Domingo, 09 Septiembre 2018 10:25

¿Qué es el esmog?*

Escrito por MARXIA SUÁREZ
Valora este artículo
(0 votos)
¿Qué es el esmog?*

Los pobladores de distintas ciudades colombianas ya viven y sufren las consecuencias de respirar un aire impuro, pesado, tóxico, un aire que dificulta el caminar e invita a dejar la urbe. Acá un acercamiento sencillo y directo a este fenómeno, clara manifestación de la crisis en que han entrado las ciudades modernas.

 

El esmog es una mezcla venenosa de humo, niebla, aire y químicos producidos por los humanos; se forma especialmente en las ciudades grandes, que carecen de corrientes de aire (vientos) sea por sus construcciones o por su ubicación geográfica. Son urbes ubicadas en valles rodeados de alturas montañosas. Estos son factores que impiden la movilidad del aire.

 

Al parecer, el esmog es más frecuente donde la temperatura ambiental decrece con la altitud, ya que el aire caliente sube llevando consigo los contaminantes y desplazando al aire tibio y limpio que permanece arriba. A veces la condición atmosférica forma una capa de aire caliente que cubre la capa de aire fresco.

 

Los contaminantes atrapados en el aire de estas ciudades, no pueden elevarse, lo que persiste con mayor concentración si los contaminantes calientes están en el aire cerca de la tierra, pudiendo alcanzar niveles peligrosos.

 

En algunos momentos, por acción de la luz solar, toma forma el esmog fotoquímico, y que está presente en los centros urbanos por la combustión interna de maquinarias y automotores, hasta alcanzar características visibles. El color amarillento oscuro que se observa sobre las ciudades, especialmente en las madrugadas desde sitios por encima de construcciones y barrios, se origina por los derivados del nitrógeno e hidrocarburos, que por acción de la luz solar se convierten en contaminantes secundarios.

 

Este contaminante del aire tiene la presencia de derivados gaseosos del azufre, compuestos oxigenados que son parte del esmog: el dióxido de azufre (SO2), gaseoso, es oxidado catalíticamente por la presencia de las micro partículas que flotan en el ambiente (iones metálicos, o gotas de hidrocarburos, con el ozono como agente oxidante), forma entonces el ácido sulfúrico1 (H2SO4) que es parte de la lluvia ácida. La formación de SO2 (dióxido de azufre) también ocurre con radicales libres y en los óxidos de nitrógeno.

 

Al final de estas interacciones químicas se forma la lluvia ácida, que con el agua lluvia normal se mezcla con los dos ácidos: sulfúrico y nítrico. Los derivados del azufre –como su dióxido–, se presentan naturalmente en volcanes y por el uso de combustibles fósiles que contienen azufre; también están en las minas de este mineral. Los óxidos de nitrógeno2 (NOx) provienen de las tormentas eléctricas y por acción bacteriana, también se forman, sobretodo, por la combustión de maquinarias industriales.

 

El aire que inhalamos cotidianamente, es una mezcla de gases: en más o menos 78 por ciento de nitrógeno gaseoso (N2), 21 por ciento de oxígeno gaseoso (O2) y vestigios de otros gases que con el vapor de agua H2O (g) se aproximan al 4%. La oxidación del nitrógeno ambiental, ocurre en el aire por unión directa de nitrógeno y oxígeno, para formar el dióxido de nitrógeno (NO2):

 

N2 (g) + 2O2 (g) 2NO2 (g).

 

Este dióxido (NO2) reacciona con el agua lluvia, para formar ácidos nítrico y nitroso, que son también componentes de la lluvia ácida.

 

En las madrugadas citadinas hay un ascenso de hidrocarburos y óxidos de nitrógeno, desprendidos por la combustión durante 24 horas de carros grandes y pequeños. Con la llegada del sol, los dióxidos de nitrógeno absorben la luz solar y se rompen formando radicales de oxígeno, que pueden reaccionar con el oxígeno ambiental por ser molecular, para formar ozono (O3), con agua forma el radical hidroxilo. Los radicales libres son muy reactivos, porque tienen electrones desapareados, los cuales generan otros contaminantes.

 

Estos oxidantes fotoquímicos secundarios, pueden reaccionar con varias moléculas que incluyen óxido de nitrógeno, que forma ácido nítrico e hidrocarburos, como: peróxidos, aldehídos, cetonas, extremadamente reactivos y que disminuyen la visibilidad, y que se condensa para formar aerosoles.

 

En definitiva, a partir del dióxido de nitrógeno se forma el compuesto llamado PAN (peroxiacilnitrato) que irrita los ojos y es tóxico para las plantas.

 

Al analizar la afectación de la lluvia ácida en diferentes ambientes relacionados con la vida, debe destacarse:

 

Salud humana: Lo ácidos componentes de la lluvia ácida, disueltos en agua, irritan las membranas mucosas aumentando el riesgo de enfermedades respiratorias: enfisema, bronquitis, asma. Por contacto directo con cabello y piel pueden causar problemas cutáneos, especialmente en personas sensibles.

 

En el agua ácida es factible la presencia de iones tóxicos de cobre y plomo de las tuberías, con las consiguientes intoxicaciones, como saturnismo con plomo, que produce dolor abdominal y de cabeza, sordera, insomnio, también puede afectar el sistema neuronal, con más frecuencia en los niños, por la presencia de plomo en los juguetes con pintura que contiene ese elemento. El cobre produce intoxicación aguda por ingestión oral, se manifiesta con dolor abdominal, diarrea y piel amarilla. El aluminio afecta pulmones, piel, huesos y sistema nervioso central, es neurotóxico; se relaciona el elevado nivel del ion de aluminio con el Alzheimer.

 

Vegetación: La lluvia ácida se deposita en la tierra, provocando una acidez creciente en el suelo, que disminuye nutrientes importantes como iones de calcio, magnesio y potasio. La disminución de magnesio en la planta, provoca disminución de clorofila y con ello su proceso de fotosíntesis que entrega oxígeno al ambiente.

 

En los árboles produce retraso en su crecimiento, adelgazamiento de su follaje, pérdida con cambio de coloración y caída de hojas. El aluminio iónico, proveniente de las rocas está presente en el agua de los suelos y daña sus raíces, limitando su asimilación de agua y el ingreso de nutrientes para su desarrollo.

 

Ríos y lagunas: El incremento de iones en general y del aluminio, en especial en estas aguas, puede matar los peces. Puesto que es solución acuosa, hay variación de la neutralidad del agua – que normalmente tiene un pH 7–, si pasa a otros parámetros la medida de acidez (pH), afecta al medio acuoso así: si es inferior a 6, disminuye peces como el salmón y peces de agua dulce; también en lagos y lagunas a las larvas de insectos y algas.

 

Los moluscos no sobreviven en pH de 5.2; con un pH inferior a 5 desaparecen algunas especies de animales microscópicos. Con pH inferior a 4 el lago está definitivamente muerto. La presencia de lluvia ácida puede generar eutrofización (abundancia vegetal que cierra la superficie acuosa) con disminución del oxígeno acuático.

 

Edificación/urbanizaciones: Los materiales de construcción, como piedras o mármol –que contienen carbonatos de calcio (mármol) –, en contacto con la lluvia ácida se destruyen, son arrastrados por la lluvia, dejando más material expuesto para seguir siendo consumido por la corrosión química. Hay sales interiores en piedra y mármol, que pueden producir fisuras y rupturas internas en ellas, disminuyendo la seguridad de las edificaciones.

 

Tanto el aire, como el agua, por su calidad y cantidad, son verdaderos regalos de la naturaleza. No los valoramos conscientemente, pero es responsabilidad de sus beneficiarios humanos; protegerlos en su integridad para que la vida existente sobre el conjunto de la Tierra no corra riesgos.

 

Es una obligación impostergable, esforzarnos por mantener todo con la pureza que se nos dio. Lamentablemente esta responsabilidad es poco asumida por sus beneficiarios humanos; peor su utilización: hasta hoy es evidente el abuso y descuido para con estos bienes colectivos, así como con el abuso y descuido con toda la naturaleza que nos rodea.

 

Son problemas que no son de fácil resolución, sobre todo con el aumento de la población humana, con la cual crece en igual proporción, la polución ambiental. ¿Qué hacer para proteger la única casa que tenemos?

 

Es una temática que tenemos que analizar, concienciar y afrontar de manera positiva, no solo por acción individual sino colectiva y social, o por asociación de personas de buena voluntad, motivando a grupos significativos y convencidos del deber que tenemos con el medio ambiente y con toda la naturaleza. En medio de todo esto está la vida, su calidad y supervivencia, sobre este planeta.

 

* El esmog o smog es una combinación de humo, niebla y diversas partículas que se encuentra en la atmósfera de los lugares con elevados índices de contaminación. El fenómeno se produce cuando el aire se estanca por un periodo extendido de alta presión y las partículas contaminantes quedan flotando en las capas atmosféricas inferiores por su mayor densidad.

1 El ácido sulfúrico, es un líquido oleoso e incoloro, muy corrosivo, deshidratante, que carboniza la materia orgánica.

2 Los óxidos de nitrógeno son un grupo de gases compuestos por óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2). El término NOX se refiere a la combinación de ambas sustancias.

Información adicional

  • Autor:Marxia Suárez
  • Fuente:Periódico desdeabajo Nº249, agosto 18 - septiembre 18 de 2018
Visto 67 vecesModificado por última vez en Domingo, 09 Septiembre 2018 10:30

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.