Foto: Paula Cruz

 «El Gigante Agroalimentario mantiene su necedad mientras los niños y adolescentes desde Entre Ríos (Paraná, Argentina) hasta Jalisco (México) y los pueblos campesinos de América Latina son fumigados. Sin estas niñas y niños, sin semillas y sin producción campesina nuestro futuro está siendo fumigado».

Los gigantes agroalimentarios se multiplican en América Latina dejando a su paso destrucción y desolación en el continente para la población en general, mermando la vida rural y campesina, el medio ambiente y la salud de grandes poblaciones. Así sucede desde Chile o Argentina hasta México, pasando por Paraguay, Perú, Ecuador y Centroamérica. El que no es “líder” es “potencia” agroindustrial.

Estos impulsos oficiales se recrudecen con la firma de Tratados de Libre Comercio con la Unión Europea, Estados Unidos o multilaterales como el TPP-11 (Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífica) que impactan todas las esferas de la vida pública de los países imponiendo procesos y disposiciones legales en muchos sectores, incluido el agropecuario.

En el acuerdo entre la UE y México se dispone la cooperación en el sector agropecuario donde “Las Partes se comprometen a fomentar el desarrollo y la cooperación en el sector agrícola, agroindustrial y rural” y “Las disposiciones para armonizar las normas y las medidas sanitarias, fitosanitarias y medioambientales, con vistas a facilitar los intercambios comerciales, teniendo en cuenta la legislación en vigor en esos ámbitos para las dos Partes y de conformidad con las normas de la OMC”. En el T-MEC acuerdan “la importancia de alentar la innovación agrícola y facilitar el comercio de productos de la biotecnología agrícola” lo que se traduce en producción de mercancías agropecuarias ajenas por completo a alimentar a la población.

La serie de adecuaciones legales se apegan a las normas internacionales de la producción agropecuaria, pero son normas que homogenizan la producción industrial de alimentos en cualquier parte del mundo: desregularizan la propiedad social de la tierra y la acaparan por compra, renta, invasión, desalojo, contaminación; rodeándola de agroindustria o quitándole el agua. Establecen normativas de privatización de las semillas según los estándares de UPOV y reservorios para marginar y folclorizar la agricultura campesina. Todos mecanismos de control de productos y procesos bajo pretexto de la inocuidad y la estandarización.

En Jalisco, México, los campesinos enfrentarán las consecuencias de la recién aprobada “Ley Agroalimentaria del estado de Jalisco”. Ésta plantea “Asegurar al estado de Jalisco un abasto agroalimentario nutritivo, suficiente y de calidad”; “prevención fitozoosanitaria y el fomento de la inocuidad agroalimentaria”; “implementar los instrumentos, mecanismos y regulaciones necesarias para contar con un sistema promotor y clasificador de las calidades de los productos del sector agroalimentario”; “ejecutar en cualquier tiempo y lugar, las diligencias necesarias para la práctica de inspecciones, verificaciones y certificaciones de establecimientos, instalaciones, productos, procesos y servicios en materia agroalimentaria para comprobar el cumplimiento de esta Ley y las disposiciones técnicas que de ella deriven”.

En septiembre de 2011 Cristina Fernández, entonces presidenta de Argentina, pregonaba a los medios de comunicación que “Argentina es ya un líder mundial agroalimentario capaz de producir alimentos para 400 millones de personas”. Argentina cuenta con unos cuarenta millones de habitantes y vive desde entonces una profunda crisis económica y alimentaria. Ella se refería a la producción y exportación de soja, biodiesel, maíz, aceite de girasol, trigo, ajo, jugos de manzana y de limón, entre otros productos de producción industrial que afectan el empleo y benefician a unas cuantas industrias del agronegocio.

La pérdida de variedad y calidad de la alimentación rápidamente se pierde en las regiones donde invade el sistema agroindustrial. En Jalisco, su “innovadora” disposición legal se orienta al control de plagas siendo que por sus monocultivos es la propia agroindustria la generadora de resistencia y propagación de plagas. Dicha ley establece instancias en las que están plenamente presentes las empresas y el sector público, sin considerar de ninguna manera al sector campesino y ciudadano. Abre la puerta a contratos y convenios con instancias educativas y de capacitación de las mismas empresas que producen y comercializan agroquímicos y semillas patentadas con el pretexto de promover “buenas prácticas en el manejo de agroinsumos” ligadas al control de sus plagas, pero muy ajenas a la producción real de alimentos sanos y libres de contaminantes químicos agrotóxicos.

Tal ley de sanidad no considera la emergencia ambiental, alimentaria y de salud que ya provocó el “Gigante Agroalimentario” en la región. El gobernador, secretarios y políticos en turno continúan embebidos con los falsos números de las exportaciones, sin considerar que esos ingresos son insuficientes para enfrentar la emergencia multifactorial. Entretanto los niños en las poblaciones cercanas a regiones agroindustriales son intoxicados por múltiples venenos con alarmantes síntomas. Capacitadores corporativos les enseñan a usar, como cosa de gracia, los trajes “de astronauta” para el buen uso de agrotóxicos violando toda su esfera de derechos a la salud, a un ambiente sano y el respeto a toda su emocionalidad.

Simultáneamente se pretende aprobar la “Ley Federal de Variedades Vegetales”, algo que la Red en Defensa del Maíz califica de “grave intento de privatizar, acaparar semillas comerciales y no comerciales en general, y criminalizar las semillas campesinas en agravio contra la soberanía alimentaria” ya que pretende “asegurar la propiedad intelectual de las transnacionales semilleras”.

“La reforma propuesta es explícita en adherirse a los planteamientos de lo que se conoce como Acta de la Unión para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV) en su versión 91, que ya es parte sustancial de todos los tratados de libre comercio puesto que con ella las empresas semilleras buscan monopolizar la producción y comercialización de las semillas. Se prepara entonces el arribo del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, hoy rebautizado T-MEC, un acuerdo que se hizo a espaldas de campesinas y campesinos y sin consultar a nadie”.

Con estas y otras leyes se corre el peligro de dejar en la “ilegalidad” todas las prácticas agrícolas tradicionales y agroecológicas que producen alimentos sanos, nutritivos y diversos en todas las regiones.

Dicen los miembros de la Red Agroecológica de Loja, Ecuador, en su cartilla “Nuevas leyes de sanidad e inocuidad, ¿Promover o devastar el sistema alimentario local?” elaborada para analizar comunitariamente la ley orgánica de sanidad agropecuaria aprobada en junio de 2017 tras la firma del TLC entre Ecuador y la Unión Europea. “Esta andanada de acuerdos y leyes hechos para cumplir los intereses de las empresas transnacionales pretenden promover una sola forma de producir alimentos sin pensar en la población y manteniendo el sistema productivo agroindustrial que genera altísimos niveles de calentamiento global, contaminación y graves efectos en la salud”, que en esta región afecta la ancestral producción artesanal de lácteos y ganado.

En cualquier país estas políticas provocan las mismas emergencias de salud, contaminación y ataque a la vida campesina y rural.

“Con esta ley se pretende imponer requisitos que se deben cumplir para sacar a vender semillas y productos alimenticios en el mercado. A esto se suma la prohibición de usar insumos no registrados y no autorizados. Se ponen trabas para el desposte de animales y el transporte a los mercados locales para la venta”. Imponen “participar en programas obligatorios de uso de pesticidas y agrotóxicos en cultivos (Art. 22 y 25), a pretexto de prevención, control o erradicación de plagas y enfermedades”.

“Avanza un modelo de agricultura industrial, de monocultivos y monocrianzas de animales, basada en semillas certificadas, fertilizantes, pesticidas, alimentos balanceados, antibióticos y vacunas”.

Pero subsiste la agricultura campesina diversa, en pequeñas propiedades con un bajo uso de insumos comerciales, practicando una agricultura diversificada, con tendencia a una agricultura ecológica e integral con insumos producidos y mejorados en la propia finca.

En los pueblos y comunidades hay principios básicos, como la agricultura, que guían las decisiones, y son siempre la posibilidad de construir una forma de vida y convivencia que se va corrigiendo en la práctica o el camino, con la asamblea y la experiencia.

Históricamente se ha insistido en que los campesinos modifiquen sus cultivos en función de los intereses de las grandes industrias. Así vastas regiones se convirtieron en productoras de monocultivos.

Se ha buscado desenraizarles imponiendo las condiciones para usar su mano de obra en el agronegocio y otras industrias. Muchas políticas proponen sacar a los habitantes del campo, y ya no incluirlos en los sectores productivos agrícola o industrial sino mandarlos directamente al sector servicios —definitivamente desconectados de las actividades relacionadas con sus tierras y territorios, prisioneros en el ámbito de la especulación del ecoturismo, el folklor, los servicios ambientales; proveedores de insumos para las industrias (minera, petrolera, construcción) según los planes de manejo y programas oficiales-empresariales, ajenos a las actividades y decisiones comunitarias. Y que sólo quede en el campo la producción automatizada.

En Jalisco, en las asambleas y talleres regionales contra la agroindustria y las afectaciones ambientales y a favor de la agroecología se dice: “sólo queremos vivir bien y que se reconozca lo que es nuestro, nuestra tierra y nuestro trabajo”. “Desde hace cientos de años llegaron los hombres de empresa con el fin de progresar ellos mismos a costa del trabajo y la riqueza de los pueblos campesinos e indígenas. Y no han cesado de imponer su dominio. Pero los pueblos se han levantado siempre y han buscado sembrar la tierra como lo hicieron sus padres y de esa forma han trasmitido su sabiduría y han logrado resistir”.

El movimiento Basta es Basta en Argentina (que surgió ante el hecho de que 700 mil niños y adolescentes de escuelas rurales corren riesgo por las fumigaciones con agroquímicos sin control en los campos aledaños a los centros educativos, frente a una agroindustria que fumiga escuelas y comunidades rurales), denuncia: “en dos años obtuvimos cinco sentencias judiciales que ampararon nuestras escuelas rurales y permitieron discutir si queremos una provincia envenenada o producir alimentos sanos para nuestro pueblo. Sin embargo, el gobierno en vez de fomentar una transición para los productores ahogados por un modelo agotado apeló contra los derechos humanos y ambientales […] en vez de escuchar un reclamo razonable, justo y con respaldo científico y propuestas de solución, nos obligó a llegar hasta la Corte Suprema de Justicia para defender nuestra salud y nuestro territorio”.

En diciembre de 2019 el movimiento denunció: “ante un probable decreto por parte del gobernador Bordet que disminuye las distancias de fumigaciones con agrotóxicos a 100 metros las terrestres y a 200 metros las aéreas contrariando el fallo del Supremo Tribunal de Justicia que ordena alejar las pulverizaciones a mil metros y 3 mil metros respectivamente de cada escuela rural de Entre Ríos, desde la Coordinadora por una Vida sin Agrotóxicos: ¡Basta es Basta! advertimos: señor gobernador, los intereses de niños, niñas y adolescentes son considerados superiores por tratados internacionales supraconstitucionales”.

El Gigante Agroalimentario mantiene su necedad mientras los niños y adolescentes desde Entre Ríos (Paraná, Argentina) hasta Jalisco (México) y los pueblos campesinos de América Latina son fumigados. Sin estas niñas y niños, sin semillas y sin producción campesina nuestro futuro está siendo fumigado.

Pero la Vía Campesina, organizaciones, ejidos, comunidades y municipios de toda América Latina comienzan a declararse agroecológicos. 

– Para descargar el artículo en PDF, haga clic aquí

Publicado enEconomía
Asesor de la OMS alerta de que el nuevo coronavirus podría infectar a dos tercios de la población mundial

Actualmente podría haber miles de millones de casos de infección con el Covid-19, ya que tuvo la oportunidad de propagarse por China y más allá de sus fronteras, opina Ira Longini.

 

A medida que el número de casos del nuevo coronavirus aumenta drásticamente en China y en la provincia de Hubei, donde se originó el brote, y luego de que este jueves se diagnosticaran casi 15.000 casos nuevos, Ira Longini, uno de los asesores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha advertido que la situación podría empeorar y hasta dos tercios de la población mundial podrían contraer el Covid-19.

A esta preocupante conclusión ha llegado el científico, tras realizar un seguimiento de los estudios sobre la transmisibilidad del virus en China. Longini estima que eventualmente podría haber miles de millones de casos de infección con el Covid-19, en contradicción con las estadísticas oficiales, que sitúan el nivel actual en unos 60.000.

El virus ya tuvo oportunidad de propagarse

Longini, que es codirector del Centro de Estadísticas y Enfermedades Infecciosas Cuantitativas de la Universidad de Florida (EE.UU.), opina que las medidas tomadas por las autoridades de China, como las cuarentenas, pueden retrasar la propagación, no obstante el nuevo coronavirus ya tuvo la oportunidad de propagarse por el país asiático y más allá de sus fronteras, antes de que estas restricciones entraran en vigor.

"Aislar casos y poner en cuarentena a los contactados no va a detener este virus", ha declarado en una entrevista con Bloomberg en la sede de la OMS en Ginebra (Suiza).

De acuerdo con el modelo de Longini, cada persona infectada con el Covid-19 normalmente transmite la enfermedad a otros dos o tres individuos. Con ello, la falta de diagnóstico rápido y la relativa levedad, con la que algunas personas experimentan la enfermedad, dificultan bastante el seguimiento de la propagación del coronavirus.

Incluso si hubiera una manera de reducir la transmisión del Covid-19 a la mitad, cerca de un tercio de la población mundial se infectaría, cree Longini.

El número de víctimas mortales del nuevo coronavirus en la China continental este jueves ha ascendido a 1.380, mientras que 6.723 personas han logrado recuperarse. El número total de infectados en la parte continental de China se ha elevado a 63.851.

A lo largo de este jueves, en la parte continental de China se han registrado un total de 121 nuevas muertes y 5.090 casos de la infección con el Covid-19, ha informado este 14 de febrero el Comité Estatal de Higiene y Salud del país.

Ya anteriormente, una persona murió por el coronavirus en la región administrativa especial china de Hong Kong y otras dos personas han perdido la vida por el Covid-19 fuera de China: el 1 de febrero, un hombre de nacionalidad china, de 44 años, falleció en Filipinas y este 13 de febrero una japonesa, de unos 80 años, murió en la prefectura de Kanagawa, que limita con Tokio,lo que ha elevado el número total de fallecidos a 1.383.

Publicado: 13 feb 2020 23:59 GMT

Publicado enSociedad
Los costes de la quema de combustibles fósiles: 4,5 millones de muertes y 2,9 billones de dólares al año

La contaminación sale cara. Tanto que la quema de combustibles fósiles provoca cada año 4,5 millones de muertes prematuras anuales y genera unas pérdidas económicas de 8.000 millones de dólares al día, es decir, 2,9 billones de dólares anuales en todo el mundo, según un informe del Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA) y Greenpeace.

De esta forma, la quema de carbón, petróleo y gas genera una contaminación cuyas cifras de mortalidad casi triplican a las vinculadas con las muertes por accidentes de tráfico, según los datos de la Organización Mundial para la Salud (OMS), que estima que cada año mueren 1,3 personas por cuestiones relacionadas con la seguridad vial.

Así, cada año mueren 500.000 personas por respirar aire contaminado por NO2,  un millón por causa del Ozono (O3), y tres millones por partículas contaminantes de PM 2'5, según el informe de CREA y Greenpeace.

Los datos demuestran que la contaminación atmosférica –concretamente la exposición a las partículas de PM2'5– genera que en torno a 40.000 niños y niñas mueran de forma prematura con sólo un año de vida. El NO2, un subproducto procedente de la combustión interna de los automóviles y las actividades industriales, no sólo produce muertes, sino que es el culpable de que cada año se detecten 4 millones de nuevos casos de asma infantil.

Todo esto deriva, además, en una serie de costes económicos que el informe cifra en 2.9 billones de dólares y que, en cierta medida, se relaciona con el gasto sanitario de las enfermedades relacionadas con la contaminación, así como con el absentismo laboral que provoca la mala calidad del aire. Los datos manejados por el estudio hablan de más de un billón de jornadas laborales perdidas por cuestiones de contaminación.

En el caso concreto de España, CREA y Greenpeace estiman que anualmente, en el escenario más probable, la contaminación del aire provoca 24.591 muertes prematuras que tienen un coste económico de más de 23.000 millones de dólares. Estos datos tienen en cuenta las partículas contaminantes de NO2, O3 y PM2'5, por lo que la cifra podría aumentar si se incorporasen al análisis otros elementos como por ejemplo el benceno o el dióxido de azufre.

Adián Fernández, responsable de Movilidad de Greenpeace señala que "pese al enorme coste económico y social que tiene la contaminación, todavía hay administraciones que siguen promoviendo el uso de combustibles fósiles". El experto denuncia que desde los diferentes estamentos del Estado se continúa "incentivando el uso del coche en las ciudades, amparando la construcción de nuevos aeropuertos o retrasando el cierre de centrales térmicas, lo que pone en riesgo no solo nuestra salud, sino también la necesaria reducción de emisiones para hacer frente a la crisis climática".

madrid

12/02/2020 13:08 Actualizado: 12/02/2020 13:17

alejandro tena

Publicado enMedio Ambiente
Un niño juega afuera de un edificio en Hong Kong que fue desalojado debido a casos de infección por coronavirus.Foto Afp

Van mil 113 muertos por el Covid-19

En China empiezan los despidos de trabajadores // Negocios advierten que necesitarán créditos millonarios

 

Ginebra. El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que el coronavirus, que ya mató a más de mil personas y contagió a 44 mil 653, debería considerarse una grave amenaza. "Para ser honesto, un virus tiene más poder para crear agitación política, social y económica que cualquier ataque terrorista. Es el enemigo público número uno".

Explicó que el coronavirus, que hasta ahora se había conocido como 2019-nCov, ya fue identificado como Covid-19 para que sea "fácil de pronunciar", y sin que sea una referencia "estigmatizante" para un país o población en particular, y explicó: "co" es por "corona", "vi" por "virus" y "d" por "enfermedad" (en inglés).

El coronavirus representa una "amenaza muy grave" para el mundo, pero existe una "posibilidad realista de detener" la propagación de la epidemia, señaló Adhanom Ghebreyesus en conferencia de prensa.

Unos 400 científicos de todo el mundo iniciaron en la sede de la OMS en Ginebra un encuentro de dos días para intensificar la lucha contra esta enfermedad, que ya cobró la vida de mil 113 personas y causó 44 mil 653 contagios.

El jefe de la OMS señaló que la primera vacuna contra la enfermedad, que comienza con fiebre y tos, y puede derivar en neumonía e insuficiencia renal, estaría disponible en 18 meses.

El presidente chino, Xi Jinping, aseguró ayer que el trabajo de prevención y control del virus en el país está dando resultados positivos. El gobierno lanzó un gran campaña de propaganda contra la neumonía viral.

La provincia de Hubei, y su capital Wuhan, desde donde se propagó el virus, siguen aisladas del mundo y las medidas de confinamiento aumentan. A partir de ahora, las personas que tengan fiebre no podrán ir a hospitales fuera de su vecindario y todos los complejos de viviendas tienen estrictas reglas de entrada y salida.

China está paralizada en gran parte, a pesar de que oficialmente las vacaciones del Año Nuevo terminaron y todo el mundo debía volver a trabajar el lunes. Sin embargo, los estudiantes siguen de vacaciones y las empresas invitan a sus empleados a laborar desde casa.

Cientos de negocios dijeron que necesitarían créditos por miles de millones de dólares para mantenerse a flote.

Se han empezado a reportar despidos de trabajadores, pese a las garantías del presidente Xi Jinping de que se evitaría un desempleo generalizada, puesto que las cadenas de suministros para las multinacionales, desde automotrices hasta fabricantes de teléfonos inteligentes, se han interrumpido.

Los dos principales mandos de las cuestiones de salud en Hubei fueron destituidos, anunció la televisión estatal después de las fuertes críticas contra su gestión.

Fuera de China continental, el virus mató hasta ahora a dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, pero más de 400 casos de infección fueron confirmados en 30 países.

La OMS está especialmente preocupada por el caso de un británico que nunca había estado en China y fue contaminado por el Covid-19 en Singapur. Luego se lo transmitió a varios compatriotas durante una estancia en Francia, antes de ser diagnosticado en Reino Unido.

En total, el hombre contaminó al menos a 11 personas: cinco de ellas hospitalizadas en Francia, otras cinco en Reino Unido y un hombre de 46 años internado en la isla española de Mallorca. Se anunció que este británico, apodado el superpropagador, estaba "totalmente aliviado".

En Asia, miles de viajeros y miembros de la tripulación están confinados en dos cruceros. Al menos 174 casos de contaminación fueron confirmados en el Diamond Princess, en cuarentena frente a costas de Japón, donde hay 3 mil 700 pasajeros.

Tailandia informó que negó el desembarco del crucero Westerdam con más de 2 mil 200 personas a bordo en el puerto de Laem Chabang, lo que lo convierte en el cuarto país que rechaza al buque por sospechas de coronavirus.

En Hong Kong, más de 100 personas fueron desalojadas ayer de un edificio de 35 pisos tras descubrir dos casos de infección en dos pisos diferentes. Las autoridades locales se preguntan si la transmisión ha podido realizarse a través de las canalizaciones del edificio.

Por su parte, el gobierno estadunidense indicó que autorizó al personal de su consulado salir de Hong Kong.

Corea del Sur, Vietnam, Hong Kong, Alemania y Estados Unidos confirmaron nuevos casos. Canadá, Kazajistán, Washington y Seúl preparan el regreso de connacionales.

Publicado enInternacional
Elige China fármaco cubano interferón alfa 2B para enfrentar el coronavirus

La Habana. La Comisión de Salud de China seleccionó al interferón alfa 2B recombinante (IFNrec), antiviral producido en la industria biotecnológica de Cuba, para aplicarlo contra el coronavirus 2019-nCov, enfermedad que hasta ayer había dejado al menos 722 muertos y 34 mil 546 contagiados en la nación asiática.

“Interferón alfa 2B: el medicamento cubano usado en China contra el coronavirus. Nuestro apoyo al gobierno y pueblo chinos en sus esfuerzos por combatir el coronaviru”s, tuiteó ayer el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

La presidencia de Cuba confirmó en Twitter que “China seleccionó nuestro producto entre los usados en la lucha contra el coronavirus”.

Desde el pasado 25 de enero, la planta chino-cubana ChangHeber, en Changchun, provincia de Jilin, elabora el IFNrec, uno de los casi 30 fármacos seleccionados por la comisión china el miércoles debido a su potencial para curar la misteriosa afección. El embajador de Cuba en China, Carlos Miguel Pereira, dijo que esta planta inició la elaboración del fármaco cubano el pasado 25 de enero, teniendo en cuenta “su potencial para curar la afección respiratoria”.

El medicamento se usa contra infecciones causadas por el VIH, la papilomatosis respiratoria recurrente causada por el virus papiloma humano, el condiloma acuminado y la hepatitis tipos B y C, además es efectivo contra distintos tipos de cáncer.

Guo Yanhong, funcionaria sanitaria china, indicó que más de 500 casos están curados tras estar internados unos 10 días, incluidos aquellos con síntomas leves y graves. Expertos destacaron que métodos de tratamiento antivírico, que incluyen apoyo sintomático, especialmente de la medicina tradicional china, han producido buenos efectos.

Mientras, investigadores de la Universidad de Agricultura del Sur de China identificaron al pangolín como posible “huésped intermedio”, que no se enferma, que facilitó la transmisión del virus al humano. Otros científicos apuntan al murciélago como principal transmisor.

La enfermedad también se contagia entre personas. Un nuevo reporte indica que la diarrea puede ser vía secundaria de transmisión del nuevo coronavirus luego de que se reportaron pacientes con síntomas abdominales y heces blandas. Se cree que la vía principal de contagio son las gotas de saliva cargadas de virus en la tos de un infectado.

El presidente chino, Xi Jinping, aseguró por teléfono a su par estadunidense, Donald Trump, que Pekín es “completamente capaz” de detener la afección, además de que libra una “guerra popular” contra la epidemia con una “movilización nacional” y “medidas de prevención y control muy estrictas”.

Trump respondió que el gigante asiático “hace un trabajo muy profesional” contra el 2019-nCov, aseguró que las dos naciones trabajan en el tema y calificó la llamada como “muy buena”. Estados Unidos ofrecerá hasta 100 millones de dólares a China y otros países golpeados por el nuevo coronavirus para combatir la epidemia, informó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

En Ginebra, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, advirtió que la cantidad de mascarillas y otros materiales de protección contra la infección a escala internacional es insuficiente, y reiteró su petición a los gobiernos a luchar contra el brote.

En tanto, Pekín anunció la apertura de una investigación por la muerte de un médico Li Wenliang, quien fue sancionado por la policía a fines de diciembre por haber alertado sobre la aparición de un nuevo coronavirus en el centro de China.

Por último, un argentino figura entre los pasajeros infectados por coronavirus en un crucero que está en cuarentena en Yokohama, Japón, el primer caso reportado de un latinoamericano contagiado.

Publicado enInternacional
El oftalmólogo Li Wenliang, fallecido por el coronavirus de Wuhan. En vídeo, reacciones a la muerte del doctor. Vídeo: reuter

Varios medios chinos y la OMS habían informado sobre su muerte, pero entre una oleada de manifestaciones de dolor en las redes sociales, el hospital aseguraba que seguía vivo. El centro ha ratificado finalmente su muerte

Li Wenliang, el oftalmólogo que junto con otros siete médicos fue el primero en lanzar la alarma sobre el nuevo coronavirus y acabó enfermando él mismo, ha muerto, según han confirmado finalmente el hospital de Wuhan en el que estaba ingresado y la prensa estatal china. El fallecimiento ha sido ratificado tras horas de confusión en el país, debido a que por la tarde se anunció su muerte, pero posteriormente, en medio de una oleada de manifestaciones de dolor y rabia en las redes sociales, las autoridades del país aseguraban que aunque el médico había sufrido un paro cardiaco, seguía vivo y conectado a un respirador artificial. Li Wenliang ha acabado sus días convertido en un héroe nacional tras ser represaliado por “difundir rumores”.

Según el hospital Central de Wuhan, Li había sufrido una parada cardíaca en torno a las 21.30 de la noche. Pero se le había conectado a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un sistema que insufla aire en los pulmones y bombea sangre por el sistema circulatorio, por lo que seguía vivo, sostenido artificialmente. 

Con este anuncio, el hospital conseguía parar la riada de duelo, en unos niveles insólitos en China, por un doctor que se había convertido en un héroe nacional. Y cuya muerte, la de un hombre joven y sin aparentes problemas de salud previos —un perfil muy distinto del que las autoridades describen como el de la víctima más habitual del virus, una persona mayor de 70 años con otras dolencias anteriores— podría generar una reacción popular que pusiera en peligro la prioridad sacrosanta para el régimen chino, la estabilidad social. Finalmente, el hospital ha anunciado que, esta vez sí, había muerto.

El médico, de 34 años, casado, con un hijo y con otro en camino, había escrito un mensaje el 30 de diciembre en un grupo de antiguos compañeros de la facultad en las redes sociales. Según les explicaba, en su hospital de Wuhan habían ingresado siete pacientes, todos ellos con síntomas muy similares al SARS, la epidemia causada por otro coronavirus que en 2003 mató a casi 800 personas. Li también precisaba que los siete enfermos tenían algún tipo de relación con el mercado de pescado y marisco Huanan, donde se vendían también todo tipo de animales salvajes y que posteriormente se identificaría como el lugar de donde la infección se transmitió al ser humano.

Cuando escribió el mensaje, Li no tenía intención de diseminar la información más allá de su círculo de amistades. Simplemente, pedía a sus antiguos compañeros que tuvieran cuidado y que advirtieran a sus familias. Pero alguien en el grupo comenzó a difundirlo y las redes hicieron el resto. Cuatro días más tarde recibía una visita de la policía: le acusaban de “difundir rumores”, un cargo que en China puede suponer hasta siete años de cárcel. Otros siete médicos también recibieron la misma acusación.

En su caso, Li tuvo que acudir a comisaría y firmar una declaración en la que admitía su falta y prometía no reincidir, antes de que se le permitiera regresar a su casa.

El 8 de enero atendió en el hospital a una paciente con glaucoma, sin saber que era portadora del virus. El día 10 comenzó a sentirse mal, con los síntomas que provoca ese patógeno: dolor de garganta, tos seca, fiebre, dificultad para respirar. A los dos días tuvo que quedar ingresado en un hospital, donde continuó empeorando.

Finalmente, el 1 de febrero recibió el diagnóstico. Sufría la neumonía atípica que puede causar el virus, algo que se encargó él mismo de comunicar en su cuenta de Weibo, el Twitter chino. “Hoy ha llegado la prueba del ácido nucleico con un resultado positivo. La suerte está echada, finalmente diagnosticado”, escribía.

El caso de Li había alimentado la furia de un público chino que desde que se declaró el bloqueo de Wuhan y otra quincena de ciudades en Hubei, la provincia más afectada por la epidemia, había criticado duramente la gestión de las autoridades en el comienzo de la crisis.

De haber permitido que el público prestara oídos a las denuncias de los ocho médicos, se lamentaba el clamor en las redes, los ciudadanos habrían podido tomar precauciones. Y si las autoridades locales, en lugar de silenciarlos, les hubieran hecho caso, se habrían visto obligadas a tomar medidas que habrían frenado antes la propagación de la enfermedad. Ahora el virus ha matado ya a más de 500 personas e infectado a más de 28.000, en China y cerca de una treintena de países.

La semana pasada, el propio Tribunal Supremo de China dio la razón a esas críticas. Emitió un dictamen en el que se mostró muy crítico con el comportamiento de la policía. Según afirmaba, debían haber permitido que circulara la advertencia de los médicos. Pese a que no fuera cierta al 100% –aunque emparentados, el nuevo coronavirus es distinto del causante del SARS– habría permitido a la población precaverse llevando mascarillas o evitando aglomeraciones.

Desde su cama de hospital, y mientras recibía millares de mensajes de agradecimiento y ánimo de numerosos internautas a través de las redes sociales, enviaba breves textos de tranquilidad en Weibo: no le habían retirado la licencia para ejercer como resultado de la denuncia; tampoco iba a denunciar él a la policía. Le bastaba con que se supiera la verdad.

Este jueves sufría un fallo cardiaco que hacía que numerosos medios chinos anunciaran su muerte. La Organización Mundial de la Salud se apresuraba a rendirle tributo. En un tuit, se declaraba “profundamente entristecida por la muerte del doctor Li Wenliang. Todos debemos celebrar el trabajo que hizo sobre el #2019-nCoV”.

En WeChat, el WhatsApp chino, y otras redes sociales se multiplicaban también los homenajes ciudadanos al médico, en una oleada sin precedentes por su número, su tristeza y su rabia. “Es terrible. Realmente es una muerte que no debía haber ocurrido. Era tan joven. Lo siento”, comentaba una internauta que se identificaba como “Ai Dandan”. “Esta vez la bandera roja de cinco estrellas (la china) está en deuda contigo”, comentaba otro.

Tras el anuncio del hospital, los mensajes de dolor se cambiaban por otros de ánimo. Aunque algunos ya parecían anticipar un anuncio del fallecimiento en un futuro, cuando esa posibilidad hubiera calado entre la población y la reacción de la opinión pública fuera, previsiblemente, menos airada: "Recordad después cómo nos sentimos ahora", apuntaba una usuaria de las redes. Ahora, ya de madrugada en China, ha vuelto la oleada de mensajes de duelo tras la confirmación del fallecimiento de Li Wenliang, también confirmada en Weibo.

Por Macarena Vidal Liy

Pekín 7 FEB 2020 - 04:01 COT

Publicado enInternacional
Proyecto titánico busca penetrar los secretos genéticos del cáncer

Más de mil científicos realizan los trabajos más completos en la materia // Se apoyan en 2 mil 600 casos en el mundo

Tokio. Penetrar en los secretos del genoma de los tumores cancerosos para comprenderlos mejor y combatirlos es el proyecto titánico al que se ha consagrado más de un millar de científicos durante varios años, con la esperanza de lograr un día tratamientos personalizados y eficaces.

Fruto de la colaboración de mil 300 investigadores de cuatro continentes, estos trabajos, los más completos realizados en la materia, se apoyan en la secuenciación del genoma de más de 2 mil 600 tumores, correspondientes a 38 tipos de cáncer.

Los resultados de este programa de investigación, llamado Proyecto Pan-Cáncer, se desgranaron este miércoles en una veintena de artículos en Naturey otras revistas médicas del mismo grupo.

Sin aplicación a corto plazo

Aunque no tiene aplicación terapéutica concreta a corto plazo, sus enseñanzas teóricas son numerosas: mejor conocimiento de las mutaciones genéticas que provocan la multiplicación de células cancerosas, similitudes a veces sorprendentes entre diferentes tipos de cáncer o extrema variedad de tumores de un individuo a otro.

“Los conocimientos acumulados sobre el origen y la evolución de tumores permitirán desarrollar nuevas herramientas para detectar los cánceres antes, así como (crear) terapias más personalizadas, a fin de atender a los pacientes más eficazmente”, consideró Lincoln Stein, uno de los científicos que han liderado el proyecto, en un comunicado del Instituto de Ontario para la Investigación sobre el Cáncer, en Canadá.

Una de las lecciones es la gran variedad de genomas de tumores cancerosos, explicó otro científico involucrado en el proyecto, Peter Campbell, del Instituto Sanger Wellcome. “El hallazgo más impactante es la diferencia que puede haber entre el cáncer de un paciente a otro”, destacó.

Se debe al gran número de mutaciones genéticas que sufre un tumor, y que a veces depende de factores ligados al modo de vida del paciente, por ejemplo, el tabaquismo.

Otro punto que ha salido a la luz con el estudio es que el proceso de desarrollo de algunos cánceres puede iniciarse años antes del diagnóstico, a veces incluso en la infancia.

“Esto muestra que la ventana para una intervención precoz es mucho más amplia de lo que se pensaba”, señaló Campbell.

Puntos en común

Estos trabajos también muestran que desde la perspectiva genética, los cánceres que afectan a diferentes partes del cuerpo tienen más puntos en común de lo que se pensaba.

“Por ejemplo, puede haber algunos cánceres de mama y de próstata en los que las mutaciones son similares”, según Joachim Weischenfeldt, de la Universidad de Copenhague.

“Esto quiere decir que a un paciente afectado por un cáncer de próstata se le podría administrar el mismo tratamiento que a una enferma aquejada de un cáncer de mama”, sostuvo.

En promedio, cada genoma de tumor contiene de cuatro a cinco mutaciones susceptibles de haber causado el cáncer, lo que varía fuertemente según el tipo de enfermedad. En el caso de 5 por ciento de los tumores, no se ha identificado alguna variación, lo que significa que la investigación en este campo debe proseguir.

De manera general, conocer más sobre los cánceres desde el punto de vista genético mejorará el diagnóstico en los casos complicados y permitirá personalizar los tratamientos en función de las mutaciones específicas de una u otra enfermedad.

El coronavirus crea más alarmismo que mortalidad

El coronavirus tiene una tasa de mortalidad del 2%: 213 muertes de los 9.776 casos de enfermos confirmados en el mundo. Una tasa más baja que la de la gripe en España o que la de la epidemia del coronavirus SARS de 2002.

 La epidemia de neumonía causada por el coronavirus 2019-nCoV ha comenzado a desencadenar reacciones desmesuradas en algunos países. La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió declarar la emergencia sanitaria internacional, para prevenir la manera en la que el brote puede afectar a los países con sistemas sanitarios más "deficientes", pero no porque exista un riesgo alto para la salud pública en todas las zonas del planeta. 

Este coronavirus, pese a la alta capacidad de mutación, tuvo hasta ahora una tasa de mortalidad que ronda al 2,2%. 213 muertes de los 9.776 casos de enfermos confirmados en el mundo. Una tasa de mortalidad más baja que la de la gripe en España: durante la temporada de 2017-2018 murieron 991 personas entre los 5.997 casos graves hospitalizados confirmados de gripe, llegando al 5,7%. Mientras que la epidemia del coronavirus SARS mató a unas 800 personas entre 2002 y 2003, una tasa de mortalidad del 10%.

Además, el número de casos recuperados del coronavirus 2019-nCoV casi llega al de las muertes. Hasta este viernes 31 de enero, había 187 personas sanas tras enfermar durante el último mes. Y el número de contagiados fuera de China está en 107.

Estos datos mantienen a las instituciones sanitarias entre la calma y la precaución. El Ministerio de Sanidad español trabaja cada día en contacto con instituciones como la OMS, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) o el Centro para la Protección de la Salud (agencia del Departamento de Salud de Hong Kong).

Para mantener el control se reúne también la Comisión de Salud Pública de forma constante y mantiene contacto permanente con el Centro de Coordinación y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad (CCAES) y las Comunidades Autónomas. 

En un informe elaborado este viernes tras estas consultas, desde el Ministerio de Sanidad mandan un mensaje de tranquilidad. "En la situación actual, el riesgo global para la salud pública en España, en caso de detectar un caso importado en nuestro país, se considera moderado", sostienen desde el texto del ministerio. 

Además, el director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, aseguró este viernes que "hay indicios" de que "la epidemia tiene posibilidades de empezar a remitir". Añadió que se seguirían todos los protocolos recomendados por la OMS y que hay que ser cautos, pero que no hay ninguna alarma en España.

Simón también consideró que se ha creado un "temor infundado" en España por el brote e instó a "no caer en falsos alarmismos". El ministro de Sanidad, Salvador Illa, suscribió sus palabras en rueda de prensa y, ante el aumento de las ventas de mascarillas en las farmacias, dijo que "a día de hoy es una reacción un poco infundada".

Respecto a la posibilidad de que España prohíba los viajes a China, como ya lo han realizado otros países como Estados Unidos, Simón ha avisado de que la OMS no ha recomendado restringir los viajes, medida sobre la que están de acuerdo las autoridades sanitarias españolas.

De hecho, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también explicó ayer que estas medidas no están incluidas en las recomendaciones que elaboraron los expertos. Según afirmó, confían en la "plena capacidad" de China "para combatir" la epidemia. La emergencia declarada de la OMS, por esto, está destinada a los países con sistemas sanitarios más deficitarios, entre los que no está España ni la mayoría de países europeos. 

MADRID

31/01/2020 22:09

Por BEATRIZ ASUAR

Publicado enSociedad
Sábado, 01 Febrero 2020 07:09

Salvar la cara

Escena de reflejos en una estación de metro de Hong Kong / Foto: Afp, Anthony Wallace

La epidemia originada en la ciudad de Wuhan y que se extendió a varios países en los últimos días presenta algo más que un desafío de salud pública para las autoridades de la potencia asiática. En el nuevo Año de la Rata, ¿se convertirá el nuevo virus en una especie de ratonera para el Partido Comunista de China?

La irrupción de la epidemia del nuevo virus corona pilló por sorpresa a los máximos dirigentes chinos, en gira de inspección por varias provincias. La alerta alteró inevitablemente su agenda y la de millones de chinos que se aprestaban a disfrutar de sus días de fiesta más preciados. Las dudas y los temores a extender el pánico pueden haber influido en que la alarma se haya dado quizá tarde, cuando los desplazamientos por causa de la Fiesta de la Primavera ya se habían iniciado. Y es que el momento para esta epidemia no podía ser peor: es el pico más alto del año en el uso de todo tipo de transportes, y hay millones de personas deambulando de una ciudad a otra.

El brote de la neumonía todavía se halla en la etapa temprana y es comprensible la preocupación por su evolución. El virólogo y reconocido experto en problemas respiratorios Zhong Nanshan, jefe de un equipo de facultativos de alto nivel organizado por la Comisión Nacional de Salud, dijo que no tendrá el impacto en la sociedad y la economía que tuvo el síndrome respiratorio agudo severo (Sars) hace 17 años. Otros, sin embargo, como Guan Yi, de la Universidad de Hong Kong, creen que esta epidemia podría ser hasta diez veces más potente que la del Sars, que causó la muerte de unas 800 personas en todo el mundo. Esa misma división de pareceres se ha confirmado en la Organización Mundial de la Salud.

MÁXIMA PRIORIDAD. 

El Partido Comunista (Pcch) ha tomado las riendas de la crisis actual. Primero fue la Comisión Central de Asuntos Políticos y Jurídicos poniendo en guardia a los funcionarios del partido y del gobierno contra la tentación de disimular la gravedad de la situación. Tras la crisis del Sars de 2003 se ha comprendido que la opacidad constituye un error mayúsculo que no hace sino agravar el problema. La oportuna, precisa y transparente información parece haberse instituido como norma en este caso. Después, el Comité Permanente del Buró Político emitió la consigna del control del nuevo coronavirus como la prioridad máxima sobre cualquier otro asunto.

En el Año de la Rata, que se aventuraba como el de la plasmación, por fin, de la “sociedad modestamente acomodada”, una mala gestión de este revés puede hacer que rueden cabezas. Por el contrario, una buena gestión dejará sentado un precedente de alcance global. Es que al desafío de salud pública que supone enfrentar una crisis de estas proporciones en un país, a pesar de todo, en vías de desarrollo, con una cifra de muertos que ya supera el centenar, y miles de afectados, al Pcch se le suma igualmente un desafío político: la preservación de la estabilidad social sigue siendo una prioridad.

Sin opción a titubeos, el Partido Comunista chino tensiona los músculos para demostrar su invencibilidad. Lejos de amilanarse, la consigna apunta a dar vuelta la crisis, convirtiéndola en una demostración palpable de su aptitud para encarar los más graves retos, cualesquiera que estos sean. Es un mensaje dirigido tanto a la sociedad china como al resto del mundo, incluso en el orden científico, con exhibición de capacidad y competencia para hallar respuestas rápidas, en otro tiempo quizá imposibles. China aún no se puede comparar con Occidente en muchos parámetros, pero ya quisiera Occidente poder disponer de la capacidad china para yugular una crisis de estas proporciones, sugiere el presidente Xi Jinping. Y es ese convencimiento el que inspira el proceder del Pcch en estas horas difíciles. Una invocación al nacionalismo que cierra filas, aunque no puede pasar por alto que esta es la segunda vez que ocurre. No puede haber una tercera.

Aún es pronto para estimar los costes económicos de esta crisis, pero está fuera de toda duda que serán relevantes. Y no se descarta que pueda, incluso, obligar a suspender la celebración de las sesiones parlamentarias anuales previstas para inicios de marzo, el mayor acontecimiento de este período político en China, en un año de gran importancia para el Pcch. En 2021 celebrará el primer centenario de su fundación y quería presentar al mundo un país en estado de revista. Su máxima aspiración es proclamar a los cuatro vientos que ha logrado hacer de China una sociedad próspera y acomodada, un país respetado en el mundo. Pero mucho va a depender de cómo salga de esta.

      (Tomado de los artículos “Más que el virus” y “Darle la vuelta”, publicados originalmente en el sitio web del Observatorio de la Política China, politica-china.org. Brecha publica fragmentos.)

 

Publicado enInternacional
Todos hablan de las neumonías del coronavirus, pero ¿qué hay de las que matan a 2.000 niños cada día?

La humanidad puede ganarle la batalla al mayor asesino invisible de menores de cinco años

El Coronavirus ha proporcionado un doloroso pero oportuno recordatorio de que somos miembros de una sola comunidad humana, pero la batalla es contra el mayor asesino de niños. From poverty to power

El mundo está en medio de una emergencia provocada por la neumonía. Y no, no solo hablo del brote de coronavirus que comenzó en Wuhan, China. Mientras las autoridades sanitarias públicas luchan por contener el peligroso agente viral del tipo SARS –nCoV2019, como es conocido–, la neumonía infantil es hoy en día el mayor asesino infeccioso de niños, cobrándose una vida cada 39 segundos. Pese a ello, la comunidad internacional ha respondido a esa emergencia con poco más que un encogimiento de hombros colectivo.

Tal vez esto es porque la mayoría de la gente piensa que la neumonía es ante todo una amenaza para los ancianos, lo cual es cierto. El coronavirus, que mata a través de una infección respiratoria grave y aguda, ha reforzado esta percepción. La mayoría de las víctimas han sido ancianos con condiciones de salud preexistentes. Sin embargo, la neumonía es hoy en día la mayor causa de muerte infecciosa en los niños y se cobra más de 800.000 vidas al año. La mayoría de las víctimas son menores de 2 años. Casi todas las muertes ocurren en los países más pobres del mundo.

No hay estadísticas que puedan captar la tragedia humana que está en el centro de esa emergencia. Causada por bacterias, agentes virales u hongos, esta es una enfermedad que ataca los sacos de aire de los pulmones, causando que se inflamen y se llenen de pus. Los niños quedan –literalmente– luchando por respirar.

La buena noticia es que la neumonía infantil puede ser vencida. Las vacunas neumocócicas eficaces (PCVs) pueden prevenir los casos no virales, y Gavi (la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización) ha financiado la vacunación de más de 120 millones de niños. Con un diagnóstico temprano y preciso por parte de un trabajador de salud, la mayoría de los casos pueden tratarse con éxito con antibióticos básicos que cuestan menos de 45 céntimos de euro. Incluso los casos más graves pueden tratarse con antibióticos de nivel más alto y oxígeno médico. En investigaciones recientes realizadas en hospitales de Nigeria se ha encontrado que una combinación de oxígeno médico y un instrumento de diagnóstico denominado oxímetro de pulso, que mide los niveles de oxígeno en la sangre, puede reducir la tasa de mortalidad a la mitad.

Ahora las malas noticias. Aunque las muertes por neumonía infantil están disminuyendo, lo hacen más lentamente que las de otros grandes asesinos como el paludismo y el sarampión. Hace cinco años, los gobiernos firmaron el compromiso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de "poner fin a las muertes infantiles prevenibles" para el año 2030. Si se mantienen las tendencias actuales, la neumonía convertirá esa promesa en (otra) promesa incumplida, lo que debilitará aún más la credibilidad, ya de por sí frágil, de los gobiernos, donantes y organismos internacionales encargados de cumplir los ODS.

Entonces, ¿por qué el mayor asesino de niños del mundo genera tan poca acción y cooperación internacional? Como he discutido en otro espacio con Devi Sridhar –profesora de salud pública global de la Universidad de Edimburgo–, el perfil de la víctima es parte de la explicación.

Con la desnutrición como principal factor de riesgo, la neumonía es la enfermedad definitiva de la pobreza. Los que se enfrentan a los mayores riesgos -los pobres de las zonas rurales y los habitantes de los barrios marginales urbanos- carecen de voz en las prioridades de la agenda sanitaria. Y aunque los niños más pobres se enfrentan a los mayores riesgos, son los que menos probabilidades tienen de ser inmunizados, los últimos en la lista de tratamiento y los que más riesgo tienen de recibir un diagnóstico inexacto.

La neumonía permite comprobar la (in)equidad de los sistemas de salud. Cuando aparecen los síntomas de la enfermedad, los hogares más pobres a menudo retrasan el tratamiento porque les preocupa su coste, o porque la clínica más cercana está lejos. En muchos casos, las clínicas carecen del personal capacitado y del equipo de diagnóstico que necesitan para proporcionar un tratamiento eficaz.

Hay algunos signos alentadores que sugieren que la inercia está dando paso a la acción. Esta semana gobiernos, donantes, investigadores, agencias de la ONU y organizaciones de la sociedad civil se reúnen en Barcelona en el primer Foro Mundial sobre Neumonía Infantil. El objetivo es compartir evidencias y, lo que es más importante, dar impulso a las estrategias de control de la neumonía y a planes de acción destinados a convertir esas evidencias en políticas que salven vidas. Están surgiendo nuevas alianzas para el cambio, comandadas por la coalición Every Breath Counts (Cada Aliento Cuenta).

Una de las barreras para una acción eficaz contra la neumonía ha sido el debate cada vez más anacrónico entre los defensores de las intervenciones "verticales" o específicas para la enfermedad, y los enfoques "horizontales" destinados a fortalecer los sistemas de salud. Las cuestiones sustantivas que están en juego son reales. Con demasiada frecuencia, los donantes pronuncian el discurso horizontal, haciendo hincapié en su compromiso con el fortalecimiento de los sistemas de salud, pero luego cargan los recursos en intervenciones específicas para la enfermedad que distorsionan las prioridades de salud. Mientras que el Banco Mundial exalta las virtudes del fortalecimiento de los sistemas de salud, sus fondos desvían en gran medida los recursos hacia intervenciones verticales.

Del mismo modo, los sistemas de salud deben responder a las enfermedades que ponen en peligro a los pobres. La idea de que los países pueden avanzar hacia el santo grial de la Cobertura Sanitaria Universal sin abordar enfermedades como la neumonía, y sin romper el vínculo entre la malnutrición y los riesgos sanitarios más amplios, es una ficción. El punto de entrada para una acción eficaz es la atención primaria de salud y el apoyo a los trabajadores comunitarios de la salud. Los sistemas de salud que desvían los recursos hacia instalaciones de nivel superior, fuera del alcance de los pobres, nunca harán más que limitarse a un efecto goteo.

El coronavirus ha proporcionado un doloroso pero oportuno recordatorio de que somos miembros de una sola comunidad humana. En nuestro mundo interconectado, una epidemia de salud que comienza en Wuhan puede, en pocas semanas, plantear amenazas a la salud desde Bombay hasta Nueva York. El multilateralismo y la cooperación internacional son nuestra única defensa.

Pero el argumento a favor de la acción multilateral no se detiene con las epidemias que cruzan las fronteras y afectan al público de los países ricos. El día de hoy, la neumonía matará a más de 2.000 niños. Esa es una emergencia sanitaria, y es una que podemos detener.

Hasta 9 millones de vidas salvadas en la próxima década

Una nueva investigación de la Escuela de Medicina de la universidad Johns Hopkins (JHMS) para Save the Children ha proporcionado pruebas convincentes para una campaña concertada contra la neumonía. Esta ONG internacional pidió al JHMS que realizara una proyección sobre las vidas que se podrían salvar hasta 2030 en el caso de contar con una cobertura completa de siete intervenciones anti-neumónicas de alto impacto, que van desde la inmunización y la mejora de la nutrición hasta los antibióticos y la lactancia materna exclusiva.

Los resultados son sorprendentes. El modelo del gráfico adjunto proyecta alrededor de 3,2 millones de vidas salvadas de la neumonía en la década hasta 2030. Pero otros 5,7 millones podrían salvarse con las mismas intervenciones de otras importantes enfermedades mortales, como la diarrea y la sepsis. Si quieren un argumento empírico y basado en pruebas para invertir en la atención primaria de salud, aquí lo tienen.

Para cualquiera que todavía esté interesado en impulsar la acción para el ODS 2030 sobre la supervivencia infantil, la evidencia de Johns Hopkins también sugiere que estas intervenciones comunitarias contra la neumonía cerrarán la brecha entre las tendencias actuales y el objetivo de 2030. Una acción decisiva en la neumonía podría traducir la polémica sobre "no dejar a nadie atrás" que desfiguran los debates del ODS en políticas que reduzcan las disparidades sociales en la supervivencia infantil.

Por Kevin Watkins*

30 ENE 2020 - 15:01 COT

Kevin Watkins es Director General de Save the Children Reino Unido. Este texto fue publicado originalmente en inglés, en el blog From Poverty to Power de Duncan Green.

Publicado enSociedad
Página 1 de 90