Mostrando articulos por etiqueta: filosofía
Viernes, 17 de Enero de 2014 06:20

Amor, comunismo y capitalismo emocional

En lo que se refiere a la relación entre el amor y la política –véase El amor, la modernidad y la política, en La Jornada, 3/1/14–, Alain Badiou es más que claro: Lo político es opuesto al amor; el amor empieza donde lo político acaba ( Metapolitics, 2005, p. 151).


Sin embargo, invocando su hipótesis comunista (hay otra organización social posible más allá de la propiedad privada y la desigualdad), subraya que podrían encontrarse en el comunismo, que abre nuevas posibilidades para el amor ( In praise of love, 2012, p. 73).


La hipótesis comunista –y el regreso a la vieja idea comunista (el surgimiento 1792-1871, el intento de su realización 1914-1976, y dos interludios cuando ganaba la reacción: 1871-1917 y 1976 hasta el presente)– se vislumbra en este contexto como una salvación tanto para la izquierda (The communist hypothesis, en New Left Review, enero/febrero 2008, y el libro bajo el mismo título, 2010), como para el amor, cada vez más mercantilizado.


Ya que –subraya Badiou– sólo más allá del capital y de los intereses materiales será posible reinventar el amor, vaciado del contenido y etiquetado de precio.


Y –hay que añadir– cuyos mecanismos (los sentimientos, las emociones, la seducción, el deseo) han sido convertidos por el sistema en dientes de la máquina de consumo.


Un buen ejemplo –y una muestra de que no es un proceso reciente– es la exposición Explorando el capitalismo emocional, de Mieke Bal y Michelle Williams (Museo del Arte de Lodz, 6/12/13-9/2/14, madamebproject.com), videoinstalaciones basadas en Madame Bovary (1856) de Gustave Flaubert, sobre la relación entre el capitalismo, las emociones y los aspectos comerciales del amor romántico.
El capitalismo emocional sería otro nombre para el consumismo.


En una contemporización de Flaubert para la cultura global, observamos a Emma que en una locura de compras compulsivas se endeuda para ir consumiendo, fracasa en sus intentos de amar, vive entre pasión, desilusión y aburrimiento, y cuando su casa es objeto de ejecución hipotecaria, decide suicidarse.


La historia de la esposa de un médico rural que mediante sus romances y el deseo de poseer las cosas quería escapar de las banalidades de la provincia, resultando ser una persona igualmente banal, fue considerada como una fuerte crítica de la vanidad de la vida burguesa (James Wood, Flaubert: a biography, by Frederick Brown, en: Counterpunch, 16/4/06).


Su primera traductora al inglés, Eleanor Marx –hija menor de Karl–, se interesó en el libro por sus convicciones políticas, viéndolo como una crítica de la condición de las mujeres en el régimen de la hipocresía burguesa y los ideales mercantiles ( Financial Times, 5/5/12).


Sin embargo la crítica y la burguesofobia de Flaubert –que no mostraba interés en política o economía, observaba sin simpatía el activismo de los comunistas como Marx o la suerte de Comuna de Paris– eran más bien estéticos (llevaba la misma vida que diseccionaba: " Madame Bovary c'est moi!") y fueron objetados por los marxistas.


Sartre le reprochó dejarse seducir por los valores burgueses; Barthes, tratar de revalidar la forma de la novela en términos capitalistas (Laurence M. Porter, Eugene F. Gray, Gustave Flaubert's Madame Bovary: a reference guide, 2002, pp. 131-132).


La superficialidad de la crítica de Flaubert –nada radical, como insisten Bal y Williams– emana de la exposición y de las tesis del extenso (y vago) programa. La historia de Emma ya no es ninguna acusación, sino parte integral del sistema (las mujeres de hoy saben lo que es endeudarse para tener cosas).


La más reciente traducción de Madame Bovary, de Lydia Davis ( The Guardian, 28/11/10), apareció en entregas en Playboy, publicitada como la "más escandalosa novela ever".


Julian Barnes, uno de los principales flaubertianos, recuerda que los editores en Estados Unidos bautizaron a Emma como un arquetipo del ama de casa desesperada (vide: la teleserie), algo... no tan lejos de la verdad, ya que –según Barnes– Madame... es en efecto " the first great shopping and fucking novel" (sic) (London Review of Books, 18/11/10).


Un libro no sobre el amor, sino sobre su ausencia y –sigue Barnes al margen de los comentarios de Davis sobre Emma, una heroína que no piensa, ni siente– sobre (no) pensar y (no) sentir.


Un término que a su vez brilla por su ausencia en las exploraciones del capitalismo emocional (Bal/Williams) y que une el capitalismo y el amor, es el fetichismo, una categoría crítica tanto de Marx, como de Freud o Lacan.


El autor de El capital explicando la naturaleza fetichista del dinero y laas mercancías apuntaba incluso que las mercancías están enamoradas del dinero.


Según Slavoj Zizek –que junta a Marx con el sicoa¬nálisis–, en el capitalismo tardío los placeres individuales son parte integral de lo público; el fetichismo ya no es una aberración, sino un necesario e inconsciente mecanismo ideológico que sostiene el sistema, en que el constante deseo de poseer más mercancías (sin perspectivas a satisfacer) sanciona su vitalidad, (Adrian Johnston, Badiou, Zizek, and political transformations, 2009, p. 118).


Así estamos sumergidos en ideología y emociones: triunfa la economía conductual (Robert J. Shiller), que explica todo a través de emociones en el mercado; pronto los sensores en las pantallas escogerán la publicidad según nuestros datos emocionales ( El País, 11/1/14).
En un momento Badiou cita a Pessoa, que decía que el amor es una idea ( In praise..., p. 87), no un sentimiento, sino pensamiento, un claro contraste con (no) pensar de Emma que no ha conocido el amor.


Es justo lo que necesitamos para contrarrestar el capitalismo emocional: más ideas, teorías, organización, y el retorno a la idea comunista como una base para una nueva política de izquierda.


Pero, ¿cómo vencer el fetichismo de la mercancía, algo, como todo el fetiche, difícil de tratar?


Ojalá no sea igualmente duro que encontrar una cura para el amor.


* Periodista polaco

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor MACIEK WISNIEWSKI
  • País
  • Región
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Domingo, 10 de Noviembre de 2013 06:15

"Sin conflicto no hay libertad"

El filósofo italiano y eurodiputado de la izquierda Gianni Vattimo estuvo de nuevo en la Argentina para participar de un ciclo de charlas invitado por la Asociación de Docentes de la UBA. A días de estadía ya había podido ser testigo de varias cosas: desde el triunfo de Sergio Massa en las elecciones en la provincia de Buenos Aires hasta el fallo de la Corte Suprema declarando constitucional la ley de medios, cuestiones sobre las que puede ofrecer su mirada. "Sin conflicto no hay libertad", opina sobre el panorama de "consenso" general que plantean todos los aspirantes a 2015. Uno de sus temas de análisis es la Iglesia Católica y, en especial, el papado de Francisco, al que evalúa muy positivamente. En medio de una agenda apretada, la entrevista se realizó en el spa del piso 23 del Hotel Panamericano con amplias panorámicas de la ciudad de Buenos Aires. "Lástima que ya me voy, está lindo acá para venir a leer", dice, risueño.
–El escenario que quedó delineado a partir de las elecciones legislativas dejó a varios posibles aspirantes presidenciales que dicen cosas parecidas. Daniel Scioli, Sergio Massa, Mauricio Macri o Julio Cobos, por ejemplo, plantean que hay que buscar los consensos, dejar atrás los conflictos, mejorar algunas cosas pero mantener otras. ¿Cómo ve usted ese panorama, tal vez más parecido al europeo que a lo que ha sido lo habitual de Latinoamérica durante estos últimos años?


–A mí me interesó el proceso latinoamericano sobre todo como un proceso de emancipación del imperialismo y el colonialismo y las consecuencias de ellos. Cuando todos parecen decir más o menos lo mismo, inmediatamente es bueno para la paz social, pero es muy peligroso para la democracia. En Europa pasa eso, no hay diferencias. En Italia, tenemos un gobierno que está formado por ex comunistas y por la gente de (Silvio) Berlusconi.


–Que, sin embargo, pueden ponerse de acuerdo porque las políticas no difieren demasiado. ¿Es así?


–La política no permite muchas diferencias. Al gobierno anterior al actual en Italia lo llamaban "técnico". Es decir, que estaba más o menos dictado por los bancos y las financieras. Efectivamente, esto me parece peligroso para la democracia. Yo no soy un cultor del conflicto, pero sin conflicto no hay libertad. Un buen liberal tiene que esperar que haya conflictos en la sociedad.


–¿Considera que sin conflictos no hay libertad?


–Cuando no hay diferencias hay alguien que gobierna. Los que tienen el poder ganan cuando no hay conflictos y hay estabilidad. Lo descubrimos ahora en Europa porque hay como una caída de la tensión política en todos los sentidos. De votantes, de militantes, de dirigentes políticos. Todo esto puede modificarse sólo si la situación es incluso peor, si el conflicto social es muy profundo y la gente sufre. Me gustaría una sociedad más liberal, aunque soy de izquierda.


–En dirección a lo que usted dice, poner tan de relieve los conflictos le significó al kirchnerismo la adhesión de mucha militancia juvenil, algo que hacía tiempo no se veía en el país.


–Efectivamente, yo considero la situación argentina –aunque en el interior se pueden ver todavía muchísimos problemas– políticamente más estimulante y más viva que la situación europea en este momento. Europa es un cementerio desde el punto de vista de las ideas. No pasa nada y no parece que pueda pasar nada. Siempre pienso si, por ejemplo, las elecciones pasadas las hubiera ganado un movimiento de extrema izquierda o de extrema derecha probablemente habría hecho la misma política económica.


–A propósito de los conflictos que el kirchnerismo puso sobre la mesa durante estos años, la Corte Suprema declaró constitucional la ley de medios, lo que disparó toda una serie de repercusiones. ¿Cómo ve usted esa relación conflictiva, que se reproduce en otros países de la región, entre los grupos de medios más poderosos y los gobiernos de signo progresista y de izquierda?


–Puedo hablar desde el punto de vista europeo, pero creo que es bastante compartido. Se ve una tensión conflictual con el poder económico de los grandes grupos. Hemos tenido problemas análogos con Fiat en Italia, por ejemplo. Son grandes empresas a las que los gobiernos no pueden imponerle las leyes. Independientemente de la situación específica de la Argentina, el problema de la política es el mismo. Si se impone una política inspirada por los economistas, que no son dioses.


–La diferencia que puede haber entre una empresa como Fiat y un grupo como Clarín aquí, u O Globo en Brasil o El Universal en Venezuela, es que cualquier límite a su expansión se plantea como un riesgo para la libertad de expresión. ¿Usted nota que existe un riesgo a coartar la libertad de expresión en la Argentina y en la región?


–Yo soy más un estatista que un privatista. Obviamente, trato de considerar las situaciones específicas. En Italia el problema de este tipo no era con Fiat, sino con Berlusconi. Si hubiéramos tenido hace 20 años una ley de medios como la de Argentina, probablemente no habríamos tenido Berlusconi, lo que a mí como antiberlusconiano me parece importante. Puede ser que en un país donde no existe un monopolio tan importante como el de Clarín nadie se imagine una ley de medios, pero la ley corresponde a un problema actual por una situación existente desde hace años.


–Ya pasaron más de seis meses del papado de Francisco y hay algunos especialistas que opinan que su gestión marca un gran cambio mientras que otros creen que es más que nada gestual y no de fondo. ¿Qué posición tiene usted?


–Pienso que está cambiando bastante. Pero un papa es un papa, no se puede pensar que va a ser otra cosa. Pero mejor Bergoglio que Ratzinger. Incluso ligado a la imagen que da, porque no es sólo una cuestión de imagen. Cómo el papa se presenta, representa cómo lo sienten y lo viven los fieles, así que no es solamente una apariencia exterior. Es efectivamente algo, porque los otros papas también tenían una apariencia exterior pero muy diferente. Yo soy un hincha de Latinoamérica y me gusta tener un papa latinoamericano.


–¿Aunque en algunos casos sea más que nada gestual, le parece que es mucho para un papa?


–Creo que lo está haciendo bien y que está haciendo todo lo que puede.


–Es otro interrogante, ¿hasta dónde puede llegar un papa? ¿Puede hacer todo lo que quiere o todo lo que puede dadas las circunstancias?
–Por ejemplo, un consenso en la Iglesia para un sacerdocio femenino podría permitírselo Bergoglio. No puede ser demasiada cuestión. Las mujeres incluso son una parte importante de la Iglesia formal. Las monjas, las hermanas americanas, siempre lamentaron que todas las decisiones fueran tomadas por los cardenales. Ellas son las que dirigen las escuelas, hacen las asistencias, son la fuerza de la Iglesia. Esto lo podría hacer. Si yo fuera papa, lo haría (ríe).


–Uno de los gestos fuertes del papado de Bergoglio fue cuando dio una misa frente a la isla de Lampedusa. Después allí sucedieron nuevas tragedias con las embarcaciones con inmigrantes que intentan llegar a Europa. ¿La situación no cambió nada?


–Esto puede suscitar la sospecha de que la visita del Papa a Lampedusa no ha tenido consecuencias políticas. Esto es verdad. Era un gesto que significaba algo pero no lo suficiente, los gobiernos no lo tuvieron en cuenta para nada. Se precipitaron a visitar Lampedusa algunos gobernantes pero sin cambiar nada hasta ahora. El problema de los inmigrantes no es problema sólo de Italia, que está muy cerca de la frontera y tiene una economía bastante débil frente, por ejemplo, a la alemana. Nosotros tenemos menos inmigrantes en Italia que en Alemania, pero los sufrimos más porque no hay estructuras de recepción, no hay formas de incorporarlos. Esto debe arreglarse inventando alguna forma de inmigración legal o temporaria, porque en Italia tenemos problemas en temporadas cuando, por ejemplo, es la temporada del tomate, que dura algunos meses. Hemos vivido bajo el chantaje de la Liga del Norte, que era aliada de Berlusconi, quien sigue en el gobierno italiano. Hay toda una cultura xenófoba que cree que la culpa de todo es de los inmigrantes. Lo que no es verdad, los inmigrantes pagan impuestos sociales, incluso, muchas veces sin utilizarlos. Porque pagan impuestos de seguridad social y después se van.


–Incluso la fuerza de Beppe Grillo, que se muestra como antisistema, habla contra la inmigración.


–El típico argumento. Grillo tiene una cultura política muy elemental, actúa como la Liga del Norte al comienzo. Me parece la parte débil, en el sentido de malo, de la política de Grillo. El punto es que para Europa, y el mundo occidental industrializado, la relación con el mundo de "afuera" es constitutiva de este momento. Es como la lucha de clases de otro tiempo. ¿Cuándo se dará cuenta el 85 por ciento de la población mundial que el otro 15 por ciento es el que consume la mayoría de los recursos? Ahí va a pasar algo. El problema del capitalismo occidental es que ahora se disfraza en estas cuestiones locales, pero fundamentalmente es saber qué va a pasar entre este mundo de la abundancia y el mundo de la pobreza.


–Volviendo al papa Francisco, el ranking deForbes lo ubicó como la cuarta persona más poderosa del mundo. Sin embargo, fue allí a Lampedusa y no consiguió que nadie se ocupara del problema. ¿Será confiable ese ranking?


–Es como esa frase de Stalin, ¿cuántas divisiones tiene? Pobre, hace lo que puede. Es cierto que desde el interior mismo de la Iglesia sería posible ayudar más a los pobres, hay muchos edificios religiosos en Italia que están vacíos. Obviamente, yo lo comprendo, ha asumido toda la responsabilidad sobre una Iglesia milenaria. Incluso, si pusiera los recursos financieros para distribuirlos también tendría un problema, porque cuando se acaben esos recursos y no haya más dinero, qué hace. Pero, en ese sentido, se podría hacer algo más.


–Incluso a veces aparecen noticias sobre el Papa repartiendo cheques de 200 euros a personas que le plantearon casos de extremanecesidad, pero eso no parece una solución a la pobreza, ¿no?


–No, esas son cuestiones de políticas públicas, de políticas de los Estados, incluso de políticas europeas. Obviamente, si tuviera la solución yo ya la hubiera propuesto. Pero, por ejemplo, debe organizarse un poco mejor la recepción de los inmigrantes, evitando que sean obligados a inmigrar clandestinamente. Porque nosotros, en Italia, tenemos una ley antiinmigrantes clandestinos que penaliza y castiga también a quienes los ayudan. Es una de las invenciones más perversas de la Liga del Norte. Eso tendría que hacerse inmediatamente.

Informacion adicional

  • Antetítulo ENTREVISTA AL FILOSOFO ITALIANO Y EURODIPUTADO DE LA IZQUIERDA GIANNI VATTIMO
  • Autor Fernando Cibeira
  • País
  • Región
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 01 de Octubre de 2013 18:29

Anarquía, y caos

Cuenta Hesíodo que en el comienzo fue el khaos (caos), y que "caos" significa "el de la boca abierta". (Sólo en la época moderna "caos" proviene de "gas" y tiene la acepción conocida de "desorden"). El de la boca abierta es la admiración misma, el asombro. Que después la Grecia clásica nombrará como thaumaxein. La boca abierta es el arrobamiento propio de los niños, la fascinación por lo que acontece. Y sí: el momento anterior a nombrar las cosas. Y nombrar las cosas es un acto poético, un acto religioso incluso, en el más prístino de los sentidos; religioso o, mejor aún, místico.

 

También en el comienzo de esta civilización fue, en el plano de la fundamentación de las cosas, la ausencia de principio(s). Que se denomina, en propiedad como an-arché. Por ello mismo la búsqueda de un/el/algún fundamento. Como resultado de lo cual, en el período arcaico, los griegos arriban entonces a esa forma de vida que consiste en tener el fundamento en sí mismo, en tener pivote, diríamos hoy en día, en la ausencia de ataduras y la autodeterminación: el autos-arché; la autarquía. Aquello que en latín se expresa como eo ipso, en su acepción más genérica. La autarquía, que la humanidad posterior jamás volverá a conocer o a tematizar, porque lo que se heredará será algo más fofo y tonto, la autonomía, que consiste en darse el nomos a sí mismo. La ley o la determinación normativa "el deber ser" por y para sí mismo. Con lo cual el problema entero se hace bobo. Es toda la historia de la autonomía, la libertad y esas discusiones sonsas sobre libertad y heteronomía, en fin, derechos y deberes. Pensamiento débil, pensamiento para dummies.


No en vano ese helenista eximio —como pocos— que era Nietzsche se enamorará y nos enseñará a enamorarnos de la autarquía. (¡Sí, a enamorarse también se aprende!)


La condición para el autos-arché es la an-arché. Ésta es la indeterminación de la cual emerge la determinación no-determinada. La total libertad, la liberación, la iluminación misma, si se quiere. Porque ése es también efectivamente el caso; incluso. En otros términos, la an-arché es la condición para el pensamiento y forma de vida libertarios.


Hasta que Occidente, esa civilización temerosa aprende a temerle a la libertad. Occidente, si, aunque lo diga con delimitación metodológica, hemos de creerle a Jean Delumeau. Los occidentales, que le temen a todo: a la soledad, al sufrimiento, a la enfermedad, al dolor, a la muerte; incluso le temen al temor mismo. En contraste con numerosísimas otras culturas y civilizaciones, libres todas ellas de miedo. La teta asustada, para decirlo con aquella película (2009) peruana de Claudia Llosa: el miedo que se aprende desde la teta de la madre.


Y el pánico —irracional, desde luego— al anarquismo. O a la anarquía. Los pueblos y las sociedades han aprendido a querer malas leyes, malos gobernantes, malos políticos por temor mayor a la anarquía. Anomia lo llamaba ese sociólogo perfeccionador del positivismo que es Durkheim.


Exactamente en este punto, vale recordar ese corto texto fundamental que es Discurso de la servidumbre voluntaria (1576), de Étienne de la Boétie. Servidumbre voluntaria, para los muchos, para lo cual la re-lectura de De la Boétie indica el buen remedio. O más sucintamente: miedos para unos, servidumbre voluntaria para otros. Dos caras de una sola y misma moneda.


El anarquismo no existe. Creer que existe el anarquismo es malcomprenderlo. Un flaco favor se le hace al entendimiento. Y al espíritu. La riqueza y la provocación del anarquismo están en su pluralidad.


Kropotkin, quien deja en claro que el anarquismo es una posición de nobleza: ¡de espíritu!, jamás de clase. Bakunin, ese radical inveterado, lleno de los mejores sentimientos solidarios. Los menos conocidos Bookchin, Liguri, Stowasser, y el reconocimiento de las experiencias autogestionarias. Y siempre el llamado a la utopía. Anarquía. Pensamiento libertario. Sin olvidar a esos románticos ingenuos que fueron los luditas. Sir Herbert Read y sus contribuciones, como ninguno, sobre arte y anarquía, estética y anarquía. (Siempre habrá que recordar su Educación por el arte). Rosa Luxemburgo y su fe en el valor de la espontaneidad revolucionaria, tan mal comprendida por las izquierdas institucionales e institucionalizadas. Y el filósofo de la anarquía, Max Stirner, quien sienta las bases para la distinción entre individuo y egoísmo en ese libro nunca leído que es El único y su propiedad. Tantos y tan desconocidos. O esa voz singular en nuestra América: Manuel González Prada. Sin pasar por alto, claro, esas experiencias en Argentina y México, principalmente. Y el movimiento makhnovista, que, mutatis mutandi coincide por otros caminos con los postulados del Ejército Zapatista y el subcomandante Marcos; que representan el respeto a las bases populares y a las culturas locales. El anarquismo con sentido de humor que es el de Paul Lafargue (sí, el yerno de Marx). En fin, tantos y tantas, triunfantes o fallidos. Pero cuyo baluarte común es ese: la fe en las capacidades de cada quien. La confianza en cada quien, como la confianza en el pueblo y en la sociedad. Y en sus organizaciones: en plural.


Existen, por el contrario, múltiples anarquismos. Contrariamente, justamente, al marxismo, al liberalismo, o al conservadurismo, y otras faunas semejantes. Que no solamente son doctrina y/o la asumen, sino que además tienen un cuerpo, una ritualidad, un lenguaje uniforme y unificado, justamente eso: una institucionalidad. Basta, en verdad, con echar una mirada al pensamiento anarquista. Género y número, como se habla en gramática, por ejemplo.


Los griegos, con Hesíodo, enseñaron que en el comienzo fue el khaos, es decir, "el de la boca abierta". A partir de lo cual, supuesto el asombro, llegó posteriormente el orden. Hasta descender a ese abismo insondable —en toda la expresión de la palabra—, que fueron Platón y Aristóteles. Con lo cual el orden —único, por definición— adquirió estatus; justamente statu quo.

 

Es ínsito al anarquismo la diversidad, la pluralidad. Y contrario a la unicidad y uniformidad, la normalización y la estandarización de cualquier tipo. O su complemento: a las posturas binarias o dualistas, y que son, por derivación, maniqueas.


La marca de familia del anarquismo es la pluralidad, la diversidad, exactamente, por lo demás, en la línea de los trabajos sobre los sistemas, fenómenos y comportamientos complejos. Que cuando son propiamente tales, se conocen como fenómenos, sistemas y comportamientos de complejidad creciente. O por vía de contraste: irreductibles; esto es, no simplificables; en ningún sentido.


No hay un único anarquismo, y esta es su inmensa riqueza. Cuando pensamos, por ejemplo, en anarquismo y arte, entonces la más inmediata es la relación entre anarquismo y surrealismo, y el movimiento dada, y ese gran obispo que es André Breton. Pero más allá de cualquier referencia a las artes y la cultura el sólido hilo común a las anarquías es la defensa, la promoción y la propuesta por la utopía, o utopías. O más acá de Breton, ese representante excelso de independencia autárquica que es, sin lugar a dudas, Fernando Vallejo, y su estética: la del anarquismo. Llamar a las cosas por su nombre. Y por eso mismo molesto para la moral de gregarios y los poderes constituidos.


Anarquía es simple y llanamente la capacidad de soñar. Y hay que tener una vida interior verdaderamente rica para soñar. (Y soñar es cualquier cosa menos tener pesadillas, que son el resultado de que la realidad ataca por la retaguardia).


Frente a esa riqueza que es imaginar utopías, se erige la necesidad de afiliación, de compromisos, de lazos. La sospecha sobre la libertad y la autonomía, la capacidad de tener criterios propios. El afán de todos los bandos por identificar (¡erróneamente!) individualismo con egoísmo. El pánico que produce ver a alguien libre. Y peor aún, a varios, a muchos, libres.


Una cosa es evidente: el sistema, el establecimiento, las instituciones, los mecanismos sociales (subrayando el primer término: "mecanismos"), le temen a la persona libre. Independiente. Y sí, el anarquismo individualista. Que es, a todas luces, una posición ética. Moral e intelectualmente comprometida con lo mejor del mundo.


Frente al miedo que produce alguien independiente, vale siempre recordar a Étienne de la Boétie. La gente se ata, peor que Ulises con las sirenas, voluntariamente. Spinoza, que de determinismo bastante sabía, recuerda cómo en el movimiento hacia la libertad (quinto libro de su Ética), partiendo de la esclavitud (cuarto libro), siempre existe natural, espontáneamente, la tendencia a volver atrás. A preferir la esclavitud. "Todo tiempo pasado siempre fue mejor", pues "algo se tenía" entonces.


Eso es lo que hace de la chusma justamente eso: chusma: su afán por atarse. Para no mencionar esa forma excelsa de racionalidad que en el contexto de la teoría de juegos se traduce como "racionalidad limitada" (cuya expresión original en inglés es: "bounded rationality": racionalidad atada) y que es preferible para el estado normal de la economía y para las posturas medio-de-avanzada en la materia. Lo de la chusma no es cuestión de clase: es una condición mental y espiritual.


La sospecha de quien es independiente: en materia de religión, de política, de credos públicos-confesionales. Lo habitual es que la gente tenga esta o aquella afiliación política, éste o aquel credo, etc. Pues eso permite etiquetar, prever, anticipar, clasificar y por tanto, controlar. Es lo que hace la NSA con las redes y los sistemas de información: desarrollar patrones de comportamiento para anticipar acciones y controlar estilos, formas, estándares de vida.


La inteligencia consiste en hacerse imprevisible ante esos esfuerzos —¡todos los esfuerzos!— de etiquetaje y clasificación. Pues la forma primera más eficaz de normalizar a la vida y al pensamiento es con los sistemas de clasificación. Que los hay de todos tipos.


¿Imprevisibilidad? Emerge la importancia de la espontaneidad revolucionaria, aquella que amaba Luxemburgo. Y que en el lenguaje de las ciencias de la complejidad se llama "emergencia"; "emergencia" y "autoorganización". Mecanismos de autogestión. Y aprovechamiento de la oportunidad. Rosa Luxemburgo, la adalid de la espontaneidad revolucionaria.


Y ese grito incómodo para el capitalismo y casi más para los marxistas ortodoxos, que es el llamado al derecho a la pereza de Lafargue. El socialismo, que es teylorismo y fordismo invertidos. El capitalismo es la esclavitud del hombre por el hombre; y el socialismo; lo contrario.
Lo que el sistema no perdona desde ningún punto de vista es la libertad, la autonomía. Las castiga implacablemente. Se llena la boca hablando de ellas, y despliega toda clase de ingenierías sociales en torno a ellas. Pero les tiene pánico. Ingenierías sociales como la educación y la religión, la política y el derecho, la comunicación social y los sistemas de creencia. Pero tiembla cuando ve a alguien verdadera, auténticamente independiente. Que los hay. Y son muchos. Más de los que la apariencia deja ver.


Contra el derecho, las normas y las instituciones hay que recordar siempre la importancia de los nexos débiles (como se dice en complejidad): la amistad y el amor, la solidaridad y la lealtad, la fidelidad y la gratuidad del vecindazgo. Pues el anarquismo es ante todo una posición ética; a eso exactamente apuntaba un texto clásico de Kropotkin. Peor aún: el anarquismo es una actitud de nobleza, pero no en el sentido económico o de clase: ¡noblesse d' esprit!; y cuya mejor traducción al español actual es bonhomía. ¡Sin que nos crean pendejos o idiotas, claro!


Eso es anarquía: conciencia vigilante, actitud crítica, y criterio: mucho criterio propio. Sabiendo incluso que el error es fuente de aprendizaje, y adaptación.


Pues el anarquismo es ante todo el compromiso con la vida. (Lo cual no es cierto al revés: que todo compromiso por la vida es de tipo anarquista). No existen las instituciones, las organizaciones, las iglesias, los partidos, las corporaciones o los movimientos. Hay y existen siempre, en cada caso, individuos. Y cada individuo es la organización de que se trate. Y si en alguna organización hay alguien sucio eso se corresponde fractalmente —sí: fractalmente— con la organización misma. Los individuos cochinos y miserables son la organización misma. Y al revés: aquellos verdaderamente humanos en el más excelso de los sentidos (y sobre lo cual no hay que hacer discursos) son la organización misma.


Goya ha pintado una representación de lo que son las instituciones. Saturno devorando a un hijo (c. 1819). Originariamente la historia remite a Chronos (El tiempo) que devora a sus hijos (para así él poder vivir), en la mitología griega, y que los romanos leen como Saturno devorando a un hijo. Goya, ese espíritu libre y crítico de cualquier Realpolitik. Goya, quien, podemos verlo así, crítica a las instituciones de todo tipo que devoran a sus hijos, a sus componentes, a sus creadores mismos. Nada hay tan inhumano como las estructuras, cualesquiera que sean sus nombres y apariencias.


A algo semejante se refería Kropotkin: ningún sistema que restrinja a los seres humanos a los poderes, límites y condiciones impuestas por las instituciones puede encontrar una explicación a las leyes morales de la humanidad. Cabe re-leer su La moral anarquista desde el punto de vista de su realización práctica (1890), y de 1891: La moral anarquista. Para señalar, simple y directamente, que, así las cosas, la verdadera moral es la del anarquismo. O el infaltable: El apoyo mutuo (1902).


Digámoslo de manera franca: la ética en sí misma no es un fin, sino un medio.


El anarquismo no solamente quiere cambiar al estado y las estructuras, la economía y el poder, los ejércitos y las instituciones. Pues como se vio en esa experiencia de 1789 a la fecha; o en otro plano, de 1917 a la fecha, nada de ello es suficiente. ¡Se trata de cambiar a la vida misma! Por encima de cualquier institución de la índole que se trate, es la vida la que importa. Y en primer lugar la vida de cada quien, la vida de a cada uno. Pues en la vastedad y la economía del universo es el individuo el que marca la diferencia. El amor hacia alguien determinado. La muerte de alguien específico. El nacimiento de alguien en particular. Y así sucesivamente. Por ello mismo existe el arte —el gran arte— en la naturaleza. La cultura es el valor del individuo en comunidad. No el individuo como comunidad.


Pensar el anarquismo, y vivirlo, consiste en creer en la importancia de las emergencias. Creer en la autoorganización. Incluso, sí: en la gratuidad de las acciones hacia los demás. La confianza. Sin hacer de la confianza una estrategia; pues la mata. Y construir el mundo de abajo hacia arriba. Y nuevamente de arriba hacia abajo contando con que la unidad básica son unos pocos elementos y sus relaciones. Que es lo que está en el ABC del estudio de los sistemas complejos.


La obligación moral de cualquier organización consiste en tener gente ética y humanamente valiosa. El resto: son peones. En el peor de los casos, peones de las estructuras mismas. El estructuralismo, que es la fase superior de la administración científica y cuyo producto final son las instituciones de toda índole. El institucionalismo y el neo-institucionalismo, en toda la línea de la palabra. Engendros del maligno.


Administradores: parásitos sociales: no trabajan ni hacen nada: sólo mandan y controlan. Y toda la ralea de sus similares: la burocracia en general. Militar y civil, educativa y política. Y los abogados también. Los cargos intermedios en toda la gama de la palabra: todos ellos, los verdaderos enemigos.


An-arché: ausencia de fundamentos para poder tener el fundamento en sí mismo o ser su propio fundamento: autos-arché. Que es lo que alguien como Jesús de Nazaret quería y que no fue cristiano ni católico. Por lo que aboga Siddharta Gautama, que no era budista. Y tantos otros ejemplos en la misma línea. "No me sigas a mí: aprende de mí, y sigue tu propia línea". Con lo cual el mundo podrá ser salvado; ulteriormente.


El individuo no esel egoísta. Antes bien, es, a la luz de Max Stirner, el único. Y el mundo se teje, verdaderamente de multiplicidad de unicidades. Cuando lo son propiamente. Pues en la inmensa mayoría de los casos, la gente son pertenencias; afiliaciones; sentidos de pertenencia, y demás. Todo lo cual es la total ausencia de libertad, autonomía e independencia.

 

La gente se afilia como estrategias de supervivencia. Para sostenerse y aguantar. Eso: aguantar. Punto. Pues la historia de la humanidad es, a gran escala, la historia de la supervivencia. No hemos arribado aún al estadio de la vida o la existencia. En términos de la teoría de la evolución: es físico darwinismo; incluso darwinismo social. Sin haber siquiera llegado al neo-darwinismo. Y más allá, o más acá, mejor.
Y al final: recordar siempre ese cuento de "niños": nadie se atreve a decir lo evidente: que el rey va desnudo. Sólo ese niño —candor e inocencia, juego y futuro— se atreve a decirlo, y lo dice. Y entonces todos comienzan a ver desnudo al rey. El niño, el primer anarquista, desde el punto de vista del desarrollo. Sólo los niños son libres, se lee desde la adultez. Volver a ser niños. Como Nietzsche mismo, en la tercera de sus transformaciones: del león en niño (y antes del camello en león; en su Así hablaba Zaratustra): y afirmar más: ¡más vida! ¡Más voluntad de vivir! Contra los nihilismos.


¿Y el caos? El caos es todo lo contrario a desorden (anomia), (a pesar de un muy desafortunado libro de Balandier). Orden a través de fluctuaciones. Las fluctuaciones como generadoras de orden: orden de complejidad creciente. El caos —el filo del caos, en rigor—, es la fuente misma de la creatividad; creatividad e iniciativa; riesgo y apuesta; desafío y cambio.


El caos como generador de nuevas realidades a partir no del pasado, sino del presente —sensibilidad a las condiciones iniciales—, de suerte que se crean futuros no previsibles: bifurcaciones.


En fin, el filo del caos, esa experiencia —espacio de fase— a partir del cual suceden todas las cosas maravillosas del mundo y de la vida: justamente, lejos del equilibrio.

 

29 septiembre 2013

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Carlos Eduardo Maldonado
  • País Colombia
  • Región Suramérica
  • Fuente Mil Mesetas
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Colombia

Capitalismo y Otredad.

Esbozo introductorio a la obra de Roger Bartra

 

Berenice Carrera

 

 

Para presentar la tesis central sustentada en "Capitalismo" y Otredad. Esbozo introductorio a la obra de Roger Bartra", su autora expone el siguiente símil: Si el capitalismo fuera un árbol, la Otredad sería la luz, el agua, el calor, los nutrientes que hacen posible que sus hojas reverdezcan.

 

Precisamente, un eje importante del pensamiento de Bartra ha sido la exploración de este fenómeno. Como comprobarán quienes se adentren en la lectura de este texto, se trata de un fenómeno contemporáneo que marca la tónica política de nuestro actual presente.

 

Formato: 17 x 24 cm

302 páginas

 

Adquirir el libro

 

Miércoles, 31 de Julio de 2013 12:01

Preludios filosóficos a "otro mundo posible"

 

Preludios filosóficos a "otro mundo posible"

Damián Pachón Soto

 

Formato: 17 x 24 cm

148 páginas

Edición Junio, 2013

$ 29.000

 

Esta colección quiere compartir el trabajo, los avances, las investigaciones, la capacidad de invención de quienes tienen ya una trayectoria larga en esta labor y también de quienes se inician con una actitud de compromiso y entrega nítida.

 

El joven autor de este texto es un destacado intelectual colombiano, que tiene la valentía de arriesgar opiniones, procurando que sean lo mejor sustentadas posible. Sus otros textos muestran esfuerzo investigativo y fortaleza de posiciones propias [...] este texto no constituye una obra o libro articulado, sino una convergencia de trabajos que Damián efectúo en diferentes momentos, incluso previamente publicados de modo independencia. Son ensayos que procurarn abubdar –en cierta medida convergen– en el esfuerzo indicado por el título: preludios de reflexión filosófica que puedan colaborar en la construcción de otro mundo posible. [...].

 

La invitación a contextualizar, a no ignorar la Historia de las Ideas (siempre filosóficas en Nuestra América), a un –para decirlo en sus término– "tratamiento serio de la tradición", a procurar una reconstrucción historiográfica pertinente constituyen intenciones invalorables de Damián [...]. Y es que la Filosofía de la Historia, la Antropología Filosófica y la Filosofía de la Cultura, además de la indispensable y en cierto sentido preliminar Historia de las Ideas (filosóficas) resultan (sub)disciplinas ineludibles y de extremada dificultad, como todas las filosóficas. Felizmente, ellas son abordadas por Damián con interés destacable.

 Dr. Horacio Cerutti Gulberg

Universidad Nacional Autónoma de México

 

Adquirir producto

Lunes, 03 de Diciembre de 2012 09:37

Hegel y Leonardo Boff, una teología crítica

La visión fenomenológica obliga a una revisión histórica: la gran contribución de Hegel al terreno de la filosofía es retomada por gran número de representantes de la Teología de la Liberación. La historia es el punto de inflexión del pensar filosófico hegeliano, por un camino diverso en el pensamiento nuestroamericano, pues con la historia se ligan subjetividad, comunidad y utopía.

 

La existencia de una forma factible de entender la utopía en la obra hegeliana es, más que un 'camino', un entrecruzamiento de conexiones desarrollándose y tocándose entre sí. En el pensar latinoamericano de la Teología de la Liberación, ese entrecruzamiento es lo que interesa, hasta valorar que hay elementos teóricos de la obra hegeliana que están presentes en la Teología de la Liberación; tal es el caso de la 'dialéctica' o de la recuperación de la 'historia', en particular  en el caso de Leonardo Boff, que se incrusta en el terreno teológico más que en le filosófico.

 

Pero asociar directamente el pensamiento de los teólogos de la lineración a un tipo de marxismo y meterlos a todos en el mismo saco es reductivo e improductivo, y no lo es menos asociarlos sin mediación alguna al hegelianismo. Sin embargo, queda demostrado que, aunque la influencia no es confesa, se puede encontrar nudos problemáticos y vasos comunicamentes en los discursos, entr Hegel u Boff: la interpretación de la utopía, el concepto de comunidad, la metodología dialéctica, la recuperación de lo humano operando históricamente.

 


Formato: 17 x 24 cm

90 páginas

P.V.P.: $ 22.000


Para adquirir el libro

Viernes, 20 de Julio de 2012 16:00

Significado filosófico del bosón de Higgs

El descubrimiento del bosón de Higgs es, sin dudas, el más grande acontecimiento en el campo de la física en los últimos 50 años. Esta hazaña, fruto de 20 años de trabajo por parte de un equipo interdisciplinario de más de 3.200 científicos de 180 universidades del mundo, trabajando aunadamente, tiene numerosas implicaciones, alcances y significados en diversos planos. Quisiera considerar aquí tres significados filosóficos, así:

El carácter contraintuitivo de la ciencia
La ciencia contemporánea, particularmente a partir de comienzos del siglo XX hasta la fecha es alta y crecientemente contraintuitiva. Es decir, la percepción natural no es suficiente –y, en muchas ocasiones, incluso no es necesaria– para explicar o comprender los fenómenos de la realidad. El último giro de esta tendencia es el reciente anuncio del descubrimiento del bosón de Higgs. El acelerador de partículas en el CERN ayuda a ‘visualizar’ el bosón, cuya realidad, análogamente a los quarks, ha sido demostrada matemáticamente, aunque no físicamente. Y ciertamente no en términos físicos, si por ello se piensa en la física newtoniana que se ocupa(ba) de masas, cuerpos, volúmenes y magnitudes macroscópicas. La realidad del mundo se funda cada vez en el universo microscópico, y con ello en la física cuántica y los fenómenos subcuánticos.

La física cuántica es la física de partículas y fenómenos microscópicos, aunque también de fenómenos macroscópicos que existen o se plasman en la escala macroscópica, tales como los rayos láser, los superconductores y otros. Lo singular es que existen, adicionalmente, fenómenos y procesos de escala subcuántica, que son aquellos que tienen lugar en escenarios distintos de los de las partículas, tales como las cuerdas, las branas, las m-branas, y otros. La física ha abandonado el paradigma newtoniano, en rigor el de la mecánica clásica, según el cual la física se ocupaba de cuerpos, masas, volúmenes y magnitudes en el sentido visual o perceptual. La realidad física es mucho más que la de la material, e incluye también como procesos fundamentales a la energía y la información. La física ya no se ocupa de qué es y cómo es la realidad, sino de qué podemos decir acerca de la realidad.

El modelamiento y la simulación, el desarrollo de nuevas matemáticas y el trabajo conceptual y de imaginación se erigen cada vez más como factores determinantes para dar cuenta de los fenómenos y procesos más fundamentales de la realidad del universo y la naturaleza.

El (eterno) debate ciencia-religión y cosmología
El bosón de Higgs contribuye enormemente a la comprensión del origen y el desarrollo del universo. Así, el primer campo importante de reflexión es la cosmología, que, si clásicamente perteneció al mito y la religión, se hace ciencia particularmente a partir de la década de los 1970. Los acontecimientos que le dan estatuto científico propio han sido los descubrimientos según los cuales la totalidad del universo que literalmente vemos es tan solo el 4 por ciento. El otro 96 es materia oscura y energía oscura. Vemos demasiado poco de lo que constituye al universo. Pero esta es otra historia.

El estatuto científico de la cosmología desplaza a lugares cada vez más alejados del foco principal a la religión y muy particularmente a la teología. Esto es, cuestionan enormemente el papel que la divinidad desempeña en la explicación del orden natural. Pues, bien, el bosón de Higgs logra explicar cómo en el primer segundo del Big Bang las partículas comienzan a tener núcleo, y con ello masa, y así, a diferenciarse para crear la materia que constituye el universo. Tanto la del 4 por ciento conocida –y que es el objeto de la química inorgánica y orgánica en sus niveles y procesos fundamentales– como, incluso, verosímilmente, del restante 96 por explicar.

La epistemología de la nueva física y el Modelo Estándar
Como quiera que sea, la física forma parte de la investigación de punta según la cual los fenómenos y procesos reales se explican cada vez menos con base en lo que percibimos en el sentido habitual de la palabra. Así, la ciencia amplía magníficamente no sólo el espectro de la realidad sino además el de nuestra propia comprensión respecto a lo real. Para decirlo en términos elementales, lo real ya no es lo que está ahí como las cosas, lo actual y lo evidente. La realidad es una construcción que coincide con la historia misma de la investigación.

En otras palabras, el conocimiento ya no es algo que sucede exclusivamente del lado del sujeto y que se dirige al objeto como a una realidad exterior diferente. Antes, bien, en el acto de conocimiento, sujeto y objeto son contemporáneos. Esto es, la historia –del descubrimiento– del objeto es simultáneamente la historia –del descubrimiento– del sujeto por parte de sí mismo. Sólo que, hoy día, el sujeto ya no es, como fue en toda la historia de la humanidad occidental, un agente individual. Por el contrario, el sujeto es hoy una comunidad de investigadores de diferentes disciplinas y tradiciones que cruzan lenguajes, enfoques e intereses disímiles a partir del hecho de que comparten una preocupación común.

De manera particular, las relaciones entre bosones y fermiones nos enseñan que, desde la física, ya no se habla de fuerzas (en contraste con lo que sucede en las ciencias sociales), pues éstas son en realidad el resultado de interacciones y cruces entre partículas. De esta suerte, el conocimiento del universo que nos rodea y que somos nosotros mismos no se explica con los supuestos de la epistemología y la filosofía clásicas, desde los griegos hasta aquella que se proyecta hasta los años 1980 (posmodernismo, etcétera). Ya no es sostenible ningún tipo de dualismo (sujeto/objeto, mente/cuerpo, etcétera); por el contrario, accedemos a un universo de complejidad creciente, que a cada paso se explica con los nuevos descubrimientos y las nuevas explicaciones, y no con base en la tradición. Manifiestamente, nos encontramos en el centro de una revolución científica y tecnológica. Este es apenas el comienzo de una historia aún más sugestiva y apasionante.

* Profesor titular Universidad del Rosario

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Carlos Eduardo Maldonado
  • Edición 182
  • Sección Ciencia
  • Fecha Julio 20 - agosto 20 de 2012
  • Bajante
Publicado en Edición 182
Jueves, 15 de Marzo de 2012 07:33

Marx, más vivo y actual que nunca

En un día como ayer, hace 129 años, moría plácidamente en Londres, a los 65 años, Karl Marx. Corrió la suerte de todos los grandes genios, siempre incomprendidos por la mediocridad reinante y el pensamiento encadenado al poder y a las clases dominantes. Como Copérnico, Galileo, Servet, Darwin, Einstein y Freud, para mencionar apenas unos pocos, fue denostado, perseguido, humillado. Fue ridiculizado por enanos intelectuales y burócratas académicos que no le llegaban ni a los tobillos, y por políticos complacientes con los poderosos de turno a quienes les repugnaban sus revolucionarias concepciones.

La academia se cuidó muy bien de sellar sus puertas, y ni él ni su amigo y eminente colega Friedrich Engels, jamás accedieron a los claustros universitarios. Es más, Engels, de quien Marx dijera que era “el hombre más culto de Europa”, ni siquiera estudió en la universidad. Sin embargo, Marx y Engels produjeron una auténtica revolución copernicana en las humanidades y las ciencias sociales: luego de ellos, y aunque sea difícil separar su obra, podemos decir que después de Marx, ni las humanidades ni las ciencias sociales volverían a ser las de antes. La amplitud enciclopédica de sus conocimientos, la profundidad de su mirada, su empecinada búsqueda de las evidencias que confirmaran sus teorías hicieron que Marx, tantas veces dadas por muertas sus teorías y su legado filosófico, sea más actual que nunca.

El mundo de hoy se parece de manera sorprendente a lo que él y su joven amigo Engels pronosticaron en un texto asombroso: El Manifiesto Comunista. Este sórdido mundo de oligopolios rapaces y predatorios, de guerras de conquista, degradación de la naturaleza y saqueo de los bienes comunes, de desintegración social, de sociedades polarizadas y de naciones separadas por abismos de riqueza, poder y tecnología, de plutocracias travestidas para aparentar ser democracias, de uniformización cultural pautada por el American way of life, es el mundo que anticipara en todos sus escritos. Por eso son muchos quienes ya, en los capitalismos desarrollados, se preguntan si el siglo veintiuno no será el siglo de Marx. Respondo a esa pregunta con un sí sin atenuantes, y ya lo estamos viendo: las revoluciones en marcha en el mundo árabe, las movilizaciones de los indignados en Europa, la potencia plebeya de los islandeses al enfrentarse y derrotar a los banqueros y las luchas de los griegos contra los sádicos burócratas de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo, el reguero de pólvora de los movimientos Occupy Wall Street que abarcó a más de cien ciudades estadounidenses, las grandes luchas que en América latina derrotaron al ALCA y la supervivencia de los gobiernos de izquierda en la región, comenzando por el heroico ejemplo cubano, son tantas otras muestras de que el legado del gran maestro está más vivo que nunca.

El carácter decisivo de la acumulación capitalista, estudiada como nadie más en El Capital, era negado por todo el pensamiento de la burguesía y por los gobiernos de esa clase que afirmaban que la historia era movida por la pasión de los grandes hombres, las creencias religiosas, los resultados de heroicas batallas o imprevistas contingencias de la historia. Marx sacó a la economía de las catacumbas y no sólo señaló su centralidad, sino que demostró que toda la economía es política, que ninguna decisión económica está despojada de connotaciones políticas. Es más, que no hay saber más político y politizado que el de la economía, dando al traste con los tecnócratas de ayer y hoy que sostienen que sus planes de ajuste y sus absurdas elucubraciones econométricas obedecen a meros cálculos técnicos y que son políticamente neutros. Hoy ya nadie cree seriamente en esas patrañas, ni siquiera los personeros de la derecha (aunque se abstengan de confesarlo). Podría decirse, provocando la sonrisa socarrona de Marx desde el más allá, que hoy son todos marxistas pero a la Monsieur Jordan, ese personaje de El burgués gentilhombre, de Molière, que hablaba en prosa sin saberlo. Por eso cuando estalló la nueva crisis general del capitalismo todos corrieron a comprar El Capital, comenzando por los gobernantes de los capitalismos metropolitanos. Es que la cosa era, y es, muy grave como para perder el tiempo leyendo las boberías de Milton Friedman, Friedrich von Hayek o las monumentales sandeces de los economistas del FMI, el Banco Mundial o el Banco Central Europeo, tan ineptos como corruptos y que por causa de ambas cosas no fueron capaces de pronosticar la crisis que, como un tsunami, está arrasando los capitalismos metropolitanos. Por eso, por méritos propios y por vicios ajenos Marx está más vivo que nunca y el faro de su pensamiento arroja una luz cada vez más esclarecedora sobre las tenebrosas realidades del mundo actual.

Por Atilio A. Boron, director del PLED, Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Atilio A. Boron
  • País
  • Región
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Martes, 13 de Marzo de 2012 15:53

El último nuevo filósofo

Para quien desee conocer el pensamiento de Albert Camus y, eventualmente, ahondar en él, basta con leer su obra. A pesar de que esta no es siempre profunda, tiene el mérito de la claridad. En este sentido, el libro que Michel Onfray acaba de consagrarle no es de ninguna utilidad (1). En cambio, para quien se interese en la visión que del mundo y sobre todo de él mismo tiene este filósofo exitoso, la lectura de esta obra es indispensable.

Camus visto por Onfray no es más que el espejo donde se mira y se admira. “Lector atento, libre, indemne de cualquier estructuración universitaria”, “nietzscheano de izquierda”, “anarquista positivo”, “filósofo hedonista, pagano, pragmático”, hijo de pobres y fiel a los suyos”: este retrato favorable presenta, para aquellos que han leído a Onfray, todas las características de un autorretrato. Salvo el rasgo final: “Tenía todo para disgustar a los parisinos formadores de reputación”. Según se leen los elogios publicados en Marianne y Le Nouvel Observateur para celebrar la aparición de la obra, que alcanzan un nivel de ditirambo en Le Point, esta no sólo les gusta a los “parisinos”, es decir a los periodistas, sino que los enloquece.

Y no sin razón.

En este bodrio que se supone extrae lo más medular del pensamiento camusiano, condimentado con apreciaciones de la vida del autor destinadas a probar la rigurosa “adecuación entre la obra y la existencia”, encontramos las amalgamas que hicieron furor bajo el reinado mitterrandiano, cuando la declinación del sentido crítico se vio acompañado por el abandono de los ideales progresistas. Comenzando por la referencia mancomunada de fascistas y “marxistas”, comparados con los estalinistas. La peste, por ejemplo, sirve de pretexto para recordar que esta “podía ayer ser marrón o roja”. Se compone así a lo largo de las páginas el desfile de trivialidades que hicieron las delicias, tres décadas atrás de Bernard-Henri Lévy y amigos. Camus, se empeña el autor, “no cree en el Hombre Nuevo deseado al mismo tiempo por Marx y Lenín, Mussolini y Hitler. No cree en el Hombre Total de los marxistas ni en el Reich ario de los nazis”. ¿Onfray, el último de los “nuevos filósofos”? Quedaron lejos los años 1970, en que jóvenes pensadores, después de algunos años de compromiso con un maoísmo mundano, podían pasar por subversivos reciclando lugares comunes del pensamiento conservador. Por eso, declarándose primero anarquista, Onfray, tras sus gloriosos predecesores, se postula como la voz del anticonformismo de un “orden libertario” pensado por Camus.

Confirmar a este último en la figura emblemática del “Justo”, identificado al justo medio, implica una relectura singular de la historia. Comenzando por la enumeración de los delitos de la represión colonialista en Argelia y de los cometidos por los independentistas que, en la balanza sostenida por Onfray, tienen el mismo peso. El biógrafo juzgó oportuno, para completar lo que parece una demostración, insertar en medio de su obra una serie de fotos siniestras que apuntan a impresionar al lector más que a hacerlo reflexionar. Encontramos allí, de manera desordenada, las atrocidades cometidas “de un lado y del otro”: imágenes del gulag y de los campos de exterminio, de la guillotina heredada del “terror robespierrista” y de cadáveres mutilados por los “terroristas del FLN”, de civiles rusos colgados por soldados de la Wehrmacht y de un colaborador fusilado por resistentes franceses, de un niño irradiado en Hiroshima y de una niñita degollada por los “rebeldes” argelinos…

Para otorgarles un giro filosófico a las diatribas habituales, que hizo suyas, de la derecha contra los “izquierdistas”, Onfray agrega innovaciones de su cosecha. Así se entusiasma por una “izquierda dionisíaca” que “dice ‘sí’ y que da la espalda radicalmente a una izquierda del resentimiento que dice ‘no’”, la primera animada, como debe ser, por la “pulsión de vida” y la segunda, por supuesto, por la “pulsión de muerte”. Una dicotomía ubicada bajo el signo de un “gramscismo mediterráneo”, el militante y teórico comunista italiano Antonio Gramsci que, no se sabe demasiado por qué, escapó milagrosamente a la condena del filósofo “libertario”. Tratándose de filosofía, estamos ante un psicoanálisis somero, cuyo maniqueísmo no tiene nada que envidiar al que Onfray adjudica a todos los adversarios del capitalismo.

Entre estos últimos, Karl Marx constituye un blanco predilecto. Nos dice que era “despectivo” respecto del pueblo parisino que se había sublevado en marzo de 1971 contra el gobierno de Adolphe Thiers, y “sobre todo [sic] hacia los versalleses” por odio de los anarquistas proudhonianos y por “razones de estrategias y de tácticas oportunistas”. Aquí, el autor se apoya en una carta dirigida a la Asociación Internacional del Trabajo donde “Marx recomendaba al pueblo de París sobre todo no insubordinarse y preparar la revolución (marxista que vendría)”. Un documento del que cualquier historiador sabe que se trataba de una tosca falsificación (2). Robespierre y Lenín figuran también en un buen lugar, no sólo por haber sido pensadores de la revolución, sino también, crimen supremo, actores de primer orden. En este libro, sin embargo, quien se lleva la palma de la malignidad es Jean-Paul Sartre. El crimen, esta vez, es de lesa majestad, porque habría intentado “matar a Camus”, simbólicamente al menos, como Marx Mikhail Bakunin, a fuerza de “intrigas”, de “golpes bajos”, de “desinformación”, de “calumnias”, de “maledicencias”, de “insinuaciones” y, a través suyo, por anticipación, a Onfray mismo, su heredero presunto y presuntuoso.

Después de Sigmund Freud (“hechicero posmoderno” ambicioso y cómplice del fascismo) y de Jean-Paul Marat (“el hombre del resentimiento”), vapuleados en obras precedentes (3), Onfray continúa su ajuste de cuentas con lo que se transparenta detrás de la figura maldita de Sartre: además del despreciado ideal revolucionario, la filosofía profesada en la Ecole normale supérieure. Como el subtítulo del libro lo deja entender, no es la reflexión teórica lo que habría hecho de Camus un filósofo, sino simplemente la vida que llevó. A diferencia de los intelectuales confinados en la caverna de Platón situada en la calle Ulm, aislada del mundo concreto, Camus habría filosofado, a lo largo de su existencia, por medio del “arte de vivir” y de relatos, piezas, ensayos, crónicas que obtuvo gracias a él. ¿Dónde? En Tipaza, “lugar privilegiado de la felicidad camusiana”, entre otros, de la “filosofía dionisíca” y de “la gaya ciencia nietzscheana”, por donde Onfray fue en peregrinaje, tras los pasos de Camus, acompañado por el director de Point Franz-Olivier Giesbert, maravillado, y por un fotógrafo.

Entre las obsesiones de Onfray existe la encarnación principal del mal: “El barrio martinico de París, donde proliferan las mafias”, “medio intelectual de posguerra impregnado de comunismo” que habría “decidido volverle la vida imposible a Camus”. ¡Como si este nunca hubiera formado parte del tout-Paris de las letras! O que el Premio Nobel de Literatura siempre hubiera sido mal visto. Sin embargo pasó una buena parte de su vida de escritor como un autor reconocido. Y hasta se podría decir, desde este punto de vista, que murió simbólicamente como vivió: el Facel-Vega estrellado contra un árbol donde se encontró su cuerpo en enero de 1960 era conducido por su amigo Michel Gallimard, sobrino del célebre editor. Camus nunca fue un exiliado del interior, no más que Onfray, en todo caso, que se codea con la crema intelectual mediática de la capital.

Se entiende: para este reconocido anarquista que no teme ir a “dialogar” a la place Beauvau sobre la existencia de Dios o sobre la diferencia entre el Bien y el Mal con un ministro del interior (4), ni de dirigir a este último, ya convertido en presidente, una “carta abierta” para que haga transferir las cenizas de Camus al Panteón porque “al hacerlo”, iniciaría “una auténtica revolución que nos dispensaría de desear otra”; para él –que no teme tampoco ser el portavoz de una “gestión libertaria del capitalismo”, porque el capitalismo “es tan viejo como el mundo y durará tanto como él” (5)–, ese término libertario envilecido ya no es sino un cachivache lingüístico. Onfray se convirtió en partidario del orden a secas. “Sin una “gran noche”*, no hay revolución providencial”, proclama a modo de conclusión, caricaturizando la voluntad de los que aún quieren terminar con el capitalismo; esta convocatoria es el eco de la de ultratumba que cree escuchar de parte de Camus: “Sí a la vida. No a lo que la obstaculiza”. Loca audacia…

1 Michel Onfray, L’Ordre libertaire. La vie philosophique d’Albert Camus, Flammarion, París, 2012.
2 Véase Mathieu Léonard, L’Emancipation des travailleurs. Une histoire de la Première international, La Fabrique, París, 2011.
3 Michel Onfray, La Religion du poignard. Eloge de Charlotte Corday, Galilée, París, 2009, y Le Créspuscule d’une idole, Grasset, París, 2010.
4 Conversación Michel Onfray-Nicolas Sarkozy, Philosophie Magazine, n°8, París, marzo 2007.
5 Citas extraídas de Le Monde, 25 de noviembre de 2009; del programa «Mots croisés», France 2, 10 de noviembre de 2008; de Le Monde libertaire, París, 29 de diciembre de 2009-22 de febrero de 2010.
* La noción de «gran noche» define una ruptura revolucionaria donde todo es posible. La comparten comunistas marxistas y anarquistas [N. de la T.].

*Sociólogo. Autor del ensayo Une violence éminemment contemporaine, Agone, Marsella, 2010.

Traducción : Florencia Giménez Zapiola


Informacion adicional

  • Antetítulo ¿Michel Onfray, libertario?
  • Autor Jean-Pierre Garnier
  • Edición 109
  • Fecha Marzo de 2012
  • Informe especial
  • Edición impresa
  • Bajante
Lunes, 28 de Noviembre de 2011 10:31

Utopología desde nuestra América

Formato: 17 x 24 cm
Págs. 158
Edición 2012
P.V.P.: $ 29.000

Las metáforas o los rostros de la utopía y de lo utópico son diversos, y, sin embargo, a estas alturas de la reflexión, ¿estamos ya en condiciones de construir una teoría de lo utópico? Probablemente aún no se haya consumado esta tarea, pero varios de los autores que la trabajan apuntan hacia ello. La construcción de una utopología exige por lo pronto una lectura sintética de la rica producción filosófica sobre el asunto, al mismo tiempo que se impone la exigencia, en este nuevo milenio, de darles paso a la imaginación y la razón utópicas, ceñidas por la crítica. También supone desplazar las vacuas fantasías de ideologizaciones y espejismos que intentan disolver nuestra más íntima capacidad y nuestra voluntad transformadora, mediante las cuales nos afirmamos como humanos al declarar que no es posible otro mundo.

Para comprar el libro

«InicioPrev123PróximoFin»
Pág. 1 de 3