La recesión se va, pero la crisis se queda

El ciudadano francés que compró algo más de lo habitual. La pequeña empresa polaca que reanudó en mayo las obras paralizadas por el largo invierno. O el Gobierno alemán, que en vísperas de elecciones se ha decidido a abrir un poco la mano en su política de ahorro. Estas son algunas —solo algunas— de las decisiones que explican que la economía europea acabe de salir de la recesión. Los datos de crecimiento del segundo trimestre han sorprendido a organismos internacionales, expertos y Gobiernos por ser bastante mejores de lo esperado. Un motivo de alegría en una Europa muy necesitada de buenas noticias. Pero, alerta, nada garantiza que esta tendencia vaya a continuar en los próximos meses. E incluso en el mejor de los casos, todos los pronósticos apuntan que el paro va a continuar siendo muy elevado durante los próximos años.

 

Los dos gigantes económicos del euro —Alemania y Francia— han tirado del carro para que Europa creciera entre abril y junio un respetable 0,3%. Pero no solo existen serias dudas sobre su capacidad para seguir creciendo a este ritmo, sino que la tercera, cuarta y quinta economía de la moneda única —Italia, España y Holanda— siguen hundidas en la recesión.


 
¿Qué factores explican los buenos datos publicados por Eurostat esta semana? La demanda interna, tanto pública como privada, ha sido la responsable de que el PIB francés subiera un 0,5% y el alemán un 0,7%. En los dos países la relajación de la austeridad ha desempeñado un papel importante. “Me sorprende que el comisario europeo Olli Rehn presente los datos como un éxito de su política de disciplina fiscal, cuando justamente es todo lo contrario”, sostiene Paul de Grauwe, profesor de la London School of Economics. Además del gasto público, la demanda privada y la fortaleza del sector exterior alemán también influyeron. En el mismo periodo, la inversión se estancó.


 
Pero la pregunta relevante es si estos buenos datos van a mantenerse en los próximos meses; y hay indicios de que algunos factores que han impulsado el crecimiento se habrán derretido con el verano o se congelarán en invierno. “Lo que hemos visto en el segundo trimestre es fruto de una situación coyuntural. Pese a que la zona euro haya cogido impulso, no esperamos una aceleración significativa sobre las predicciones que hicimos hace tres meses”, subrayaban los analistas de Bank of America en un informe hecho público esta semana.


 
Para empezar, las elecciones que se celebrarán dentro de un mes han animado al Gobierno alemán a sacar la chequera, una decisión que la defensora a ultranza de la austeridad que es Angela Merkel puede volverse a pensar una vez que haya sido elegida canciller por tercera vez. También hay que tener en cuenta que el impulso primaveral del sector de la construcción obedece en parte a las obras que se retomaron tras paralizarse durante el largo invierno.


 
El Gobierno portugués —que en principio parecería interesado en vender la bondad de un dato que situó a su país a la cabeza del crecimiento en Europa— llamó a la calma asegurando que el incremento de exportaciones podría haberse visto afectado por efectos de calendario; y avisó de que los próximos meses serán duros, con nuevos recortes. Tijeretazo que muy probablemente robará algunas décimas al crecimiento. La Comisión Europea también quiso dejar claro que, pese a las buenas noticias, este no era el momento para la autocomplacencia.


 
En el horizonte de la economía europea aparecen algunos motivos de esperanza; y muchos nubarrones. Entre los primeros destaca el respiro que está dando el mercado de deuda a países como España, que hace un año parecía al borde del abismo. La prima de riesgo —la diferencia del precio para financiarse entre España y Alemania— ha caído a los 250 puntos básicos, el nivel más bajo de los dos últimos años. La buena evolución de países como Alemania, Francia y Reino Unido (cuyo PIB creció entre abril y junio un 0,6%) pueden además dar alguna alegría al sector exportador y al turismo español, que este verano va camino de batir un récord de visitantes extranjeros.

 


Preocupa, en cambio, la situación de las entidades financieras del continente. “El Banco Central Europeo exigirá una revisión de la calidad de los balances bancarios. Ahí puede haber sorpresas. En España ese trabajo ya se ha hecho por imposición del rescate financiero. Pero en otros países es posible que se detecten insuficiencias de capital”, señala Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia. Además, los problemas que tienen para financiarse las pequeñas y medianas empresas en países como España están muy lejos de solucionarse, como acaba de demostrar la estadística de efectos de comercio, en el nivel más bajo de la última década.


 
Los datos publicados esta semana, además de ser una inyección de optimismo, tienen también una lectura política a lo largo y ancho del continente. Y las consecuencias pueden no ser muy favorables para España. Por ejemplo, como señala Desmond Lachman, del think-tank estadounidense American Enterprise Institute, la fortaleza de la economía alemana relajará la presión sobre Berlín para avanzar hacia la unión bancaria y para aflojar la estricta política de austeridad y de reformas que se imponen a la periferia europea. El BCE, además, tiene menos argumentos ahora para rebajar aún más los tipos de interés, que están en el mínimo histórico del 0,5%. “Es poco probable que la debilidad de países como España o Italia vaya a reducir la presión que sufren sus Gobiernos para continuar con las reformas”, continúa Lachman.


 
Pero al margen de que los riesgos que flotan sobre Europa se materialicen o no, lo que parece claro es que el crecimiento no será suficiente para crear empleo. Sobre todo en España, donde el Fondo Monetario Internacional pronostica que la tasa de paro seguirá por encima del 25% en 2018. “La crisis en Europa está muy lejos de haberse acabado. Países como España o Grecia tienen unos niveles de paro propios de la depresión. Podremos ver una recuperación, pero hará falta mucho tiempo para que el desempleo caiga a niveles aceptables”, resume Jonathan Portes, director del británico Instituto Nacional de Investigación Económica y Social.


 
Los pronósticos negativos no llegan solo de economistas independientes más o menos críticos. La propia Comisión Europea vaticinaba el pasado mes de mayo que el PIB de la eurozona caería este año un 0,4% y subiría el próximo solo un 1,2%. Como recuerda Petr Zemcik, director de Economía Europea en Moody’s Analytics, hará falta esperar a 2015 para que Europa recupere el PIB que tenía en 2008, cuando empezó la crisis. “Los riesgos siguen siendo severos en Grecia, Chipre, Portugal y España”, avisa el analista.


Por Luis Doncel Bruselas 17 AGO 2013 - 20:57 CET

Publicado enInternacional
Elementos para comprender la lectura de la economía y la crisis

ALAI AMLATINA, 14/08/2013.- Doscientos años después que terminara la verdad revelada, en la Edad de la Razón, la humanidad se enfrenta nuevamente a una nueva verdad revelada: el mercado. Si Dios antes era el portador de la verdad y el conocimiento era un obstáculo fácilmente salvable para garantizar que dicha verdad se mantuviera, hoy día es el mercado el portador de la verdad. El mercado es omnipresente y perfecto: todo lo sabe y todo lo puede, habla y escucha, en todo el orbe. El conocimiento, en cambio, no impide que dicha verdad continúe extendiéndose como un dogma. Esa es la función de las teorías neoliberales en lo económico y neo conservadores en lo político que conforman la post modernidad que domina el modo de entender de inicios del siglo XXI. En este campo, la filosofía política va por delante de la experiencia y propone un ordenamiento social inexistente a partir de las relaciones individuales únicamente. No hay intereses de clase, ni nacionales. Solo individuales que deben de ser atendidos de inmediato. La inmediatez es un elemento de esta post modernidad individualista llevada al extremo: la del agente económico aislado y urgido.

 

Foucault en Sujeto y Poder advierte que el sujeto humano está inmerso en relaciones de producción y de significación y por lo tanto está inmerso en relaciones de poder muy complejas. La interrogante que se plantea es ¿Qué legitima el poder? ¿Cómo se construye el significante del poder? Una vez con una teoría del poder ya se puede aproximar al análisis de la realidad. La búsqueda de Foucault no es la de Weber. No busca la parte institucional del poder sino el cómo opera en las conciencias. Busca el proceso de sometimiento, como se define la norma y lo que está fuera de la norma. Sin ir muy lejos, cómo invade el sentido común y lo transforma. Lo transforma con las ideas que quiere utilizar para someter, dentro de un contexto histórico muy definido: económico y político.

 

El fascismo y el estalinismo son dos formas patológicas de poder dentro de contextos muy precisos. El poder puede por lo tanto transformarse para someter del modo que encuentra más posible. Toda la discusión es sobre el espacio que se abre para el poder y de qué manera invade y somete al sujeto humano. A pesar de su locura interna, ambas formas usaron las ideas y los procedimientos de nuestra racionalidad política. De esa misma manera, hoy día el mercado ha sometido la razón y la política con el soporte político neoconservador, más próximo al fascismo que al estalinismo, pero lejos de los espacios democráticos en construcción a partir del siglo XVIII. Esto es cierto para Estados Unidos y Gran Bretaña pero también lo es para gran parte de Europa y América latina. La interacción Sociedad-Estado está intermediada por el Mercado, le guste a quien le guste. Todo lo que se aleja de esta interacción es anatema, se aleja del dogma y debe de ser excomulgado: por ejemplo Venezuela, Ecuador, Bolivia, la mala izquierda en palabras de un político neoconservador mexicano que antes fuera del Partido Comunista Mexicano.

 

Dice Foucault que la palabra racionalidad es peligrosa. No hay que invocar el proceso de la racionalización en general, dice. Y del otro lado, en la teoría económica contemporáneo dominante, en el dogma, la racionalidad es la esencia. Los sujetos son siempre "racionales" y deciden permanentemente sobre lo que optimiza su función de utilidad. El problema con esta aproximación teórica es que niega lo razonable y también lo poco razonable: los impulsos. "Lo quiero y me lo llevo" no es racional, es humano. "Yo regalo" tiene que ver con formas de enlace y no con una función de utilidad- El "Nosotros" en el colectivo más amplio no tiene un lugar en la sociedad actual.

 

Empero cuando se aprecia el modo como con la progresión del neoliberalismo primero, y la crisis del milenio después, los autoritarismos y las intolerancias van avanzando y se van constituyendo como nuevos sentidos comunes. El torturar en vez de detener; matar en lugar de hacer justicia; deportar en vez de ver mejores condiciones de trabajo; vamos viendo una regresión social sustentada en la división absoluta de la sociedad después del colapso del socialismo real. Sindicatos destrozados en el nombre de la generación de empleo (que no ocurre); universidades publicas devastadas en el nombre de la libre empresa en la era del conocimiento (sin evidencia de éxito); el sujeto político ha dejado de ser ciudadano y ha sido transformado en consumidor. Con salarios deprimidos y la necesidad del consumo inyectada al sentido común, el consumidor se convierte en un deudor inmenso que debe los ingresos del resto de su vida por haber logrado vivir algo más allá de su capacidad. Y esa es la crisis. En medio de economías maduras estancadas, con tasas de crecimiento de la productividad mediocre y altísimo consumo; los consumidores, ex ciudadanos, le deben a la banca, al fisco y al prójimo y se van quedando sin empleo. Ya no siendo ciudadano, no tiene derechos más allá de los de los consumidores. Por esta razón la protesta social se reprime en todo el mundo usando el argumento de "terrorismo" y por lo tanto pueden acabar los líderes de la protesta en la cárcel sin acusación, o como vemos con Assange, sin ni siquiera derecho al asilo diplomático. Para algunos neoconservadores, el derecho de asilo es una perversión legal de los países atrasados.

 

Los ciudadanos antes tenían derechos que se habían venido construyendo desde la revolución francesa, es decir desde el inicio de la modernidad. Lo que le hace a la modernidad es la igualdad ante la ley y eso tiene que ver con franquicia política y ciudadanía. Por eso progresivamente se incorporaron al voto ciudadano los indios, los analfabetas, los negros y las mujeres en el mundo occidental. En cambio, los consumidores no tienen sino derechos sobre lo que consumen. Los derechos políticos se han ido desvaneciendo al mismo tiempo que se habla de la "democracia" como valor supremo. La democracia es un bien de consumo que se expresa a través de encuestas de opinión de mercado. La arbitrariedad del trato en el paso por los aeropuertos es el mejor ejemplo de esto. El pasaporte errado puede llevar al sujeto a la revisión por drogas y a la deportación, sin ninguna razón; o sencillamente a quedarse parado en la manga del avión esperando alguna decisión arbitraria sobre si tiene o no derecho de paso en ese aeropuerto "internacional". La apariencia también puede llevar a la muerte, como en el caso de Jean Charles de Menezes, asesinado por las fuerzas de seguridad británicas tras el atentado de Londres del año 2005. Su asesinato, impensable, se transformó en una razón de Estado. "Mato por las dudas". No hay justicia, no hay detención, no hay reconocimiento de su status de ciudadano de algún país con algún status en el Reino Unido, en este ejemplo. Es un consumidor de color subalterno, fuera de sitio, seguramente desempleado, en un barrio de pocos recursos: un terrorista. Es un excluido duro que no merece ningún respeto como ciudadano, o como ser humano.

 

Vamos regresando a etapas creídas superadas e imposibles de retorno: de muertes arbitrarias desde el Estado, colocado por encima de la ley. Los musulmanes de hoy en Europa son los judíos de los años 30. Subordinados, maltratados y discriminados son el blanco de la responsabilidad de los efectos de la crisis. Los 150 inmigrantes musulmanes muertos en Alemania, cuyos casos han sido ocultados por la policía y luego ocultada la responsabilidad de la propia policía en los casos es una repetición de nuevo cuño de procesos anteriores de entreguerras. Fenómenos análogos se han visto en Noruega, donde un supremacista mató a decenas de estudiantes porque serán tolerantes en el futuro, en Francia y en España, por nombrar los casos más vistos. Los retrocesos dentro de la política de Estados Unidos; la situación del Vaticano; la política migratoria europea; y la persistencia de una teoría económica que lanzó una trayectoria critica que no puede detener, hace pensar que el poder mutó a un conjunto de actores que tiene que ver con la riqueza de un sector pequeño antes que con el desplazamiento del poder entre un país y otro, entre un hegemón y otro; o entre un conjunto de ideas y otro. El retroceso social, aunado al retroceso político y la persistencia de una crisis de gran magnitud en las economías líderes abren interrogantes sobre los fundamentos filosóficos del poder. ¿La razón?

 

El papel de la filosofía es impedir que la razón vaya más allá de los límites dados por la experiencia, dice Foucault a propósito de Kant. Kant, de su lado, dice en Qué es la Ilustración:

 

"La ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude!(1)"

 

El papel del maestro, dice Kant, es restringir el espacio del pupilo y advertirle los peligros de caminar solo en un su búsqueda de la verdad y la razón. Es decir el objeto de la escuela, para Kant, es limitar el conocimiento y canalizar el dogma. No busca más aunque si es un buen maestro, tendrá un espacio donde repite el dogma y otro donde discute sus propias ideas. Eso hace un buen maestro. La mayor parte sin embargo enclavan prejuicios y terminan victimas de esos mismos prejuicios.

 

La libertad es lo esencial para la búsqueda. Foucault en su ensayo breve titulado igual que el de Kant ¿Qué es la ilustración? desmenuza las posturas del filosofo aleman y plantea el problema del conocimiento y la libertad de conciencia:

 

"Cabría pensar que no hay en ello nada muy diferente de lo que se entiende, desde el siglo XVI, por la libertad de conciencia: el derecho a pensar como se quiera con tal que se obedezca como se debe. Ahora bien es aquí donde Kant hace intervenir otra distinción y de una manera bastante sorprendente. Se trata de la distinción entre uso privado y uso público de la razón; Pero a continuación añade que la razón debe ser libre en su uso púbico y sumisa en su uso privado, Lo que es, palabra por palabra, lo contrario de lo que se lIama de ordinario la libertad de conciencia".

 

La dificultad e interrogante para Foucault es cuánto espacio tiene el docto para distanciarse del dogma antes de ser anatemizado. Lo que es cierto es que en cuanto docto, el sujeto tiene gravitación sobre la verdad y el dogma. En esa medida además no puede ser frenado. De otro lado, si el cuestionamiento del dogma es lo suficientemente fuerte, ¿Pertenece aún a la congregación de los creyentes?

 

En los tiempos que corren, donde el dogma económico corre libremente y se advierte sobre los peligros de la enseñanza de ninguna otra cosa que el dogma y se estigmatiza lo que no es dogma, cerrándose escuelas heterodoxas y castigando la enseñanza de marxismo, quizás sea el momento de abrir las puertas a la razón y dejar que fluya en pos de una comprensión de lo que ocurre.

 

Este pequeño trabajo está dividido en tres partes. El primer capítulo tiene que ver con la naturaleza compleja de la crisis y los aspectos más complejos del lado financiero de esta, terminando con los retos que nos deja. Esto es fruto de una serie de conferencias en Quito, una el año 2008 organizada por la UNESCO dentro del proyecto MOST y la otra en el año 2009 en el Congreso de la República de Ecuador y una tercera vez en la inauguración del año lectivo 2009 en la Escuela Preparatoria 1 de la UNAM en México. El segundo capítulo tiene que ver con la existencia y pervivencia del sistema financiero o si algo cambió esencialmente. Nuestra hipótesis es que hay un cambio y que el sistema dejó de serlo y se transformó en complejo financiero bancario. Esta conferencia fue presentada en las IX Jornadas Monetarias del Banco Central de la República Argentina en Buenos Aires, octubre 1 y 2 del 2012. El capítulo 3 tiene que ver con la concentración del ingreso como el objeto de la política económica en los últimos treinta años y se adelanta sin las discusiones previas correspondientes.

 

En abstracto el planteo es que la crisis es múltiple, que el complejo financiero ha tomado el control de la marcha económica y del Estado en los Estados Unidos y Gran Bretaña desde los años 80 de manera creciente y que ellos han planteado tanto un sentido común académico como una política macroeconómica cuya finalidad es concentrar el ingreso. El objeto de la política macroeconómica no es estabilizar la macroeconomía, sino concentrar el ingreso, por la evidencia que de manera contundente se presenta desde África hasta Europa en las últimas décadas.

 

El marco foucaultiano sirve para abrir caminos de comprensión que a su vez den espacio para proponer nuevas lecturas tanto de la crisis como de las razones para la comprensión más amplia de la misma. También sirve para la acción: Conocer es poder.

 

1) ¡Ten audacia de saber!

- Oscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Es presidente de ALAI y coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org
(Texto de Introducción al libro La Gran Mutación. El capitalismo real del siglo XXI. Serie Breviarios, IIEC UNAM, agosto 2013.)

URL de este artículo: http://alainet.org/active/66461

 

Publicado enInternacional
Lunes, 12 Agosto 2013 05:51

Un rescate, un espejismo para Grecia

Un rescate, un espejismo para Grecia

El banco central alemán considera que Grecia necesitará en los próximos meses un nuevo paquete de rescate, según publicó ayer el semanario alemán Der Spiegel. En un documento interno, el Bundesbank afirma que la Unión Europea (UE) deberá aprobar un nuevo programa de créditos para Atenas, a más tardar, a principios de 2014. El informe elaborado para el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Ministerio de Finanzas alemán admite que existen dudas considerables sobre la capacidad del gobierno griego de llevar adelante las reformas necesarias.

 

El documento del banco central alemán critica que la actual revisión de la situación griega por parte de la troika –la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI– se deba a presiones políticas del gobierno alemán, preocupado por evitar que la crisis helena y de la moneda europea repercuta en la campaña electoral con miras a las elecciones de septiembre. Según el artículo del semanario alemán, que lleva como título “Después de las elecciones, más dinero para Grecia”, los riesgos de un programa de rescate son extraordinariamente altos. Para Der Spiegel, persisten notables dudas acerca de la capacidad del gobierno de Atenas de sanear sus finanzas e implementar unas reformas que el Bundesbank considera imprescindibles. Hasta ahora, Grecia ha recibido ayudas por un monto de 200.000 millones de euros. Según cálculos de varios institutos económicos alemanes, el gobierno heleno podría necesitar unos 12.000 millones de euros extra. En julio, el FMI y el fondo de rescate europeo pagaron a Atenas un nuevo tramo de ayuda, por 5700 millones de euros (7600 millones de dólares).

 

A poco más de un mes de las elecciones generales alemanas, el gobierno de Angela Merkel y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schëuble, vienen rechazando de plano la posibilidad de nuevas ayudas a Grecia o de una nueva quita de deuda, medidas muy impopulares en Alemania. Para El País de España, todavía no está del todo claro el impacto que puede ocasionar el documento elaborado por el Bundesbank sobre la campaña electoral que pronto comenzará en Alemania. El diario español no descarta que el informe pueda ser utilizado por los partidos de la oposición, que en el pasado machacaron con el peligro inminente que podría ocasionarle al contribuyente germano la puesta en marcha de nuevas ayudas para naciones como Grecia y Chipre o, en el peor de los casos, una nueva quita de la deuda griega.

 

Ese escenario, no obstante, fue desestimado con firmeza tanto por la canciller Merkel como por su ministro de Finanzas, Schëuble. El diario español destaca que el ex director de Investigación del BCE y actual director del Instituto de Investigación Económica de Berlín (DIW), Marcel Fratzcher, cree que una nueva quita es ineludible. “A finales de otoño entraremos en una nueva fase de lucha contra la crisis”, habría vaticinado el ex economista jefe del BCE, Jürgen Stark, destacando, durante una entrevista reciente concedida al periódico económico Handelsblatt, que los programas de compra de bonos soberanos deberán entrar en funcionamiento en Italia y España.

 

En el contexto de crisis que asfixia a la sociedad, el afluente de inmigrantes genera una respuesta dura del gobierno griego. Grupos defensores de los derechos humanos señalaron como inaceptable el encarcelamiento prolongado de inmigrantes mientras esperan a ser deportados o asilados. Una revuelta tuvo lugar en el centro de detención de inmigrantes de Amygdaleza, al noroeste de Atenas, que alberga a 1620 extranjeros. El incidente comenzó cuando un grupo de inmigrantes se amotinó durante el reparto de alimentos para protestar contra la ampliación de 12 a 18 meses del plazo de detención.

 

Según la policía, los inmigrantes atacaron a los agentes con piedras y prendieron fuego colchones y celdas; los uniformados no pudieron controlar la situación hasta pasada la medianoche del sábado. El motín contribuyó a que diez presos –ocho paquistaníes y dos afganos– lograran escapar de la cárcel, informaron las fuerzas de seguridad. mientras que otros catorce extranjeros –once paquistaníes, dos afganos y un bangladeshí– fueron detenidos en los alrededores del centro cuando intentaban escapar, informó la policía helena, que por la tarde de ayer difundió un video que mostraba algunas celdas incendiadas.

 

En declaraciones a la edición digital del diario Naftemporiki, el alcalde de la localidad de Amygdaleza, Sotiris Duros, señaló que la rebelión se veía venir desde hacía tiempo a la vista de las condiciones insoportables en las que conviven los presos en el centro de detención, dado el hacinamiento y las altas temperaturas que deben soportar a diario. “Este tipo de centros de detención infernales deben ser clausurados de inmediato y en su lugar se deben establecer centros de acogida y hospitalidad, en los que están garantizadas unas condiciones de vida dignas para los inmigrantes y refugiados”, señaló en un comunicado Syriza, principal partido de la oposición griega.

Publicado enInternacional
Jueves, 08 Agosto 2013 06:30

¿La austeridad nos está suicidando?

¿La austeridad nos está suicidando?

Sócrates, Platón, Plotino y muchos otros filósofos han analizado el tema del suicidio a lo largo de los siglos. La mayoría lo condena, como el judaísmo y el cristianismo. Para San Agustín “el que se mata a sí mismo es un homicida”. Los epicúreos opinaron que la falta de sufrimiento es el bien supremo y justificaron el acto cuando la existencia, en vez de alegrar, se convierte en una causa de aflicción. Los estoicos pensaban que era un tema grave a tratar con circunspección y, en efecto, es muy difícil desentrañar las razones por las que alguien se quita la vida. Nunca es una sola. Huelga decir que las circunstancias exteriores juegan un papel mayor o menor, a veces decisivo.

 

El 1° de octubre se conmemora el día europeo contra la depresión. Entre los habitantes del Viejo Continente, “inmersos en esta situación de crisis económica y la prevalencia del estrés laboral, los problemas de la depresión y los suicidios están experimentando un notable aumento”, señaló la Asociación Europea sobre la Depresión. A su vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) “ha alertado que el suicidio... constituye una de las tres causas principales de muerte entre las personas de 15 a 44 de edad” (www.infocop.es, 11012). El suicidio de personas desalojadas de sus casas porque no pueden pagar la hipoteca es un hecho notorio en España.

 

El fenómeno no se limita a Europa. Los centros de control y prevención de enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), organismos oficiales, informaron recientemente que las muertes por suicido han superado en número a las causadas por accidentes de tránsito. “Las tasas de suicidio entre los estadounidenses se han elevado desde 1999” (www.cdc.gov/2513). Los CDC llevaron a cabo una investigación entre adultos de 35 a 64 de edad y comprobaron que esas tasas habían aumentado un 28 por ciento, especialmente entre blancos no hispanos y sobre todo en 39 de los 50 estados del país. El mayor incremento se observó en las personas de 50 a 54 (48 por ciento) y de 55 a 59 (49 por ciento), edades en las que quienes perdieron el trabajo por la crisis económica prácticamente no encontrarán otro.

 

No se trata sólo de los adultos. David Stuckler, investigador de máximo rango en Oxford, y el epidemiólogo Sanjai Basu, de la Universidad de Standford, hallaron que 750.000 jóvenes (en su mayoría sin trabajo) se habían volcado al alcohol y que más de cinco millones de estadounidenses perdieron el acceso a la salud pública en el período más duro de la recesión porque pasaron a integrar las filas de los desocupados. La tasa de suicidios se elevó abruptamente en el lapso 2007/2010, subrayaron en un estudio publicado en mayo (www.nytimes, 13-5-13). Un caso particular es el estado de Virginia, donde se han registrado las tasas de suicidios más altas de los últimos 13 años: es tres veces más probable que los virginianos mueran por suicidio que por homicidio (//capitalnews.reu.edu, 8-5-13).

 

Stuckler y Basu cierran su informe con la siguiente conclusión: “Lo que aprendimos es que el peligro real para la salud pública no es la recesión per se, sino la austeridad”, es decir las medidas impuestas por la llamada Troika –el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo– para enfrentar la crisis. Se presencian reuniones de los jefes de Estado europeos con representantes de la Troika en las que estos últimos dictan las políticas económicas que deben seguir los países de la Unión Europea. Nunca ha sido tan descarada la inversión de los términos “la política dirige a la economía”, reemplazados hoy por “la economía dirige a la política”.

 

La correlación suicidios/austeridad es clara en el Viejo Continente, EE.UU. y no sólo. Investigadores australianos determinaron que la tasa de suicidios aumenta en su país bajo los gobiernos conservadores (news.bbc.co.uk, 18-9-12). Cuando las políticas de austeridad comenzaron a devastar a Grecia, dicha tasa creció un 18 por ciento: solamente en Atenas se elevó un 25 por ciento. Antes de ese flagelo, Grecia tenía la tasa de suicidios más baja de la Unión Europea (www.euronews.com, 5-4-12).

 

Islandia es el ejemplo contrario. En el 2008 padeció la crisis bancaria más grave de su historia: tres de los bancos más importantes se declararon en bancarrota, el desempleo subió a las nubes y se devaluó la moneda nacional. Pese a ello, Reijawick no recortó el presupuesto de sus programas sociales ni se plegó a la austeridad y mediante acuerdos diversos salió de la crisis. No se registró un aumento significativo de la tasa de suicidios durante el colapso financiero (www.altenet.org, 3-8-13).

 

Como dijera el Nobel de Economía Paul Krugman: “La crisis que estamos atravesando es fundamentalmente gratuita: no hace falta sufrir tanto ni destruir la vida de tanta gente”.

Publicado enInternacional
Miércoles, 07 Agosto 2013 06:06

Europa va a Fondo con el ajuste español

Europa va a Fondo con el ajuste español

Si algo le faltaba a la golpeada situación económica de España después de que el Fondo Monetario Internacional sugiriera una rebaja del sueldo del diez por ciento para los trabajadores durante al menos dos años, era la simpatía que despertó esa medida de parte de uno de los organismos más fuertes de Europa. “No subestimo el desafío que supondría construir un amplio consenso político y social para encontrar una senda de ajuste óptima. Pero, ¿no merecería la pena un intento serio, por el bien de esos millones de jóvenes parados españoles?”, disparó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, desde un posteo publicado en su blog y levantado por la prensa española.

 

Según el diario El País de Madrid, el organismo liderado por Christine Lagarde y el que encabeza el comisario finlandés coincidieron en analizar un recorte en los alicaídos sueldos de los españoles como receta para hacer frente a la desbocada tasa de desocupación, que ya supera el 26 por ciento. Esa salida, propuesta por el FMI la semana pasada, apunta a hacer descender, durante los próximos tres años, en seis o siete puntos la tasa de deso-cupación, que afecta a seis millones de personas que no logran ingresar en el mercado laboral.

 

En su apoyo a la propuesta impulsada desde el FMI, el comisario europeo pone como ejemplo la situación de dos países que han apostado a la devaluación interna y la reducción salarial como antídoto para aumentar su competitividad: Irlanda y Letonia. Desde una perspectiva económica conocida por Latinoamérica, que pone por delante la necesidad de cualquier sacrificio como válido para alcanzar el éxito ulterior, Rehn señaló muy suelto de cuerpo: “Aquellos que rechacen de forma instantánea (la propuesta de bajar salarios) cargarán sobre sus hombros la enorme responsabilidad del costo social y humano”.

 

Por si fuera poco, el comisario europeo apela a la poética y comienza la entrada publicada en su blog aludiendo a “Ballad of a thin man”. En esta canción, Bob Dylan advertía una situación que estaba transcurriendo y deslizaba la posibilidad de que un tal Mr. Jones no estuviera al tanto.

 

En el imaginario de Rehn, esos Mr. Jones vendrían a ser aquellas personas que se resignan a admitir que el gobierno de Mariano Rajoy podría, en caso de proponérselo y de seguir el mismo camino que Irlanda y Letonia, obtener los mismos resultados.

 

“Estoy preparado mentalmente para el coro de profetas del desastre que expresarán su furia en los medios de comunicación económicos. Pero si hubiéramos confiado en ellos y seguido sus indicaciones, el euro se habría roto hace años”, se atajó el finlandés ante eventuales críticas en su contra. Como buen impulsor de las medidas de ajuste empujadas por los organismos de crédito internacional, y más allá de que España rebaje o no los sueldos de manera drástica, Rehn señala en su blog que los índices adelantados de la economía muestran una mejora en la coyuntura.

 

Sin embargo, Rehn machaca en su texto sobre la necesidad imperiosa de no festejar nada por anticipado y advierte que las medidas que deberían impulsarse para apuntalar el crecimiento de la economía peninsular todavía están por implementarse o a medio camino para ponerse en marcha. “Pero no podemos negar la tendencia que señala que la estabilización y la reforma de la economía están en camino”, agregó el funcionario europeo.

 

Con todo, el comisario finlandés admite que ese supuesto repunte que está por llegar afecta al mercado laboral español, más allá de que ese crecimiento responde, en buena parte y “sin ninguna duda”, a elementos coyunturales. “Pero podría suponer el largamente esperado punto de inflexión”, señala Rehn sin dejar de anunciar que, en septiembre, el organismo a su cargo se encargará de estudiar con detalle las medidas dirigidas a reformar el mercado laboral llevadas a cabo durante el año pasado en España. “La falta de flexibilidad y la dualidad generaron grandes pérdidas de empleo en los años pasados –sentenció el funcionario–. Pero con bajar salarios no basta.” En el documento, Rehn defiende la necesidad de que la economía española distribuya sus recursos de manera tal de trasladarlos desde aquellos sectores como la construcción, a otros más productivos, como el exportador.

 

En ese vademécum sugerido por los organismos de crédito, el FMI lanzó hace unos días la posibilidad de concretar un ambicioso pacto social, cuyas grajeas, reconoció, no serán fáciles de ingerir. Lo que propone el organismo encabezado por Lagarde se basa, ni más ni menos, en un estímulo fiscal temporal sobre los recortes salariales, apoyado en una reducción en las contribuciones a la seguridad social de hasta 1,7 por ciento, seguido dos años más tarde –para dar un respiro en los presupuestos– de un aumento del IVA, aunque el FMI propone ampliar la base más que subir el porcentaje.

 

Según los cálculos del Fondo, la caída combinada de salarios y precios resultaría en una depreciación del 5 por ciento en tres años, lo que “impulsaría las exportaciones y ralentizaría las importaciones”, a la vez que tendría un “gran impacto positivo” en las inversiones debido a la reducción de los costos de producción.

Publicado enInternacional
Matanza en Egipto en nuevos enfrentamientos entre la policía y los partidarios de Mursi

Al menos 120 personas murieron en las últimas horas y unas 4.000 resultaron heridas en choques entre partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi y la policía en el distrito cairota de Ciudad Naser, han informado hoy los Hermanos Musulmanes.

 

El portavoz de la Hermandad, Gehad El-Haddad, ha dicho que el tiroteo de la policía comenzó poco antes de inciar el rezo de la mañana. Los seguidores de Mursi se encontraban en la periferia de El Cairo realizando una vigilia en su apoyo.

 

"No han disparado para herir a la gente, están disparando a matar" ha explicado El-Haddad, que insiste en que el número de muertos podría aumentar.

 

La Hermandad, que citó fuentes del hospital de campaña de la plaza de Rabea al Adauiya, ha señalado en su página web que la mayoría de las víctimas presenta disparos de bala en la cabeza, el cuello y el pecho.

 

 

Algunos reporteros que se encontraban en el lugar aseguran que seguían escuchándose los disparos horas después de que comenzaran los enfrentamientos.

 


Sin embargo, el Ministerio de Sanidad egipcio ha rebajado el número de fallecidos a 21 y y el de heridos a 180. El portavoz de dicho departamento, Jaled al Jatib, ha explicado a medios estatales que por el momento las autoridades solo han contado las víctimas ingresadas en centros dependientes de su ministerio, por lo que no han incluido a los fallecidos en el hospital de campaña de Rabea al Adauiya.

 

Según los islamistas, la policía abrió fuego contra los seguidores de Mursi cerca del monumento del soldado desconocido, en el camino de Nasr, en las proximidades de Rabeaal Adauiya, donde los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines mantienen una acampada.

 


Una fuente de los servicios de seguridad ha dicho a Efe que los enfrentamientos comenzaron cuando los partidarios del depuesto presidente intentaron bloquear el puente 6 de Octubre, uno de los principales de la ciudad. Los efectivos del orden advirtieron a los manifestantes que no lo hicieran, pero estos insistieron y se iniciaron los choques.

 

La fuente ha subrayado que la policía intentó dispersar con gases lacrimógenos a los islamistas, que respondieron arrojándoles piedras y con disparos de perdigones.

 

Durante la jornada de ayer, Egipto vivió marchas multitudinarias a favor y en contra de Mursi, derrocado en un golpe de estado militar el pasado 3 de julio.

 

En la capital, los islamistas llevaron a cabo concentraciones en Rabea al Adauiya y en la plaza del Nahda, en Giza, mientras que decenas de miles se congregaron en la plaza Tahrir y sus alrededores para respaldar a las fuerzas armadas.

 

Mas de 200 personas han fallecido violentamente desde el inicio de los disturbios tras el derrocamiento de Mohamed Mursi, la mayoría de ellos partidarios de la Hermandad.

 

AGENCIASEl Cairo27/07/2013 09:26 Actualizado: 27/07/2013 11:30

Publicado enInternacional
Sábado, 27 Julio 2013 06:43

Lo previsible puede suceder

Lo previsible puede suceder

La última ocurrencia del presidente de la República de Portugal muestra que el país atraviesa un momento de tal irracionalidad que todo se vuelve imprevisible. Los políticos que toman las decisiones no son irracionales, pero las condiciones con las que se resignan a trabajar nos obligan a actuar como si lo fueran. Para ser coherentes, las decisiones políticas han de tener un solo punto de referencia y, en democracia, ese punto es la voluntad de los ciudadanos, y los conflictos surgen de las diferentes interpretaciones de esa voluntad. En la actualidad, en vez de uno, hay dos puntos de referencia: la voluntad de los ciudadanos y la voluntad de los mercados financieros. En las condiciones actuales, las dos son inconciliables.


 
El presidente de la República dijo hace una semana que era fácil conciliarlas y, a la siguiente, que sólo cuenta con la voluntad de los mercados. Un responsable político de este tipo acabará optando por factores que lo sobrepasan y que no puede prever. Dada la irracionalidad instalada, tales factores vistos desde fuera, son al final los más previsibles. A continuación, voy a citar algunos de ellos:


 
1. En condiciones de protección internacional, quien decide no es el que dice decidir y quien tiene poder para tomar decisiones no revela motu propio los límites de su poder. Por eso, las alternativas concretas o la capacidad de maniobra sólo son reveladas a quienes se dispongan a cuestionar esa protección. Este cuestionamiento implica, en este caso, poner la voluntad ciudadana como único punto de referencia. Si tal cuestionamiento tiene lugar, se podrá prever una agenda concreta marcada por el siguiente cuestionamiento.


 
Lo que hace meses era evidente sólo para los disidentes, hoy es evidente para todos los gobernantes europeos: las políticas de austeridad están conduciendo a Europa al desastre y no sólo a los países del sur; en Estados Unidos, de donde vino la ortodoxia económica que nos domina, el Estado no tiene ningún problema en intervenir en la economía siempre que el mercado descarrila; el montante actual de la deuda es impagable. Es técnica y políticamente complicado, aunque posible, recomprar parte de la deuda por debajo del valor nominal con total protección de la deuda que no se puede tocar. Lo mismo se aplica a una moratoria en el pago del servicio de la deuda durante la duración de una negociación con los acreedores; la mutualización europea de la deuda ya está en marcha y tiene que profundizarse en ella.


 
Tienen que cambiarse varias condiciones del memorando de la troika en función de las variaciones macroeconómicas. Otros países asfixiados por la deuda  hicieron esto en diferentes momentos, por ejemplo, Alemania. Es perfectamente legal que el Estado active los poderes que le confirió la crisis (después de que le arrebatara muchos otros); de esta forma, el Estado, al recapitalizar algunos bancos, se convirtió en accionista mayoritario y puede activar los poderes que esa posición le confiere, sin extrapolar el derecho privado. Por esa vía, el Estado tiene la posibilidad de introducir alguna política industrial con crédito dirigido a PYMES y ciertos sectores de la industria.


 
2. La agenda que acabo de describir sólo puede llevarse a la práctica por un gobierno dotado de una legitimidad democrática reforzada, algo que sólo es posible mediante elecciones anticipadas. La desastrosa iniciativa del presidente de la República sólo tuvo un mérito: obligar al Partido Socialista a mostrar su alternativa, que hoy es más clara. Las medidas propuestas por el Partido Socialista son muy positivas, pero contienen una contradicción: presuponen una reestructuración de la deuda que incluye su montante. Un acuerdo parlamentario con otros partidos de izquierda puede reforzar la legitimidad para avanzar por este camino.


 
3. El capital financiero presiona a los Estados, pero no lo hace de forma uniforme. El poder Ejecutivo tiende a ser más vulnerable, seguido del parlamento. Los tribunales, en especial el Tribunal Constitucional, ya son más inmunes a estas presiones. Los despidos de funcionarios y los recortes en pensiones son inconstitucionales y es previsible que el TC no renuncie a su función de último garante de la cohesión social y de la democracia consagradas en la Constitución.


 
4. Lo más imprevisible puede, de repente, convertirse en lo más previsible. Me refiero a la revuelta de los ciudadanos en las calles y plazas, descontentos con el ultraje al que son sometidos por sus instituciones y gobiernos. No existe ninguna sociedad que no conozca la palabra ¡Basta!

 

27 jul 2013

Publicado enInternacional
Martes, 23 Julio 2013 06:20

Brasil: crece la incertidumbre

Brasil: crece la incertidumbre

Las manifestaciones que se extendieron por Brasil en junio han elevado la incertidumbre política y ensombrecido el panorama de la economía, que ya luchaba por recuperarse de dos años continuos de debilidad. Además, ahora enfrenta condiciones externas menos favorables, con un desempeño más lento de lo esperado en China y condiciones financieras mundiales más restringidas al anunciarse el final de la liberación cuantitativa de efectivo por la Reserva Federal de EU.

 

El gobierno no parece tener control firme de la situación. La respuesta de la presidenta Dilma Roussef a las difusas demandas de los manifestantes callejeros fue convocar a un plebiscito sobre reformas políticas, con la idea de que los resultados se hubieran puesto en vigor antes de las elecciones generales de 2014. Sin embargo, el Congreso, incluidos la mayoría de partidos de la coalición que la llevó al poder –excepto su Partido de los Trabajadores–, echó abajo con rapidez su propuesta, lo que hizo parecer inefectivo su liderazgo. Al mismo tiempo, la presidenta anunció un programa para elevar el número de doctores procedentes del exterior, pero ha causado polémica en la comunidad médica de su país y no es probable que resuelva los problemas a corto plazo. Además, es improbable que ayude a convencer a los brasileñosde que existe una estrategia coherente para mejorar el abrumado sistema de salud pública a largo plazo.

 


Tiempos de prueba

 

La inquietud política y social no podría haber llegado en un momento más delicado para Brasil. La economía ha tenido dificultades para crecer,debido a un deterioro del ambiente externo y a problemas de origen interno. La tasa de inflación anual sigue siendo alta (6.7% en junio), y el Banco Central de Brasil (BCB) aplica una política monetaria restrictiva, que disminuye la demanda. El crecimiento del empleo ha comenzado a decaer, y los salarios reales ya sienten los efectos del alza de precios.

 

Para complicar las cosas, las cuentas fiscales han tendido a debilitarse en los meses pasados, a consecuencia del deslucido crecimiento económico, así como de la introducción de una serie de estímulos fiscales de 2012 en adelante. El gobierno ha intentado convencer a los inversionistas de que tendrá mayor cautela fiscal, sobre todo después que a principios de junio Standard and Poor’s redujo la calificación de deuda soberana brasileña a negativa. Sin embargo, es improbable que la política fiscal se vuelva más disciplinada. Cualquier respuesta a las demandas de los manifestantes –mejorar salud y educación, por ejemplo– implicará mayor gasto gubernamental, lo cual se añadirá a las presiones fiscales. Además, puede ser que las elecciones del año próximo y el enrarecimiento del clima político que enfrenta la presidenta ocasionen una elevación del gasto en los próximos meses, que incrementará las presiones inflacionarias.

 


Estas presiones serán impulsadas también por el debilitamiento de la divisa. El real se ha depreciado 10% en la venta de activos en mercados emergentes que comenzó a fines de mayo, hasta 2.26 por dólar, lo cual se trasladará a los precios domésticos en los próximos meses. Las proyecciones más recientes del BCB sobre la inflación para finales de 2013 (6%, contra el 5.8 anterior) no incorporan las recientes tendencias del tipo de cambio.

 

A la luz del desafiante ambiente macroeconómico y las presiones políticas que obran en contra de una estrategia más concertada de reajuste fiscal –y dadas las presiones de los manifestantes y la proximidad de las elecciones–, las tasas de interés parecen ser el único instrumento de política económica que resta para controlar la inflación. Por tanto, es probable que el actual ciclo alcista sea más prolongado e intenso de lo que se preveía. Por ahora prevemos que la tasa de referencia Selic se elevará a 9.5% antes de la reunión de octubre, contra 8.5 después de un aumento de 50 puntos base en la del 9-10 de julio (la restricción comenzó a mediados de abril, desde un punto bajo de 7.25%, si bien a un paso relativamente cómodo de 25 puntos porcentuales).

 

Economist Intelligence Unit

Traducción: Jorge Anaya

En asociación con infoestratégica

Publicado enInternacional
¿Es que no entienden nada, no oyen nada, no se enteran de nada?

Brasil parece condenado a convivir con la escoria de un sistema político venal, que cree piamente que el bien público es patrimonio privado de un pequeño grupo que flota, soberano, sobre el bien y el mal.

 

Los adictos al abuso están cómodamente instalados en los tres poderes que deberían ser la base de la democracia: el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo. La impertinencia de los impunes salta a los ojos de cualquier vidente, y deja claro que en el fondo el gran problema del país está en un sistema viciado que exige, a gritos, una reforma.

 

Fernando Henrique Cardoso es un intelectual respetado, con una historia de resistencia democrática a la dictadura que duró de 1964 a 1985; un hombre educado, afable. Luiz Inacio Lula da Silva es un ex dirigente sindical que supo seducir a las masas durante el tramo final de esa dictadura, dueño de una intuición política asombrosa que lo llevó a cambiar la cara del país. Dilma Rousseff es una mujer oriunda de la clase media acomodada, con una militancia política que hizo que, a ejemplo de muchos de su generación, padeciese cárcel, tortura y vejaciones.

 

Entre los tres gobiernos han sido 10 años siete meses de cambios positivos, principalmente a partir de 2003, cuando Lula llegó a la presidencia. Hubo profundos cambios en el país, con, entre otras cosas, al menos 40 millones de brasileños saliendo de la pobreza e ingresando al mercado de consumo. Claro que falta mucho, y eso quedó patente en las multitudinarias movilizaciones que sacudieron el país en las últimas semanas.

 

Y sin embargo, los tres no han logrado, a lo largo de esos más de 10 años, cambiar un sistema político fallido y, muchas veces, viciado en atropellos a reglas mínimas de la decencia.

 

Cardoso y Lula intentaron hacerlo, en sus respectivos momentos, pero sucumbieron a un sistema viciado. Dilma heredó la receta y la tragó con todo y hueso. Ahora intenta algo. Dudo mucho que logre efectuar cambios, y no por ella, sino por los personajes de ese mundo intrincado, huidizo y muchas veces sórdido que es la base del quehacer político en mi país.

 

La cuestión es constatar y dejar constancia de hasta qué punto el clamor de las calles es ignorado por los adictos de esas viejas prácticas.

 

Mientras las calles eran colmadas por multitudes que exigían mejores condiciones de vida y el fin de la corrupción, entre muchas otras cosas, el presidente de la Cámara de Diputados, Henrique Alves, requería un jet de la fuerza aérea brasileña para conducirlo con su actual novia, una rubia oxigenada con aires de quien aprendió rapidito a disfrutar de las bondades del poder, más un grupo de parientes y amigos, a ver un partido de Brasil disputado en el Maracaná, en Río de Janeiro.

 

Como diputado, Alves dispone de una injustificable, en términos morales, cuota mensual de pasajes aéreos entre Brasilia, donde trabaja, o dizque, y su estado natal, Rio Grande do Norte. Podría haber utilizado esa cuota para viajar a Río y disfrutar del partido. Prefirió requerir un avión oficial que salió de Brasilia, voló al extremo nordeste y de ahí a Río, para conducir su novia y su troupe al Maracaná.

 

Renan Calheiros preside el Senado. Tiene la misma cuota inmoral, aunque legal, de pasajes aéreos entre Brasilia y Alagoas, en el mismo noreste, tierra ambigua, que genera bandoleros como el ex presidente Fernando Collor de Mello, primer jefe de gobierno y hasta ahora único que ha tenido su mandato suspenso por el Congreso debido a su talento para la corrupción. Aunque sea dueño de una fortuna de orígenes dudosos, pero que le capacita a comprar el pasaje aéreo que quiera para viajar donde sea, el presidente del Senado requirió un jet de la misma fuerza aérea brasileña para asistir a la boda de la hija de otro senador en Bahia.

 


Sérgio Cabral es el gobernador de Río de Janeiro. Sus nociones de ética y moral quedan claras cuando se sabe que está casado con una abogada que es socia de un bufete que actúa defendiendo intereses de empresas contra –contra– el estado que él gobierna.

 

Entre el domicilio particular del señor gobernador y el palacio de gobierno de Río hay una distancia de alrededor de nueve kilómetros. Cabral cubre esa distancia en helicóptero. El costo de cada vuelo –y son al menos dos al día– es de unos 4 mil dólares. Pero cuando llega el viernes, el helicóptero vuela más: lleva a la señora, a las mucamas, a los hijos y al perrito de la familia al balneario millonario de Angra dos Reis, a unos 160 kilómetros de distancia. Y vuelve para el sábado a buscar a su excelencia el señor gobernador. A veces ocurren imprevistos, como la ocasión en que la señora olvidó un vestido en Río y el helicóptero tuvo que hacer un vuelo extra de ida y vuelta para sanar la falla que podría haber arruinado la cena del sábado. Gasto promedio del helicóptero que, a propósito, costó 7 millones de dólares: unos 150 mil dólares al mes.

 

Los tres son del PMDB, el principal partido aliado a la coalición de base del gobierno de Dilma Rousseff.

 

Atrapado in fraganti, el diputado Henrique Alves devolvió a los cofres públicos 4 mil 300 dólares, precio del vuelo de carrera de sus invitados. El alquiler de un jet ejecutivo es por lo menos 42 mil dólares.

 

El senador Calheiros reintegró a los cofres públicos unos 15 mil 500 dólares, más o menos la tercera parte de lo que hubiera pagado para fletar el avión que usó.

 

Cabral dice que está en su derecho de utilizar el medio que mejor le permita “racionalizar” su tiempo, lo que, se supone, incluye el disfrute del fin de semana en una casa muchas veces millonaria que nadie sabe cómo pudo adquirir sólo con su sueldo de político profesional.

 

Para cerrar el cuadro, Joaquim Barbosa, presidente del Supremo Tribunal Federal, la corte máxima del país, paladín de la moral e ídolo máximo de las clases medias y de los sectores más rancios de la sociedad, resultó favorecido con unos 290 mil dólares en beneficios que él mismo condenaba por abusivos.

 

Como buen brasileño, don Joaquim no perdería por nada la final de la Copa Confederaciones. Discreto, le pareció suficiente que la misma corte suprema que él preside abonara los costos del viaje.

 

Hay que reconocer que no utilizó fondos públicos para pagar el elevadísimo precio del camarote desde donde disfrutó de la partida: de eso se encargó Luciano Huck, presentador de un programa popularesco de la red Globo, la organización hegemónica de las comunicaciones en Brasil.

 

Además del partido, había otra cosa que celebrar: Felipe Barbosa, hijo de Joaquim, acaba de ser contratado por Globo.

 

Las causas pendientes del pulpo mediático seguramente serán juzgadas por las cortes superiores con la imparcialidad y el equilibrio de siempre.

 

Ese es el cuadro. Hay gente en las calles, hay gente en los vuelos. Lo que no se sabe es dónde está la salida de semejante pantanal.

Publicado enInternacional