Nueva York, 29 de enero. Howard Zinn, historiador desobediente, obrero, veterano de guerra, intelectual disidente y participante en las luchas sociales estadunidenses e internacionales por la paz y la justicia social, además de colaborador de La Jornada, escribió al menos 20 libros y también incontables artículos, panfletos, ensayos y hasta obras de teatro, en donde abordó la historia desde abajo sobre los temas contemporáneos, pasando por asuntos como los artistas en tiempos de guerra hasta el anarquismo.

El intelectual, quien falleció esta semana a los 87 años, creó esta vasta obra con el propósito de invitar a sus alumnos y lectores a hacer historia, de participar en los cambios tan urgentes y necesarios para liberar al ser humano.

“Yo le decía a mis estudiantes, al inicio de mis clases: no puedes ser neutral en un tren en movimiento. Eso es el mundo y ya se está moviendo en ciertas direcciones, muchas de ellas aterradoras. Los niños están hambrientos, la gente se está muriendo en las guerras. Ser neutral ante tal situación es colaborar con todo este drama. La palabra ‘colaborador’ tenía un sentido mortal en la era nazi. Debería todavía tener ese significado”, escribió Zinn.

Aunque algunas de las luchas sociales se registran en la historia estadunidense "aceptada" con solamente los grandes eventos y líderes, Zinn decía que su objetivo como historiador era rescatar "las incontables pequeñas acciones de gente desconocida que llevan a esos grandes momentos. Cuando entendemos esto, podemos ver que hasta las más pequeñas acciones de protesta en que participamos podrían convertirse en las raíces invisibles del cambio social".

Selección de su vasta obra

“Parto de la suposición de que el mundo está patas arriba, que las cosas están completamente mal, que las personas erróneas están en la cárcel y las personas erróneas están fuera de la cárcel, que las personas erróneas están en el poder y que las personas erróneas esta fuera del poder, de que la riqueza está distribuida en este país y en el mundo de tal manera que no se requiere alguna pequeña reforma sino una drástica redistribución de la riqueza… Y nuestro tema está patas arriba: la desobediencia civil. Tan pronto uno dice que el tema es la desobediencia civil, están diciendo que nuestro problema es la desobediencia civil. Ése no es nuestro problema… Nuestro problema es la obediencia civil… Nuestro problema es que la gente es obediente en todo el mundo ante la pobreza, la hambruna y la estupidez, y la guerra y la crueldad. Nuestro problema es que la gente es obediente cuando las cárceles están llenas de rateros pequeños mientras que los grandes rateros están a cargo del país. Ése es nuestro problema. (Discurso en un foro en Baltimore en 1970, al cual fue en lugar de presentarse ante un juez para ser sentenciado por un acto de desobediencia civil contra la guerra, y fue arrestado al regresar a Boston a dar su clase en la universidad)

"Tener esperanza en tiempos difíciles no es sólo tontamente romántico. Está basado sobre el hecho de que la historia humana es una historia no sólo de crueldad, sino también de compasión, sacrificio, valentía, bondad. Lo que optemos por enfatizar en esta compleja historia determinará nuestras vidas. Si vemos sólo lo peor, eso destruye nuestra capacidad para actuar. Si recordamos esos tiempos y lugares, y hay muchos, donde la gente se ha comportado de manera magnífica, eso nos da la energía para actuar, y por lo menos la posibilidad de enviar este trompo de mundo a que gire en otra dirección. Y si actuamos, por más pequeña que sea la acción, no tenemos que esperar un gran futuro utópico. El futuro es una sucesión infinita de presentes, y vivir ahora tal como pensamos que deberían de vivir los seres humanos, en desafío de todo lo malo que nos rodea, es en sí un triunfo maravilloso." (You Can’t Be Neutral on a Moving Train, autobiografía del historiador y dramaturgo estadunidense)

"El cambio revolucionario no llega como un momento cataclísmico (¡cuidado con tales momentos!), sino como una sucesión interminable de sorpresas, caminando de manera zigzagueante hacia una sociedad mas decente. No tenemos que participar en grandes acciones heroicas para participar en el proceso del cambio. Acciones pequeñas, multiplicadas por millones de personas, pueden transformar el mundo." (Autobiografía)

“La verdad es que el establishment depende mucho de la amnesia histórica, del hecho de que en este país la gente generalmente no conoce esta historia. No sólo no conoce lo que ocurrió a finales del siglo XIX o principios del XX; desconoce la historia de los últimos 15 o 20 años. Eso facilita que el gobierno diga al pueblo cosas que son inmediatamente aceptadas… Creo que es cierto que en América Latina y Europa los pueblos son más conscientes de la historia que el estadunidense.” (Entrevista con La Jornada).

“La palabra ‘anarquía’ perturba a la mayoría de la gente en el mundo occidental; sugiere desorden, violencia, incertidumbre. Tenemos buenas razones para tenerle miedo a estas condiciones, porque hemos estado viviendo en ellas por largo rato, no en sociedades anarquistas (nunca han existido), pero precisamente en esas sociedades más temerosas de la anarquía, los poderosos estados-nación de los tiempos modernos. En ningún momento en la historia humana ha existido tal caos social… Son estas condiciones las que los anarquistas desean anular, para traer un tipo de orden al mundo por primera vez.” ("El arte de revolución", 1971, introducción al libro de Herbert Read Anarchy and Order)

"El anarquista ve el cambio revolucionario como algo inmediato, algo que tenemos que hacer ahora mismo, donde estamos, donde vivimos, donde trabajamos. Implica empezar desde ahora mismo a deshacerse de las relaciones autoritarias y crueles, entre hombres y mujeres, entre padre e hijos, entre un tipo de trabajador y otro tipo. Tal acción revolucionaria no puede ser aplastada como una insurgencia armada. Ocurre en la vida cotidiana, en las esquinitas donde las manos poderosas pero torpes del poder estatal no pueden fácilmente alcanzar. No está centralizada o aislada, y por lo tanto no puede ser destruida por los ricos, la policía, los militares. Ocurre en 100 mil lugares al mismo tiempo, en familias, en las calles, en los barrios, en los lugares de trabajo. Suprimida en un lugar, reaparece en otro hasta que está en todas partes. Tal revolución es un arte. Eso es, requiere la valentía no sólo de la resistencia, sino de la imaginación." ("El arte de revolución")

"Hay un poder que se puede crear de la indignación acumulada, de la valentía, y la inspiración de una causa común, y si suficientes personas ponen sus mentes y sus cuerpos con esa causa, pueden ganar. Es un fenómeno registrado una y otra vez en la historia de los movimientos populares contra la injusticia por todo el mundo." (Autobiografía)

"Si la izquierda va a tener fuerza, no creo que se dé en el campo electoral, sino que surgirá en las calles, básicamente como siempre ha sucedido en Estados Unidos. La izquierda estadunidense nunca ha logrado hacer mucho en la arena electoral, solamente ha logrado algo cuando genera conmoción nacional que ejerce presión contra quien esté en el poder, demócrata o republicano." (Entrevista con La Jornada)

"Pero no creer en la posibilidad del cambio dramático es olvidar que las cosas han cambiado, no lo suficiente por supuesto, pero lo suficiente para demostrar lo que es posible. Nos hemos sorprendido antes en la historia. Podemos ser sorprendidos de nuevo. De hecho, podemos hacer la sorpresa." (Autobiografía).

Publicado enInternacional
Washington, 27 de enero. Un grupo de investigadores logró transformar células normales de la piel de ratones directamente en neuronas, lo que eliminaría la necesidad de usar células madre o similares e implica un gran avance en el campo de la medicina regenerativa.

El experimento podría permitir en el futuro tomar una muestra de piel de un paciente y convertir sus células en un trasplante personalizado para tratar enfermedades cerebrales, como el Parkinson o el Alzheimer, o curar lesiones en la médula ósea.

Este estudio es un gran paso, dijo el doctor Irving Weissman, director del Instituto de Biología de las Células Madre y Medicina Regenerativa de la Universidad de Stanford, en California, donde se realizó y patentó el trabajo.

Pese a que utilizaron ratones, otros logros relacionados con las células madre han sido replicados en humanos a los pocos meses.

Los investigadores también esperan poder reprogramar células ordinarias en otros tipos celulares para ayudar a remplazar hígados enfermos y tratar la diabetes y el cáncer.

En el estudio a publicarse en la revista médica Nature, los investigadores dijeron que usaron sólo tres genes para transformar las células ordinarias de la piel de un ratón directamente en neuronas, que llamaron células neuronales inducidas.

Inducimos activa y directamente a que un tipo de célula se transforme en otro tipo completamente diferente, dijo el doctor Marius Wernig, de Stanford, director del estudio.

Estas son neuronas completamente funcionales. Pueden cumplir con las principales tareas que realizan las neuronas en el cerebro, añadió el autor.

Wernig dijo que estaba sorprendido por el éxito de su equipo. Los científicos creían que iban a tener que regresar a las células a un estado más primitivo para poder hacerlas cambiar de dirección.

Para ser honesto, no estaba seguro de que fuera a funcionar. Fue uno de esos proyectos muy riesgosos con muy buenos resultados, señaló Wernig en una entrevista telefónica.

El equipo ya está probando lo mismo con células humanas, pero Wernig dijo que parece ser un proceso más complejo.

Los esfuerzos por realizar este tipo de hallazgo se centraron en células madre embrionarias, que tienen la capacidad de convertirse en cualquier célula del cuerpo. Pero su uso es controvertido y limitado.

En los años pasados, los científicos también encontraron una manera de transformar células de la piel en otras tipo embrionarias, a las cuales llamaron pluripotentes inducidas.

Evita pasos intermedios

El reciente experimento evita todos esos pasos intermedios y, pese a que no significa necesariamente el fin de las células madre embrionarias, sugiere un modo de eludirlas.

Una desventaja de las nuevas células es que no proliferan bien en el laboratorio y no viven tanto como las células madre más primitivas.

Pero Wernig cree que en el futuro se podrá transformar a las células de la piel en todos los tipos posibles. Sólo hay que encontrar el cóctel de transcripción correcto y así se logrará convertir cualquier cosa, sostuvo el experto.

Los factores de transcripción son genes que les dicen a otros lo que tienen que hacer. Cada célula del cuerpo contiene el mapa completo de ADN, conocido como genoma, pero sólo ciertos genes operan en determinadas células.

El objetivo final detrás de la investigación con células madre es encontrar el modo de indicar a las células que hagan algo diferente a su función habitual. Wernig indicó que el experimento de su equipo le dice a los científicos qué genes necesitan para que ese proceso se active.
Publicado enInternacional
Londres, 26 de enero. El gran físico italiano Enrico Fermi la llamó una paradoja: si la vida no es exclusiva de la Tierra, y hay miles de millones de estrellas tan sólo en nuestra galaxia, entonces debe de haber millones de planetas semejantes a la Tierra, poblados por seres inteligentes. Y entonces, ¿por qué no los hemos visto?

Algunas de las mentes más brillantes de la ciencia –y de la ciencia ficción– han tratado de resolver la paradoja de Fermi, pero durante la reunión de expertos en vida extraterrestre que se realizó esta semana en la Real Sociedad, la mayor pregunta sigue sin respuesta: ¿estamos solos en el universo?

Una cosa es poder detectar vida en otro planeta y otra hallar vida inteligente, capaz de viajar o comunicarse a través de las vastas distancias del espacio interestelar.

La conferencia de dos días congregó a expertos en las diversas disciplinas científicas relacionadas con la evaluación de si existen seres inteligentes en otros mundos, con el aspecto que pudieran tener y con la forma en que podemos comunicarnos con ellos si entran en contacto con nosotros.

Frank Drake, veterano astrónomo estadunidense y uno de los primeros en concebir la idea de una búsqueda coordinada de vida extraterrestre, presentó este martes una evaluación optimista de las posibilidades de hallar una señal del espacio que indique la existencia de seres inteligentes.

Lugares potenciales

El profesor Drake ideó hace casi 50 años una ecuación para calcular el número potencial de planetas de la Vía Láctea apropiados para la vida, pero ahora cree que probablemente hemos subestimado en mucho los lugares potenciales en el espacio.

"Un cuadro realista debería considerar la aportación a la habitabilidad que hacen las atmósferas densas, las gruesas capas de hielo, incluso las superficies sólidas en sí mismas, todas las cuales pueden conducir a temperaturas apropiadas para la vida cerca de la superficie", afirmó. “Hasta los muy numerosos planetas de estrellas enanas rojas pueden resultar habitables si cuentan con una atmósfera sustancial o una órbita excéntrica… entonces, casi toda la Vía Láctea se vuelve un lugar apropiado para la búsqueda.”

El hecho de no haber hallado vida después de casi medio siglo de escuchar con poderosos radiotelescopios no debe disuadirnos de profundizar las búsquedas con instrumentos más avanzados, añadió.

Si llegamos a detectar señales de inteligencia extraterrestre, una pregunta planteada por un científico que asiste a la conferencia es cómo enfrentar la respuesta del público. ¿Causará temores, pánico, tumultos?

El profesor Albert Harrison, de la Universidad de California, lo considera improbable. "Es fácil imaginar escenarios de extensa desintegración sicológica y caos social, pero los resultados de prototipos históricos, reacciones a falsas alarmas y encuestas sugieren que la respuesta predominante al descubrimiento de transmisiones por microondas desde lugares ubicados a años luz probablemente sea de ecuanimidad, tal vez incluso júbilo", aseveró.

Los extraterrestres podrían ser microbios simples, en cuyo caso tendríamos que ir a buscarlos, usando los mismos instrumentos que nos han servido para buscar formas fosilizadas de vida microbiana en la Tierra.

El profesor Colin Pillinger, de la Universidad Abierta, quien dirigió el infortunado proyecto de la sonda marciana Beagle 2, señaló que no basta partir de lo que conocemos sobre la vida en la Tierra.

"Hace más de 70 años se reconoció que ciertas moléculas derivadas biológicamente sobreviven al procesamiento en la geosfera luego de la desaparición del planeta huésped, por lo que los rasgos de su estructura han sufrido poco o ningún cambio después de millones de años", indicó Pillinger.

“Esos compuestos son indicadores de la existencia de organismos vivos en la historia temprana de la Tierra. Tales observaciones llevaron a la idea de que los ‘esqueletos de carbono’, como ‘fósiles químicos’, pueden responder preguntas relativas al origen de la vida en el planeta.

"Para detectar vida en la Tierra por métodos comparables, será necesario explorar más a fondo la conformación de la materia orgánica encontrada en el espacio. Se necesitarán métodos químicos más sutiles", añadió.

Difícil imaginar una ruta distinta a la darwiniana, dicen

Otra pregunta es qué aspecto tendrán esos seres. Los darwinistas creen que la vida en otro planeta estará sujeta a las mismas reglas evolutivas que en la Tierra. Eso significa que su aspecto será sorprendentemente semejante al nuestro, según el profesor Simon Conway Morris, de la Universidad de Cambridge.

“Es difícil imaginar que la evolución en biosferas extraterrestres siga una ruta distinta a la darwiniana. Sin embargo, también hay quienes suponen que las formas de vida extraterrestres serán precisamente eso, extrañas, es decir, perturbadoras y probablemente repulsivas. Sugiero dos opuestos, cualquiera de los cuales nos hiela la sangre en las venas.

“El primero –continuó el doctor Morris–, sumamente improbable, es que las biosferas extraterrestres sean muy similares a la terrestre, y que en tales biosferas el surgimiento de vida inteligente sea inevitable.

“Las razones de esto giran en torno a la ubicuidad de la convergencia evolutiva, la estructura determinada del árbol de la vida y la inherencia molecular. En realidad, Darwin sólo explicó el mecanismo, pero no logró captar qué tan predecible es.

"Sin embargo, si es inevitable que se llegue a algo como el ser humano, ¿por qué afirmo que la primera posibilidad es extremadamente improbable? Sencillamente porque la otra posibilidad es la respuesta correcta. Nosotros y nuestra atmósfera estamos completamente solos. Entonces, ¿qué es peor? ¿Encontrarnos a nosotros mismos, o no encontrar a nadie?", preguntó Conway Morris.

Por Steve Connor
The Independent
Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional

El día en que los pacientes puedan tragarse al médico está un paso más cerca con el desarrollo de una nanopartícula microscópica que actúa como una píldora inteligente para llevar los fármacos a la región del organismo donde se necesitan y a la hora indicada.

Cada nanopartícula está hecha para dirigirse a una parte específica del cuerpo y liberar en forma controlada los fármacos durante cierto lapso. Son tan pequeñas que se pueden inyectar millones en el torrente sanguíneo sin dañar tejidos sanos.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) han diseñado las primeras nanopartículas dirigidas a las paredes de las arterias que rodean el corazón. Se enlazan específicamente a proteínas que sólo sobresalen del recubrimiento interno de estos vasos sanguíneos cuando están dañados.

Una vez que toman posición en las arterias enfermas, se programa a las nanopartículas para liberar pequeñas cantidades de fármacos durante varias semanas o meses y así ayudar a los pacientes cardiovasculares a recuperarse sin exponer otras partes del organismo a dosis mucho más altas de fármacos potencialmente dañinos.

Conferencia visionaria

Este avance ocurre 50 años después de una profética conferencia del brillante físico estadunidense Richard Feynmann, titulada Al fondo hay mucho lugar, en la que describía posibles avances en nanociencia que algún día podrían llevar a los pacientes a tragarse al médico en forma de minúsculas píldoras robóticas que pudieran realizar cirugía interna bajo control autónomo.

El profesor Robert Langer, del MIT, quien en 2008 ganó el prestigioso Premio Milenio de Tecnología por sus innovaciones médicas, señaló que las pruebas iniciales llevadas a cabo en ratas de laboratorio sugieren que se pueden usar nanopartículas contra la ateroesclerosis y otras enfermedades inflamatorias cardiovasculares.

Es un ejemplo muy emocionante de nanotecnología y de ataque directo en las células, y espero que tendrá amplias ramificaciones, comentó el profesor Langer. El estudio se publicó este lunes en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Cada partícula mide apenas 60 nanómetros de ancho –60 milmillonésimos de metro– y consta de tres capas. El centro contiene el fármaco en cuestión, ligado a una molécula de cadena larga o polímero. Una capa media, formada de materia grasa, separa este centro del recubrimiento externo de polímero que protege la partícula mientras se desplaza por el torrente sanguíneo.

Cada partícula está dotada de fragmentos de proteínas para reconocer y adherirse a las proteínas de los tejidos a los que está destinada.

Una vez que la partícula se ha fijado en las células, libera lentamente el fármaco que contiene. Los científicos indican que pueden programar la cantidad y duración de la liberación de la sustancia conforme al tratamiento.

Omid Farokhzad, de la Escuela de Medicina de Harvard, quien formó parte del equipo de investigadores, señaló que la inserción quirúrgica de dispositivos llamados cánulas o prótesis endovasculares (stents), los cuales mantienen abiertos los vasos sanguíneos, ya se ha utilizado para liberar fármacos lentamente.

En este caso hemos dado un gran salto adelante al desarrollar nanotecnologías que pueden hacer lo mismo sin técnicas de intervención, que por lo regular implican llevar al paciente al laboratorio de cateterización cardiaca, donde se colocan las cánulas, explicó el profesor Farokhzad.

“Estas partículas se pueden administrar vía intravenosa y dirigirse al tejido vascular dañado. Según nuestra experiencia con las cánulas, sabemos que una vez que el fármaco llega y es liberado durante muchos días, da resultado.

“Estamos en las etapas iniciales de exploración de esta tecnología y esperamos que serán al menos dos años más de investigación y desarrollo antes de comenzar las pruebas clínicas. Esta técnica se puede usar para cualquier enfermedad en la que el daño o la permeabilidad vascular sea una parte comúnmente observada de la patología. En esta categoría entran casi todos los tumores sólidos y la mayoría de las enfermedades inflamatorias.

Es otro ejemplo del enorme impacto que la nanotecnología tendrá en la medicina. Se pueden diseñar terapias focalizadas y liberar los fármacos en forma programada, que va mucho más allá de los más avanzados enfoques actuales en lo referente a eficacia y seguridad, concluyó.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Miércoles, 20 Enero 2010 07:55

Grupos de Lie: una teoría que se las trae

–Usted se dedica a grupos de Lie. Fue homenajeado en el último congreso por su trayectoria en este campo, es profesor emérito de la Universidad Nacional de Córdoba e investigador del Conicet.

–Sí. Me dedico a grupos de Lie, hay una fuerte tradición de estudio en la Facultad de Matemática, Astronomía y Física de la UNC.

–Bueno, le diré que estamos en un Lie-o, porque hay que explicar qué es un grupo de Lie.

–Primero, lo que es un grupo.

–Bueno, intentémoslo: un grupo es una estructura matemática: por ejemplo, si yo agarro todos los números pares. Cualquier suma o resta entre ellos me da otro número par, hay un cero, que también es par y cada integrante del grupo tiene un opuesto: por ejemplo, 20, tiene como opuesto a -20, que sumándolos da cero. ¿Está bien?

–Sí.

–¿Y un grupo de Lie? Eso es más difícil, ¿no? Podemos decir que es una estructura matemática parecida a la de los grupos, salvo por el hecho de que son continuos... ¿me da algunos ejemplos?

–Sirven para estudiar la simetría de objetos, son importantes en geometría, análisis matemático y física. Por ejemplo, en una esfera usted se para en el centro y rota el espacio con centro en la esfera, la esfera permanece invariable. Mientras que si usted toma una cubierta de auto y se para en su centro y rota la perinola en el plano perpendicular al eje del auto, la cubierta permanece invariante. Esos movimientos son ejemplos de elementos de un grupo de Lie.

–¿Por qué Famaf en Córdoba es fuerte en grupos de Lie?

–Después de 1966 prácticamente había dejado de hacerse investigación en la universidad y quienes a partir de 1982 rearmaron el Departamento de Matemática venían de haberse formado en esta área en grupos de Lie en Estados Unidos y los que éramos alumnos aceptamos el desafío de sumarnos y comenzar a investigar en esto. Afortunadamente el balance es que nos ha ido bien, hemos hecho siete congresos.

–Tengo entendido que se usan mucho en física.

–Así es. Cuando se produjeron las dos teorías de mecánica cuántica de Erwin Schrödinger y Werner Heisenberg y se quiso demostrar su equivalencia aparecen los grupos de Lie, es decir volvieron al tapete de la mano de los físicos. Incluso se probó la existencia teórica de algunas partículas de la familia de los hadrones como la partícula Omega por la década del ’60.

–¿Qué más?

–El problema central de la matemática aplicada es resolver ecuaciones diferenciales. Uno modeliza matemáticamente un problema a través de ecuaciones que pueden ser algebraicas o diferenciales. Para calcular las soluciones, lo que uno quiere es simplificar.

–Así es, simplificar.

–La simplificación viene a través de la simetría de la ecuación, o del objeto que uno está estudiando, eso permite intuir cómo serán las soluciones. No hay éxito asegurado pero se pueden intuir propiedades de las soluciones.

–Dicen que el álgebra lineal está un poco de capa caída, ¿la teoría de grupos de Lie cómo está?

–Los grupos de Lie están decayendo, no son un objeto de interés per se, sino por los problemas que pueden ayudar a resolver. En este momento se está estudiando los grupos de Lie hechos con otro tipo de números que son los números p-ádicos. Los números p-ádicos son distintos a los números reales, es una serie de Laurent y forman un cuerpo p-ádico y con eso se arman grupos de Lie. Hay un programa muy vasto, que es el Programa Langlands.

–¿Y cómo se llega hasta este actual programa?

–En la década del ’20 los problemas centrales de teoría de números se reescribieron en otros lenguajes, luego volvieron a reescribirse en la década del ’50, más tarde a principios de los ’70 se presenta un megaplan como el de Langlands, para resolver todos esos problemas y esto incluye entender representaciones de grupos de Lie reales, que ya fueron entendidos, ahora falta entender los p-ádicos. Hay un matemático canadiense muy activo que viene realizando varias conjeturas al respecto, James Arthur.

–¿Cuáles son los problemas que no están resueltos en la Teoría de Grupos de Lie?

–Hay varios. Le menciono uno que viene de la física. En la teoría existe un objeto que se llama representaciones de grupo y allí están los objetos simples y los objetos que se tienen armando simples, que tienen una estructura similar a las moléculas que se arman a partir de los átomos. Un problema que está lejos de estar resuelto es que la física provee gran cantidad de ejemplos de representaciones que los matemáticos hasta hoy día hemos sido incapaces de escribir como suma de objetos simples, ése es un problema central.

–¿Usted cree que estos objetos matemáticos existen en el mundo o sólo viven en nuestra cabeza?

–Algunos existen en el mundo, las rotaciones de la esfera, la simetría de una roseta de una iglesia gótica, la simetría de la estrella de David son grupos de Lie.

–Pero, a ver, la idea de grupo, que se remonta a Galois, ¿existe en la naturaleza?

–Bueno, en el Antiguo Egipto conocían y clasificaron unos 17 grupos, en la Alhambra aparecen nuevamente. Después Bravais, un matemático francés, alrededor de 1880 los escribió en fórmula. A través de los siglos hubo un conocimiento matemático intuitivo, que luego se consolidó en fórmulas.

–¿Quién inventó los grupos de Lie?

–Sophus Lie, un matemático noruego que vivió en la ciudad de Cristiania y estudió ecuaciones diferenciales y geometría diferencial. Por el año 1870 encontró los grupos de Lie como Evariste Galois encontró los grupos de permutaciones de soluciones de ecuaciones. Una de las razones por las que esta teoría sobrevivió en el tiempo, más allá de su valor matemático, es que tuvo el talento de escribir tres buenos libros con toda su matemática. La posteridad lo leyó y lo recuperó por eso, si no se habría perdido. Y es como todos los grupos de ciencia, surgieron, tuvieron su auge, después cayeron un poco en el olvido. Pero sin dudas deja una enseñanza a los investigadores: escribir bien.

–¿Cuénteme, para qué más son útiles?

–En la física son muy útiles, es una nueva herramienta en el desarrollo del nuevo paradigma de las computadoras cuánticas. Si bien todavía no hay ninguna funcionando, usando representaciones de grupos de Lie están desarrollándose softwares para esas computadoras.

–Yo tengo mis dudas, pero... en fin.

–Bueno, hay gente que está convencida de que van a funcionar, ya que es sólo una cuestión de tecnología.

–Volviendo a la existencia de los objetos matemáticos en el mundo... ¿los números existen?

–Sí, uno lo creó Dios, lo demás lo hizo el hombre. Los números naturales, los quebrados existen, yo los veo. Uno, Dos, Tres...

–Pero también la raíz cuadrada de 2, que no es un quebrado, existe porque es una diagonal de un cuadrado de lado 1.

–Sí, para mí existe, aunque es más difícil verlo, porque requiere más imaginación.

–¿Y los números trascendentes?

–Son una invención del hombre.

–¿Quiere decir que el número Pi es una invención del hombre?

–Sí.

–Es raro porque la relación existe. Es una relación muy directa entre el diámetro y la circunferencia. Si uno cree que las relaciones existen en el mundo, tiene que creer que existe el número Pi.

–Bueno puede ser, hay matemáticos constructivistas y para ellos no existe Pi porque no se pueden construir sucesiones de números...

–¿La relación entre la recta real y los números reales es imaginaria?

–Al cabo de los años uno se convence de que son lo mismo. Hay mucho pensamiento detrás de esto, es una cuestión de fe....

–¿Una cuestión de fe? ¿No es mucho decir?

–Yo represento al mundo de esta manera, y desde allí trabajo.

–Los matemáticos somos un poco platónicos, creemos que debajo del mundo hay una estructura matemática y que el mundo responde a esa estructura. Lo que es matemáticamente puede ser físicamente, y lo que no puede expresarse matemáticamente no puede ser físicamente, ¿usted adhiere a esta creencia?

–No tanto, porque hay veces que lo que no es se debe a que no hemos sido capaces de expresarlas matemáticamente. La razón por la que no se llegó es debido a que la matemática que hemos hecho es muy menor a la que podemos llegar a hacer.

–¿Pero el libro de la naturaleza está escrito con caracteres matemáticos? ¿Y exclusivamente matemáticos?

–No sé. Hay una cuestión de interpretación y de cómo miramos la naturaleza. Recuerde a Galileo que durante su proceso decía “yo no cambio el mundo, lo veo de otro modo”. No hay que creerse dueños de la verdad de la naturaleza.

–¿Hay apoyo para la investigación en matemáticas?

–Sí, en la Argentina ha sido bien apoyada. Pero tenga en cuenta que es una comunidad pequeña, que no tiene la dimensión de la de los físicos, los químicos o los biólogos, que en cualquier reunión se juntan mil investigadores. Los matemáticos somos pocos, a las reuniones de la UMA van 100, 150 personas.

–Con todos los problemas que hay con los fundamentos, uno hace matemática prácticamente para todo. ¿Cómo se explica que uno mande un cohete al espacio y llegue?

–Porque el problema de los fundamentos queda restringido y no influye en la matemática que se hace.

–En el ejemplo de poner un satélite en órbita, hay operaciones que involucran al infinito e integraciones con números reales. ¿Qué seguridad tenemos de que los números reales existan? La mayoría de los números son indecibles. El conjunto de los números reales que se pueden decir es un grupo de suma cero.

–El concepto de número real nace por una razón de conveniencia, por 1820 descubrieron que funciona para fundamentar el análisis y el cálculo por ejemplo de la física. Hoy en día, matemáticos como el francés Pierre Cartier están discutiendo otra definición de números reales, que va a ser un conjunto discreto de números, el más grande será el número de Avogadro, entre el cero y el primer número positivo va a haber un hueco. Y creen que aceptando esos números las computadoras van a poder funcionar perfectamente.

–¿La matemática es verdadera?

–Sí, creo que se puede confiar bastante, que la lógica de lo que está hecho es razonablemente correcta. Pero la cantidad de matemática que ha hecho la humanidad es muy poca comparada con la que podemos hacer.

leonardomoledo.blogspot.com

Publicado enInternacional
Aún no la han probado, pero ya intuyen que no sabrá como la de verdad. Los científicos de la Universidad de Maastricht (Holanda) que más cerca están de producir carne in vitro dicen que aún hay obstáculos que superar, pero ya han logrado producir pequeñas tiras de un centímetro de músculo de cerdo. Para ello, extrajeron células madre de este animal y las cultivaron para replicarlas.

Las diferencias con el producto real están, en primer lugar, en el contenido en proteínas: la carne real tiene un 99%, mientras que la obtenida in vitro sólo llega al 80%, siendo el resto agua y otros componentes. Esto, dicen, da una consistencia diferente. Además, en el sabor de la carne influye la alimentación del animal, un factor descartado en este caso. Aunque el sucedáneo de beicon aún está lejos, los científicos creen que su producto ya sería válido para hamburguesas o salchichas.

El equipo dirigido por el biólogo Mark Post forma parte del Consorcio de Carne In Vitro, un proyecto conjunto de varias instituciones que busca una alternativa biotecnológica al uso de carne de animales. Aunque la idea se enfrenta a graves reticencias, los científicos creen que ayudará a paliar el hambre en el mundo, a reducir las emisiones de la ganadería y a evitar el sufrimiento animal.

A. P./PÚBLICO - LONDRES/MADRID - 


Publicado enInternacional
Lunes, 11 Enero 2010 08:09

“Avatar”, cine y ciencia

El cine devela el lapsus de la sociedad, se adelanta a la narración derivada de los hechos que permiten a los cientistas sociales “armar” los procesos a posteriori. La literatura y el cine han dado buenos ejemplos de ello y, en los últimos tiempos, los films de ciencia ficción vuelven a corroborarlo imaginando mundos que nos conmueven por las altas probabilidades de que lleguen a convertirse en reales en un futuro no lejano. Las violencias y las muertes de un mundo desquiciado en un 2028 donde prima la infertilidad humana de Children of men, de Alfonso Cuarón, nos sorprendió en 2006 y ahora llega Avatar.

Se trata de una película de ciencia ficción de James Cameron que se desarrolla en 2154 en Pandora, una luna del planeta Polythemis con una atmósfera tóxica para los humanos y habitado por el pueblo Na’vi con una asombrosa conexión con la biodiversidad que los rodea. Pero llega el hombre, que dejó atrás un planeta devastado, portando la voracidad de una corporación minera acompañada por las bases militares para doblegar a la población, y por un grupo de científicos dispuestos a generar el conocimiento sobre el lugar para facilitar las necesidades de la empresa.

Los humanos estiman que los nativos radicados en las cercanías de un árbol sagrado asentado sobre una inmensa veta de un valioso mineral –en términos del capitalismo de los hombres de la Tierra—, el “unobtainium”, deben ser doblegados para lograr las extracciones. Los científicos han creado genéticamente a los avatares, una especie nueva que combina la memoria y capacidades de los humanos (aprendizaje, por ejemplo) con los cuerpos de los nativos Na’vi. Los planes operativos son varios: hacerse amigos y persuadirlos de la entrega, hacer participar científicos (¿convenios mediante?) y al protagonista, un ex marine lisiado, confundiéndolos entre ellos o simplemente devastarlos crudamente, terminar con ellos, con la biodiversidad y obtener los minerales. Por supuesto, algo sucede que cambia estos planes y no es lo que contaré aquí. Lo interesante es la situación que construye el millonario film: una corporación económica haciendo uso de las fuerzas militares y de una tecnociencia para lograr sus finalidades lucrativas. Cualquier parecido con la realidad actual de nuestros mundos es pura coincidencia.

No somos Na’vi, formamos parte de diversos pueblos latinoamericanos, poblaciones con fuertes conexiones con sus territorios defendiéndolos de este avance del poder económico amparado por los poderes políticos, las bases militares del poder mundial y la complicidad de las tecnociencias locales. Es Andalgalá, que está amenazada como pueblo porque tienen minerales debajo de sus casas, es Bagua del Perú amazónico, que resistió en niveles impensables en 2009, es Centroamérica hoy, es esta nueva prepotencia devastadora pero también las resistencias que circulan por doquier.

Una reflexión sobre el papel de la ciencia en el film de James Cameron que interesa para nuestros propios debates: la ciencia es una actividad producida por hombres/mujeres que el director ubica con alguna saludable distancia del poder militar; si bien estaban allí en función del poder económico y militar, uno de ellos, una mujer (no es un detalle menor pues en el plano militar ocurre algo semejante) que logró establecer lazos con la población nativa pues también es avatar, comprende los nuevos sentidos, códigos sociales y culturales de una población más densa, rica y respetuosa de la que ella proviene y termina con el protagonista en las territorialidades marcadas por la resistencia.

Podríamos criticar a Cameron porque cae en la tentación de convertir en héroe al avatar masculino –por repetir esa necesidad de terminar siendo ombligo del planeta propio y de los otros aunque sea un personaje apenas con pasado humano—, pero también podemos leerlo en clave de formación de identidades: las identidades no son fijas, se forman en las acciones colectivas, en esos momentos en que se decide si el sitio que corresponde es el de la devastación, saqueo y violencia o es el de la posibilidad de formar parte de un mundo otro, respetuoso de la biodiversidad y de las poblaciones. Es la aporía que atraviesa actualmente al sistema científico pero básicamente es el drama que cruza este presente y que muchos rechazan comprender por complicidad, negación o ignorancia.

Por Norma Giarracca, socióloga, investigadora del Instituto Gino Germani (UBA).
Publicado enInternacional
Lunes, 11 Enero 2010 08:05

Así será la ciencia en 2020

En 2020, las búsquedas por Internet se harán hablando al ordenador. El hombre creará bacterias capaces de curar enfermedades o generar energía, y los médicos podrán saber qué enfermedades sufrirá un niño que aún no ha nacido, además de fabricar medicamentos específicos para su mapa genético. Este es el mundo que pinta un grupo de prestigiosos expertos del mundo de la tecnología, la biología o la astronomía en el último número de la revista Nature, cuyos editores les preguntaron qué sucederá en sus laboratorios dentro de diez años.

01. Internet: De viva voz


En 2020, las búsquedas por Internet se harán con la voz y no con el teclado. Unos cuantos privilegiados sólo tendrán que pensar lo que quieren para que su ordenador entienda sus señales cerebrales y busque en la Web. Así lo ve Peter Norvig, director de investigación de Google. "La interacción con los motores de búsqueda tendrá el formato de una conversación que estará integrada en el resto de tareas de nuestra vida", señala. Los buscadores del futuro ofrecerán una síntesis de contenidos con documentos traducidos al idioma del usuario y ajustados a su nivel de conocimiento en varias áreas, asegura Norvig. Si se buscan detalles sobre matemática de la fusión fría, la máquina preparará un pequeño cursillo de formación que variará según la destreza del usuario o le pondrá en contacto con un tutor.

02. Microbioma: La próxima frontera


A pesar del avance vertiginoso de la investigación biomédica, el cuerpo humano es aún un abismo lleno de secretos. Uno de ellos es el microbioma, una comunidad con billones de microbios y bacterias que viven en el cuerpo y le ayudan a extraer la energía de los alimentos o fortalecer el sistema inmune frente al ataque de otros microbios y virus que se cuelan sin invitación. La interacción de esta comunidad con las células, a quienes superan diez veces en número, pueden ser claves para explicar las causas de la salud y la enfermedad, señala David Relman, responsable de enfermedades infecciosas del Sistema de Salud de Veteranos de Palo Alto, California. Muchas enfermedades como la diabetes o la obesidad están relacionadas con problemas de la flora bacteriana en el sistema digestivo, recuerda Robert Holt, biólogo de la Universidad de Florida. Especula que en 2020 los médicos podría analizar el metabolismo de las bacterias de un paciente y modificarla para mejorar su estado, un ejemplo de medicina personalizada. Antes habrá que identificar y estudiar a muchos microbios apenas conocidos. Grandes centros de investigación de Europa, EEUU, Canadá, Australia y China han creado un consorcio internacional para secuenciar el microbioma humano y determinar sus funciones.

03. Espacio: Voluntad y dinero


La astronomía en 2020 será un problema de prioridades. Así lo advierte Adam Burrows desde el Consejo Nacional de Investigación de EEUU. La comunidad científica podría resolver en diez años grandes preguntas que llevan décadas atormentando a los científicos, como encontrar la escurridiza materia oscura. "Sería muy embarazoso si el paradigma de la materia oscura, formulado hace 40 años, no se confirma con observaciones reales", comenta. Otra gran pregunta es cómo se forman los muchos planetas parecidos a la Tierra que pueblan la galaxia. "Priorizar no será fácil", confiesa Burrows, que recuerda los importantes de-sembolsos para crear grandes telescopios como el James Webb, que se lanzará en 2014 y podrá ver más allá que ningún otro aparato, recortan los recursos disponibles para otros proyectos. "Esta es la era de oro de la astronomía", comenta el experto. Concluye que el alcance de esa era depende de decisiones políticas sobre presupuestos que se tomarán en los dos próximos años.

04. Biología: Reinventar la vida


El gurú de la genómica George Church vaticina un futuro con bacterias "programables" cuyas funciones serán diseñadas tal y como se hace hoy con las miles de piezas de un motor o un edificio. Esto permitirá crear no sólo células individuales sino comunidades enteras que funcionen al unísono. La primera aplicación será la medicina, ya que se podrá enseñar a estas nuevas formas de vida a detectar un cáncer, penetrar en él y destruirlo segregando toxinas, especula el investigador. Las mismas células podrían programarse para digerir desechos y producir energía a partir de ellos.

El experto también predice que los chips electrónicos de los ordenadores serán sustituidos por otros biológicos. "El campo de la biología sintética está teniendo ya un impacto en otros campos y en 2020 este será mucho mayor", comenta Church. "El gran reto será anticipar las muchas consecuencias imprevistas que tendrá está revolución de la biología sintética y protegernos de ellas", concluye.

05. Origen humano: Asia es el camino


África y Europa son el pasado y el presente de la antropología y Asia es su futuro, sugiere Leslie Aiello, presidenta de la Fundación Werner-Gren de Investigación Antropológica. Señala que el descubrimiento del hobbit de flores en Indonesia en 2004 puede desbaratar muchas teorías vigentes sobre la evolución del hombre. Dice que este fósil, de corta estatura y ligero, podría cuestionar, por ejemplo, la idea de que el hombre abandonó su origen africano para extenderse por el mundo debido en parte a las proporciones de su cuerpo.

Aiello también opina que, dado el gran número de homininos encontrados en Europa y África, una búsqueda similar en Asia puede ser igual de fructífera. "Sin Asia no podemos responder las preguntas clave sobre la evolución humana", dice.

06. Medio ambiente: Una ONU del clima


En la pasada Cumbre del Clima de Copenhague, los delegados de los 192 países representados pasaron más tiempo discutiendo qué y cómo debían discutir que decidiendo, realmente, la manera de salvar al planeta del cambio climático. Jeffrey Sachs, director del Earth Institute, reclama mejoras en los sistemas de gobierno que impidan que esto vuelve a suceder. El experto reclama, en concreto, la creación de "una nueva organización medioambiental global", que supervise y ofrezca apoyo técnico a los grandes acuerdos climáticos. El experto, que asesoró al PSOE en temas medioambientales durante la última campaña electoral, sugiere también la restricción de los lobbies corporativos, porque suponen "uno de los mayores peligros para el crecimiento sostenible". Sachs asegura que la falta de vigilancia de los lobbies financieros es una de las razones de la actual crisis, y cree que las presiones de la industria energética han frenado ya muchas medidas contra el cambio climático.

07. Medicina: A la carta


En 2020, millones de personas tendrán ya su genoma completo secuenciado, y a muchos les informarán de su predisposición a sufrir enfermedades, señala David Goldstein, investigador de la Universidad Duke (EEUU). Los esfuerzos de secuenciación emprendidos hasta ahora han demostrado que muy a menudo las diferencias genéticas entre individuos no son un buen indicador de su posibilidad de sufrir una enfermedad. Sin embargo se ha logrado identificar variantes muy poco comunes que pueden aumentar hasta 20 veces el riesgo de sufrir epilepsia, autismo o esquizofrenia.

Con estas bases, predice un 2020 en el que cada vez más gente analizará los embriones de sus hijos en busca de probabilidades de enfermedades, y los médicos podrán usar esos análisis para diseñar medicamentos específicos que actúen para cada futuro bebé.

08.Física: Revolución láser


En 2020 los nuevos rayos láser serán capaces de emitir chorros intermitentes de fotones con una rapidez nunca vista. Esto facilitará, entre otras cosas, la creación de aceleradores de partículas "de sobremesa" que serán capaces de competir con los grandes mastodontes de hoy, como el Gran Acelerador de Hadrones (LHC) de Ginebra, concluyen Thomas Baer, de la Universidad de Stanford, y Nicholas Bigelow, de la Universidad de Roschester.

Por NUÑO DOMÍNGUEZ - MADRID 
Publicado enInternacional
Miércoles, 30 Diciembre 2009 09:13

Volar en avión, tranquilamente

–Usted se dedica a las relaciones entre lo aéreo y lo terrestre, ¿no?
–Sí, entre el mercado aerocomercial y el desarrollo territorial, básicamente.

–Viene bien el tema para el comienzo de las vacaciones, cuando tanta gente viaja. A ver, cuénteme un poquito cómo es eso...

–Bueno. Toda la evolución del transporte aéreo, las características que va tomando en el mercado, los cambios en derecho aeronáutico, todas las decisiones que se van tomando tienen consecuencias territoriales.

–Deme un ejemplo...
–Se habilita un nuevo vuelo internacional. La habilitación de ese nuevo vuelo genera puestos de empleo en las ciudades que comunica, al mismo tiempo que fortalece la dinámica comercial de una provincia o fortalece los intercambios. Otro efecto es el ambiental, que, por ejemplo, contribuye al calentamiento global al mismo tiempo que genera ruidos molestos para quienes viven cerca de los aeropuertos. A la hora de hacer política de transporte aéreo, muchas veces no se tiene en cuenta que las decisiones tienen efectos en diferentes escalas y que pueden perjudicar o beneficiar a actores diferentes. Se generan conflictos en varias escalas.

–A ver...
–Todos sabemos que el tránsito aéreo está muy concentrado en Buenos Aires y hay quejas, por eso, de ciudades del interior. Las provincias, por ejemplo, se quejan de la falta de frecuencias o de destinos. Puede generarse ahí un problema entre el gobierno nacional (que otorga un subsidio en general) y un gobierno provincial que otorga subsidios a una determinada línea para que vuele a su provincia. Pueden superponerse. Por ejemplo: una provincia, Tucumán, otorga subsidios a una línea aérea que, además, cobra subsidios para el mismo vuelo de parte del gobierno nacional, con el objetivo de fomentar la conectividad nacional. Hoy está pasando que hay subsidios que benefician los vuelos a Santa Cruz, pero no a otras provincias, con lo cual se producen quejas desde las provincias para que se cambie la política. Podemos ir incluso a una escala superior: los vuelos internacionales.

–¿Y ahí qué pasa?

–Se firman acuerdos entre Argentina y otros países, lo cual puede llevar a poner en ventaja o en desventaja a determinadas ciudades frente a la posibilidad de contar con una conexión nueva. En el caso del Mercosur, por ejemplo, Brasil está intentando imponer una política regional hacia Argentina, que es vista por determinados gobiernos locales como positiva y por otros como negativa.

–¿En qué consiste la política de Brasil?
–En liberalizar los vuelos en América del Sur: que no haya tarifas prepactadas, que no haya máximos en frecuencias... La liberalización es conveniente para las ciudades más pequeñas, que van a obtener seguramente más conectividad con otras ciudades de América del Sur. Las ciudades más grandes, que conservan mercados tradicionales (como Buenos Aires), pueden empezar a quedar marginalizadas con la liberalización. Hay un conflicto...

–El ferrocarril creaba ciudades... El avión, ¿hace algo por el estilo?
–Algo por el estilo. Cuando uno mide los impactos de la aviación comercial, una de las primeras cosas que detecta es la generación de empleo directo. Pero hay otro efecto, que se llama “efecto catalítico”. Le pongo un ejemplo: a pesar de que el aeropuerto está localizado en Ezeiza, puede afianzarse el centro de la ciudad de Buenos Aires como lugar de localización de empresas de alta tecnología que usan transporte aéreo de forma común. Al mismo tiempo que se genera empleo de modo directo, se genera empleo de modo indirecto. El impacto del tránsito aéreo no es tan visible en ciudades grandes, pero en ciudades pequeñas se nota mucho.

–Pero la generación de empleo no puede ser tanta.
–Depende. Una empresa extranjera operando en Buenos Aires, por ejemplo, genera muy poco empleo en relación con lo que sucedería si el mismo vuelo hacia el extranjero lo operara una empresa nacional (porque todos los grupos de abogados, consejeros, etc., están radicados en Buenos Aires). De ahí la importancia de que empresas argentinas operen vuelos internacionales: la diferencia de generación de empleo es de casi 10 veces. Pero al mismo tiempo hay que atraer empresas internacionales para favorecer la conectividad dentro de Argentina, lo cual genera otro tipo de ingresos (por turismo, por ejemplo). Este doble juego es constante. La idea de mi estudio es ayudar a concebir políticas públicas aerocomerciales que, en primer lugar, diagnostiquen quiénes son los actores favorecidos y desfavorecidos, para hacer políticas más apropiadas a los distintos grupos. El análisis territorial se vuelve importante al identificar los actores y sus intereses.

–Esas investigaciones, ¿se usan verdaderamente para formular políticas o quedan en el circuito académico?
–Creo que ése es un punto clave. Hay, sin duda, un cortocircuito que es permanente, y creo que parte de la culpa la tiene la misma universidad. En el caso de las investigaciones que yo hago, se divulgan por medios académicos (y a veces más masivos) y se intenta que lleguen directamente a los actores políticos con poder de decisión. Aunque generalmente la respuesta es que nos cierran la puerta en la cara. Eso no pasa sólo en Argentina sino en todo el mundo. Muchos académicos que trabajan en transporte aéreo desde esta visión tienen grandes dificultades para que su investigación tenga aplicación práctica.

–Pero se supone que tendría que interesar...
–Sí, claro, le debería interesar tanto al político como al empresario. Y también es fundamental para la universidad, que necesita del contacto constante con la realidad. Yo he ido a tocar puertas de muchas empresas vinculadas con el transporte aéreo o con lugares donde se toman las decisiones políticas y no fui muy bien recibido.

–¿Y por qué cree que pasa eso?
–Porque se tocan intereses... Un determinado grupo de interés, por ejemplo, que está a favor de la liberalización total de los vuelos, no puede ver con buenos ojos que un académico venga a decir las desventajas que puede traer esa política para otros grupos. Los intereses son hipermillonarios, de más está decirlo. El transporte aéreo genera una cantidad de dinero increíble...

–¿Dan ganancia las compañías aéreas?
–Algunas sí y otras no. Si hacemos una cuenta general, después de la última crisis económica, el promedio es casi cero por ciento de ganancia por sobre la inversión. Es paradójico, porque en la cadena productiva aerocomercial las empresas son fundamentales. Los aeropuertos, mientras tanto, están cerca del seis por ciento de ganancia. Los grandes ganadores del negocio son los fabricantes de aviones y los sistemas de reserva que usan las agencias de viajes y las empresas de alquiler de aviones. Los actores que parecen más fundamentales son los que menos tasa de ganancia tienen. Un ejemplo de cómo funcionan estos intereses es la idea que está instalada de que los vuelos baratos favorecen a todo el mundo. En realidad, está claro a quién favorecen.

–¿A quién?
–Bueno, el uso masivo de aviones requiere más aviones circulando, aeropuertos más grandes. Y lo que termina pasando es que la gente que ya viajaba en avión viaja más, pero no hay demasiados que viajen por primera vez en avión: la gente de más bajos recursos no empieza a volar más porque hayan bajado los precios, porque en realidad tiene otras limitaciones (no pueden tomarse vacaciones o no pueden pagarse el hotel...). El usuario frecuente es el actor que saca mayor ventaja. Pero la aplicación de este tipo de precios lleva a una competencia diferente entre las empresas. Lo que ocurre es que para que uno consiga un vuelo a 3 euros (que, en Europa, pasa) es necesario que haya en el mismo avión otra persona dispuesta a pagar 300 euros. Y para que se dé eso, los vuelos tienen que ser entre ciudades entre las que haya mucha demanda de tránsito aéreo. Lo que ocurre, por lo tanto, es que, al revés de lo que se dice, no se produce una dispersión de los vuelos a lugares que antes no estaban conectados sino que, por el contrario, hay una concentración de los vuelos.

 Por Leonardo Moledo
www.leonardomoledo.blogspot.com
Publicado enInternacional
Jueves, 24 Diciembre 2009 08:49

El chip que vale un ojo de la cara



A principios de este mes se conoció el caso de Karla, una adolescente que quedó ciega tras un ataque con ácido en 2003 y que ahora ha recuperado parcialmente la vista del ojo derecho después de seis años a oscuras. El Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona obró el milagro, reconstruyendo la superficie ocular y trasplantando córnea y cristalino. Unos meses antes, la estadounidense Sharron Kay Thornton recuperó la vista gracias a una técnica llamada osteo-odonto-queratoprótesis modificada, que consiste en esculpir un diente e implantarlo en el ojo a modo de lente cuando los trasplantes de córnea son rechazados por el organismo.

Ambas se beneficiaron de las últimas tecnologías relacionadas con la cirugía ocular, que en los últimos tiempos están experimentando un espectacular avance. Una de las técnicas más recientes que se han dado a conocer es la del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), desarrollada a lo largo de veinte años e inspirada en los implantes cocleares del oído. Según Shawn Kelly, que pertenece al equipo del Laboratorio de Investigación Electrónica del MIT y es miembro del Boston Retinal Implant Project, se trata de una prótesis que estimularía eléctricamente las células ópticas encargadas de llevar la información desde la retina hasta el cerebro.

Todavía en fase de estudio, esta técnica está destinada a personas con degeneración macular debida a la edad o con retinitis pigmentosa, una enfermedad genética que provoca pérdida progresiva de visión. Los pacientes deberían llevar gafas especiales con una cámara que enviaría imágenes al microchip implantado en el globo ocular, además de mandar energía sin cables a las microbaterías del chip. Así, cuando éste recibiera la información visual, activaría los electrodos estimuladores de los nervios ópticos, que enviarían las imágenes al cerebro, evitando las capas dañadas de la retina.

Esta técnica no haría recuperar por completo la vista a los enfermos, aunque "cualquier cosa que les permita ver un poco mejor, identificar objetos y moverse en una habitación ya es una enorme ayuda", comenta Kelly. De momento, el equipo liderado por John Wyatt, profesor de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación del MIT, ya tiene listo un prototipo que comenzará a probarse dentro de tres años, cuando se mejoren ciertas capacidades de la tecnología. Una vez se obtengan datos de los primeros enfermos, el chip se afinará aún más y podrá mejorar en gran medida la visión de los invidentes.

En el campo de los chips también está trabajando un equipo del Instituto de Tecnología de California (Caltech). Gracias a fondos del Departamento de Energía de Estados Unidos, ha desarrollado una retina artificial diseñada para hacer recuperar la visión a los invidentes. La novedad es que se trata de una membrana bioelectrónica que, al igual que en el caso del MIT, se conecta a unas gafas que envían información visual al receptor implantado. Esto permitiría a los pacientes reconocer objetos y moverse en entornos conocidos.

Aprender a ver

Haciendo que quienes tienen problemas de visión vuelvan a ver, investigadores del MIT también han descubierto cómo el cerebro aprende a ver. Según los primeros resultados, los objetos en movimiento son fundamentales para que el cerebro aprenda a separarlos respecto a su entorno. Este descubrimiento echa por tierra el dogma que dice que el cerebro es incapaz de aprender a ver después de los seis años de edad. Según Pawan Sinha, uno de los investigadores del equipo multidisciplinar del MIT, los pacientes apenas distinguían objetos estáticos, pero cuando las formas se ponían en movimiento, el éxito en el reconocimiento de las mismas formas aumentaba en un 75%. Según Pawan, estos resultados no sólo dan pistas sobre nuestro sistema visual, sino que permiten desarrollar terapias de rehabilitación, así como ordenadores que pueden ver.

Estos desarrollos en el campo de la electrónica tienen como objetivo romper la dependencia de las donaciones de córneas a los Bancos de Ojos, que hoy continúan siendo la principal esperanza de una cura para los invidentes.

"Cada año llegan unas 600 córneas, y en los grandes centros especializados en trasplante de córnea se pueden realizar alrededor de 400 intervenciones al año", dice Nausica Otero, investigadora del Hospital Clínico de Barcelona, cuyo banco de córneas es miembro de la Asociación Europea de Bancos de Ojos (EEBA), una organización científico-técnica que se compone de 83 bancos de ojos en 22 países.

Según informes de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en 2008, último año del que se tienen datos, hubo 2.843 donantes de los que se obtuvieron más de 5.500 córneas, casi un 25% más que en 2007. De ellas se beneficiaron 2.822 pacientes, 22 más que en 2007. Catalunya es la comunidad autónoma que más dona y también la que más pacientes trata, mientras que La Rioja se encuentra a la cola de la lista.

Medicina regenerativa para la vista
El implante de chips en los ojos es sólo una de las líneas de investigación que se están desarrollando en todo el mundo en relación con la vista. Esta semana se dio a conocer que el Instituto de Células Madre North East England de Newcastle (Reino Unido) ha aplicado con éxito una técnica pionera basada en células madre que devolvió la vista al británico Russell Turnbull. 

El paciente, de 38 años, llevaba 15 años ciego de un ojo a consecuencia de un vertido accidental de amoniaco que le dañó la córnea.
Las células se extrajeron de su ojo sano y se cultivaron en una membrana de tejido amniótico. Una vez que las células se han multiplicado y han llenado la membrana, ésta se trasplanta. Pasados dos meses, la membrana desaparece y el ojo disfruta de nuevas células reparadoras.

Se trata sólo de un primer paso. La compañía biotecnológica estadounidense Advanced Cell Technology (ACT) va a comenzar a realizar pruebas con células madre embrionarias –extraídas de un embrión de pocos días– para poder tratar la distrofia macular de Stargardt, un tipo de ceguera poco común. Este ensayo supondría la segunda vez que se investigara con este tipo de células en humanos para curar la vista.

ACT ya tiene experiencia en estas lides, ya que anteriormente ha utilizado células embrionarias humanas para crear células de retina que curaron la ceguera en ratas. La compañía ha sido pionera en la aplicación de las células madre a las terapias regenerativas, la gran esperanza de la medicina del futuro para tratar numerosas enfermedades causadas por daño o degeneración de algún órgano o tejido. 

Por JUAN MANUEL DAGANZO 







Publicado enInternacional