Jueves, 31 Enero 2013 17:04

Una misión al orden del día

Manuel Hernández en una crónica juguetona y severa al mismo tiempo, recuerda algunos hechos que condujeron a la creación de la llamada Misión de Sabios por el expresidente César Gaviria. En su relato recuerda la confesión de Gaviría respecto a la esterilidad de su gobierno en el tema de la educación: "... se hicieron algunas cosas pero en educación en cambio no se avanzó nada."

 

Ese juicio autocrítico no lo expresaba solamente el expresidente. El ministro de Hacienda de la época Rudolf Hommes declaró en el Tiempo (febrero 16 de 1994) lo siguiente: "Verdaderamente le hubiera metido más plata a la educación, si nos hubiéramos dado cuenta a tiempo de su importancia y prioridad."

 

Bueno es recordar que el gobierno si tuvo una política educativa: se llamó apertura educativa. Esa política tuvo un rechazo rotundo de los maestros y de su organización sindical Fecode. El número 23 de la revista Educación y Cultura recoge las razones que llevaron a enfrentar la propuesta del gobierno y a proponer que en correspondencia con los nuevos postulados de la constitución de 1991 se elaborará una ley estatutaria de la educación.

 

El proceso político cultural que se inició culminó con la promulgación por el presidente Gaviria de la Ley General de Educación, el 8 de febrero de 1994. En el informe de la misión: "Al Filo de la Oportunidad" se caracteriza esta ley en los siguientes términos:"Esta ley abre caminos prometedores para una verdadera reforma de la educación formal y está actualmente en proceso de reglamentación. La autonomía de las instituciones, el proyecto educativo institucional, el gobierno escolar con participación de la comunidad y la constitución de juntas de educación, desde las municipales y departamentales hasta la nacional prometen una mejor relación entre la educación y la sociedad civil, y permiten anticipar una dinámica de renovación educativa."

 

Si como nos lo recuerda Manuel Hernández los trabajos de la comisión terminaron en los anaqueles de la oficina del vicepresidente de entonces, estas expectativas de renovación se fueron paulatinamente debilitando en la maraña de los acontecimientos que convirtieron los asuntos del narcotráfico y la guerra en lo fundamental. Este nuevo acuerdo implícito sobre lo fundamental, ha devenido el demiurgo que calibra el conjunto de la experiencia social.

 

En ese andamiaje la educación, a pesar de todo, no ha sucumbido. Experiencias como la de la secretaria de educación en el distrito capital durante la gestión del profesor Abel Rodríguez son significativas. Así mismo, el actual movimiento universitario por una nueva ley para la universidad.

 

Los trabajos de la Misión siguen vigentes así como las reflexiones del profesor Carlos Eduardo Vasco, coordinador de la misión, dirigidas al presidente Gaviria el día de su instalación formal: "Porque era altamente improbable y parecía a todas luces imposible, que en el año final de su gobierno se empañara usted en un proyecto visionario de trazar caminos de utopía, caminos que usted mismo no podría ya alcanzar a transitar. Sin embargo, tal vez desafortunadamente para la racionalidad, pero ojala afortunadamente para la creatividad, Colombia es una país maravillosamente sorprendente en el que la lógica no tiene ninguna prioridad."

 

Estamos pues de nuevo al filo de la oportunidad y tal vez pueda ser posible lo que propuso García Márquez en la proclama que escribió: "Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será su órgano maestro.

Jueves, 27 Diciembre 2012 07:24

La biotecnología en su laberinto

La biotecnología en su laberinto

Que en ciencia haya una permanente búsqueda de las certezas por medio de la formulación de hipótesis y una experimentación es algo admitido. La ciencia constantemente está buscando certezas, ya sea por medio de la corroboración o mediante la falsación, de lo que se cree correcto y puede no serlo. La ciencia puede entenderse como un constante movimiento pendular entre la certeza y el error: toda certeza que se encuentre en ciencia, toda verdad o método conducente a la verdad, se presenta y actúa como una negación dinámica del error. Los enunciados científicos que señalan verdades o eventuales verdades están señalando que lo que se encuentra por fuera de ellos son o pueden ser errores. Sin embargo, ni unos ni otras son decretados como permanentes. Error y verdad funcionan como elementos que se encuentran en una relación dialéctica, negándose mutuamente, oponiéndose para producir nuevas síntesis.

 

La mediación que dinamiza la relación entre lo falso o erróneo y lo verdadero o acertado es la duda. La duda es la que despoja a la ciencia de rigideces y le otorga un carácter de flexibilidad que la innova constantemente; es el elemento que pone en movimiento a la razón y que permite la construcción de los argumentos, es la condición necesaria para eliminar en la ciencia el maniqueísmo y el dogmatismo.

 

Si en ciencia las cosas no son solamente de blanco y negro, sino de un espectro dinámico de todos los tonos de gris, es gracias a que se introduce un elemento de incertidumbre, gracias a que siempre es posible perfeccionar, modificar, descartar. La duda sobre lo establecido es inherente a la ciencia. La duda genera el disenso y éste genera el debate. Ciencia que no admite lugar para la duda degenera en dogma, catecismo y receta.

 

Nada hay más equivocado que referirse a la ciencia como aquello que determina verdades incontestables e irrefutables. Decir que algo está científicamente comprobado para acallar una voz disidente, aparte de tener un carácter intolerante y autoritario, es expresivo de un desconocimiento de lo que debe ser la ciencia, pues frases como ésta no dejan lugar a la duda. La existencia de la duda permite que, por muy consolidada que esté una ley científica, siempre tendrá la posibilidad de modificarse.

 

Esto no significa que en ciencia todo sea duda y o error. Si así fuera no tendría sentido su existencia. La ciencia ha llegado a determinar verdades, algunas de ellas con apabullante evidencia a su favor: la Tierra es esférica, gira alrededor de su eje y alrededor del Sol; la evolución de las especies existe, velocidad es igual a distancia entre tiempo, etcétera. Ningún científico o comunidad científica se ocupa en la actualidad de refutar estas afirmaciones. Pero el establecimiento de estos hechos como verdades no ha sido resultado de una imposición ni un decreto, sino de una larga, paciente y compleja contrastación empírica con la realidad y, formalmente hablando, la posibilidad de que estas afirmaciones pudieran llegar a ser falsadas, está presente siempre.

 

Estas consideraciones vienen a cuento en vista de las imposiciones autoritarias que las empresas biotecnológicas trasnacionales han venido haciendo contra buena parte de la comunidad científica y contra la humanidad toda, por la vía de una imposición acrítica de sus metodologías y sus deficientes experimentaciones, las cuales tienen por objetivo garantizar las ganancias monetarias por concepto de la comercialización de productos genéticamente modificados. Pero los beneficios de estos productos están cada vez más en tela de juicio y bajo el manto de la duda, como demuestran los estudios recién publicados por el grupo de Gilles-Eric Seralini y colaboradores, que encontraron altas tasas de mortalidad e incidencia de cáncer en ratas alimentadas con maíz transgénico.

 

La biotecnología ligada directamente a las empresas productoras de organismos genéticamente modificados no sabe dudar. Comportándose cual niño malcriado que exige el cumplimiento de sus caprichos, no ha adquirido la modestia de la duda. Su interés está montado y dirigido no en función del bienestar de nadie, sino del enriquecimiento personal de sus detentadores y de las empresas a quienes sirven. Por ello ve deficiencias experimentales sólo en los estudios donde se encuentran resultados contrapuestos a sus intereses particulares y nunca en sus estudios propios. Para estos últimos hay cien por ciento de razón y cero por ciento para sus detractores. En ese sentido se puede decir que es una de las empresas científicas más anticientíficas que hayan existido.

 

La denuncia de la irracionalidad, del dogmatismo y de la actitud anticientífica de estas empresas de biotecnología es una tarea obligada en cualquier intento auténtico por lograr la democratización de esta sociedad.

 

Publicado enInternacional

Los homicidios perpetrados a través de Internet serán una realidad a partir de 2014, según un informe de la compañía de seguridad IID (Internet Identity) que analiza las amenazas cibernéticas en los próximos años.

 

Según explicó el director técnico de la empresa, Rod Rasmussen, hoy en día casi cualquier dispositivo, desde aparatos médicos hasta nodos de transporte cuentan con una interfaz inalámbrica y, en algunos casos, acceso a través de Internet. La IID asegura que los delincuentes pronto comenzarán a aprovecharse de esto.

 

Rasmussen puso como ejemplo el marcapasos, y recordó que el acceso no autorizado a estos dispositivos fue demostrado en las recientes conferencias de hackers. Durante la demostración, un participante mostró cómo manipular un marcapasos a una distancia de hasta 9 metros, desencadenando incluso una descarga eléctrica fatal de 830 voltios.

 

Otra amenaza potencial, según la IDD, es el sistema de control informático de los vehículos, a los que teóricamente también se puede acceder a través de Internet.

 

"En vista del número tan elevado de dispositivos conectados a Internet, matar a distancia a un individuo resulta relativamente fácil, al menos desde un punto de vista técnico," matizó Rasmussen.

 

La IDD también percibe una amenaza en la tecnología de pago inalámbrica 'Comunicación en área próxima' (Near Field Communication o NFC en inglés), a través de la cual se podrán llevar a cabo fraudes financieros Según pronosticó Juniper Research, en 2014 uno de cada cinco 'smartphones' tendrá instalado este sistema.

 

Además, los expertos predicen un aumento drástico de 'armas' cibernéticas creadas por encargo de los servicios federales (como Stuxnet Flame y otros) para ser usadas en misiones de espionaje y sabotaje. No se excluyen tampoco los 'hackeos' de aviones no tripulados, lo que, muy probablemente, conducirá a incidentes reales.

 

23 DICIEMBRE 2012

(Tomado de Russia Today)

 

Publicado enInternacional
El Curiosity revitalizó la NASA, que estaba inmersa en descrédito

Washington, 21 de diciembre. “Aterrizaje confirmado”, gritó el ingeniero Allen Chen. “Estamos seguros en Marte”. El cambio llegó por una señal de muy alta frecuencia. A través de una sonda y varias antenas, el esperado sonido alcanzó el 6 de agosto de 2012 el centro de control de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) en la ciudad de Pasadena, California.

 

Tras seis años de trabajo de desarrollo y un vuelo de ocho meses por el espacio, el vehículo robot Curiosity aterrizó sobre el planeta rojo, y entre el júbilo que se vivía en el centro de control se mezcló ante todo un sentimiento: alivio.ity

 

La NASA no estaba viviendo sus mejores momentos: fuertes recortes presupuestarios y el final de la era de los prestigiosos transbordadores, que viajaron al espacio durante 30 años, minaron la confianza de la agencia. Las noticias de éxitos eran una rareza y se buscaba con urgencia una nueva misión que entusiasmara por igual a científicos y aficionados a la astronáutica.

 

“Muchos dijeron que la NASA perdió su camino, que ya no sabemos cómo se investiga y que no tenemos más valor”, dijo John Grunsfeld, administrador asociado de la NASA. Por este motivo, todas las esperanzas estaban puestas sobre un robot con seis ruedas y 900 kilogramos de peso: el Curiosity (curiosidad).

 

A raíz de los recortes presupuestarios, la misión de 2 mil 500 millones de dólares es “la última de las misiones planetarias de la NASA en el futuro cercano”, según el diario The New York Times, y era extremadamente arriesgada. Sólo con una falla el Curiosity se habría convertido en un montón de chatarra y la NASA habría sufrido un nuevo gran fracaso.

 

Pero el vehículo robot logró aterrizar en la superficie marciana y, de golpe, volvió a poner en la senda del éxito a la agencia espacial estadunidense. “Ahora podemos decir que la NASA sabe cómo se investiga. Hemos investigado y estamos en Marte”, reviró Grunsfeld.

 

Nuevos proyectos

 

Se había colocado la piedra fundamental para una misión tripulada a Marte en las próximas dos décadas. Y en el entusiasmo del éxito del Curiosity, la NASA anunció una serie de nuevos proyectos: en 2020 se lanzará el próximo vehículo robot a Marte y hasta 2018 deberán ponerse en marcha nuevas misiones, entre otras, para la exploración de la atmósfera alta de ese planeta. Algunos de estos planes se realizarán en colaboración con la Agencia Espacial Europea.

 


Pero el Curiosity no sólo se posó seguro sobre Marte, sino superó todas las expectativas: en los primeros segundos envió fotografías en blanco y negro, y poco después siguieron las fotos a color, panorámicas, videos y las primeras mediciones. Se ofreció una conferencia de prensa tras otra, en las que se anunciaban éxitos en cascada: el Curiosity se traslada, el Curiosity cava, el Curiosity emite rayos láser.

 

El vehículo descubrió un lecho de río seco, superó tormentas, mide viento, condiciones meteorológicas, aire y presión y envía miles de datos a los entusiasmados investigadores en Tierra. Pero no sólo científicos, sino también cientos de miles de aficionados a temas espaciales lo siguen mediante Twitter o Facebook.

 

Información accesible

 

Además, el vehículo robot también pule la imagen de la NASA. Ya no hay científicos vestidos con traje y gafas que dicen cosas ininteligibles, sino investigadores jóvenes con camisas polo sentados en el centro de control y en los estrados en las conferencia de prensa. Con términos simples, explican la misión, hacen bromas y envían fotografías por Twitter.

 

Uno hasta se hizo famoso gracias al Curiosity. Bobak Ferdowsi se convirtió en un astro en Internet al lucir un peinado mohicano en el centro de control, durante el aterrizaje de la nave en Marte.

 

Ferdowsi recibió incluso propuestas matrimoniales y tiene un programa de radio propio.

 

En 2013, si todo sigue como se espera, el Curiosity continuará conociendo el planeta rojo. Y es que pese al gran entusiasmo, el propósito de esta misión, prevista para dos años, está lejos de ser alcanzado. El vehículo robot aún no descubrió señales de vida, si bien una primera información abre grandes esperanzas: halló moléculas orgánicas.

 

Sin embargo, primero se debe determinar si éstas realmente proceden de Marte antes de que la NASA pueda volver a celebrar otro éxito.


Dpa

Publicado enInternacional
Implantan con éxito en EU brazo robótico controlado por la mente

Londres, 17 de diciembre. Investigadores de Estados Unidos desarrollaron un brazo robótico controlado directamente por la mente que tiene el grado de agilidad más próximo a la de un miembro humano normal logrado hasta ahora.

 

Jan Schüermann, una mujer de 53 años que fue diagnosticada con una enfermedad cerebral degenerativa hace 13 años y está paralizada del cuello para abajo, es capaz de operar el brazo robótico con un nivel de control y fluidez nunca visto en este tipo de prótesis avanzadas.

 

"Es fantástico. Estoy moviendo cosas. No lo había hecho durante alrededor de 10 años (...) Es sólo cuestión de pensar 'quiero hacer eso'", dijo Scheuermann durante una conferencia de prensa.

 

Expertos califican el suceso como un notable avance para las prótesis controladas directamente con el cerebro. Otros sistemas ya han permitido a pacientes paralíticos mecanografiar o escribir a mano con sólo pensar en las letras que quieren plasmar. Y el mes pasado, investigadores en Suiza usaron electrodos implantados directamente en la retina para permitir leer a un paciente no vidente.

 

El desarrollo de interfaces cerebro-máquina se desarrolla rápidamente y los científicos predicen que la tecnología podría utilizarse finalmente para esquivar los nervios dañados y despertar los propios músculos paralizados de la persona.

 

Comparado con el exoesqueleto

 

Mientras, dicen, sistemas como este podrían compararse con el exoesqueleto robótico, que permite caminar a parapléjicos y tetrapléjicos.

 

En el estudio más reciente, publicado en la revista The Lancet, un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh implantó dos dispositivos de microelectrodos en la parte izquierda de la corteza cerebral de la mujer, región que inicia el movimiento.

 

Los médicos usaron la técnica llamada resonancia magnética funcional para encontrar la parte exacta del cerebro que se activaba al pedir a la paciente que pensara en mover uno de los brazos paralizados.

 

Los electrodos se conectaron a la mano robótica mediante un equipo que ejecuta un complejo algoritmo, el cual traduce las señales imitando la forma en que el cerebro controla las extremidades sanas.

 

Esos electrodos son dispositivos especiales, ya que son muy pequeños, dijo Michael Boninger, quien participó en el estudio.

 

Sin embargo, Boninger afirmó que la forma en que opera el algoritmo es el principal avance. Traducir con precisión las señales cerebrales ha sido uno de los mayores retos en las prótesis controladas por la mente.

 

Ahora no hay límite para decodificar el movimiento humano. Se vuelve más complejo cuando se trabaja en partes como la mano, pero creo que una vez que se puede lograr el movimiento deseado en el cerebro, entonces el que se ejecuta tiene una amplia gama de posibilidades, agregó.

 

Llevó semanas a los expertos entrenar a Schüermann para que controlara la mano, pero fue capaz de moverla después de dos días, y con el tiempo logró completar tareas, como coger objetos, orientarlos y llevarlos a la posición deseada, con una tasa de éxito del 91.6 por ciento. Su velocidad se incrementa con la práctica.

 

Los investigadores planean incorporar tecnología inalámbrica para eliminar la necesidad de conectar con un cable la cabeza del paciente y la prótesis.

 

Creen que podría añadirse un bucle sensorial que devuelva información al cerebro, lo que permitiría al usuario ver la diferencia entre caliente y frío o las superficies suaves y rugosas.

 

Esta interfaz cerebro-máquina bioinspirado es un notable avance tecnológico y biomédico, señaló Grégoire Courtine, del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana, quien no participó en el estudio.

 

Aunque hay muchos retos por delante, estos sistemas se acercan rápidamente al punto de avance clínico, dijo Courtine en un artículo de opinión vinculado con la investigación.

 

A pesar de que el uso de la tecnología para recuperar el movimiento, la vista o la audición parece indiscutible para muchos, pero algunos grupos éticos y de derechos de los discapacitados son cautos.

 

Defienden que la recuperación de la audición, por ejemplo, podría alimentar el prejuicio de que la vida de un sordo es menos rica, o peor vivida.

 

Andy Miah, profesor de la Universidad del Oeste de Escocia con una extensa bibliografía sobre la mejora humana en el contexto de los Juegos Paralímpicos, dice que está muy lejos de ser sencillo.

 

"Por ejemplo, hace unos años, hubo un caso de una pareja de lesbianas sordas que trató de utilizar la fertilización in vitro para seleccionar la sordera", indicó. Argumentaron que la ausencia de audición no es exactamente una deficiencia, pero permite el acceso a una comunidad rica, agregó.

 

Sin embargo, la ética se vuelve más compleja con la posibilidad de usar estas tecnologías para mejorar las condiciones de pacientes sanos.

 

Es muy probable que este tratamiento sea la puerta de atrás para mejorar estas intervenciones tecnológicas, dijo Miah. La gente cuestionará si es deseable, pero ya vivimos en una sociedad que tolera estas modificaciones, añadió.

 

Las intervenciones oftalmológicas con láser han crecido astronómicamente la década pasada y nadie se queja de que se está haciendo gente sobrehumana, explicó.

 

Para Jan Schüermann, la experiencia ha sido transformadora.

 

Esto le da voluntad renovada. El primer día que tuvimos que mover el brazo, tenía una increíble sonrisa. Podía pensar en mover su muñeca y esperar que sucediera algo, señaló Michael Boninger.

 

Publicado enInternacional

El Gran Acelerador de Hadrones (LHC) del CERN, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas, concluyó hoy la primera ronda de colisiones de protones, un proceso que ha durado tres años, en los que se han producido seis mil billones de choques, que permitieron la observación de una partícula muy parecida al buscado "bosón de Higgs", clave para explicar el Universo. Durante estos tres años y estos miles de billones de colisiones, dos detectores de los cuatro que controlan lo que sucede en el interior del LHC -un anillo de 27 kilómetros de circunferencia, localizado a entre 50 y 150 metros bajo tierra- han detectado 5.000 colisiones "de interés".

 

De éstas, sólo 400 choques produjeron resultados compatibles con partículas similares al "bosón de Higgs", cuyo descubrimiento fue anunciado el pasado julio. "El trabajo del LHC ha superado todas las expectativas en los últimos tres años. El acelerador produjo 6.000 billones (de colisiones) y la luminosidad ha seguido creciendo. Es un logro fantástico", señaló, citado en un comunicado el director del acelerador, Steve Myers. Los choques se iniciaron a bajas energías y fueron aumentando paulatinamente, hasta que hoy los dos haces circulaban a una energía de 4 TeV (teraelectronvoltios), por lo que los choques se produjeron a una energía de 8 TeV.

 

Pero no sólo se ha mejorado en el aumento de la energía, sino que los científicos del CERN han logrado aumentar el número de protones en cada haz. Los haces están compuestos por grupos de protones, y se ha logrado reducir a la mitad el espacio entre estos, por lo que se ha duplicado el número de grupos y, por consiguiente, también se ha multiplicado la cifra de protones en el interior del haz. "Este nuevo logro augura buenos resultados para la próxima ronda en 2015. Haces a alta intensidad son esenciales para el éxito del LHC. Haces más intensos significan más colisiones y más posibilidades de ver fenómenos raros", aseveró Myers.

 

El acelerador no producirá más choques de protones hasta el 2015. De todas formas, el LHC no se paralizará totalmente hasta finales del mes de enero del 2013, porque durante tres semanas del primer mes del año se colisionarán protones con iones de plomo, un experimento que permite profundizar en el estudio de lo que pasó instantes posteriores al Big Bang. Estos choques permitirán seguir estudiando la estructura de la materia en condiciones de alta energía, algo esencial si se quiere averiguar el origen del universo.

 

En septiembre, se colisionaron por primera vez en el LHC los protones con estos núcleos pesados y, a pesar de la complejidad técnica, el experimento se realizó con éxito. Tras estos choques de protones e iones, el gran acelerador se paralizará totalmente hasta finales del 2014, un periodo durante el cual se harán las modificaciones necesarias para que puedan realizarse colisiones de protones a una energía de 13 TeV (6,5 TeV por haz). Se espera que una vez se produzcan colisiones a altas energías se puedan observar otro tipo de fenómenos que confirmen definitivamente la existencia del "bosón de Higgs", conocido como la "partícula de Dios", la pieza que falta para explicar por qué las partículas adquieren masa, que es la base del actual modelo estándar de física.

 

Publicado enInternacional
Transgénicos, cáncer y corrupción en la ciencia

Gran parte del maíz transgénico que Monsanto y otras empresas presionan para plantar en millones de hectáreas en México, es el tipo que provocó cáncer y otros daños a la salud (hígado y riñones, infertilidad, muerte prematura) en ratas de laboratorio, según un reciente estudio científico en Francia.  El estudio ha sido objeto de muchos reconocimientos científicos y también cuestionamientos. Pese a que las críticas vienen de científicos ligados a la industria transgénica, es muy saludable que se discuta este y cualquier otro experimento científico. Lo que es enfermo y no se justifica en ningún escenario es que mientras tanto, se autorice la siembra y consumo de maíz transgénico, sometiendo a la población a esos riesgos.

 

Si el gobierno aprueba esas solicitudes, México, por ser uno de los países de más alto consumo de maíz del mundo –comemos maíz cada día, durante toda la vida– se transformará en un gigantesco experimento de las transnacionales, las mujeres, niños y hombres seremos sus ratas de laboratorio. Si comparamos en extensión de vida, el cáncer y otros problemas empezarían a aparecer después de varios años de consumo –probablemente antes en los niños.

 

Las solicitudes son para Sinaloa y Tamaulipas, estados que como explicó Ana de Ita (La Jornada, 16/10/12) , proveen de maíz a la ciudad de México y otras, por lo que el perverso experimento comenzaría masivamente apenas 6 meses después que se plantara ese maíz. Por ello crece la alerta en las ciudades tanto como en el campo, exigiendo que no se apruebe ningún maíz transgénico.

 

El estudio en Francia mostró resultados tan graves, que se ha convertido en un caso paradigmático, tanto sobre los riesgos de los transgénicos, como por revelar  la corrupción de científicos y agencias reguladoras, mostrando que el sistema que usan para evaluación de riesgos es altamente deficiente.

 

En septiembre 2012, Gilles-Eric Séralini y su equipo de la Universidad de Caen, Francia, publicaron los resultados de alimentar durante dos años a ratas de laboratorio con maíz transgénico NK603, resistente al herbicida Roundup, mostrando que produjo tumores cancerígenos y otros daños severos en ratas. Es el estudio más amplio que se ha realizado a nivel mundial y la revista que lo publicó, la más prestigiada en el tema de toxicología en alimentos.  

 

Séralini usó el mismo tipo de ratas y la misma metodología que había usado Monsanto con el maíz NK603, pero empleó un mayor número de ratas y prolongó el estudio durante toda la vida de éstas, mientras Monsanto lo interrumpió a los tres meses. Pero Monsanto afirmó que las ratas no tuvieron problemas y basadas en sus  datos, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) declaró que el maíz era “seguro” para el consumo. Curiosamente, los síntomas de daño aparecieron a partir del cuarto mes, lo que cuestiona el período de tres meses que usó Monsanto, aceptado por la EFSA. La EFSA ha sido objeto de muchas denuncias –incluyendo a la Corte Europea de Auditores- por sus relaciones incestuosas con la industria de transgénicos, de alimentos y de agrotóxicos, incluyendo haber eliminado informes críticos (como hizo con otro maíz transgénico en 2005) y que la mayoría de los científicos que cita y con quien trabaja en temas cruciales de riesgo sobre la salud, tienen conflicto de intereses. (Ver detalles en Corporate Europe Observatory)

 


Apenas publicado el estudio de Séralini, un centro de relaciones públicas financiado por la industria biotecnológica y otras industrias contaminantes, que se hace llamar Science Media Centre, (SCM) compiló citas de “científicos” que cuestionaban el estudio de Séralini, alegando problemas de metodología, que las ratas usadas tienden a desarrollar tumores, que eran pocas, que hay animales alimentados con maíz transgénico a nivel industrial pero no se reportan tumores, (ocultando que ni los  buscan ni el caso es comparable por ser períodos de vida mucho más cortos). En pocas horas científicos ligados a los transgénicos en todo el mundo, incluso en México, repetían como loros los argumentos que les redactó este centro. Varios científicos citados por el SCM tienen vinculación con Syngenta, Monsanto y otras transnacionales de transgénicos. (Ver informe “Smelling a corporate rat”, 12/12/12, SpinWatch).

 

La EFSA se pronunció contra el estudio y exigió a Séralini todos los documentos bases del mismo. Séralini demandó que el mismo tipo de documentos debían ser hechos públicos para el estudio sobre NK603 realizado por Monsanto, pero la EFSA se negó, alegando que era “información confidencial” de la empresa, demostrando sus dobles estándares.

 

A fin de noviembre, la EFSA publicó su informe, cuestionando la metodología de Séralini y afirmando que “no hay que volver a examinar las evaluaciones previas de seguridad sobre el NK603”, citando informes de otros países –todos sospechosamente similares. Pero Séralini usó las mismas ratas y la misma metodología que Monsanto, por lo que la conclusión obvia es que la metodología de Monsanto está errada, y por tanto se debe retirar del mercado todo lo que contenga maíz transgénico. Séralini publicó un nuevo artículo que contesta todos los

cuestionamientos.
Pese a que el tema es mucho más grave para México, la comisión de bioseguridad (Cibiogem) solo publica la versión de EFSA, ignorando otros informes científicos que apoyan a Séralini, sus respuestas, e incluso a otras agencias gubernamentales, como la ANSES, Francia. Los científicos de Cibiogem y sus organismos deben declarar sus conflictos de interés y porqué eliminan los datos críticos a los transgénicos.


Por Silvia Ribeiro. investigadora del Grupo ETC

Publicado enInternacional
Viernes, 14 Diciembre 2012 06:13

“Necesitamos un cambio en la enseñanza”

“Necesitamos un cambio en la enseñanza”

El español José Antonio Naranjo Rodríguez, presidente del Consejo de Decanos de Ciencias de la Educación de España, advierte sobre el impacto de la globalización en la educación superior, y asegura que las universidades deben “obligatoriamente” generar “un cambio metodológico de enseñanza” para atender un “nuevo tipo de estudiantes”. Naranjo Rodríguez pasó por el país para dar un seminario en el ITBA sobre la internacionalización de la educación y los desafíos para las instituciones.

 

–¿Cuáles son las principales características del proceso de internacionalización de educación superior?

 

–La internacionalización de la educación es la respuesta que las universidades dan al cambio que produce la globalización, a los cambios que provoca también un nuevo tipo de estudiante. Esto nos lleva obligatoriamente a hacer un cambio metodológico de enseñanza. Los estudiantes tienen la posibilidad de ver otras cosas, de estar en otros sitios, en otras universidades, y necesitan otro tipo de enseñanza, de estructura universitaria. Eso nos está llevando a que entremos en competencia con otras universidades, y yo creo que debemos hablar de “coopetencia”. Las universidades no deberíamos competir entre nosotras, deberíamos cooperar. Esto nos va a permitir subir los estándares de calidad, aprovechando nuestras potencialidades.

 

–¿Cómo impacta ese proceso en la cultura universitaria?

 

–Mucho. El docente que no se dé cuenta de que estamos hablando de otro tipo de estudiante, con otro tipo de intereses, con otro tipo de inquietudes, no llega a entender la importancia que tiene este proceso. Tenemos que ser capaces de que los estudiantes entiendan que hay otro mundo, además del ámbito local. Hay que trabajar en conjunto para lograr una universidad diferente. Esto se consigue cooperando con otras universidades y buscando los estándares que nos hagan crecer en conjunto. La internacionalización tiene que llevarnos al crecimiento positivo de las universidades, un crecimiento en conjunto y una mejora de la calidad de la educación.

 

–¿Cuáles son, a su juicio, los desafíos centrales que enfrenta la enseñanza universitaria a nivel global?

 

–Los desafíos de la universidad del siglo XXI son la globalización, el camino hacia la excelencia y el cambio de paradigma de nuevos estudiantes y nuevas metodologías de enseñanza. Esto es hacia lo que tenemos que caminar. Estos son los retos que tiene que enfrentar la universidad de hoy. El único camino posible es que cada universidad busque su especificidad, su punto fuerte, que va a ser su seña de identidad frente a otras universidades. Buscar el punto fuerte de cada universidad para ser reconocida internacionalmente. Eso no puede ser más que buscando la calidad y la excelencia. No todas las universidades tenemos los mismos puntos fuertes, ni las mismas especificidades. Tendremos que ir caminando hacia la especificidad de aquello que sabemos hacer bien, lo cual nos diferencia de otras universidades.

 

–¿Qué diagnóstico hace sobre la situación presupuestaria de las universidades en Europa ante la crisis financiera?

 

–Estamos absolutamente en contra de todo lo que sea un recorte en temas sociales y un recorte en la educación. Nosotros entendemos que la educación es el futuro y es uno de los pilares para salir de la crisis. El hecho de recortar en educación implica ineludiblemente una baja en la calidad de la enseñanza. Si no ponemos el remedio, vamos encaminados a una disminución en la calidad de nuestras titulaciones. Estoy en contra de que la crisis recaiga sobre la educación. No se puede justificar que, ante situaciones de crisis, la educación se vea perjudicada.

 

Informe: Federico Funes.

Publicado enInternacional
Viernes, 14 Diciembre 2012 06:02

Biopiratería: una palabra que triunfa

Biopiratería: una palabra que triunfa

El movimiento del ecologismo popular y por la justicia ambiental ha creado espontáneamente, a lo largo de 30 años, un vocabulario propio. En Estados Unidos, para designar la desproporcionada contaminación en barrios pobres donde habitan poblaciones racialmente discriminadas, se usó injusticia ambiental” en 1982. El término “deuda ecológica” se empezó a usar en 1991 por organizaciones ambientalistas latinoamericanas para oponerse al cambio climático. Hay otros ejemplos. Uno de ellos es la palabra “biopiratería”, introducida en 1993 por Pat Mooney (de Rafi, hoy Etc) y muy difundida por Vandana Shiva.

 

¿Qué significa “biopiratería”? Se trata de una práctica extendida sobre todo a partir de la colonización europea, mediante la cual los misioneros, los representantes de estados, los encargados de empresas, los biólogos y los antropólogos dan a conocer y se aprovechan de los conocimientos ancestrales de campesinos indígenas sobre plantas medicinales y agrícolas para su explotación económica, sin reconocer ni remunerar a quienes poseen esos conocimientos ancestrales. Los españoles, por ejemplo, se llevaron de América las semillas y el conocimiento de la papa, el maíz, el jitomate, sin dar ni las gracias, y se llevaron también muchas toneladas de corteza del árbol de la quina y el conocimiento de sus efectos contra las fiebres. En la actualidad, hasta se patentan tales conocimientos por empresas o investigadores extranjeros. De la India, se llevaron conocimiento sobre el arroz basmati y sobre las propiedades del árbol del Nim, y quisieron patentarlas. En México hubo intentos famosos de biopiratería disfrazados hace diez años de contratos de “bioprospección”.

 

Lo que empezó siendo denuncias de organizaciones de justicia ambiental contra la biopiratería, ahora se ha convertido en actuaciones administrativas de algunos gobiernos o en casos judiciales en países megadiversos. Me llamó la atención que Brasil comenzara a advertir públicamente en 2012 que una serie de contratos que permiten a empresas extranjeras acceder a tierras indígenas en la Amazonia podrían servir para camuflar la “biopiratería”. La palabra ha pasado de la sociedad civil a la administración estatal. ¿Será para bien o será para mal?

 

A veces, dicen en Brasil, la biopiratería va ligada a contratos REDD, que son los que dan control sobre bosques de comunidades indígenas para mantener el bosque y así impedir las emisiones de dióxido de carbono al quemarlos. La propia ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, dijo en marzo de 2012 que se debe evitar que las oportunidades para avanzar en la valorización de la biodiversidad “disfracen acciones de biopiratería”. Una ministra que usa la palabra “biopiratería”: ¿lo hará para impedir tales prácticas? ¿O será para mejorar los negocios, subiendo el precio cobrado por el Estado al ceder recursos genéticos para desarrollar productos medicinales, cosméticos, agroindustriales?
En julio de 2012 se anunció que una agencia del gobierno brasileño multó a diversas empresas por no compartir los beneficios de la exploración de la biodiversidad. La decisión se basó en denuncias hechas por el Departamento de Patrimonio Genético del Ministerio del Medio Ambiente a la agencia encargada, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama) que anunció que 35 empresas cometieron 220 violaciones a la ley nacional de biodiversidad, lo que totaliza 44 millones de dólares. La mayoría de las empresas son multinacionales de las áreas farmacéutica y cosmética con sedes en Brasil. Algunas empresas fueron multadas por no compartir los beneficios financieros de la exploración de la biodiversidad brasileña, y otras por afirmar falsamente que habían repartido los beneficios.

 

Esas multas pueden ser fácilmente condonadas, pero lo notable es que Natália Milanezi, funcionaria del Ibama y responsable de imponer las multas, dijera que las empresas que no cumplen con la ley están practicando “biopiratería” y que lamentaba que eso no fuera todavía un delito tipificado en el código penal.

 

Se calcula que África pierde al año 15 mil millones de dólares por los pagos no recibidos de empresas que patentan conocimientos agrícolas y medicinales indígenas. Ecuador ha anunciado que prepara un proyecto de ley para enfrentar la biopiratería. Y en la gran reunión del Convenio Internacional de Biodiversidad en Hyderabad, en octubre de 2012, la Unión Europea explícitamente uso la palabra “biopiratería” para anunciar una nueva legislación que impida el uso ilegal de recursos genéticos. Eso era una manera de quedar bien en un país como India, muy sensibilizada al respecto.

 

Me pregunto por qué me satisface tanto el éxito de la introducción de un neologismo insultante, “biopiratería”, para designar una práctica común que continúa y crece. ¿Hemos ganado algo? Recuerdo la canción de Timothy Leary: “Franco won the war but we had all the best songs”. Los ecologistas vamos perdiendo pero lanzamos los mejores insultos.

 

Por Joan Martínez Alier, Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona, coordinador del proyecto EJOLT. Autor de El ecologismo de los pobres: conflictos ambientales y lenguajes de valoración.

Publicado enInternacional
Hegel y Leonardo Boff, una teología crítica

 

Edición 2012. Formato: 17 x 24 cm, 90 páginas
P.V.P:$22.000 ISBN:978-958-8454-56-6

 

Reseña.

La visión fenomenológica obliga a una revisión histórica: la gran contribución de Hegel al terreno de la filosofía es retomada por gran número de representantes de la Teología de la Liberación. La historia es el punto de inflexión del pensar filosófico hegeliano, por un camino diverso en el pensamiento nuestroamericano, pues con la historia se ligan subjetividad, comunidad y utopía.

La existencia de una forma factible de entender la utopía en la obra hegeliana es, más que un 'camino', un entrecruzamiento de conexiones desarrollándose y tocándose entre sí. En el pensar latinoamericano de la Teología de la Liberación, ese entrecruzamiento es lo que interesa, hasta valorar que hay elementos teóricos de la obra hegeliana que están presentes en la Teología de la Liberación; tal es el caso de la 'dialéctica' o de la recuperación de la 'historia', en particular  en el caso de Leonardo Boff, que se incrusta en el terreno teológico más que en le filosófico.

Pero asociar directamente el pensamiento de los teólogos de la lineración a un tipo de marxismo y meterlos a todos en el mismo saco es reductivo e improductivo, y no lo es menos asociarlos sin mediación alguna al hegelianismo. Sin embargo, queda demostrado que, aunque la influencia no es confesa, se puede encontrar nudos problemáticos y vasos comunicamentes en los discursos, entr Hegel u Boff: la interpretación de la utopía, el concepto de comunidad, la metodología dialéctica, la recuperación de lo humano operando históricamente.

 

Adquirir en Librería Virtual

 

 

Informes-Pedidos:



Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER