Mostrando articulos por etiqueta: economía
Jueves, 24 de Julio de 2014 08:11

Destruir para vencer

La Primera Guerra Mundial dejó para el mundo secuelas de las cuales aún no sale, por eso es común decir que dicha confrontación armada cambió al mundo para siempre, sobre todo a Europa. Por ella, como coletazo, surgieron el comunismo ruso, el nazismo alemán, el fascismo italiano, los Estados nacionales europeos, y la hegemonía de los Estados Unidos.

 

A esta confrontación armada también le llamaron la Gran Guerra, pero después de la II Guerra Mundial, por cuestiones de secuencias cronológicas e históricas, fue necesario el cambio de nombres; pese a lo cual en Inglaterra y Francia le siguieron llamando "La Gran Guerra" (The Great War o La Grande Guerre). Por estos días el inicio de la misma –28 de junio de 1914– cumple cien años.

 

Cómo llamar a esa guerra

 

En años resientes algunos historiadores propusieron que al periodo de las dos guerra mundiales (1914–1945) le llamen "la segunda guerra de los treinta años", en alusión a la guerra de los treinta años en Europa (1618–1648), que enfrentó a protestantes contra católicos y que terminó con la paz de Westfalia, dando equilibrio de poderes en ese continente, en donde ninguna potencia podía tener más fuerza que todas juntas. La religión del pueblo sería la de su soberano. Fue una guerra que desde el punto de vista político-militar cambió las formas de operar de los ejércitos. Esta es una interesante manera de concebir la Primera Guerra Mundial.

 

Desde el punto de vista de Immanuel Wallerstein el sistema mundo capitalista que aún rige es un "largo siglo XX" que arranca en 1871, prolongándose hasta hoy, centrado en la hegemonía de los EEUU. En este enfoque Rusia nunca tuvo socialismo. En cambio, Eric Hobsbawm sí considera la existencia del socialismo en la Unión Soviética, a partir de su concepción del "corto siglo XX".

 

En todo caso un punto de la discusión es la revaloración de las guerras mundiales como puntos nodales en la historia, y si de verdad fueron "mundiales".

 

¿Por qué la guerra?

 

Cuando surgió el imperialismo –a finales del siglo XIX–, al pasar el capital mercantil a capital monopolista, los países desarrollados buscaban fuentes de materias primas para su mayor ganancia, el capitalismo imperialista estaba en su furor, reflejado en lo social y cultural en lo que se llamó la Belle Epoque para designar el desarrollo cultural y las relaciones sociales que facilitaron una vida cómoda, alejada de cualquier posibilidad de guerra, sin imaginarse quienes la gozaban que la confrontación armada que se avecinaba iba a destruir lo que una historiadora llamó la "torre orgullosa".

 

El origen de la esta guerra tuvo como causas reales, profundos problemas económicos, políticos y militares acumulados desde 1871 para estallar en junio de 1914, resumidos en la competencia interimperialista, en la competencia entre las potencias hegemónicas del momento. Gran Bretaña comenzó a ser desplazada por Alemania –en rápido proceso de industrialización– de su preponderancia como potencia capitalista; presión en la que también intervenían Japón y los Estados Unidos.

 

Las otras potencias como Francia, Austria-Hungría, Italia, y los países bajos estaban desarrollando el capitalismo, pero también compitiendo y en espera de la repartición imperialista. La sobreproducción y el proteccionismo presionaron la necesidad de nuevos mercados y de la exportación de capitales.

 

Esta puja despertó el temor por parte de los gobiernos y las monarquías por defender sus colonias, que sentían amenazadas. Surgía así la necesidad de buscar un sistema de alianzas que impidiera el surgimiento de una nueva guerra, a la vez que desataba una carrera armamentista, una industria de guerra con base en los avances tecnológicos y científicos de entonces.

 

En la época imperialista la conformación de bloques de poder sucede en momentos claves, previos a los estallidos –o como neutralización– de guerra. En Europa, a finales del siglo XIX, toman cuerpo dos bloques de potencias: La Triple Alianza (compuesta por Alemania, Austria-Hungría, Italia, Bulgaria, y el imperio Otomano); y La Triple Entente (compuesta por Gran Bretaña, Francia, y Rusia), alianza a la que se suma en 1917 Estados Unidos, Canadá e Italia, que en el camino cambió de bando.

 

Lo que dio la guerra

 

La guerra no solo debe verse como destructiva sino también como constructiva. El desarrollo de la industria creó nuevo armamento: dos avances tecnológicos de primera importancia: telecomunicaciones, sobre todo el telégrafo y el teléfono –de campo–, y la aviación que le agregó la dimensión espacial al campo de batalla, para que desde entonces –con la aviación comercial– el mundo quedara a los pies de los viajeros. La aviación de combate tuvo una aliada de importancia, después convertida en un instrumento de ciencia, arte y de la vida cotidiana: la fotografía.

 

Durante la guerra los avances son notorios en los medios para obtener información del adversario por medio de las emisiones de radio y de la fotografía aérea. También en el ferrocarril, clave para el transporte de tropas y suministros, Dicen las memorias que para abastecer los frentes fueron utilizados 120 trenes que recorrieron Europa a toda hora.

 

Desde el punto de vista de la potencia de fuego, surgió la ametralladora Browning, y la MG 08 alemana, el fusil no solo para blancos directos sino indirectos, lanzallamas y armas químicas. En esa guerra fueron utilizados por primera vez el gas mostaza y los químicos, de los cuales fueron irrigados 120.000 toneladas.

 

También hubo avances con los buques y los submarinos de guerra; en tierra con los tanques de guerra, y algo nuevo también: la guerra de trincheras, que mostró el lado más oscuro e inhumano de la guerra. Tomó forma masiva la artillería y el transporte mecanizado.

 

El arte y la guerra

 

El arte también tuvo sus manifestaciones en y de la guerra a través del expresionismo, el impresionismo, el dadaísmo y otras formas de modernismo, resumidas en obras de pintores como John Singer, "Gaseados", Otto Dix con "Flandes", Franz Marc, con "caballos azules", escritores como Ernst Hemingway con "Adiós a las armas", Virginia Wolf con "La señora Dolloway", Eric María Remarque y John Dos Pasos. Fue un arte triste, desolado, desconfiado, angustiado y melancólico, con predominio del sujeto y el mundo a través del mismo. Pero también estuvo presente el vanguardismo, que propuso un arte y una cultura más fresca y de más calor humano.

 

En lo social

 

Aunque existían sindicatos, la guerra llevó a su incremento y a las protestas por mejores condiciones de vida y en defensa de derechos democráticos. El sector más importante surgido en este periodo fue el de las mujeres, incorporadas al mundo laboral para suplir la ausencia de los hombres por su reclutamiento para el combate. Este movimiento feminista y femenino demandaba: leyes de protección de la mujer en lo laboral, en la maternidad, y derechos de familia, divorcio e interrupción del embarazo. Una muestra de cómo se transformó la vida después de 1918.

 

Para no olvidar

 

La Primera Guerra Mundial fue considerada la más brutal, y sangrienta hasta ese entonces: significó la movilización de 70 millones de personas, de las cuales murieron 17 millones en los combates, 7 millones eran civiles; además de dos millones de heridos. Participaron 40 Estados en la conflagración. Alemania perdió un millón 800.000 personas; Francia un millón 400.000; Gran Bretaña 750.000; Rusia dos millones 300.000 –el país que más muertos puso en esta guerra. Los Estados Unidos, que entraron tarde en la conflagración con tres millones de soldados perdieron 114.000.

 

Se estima que en la guerra murieron 5.509 soldados por día, durante 1.567 días de combates.

 

Murieron en Verdun, Francia, 300.000 soldados, en Somme 600.000, todo para que los alemanes pudieran avanzar diez kilómetros; en el frente oriental fueron registrados dos millones de víctimas, entre muertos heridos y capturados.

 

La guerra pasó por varios periodos, no fue una sola batalla sino muchas. En el frente oriental cinco, en el occidental 22 por lo menos, en el frente italiano once batallas de Isonzo y en total 15 batallas, frentes del Oriente Medio y los Balcanes: mínimo diez; campaña alemana en el este de África, y la guerra en el mar.

 

Una paz revanchista

 

Alemania y sus aliados perdieron la guerra porque siendo el mejor ejército que le infringió muchas bajas al adversario, tuvo que enfrentarse a tres de las seis principales potencias de entonces: Francia, Rusia y Gran Bretaña. Y a partir de 1917 a los Estados Unidos. Y porque sus aliados eran o muy pequeños o muy débiles para llevar la guerra a la victoria. Alemania, según su plan, debía enfrentar al adversario en dos frentes: el occidental –contra Francia– y el oriental –contra Rusia–, lo que a la postre no le funcionó.

 

Entrado el año 1918, en menos de un mes, Alemania sufre cambios sutanciales: pasó de imperio a la república, de la victoria a la derrota inesperada, de la guerra a la paz.

 

Dos años antes, en 1916, el presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, propuso sus catorce puntos de paz, que llamó "Paz sin victoria", que los vencedores no aceptaron, proponiendo como alternativa una paz sin gloria y revanchista. Los vencidos traicionados, toda vez que aceptaron el armisticio con base en los 14 puntos de Woodrow Wilson pero les impusieron drásticas sanciones que a la postre constituyeron la base de los enfrentamientos futuros.

 

En 1919 en Versalles la Alianza triunfadora –Francia, Inglaterra y los Estados Unidos– toma las decisiones contra los vencidos, sin poder participar en la reunión de la repartija imperialista. Alemania se vio obligada a devolver las regiones de Alsacia y Lorena, hoy departamentos de Francia, salir de Bélgica, Dinamarca, Polonia, y Lituania, renunciar a todo su imperio colonial en África y partes de Asia, además debió reducir su ejército a un máximo de 100.000 hombres, sin aviación, artillería pesada o submarinos. Y el pago de reparaciones económicas, lo que terminó de hacer en 2010.

 

Del imperio austro-húngaro, a partir de Austria quedan nuevos países: Hungría, Checoslovaquia, Polonia, y Yugoeslavia. La entrega de unos territorios a Italia, su prohibición de integrarse a Alemania la convierte en un Estado casi inviable. Hungría también fue castigada territorialmente en favor de Checoslovaquia, Rumania y Yugoeslavia.

 

Del imperio Otomano surge Turquía y países como Transjordania, Siria Palestina e Irak bajo el control de Inglaterra y Francia. Los restos del imperio Otomano también dan lugar a Yemen, Arabia Saudita y Armenia.

 

También surgieron los países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania, así como Finlandia. En cuanto a los disputados estrechos de Bósforo y Dardanelos pasaron a inspección internacional.

 

En Rusia surgió, a partir de la revolución socialista de octubre de 1917, el primer país socialista: la Unión Soviética.

 

Así, el mapa del mundo cambió: se inició la hegemonía de los Estados Unidos y su dominio político, militar y financiero del mundo, el declive de Gran Bretaña, Francia e Italia, el resurgimiento de Alemania en la lucha del capital por el control del mundo y de otro lado el socialismo que inicia su camino por darle a los pueblos un mejor mundo.


 

Recuadro 1

 

La anécdota del inicio de la Primera Guerra Mundial

 

Primer periodo o crisis de Sarajevo: desde el 28 de junio hasta el 28 de julio de 1914.

 

El 28 de junio de 1914 la ciudad de Sarajevo –capital de Bosnia– se preparaba a recibir al archiduque Francisco Fernando, heredero al trono Austro-húngaro y su esposa Sofía Chotek, era el sobrino del emperador Francisco José: Bosnia en ese momento hacia parte del imperio, y existían fuertes tendencias nacionalistas unas de las cuales pensaban anexionar a ese territorio al proyecto de la gran Serbia, para unificar a todos los eslavos del sur.

 

Activistas de la organización clandestina La Joven Bosnia, parte de la organización La Mano Negra, prepararon acciones contra los visitantes con bombas y luego asesinando a la pareja real. El que disparó y a quien le echaron el pato de todo fue a Gavrilo Princip un veinteañero y apasionado nacionalista bosnio. Desde esa fecha luctuosa para la monarquía, y hasta el 28 de julio, sucedieron una serie de hechos que llevaron a Europa a la acción armada.

 

El monarca austriaco culpó a Serbia y le exigió investigación pero a órdenes de la inteligencia austriaca cosa que los serbios no aceptaron, el viejo monarca se calentó y declaró la guerra a Serbia con el apoyo de Alemania por intermedio del Káiser Guillermo II.

 

A Rusia no le gustó que ofendieran a su aliada eslava, Serbia se puso a su lado y movilizó su tropa, cosa que le cayó muy mal a Alemania que le declaró la guerra a Rusia. Para colmo de su furor también le declaró la guerra a Francia, invadió Bélgica, rompiendo los tratados de neutralidad cosa que no le gustó a Gran Bretaña, aliada de Bélgica en la Entente, y la declaró la guerra a Alemania. Así, según las manipulaciones de la historia que nada dice ni explica, sucedieron los hechos que detonaron esta guerra.

Informacion adicional

  • Antetítulo Sobre la Primera Guerra Mundial:
  • Autor PEDRO MIGUEL TAPIA
  • Edición 204
  • Sección Memoria
  • Fecha
  • Bajante
Publicado en Edición No. 204
Miércoles, 23 de Julio de 2014 06:41

Firman China y Cuba 29 acuerdos comerciales

El presidente chino, Xi Jinping, se reunió este martes con su par cubano, Raúl Castro, en una visita de dos días a La Habana destinada a convertir a China, que es segundo socio comercial, en primera fuente de créditos y un gran inversionista en Cuba.


También sostuvo un encuentro con el líder revolucionario cubano, Fidel Castro, con quien intercambió puntos de vista sobre los lazos bilaterales, la situación internacional y otros temas de interés común.

Xi señaló que su visita a Cuba tiene como fin heredar y continuar la tradicional amistad entre las dos naciones construida de manera conjunta por Castro y las generaciones más viejas de líderes chinos, para dar nuevo ímpetu a la cooperación bilateral.


Xi recordó una reunión con Fidel Castro en Cuba, en 2011, y dijo sentirse muy complacido de ver ahora al líder cubano en buen estado de salud. Y agregó: usted es el fundador de las causas de la revolución y la construcción cubanas, y también de la relación China-Cuba, reportó Xinhua.


Usted es profundamente admirado por el pueblo cubano y también se ha ganado el respeto del pueblo chino. Nunca olvidaremos las significativas aportaciones hechas por usted a la relación bilateral, señaló.


Visita centrada más en la economía que en la ideología

El mandatario chino, quien llegó aquí la noche del lunes, dijo antes de la ruenión con Fidel Castro: esta visita cumplirá con los propósitos de fomentar la amistad, ahondar la confianza mutua, ampliar la cooperación e impulsar el desarrollo y abrir una nueva etapa de la cooperación amistosa de beneficio mutuo entre China y Cuba.

Xi fue recibido esta tarde con honores militares en el Palacio de la Revolución y sostuvo un encuentro privado con Raúl Castro, con quien firmó 29 acuerdos en diversos sectores como finanzas, biotecnología, agricultura, infraestructura y energía renovable. En una gira centrada en la economía más que en la ideología, China concedió a la isla varios nuevos créditos, incluido uno para la construcción de una terminal portuaria en la ciudad de Santiago.


Cuba es la última escala de una gira latinoamericana del presidente chino, que estuvo también en Brasil, Argentina y Venezuela. A estos dos últimos países Xi tendió la mano con diversos acuerdos, mientras sus economías son miradas con recelo por Estados Unidos y Europa.
En coincidencia con su visita, medio centenar de empresarios chinos exploraron oportunidades de negocios en la isla, atraídos por las nuevas ventajas que ofrece Cuba a la inversión extranjera.


Además, funcionarios chinos y cubanos inauguraron este martes en La Habana una planta que con tecnología china fabricará biosensores para controlar la diabetes.


Xi culminará su periplo de más de una semana el miércoles en Santiago de Cuba, en el oriente de la isla, días después de una gira latinoamericana del presidente ruso Vladimir Putin, quien visitó Cuba, Nicaragua, Argentina y Brasil

Raúl Castro, de 83 años, emprendió reformas económicas en 2008, proceso que algunos analistas consideran inspirado en China, para dar eficiencia el agotado modelo de estilo soviético.


Pero al cabo de seis años de reformas, la economía cubana sigue sin despegar debido principalmente a la falta de inversiones, por lo que la llegada de capitales frescos es vital para la isla.


Cuba puso en vigor en junio una nueva Ley de Inversión Extranjera y promueve la instalación de empresas foráneas en la futura zona franca del nuevo megapuerto de Mariel, 45 kilómetros al oeste de la capital, que absorberá el tráfico de carga de La Habana.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor
  • País
  • Región
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Miércoles, 23 de Julio de 2014 06:36

Cómo no tocar los negocios con Rusia

La retórica es agresiva, a veces amenazadora, pero las acciones reales muy limitadas. Europa no converge en un consenso cuando se trata de adoptar un frente común ante Rusia. Después del derribamiento del vuelo MH17 de Malaysia Airlines y las acusaciones que apuntan a la supuesta responsabilidad de Moscú, la Unión Europea está empantanada en sus divisiones y sus conflictos de intereses. Una de las líneas de ruptura pasa por el eje Londres/Berlín/París. Francia tiene en juego los poco más de mil millones de euros equivalentes al contrato firmado en 2011 con Rusia por la venta de armamento militar. Londres y Berlín están atadas por negocios millonarios. Gran Bretaña y Alemania dependen de los intereses rusos en ambos países y de sus propias inversiones en Rusia. Lo que está en la ruleta rusa es tan gigantesco que a nadie le conviene mucho que las sanciones o la crisis lleguen a mayores. Ello explica en mucho el jueguito cínico de luces y sombras que los europeos despliegan en su estrategia ante Moscú. Un valet ininterrumpido de acusaciones, amenazas, sanciones ligeras y, detrás del telón, la intención de proteger el edificio de una relación que ha hecho de cada socio de Moscú un ente dependiente. "Tenemos el dedo en el gatillo, el disparo vendrá más tarde", dice una fuente anónima francesa citada por el diario Le Monde. Sin embargo, el escenario de la relación con Moscú tiene congelado el supuesto "disparo".


En el caso del contrato francés, se trata de dos navíos portahelicópteros Mistral construidos por la empresa DCNS de Saint-Nazaire (mil puestos de trabajo creados). El contrato también incluye unos 200 millones de euros en transferencia tecnológica y la capacitación de la tripulación. Los barcos se llaman Vladivostok y Sebastopol. El primero debe ser entregado a finales de 2014 y el Sebastopol (es el nombre de una ciudad de Crimea) en 2016. Estos navíos poseen una polivalencia única: son capaces de asumir varias funciones, que van desde el comando, el transporte de tropas hasta un hospital. También cuentan con dispositivos de altísima tecnología: un sistema de comunicación destinado a los combates tácticos (Senit 9) así como un radar ultrasofisticado. Apenas comenzaron las discusiones en torno de este contrato (2008), los aliados de París, la OTAN, por ejemplo, criticaron a Francia. Y desde que estalló el conflicto en Ucrania varios países de la Unión Europea presionan para que París anule o demore la venta. Francia adoptó un perfil bajo y, aunque evocó en tono discreto la cuestión, siempre mantuvo en pie el contrato. El vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozine, reiteró hace unos días que si el contrato se anulaba, "Francia perdería más que Rusia".


Sin embargo, bajo la presión de sus socios europeos y, en particular, del primer ministro británico, David Cameron, el presidente francés, François Hollande, aclaró el 21 de julio que el primer barco "está prácticamente terminado y debe ser entregado en octubre". Si así no fuera, dijo Hollande, "habría que devolverle a Rusia los 1,1 mil millones de euros que pagó". En cuanto al segundo barco, el Sebastopol, el presidente empleó una retórica doble que ilustra por de más la realidad. El jefe del Estado dijo que "todo dependerá de la actitud de Rusia, lo digo claramente. Pero en el estado actual, no hay ninguna sanción decidida que nos obligue a renunciar".


Quien más presiona para que se anule la venta es el premier británico Cameron, quien dijo que resultaba "inconcebible" que una venta así se llevara a cabo en este momento, al tiempo que abogó para que los europeos adoptaran más sanciones contra Moscú. Ahora bien, David Cameron tampoco es un campeón de la moral. La city se ha convertido con el correr de los años en el territorio predilecto de los millonarios rusos y de los negocios. Empresas mastodónticas del sector de los hidrocarburos como GazProm, Rosneft o Loukoïl, el operador de telefonía MegaFon o el banco Sberbank, hay en total unas 70 empresas rusas con cotizaciones en la Bolsa de Londres. Y las millonarias casas de los barrios chics de Kensington o de Chelsea, cuyo club de fútbol es propiedad del oligarca ruso Roman Abramovich, están ocupadas por rusos muy pudientes. Por ello, París le exige a Londres la misma vara: que Cameron se ocupe de los intereses rusos en Londres. Nada más que en el sector inmobiliario londinense, éstos representan más de 600 millones de euros. Si los rusos se van, el mercado se cae.

 

En cuanto a Alemania, otro país con perfil bajo y ánimo muy negociador, las cuestiones financieras y energéticas también determinan su posición diplomática. Para Berlín, Rusia es un mercado clave. La primera economía europea importa de Rusia un tercio del petróleo y el gas que consume. Berlín es el primer socio comercial europeo de Rusia y el tercero a escala mundial. Alemania tiene instaladas 6000 empresas en territorio ruso y 300 mil puestos de trabajo alemanes dependen de las buenas relaciones con Moscú. Siemens, EON, el grupo de distribución Metro, el sector automotor alemán, el de la química o el de la mecánica de alta precisión están muy imbricados en Rusia como para cerrarle la puerta a Vladimir Putin.

La retórica es un perfil para los medios, los negocios una realidad esencial para las economías. Rusia y Europa están absorbidas por el remolino de sus propias contradicciones. La catástrofe del Boeing de Malaysia Airlines puso a Vladimir Putin en una encrucijada que no figuraba en el guión original del proyecto de la "Nueva Rusia" que él mismo presentó el pasado 17 de abril. A su vez, Occidente es un títere patético. Según el dictador de turno, el ex presidente egipcio Hosni Mubarak, la junta militar egipcia o el presidente Sirio Bashar al Assad, las potencias occidentales le exigen a uno lo que le perdonan al otro.


Con Rusia se les cayó de nuevo la máscara, exactamente como ocurrió durante la Primavera Arabe. En el caso del conflicto en Ucrania, la Unión Europea no puede tapar con su palabrerío su responsabilidad directa en el conflicto. Fue ella la que puso al rojo vivo la cuestión de las fronteras. Pierre Verluise, profesor en geopolítica y director del portal diploweb.com, recuerda la etapa esencial en las páginas del semanario l'Express: "Entre noviembre de 2013 y junio de 2014, la Unión Europea firmó tres acuerdos de asociación: con Georgia, Moldavia y Ucrania. En los tres casos, se trata de acuerdos con Estados que no son soberanos en la totalidad de su territorio. Lo que es muy audaz de parte de la Unión Europea. En estos tres países, Rusia ocupa parte de las tierras: Osetia del Sur y Abjasia en lo que atañe a Georgia, Transnistria en Moldavia y Crimea en Ucrania, incluso una parte en Ucrania oriental".


Los países de Europa central y oriental que conocieron el yugo soviético, en especial Polonia y Lituania, viven con la pesadilla de aquella experiencia. Los de Europa occidental tienen otra: que la crisis se acabe lo más pronto posible para conservar así todas las prerrogativas y beneficios económicos de su relación con Moscú. Lo demás, es retórica. Ya lo demostró hasta el ridículo la Primavera Arabe: no se trata de saber quién es culpable o inocente, quién es demócrata o dictador. Lo esencial consiste en exaltar la culpabilidad cuando los intereses son pequeños o en taparla si el socio es estratégico y los intereses son demasiado grandes. Armas, industria, energía o finanzas, eso es lo único que rige y regirá la posición de Occidente, sea quien fuere el socio o el interlocutor que esté enfrente.


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Informacion adicional

  • Antetítulo LA CATASTROFE DEL AVION EVIDENCIO LA ESTRATEGIA AMBIVALENTE DE LA UE
  • Autor Eduardo Febbro
  • País
  • Región Europa
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Miércoles, 23 de Julio de 2014 06:36

Cómo no tocar los negocios con Rusia

La retórica es agresiva, a veces amenazadora, pero las acciones reales muy limitadas. Europa no converge en un consenso cuando se trata de adoptar un frente común ante Rusia. Después del derribamiento del vuelo MH17 de Malaysia Airlines y las acusaciones que apuntan a la supuesta responsabilidad de Moscú, la Unión Europea está empantanada en sus divisiones y sus conflictos de intereses. Una de las líneas de ruptura pasa por el eje Londres/Berlín/París. Francia tiene en juego los poco más de mil millones de euros equivalentes al contrato firmado en 2011 con Rusia por la venta de armamento militar. Londres y Berlín están atadas por negocios millonarios. Gran Bretaña y Alemania dependen de los intereses rusos en ambos países y de sus propias inversiones en Rusia. Lo que está en la ruleta rusa es tan gigantesco que a nadie le conviene mucho que las sanciones o la crisis lleguen a mayores. Ello explica en mucho el jueguito cínico de luces y sombras que los europeos despliegan en su estrategia ante Moscú. Un valet ininterrumpido de acusaciones, amenazas, sanciones ligeras y, detrás del telón, la intención de proteger el edificio de una relación que ha hecho de cada socio de Moscú un ente dependiente. "Tenemos el dedo en el gatillo, el disparo vendrá más tarde", dice una fuente anónima francesa citada por el diario Le Monde. Sin embargo, el escenario de la relación con Moscú tiene congelado el supuesto "disparo".


En el caso del contrato francés, se trata de dos navíos portahelicópteros Mistral construidos por la empresa DCNS de Saint-Nazaire (mil puestos de trabajo creados). El contrato también incluye unos 200 millones de euros en transferencia tecnológica y la capacitación de la tripulación. Los barcos se llaman Vladivostok y Sebastopol. El primero debe ser entregado a finales de 2014 y el Sebastopol (es el nombre de una ciudad de Crimea) en 2016. Estos navíos poseen una polivalencia única: son capaces de asumir varias funciones, que van desde el comando, el transporte de tropas hasta un hospital. También cuentan con dispositivos de altísima tecnología: un sistema de comunicación destinado a los combates tácticos (Senit 9) así como un radar ultrasofisticado. Apenas comenzaron las discusiones en torno de este contrato (2008), los aliados de París, la OTAN, por ejemplo, criticaron a Francia. Y desde que estalló el conflicto en Ucrania varios países de la Unión Europea presionan para que París anule o demore la venta. Francia adoptó un perfil bajo y, aunque evocó en tono discreto la cuestión, siempre mantuvo en pie el contrato. El vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozine, reiteró hace unos días que si el contrato se anulaba, "Francia perdería más que Rusia".


Sin embargo, bajo la presión de sus socios europeos y, en particular, del primer ministro británico, David Cameron, el presidente francés, François Hollande, aclaró el 21 de julio que el primer barco "está prácticamente terminado y debe ser entregado en octubre". Si así no fuera, dijo Hollande, "habría que devolverle a Rusia los 1,1 mil millones de euros que pagó". En cuanto al segundo barco, el Sebastopol, el presidente empleó una retórica doble que ilustra por de más la realidad. El jefe del Estado dijo que "todo dependerá de la actitud de Rusia, lo digo claramente. Pero en el estado actual, no hay ninguna sanción decidida que nos obligue a renunciar".


Quien más presiona para que se anule la venta es el premier británico Cameron, quien dijo que resultaba "inconcebible" que una venta así se llevara a cabo en este momento, al tiempo que abogó para que los europeos adoptaran más sanciones contra Moscú. Ahora bien, David Cameron tampoco es un campeón de la moral. La city se ha convertido con el correr de los años en el territorio predilecto de los millonarios rusos y de los negocios. Empresas mastodónticas del sector de los hidrocarburos como GazProm, Rosneft o Loukoïl, el operador de telefonía MegaFon o el banco Sberbank, hay en total unas 70 empresas rusas con cotizaciones en la Bolsa de Londres. Y las millonarias casas de los barrios chics de Kensington o de Chelsea, cuyo club de fútbol es propiedad del oligarca ruso Roman Abramovich, están ocupadas por rusos muy pudientes. Por ello, París le exige a Londres la misma vara: que Cameron se ocupe de los intereses rusos en Londres. Nada más que en el sector inmobiliario londinense, éstos representan más de 600 millones de euros. Si los rusos se van, el mercado se cae.

 

En cuanto a Alemania, otro país con perfil bajo y ánimo muy negociador, las cuestiones financieras y energéticas también determinan su posición diplomática. Para Berlín, Rusia es un mercado clave. La primera economía europea importa de Rusia un tercio del petróleo y el gas que consume. Berlín es el primer socio comercial europeo de Rusia y el tercero a escala mundial. Alemania tiene instaladas 6000 empresas en territorio ruso y 300 mil puestos de trabajo alemanes dependen de las buenas relaciones con Moscú. Siemens, EON, el grupo de distribución Metro, el sector automotor alemán, el de la química o el de la mecánica de alta precisión están muy imbricados en Rusia como para cerrarle la puerta a Vladimir Putin.

La retórica es un perfil para los medios, los negocios una realidad esencial para las economías. Rusia y Europa están absorbidas por el remolino de sus propias contradicciones. La catástrofe del Boeing de Malaysia Airlines puso a Vladimir Putin en una encrucijada que no figuraba en el guión original del proyecto de la "Nueva Rusia" que él mismo presentó el pasado 17 de abril. A su vez, Occidente es un títere patético. Según el dictador de turno, el ex presidente egipcio Hosni Mubarak, la junta militar egipcia o el presidente Sirio Bashar al Assad, las potencias occidentales le exigen a uno lo que le perdonan al otro.


Con Rusia se les cayó de nuevo la máscara, exactamente como ocurrió durante la Primavera Arabe. En el caso del conflicto en Ucrania, la Unión Europea no puede tapar con su palabrerío su responsabilidad directa en el conflicto. Fue ella la que puso al rojo vivo la cuestión de las fronteras. Pierre Verluise, profesor en geopolítica y director del portal diploweb.com, recuerda la etapa esencial en las páginas del semanario l'Express: "Entre noviembre de 2013 y junio de 2014, la Unión Europea firmó tres acuerdos de asociación: con Georgia, Moldavia y Ucrania. En los tres casos, se trata de acuerdos con Estados que no son soberanos en la totalidad de su territorio. Lo que es muy audaz de parte de la Unión Europea. En estos tres países, Rusia ocupa parte de las tierras: Osetia del Sur y Abjasia en lo que atañe a Georgia, Transnistria en Moldavia y Crimea en Ucrania, incluso una parte en Ucrania oriental".


Los países de Europa central y oriental que conocieron el yugo soviético, en especial Polonia y Lituania, viven con la pesadilla de aquella experiencia. Los de Europa occidental tienen otra: que la crisis se acabe lo más pronto posible para conservar así todas las prerrogativas y beneficios económicos de su relación con Moscú. Lo demás, es retórica. Ya lo demostró hasta el ridículo la Primavera Arabe: no se trata de saber quién es culpable o inocente, quién es demócrata o dictador. Lo esencial consiste en exaltar la culpabilidad cuando los intereses son pequeños o en taparla si el socio es estratégico y los intereses son demasiado grandes. Armas, industria, energía o finanzas, eso es lo único que rige y regirá la posición de Occidente, sea quien fuere el socio o el interlocutor que esté enfrente.


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Informacion adicional

  • Antetítulo LA CATASTROFE DEL AVION EVIDENCIO LA ESTRATEGIA AMBIVALENTE DE LA UE
  • Autor Eduardo Febbro
  • País
  • Región Europa
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

Cuba y China suscribieron hoy en La Habana varios acuerdos de cooperación que tributan a una mayor integración de sus economías, y ratifican a la nación asiática como el segundo socio comercial de la Isla.


Durante un Foro de Negocios, con sede en el Hotel Nacional de Cuba, representantes del Buró de Desarrollo del Comercio chino y miembros de la Cámara de Comercio de la República de Cuba rubricaron un convenio para viabilizar más la ampliación y diversificación del intercambio empresarial.


Los acuerdos restantes van dirigidos a incrementar las oportunidades de negociaciones e inversión en sectores como las energías renovables y la producción de alimentos.


Orlando Hernández Guillén, presidente de esa institución, refirió que las negociaciones se llevan a cabo en un momento crucial para la economía nacional, cuando "se toman medidas para otorgar mayor autonomía a las empresas y se les exige una gestión más efectiva".


La relación comercial de las dos naciones superó en 2013 los mil 410 millones de dólares, y a partir de este año, con la firma de los nuevos acuerdos, podría incrementarse en más de un 25 por ciento, se indicó.


En la jornada, directivos de la Industria Ligera de China (Chinalight) se interesaron en las nuevas facilidades que brinda la Ley 118 de Inversión Extranjera y los atractivos de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, y evaluaron junto a funcionarios cubanos posibles proyectos.
Representantes de la Empresa CITIC Internacional Co. también indagaron en el funcionamiento de la industria cubana y su sistema de importaciones, de donde emergieron algunas propuestas de cooperación que incluyen la interacción del capital humano.


Una vez concluido el Foro sesionó un seminario auspiciado por la Agencia de Promoción de Inversiones de China, espacio que Cuba aprovechó para referirse a las recientes modificaciones de su industria biofarmacéutica y cómo puede formar parte de esta el capital foráneo.
Los empresarios del gigante asiático también recibieron detalles del impacto que van teniendo en la economía cubana las formas no estatales de gestión en la producción y los servicios, la creación de cooperativas no agropecuarias, y la apertura a proyectos locales en todo el país.

Asociación estratégica integral entre China y Venezuela

Una asociación estratégica integral dejó como saldo la visita de dos días, que concluyó hoy, del presidente de China, Xi Jinping, a Venezuela, en una gira de trabajo por latinoamericana que lo llevará ahora a Cuba.

Un total de 38 nuevos acuerdos en sectores claves para las economías de China y Venezuela fijaron alianzas en los sectores de finanzas, energía, minería, agricultura, infraestructura, industrialización y tecnologías.


De la XIII Comisión mixta de alto nivel China-Venezuela, que sesionó durante la visita del estadista asiático, se derivaron también decisiones de cooperación en el terreno cultural y social, particularmente este último dirigido a la reducción de la pobreza en ambos países.


De manera particular entre los acuerdos, destacó el desarrollo de infraestructuras que serán de utilidad incluso para las naciones miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y del Mercado Común del Sur (Mercosur).


Trascendieron además avances en el programa espacial, que incluye la instalación de un tercer satélite en Venezuela, y la creación de una fábrica de ellos en esta nación, donde además se confeccionarán parte de sus componentes.

En torno a la visita del mandatario los bancos centrales de los dos países suscribieron un convenio de cooperación, dirigido a favorecer el intercambio de información acerca de metodologías estadísticas, estrategias de política monetaria y mecanismos de financiamiento.
También el Banco de Desarrollo de China, (BDC) estableció una oficina aquí, que al decir de Hu Huaiban, su presidente, se explica porque Venezuela constituye el principal receptor de los préstamos de ese ente emisor en latinoamericana.


La cooperación integral chino-venezolana supera los 50 mil millones de dólares, a través de mecanismos de inversión como el Fondo Conjunto Chino-Venezolano que impulsa más de 240 proyecto, y el de financiamiento que agrupa otros 67 planes, según el presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, Simón Zerpa.


Durante la firma de los acuerdos el mandatario chino, Xi Jinping, calificó de exitosos y prometedores los vínculos y abogó por fortalecer la cooperación con mayores saltos en los vínculos para asegurar un futuro más prometedor.
Por su parte, el presidente Nicolás Maduro señaló que los acuerdos son extraordinarios, China resulta la potencia emergente más importante del siglo XXI y demostró que "es posible alzarse como potencia sin ser imperio".


Construir un mundo multipolar, multicéntrico, de paz y prosperidad calificó Maduro el objetivo de las relaciones entre ambos países.
Los lazos entre Caracas y Beijing se entroncan con el programa de desarrollo venezolano, el denominado Plan de la Patria, concebido como estrategia económica, política y social hasta el 2019 por el fallecido presidente Hugo Chávez, precisó Maduro.


Asimismo, comparó que los vínculos con la nación asiática son de beneficio mutuo, que para Venezuela significa catapultar las capacidades productivas, de mayor transferencia de tecnología, dirigida a potenciar el avance económico y social en este país.


La visita de Jinping, ocurrió en el marco de la celebración, el 28 de junio pasado de 40 años de relaciones diplomáticas y que adquirió mayor dimensión durante el mandato de Chávez.


El volumen del intercambio comercial aumentó de apenas 20 convenios antes de 1998 a más de 450 hasta el 2013, lo cual ubica a Beijing como segundo socio comercial de Venezuela que, a su vez, constituye el cuarto para China en América Latina, como importante proveedor de energía, y el principal mercado de concesión de las obras.


Además, de proyectos tan importantes como la puesta en marcha de los satélites Simón Bolívar y Francisco de Miranda; otros muchos se desarrollan en vivienda, plantas eléctricas, líneas transformadoras de electricidad, redes de telecomunicaciones, carreteras y puentes, entre otras.


En la mesa sobre Petróleo y Minería, parte de la XIII Comisión Mixta de Alto Nivel, el ministro venezolano de ese sector, Rafael Ramírez, comparó que desde 2005, cuando comenzó el envío de petróleo a China, el volumen de suministro pasó de 49 mil barriles diarios a 524 mil, con un incremento de la factura petrolera anual de 580 millones de dólares a 19 mil 376 millones en ese lapso.

La meta es, anunció, un millón de barriles diarios.


(Con información de agencias)

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor
  • País Cuba
  • Región El Caribe
  • Fuente CubaDebate
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Lunes, 21 de Julio de 2014 06:15

El acuerdo EE UU-UE se empantana

Negociar un acuerdo de libre comercio nunca es fácil. Si lo hacen dos potencias comerciales como Estados Unidos y la Unión Europea, las dificultades crecen. Y si los apoyos políticos a la negociación flaquean, la negociación puede llegar a fracasar. No es el caso del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) que negocian Estados Unidos y la Unión Europea. Todavía.
El Partido Republicano ya ha advertido que no aprobará ningún acuerdo comercial, empezando por el acuerdo de asociación con el Pacífico, que negocie la actual Administración de Estados Unidos si el presidente Barack Obama no hace más esfuerzos para lograr la Autoridad de Promoción Comercial (TPA por sus siglas en inglés), por la cual el Congreso solo puede aprobar o rechazar, sin enmiendas, un acuerdo comercial. "Dada la crítica importancia de la TPA para asegurar el éxito en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico, no apoyaremos este acuerdo si se completa antes de que apruebe la Autoridad Comercial", advertían esta semana en una carta enviada por los congresistas republicanos del comité de Comercio al Alto Representante de Comercio de EE UU, Michael Froman.


En Europa, la negociación del TTIP fue uno de los primeros asuntos que discutió el nuevo Parlamento y el nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, expresó su apoyo a la negociación pero advirtió que "no sacrificaré en el altar del libre comercio las normas europeas en los ámbitos de la salud, la seguridad o la protección social y de los datos ni nuestra diversidad cultural", garantizó ante la Cámara.
La sexta ronda de negociaciones ha tenido lugar esta semana en Bruselas, con escasos avances concretos. Pero las delegaciones negociadoras mantienen el optimismo. "Estamos en un momento de transición importante en la negociación. La fase de preparación ya se ha acabado, en prácticamente todos los temas de negociación ya estamos empezando a trabajar sobre propuestas concretas. Ambas partes han puesto ya sus cartas sobre la mesa", asegura Ignacio García-Bercero, el jefe de la delegación europea en las negociaciones. García- Bercero participó a principios de mes en un seminario sobre el acuerdo comercial en Santander y allí se reunió con EL PAÍS.


Son todavía trabajos técnicos, "necesarios para preparar el campo para las decisiones políticas que se tendrán que tomar más adelante", como explica el negociador, pero que ya afloran las dificultades de acuerdo. "Todo lo que se refiere a explorar las posibilidades de reconocimiento mutuo, equivalencias en sectores como el automóvil o el farmacéutico son temas complejos. Ahí hay que tener creatividad para ver cómo se puede establecer puentes para mejorar la cooperación reglamentaria sin pretender cambiar el enfoque de cada una de las partes". Uno de los nudos gordianos de la negociación es el interés de los europeos en eliminar la discriminación en los concursos de obras públicas en Estados Unidos, lo que viene determinado por la legislación americana del Buy American, comprar productos americanos.


"No hay ningún tipo de exigencia en la legislación europea sobre que las compras públicas deban tener un cierto contenido de productos europeos. Ese tipo de legislación no existe en Europa, mientras que en EE UU para contratos públicos importantes, sobre todo en infraestructuras de transporte, existe un mandato de que cierto porcentaje de los contratos públicos debe ser de fabricación americana. Por eso damos mucha importancia a que esa discriminación no se mantenga y que, en definitiva, el Buy American se pueda convertir en un Compra Transatlántico, que puedas competir igualmente con productos europeos o americanos".


La filtración de unos documentos de la negociación, en los que se abría la puerta a la gestión hospitalaria por parte de empresas estadounidenses, extremo negado por los negociadores europeos, ha forzado a los gobiernos a pronunciarse al respecto y a rechazar tal posibilidad.


"En principio, si hay servicios públicos prestados por empresas privadas normalmente esos servicios podrán ser prestados también por empresas americanas porque no hay discriminación. Pero la decisión de base, si se decide abrir o no un servicio a la competencia privada esa es una decisión soberana de cada Estado que no va a verse afectada por nuestros acuerdos transatlánticos porque en todos nuestros acuerdos de comercio hay unas reservas específicas al respecto. No es una decisión que pueda ser impuesta por el acuerdo, es una competencia nacional. Lo que hablamos respecto a las compras públicas no es tanto de hospitales o educación. Estamos hablando fundamentalmente del sector de las infraestructuras de aeropuertos, ferrocarriles, metro, que son grandes contratos donde las empresas españolas tienen una posición competitiva fuerte y donde actualmente las empresas solo pueden participar en una licitación si los materiales que utilizan son americanos", explica García-Bercero.


El acuerdo corre el riesgo de ser poco ambicioso, ya que Estados Unidos ha excluido al sector financiero de las materias de acuerdo, por cuestiones puramente políticas explican expertos del sector que no forman parte de las negociaciones. "No tenemos la más mínima intención de poner en tela de juicio la reglamentación americana sobre servicios financieros, la ley Dodd-Frank. Lo que nos parece lógico es que los reguladores de ambas partes tengan en cuenta lo que están haciendo los otros reguladores y que, por tanto, los reguladores estadounidenses y europeos se consulten en una etapa temprana del desarrollo de la reglamentación, examinen cuáles son las posibilidades de hacer reglamentaciones que sean compatibles o equivalentes y, si ese es el caso, que se llegue a algún tipo de reconocimiento de equivalencia".
Los plazos para la negociación son muy ajustados. El objetivo es alcanzar un acuerdo para 2015 y una de las incógnitas para lograrlo es si el presidente Obama contará con la TPA, que dé garantías a la UE de que lo que se acuerde no será modificado por el Congreso de EE UU. "La fase actual de la negociación no es un problema que el presidente Obama carezca de la autoridad comercial porque hay mucho trabajo técnico aún por delante pero cuando haya que discutir los problemas políticamente más difíciles es muy difícil hacerlo si no tiene la garantía de que la otra parte lo que la administración acuerde no pueda ser modificado por el Congreso".


Para los legisladores europeos es fundamental garantizar que las negociaciones no van a suponer una merma de derechos sociales y laborales ni de los estándares climáticos. El nuevo Parlamento cuenta con un mayor número de diputados que rechazan estas negociaciones pero los dos grupos mayoritarios de la Cámara, el Partido Popular Europeo y el Partido Socialista, han expresado su apoyo al acuerdo.


"Los riesgos de fracaso siempre existen. Pero creo que el compromiso político detrás de esta negociación es muy fuerte por ambas partes y son conscientes de que fracasar en este ámbito tendría un impacto muy negativo sobre la relación transatlántica. Estoy seguro de que se hará lo necesario para que la negociación llegue a buen puerto".

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Alicia González
  • País
  • Región
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Domingo, 20 de Julio de 2014 10:47

Brasil vuelve a la vida real (y complicada)

Pasado el huracán de la Copa del Mundo, estamos todos de vuelta en la vida real. Y la vida real se muestra un tanto complicada, especialmente para la presidenta Dilma Rousseff.

 

Para empezar, el viernes pasado se divulgaron los resultados de un nuevo sondeo electoral realizado por el instituto Data Folha vinculado al diario Folha de Sao Paulo. Pese a ese vínculo –la Folha es de feroz y muchas veces irresponsable oposición al gobierno–, el trabajo de encuestas y sondeos del instituto es respetable y respetado.


Dilma perdió dos puntos. Sigue como favorita, ahora con 36 por ciento de intención de voto declarado por los entrevistados. Su competidor más directo, Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), se estacionó en 20 por ciento. A propósito de las innúmeras paradojas de la política de mi país, el PSDB de socialdemócrata tiene poco o casi nada: son propuestas del mismo y bien conocido neoliberalismo que llevó tantos países al naufragio. Así las cosas. El tercer candidato, Eduardo Campos, del Partido Socialista Brasileño (PSB), que de socialista tiene la sigla y nada más, perdió un punto: ahora tiene 8 por ciento de las intenciones de voto.


El gran problema –y la nueva preocupación– para Dilma y su equipo de campaña se refiere a la ahora prácticamente asegurada convocatoria a una segunda vuelta. El sondeo divulgado el jueves pasado indica que en una confrontación directa, Dilma y Aécio Neves están técnicamente empatados: 44 por ciento para ella, 40 por ciento para él. Vale recordar que en febrero la diferencia era de 55 a 27 por ciento, de acuerdo con el mismo instituto Data Folha.


En los primeros días de junio ya había caído de 47 a 38 por ciento. Pasado un mes y medio, la diferencia prácticamente desapareció.


El dato sorprendió a los estrategas de Dilma. Se estudian, en calidad de urgencia, fórmulas para intensificar la campaña y lograr una victoria en la primera vuelta, pero a la vez se admite que es una tarea muy difícil.


Para enturbiar aún más el horizonte, también con Eduardo Campos, un hipotético y casi imposible encuentro en la segunda vuelta, trae proyecciones preocupantes. A fines de febrero, Dilma tenía 55 por ciento de intención de voto y Campos escaso 23 por ciento. A principios de junio, la distancia era 47 a 32 por ciento, ahora 45 a 38 por ciento.


Es importante recordar que la campaña crece y se define cuando empiece la propaganda por radio y televisión, a mediados de agosto. Si los dos opositores se mantuvieron en las mismas intenciones de voto en la primera vuelta, y saltaron distancias olímpicas cuando preguntó sobre la confrontación decisiva –la de la segunda vuelta–, por primera vez surgen señales de riesgo serio para la candidatura de Dilma a la relección. Es verdad que en la primera vuelta ella dispondrá de mucho más tiempo de televisión y radio (más del doble que Aécio Neves). Pero en la segunda vuelta, el tiempo se divide de manera igual entre los candidatos. También es verdad que Lula todavía no está en la calle, y que su respaldo tiene peso determinante, pero aún así la velocidad con que Neves y Campos lograron acercarse peligrosamente en las proyecciones de la segunda vuelta muestra que podrán ocurrir sorpresas.


Asimismo, de otro terreno brotan noticias preocupantes para el país y, de nuevo, especialmente preocupantes para la presidenta. Los actuales indicadores económicos son desalentadores y despertaron nuevas señales de alarma en Brasilia. Los cálculos del Banco Central muestran que la actividad económica sufrió una retracción de 0.18 por ciento en mayo. Es menos de la mitad de la retracción prevista por el mercado financiero, pero como éste tiene el catastrofismo impregnado genéticamente, que haya sido la mitad no sirve de mucho consuelo. Difícilmente, el PIB de este año superará la marca de 1.2, a lo sumo 1.4 por ciento contra el crecimiento de 2.5 de 2013.


Del Ministerio del Trabajo vienen otras malas noticias. La creación de empleos formales en junio –poco más de 25 mil plazas– ha sido la menor para el mes desde 1998. Por otra parte, el total de nuevos empleos formales del primer semestre –590 mil– sólo supera la del mismo periodo de 1998. La única noticia positiva es que las proyecciones sobre la inflación que, pese a mantenerse en niveles altos –6.5 por ciento en 12 meses–, ya no presionan tanto. De todas formas, permanece, en la opinión del brasileño medio que existe la inflación, y ese fenómeno de pésima memoria planea peligrosamente sobre nuestras cabezas. Los grandes medios de comunicación se encargan de desempeñar esa tarea, martillando un día sí y el otro también que el país vive una espiral inflacionaria que los números no confirman.


Los estrategas de la campaña de Dilma saben muy bien que su principal adversario es precisamente la economía. La sensación de que Brasil vive un deterioro puede contaminar al electorado. Candidatos de la oposición y los medios hegemónicos de comunicación lo saben bien y trabajan muy activamente para fortalecer esa sensación.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor ERIC NEPOMUCENO
  • País Brasil
  • Región Suramérica
  • Fuente La Jornada
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Domingo, 20 de Julio de 2014 10:31

La apuesta estratégica de Lula y Dilma

La conferencia de Fortaleza, prolongada el miércoles en Brasilia cuando se sumaron los líderes de la Unasur y la Celac, tuvo el sello de la presidenta, que se perfila como favorita a la reelección en los comicios del 5 de octubre.

 

En 2016, baterías antiaéreas rusas blindarán Río de Janeiro durante los Juegos Olímpicos, gracias al acuerdo de defensa firmado por Brasilia y Moscú una semana antes de la quinta cumbre del grupo Brics celebrada en marzo de 2013, un entendimiento ampliado por Dilma Rousseff y Vladimir Putin la semana pasada cuando se incluyó la compra de otros armamentos. En octubre de 2013, dos petroleras chinas integraron junto a la brasileña Petrobras el consorcio vencedor de la subasta por el megapozo Libra, situado en el litoral carioca y dotado de unos 12 mil millones de barriles de crudo. Antes de ello, en 2009, año de la primera cita presidencial de los Brics en la ciudad rusa de Ekaterimburgo, Luiz Inácio Lula da Silva pactó con su colega chino Hu Jintao un crédito de 10 mil millones de dólares para que Petrobras extraiga petróleo en yacimientos hundidos a 5000 metros de profundidad.


Estos antecedentes, a los que se podrían añadir otros como los programas satelitales firmados con China, permiten demostrar que la alianza de los gobiernos del Partido de los Trabajadores con los Brics, iniciada por Lula y profundizada por Dilma, no fue construida de buenas a primeras ni se restringe a una perspectiva economicista de corto plazo, como pudiera imaginar quien solo tome en cuenta la creación del Banco de Desarrollo y el Fondo de Contingencia durante la sexta reunión de ese grupo de países realizada la semana pasada en la ciudad nordestina de Fortaleza.


El acople entre Brasil y las potencias emergentes comenzó a madurar en la década pasada y ganó más ímpetu luego de la crisis global de 2008.


Además de cuestionar el peso de Estados Unidos en el FMI, apoyar la creación de instituciones financieras y alentar el comercio a través de las monedas locales, Brasil fue estableciendo graduales convergencias con los Brics en áreas sensibles como son las de defensa y energía, donde se asienta el núcleo duro de un vínculo entre naciones.


Todo lo anterior, sumado a las coincidencias en grandes asuntos de la agenda mundial, como los conflictos en Libia, Siria u Oriente Medio, donde Brasilia suele compartir con las posiciones defendidas por Beijing y Moscú, fueron instalando a los Brics dentro de las prioridades de la política externa de Brasilia al tiempo que se observaba un simétrico retroceso de Estados Unidos.


En los últimos meses esa potencia quedó fuera de la disputa por la explotación de hidrocarburos en el litoral de Río de Janeiro, donde hicieron pie las compañías chinas y perdió la licitación por la venta de 36 aviones de combate para la fuerza aérea brasileña.


El vicepresidente norteamericano, Joe Biden, arribó a Brasil en junio, a poco de iniciada la Copa del Mundo, con el propósito de recomponer las relaciones tras los destrozos causados por el escándalo de espionaje de la agencia NSA.


Dilma lo recibió con cortesía y habló sobre la importancia que su gobierno concede a la Casa Blanca, pero no brindó ninguna precisión sobre un eventual viaje a Washington, luego de haber suspendido una visita de Estado a esa capital cuando se confirmó que los agentes de la NSA auscultaron desde los archivos de Petrobras y hasta algún despacho del Palacio del Planalto.


En contraste con la austera recepción concedida al enviado de Barack Obama, la presidenta quiso el último año de su gobierno (concluye el 31 de diciembre) fuera coronado diplomáticamente en gran estilo, con la visita de 15 jefes de Estado luego de finalizada la Copa en el Maracaná.


El momento más alto de una semana en la que Brasil demostró su estatura internacional ocurrió el martes en Fortaleza, en cuyas playas todavía se veían hinchas extranjeros llegados para el Mundial, con la creación del Banco de Desarrollo y el Fondo de Contingencia, dos instituciones dotadas de 150 mil millones de dólares.
Un monto lo suficientemente robusto como para demostrar que surgió un polo de poder capaz de plantarse de cara a las metrópolis occidentales y marcar el inicio del fin de dos décadas de unipolaridad norteamericana.


La conferencia de Fortaleza, prolongada el miércoles en Brasilia cuando se sumaron los líderes de la Unasur y de la Celac, tuvo el sello de la presidenta que se perfila como favorita a la reelección en los comicios del 5 de octubre, con el 36 por ciento de las intenciones de voto frente al 20 del opositor Aecio Neves, proclive a reincidir en las relaciones preferenciales con Estados Unidos de su correligionario, el ex mandatario Fernando Henrique Cardoso.


El cónclave fue un triunfo de la diplomacia brasileña, pero especialmente de Rousseff, que está en condiciones de capitalizar el rédito de lo ocurrido la semana pasada, en la que mantuvo varios encuentros bilaterales, el más importante con su par chino Xi Jinping, de cara a la campaña electoral y como un anticipo de lo que serán los ejes en un eventual segundo mandato.


La política externa brasileña es la resultante de un campo de fuerzas en el que gravitan la presidencia de la república, los grupos de poder fáctico (burguesía industrial y financiera) y el Palacio Itamaraty, que suele operar con una lógica propia como si se tratara de un Estado dentro del Estado.


El saldo de la reunión de los Brics posiciona mejor a Rousseff dentro de ese sistema inestable, donde también operan el lobby de las potencias extranjeras y corporaciones transnacionales.


Rousseff se mueve con más soltura en el terreno de la diplomacia económica que en los mentideros políticos, donde prefiere que actúen sus hombres de confianza, el asesor especial de Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García, y el canciller Luiz Alberto Figueireido.


Según trascendió, ella pidió ser informada permanentemente sobre las negociaciones para la creación del Banco de Desarrollo, cuya presidencia quería ejercer, aspiración que resignó a favor de India, con sentido pragmático, para garantizar que el proyecto salga del papel.


A Dilma le gusta la diplomacia de resultados, como quedó demostrado en la conferencia de la semana pasada o hace cinco meses en Cuba, adonde viajó para recorrer las obras del puerto de Mariel financiadas por el poderoso Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, puerto que permitirá que Brasil cuente con una base de exportaciones a unas cuantas millas marinas de Miami y del Canal de Panamá, el atajo interoceánico para llegar al mercado chino.

Informacion adicional

  • Antetítulo LA ALIANZA CON LOS BRICS NO SE RESTRINGE A UNA PERSPECTIVA ECONOMICISTA DE CORTO PLAZO
  • Autor
  • País Brasil
  • Región Suramérica
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
Sábado, 19 de Julio de 2014 06:52

Banco y fondo Brics

La irrupción del grupo de países Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) como un bloque de poder internacional, con su banco de desarrollo y fondo común de reservas, es una derivación de la crisis de 2007 en Estados Unidos y Europa. También es resultado de las varias crisis de los '90 en Latinoamérica y Asia, incluyendo la debacle argentina de 2001, que revelaron la inutilidad del FMI y el Banco Mundial para estabilizar economías. La construcción de una nueva forma de multilateralismo con el Brics tiene el objetivo de ampliar la participación de más actores en el tablero geopolítico mundial. Esa posibilidad estaba latente con el fuerte crecimiento de esos países y sus zonas de influencia, que la recesión y estancamiento de las potencias tradicionales instalaron con más fuerza. La resistencia a aceptar ese cambio en el ciclo de la economía global por parte de Estados Unidos y Europa quedó en evidencia en el congelamiento de la redistribución del poder en el FMI y el Banco Mundial. En su momento, cuando la crisis internacional colocó al borde del abismo a esas dos grandes economías, se anunciaron cambios en el orden político de esos organismos internacionales, pero que fueron frenados en el Congreso de Estados Unidos. La respuesta a esa inacción fue el fortalecimiento político del Brics que ahora se refleja en la creación de un banco de desarrollo propio anunciado en la cumbre de Fortaleza, Brasil.

El FMI no tiene el mecanismo de elección democrático de un país, un voto. El peso europeo en el Consejo de Administración, órgano de gobierno de la institución, le asegura una posición de privilegio para imponer un candidato. Estados Unidos posee poder de veto, con el acuerdo implícito con Europa para la distribución de cargos: el Banco Mundial para un estadounidense y el Fondo para un europeo. La última elección del titular del Banco Mundial pareció una jugada de distracción, al designar a Jim Yong Kim, nacido en Seúl, Corea del Sur, pero desde los cinco años viviendo en Estados Unidos, donde desarrolló toda su carrera profesional. Si poner a un hombre con ojos rasgados fue la estrategia de apertura hacia las potencias emergentes, fue un hecho pueril.


Estados Unidos concentra el 16,8 por ciento del capital del FMI, porcentaje que le otorga poder de veto porque, para tomar decisiones referidas a la forma de funcionamiento del organismo, se requiere más del 85 por ciento de los votos. Estas características describen una institución fuera de época, por su discurso y propuestas económicas, y también por la distribución del poder entre los países. Hubo reclamos de potencias emergentes para designar un representante propio en el máximo cargo del FMI o del BM. China, Brasil, India y Rusia han estado argumentando que las economías en desarrollo necesitan tener mayor representación en instituciones financieras internacionales, con presidentes y altos funcionarios nombrados mediante un sistema de selección transparente, basado en méritos personales. Sin respuesta satisfactoria, en un contexto de estancamiento de Estados Unidos y Europa, esos países con economías dinámicas decidieron ocupar un espacio propio que les era negado.


El banco de desarrollo Brics, con un capital de 50 mil millones de dólares, comenzará a funcionar en 2016, con sede en Shanghai y presidencia rotatoria cada cinco años entre los países miembros (característica que ya lo diferencia del FMI y del BM). Es una manifestación del nuevo ordenamiento económico mundial. Esta iniciativa ha provocado un cimbronazo en las instituciones tradicionales que surgieron del acuerdo Bretton Woods. Así lo explicó el Premio Nobel Joseph Stiglitz al señalar, en una entrevista en Democracy Now!, de Amy Goodman y Juan González, que los países Brics hoy son más ricos que los países avanzados cuando se fundaron el Banco Mundial y el FMI al finalizar la Segunda Guerra Mundial. "Estamos en un mundo diferente, pero las viejas instituciones no se han adaptado a él", afirmó Stiglitz, para agregar que el banco de desarrollo Brics "refleja un cambio fundamental en el poder económico y político mundial". Profesor de la Universidad de Columbia y ex economista jefe del Banco Mundial, Stiglitz señaló que estos países han demostrado que "pueden trabajar juntos de una manera más eficaz que los denominados países avanzados".


Europa contó con un banco de desarrollo para recuperarse de la Segunda Guerra Mundial con la constitución del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que luego degeneró en el conocido Banco Mundial. También es interesante la experiencia asiática con el Banco Asiático de Desarrollo. Es una institución financiera multilateral fundada en 1966 por 31 países, que ahora son 67, y cuenta con un capital de 164.700 millones de dólares. Fue creado para promover el progreso social y económico de la región. Si bien tiene participación de Estados Unidos y otras potencias económicas extrarregionales, esa entidad tiene lazos estrechos con los países asiáticos con el objetivo de impulsar su desarrollo. Seis países son los principales receptores de sus créditos: China, India, Pakistán, Indonesia y Vietnam, que recibieron el 80 por ciento de los préstamos soberanos (públicos), y tres países –India, China y Filipinas– concentraron el 90 por ciento de los créditos al sector privado.


Cuando se menciona el crecimiento de esa región como "milagro asiático", se lo reduce a un fenómeno casual. Ese recorrido, además de cuestiones culturales, tiene su origen en haber estado alejado de las recetas de ajuste del FMI y BM, y en haber apuntalado un sistema de gobierno regional propio. Apostaron por instituciones como el Banco Asiático, y proyectos de integración como el Asean (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático). No ha sido casualidad que Asia acumule 50 años con índices de crecimiento elevados. Es la única zona que ha recortado sustancialmente la distancia con los países desarrollados. Primero fueron los tigres asiáticos (los NICs) que optaron por un régimen económico orientado hacia la exportación, sin considerar las recomendaciones del FMI y BM. Después fueron las reformas en China e India. Asia es hoy una región clave en la distribución del poder mundial.


En el actual escenario económico global con los Brics como un nuevo polo de atracción, América latina tiene la oportunidad de mejorar sus propias instituciones para diseñar una arquitectura financiera regional con el objetivo, precisamente, de protegerse del factor de inestabilidad global que significa el FMI y las políticas de ajuste que promueven Estados Unidos y Europa. Existen marcos de integración financiera regional que requieren su consolidación, con cooperación y confianza entre los países de la Unasur. Uno de ellos es el sistema multilateral de pagos basado en el uso de las monedas locales para transacciones comerciales intrarregionales. Otro es el fondo de reserva regional para actuar como amortiguador de eventuales impactos de perturbaciones externas. Ese fondo serviría, como el de los Brics por 100 mil millones de dólares, para estabilizar y desequilibrar transitorios de la balanza de pagos de los países miembros, otorgando créditos o garantizando préstamos a terceros; para mejorar las condiciones de inversión de las reservas internacionales efectuadas por los países miembros; y para contribuir a la armonización de las políticas cambiarias, monetarias y financieras. El Banco del Sur es otra de las instituciones necesarias para la consolidación regional. Esa entidad integrada por siete países de la Unasur (Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela) podría brindar condiciones más ventajosas, en plazos y tasas de interés, que las que ofrece el mercado financiero, para ser aplicados a proyectos de desarrollo, infraestructura e integración regional.


El banco de desarrollo y el fondo Brics abren la puerta para animar a los países latinoamericanos, pese a la resistencia brasileña, a construir una arquitectura financiera regional que permita ganar autonomía de las instituciones multilaterales tradicionales. El actual ciclo político en la región tiene el rasgo esencial de la profundización de la identidad integracionista; llegó el turno de traducirlo en avances en materia económica y financiera. El banco y el fondo Brics están marcado el sendero a transitar.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Informacion adicional

  • Antetítulo PANORAMA ECONOMICO
  • Autor Alfredo Zaiat
  • País
  • Región
  • Fuente Página12
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional

El hombre más rico del mundo, el empresario mexicano Carlos Slim, se suma a la discusión global sobre políticas de reducción del desempleo. El magnate de las telecomunicaciones ha asegurado este jueves que una semana laboral de solo tres días, con once horas de trabajo cada jornada, podría servir para disminuir los índices de paro. La propuesta no es nueva. En junio de 2012, durante una conferencia pronunciada en la sede de la ONU en Ginebra, Slim abogó por un modelo laboral de tres días a la semana, de "10 u 11 horas, para tener libres otros cuatro días y dedicarlos a la familia, a innovar, cultivarse o a crear".


Durante un discurso en el XX Encuentro Anual de la Fundación Círculo de Montevideo, que ha tenido lugar en Paraguay este jueves, ha vuelto a aludir a su fórmula mágica, aunque sin entrar en mayores detalles sobre la sostenibilidad del modelo.


Para Gerardo Esquivel, economista del Colegio de México, la propuesta, planteada sin más, "no tiene ninguna lógica". Por su parte, Raúl Feliz Ortiz, cree "interesante" que Slim piense en temas creativos. "Merece ser estudiada, pero no le veo viabilidad a corto plazo. La idea de Slim es que deja más tiempo disponible al ocio. También habría que analizarla desde el punto de vista médico. ¿Se puede mantener la atención 11 horas seguidas? No creo", vaticina. Sin embargo, asegura que en ningún país hay un sistema como este.


Lo que sí existen son programas que combinan una reducción de las horas de con subsidios del Estado. En Alemania, por ejemplo, el Gobierno puso en marcha hace años el llamado Kurzarbeit, un sistema que consiste en disminuir total o parcialmente las horas que trabaja el empleado en una compañía, una vez que esta solicita reducciones por problemas económicos o de gestión. Así, se recorta el sueldo del trabajador en un 60 o 67% y el Estado aporta el resto del salario, pero no la totalidad que supondría el subsidio por desempleo si se quedara sin su puesto de trabajo.


Un empleado de una tienda de Telmex, la empresa de telecomunicaciones mexicana propiedad de Carlos Slim, en la actualidad, trabaja jornadas de ocho horas de lunes a viernes, es decir, cinco días a la semana. Con la propuesta del magnate mexicano laborarían siete horas menos. Entre los interrogantes está la duda de si esa reducción repercutiría también en una bajada de salarios.


El discurso de Slim llega una semana después de que el empresario anunciara que American Movil, de la que es accionista mayoritario y que controla el 70% de la telefonía en territorio mexicano, reducirá su cuota nacional por debajo del 50% para cumplir con las leyes antimonopolio establecidas en la nueva ley de Telecomunicaciones.


Slim ha recuperado esta semana su título como el hombre más rico del mundo, con 79.600 millones de dólares, seguido muy de cerca por el americano Bill Gates, cuya fortuna asciende a los 79.100 millones de dólares. Ambos empresarios encabezan la lista de los hombres más ricos del mundo de Forbes, que fue recientemente actualizada por la publicación. Este cambio en la lista entre Slim y Gates [antes el americano ostentaba el primer puesto de la lista] se debe al aumento del valor de las acciones de América Móvil en el mercado financiero.

Informacion adicional

  • Antetítulo
  • Autor Paula Chouza
  • País México
  • Región Norteamérica
  • Fuente El País
  • Relacionados
  • Anexos
Publicado en Internacional
«InicioPrev12345678910PróximoFin»
Pág. 1 de 143