Lunes, 02 Mayo 2016 19:17

El Plan anticorrupción del Cura

Uno de los más graves problemas del gobierno es la corrupción que implica un despojo crónico de los recursos estatales y el enriquecimiento de elementos delincuenciales.


Lo hemos visto recientemente en el departamento del Quindío, en el que los clanes de la politiquería ligados a la mafia de la exgobernadora Sandra Paola Hurtado y su peligroso conyugue (el Toto de Vargas Lleras) realizaron el más inaudito saqueo de los dineros de las regalías petroleras transferidas a las arcas territoriales.


Digamos de paso, que en el Quindío se ha vivido, en años recientes, similar situación a la del departamento de la Guajira, de amplio conocimiento nacional.


Se trata de una problemática que requiere de la más decidida acción ciudadana para esclarecer, mediante exhaustivas investigaciones, el lugar o bolsillos al que fueron a parar casi 400 mil millones de pesos entregados como parte del sistema general de regalías establecido en el año 2010.


En ese sentido, con un grupo de expertos, vamos a revisar cada uno de los contratos depositados en los archivos oficiales, desde el 2011 hasta el 2015, mediante los que se ejecutaron, desviaron y esfumaron las regalías petroleras y mineras quindianas.


El triunfo del Padre Osorio como candidato a la gobernación para el periodo 2016-2019, es justamente la más contundente reacción de la ciudadanía frente a esa grave situación que afecta a la moralidad pública.


Consecuente con el respaldo masivo dado, ya en el ejercicio de su cargo como primera autoridad del departamento, el Gobernador acaba de expedir el Plan anticorrupción con el correspondiente mapa de riesgos y en los términos establecidos por diversas normas de la administración pública nacional ( http://bit.ly/1QNyV9U ).


Se trata de una trascendental herramienta que debe ser socializada entre los quindianos y apropiada para que estos puedan ejercer un control adecuado sobre el gasto público y la marcha de la administración departamental.


Dicho Plan anticorrupción ( http://bit.ly/1QNyV9U ) se orienta a la identificación de los riesgos y la indicación de las acciones para su adecuado manejo.


El Plan tiene varios componentes referidos a la regulación de los trámites para evitar su burocratización y manipulación por funcionarios maliciosos; las reglas de adecuada y oportuna atención al ciudadano; la realización transparente y abierta de las Rendiciones de cuentas; y los mecanismos para la transparencia y la atención al ciudadano.


Estos componentes tienen en el Plan una matriz estratégica con las correspondientes actividades, metas, indicadores y responsables a quienes se puede pedir informes en cualquier momento y circunstancia.


La Corporación más Transparencia emprenderá una amplia campaña de pedagogía y socialización para promover la aplicación del Plan anticorrupción adoptado en el Quindío y la aplicación de cada una de las acciones establecidas.

Publicado en Colombia

Las clases dominantes del mundo decidieron, hace relativamente poco tiempo, desatar una guerra contra los pueblos para mantenerse en el poder en un periodo de cambios agudos. Decidieron que para desatar esa guerra las democracias son un obstáculo, y necesitan, del modo que sea, neutralizarlas, ponerlas a su servicio, así como a los gobernantes electos. En este punto no admiten la menor fisura.

Para deducir el pensamiento estratégico de los de arriba hay que ponerse en su lugar, ya que no lo suelen formular de forma abierta. Debemos preguntarnos qué haríamos si formáramos parte del uno por ciento que tiene asegurada la dominación.


La primera respuesta es que hay demasiada gente en el mundo y que el planeta no admite tanta población, si es que todos quisieran vivir, no ya como vive ese 1%, sino, por ejemplo, a nivel del 20-30% de mayores ingresos. El mundo diseñado para el dominio del 1% apenas tolera la mitad de la población actual del planeta. El resto sobra y ya no cuentan siquiera como productores de plusvalor, porque el sistema acumula robando. La cuestión es qué políticas se derivan de esta constatación.


La segunda es que el 1% abandonó el Estado de bienestar (o sucedáneos similares como los que tuvimos en América Latina) y no entra en sus planes revivirlo. Por lo tanto, las democracias que conocimos ya no son necesarias ni útiles para el tipo de sistemas políticos funcionales a la acumulación por desposesión/despojo/robo que estamos padeciendo. Su lugar lo ocupa la creciente militarización de las zonas pobres, como las periferias urbanas y todos aquellos espacios que las grandes multinacionales colonizan, desplazando pueblos enteros.


Por supuesto, el 1% jura fidelidad a la democracia y a sus valores, porque necesita ilusionar a buena parte de los de abajo sobre la importancia del voto y del sistema de partidos. Pero, por encima de esto, requiere una camada de personas que se desempeñen como representantes y que actúen como intermediarios entre ellos y el resto de la población. Como señala Immanuel Wallerstein, la dominación es estable cuando se asienta en tres partes y es inestable cuando hay sólo dos. Los sectores intermedios son claves para el sistema: desde las clases medias hasta las academias, pasando por los políticos y los grandes medios de comunicación.


En consecuencia, ocupar los escalones superiores del aparato estatal supone gestionar el modelo actual de acumulación/guerra contra los pueblos. De paso, conviene recordar que esta es una de las principales enseñanzas que nos dejan los gobiernos progresistas: dada la relación de fuerzas actual a escala mundial, desde los gobiernos se limitaron a gestionar el extractivismo desviando (en el mejor de los casos) recursos hacia los sectores populares sin tocar las bases del modelo.


El tercer gran objetivo del 1% es neutralizar todo movimiento de resistencia en su contra, desde los partidos de izquierda y progresistas hasta los movimientos antisistémicos. Aunque en periodos anteriores predominaba la negociación con los sindicatos y se toleraba que las izquierdas socialdemócratas ocuparan los gobiernos, en la nueva etapa que vivimos les parece necesario cerrar filas y evitar desviaciones en sus planes y proyectos de mantener a raya a los de abajo.


Cuando llegan al gobierno partidos o personas que –por su trayectoria o por los objetivos declarados– pueden salirse del libreto extractivista, crean las condiciones para neutralizarlos. Esto pasa por dos lugares. Uno es la domesticación, mediante la inserción de los nuevos gobernantes en las élites, algo que no es muy difícil de conseguir, ya que el sistema posee numerosas formas de cooptar/comprar a quienes se le resisten. La otra es la destitución de los gobernantes, en lo posible sin apelar a los clásicos golpes de Estado, sino a modos legales, aunque ilegítimos.


Estos días en Brasil podemos ver una combinación de ambas estrategias. Primero se domesticó, luego se destituye. El PT gobernó doce años aliado a multinacionales brasileñas súper explotadoras (como las grandes constructoras), que financiaron sus campañas electorales, viajes de sus dirigentes y numerosas prebendas.


Hacia los movimientos se aplican políticas sociales que buscan amansar a los de abajo con pequeñas transferencias monetarias que impactan en la pobreza, pero no en la desigualdad, y evitan la realización de reformas estructurales. El PT entregó menos tierras a los campesinos que el gobierno neoliberal de Fernando Henrique Cardoso porque priorizó una alianza con el agronegocio que ocupa ahora el Ministerio de Agricultura.


¿Cuáles deberían ser las estrategias de los movimientos antisistémicos en vista de este panorama y a la luz de las experiencias de los últimos 15 años?


En primer lugar, pensar a largo plazo. Las pocas fuerzas que tenemos deben ser utilizadas con sentido estratégico, no para ganancias momentáneas y puntuales. Si concluimos que sufrimos una guerra contra los abajos, debemos pensar en cómo desgastar al sistema y evitar que éste nos desgaste. Es evidente que el ciclo progresista no los desgastó a ellos, pero debilitó a los movimientos.


Lo segundo es la convicción de que el peor camino que podemos tomar es gestionar las dificultades del sistema. No tengo dudas de que en algún momento habrá que apuntar hacia el Estado (para tomarlo o destruirlo, según las diversas posiciones existentes entre nosotros), pero, mientras el sistema sea fuerte, el gobierno es sinónimo de gestionar la acumulación por desposesión o la guerra contra los pueblos.


Creo que la mayor urgencia estratégica estriba en comprender el modelo extractivo de despojo. En ello hemos cometido gruesos errores (empezando por quien escribe), ya que hemos destacado apenas sus problemas ambientales y lo hemos abordado desde la economía y no desde la política. Si de verdad estamos ante una guerra, gestionar algunos aspectos del campo de concentración no es el mejor camino, porque debe ser destruido, ya que no es reformable.

Publicado en Internacional
Jueves, 28 Abril 2016 14:30

¡Hola, soy chaquespeare!

¿Cuál es el papel de la Feria del Libro? ¿Cuál es el papel del escritor? La segunda pregunta tiene múltiples respuestas que implican la subjetividad de cada persona, aunque pueden reunirse afirmaciones como: “el escritor debe entretener”, “estimular nuestra imaginación”, “el escritor debe denunciar” o, incluso, todo lo anterior. En parte considero que el escritor debe ser sincero y crítico con la realidad que lo envuelve al momento de generar un texto de cualquier tipo; y aunque dejo de lado muchas respuestas que podrían dar respuesta a esa segunda pregunta hay una realidad: en Colombia no somos consumidores consientes y mucho menos de libros.

 

En un estudio realizado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe –Cerlalc– tomaron a seis países de Latinoamérica, incluida Colombia, y concluyeron que el nuestro es el país donde menos se lee (el estudio se reflejó en la página web de Portafolio), confirmando otro estudio mostrado en eltiempo.com en el cual se afirma que la mitad de la gente que no lee (55,9%), evita este buen habito porque simplemente no les gusta o no les interesa; otras personas argumentan que no tienen tiempo y otras que prefieren las revistas a los libros, dejando claro que para no leer hay muchas excusas y poco agrado.


¿Debe entonces el escritor hacer más llamativa, más interesantes, sus narraciones para que más gente lo lea? La pregunta es insultante desde el punto de vista de un escritor joven y nuevo, pero desde el punto de vista de grandes maestros creo que la pregunta sería llevada a la hoguera o se dejaría marchitar en una esquina sombría ignorándola, pues no vale la pena contestarla. Con maestros como Lewis Carrol, Borges, Bioy Casares, Bécquer, Dickens, Hemingway, Doyle, ‘Gabo’, Rulfo, Nabokov, Kafka, Ortega y Gasset (que es una sola persona), Tolstoi, Twain, Bolaño y la lista continua... decir que la literatura no es entretenida solo muestra el bajo interés que se tiene por la palabra escrita. Las narraciones, los libros, largos o cortos, con o sin dibujitos son narraciones entretenidas. Incluso para los que no pueden concebir las narraciones sin su correspondiente dibujo se les podrían recomendar novelas gráficas y narraciones como carta a un rey de Tonke Dragt (que por cierto es de los Países Bajos el país invitado a esta feria) o El principito; y en cuanto a novelas gráficas Maus o V for Vendetta hablando de algunas populares e incluso unas menos populares como El fotógrafo o la obra de Joe Sacco que suelen, además de ser muy entretenidas, también muy interesantes porque abordan distintos temas de manera crítica.


Si es así, si hay tanta variedad, ¿por qué a la gente no le gusta leer? Como dije anteriormente hay un mundo de lecturas para que las personas puedan escoger, lecturas que van de la izquierda a la derecha, de la inmensidad de las nubes –pasando por el reino de los cielos– deteniéndose en la tierra y en las cosas más mundanas e inmundas (según gustos) y llegando al averno, para colarnos de alguna forma al infierno. Literatura que va desde la realidad más cruda hasta la inagotable fantasía y aun así la gente se alza diciendo que no tiene tiempo para la lectura o que prefiere las revistas a los libros (evidentemente Soho le gana la partida a Lost Girls). Pues bien, si este es un país de no lectores y de doctores falsos, ¿por qué se vendieron la totalidad de las entradas a la Feria del Libro en Bogotá el día que vino el youtuber Germán?


Teniendo en cuenta ese mar de libros, algunos muy valiosos y otros sin ningún valor en absoluto, no es de extrañar que un youtuber publique un libro (si no nos asombramos por el libro de poemas del Ilustre Roy Barrera llamado Que la paz sea contigo, y que es tan malo para el verso como el autor para la politica) pero sí debemos preguntarnos, ¿por qué la gente prefiere un libro de un youtuber al de un escritor? Este interrogante está evidentemente relacionado con la pregunta que abre este escrito, ¿cuál es el papel o la función de la Feria del Libro?


Antes de contestar debemos tener en cuenta que hay una nueva era en que las redes sociales no sólo son un espacio para conectarnos y para dar nuestras opiniones sino también para volvernos más populares. La cajita estupidizadora llamada televisión, la cual le imponía sus contenidos a la tele-audiencia, ha dado un paso al costado en pro de las nuevas tecnología que ahora nos permiten, como usuarios, elegir que queremos ver, que queremos consumir, y seguimos prefiriendo entretenimiento estilo hamburguesa de Mc Donalds, a esas cosas desabridas y sin sabor que en verdad nos alimentan (seguimos eligiendo los dulces de la tienda a las sopas de mamá) y YouTube es una plataforma que muchos usamos –al igual que Facebook o Twitter– para entretenernos, comunicarnos, informarnos e incluso, como lo hace el youtuber, para ganar dinero y fama.


Ahora bien, la Feria del Libro no es tan solo un espacio cultural en donde podemos encontrar cosas como países invitados, los cuales nos enseñaran algo de su historia, de sus costumbres y su cultura; o espacios de discusión donde se promueven lectura y distintas formas de escritura como algo necesario para el desarrollo personal y social. No, por desgracia la Feria no es solo ese espacio cultural, la Feria también es un espacio de comercio en donde además de la lectura se promociona la industria editorial. Industria que promueve los libros bajo un enunciado mercantilista básico: ¡lo importante es vender!, muchas veces no interesa si hay o no un contenido de fondo en el libro, lo importante es que haya un comprador que desee tenerlo y ¿acaso se debe juzgar a un youtuber por querer escribir un libro y por querer venderlo? O ¿más bien se debería señalar a la industria editorial por vender lo que vende? Tal vez debamos señalar a esas grandes empresas por vender la basura que venden, sin embargo es momento de que el colombiano promedio se vea al ombligo (ese que en muchos casos cuelga por causa del sedentarismo y la ingesta inadecuada) y se percate de que muchas empresas venden ese tipo de productos porque esas personas que no leen están dispuestos a aceptarlos, porque no tienen una opinión crítica ni una educación para saber qué consumir.


Me parece que no es justo invalidar un texto de un youtuber solo porque este lo escribió, sin embargo yo haría dos precisiones: la primera es que la gente que lo compró no sabe de qué se trata el libro, aunque saben al menos que significa el nombre del libro Chupa el perro (y no se asombren pero así se llama y es uno de los libros más vendidos en esta edición de la Feria); y la segunda es que buscando en internet uno puede encontrarse con que el youtuber, por medio de un video, invita a comprar el libro y dice que es una mezcla entre libro y revista, muestra que en el interior del libro hay fotos del autor, lee los agradecimientos y básicamente afirma que solo sus seguidores lo podrán entender. También en un artículo del portal Shock dicen que “la intención [del autor] es dar respuesta a problemáticas sobre las confusiones de la adolescencia”. No sé qué tan capacitado esté el youtuber para dar respuestas a ese tipo de problemáticas, y no sé si la cantidad de personas que fueron a Corferias tenían ese tipo confusiones de adolescentes, supongo desde mi profunda ignorancia que muchas de las personas que conforman ese 55 por ciento acudieron a ver no al autor de un libro sino a su ídolo de YouTube. Y queda claro que fue gracias a la popularidad del youtuber que vendió, y en grandes cantidades, ese libro que en una traducción libre al inglés se llamaría Blowdog.


Como ven mi intención no es señalar al youtuber, sino a los fanáticos y a las editoriales. Es obvio que las editoriales vieron en la popularidad del youtuber una oportunidad de agrandar más sus arcas, y digo agrandar porque es la editorial Alfaragua la que decidió darle vida al libro y esto fue aprovechado tanto por ellos como por el autor, para cumplir con ese fin de vender y de ganar mucho dinero. Y es muy triste entender que hay gente que no lee porque no le gusta o que prefiere leer revistas o que simplemente no tiene tiempo para leer (porque siempre es preferible dormir en el bus que leer allí, y si no me creen pregúntenle al oftalmólogo o al optómetra) y es terrible imaginarse a mucha de esa gente (muchos de esos niños con padres que seguramente leerán menos que sus hijos) haciendo filas interminables para ir a ver a su ídolo de internet y para leer un libro que muy probablemente no entre a la historia como uno de los mejores y sí como uno de los más vendidos de la Filbo 2016.


Hay quienes consideramos a la Feria un lugar en donde deben ir buenos escritores con buenos libros, un lugar donde la cultura prime sobre el comercio, y no recibimos un amable despertar por parte de un muchacho que gracias a su popularidad en las redes movió a sus fanáticos y les vendió lo que les vendió (como algún periodista lo afirmo). Contrario a eso, la gente que se preocupa por leer y que va a la Feria para encontrar libros a precios bajos o algún libro que no ha podido encontrar en las librerías o en las bibliotecas; libros que los entretengan o los hagan reflexionar, pudo darse cuenta de dos cosas: 1-. que los libros que se ofertan en ese lugar también pueden encontrarse en las librerías locales y al mismo precio, es decir que es muy difícil encontrar en la Feria algún tipo de descuento o de promoción por el que valga la pena pagar la entrada y, 2-. la verdad es que, contrario a lo que dijo el periodista, recibimos un amargo despertar en donde nos hemos dado cuenta de que las personas de este país no saben que le meten a sus cuerpos y compran lo que compran porque está de moda.


Realidad de apuño que bofetea a muchos y muchas, precisamente cuando se cumplen 4 siglos de conmemoración de Shakespeare y de Cervantes (quienes murieron, según calendario gregoriano, en 1616). Y en Colombia se prefiere leer a un youtuber que a estos grandes autores. Posiblemente para que a estos dos grandes los tuvieran en cuenta en un buen horario y en un buen lugar de la Feria les hubiese tocado anunciarse por Facebook, Twitter y hacer unos cuantos videos en YouTube, y aun así nada es seguro, porque un canal en YouTube llamado Hola, soy Shakespeare (que seguramente muchos leerían como chaquespeare) y otro canal llamado Hola, soy Cervantes (un mocho que si no hace de doña Cleofe no tendría mucha gracia en este país) nunca serán tan populares como el del youtuber German.

 

Por John Rodríguez
Filósofo UNAL

Publicado en Colombia
Lunes, 25 Abril 2016 15:13

Las sillas azules

Seis de la tarde. El bus –en México le llaman camión, guagua en Cuba…– llega para recibir a la larga fila de personas que espera su llegada. Los asientos se llenan con velocidad, pero frente a mí hay dos vacíos. Muy considerado, tomo el de la ventana para no estorbar a quien quiera sentarse después.

Algo sucedió. No podía explicarlo en ese momento, pero sentí decenas de miradas reprobatorias: ¡me senté en una silla azul! En ese momento no sabía que eso era un pecado casi capital para los colombianos. Al mover mi mochila vi un letrero que decía: “Ceda este asiento a personas discapacitadas, ancianos, mujeres embarazadas y niños”. En ese momento entendí. Volteé a ver a mi alrededor, pero ninguna persona tenía ese perfil, así que seguí sentado. No, yo no estaba cómodo…

Pongamos lo anterior en contexto. En los buses que circulan en Bogotá, los llamados Transmilenio, hay dos tipos de asientos: los rojos y los azules –es curioso, los mismos colores que usaba cada uno de los bandos en su eterna lucha histórica entre liberales y conservadores, tal vez de ahí brote todo–. Si nos sentamos en un rojo, todo es paz y armonía. Se puede disfrutar el viaje, conversar con el compañero de a lado, observar el paisaje, leer y dormir. Es algo así como la zona VIP de los buses. No, mentiras –dirían los colombianos–, es como estar en un palco, nuestra silla roja se convierte en palco.

La historia con las sillas azules es muy diferente. No he realizado un viaje en estos buses sin que vea lo siguiente: Una mujer está frente a dos sillas azules. Gotas de sudor imaginarias comienzan a correr por su frente y mejillas. No sabe si sentarse o no. Desea hacerlo, pero no sabe si debe o no. Una mujer a su lado toma una de ellas muy campante –en realidad no lo está, pero finge mejor–; entonces toda la determinación llega a su mente y se sienta con una seguridad aplastante, la cual pierde justo en el momento en el que toca la silla. Ya sentada trata de parecer tranquila, pero es claro que no lo está. ¿Cómo hacerlo si hay decenas de personas criticando su actuar?

Nuestra silla azul, de pronto, se convierte en silla del acusado. Además, claro, con un juicio a la latinoamericana: el acusado es culpable a menos que… no, es culpable y punto.

En alguna estación entrará alguien que sí cumple con las características para sentarse en la silla. Uno pensaría que subirá al bus, verá la silla, se acercará con calma –recordemos que tiene alguna dificultad para moverse con habilidad– y pedirá sentarse en la silla azul. Creo que el lector ya se habrá dado cuenta que esto no sucede así. El susodicho, o su acompañante, entrará con cierta violencia y exigirá, ya desde la puerta: “¡Una silla azul!”. Cambiemos el tiempo de futuro a presente para darle mayor énfasis a la narración: La mujer se para apenada, todos los pasajeros voltean a verla con desaprobación. El susodicho se sienta, mira con soslayo a la mujer y por supuesto no da las gracias. Nuestro asiento se convierte en la silla del juez y las rojas en las del jurado.

Hay que notar que nuestro personaje es una mujer, porque al parecer, a los hombres les tienen todavía más vedado el acceso a ese infierno. Aunque he visto a algunos sentarse, se les nota todavía más incómodos.

Este juego de las sillas puede representar lo que está viviendo el pueblo colombiano: quiere hacer las cosas de forma correcta, pero no tiene certeza de qué es correcto o no. ¿Sentarse en una silla azul es malo? El colombiano sabe valerse de las situaciones, lo ha hecho siempre porque no ha tenido otra forma de sobrevivir, pero ahora quiere sólo aprovecharse de forma que no afecte a los demás. Hay una lucha interna que brota cada vez que sube al bus.

En México nos sucede algo parecido con los nuevos asientos de la línea dorada del metro. Allá, hasta el último vagón, hay seis sillas plegables sólo para personas que las necesitan en verdad. La diferencia es que al principio el tren no avanzaba si alguien, que no cumpliera con esto, se sentaba ahí. La educación fue tenaz –de nuevo, dirían los colombianos–, y bastante efectiva, aunque todavía podemos ver a algunos que rompen la clara regla.

Es ahí donde radica el verdadero problema: la clara regla. ¿Qué significa, “ceda el asiento”? Eso: ceda. Es decir, siéntese con calma y cuando alguien lo requiera, párese y permita que alguien más lo haga. Pero esto no sucede así, cuando alguien lo necesita lo reclama con tal violencia que el acusado no puede más que sentirse atormentado.

En mi caso, el primer día que tuve la audacia de sentarme en una silla inquisitoria azul y sentí la carga social de mi acto, tapé con mi mochila el letrero de: ceda el asiento… ¡qué ingenuo era yo entonces!

Publicado en Edición Nº223
Sábado, 23 Abril 2016 08:05

Telepredicación

Una quinta parte de los parlamentarios brasileños están adscritos a la bancada evangélica (BE). Fue fundamental en el voto a favor del impeachment.

 

El actual parlamento brasileño demuestra ser uno de los más conservadores de la historia de ese país. Eduardo Cunha, quien actualmente lo preside y es el referente de la BE, propone dirigir y legislar los diversos ámbitos de la vida social y política desde una convicción moralista y conservadora. El año pasado se conformó la alianza “biblia, buey y bala”, compuesta por la bancada evangélica, la bancada de los terratenientes y del agronegocio y la bancada de militares y simpatizantes. Esta alianza, no formal pero sí estratégica, buscó promover el impeachment.

 

La bancada evangélica responde a una alianza interpartidaria de políticos conservadores. Actualmente tiene 83 diputados, provenientes de una veintena de partidos que habían acordado días atrás votar en bloque el impeachment. La BE tiene casi el 20 por ciento de los votos parlamentarios y viene jugando un papel creciente en la política brasileña. Ejemplo de esta presencia es que Marina Silva, candidata por la Red de Sustentabilidad y líder evangélica, es una de las favoritas a la presidencia en este contexto de crisis, según sondeos de Datafolha.

 

Para comprender este fenómeno político-religioso han de considerarse algunos factores. Por una parte, la dimensión de la pertenencia religiosa en Brasil juega un papel identitario fundamental; la población es muy practicante de su fe y los referentes religiosos juegan un rol importante en las decisiones cotidianas de las personas. Por otra parte, el crecimiento de los grupos conservadores se ha desarrollado utilizando técnicas de mercadeo, manipulación psicológica y trabajo social en sectores vulnerables. Viene apadrinado por una política estadounidense que incluye el combate ideológico y religioso al comunismo y a la teología de la liberación, instrumentalizado desde los años sesenta apoyando a grupos que sostienen discursos anticomunistas o contrarrevolucionarios.

 

Esto puede explicar por qué las comunidades eclesiales de base de sectores católicos y protestantes progresistas en Brasil y el resto de Latinoamérica hoy tengan un peso específico tan bajo en la política partidaria.

 

La comprensión teológica que da sustento a estas prácticas políticas se resume en dos corrientes contemporáneas: teología de la prosperidad y teología del dominio. Ambas provienen de Estados Unidos pero se han ido adaptando a diversos contextos en toda la región. Las convicciones político-religiosas de estos grupos se fundamentan en una lectura bíblica fundamentalista, conservadora, moralista, nacionalista y totalitaria/totalitarista/totalizante que comprende el texto bíblico de manera completamente descontextualizada, se ubica en un esquema de premios y castigos y considera la dignidad humana sólo si trabaja sobre la culpa en la conducta y la pertenencia a determinado grupo predilecto por elección divina. La teología de la prosperidad tiene como presupuesto el libre mercado donde todos compiten como iguales, y dependiendo de los esfuerzos propios reflejados en la deidad se podrá ganar más o perder más. La prosperidad es directamente proporcional a los esfuerzos propios, pero si algo falla ha de ser asumido como voluntad misteriosa del ser superior patriarcalizante. La teología del dominio se sustenta en la lógica de la “mayoría moral”, es decir, una mayoría unida por valores conservadores –que no necesariamente provienen de una misma creencia religiosa– a los que la mayoría de la población adhiere. También adscribe a la “guerra cultural” –o lo que, en términos religiosos, grupos neopentecostales llaman “guerra espiritual”–, que se traduce en una lucha en la que “los cristianos” en el Parlamento y en la sociedad deben “combatir las agendas propuestas por Satanás”.

 

La contrapropuesta a la agenda de Satanás consta entonces de acciones como bajar la edad de imputabilidad penal, dificultar el acceso a la justicia de mujeres víctimas de abuso sexual, salvar a “la familia” y promocionar el agronegocio que se deglute a la selva amazónica.

 

Por tanto se organizan y apoyan a grupos pro-vida y pro-familia, que cristalizan en “valores universales” la sumisión a un orden establecido por un ser superior, que es el único que tiene el poder para combatir a Satanás y volver a ganar el dominio sobre este mundo que está entregado a la miseria diabólica. Esa miseria se representa en las diversas minorías que se manifiestan en defensa de los derechos humanos. Es la banalización de la democracia y de la política como preocupación por el bien común. Y también es la banalización de quien ha sido llamado Dios según esta cultura.

 

Un impeachment no surge de la noche a la mañana, se viene gestando desde hace tiempo en alianzas explícitas e implícitas entre estos grupos religiosos, políticos y económicos que cuentan con un gran poderío en los medios de comunicación y entre el empresariado.

 

 

Publicado en Internacional
Miércoles, 20 Abril 2016 06:47

Fidel Castro: El pueblo cubano vencerá

Constituye un esfuerzo sobrehumano dirigir cualquier pueblo en tiempos de crisis. Sin ellos, los cambios serían imposibles. En una reunión como esta, en la que se congregan más de mil representantes escogidos por el propio pueblo revolucionario, que en ellos delegó su autoridad, significa para todos el honor más grande que han recibido en la vida, a este se suma el privilegio de ser revolucionario que es fruto de nuestra propia conciencia.


¿Por qué me hice socialista, más claramente, por qué me convertí en comunista? Esa palabra que expresa el concepto más distorsionado y calumniado de la historia por parte de aquellos que tuvieron el privilegio de explotar a los pobres, despojados desde que fueron privados de todos los bienes materiales que proveen el trabajo, el talento y la energía humana. Desde cuándo el hombre vive en ese dilema, a lo largo del tiempo sin límite. Sé que ustedes no necesitan esta explicación pero sí tal vez algunos oyentes.


Simplemente hablo para que se comprenda mejor que no soy ignorante, extremista, ni ciego, ni adquirí mi ideología por mi propia cuenta estudiando economía.


No tuve preceptor cuando era un estudiante de leyes y ciencias políticas, en las que aquella tiene un gran peso. Desde luego que entonces tenía alrededor de 20 años y era aficionado al deporte y a escalar montañas. Sin preceptor que me ayudara en el estudio del marxismo-leninismo; no era más que un teórico y, desde luego, tenía una confianza total en la Unión Soviética. La obra de Lenin ultrajada tras 70 años de Revolución. ¡Que lección histórica! Se puede afirmar que no deberán transcurrir otros 70 años para que ocurra otro acontecimiento como la Revolución Rusa, para que la humanidad tenga otro ejemplo de una grandiosa Revolución Social que significó un enorme paso en la lucha contra el colonialismo y su inseparable compañero, el imperialismo.


Quizás, sin embargo, el peligro mayor que hoy se cierne sobre la tierra deriva del poder destructivo del armamento moderno que podría socavar la paz del planeta y hacer imposible la vidahumana sobre la superficie terrestre.


Desaparecería la especie como desaparecieron los dinosaurios, tal vez habría tiempo para nuevas formas de vida inteligente o tal vez el calor del sol crezca hasta fundir todos los planetas del sistema solar y sus satélites, como gran número de científicos reconocen. De ser ciertas las teorías de varios de ellos, las cuales los legos no ignoramos, el hombre práctico debe conocer más y adaptarse a la realidad. Si la especie sobrevive un espacio de tiempo mucho mayor las futuras generaciones conocerán mucho más que nosotros, aunque primero tendrán que resolver un gran problema. ¿Cómo alimentar los miles de millones de seres humanos cuyas realidades chocarían irremisiblemente con los límites de agua potable y recursos naturales que necesitan?


Algunos o tal vez muchos de ustedes se pregunten dónde está la política en este discurso. Créanme que me apena decirlo, pero la política está aquí en estas moderadas palabras. Ojalá muchos seres humanos nos preocupemos por estas realidades y no sigamos como en los tiempos de Adán y Eva comiendo manzanas prohibidas. ¿Quién va a alimentar a los pueblos sedientos de África sin tecnologías a su alcance, ni lluvias, ni embalses, ni más depósitos subterráneos que los cubiertos por arenas? Veremos que dicen los gobiernos que casien su totalidad suscribieron los compromisos climáticos.
Hay que martillar constantemente sobre estos temas y no quiero extenderme más allá de lo imprescindible.


Pronto deberé cumplir 90 años, nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo, fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá.


Tal vez sea de las últimas veces que hable en esta sala. He votado por todos los candidatos sometidos a consulta por el Congreso y agradezco la invitación y el honor de escucharme. Los felicito a todos, y en primer lugar, al compañero Raúl Castro por su magnífico esfuerzo.


Emprenderemos la marcha y perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en marcha indetenible.

Fidel Castro Ruz
Abril 19 de 2016, al cierre del Séptimo Congreso del Partido

Publicado en Internacional

Los seres humanos, que poseen lenguaje en el sentido propio y fuerte de la palabra, han tendido a creer que la única forma de comunicación en la naturaleza es por vía de signos y símbolos. Este es un error de reduccionismo cuando se estudia a la naturaleza.

 

Sin la menor duda, los sistemas vivos logran ser lo que son gracias a que procesan constantemente información de forma creativa y no–algorítmica. Esto quiere decir, los sistemas vivos escanean el entorno 24/7, pero al mismo tiempo responden al entorno creando nueva información, que antes no existía. Literalmente, la supervivencia de un ser vivo consiste en su adecuada capacidad de procesar la información del entorno. Esto es, al mismo tiempo leer el entorno y escribir sobre él, por así decirlo.


El estudio de la forma como los sistemas vivos procesan información constituye el punto de encuentro de tradiciones disciplinares tan distintas como las ciencias de la computación y la biología, la filosofía y la teoría de la evolución, la lógica y las matemáticas no–clásicas, por ejemplo.


Ahora bien, existe un problema estrechamente relacionado y acaso de una complejidad mayor. Se trata, dicho genéricamente, de las relaciones entre información y comunicación, y más particularmente, el tema se refiere a comprender la forma como la comunicación, y por tanto el lenguaje, tienen lugar entre los seres vivos.


Por razones de espacio, me concentraré aquí en el caso de los animales, dejando de lado otros sistemas vivos, como las plantas o las bacterias, por ejemplo.


El punto de partida consiste en el reconocimiento explícito de que, en el caso de los seres humanos, buena parte de la comunicación es corporal, y que la mayor parte de ésta es automática. Como señala un investigador (F. de Waals), “si el lenguaje nos separa del reino animal, la comunicación no verbal nos conecta con él”.


Comprender la comunicación entre los animales constituye el punto de encuentro de la neurobiología, la etología y la filosofía, particularmente.
La comunicación entre los animales es la combinación entre simplicidad y complejidad, o lo que es equivalente, entre la escala innata y la aprendida. Sin ambages, se trata del cruce dinámico y móvil entre genética y especiación, y cultura, literalmente.


La primera condición para el estudio de la comunicación entre los animales es el hecho, aparentemente trivial, de que existen numerosas especies y que, por tanto, cada especie tiene o puede tener un medioambiente diferente. De esta suerte, el conjunto difuso resultante es el cruce entre adaptación y aprendizaje, de un lado, y biología y estereotipos de otra parte.


Desde el punto de vista evolutivo, sin embargo, la diversidad y riqueza de formas de comunicación tiene dos ejes referenciales básicos: la reproducción y la defensa del territorio. Esto quiere decir, por ejemplo, encontrar la hembra o el macho adecuado, o también las amenazas que puede encontrarse con depredadores y otras especies peligrosas en el entorno. Y claro, sin olvidar el papel del juego, prácticamente ubicuo a todo lo largo de la naturaleza animal.


Desde la escala más básica hasta la más compleja, los procesos de comunicación entre animales comprenden:


• La quimiotaxis, esto es, la comunicación a partir de estructuras químicas, y entonces cabe distinguir una quimiotaxis positiva y una negativa. Esto es, aquella que atrae o aleja a un individuo o especie. Un marco adecuado aquí es la química en general y la topología química en particular. No en última instancia, la topología química cuántica.
• La gesticulación, las posiciones corporales y los apéndices constituyen un lenguaje universal entre muchas especies, y un elemento transversal en los procesos de comunicación entre las especies, y al interior de una misma especie.
• Las señales olorosas procesadas de diferentes maneras y en diferentes lugares del organismo son una de las formas más extendidas de comunicación y sobre lo cual existe una amplia bibliografía. Los olores, agradables o repulsivos, conforman una de las formas fundamentales de comunicación. La química en general hace aquí aportes singulares.
• En el caso de las aves y muchos mamíferos inferiores y superiores, los sonidos constituyen una comunicación sin igual. En este espectro cabe distinguir, entre otros, cantos, chirridos, graznidos o chillidos, y según los tonos, los tiempos y las sonoridades. Muchas especies se comunican con infrasonidos. La física aporta contribuciones evidentes al respecto.
• En numerosas especies, por ejemplo, entre los cefalópodos, las señales eléctricas constituyen medios idóneos de procesamiento de información y de comunicación. Estas señales eléctricas no implican en manera alguna una centralidad del cerebro, sino, por el contrario, de los órganos del cuerpo.

• Los destellos de luz son cruciales entre muchos peces y también en el caso de algunas especies de aves. De esta forma, las sensibilidades a espectros de luz y, por consiguiente, a las velocidades en los que suceden estos espectros son determinantes para el buen funcionamiento de la vida.

• La pigmentación de la piel constituye un modo conspicuo de comunicación que no es perceptible para la mayoría de las especies y que, sin embargo, funciona perfectamente en muchos casos.


De forma particular, cada una de estas caracterizaciones admite otras singularidades que no son aquí del caso presentar, pero que tan sólo matizan la idea de base.


Estos sistemas de comunicación permiten, según el caso, entender procesos de competencia y, sobre todo, en la mayoría de los casos, fenómenos de cooperación e integración.


Los seres humanos, que poseen lenguaje en el sentido propio y fuerte de la palabra, han tendido a creer que la única forma de comunicación en la naturaleza es por vía de signos y símbolos. Este es un error de reduccionismo cuando se estudia a la naturaleza.


En contraste con el panorama anterior, cabe subrayar que, en el caso de los seres humanos, los sentidos son esencialmente pasivos. Los humanos percibimos el mundo en su mayor parte de forma pasiva. Lo mismo no puede afirmarse necesariamente en el caso de los animales.

Publicado en Ciencia y tecnología

El plan de construir una refinería, de 1.300 millones, se anula por problemas financieros, legales y medioambientales

 

 

COSTA RICA

 

El proyecto más voluminoso de una empresa estatal de China en Centroamérica se ha caído. El plan de construir una refinería conjunta con la empresa pública de Costa Rica, su único aliado diplomático en el istmo, ha quedado en el archivo después de numerosos esfuerzos y desacuerdos de ambos gobiernos en los últimos ocho años, debido a problemas financieros, políticos, legales y medioambientales. El proyecto tenía un presupuesto aproximado de 1.300 millones de dólares, 900 de ellos aportados por crédito gubernamental chino.

 

Autoridades de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), institución estatal dueña del monopolio de importación y distribución de carburantes, anunciaron la semana pasada el finiquito del proyecto que habría permitido a la poderosa Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) asentarse en mitad del continente, en la ciudad caribeña costarricense de Limón. Se trataba de una planta refinadora en manos de una empresa conjunta llamada Soresco, con capacidad de tratar 60.000 barriles diarios.

 

Problemas financieros, políticos y legales, además de objeciones de carácter ambiental, surgieron desde que se firmaron el proyecto en 2008 los gobernantes Óscar Arias y Hu Jintao. La decisión de desechar el plan conjunto la desveló la presidenta ejecutiva de Recope, Sara González, consciente de que en los estudios de factibilidad han gastado ya 34 millones de dólares. "Hicimos todo lo posible por renegociar el contrato, cuyos términos no eran convenientes", alegó después ante la prensa el presidente Luis Guillermo Solís, quien insiste en ver la relación bilateral más allá del proyecto fallido.

 

No ha habido hasta ahora una respuesta oficial de China a este revés en sus planes para Centroamérica, una región de tradicional influencia de Estados Unidos y donde la mayoría de los países mantienen relaciones con Taiwán; la diferencia es Costa Rica, que viró en 2007. Hay, sí, una creciente presencia de intereses económicos chinos en el istmo con el presunto apoyo del Gobierno de Pekín, pero sin las cartas oficiales que se han barajado en suelo tico. La mayor prueba gráfica de esta alianza es el nuevo estadio nacional de fútbol y la construcción de una escuela de policías, pero otros planes no producen tantas celebraciones. El proyecto de ampliación de la carretera entre San José y la región caribeña, a cargo de la empresa china CHEC mediante un endeudamiento de 400 millones de dólares con Pekín, también acumula objeciones y sigue en espera del ok de la Contraloría de la República.

 

Otras inversiones

 

La refinería era la posibilidad de instalar en mitad de América una zona de paso de petróleo refinado (del crudo importado de Venezuela) hacia el Pacífico, mediante un oleoducto paralelo a la carretera, o de vender a los vecinos. "La ubicación geográfica es altísimo valor estratégico para la expansión de China", advierte el profesor de política internacional de la Universidad de Costa Rica (UCR) Constantino Urcuyo, estudioso de los pasos de China en la región. Parte del fracaso de este proyecto lo atribuye a la falta de comprensión de China sobre sistemas políticos con una oposición activa y mecanismos de control institucionales. "Creen que basta con entenderse con las cúpulas", señala.

 

En el resto de Centroamérica, que como mercado tiene poco valor por su pequeñez (menos de 50 millones de habitantes), la presencia china se manifiesta en proyectos eléctricos y de transportes en Guatemala y Honduras. En Panamá, sin embajada propia, el capital chino tiene una participación protagonista sobre el canal interocéanico mediante Hutchinson-Whampoa, que opera los puertos en ambos extremos del canal de Panamá desde el año 2000 mediante su subsidiaria Panamá Ports Company.

 

Las dudas del megaproyecto chino en Nicaragua

 

Pocas certezas hay en Nicaragua sobre el megaproyecto de canal interoceánico encargado por el gobierno de Daniel Ortega a la empresa china HKND Group, de Wang Jing.

 

Portavoces de Pekín han dicho que el Gobierno está al margen de este proyecto de más de 50.000 millones de dólares y 278 kilómetros de longitud, cuestionado por motivos de legalidad, ambientales y sociales, por el probable traslado de poblados completos.

 

El inicio de las obras estaba previsto para los primeros meses de 2015, pero fueron retrasadas sin explicación alguna para finales de este 2016. Mientras, continúan las protestas e impugnaciones de opositores.

 

 

Publicado en Internacional
Lunes, 18 Abril 2016 07:03

El golpe de los esclavócratas

Al llamado de un señor con gemelos y sonrisa sardónica, los diputados iban pasando uno a uno para gritar su voto delante del micrófono.

 

Diez diputados del Estado de Pará votaron Sí a la admisibilidad del juicio político. Siete votaron No. Uno se abstuvo.
A las seis y media de la tarde, en Pará había ganado el golpe.

 

Ubicado al norte, recostado contra Surinam y el Atlántico, Pará cobija la mayor reserva de mineral de hierro del mundo y es una zona rural. En una superficie de 1.253.164 kilómetros cuadrados (cuatro provincias de Buenos Aires o una Colombia) viven casi ocho millones de habitantes.

 

El 17 de abril no es un día cualquiera para el Estado. Ayer se cumplían 20 años exactos de la masacre de Eldorado do Carajás, en Pará, cuando 19 trabajadores rurales fueron asesinados por la policía. El periodista Eric Nepomuceno, uno de los corresponsales de Página/12, reconstruyó la historia en su maravilloso libro O Massacre. Califica los asesinatos como “una de las más frías y emblemáticas matanzas de la historia contemporánea de Brasil”. Todos pertenecían al Movimiento de los Sin Tierra, la mayor organización social fuera de los sindicatos.

 

Hace 20 años Pará tenía registrados 18 mil campesinos en estado de servidumbre. Como el salario no les alcanzaba, quedaban atados al patrón, el fazendeiro, por los vales de almacén. Cuenta Eric que en 2004, ya durante el gobierno de Lula, la familia de hacendados Mutran fue multada en 435 mil dólares por trabajo esclavo. Según la Pastoral de Tierra del Episcopado, solo entre 1971 y 2004 fueron asesinados 772 campesinos por reclamar tierras. “Es más peligroso matar un buey que un hombre”, escribió Eric. “Los matadores de ganado normalmente son apresados y condenados; los matadores de hombres quedan impunes.”

 

A las cinco de la tarde del miércoles 17 de abril de 1996 155 efectivos de la Policía Militar y quizás también pistoleros parapoliciales dispararon contra 2500 manifestantes del MST.

 

El gobernador era Almir Gabriel, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, el mismo que encabezaba el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso. Lo recordó ayer Valmir Assunçao, diputado del PT por Bahía. Gabriel fue quien dio a la PM la orden de dispersar la marcha. Murió en 2013 sin haber sido investigado ni procesado. La Justicia solo condenó a un coronel y a un mayor. No la pasaron muy mal. Fueron detenidos en noviembre de 2004 y liberados al año siguiente.

 

El 17 de abril quedó consagrado como Día Mundial de la Lucha por la Tierra.

 

Ninguno de los diez diputados que ayer votó Sí recordó la matanza. Uno gritó que votaba Sí “contra los ladrones del PT”. Otro vociferó que votaría Sí porque “tengo una familia y un hijo de cuatro años y no quiero que le enseñen sexo en la escuela”.

 

Sin embargo, esos legisladores de Pará y los otros que votaron Sí comenzaron a cortar un proceso social de integración que necesitaba décadas para afirmarse y ahora puede quedar inconcluso.

 

Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados y dueño de la sonrisita a lo Giulio Andreotti, es la cara visible de la conspiración para tumbar a Dilma y destruir al Partido de los Trabajadores. La Corte Suprema lo procesó el mes pasado por corrupción en el sistema multimillonario de coimas de Petrobras. Ultraconservador, es autor de proyectos para instituir un Día del Orgullo Heterosexual y penar con 10 años a los médicos que ayuden a abortar.

 

Cunha pasó por partidos menores y terminó recalando en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, una constelación de jefes estaduales ligados a los poderes locales sin cuyos representantes en el Congreso nadie puede gobernar Brasil. El PMDB fue aliado de Cardoso, aliado pasivo de Lula y después aliado activo del PT, a tal punto que Lula promovió al pemedebista Michel Temer como vicepresidente de Dilma en 2010 y de nuevo en 2014. El PMDB cogobernó mientras pudo obtener ventajas y dejó de hacerlo cuando la crisis económica empezó a notarse en el PBI, que este año puede achicarse un 4 por ciento. El entramado de alianzas se basó en la confluencia de intereses y en la lubricación por coimas. Cuando la crisis y la impericia de Dilma en la gestión presidencial pusieron incómodo al principal aliado, salió a la superficie la lubricación compartida por legisladores del PMDB, del PSDB y por algunos legisladores o funcionarios del PT.

 

A la suma de corrupción más recesión más conspiración es difícil ganarle. Una presidenta paralizada políticamente quiso huir hacia adelante con un ajuste y un ajustador ortodoxo. El PMDB se corrió para que el descrédito cayera sobre el PT, Dilma y Lula. Si el Senado desplaza a Dilma por 180 días quedará Temer en el Planalto, que por cierto no promete continuar con las políticas neodesarrollistas de Lula sino superar la ortodoxia de Joaquim Levy, el primer ministro de Hacienda en el segundo mandato de Dilma.

 

Ni el PMDB en versión Cunha-Temer ni el PSDB de Aécio Neves están lejos de Almir Gabriel, aquel gobernador de Pará que ordenó matar. Pero el PT, que siempre encarnó a las fuerzas opuestas a los fazendeiros, quedó enredado y a la defensiva. Parecía imposible imaginar entonces este capítulo para un partido que solo siete años después de la matanza, en 2003, comenzó con Lula la reparación social más imponente de la historia de Brasil.

 

Los diputados que ayer gritaban como salvajes no son una rareza. Simplemente, su monstruosidad fue televisada. Así funciona Brasil. En circunstancias críticas afloran los valores racistas, clasistas y esclavócratas. Los trabajadores de hoy serían como los esclavos del siglo XIX o como los reducidos a servidumbre en Pará y no deberían molestar asomándose a la casa grande de los amos. Esos valores se trasladan a toda la elite y cubren con una ideología tradicionalista y grotesca los intereses de los bancos transnacionales, el gran empresariado nacional que enarbola la bandera “Renuncia ya” en la sede de la Federación de Industriales de San Pablo, los tránsfugas del sistema político y los medios gigantescos, que en el caso de la televisión abierta conforman un monopolio como Globo. Fue notorio ayer el tono prepolítico de muchos diputados que votaron por el Sí. Algunos invocaron a sus electores. Pero los más mencionaron a sus padres, a sus hijos, a su familia e incluso a sus amigos como fuente legitimadora del voto. O dijeron que votaban Sí “contra el comunismo”, como Jair Bolsonaro de Río, que honró al torturador de Dilma durante la dictadura Brilhante Ustra.

 

Los motivos del No fueron claros. Como dijo Marcelo Castro, un miembro dilmista del PMDB, Dilma es honesta, Dilma no robó, Dilma no tiene empresas ni cuentas en el exterior, o sea que no hay delito. Y sin delito el juicio es un golpe.

 

Si después de la admisibilidad votada ayer en Diputados el Senado desplaza a Dilma y, peor, si luego la echa, habrá que releer el análisis de Ciro Gomes. Ex ministro de Lula y opositor a Dilma, pero sobre todo contrario al impeachment, dijo en la revista Carta Capital que si el golpe se consuma “no veo posibilidades de gobierno estable en los próximos 20 años”.

 

Describió que en el odio y la rabia confluyen tres grandes grupos: los electores frustrados de Neves, los afectados por la decadencia económica y los impactados por “novelización del escándalo a cargo de los grandes medios”. Cunha sería la síntesis de esa triple negación. Y Temer, la encarnación “de la ilegitimidad del gobernante y del entreguismo a los intereses internacionales, flagrantemente metidos en este asunto sobre todo cuando hablamos de petróleo”.

 

El voto de ayer es una horrible noticia para la Argentina. Mauricio Macri fue endiosado por los megaindustriales de la Fiesp. Pero la persistencia de la caída económica y la crisis política en el principal socio de la Argentina achicará aún más las chances de recuperación económica. Golpeará directamente en la industria automotriz y menguará las exportaciones industriales.

 

La admisibilidad del impeachment es una derrota propia para los millones de argentinos y de sudamericanos que simpatizan con la protección de derechos laborales, con una mayor intervención del Estado, con políticas reformistas, con la integración y con la carta de los Brics como alternativa en materia de financiamiento sin condicionalidades conservadoras.

 

El Congreso brasileño está retrasando la historia en Brasil y en toda Sudamérica.

 

Como dijo Patrus Ananias, del PT, voto número 100 contra el juicio político, “es un golpe contra los pobres”.


El golpe de los esclavócratas.

 


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Publicado en Internacional

Con 367 votos a favor y 137 en contra, avanza el juicio político contra la mandataria de Brasil


Las cámaras de televisión mostraron las justificaciones de los diputados que defenestraron a Dilma Rousseff y que apenas mencionaron de qué se la acusa. Votaron en nombre de Dios, la patria, la familia.

 


Río de Janeiro


Han sido 367 votos favorables y 137 contrarios a la destitución de Dilma Rousseff, que llegó al poder al amparo de 54 millones de votos. Otras nueve ausencias y abstenciones podrían ayudar a la mandataria a permanecer en su puesto, pero ni modo. Ayer, la Cámara de Diputados presidida por Eduardo Cunha, quien es reo en el Supremo Tribunal Federal por crímenes diversos, que van de la lisa y llana corrupción a mantener cuentas ocultas en Suiza, decidió poner un final al gobierno de quien ni siquiera está investigada.

 

En las justificaciones de votos de los que defenestraron a la mandataria apenas mencionan los crímenes de que es acusada. Han sido votos a nombre de Dios, de la Patria, de la familia, es decir, puras diversificaciones frente a un momento tan decisivo para el futuro del país.

 

El camino abierto ahora prevé pocas alternativas para Dilma Rousseff. Dentro de pocas semanas –la fecha inicialmente prevista es el miércoles, 11 de mayo– el Senado decidirá si acepta o no lo que indica la Cámara de Diputados, es decir, si abre o no el juicio a la mandataria. En caso positivo, Dilma Rousseff será apartada de la presidencia por un plazo que podrá llegar a 180 días, tiempo que tendrá para presentar su defensa.

 

Nadie cree que el Senado cambie la decisión de la Cámara de Diputados. O sea, el juicio a Dilma será instaurado. Y nadie cree que, en el Senado, ella logre cambiar el veredicto de los diputados.

 

En pocas palabras: Dilma Rousseff está liquidada. Los números de ayer han sido suficientemente elocuentes para fulminar de una vez su defensa. A ella le quedan alternativas como recurrir al Supremo Tribunal Federal, pero las posibilidades son muy cercanas a cero. El resultado de ayer superó las peores expectativas de sus defensores, inclusive en la opinión pública. Ha sido una derrota que superó a la anunciada.

 

La presidenta seguirá en su puesto hasta que el Senado defina si acepta o no la decisión de la Cámara. Eso significa algo entre dos o a lo sumo tres semanas. Será una presidenta fantasma. Nada de lo que haga en ese corto período de tiempo será considerado sólido o válido. Si el Senado acepta, y seguramente lo hará, la apertura del proceso de destitución, Michel Temer, el vicepresidente, asumirá el poder.

 

A la una de la madrugada de hoy, asesores muy cercanos a Dilma reafirmaron que la presidenta pretende dar batalla hasta el último instante (ver recuadro), o sea, no renunciará al puesto. Con eso, el país seguirá a la deriva, esperando por un vicepresidente sin legitimidad pero con el respaldo de una oposición dispersa, cuyo proyecto de gobierno es difuso.

 

Si se recuerda que Brasil vive una de las peores, si no la peor, recesión económica de sus últimos cien años, que viene de un período de año y medio en que el gobierno de Rousseff siquiera logró gobernar, lo que les espera a Michel Temer y sus aliados es un escenario nebuloso, de dudas y crisis. Y más: tendrá que enfrentarse con la anunciada oposición durísima de los movimientos sociales, de las principales agrupaciones sindicales y con todos los que no se resignan al golpe institucional que victimó a una presidenta inepta pero que no cometió ningún crimen que justificase su destitución.

 

En términos prácticos, hoy mismo empieza el gobierno –todavía no anunciado– de Michel Temer, el vicepresidente que se bandeó a la oposición. El país vivirá un fenómeno insólito: una presidenta en plenas y constitucionales funciones, hasta que el Senado de su veredicto, pero sin credibilidad alguna. Una presidenta fantoche. 

 

Y un vicepresidente sin legitimidad alguna, a la espera de poder poner las manos sobre el bastón presidencial y empezar a gobernar.

 

Los llamados “agentes económicos” –empresarios, inversionistas, especuladores del mercado financiero– viven una expectativa que está en plena ebullición. Al mismo tiempo, las fuerzas que por tradición apoyan al PT –movimientos sociales, centrales sindicales– se preparan para responder a lo que clasifican como un “golpe blanco”.

 

Mucho más que defenestrar a una presidenta impopular, que condujo un gobierno inepto, lo que se abrió ayer en Brasil, con la decisión de la Cámara de Diputados, ha sido un período de profundas y graves incertidumbres.

 

Brasil entra en una zona de tinieblas, y las tensiones no harán más que reforzarse en los días que vendrán.

 

Michel Termer armó, en las últimas semanas, un gobierno que todavía no ha sido presentado al país. Lo hará pronto. Pero será siempre un gobierno nacido de un golpe institucional, que contará con el respaldo del gran capital pero sin ningún reconocimiento del electorado.

 

 

Publicado en Internacional
Página 1 de 113