Zhong Zhong y Hua Hua son clones de macacos cangrejeros

 

Shanghai.

Más de 20 años después del nacimiento de la oveja Dolly, científicos chinos lograron clonar por primera vez monos con el mismo método, según publicaron este miércoles en la revista especializada Cell.

Los macacos cangrejeros Zhong Zhong y Hua Hua nacieron con vida y sobrevivieron las primeras semanas, explicaron los científicos del equipo de Qiang Sun, perteneciente a la Academia China de las Ciencias de Shanghai.

La técnica de clonación empleada con Dolly –transferencia nuclear de células somáticas– ya se había utilizado con éxito en más de 20 especies como vacas, cerdos o perros, pero había fracasado con monos.

Al igual que con la famosa oveja, los científicos chinos transfirieron el nucleo celular con la herencia genética de un animal a un óvulo de otro animal donante al que previamente se le había quitado el núcleo. El óvulo se implantó finalmente en una hembra que gestó el clon.

Teóricamente de esta forma se pueden generar muchos animales genéticamente idénticos. En 1999 ya nació un mono de laboratorio con la misma información genética que uno de sus congéneres, pero en esa ocasión el animal clonado resultó de la división de un óvulo fecundado en el laboratorio, como los gemelos monocigóticos.

 
Procedimiento ampliado

 

El equipo de Qiang Sun utilizó un procedimiento ampliado del que se usó con Dolly para los macacos cangrejeros (Macaca fascicularis).

Para superar la resistencia de las células a la técnica, introdujeron moduladores que activaban o desactivaban los genes que impedían el desarrollo de los embriones.

Las posibilidades de éxito aumentaron al transferir núcleos de células fetales diferenciadas, como fibroblastos, un tipo del tejido conectivo. Zhong Zhong y Hua Hua son clones de los mismos fibroblastos fetales de macaco. Los investigadores necesitaron muchos intentos para lograr el procedimiento con éxito. Se obtuvieron 200 embriones con la herencia genética de monos adultos que se implantaron a 42 hembras y se consiguieron dos nacimientos vivos, aunque esas crías murieron pocas horas después.

El éxito se obtuvo a partir de unos 100 embriones procedentes del material genético de fetos de mono. En ese grupo se lograron seis embarazos de un total de 21 hembras. Nacieron dos crías vivas y sobrevivieron al menos los primeros 40 y 50 días, informó el equipo.

Aunque la tasa de éxito no es muy alta, los resultados son un paso importante, apuntó Eckhard Wolf, del centro genético de la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich.

Según Wolf, la técnica de clonación es prometedora para la investigación de nuevas terapias, por ejemplo, contra algunas enfermedades neurológicas. Con ese método es posible estudiar a varios animales de laboratorio genéticamente idénticos, lo que puede ayudar en el desarrollo de nuevos tratamientos.

Daniel Besser, director de la Red Alemana de Células Madre, cree también que los resultados del equipo chino suponen un desarrollo importante. Sin embargo, pide precaución teniendo en cuenta los escándalos de falsificación en otros intentos de clonación. Estará claro que los resultados son coherentes cuando se confirmen en distintos laboratorios del mundo, añadió.

En su opinión, los experimentos con macacos cangrejeros clonados pueden estar éticamente justificados en algunos casos, pero no en homínidos.

Somos conscientes de que la investigación futura en primates no humanos en todo el mundo depende de que los científicos se atengan a estrictos estándares éticos, señaló en un comunicado el neurólogo Mu-ming Poo, quien participó en el estudio chino.

 
Límites éticos

 

El investigador aseguró que su equipo respetó las pautas internacionales y pidió que la comunidad científica discuta sobre los límites éticos de la clonación en monos. Una de las cuestiones éticas puede ser el estado de salud de los monos clonados, ya que las primeras generaciones de animales de ese tipo suelen sufrir enfermedades.

Los nombres de los monos clonados, Zhong Zhong y Hua Hua, tiene un significado especial, según explicó Cell en un comunicado. La unión de los dos nombres, Zhonghua, significa nación china.

 

En Estados Unidos, investigadores lograron convertir células de piel humana en células madre embrionarias, una primicia después de varios intentos fallidos en el mundo en años, reveló un estudio publicado el miércoles.

 

A partir de la técnica de la clonación, los científicos demostraron por primera vez que es posible crear células madre embrionarias genéticamente idénticas a la persona de la que proceden.

 

Las células madre embrionarias son las únicas capaces de diferenciarse de las de otros tipos en el cuerpo y de multiplicarse sin límite, lo que representa un enorme potencial terapéutico.

 

Son particularmente prometedoras para el tratamiento de distintos trastornos, entre ellos el mal de Parkinson, la esclerosis múltiple, enfermedades del corazón y lesiones de la médula espinal.

 

“Aún falta por hacer”

 

El equipo dirigido por Shoukhrat Mitalipov, de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, logró reprogramar las células humanas después de convertir con éxito células de la piel de monos en células madre embrionarias en 2007.

 

Recurrió a la técnica clásica de utilizar el núcleo de la célula de la piel que contiene el ADN de la persona para transferirlo a la célula de un óvulo al que se le ha retirado el material genético.

 

El núcleo de una célula adulta se fusiona con un óvulo, el cual desarrolla y produce células madre embrionarias.

 

“Las así obtenidas han demostrado capacidad para diferenciarse como células madre embrionarias normales en diferentes tipos de células, nerviosas, hepáticas y cardiacas”, explicó Mitalipov, cuyo estudio fue publicado en la versión online de la revista estadunidense Cell.


Mitalipov dijo además que, “como estas células madre reprogramadas pueden obtenerse a partir del material genético del núcleo de un paciente, no hay ningún problema de rechazo de las implantadas”.

 

No obstante, destacó que “todavía hay mucho que hacer antes de desarrollar tratamientos con base en células madre embrionarias seguros y eficaces”, y estimó “que este avance representa un paso importante en la creación de células madre que pueden usarse en medicina regenerativa”.

 

Otra de las ventajas que ofrece este logro es que no utiliza embriones fertilizados, método que plantea importantes cuestionamientos éticos, ya que éstos son destruidos durante el proceso.

 

Desde el nacimiento, en 1996, en Reino Unido, de la oveja Dolly, el primer animal clonado, los investigadores han logrado clonar 20 especies diferentes: cabras, vacas y conejos, aunque nunca monos o primates, cuya biología de reproducción es más compleja.

 

De todas formas, este último avance no abre la vía a una eventual clonación humana, insistió Dan Dorsa, director de investigación de la Universidad de Salud y de Ciencias de Oregón. Aunque esta técnica puede utilizarse para clonar células madre (clonación terapéutica) no permitiría a priori clonar humanos exitosamente (clonación reproductiva).

 

Varios años de investigación con monos utilizando esta técnica no permitieron clonar a estos primates y “sería probablemente lo mismo con humanos”, dijeron.

Publicado enInternacional