Martes, 06 Octubre 2020 05:47

Europa destina 32.000 millones de euros anuales a subvencionar vehículos de empresas contaminantes

Escrito por alejandro tenA
Valora este artículo
(0 votos)
Imagen de un centro de carga para vehículos eléctricos. JUSTIN SULLIVAN/AFPImagen de un centro de carga para vehículos eléctricos. JUSTIN SULLIVAN/AFP

Seis de cada diez vehículos vendidos en la Unión Europea son corporativos. Éstos generan al año 44,3 millones de toneladas de CO2, lo mismo que la planta de carbón más contaminante del continente.

 

Los subsidios, exención de impuestos o rebajas del IVA para los vehículos de empresa tienen un coste anual de 32.000 millones de euros para las arcas públicas de los estados de Europa. Estas subvenciones, entendibles desde un punto de vista empresarial, parecen no ir ligadas a los planes de descarbonización del parque móvil, ya que el 92% de las flotas de automóvil de leasing (modalidad de alquiler en propiedad para empresas) son diésel o gasolina, según un informe publicado este lunes por la organización europea Transport & Environment (T&E).

Esos 32.000 millones de euros anuales tienen que ver con una flota de coches corporativos basada en los combustibles fósiles, la cual genera el 8% del total de las emisiones del sector del tráfico rodado. Según los cálculos realizados por T&E, el promedio de contaminación generada por las diez principales compañías de renting y leasing de Europa rondaría los 44,3 millones de toneladas de CO2 anuales. Una cifra que es similar a la cantidad de gases de efecto invernadero que vierte a la atmósfera la central eléctrica de carbón más grande del continente.

Alemania, Francia, Bélgica, Italia, Polonia y España son los seis países europeos con más presencia en el mercado de las flotas de automóviles, e invierten un total de 19.000 millones de euros en ayudas a flotas empresariales sin contemplar criterios ambientales. Todos ellos, salvo Alemania, tienen ayudas a la compra superiores a los mil euros por vehículo. En el caso de España, el incentivo es de 3.498 euros por coche.

El hecho de que los vehículos contaminantes sigan teniendo incentivos económicos en este sector tan concreto tiene unas incidencias directas en el parque móvil convencional de carácter privado, tal y como señala el informe. Esto es porque la mayoría de vehículos utilizados por empresas tienen una media de uso de 45 meses. Tras ese periodo, son vendidos en concesionarios en ofertas de ocasión o kilómetro cero a un precio mucho más bajo. Es decir, los vehículos de empresa terminan en las carreteras como vehículos privados.

En la actualidad, seis de cada diez coches vendidos en la Unión Europea son vehículos de empresa. Teniendo en cuenta que muchos de ellos terminan convirtiéndose en propiedad privada a través de los mercados de segunda mano, la electrificación del sector se presenta como una oportunidad clara para transformar el parque automovilístico del viejo continente. Tanto es así que, si los beneficios fiscales del leasing y el renting fueran destinados sólo a los coches de cero emisiones, se podría conseguir que para 2025 se introdujeran 800.000 automóviles eléctricos de empresa y 3,4 millones para 2030, los cuales terminarían en el mercado de ocasión después de su uso corporativo.

Es por ello que desde la organización ecologista reclaman que se transformen las tasas impositivas, las devoluciones del IVA y las amortizaciones de los coches empresariales que usan combustibles fósiles, de modo que sólo tengan privilegios fiscales las motorizaciones que no contribuyan a la crisis climática. Asimismo, reclaman que parte de los 32.000 millones de euros que se podrían ahorrar se dediquen a reconvertir las infraestructuras y generar nuevos puntos de carga en domicilios, lugares de trabajo y calles. 

"Los coches eléctricos son ya la mejor opción para las flotas corporativas que tienen elevado kilometraje y supuestamente se centran en el coste total de utilización en lugar de mirar solo el precio de compra del vehículo. Sin embargo, la mayoría de coches de empresa siguen siendo contaminantes. ¿Por qué deberían los contribuyentes pagar por los subsidios a coches de empresa contaminantes cuando los coches eléctricos son más baratos de usar?", se pregunta Saul López, responsable de Movilidad de T&E.

Martín Castro Acebes, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos, señala que las empresas, "incluso sin incentivos" económicos, están acudiendo cada vez más a la compra de flotas eléctricas "de una forma que hace unos años hubiera sido impensable". Asimismo, recalca que iniciativas como el Plan Renove o el MOVES pueden servir para que esa electrificación también llegue a este sector de la automoción tan concreto.

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), explican a Público que la descarbonización del transporte es uno de los objetivos prioritarios del sector del automóvil, "sea a través de un IVA reducido o de un nuevo impuesto de matriculación donde se penalice el nivel de emisiones y no la compra". Respecto a un horizonte en el que conseguir flotas eléctricas, argumentan que el fin es alcanzar en 2050 la descarbonilación plena del sector, tanto vehículos utilizados para fines corporativos como privados y públicos.

madrid

05/10/2020 22:13 Actualizado: 06/10/2020 09:30

Por alejandro tenA

Información adicional

  • Autor:alejandro tenA
  • Región:Europa
  • Fuente:Público.es
Visto 160 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.