Sábado, 22 Diciembre 2018 07:15

Conferencia de cambio climático en Polonia

Escrito por Pablo Pozzolo
Valora este artículo
(0 votos)
Conferencia de cambio climático en Polonia

LA CUMBRE INTERNACIONAL del Clima (COP 24) concluyó el fin de semana pasada en la ciudad carbonífera polaca de Katowice con algunos pasos hacia adelante y muchos hacia atrás.

 

Entre los avances se puede citar que adoptó mecanismos para poner finalmente en marcha los acuerdos de París sobre cambio climático de 2015, pero en vez de obligar a los estados a cumplir esos acuerdos, se limita a “sugerirles” que los apliquen. Unos 200 países firmaron la declaración final de la cumbre polaca, pero se sabe que en 2020 Estados Unidos, uno de los mayores contaminantes del mundo, ya no formará parte del acuerdo adoptado en la capital francesa, y se presume que otro gran defensor de las energías fósiles y negador del cambio climático, como el brasileño Jair Bolsonaro, seguirá los pasos de su admirado Donald Trump y también se retirará del pacto. Grupos ecologistas hicieron notar además que la cumbre se vació en su tramo final de representantes políticos, en especial de los mayores emisores de gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global, lo que llevó a que el plenario final no tuviera la fuerza necesaria para adoptar decisiones acordes con la ambición proclamada de los impulsores de la cumbre.


El Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático, que elaboró un informe para la cumbre de Katowice, señaló en el texto que para alejar el peligro de un calentamiento, a la larga letal, del planeta, el aumento global de las temperaturas debería limitarse a un máximo de 1,5 grados hacia fines de siglo. Para ello los países más contaminantes deberían reducir en 2030 al menos 50 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero, con respecto a 2010.


“La tendencia actual es exactamente la contraria: la temperatura ya aumentó un grado centígrado respecto de la era preindustrial, y las emisiones de gases de efecto invernadero se dispararon un 2,7 por ciento en 2018. Este dato científico, considerado como la base de toda la acción política, fue no obstante cuestionado en la COP 24 por un pequeño grupo de países liderado por Estados Unidos”, señala una nota publicada en la revista digital española Elsalto. Y agrega: “El núcleo de la cumbre giró sobre el cuestionamiento que las potencias petroleras (Arabia Saudita y Estados Unidos) realizan a los informes científicos, mientras que los estados más vulnerables al cambio climático han sido ninguneados. En el seno de la Unión Europea se ha evidenciado la división entre aquellos países que presionan para reducir aun más los compromisos con la lucha climática y los que obvian que los efectos del cambio climático situarán una gran parte de los ecosistemas europeos en riesgo de desaparición”.


“Hubo una falta de respuesta sorprendente al informe del IPCC. ¡Los países no pueden reunirse para decir que no pueden hacer nada más!”, comentó Jennifer Morgan, de Greenpeace International, citada por la agencia AFP.


Según una nota del domingo pasado de esta agencia francesa, “el manual adoptado por la COP 24 incluye las cuestiones de transparencia, un asunto clave porque permite a los países controlar que el resto cumple con su parte en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. También concede una cierta flexibilidad a los países en desarrollo”. Pero en la cumbre los países ricos no concretaron sus promesas de ayudar con unos 100.000 millones de dólares antes de 2020 a los más pobres para que “prosigan su camino hacia una transición ecológica”, según se apunta en la declaración.

 

Información adicional

  • Antetítulo:De obligaciones a sugerencias 
  • Autor:Pablo Pozzolo
  • País:Polonia
  • Región:Europa
  • Fuente:Brecha
Visto 774 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.