula hasta la novela, desde la pintura hasta la música, por ejemplo. También los animales son capaces de morir de amor.


Para no mencionar el homosexualismo entre los animales, un tema que para los más conservadores es abstruso y produce repulsión, y para los amantes de la naturaleza no deja de provocar un cierto arrobamiento. Existen comportamientos, episódicos en unos casos, y estructurales en otros, de diversidad sexual entre los animales. Muy específicamente, el sexo gay tanto como sexo lésbico han quedado registrados, con total naturalidad, sin el más mínimo asomo de violencia, entre mamíferos, superiores e inferiores.


Ahora, es claro que no todas las expresiones culturales existentes entre los humanos existen en los animales. De hecho, desde el punto de vista evolutivo y lógico no hay ningún argumento plausible que haga de aquella afirmación una necesidad. Así, por ejemplo, no sabemos mucho acerca de la cocción de alimentos, y en general la "cultura de mesa". Pero, de modo inverso, existen muchas expresiones culturales que sí existen en los animales que no necesariamente tienen lugar entre los humanos. Un ejemplo particular: la inteligencia de enjambre. Ya hablaré al respecto, más abajo.


5-. Naturaleza, cultura y cerebro


Los hay de todo tipo. Cerebros enormes como los cefalópodos, a los que se ha comenzado a estudiar y comprender tan sólo muy recientemente; y hay también los cerebros diminutos en volumen pero de gran complejidad estructural y fisiológica, como los ratones y las ratas.


Existen los cerebros inteligentes, como los de los delfines, y cerebros que despliegan formas de comunicación acaso más complejas que las humanas, como es el caso entre la ballenas – las azules, las jorobadas o las blancas.


Están los cerebros maquinantes y astutos, que dan lugar a comportamientos correspondientes, como sucede con los cuervos, para lo cual basta con releer a Lafontaine. Los cuervos, artificiosos y que crean y emplean técnicas, en toda la línea de la palabra.


Y están de lejos, los animales más aseados e higiénicos de todos los conocidos, muy por encima de los perros y los gatos. Son los cerdos, que tienen verdaderos rituales de aseo e higiene como si se tratara de una conciencia sobre el propio cuerpo. Ampliamente superan a los humanos en materia de higiene.

 

Y sí, muchas especies animales juegan. Esa experiencia que Gadamer denomina como libre y gratuita, y no representacional. El juego auténtico existe en la casi totalidad de las especies observadas: insectos y aves, los mamíferos y los reptiles, las aves y los peces, notablemente, e incluso en esos seres minúsculos que son los rotíferos. El juego es una experiencia intrínseca a la naturaleza; jugar es una exquisitez de la vida, en el instante que se vuelve eterno.

 

Desde luego que se trata del juego como ese en el que los niños son ellos mismos, antes de que los adultos los normalicen. Esto es, juegos sin reglas, juegos espontáneos y repetitivos, juegos autóctonos. (Los juegos de los adultos, son, comparativamente, bastante más bobos, pues suponen siempre la lectura, el acatamiento y el seguimiento de reglas. Hay que ser adultos para que el juego se vuelva representacional).
Hay ritos matrimoniales, entre los ratones por ejemplo, y también hay ritos de apareamiento. Como quiera que sea, en la naturaleza no todo obedece a explicaciones en términos de economía: ganar o perder, producir y consumir, presa o depredador. Esas son lecturas artificiosas y abierta o tácitamente humanas; transposiciones del ser humano sobre sí mismo. El narciso par excellence.


6-. Breve reconsideración

 

Estos logros se han alcanzado en poco tiempo. La etología –la ciencia del estudio comparado entre los humanos y los animales- nace apenas a partir de 1973 gracias a los nombres –pioneros- de K. Lorenz, K. Von Frish, y N. Tinbergen. A estos nombres hay que agregar el de I. Eibl-Eibelfeldt pasando por E. O. Wilson, hasta F. De Waals, entre muchos otros. Aquí, sólo he mencionado los autores clásicos, pero la verdad es que hay una pléyade de nuevos autores que se mueven, ampliamente, en esta línea.


Desde los mamíferos superiores, gradualmente, en escala descendiente, hemos venido ganando espacio y profundidad acerca de la comprensión de los animales. Y la gama abarca desde los primates superiores, hasta la fecha, ulteriormente, hasta los himenópteros benéficos o los insectos sociales.


La etología –biología comparada y psicología comportamental comparada- arroja nuevas luces, de una dúplice manera. De un lado, sobre los propios seres humanos, nos pone de manifiesto que no somos más especiales de lo que creemos o creíamos. En este sentido, la etología se inscribe en la línea de lo que B. Mazlich considera como los pensamientos exocéntricos. Según Mazlich, en la historia de la humanidad han sido tres: Galileo, Darwin y Freud. Todos los demás –así: absolutamente todos los demás pensamientos- se caracterizan por ser endocéntricos. Así las cosas, ampliando al propio Mazlich, serían cuatro con la etología.

 

Y de otra parte, al mismo tiempo, la etología nos enseña a ampliar nuestra comprensión tanto sobre nosotros humanos, como, además y fundamentalmente, sobre el resto de la naturaleza. En unas escalas que son crecientes y cada vez más complejas.

 

7-. El tema de base, naturalizar la realidad

 

Una de las ciencias de la complejidad, la inteligencia de enjambre (swarm intelligence), se sitúa exactamente en la línea mencionada en este texto. La inteligencia de enjambre es, en rigor, bastante más que lo que las ciencias sociales humanas han considerado, hasta la fecha, como los problemas de acción colectiva y los problemas de racionalidad colectiva. La inteligencia de enjambre pone de manifiesto que cardúmenes (school fish), manadas (herds), bandadas de pájaros (bird flocks) y los insectos sociales como las hormigas y las termitas tienen un tipo de inteligencia que, en sentido estricto, los seres humanos no tenemos –pero que, exhortativamente, podríamos alcanzar-. Se trata de colectivos animales que se comportan como un solo individuo. Para la filosofía de la mente, para las ciencias cognitivas y para la psicología cognitiva, se trata de retos manifiestamente sugestivos en el orden teórico, epistemológico y ulteriormente práctico. Temas como la conciencia, la mente y la inteligencia.


Asistimos, a un proceso creciente –aunque no precisamente público- de ampliación de la comprensión de la naturaleza. Técnicamente puede decirse que se trata de una auténtica naturalización de la epistemología – por decir lo menos.


La naturalización de la epistemología, un programa que evoca –o convoca- a algún marxismo; por ejemplo y notablemente, al joven K. Marx, algo que el marxismo adusto posterior jamás reconoció ni recuperó plenamente. W. Marx, el último joven de la extinta Escuela de Frankfurt tiene un volumen hermoso en esta dirección.

 

Asimismo, cabe pensar en W. V. O. Quine, pero con él, es entonces posible hacer referencia a otros autores de la talla de Kripke o Wittgentein, Searle o Dretske, por ejemplo. Un volumen ya clásico en esta dirección puede apreciarse en la prestigiosa Midwest Studies in Philosophy, el volumen XIX correspondiente al año 1994, como uno entre otros referentes posibles.


Existe política entre los animales. Independientemente de si se habla de democracia o dictadura, de jerarquías o de heterarquías – y cualquiera de estas formas pueden encontrarse, sin dificultad, en la bibliografía de los más destacados etólogos del mundo.


De esta suerte, la vieja pregunta, inaugurada por Platón y Aristóteles acaso y ciertamente alimentada por sus escuelas desde la antigüedad hasta la fecha, ya no es por lo específicamente humano. Por el contrario, y más ampliamente, la pregunta se ha transformado en lo común que tenemos los seres humanos y la naturaleza. Los modelos antropocéntricos, antropomórficos y antropológicos se revelan, al cabo, como desuetos y arcaicos, prejuiciados y metafísicos.


Compartimos con la naturaleza mucho, mucho más de lo que creíamos, e incluso bastante más de lo que se ha sostenido en diversos escenarios y ante públicos variados. Decía C. Sagan, en una expresión poética, que con los seres humanos y con la vida, por primera vez, al cabo de miles de millones de años, el universo se observó a sí mismo y fue consciente de sí mismo.


En el plano genético y comportamental, en el plano mental y cultural, compartimos con la naturaleza muchísimo, y las diferencias y matices son pequeños o nimios.

 

No hay nada qué hacerle: la cultura no es humana. O, de manera cauta, no es exclusiva o principalmente humana. Es una expresión, una forma de vida y una manifestación de la naturaleza misma.


En el marco de la filosofía de la mente, un autor como Th. Nagel se pregunta: "¿Cómo es ser un murciélago?". Y entre nosotros, sin ambages, Maturana y Varela se introdujeron en "sutilezas" tales como: "¿Cómo es pensar como un río?".


Las culturas pre-colombinas, muchas de las cuales aún existen y que en Nuestra América, se expresan, notablemente en Aymará y Quechua, aunque otras etnias, culturas y lenguas pueden y deben ser igualmente mencionadas, ya tenían una sabiduría semejante. Se trata de escuchar a la madre tierra (la Pachamama), hablar con los animales como con nosotros mismos –algo que, presumiblemente hacía un sacerdote nacido en el pueblo de Asís, llamado Francisco-, y entender a los árboles y las plantas. La naturaleza entera nos habla. Sólo que en la tradición Occidental nos volvieron mudos, sordos y ciegos ante ella.


Y en el límite, el chamanismo, alrededor del mundo, sencillamente consiste en saber leer los lenguajes y saber leer los signos; y actuar en consecuencia.


La cultura, en todas sus facetas logra, cuando es bien entendida y desarrollada, ponernos ad portas, frente a frente, con la gran sabiduría de la vida. De eso se trata, según parece, el hecho de tener una cultura. La cultura es sinónimo de pluralidad y diversidad en toda la acepción de la palabra. Con todo y el reconocimiento –a todas luces escandaloso- de que ha habido civilizaciones con muy poca o nula cultura. Esas son civilizaciones condenadas a desaparecer y, como decía G. García Márquez, sin una segunda oportunidad sobre la faz de la tierra.


No en última instancia, hemos comenzado a pensar y trabajar en términos no ya solamente de cómo piensan y viven los animales, sino, bastante más allá, cómo piensan y viven las plantas, cómo piensan las selvas y los bosques, como piensan los ríos y las aguas; y sí, también, cómo es un pensar geológico. Pero todo esto es el tema de otro texto aparte.

 

 

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Carlos Eduardo Maldonado
  • País Colombia
  • Región Sur América
  • Fuente REVISTA LATINOAMERICANA DE ENSAYO
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia
Lunes, 28 de Julio de 2014 05:52

Los niños

Ya no hay palabras para las imágenes y los cuentos de los niños en dos escenarios en que Estados Unidos participa: en Gaza y en la crisis migratoria en su propia frontera. ¿Cómo es que todo esto sucede sin provocar un ya basta masivo en Estados Unidos y otros países que se dicen civilizados y cuyos políticos apelan al derecho internacional y se declaran defensores de los niños?


En la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU se afirma: todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida. Establece que en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño. A la vez, se estipula que los estados partes "se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar..." y que en cumplimiento con el derecho internacional humanitario de proteger a la población civil durante los conflictos armados, los estados partes adoptarán todas las medidas posibles para asegurar la protección y el cuidado de los niños afectados por un conflicto armado.


Son tan poco controvertidas estas protecciones a menores de edad, que esta convención ha sido ratificada por más países (194) que cualquier otro tratado de derechos humanos en la historia. Sin embargo, Estados Unidos es uno de los muy pocos que no han ratificado esta convención.
En el caso del éxodo de los niños migrantes, hay voces aquí que recuerdan que esta crisis no es sólo un asunto político, sino fundamentalmente moral, en el cual debe imperar el interés superior del niño.


Estamos hablando de si vamos a pararnos en la frontera y decirles a los niños que están huyendo de un edificio en llamas que se regresen, comentó el rabino Asher Knight, del Templo Emanu-El, en Dallas. La pregunta para nosotros es: ¿cómo deseamos ser recordados, gritándoles que regresen, o usando las enseñanzas de nuestras tradiciones de tener compasión y amor y gracia para las vidas de los hijos de Dios?, declaró al New York Times.


Kevin Appleby, director de política migratoria de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, afirmó: decimos a otros países que protejan los derechos humanos y acepten a refugiados, pero cuando enfrentamos una crisis en nuestra frontera, no sabemos cómo responder.
Una carta firmada por más de 300 grupos religiosos –40 nacionales– fue entregada la semana pasada al presidente y a legisladores, en la que subrayan esa posición moral por la protección de los miles de niños inmigrantes. Diversas organizaciones comunitarias, de inmigrantes, de derechos humanos y libertades civiles se han sumado a este coro ante el cada vez más obsceno debate político sobre el destino de decenas de miles de menores que han llegado a las puertas de este país.

Si un niño o niña toca a tu puerta para pedir auxilio, ¿no le permitirías entrar?... Si regresamos a estos niños, a muchos los estamos enviando a su muerte, declaró a periodistas Felipe Sousa Rodríguez, joven indocumentado y subdirector de la organización nacional United We Dream

.
Volviendo a Gaza, ante los bombardeos de escuelas, hospitales y centros religiosos, dentro de las cifras de más de mil muertos e incontables heridos durante la última ofensiva israelí, están los niños. El hecho es que el masivo apoyo militar (y político) estadunidense implica a este país en esas escenas, o para usar la frase de moda en Washington: hay una responsabilidad compartida. Las imágenes y lo que cuentan las víctimas documentan que, obviamente, el interés superior de los niños no existe para los responsables.


Y esto es sólo parte de una crisis sin precedente a nivel mundial. Según el Unicef, más de mil millones de niños viven en países o regiones afectadas por guerras y conflictos armados y, por tanto, son un número creciente de las víctimas como hoy día se puede ver, en vivo, en las pantallas, videos, y reportajes. En 1995, Unicef calculó que aproximadamente 2 millones de niños habían perecido en guerras durante la década anterior. Más niños que soldados. De hecho, las bajas civiles –incluidos los niños– ahora son, más que nunca en la historia moderna, lo que define los conflictos armados, sean guerras, o la violencia en lugares como Centroamérica o México.


Tenemos que decidir que no iremos a la guerra, sin importar la razón invocada por los políticos o los medios, porque la guerra en nuestros tiempos siempre es indiscriminada, una guerra contra inocentes, una guerra contra niños, comentó hace varios años el historiador Howard Zinn.
Tal vez lo que explica, en parte, la indiferencia que parece imperar aquí ante todo esto tiene que ver con la condición de los niños en este país, el más rico del mundo. Hoy día hay un nivel récord de niños en pobreza en Estados Unidos: uno de cada 5, más de 16 millones, reporta el Children's Defense Fund en su informe anual de 2014. Agrega que casi un millón 200 mil estudiantes de escuelas públicas viven sin techo, y uno de cada nueve no tiene acceso a suficiente alimento. En este país, se comete un abuso contra un niño cada 47 segundos. Unos 4 mil menores son arrestados cada día. Desde 1963, el número de menores de edad que han muerto por armas de fuego en Estados Unidos es tres veces mayor que el total de soldados que murieron en las guerras de Vietnam, Afganistán e Irak (según un informe reciente de la Universidad Yale, unos 7 mil menores de edad mueren o son heridos por armas de fuego cada año).


Cuando 20 niños de kínder son asesinados con armas de fuego obtenidas legalmente y nada, nada, sucede para evitar que esto se repita en el futuro, ¿se puede hablar de amor y protección a los niños?


Si esto es tolerable aquí, tal vez ya se tolera cualquier cosa.


"Debemos a nuestros niños –los ciudadanos más vulnerables en cualquier sociedad– una vida libre de violencia y temor", dijo Nelson Mandela.

Informacion adicional

  • Antetítulo American Curios
  • Autor DAVID BROOKS
  • País
  • Región
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Sábado, 26 de Julio de 2014 07:08

El garrote de la injusticia

Van varias veces que me pasa: me subo al taxi, lo saludo, me saluda, le doy la dirección, se frena abruptamente y me dice que a esa zona no va. ¿Por qué? Porque anda peligroso por ahí, joven. ¿Por qué anda peligroso, don? ¿Y los policías? (risa) Ni los policías entran.
¿Qué pasa con la seguridad pública?


En 2008 la Comisión de Fortalecimiento Legal para los Pobres, codirigida por Madeleine Albright y Hernando de Soto, descubrió que más de 4 mil millones de humanos viven sin la protección de la ley. ¿Qué es la ley? En carne y hueso, la seguridad pública.


La epidémica falta de seguridad pública a la mayoría de la población crea una atmósfera fértil para que brote la violencia. Pero aun así sigue siendo un tema subyacente. Cuando uno piensa en pobreza le llegan imágenes de cabañas sucias de madera y metal, agua intragable, un niño con la cara manchada pidiendo pan y condiciones sanitarias infernales, pero casi nunca se piensa en la crónica vulnerabilidad y exposición de los pobres a la violencia.


Ahora, no hablo de violencia catastrófica. La violencia a la que se exponen los pobres no son guerras, no son crímenes masivos, no son limpias raciales. Es una violencia diaria. Y es este tipo de violencia lo que limita, o define, las posibilidades de muchos de los pobres en la vida.
Estadísticamente, se estima que hay cuatro jinetes del apocalipsis que sofocan la vida de los pobres.

El primero es la violencia de género. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha encontrado que para mujeres de entre 15 y 44 años la violencia de género causa más muertes y discapacidades físicas que el cáncer, los accidentes vehiculares, la guerra y la malaria juntos.

El segundo es la esclavitud. El índice mundial de esclavitud, publicado en octubre pasado, destaca que más de 30 millones de personas viven en cautiverio. Esto quiere decir que hoy más gente vive esclavizada que en cualquier otro periodo de la humanidad. ¡Hoy! Más de 30 millones de personas. Trabajando de 16 a 18 horas, todos los días del año, sin remuneración o descanso.


Tercero: abuso policiaco. En 2011 el Banco Mundial hizo un estudio sobre la seguridad pública en el mundo y descubrió que los pobres de todos los países no acuden a la policía, sino que huyen de ella. El sistema de seguridad pública perpetúa la violencia y el abuso contra los menos afortunados. A los que más debería proteger es a quienes más espanta. Es el mundo al revés. Es como si se hiciera un estudio y se descubriera que la mayoría de las escuelas en zonas marginadas incrementará el índice de analfabetismo al no dejar que los niños lean. Bajo este estándar, casi 10 millones de personas pobres son encarceladas cada año sin haber sido declaradas inocentes o culpables. Sirven sólo de estadística para aprobar presupuestos.

El cuarto es la tierra. Cada año más de 5 millones de personas pobres son forzadas fuera de sus hogares por gobiernos o empresas. Millones más son expulsadas de ellos por vecinos más poderosos. ¿Y quiénes, en todo el mundo, son las personas más probables a perder su tierra? Las viudas. Bajo el machismo sistémico, sin un hombre en la casa, la mujer no tiene derecho a una propiedad. Por ello, millones de familias encabezadas por mujeres son empujadas a una vida nómada y mendigante. Y son estas familias, compuestas por madres e hijos, las que suman casi mil millones de seres humanos. Y viven en las calles.


¿Qué es lo más grave de la falta de seguridad pública para los pobres? Que cuando la violencia irrumpe en el hogar, en ese momento de terror, no se reza por mejores maestros ni por un pedazo de pan, ni por una moneda ni por un buen samaritano, ni por una dosis de insulina ni por un micropréstamo. Se reza y se grita por alguien que detenga esa mano que levanta el garrote de la injusticia.


* Diplomático

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor NEMER ALEXANDER NAIME S. HENKEL *
  • País
  • Región
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Cuando se trata de manifestaciones, todos son culpables hasta que se demuestre lo contrario, reflexiona el Coletivo Intervozes acerca del trato de las grandes cadenas televisivas a las protestas contra el Mundial (Carta Capital, 22/7/14). La escalada represiva venía creciendo desde las grandes manifestaciones de junio de 2013, pero durante el mes del Mundial llegó a niveles alarmantes.


La actitud de la policía militar, la policía divil y el sistema judicial, sobre todo en Río de Janeiro, ha sido calificada como la instalación de un estado de excepción de hecho. El domingo 13 de julio se jugaba la final entre Alemania y Argentina. A la hora del partido se convocó una manifestación en la plaza Sáenz Peña, en el barrio de Tijuca, a unos dos kilómetros de Maracaná. Acudieron colectivos de las favelas en protesta por los abusos policiales, militantes de los comités populares contra el Mundial, autónomos, anarquistas, educadores en huelga y activistas de medios independientes.


La policía utilizó la táctica conocida como kettling, ya usada antes en São Paulo y Belo Horizonte, consistente en cercar a los manifestantes con barreras y agentes, dejándolos aislados e inmovilizados durante horas. Había cinco policías por manifestante. Un periodista del semanario uruguayo Brecha preguntó a un policía los motivos por los cuales estaba bloqueado dentro del cerco. Es la ley de la FIFA, fue la única respuesta (Brecha, 7/7/14).


Varios manifestantes fueron golpeados, incluyendo un reportero gráfico aporreado en el suelo. Les dispararon balas de goma, bombas de efecto moral, gas pimienta, y usaron sus garrotes.


La noche anterior a la final, el sábado 12, la policía arrestó a 19 militantes (de los 23 que tenían orden de captura) porque se presumía que realizarían actos vandálicos en la manifestación. Tres activistas a los que no pudieron detener solicitaron asilo en el consulado de Uruguay en Río, pero el gobierno del presidente José Mujica se los negó y les exigió que se retiraran del local.


Diversos organismos y personalidades reaccionaron con indignación ante esta escalada represiva. Desde octubre de 2013 la Delegación para la Represión de Crímenes Informáticos, de la Policía Civil de Río, venía investigando los movimientos que se destacaron en las protestas de junio de 2013 por medio de escuchas telefónicas, intervención de sus e-mails y la infiltración de agentes en las asambleas y manifestaciones.
Amnistía Internacional, la Orden de Abogados de Brasil, Justicia Global, la Asociación de Jueces por la Democracia y hasta el Partido de los Trabajadores, entre muchos otros, criticaron la represión. La Defensoría Pública de São Paulo denunció la intención de impedir el derecho a manifestarse y la actuación abusiva y desproporcionada de la Policía Militar (Brasil de Fato, 18/7/14).


La Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji) aseguró que un periodista por día resultó agredido por la policía durante el Mundial. En total, 35 agredidos en un mes. Desde mayo de 2013, 210 periodistas fueron violentados, de los cuales 169 lo fueron por policías (Abraji, 14/7/14).

La casi totalidad de los detenidos preventivamente son liberados a los pocos días por falta de pruebas, pero son apresados de forma ilegal, sólo porque la policía sospecha que pueden cometer un delito, según denuncia el Manifesto de juristas contra la criminalización de las luchas sociales (Brasil de Fato, 21/7/14). La presunción de inocencia hasta que no existan pruebas fue hecha añicos por las policías y el sistema judicial.


Para el juez José Roberto Souto, con el propósito de asegurar la realización del Mundial se instaló en la sociedad brasileña una especie de estado de excepción, procediendo a una supresión temporaria del orden constitucional (Brasil de Fato, 22/7/14). En su opinión, fue la Ley General de la Copa, redactada por el gobierno y aprobada por el Parlamento para cumplirle a la FIFA, la que creó las condiciones para la criminalización de las protestas, incluyendo las huelgas laborales.


El sociólogo Rudá Ricci sostiene que uno de los principales legados del Mundial es el deterioro del estado de derecho y la legitimación de los abusos de la policía militar, que esta vez no se limitó a atacar a pobres y negros de las periferias y la emprendió contra estudiantes universitarios de clase media, con órdenes de búsqueda y captura expedidas como forma de intimidación. Considera que hay fuertes señales de cultura fascista en esta ofensiva contra los derechos democráticos fundamentales.

Bruno Cava, graduado en derecho y bloguero, parece sintonizar con el análisis de Giorgio Agamben sobre el estado de excepción. "Si en las favelas el poder punitivo elaboró históricamente la figura del traficante, en las protestas la demonización se da contra el vándalo o black bloc. El cerco de las plazas define el espacio de anomia, donde la violencia se separa del estado de derecho" (IHUOnline, 18/7/14).


En la favela la represión anuló desde siempre el estado de derecho; pero ahora esa lógica se desborda más allá para impedir las protestas, generar un clima de temor que inhiba a los militantes, advertidos que todo el peso del Estado les caerá encima. La dictadura no terminó, añade, sólo modificó sus límites, incluyendo ahora a todos los que protestan.

En Estado de excepción (un libro de rigurosa actualidad), Agamben señala que en todas las democracias occidentales la declaración del estado de excepción está siendo sustituida por una generalización sin precedentes del paradigma de la seguridad como técnica normal de gobierno (Adriana Hidalgo, 2004: 44). Tanto las crisis económicas como los megaeventos se han convertido en los laboratorios para dar un salto adelante en el control policial-judicial.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor RAÚL ZIBECHI
  • País Brasil
  • Región Sur América
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Viernes, 25 de Julio de 2014 06:23

Gaza es hoy el gueto más grande del mundo

Maya creció en Jerusalén durante la segunda Intifada en una familia típicamente judío-israelí. Le enseñaron que vivía en un Estado que se defendía de los ataques permanente de un enemigo malvado llamado Palestina. A sus quince años, sin embargo, conoció a una de estas personas: una niña que se veía como ella. Le contó cómo su padre había sido sacado de su casa en mitad de la noche por el ejército isrelí y cómo nunca volvió a verlo. Después su familia sería informada de que el hombre murió de una enfermedad en alguna prisión. Esta historia cambió para siempre a Maya, quien en 2008 estuvo días detenida por negarse a hacer el servicio militar obligatorio.


Estudió en Estados Unidos y realiza su posgrado en Sociología y Antropología en la Universidad de Nueva York. Allí también participa de la organización Jewish Voice for Peace, una organización de Shministim, que reúne a objetores de conciencia y personas judías que trabajan por la paz en Oriente Medio. Maya se encuentra hoy en Jerusalén por el verano –en Estados Unidos–, donde realiza "tours políticos". Ahí una persona mayor, que vivió la segregación en Norteamérica le contó cómo el trato de Israel a Palestina se parecía a su experiencia: "creían que las personas de color eran peligrosas y no podían confiar en ellas, no se podía vivir con ellas. Los judíos en general no confían en personas no judías, pero particularmente con palestinos. Y hay una sensación de que no se puede vivir con ellos ni confiar en ellos. No tienen los mismos derechos que nosotros", dice Maya.


¿Cómo está todo por allá ahora que se inició la ofensiva terrestre?


Está mal, se ha ido intensificando. En nuestra comunidad de activistas estamos muy preocupados por esto. El primer soldado que murió el viernes, fue por fuego amigo. Pero es una mala señal, porque en Israel cualquier persona muerta de nuestro lado, ya sea por fuego amigo o por otra razón, sólo sirve para avivar el odio y la voluntad de continuar con esta operación. Por eso nos preocupa. Y claro, acabamos de bombardear un hospital en Gaza, también.


¿Cómo fue crecer durante la segunda Intifada?


Creo que es una buena pregunta, porque lo que estamos viendo hoy en Israel es básicamente la primera vez, desde la segunda Intifada, donde todos en el país de pronto están sintiendo el precio de la ocupación. Porque la mayoría de los soldados israelíes no sirven en territorio ocupado. Solo el 20% lo hace. Así que aun cuando todo está muy cerca, la mayoría de los israelíes no tienen contacto. Puedes vivir tu vida muy fácilmente en la mayor parte de Israel sin tener ninguna idea de lo que es vivir bajo ocupación. No lo ves, no lo escuchas. La segunda Intifada fue diferente porque tuvimos bombardeos, especialmente en Jerusalén. Fue el principal objetivo de los bombardeos. Era un tiempo aterrador, y yo nunca había conocido palestinos, aún cuando Jerusalén tiene un 45% de palestinos.


¿Como cuáles?


Por supuesto era muy racista, y pensaba "nos están atacando sin razón". Y hoy día, en esta operación escuchas lo mismo en Israel. Los israelíes, en nuestras mentes, siempre vamos a ser las víctimas. Empezó con el antisemitismo, después con el Holocausto y ahora, "nuevamente estamos siendo atacados porque somos judíos, y porque los palestinos no nos quieren aquí". No hay absolutamente ninguna contextualización en los discursos masivos, ya sea en textos escolares o en los medios, sobre lo que está pasando, de lo que hicimos en 1948 y antes para desplazar a los palestinos. Hay una narrativa de la historia sobre una contienda que le permite a Israel sentarse y decir "oh, somos las víctimas porque nos han disparado un par de cohetes". Y no hay un contexto más amplio sobre lo que está pasando y quién está realmente en el poder.


¿Qué decían en esa época?


Cuando era niña, en la segunda Intifada, pensaba que estábamos en una guerra de dos bandos iguales. La primera vez que entré en territorio ocupado quedé muy impactada de ver lo que el ejército israelí hace realmente ahí. Estaba completamente impactada porque me di cuenta de que nosotros éramos los que llevábamos las riendas del asunto. Desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo es controlado por nuestro ejército y nuestro gobierno. Y los palestinos están bajo nuestro control. Y nunca lo había pensado de esa forma. Y la mayoría de los israelitas todavía no lo ven así.


¿Por qué decidiste ir a las villas palestinas? ¿Cómo fue eso?


Fue casi por coincidencia. Cuando tenía 15 años conocí a una niña palestina que me contó una historia terrible. Su padre había sido sacado de su casa por el ejército israelí en medio de la noche y llevado a prisión. Nunca más lo vio y a la familia le informaron que había muerto en la cárcel por una enfermedad. Y para mí esta historia fue muy impactante porque sonaba tan surreal. ¿Nuestro ejército? ¿Esta gente buena? ¿Esta gente que conozco, mis amigos, mis familiares? Gente que sabía que estaba en las filas. Sonaba muy oscuro. Sonaba como una dictadura: entrando a casas en medio de la noche, secuestrando, sonaba muy raro. Y ustedes han escuchado estas cosas, han tenido muchas dictaduras en Latinoamérica, pero yo nunca había escuchado de algo así. No se parecía a nada que yo conociera, se suponía que éramos un ejército de defensa, que nos defendíamos, que no hacíamos estas cosas. Y eso me produjo curiosidad, porque me puse a pensar: "¿Qué pasa si esta historia es cierta?" Así que decidí ir y verlo por mí misma. Y conocí a muchos israelitas que van normalmente, que son activistas. Y conocí a los palestinos con mis propios ojos y eso me cambió para siempre.


¿Cómo era tu familia? Cómo reaccionaron?


Crecí en un hogar típico israelí, casi todos en Israel son cercanos al sionismo. En Israel no sabemos exactamente qué es el sionismo, pero sabemos que somos sionistas. No hay una opción de no serlo. Pero mi familia cercana por supuesto que estaba muy consternada, ahora han avanzado mucho, pero al principio no lo aceptaban. Porque todos sirven en el ejército y es casi una cosa social. Todos van y sirven a su país: hombres y mujeres. Es visto como un deber y un honor y todos lo hacen. Así que es muy difícil justificarte por ser crítica de eso. Se ponen muy a la defensiva, porque todos participan y a la gente no le gusta escuchar críticas hacia los militares, porque se sienten identificados fuertemente con ellos, porque ellos también estuvieron ahí. Así que eso hace que las conversaciones, el debate político sea aún más difícil. No es racional, es muy personalista.


Seguramente tuviste amigos que hicieron el servicio militar o que son militares. ¿Cómo fue para ellos tu cambio de visión?


No tengo casi ningún amigo del colegio. Mis amigos ya no me hablan, me veían y me siguen viendo como una traidora. La gente no lo acepta. Piensan que ellos están haciendo este sacrificio por su país y que yo me creo demasiado buena para hacerlo. Los enojó mucho.

 

Por participar en protestas pacíficas la prensa te ha catalogado de "partidaria de Hamas"y a nosotros nos llega mucha información de diferentes medios, ¿crees que podemos confiar en lo que escuchamos de la prensa israelí, del ejército o del gobierno?


No. Absolutamente no. La principal razón para esto es que no hay separación entre el ejército y la prensa. Así que lo que pasa es que hay una fuerte censura militar. Cualquier medio masivo, incluso un blog en internet es censurado por el ejército. Así que no tenemos prensa independiente en Israel. No puedes confiar absolutamente nada de lo que diga la prensa israelí. Y puedo decírtelo por experiencia propia. Cuando voy a territorio ocupado, y voy a protestas y veo cosas con mis propios ojos, vuelvo a mi casa y leo cómo lo cubrió la prensa israelita y no tiene absolutamente ninguna relación con lo que sucedió. La prensa está al servicio de los militares. No hay ninguna separación entre el gobierno y el ejército y la prensa en Israel. Es un gran problema.

Entonces cuando escuchamos que el gobierno o el ejército en realidad estaban atacando a un miembro de Hamas o algo así y por casualidad matan civiles, no es información confiable.


Completamente. Y por muchas razones. La primera es que Israel usualmente usa bombas de mil o 2 mil libras (bombas tontas). Así que cuando lanzas una bomba de mil libras en uno de los lugares más poblados del mundo, sabes que no solo vas a matar a una o dos personas que estás intentando matar. Por definición sabes que otros civiles serán heridos. Es el lugar más poblado en el mundo. Y hay un cerco en Gaza, así que la gente que quiere salir de Gaza necesita un pasaporte. El único gobierno que tiene permitido darles cualquier tipo de documentación es el gobierno de Israel. Y Egipto está colaborando con el gobierno de Estados Unidos y de Israel para bloquear las fronteras. Controlamos el mar, el aire y controlamos todas las fronteras. Así que una persona en Gaza no tiene adónde ir. Está atrapada ahí en una amplia prisión mientras les tiramos diez bombas sobre sus cabezas. Por supuesto que la gente va a morir. Y eso es algo que saben, y lo hacen de todas formas.


¿Incluso cuando dicen que son accidentes?


Es irónico que digan que no era su intención o que el objetivo era Hamas para darle legitimidad a estas acciones, pero no tienen ninguna legitimidad porque saben que van a herir a civiles. Otra cosa es que cuando Hamas u otros grupos le disparan cohetes a Israel, no olvidemos que el Ministerio de Defensa, de donde se ordena el lanzamiento de los drones y quienes toman las decisiones de lo que pasa en Gaza, está en el centro de Tel Aviv. Así que si dicen que disparan a Gaza porque el objetivo es Hamas, entonces también es legítimo disparar a Tel Aviv para derribar las bases militares. En todo Israel hay bases militares y casi todos los israelitas son soldados, esto no es así para los palestinos. Hay civiles en ese lado. En Israel todos los adultos han pasado por el ejército, somos participantes activos de lo que sucede en Gaza.


En el avance por tierra murió un bebé de dos años. Y, como dijiste, Israel es uno de los países que gastan más dinero en armamento o en el ejército. Parece raro que no tengan la tecnología para no cometer estos supuestos errores.


Es que no sé si exista esa tecnología cuando vas contra una población civil. Gaza tiene 2.8 millones de personas en una tierra muy angosta. No hay ninguna forma de que ataquen esa área tan poblada y sólo maten gente de Hamas. Israel decidió que el de Hamas no es un gobierno legítimo. Del mismo modo, los palestinos podrían decidir que el de Israel no es un gobierno legítimo y decir que todo el que sea general de ejército puede ser bombardeado porque no están de acuerdo con ellos. Así que estamos matando oficiales de Hamas como si tuviéramos el derecho de hacerlo. Ni siquiera es sobre matar civiles, creo que no es para nada legítimo que Israel intente matar oficiales de Hamas.
Alguna gente compara esto con el Holocausto. Se cuestionan cómo un pueblo que vivió ese tipo de persecución puede hacerle esto a otro pueblo. ¿Te parece una comparación justa?


Absolutamente. Gaza es, de muchas formas, un gueto. Según la ONU el 95% del agua en Gaza no es potable. Y eso es lo que beben, no es sanitario. Israel está a cargo de decidir qué medicamentos entran a Gaza, qué comida, qué agua. Todo lo que llega a Gaza es controlado por Israel. Es el gueto más grande del mundo, absolutamente. Y es irónico que gente que sufrió tanta persecución no vea un sentido de humanidad en los palestinos.


Tanto Israel como Palestina reclaman un derecho histórico sobre las tierras; y hasta hace poco judíos y árabes vivían en paz. ¿Cuándo cambió eso?


Todo se echó a perder con el sionismo. Antes de eso había una pequeña comunidad judía en Palestina, y vivían con ellos en una comunidad. Se casaban con ellos, vivían en paz. Y cuando las colonias británicas se apoderaron del Imperio Otomano, tanto palestinos como judíos resistieron la ocupación británica. Resistieron juntos para defender la tierra que les pertenecía. Y lo que pasó con el sionismo es que trajo a mucha gente de Europa, sobrevivientes del Holocausto, pero en vez de inmigrar a un país, vinieron a destruir a los palestinos porque querían una mayoría judía. Y hasta hoy vivimos las consecuencias de esa injusticia inicial. Nadie debería pasar por lo que pasaron los judíos en el Holocausto, incluyendo a los palestinos.


(Tomado de The Clinic)

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Maya Wind
  • País Israel
  • Región Medio Oriente
  • Fuente CubaDebate
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Jueves, 24 de Julio de 2014 10:03

Las 5 noticias que tapó el Mundial

1. La nueva fuga de María del Pilar

 

Tras su victoria como presidente de Panamá, Juan Carlos Varela afirmó que de ser necesario revisaría el asilo otorgado a María del Pilar Hurtado en el año 2010, siempre y cuando así lo solicitara el gobierno colombiano. La reacción no tardó. La Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, en cabeza de Iván Cepeda, aprobó la petición para que el Gobierno nacional procediera con la solicitud oficial de extradición de la otrora directora del DAS.

 

Ante esta realidad, Juan Manuel Santos afirmó que la solicitud de extradición procedería una vez tomara posesión de su cargo el nuevo Presidente panameño, lo que ocurrió el pasado 1 de julio.

 

Para ese entonces, ya la Corte Suprema de Justicia del país vecino había declarado que el asilo concedido a la ex-directora del DAS había tenido un carácter inconstitucional, puesto que para decretar un asilo político y evitar su extradición, era necesario haber cometido delitos políticos. Precisamente estos elementos no los cumplía la ex jefe de la inteligencia colombiana, protegida en Panamá gracias a la influencia presidencial de Ricardo Martinelli.

 

Los ecos de esta decisión llegaron al país centroamericano y Hurtado colocó pies en polvorosa. Su intensión inicial fue migrar –prófuga– hacia los Estados Unidos, donde tiene su oficina la Agencia que dirigió por años los pasos del DAS. Costa Rica también fue barajada como posibilidad. ¿Dónde le darán asilo? La decisión de uno u otro país dejará en evidencia los hilos del poder que aún conservan quienes protegen en Colombia a la sindicada de concierto para delinquir agravado, abuso de función pública, violación ilícita de comunicaciones, peculado por apropiación y falsedad de documentos.

 

La pretensión del gobierno Santos por someter a la justicia nacional a esta ex funcionaria, permite deducir su interés por fungir como adalid de los derechos humanos. ¿Llegará hasta los mal llamados 'falsos positivos'?, pero también su decisión por acercar, con gestos concretos y efectivos, a los sectores de izquierda que lideran la lucha por los derechos humanos, la memoria y la justicia. Su efectividad en este campo tendría ecos sobre La Habana.

 

Pero su interés también ronda la ampliación de espacios y posibilidades para el modelo económico y político que lidera, para lo cual requiere arrinconar, doblegar o minimizar el poder de sus opositores, entre ellos el patrón de María del Pilar. ¿Habrá negociación en este campo?

 

2. El Procurador en la cuerda floja, y las elecciones de 2015

 

El gobierno nacional necesita tener el poder de la Procuraduría a su favor. Las elecciones del 2015 así lo demandan, pues la entidad podría investigar y colocar en cintura candidatos a concejos, asambleas departamentales, alcaldías y gobernaciones. Hay que reducir el margen a quienes no están con la Unidad Nacional. En primera línea parecen figurar los voceros en distintos territorios del Centro Democrático.

 

Tres demandas en contra de la reelección del procurador Alejandro Ordoñez, de las cuales dos fueron realizadas por Carlos Mario Isaza y el constitucionalista Rodrigo Uprimny respectivamente, desataron la confrontación política alrededor de la permanencia de la cabeza del ministerio publico. La situación demuestra, en medio de un ambiente de falsa apariencia de "independencia y neutralidad" de las Cortes, que desde los mecanismo jurídicos hasta los votos de los magistrados del Concejo de Estado están confrontados entre quienes buscan que Ordoñez se quede y aquellos que necesitan que su salida.

 

La noticia tomó dimensiones de telenovela. Por lo menos tres son sus capítulos:

 

Las demandas: la de Uprimny cuestiona los nombramientos en la Procuraduría de familiares o amigos de 31 senadores y nueve ex senadores; 22 amigos y familiares de magistrados de las altas Cortes, aprobados con el fin de garantizar la reelección de su actual cabeza, lo que viola el artículo 126 de la Constitución al moldear con clientelas tanto votos de los senadores –quienes lo eligen–, como el nombramiento en la terna de elegibles que hacen las altas Cortes. La demanda de Isaza, por su parte, señala el vacío legal con respecto a la reelección del Procurador, pues no existe artículo alguno en la Constitución que refiera tal posibilidad. Según este jurista, en lo que respecta a las conductas de funcionarios públicos, tales como los que eligen y ternan al Procurador: "lo que no permite la Constitución lo prohíbe".

 

¿Quién decide? Desde los primeros días de julio tomó forma la polémica, ¿quién tiene competencia para decidir sobre las demandas que interpelan la reelección del Procurador? Y las opciones surgidas son por lo menos dos: a) si el pronunciamiento debe hacerse a través de un fallo de la sección V del Consejo de Estado o, b) si debe definirse en la Sala plena del mismo organismo. En el primer escenario existe una ponencia negativa a los intereses de Ordoñez, elaborada por el magistrado Yepes –de origen conservador–, además de una correlación que también le es adversa, pues mínimo un Magistrado y dos Conjueces están dispuestos a un fallo que no le favorece. La otra posibilidad está en que la decisión, por su relevancia, pase a ser decidida en la Sala Plena del Consejo de Estado, como afirma Triviño, Magistrado de la sección V, aquí el Procurador tendría un respiro pues su influencia aumenta su votación, permitiendo, por ejemplo, dilatar hasta por años la decisión de este órgano.

 

¿Quién necesita que salga el Procurador? Desde luego un funcionario que es capaz de destituir a Piedad Córdoba por supuesta farc política –contrariando la decisión de la justicia penal–, así como destituir al alcalde Petro, no le hace falta a los movimientos sociales y a las izquierdas del país. Sin embargo, tras la presión para que este oscuro personaje salga de tan importante puesto, está el mismísimo Juan Manuel Santos, quien pretende un poder total del establecimiento. En tal propósito no le conviene un uribista con capacidad para destituir e investigar a políticos, y con poder para paralizar investigaciones. Al Ejecutivo no le interesa ver menguado su poder.

 

Pero detrás de las presiones por la salida del "godo de godos", también mueve hilos el fiscal Montealegre, quien es ficha de la presidencia, pero quien también polemizó abiertamente contra Ordoñez en temas como el marco legal para la paz y la justicia transicional. Un triunfo en esta pugna aumentaría su poder dentro de las altas Cortes, donde disputa importantes determinaciones y nombramientos con el ala liderada por el hoy Procurador.

 

Aunque sin poder para mover su silla, la salida del legionario favorecería a sectores de izquierda y del liberalismo, perseguidos políticamente desde la Procuraduría, favorecería la causa de los derechos humanos, y ambientaría de mejor manera los diálogos en curso en La Habana, así como la posibilidad de abrir una ronda paralela con el eln.

 

3. El pulso por la Contraloría

 

Al final de julio e inicios de agosto el Senado elegirá la nueva cabeza de la Contraloría General de la República. Los candidatos son: Gilberto Rondón, ternado por el Consejo de Estado; Carlos Ballesteros, candidatizado por la Corte Suprema, y Edgardo José Maya, postulado por la Corte Constitucional.

 

El pulso por el máximo organismo de control fiscal del país no sólo está teñido de escándalo –por la polémica designación del exprocurador Edgardo Maya como ternado de la Corte Constitucional–, sino también por el protagonismo que en esta elección despliegan tanto la casa Gaviria, como Germán Vargas Lleras. Veamos: Gilberto Rondón, político liberal de Boyacá, ex representante a la Cámara y ex miembro del Consejo Nacional Electoral cuenta con el respaldo del ex presidente Gaviria y de su hijo Simón, fichas relevantes de la reelección santista. Así mismo, el vicepresidente Vargas Lleras hace campaña por Maya Villazón, quien respira como pez bajo el agua en las arenas del Congreso. Sea quien sea el elegido, con toda seguridad será un funcionario controlable y para nada incomodo para la Casa de Nariño, control necesario en un momento –elecciones locales de 2015– donde es imprescindible sujetar todos los hilos de los poderes públicos. El presidencialismo afina sus tejidos cada día y por todos los medios.

 

4. Más años para el 4 x mil

 

A pesar de las declaraciones de Juan Manuel Santos durante la campaña presidencial, donde aseguraba el desmonte del 4xmil por su afectación al bolsillo del consumidor, el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, confirmó el 12 de julio la necesidad de mantener este gravamen, junto al impuesto al patrimonio. La razón: la financiación del manoseado postconflicto, que da para todo. Habrá que aguantar más, seguir financiando a los ricos y el gasto central. Por esta vía y bajo similares argumentos llegará la anunciada reforma tributaria, espoliación de bolsillos populares y de la clase media.

 

5. Paro armado del eln

 

Entre el 3 y 6 de julio, el eln efectuó un paro armado en el nororiente del país, específicamente en los departamentos de Arauca, Casanare y Norte de Santander. Su motivo: la conmemoración de su 50 aniversario. El paro, efectuado por el frente de guerra oriental Manuel Vázquez Castaño, intentó paralizar el comercio, la movilidad y el transporte en los departamentos donde mayor influencia histórica ha tenido la organización insurgente, intentando demostrar al gobierno nacional su capacidad militar y de control territorial en momentos que avanzan en diálogos exploratorios para instalar una mesa en pro del cese del conflicto armado. Previo al anuncio de este paro, el 29 de junio, volaron el oleoducto Caño Limón-Coveñas, y en Bogotá accionaron sendos petardos propagandísticos: uno en el Parque Santander y otro cerca de calle 19 con carrera 7ª.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor EQUIPO DESDEABAJO
  • Edición 204
  • Sección
  • Fecha Julio 20 - agosto 20
  • Bajante
Publicado en Edición No. 204
Jueves, 24 de Julio de 2014 09:24

Fútbol, ¿identidad? y nacionalismo

Durante el Mundial Brasil 2014, la selección Colombia tuvo su más destacada participación en sus cinco citas mundialistas, alcanzando los cuartos de final del torneo más importante a nivel de selecciones, eliminada finalmente por el país anfitrión. Sin lugar a dudas, el paso del seleccionado encendió las chispas de un sentimiento de orgullo nacional, donde las diferencias existentes históricamente entre las clases sociales quedaron disueltas entre los goles que lograba la tricolor en tierras brasileras. Un profundo sentimiento de arraigo hacia los triunfos tomó cuerpo durante las tres semanas en que el combinado nacional despertó admiraciones en todo el mundo por su forma de jugar.

 

Sin embargo, sobre este acontecimiento que tuvo gran impacto en la cotidianidad de la sociedad, cabe cuestionarse la manera en que la selección de fútbol, al menos por un tiempo transitorio, logró convertirse en un factor de referencia sobre lo nacional ¿Cómo logra el fútbol articular tantas diferencias y contradicciones bajo una expresión eminentemente espontánea y hasta cierto punto paradójica? ¿En qué escenarios logra dilucidarse la identidad con el otro, y hasta qué lugar, la diferencia se torna transparente, aún con manifestaciones de violencia?

 

La identidad nacional, ¿hasta dónde y hasta cuándo?

 

El fútbol, como deporte rey, es el juego que logra seducir a más corazones en el mundo. Potente, mediático, tiene como característica singular su capacidad de trascender esa condición natural de juego, tornándose un acontecimiento total, de carácter global, que logra involucrar particularidades sociales, culturales, políticas y económicas. Además, como dice el conocido dicho: "el fútbol es lo más importante de lo menos importante", por lo que no puede reducirse a entenderse como un mero entretenimiento o una actividad donde se desgranan las horas del ocio; su contenido es mucho mayor.

 

Mucho más profundo, el fútbol también es una práctica de identificación colectiva, donde se resuelven determinados problemas de identidad, ya sean subjetivos o comunes. Ligado en el caso del Mundial con los colores de la bandera de cada país, alcanza a involucrar en su escenificación y resultados tanto aficionados como a personas que nada tienen que ver con su práctica. Identidad e interés con efecto transitorio, pues una vez concluido el certamen en cuestión, los ánimos vuelven a su punto.

 

Entonces, la condición básica que logró despertar el seleccionado colombiano fue ubicar territorialmente esa identidad, darle un espacio y una condición de pertenencia, que en este caso es la adscripción a un territorio determinado, que si bien en un primer lugar se maneja sobre los bordes que separan a Colombia de otros países, luego se difunde ante la inmensidad de la geografía latinoamericana. Así, en fase de grupos, el colombiano alardeaba su triunfo sobre Grecia, Costa de Marfil y Japón; su identidad era justificada a partir de la superioridad ante el rival de turno, esto es, en la derrota del otro. No existe acá todavía una afirmación de un "nosotros", o al menos no en la exclusiva negación futbolera del que está al frente.

 

No obstante, existieron dos elementos que catalizaron la identificación con la selección nacional en el transcurso de la primera ronda mundialista: a) El constante camino de derrotas sufrido por Colombia en la cancha durante los últimos mundiales, que dejaban una sequía de 16 años sin disputar el certamen; b) Con raíz en la tradición misma del ser colombiano: la carencia de símbolos, mitos e ídolos con los cuales sentir una identificación y que funcione como mecanismo de cohesión nacional

 

A esto se debe, que la aparición de fenómeno mundialista llene tal carencia, supliéndola en lo inmediato con un carácter espontáneo y poco reflexivo. Esto sólo indica que nuestra sociedad tiene hambre de representaciones artificiales que ayuden a entender la dirección de su modo de ser, que suplan la colcha de retazos urdida con la colcha de retazos de su mal contada historia de independencia y de vida republicana.

 

Sin embargo, acá encontramos una compleja paradoja cuando en el grueso de nuestra sociedad emanan rasgos de una identidad colectiva alrededor de la selección nacional. Mientras por un lado, la selección dirigida por José Pekerman busca jugar bien, ser atractiva en su misma esencia, incluso respeta los principios culturales sobre los que ha girado la tradición futbolera del país, la identidad nacional alcanza picos no imaginados sobre la marcha de las victorias.

 

No interesa el cómo jugar, ni el cómo ser colectivamente, importa el resultado. Eduardo Galeano dice "Juego, luego soy: el estilo de jugar es un modo de ser, que revela el perfil propio de cada comunidad y afirma su derecho a la diferencia. Dime como juegas y te diré quién eres". En Colombia se da la tensión entre la identidad con el éxito, y la diferencia con la representación simbólica que ocasiona dicha identidad, lo que demuestra que el ascenso del fervor patrio tiene un carácter efímero, alimentado por el poder de los medios de comunicación.

 

De hecho, la filiación la definía el rival enfrentado. Así, a diferencia de los primeros partidos, que eran de 'fácil' trámite, en octavos de final tocó disputar contra Uruguay, doble campeón del mundo, que en esta ocasión llegó con un equipo mermado, pese a lo cual el triunfo aumentó el caudal de identidad: "vencimos un histórico", y aunque estaba presente el paso por primera vez a los cuartos de final el orgullo provenía del hecho de vencer a uno más grande.

 

Ahora llegaba el sueño –imaginado– del triunfo en la nueva ronda, "daríamos de que hablar a todo el mundo", pero no fue así, y en cambio llegó la eliminación.

 

Ya fuera de Brasil, aunque mediada por el buen desempeño logrado durante el Mundial, la justificación de la eliminación no redujo el nacionalismo, pues la culpa de la derrota fue instalada en el otro, no en "nosotros". Es curioso, la identidad colombiana aumentó con las victorias, y a la hora de la derrota, y como consuelo, la justificó diciendo que no concernía a la selección. Aquí no importaba si jugaba bien, importaba el triunfo.

 

Exceso mediático y oportunismo político

 

Algo quedó claro con lo sucedido y es que el buen papel que tuvo el seleccionado fue parcialmente instrumentalizado, más que por el gobierno nacional –aunque también– por los medios de comunicación. En su vociferar diario alimentaron el fervor nacional, ocultando la difícil situación económica y social que sobrellevan las mayorías nacionales. Alimentaron un discurso nacional-popular, a partir del cual el Gobierno insufló su mensaje sobre una supuesta capacidad de la sociedad colombiana para grandes cosas, por ejemplo, para la reconciliación.

 

Sin embargo, al colocar esta reflexión en tales planos, de tajo cortaron las posibilidades de que el país nacional sea o haga diferente, pues la política no les llega, no los satisface o no los representa. Entre política y fútbol hay una gran distancia, como entre identidad nacional –histórica– e identidad nacional pasajera; sin duda, sobre cada uno de los sectores de nuestra sociedad pesa el hecho mismo de cómo se vive, y por ello la igualdad a que la quieren llevar tanto medios de comunicación como Gobierno resulta ficticia. Labor mediática que alimentó, incluso, un supuesto destino manifiesto del seleccionado criollo para nuestra sociedad, mensaje que la realidad deshizo tan rápido como fue creado.

 

Mensaje persistente. Queda claro que los medios de comunicación pretendieron encarnar una idea del fútbol como representación de las sociedades democráticas, donde es posible, además de igualar en oportunidades cualquier tipo de diferencia racial, social y cultural, llegar a consagrarse mundialmente, adquirir un status impensado desde otros escenarios sociales.

 

çFalsedad. Muestran el fútbol como la esencia de la democracia, como la manifestación del esfuerzo individual que llevó a cada jugador a la selección, ejemplo de la conquista de lo imposible. Esta forma de representar este deporte trae consigo una nueva falsedad sobre sí misma, ya que son algunos individuos –excepcionalidades– las que logran el ascenso, no es posible que todos accedan al sitial del 'triunfo', el que por demás no sólo refleja el esfuerzo individual –como dicen– sino, además, el profundo tratamiento del ser humano como mercancía, con la que es posible especular, sacando rédito en el ámbito del espectáculo.

 

Alimentan los medios, de esta manera, un sueño casi imposible de coronar: "esfuérzate para que seas el mejor, para que asciendas y seas rico". El fútbol como simple mercancía. Alimentan el arribismo y destruyen tal práctica deportiva como espacio para la socialización, la recreación, el divertimento, la imaginación, la alegría, la satisfacción por el triunfo o la comprensión de la derrota, lo cual puede suceder en el barrio, el centro de estudios, la empresa, etcétera.

 

Ni nacional, ni popular

 

Con esta manipulación e instrumentalización mellan el potencial de esta práctica deportiva, y neutralizan, incluso, su potencial para la construcción de un discurso nacional. Mercantilizado hasta el extremo, con los jugadores como marca, continuará sirviendo para recrear y distraer pero no para forjar identidades profundas, sí pasajeras.

 

Tenemos aquí una paradoja, pues el fútbol es y seguirá practicándose por millones en canchas improvisadas o no, continuará sirviendo como elemento de socialización, pero una vez controlado por las multinacionales, profesionalizando su práctica, globalizándolo como mercancía, ya tienden una cortina entre quienes son aficionados y/o fanáticos y quienes lo gozan de manera ocasional. El fútbol seguirá como referente, la selección persistirá como motor –temporal– de identidades, pero no lo consolidarán como motivo identitario permanente ni vehículo homogenizante.

 

Manipulación imposible de concretar, mucho más, cuando detallamos que el seleccionado está constituido por las regiones, por la diversidad que somos y debemos seguir siendo, donde las historias singulares son sumadas o pegadas con babas, tratando de hacer de ellas un todo irreal.

 

Esta "identidad", construida desde arriba, desde los medios de comunicación y desde los discursos del alto gobierno, sugiere un simbolismo de la unidad del todo por el todo, y no del todo por las partes, la cual sólo sería posible si de verdad toma cuerpo un proyecto nacional que reivindique a las mayorías, alimentando con todos los recursos sus potencialidades e imaginación, cubriendo sus necesidades, abriendo espacios para todos los sueños. Construir lo nacional desde lo regional, desde las realidades que cargamos como historia común, recuperando al mismo tiempo nuestra semejanza con todos nuestros vecinos (venezolanos, ecuatorianos, peruanos, panameños, centroamericanos, etcétera) de manera que la identidad no quede traducida en vulgar nacionalismo, en elemento de discordia o diferencia, sino en simple energía para facilitar la convivencia.

 

El reto que deja el Mundial es claro: tomar conciencia de lo que somos para que ni el Gobierno ni los medios de comunicación nos manipulen. Saber, con seguridad, que con el fútbol emergen nuestras virtudes y defectos como grupo social, pero que éste debe ser una posibilidad de recreación, de encuentro, de goce, de placer, que con ocasión de eventos competitivos no puede traducirse en instrumento de confrontación entre pueblos. Nuestra unidad puede ser nacional pero ligada estrechamente a nuestro ser latinoamericano y mundial.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor SERGIO RIVEROS
  • Edición 204
  • Sección Brasil 2014
  • Fecha Julio 20 - agosto 20
  • Bajante
Publicado en Edición No. 204
Jueves, 24 de Julio de 2014 08:55

El Mundial, grandioso, y Colombia: sublime

Andrés Escobar, zaguero de la Selección Colombia, el "caballero del fútbol", fue asesinado el 2 de julio de 1994, hace veinte años, por el autogol cometido en el partido jugado por Colombia contra Estados Unidos, en el Mundial de 1994. Infortunada jugada que dejó a Colombia fuera del certamen mundialista.

 

El clima político de aquel momento, la violencia lanzada contra el pueblo desde los inicios de la década de 1980, la presencia del narcotráfico y del paramilitarismo, de las mafias de apuestas, las ansias de lograr dinero de manera fácil y cómoda, todo esto permeó a amplios sectores de la sociedad colombiana "traque-tizándola". Ninguna de los estamentos oficiales y oficiosos quedó por fuera: el clero, las fuerzas armadas, los congresistas, jueces –desde los tinterillos hasta las altas Cortes–, presidentes del país, modelos, artistas, presentadoras(es) de televisión, jugadores de fútbol, técnicos, y árbitros; no se podían quedar por fuera de este tinglado de la desgracia y desmesura los comentaristas deportivos, en especial los del fútbol.

 

Los responsables del aleve magnicidio del defensor criollo no fueron solamente las mafias de las apuestas, a ello también contribuyeron la presión nefasta, y mal hecha, para que la selección ganara el campeonato mundial, pues después del 5-0 contra Argentina, su favoritismo era alto. No faltaron las amenazas en los hoteles, las llamadas infamantes y amenazantes a los jugadores y cuerpo técnico de la selección, las arengas incendiarias de periodistas deportivos que detrás de un micrófono casi llamaron al linchamiento de los jugadores sino ganaban; todo esto llenó la copa de la desgracia. Todos ellos son responsables de lo sucedido en la noche de aquel 2 de julio en el parqueadero de un restaurante a las afueras de Medellín.

 

Lo irónico es que este jugador, elegante, serio, técnicamente buen manejador de la pelota, nos recordó que el fútbol no tiene nada que ver con las mafias y la muerte. En una entrevista comentó que el balompié estrecha la relación entre la vida y el juego. Recuerda que la selección Colombia vivía en ese entonces las condiciones políticas del país; recuerda en ella como estando en Brasil en una Copa América en 1989 supieron del asesinato del gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancur, y que en otro momento de igual año, cuando iban a enfrentar a Ecuador sucedió el asesinato de Luis Carlos Galán, todo lo cual tensionaba el grupo; y para ajustar, eran mirados con recelo por la violencia contra toda una sociedad.

 

Sin embargo, comentó en aquella entrevista, el fútbol tiene magia, atracción, y todos en mayor o menor medida estamos impregnados por éste. Tenía toda la razón. Como también la tuvo cuando comentó que el deporte de la número 5 aleja y debía alejar a la gente de la violencia, en unos momentos muy violentos como aquello que atravesaba el país; "Porque la magia tiene un secreto, tiene un estilo, un orden, tiene un algo y es como esa alegría que hay para jugar, esa diversión, el hecho de estar corriendo, de luchar por una camiseta, de entregarse ellos mismos, que la gente vaya al espectáculo porque es bueno, porque es alegría [...] en el futbol no se mata a nadie, es más de alegría, de diversión, y mientras exista la gente va a estar contenta y ahí está el secreto, el credo". Palabras de Andrés Escobar destruidas por la visión que dominaba a sus asesinos, para quienes el fútbol era –es– un mero negocio.

 

¿Qué tiene que ver esta memoria de Andrés Escobar, hoy que propios y ajenos celebran con mayúsculo júbilo la presentación de la selección Colombia en el Mundial Brasil 2014?

 

Pues, para que no olvidemos que la pasión desmedida y los intereses de poderosos pueden empañar una celebración, que el verbo de un comentarista deportivo puede generar una tragedia. Que el trabajo mediático por insuflar patrioterismo de mal gusto, chovinismo peligroso, victimismo, puede llevar a la tragedia de matar por la camiseta. Que lo dicho por el jugador sacrificado lo debemos tener en cuenta: el fútbol es magia, es alegría, que todos los colombianos de una u otra manera estamos impregnados de esa magia llamada futbol, que mientras exista despertará momentos de felicidad.

 

No es falacia. La participación de Colombia en el Mundial Brasil 2014 dio para que los colombianos desbordaran felicidad, inimaginada, como nunca antes, y fueran "Una sola bandera", una sola voz de "Colombia, grandiosa", un solo grito de "gol...", y el de "Gracias mi selección". Porque una cosa era lo que querían las clases gobernantes de utilizar el sentimiento nacional para uniformar a todo el país con el eslogan: "Colombia está unida", y otra el sentimiento de lo nacional-popular expresado por la mayorías sociales.

 

Fue similar a lo ocurrido en 1962, cuando la selección fue recibida como verdaderos héroes, por cuenta del empate 4-4 con la Unión Soviética, la todopoderosa selección con figuras como el arquero Yasin, y porque Marcos Coll marcó el único gol olímpico que conozca un Mundial, hasta la fecha.


En 1993 la selección también fue recibida como héroes por cuenta del 5 a 0 que le propino a Argentina, entre cien mil o más aficionados colmaron calles para avivar a la selección. La presión para que ganara el Mundial, porque era favorita, la llevó a la derrota. Presiones de todo tipo, de la afición, las mafias y de los medios. Está claro que esta vez fueron muchas más las personas que salieron a recibir el combinado criollo. Es decir, los momentos de euforia y felicidad resumen el inmenso deseo del pueblo colombiano por sentirse por fin representado por algo que no sea amargura y desilusión.

 

En las actuales condiciones políticas nacionales e internacionales, la selección Colombia, armada bajo el cálculo del técnico argentino Néstor Pekerman y alejados del manipuleo, del manoseo, de las presiones de sectores interesados en darle una orientación favorable para ciertos monopolios deportivos, logró que la nave que naufragaba al inicio de las eliminatorias lograra corregir el rumbo y brindar, como primera alegría, la clasificación al Mundial, luego de 16 años de ausencia, desde la desilusión de 1998.

 

Más alegrías

 

Los pueblos y los equipos de cualquier deporte se aferran a la ilusión de ganar, eso no es malo, lo malo es la utilización mercantil que algunos hacen de estas ilusiones.

 

El primer paso para el Mundial 2014 fue logrado de la mano del goleador de la selección, Falcao García. Vino luego una nueva alegría: clasificar en la fase de grupos para octavos de final, logrado con creses al ganar los partidos contra Grecia 3-0, contra Costa de Marfil 4-1 y frente a Japón 3-0, gran triunfo que infló el espíritu patriota de los colombianos; para llegar a octavos y vencer a la encopetada Uruguay por 2-0, y otra conmoción emocional: Colombia había clasificado a cuartos de final, la primera vez en su participación en los mundiales. Y lo mejor –o peor–: que en tal fase tocaba enfrentar a Brasil, el equipo anfitrión que, aunque jugando regular, prometía ser un partido durísimo, mucho más si su experiencia mundialista era ponderada. Y así fue, después de un partido vibrante, duro, luchado, con arbitraje no muy santo, con un primer tiempo perdido, donde Brasil anota el primer gol a los diez minutos, y luego, en el segundo, otra anotación de Brasil y el de James para descontar, el gol "robado", la lesión de Neymar, para finalmente perder 2-1 y salir del Mundial.

 

Aunque el logro alcanzado era grande, todo el país ya soñaba con más y mejores resultados. Pelé considerado –según la prensa– "un costal de sal" porque sus opiniones dan "mala suerte", comentó sobre Colombia en 1994, en el Mundial de USA: "Los colombianos tienen muy buenas individualidades y funciona bien como equipo. Pero la experiencia pesa mucho en esta clase de competencias. En un Mundial no basta con jugar bien. Hace falta experiencia y garra". Algo que le faltó a los criollos en su juego contra Brasil, deficiencias tapadas por comentaristas y el público en general con, "nos robaron el partido", "íbamos a ser campeones", "arbitro hp" etcétera. A pesar de todo la gente quedó satisfecha y con sus deseos proyectados hacia los próximos eventos internacionales.

 

Pero hay que decirlo: ¡Qué Mundial! extraordinario, grandioso, y en algunos momentos sublime, como durante aquel gol de James contra Uruguay, el juego de conjunto, el trabajo de Cuadrado, las tapadas de Ospina, la defensa como conjunto.

..

Un resultado importante: 1. por primera vez en cuartos de final; 2. un equipo con juego vistoso, ofensivo; 3. El goleador del Mundial, james Rodríguez, con seis goles. Y, sobre todo, mentalidad de ganadores, de luchadores, dispuestos a enfrentar nuevos retos. Sencillos y sin manoseos. El equipo debe prepararse para la Copa América en julio del 2015, para ganarla, y para que a su vez sirva como preparación para el Mundial Rusia 2018, que si todas las cosas salen bien, si los politiqueros, corruptos y comentaristas deportivos no le echan mano a la selección, podría ir más allá de los cuartos.

 

El pueblo colombiano frustrado en sus más caros deseos, no sólo en el fútbol sino también en lo social y político, cansado de la guerra, con una juventud desesperanzada, encontró en la selección el catalizador emocional de tal manera que la explosión de júbilo, rayado en histeria colectiva, fue la manera para desahogarse de las penurias colectivas. Y el desahogó fue hasta el delirio. Un grito colectivo para descansar y tomar aire ante 30 años de innumerables penurias, con masacres a granel, con un modelo económico que le arrancó a la sociedad decenas de bienes públicos, haciendo la vida diaria más difícil, de 16 años sin Mundial. No es gratuito, por todo ello, que la gente dijera ante los triunfos que "cesó la horrible noche".


Recuadro

 

Los demás

Costa Rica fue eliminada en los cuartos después de un Mundial fantástico. Un país chico con un fútbol chico demostró que con disciplina pueden hacerse buenas cosas y que también si no la manosean los de siempre, puede tener buen futuro. Comentan que los mejores equipos del Mundial fueron Alemania, Holanda y Francia. Lo de Brasil, tremendo, para llorar en serio. Los argentinos, siempre altivos, debieron recordar el 4-0 que les metió Holanda en el Mundial 2010. Al final, Alemania impuso su cohesión y preparación, ante una Argentina que dispuso un buen planteamiento táctico y que desaprovechó varias oportunidades de gol.

 

Los genios y sus vaivenes

 

Algunos genios del fútbol, no estuvieron en su momento, como Cristiano Ronaldo, con un desempeño opaco; Messi, anulado, pese al injusto reconocimiento de la Fifa; Rooney que no brilló; Casillas postrado; Eto´o que no apareció; a Taure le faltó una frijoleada; Kagawa quedó "asoliado"; Iniesta el sacrificado; Luis Suárez, un genio a mordiscos; Bradley –de USA–, un gringo que promete; Ruiz, una promesa tica; Neymar, que iba bien, terminó mal lesionado, que desgracia; Drogba cayó sin los botines puestos; Di María, grandioso; Müller, Ozil, y Close, tremendos teutones; Robben, el velocista; Pirlo, el de la inteligencia espacial; James Rodríguez, la revelación del Mundial.

 

Los arqueros, tremendos: Ospina de Colombia, Courtuois de Bélgica, Ochoa de México, Neuer de Alemania, Bravo de Chile, Navas de Costa Rica, Romero de Argentina, Howard de USA. Si faltaron nombres, por favor sáquenme tarjeta amarilla.

 

La pesadilla de los partidos

Los árbitros, en su mayoría a la altura de las necesidades de la mafia de la Fifa.

 

Conclusión provisional

 

Desde el lado del aficionado, un Mundial buenísimo, con algunos excelentes partidos. Mundial con goles, nervios, estadios, playas, barrios, bares, selvas, llenos de hinchas entusiastas, coloridos y, sobre todo, la demostración de que el fútbol es la fiesta universal sin distingos de razas, países, sexos, y hasta niveles económicos.

 

Para destacar en este certamen, las celebraciones en los diferentes países incluyendo Colombia. También la importante, entusiasta y bella participación de las mujeres, que reafirma uno de los cambios fundamentales en las actuales relaciones sociales.

 

Desde la posición del mega-monopolio Fifa y sus socios, las ganancias inmensas derivadas de este espectáculo deportivo, cada vez más masivo, su autoritarismo y actitud represiva, que el pueblo brasilero no dejó pasar en silencio, recordándole que su imperialismo no es bien recibido en ninguna parte del mundo, con la consigna en paredes y pancartas de "Fifa go home".

 

Vendrá otro Mundial en el 2018, esta vez en Rusia, y de nuevo los nervios, los gritos, la felicidad o las lágrimas que unos jugadores y una redonda despiertan en este primate mamífero racional e irracional a la hora de gritar una de las voces más lindas en todos los idiomas: ¡Gool!

 

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Pedro Miguel Tapia
  • Edición 204
  • Sección Brasil, 2014
  • Fecha Julio 20 - agosto 20
  • Bajante
Publicado en Edición No. 204
«InicioPrev12345678910PróximoFin»
Pág. 1 de 53