Recreación de la nave 'Chang'e 4' en la Luna. En vídeo, animación de cómo fue el alunizaje. ADMINISTRACIÓN NACIONAL ESPACIAL; VÍDEO: ATLAS

El éxito de la misión supone un paso más en el ambicioso programa espacial del país asiático

China ha logrado por primera vez en la historia alunizar una nave en la cara oculta de la Luna. La sonda Chang'e 4, que fue lanzada el 8 de diciembre, tocó el suelo del satélite este jueves a las 10.26 hora local, según informó la Administración Nacional del Espacio de China. El éxito del alunizaje, que no se anunció de forma oficial hasta aproximadamente dos horas después de haberse producido, supone un hito más para el ambicioso programa espacial del país asiático, aún lejos del de Estados Unidos en financiación pero convertido en una prioridad absoluta para las autoridades chinas.

La nave no tripulada ya había entrado en órbita lunar elíptica durante el pasado domingo, con el punto más cercano al astro a unos 15 kilómetros de su superficie y el más lejano a unos 100 kilómetros, según informó la Administración Nacional del Espacio de China. Desde entonces se buscó el momento idóneo para posar la sonda en la superficie lunar, porque la parte no visible del astro tiene periodos de día y noche que duran unos 14 días terrestres y se necesitaba la luz solar para que tanto el módulo de aterrizaje como el vehículo móvil de exploración funcionaran como estaba previsto.

Entretanto, los ingenieros verificaron el buen funcionamiento de la sonda y del satélite Queqiao, que sirve de enlace para comunicar este vehículo explorador con la Tierra. El hecho de que la comunicación con la sonda no pueda ser directa —la propia masa de la Luna lo impide— es uno de los principales obstáculos técnicos de la misión. Finalmente la sonda tocó superficie sin problemas en el cráter Von Kárman, de 186 kilómetros de diámetro, situado en la cuenca Aitken (en el Polo Sur), que a su vez es uno de los mayores cráteres de impacto conocidos en el sistema solar y uno de los más antiguos de la Luna. "Se ha abierto un nuevo capítulo en la exploración lunar por parte del hombre", dijo la agencia espacial china en un comunicado.

El objetivo de la sonda Chang'e 4 es principalmente analizar la composición del terreno y el relieve de la zona, lo que podría dar pistas sobre los orígenes y evolución del satélite. Esa cara lunar, invisible desde la Tierra, es muy distinta de la que sí conocemos. Si la cara vista muestra "mares" llanos de basalto y relativamente pocos cráteres, el otro lado está lleno de éstos y su composición parece diferente. La misión china podría recabar datos sobre la evolución y la geología de este área desconocida del satélite.


La nave china ha completado así un nuevo hito de la exploración espacial, que esta semana ha asistido a otros dos logros. La sonda Osiris-Rex de la NASA descendió hasta el asteroide Bennu y lo orbitó a apenas un kilómetro y medio de la superficie. Esta complicada maniobra depende de la fuerza de microgravedad que ejerce la roca, de apenas 500 metros de diámetro.

El año arrancó con el paso de otra sonda estadounidense —New Horizons— junto a Ultima Thule, el cuerpo más lejano del Sistema Solar que se haya visitado.

En la nueva carrera por la exploración lunar participan las seis agencias espaciales de todo el mundo (China, Europa, India, Japón, Estados Unidos y Rusia). Hace casi medio siglo que las misiones Apolo pusieron a Neil Armstrong en la superficie de nuestro satélite. Las muestras que se obtienen son un tesoro científico para entender el origen del sistema solar y los principios generales de la formación de los planetas.

Chang'e 4 toma el nombre en honor a una diosa que, según la mitología china, habita en la Luna. Tras el alunizaje, está planeado que se despliegue un vehículo de exploración que empezará a recorrer este desconocido paisaje lunar y a transmitir datos que permitan esclarecer algunos de los principales interrogantes sobre la cara oculta del satélite.


La nave es hermana de la Chang'e 3, que en 2013 aterrizó en la cara visible de la Luna con el explorador lunar Yutu a bordo. La misión se consideró un éxito, aunque Yutu (que significa liebre de jade en mandarín) apenas logró recorrer 110 metros antes de que sus sistemas fallaran sin reparación posible.

En este caso, ha precisado el responsable del programa de exploración lunar chino, Wu Weiren, en una rueda de prensa en agosto, el vehículo espacial se ha diseñado con una "mayor adaptabilidad" a los terrenos abruptos. El artefacto, según Wu, es "el más ligero del mundo de su tipo", con 140 kilos de peso. Aunque se había anunciado que su nombre se decidiría por votación popular en octubre, hasta el momento no se ha hecho público el apodo con el que se conocerá a este vehículo. Sí se ha dado a conocer que tiene seis ruedas y está dotado de una cámara panorámica, radar y un espectrómetro de imágenes infrarrojas, entre otros equipos.

La nave espacial, a su vez, cuenta también con cámaras para grabar el alunizaje y las imágenes del terreno, y un espectrómetro de baja frecuencia. La Administración del Espacio de China ya ha publicado las primeras fotografías enviadas por la sonda durante el alunizaje.

La misión, además de analizar los datos de la superficie lunar, también incluirá otros experimentos científicos. Chang'e 4 lleva a bordo huevos de gusano de seda, semillas de patata y de flores para observar la germinación, crecimiento y respiración en las condiciones de baja gravedad en la superficie lunar.

El año próximo China tiene previsto enviar una nueva sonda a la Luna, Chang'e 5, que tendrá como misión recoger muestras del suelo y traerlas de regreso a la Tierra.

El programa espacial chino ha logrado enormes progresos en la última década. Aún está muy por detrás en cuanto a tecnología y presupuesto respecto al de Estados Unidos: se calcula que está dotado con 6.000 millones de dólares, frente a los 40.000 de la agencia espacial estadounidense. Pero cuenta con la ventaja de recibir el respaldo inequívoco del Gobierno chino. Encaja perfectamente en la estrategia de crecimiento económico que se ha fijado Pekín, que quiere primar la innovación y el desarrollo tecnológico; contribuye a su seguridad nacional y, por añadidura, sirve como herramienta diplomática y de soft power.

Si ya ha dado los primeros pasos para construir una estación espacial, la Tiangong-3, que se espera que pueda estar lista para 2022, para 2030 China se plantea enviar una misión tripulada a la Luna, un objetivo al que EE UU renunció con el fin del programa Apolo.

Imagen real de Ultima Thule (izquierda) y un diagrama con su eje de rotación. NASA

La sonda espacial New Horizons ha sobrevolado con éxito Ultima Thule, el cuerpo celeste más lejano que se ha visitado nunca. Su encuentro con este objeto en las afueras del sistema solar se produjo al filo de la medianoche del 31 de diciembre. Unas horas después de la maniobra histórica, la nave envió sus primeras señales, que tardaron seis horas en recorrer a la velocidad de la luz los más de 6.600 millones de kilómetros que la separan de la Tierra. Finalmente el mensaje fue recibido por una antena de espacio profundo de la NASA en las afueras de Madrid pasadas las 16:30 de la tarde, hora española.

"La sonda está en perfectas condiciones. Acabamos de conseguir el sobrevuelo más lejano", ha dicho Alice Bowman, jefa de operaciones de la misión, entre aplausos y gritos de júbilo en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins (EE UU), donde está el centro de control. Ahora comenzarán a llegar los datos científicos "para entender el origen de nuestro sistema solar", ha añadido.

Ultima Thule es un mundo en miniatura, el más lejano y el más antiguo que haya visitado una sonda espacial. Este alargado objeto descubierto en 2014 es uno de los miles de asteroides y hasta un billón de cometas que forman el cinturón de Kuiper.

La nave de la NASA —la más rápida jamás lanzada al espacio— ha pasado junto a Ultima a 18 kilómetros por segundo, un encuentro fugaz durante el que sus cámaras han intentado retratar los accidentes geográficos de este cuerpo desde una distancia de unos 2.000 kilómetros, tres veces más cerca de lo que pasó sobre Plutón obteniendo vistas espectaculares. Gracias a esta misión el planeta enano dejó de ser una pequeña bola borrosa observada por telescopios y pasó a ser un complejo mundo con glaciares, agua y compuestos orgánicos donde puede haber un océano bajo el hielo.


Las últimas imágenes disponibles, tomadas durante la aproximación a Ultima, muestran un cuerpo alargado, con forma de bolo, de "35 kilómetros de largo y 15 kilómetros de ancho", ha explicado Alan Stern, jefe científico de la misión, durante una rueda de prensa esta tarde. Stern ha explicado que aún no se sabe si se trata de un solo cuerpo con dos lóbulos o dos objetos separados. "Mañana conoceremos la respuesta", ha explicado Stern, ya que elequipo espera recibir las primeras imágenes del sobrevuelo esta noche, procesarlas y publicarlas mañana. La sonda tomó unas 900 imágenes de su encuentro y las enviará a la Tierra durante los próximos dos años, según ha explicado en un tuit Bowman, que es la primera mujer que ocupa el puesto de jefe de operaciones de una misión espacial en la Johns Hopkins. Las imágenes de mayor resolución llegarán en febrero.

Apenas unas horas después del sobrevuelo, New Horizons ya se encontraba a casi medio millón de kilómetros del pequeño mundo recién descubierto y se adentraba aún más en el cinturón de Kuiper, donde es posible que pueda visitar al menos un asteroide más en los próximos años.

Ultima Thule es una cápsula del tiempo. Está hecho de los materiales originales con los que comenzó a formarse el Sistema Solar hace más de 4.000 millones de años y apenas ha sido modificado desde entonces. Su estudio puede aclarar el origen de nuestro sistema estelar y esclarecer el papel que estos cuerpos del cinturón de Kuiper juegan al desviar cometas de sus trayectorias y hacen que se acerquen al núcleo del sistema solar, un proceso que pudo sembrar la vida en nuestro planeta por impactos de estos cuerpos, según explicó a este diario Adriana Ocampo, una de las responsables de la misión.

Unas horas antes, otra nave de la NASA, Osiris-Rex, también hizo historia al ponerse en órbita del asteroide Bennu, a unos 110 millones de kilómetros de nuestro planeta, según conmfirmó la NASA el 31 de diciembre. La sonda se ha convertido en la primera que orbita un objeto tan pequeño como este, de apenas 500 metros de diámetro. También será la que establezca la órbita más cercana a una altura de sobrevuelo de apenas un kilómetro y medio. Su objetivo final será posarse sobre la superficie, succionar una muestra de terreno y enviarla de vuelta a la Tierra en 2023. Este cuerpo es especialmente interesante porque tiene una pequeña probabilidad de chocar con la Tierra (0,037%).

Hallan la mitad de la materia ordinaria del universo, tras 12 años de estudios

Hasta ahora había estado perdida; su ubicación era una pregunta abierta para la astronomía. Pero después de 12 años de investigación, un grupo de 21 científicos de seis países encontró entre las galaxias, en forma de filamentos, la mitad de la llamada materia ordinaria del universo con la que está hecho todo lo que vemos, incluidos los seres vivos.

No sabíamos dónde estaba, no se podía haber desintegrado y tendría que estar en algún lado. El estudio fortalece la teoría de la Gran Explosión o Big Bang, que predice cuánta materia ordinaria debió formarse durante el surgimiento del universo, indicó Yair Krongold Herrera, del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien participó en el hallazgo, publicado recientemente en la revista Nature.


De acuerdo con estimaciones recientes, la materia ordinaria es apenas 4 por ciento de la masa del universo; 23 por ciento está formado por materia oscura y 73 por energía oscura, ambas aún indetectables. Ubicar 50 por ciento de materia ordinaria, hecha de átomos, confirma experimentalmente hipótesis teóricas y ayuda a los astrónomos a tener una pequeña pieza del rompecabezas que describe la estructura cósmica.


Apoyo tecnológico


En su investigación, los astrónomos recurrieron a los telescopios espaciales XMM-Newton, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y a Hubble, proyecto conjunto de la estadunidense Nasa y de la primera, así como al terrestre Gran Telescopio Canarias, que opera un consorcio internacional bajo el liderazgo del Instituto de Astrofísica de esa comunidad autónoma española.


Según el experto del IA, hay coincidencia al comparar la cantidad de materia ordinaria predicha por el Big Bang con la información inferida de la luz remanente del universo muy joven (radiación cósmica de fondo); también la hay con la cantidad de materia observada en el universo distante. Pero cuando se trata de distancias más cercanas a nosotros, se pierde paulatinamente evidencia de esta materia.
Además de Yair Krongold, por parte de México participaron Divakara Mayya y Daniel Rosa González, ambos del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica.


La estructura del universo es una telaraña cósmica formada por muchos hilos de gas muy caliente que se entremezclan y a veces se fusionan para crear galaxias. Lo que descubrimos fueron dos filamentos en los que se veía material muy caliente y tenue, explicó.


Se detectaron en rayos X y en ultravioleta. A estas dos miradas desde el espacio, sumaron una tercera desde la Tierra con el Gran Telescopio Canarias.

Expertos de EU descubren por casualidad otras 12 lunas de Júpiter

Para confirmar su existencia se utilizaron telescopios en Chile, Hawái y Arizona.

  

Cuatrocientos años después de que Galileo utilizó su primitivo telescopio para hallar las primeras lunas en Júpiter, los astrónomos siguen descubriendo más. El reciente descubrimiento de otros 12 cuerpos satelitales alrededor del gigantesco planeta deja el total en 79, la mayor cantidad de lunas de cualquier planeta en nuestro sistema solar.

Los expertos buscaban objetos fuera de nuestro sistema solar el año pasado cuando orientaron sus telescopios a la cercanía de Júpiter, dijo Scott Sheppard, del Instituto Científico Carnegie en Washington. Detectaron una hilera de objetos merodeando cerca del enorme planeta gaseoso, pero no sabían si eran lunas o asteroides.

“No fue un descubrimiento repentino, sino que tardó un año determinar qué eran esos objetos”, explicó Sheppard, quien dirigió el equipo que hizo el descubrimiento. Resultó que eran lunas de Júpiter. El año pasado se confirmó la identidad de dos de ellas y ayer la de las otras 10.

Para confirmar su existencia se usaron telescopios en Chile, Hawái y Arizona.


Las lunas pasaron tanto tiempo inadvertidas porque son sumamente pequeñas, con un diámetro de uno o dos kilómetros, dijo Gareth Williams, del Centro de Planetas Menores del Instituto Astronómico, quien cree que Júpiter tiene incluso más de esas lunas diminutas que no han sido descubiertas.

“Simplemente no hemos observado esa área lo suficiente”, añadió Williams, quien contribuyó a confirmar las órbitas de las lunas.

Galileo detectó las cuatro lunas más grandes de Júpiter –Io, Europa, Ganímedes y Calisto– en 1610. El total actual incluye ocho que no han sido vistas en años recientes. Entre los otros planetas que más lunas tienen están Saturno con 61, Urano con 27 y Neptuno con 14. Marte tiene dos, la Tierra tiene una, Mercurio y Venus no tienen ninguna.

 

Cuerpo celeste extravagante

 

Una de esas diminutas lunas, de apenas un kilómetro de diámetro, fue descrita como una “verdadera extravagancia” por Sheppard. Es "probablemente la luna más pequeña conocida de Júpiter", agregó.

Los expertos la apodaron “la rara”, por su órbita inusual. Pero fue a la novia de Sheppard a quien se le ocurrió el nombre oficial: Valetudo, la bisnieta del dios romano Júpiter, diosa de la salud y la higiene.

Valetudo está en el anillo más distante de Júpiter, girando en dirección contraria a la rotación del planeta y en contra de las demás lunas. “Es como si estuviera yendo por una calle en sentido contrario”, señaló Sheppard.

“Esta es una situación inestable”, aseveró Sheppard. “Las colisiones frontales podrían desintegrar los objetos rápidamente y reducirlos a polvo”.

A esta rareza le lleva alrededor de un año y medio dar la vuelta a Júpiter. Las lunas internas tardan alrededor de un año en dar la vuelta a Júpiter, mientras que las externas el doble.

La hipótesis es que Valetudo y las lunas parecidas surgieron poco después de la formación del planeta. Probablemente al inicio Júpiter actuó como imán y atrajo toda la materia a su alrededor. Alguna de esa materia se coaguló y quedó dando vueltas, convirtiéndose en sus lunas.

El radio de la Vía Láctea es del doble de lo que se estimaba

Astrónomos de diferentes países recalculan el tamaño de la Vía Láctea gracias a datos provenientes de un telescopio chino.


Durante décadas, los astrónomos han creído que el radio de la galaxia mide alrededor de 50 mil años luz, y que la distancia del Sol desde su centro sería de unos 25 mil años luz.
Existe un límite bien definido en el borde del disco astral galáctico, y a partir de allí la cantidad de estrellas cae de manera abrupta.Sin embargo, en los años recientes han sido descubiertos astros jóvenes más allá de ahí, lo que indica que el disco astral se extendería más lejos de donde hasta ahora se creía, según datos recopilados por un telescopio ubicado en Xinglong de la provincia china de Hebei.


El Telescopio Espectroscópico Multiobjetivo de Fibra de Gran Área Espacial (LAMOST, siglas en inglés), del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) de la Academia de Ciencias de China, puede observar cerca de 4 mil cuerpos celeste a la vez, y ha hecho valiosas contribuciones al estudio de la estructura de la Vía Láctea.


A finales del año pasado, el astrónomo Liu Chao, del OAN, contó las estrellas en el borde de la galaxia utilizando datos del LAMOST y dibujó un muestrario del anillo exterior del plano de la galaxia.
Hay estrellas más allá de lo pensado


Liu Chao descubrió que aunque hay menos estrellas, éstas no desaparecen del todo a 50 mil años luz del centro galáctico, sino que aún se pueden encontrar a 62 mil años luz.


Desde entonces, otros expertos, entre ellos científicos españoles, han participado en la investigación de Liu Chao. Con base en sus descubrimientos, ellos estiman que el radio del disco astral galáctico podría llegar a los 100 mil años luz.


Científicos chinos crearon el banco de datos de espectros estelares más grande del mundo, basándose en observaciones del LAMOST, información que utilizarán para entender mejor la Vía Láctea y estudiar la evolución de galaxias y del universo.

Miércoles, 30 Mayo 2018 05:36

Detectan seis galaxias sin estrellas

Detectan seis galaxias sin estrellas

Una investigación internacional liderada desde la Escuela Politécnica Federal de Zúrich captó la señal de seis galaxias sin estrellas.


Los astrónomos las conocen como galaxias oscuras y, según varias teorías, son el embrión de todas las galaxias del Universo. Según los modelos, todas ellas empiezan como una acumulación de gas hidrógeno, que se va condensando por la gravedad hasta llegar a un punto crítico en el que los átomos se unen para dar a luz a las estrellas. Sin embargo, la naturaleza de las galaxias oscuras hace que sea difícil confirmar esta teoría: al carecer de astros, no emiten luz en el espectro óptico, por lo que son prácticamente invisibles.


Para sortear este obstáculo, los astrónomos se han aprovechado de unas estructuras llamadas cuásares, agujeros negros supermasivos que habitan el centro de algunas galaxias y que están rodeados de gas. Cuando este se acerca al agujero negro atraído por la gravedad, emite enormes cantidades de radiación electromagnética que recorre grandes distancias. “Hemos utilizado estos cuásares como linternas” para iluminar las galaxias oscuras, explica Raffaella Anna Marino, investigadora de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y primera autora de la investigación, que ha publicado en su último número The Astrophysical Journal.


Cuando la radiación emitida por los cuásares alcanza átomos de hidrógeno, estos se excitan y emiten luz; es el mismo principio por el que funciona la fluorescencia. El equipo liderado por Marino ha escrutado el espacio alrededor de seis cuásares con el instrumento MUSE del Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés) y ha detectado seis leves fuentes de luz que, por sus características, “son candidatos muy robustos a ser galaxias oscuras”, declara Marino.


No son las primeras galaxias oscuras que se observan, pero sí están entre los candidatos más robustos, gracias a la cantidad de datos que ha reunido MUSE, afirman los investigadores. Son también las galaxias oscuras más antiguas y lejanas conocidas: emitieron la señal que han captado los astrónomos hace casi 12 mil millones de años, mil 700 millones de años después del big bang. Son como una fotografía al pasado, una época en la que el Universo estaba más agitado que en la actualidad. “Había muchos más fenómenos de fusión”, explica Raffaella Anna Marino.


“Hasta ahora no estaba claro cuál era el escenario de formación de las galaxias, cómo el gas se colapsa y empieza a formar estrellas. Eran todo teorías”, señala Marino. “Ahora tenemos una imagen justo antes de que empiece la formación estelar”. Los investigadores esperan que descubrir nuevas galaxias oscuras les ayude a arrojar luz sobre los misteriosos inicios de las estrellas.

Viernes, 22 Diciembre 2017 07:48

La kilonova, descubrimiento del año

La kilonova, descubrimiento del año

La revista ‘Science’ destaca la primera observación de luz y ondas gravitacionales de una fusión de estrellas de neutrones


Hace 130 millones de años, cuando los dinosaurios aún dominaban la Tierra, dos estrellas de neutrones colisionaron en la constelación de Hidra. Eran tan densas que cada cucharadita de astro pesaba unos mil millones de toneladas. El choque produjo un estallido de ondas gravitacionales que deforman a su paso el espacio-tiempo, el material del que está hecho el universo. El pasado 17 de agosto, el interferómetro láser del observatorio LIGO en Hanford (EEUU), uno de los instrumentos científicos de mayor precisión del planeta, captó las ondas gravitatorias producidas por aquel cataclismo, muy debilitadas tras su largo viaje intergaláctico. Segundos después, telescopios espaciales observaron un potente estallido de luz justo en la dirección de Hidra. Era la primera vez que se observaba una fusión de estrellas de neutrones y se hizo usando tanto la luz como las ondas predichas hace más de un siglo por Albert Einstein.

Según la revista científica Science este es el descubrimiento más importante del año. Más de 3.600 científicos de casi 1.000 instituciones de todo el mundo han estudiado el evento, que “probablemente es el más observado de la historia”, resalta la publicación. El hallazgo supone la consagración de las ondas gravitatorias como un nuevo sentido que han ganado los humanos para explorar el universo. Si hasta ahora la astronomía se había basado en observar la luz en todas sus variantes, ahora también se le puede escuchar y estudiar así objetos totalmente invisibles.

El equipo de LIGO ya había observado cuatro señales de ondas gravitacionales producidas por la fusión de agujeros negros. La primera fue en septiembre de 2015 y el resto en 2016. Este otoño, los padres científicos del experimento, Kip Thorne, Barry Barish y Rainer Weiss, ganaron el premio Nobel de Física por contribuir a un descubrimiento “que sacudió al mundo”, en palabras de la Real Academia de Ciencias Sueca.

El despliegue científico para observar la colisión en la galaxia NGC 4993 permitió documentar con un detalle inusitado un evento que sólo se repite en galaxias similares a la Vía Láctea cada 10.000 años, según la astrónoma Alicia Sintes, investigadora de la Universidad de Islas Baleares y líder del único grupo español que colabora con LIGO, el experimento que junto al Virgo europeo captó las ondas gravitacionales producidas por la fusión.

En 2010, una colaboración internacional codirigida por Gabriel Martínez-Pinedo, del Centro de Investigación de Iones Pesados y la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania), y Brian Metzger, de la Universidad de Columbia (EE UU), determinó los elementos producidos en la colisión y calculó la energía que liberarían, y Metzger usó esos datos para reconstruir la “curva de luz” que produciría la fusión. Los cálculos indicaban que la colisión brillaría como 1.000 novas, por lo que la bautizaron como kilonova. Los investigadores predijeron el tipo de destello lumínico de la fusión de las dos estrellas y, siete años después, los telescopios observaron una curva de luz muy parecida a la que predijeron. El físico español estima que el choque de los dos astros produjo unas 100 veces la masa de la Tierra en oro. Lo más probable es que ambos astros se hayan convertido en un agujero negro.

Jueves, 10 Agosto 2017 08:55

Las mejores fotos astronómicas de 2017

Un observador de estrellas contempla la constelación de la Osa Mayor perfectamente alineada con la ventana de la entrada a una gran cueva de glaciares en Engadin, Suiza.

El Insight Astronomy Photographer of the Year, convocado por el Observatorio Real de Greenwich (Reino Unido) es considerado el concurso internacional más importante de astrofotografía. No es de extrañar que, año tras año, las imágenes sean cada vez más espectaculares, con el deseo de ser reconocidas y premiadas como las mejores instantáneas del cosmos.

 

En 2016 el concurso recibió en su octava edición más de 4.500 fotografías de 80 países.

 

En 2017 se presentaron 3.800 fotógrafos, profesionales y amateurs, procedentes de 91 países distintos. Por primera vez en la historia del concurso, entre las fotos tomadas por astrofotógrafos de todo el planeta, se encuentran incluso instantáneas de Urano o de algunos asteroides.

 

Las 9 categorías principales en las que se divide el concurso:

 

Vistas del cielo: ya sea durante la noche o el crepúsculo, mostrando la Vía Láctea, lluvias de estrellas, cometas, salida de constelaciones, halos...
Auroras: fotografías que presenten auroras
Las personas y el espacio: fotografías del cielo nocturno con personas o elementos de interés humano.
Nuestro Sol: imágenes del Sol, incluyendo eclipses solares y tránsitos astronómicos.
Nuestra Luna: imágenes de la Luna, incluyendo eclipses lunares y ocultaciones de planetas.
Planetas, cometas y asteroides: el resto de objetos presentes en nuestro sistema solar.
Estrellas y Nebulosas: cúmulos estelares, remanentes de supernova, nebulosas...
Galaxias: imágenes de galaxias, cúmulos de galaxias y asociaciones estelares.
Joven Astrofotógrafo del Año: fotografías tomadas por astrónomos principiantes que sean menores de 16 años.

 

Aparte de estas categorías principales, el concurso cuenta con otros dos premios: el premio Sir Patrick Moore al Mejor Novato, a la mejor fotografía tomada por un astrofotógrafo aficionado que no haya participado anteriormente con ninguna imagen; y el premio Robotic Scope, un reconocimiento a la mejor foto captada por un telescopio controlado por ordenador, de los que permiten el acceso del público a través de Internet.

 

Así las cosas, el Observatorio Real de Greenwich ha presentado las fotografías finalistas, que contemplamos a continuación y que se podrán ver en una muestra en el Centro de Astronomía del observatorio.

 

Como siempre, no faltan imágenes de la Vía Láctea, de auroras boreales o de la Luna, objetivos frecuentes de los astrofotógrafos.

 

Veamos las vistas más espectaculares del cosmos.

 

En esta imagen contemplamos una magnífica vista de la superluna iluminando el cielo nocturno, detrás de la montaña Marmarole, en el corazón de la cadena montañosa de los Dolomitas en Italia

Espectacular instantánea en la que vemos nubes noctilucentes que se extienden a través del cielo iluminando el paseo de un motociclista a casa en esta dramática escena.

La Vía Láctea se eleva por encima de un pequeño radiotelescopio en la Estación Miyun, el Observatorio Astronómico Nacional de China, en los suburbios de Beijing.

Después de una larga caminata a Kvalvika, en las islas de Lofoten en Noruega, el fotógrafo llegó a la playa alrededor de la medianoche.

Los colores púrpura y verde de las auroras boreales irradian sobre la ciudad minera de carbón de Svea, en el archipiélago de Svalbard, en el océano glacial ártico.

Una estrella fugaz destella a través del cielo sobre el paisaje escarpado de Portland, Dorset. La imagen es producto de dos exposiciones: una para el cielo y otra para las rocas.

El reflejo de los giros verde brillante de la Aurora boreal se ve reflejado en las ondulaciones de la playa de Skagsanden.

En la imagen contemplamos la luna creciente y la mirada de Marte sobre Saltfjellet en Noruega mientras las luces del norte parecen emanar del paisaje nevoso.

Estamos ante una luna creciente (7%) fija en el cielo de la tarde sobre las agujas del faro en la extremidad occidental de la isla de Wight (Inglaterra).

Una foto inesperada de la Luna que se levanta sobre el reluciente océano de la costa de Wairarapa, que la hacen tener una semejanza notable con el sol.

 

 

Publicado enFotorreportajes
China informa resultados del entrelazamiento cuántico más distante de la historia

La revista científica Quantum Physics publicó los resultados de un experimento que podría ser trascendental: la primera red de teleportación cuántica.

Un equipo de investigadores chinos ha anunciado los resultados del proceso de entrelazamiento cuántico más distante jamás realizado.


El fenómeno de entrelazamiento sirve de base para la teleportación y se ha convertido en una operación común en los laboratorios ópticos alrededor del mundo. Mediante la misma, dos objetos cuánticos —como fotones— se enlazan en el mismo instante de espacio y tiempo para “compartir su existencia”, es decir, mantener el mismo estado cuántico aún a grandes distancias.


Esta propiedad permitiría ‘descargar’ la información presente en cualquier fotón entrelazado y transmitirlo hacia otro, que tomaría el mismo estado del primer fotón. Con ello, sería posible crear un sistema de telecomunicaciones inmediato, sin demoras y completamente seguro.


Micius, el satélite que batió el récord de distancia en teleportación


El experimento ha sido llevado a cabo por una singular red cuántica formada por varios elementos no comunes para la ciencia. En primer lugar, se encuentra el satélite Micius, lanzado en agosto de 2016, un receptor altamente sensible de los fotones entrelazados y enviados desde la Tierra.


En segundo lugar, el equipo chino logró disminuir la distancia en la que los fotones viajan a través de la atmósfera terrestre, al aumentar su trayecto a través del vacío, un lugar ideal para la transmisión sin interferencias de los fotones. Para ello, instalaron una estación de transmisión a 4.000 metros de altura en la región de Ngari, en el Tíbet chino, conocida también como ‘el techo del mundo’. Las distancias entre este punto y el satélite varían desde los 500 kilómetros hasta los 1.400 kilómetros, dependiendo de la rotación terrestre.


En su experimento, ‘el equipo Micius’ creó pares cuánticos entrelazados que eran transferidos entre la Tierra y el satélite a una velocidad de 4.000 fotones por segundo. Para comprobar la teoría, los científicos ‘marcaban’ uno de estos fotones en el satélite cada vez que este pasaba cerca de la Tierra a medianoche y mantenían los fotones originales en la estación de Ngari sin modificar.


Después de 32 días de experimento y millones de fotones transmitidos, los investigadores confirmaron 911 casos positivos de modificación del estado por entrelazamiento. Esto ratifica el primer caso de teleportación exitosa desde la Tierra y el espacio exterior y el récord de distancia en la aplicación de esta técnica.


(Tomado de Russia Today)

Maqueta del telescopio que se espera sea inaugurado en noviembre de 2024

 

En pleno desierto de Atacama, Chile, un cerro aguarda la construcción del mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo. Con un cristal de 39 metros de diámetro, casi la mitad de un campo de futbol, el Telescopio Extremadamente Grande (ELT, por sus siglas en inglés) será el ojo más grande para observar el cielo desde la Tierra.

Con él se avanzará en la búsqueda de posibles planetas habitables o en la investigación de la materia oscura y de los agujeros negros.

El cerro Armazones está a unos 130 kilómetros al sur de Antofagasta. Hace dos años se voló el pico de la montaña para allanar el terreno que acogerá esta ambiciosa obra de ingeniería: una cúpula de 80 metros de alto capaz de sostener un enorme espejo que rotará para seguir el movimiento de las estrellas.

El próximo 26 de mayo se pondrá la primera piedra y se espera que en noviembre de 2024 el telescopio sea inaugurado, o como dicen los astrónomos, vea su primera luz.

 

ESO, el responsable

 

El responsable de este gran proyecto es el Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés), una de las principales instituciones astronómicas del mundo. Formado por 15 países europeos –entre ellos España– y Brasil, este consorcio se encarga de otros importantes telescopios instalados en Chile, como el interferómetro Alma o el Más Grande Telescopio.

El salto entre los telescopios que tenemos ahora y el ELT es casi tan grande como entre el ojo de Galileo y su telescopio hace 400 años, explicaba recientemente en Madrid el director general de ESO, Tim de Zeeuw.

El espejo del Telescopio Extremadamente Grande será cinco veces mayor que los actuales más avanzados –de entre ocho y 10 metros– y podrá captar 13 veces más luz que ellos, por lo que las imágenes serán mucho más nítidas.

Uno de sus objetivos será buscar planetas que puedan albergar vida fuera del sistema solar, como el sistema Trappist o Próxima b, descubiertos recientemente. Con su gran capacidad, el ELT mostrará imágenes más grandes e incluso podría permitir medir directamente las propiedades de las atmósferas de esos planetas.

Actualmente está en marcha una carrera por encontrar el primer exoplaneta habitable, algo que según De Zeeuw podría suceder en la próxima década. Es curioso que este telescopio pueda ayudarnos a encontrar evidencias de vida en otros planetas desde uno de los lugares más inhóspitos del mundo, el desierto de Atacama, apunta.

Ese pedazo de Chile es idóneo para instalar el ELT gracias a la corriente oceánica de Humboldt, que hace que la zona siempre esté libre de nubes, pues estas se quedan sobre el Pacífico o al otro lado de los Andes. Gracias a ello, en el desierto de Atacama 90 por ciento de las noches son despejadas y propicias para hacer observaciones.

En total, el ELT contará con cinco espejos. El más grande, el primario, de 39 metros, estará formado por casi 800 segmentos hexagonales de 1.4 metros de diámetro que deben ensamblarse a la perfección. ¿Por qué hacerlo de esa manera? Nadie sabe cómo fabricar un espejo de ese tamaño de una sola pieza. Pero incluso si se lograra, no sería posible transportarlo, expone De Zeeuw.

 

Ejercicio interesante

 

Este astrónomo holandés de voz suave ha sido el encargado de conseguir los mil 200 millones de dólares, necesarios para financiar el ELT en plena crisis económica. Lograrlo fue un ejercicio muy interesante que implicó llegar hasta el nivel político, reconoce De Zeeuw.

El origen del ELT se remonta a finales de los años 90, cuando en el Observatorio Europeo Austral alguien se preguntó si se podría construir un telescopio de 100 metros de diámetro. El costo de semejante aparato se disparaba hasta 3 mil o 4 mil millones de euros, así que se redujo la ambición hasta los 39 metros.

Pero el ELT no es el único proyecto de telescopio gigante. En Estados Unidos hay dos iniciativas que compiten para conseguir fondos públicos. Una es el Telescopio de Treinta Metros, impulsado por el Instituto de Tecnología de California, que pretende instalarse en Hawai. El otro es el Telescopio Gigante de Magallanes, desarrollado por la Institución Carnegie para la Ciencia y que también se construirá en Chile.

 

 

Página 1 de 4