Lunes, 23 Enero 2017 06:44

¿Qué es el Programa Langlands?

¿Qué es el Programa Langlands?

La idea de base del Programa Langlands es la simetría, sin duda uno de los ejes verticales fundamentales del mundo y de la realidad. Lo que busca el Programa Langlands es sencillamente construir puentes en el numeroso archipiélago que son las matemáticas.


Una mirada externa a las matemáticas sugiere que estas se dividen entre matemáticas puras y matemáticas aplicadas; o bien entre las matemáticas de sistemas continuos y las de sistemas discretos; o acaso también entre las matemáticas puras (la teoría de números, notablemente) y aquellas más vinculadas a la física (física matemática) o a la economía (matemáticas financieras), por ejemplo. Y para muchos permanece aún la duda acerca de si las matemáticas son de verdad una ciencia, o un lenguaje; a saber: el lenguaje de las ciencias.


Robert P. Langlands es un matemático canadiense que, en 1967 inicialmente y luego también en 1970, lanzó lo que ya ha llegado a conocerse como “El Programa Langlands”. Se trata de una ambiciosa propuesta —una serie de conjeturas— que vinculan los grupos de Galois, la Robert P. Langlands algebraica con las formas automórficas y la teoría de la representación de grupos algebraicos con campos locales y anillos de adele. En un palabra: el Programa Langlands es la primera teoría que propone una Gran Teoría Unificada de las matemáticas. Algo que hasta entonces jamás se había pensado ni propuesto.


Los físicos nos han acostumbrado, desde cuando se configuró el Modelo Estándar, a la idea de una Gran Teoría Unificada —un sueño que a la fecha permanece más como un deseo—. Hay varia versiones de esta teoría, pero la forma más elemental consiste en decir que busca unificar la teoría del macrocosmos —la teoría de la relatividad— con la teoría del universo subatómico —la física cuántica—. Existen varias propuestas que buscan alcanzar una teoría semejante. Para usar una expresión cara a los físicos, se trata, sin más ni más, de leer la mente de Dios.


Pues bien, en matemáticas algo análogo jamás se había propuesto antes de Langlands —un matemático activo que actualmente trabaja como Profesor Emérito en la oficina que alguna vez fue la de Einstein en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton—. Langlands ha sido reconocido con los más grandes premios y honores que un matemático puede alcanzar, con la excepción de la Medalla Fields (el Premio Nobel en Matemáticas), por cuestiones de edad (sólo se puede recibir la Medalla Fields cuando se tiene menos de cuarenta años de edad).


La idea de base del Programa Langlands es la simetría, sin duda uno de los ejes verticales fundamentales del mundo y de la realidad. Lo que busca el Programa Langlands es sencillamente construir puentes en el numeroso archipiélago que son las matemáticas. Dicho escuetamente, el Programa Langlands se propone ordenar —matemáticamente— la información. “Crear orden a partir del caos”, algo que no resuena muy lejos para quienes conocen algo los trabajos de E. Lorenz sobre el caos, o de I. Prigogine sobre termodinámica del no–equilibrio.


En matemáticas una conjetura tiene una connotación perfectamente distinta a la que se usa en filosofía o en epistemología, por ejemplo. Mientras que en estos campos tiene una acepción semejante a “verdad provisoria”, en matemáticas es una afirmación que se supone cierta, pero que no ha sido demostrada ni refutada. Algunos ejemplos conspicuos de conjeturas matemáticas son el último teorema de Fermat, la Conjetura de Goldbach, la hipótesis de Riemann, el Problema P vs NP, la Conjetura de Birch y Swinnerton–Dyer, o la Conjetura de Poincaré (demostrada hace poco por G. Perelman). Como se aprecia, sin ambages, se trata notablemente de los Problemas del Milenio (planteados por el prestigioso Instituto Clay de matemáticas).


En matemáticas una conjetura es bastante más que una “hipótesis de trabajo”. De entrada, es una afirmación cierta, pero que debe ser confirmada o refutada.


En el Programa de Langlands, la unidad básica no son ya los números naturales. Estos son transformados en espacios vectoriales, con lo cual se ganan muchos grados de libertad. Los números cobran vida en forma de espacios vectoriales. Por ejemplo, sólo es posible restar 2 a 3 de un modo preciso. Pero es posible inscribir una recta en un plano de muchas formas diferentes. Mientras que los números naturales —Ν—, forman un conjunto, los espacios vectoriales forman una estructura más sofisticada: una categoría. Pues bien, la teoría matemática de categorías se adapta muy bien a la informática, y a través suyo a las ciencias de la computación. La computación del futuro se basará más en la teoría de categorías que en la teoría de conjuntos.


En otras palabras, el Programa Langlands organiza información previamente inaccesible en la forma de patrones regulares, tejiendo así un fino tapiz de números, simetrías y ecuaciones. El resultado es la integración de campos, problemas y dimensiones que hasta la fecha permanecían disyuntas. En términos elementales, análogamente a lo que hacen las ciencias de la complejidad, el Programa Langlands nos ayuda a pensar en términos de patrones —algo que no es difícil de llevar a cabo.


En consecuencia, ya deja de ser cierto que los seres humanos —y los matemáticos— piensan, o bien en términos geométricos o bien en términos algebraicos; digamos en términos de mapas, cuadros y figuras, o bien en función de signos y las relaciones entre estos. Más auténtica y radicalmente, podemos aprender a pensar en la forma de síntesis —algo perfectamente inopinado para una cultura y una civilización acostumbrada a pensar en términos de análisis.


Un texto en donde se estudian éstos y otros temas próximos y afines es el de E. Frank, con un título bizarro y profundo a la vez: Amor y matemáticas (Bogotá, Ed. Ariel, 2015). Un documental de cerca de una hora con el título Rites of Love and Math se encuentra disponible en YouTube, para aquellos que tienen (o tenemos) una cultura más visual. (Ver documental).


En resumen, el Programa Langlands es matemáticas de punta que nos conduce y nos sitúa a la vez en la frontera del trabajo en matemáticas, allí donde, sorpresivamente, nos encontramos con otros campos como los grupos cuánticos, la criptografia, el grupo de gauge, la teoría de branas, en fin, sin ambages, el punto de encuentro en las matemáticas y la vida. Un punto nada trivial.

Publicado: 22 Enero 2017

Sábado, 14 Enero 2017 06:05

Alquimia zapatista

Alquimia zapatista

El valor de la palabra es algo que cuidamos mucho. Cuando nos referimos a alguien, no sólo lo nombramos, sino que también nombramos su estar con nosotras, nosotros.


Así decimos “hermano”, “hermana”; pero cuando decimos “compañera”, “compañero” hablamos de un ir y venir, de alguien que no está fuera, sino que, junto nuestro, mira y escucha el mundo y por él lucha.


Menciono esto porque está aquí, junto nuestro, el compañero zapatista Don Pablo González Casanova, quien, como es evidente, es en sí mismo un municipio autónomo rebelde zapatista.


Como está aquí el compañero Pablo González Casanova, voy a tratar elevar el nivel y el rigor científico de mi exposición, evitando toda clase de albures (en grande o en chiquito, presten atención).


-*-


Alquimia. Antes de que agoten su saldo consultando en sus celulares y tabletas qué es “alquimia”, en “Wikipedia”, y que me abrumen con toda clase de definiciones, les aclaro que con esto nos estamos refiriendo a un antecedente, a un paso previo (si es necesario o no, ahí lo vean) a la constitución de una ciencia como tal. O como como decía el finado SupMarcos, “la alquimia es una ciencia enferma, una ciencia invadida por los parásitos de la filosofía, el “saber popular”, y las evidencias que saturan el complejo mundo de la comunicación actual”, según se puede leer en uno de los documentos que dejó a su muerte.


En ese texto, el difunto señalaba que la alquimia no era necesariamente un antecedente de la ciencia en el sentido de la expresión “toda ciencia fue alquimia antes de ser ciencia”, sino que era una no-ciencia que aspiraba a ser ciencia. Dice también que la alquimia, a diferencia de las pseudo ciencias, no construye en base una mezcla de verdades y conocimientos, con evidencias y lugares comunes. La pseudo ciencia, señala, no se acerca a la ciencia, sino que se separa de ella y se convertirá en su enemigo más feroz y con mayor éxito de difusión en una situación de crisis; no constituye una explicación alternativa de la realidad (como sería en el caso de la religión), sino un “razonamiento” que suple, invade y conquista al pensamiento científico, ganándole la batalla más importante en una sociedad mediática: la de la popularidad.
La pseudo ciencia no pretende ni aspira al argumento de la fe, la esperanza y la caridad, sino que ofrece una explicación con estructura lógica que “embauca” a la razón. En sentido llano: la pseudo ciencia es un fraude, propio de la charlatanería que abunda en la academia.


La alquimia, por otro lado, aspira a liberarse, a “curarse”, a “purgar” los parásitos que son los elementos no-científicos.
Aunque reclama para sí el dudoso derecho de la maternidad de las ciencias, la filosofía, autodenominada “la ciencia de las ciencias”, es, siempre siguiendo el texto del difunto, uno de esos parásitos. “Acaso el más peligroso”, continua el fallecido, “porque se le presenta a la ciencia como un consuelo a la afirmación-negación del “no sé” con el que, tarde o temprano, topa la ciencia. El afán por lo racional, lleva a la ciencia a suplir la religión con la filosofía cuando llega a su límite”.


Por ejemplo, si no tuviera capacidad para explicar científicamente el por qué llueve, en lugar de recurrir al argumento de que es dios quien decide la precipitación pluvial, la ciencia preferirá un razonamiento del tipo “la lluvia no es más que una construcción social, con apariencia teórico-empírica, en torno a una percepción aleatoria que se da en el contexto de un continua conflagración entre el ser y el no-ser; no es que te mojes si llueve, sino que tu percepción de “mojarse” es parte fluctuante de una decolonialidad universal”.


Aunque todo esto pudiera resumirse en “muy su pedo de la lluvia si cae o te cae”, la ciencia abrazaría esa explicación ajena, entre otras cosas porque cree, la ciencia, que su capacidad de explicación está en el lenguaje, y no en el poder de posibilitar la transformación de la realidad. “Conocer para transformar” nos dijeron aquí hace unos días. La filosofía le vende con éxito a la ciencia su certificado de legitimidad: “eres ciencia cuando alcanzas una lógica en el lenguaje, no cuando puedes conocer”.


Si vamos más allá, para la “alquimia zapatista”, la ciencia no sólo conoce la realidad y posibilita así su transformación, también el conocimiento científico va “abriéndose camino” y definiendo nuevos horizontes. Es decir, para la alquimia zapatista, la ciencia cumple al llegar continuamente al “falta lo que falta”.


Si, en el pensamiento filosófico y el científico del siglo pasado, las ciencias iban “desmontando” las explicaciones religiosas, ofreciendo un conocimiento comprobable; en la crisis por venir, las pseudo ciencias no se enfrentan a la realidad con una explicación mágica, sino que “invaden” o “parasitan” las ciencias, primero con el objetivo de “humanizarlas”, después con la meta de suplirlas.


Las filosofías se convierten así, ya no en el tribunal que sanciona la cientificidad de acuerdo a la estructura lógica del lenguaje, sino en la explicación genérica, naturista y homeopática, frente a la explicación de “patente”, científica. Para que me entiendan: para la filosofía posmoderna, las micro dosis son la mejor arma contra los grandes monopolios farmacéuticos.


La popularidad de las pseudo ciencias radican en que no es necesaria la formación científica, basta nutrirse en los recovecos del lenguaje, suplir la ignorancia con la pedantería mal disimulada, y las evidencias y lugares comunes con la elaboración lingüística compleja.


Frente a una afirmación del tipo: “la ley de la gravitación universal afirma que la fuerza de atracción que experimentan dos cuerpos dotados de masa, es directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa”, la ciencia recurrirá a la observación y la experimentación, mientras la filosofía analizará el razonamiento lógico en el lenguaje.


Otro ejemplo: una aseveración de las Neurociencias, del tipo “una lesión en el área 17 del lóbulo occipital puede causar ceguera cortical o puntos ciegos, dependiendo de la extensión de la lesión”, puede ser comprobada con resonancia magnética funcional, con un electroencefalograma o tecnologías semejantes.


Para esto, claro, fue necesario que la ciencia avanzara hasta poder estudiar el cerebro y explicar sus partes, pero también fue necesario el desarrollo de otras ciencias que permitieron la tecnología para obtener neuroimágenes funcionales.


Cuando, a recomendación de una compa, leí ese excelente texto llamado “El hombre que confundió a su esposa con un sombrero”, del neurólogo Oliver Sacks, pensé que Sacks se había quedado con las ganas de abrirle la cabeza al hombre ése para ver qué pasaba en su cerebro. Aunque yo hubiera preferido abrirle la cabeza a la esposa, para entender cómo podía aguantar que la confundieran de esa forma y no le “arregló” la disfunción a su marido con un buen zape.


Ahora el avance científico tecnológico hará posible estudiar, por ejemplo, lo que ocurre en el cerebro del Gato-perro sin necesidad de abrirle la cabeza.


Sin embargo, frente a una explicación científica del funcionamiento del cerebro, la pseudo ciencia ofrecerá su propia explicación utilizando un lenguaje pretendidamente científico y nos dirá que los problemas que tenemos se deben a que no hemos desarrollado la capacidad del funcionamiento cerebral. Así pululan las teorías de que la inteligencia se mide por el porcentaje de uso del cerebro. Una persona más inteligente es la que usa un porcentaje mayor del cerebro. Por ejemplo, Donald Trump y Enrique Peña Nieto tendrían en común que usan el 0,00001 % del cerebro, mientras que Einstein habría usado digamos el 30%. El éxito de la película “Lucy” no es sólo de taquilla y porque es de Luc Beson y sale mi ex, Scarlett Johansson; es porque permite la aparición de charlatanes que ofrecen cursos para que usted sea más inteligente con “técnicas científicas” para aprovechar al máximo la capacidad cerebral.


Así fue fugaz el éxito de la comercialización de productos con feromonas para atraer al sexo opuesto (“si usted, mi buen, no agarra ni el autobús, no es porque no se despegue de la pantalla de la tv o de la computadora, sino porque no utiliza este jabón-perfume que, al primer uso, verá cómo se le arrojan encima como si usted fuera youtuber, tuitstar, o el meme de moda. Y mire nomás, por esta única vez tenemos esta oferta de 333 por el precio de 2 pero sólo si en los próximos 15 minutos marca el número que aparece en pantalla. Recuerde tener a la mano el número de su tarjeta de crédito. ¿No tiene usted tarjeta de crédito? Mta magre, pues por eso usted no pesca ni un resfriado; no, amigo, amiga, ni las feromonas le servirán. Mejor cambie de canal o póngase a ver videos de caídas graciosas, de las profecías de Nostradums o cosas parecidas que le den material de conversación en la sala de chat de su preferencia).


Pero al relevo está la chambonada de la “capacidad cerebral”, que está supliendo, a las lociones con feromonas, con productos que desarrollan sus capacidades cognitivas y puede ser usted, amiga, amigo, una persona de éxito y aprender pilotaje y reparación de naves interestelares en youtube.


Tal vez este planteamiento, que no es ni moderno ni posmoderno, no sería tan respaldado incluso por [email protected] cientí[email protected], si supieran que uno de sus promotores fue Dale Carniege, con su best seller de superación personal -que data de 1936-, titulado “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, el libro de cabecera de John M. Ackerman et al.
En resumen, mientras los científicos tratan de confirmar o descartar sus hipótesis sobre cómo funciona el cerebro, los pseudo científicos te venden cursos de gimnasia cerebral y cosas por el estilo.


Y, en general, mientras las ciencias requieren rigor, estudio, teoría y práctica exhaustivas, las pseudo ciencias ofrecen el saber al alcance de un click en ese oscuro objeto del deseo del Gato-perro: el mouse de la computadora.


O sea que la ciencia no es fácil, cuesta, exige, demanda, obliga. Es obvio que no sea popular ni siquiera entre la comunidad científica.


Y luego la ciencia no hace nada por sí misma y le da por romperte el corazón sin ninguna contemplación. A mí por ejemplo, me pasó. Tienen que ser fuertes y madurar para lo que les voy a decir. Siéntense, relájense, póngase en armonía con el universo, y prepárense para conocer una cruda y cruel verdad. ¿Están listos? Bueno, resulta que la moka o moca no existe, no hay tal cosa como un árbol de moka o un mineral de moka. La moka no es una creación de los dioses primeros para aliviar la vida y muerte del SupMarcos. No es el fruto prohibido con el que la serpiente, disfrazada de vendedora de cosméticos rejuvenecedores, engañó a la maldita Eva, quien a su vez sonsacó al noble Adán y se chingó Roma. Tampoco es el grial sagrado, la piedra filosofal que mueve la búsqueda del conocimiento. No, resulta que... la moka es un híbrido o una mezcla o algo así. No me acuerdo de qué con qué, porque, cuando me lo dijeron, me deprimí más que cuando uno de los científicos dijo que el más brillante alquimista no estaba presente, y entonces, lo confieso, me tiré al vicio y a la perdición. Me alejé de las distracciones mundanas y entendí entonces el éxito de las filosofías y las pseudo ciencias en boga actualmente. ¿Para qué vivir si la moka no es sino una construcción del imaginario social? Entonces comprendí mejor a ese filósofo espontáneo que hubiera tenido un gran éxito en redes sociales y que respondió al nombre de José Alfredo Jiménez.

“Caminos de Guanajuato” sería la Kritik der reinen Vernunft que Kant no pudo elaborar.


Pero, pese a heridas y cicatrices, sus pláticas de ustedes empiezan a producir efectos:


Un oficial insurgente escuchó la plática que dio el Dr. Claudio Martínez Debat en lo que refiere a herencia genética, y concluyó que es cierto. “Rápido lo apliqué pensando en los pueblos y sí, si un compa tiene un modo de cómo es, lo ves que su papá o su mamá también tiene su modo. Por ejemplo, si el SubMoy es muy bravo es que su papá era muy bravo de por sí”.


“Ah”, le dije, “¿entonces el SubMoy se embravece con nosotros, no porque no cumplimos los trabajos, sino porque su papá era muy bravo?”


Quedó pendiente la investigación científica porque en ese momento llegó el SubMoy a checar si ya habíamos preparado las cosas para ir a Oventik. O sea nos cayó la justicia.


-*-


Éste es un encuentro entre [email protected] zapatistas y las ciencias. Le agregamos el “con” a “ciencias”, no sólo por el juego de palabras, también porque el haber aceptado reunirse con nosotras, nosotros, va más allá de su quehacer y pudiera implicar también una reflexión sobre el mundo, además de la explicación de lo que trabajan en sus respectivas especialidades.


Ya en nuestras participaciones anteriores, el Subcomandante Insurgente Moisés y quien esto dice y escribe, nos estamos esforzando en darles datos para que se formen una imagen, (un perfil se diría ahora), del tipo de zapatista que está interesado en aprender de ustedes.


Seguimos en el empeño porque, también como señalamos en otra intervención, nuestra aspiración es que este encuentro se repita, y se multiplique cuantitativa y cualitativamente.


Con sus intervenciones, ustedes no sólo nos dan algunas señales de su conocimiento, también del por qué aceptaron nuestra invitación y están aquí presentes, en persona o mediante textos, audios y videos.


Porque necesitamos la ciencia, es que estamos, junto con el SubMoy, ahora sí que desplegando nuestros encantos, para convencerlos, convencerlas, de que aquí, con nosotras y nosotros, pueden y deben hacer ciencia.


Por eso les hablamos no de ciencia, sino de lo que hemos sido y somos, de lo que queremos ser.


Podemos hacer lo que podemos. No podemos ofrecerles becas, recursos, reconocimientos que abulten su curriculum vitae. Vaya ni siquiera les podemos hacer el paro para conseguir, ya no digamos una plaza, al menos algunas hora-salón.
Cierto, podríamos intentar el chantaje, poner cara de “soy un pobre zapatista que habita en la serranía”.


O insinuarles con, voz seductora: “Tons qué mi plebeyoa, vámonos a Querétaro las manzanas, poninas dijo popochas, y pin pon papas, ya ve que dicen los científicos que ya no produzcan la producción porque el mundo está como vagón del metro a las 0730, y que ya no hagan productos, que mejor adopten; tons usted y yo vamos como quien dice a darles su surtido rico, de lengua y de maciza, para que tengan opciones, si sale varoncito le damos hasta que salga la niña, o al revés volteado, así hasta por pares, el asunto es que no importa ganar sino competir”.


O con un DM que invite: “ándele, vámonos a deconstruirnos las ropas y a contextualizar nuestras partes privadas”
O mandarles a un whatsapp que sugiera: “usted, yo, un acelerador de partículas, no sé, piénselo”


Podríamos, aunque es seguro que no tendríamos éxito.


Lo que pensamos es hacer lo que estamos diciendo: mostrarnos como somos y cómo hemos llegado a ser lo que somos.
Para que no se sientan en desventaja al saber que están siendo no sólo escuchados, sino también evaluados (la clausura de este encuentro, el día 4 es la evaluación que del encuentro hacen las 200 encapuchadas y encapuchados, compañeros y compañeras nuestros, bases de apoyo zapatista), es que tratamos de darles elementos para que ustedes nos evalúen y puedan responderse a la pregunta compleja de si vuelven, o archivan estos días en la carpeta de “no volver a repetir nunca jamás”.


Esa evaluación, ahora sí que será nuestra primera desavenencia, y tendremos que decidir si la superamos como personas maduras y recurrimos a una terapia de parejas, o hasta ahí nomás.


En todo caso, es de esperar que, en el viaje de regreso a sus lugares, se digan para sí: “mta magre, y yo que me quejaba del Conacyt y su Sistema Nacional de Investigadores”.

 

-*-


Antes les dije que un camino para conocernos era preguntar por qué preguntábamos lo que preguntábamos, así que otras preguntas podrían ser “¿qué entienden o esperan de la ciencia, y de los científicos?”


Para nosotras, nosotros, la ciencia significa un conocimiento que no depende de otros factores. Ojo, la ciencia, no la investigación científica. Es decir, por ejemplo, la ciencia exacta por antonomasia, la matemática o las matemáticas. ¿Hay una matemática capitalista y una de abajo y a la izquierda? Pongo ese ejemplo extremo porque, a partir de ciencias en proceso de constitución, o “jóvenes” como se dice, con las comprensibles errores y “tropezones” explicativos, se generaliza y se dice “la ciencia es culpable de tal y tal cosa”. “La ciencia es racista, discrimina, no toma en cuenta el drama personal y pasional del científico”, y de ahí, en el apocalipsis del gato-perro, pasar a convertirse en la “madre de todas las desgracias”
Nosotras, nosotros, zapatistas no hacemos ciencia, pero queremos aprenderla, estudiarla, conocerla, aplicarla.


Conocemos el cortejo que tenemos de las pseudo ciencias y su ruta de optimización de la pobreza: el querer engatusarnos diciéndonos que, los no-conocimientos que tenemos son, en realidad, “saberes”, dicen.


Voy a dejar de lado que esa posición invariablemente viene de la mano de quien nunca ha hecho ciencia, quiero decir, además de los experimentos de laboratorio en la secundaria.


Así nos dicen, y nos ponen de ejemplo que sabemos cuándo hay que sembrar. Cierto, sabemos cuándo hay que sembrar, identificamos ciertas “señales” en la naturaleza y, por usos y costumbres, sabemos que hay que plantar la semilla.


Pero no sabemos por qué con esas señales se indica el inicio de la siembra, ni cuál es la relación entre esas señales.
El interés de la juventud zapatista por la ciencia, (como en el ejemplo del estafiate que nos platicó el Subcomandante Insurgente Moisés hace unos días) encuentra eco y apoyo ya en los adultos y ancianos, porque el cambio en el clima ha provocado que las señales se vuelvan borrosas.


Ocurre ahora que, con el cambio climático, los tiempos de “seca” o de lluvia se han trastornado. Ahora llueve cuando no le toca, y no llueve cuando le toca. Los fríos se empiezan a hacer más cortos en duración e intensidad. Animales que se supone que pertenecen a determinadas zonas, empiezan a aparecer en otras que no tienen ni vegetación ni clima semejantes.


Cuando la lluvia tarda en aparecer y corren peligro las siembras, en los pueblos acostumbran lanzar cohetones al cielo “para que despierta la nube”, o para darle de saber al dios que ya es su tiempo de llover, o sea que le recuerdan de su trabajo al dios por si es que está distraído. Pero resulta que, o el dios está muy ocupado, o no escucha, o no tiene nada qué ver con el alargamiento de la sequía.


Vean entonces que no basta el conocimiento ancestral, si es que se puede llamar conocimiento.


Así, lo que algunos llaman “el saber ancestral” de los indígenas se enfrenta a un mundo que no entienden, que no conocen; y, en lugar de consolarse en las ermitas o iglesias, o acudir al rezo, las zapatistas, los zapatistas, se dan cuenta de que necesitan el conocimiento científico, ya no por curiosidad, sino por la necesidad de hacer algo real para transformar la realidad o lidiar con ella en mejores condiciones.


Por eso empiezan las generaciones que prepararon y realizaron el alzamiento, las que sostuvieron la resistencia con rebeldía, y las que crecieron en la autonomía y mantienen la rebeldía y la resistencia, a confluir en una necesidad: el conocimiento científico.
-*-
No sabemos qué tan sensible es la ciencia a la opinión pública, a las redes sociales, a la imposición de rumbos o explicaciones, ya no por presión del dinero, el Poder, el sistema, sino por auto censura.


No sabemos si existirá algo que se pueda llamar “otra ciencia”, y si eso corresponderá al tribunal mediático o social que juzga, condena y ejecuta la sentencia contra las ciencias.


¿A quién corresponde la construcción de la otra ciencia, si es que hay algo que así se llame?


Nosotras, nosotros, zapatistas, pensamos que es a la comunidad científica. A ella, sin importar sus fobias y sus filias, su militancia política o no. Y pensamos que deben resistir y combatir a los parásitos que les acechan, o que ya habitan en ustedes y los debilitan.


Por eso, aunque no les hallemos el modo y no encontremos la forma de convencerlas, convencerlos, de que el nuestro es también un esfuerzo de vida y que les necesitamos en ese empeño, ustedes deben seguir sin descanso, sin darse tregua, sin hacer concesiones, ni a nosotros ni a nadie.


Deben seguir porque su compromiso es con la ciencia, es decir, con la vida.


Muchas gracias.


Desde el CIDECI-Unitiera, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México.

SupGaleano.


México, 2 de enero del 2017.



Del Cuaderno de Apuntes del Gato-Perro.


El 3de3 del Gato-Perro


No sé si todavía, pero hace unos 10-12 años, se cantaba-bailaba el ska. Recuerdo vagamente que se organizaban conciertos para la banda y en solidaridad con las distintas luchas populares. No sé tampoco si todavía se haga eso, pero en esos toquines, la entrada, en lugar del varo, la luz, la paga, los pesares, la lana, la marmaja, la pachocha, se conseguía con un kilo de arroz, frijol o azúcar que era enviado luego a esos movimientos. Algunos de esos conciertos fueron en apoyo a la resistencia de las comunidades zapatistas, y en aquella ocasión, creo en 2004, me mandaron unos vídeos donde sólo veía una nube de polvo, en la que, vagamente, la banda brincaba como si tuviera hormigas en la coliflor, al ritmo de “La Carencia”, que es lo que “Defensa Zapatista” encontró al buscar en internet el significado de la susodicha palabra. Le dije al compa que no se veía ni maís palomas, me respondió que tal vez era mi computadora, porque en la de él se veía, cito textualmente, “chido, mano, chido”.


Luego resultó que su computadora era de ésas ultramodernas, con palanca al piso, helipuerto, mesa de boliche y servibar, y la mía, pues cómo les diré, usaba el sistema operativo de disco o DOS, y que lo más moderno que leía eran los disquettes de 5 ¼ pulgadas (lo que era como tratar de leer la llamada “Piedra del Sol” que está, o estaba, en el Museo Nacional de Antropología, con la ayuda desinteresada de IBM).


En una vuelta que se dio a estas montañas, el compa revisó mi computadora portátil y sentenció, cito textualmente: “no pos está cabreras, y pior que ni es el video original, ése quién sabe de quién es, éste el efectivo, el merengues mendez”, y puso ya otro video tomado desde el templete. Y ahí sí se podía escuchar la música y ver a la raza cargando diversos tipos de muñecos de peluche. Si es que todavía se toca, canta y baila esa música, deben haber muerto de envidia cuando vieron los muñecos de Sherlock Holmes y Einstein de la primera plática.


Bueno, resulta que por aquellos años el difunto SupMarcos grabó, con los musiqueros que se autodenominan “Panteón Rococó”, un cidi que se llamó “3 veces 3”, aunque ignoro la causa, motivo o razón para que se llamara así. Esto viene al caso, o cosa, según, porque tal vez ahí es donde se puede encontrar el antecedente de eso que llaman el “3de3”. Ahora que ya es público que el Congreso Nacional Indígena formará un Concejo Indígena de Gobierno y presentará a la vocera de dicho Concejo como candidata a la presidencia de la república mexicana en 2018, el Gato-Perro se sintió obligado a presentar su declaración “3de3”, por aquello del no te entumas y más vale pájaro en mano que siéntate porque te caes. Va:


1 de 3: La Inteligencia Artificial contra la Inteligencia Zapatista.


“El sistema político ha sido hackeado”, reza el letrero que cintila en todas las pantallas del complejo de Inteligencia Artificial de la Sociedad del Poder.


La sala central de Chat se enciende, En forma casi simultánea aparecen diversos “nicknames”, a cual más de ridículos.
Empieza un parloteo insulso, que cesa inmediatamente cuando aparece el nickname de “Bossy”.


No es una reunión como cualquier otra. Y no me refiero a que nadie asiste de cuerpo presente. Ni siquiera aparecen los avatares de rigor. Sólo voces.


Pero cada voz sabe su lugar en la jerarquía. Mientras menos hable, mayor su rango.


En este momento, una voz señala:


“No creo que haya de qué preocuparse realmente. Es claro que eso no hará sino saturar aún más el centro. Una opción más para quienes creen que eligen y deciden. No le veo mayor problema, hay que dejarlos seguir. Y, bueno, esa geografía ya está definida desde hace tiempo. Sugiero que pasemos a otro tema...


Otra voz interrumpe, en su tono dubitativo se adivina su nivel:


“Disculpen. Creo que no debemos menospreciar lo que pretenden. Basta darse cuenta que ni siquiera estaba contemplado entre los miles de escenarios que previeron nuestros sistemas. De hecho, no nos dimos cuenta hasta que las pantallas lo avisaron.


Cuando vimos el parpadeante destello de “Warning. El sistema político ha sido hackeado.”, pensamos que era otra incursión de hackers y que no habría de qué preocuparse. Los firewalls se encargarían no sólo de anular el ataque, también de contra atacar con un virus que devolvería al intruso a la comunicación con señales de humo. Pero no, el sistema ni siquiera advertía de un virus o de un riesgo de infiltración. Simplemente señalaba que estaba algo para lo que no tenía ni siquiera una tipificación para clasificarlo”.


Otra voz, mismo volumen, tono parecido:


“Coincido. La propuesta es demasiado arriesgada como para que se conformen con disputar el centro. Estuve haciendo cuentas, y creo que apuntan a quienes ni siquiera aparecen en nuestras estadísticas. Esta gente quiere destruirnos”.
Varias voces estallaron en murmullos. Las pantallas cintilaron con textos en caracteres ilegibles para los no conocedores.


Una voz cuestionó con autoridad:


“¿Qué sugieren?”


“El vacío”, dijo otra voz, “que los medios miren hacia otro lado. Y que la izquierda bien portada los ataque. Racismo no les falta, y bastará alguna insinuación y seguirán por inercia. Ya lo hemos hecho antes, así que no habrá problema.”


“Procedan”, dijo la voz con autoridad y varias pantallas se iluminaron con la sentencia “Offline”.


Sólo quedaron las voces más pequeñas chateando:


“Bueno”, dijo una, “pues creo que otra vez tendremos que lidiar con sorpresas no previstas, como la de 1994”.
“¿Y tú qué harías?”


“Mmh... ¿Recuerdas el chiste malo de hace unos años, que si querías prepararte para el futuro tendrías que aprender chino? Bueno, pues yo recomendaría empezar a estudiar lenguas originarias. ¿Y tú?”


“Bueno, podríamos tratar de encontrar un puente, algún tipo de comunicación.”


“¿Para qué?”


“Pues para negociar condiciones dignas en la cárcel. Porque no creo que esa gente ofrezca amnistía alguna, ni anticipada ni posterior.”


“¿Y tú que sugieres?“


Una voz, hasta ese momento en silencio dijo:


“Diría que aprender, pero creo que ya es demasiado tarde para eso”.


“Pero tengo una hipótesis”, continuó, “lo que ocurrió es que la Inteligencia Artificial que anima nuestro servidor central funciona con los datos con los que la alimentamos. En base a ellos, la IA prevé todos los escenarios posibles, sus consecuencias y las medidas a tomar. Lo que pasó es que lo que hicieron no estaba en ninguno de nuestros escenarios, la IA se, como quien dice, sacó de onda y no supo qué hacer, activando simultáneamente la alarma anti hackers y antivirus y echando a andar la reacción al escenario más cercano que tuvo a la mano, es decir, el SupMarcos como aspirante presidencial”.


Otra voz lo interrumpe: “¿Pero no el Marcos ya está muerto?”.


“Está”, responde otro, “pero por lo mismo”.


“O sea que nos la volvieron a hacer, pinches zapatistas”.


“¿Y ya no tiene remedio?”


“Pues no sé ustedes, pero yo ya tengo apartado el vuelo para Miami”.


“Yo ya miro con temor a la indiada, nunca se me hubiera ocurrido que podrían llegar a mandar”.


En forma casi simultánea, las distintas pantallas se iluminaron con la misma frase: “Standby mode”


Las luces rojas siguen encendidas. Las sirenas de alerta suenan sin parar, alarmadas, histéricas.


Lejos de ahí, unas mujeres del color que somos de la tierra, apagan su computadora, desconectan el cable del servidor, y sonríen y parlotean en una lengua incomprensible.


Entonces una niña llega y pregunta en español: “Oí mamaces, ya lo acabé la tarea, ¿ya podemos ir a jugar? Es que no hemos completado el equipo, pero no preocupas mamaces, ya vamos a ser más, de repente dilata, pero ya vamos a ser más”


Las mujeres salen corriendo y riendo detrás de la niña. Corren y ríen como si al fin hubiera un mañana.
Doy fe.


Guau-Miau.


Nota: Cuestionado el Gato-perro por qué su declaración “3de3” sólo tenía una parte y no las 3 como su nombre lo indica, respondió gruñendo y ronroneando: “falta lo que falta”.

El pensamiento de Zygmunt Bauman en 12 frases

En la modernidad líquida, lo que antes era duradero, religión, empleo y relaciones, pasa a ser efímero


Durante su larga vida, Zygmunt Bauman dejó grandes frases que definen su pensamiento (Pedro Madueño)


Con la muerte de Zygmunt Bauman (Poznań, Polonia,1925 – Leeds, Reino Unido, 2017), se apaga una de las voces que mejor supo definir el cambio de los tiempos y la revolución social y cultural que supuso el siglo XX. La amplia obra del sociólogo polaco estuvo marcada por el término modernidad líquida, que Bauman acuño y que fue utilizado y compartido por muchos autores posteriormente.


La sociedad líquida que conceptualizó Bauman define el actual momento histórico en el que se han desvanecido las instituciones sólidas que marcaban nuestra realidad y se ha dado paso a una realidad marcada por la precariedad, el ritmo cambiante e inestable, la celeridad de los acontecimientos y la dinámica agotadora y con tendencia al individualismo de las personas.


Durante su larga vida, Zygmunt Bauman dejó grandes frases que definen su pensamiento. Estas son algunas de las más célebres:


1- “La cultura líquida moderna ya no siente que es una cultura de aprendizaje y acumulación, como las culturas registradas en los informes de historiadores y etnógrafos. A cambio, se nos aparece como una cultura del desapego, de la discontinuidad y del olvido.”


2- “No hay modernización (y, por tanto, tampoco forma de vida moderna) sin una masiva y constante producción de basura, entre ella los individuos basura definidos como excedentes.”


3- “Nos hallamos en una situación en la que, de modo constante, se nos incentiva y predispone a actuar de manera egocéntrica y materialista.”


4- “La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un populacho que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir.”


5- “Todas las medidas emprendidas en nombre del «rescate de la economía» se convierten, como tocadas por una varita mágica, en medidas que sirven para enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres.”


6- “Además de tratarse de una economía del exceso y los desechos, el consumismo es también, y justamente por esa razón, una economía del engaño.


7- “La suya es una sociedad de clases, señora, y la suya también, señor, y ténganlo muy en cuenta, si no quieren que su amnesia termine en terapia de choque. También es una sociedad capitalista y accionada por el mercado, uno de cuyos atributos es el ir dando trompicones de una depresión/recesión a otra. Como es una sociedad de clases, reparte los costes de la recesión y los beneficios de la recuperación de forma desigual, aprovechando cualquier ocasión para dotar de mayor firmeza a su columna vertebral: la jerarquía de clases.”


8- “El amor es la supervivencia del yo a través de la alteridad del yo.”


9- “Si no existe una buena solución para un dilema, si ninguna de las actitudes sensatas y efectivas nos acercan a la solución, las personas tienden a comportarse irracionalmente, haciendo más complejo el problema y tornando su resolución menos plausible.”


10- “El único significado que acarrea el término ‘clase marginal’ es el de quedar fuera de cualquier clasificación significativa.”


11- “Cuando una cantidad cada vez más grande de información se distribuye a una velocidad cada vez más alta, la creación de secuencias narrativas, ordenadas y progresivas, se hace paulatinamente más dificultosa. La fragmentación amenaza con devenir hegemónica. Y esto tiene consecuencias en el modo en que nos relacionamos con el conocimiento, con el trabajo y con el estilo de vida en un sentido amplio.”


12- “La vida social ya se ha transformado en una vida electrónica o cibervida.”

Publicado enCultura
Martes, 27 Diciembre 2016 18:11

Principales retos que enfrenta la humanidad

Principales retos que enfrenta la humanidad

Vivimos tiempos de acelerado avance del conocimiento. Ingentes sumas de dinero, enormes equipos científicos y tecnológicos, numerosas revistas y ediciones de libros se producen alrededor del mundo. Los coloquios, encuentros, seminarios, congresos y demás que se realizan a nivel internacional son numerosos –en medio de la crisis financiera e incluso a pesar suyo–. Jamás habías sabido tanto sobre el universo y el mundo, tanto como sobre nosotros mismos. Vivimos, literalmente, una edad de luz: mucha información, mucho conocimiento, mucha buena investigación. Si en el plano de la economía, de los conflictos militares o del medio ambiente la atmósfera parece pesimista o poco optimista, en el ámbito de la investigación emerge mucho optimismo.

 

Decía N. Bohr que predecir es difícil. Sobre todo cuando se trata del futuro. Desde luego que existen programas de investigación con apuestas a mediano y a largo plazo. Sin embargo, el buen éxito de los mismos es algo que no se puede garantizar ciento por ciento. La empresa científica siempre está sujeta a la historia externa de la ciencia; esto es, a circunstancias imprevistas. Hay numerosos ejemplos al respecto.

 

Son numerosos los avances que se producen en el conocimiento hoy por hoy. La inmensa mayoría son progresos minimalistas, puntuales, técnicos. Pero es posible al mismo tiempo destacar las más importantes avenidas por donde avanza la investigación actualmente. Cabe destacar tres grupos, así: primero, los más importantes programas de investigación por sus componentes y sus consecuencias. Luego, los avances en numerosos campos, pero con un carácter más puntual o minimalista. Finalmente, los principales retos en el campo de la tecnología. Al final, los tres grandes conjuntos son analizados a la luz de sus posibles efectos en el futuro previsible sobre la economía, el medioambiente y la sociedad en general.

 

Las grandes avenidas del conocimiento

 

 

Tres grandes avenidas pueden destacarse en el conocimiento actual de cara hacia el futuro. En primer lugar, se trata de las investigaciones sobre la mente y el cerebro. Los E.U. lanzan la iniciativa Brain (Brain Research through Advanced Innovative Neurotechnologies –Investigación del cerebro a través de neurotecnologías innovativas avanzadas) (https://www.whitehouse.gov/BRAIN), y por su parte la Unión Europea hace otro tanto con el Human Brain Project (Proyecto Cerebro Humano) (https://www.humanbrainproject.eu). Se trata de dos proyectos dedicados a estudiar y desentrañar los secretos de la estructura y funcionamiento del cerebro humano.

 

Concomitante con estos proyectos, emergen varios campos de trabajo e investigación centrados en el estudio de esta parte del cuerpo humano. Notablemente, el neuro-marketing, la neuro-ética, el neuro-derecho, la neuro-educación y la neuro-economía, entre otros, consistentes en el reconocimiento de que las creencias determinan las acciones humanas y, entonces, cabría predecir los comportamientos de grandes grupos humanos a partir de los estudios sobre el cerebro. Política y financieramente, los proyectos de investigación sobre el cerebro son inmensamente más importantes que lo realizado en su momento en torno a genoma humano.


Conjuntamente con las neurociencias, la psicología y las ciencias del comportamiento cobran una relevancia pocas veces alcanzada en la historia, y todo apunta a un programa con resultados a corto plazo. Para los años 2020 y 2025, esperan haber ganado tanta información sobre el cerebro, que nuevas acciones en distintos planos irán a determinar la organización misma de la sociedad y del mundo.

 

En segundo término, existen varios grupos muy sólidos que investigan en torno a la estructura de la materia, y por tanto, el origen mismo (y acaso el destino final) del universo. El más importante de estos grupos trabaja en el acelerador de hadrones en el Cern (Centre Européen de Recheche Nucléaire-Centro Europeo de Investigación Nuclear) (https://home.cern). Es un hecho ya reconocido que la materia que vemos, comemos, y disfrutamos alrededor nuestro –o nos resulta chocante– constituye tan sólo el 4 por ciento de la estructura del universo. Esta es la materia ordinaria. El 74 por ciento está constituida por energía oscura, y el 21 restante por materia oscura (o antimateria). A la fecha, nadie sabe exactamente qué son la materia y la energía oscuras. Una enorme apuesta está planteada con vistas a desentrañar en el futuro inmediato previsible la estructura de la materia.

 

Pues bien, el resultado de llegar a entender la estructura del universo que nos rodea, y en el que nos encontramos, será que podremos saber con precisión el origen de este universo, probablemente la existencia de otros universos paralelos o múltiples, y el destino final del universo mismo. Estos descubrimientos tendrán efectos inmediatos en la comprensión sobre nuestro mundo, la naturaleza y los propios seres humanos.

 

La tercera gran avenida de la investigación de punta actual es la conquista y colonización del espacio extraterrestre. La más inmediata arista de este programa de investigación se denomina terraformación, y ya hay varios programas en marcha. Se trata de la posibilidad de crear asentamientos humanos por fuera de la Tierra (en la luna, en Marte, en Júpiter, principalmente, por lo pronto).

 

La carrera espacial tuvo tradicionalmente dos actores: los E.U. y la antigua URSS. Actualmente, los actores principales, independientes y al mismo tiempo en procesos cooperativos, son los E.U., Rusia y la Agencia Espacial Europea. A estos actores, y con mucha fuerza, hay que sumar ahora a la China. Existen ya planes y acciones que muestran el proceso de complejización de la carrera espacial. En el trasfondo, aunque bastante más rezagado, hay que contar también a la India. Las aristas, los alcances, los proyectos particulares y otros aspectos permanecen, sin embargo o bien como secretos estratégicos de estado, o bien de alcance para las comunidades científicas más especializadas.

 

Con respecto a estos tres grandes programas, queda siempre la pregunta, no enteramente justificada, de si se justifican semejantes gastos habiendo tantos problemas “reales” en el mundo como el hambre, la delincuencia, las mafias y la corrupción, por ejemplo. El debate es, simple y llanamente, entre investigación aplicada y experimental versus investigación básica. La Tabla Nº 1 sintetiza estas tres grandes áreas de investigación.

 

Un panorama de calles menores, paralelas y cruzadas en ciencia

 

Mientras que en el fondo existen programas de gran alcance e inmensa envergadura, la mayoría de investigaciones transcurren por calles más pequeñas, paralelas, cruzadas, e incluso por caminos que, en contraste con la gran investigación aún parecen de herradura. Este segundo grupo de investigaciones son manifiestamente más puntuales y en muchas ocasiones minimalistas.

 

Entre estos otros caminos cabe destacar la investigación en torno a nuevos materiales, naturales y sintéticos, que al mismo tiempo que tiene aplicaciones técnicas están orientadas a la salud. En este sentido, hay una producción muy significativa de nanomateriales que contribuyen a tratamientos altamente eficaces contra el cáncer, sin ser invasivos. El santo grial de estos nanomateriales es el grafeno –un material inmensamente más liviano y mejor conductor de electricidad–, aunque sin descartar para nada los fulerenos. Esta es un área fundamental de trabajo reciente que, sin embargo, aún promete dar sus mejores frutos en el futuro inmediato, y a largo plazo.

 

En medicina y ciencias de la salud la principal transición será el paso de la medicina epidemiológica hacia la medicina personalizada, gracias a los avances en campos como la genómica, la transcriptómica y otras áreas próximas y relacionadas de la biología de sistemas. Sin la menor duda, en términos generales, habremos de ganar más años en términos de esperanzas y de expectativas de vida. Un magnífico avance civilizacional.

 

En las áreas de la salud, la investigación con células madre continuará avanzando, a pesar del rechazo de los círculos más conservadores alrededor del mundo. La investigación en células madre permitirá un progreso importante en el trasplante de órganos, un tema de máxima complejidad médica.

 

De manera general, en terrenos como la electrónica, la bioquímica y la inteligencia de enjambre, y los insectos sociales, serán algunos de los planos en los que habremos de ganar enormes avances de investigación que, si bien seguirán siendo puntuales o minimalistas, conducirán, mancomunadamente a una magnifica revolución científica.

 

En todos los casos, los grandes datos (big-data science) será determinante en la buena ciencia, en la buena gestión del conocimiento, por parte tanto del sector público y del sector privado como, crecientemente, por parte de la sociedad civil. La ciencia de grandes datos llegó para quedarse y será imposible el manejo, comprensión, estudio y trabajo con y sobre el mundo al margen del manejo idóneo de esta nueva ciencia.

 

La tecnología previsible

 

Como quiera que sea, la tecnología –en rigor la tecnociencia– seguirá siendo la dimensión dominante en los avances y retos de la ciencia para la humanidad en el futuro previsible a mediano y largo plazo.

 

De lejos, en este plano, la interface célula-chip, o lo que es equivalente, la simbiosis entre naturaleza y tecnología seguirá siendo el núcleo mitocondrial de la investigación. Este tema se conoce técnicamente como la próxima singularidad tecnológica. No cabe la menor duda de que serán aspectos cruzados entre las ingenierías y la biología las que habrán de beneficiarse de una revolución que ya comenzó. La expresión cotidiana más evidente es, desde el punto de vista tecnológico, la internet de las cosas (IoT), la cual apenas ha iniciado. Y desde el punto de vista biológico, se trata de distintos dispositivos biológicos que al mismo tiempo acentuarán y cambiarán la humanidad del ser humano. Desde el sexo hasta diversas prótesis, desde la genómica hasta la emergencia de humanos híbridos; ulteriormente hasta la historia del inicio de los cyborgs.

 

Sin embargo, la revolución tecnológica más determinante en el futuro inmediato y a mediano plazo tiene que ver con el desarrollo del computador cuántico y, por tanto, de la computación cuántica. Desde el punto de vista teórico y tecnológico, el computador cuántico ya existe. La dificultad de su socialización y comercialización tiene que ver aún con temas relativos a seguridad y vigilancia, incluyendo las transacciones bancarias y otras operaciones por internet basadas en la criptografía.

 

Los computadores actuales significan que, hasta la fecha, son los encriptadores quienes llevan la delantera sobre los decriptadores. La computación cuántica significará el triunfo de los decriptadores, y con ello, la transformación radical de todos los sistemas de comunicación, información y seguridad, en toda la línea de la palabra.

 

La computación cuántica habrá de significar la emergencia de algoritmos totalmente novedosos, que transformarán la arquitectura tradicional y en boga de la computación. Formas perfectamente insospechadas de cálculo y procesamiento de información serán posibles, todos los cuales van a transformar de manera definitiva todos los procesos de cruce de información en el mundo.

 

Ciencia, tecnología y economía: desarrollo social y cultural

 

Una cosa es cierta: nos encontramos en la cuarta revolución industrial. Ella es el resultado exactamente de los tres conjuntos de problemas y avances mencionados anteriormente.

 

La ciencia es una empresa práctica, incluso cuando trabaja sobre investigación básica. Pues bien, numerosos avances –que en algún momento se pensaron como puramente teóricos o abstractos– terminaron al cabo del tiempo teniendo sorprendentes consecuencias prácticas. El conjunto de consecuencias sociales, económicas, prácticas, económicas, culturales y militares de la ciencia termina condensada con el nombre de “revolución industrial”.

 

Hasta la fecha conocemos cuatro revoluciones industriales, así: la primera fue la máquina de vapor; la segunda, la electricidad; la tercera, la producción automática gracias a la electrónica y las tecnologías de la información; la cuarta, en curso, consiste en la fusión de las tecnologías que hacen difusa la línea demarcatoria entre la física, lo digital y lo biológico.

 

Algunas expresiones cotidianas de la cuarta revolución industrial son los drones, las impresoras en 3D, las nanotecnologías y toda la inteligencia y la vida artificial, en toda la línea de la palabra, o Netflix, o la incorporación cotidiana de la energía solar (en empresas y hogares). En general, se trata de todos los sistemas ciberfísicos, computadores que programan computadores sin la necesidad de programadores humanos, en fin, sistemas inteligentes que aprenden y se corrigen y se crearan a sí mismos, o con la ayuda de otros sistemas semejantes.

 

Comprensión

 

Para finalizar, una nota de tipo teórico. Hemos ganado, y seguiremos ganando, enormes espacios de comprensión acerca de la inteligencia en otras formas de vida, desde las bacterias hasta las hormigas. El conocimiento en virología se ampliaré enormemente (a la fecha es poco y nada lo que sabemos sobre el viroma). El estudio de las plantas y los árboles que hace poco ha arrojado luces deslumbrantes permitirá comprender mejor la inteligencia de las plantas, y su importancia para la trama de la vida. Ganaremos mucho espacio acerca de otras formas de inteligencia y de vida: desde los extremófilos hasta los cordados, y desde los vertebrados hasta las bacterias, virus y priones. Así, la comprensión de la vida ampliará enormemente las bases que hemos ganado hasta la fecha.

 

Referencias

 

Maldonado, C. E., (2016) “Psicología, ciencias del comportamiento y neurociencias. Un estudio científico y político”, en: Pacarina del Sur, Nº 26, Enero-Marzo: http://www.pacarinadelsur.com/home/saberes-y-horizontes/1265-psicologia-ciencias-del-comportamiento-y-neurociencias-un-estudio-cientifico-y-politico


Maldonado, C. E., (2015). “El futuro ya está con nosotros. Acerca de la complejidad de la experiencia humana”, en: Pacarina del Sur. Revista de Pensamiento crítico latinoamericano, Nº 23, Abril-Junio; disponible en: http://www.pacarinadelsur.com/home/abordajes-y-contiendas/1127-el-futuro-ya-esta-con-nosotros-acerca-de-la-complejidad-de-la-experiencia-humana


Maldonado, C. E., (2015). Introducción al pensamiento científico de punta, hoy. Bogotá: Ed. Desde Abajo, Colección Primeros Pasos, Nº 14, pp. 1-104
* Profesor Titular. Universidad del Rosario

 


 

Tabla Nº 1. Grandes áreas de investigación de punta actualmente y hacia futuro

 

Investigación sobre el cerebro y la mente

Neurociencias, psicología y ciencias del comportamiento

   

Estados Unidos y la Unión Europea

 

 

Conocimiento de la materia y la estructura del universo

Gran acelerador de hadrones (CERN)

   

Desciframiento de la energía oscura y la materia oscura

 

 

Conquista del espacio extraterrestre y terraformación

 

   

E.U., Rusia, la Unión Europea y China

Industria aeroespacial, microelectrónica, sistemas de información y ciencias de la salud

Fuente: Elaboración propia

 

Colombia, América Latina y la ciencia

 

Colombia y América Latina parecen tener velocidades y capacidades distintas con respecto al panorama de la ciencia de punta en el mundo. (De hecho, existe aquí una notable diferencia entre un país como Brasil, y uno como la India). Una gran vertiente de trabajo en América Latina apunta hacia la recuperación de los saberes y prácticas autóctonas. Los desafíos, en cada temporada, del Niño y de la Niña, nos permiten recordar que los pueblos Incas jamás sufrieron inundaciones o sequías. Un aprendizaje de sus conocimientos nos permitirá afrontar, por ejemplo, los embates del medio ambiente y el calentamiento global. Aún así, es evidente que ni Colombia ni América Latina pueden quedarse atrás con respecto a los progresos en la punta del conocimiento. Sin lugar a dudas, la principal tarea consiste en formar buenos científicos (y no ya únicamente tecnólogos), difundir, apropiarse y desarrollar con acento propio lo mejor de la investigación científica. Con un reconocimiento de base: en América Latina y Colombia no es la excepción-, la mayoría de grupos de investigación forman parte de las ciencias sociales y humanas. Si es así, éste grupo de ciencias debe y puede abrirse a otros aspectos y modos del conocimiento sin perder sus especificidades.

 

Tabla Nº 2 Tipos de Revoluciones Industriales, hasta la fecha

 

Primera revolución
industrial (siglo XIX)

 

 

    

- La máquina de vapor
(Automóvil, tren, grandes barcos antiguos, etcétera)

 

 

Segunda revolución
industrial (siglo XX, primera mitad)
    - Revolución de la electricidad
- Importancia de la electrónica y la microelectrónica

  
Tercera revolución
industrial
(siglo XX, segunda mitad)

 

 

 

    

- Electrónica y tecnologías de la información
- Computadores personales, clusters, redes de información (criptografía)

 

 

Cuarta revolución
industrial (siglo XXI)
    - Simbiosis entre las dimensiones física, la digital y la biológica en la ciencia y la tecnología
- Robótica de todos los tipos, aprendizaje de máquinas, interface chip-célula

  Fuente: Elaboración propia

 

Ciencia y política

 

La ciencia siempre ha tenido impactos fuertes sobre la forma como los seres humanos entienden el mundo y organizan, correspondientemente, sus propias sociedades. Pues bien, en el marco del tránsito de la tercera a la cuarta revolución industrial estamos asistiendo a una reconfiguración radical del orden de la sociedad en toda la extensión de la palabra. Al mismo tiempo que se amplían y fortalecen los controles sociales sobre los individuos -a través de las redes sociales (Facebook y Google han sido considerados como de entere estratégico por el gobierno d los E.U., y de aliados estratégicos de la N.S.A.), también nuevas formas de organización del conocimiento se hacen posibles. Internet no ha podido ser controlada, ni por parte de China, de Irán, de E.U. o de Rusia. Internet es la expresión abstracta de que el conocimiento es de todos y que por tanto una nueva democracia es posible.

 

Mientras que es evidente que la privacidad se pierde permanentemente, al mismo tiempo emergen nuevos-nuevos movimientos sociales que saben hacerle el juego a los controles políticos d ella información. (Este es tema de otro artículo aparte). Las acciones políticas del pasado ya no son posible hoy en día. Y por consiguiente esto llama a la creatividad por parte de los nuevos partidos, movimientos y procesos políticos y sociales alrededor del mundo. Contra todas las apariencias, si bien es cierto que el poder de los grandes medios de comunicación es ampliamente dominante en la superficie, en las bases de los movimientos sociales aparecen formas alternativas de comunicación que se traducen en formas diferentes de organización. esta es una historia que, en verdad, apenas comienza.


 

 

Martes, 13 Diciembre 2016 07:00

La prueba PISA y la ruta del dinero

La prueba PISA y la ruta del dinero

La difusión de los resultados de la prueba PISA en México ha provocado un pequeño escándalo mediático. Las autoridades educativas se desagarran las vestiduras, los empresarios disfrazados de sociedad civil responsabilizan a los maestros del fracaso en la evaluación y una parte de la prensa pone el grito en el cielo. Ni hablar, como decía John F. Kennedy, "el éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano".

Ante semejante bullicio conviene escudriñar un poco en lo que se encuentra detrás de la prueba PISA. Por ejemplo, ver quién hace negocio con ella. Porque, no hay que olvidarlo, la realización del examen no es un acto de filantropía, sino business. Como informó Sylvia Schmelkes, presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, México invirtió 44 millones de pesos en la evaluación.

Los primeros rastros de la ruta del dinero de esta medición pueden encontrarse en un comunicado difundido el 7 de octubre de 2011 por Pearson, el gigante trasnacional de la enseñanza: "Pearson, la empresa líder en el aprendizaje del mundo, anuncia que ha sido elegida por la OCDE para desarrollar los marcos para la prueba PISA de 2015" (https://goo.gl/v7zs6p).

Orgullosa, la empresa informó que el negocio no quedaba allí. "Pearson también asesorará al estudio PISA sobre los beneficios, las oportunidades y las implicaciones de la implementación de pruebas adaptativas por computadora para PISA en el futuro."

Entusiasmado, John Fallon, presidente ejecutivo de Pearson International, declaró: "Una educación de alta calidad es vital para el desarrollo económico y el bienestar social de una nación y PISA es un punto de referencia clave por el cual las naciones pueden medir su propio progreso y aprender unos de otros. Así que estamos encantados de tener la oportunidad de trabajar con la OCDE y las comunidades académicas de todo el mundo para desarrollar la prueba 2015".

Emocionado con el acuerdo, Andreas Schleicher, subdirector de la OCDE y director de PISA, afirmó: "La prueba de 2015 tiene el potencial para comenzar una nueva era en los exámenes internacionales. Tenemos que hacer un uso mucho más inteligente de la tecnología".

Curiosamente, míster Pisa forma parte del panel asesor de Pearson. Un hecho nada excepcional en la estrategia de esta compañía, en la que, con harta frecuencia, sus ejecutivos y asesores tienen estrechos vínculos con funcionarios educativos claves de diversos países.

Dedicado a servicios y contenidos educativos, Pearson es uno de los cuatro grupos editoriales más importantes en el mundo. Se describe a sí misma como la compañía líder mundial en educación, con más de 35 mil empleados en más de 70 países, que ayudan a la gente de todas las edades a que sus vidas progresen. En 2015 facturó más de 5 mil 655 millones de dólares.

La multinacional Pearson posee 50 por ciento de las acciones de la editorial Penguin Random House; de Longman, del influyente diario Financial Times y la mitad de la revista The Economist. Es dueña, también, de la más importante empresa estadunidense dedicada a la elaboración de exámenes, la National Evaluation Series. Su objetivo es "lograr el monopolio de la medición de la eficacia del sistema educativo".

Pearson –apunta su página web– "es la compañía mundial de aprendizaje, con experiencia en cursos educativos y evaluación, y una gama de servicios de enseñanza y aprendizaje impulsados por la tecnología". Su gran apuesta comercial es la elaboración de exámenes estandarizados, similares a los utilizados en la reforma educativa de México.

En un estudio sobre la estrategia empresarial de Pearson para conquistar el mercado estadunidense y canadiense, Donald Guststein documentó cómo este consorcio obtiene el grueso de sus ganancias a través de los textos digitales, las herramientas de enseñanza virtual y los exámenes online, convirtiendo a cada estudiante y a cada maestro en sus clientes.

Aunque parezca historia de ciencia ficción, no lo es. El objetivo de Pearson es convertirse en un poder fáctico trasnacional, capaz de definir en qué consiste una educación exitosa, al tiempo que "garantiza" que sus productos y servicios permiten alcanzarla. Su creciente control de los mercados de evaluación, elaboración de guías de estudio y plataformas digitales, producción de libros de texto y su actual papel en la prueba PISA son un paso adelante en ese propósito.

La empresa justifica su estrategia con base en consideraciones altruistas. Según Alice Hunt, su directora de comunicaciones para las operaciones no estadunidenses, la compañía tomó "conciencia de los debates sobre la educación en todo el mundo y la necesidad de contribuir a ellos. Vemos nuestra contribución a estos debates como una parte realmente importante de la discusión general, que abarca gobiernos, otros políticos y grupos de la sociedad civil".

Cada día, el monopolio crece e invade áreas antes ocupadas por los estados. De acuerdo con la académica estadunidense Diane Ravitch, "Pearson está sobrepasando los límites del papel de un negocio lucrativo. En varios casos, la corporación actúa como una agencia cuasi gubernamental. Pero no es una agencia cuasi gubernamental: es un negocio que vende productos y servicios ¿Qué parte de la cadena educativa no está controlada por Pearson? ¿Actúa en el mejor interés de los estudiantes, de la nación o de su propio negocio?"

Pearson respondió esta pregunta. En 2011 firmó un contrato por 32 millones de dolares para realizar los exámenes oficiales de las escuelas públicas de Nueva York durante cinco años. La compañía fue multada con 7.5 millones de dólares. Un fiscal encontró que utilizaba para sus propios negocios la información que obtenía al hacer los exámenes. Si esto hizo en Nueva York, imaginemos qué no hará con la información de la prueba PISA.

La barahúnda por los resultados del examen de la OCDE no debe llevarnos a perder de vista una de las consecuencias más relevantes y graves de la prueba PISA. Con ella (y con la reforma educativa en marcha) Pearson está dando un paso más en el control y la gestión de la educación en nuestro país y en el mundo.

Twitter: @lhan55

Publicado enSociedad
Lunes, 28 Noviembre 2016 15:14

Principales retos que enfrenta la humanidad

Principales retos que enfrenta la humanidad

Vivimos tiempos de acelerado avance del conocimiento. Ingentes sumas de dinero, enormes equipos científicos y tecnológicos, numerosas revistas y ediciones de libros se producen alrededor del mundo. Los coloquios, encuentros, seminarios, congresos y demás que se realizan a nivel internacional son numerosos –en medio de la crisis financiera e incluso a pesar suyo–. Jamás habías sabido tanto sobre el universo y el mundo, tanto como sobre nosotros mismos. Vivimos, literalmente, una edad de luz: mucha información, mucho conocimiento, mucha buena investigación. Si en el plano de la economía, de los conflictos militares o del medio ambiente la atmósfera parece pesimista o poco optimista, en el ámbito de la investigación emerge mucho optimismo.

 

Decía N. Bohr que predecir es difícil. Sobre todo cuando se trata del futuro. Desde luego que existen programas de investigación con apuestas a mediano y a largo plazo. Sin embargo, el buen éxito de los mismos es algo que no se puede garantizar ciento por ciento. La empresa científica siempre está sujeta a la historia externa de la ciencia; esto es, a circunstancias imprevistas. Hay numerosos ejemplos al respecto.

 

Son numerosos los avances que se producen en el conocimiento hoy por hoy. La inmensa mayoría son progresos minimalistas, puntuales, técnicos. Pero es posible al mismo tiempo destacar las más importantes avenidas por donde avanza la investigación actualmente. Cabe destacar tres grupos, así: primero, los más importantes programas de investigación por sus componentes y sus consecuencias. Luego, los avances en numerosos campos, pero con un carácter más puntual o minimalista. Finalmente, los principales retos en el campo de la tecnología. Al final, los tres grandes conjuntos son analizados a la luz de sus posibles efectos en el futuro previsible sobre la economía, el medioambiente y la sociedad en general.

 

Las grandes avenidas del conocimiento

 

Tres grandes avenidas pueden destacarse en el conocimiento actual de cara hacia el futuro. En primer lugar, se trata de las investigaciones sobre la mente y el cerebro. Los E.U. lanzan la iniciativa Brain (Brain Research through Advanced Innovative Neurotechnologies –Investigación del cerebro a través de neurotecnologías innovativas avanzadas) (https://www.whitehouse.gov/BRAIN), y por su parte la Unión Europea hace otro tanto con el Human Brain Project (Proyecto Cerebro Humano) (https://www.humanbrainproject.eu). Se trata de dos proyectos dedicados a estudiar y desentrañar los secretos de la estructura y funcionamiento del cerebro humano.

 

Concomitante con estos proyectos, emergen varios campos de trabajo e investigación centrados en el estudio de esta parte del cuerpo humano. Notablemente, el neuro-marketing, la neuro-ética, el neuro-derecho, la neuro-educación y la neuro-economía, entre otros, consistentes en el reconocimiento de que las creencias determinan las acciones humanas y, entonces, cabría predecir los comportamientos de grandes grupos humanos a partir de los estudios sobre el cerebro. Política y financieramente, los proyectos de investigación sobre el cerebro son inmensamente más importantes que lo realizado en su momento en torno a genoma humano.
Conjuntamente con las neurociencias, la psicología y las ciencias del comportamiento cobran una relevancia pocas veces alcanzada en la historia, y todo apunta a un programa con resultados a corto plazo. Para los años 2020 y 2025, esperan haber ganado tanta información sobre el cerebro, que nuevas acciones en distintos planos irán a determinar la organización misma de la sociedad y del mundo.

 

En segundo término, existen varios grupos muy sólidos que investigan en torno a la estructura de la materia, y por tanto, el origen mismo (y acaso el destino final) del universo. El más importante de estos grupos trabaja en el acelerador de hadrones en el Cern (Centre Européen de Recheche Nucléaire-Centro Europeo de Investigación Nuclear) (https://home.cern). Es un hecho ya reconocido que la materia que vemos, comemos, y disfrutamos alrededor nuestro –o nos resulta chocante– constituye tan sólo el 4 por ciento de la estructura del universo. Esta es la materia ordinaria. El 74 por ciento está constituida por energía oscura, y el 21 restante por materia oscura (o antimateria). A la fecha, nadie sabe exactamente qué son la materia y la energía oscuras. Una enorme apuesta está planteada con vistas a desentrañar en el futuro inmediato previsible la estructura de la materia.

 

Pues bien, el resultado de llegar a entender la estructura del universo que nos rodea, y en el que nos encontramos, será que podremos saber con precisión el origen de este universo, probablemente la existencia de otros universos paralelos o múltiples, y el destino final del universo mismo. Estos descubrimientos tendrán efectos inmediatos en la comprensión sobre nuestro mundo, la naturaleza y los propios seres humanos.

 

La tercera gran avenida de la investigación de punta actual es la conquista y colonización del espacio extraterrestre. La más inmediata arista de este programa de investigación se denomina terraformación, y ya hay varios programas en marcha. Se trata de la posibilidad de crear asentamientos humanos por fuera de la Tierra (en la luna, en Marte, en Júpiter, principalmente, por lo pronto).

 

La carrera espacial tuvo tradicionalmente dos actores: los E.U. y la antigua URSS. Actualmente, los actores principales, independientes y al mismo tiempo en procesos cooperativos, son los E.U., Rusia y la Agencia Espacial Europea. A estos actores, y con mucha fuerza, hay que sumar ahora a la China. Existen ya planes y acciones que muestran el proceso de complejización de la carrera espacial. En el trasfondo, aunque bastante más rezagado, hay que contar también a la India. Las aristas, los alcances, los proyectos particulares y otros aspectos permanecen, sin embargo o bien como secretos estratégicos de estado, o bien de alcance para las comunidades científicas más especializadas.

 

Con respecto a estos tres grandes programas, queda siempre la pregunta, no enteramente justificada, de si se justifican semejantes gastos habiendo tantos problemas “reales” en el mundo como el hambre, la delincuencia, las mafias y la corrupción, por ejemplo. El debate es, simple y llanamente, entre investigación aplicada y experimental versus investigación básica. La Tabla Nº 1 sintetiza estas tres grandes áreas de investigación.

 

Un panorama de calles menores, paralelas y cruzadas en ciencia

 

Mientras que en el fondo existen programas de gran alcance e inmensa envergadura, la mayoría de investigaciones transcurren por calles más pequeñas, paralelas, cruzadas, e incluso por caminos que, en contraste con la gran investigación aún parecen de herradura. Este segundo grupo de investigaciones son manifiestamente más puntuales y en muchas ocasiones minimalistas.

 

Entre estos otros caminos cabe destacar la investigación en torno a nuevos materiales, naturales y sintéticos, que al mismo tiempo que tiene aplicaciones técnicas están orientadas a la salud. En este sentido, hay una producción muy significativa de nanomateriales que contribuyen a tratamientos altamente eficaces contra el cáncer, sin ser invasivos. El santo grial de estos nanomateriales es el grafeno –un material inmensamente más liviano y mejor conductor de electricidad–, aunque sin descartar para nada los fulerenos. Esta es un área fundamental de trabajo reciente que, sin embargo, aún promete dar sus mejores frutos en el futuro inmediato, y a largo plazo.

 

En medicina y ciencias de la salud la principal transición será el paso de la medicina epidemiológica hacia la medicina personalizada, gracias a los avances en campos como la genómica, la transcriptómica y otras áreas próximas y relacionadas de la biología de sistemas. Sin la menor duda, en términos generales, habremos de ganar más años en términos de esperanzas y de expectativas de vida. Un magnífico avance civilizacional.

 

En las áreas de la salud, la investigación con células madre continuará avanzando, a pesar del rechazo de los círculos más conservadores alrededor del mundo. La investigación en células madre permitirá un progreso importante en el trasplante de órganos, un tema de máxima complejidad médica.

 

De manera general, en terrenos como la electrónica, la bioquímica y la inteligencia de enjambre, y los insectos sociales, serán algunos de los planos en los que habremos de ganar enormes avances de investigación que, si bien seguirán siendo puntuales o minimalistas, conducirán, mancomunadamente a una magnifica revolución científica.

 

En todos los casos, los grandes datos (big-data science) será determinante en la buena ciencia, en la buena gestión del conocimiento, por parte tanto del sector público y del sector privado como, crecientemente, por parte de la sociedad civil. La ciencia de grandes datos llegó para quedarse y será imposible el manejo, comprensión, estudio y trabajo con y sobre el mundo al margen del manejo idóneo de esta nueva ciencia.

 

La tecnología previsible

 

Como quiera que sea, la tecnología –en rigor la tecnociencia– seguirá siendo la dimensión dominante en los avances y retos de la ciencia para la humanidad en el futuro previsible a mediano y largo plazo.

 

De lejos, en este plano, la interface célula-chip, o lo que es equivalente, la simbiosis entre naturaleza y tecnología seguirá siendo el núcleo mitocondrial de la investigación. Este tema se conoce técnicamente como la próxima singularidad tecnológica. No cabe la menor duda de que serán aspectos cruzados entre las ingenierías y la biología las que habrán de beneficiarse de una revolución que ya comenzó. La expresión cotidiana más evidente es, desde el punto de vista tecnológico, la internet de las cosas (IoT), la cual apenas ha iniciado. Y desde el punto de vista biológico, se trata de distintos dispositivos biológicos que al mismo tiempo acentuarán y cambiarán la humanidad del ser humano. Desde el sexo hasta diversas prótesis, desde la genómica hasta la emergencia de humanos híbridos; ulteriormente hasta la historia del inicio de los cyborgs.

 

Sin embargo, la revolución tecnológica más determinante en el futuro inmediato y a mediano plazo tiene que ver con el desarrollo del computador cuántico y, por tanto, de la computación cuántica. Desde el punto de vista teórico y tecnológico, el computador cuántico ya existe. La dificultad de su socialización y comercialización tiene que ver aún con temas relativos a seguridad y vigilancia, incluyendo las transacciones bancarias y otras operaciones por internet basadas en la criptografía.

 

Los computadores actuales significan que, hasta la fecha, son los encriptadores quienes llevan la delantera sobre los decriptadores. La computación cuántica significará el triunfo de los decriptadores, y con ello, la transformación radical de todos los sistemas de comunicación, información y seguridad, en toda la línea de la palabra.

 

La computación cuántica habrá de significar la emergencia de algoritmos totalmente novedosos, que transformarán la arquitectura tradicional y en boga de la computación. Formas perfectamente insospechadas de cálculo y procesamiento de información serán posibles, todos los cuales van a transformar de manera definitiva todos los procesos de cruce de información en el mundo.

 

Ciencia, tecnología y economía: desarrollo social y cultural

 

Una cosa es cierta: nos encontramos en la cuarta revolución industrial. Ella es el resultado exactamente de los tres conjuntos de problemas y avances mencionados anteriormente.

 

La ciencia es una empresa práctica, incluso cuando trabaja sobre investigación básica. Pues bien, numerosos avances –que en algún momento se pensaron como puramente teóricos o abstractos– terminaron al cabo del tiempo teniendo sorprendentes consecuencias prácticas. El conjunto de consecuencias sociales, económicas, prácticas, económicas, culturales y militares de la ciencia termina condensada con el nombre de “revolución industrial”.

 

Hasta la fecha conocemos cuatro revoluciones industriales, así: la primera fue la máquina de vapor; la segunda, la electricidad; la tercera, la producción automática gracias a la electrónica y las tecnologías de la información; la cuarta, en curso, consiste en la fusión de las tecnologías que hacen difusa la línea demarcatoria entre la física, lo digital y lo biológico.

 

Algunas expresiones cotidianas de la cuarta revolución industrial son los drones, las impresoras en 3D, las nanotecnologías y toda la inteligencia y la vida artificial, en toda la línea de la palabra, o Netflix, o la incorporación cotidiana de la energía solar (en empresas y hogares). En general, se trata de todos los sistemas ciberfísicos, computadores que programan computadores sin la necesidad de programadores humanos, en fin, sistemas inteligentes que aprenden y se corrigen y se crearan a sí mismos, o con la ayuda de otros sistemas semejantes.

 

Comprensión

 

Para finalizar, una nota de tipo teórico. Hemos ganado, y seguiremos ganando, enormes espacios de comprensión acerca de la inteligencia en otras formas de vida, desde las bacterias hasta las hormigas. El conocimiento en virología se ampliaré enormemente (a la fecha es poco y nada lo que sabemos sobre el viroma). El estudio de las plantas y los árboles que hace poco ha arrojado luces deslumbrantes permitirá comprender mejor la inteligencia de las plantas, y su importancia para la trama de la vida. Ganaremos mucho espacio acerca de otras formas de inteligencia y de vida: desde los extremófilos hasta los cordados, y desde los vertebrados hasta las bacterias, virus y priones. Así, la comprensión de la vida ampliará enormemente las bases que hemos ganado hasta la fecha.

 

Referencias

 

Maldonado, C. E., (2016) “Psicología, ciencias del comportamiento y neurociencias. Un estudio científico y político”, en: Pacarina del Sur, Nº 26, Enero-Marzo: http://www.pacarinadelsur.com/home/saberes-y-horizontes/1265-psicologia-ciencias-del-comportamiento-y-neurociencias-un-estudio-cientifico-y-politico
Maldonado, C. E., (2015). “El futuro ya está con nosotros. Acerca de la complejidad de la experiencia humana”, en: Pacarina del Sur. Revista de Pensamiento crítico latinoamericano, Nº 23, Abril-Junio; disponible en: http://www.pacarinadelsur.com/home/abordajes-y-contiendas/1127-el-futuro-ya-esta-con-nosotros-acerca-de-la-complejidad-de-la-experiencia-humana
Maldonado, C. E., (2015). Introducción al pensamiento científico de punta, hoy. Bogotá: Ed. Desde Abajo, Colección Primeros Pasos, Nº 14, pp. 1-104
* Profesor Titular. Universidad del Rosario

 


 

Tabla Nº 1. Grandes áreas de investigación de punta actualmente y hacia futuro

 

Investigación sobre el cerebro y la mente

Neurociencias, psicología y ciencias del comportamiento

Estados Unidos y la Unión Europea

 

 

Conocimiento de la materia y la estructura del universo

Gran acelerador de hadrones (CERN)

Desciframiento de la energía oscura y la materia oscura

 

 

Conquista del espacio extraterrestre y terraformación

 

E.U., Rusia, la Unión Europea y China

Industria aeroespacial, microelectrónica, sistemas de información y ciencias de la salud

Fuente: Elaboración propia

 

Colombia, América Latina y la ciencia

 

Colombia y América Latina parecen tener velocidades y capacidades distintas con respecto al panorama de la ciencia de punta en el mundo. (De hecho, existe aquí una notable diferencia entre un país como Brasil, y uno como la India). Una gran vertiente de trabajo en América Latina apunta hacia la recuperación de los saberes y prácticas autóctonas. Los desafíos, en cada temporada, del Niño y de la Niña, nos permiten recordar que los pueblos Incas jamás sufrieron inundaciones o sequías. Un aprendizaje de sus conocimientos nos permitirá afrontar, por ejemplo, los embates del medio ambiente y el calentamiento global. Aún así, es evidente que ni Colombia ni América Latina pueden quedarse atrás con respecto a los progresos en la punta del conocimiento. Sin lugar a dudas, la principal tarea consiste en formar buenos científicos (y no ya únicamente tecnólogos), difundir, apropiarse y desarrollar con acento propio lo mejor de la investigación científica. Con un reconocimiento de base: en América Latina y Colombia no es la excepción-, la mayoría de grupos de investigación forman parte de las ciencias sociales y humanas. Si es así, éste grupo de ciencias debe y puede abrirse a otros aspectos y modos del conocimiento sin perder sus especificidades.

 

Tabla Nº 2 Tipos de Revoluciones Industriales, hasta la fecha

 

Primera revolución
industrial (siglo XIX)

 

 

- La máquina de vapor
(Automóvil, tren, grandes barcos antiguos, etcétera)

 

 

Segunda revolución
industrial (siglo XX, primera mitad)
- Revolución de la electricidad
- Importancia de la electrónica y la microelectrónica

  
Tercera revolución
industrial
(siglo XX, segunda mitad)

 

 

 

- Electrónica y tecnologías de la información
- Computadores personales, clusters, redes de información (criptografía)

 

 

Cuarta revolución
industrial (siglo XXI)
- Simbiosis entre las dimensiones física, la digital y la biológica en la ciencia y la tecnología
- Robótica de todos los tipos, aprendizaje de máquinas, interface chip-célula

  Fuente: Elaboración propia

 

Ciencia y política

 

a ciencia siempre ha tenido impactos fuertes sobre la forma como los seres humanos entienden el mundo y organizan, correspondientemente, sus propias sociedades. Pues bien, en el marco del tránsito de la tercera a la cuarta revolución industrial estamos asistiendo a una reconfiguración radical del orden de la sociedad en toda la extensión de la palabra. Al mismo tiempo que se amplían y fortalecen los controles sociales sobre los individuos -a través de las redes sociales (Facebook y Google han sido considerados como de entere estratégico por el gobierno d los E.U., y de aliados estratégicos de la N.S.A.), también nuevas formas de organización del conocimiento se hacen posibles. Internet no ha podido ser controlada, ni por parte de China, de Irán, de E.U. o de Rusia. Internet es la expresión abstracta de que el conocimiento es de todos y que por tanto una nueva democracia es posible.

 

Mientras que es evidente que la privacidad se pierde permanentemente, al mismo tiempo emergen nuevos-nuevos movimientos sociales que saben hacerle el juego a los controles políticos d ella información. (Este es tema de otro artículo aparte). Las acciones políticas del pasado ya no son posible hoy en día. Y por consiguiente esto llama a la creatividad por parte de los nuevos partidos, movimientos y procesos políticos y sociales alrededor del mundo. Contra todas las apariencias, si bien es cierto que el poder de los grandes medios de comunicación es ampliamente dominante en la superficie, en las bases de los movimientos sociales aparecen formas alternativas de comunicación que se traducen en formas diferentes de organización. esta es una historia que, en verdad, apenas comienza.


 

 

Publicado enEdición Nº230
Planos de desesperanza y colinas de optimismo

A la base de la sociedad la dominan con incertidumbres y miedos. Miedos e incertidumbres, acaso, estratégicamente producidos y gestionados. Sin teorías de la conspiración. Al fin y al cabo la incertidumbre y el miedo generan en numerosas ocasiones pasividad e inmovilismo.


Si en el plano de las noticias sobre el mundo el pesimismo ronda en los temas económicos y financieros, en los asuntos militares, en cuestiones de medioambiente, en aspectos políticos (como la corrupción galopante), en el terreno jurídico con la impunidad hacia los grandes ladrones de cuello blanco, o en informaciones policivas acerca de la connivencia de ésta con el mundo del delito, por ejemplo, la verdad en materia de ciencia es completamente diferente.


Existe mucha y muy buena investigación alrededor del mundo y los avances son, o bien puntuales y minimalista, o bien impresionantes y de grandes saltos en numerosos campos. En medicina y ciencias de la salud se hacen progresos vertiginosos en cuestiones de una sola generación. Hay numerosas enfermedades que están siendo acorraladas y otras derrotadas, permitiendo a los pacientes ganar enormemente en esperanzas y expectativas de vida.
En temas relacionados con bioquímica y nanotecnología, los avances son consistentes y nos han permitido tener una mejor comprensión de todo el universo bacterial y viral, arrojando nuevas luces sobre sus estructuras y procesos.


En matemáticas, un área acaso espesa, existen avances teóricos y también experimentales que tienen y tendrán enormes repercusiones positivas en el dominio práctico en un futuro previsible a mediano y largo plazo, y hemos ampliado las fronteras de comprensión y conocimiento acerca de las dimensiones de la realidad.


En el campo de la física, uno de los más consentidos de las ciencias, hay avances que nos acercan, como nunca antes había sucedido, al conocimiento del cerebro, a la estructura de la materia, en fin, al origen de este universo.


Con el reconocimiento explícito de que cada avance se enlaza a muchos otros campos en otras ciencias y disciplinas con implicaciones que en ocasiones aún no comprendemos muy bien, pero que se antojan prometedoras y manifiestamente no de tono desalentador.


Existen equipos de investigadores y científicos, y presupuestos de investigación como nunca antes los había en la historia de la humanidad, y todo, ciertamente, en medio de penurias o de dificultades financieras.


Las redes de cooperación y de aprendizaje se fortalecen, y equipos de naciones distintas y ajenas aprenden los progresos que suceden en otras geografías gracias a la celebración de conferencias, congresos y seminarios, o bien a las redes virtuales —en Internet—, todas muy activas.


Aunque no sea un fenómeno necesariamente de masas, nuevas generaciones de niños y jóvenes se van adentrando en la apropiación de nuevos lenguajes, de nuevas interpretaciones, de nuevas herramientas y técnicas de trabajo. Internet ha permitido que numerosos textos estén al alcance de quienes buscan, leen y trabajan. Textos que son en muchas ocasiones imposibles de conseguir en sus versiones análogas.


En materia de tecnología se producen avances sólidos y vertiginosos que hacen la vida cada vez más cómoda, que apuntan hacia revoluciones conceptuales, en fin, que contienen aristas de nuevas realidades anteriormente inimaginables.


Las revistas se multiplican en todas las direcciones, y cada vez más libros están disponibles en versiones digitales, ampliando de forma magnífica numerosas bibliotecas, muchas de las cuales caben en USB o en discos duros, y no son pocos quienes se van haciendo así a bibliotecas que en términos físicos costarían una fortuna.


La verdad es que la humanidad en general ha venido ganando en la adquisición de más y mejor información, de más y mejor educación, de más y mejor ciencia. Las épocas de poca luz en el conocimiento van quedando atrás, y vamos ganando en luces, en matices, en gradientes, en luminosidades plurales. La vida se va haciendo mejor y más rica.


La dificultad es que estos y otros avances en ciencia, en el sentido más amplio y generoso de la palabra, no ocupan los primeros planos y titulares en la gran prensa de todos los días. Los avances en ciencia y conocimiento suceden, si se quiere, de forma subterránea o velada. En la superficie prima el pesimismo y el desasosiego, pero en las aguas más profundas hay mucha vitalidad.


Toda la tarea, por así decirlo, es de divulgación de los avances en ciencia y tecnología, y de apropiación social del conocimiento. Un asunto que ciertamente no es lineal ni mecánico.


A la base de la sociedad la dominan con incertidumbres y miedos. Miedos e incertidumbres, acaso, estratégicamente producidos y gestionados. Sin teorías de la conspiración. Al fin y al cabo la incertidumbre y el miedo generan en numerosas ocasiones pasividad e inmovilismo.


Una mirada cuidadosa a las ciencias y disciplinas pone de evidencia mucha vitalidad, lo cual es señal indudable de optimismo. Es como si la consigna de David Hilbert —un prestigioso matemático del siglo XIX-XX— renaciera de las cenizas: “Debemos conocer, vamos a conocer”, una consigna enunciada en 1930 y que, al cabo, describe su epitafio.


La verdad es que la comunidad científica es cada vez más interdisciplinaria, lo cual significa, dispuesta a ver y aprender lo que sucede en otras casas del vecindario. Ello sin que la interdisciplinariedad pueda decirse que es una actitud ampliamente triunfante y dominante en la educación y las disciplinas.
Frente a los valles de pesimismo y descontrol, las colinas y montañas del conocimiento contienen mucho optimismo, mucho aprendizaje, mucho diálogo, y mucha buena investigación. Basta con un paseo por las numerosas revistas, por los foros, presenciales y virtuales, por las bases de datos cada vez más amplias y accesibles.


Contra todas las apariencias, vivimos tiempos de mucha vitalidad en el conocimiento. Y encontramos entonces un motivo adicional de esperanza. Sólo que hay que escalar, por así decirlo, esas montañas. Y traer a los valles y a las orillas lo que allí sucede y se produce, a fin de llenar de mayores contenidos la calidad y la dignidad de la existencia de cientos, miles, millones de seres humanos.


El optimismo existe, pero hay que trabajarlo.

Viernes, 04 Noviembre 2016 06:06

¿Por qué invertir en ciencia y tecnología?

¿Por qué invertir en ciencia y tecnología?

Desde hace mucho tiempo las sociedades más desarrolladas han comprendido que estamos viviendo en una sociedad del conocimiento y por eso invierten en Ciencia y Tecnología (CyT). El creciente bienestar y desarrollo humano de las sociedades depende del conocimiento y los avances en esta materia dependen de la inversión en CyT. Entendemos a la CyT como permeando todas las ramas del saber: desde las ciencias exactas y naturales a las sociales. La cura de enfermedades, la producción de energía sin la cual no podemos vivir, el cuidado del medio ambiente, la comprensión de nuestras sociedades, todo eso y mucho más dependen de la CyT.


La inversión en CyT es una condición necesaria, sine qua non. Pretender desarrollarse sin inversión es una fantasía y un autoengaño. Trataremos de documentar esto con datos empíricos (datos de 2013).


La figura muestra un gráfico sumamente interesante y relevante. En el eje horizontal está la inversión en CyT que realizan los diferentes países, medida en términos del porcentaje (%) del Producto Bruto Interno (PBI, que puede ser considerado representativo de la riqueza que genera un país). En el eje vertical se ve el PBI per cápita. Este número se relaciona con lo que le tocaría de la “torta” a cada uno si ésta estuviese repartida uniformemente. En este gráfico se ven una serie de puntos. Cada uno de ellos representa la situación de un país particular. Como se puede ver, estos puntos se ordenan aproximadamente alrededor de una línea recta. De hecho, la recta dibujada es la que mejor ajusta esos puntos, la que pasa por el “medio” de todos y hace mínima la distancia de todos ellos a dicha recta (técnicamente es la recta que representa la regresión lineal mínimo-cuadrática). La bondad del ajuste está representado por el coeficiente de correlación, que como se ve en el gráfico es cercano a 0,9. Es decir que las dos variables, porcentaje del PBI invertido en CyT y PBI per cápita están fuertemente correlacionadas. Si los puntos se ordenasen perfectamente sobre una recta, el coeficiente de correlación sería 1.


En el gráfico vemos que la recta pasa cerca del cero, confirmando que los países que no invierten en CyT son al mismo tiempo los más pobres (no están mostrados explícitamente, pues están apilados cerca del cero, es decir en la esquina inferior izquierda del gráfico). Existen anomalías que no están graficadas de países que sin invertir son ricos. Se trata de pequeños países que viven de las finanzas (“paraísos fiscales”) o de regalías petroleras por ejemplo (como Qatar).

Después aparece un grupo de países entre los cuales está la Argentina, y varios otros latinoamericanos y de otras zonas del mundo. De Latinoamérica, el país que más invierte en CyT es Brasil (aproximadamente el 1,1 por ciento de su PBI), como parte de su estrategia para desarrollarse. China también parece estar en la misma tesitura. Luego viene nuestro país, que en el período 2002-2012 casi duplicó su inversión en CyT (pasó de 0,35 a 0,65) y también lo hizo su PBI (de 230 mil a 500 mil millones de dólares, U$S). Chile y Argentina son los países de la región que mayor PBI per cápita tienen (14.900 y 12.300 dólares, respectivamente), pero aún están lejos de los así llamados países del primer mundo. Después vienen países “intermedios” como Italia y España, que alcanzan valores de 34.500 y 29.400 dólares para el PBI per cápita e invierten aproximadamente 1,4 por ciento de su PBI en CyT. Finalmente, “arriba de todo” están los países como Canadá, Australia, Francia, Alemania, EE.UU. y otros que invierten entre 2 y 3 por ciento de su PBI y tienen PBI per cápita de entre 43 mil y 54 mil dólares. La inclinación (pendiente) de la recta tiene un valor de aproximadamente 17 mil dólares per cápita por cada 1 por ciento de aumento de la inversión en CyT. Esto está mostrado con las dos flechas rojas, una horizontal que parte del punto representativo de nuestro país, y otra vertical a partir de la punta de la anterior y que nos llevaría a un lugar similar a Italia-España. Esta trayectoria está también para sugerir la estrategia que debería seguir nuestro país para desarrollarse: aumentar sustancialmente la inversión en CyT para eventualmente llegar a aproximarnos a la recta pero en una posición sustancialmente mejor. La cantidad de dinero que representa un 1 por ciento del PBI es de unos 5 mil millones de dólares (la mitad de lo pagado a los fondos buitres). El “rendimiento” que tendría esta inversión si la estrategia fuese exitosa sería de 17 mil dólares por 40 millones de habitantes, o sea de unos 680 mil millones de dólares, lo que más que duplicaría nuestro PBI. El factor entre lo “ganado” y lo invertido sería de ¡136 veces! Estamos en presencia de un gran amplificador. Por supuesto que esto no ocurriría inmediatamente. Sería un camino que además debería ser acompañado por otras medidas inteligentes impulsadas por un Estado activo y dedicado, como lo ha sido en los países que están “arriba”. Se debería invertir en sectores en los cuales la Argentina tiene tradiciones exitosas sin descartar nuevas opciones, fomentar y cuidar a las Pymes como generadoras de trabajo calificado y bien remunerado, fomentar el mercado interno como dinamizador de la economía al ser consumidor de la producción local, sustituir importaciones, impulsar e incentivar la innovación tanto en nuestras instituciones de CyT y universidades como en las empresas, utilizar el gran poder de compra del Estado para apoyar a la industria nacional, utilizar plenamente la capacidad de nuestros profesionales y técnicos bien formados en nuestras universidades e institutos, ocupar nichos a nivel internacional, etc.


Va de suyo que esta inversión en CyT tendría otros efectos altamente positivos: nuestros jóvenes (y también los no tan jóvenes) tendrían oportunidades y podrían realizarse plenamente desplegando sus potencialidades, sus talentos y sus mejores cualidades humanas aquí y se podrían sentir parte de la noble y solidaria gran tarea de contribuir al desarrollo de su país. No tendríamos que vivir de nuevo una fuga de cerebros, exportando materia gris a los países desarrollados que están ávidos de ellos.


Lejos de “rebalsar” el sistema científico y tecnológico argentino es aún demasiado chico. No queremos que nos roben la esperanza que acariciamos estos últimos años. Vamos a defenderla con nuestras mejores armas, mostrándoles a nuestros conciudadanos que invertir en CyT es una de las mejores estrategias a seguir.

 

Por Andrés J. Kreiner, CNEA-Conicet-Unsam.

“La ciencia no es para ricos, es para los que quieran serlo”

La idea principal es...

Escucha a personas inteligentes y serás más inteligente.

¿Lo dice la ciencia?

La inteligencia es contagiosa. Escuchar un diálogo razonable, una crítica reflexiva y entusiasta... te arrastra. Y a eso me dedico.

¿A qué?


A localizar y escuchar a las mentes más brillantes de nuestro tiempo: científicos cuyos hallazgos divulgo. El conocimiento es fértil si lo transmites fuera de la academia.


En esta página procuramos hacerlo.


Acceder al conocimiento científico nos ayuda a tomar mejores decisiones y a vivir mejor. ¡Nos mejora!
¿Ponemos algún ejemplo?


La nutrigenómica: estudia cómo tu genética condiciona tu metabolismo de los alimentos. Me he sometido al test nutrigenómico de la doctora Corella, y pronto sabré qué dieta me conviene más por mi genética.


Aceite de oliva y no se equivocará.


¡Alto! A un 10% de la población española le perjudica un alto nivel de grasa, ¡aunque sea de oliva! Y podré saber exactamente cómo me conviene tomar un café.


¿Por qué?


Hay quien tiene un gen que metaboliza rápido la cafeína, y otros no, lo que prolonga su efecto. Si lo tienes, toma café antes de concentrarte en una tarea compleja. Si no, no lo tomes desde varias hora antes de acostarte.


Estos hallazgos son muy útiles.


Por eso cada sociedad debería orientar a sus científicos sobre qué investigar. Y así la ingeniería genética nos salvará de enfermedades autoinmunes como la de Crohn, del alzheimer, cánceres...


¿Crohn?


Graves inflamaciones intestinales: ya han sanado pacientes cambiándoles su flora intestinal. Y pierden la emoción del miedo... ¡Hay un cerebro ahí, en el intestino!


¿A qué científico admira?


Alan Guth, en el MIT: sostiene que el universo se expande y que matemáticamente puede ser infinito.


¿De qué me sirve eso?


El conocimiento es poder. La ciencia no es para los ricos, ¡es para los que quieren serlo!


¿Qué beneficio más palmario nos brinda la ciencia hoy?


La longevidad humana: el número de centenarios está creciendo exponencialmente.


¿Hasta qué edad podemos vivir?


Hasta los 125 años, genéticamente, por desgaste oxidativo. Mi abuelo ni se lo planteaba, ¡pero yo puedo llegar a los cien años tranquilamente!


¿Cómo lo sabe?


Me han hecho un test de telómeros, que son los extremos de los cromosomas, y resulta que, pese a mis 41 años cronológicos, mi edad biológica es de 32,7 años.


¿A qué atribuye su escaso desgaste?


Jamás he fumado, he bebido poco alcohol, hago ejercicio y mi genética me favorece... al menos en este aspecto. Lo sé porque me han secuenciado el genoma completo.


¿Hay algo en que su genética le falle?


Sí: tengo algunos genes que predisponen a ciertos cánceres, otros predispuestos al al¬zheimer y otros a una irregular salud cardiovascular.


¿Y de qué le sirve saber todo esto?


Me aconseja adquirir hábitos protectores, conocidas mis fragilidades. Ante un dolor de cabeza, por ejemplo, la farmacogenómica me dicta que a mí me sienta mucho mejor el ibuprofeno que el paracetamol.


Tiene mucha información genómica...


Será útil también para deportistas: sabrán qué grupos musculares o tendones suyos son más proclives a lesionarse, o qué tipo de ejercicio le conviene más a cada uno: ¡llega una medicina de precisión, personalizada!


¿Y qué nos proporcionará la tecnología del futuro?


No sólo información continuada, sino que también tomará decisiones: ante un pico de consultas en internet de la palabra “tos”... declararemos epidemia de gripe: ¡hay muchos científicos trabajando en ello!


¿Llegarán innovaciones que ahora no somos capaces ni de imaginar?


¡Claro! Piensa que hoy tú sabes más física de la que sabía Einstein.


Gracias, hombre, pero...


Einstein dijo: “Newton, perdóname”. Porque la ciencia avanza a base de desmontar lo preconcebido. Es lo relevante de la ciencia: importa tener la mente siempre abierta al asombro, flexible, atenta. La inteligencia es menos una capacidad que una actitud, una predisposición crítica.


¿Qué le asombra a usted?


Lo mucho que tu estado emocional condiciona tus decisiones. Y ya sabemos que la última emoción que experimentas en un trance pesará más en la memoria que el resto y desfigurará así el recuerdo del conjunto.


¿Sí?


Así lo demuestra Daniel Kahneman en sus experimentos. Es decir, que para garantizarte un buen recuerdo de un viaje o de una cita o de una relación... ¡prepara un momento último que sea muy grato! Eso teñirá de bienestar el recuerdo del conjunto. ¿Ves cómo la ciencia te ayuda a vivir mejor?

Cuando los piratas enseñaron a la humanidad a compartir

 

- PS: Espero que no tengamos un Internet monitoreado y vigilado. La industria del copyright está cavando una tumba para Internet.

The Pirate Bay Away From keyBoard – Documental.

 

Al aire continúa The Pirate Bay (TPB), facilitando que millones de humanos puedan compartir libremente fotografías, libros, música, software, películas, juegos, etcétera. En la actualidad esta página –que es el indexador de torrent más grande del mundo–, sigue enfrentando exitosamente al gobierno norteamericano, al FBI y a los representantes más destacados de los emporios de la comunicación, la diversión y el conocimiento en el mundo. La libertad para compartir, la democratización de la información, y el derecho de acceder al conocimiento de quienes no tienen para pagar por él, navegan a toda vela con banderas piratas en los albores del siglo XXI.

 

Muchos de quienes establecimos por primera vez conexión a Internet a finales de los noventas, guardamos en nuestra memoria auditiva el simpático y absurdo crujir de un módem de 56 kbps conectándose a la red. Eran épocas en que tocaba disputarse el uso de las líneas telefónicas con abuelos, padres y tíos, porque hablar por teléfono y navegar al tiempo en Internet, era asunto de ciencia ficción. Fantasía y realidad se entretejían en la manera en que hablábamos, pensábamos e imaginábamos las transformaciones de las cuales estábamos siendo sujetos, pero no teníamos la edad para reflexionar sobre las mareas que nos llevaban hacía la nueva sociedad de la comunicación y la información: la generación del ochenta nunca tuvo un antes para ver qué tan diferente se presentaba el ahora de entonces.

Con rapidez avanzamos hacía la hiperconectividad y al desdoblamiento social en escenarios virtuales donde somos comprados, vendidos y consumidos, mientras somos objetos del mercadeo, monitoreo y control desde múltiples poderes. Miopes, dentro de nuestro propio universo intangible, seguimos errando entre millones de posibilidades desplegadas en el mundo virtual pues continuamos escogiendo interconectarnos, exhibirnos, vivir una vida virtual, individual, instantánea y espectacularizada, antes que contribuir con cualquier propósito por fuera de las fronteras del Yo tímido y ensimismado de la actualidad.

Al tiempo que todo esto avanza, una insubordinación iniciada hace trece años en Suecia sigue fraguándose en Internet. Es uno de los pocos levantamientos triunfantes que podremos apreciar en los entornos virtuales creados por la humanidad. Un alzamiento contundente y silencioso, resiliente durante años a los embistes del gobierno norteamericano, el FBI, Hollywood, y un puñado de las más grandes corporaciones de diversión, entretenimiento y conocimiento de la humanidad. Al aire continúa altiva y desafiante The Pirate Bay, mostrando (al menos en los espacios digitales) que en ocasiones pueden ganar quienes no tienen tanto, que en la red el poder puede ser vencido con conocimiento, y que también es posible fraguar revoluciones no inspiradas en doctrinas políticas que precipitan en autoritarismos, planteando novedosos matices donde el intercambio de información y conocimientos ocupan el lugar central.

The Pirate Bay, sin pretenderlo, se constituye hoy en una de las muestras más eficaces de organización, lucha y resistencia en contra de los ordenamientos que pretendieron extender al plano virtual el régimen de posibilidades y apropiaciones entre los humanos, sin sospechar que iban a ser abiertamente confrontados por un puñado de jóvenes desconocidos por la Historia, e ignorados por la mayoría de sus contemporáneos, en esta nueva sociedad en la que, afortunadamente, no están siendo convertidos en las descoloridas efigies de las victorias del ayer.

 

Banderas negras estampadas de calaveras surcan el horizonte

¿Qué pasaría con The Pirate Bay si el tribunal los encontrara culpables?

- PS: Nada.

¿Qué van a hacer respecto?

- GS: No han logrado cerrarlo una sola vez. Están invitados a intentarlo y fracasar nuevamente.

The Pirate Bay –Away From keyBoard – Documental.

En los albores del siglo XXI, la embestida de las autoridades y de la industria del entretenimiento mundial cercó las primeras plataformas de intercambios P2P que empezaban a consolidarse en Internet (Ver Recuadro 1). Napster y kazaa fueron dos de esos programas de descargas que enfrentaron sendos procesos judiciales con la RIAA norteamericana, acusados de vulnerar o contribuir a vulnerar los derechos de autor.

En el 2001, justo cuando el panorama se tornaba menos esperanzador, fue inventado el protocolo Bit Torrent (Ver Recuadro 2), que permitió que los usuarios finalmente interconectaran sus computadores sin grandes intermediarios y que los megabits empezaran a fluir de manera armoniosa entre máquinas que desde entonces pudieron recibir y transmitir datos en simultánea, sin que se necesitara mayor inherencia de un servidor, es decir, de un equipo encargado de dirigir y armonizar el tráfico de la información.

Este sistema se desempeñaba de una manera no usual: “El funcionamiento del mismo era bastante diferente a otras alternativas Peer to Peer que existían por aquella época: BitTorrent no posee buscador, sino el usuario tenía que abrir un fichero *.torrent a fin de que empezara su descarga de otros usuarios que la tuvieran en su disco duro. ¿Dónde hallabas entonces el *.torrent de algo que quieres bajar? Brotaron, entonces, diferentes sitios en los que se creaba una lista ordenada de torrents y que, por si fuera poco, se dejaba su descarga. En el año dos mil dos nació Suprnova.org, el primer gran referente mundial en lo que a páginas de torrents atañe. Su aventura no duró mucho: en dos mil cuatro cerraba sus puertas. Una vez que la policía se llevara los servidores de su página, su creador se dio por vencido debido a las presiones legales” [1].

The Pirate Bay (TPB) nace en el otoño del año 2003 como una apuesta de la organización sueca Piratbyrån (La Oficina Pirata), que comenzó a promover un movimiento contra los derechos de autor, la libertad de intercambio y copia de información[2]. Un año después, TPB se independizó de Piratbyrån y comenzó a ser un proyecto independiente liderado por Peter Sunde (brokep. PS), Fredrik Neij (TiAMO. FN) y Gottfrid Warg (anakata. GS), padres de la bahía pirata. En Internet, TPB era una página web en la que estaban publicados los archivos .torrent que era necesario descargar para luego ejecutarlos en el PC con programas como Utorrent y BitTorrent e iniciar la transferencia de la información.

TPB se proyectaba como un mal mayor para las corporaciones del entretenimiento y las autoridades a su servicio. En esta oportunidad no se trataba de un software P2P hecho para posibilitar el intercambio de datos en una especie de sub-red, era una página de fácil acceso donde podían encontrarse los enlaces para cientos de descargas e intercambios que podían crecer multiplicándose entre los usuarios de todos los continentes.

Desde su creación la página creció, logrando reconocimiento mundial, pero el poder no se quedaría con los brazos cruzados: no iba a permitir que un desafío de este tamaño quedara impune. El 31 de mayo del 2006 el centro de datos de TPB en Estocolmo fue allanado por 65 policías, quienes confiscaron equipos y apagaron los servidores sacando la página de la red. El portal consiguió volver al aire en apenas 3 días, gracias a que Fredrik Neij había tomado la decisión de hacer una copia de respaldo completa del sitio, ante la sospecha de que estaban siendo vigilados. Esta fue una providencial estrategia que les permitió hospedar la página en los servidores de la holandesa Nforce y empezar a transmitir.

La persecución siguió. En el año 2009 sus tres fundadores fueron juzgados[3] en Suecia y condenados a pagar un año de cárcel, y 2.7 millones de euros[4]. Este proceso jurídico evidenció los múltiples entrelazamientos entre la justicia y asociaciones civiles orientadas a salvaguardar las disposiciones internacionales del Copyright impuestas por gobiernos y grandes corporaciones. En aquel juicio amañado, entre los integrantes de la parte acusadora [Hakan Roswall (State Prosecutor), Henrik Pontén (The-Antipiracy–Boureau) y Monique Wasted (abogada de Hollywood, Warner Bros, Columbia, 20th Century Fox y MGM)], había algo en común: todos tenían vínculos con la Sociedad Sueca del Copyright. Como si esto fuera poco, Tomas Norström, juez del caso, también tenía relaciones con esta asociación, pero consideró que no tenía ningún impedimento para llevar el proceso.

Después del juicio, TPB seguía desplegando sus velas en la red, pero había quedado bastante claro que la RIAA norteamericana, el FBI, y un puñado de las principales corporaciones del entretenimiento en el mundo, harían todo lo que tuvieran que hacer para impedir que siguieran afectando su billonario negocio. Desde entonces frágiles serían las fronteras, endebles las soberanías y dóciles los gobiernos, para respaldar las luchas que desde los Estados Unidos se desataron contra este puñado de activistas que empezó a proclamar, en los primeros años del siglo XXI, la posibilidad de usar la red como un espacio para compartir contenidos digitales ricos en conocimiento e información.

 

El disputado significado histórico de TPB

- PS: A The Pirate Bay no le interesa música ni películas. TPB es un medio de distribución para todo tipo de archivos. La gente no debería decir que TPB solo trata de diseminar películas y música ilegalmente. Lo dicen porque su mundo es pequeño. Ustedes pierden. Mejor podríamos decir que compartir archivos es algo bueno.

The Pirate Bay Away From keyBoard – Documental.

 

Desde sus albores The Pirate Bay fue una Web con vocación de lucha por un tipo de libertad y de ruptura frente a tipos de ordenamientos considerados lesivos para la humanidad; pese a ello muchas han sido las críticas que le llegan desde numerosos sectores y la página tiene el acceso bloqueado en países como España y Alemania. Algunos cuestionamientos también se han hecho Colombia como puede constatarse en el artículo “¿Ha muerto The Pirate Bay? Larga vida a BitTorrent/Análisis”[5], en el cual Édgar Medina afirma: “Sin embargo, el sitio ha recibido pocas modificaciones tendientes a mejorar la experiencia de usuario. De hecho, se pobló de avisos publicitarios que le restaron atractivo. Para su cofundador Peter Sunde, The Pirate Bay se convirtió en una institución despreocupada por su comunidad y con un único interés: ganar dinero”.

Aunque algunas de estas interpelaciones correspondan a legítimas inquietudes inspiradas en el funcionamiento del portal, es importante señalar, al menos, cuatro rasgos que pueden dilucidar la importancia que muchos atribuimos a TPB en la historia del Internet.

1. Fue una apuesta informática orientada a desafiar las disposiciones del Copyright, una especie de jurídica transnacional a favor (en teoría) de los derechos morales y patrimoniales de los autores sobre sus obras. No pocos son los debates suscitados al respecto, pero muchos adherimos a la hipótesis de que esta jurídica (apuntalada por la mayoría de las naciones) contribuye al enriquecimiento de la corporaciones e intermediarios que han: a. encontrado un lucrativo negocio y enormes posibilidades de acumulación tranzando con el producir artístico e intelectual de los humanos; b. contribuido a ampliar la desigualdad sobre el acceso a la información y al conocimiento que las nuevas tecnologías de la información bien pudieran zanjar; b. negado la posibilidad de que millones de humanos accedan a experiencias y conocimientos que no pueden pagar.

2. Desde sus albores, TPB fue una demostración de acción colectiva soportada en el trabajo de humanos con habilidades específicas que en todos los continentes confluyeron en torno a propósitos delimitados: luchar por la libertad de la información, del conocimiento y del derecho de compartir. Algo que indudablemente había tenido precedentes en la Historia, pero en pocas ocasiones había sido desarrollado desde entornos virtuales, desde espacios/tiempos que siguen haciendo de las prácticas de lucha tan dinámicas, rápidas y eficaces, como aquellas orientadas a mantener el ordenamiento global de la difusión/distribución de la información y el conocimiento. Como en pocas oportunidades el poder político, económico y punitivo ha sido puesto en jaque por la inventiva y el conocimiento en un espacio donde sus prácticas de control son incapaces de ser hegemónicas e incluso de tomar la iniciativa.

3. TPB puede leerse como una importante experiencia de lucha nutrida por prácticas técnicas, adaptadas (sin dogmatismos) al constante trasegar y evolución del campo donde tienen posibilidad. Aquí las estrategias de resistencia han sido delineadas, constantemente, por los avances tecnológicos que han constituido su arquitectura, al tiempo que las han ungido de un pragmatismo técnico capaz de hacer ponderable (en la propia sintaxis del campo) antiguos valores inspiradores de luchas “no virtuales”. Principios como libertad, igualdad y democracia, acá nunca tuvieron que ser (re)definidos en el plano conceptual, para luego luchar por ellos, acá se muestran en la forma de “seeders”, “leechers”, megabits intercambiados por lo que había confrontar, poniendo toda la carne en el asador, proporcionada por la innovación tecnológica y la pericia informática.

4. La experiencia de TPB puede leerse como un nuevo tipo de lucha transnacional y deslocalizada que ha prescindido de creación de un protagonista (sujeto) idealizado en términos políticos y de accionar. Los artífices de esta insubordinación siguen siendo jóvenes como Frederik Neij quienes abiertamente reconocen que no les interesa el aspecto ideológico de estas batallas, pero siguen encontrando motivación en la capacidad de interacción, gestión y manejo que posibilita administrar TPB. En esta lucha es el placer por la operación de sistemas operativos, el manejo de grandes equipos y de complejos lenguajes de programación, uno de los principales aglutinantes de estos jóvenes en estas luchas que responden a sus expectativas y ambiciones intelectuales.

Cuatro aspectos de los que pueden emerger serios cuestionamientos a la manera como siguen siendo concebidas, y llevadas a cabo, las mismas luchas por la libertad y la democracia en los escenarios tangibles de lo social, luchas en gran medida ineficaces, erráticas, pletóricas de “Bugs”.

 

Una prodigiosa inventiva les permite sobrevivir

El nueve de agosto del 2013, TPB celebraba sus diez años al aire. En aquel entonces el equipo de trabajo se dirigía a sus seguidores: “Oh, mira, lo conseguimos. Una década de agresión, represión y risas. De veras no pensábamos que llegaríamos tan lejos. No por culpa de los polis, la 'mafiaa' o los políticos corruptos, sino porque pensábamos que tarde o temprano seríamos demasiado viejos para esta mierda. Pero, eh, estar al frente de este barco nos hace sentir jóvenes. Y vamos a seguir siendo jóvenes hasta que muramos. Gracias por todo. No seríamos nada sin vosotros. Amor”[6].

Hoy completan trece años aguantando la embestida de las “autoridades” y del gran capital del entretenimiento mundial, que no han logrado tumbar el sitio web. Así dijo Peter Sunde, en el 2009, de la forma como había logrado mantenerse al aire: “Ellos intentan con trucos legales y nosotros con trucos técnicos. Es como un juego constante con distintas armas”.

Muchos han sido sus movimientos. Lograron permanecer flotando en la red antes del 2009, cuando el Partido Pirata de Suecia los cobijó con inmunidad diplomática al ofrecerles su ISP[7], pues por orden judicial habían sido despojados de la que les proveía la empresa “Black Internet”. En el 2006, la intervención sobre sus servidores les otorgó una enorme capacidad de resiliencia. En la actualidad: “Utilizan máquinas virtuales distribuidas por todo el mundo y ‘camufladas’ en centros de datos de servicios comerciales que ni siquiera saben que están hospedando The Pirate Bay. ¿Que la policía irrumpe? Ya no tendrá servidores que llevarse y, además, todas las máquinas están dispersas por la geografía mundial, con lo que hace más difícil el acceso a ellas. Aseguraban también tener dominios de repuesto en el caso de las autoridades fueran por ellos” [8]. 

 Han sobrevivido por la fuerza del ingenio: “The Pirate Bay parece haber encontrado el secreto de la eterna juventud: prevenir, anticiparse y adaptarse. Jamás se han estado quietos. Primero dijeron adiós al 'tracker' y se convirtieron en un simple repositorio de enlaces, para después abandonar los 'torrents' en beneficio de los 'magnets', menos pesados, para facilitar que la web fuese replicada y no hubiera forma de acabar con ella. Más tarde se subieron a la 'nube' metafórica, experimentaron con las 'nubes' literales e incluso estuvieron a punto de atravesar la estratosfera. Todo esto mientras saltaban de un país a otro en busca del paraíso de los 'piratas', cambiando constantemente 'hostings' y dominios” [9].

Hoy, The Pirate Bay es administrado por una compañía llamada Reservella, registrada en la República de Seychelles, un país conformado por 115 islas en el Océano Indico. Esta empresa asumió el control desde el 2009, cuando sus tres fundadores fueron juzgados en Suecia. Detrás de esta empresa hay un número de entre treinta y cincuenta activistas que dirigen de manera horizontal los destinos de la web indexadora de torrents. Actualmente The Pirate Bay se mantiene anónimo, y las autoridades al servicio de las mafias del Copyright siguen intentando develar los rostros de los que tienen su destino tomado por las riendas. TPB sobrevive de la publicidad de servicios VPN que ofrece, y de los recursos que proporcionan miles de usuarios en dinero virtual (Bit Coins[10]). 


(Recuadro 1)

Las primeras interconexiones y los primeros intercambios

 

Los intercambios empezaron a germinar hacía el año de 1996, cuando el programador Adam Hinkley diseñó bajo el sistema operativo de Mac OS, la primera aplicación P2P[11] del mundo, llamada “Hotline Connetc”. Este nuevo tipo de conexión facilitó los intercambios pues las redes que comenzaron a construirse bajo esta arquitectura informática no necesitaban de máquinas que trabajaran bajo el rol estático de clientes o servidores, sino que cada computadora comenzó a comportarse al tiempo como cada uno (cliente/servidor) conformando un nodo de interconexión. El resultado final de este nuevo esquema revertió en un estilo de transmisión de datos más dinámico y ágil que permitía el flujo directo de megabits entre computadores enlazados.

El nuevo estilo de conexión, introducido por Hinkley, alcanzó cenit tres años después, hacía el año de 1999, cuando fue lanzado Napster. En el 2000, muchos jóvenes llevamos a cabo nuestras primeras descargas a través de este programa, que permitía bajar y transmitir toneladas de Mp3 desde computadores que solían tomarse alrededor de 40 minutos en obtener cada pista. Flamantes canciones de los álbumes de Eminem (The Marshall Mathers) y Limp Bizkit (Significant Other) circulaban con inusitada velocidad por computadores provistos de conexión a Internet, que empezaban a adquirirse como herramienta de estudio, o de entretenimiento, en los hogares colombianos.

El popular servicio de descarga estuvo operando hasta Julio del 2001, cuando se estimaba que tenía alrededor de treinta millones de suscriptores en el mundo. Fue cerrado porque bandas como Metallica, cantantes como Madonna y Dr. Dre, de la misma manera en que A&M Records y otras compañías discográficas gringas, interpusieron sendas demandas ante la Asociación de Industria de Grabación Américana (RIAA) en contra de la plataforma[12]. Se argumentó que Napster contribuía a que los usuarios infringieran los derechos de autor, y era además el único responsable de que esto sucediera. Napster perdió el caso en los tribunales norteamericanos porque no fue capaz de responder a condicionamientos que determinaron que, de seguir operando, debía impedir que sus usuarios accedieran a material infractor, cuestión que vulneraba la propia mecánica de su funcionamiento.

Otro de los factores que posibilitó la intervención y el cierre de este servicio, fue la manera como funcionaban en aquel entonces las redes P2P: “El acoso de Napster fue posible porque su tecnología cliente-servidor se basaba en una serie de grandes ordenadores, que actúan a modo de servidor, que alojaban a todos los usuarios y les proporcionaban la pasarela necesaria para realizar los intercambios de archivos musicales. Como los servidores pertenecían a Napster, fue considerado que el programa actuaba como distribuidor ilegal de música. Sin embargo, el protocolo P2P en el que se edifican los actuales programas de intercambio no necesita servidores que centralicen el tráfico, ya que se basa en una cadena de usuarios conectados unos a los otros, en donde cada usuario comparte con los demás una carpeta diferentes archivos (música, imágenes, vídeos), lo que, al final, produce una gran cantidad de ficheros disponibles.”[13]

La primera gran derrota que vivimos muchos de los que empezabamos a disfrutar del intercambio gratuito de información en la red vino por cuenta del cierre de Napster, porque las autoridades norteamericanas –junto a corporaciones como Sony, BMG, EMI Warner Music y Universal Music–, determinaron que usted y yo bien podíamos comprar un CD de Nirvana, Aerosmith o 2Pac, pero de ninguna manera podíamos compartirlo por la red que estaba enlazando a la humanidad.

Las esperanzas tornaron con el lanzamiento de la segunda generación de clientes, basada en el protocolo Fast Track[14], que desde el 2003 fundamentó el intercambio de información mediante programas como Kazaa, Grokster, iMesh y Morpheus, en los que decenas de usuarios saciamos nuestro ímpetu de compartir información. Infinidad de acciones legales y procesos judiciales, impulsados por la RIAA sobre estas redes, dieron al traste con la mayoría de ellas antes que finalizara la primera década del siglo XXI. Sus servicios fueron entorpecidos, sancionados con millonarias multas y sus redes saboteadas por medidas judiciales y técnicas que buscaban torpedear el intercambio legítimo de archivos.

Hasta el día de hoy se mantienen al aire Ares Galaxy (http://www.ares.com.es/) popular cliente P2P a través del que continúan gestionándose miles de descargas, de la misma manera en que Kazaa, pero en la actualidad pueden considerarse programas inseguros (Mal Ware) y poco eficientes para gestionar intercambios en la red. Son apenas los vestigios de softwares ya obsoletos para el intercambio de información, que no lograron sobreponerse a la embestida de los gobiernos, de las autoridades policivas y del accionar de las multinacionales del entretenimiento.


(Recuadro 2)

El protocolo Bit Torrent

El protocolo BitTorrent puede ser usado para reducir el impacto que tiene la distribución de archivos grandes en los servidores. En lugar de descargar el archivo desde un único servidor, el protocolo BitTorrent permite a los usuarios unirse entre ellos en un "enjambre" (swarm) para descargar y subir el archivo de forma simultánea. El protocolo es una alternativa al sistema basado en servidores, que consiste en disponer de varios servidores espejo (mirror) desde donde el usuario descarga el archivo completo, y puede funcionar en redes con poco ancho de banda; de esta forma, dispositivos pequeños como los smartphone, son capaces de distribuir archivos grandes o video en streaming a muchos receptores.

Un usuario que quiere subir un archivo, primero crea un archivo torrent y lo distribuye de forma convencional (páginas web, correo electrónico, etc). Después hace que el archivo esté disponible en la red a través de un nodo BitTorrent que actúa como semilla (seed). Los usuarios que quieren descargar el archivo, obtienen el archivo torrent y crean otro nodo BitTorrent, que actúa como cliente o "sanguijuela" (leecher), intercambiando partes del archivo con la semilla y con otros clientes.

El archivo que está siendo distribuido se divide en partes pequeñas (pieces). Cada vez que un usuario recibe una parte nueva del archivo, puede a su vez compartirla con otros usuarios, liberando a la semilla original de tener que enviar una copia de esa parte a todos los usuarios que quieren el archivo. En BitTorrent, la tarea de distribuir un archivo es compartida por todos aquellos que desean tener el archivo. Es perfectamente posible que la semilla solo envíe una copia del archivo, y éste sea distribuido a un número ilimitado de usuarios.

Cada parte del archivo está protegido por un hash criptográfico contenido dentro del archivo torrent. Esto asegura que cualquier modificación producida en una parte puede ser detectada y, por lo tanto, evita que tanto las modificaciones accidentales, como las maliciosas, sean recibidas en otros nodos. Si un nodo tiene el archivo torrent auténtico, puede verificar la autenticidad del archivo completo que ha recibido.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/BitTorrent


(Recuadro 3)

¿Cómo puedo descargar en The Pirate Bay?

A continuación un tutorial en Youtube que explica como descargar en TPB:

https://www.youtube.com/watch?v=Twy5AhbzWKM

Cualquier otro comentario, duda o inquietud al respecto, puede consignarse en la sección de comentarios del presente artículo.

Notas

[1] http://otecnosi.com/tecnologia/historia-the-pirate-bay-en-espanol

[2] https://torrentfreak.com/pirate-bays-founding-group-piratbyran-disbands-100623/

[3] Este es el juicio que magistralmente registrado en el documental “The Pirate Bay Away From Keyboard” (https://www.youtube.com/watch?v=41rwckQQ0lA)

[4] Desde el 2009 los años vinieron con grandes dificultades para los padres de TPB. Gottfrid Warg fue arrestado en Camboya y deportado hacía Suecia en el 2012 para cumplir una pena de doce meses de cárcel que le había sido impuesta el año anterior. Hacía el 2013 otra vez le fueron imputados cargos y fue condenado a un año más de prisión. Al cumplir su condena fue extraditado a Dinamarca donde tuvo que responder por hackeo y estuvo detenido hasta mediados del 2015 cuando fue devuelto a Suecia para finalizar su condena y ser liberado en septiembre del 2015. Hoy todos los creadores de The Pirate Bay están libres. Peter Sunde había sido detenido después de Svartholm, pero liberado de la cárcel antes de él después de cumplir su condena en la prisión Västervik, al sur de Estocolmo, mientras que el último del grupo, Fredrik Neij - conocido como Tiamo en línea - fue detenido en Tailandia en 2014.Fuente: https://www.theguardian.com/technology/2015/sep/29/last-pirate-bay-co-founder-released-prison-gottfrid-svartholm

[5] http://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/ha-muerto-the-pirate-bay/14979296

[6] http://www.eldiario.es/hojaderouter/internet/The-Pirate-Bay-abordaje-antipirateria_0_276122452.html

[7] El proveedor de servicios de Internet (ISP, por la sigla en inglés de Internet service provider) es la empresa que brinda conexión a Internet a sus clientes. Un ISP conecta a sus usuarios a Internet a través de diferentes tecnologías como DSL, cablemódem, GSM, dial-up, etcétera. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Proveedor_de_servicios_de_Internet

[8] http://www.xataka.com/aplicaciones/ocho-anos-de-guerra-contra-the-pirate-bay

[9] http://www.eldiario.es/hojaderouter/internet/The-Pirate-Bay-abordaje-antipirateria_0_276122452.html

[10] https://bitcoin.org/es/

[11] “Los programas informáticos P2P les permiten a los usuarios conectarse a través de una red interactiva de computadores, especialmente Internet, mediante la cual descargan archivos digitales de música, películas, libros, fotos y software que se encuentran disponibles en los sistemas de otros usuarios. Los documentos son susceptibles de ser compartidos “de computador a computador”, de manera gratuita, previa digitación de sobrenombres y claves de ingreso, que garantizan la reserva de información”. LEON ROBAYO, É. & VARELA PEZZANO, E. “Una Colisión peer to peer: habeas data versus derechos de autor”. Vniversitas. Bogotá (Colombia) N° 120: 237-252, enero-junio de 2010.

[12] “Frente a todo, uno de los detonantes por lo que se le dio más voz y asunto a Napster fue la denuncia del grupo de thrash metal Metallica, quien descubrió que su canción «I Disappear» estaba siendo intercambiada tiempo antes de lanzarla junto con el disco. En su cruzada se unieron otros artistas como Dr. Dre, que defendía esta misma posición”. http://www.abc.es/tecnologia/redes/20140601/abci-napster-lanzamiento-historia-201405301218.html

[13] http://www.abc.es/tecnologia/redes/20140601/abci-napster-lanzamiento-historia-201405301218.html

[14] FastTrack emplea un método para aliviar la carga que recae sobre estos, el cual son los llamados supernodos, los cuales fueron ideados por la compañía holandesa Kazaa BV. La mayoría de los componentes que integran esta red son conocidos: clientes (incluidos seeds y peers), servidores y nodos. A saber que un cliente es una persona capaz de conectarse al sistema; un servidor es una computadora que posee amplios recursos para manejar el tráfico que circula en una determinada red y un nodo es la máquina de un cliente que por tener amplios recursos los comparte con el sistema, aliviando la carga de la red. Los supernodos o superpeers son una característica innovadora de esta red. El principal objetivo de los mismos es mejorar la rapidez y la manera en que fluye la información, manejando algunas de las acciones que más recursos necesitan: el tráfico y las búsquedas (las más representativas). Pero las peculiaridades de estos clientes no termina aquí, cualquier usuario que se conecte a la red -usando el respectivo cliente- puede ser ascendido a este rango. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/FastTrack.

Publicado enCultura