Viernes, 23 Septiembre 2016 12:40

Franciscus Xavier Matiss. Americ Pinx

Franciscus Xavier Matiss. Americ Pinx

 

Edición 2015.Formato 14 x 21 cm.137 páginas. Imagenes a blanco y negro.
P.V.P:$25.000  ISBN:978-958-8926-12-4

 

Reseña:

¿Que hacia Francisco Javier en los años de 1830 a 1840? ¿Estaba en nuevas investigaciones y correrias por los pueblos y alrededores de la Nueva Granada? ¿Estaba nuevamente dedicado al pincel? Puede ser, en el ánimo de un pintor, como en el goce de todos los días, hacer hermosas producciones de la naturaleza en la que no falta la simetría no había confusión en el campo de los colores.Trataba de imitar o expresar el colorido de un durazno cubierto de flores en la primavera, y también el esmalte con la uniformidad y la simlicidad que reina en la preciosa corona de la granada o en la vistosa flor del ceibo que adorna la orilla de los ríos.

Uni dibujo de Francisco Matiss es el más delicado conjunto de colores de esas flores. La florescencua pictorica es prueba convincente de su sabiduría.Hasta su muerte siempre fue modesto, no siempre ajeno a la envidia de algunos, pero muchos lo veneran en la sapiencia botánica.Fue el Columela en la dominación española y un Abu Zaccaría para las nuevas generaciones.

 

 

Informes-Pedidos:


Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

 

El secreto de las plantas para convertir la luz en combustible

El aire que respiramos, lo que comemos o la gasolina que quemamos para viajar o calentarnos. Le debemos todo a las plantas y al resto de organismos fotosintéticos, pero si algo caracteriza a los humanos es el inconformismo. Desde hace tiempo, hay equipos de científicos que tratan de entender la capacidad de los vegetales para transformar la luz del sol en energía química. El objetivo es trucar el proceso responsable de esa proeza para lograr mejorar su eficiencia y poder emplearlo como una nueva fuente de energía.


La fotosíntesis se produce en las membranas de las células de las plantas. Allí, los fotones, las partículas que componen la luz del sol, rompen las moléculas de agua adquirida por las plantas liberando electrones y protones, otras partículas que a su vez provocan reacciones que producen ATP y NADPH2, dos moléculas que sirven para almacenar energía. Después, con el dióxido de carbono que las plantas absorben de la atmósfera, forman hidratos de carbono en los que queda almacenada la energía.

Para comprender a fondo el mecanismo de la fotosíntesis, que también desarrollan algas o bacterias, y poder manipularlo, se ha tratado de conocer la estructura de los complejos de proteínas que la llevan a cabo. Sin embargo, diferentes estudios con diferentes técnicas han tenido como resultado distintas estructuras. Las discrepancias se deben a que las técnicas de imagen por rayos X empleadas para indagar en estos complejos los estarían dañando. La semana pasada, tal y como explicaron en la revista Nature, investigadores de la Universidad de Okayama, en Japón, emplearon un láser de electrones libres que les permitió recoger la información sobre las estructuras de los complejos antes de destruirlos.

Estos datos ayudarán a los investigadores que trabajan para aprovechar la capacidad de las plantas para acumular la energía del sol. Hasta ahora, con una tecnología como la fotovoltaica se logra transformar alrededor de un 10% de la energía que perciben del sol. Las plantas o algunas algas pueden acumular en forma de carbohidratos hasta un 4% de la energía solar. Pese a su ineficiencia, cuentan también con algunas ventajas sobre los paneles solares, como la capacidad para almacenar la energía solar en sus propios tejidos, un sistema más barato que las baterías

Algunas de las desventajas de las plantas frente a los paneles solares para aprovechar la energía proviene de que los primeros pueden asimilar radiación de un espectro más amplio y a las segundas solo les sirve la luz visible. Para mejorar esta capacidad de las plantas, los científicos se plantean sustituir uno de sus dos sistemas responsables de la fotosíntesis, que compiten por la misma parte del espectro de los rayos solares, por el sistema de bacterias fotosintéticas capaces de absorber una parte distinta del espectro solar.


Con mejoras como esta y la creación de cultivos específicos para la producción de energía, se aprovecharían además capacidades de las plantas que no poseen las células fotovoltaicas. Una de ellas es la posibilidad de absorber CO2 y convertirlo en combustible liberando en el camino oxígeno a la atmósfera.

En el camino para tratar de crear biocombustibles mejorados, también se podrían mejorar los cultivos empleados para la alimentación. En septiembre de este mismo año, un equipo de la Universidad Cornell publicó en Nature sus trabajos para incrementar la cantidad de alimento producido por las plantas. Su enfoque se centraba en la rubisco, la encima responsable de transformar el CO2 en azúcares. Para mejorar la baja eficiencia de esas proteínas en su trabajo, probaron a introducir una versión bacteriana en plantas de tabaco, que fueron capaces de producir azúcares más rápido.

El Comandante agradece su mensaje, que nosotros trasmitimos ayer temprano, y nos pidió le hiciera llegar la siguiente carta:

 
Efectivamente, las dos plantas que usted tiene identificadas son de Moringa y Morera. La primera, originaria de la India, es el único vegetal que posee todos los tipos de aminoácidos. Su producción de hojas verdes por hectárea, con el marco de siembra y el manejo adecuado, puede sobrepasar 300 toneladas por hectárea en un año. Se le conocen decenas de propiedades medicinales. Sus efectos en el aparato digestivo son muy buenos como todos los vegetales, aparte de sus elevadas cualidades proteicas, pero no debe consumirse en exceso, más de 30 gramos diarios, lo cual dependerá de la motilidad intestinal. Algunas personas admiten cifras mayores. Conozco quienes la consumen en cantidades mayores como té, en forma de polvo, con resultados excelentes por sus cualidades sedativas y favorables al descanso. No hemos hecho todavía pruebas con té de hojas secas, aunque supongo que estas darán resultados positivos.

 
La literatura internacional ha publicado bastante sobre esta planta. En nuestro país le hemos suministrado muestras de semillas de diferentes variedades a los institutos de investigación agrícola. Pronto conoceremos más sobre sus potencialidades. Desde mi punto de vista, su mayor beneficio para la población radica en sus cualidades como consumo animal para la producción de carne, leche, huevos, e incluso el cultivo de peces.

 
La Morera complementa esta importante cualidad de la Moringa. Como usted con seguridad conoce, ha sido la base para la producción de seda mediante un proceso biológico que los chinos desarrollaron durante miles de años a través de los gusanos de seda. Las variedades principales que nosotros disponemos provienen de ese país, aunque en la actualidad en otras partes del mundo se han desarrollado diferentes variedades, algunas de las cuales hemos recibido en fechas recientes. Hasta en España se cultiva limitadamente esa planta. Su limitación en las regiones frías es la temperatura y la baja luminosidad que detienen su crecimiento varios meses al año. En nuestro clima crece todo el año. Varios países la dedican a la producción de leche de cabra, cuyos precios a veces alcanzan el doble de la leche de vaca para las personas alérgicas a la misma.

 
En Cuba había algunas plantas de Moringa, que los colonialistas ingleses llevaron desde la India al este de África y de ahí al Caribe inglés y Centroamérica, posiblemente a través de Belice, donde el estímulo de los altos precios que pagaron los yankis a los primeros agricultores fomentó su desarrollo por un brevísimo tiempo, y después no encontraron mercado ni dentro ni fuera del país. La forma de distribución de la tierra y la falta de escuelas e instrucción impidió su desarrollo. En eso, desgraciadamente, los pueblos del llamado Tercer Mundo han quedado rezagados.

 
En Brasil los centros de investigación han promovido el cultivo de esta planta, y su clima es excelente para el desarrollo agrícola.
 

Aprovecho su interés para comentarle otros dos temas:

 
América Latina y el Caribe, en su conjunto, disponen de tierra, agua y recursos energéticos sin necesidad de promover la producción de gas de esquisto mediante fractura hidráulica como hace Estados Unidos, con riesgos probados para la propia salud de los ciudadanos de ese país, como han comenzado a divulgar algunos medios de prensa serios.

 
Nos gustaría que éstos discutieran sobre el tema. Uno de ellos se refirió en la mañana de hoy al problema afirmando textualmente: “Las personas que viven en EE.UU. cerca de los sitios donde se extrae gas no convencional muestran un significativo deterioro de su salud…”

 
“La mitad de las personas que participó en el estudio informó que antes de la explotación no tenía problemas con la salud, pero ahora sufre de alergia, asma, artritis, cáncer, así como hipertensión y enfermedades de corazón, riñones, pulmones y tiroides. El 81% de las personas se queja del mal olor de los compuestos químicos, que a veces contienen amoníaco, cloro, azufre y propano, entre otros.”
 

En Estados Unidos ese gas se extrae a través de la fractura hidráulica: “Habitualmente el material inyectado es agua mezclada con arena y productos químicos.”

 
Es la tercera vez en los últimos meses que he visto advertir sobre ese peligro.

 
Al parecer, muy pocos conocen que Naciones Unidas está ya consciente de que sobre ella cae la responsabilidad de pagar cien mil dólares por cada una de las víctimas de la epidemia de cólera que provocó la muerte de más de 7 mil personas en Haití, contagiadas por el contingente militar nepalés que Naciones Unidas introdujo en ese país, que no padeció esa enfermedad durante un siglo. Después de exhaustivas investigaciones se confirmó que la cepa es exactamente la misma que la que existe en Nepal, y la suma a pagar a los familiares es la de cien mil dólares por cada víctima, lo cual parece justo, pero nadie menciona sin embargo la suma que debiera pagarse a la nación haitiana por el enorme daño ocasionado a ese país pobre y subdesarrollado.

 
Como usted, Handy, puede apreciar lo primero que hice hoy fue tratar de hacerle llegar una respuesta lo más breve posible de mis muy modestos conocimientos sobre la Moringa y la Morera.

 
Ahora comienzan a llegar noticias sobre un ciclón tropical que apunta directamente a la región oriental de nuestra isla. Actualmente el país dispone de mucha más experiencia y superará las dificultades.
 
Fraternalmente,
 

Fidel Castro Ruz
 Octubre 22 de 2012
 7 y 15 p.m.

Publicado enInternacional