“Above The Polar Bear” , la fotografía ganadora del gran premio, muestra el hábitat del oso polar durante el verano en el Área Marina Protegida de Lancaster Sound. Foto: Florian Ledoux/ Drone Awards 2018.

La manera de hacer fotografías ha cambiado. Este arte ha ido evolucionando gracias a los diversos avances tecnológicos. Uno de ellos ha sido la aparición de drones. Estas naves no tripuladas permiten conseguir imágenes a decenas de kilómetros del suelo. Con la ayuda de este invento, la forma de captar instantes ha vivido una auténtica revolución.

 

Antes los fotógrafos tenían que ingeniárselas para lograr una vista aérea perfecta, utilizando cometas o globos de hilo. Ahora, los drones permiten capturar una imagen desde el cielo solo con un botón: la aeronave sube hasta las nubes y dispara en el momento preciso.

 

El auge de estas naves ha creado una nueva categoría artística, imágenes realizadas a vista de pájaro. Sin embargo, solo las mejores consiguen formar parte de los Drone Awards, concurso que premia a las mejores fotografías realizadas con drones en 2018. La que ha alcanzado el primer puesto ha sido un oso polar caminando por una superficie que se encuentra en deshielo. Esta instantánea ha sido realizada por Florian Ledoux.

 

El resto de las imágenes ganadoras se han dividido en distintas categorías: Naturaleza, Abstracto, Gente, Deportes, Vida Salvaje y Urbano. Un nadador en pleno salto de trampolín, una mujer relajada en un campo de césped o un banco de peces huyendo de lo que parece un tiburón son algunas de las mejores fotografías captadas con el objetivo de un dron.

 

“La serpiente del tiempo” obtuvo el primer premio en la categoría Abstract, un camino en el medio del bosque cerca de Derna, el condado de Bihor, Rumania. Foto: Ovi D. Pop/ Drone Awards 2018.

 

“Der Kratera” fue tomada en Landmannalaugar, las tierras altas de Islandia. La imagen muestra un volcán extinto, todavía se puede ver la apertura del cráter. Foto: Florian Ledoux/ Drone Awards 2018.

Un Iceberg extrañamente formado, visto desde el cenit. La foto es parte de mi colección “90 ° Groenlandia” y fue tomada con un dron DJI Inspire 1 Pr. Foto: Stephan Fürnrohr/ Drone Awards 2018.

 

“El responsable papa Garial con sus bebés”, el Garial -Gavialis gangeticus- está en peligro crítico de extinción. Esta imagen fue tomada en Santuario de vida salvaje de Chambal en La India. Foto: Stephan Fürnrohr/ Drone Awards 2018.

 

“Núcleo”, un bote “talla” las frías aguas de Alaska. Parece como si se moviera a través de una sábana de tela. Foto: Casey McCallister/ Drone Awards 2018.

 

“La Gran Sombra”, el autor esperó 2 largos días para obtener una imagen a tamaño natural de una jirafa. El ángulo de disparo y la hora del día fueron muy importantes para obtener esta sombra perfecta de tamaño natural. En una mirada sentirás que la sombra es la jirafa real, pero en realidad es de otra manera. Foto: Thomas Vijayan/ Drone Awards 2018.

 

“Silvia” , el verano se aproxima, la hierba crece en los campos, el primer calor, la naturaleza se despierta, todo es verano. Foto: Davide Lopresti/ Drone Awards 2018.

 

“Caos”, un día temprano y por la mañana en el mercado de Corabastos Bogotá. Colores y texturas de un caos contenido de personas, camiones, automóviles, frutas, verduras, etc.Foto: Alex Visbal/ Drone Awards 2018.

 

“Sombras Patinadoras”, el pelotón de patinaje sobre ruedas se representa proyectando sombras sobre el hielo natural del Weissensee austriaco durante el maratón Open Dutch Championships de más de 100 kilómetros.Foto: Vincent Riemersma/ Drone Awards 2018.

“Mada’in Saleh”, una escena increíble. Este antiguo sitio arqueológico se llama Mada’in Saleh y se remonta al siglo I d. Tuve la suerte de poder pasar un corto tiempo de pie ante esta tumba real y los miles de años de historia que tiene. Es un honor compartir esta imagen contigo desde una perspectiva nunca antes vista.Foto: Gabriel Scanu/ Drone Awards 2018.

 

“Tiburón de Punta Negra”, un tiburón punta negra persigue una escuela de macabijos en desove frente a la costa de la isla de Abaco, Bahamas.Foto: Adam Barker/ Drone Awards 2018.

 

“Asís sobre las Nubes”, la maravillosa Basílica de San Francisco de Asís, al atardecer con la ciudad inmersa en la niebla.Foto: Francesco Cattuto/ Drone Awards 2018.
(Tomado de europa press)

Publicado enFotorreportajes
"No hay que tener miedo de los robots. Hay que tener miedo de los humanos usando esta tecnología de un modo no ético o destructivo"

Frente a los estudios que aseguran que se perderán millones de empleos en la próxima década por culpa de los robots, defiende que la tecnología, más que una amenaza, constituye una oportunidad si se pone al servicio de los trabajadores

"Mucha gente famosa especula sobre los riesgos de la Inteligencia Artificial, diciendo que puede ser peligrosa si escapa a nuestro control, si se hace más inteligente que los humanos. Pero todo eso es ciencia ficción"

La intelectual estadounidense Shannon Vallor es profesora en la Universidad de Santa Clara (California), en el corazón del Silicon Valley. Es una reputada investigadora de la ética y la filosofía de la tecnología. Trabaja muy cerca de donde vienen surgiendo muchos de los avances tecnológicos que han revolucionado la realidad económica y social.

La robotización y la automatización, por ejemplo, son dos procesos en los que se avanza en este área del este de Estados Unidos. Eso, pese a los muchos miedos que genera en la clase trabajadora la robotización del mundo laboral. Son recurrentes los estudios que aseguran que se perderán millones de empleos en la próxima década por culpa de los robots.

Como integrante de la dirección de la Fundación para la Robótica Responsable, Vallor se esfuerza en aclarar cómo la tecnología, más que una amenaza, constituye una oportunidad, siempre y cuando se ponga al servicio de los trabajadores."El problema está en no usar esas tecnología al servicio de los trabajadores", dice Vallor en esta entrevista con eldiario.es.

De ahí que anime a realizar reformas en el actual sistema económico, para que sea posible la convivencia de robot y trabajador en los empleos del futuro, y que inste a presionar a las empresas para que desarrollen "productos y aplicaciones más compatibles con los intereses de los humanos".

 

¿Qué piensa usted del miedo que genera la robotización, según muestran las encuestas, en buena parte de la clase trabajadora?

Es un tema complicado. Hay una gran probabilidad de que la robotización continúe significando la automatización de algunos sectores de la economía. En consecuencia, algunas categorías laborales van a estar en peligro. Aquí, lo problemático es el uso que se pueda hacer de esos miedos. Mucho de lo que se escucha puede llevar a la gente, si no está informada, a pensar que vamos a tener robots que van a tomar todos los trabajos que hoy hacen los humanos.

Eso no es realista, al menos en las próximas dos décadas y probablemente para muchas más. Los avances en robótica y en inteligencia artificial son reales e impresionantes pero no están teniendo lugar tan rápido como mucha gente cree. Hay muchos límites a la hora de asignar tareas a esas máquinas y de determinar qué son capaces de hacer.

 

¿La robotización no es tan peligrosa para los trabajadores?

Desde un punto de vista laboral, no se puede decir que no haya de qué preocuparse. Pero tampoco hay que exagerar la amenaza.

 

¿Hasta qué punto le preocupa el uso político que puede darse a los miedos que generan la robotización y la inteligencia artificial?

Me preocupa mucho dejar claro que no es la tecnología la que va a suponer una amenaza para los trabajadores. Es el sistema económico, sus incentivos y los poderes económicos, los que controlan realmente cómo esa tecnología se va a utilizar.

Hay muchos modos en los que los robots y la inteligencia artificial pueden mejorar las condiciones laborales, acabando incluso con los trabajos más peligrosos, aburridos, degradantes o sucios. Hay muchas tareas por las que se paga a gente para que se expongan. Estarían mejor sin hacerlas, haciendo otra cosa. Diseñar máquinas para hacer esos trabajos no es inherentemente malo. Hay mucha confusión en la opinión pública cuando hay encuestas sobre el miedo a las máquinas.

Mucha gente famosa, como Elon Munsk, Stephen Hawking o Bill Gates, que no son investigadores de Inteligencia Artificial, han especulado o especulan sobre los riesgos de la Inteligencia Artificial, diciendo que puede ser peligrosa si escapa a nuestro control, si se hace más inteligente que los humanos. Pero todo eso es ciencia ficción. No estamos ni mucho menos cerca de que haya una inteligencia artificial comparable a la inteligencia de un humano. Ni siquiera se sabe cómo hacer algo así.

 

¿Dónde está el problema entonces?

No hay que tener miedo de los robots. Hay que tener miedo de los humanos usando estas tecnologías de un modo no ético o destructivo. El problema está en no usar esas tecnologías al servicio de los trabajadores. La clave está en que las máquinas estén al servicio de los trabajadores en lugar de tener como objetivo maximizar los beneficios y la eficiencia. Pero en un sistema económico donde esos son los únicos objetivos, muchas de las oportunidades para que los robots estén ahí para ayudar a los trabajadores y hacer sus trabajos más seguros, más disfrutables y de modo que se sientan más realizados, van a ser ignoradas. Todo esto debido a los intereses económicos, que van en contra de la gente.

 

¿Hay que cambiar el sistema para implementar esta otra idea de la tecnología?

No hay que cambiar todo el sistema para reformar las partes que no funcionan. Estamos hablando, en realidad, de la necesidad de un cierto cambio sistemático en la economía moderna. El sistema ahora mismo parece tan brutal que no parece posible ver cómo cambiarlo. Además de empujar hacia una reforma económica y política, algo que creo que es muy importante es pensar que hay formas del capitalismo, de hace 50 ó 60 años, que hacen posible la promoción de los intereses de los trabajadores. Hay ejemplos en varios países.

En Estados Unidos tuvimos un movimiento que llevó a la imposición de la semana laboral de 48 horas, la instauración de regulaciones sanitarias y de seguridad, la obligatoriedad de introducir pausas en el trabajo y las bajas. En el Siglo XX ha habido todo tipo de reformas que han cambiado el trabajo. El lugar de trabajo pasó de ser un lugar donde los trabajadores eran explotados y se abusaba de ellos a ser un lugar donde hay ahora una mayor protección. Desafortunadamente, en Estados Unidos, hemos ido ahora en la dirección opuesta respecto a esos avances, acabando con mucha de esa protección.

 

¿Qué más se puede hacer, más allá de empujar hacia una reforma del sistema?

También se puede presionar a las compañías tecnológicas para que desarrollen productos y aplicaciones que sean más compatibles con los intereses de los humanos. Se les puede presionar para que la tecnología sea concebida como una ayuda para los trabajadores, para que su diseño haga a los trabajadores sentirse más seguros, más felices y menos degradados y explotados por su trabajo. Ahora mismo, las compañías tecnológicas, en muchos países, han sufrido grandes golpes en su reputación. Y están trabajando para restaurar la fe del público en ellos y en el sector tecnológico. Muchas compañías, por esto mismo, están ahora moviéndose hacia el diseño de procesos y aplicaciones más éticos.

Por ejemplo, ahora, en el sector tecnológico, están promoviendo la idea de que los humanos no deben ser reemplazados por dispositivos de Inteligencia Artificial sino apoyados por estos sistemas. Pero no está claro si éste será el modelo que triunfe o si todas las empresas lo adoptarán. No se sabe si el trabajador mantendrá, por ejemplo, el sueldo de alguien asistido por un sistema de Inteligencia Artificial o si el empresario caerá en la tentación de echar al trabajador.

En Estados Unidos, hay un debate sobre si los populistas, como el presidente Donald Trump, sustituirán a la inmigración, objetivo de muchas de sus reformas, por los robots."Primero vinieron a por los inmigrantes. Luego vinieron a por los robots" es un reciente titular de la revista Foreign Policy. ¿Qué piensa usted?

Pienso que no hemos visto algo así todavía. De hecho, en 2017, el Secretado de Estado para el Tesoro, Steven Mnuchin, dijo básicamente que la amenaza de la robotización "no está ni siquiera en nuestro radar", según sus términos. Él cree que incluso dos décadas era una exageración, y que la amenaza de la robotización a los puestos de trabajo llegaría, tal vez, en 50 ó 100 años. Ésto es lo que la administración Trump dice al respecto. No están centrados, ahora mismo, en la automatización.

 

¿Por qué motivo?

Porque el populismo de Trump está principalmente inspirado por la xenofobia, y no por una sincera preocupación por los intereses de los trabajadores. De hecho, las políticas de Trump hasta ahora han sido bastante dañinas para los trabajadores. Creo que este tipo de populismo de Trump sólo es superficialmente favorable a los trabajadores. En realidad, en su sustancia, es anti-trabajadores. La reacción de Trump diciendo que los inmigrantes están tomando empleos de los estadounidenses está fundamentada en la xenofobia y en el racismo, más que en una verdadera preocupación por los trabajadores del país. Yo no creo que los robots vayan a entrar en esa retórica. Pero esto puede ocurrir en otros países.

En Los Países Bajos, en el puerto de Rotterdam, los sindicatos alertaron de que muchos trabajadores se inclinaban allí el año pasado a votar por el Partido de la Libertad del populista de ultraderecha Geert Wilders. Los líderes sindicales hablaban de enfado por la robotización del sector. Al menos así lo contó la agencia Bloomberg.

Estoy en contacto con numerosos académicos de Los Países Bajos, que trabajan ahora mismo sobre las implicaciones sociales que despiertan la robotización y la inteligencia artificial. En general, yo diría que Los Países Bajos es un país muy favorable a la robotización. Tienen más universidades centradas en tecnología que otros muchos países de similar tamaño. Pero cada país tiene una respuesta diferente a la robotización.

En Japón, por ejemplo, la robotización es algo que está siendo bienvenido. Porque no tienen, fundamentalmente, suficientes trabajadores para sustituir su mano de obra en una sociedad que está envejeciendo y que sigue siendo muy poco favorable a la inmigración. La respuesta a la robotización va a depender de muchos factores, como la situación económica del país, cómo es la situación del desempleo o si hay o no dificultades para ofrecer empleo a la gente. Ahí está la clave de que pueda haber resentimiento contra los robots, especialmente si hay clases de trabajadores que se vean afectadas.

 

¿Dónde es más probable que afecte la robotización?

Es más fácil ver que la automatización del trabajo tenga lugar en fábricas, pero también en la venta o en atención al cliente, como en los centros de llamadas. En muchos países, la venta y la atención al cliente son la primera categoría de empleo para gente sin educación universitaria o que, simplemente, están empezando en su vida laboral. Son trabajos típicos de estudiantes, por ejemplo.

En Estados Unidos, esto ocurre mucho en el sector de la venta. Si se elimina el empleo de personas en ese sector, se va a dificultar mucho la integración de mucha población en el mercado laboral. Se sabe que, cuando una persona tarda en conseguir su primer empleo, luego es muy difícil desarrollar una historia laboral sólida. Pienso que hay peligros asociados a la automatización de según qué sectores. Sin embargo, tampoco podemos determinar el impacto de la automatización, porque es algo relacionado con la cultura del consumidor.

 

¿A qué se refiere?

No sabemos en realidad cuánta demanda hay de gente queriendo interactuar con un robot, por ejemplo, en un centro de atención al cliente. En este sector, mucho depende de si el consumidor sabe que está interactuando con una máquina o una persona y de si la persona quiere o no tener esa interacción. Por ejemplo, se puede sustituir al personal de un restaurante por robots. Pero puede ser que la gente no responda positivamente a esa propuesta. Puede ser que esa experiencia para el consumidor resulte frustrante, debido a los límites de la tecnología. Este tipo de situaciones puede que ralenticen la automatización. Ser capaz de hacer una máquina que haga un trabajo no significa que eso sea una ventaja.

Domingo, 05 Agosto 2018 08:50

La Ciencia que financiamos y repagamos

La Ciencia que financiamos y repagamos

¿Devolvemos a la sociedad los resultados del sistema científico? Esta pregunta tiene dos posibles respuestas, que no opciones. Una respuesta larga, para aquellas que no conocemos de qué va el asunto, o la corta, para los que no lo conocen o no les interesa. Por economía lingüística, por escribir menos, empezamos a responder en primer lugar por la opción corta: por lo general, sí se devuelve a la sociedad lo generado por los científicos, eso sí, cobrando dinero por ello.

 

 

Los que seguimos leyendo parece que queremos reflexionar, analizar, cómo es posible que aquellos conocimientos generados con dinero público acaben en manos privadas, en empresas que después venden esos contenidos a las mismas instituciones públicas que lo han generado.

El negocio en el que se mueven muchos millones de euros es redondo, donde siempre gana la banca (sino de forma directa, sus filiales en el mundo de la edición y distribución de la ciencia). Voy a intentar contaros de forma breve cómo nos dejamos manejar.

La producción científica está en manos básicamente de instituciones públicas; instituciones de investigación, organismos públicos y universidades. Las privadas, las que investigan, no creáis que difunden dicho contenido, lo que en cierta manera pudiera entenderse como normal, si lo generan únicamente con dinero privado no van a compartirlo con la “competencia”. Estas investigaciones no salen de la nada, sino del mucho trabajo y esfuerzo de investigadores y de grupos de investigación que, o bien consiguen los fondos de proyectos financiados por organismos públicos, o bien de su actividad laboral cotidiana, y por lo tanto, se dedican a la investigación, ya que tenemos una nómina y un trabajo que nos lo facilita. No toda la investigación se realiza dentro de un proyecto de investigación. Los investigadores y profesores universitarios generan gran cantidad de producción científica, ya que de dicha publicación depende el desarrollo de su carrera profesional y algunos complementos retributivos.

Y aquí es donde viene el truco, donde el sistema ha conseguido envenenarlo, donde han logrado hacer bueno lo retorcido, donde conseguir “los dineros” sin invertir se ha convertido en un arte.

Los investigadores y profesores universitarios difunden sus contenidos –siempre que pueden, y en un gran número- en revistas de pago, revistas que no son de la institución donde trabajan, revistas que después la propia institución o el propio sistema de investigación debe pagar para conseguir, porque “evidentemente” se ceden los derechos a dicha revista. Es decir, investigaciones financiadas con dinero público, trabajadores con salarios públicos, ceden el conocimiento desarrollado en esas investigaciones a instituciones privadas, cediéndoles los derechos de explotación. ¿Somos tontos? Otra nueva pregunta con respuesta más compleja que la anterior.

Tal y como os decíamos, las publicaciones científicas no son un mero elemento de difusión de la Ciencia, sino que es la variable fundamental para analizar la valía, “la calidad” que decimos ahora, de la investigación y del investigador. Esto supone medirnos constantemente, evaluarnos de manera cortoplacista para determinar nuestra carrera profesional y para determinar si podemos conseguir los tramos de investigación. Y todos estos elementos son valorados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA), organismo estatal que funciona con normativa y legislación estatal. ¿Y qué parámetro utilizan? Utilizan como medida el factor de impacto, una medida que evalúa la calidad de las revistas por medio del análisis métrico de las citas bibliográficas obtenidas por los trabajos y que fue creada con un fin distinto al de la evaluación de la calidad. Las herramientas para valorar este factor de impacto son dos: Scopus de Elsevier y Web of Science de Clarivate. Dos empresas privadas donde, ¡qué curioso!, están presentes las revistas de la propia compañía (Elsevier). Herramientas que nos cuestan millones de euros el poder acceder a sus índices, y que además nos obligan posteriormente a pagar los contenidos por las revistas que ellas han determinado que son “de calidad”.

Financiamos la investigación con dinero público, los resultados en forma de artículos científicos son enviados a revistas de pago por acceso a los contenidos, que las revistas que se consideran importante son tomadas de una serie de herramientas privadas que controlan un buen número de estas revistas, y que el propio sistema español de ciencias “obliga” a publicar en dichas revistas para el desarrollo profesional de los investigadores. Puede llegar a pasar, y pasa, que una universidad tenga que pagar a una revista por los contenidos generados por un profesor de plantilla. Pagamos por la investigación, y repagamos por acceder a los índices de impacto y a los contenidos de las revistas.

Ahora ya podemos contestar a la pregunta de si somos tontos, y mi respuesta es que no (opinión muy personal y discutible, sobre todo al ser parte implicada que no contempla el autoinsulto como opción); lo que pasa es que todo este sistema está montado sobre un gran negocio y sobre un círculo vicioso que lejos de ser desinflado por lo público es potenciado. Como dijo un gran referente intelectual (no hay ironía en mis palabras) “Veo, veo, mamoneo”. ¡Que grande eres, Rosendo!

 

¿Cómo rompemos esta tendencia? ¿cómo devolvemos los resultados de la investigación a los investigadores, a todos?

Primero, recordando a los investigadores que sus intereses personales no pueden ser los prioritarios, que lo generado con dinero público debe revertir en el sistema público, y que no son libres para hacer lo que quieran con sus investigaciones. Este cambio de visión es fundamental.

Entender que deben poner a disposición de la comunidad científica los resultados de sus estudios, aportando de verdad en el “carácter acumulativo de la Ciencia”, lo que supone un intercambio de conocimientos. Newton señaló; “si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre hombros de gigantes”. Hoy, seguramente, tendría que pagar por dichos contenidos y a otros no tendría acceso por los altos costes. Para ello, hemos de dar un empujón a los investigadores, buscar métodos alternativos a los estudios métricos para valorar e incentivar su labor profesional.

Segundo, cambiando el sistema de evaluación a todos los niveles, desde el europeo al autonómico, pasando por la financiación cambiando el sistema de evaluación a todos los niveles, desde el europeo al autonómico, pasando por la financiación estatal. Toda inversión pública debería estar sujeta a la obligación de difundirse por medio de revistas abiertas, de repositorios públicos, etc..., en plataformas que aseguren su disponibilidad para todas.

H2020, programa de financiación de la Ciencia de la Unión Europea, apuesta claramente por el acceso abierto (cuestión aparte es que los esfuerzos son escasitos), y el sistema español apuesta tímidamente por ello. Dicho sistema de evaluación debería comenzar, tal y como decimos, desde Europa, y que “chorree” por todos los estados miembros, para obligar a difundir públicamente los contenidos de investigación.


Tercero, y para España, “dinamitemos” intelectualmente la ANECA, volvamos a la evaluación tradicional, donde la evaluación de experto sea la piedra angular, y dejemos de medir tanto la calidad por parámetros estadísticos (dejemos la ANECA para otro día, ¿os parece?).

En definitiva, tenemos que hacer Política, un cambio legislativo integral que se enmarque en la lógica, fuera de los intereses del mercado y de las grandes empresas editoriales, cambio de políticas que debiera ser abanderado por la Unión Europea, quien cree un sistema general con subsistemas nacionales, donde se garantice que todo trabajo generado por asalariados o por financiación de lo público acabe en repositorios públicos o revistas de acceso abierto, sin pagos de cuotas de ningún tipo (ni por publicar ni por acceder), y generar una estructura en la cual aquellos trabajos más relevantes estén en repositorios más exclusivos, y que sea la presencia en dichos repositorios la que marque la calidad de la investigación y por lo tanto del investigador.

No estamos solos, existen plataformas que defienden esta tendencia, que apuestan por este cambio en la forma de difusión de la Ciencia (ejemplo claro es la Declaración de San Francisco, apoyada por importantes instituciones), en pensar que otra forma de hacer Ciencia es imprescindible para el desarrollo de la misma. Tenemos que ver la difusión de la Ciencia como una herramienta estratégica para el desarrollo de la sociedad, no un gasto, ni un coste, ni una carga, sino como una oportunidad.

 

¡Recuperemos el conocimiento! ¡No paguemos por las ideas!

Expertos de EU descubren por casualidad otras 12 lunas de Júpiter

Para confirmar su existencia se utilizaron telescopios en Chile, Hawái y Arizona.

  

Cuatrocientos años después de que Galileo utilizó su primitivo telescopio para hallar las primeras lunas en Júpiter, los astrónomos siguen descubriendo más. El reciente descubrimiento de otros 12 cuerpos satelitales alrededor del gigantesco planeta deja el total en 79, la mayor cantidad de lunas de cualquier planeta en nuestro sistema solar.

Los expertos buscaban objetos fuera de nuestro sistema solar el año pasado cuando orientaron sus telescopios a la cercanía de Júpiter, dijo Scott Sheppard, del Instituto Científico Carnegie en Washington. Detectaron una hilera de objetos merodeando cerca del enorme planeta gaseoso, pero no sabían si eran lunas o asteroides.

“No fue un descubrimiento repentino, sino que tardó un año determinar qué eran esos objetos”, explicó Sheppard, quien dirigió el equipo que hizo el descubrimiento. Resultó que eran lunas de Júpiter. El año pasado se confirmó la identidad de dos de ellas y ayer la de las otras 10.

Para confirmar su existencia se usaron telescopios en Chile, Hawái y Arizona.


Las lunas pasaron tanto tiempo inadvertidas porque son sumamente pequeñas, con un diámetro de uno o dos kilómetros, dijo Gareth Williams, del Centro de Planetas Menores del Instituto Astronómico, quien cree que Júpiter tiene incluso más de esas lunas diminutas que no han sido descubiertas.

“Simplemente no hemos observado esa área lo suficiente”, añadió Williams, quien contribuyó a confirmar las órbitas de las lunas.

Galileo detectó las cuatro lunas más grandes de Júpiter –Io, Europa, Ganímedes y Calisto– en 1610. El total actual incluye ocho que no han sido vistas en años recientes. Entre los otros planetas que más lunas tienen están Saturno con 61, Urano con 27 y Neptuno con 14. Marte tiene dos, la Tierra tiene una, Mercurio y Venus no tienen ninguna.

 

Cuerpo celeste extravagante

 

Una de esas diminutas lunas, de apenas un kilómetro de diámetro, fue descrita como una “verdadera extravagancia” por Sheppard. Es "probablemente la luna más pequeña conocida de Júpiter", agregó.

Los expertos la apodaron “la rara”, por su órbita inusual. Pero fue a la novia de Sheppard a quien se le ocurrió el nombre oficial: Valetudo, la bisnieta del dios romano Júpiter, diosa de la salud y la higiene.

Valetudo está en el anillo más distante de Júpiter, girando en dirección contraria a la rotación del planeta y en contra de las demás lunas. “Es como si estuviera yendo por una calle en sentido contrario”, señaló Sheppard.

“Esta es una situación inestable”, aseveró Sheppard. “Las colisiones frontales podrían desintegrar los objetos rápidamente y reducirlos a polvo”.

A esta rareza le lleva alrededor de un año y medio dar la vuelta a Júpiter. Las lunas internas tardan alrededor de un año en dar la vuelta a Júpiter, mientras que las externas el doble.

La hipótesis es que Valetudo y las lunas parecidas surgieron poco después de la formación del planeta. Probablemente al inicio Júpiter actuó como imán y atrajo toda la materia a su alrededor. Alguna de esa materia se coaguló y quedó dando vueltas, convirtiéndose en sus lunas.

Las ciencias como asunto de la revolución

En 1917, toda Rusia era un marasmo social, económico y político. Pero en el campo de la ciencia la cosa era distinta. Catalina II la Grande (1729-1796) había dejado unos pilares bien cimentados que trascendieron su muerte y sembraron sólidas bases, en las artes y en la ciencia. De un lado, crea el museo del Hermitage en San Petersburgo, funda la Academia de la Lengua Rusa, e instaura la Academia Real de las Artes. De otra parte, apoya de manera decidida el fortalecimiento de la Academia de Ciencias de San Petersburgo, fundada en 1724 por Pedro I.

Con el paso de las décadas tales pilares habían ganado cuerpo. De ahí que para el año 1917, las artes y la ciencia eran boyantes en la Rusia zarista; sí: en medio de la pobreza, la violencia, la guerra y el hambre. No solamente Rusia tenía poco que envidiarle al mundo, sino que, en muchas ocasiones, el mundo mismo miraba a Rusia como motivo de reflexión por la investigación y la creatividad allí existentes.

Los retos abiertos por los cambios políticos acontecidos en 1917 no fueron inferiores a los abiertos por el saber científico. La idea central de la revolución era que la ciencia debía practicarse como nunca antes había sucedido. Nuevas metodologías, nuevos lenguajes, nuevas ideas podrían tener lugar. De manera singular, la revolución de 1917 hizo un llamado a romper la disciplinariedad de las ciencias, y a adoptar enfoques cruzados, interdisciplinares. Y este nuevo enfoque logró resultados prontos y legó enseñanzas. En este texto nos acercamos a parte de los unos y de las otras.

China: Robot vence a 15 prestigiosos médicos en el diagnóstico de tumores cerebrales

Un sistema de inteligencia artificial chino ganó 2-0 a un equipo de quince prestigiosos médicos del país en una competición a dos rondas en las que tenían que diagnosticar tumores cerebrales y hematomas a pacientes enfermos, en un concurso organizado en el Tiantan Hospital de Pekín.

El sistema BioMind AI, desarrollado por el centro de investigación en inteligencia artificial para desórdenes neurológicos de ese hospital y por un equipo de la universidad Capital Medical University, hizo en quince minutos un 87 % de diagnósticos correctos (de un total de 225 casos), frente al 66 % que consiguió el equipo de doctores.

En cuanto a la predicción de hematoma cerebral, su precisión fue del 83 %, mientras que los médicos -procedentes de prestigiosos hospitales del país- acertaron en un 63 % de los casos.

En ambas pruebas el nivel de precisión de los humanos fue “bastante normal e inclusión mejor que la media de precisión que se consigue en hospitales ordinarios”, defendió Gao Peiyi, responsable del departamento de radiología del Tiantan Hospital, puntero en neurología y neurocirugía.

El robot ha sido entrenado durante los últimos diez años mediante el almacenamiento de decenas de miles de imágenes de enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, lo que le hace capaz de diagnosticar enfermedades neurológicas comunes como meningioma y glioma con una tasa de precisión de más del 90 %.

El vicepresidente del hospital, Wang Yongjun, señaló que lo importante no es quién saliera ganador, porque “el concurso no pretende enfrentar a humanos con la tecnología sino ayudar a los médicos a aprender y mejorar mediante la interacción” con ella, especialmente a aquellos más “escépticos”.

Una de las doctoras participantes y que fue eliminada en la segunda ronda, Lin Yi, dijo que da la bienvenida al uso de la inteligencia artificial, a la que no considera un amenaza sino “una amiga”.

El jurado por su parte señaló que la inteligencia artificial nunca reemplazará a los profesionales, sino que funcionará de forma similar al uso que un conductor le da a un GPS.

(Con información de EFE)

Quizá los extraterrestres no existan pero eso es una buena noticia para nuestra supervivencia

Es muy posible que la biología sea el producto de una casualidad química tan improbable que no ha ocurrido en ningún otro lugar del universo observable

 

En 1950, Enrico Fermi, un físico estadounidense nacido en Italia y ganador del premio Nobel, planteó una pregunta aparentemente muy simple pero con profundas implicaciones para uno de los rompecabezas científicos más importantes: si existe o no vida más allá de la Tierra.

Durante un almuerzo con colegas en el Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México, surgió el tema de los platillos voladores. Se trataba de una conversación informal y nada parece indicar que los científicos que participaron creyeran en la existencia de extraterrestres. Sin embargo Fermi quería saber: ¿dónde están los demás?

Su argumento era el siguiente: partiendo de la base de que el universo existe desde hace miles de millones de años y tiene un tamaño tan vasto, con cientos de miles de millones de estrellas solo en la Vía Láctea, a menos que la Tierra sea asombrosamente especial, el universo debería estar lleno de vida. Podrían existir especies inteligentes lo suficientemente avanzadas como para tener el conocimiento y la tecnología necesarios para los viajes espaciales. Ya deberían haber colonizado toda la galaxia. Entonces, ¿dónde están todos?

Más recientemente, el físico Stephen Hawking, que falleció en marzo de este año, lo argumentó de forma parecida. "Para mi cerebro matemático, desde un punto de vista numérico pensar que existen extraterrestres es perfectamente racional". Hawking estaba articulando el mismo argumento popular de Fermi, que la inmensidad absoluta del universo prácticamente garantiza que tengamos compañía.

En los últimos años, los científicos se han tomado esta cuestión más en serio. Una de las áreas más emocionantes de investigación en astronomía ha sido el descubrimiento de planetas que se encuentran fuera del sistema solar; mundos que orbitan estrellas que no son nuestro Sol. Muchos de ellos incluso podrían parecerse a la Tierra en tamaño y clima. Los astrónomos creen que hay miles de millones de otros mundos, muchos de los cuales tienen condiciones que posibilitarían la existencia de vida. La probabilidad de que exista vida en otros planetas, incluso que se trate de vida inteligente, en al menos uno de ellos debe ser, por lo tanto, abrumadoramente alta.
¿Las probabilidades de vidas en otros planetas?

Los científicos de una institución que tiene el maravilloso nombre de Instituto del Futuro de la Humanidad en Oxford han echado agua fría sobre el optimismo de Hawking y de otros. Han llevado a cabo un análisis estadístico reflexivo diseccionando una relación matemática conocida como la ecuación de Drake, que nos permite calcular la probabilidad de vida extraterrestre basada en las probabilidades combinadas de que se den todas las condiciones para que exista vida en otro planeta.

Permítanme dejar claro desde el principio que la ecuación de Drake no es muy científica, por la única razón de que algunos de los factores que hay que incluir en ella son, hoy por hoy, puras conjeturas. La pregunta del millón no es la menor de ellas: habida cuenta de todos los elementos que creemos que son necesarios para la existencia de vida (una fuente de energía, agua líquida y moléculas orgánicas), ¿cuán probable es que la vida emerja?

Los autores del nuevo estudio ofrecen dos puntos de vista, uno pesimista y el otro más alegre. El primero es que la paradoja de Fermi es fácil de resolver. La razón por la que no hemos recibido ningún mensaje extraterrestre es porque, bueno, los extraterrestres no están ahí. Calculan que la probabilidad de que estemos solos en el universo está en el rango de 39%-85% y la probabilidad de que estemos solos en nuestra propia galaxia está entre 53% y 99,6%.

Los biólogos odian este tipo de especulaciones absurdas. Señalan con razón que todavía no entendemos bien cómo se originó la vida aquí en la Tierra, así que ¿cómo podemos creer tener las respuestas en torno a su existencia o su inexistencia en otros lugares? Hay algunos que argumentan que la vida en la Tierra apareció poco después de que las condiciones correctas emergieran hace casi 4.000 millones de años, que fue cuando nuestro planeta se había enfriado lo suficiente como para que existiera agua líquida.

¿Esto no significa que podría emerger fácilmente en otra parte? En realidad, no. Una muestra estadística de un solo caso no nos dice nada. Es muy posible que la biología sea una aberración local, el producto de una casualidad química tan improbable que no ha ocurrido en ningún otro lugar del universo observable.

¿Qué debemos creer? Hay razones para creer que podemos tener una respuesta en una década o dos, y que confirme la existencia o no de vida en otros planetas. Los astrobiólogos están a punto de buscar en los exoplanetas los gases producidos por la vida microbiana utilizando sofisticados telescopios espaciales de última generación. También existe la posibilidad de encontrar vida microbiana más cerca de casa, bajo el hielo de varias de las lunas de Júpiter y Saturno.

Ya avancé que el estudio nos proporciona buenas noticias. Algunos argumentan que todavía no hemos encontrado vida extraterrestre porque la vida inteligente (incluidos nosotros) siempre se autodestruye antes de que pueda desarrollar la tecnología que le permitiría comunicarse o hacer viajes interestelares. Sin embargo, podría ser que esta civilización extraterrestre simplemente no exista. Así que, como señalan los autores del estudio, el pesimismo sobre nuestro propio futuro carece de fundamento. Tal vez estamos solos pero tal vez consigamos sobrevivir.

 

Traducido por Emma Reverter

theguardian

Putin ordena la creación del 'Silicon Valley' militar ruso

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto para el establecimiento del centro tecnológico para las innovaciones en el ámbito de la defensa, Era, en la ciudad de Anapa.

"Para crear una infraestructura innovadora y formar un modelo eficaz para organizar la investigación con el fin de fortalecer la capacidad de defensa del país, decreto crear la tecnópolis de innovación militar Era bajo el control del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia", dice el documento.
Como anunció previamente el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, la apertura de Era se realizará en septiembre de 2018. Se espera que en 2020 empiece a funcionar a plena capacidad.


Era ocupará 17 hectáreas en la costa del mar Negro. El sector científico y educativo de la tecnópolis incluirá unidades de diseño, un centro de procesamiento de datos equipado con ordenadores superpotentes y sitios abiertos para la investigación experimental.


Asimismo, permitirá llevar a cabo diversos tipos de investigación aplicadas a las áreas de interés del Ministerio de Defensa, tales como los sistemas de control, tecnología informática, bioingeniería, tecnologías de biosíntesis, tecnologías de suministro de energía, nanotecnología y robótica.


Era hará uso también de las 'capitanías científicas', así como de los institutos de investigación del Ministerio de Defensa, las universidades civiles y los institutos académicos de la Academia Rusa de Ciencias, representantes del complejo industrial militar y sectores civiles.


La gestión científica de los proyectos de investigación de la tecnópolis correrá a cargo del presidente del Instituto Kurchátov, Mijaíl Kovalchuk.

EE UU anuncia una sexta división del Ejército: la Fuerza Espacial

Trump considera la exploración del cosmos una cuestión de seguridad nacional: "No queremos que China, Rusia y otros países nos lideren"


Tras un largo coqueteo con la idea, Donald Trump finalmente ha ordenado la creación de la Fuerza Espacial. El presidente estadounidense ha anunciado este lunes el dictamen al Departamento de Defensa para para el nacimiento de la sexta rama de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que se suma así al Ejército de Tierra, Armada, Fuerza Aérea, Cuerpo de Marines y a la Guardia Costera. La decisión, dada a conocer tras una reunión con el Consejo Nacional del Espacio, es una cuestión de seguridad nacional para el mandatario, quien en el pasado definió el espacio como "un dominio de guerra".


La creación de esta nueva división es la primera en 71 años. Hasta ahora la más joven era la Fuerza Aérea, que se sumó a la estructura militar justo después de la Segunda Guerra Mundial. La creación de las ramas se ha hecho en función de los avances tecnológicos.


La orden al Pentágono es comenzar de inmediato el proceso de creación de la rama para contrarrestar los avances de las grandes potencias. "No queremos que China, Rusia, y otros países nos lideren. Siempre hemos liderado", defendió Trump. Los objetivos, de los que no se han revelado muchos detalles, son ambiciosos. "No es suficiente tener simplemente una presencia estadounidense en el espacio. Debemos tener el dominio", adelantó el mandatario. Estados Unidos forma parte del Tratado sobre el Espacio Exterior que impide establecer armas de destrucción masiva en el espacio y las visitas a la Luna pueden ser solo con fines pacíficos.


La idea de crear este nuevo cuerpo militar espacial llevaba meses dando vueltas en la cabeza del mandatario. El pasado 1 de mayo, el republicano reconoció que lo estaban pensando. "Cada vez tenemos más presencia en el espacio, tanto militar como de otro tipo, y estamos pensando seriamente en una Fuerza Espacial", adelantó en la Casa Blanca. En marzo, dejó entrever el motor de la decisión: "El espacio es un dominio de guerra, como la tierra, el aire y el mar", por lo que, dijo, "podríamos tener una Fuerza Espacial".


El anuncio forma parte de una estrategia espacial. Llega seis meses después de que Trump firmara una directiva en la que prometía una “exploración y utilización a largo plazo” en la Luna. La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio está planificando una serie de misiones lunares, según Cheryl Warner, una portavoz de la Dirección de Exploración Humana de la NASA. Aún no se establecen más detalles sobre estas misiones. Lo único que se sabe es que "no solo podremos nuestra bandera y nos iremos", reiteró este lunes Trump. La intención del presidente es establecer una base para una eventual exploración humana a Marte.

Washington 19 JUN 2018 - 03:24 COT


Desde que en 1969 se cumplió el objetivo puesto por el gobierno de John F. Kennedy de enviar a los primeros hombres a la Luna, han sido varios los mandatarios que lo han sucedido que también han querido hacer lo suyo. En 2004, George W. Bush sostuvo que los astronautas volverían a la Luna en 2020 y Barack Obama prometió en 2016 que Estados Unidos enviaría humanos a Marte en 2030. "Durante demasiados años los sueños de exploración y descubrimiento fueron realmente desperdiciados por la política y la burocracia, y no logramos", lamentó Trump. Que en consecuencia con su hiperbólico lenguaje y bajo lo que esconde el lema Make America great again (Hagamos América grande otra vez), afirmó que la creación de esta sexta rama del Ejército iba "a ser algo. Algo muy importante".

 

Publicado enInternacional
Un aficionado hace el primer avance de los últimos 60 años en un famoso problema de combinatoria

El llamado problema de Hadwinger-Nelson es de esas cuestiones matemáticas muy fáciles de formular y entender, incluso para los no expertos, como el problema del mapa de los cuatro colores o el último teorema de Fermat. Sin embargo, pese a esta aparente sencillez a menudo la solución resulta extraordinariamente sofisticada y requiere unas matemáticas que solo están al alcance de muy pocos expertos. Pese a ello, el autor del primer avance en el problema de Hadwinger-Nelson de los últimos 60 años ha sido un no especialista: Aubrey de Grey, un gerontólogo bastante conocido y mediático, que sostiene que es posible detener el proceso de envejecimiento.


El problema de Hadwiger-Nelson estudia coloraciones del plano. Se trata de dar un color a cada punto del plano de manera que todos los puntos que estén a distancia uno tengan asignado un color diferente. Si se quiere pintar de esta manera un plano, todo lo grande que queramos, ¿cuál es el menor número de colores necesarios? El problema fue planteado en 1950 por Edward Nelson, aunque algunos resultados relacionados ya aparecieron en un artículo de Hugo Hadwiger de 1945. Hasta hace poco, se sabía que la respuesta podía ser cuatro, cinco, seis o siete.


Efectivamente, no puede ser más de siete. Con solo siete colores se puede colorear el plano a partir de una teselación de hexágonos de diagonal ligeramente inferior a uno, en la que todos los polígonos adyacentes tengan un color diferente. Partimos de uno de los hexágonos y lo pintamos de un color, y los seis adyacentes de otros seis colores diferentes (y así sucesivamente). Si dos puntos están a distancia uno, como los hexágonos tienen diámetro menor que uno caerán en hexágonos diferentes y adyacentes, por lo que tendrán distinto color.


Las circunferencias que aparecen en el dibujo tienen radio 1.


Está claro entonces que siete es la cota máxima para el problema, pero, ¿hay una mínima? Para ver que ha de ser al menos cuatro, bastaría con encontrar una configuración de cuatro puntos que estén todos a distancia uno del resto (que, por tanto, no podrían colorearse con solo tres colores). Pero el caso es que no existe: cuatro puntos que disten todos uno entre sí forman los vértices de un tetraedro regular, cuyos vértices no están sobre el mismo plano. Sin embargo, son conocidas algunas configuraciones de puntos que necesitan cuatro colores (es imposible hacerlo con tres). Así sucede como los siete puntos del llamado “huso de Moser” que son los señalados en la siguiente imagen:


En 1961 los hermanos William y Leo Moser dieron esa configuración, y desde entonces no se había avanzado nada en el problema. Ahora Aubrey de Grey ha dado una configuración de puntos tales que necesitan al menos cinco colores para ser coloreados, es imposible hacerlo con cuatro. Aunque el ejemplo dado por Grey contiene 1581 puntos, el método para construirlo es descriptivo y no es excesivamente complicado. En los últimos días se ha conseguido rebajar la configuración hasta los 633 vértices, a través de un proyecto de Polymath(proyectos colaborativos en los que trabajan cientos de matemáticos a través de una página web), creado por el propio de Grey.


Con este avance, ya sabemos que para poder colorear cualquier grafo harán falta cinco, seis o siete colores diferentes. Para zanjar el problema existen dos posibilidades: que usando ideas parecidas a las de De Grey se encuentren estructuras con gran cantidad de puntos que requieran muchos colores para ser coloreadas (él ha encontrado una que necesita cinco, se trataría de encontrar otra con seis y, para solucionar el problema, necesitaríamos otra con siete). Así sabríamos que el número necesario para colorear el plano de forma que cualquier par de puntos a distancia uno tengan diferente color es siete. Si, por el contrario, la solución no es siete, es posible que sean necesarias nuevas técnicas totalmente desconocidas hasta el momento, porque no bastaría con ir descartando opciones con contraejemplos, sino dar un razonamiento general.


Alberto Márquez es Catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad de Sevilla y Ágata Timón es responsable de Comunicación y Divulgación en el ICMAT