"Tabla periódica de células completará atlas del humano"

La biología tiene dos tablas periódicas importantes para la medicina: el mapa del genoma y la de las células humanas, afirmó el científico Eric Lander, quien fue integrante del Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología de la administración de Barack Obama.

Al dictar la conferencia magistral Pasado, presente y futuro de la medicina genómica, en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, precisó que estas herramientas, en constante actualización, serán preponderantes en los textos que consultarán las próximas generaciones de médicos.

Acompañado por Roberto Tapia, director general de la Fundación Carlos Slim, y Germán Enrique Fajardo Dolci , director de la Facultad de Medicina, habló sobre los inicios del estudio del genoma humano, que datan de hace 30 años. Indicó que el proyecto terminó en 2003. Al principio se consiguió mapear genes para padecimientos mendelianos y en 2007 para los más comunes, como cáncer, diabetes, esquizofrenia o Alzheimer.

Ahora, los científicos, precisó, trabajan en la tabla periódica de las células humanas. El objetivo es desarrollar el atlas completo del cuerpo humano.

El medio ambiente, otro factor de diabetes y obesidad

El matemático también indicó que el hecho de que los genes contribuyan a enfermedades como la diabetes y la obesidad, "no quiere decir que determinan la causa, sino dependen del medio ambiente, como la dieta, el ejercicio, exposición a males infecciosos y quizá cuando ya entendamos una enfermedad a nivel molecular de forma detallada la mejor manera de tratarla sea reducir el consumo de refresco, por ejemplo".

Asimismo, se refirió a las enfermedades autoinmunes. Dijo que han aumentado de manera alarmante en los pasados 100 años por factores medioambientales. "Creemos que hemos limpiado tanto el ambiente que las personas que viven en entornos donde no hay bacterias ni patógenos desarrollan esos padecimientos". Ejemplificó: "Si tomamos unos ratones con predisposición a la diabetes y los criamos en un cuarto limpio sin patógenos, 95 por ciento de ellos desarrollarán la enfermedad, y si criamos otros en un ambiente sucio, sólo 10 por ciento la tendrá".

Por su parte, Fajardo Dolci indicó que la conferencia es parte del Seminario sobre salud digital e implicaciones para la práctica médica.

Tapia señaló que la digitalización aplica hoy en todos los aspectos, y explicó que ésta nace de la convergencia de las revoluciones que se dieron en la genómica.

Polémica en EEUU por la propuesta de crear embriones mixtos humanos y animales
Mientras los Institutos Nacionales de Salud (NIH) defienden los avances que supondría la aplicación de células humanas en embriones animales, los críticos se muestran preocupados por cuestiones éticas.

 

 

Los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en ingles) quieren levantar la prohibición para financiar una investigación que consiste en la aplicación de células humanas en embriones animales. Aunque esta medida podría dar lugar a importantes avances para curar numerosas enfermedades, su aprobación definitiva abriría un profundo debate sobre cuestiones éticas.

 

Un avance importante para combatir enfermedades

 

Hace un año, los Institutos Nacionales de la Salud decretaron una moratoria en la investigación que pretenden utilizar las células humanas para modificar los cerebros de los animales. Sin embargo, la organización ha cambiado de opinión y quiere abrir las puertas para poder investigar este terreno.

 

Algunos especialistas consideran que estas técnicas podrían liderar avances importantes a la hora de combatir enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson, así como utilizarse en el crecimiento de órganos necesarios para los trasplantes humanos.

 

"Estoy segura de que los cambios propuestos permitirán a las comunidad de investigadores de los NIH moverse hacia este área prometedora de una forma responsable", afirmó Carrie Wolinetz, directora adjunta de Ciencias Políticas de los NIH, en un artículo publicado en la web de la organización.

 

Las cuestiones éticas de esta medida

 

Sin embargo, los críticos con este plan están preocupados por si esta cuestión podría plantear preguntas complejas de ética e ir más allá de lo que se considera aceptable en la sociedad de hoy en día, sobre todo cuando se trata de alterar el cerebro de un animal con células humanas.

 

"Digamos que tenemos cerdos con cerebros humanos, entonces se preguntarán por qué estamos haciendo experimentos en ellos", dijo Stuart Newman, investigador del New York Medical College, a AFP.

 

"Lo que sucedería si tuviéramos cuerpos humanos con cerebros de animales es que entonces diríamos: 'bien, no son realmente humanos, podemos experimentar con ellos y extraer órganos de ellos'", planteó. "Estoy barajando escenarios extremos, pero hacer estos embriones quiméricos hace 15 o 20 años estaba considerado como un escenario extremo".

 

Una técnica utilizada ya por la industria biomédica

 

En este sentido, Wolinetz dice que añadir células humanas a los animales no es nada nuevo, ya que esta tecnología ha sido utilizada por la industria biomédica.

 

"Los investigadores han creado y utilizado modelos animales que contienen células humanas durante décadas para obtener información valiosa sobre la biología humana y el desarrollo de las enfermedades. Por ejemplo, las células tumorales humanas se cultivan rutinariamente en ratones para estudiar los procesos de enfermedad del cáncer y para evaluar posibles estrategias de tratamiento", escribió en el artículo.

 

Sin embargo, la propuesta de los NIH es diferente, ya que implicaría inyectar células madre humanas en un embrión animal en una etapa muy temprana, lo que teóricamente podría significar que las células humanas contribuirían al desarrollo del animal.

 

"Un camino que no deberíamos seguir" o "un paso en la dirección correcta"

 

Newman se mantiene firme en su posición: "Es sólo un camino que no deberíamos seguir". Si bien acepta que la intención no es crear animales con cerebros humanos completamente funcionales, añade que "no tenemos ninguna ley en este país que parase estas cosas".

 

Algunos expertos han hablado de la necesidad de utilizar las células humanas en animales para ayudar a encontrar una curación a diversas enfermedades que desconciertan a los científicos. Robert Klitzman, director del Programa de Bioética de la Universidad de Columbia cree que la medida tomada por los NIH podría ayudar potencialmente a millones de personas en todo el mundo y sería un "gran paso en la dirección correcta".

 

"Cuando queremos investigar la esquizofrenia, el Alzheimer y la depresión, no podemos hacer la investigación en las células cerebrales de los humanos con estas enfermedades porque no podemos abrir los cerebros de las personas mientras están vivas", contó Klitzman a AFP.

 

Sin embargo, a pesar de la defensa de la medida, ha instado a la cautela y defiende que los expertos en ética deben estar en el comité de supervisión.

 

"Necesitamos ser prudenciales con las células cerebrales humanas", dijo. "Lo que no queremos es un ratón o un chimpancé que de repente tengan cualidades parecidas a los humanos, porque moralmente crea una variedad de problemas".