Lunes, 05 Octubre 2015 07:05

Cuatro problemas de síntesis en ciencia

Escrito por Carlos Eduardo Maldonado
Valora este artículo
(0 votos)
Cuatro problemas de síntesis en ciencia

Física de procesos fundamentales, matemáticas en el sentido del Programa de Langlands, el estudio de sistemas sociales de corte transversal y unificante, y la endosimbiosis: cuatro modos de señalar horizontes nuevos de trabajo e investigación.


De manera general, a partir de los años 1960 hemos comenzado a hacer el aprendizaje, incipiente, de que otras formas de ver y de comprender el mundo son posibles. La forma genérica como estos modos pueden ser reunidos es como síntesis. De manera puntual, hace muy poco en la historia de la humanidad hay grupos de personas que trabajan en dominios determinados que se han dado a la tarea de pensar en términos de síntesis y darse a la tarea de realizar síntesis fantásticas que pueden arrojar luces absolutamente nuevas sobre la realidad y el universo.


Cabe destacar cuatro problemas de síntesis en la investigación de punta, así:


• En física, está el sueño al que las mejores mentes en ese ámbito del conocimiento dedican sus mejores esfuerzos, por integrar la física del universo macroscópico y la física del universo microscópico. Esto es, unificar la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica y la mecánica de ondas.


Existen varias apuestas al respecto, pero hasta la fecha ninguna es teórica, matemática o epistemológicamente suficiente. Cabe mencionar a la teoría de cuerdas, la teoría de branas y de m–branas, el caos cuántico, la gravedad cuántica y otras más. Sin la menor duda, la unificación de ambas teorías se expresará: (a) como la unificación de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza (la fuerza de la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza fuerte y la fuerza débil). Y (b) como la revelación acerca del origen de este universo y, verosímilmente, el estado de relaciones entre este universo y otros, todo lo cual se ha reunido bajo el termino de multiverso. No en última instancia, el programa de unificación en física aportará luces nuevas acerca de la estructura misma de la materia.


• En matemáticas, el Programa Langlands —formulado originariamente por Robert Langlands a partir de 1967— ha significado el llamado a lo que no existe aún, a saber, desarrollar una gran teoría unificada en matemáticas. El hilo conductor para una teoría semejante son las simetrías, y las hebras de dicho hilo son las funciones automorfas —que proceden de un campo de las matemáticas que se denomina análisis armónico—, y el grupo de Galois.


En matemáticas existen sólidas islas y robustos continentes que, sin embargo, han estado separados radicalmente hasta le fecha. La idea del Programa de Langlands consiste, dicho de manera sencilla, en pensar en términos de simetrías a fin de estudiar dos cosas: de un lado, la forma como las simetrías unifican la teoría de números y transportan información acera de los números, y de otra parte, cómo las matemáticas consisten en ordenar la información del universo, creando orden a partir del caos aparente. Una idea que no es lejana para los estudiosos de los sistemas complejos no–lineales.


• En el estudio de los sistemas sociales, ha llegado a ser evidente que existen tres clases de sistemas sociales, así: los sistemas sociales naturales, los sistemas sociales artificiales y los sistemas sociales humanos. Pues bien, tener tres teorías diferentes sobre tres clases de sistemas sociales es epistemológicamente muy costoso. Debe ser posible una teoría unificada de los sistemas sociales.


De manera razonable, el hilo conductor de los sistemas sociales puede expresarse de tres maneras diferentes, pero que apuntan a un mismo hilo conductor. Estas son: las ciencias de la vida, la biología y muy particularmente la biología sintética, y la ecología, incluyendo la ecología astrofísica. Al fin y al cabo los sistemas sociales: (a) son sistemas vivos o bien, igualmente, (b) son sistemas que exhiben vida o que se comportan como si estuvieran vivos. De esta suerte, el hilo conductor unificante de las ciencias y disciplinas que se ocupan de sistemas sociales es, para decirlo con otras palabras, una teoría general o unificada de la vida o de los sistemas vivos. Una teoría que no existe hasta la fecha, pero cuyos elementos primarios sí han sido puestos claramente sobre la mesa, a plena luz del día.


• En biología, la endosimbiosis constituye una invitación a integrar tres campos fundamentales tradicionalmente distantes o indiferentes unos con otros: la paleontología, la microbiología y la simbiosis. La endosimbiosis emerge como una teoría unificada de mucha mayor envergadura que un intento anterior que es el enfoque Evo–Devo, que quería integrar la perspectiva del desarrollo con la dimensión de la evolución.


La endosimbiosis pone de relieve, como ninguna otra aproximación anterior, que los sistemas vivos son posibles en la forma de redes de cooperación y ayuda recíproca, desde las escalas más fundamentales hasta la biosfera misma. En el plano humano, se hace evidente, por primera vez, que somos esencialmente holobiontes, y que las bacterias desempeñan un papel sin igual en la arquitectura del universo vivo. Actualmente, los horizontes se están ampliando a fin de comprender igualmente la función de los virus, los parásitos y los priones en la economía misma de la vida.


Como se aprecia sin dificultad, los cuatro esfuerzos de síntesis son denominados igualmente como la búsqueda de una teoría unificada —en física, en matemáticas, en el estudio de los sistemas sociales y en biología—. Así, sin más, pensar en términos de síntesis equivale a pensar en términos de unificación. Un reto cultural, civilizatorio e incluso existencial fabuloso.
Podemos, razonablemente, pensar en términos de una teoría general, o unificada, o transversal o sintética, lo cual en manera alguna es un asunto de nombres. Por el contrario, todo apunta a la discusión del carácter mismo de dicha teoría; y hoy por hoy son posibles numerosas formas de teoría, no ya una sola. Se trata de un tema que forma parte de las lógicas no–clásicas y la metateoría.


La inmensa mayoría de investigaciones en ciencia, en general, comportan ciertamente avances puntuales, y en muchas ocasiones técnicos. No cabe duda que la corriente principal de trabajo en ciencia como en filosofía radica en problemas acaso relevantes, importantes o fundamentales según el caso.


No obstante, la gran contradicción estriba en el hecho de que los investigadores y teóricos que se dedican a trazar puentes, a pensar en términos de unificación y a realizar grandes síntesis son, abiertamente, los menos. Los más hacen lo suyo; y muchos lo hacen muy bien. Y abundan, claro, los estudios de caso.


Unificación, síntesis y puentes: tres formas generales para designar un estilo de pensamiento —y ulteriormente también de vida— que se contrapone al análisis, a las clasificaciones y demás procedimientos y recursos que abierta o tácitamente afirman jerarquías.


Física de procesos fundamentales, matemáticas en el sentido del Programa de Langlands, el estudio de sistemas sociales de corte transversal y unificante, y la endosimbiosis: cuatro modos de señalar horizontes nuevos de trabajo e investigación. Algo que se dice fácilmente, pero que requiere una inmensa dosis de creatividad y desafío. En fin, tres modos de investigación básica (en estos tiempos en los que priman los llamados a investigación aplicada y experimental).

En fin, sin más, se trata, así, de cuatro formas como nos damos a la búsqueda de nuevo conocimiento. En otras palabras, la idea no es jamás simplemente la de unir, vincular o relacionar. Las síntesis y la unificación constituyen manifiestamente la creación de nuevos conocimientos.

Información adicional

  • Autor:Carlos Eduardo Maldonado
  • Fuente:Palmiguía
Visto 747 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.