Toma de muestras a conductores en un punto de prueba de detección del Covid-19 en el Hospital Universitario de Burgos, España.Foto Afp

Más que las vacunas para el Covid-19, lo importante son las llamadas geoestratégicas, como la del mandarín Xi a su homólogo el zar Vlady Putin.

El 27 de marzo –"menos de 20 horas después de la cumbre virtual del G-20"–, Trump y el mandarín Xi entablaron una llamada, poco publicitada por los encubridores multimedia de EU, pero puesta en relieve por el portavoz oficioso chino Global Times que destaca su "cambio de actitud" (https://bit.ly/2QPAmiz), y que el mismo Trump colocó en su Twitter:"Acabo de concluir una muy buena conversación con el presidente Xi de China. Discutimos en gran detalle (sic) que destroza extensas partes de nuestro planeta. China ha pasado por esta etapa y ha desarrollado una poderosa (sic) comprensión del virus. Estamos trabajando juntos en forma estrecha. ¡Mi más profundo respeto (sic)!" (https://bit.ly/2QUpFLN).

Para Global Times la llamada de Trump y Xi es la mejor prueba de que el sistema de salud de EU necesita(ba) la ayuda urgente de China: "La gravedad de la situación en EU obligó a Trump a expresar su deseo de pedir ayuda de China".

Según Xinhua, el mandarín Xi instó a Trump a fortalecer la política de coordinación macroeconómica, para estabilizar los mercados, mantener el crecimiento, salvaguardar el bienestar de las poblaciones, y asegurar la apertura, estabilidad y seguridad de las cadenas globales de suministro (https://bit.ly/3aueUHK). ¡Ahora China marca el diapasón de la "Ruta Sanitaria Global de la Seda"!(https://bit.ly/2UpNZYd).

A diferencia de las misántropas sanciones sanitarias de Trump contra Irán, China abastece con material médico y ventiladores a EU para su batalla contra la pandemia.

En medio de la balcanización sanitaria, aTrump lo alcanzó el "cisne negro": evento inesperado de gran impacto (https://bit.ly/2wyqCCJ). Más bien se trata de la metáfora asiática de los "rinocerontes grises" (https://amzn.to/39wCGBW): allí están, pero nadie los quiere ver hasta que embisten.

Siguiendo el clásico guion de la "zanahoria y el garrote", el plutócrata Trump solicita ayuda médica al Partido Comunista de China, mientras le asesta un golpe geopolítico el mismo día al firmar la "Enmienda Taipéi" (https://bit.ly/3bzT6e8) que promete apoyo a las "alianzas diplomáticas (nota: un total de 15 frente a 180 que reconocen a China)" de la isla renegada de Taiwán y que socava la política de "una sola China" que fue el sustrato de las relaciones de China en la fase de la dupla Mao Zedong/Zhou Enlai con el dúo Nixon-Kissinger a inicios de los 70.

Global Times es muy severo al respecto y fustiga que mientras EU se encuentra plagado con el coronavirus, se dedica a jugar con la política cuando "usa plenamente la carta de Taiwán para librarse a juegos estratégicos con China" (https://bit.ly/33Uxp5C).

Laura Zhou, del portal SCMP, con sede en Hong Kong, comenta que la "diplomacia de los tapabocas" de China "preocupa a Occidente" (https://bit.ly/2y8e0lZ). Hasta cierto punto, porque Italia y Francia han entablado profundas relaciones sanitarias con Pekín para mitigar al Covid-19.

China ha lanzado una ofensiva sanitaria centrada en Europa, Medio Oriente, África y Asia –y ahora en el mismo EU– para enviar a sus expertos médicos y proporcionar el material médico requerido.

Ahora China se ha quitado los guantes y contesta las injurias del presidente brasileño Bolsonaro como las provenientes de EU. Al día siguiente de la "Enmienda Taiwán", Global Times arremetió contra Trump por "haber fracasado en tratar en forma inapropiada (sic) el brote" (https://bit.ly/2WPxEO0)” que calificó como "el nuevo Chernobyl de EU y Europa" (https://bit.ly/3dzS7wc).

China consiguió domesticar al Covid-19 (https://bit.ly/2R8vPs3) y ahora ha lanzado su "Ruta Sanitaria Global de la Seda", último clavo del Covid-19 en el féretro de la globalizaciónque expuso lastimosamente hasta a sus promotores de la monarquía neoliberal financierista británica: el príncipe Carlos y el primer conservador Boris Johnson que presentaron prueba positiva al coronavirus.

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Foto difundida por la Casa Blanca de los Trump junto al Conejo de Pascua

Preocupado por la incidencia electoral de la epidemia, el presidente estadounidense ha decidido no parar la economía pese a los graves riesgos que implica. Al mismo tiempo pone precio a la cabeza de Nicolás Maduro y agudiza el estrangulamiento de Irán, el país más afectado de la región por el covid19.

 

La presión de las grandes corporaciones y el temor a que China comience rápidamente su recuperación económica y pueda alcanzar más rápido de lo previsto el papel de primera potencia económica mundial han llevado a Donald Trump a hacer caso omiso de las recomendaciones de científicos y asesores sanitarios y rechazar la paralización de la producción.

Después de negarlo durante semanas y frivolizar sobre él, la sombra del coronavirus aterrizó en Estados Unidos y comenzó a golpear duramente. La Organización Mundial de Salud (OMS) dice  que EEUU, con más de 100.000 infectados, ya se ha convertido en el epicentro de la epidemia. 

La gran potencia mundial muestra sus pies de barro. La falta de una sanidad pública universal y gratuita puede pasarle ahora una factura gigantesca.

A pesar de que EE UU ya fue golpeado en 2009 —cuando Barack Obama acababa de llegar a la Casa Blanca— con la epidemia de la gripe porcina (H1N1), que provocó la muerte de casi 13.000 personas y la infección de más de 60 millones, el país no escarmentó.

Trump desmontó ni bien llegar al poder en 2017 el organismo que Obama había puesto en marcha para supervisar desde la propia Casa Blanca las grandes directrices en materia de salud pública. 

A Donald Trump le horroriza la idea de que el coronavirus le arruine sus planes políticos, cuando ya daba por segura su reelección en noviembre próximo. 

La Cámara de Representantes —de mayoría demócrata— y el Senado —de mayoría republicana— aprobaron el plan de la Casa Blanca para inyectar 2,2 billones de dólares en la economía, con los que se pretende rescatar empresas, aerolíneas y bancos y ayudar con dinero en efectivo a todas las ciudadanas y ciudadanos que ganen menos de 75.000 dólares anuales.

El Gobierno se compromete a enviar cheques en un pago único por valor de 1.200 dólares por persona, 2.400 por pareja casada legalmente y 500 por cada hijo; cancelar por cuatro meses los cobros de préstamos a los estudiantes y aumentar sustancialmente el subsidio de desempleo durante cuatro meses.

EE UU y España, los países en los que más aumentó la desigualdad

Ya en 2008, al estallar la crisis financiera se tomaron iniciativas similares. Los pagos se concretaron varios meses después de aprobarse las medidas. Unas medidas que permitieron mantener el nivel de consumo, pero los efectos beneficiosos para la población fueron solo temporales, mientras bancos y grandes empresas eran rescatados y volvían a conseguir beneficios pocos años después. 

Como resultado de la crisis se agudizó notablemente la desigualdad social en Estados Unidos. Según los varios informes publicados desde 2010 y años sucesivos por la OCDE, la Unesco y otros organismos, EE UU y España fueron los países donde más se profundizó la desigualdad social durante los años más duros de la crisis.

Pero a la Administración Trump y las grandes corporaciones no les quita el sueño que quede mucha gente atrás. El presidente ya le puso fecha a la reactivación del motor de la economía, para Pascua, para el 12 de abril, y no quiere que le contradigan ni los científicos ni los responsables sanitarios, ni siquiera el alarmante número diario de muertos y nuevos infectados.

Durante una intervención en la cadena conservadora de televisión Fox News Trump dijo días atrás que estaba “ansioso para que la nación recupere su normalidad”. 

“No podemos aceptar que el remedio sea peor que la enfermedad”

En su cuenta de Twitter el presidente dijo también: “No podemos aceptar que el remedio sea peor que la enfermedad” y advirtió que dejar que se hunda la economía y el país con ello “podría provocar miles de suicidios”.

Obviando las instrucciones federales dadas para que no haya reuniones de más de diez personas, Trump añadió en la Fox: “Creo que el domingo de Pascua tendremos las iglesias abarrotadas en todo nuestro país. Sería un momento hermoso. Y es el momento que creo sería adecuado”.

La Cámara de Comercio y la Federación Nacional de Negocios Independientes parecen dudar de que el optimismo de Trump sea realista y prefieren escuchar los consejos de los expertos en salud, pero también hay grandes corporaciones, fondos de inversión, banqueros y dirigentes políticos que respaldan la postura del presidente, piensan que “por algunos que no puedan trabajar no se puede parar el país”.

“Algunos enfermarán y puede algunos mueran, sí, puede ser”

Uno de los amigos multimillonarios de Trump que más crudamente planteó el tema fue el banquero expresidente de Wells Fargo: “Algunos enfermarán y puede que algunos mueran, sí puede ser”, pero acto seguido se preguntaba si era preferible sufrir las terribles consecuencias de una paralización económica “¿o correr el riesgo de tener síntomas en realidad parecido a los de una gripe?”.

Otro de los que está haciendo campaña activa a través de Twitter para que “todos los que tengan poco riesgo de infectarse vuelvan a trabajar” fue Lloyd Blankfein, expresidente de Goldman Sachs.

A pesar de esta campaña de apoyo a Trump —según las últimas encuestas se ha recuperado de su caída en popularidad y vuelve a tener un 49%— las decisiones en materia de salud pública las toman los Estados según la Constitución estadounidense, lo que ha dado lugar a medidas totalmente diferentes a lo largo y ancho del país. 

Varios estados declararon la emergencia sanitaria y el aislamiento social días antes de que lo hiciera el Gobierno de Trump, mientras otros siguieron su ritmo habitual, pero unos y otros dirigen sus ojos ahora a la Casa Blanca, a la que reclaman ayuda, necesitan urgente material para enfrentar la epidemia que ya los desborda.

Trump improvisa día tras día y confía que la inyección económica le permita salir airoso de esta crisis. La campaña de las primarias del Partido Demócrata que ocupaban desde hace meses las portadas de los medios de comunicación han sido totalmente desplazadas y apenas se escuchan declaraciones de los dos candidatos que mantenían un duro pulso, Bernie Sanders y Joe Biden.

La voz demócrata que más se escucha estos últimos días —con ruedas de prensa diaria— es la de Andrew Cuomo, el gobernador del estado de Nueva York, que es quien exige al Gobierno medidas más rápidas y drásticas.

Trump rechazó durante días los consejos que llegaron desde distintos sectores para que interviniera determinadas empresas privadas para redirigir su producción y que fabricaran elementos fundamentales como respiradores. “Esto no es Venezuela, esto es un país libre”, contestó Trump. Pero finalmente tuvo que comerse sus propias palabras.

Ante la presión de las autoridades sanitarias y dirigentes políticos y gobernadores, incluso de su propio partido, terminó cambiando su postura.

A través de su super activa cuenta de Twitter, como es su costumbre, anunció que había obligado a la empresa automovilística General Motors, la más preparada para ello, a fabricar respiradores para los pacientes de coronavirus. Para ello, el presidente estadounidense ha desempolvado una legislación que se adoptó en los años 50 durante la Guerra de Corea, la Ley de Producción de Defensa. 

Carrera por cumplir promesas en política exterior 

Trump está desesperado, va improvisando cada día, ha perdido mucho tiempo y no sabe cómo atajar las graves consecuencias de esa irresponsabilidad.

Pero el presidente no quiere descuidar ningún flanco de su gestión y sigue con su vista puesta en el 3 de noviembre próximo. 

A pesar de que el coronavirus ha trastocado inesperadamente su estrategia quiere mantener también en política exterior el agresivo perfil unilateralista que ha caracterizado a su Administración durante estos últimos tres años.

Trump —como Obama antes— prometió llevar a casa a las tropas empantanadas en guerras lejanas e intenta cumplirlo y reivindicarlo como una victoria y no como lo que es, una derrota en toda regla de Estados Unidos.

Después de casi 19 años de haber iniciado la guerra en Afganistán para perseguir a los milicianos de Al Qaeda y derrocar al régimen de los talibán, Estados Unidos está a punto de firmar un acuerdo de paz con los combatientes islámicos fundamentalistas, que controlan ya hoy las dos terceras partes del territorio afgano.

Estados Unidos está siendo también presionado para abandonar totalmente Iraq, otro país contra el que desató una devastadora guerra unilateral —con complicidad de Blair y Aznar— hace 17 años.

Tras asesinar con un ataque con drones en territorio iraquí en enero pasado al principal general iraní, Qasem Soleimani, la situación de las tropas estadounidenses asentadas en Iraq se ha hecho insostenible. Trump pretende vender la retirada como parte de una estrategia programada por el Pentágono.

Y para gran sorpresa de los otros países firmantes del Acuerdo Nuclear con Irán, y sus propios socios europeos, el Gobierno de Trump decidió endurecer drásticamente las sanciones contra el régimen iraní.

Más sanciones a Irán, el país más castigado de Oriente Medio

Irán es el país más afectado por el covid19 de todo Oriente Medio y el Golfo y las sanciones de EEUU agudizan aún más la pésima gestión de la crisis por las autoridades de ese país. Las sanciones golpean de lleno a la población civil al impedir la llegada de medicinas, mascarillas y respiradores comprados en el exterior.

Trump hace así caso omiso al reclamo hecho por el secretario general de la ONU,  António Guterres, quien pidió que se levantaran todas las sanciones a países existentes actualmente. “Es momento para la solidaridad y no para la exclusión, para los embargos y sanciones”, dijo Guterres. En el mismo sentido lo hizo Josep Borrell, titular de Política Exterior de la UE, quien sostuvo que había que hacer un esfuerzo para ayudar a la población iraní, apoyando de esta forma el inédito pedido que hizo Irán al FMI de un préstamo de más de 5.000 millones de dólares para poder hacer frente a la crisis provocada por la pandemia.

Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se pronunció también sobre el tema: “En un contexto de pandemia global como la actual, el impedir los esfuerzos médicos de un país aumenta el riesgo para todos nosotros”.

Pero Trump sigue con sus planes. Tras retirarse del Acuerdo Nuclear, ha reanudado y ampliado las sanciones contra la república islámica en un intento por asfixiarla económicamente y con ello agudizar la tensión social y la oposición al Gobierno. 

Trump quisiera cumplir el sueño perseguido por muchos presidentes estadounidenses antes que él: acabar con el régimen de los ayatolás instaurado en 1979.

Trump pone precio a la cabeza de Maduro: 15 millones de dólares

El presidente estadounidense vive la permanencia en el poder de Nicolás Maduro como el mayor fracaso de su Administración en América Latina y el Caribe. 

La Casa Blanca apostó a inicios de 2019 por Juan Guaidó como el último de los intentos hechos en los últimos 20 años para acabar con el proceso chavista iniciado en 1999 por Hugo Chávez que tanto trastocó los intereses de EE UU con Venezuela.

Pero Guaidó fracasó, como antes fracasó Leopoldo López y antes Henrique Capriles, y antes incluso los que protagonizaron el golpe de Estado de 2002, el paro petrolero de 2003 y tantas otras acciones de boicot patronal y hostigamiento mediático.

La gira internacional que llevó a cabo Guaidó entre enero y febrero pasado parecían haber resucitado su figura tras el fracaso de su autoproclamación como 'presidente interino' de un año atrás. Pero el poder real lo sigue detentando Nicolás Maduro. 

A pesar del voluminoso presupuesto que EE UU ha dedicado para los planes golpistas contra Maduro y de los millones de dólares incautados ilegalmente al Estado venezolano que ha puesto a disposición de Guaidó y su equipo, la vía Guaidó no ha logrado cuajar.

Y por ello, y ya descartada hace tiempo una intervención militar convencional por lo arriesgado de la operación, Trump lanza ahora una iniciativa que pareciera inspirada en las películas estadounidenses del viejo Far West: pone precio a la cabeza de Nicolás Maduro y sus principales colaboradores.

En verdad, tampoco es nuevo, Estados Unidos ofreció en el pasado reciente también recompensas millonarias por Sadam Husein primero, y por Osama bin Laden y dirigentes del Estado Islámico después.

Para intentar que la iniciativa no parezca tan grotesca en boca del presidente de la primera potencia mundial Trump ha buscado una justificación. Les acusa de tráfico de drogas y de patrocinar el terrorismo, de ser cómplice de narcoterrorismo con fuerzas no desmovilizadas de las FARC colombianas “para inundar EE UU de cocaína”. 

El presidente estadounidense ofrece 15 millones de dólares por cualquier información que facilite la detención de su homólogo venezolano y baja la recompensa a diez millones por la cabeza del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello; el vicepresidente económico, Tareck El Aissami, los generales retirados Hugo Carvajal y Cliver Alcalá Cordones.

Llama la atención que este último reside ahora en Barranquilla, en Colombia, y aseguró en su momento que en coordinación con Guaidó había comprado armas para preparar hombres en la frontera para poder combatir contra el Gobierno de Maduro.

En la lista negra elaborada por la agencia antidrogas estadounidense (DEA) se incluye también al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Maikel Moreno, y al general Padrino López, actual ministro de Defensa y jefe del Ejército. El año pasado, la CIA aseguraba que el general Padrino López era muy crítico con Nicolás Maduro y hombre en el que apoyarse para su derrocamiento.

Los coloridos carteles con el Reward of up to $15,000,000 USD distribuidos por la DEA con las fotografías de los buscados movilizarán sin duda a no pocos mercenarios, tal como lo mostraban las películas de Hollywood.

Ni la ONU ni la OEA ni la UE ni ningún organismo internacional ha opinado al respecto. La impunidad imperial sigue campando a sus anchas.

29 mar 2020 06:00

Publicado enInternacional
La máscara neoliberal y la del coronavirus

Camille Peugny , sociólogo francés especialista de las desigualdades sociales 

 La crisis sanitaria corrió el telón de la identidad capitalista y funcionó como espejo de la desigualdad laboral. Los vencedores en casa, los otros en el trabajo.

 

Desde París.La máscara del liberalismo se cayó al mismo tiempo que, individualmente, nos pusimos una máscara para protegernos del coronavirus. Parece una suerte de reconexión globalizada con el movimiento zapatista que surgió en Chiapas, México, a finales de 1994. Los zapatistas decían:” nos cubrimos el rostro para ser visibles”. Esa visibilidad de quienes estaban ocultos en el flujo tramposo del tecno-liberalismo ha irrumpido hoy en nuestras vidas cotidianas poniendo en la pantalla de la vida a todas esas clases sociales de trabajadoras y trabajadores invisibilizados por el híper consumo y que, en estas semanas, se han vuelto el corazón de la supervivencia de nuestras existencias: obreros y obreras, choferes, camioneros, panaderos y panaderas, repartidores, cajeras y cajeros de supermercados, enfermeras, asistentes de hospitales y un montón de hombres y mujeres asumiendo tareas y oficios ingratos, mal pagos, al servicio de las clases superiores han sido llamados a mantener viva la llama de los intercambios necesarios al funcionamiento de las sociedades. Los ejecutivos están en sus casas, en el campo o en la playa, los héroes inflados de las startups detrás de sus pantallitas bien protegidos de la circulación mientras que los trabajadores y trabajadoras constituyeron el pilar del hilo de vida que queda dentro de un sistema confinado. La crisis sanitaria corrió el telón de su identidad al tiempo que funcionó como espejo de la desigualdad laboral. Los vencedores de la globalización están en casa, los otros en el trabajo. El sociólogo francés Camille Peugny es un especialista de las desigualdades sociales y de la desclasificación social. Miembro del Centro de Investigaciones sociológicas y políticas de Paris (CRESPPA-CSU) y profesor en la Universidad de París VIII, ha escrito varios libros sobre las desigualdades laborales y sociales (Le déclassement, La montée du déclassement, Le destin au berceau : Inégalités et reproduction sociale).

En esta entrevista con Página/12 realizada en París en tiempos de confinamiento, Camille Peugny analiza esa perdida de la invisibilidad de las clases populares, así como la ocasión única, el “ahora o nunca”, que tiene la izquierda para replantear un proyecto de sociedad para todos y no solo para las clases medias conectadas.

--El 31 de diciembre de 1994 surgió en México el movimiento zapatista. Sus militantes tenían el rostro cubierto con un pasamontaña. Uno de sus emblemas fue decir: estamos enmascarados para que nos vean mejor. En esta crisis sanitaria mundial, la gente se puso máscaras de protección y, con ello, se visibilizó lo que era invisible: grupos sociales marginados, trabajadores. Desde la cajera del supermercado, el panadero, el señor y la señora del almacén, el camionero, en fin, ellos son hoy quienes hacer funcionar el sistema mientras que los ejecutivos trabajan protegidos desde sus casas de fin de semana. Las máscaras sanitarias los volvieron visibles.

---Sí, fue así. La máscara nos reveló a esas clases sociales que son generalmente invisibles y que hoy están afuera, en la calle, trabajando, para garantizar nuestra supervivencia. Ahora bien, esta nueva geografía social existe desde hace mucho. En Francia, como en la mayoría de los países occidentales, hay una polarización del trabajo y de la sociedad. Por un lado, están los empleados calificados, móviles, que hablan varios idiomas, trabajan en las empresas internacionales y venden por mucho dinero su capacitación en el mercado del trabajo. Por el otro, están los empleados poco calificados, en su mayoría mujeres mal pagas que están al servicio de la otra clase social para ir a buscar a los niños a la escuela, hacer tareas de limpieza. Por consiguiente, esta forma de relación entre clases sociales estaba ya presente, pero, ahora, se hizo muy visible en este contexto de crisis. Todos aquellos y aquellas que tienen un trabajo protegido y bien pago pueden trabajar desde su casa mientras que todos aquellos y aquellas que garantizan la supervivencia de la sociedad están obligados a salir. Es como una experiencia de laboratorio masiva y a cielo abierto. La crisis sanitaria del coronavirus visibilizó las jerarquías de la utilidad social.

--El relato visible de lo real trastornó de hecho las ficciones de la economía globalizada.

--Efectivamente. Con la globalización de la economía ha habido un movimiento de polarización de la estructura del trabajo que ahora aparece con toda su fuerza. Desde hace 30 años nos vienen prometiendo la desaparición de los trabajos penosos y el advenimiento de una sociedad del conocimiento. Pues no, al final nos damos cuenta de que, en 2020, nuestras en sociedades circulan millones de empleados que tienen puestos de trabajo penosos, mal pagos, expuestos, y que, sin ellos, la sociedad no puede funcionar. Le doy un dato válido para Francia: en este país hay 15 millones de personas que trabajan como obreros o empleados. Hoy los vemos mejor.

--Es la segunda vez en el último año y medio que la raíz de la sociedad sale a la superficie: primero fue, a partir de 2028 y durante una parte de 2019, el movimiento de los chalecos amarillos, el cual sacó a la luz lo que se llamó “la Francia invisible”. Ahora el coronavirus.

--Cuando los chalecos amarillos se movilizaron descubrimos que había muchos empleados y empleadas que giraban en torno a esos trabajos invisibles, con salarios bajos. Hace 18 meses se los pudo identificar cuando ocuparon las rotondas de Francia. La historia vuelve a repetirse.

--En casi todas las izquierdas hay como un pesimismo, un derrotismo marcado, un canto del cisne negro. Predomina la idea según la cual esta crisis le servirá al liberalismo para encapsularnos aun más. Usted ve, al contrario, una oportunidad única de redención social.

---No creo desde luego que toda la gente que sale a sus balcones o sus ventanas a aplaudir a quienes trabajan en los hospitales se conviertan de pronto en militantes anti liberales. Una buena parte de la sociedad volverá a ser como antes una vez que la crisis pase. En cambio, sí estoy convencido de que, para la izquierda, contamos con una oportunidad única. De golpe surgieron ante nosotros todas las aberraciones de las políticas implementadas en el curso de las últimas décadas. Un ejemplo dramático de esto es lo que ocurrió en Francia con las máscaras. Hace algunos años, un ministerio borró una línea presupuestaria destinada a comprar máscaras con el fin de ahorrar plata y ahora no hay máscaras a raíz de eso. Nuestro sistema no funciona más. Con esta catástrofe que vivimos vemos los resultados de estas políticas neo liberales. Podemos pensar que esto servirá de pedagogía, podemos pensar que, si la izquierda lleva a cabo un trabajo de análisis, de propuestas positivas sobre las consecuencias de estas crisis espantosas, entonces si podemos pensar que habría ciertos parámetros que cambiarían. En todo caso, si después de esta crisis nada cambia sería desesperante. Admito que la tarea es complicada. Para empezar a ir hacia una dirección distinta que la del rigor presupuestario o de la finanza hace falta un trabajo de largo aliento y, además, realizado a escala internacional. Nos hace falta una reacción coordinada de los movimientos y los partidos de izquierda en todos los países. Para los progresistas, los antiliberales, es ahora o nunca. Es la oportunidad para que, juntos, diseñemos un cambio de sistema. Todavía viviremos varios meses más con una demostración explosiva sobre el camino sin salida al que las políticas de las últimas décadas nos condujeron. Si después de esto nada cambia, entonces nunca jamás habrá cambios.

--Uno de los conceptos que usted ha promovido en su obra es el de la sociedad de la atención, del cuidado, de lo que los anglosajones llaman "care".

--Cuando se habla del care se piensa en la atención a los niños, a las personas de la tercera edad, etc. Pero yo creo que es preciso ampliar esta noción de la atención a todos los oficios que existen para estar al servicio de nuestros semejantes. La cajera del supermercado que sigue trabajando hasta las 10 de la noche en París para que el ejecutivo pueda hacer sus compras también forma parte de esas profesiones de la atención al otro. Justamente, el cuidado, la atención, el care, permite entender la dimensión vertical de la sociedad. Hay muchas personas cuyo trabajo consiste en estar al servicio de los demás. Esas personas son a menudo mujeres, inmigrados, que trabajan en condiciones dramáticas. Esta idea del care, de la atención, extendida a todas las profesiones puede servir para repensar las relaciones entre grupos sociales. Creo que, para la izquierda, es, otra vez, una forma de proponer un proyecto de sociedad positivo en el cual se le pueda ofrecer a esos millones de trabajadoras y trabajadores un lugar en la sociedad a la altura de su utilidad y de su importancia social. Insisto en decir: es una oportunidad histórica para repensar el lugar de cada uno en la sociedad y promover un cambio. Si no lo hacemos ahora, nunca más lo haremos. Hay un trabajo personal y político muy importante que debe hacerse.

--Este trastorno exponencial reactualiza igualmente lo que el liberalismo puso bajo la alfombra mientras que la izquierda miraba hacia otro lado: las clases sociales existen y la desigualdad las atraviesa.

---La temática de la desigualdad social siempre fue actual, sólo que no se la estimuló políticamente. Los términos como clase obrera, ricos, dominantes, fueron desapareciendo de a poco de las retóricas políticas, incluso de la propia izquierda. Sin embargo, no por ello las clases sociales dejaron de existir. Hay que empezar por promover los oficios, la función social, la jerarquía de la utilidad social. Hay que llevar la voz de los trabajadores, de las mujeres, de los hombres y de sus oficios. No todos los dominados tienen conciencia de pertenecer a una misma clase social con capacidad de organizarse para defender sus intereses como lo enuncia la teoría marxista. En parte la responsabilidad de esto también incumbe a la izquierda porque abandonó a esas clases sociales y la temática social. Hace 30 años que se habla de las clases medias y no se habla de las clases populares. Vivimos en una sociedad de clases sociales y de antagonismos sociales. Ambas problemáticas deben ser llevadas al centro del debate público. La izquierda no debe tener miedo de hablar de clases sociales. En este contexto, hablar sólo de clases medias equivale a no tratar el tema de las clases sociales. Así se instaura la imagen de una sociedad compuesta únicamente por una gigantesca clase media. Desde luego, no bastaría con hablar de las clases populares para ganar sus votos, empezando porque esas clases populares se identifican con la clase media y quieren parecerse. Pero hay que asumir un discurso que sea al mismo tiempo capaz de apropiarse de los antagonismos sociales y designar un porvenir colectivo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enSociedad
Medidas sanitarias, Estado policial y democracia.

A nivel mundial, las iniciativas para afrontar la expansión del covid-19 generan debates sobre las libertades y los derechos ciudadanos toda vez que se imponen severas restricciones y se utilizan las fuerzas armadas para supervisarlas. Algunas voces rechazan la comparación con Estados instalados como referentes de eficiencia.

 

Cuando la pandemia golpeaba con fuerza a China y había aún pocos casos en el resto del mundo, The New York Times titulaba: “China recurre a un control social al estilo de Mao para frenar el coronavirus”. El diario se empeñaba en contrastar las democracias occidentales con el régimen dictatorial de Beijing: “El gobierno chino ha llenado las ciudades y las aldeas de batallones de vecinos entrometidos, voluntarios uniformados y representantes del Partido Comunista para llevar a cabo una de las campañas de control social más grandes de la historia” (The New York Times, 15-II-20).

Un mes y siete días después, cuando la Oms anuncia que Estados Unidos “empieza a convertirse en foco de una pandemia que se acelera”, el tono de superioridad parece dar paso a una mayor cautela y al reconocimiento de que los países asiáticos han manejado la emergencia mejor que los europeos y que la propia superpotencia.

De hecho, cuando el presidente Donald Trump anunció el domingo 22 el despliegue de fuerzas armadas en Nueva York, California y Washington “para ayudar a los gobiernos regionales a enfrentar la crisis” y se definió a sí mismo como “un líder de tiempos de guerra”, los medios estadounidenses no lo condenaron con la misma energía que mostraron previamente ante el régimen chino.

Democracia y nación. 

Los medios rusos informan que para ayudar a Italia a combatir el coronavirusMoscú ha enviado a ese país un grupo de especialistasmilitares formado por unos cien médicos y biólogos del Ministerio de Defensa de Rusia.

“Tomó menos de 24 horas desde la conversación entre el presidente ruso y el primer ministro italiano hasta la salida del primer avión con carga a Roma. En sólo una noche, estos militares se reunieron en la región de Moscú, provenientes de toda la parte europea de Rusia”, destacó el historiador militar Dmitri Boltenkov (Sputnik, 23-III-20).

En un sentido similar se movilizó la ayuda de Cuba (véase “Nadie abandonado”, Brecha, 20-III-20) y de China a los países europeos. En los últimos días, Beijing ha enviado millones de tapabocas y otros suministros a varios Estados. China es “el único país capaz de suministrar mascarillas a Europa en tal cantidad”, sostuvo en un discurso la semana pasada el ministro del Interior checo, Jan Hamacek. Los chinos “son los únicos que pueden ayudarnos”, manifestó por su parte el 16 de marzo el presidente serbio, Aleksandar Vucic, al declarar el estado de emergencia. Vucic ha calificado al jefe de Estado chino, Xi Jinping, de “hermano” (El País, 21-III-20). El prestigio de China crece con los envíos masivos de material protector que escasea en el mundo.

Aunque no son los únicos países que ayudan a los afectados por la pandemia, Rusia, China y Cuba cuentan con regímenes que Occidente considera como “autoritarios” o simples dictaduras. Esta tensión está presente en numerosos análisis, con las más diversas conclusiones.

El escritor y periodista brasileño Diogo Schelp considera que las principales amenazas que revela la pandemia son la “propaganda engañosa” de gobiernos y medios, la asfixiante “vigilancia tecnológica”, la “restricción de la libertad de movimientos” y la “tentación autoritaria”, cuyos extremos estarían representados por Jair Bolsonaro y Biniamin Netaniahu (Uol, 23-III-20).

José María Lasalle, profesor de Derecho y exsecretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital de España, apunta: “Que China se muestre más eficiente es una mala noticia para la libertad” (La Vanguardia, 18-III-20). En su opinión, la actual crisis “puede acostumbrarnos a vivir en un marco de excepcionalidad normalizada que nos haga admitir que para afrontar los riesgos de la globalización son razonables pautas autoritarias que no admitan discusión”.

Autor del libro Ciberleviatán, cuyo título lo dice casi todo, Lasalle sostiene que el problema de la sociedad actual nace de que “hemos asumido que la salud pública es la prioridad y que, por tanto, la seguridad debe prevalecer sobre una libertad que ha perdido su dimensión pública para confinarse en un ámbito privado”. En gran medida esto sucede porque “vivimos en una sociedad de clases medias debilitadas en sus resistencias emocionales frente a la adversidad”, dice Lasalle.

En síntesis, la decisión de sacrificar la libertad por la seguridad, combinada con la recurrencia a la asistencia social, dibujan un panorama desolador para las libertades democráticas. Un planteo interesante, además, porque no coloca la deriva autoritaria en las alturas sino en el seno de la sociedad, que practica la cultura nada difusa del individualismo. El español concluye asegurando que el “tsunami de datos” que estamos liberando durante el confinamiento enriquece a las corporaciones tecnológicas.

Por su parte, Stephen Walt, profesor de Asuntos Internacionales de Harvard, sostiene que “el covid-19 va a crear un mundo que es menos abierto, menos próspero y menos libre. No tenía que ser así, pero la combinación de un virus mortal, planificación inadecuada y liderazgo incompetente han colocado a la humanidad en un camino nuevo y preocupante” (Foreign Policy, 20-III-20).

Eficacia y pueblo 

 

El analista de Asia Today residente en Seúl Andrew Salmon sostiene que Corea del Sur “ofrece un historial ejemplar de control de la pandemia sin pisotear las libertades más básicas y el comercio” (Asia Times, 18-III-20). Opone las medidas de Europa y Estados Unidos, que considera “francamente autoritarias”, a las de Corea del Sur, donde la irrupción del coronavirus fue, casi, imparable.

El país consiguió lo que Salmon define como “control democrático de desastres”, haciendo muchas pruebas (unas 20 mil diarias al comienzo de la epidemia), lo que le permitió detectar infectados y apostar al autocontrol. Aunque el daño económico existe, Corea del Sur, pero también Japón están transitando la pandemia sin cerrar la economía, con negocios abiertos y sin recurrir a la Policía para devolver a los viandantes a sus casas. Esto fue posible, en gran medida, por una cultura muy particular que lleva a los ciudadanos a aceptar las recomendaciones de la autoridad sin rechistar.

Este punto lo desarrolla el filósofo coreano, residente en Berlín, Byung-Chul Han, autor de numerosos best sellers de gran circulación entre las clases medias. Han sostiene que muchos Estados del Asia-Pacífico están influenciados por el confucianismo, que sus poblaciones valoran la autoridad y el orden. “Las personas son menos renuentes y más obedientes que en Europa. También confían más en el Estado. Y no sólo en China, sino también en Corea o en Japón la vida cotidiana está organizada mucho más estrictamente que en Europa. Sobre todo, para enfrentarse al virus, los asiáticos apuestan fuertemente por la vigilancia digital” (El País, 22-III-20).

El filósofo agrega que en esos países no existe conciencia crítica ante la vigilancia digital y que no se menciona la protección de datos, incluso en democracias como Japón y Corea. En China, “no hay ningún momento de la vida cotidiana que no esté sometido a observación. Se controla cada clic, cada compra, cada contacto, cada actividad en las redes sociales. A quien cruza con el semáforo en rojo, a quien tiene trato con críticos del régimen o a quien pone comentarios críticos en las redes sociales le quitan puntos”, señala Han. La ironía es que esta vigilancia orwelliana, que el pensador coreano define como un “Estado policial digital”, “resulta más eficaz para combatir el virus que los absurdos cierres de fronteras que en estos momentos se están efectuando en Europa”.

Si la pandemia acelera la transición hacia la hegemonía global de Asia y China, como apuntan por ejemplo los intelectuales consultados por la revista estadounidense Foreign Policy, y como se deduce de la mayoría de los análisis independientes, podemos estar ante una elección ineluctable: seguridad y salud por un lado, democracia por el otro.

Sin embargo, no deberíamos reducir la disyuntiva actual a una opción entre los valores y las culturas de Occidente y de Oriente. Para quienes se ufanan de la superioridad de las democracias liberales occidentales, el sociólogo e historiador económico Immanuel Wallerstein nos recordaba que democracia y liberalismo no van a la par, sino que son opuestos: “El liberalismo se inventó para contrarrestar las aspiraciones democráticas. El problema que dio origen al liberalismo fue el de contener a las clases peligrosas”, ofreciéndoles un acceso limitado al poder político y cierto bienestar económico “en grados que no amenazaran el proceso de acumulación incesante de capital”.

Publicado enSociedad
Sábado, 28 Marzo 2020 07:03

Contagiar otro mundo

Contagiar otro mundo

Frente a los decretos de excepción expedidos por diversos gobiernos, el “ shock sicótico-viral” extendido por los pueblos del mundo, y el peligro científicamente probado del coronavirus, movimientos sociales crean formas de extender la solidaridad. Primero, para atender a las personas mayores, el sector más vulnerable en la pandemia. Después, para enfrentar los costos sociales que ya se colocan sobre los hombros de los de abajo.

Italia es un buen ejemplo. De larga tradición partisana, anarquista y autonomista, la Italia social reinventa sus formas de ayuda mutua. Christian Peverieri, integrante del colectivo Centros Sociales del Noreste, herederos del movimiento autónomo de la década de los setenta, colabora con lugares ocupados y en la lucha por los derechos de vivienda, de los migrantes y trabajadores: "después del decreto que nos obligó a quedarnos en casa, hemos empezado a pensar que podríamos hacer para no desaparecer como movimiento".

Una de las iniciativas más fuertes en Italia es la asamblea nacional por el salario de cuarentena, en la que movimientos sociales convergen en una línea: "esta crisis no la pueden pagar los pueblos". Así, un fuerte movimiento laboral podría estar en puertas, algo que abarque diversos sectores, especialmente a quienes sus condiciones materiales no les permiten parar, y cuya vida está en riesgo ante el virus y las exigencias del mercado: cambios en la producción, obligación de sostener la vida de quienes están en casa, ocupar gasto social para rescatar corporaciones y flexibilización del trabajo.

Lucia Arese de Carovane Migranti agrega: "Los más golpeados son siempre los sectores más vulnerables, con menos privilegios, menos protegidos por el Estado, los que están al margen del sistema". A las personas que viven al día y sin parar, se suman otras poblaciones excedentes. Por ejemplo, los migrantes y refugiados de los campos de Lesbos, donde ya se confirmó el primer caso de coronavirus. Los obreros cuyas industrias no querían detenerse y se fueron a paro ellos mismos. Y los presos ahí y en Colombia, quienes se amotinaron por sus condiciones de hacinamiento y fueron masacrados.

En diversas localidades de España, Francia y Alemania las redes vecinales en Internet trabajan a tope. Además de apoyar a adultos mayores, ofrecen asesoramiento legal y laboral ante despidos injustificados y cuidado de niñas y niños. Radios comunitarias y viejos movimientos por el derecho al hogar digno hoy claves para informar.

En Irán, el país olvidado de la pandemia, donde el gobierno asesinó a centenas durante las protestas de 2019 y ahora miente sistemáticamente sobre el virus, la población no tiene más que organizarse. El poeta Mohsen Emadi cuenta: "tenemos una huelga no manifestada. Se trata de tomar el control de su vida, porque el régimen no la puede cuidar".

Así, las redes organizadas dan un vuelco a las medidas de excepción, los discursos de los medios, y hasta rebasan a los filósofos críticos europeos, ahora centrados en debates sobre el Estado, el control, el estancamiento, la producción, pero han ignorado a las formas-de-vida que a diario practican la insurrección por venir.

Aunque, es cierto, vivimos el perfeccionamiento digital y policial de un Estado de excepción perpetuo. O más, una sociedad de la excepción: mercados, crimen organizado, medios de comunicación, redes sociales, son su garante. Estos poderes declararon la guerra a los manifestantes de los movimientos plebeyos y populares de 2019, y arremeten ahora contra un "enemigo" invisible no humano-el virus. Colombia e Irán, Ecuador y Francia, Chile y España, las calles de los países que se levantaron contra el neoliberalismo hace pocos meses están bajo sitio. De manera simultánea, los gobiernos mandan al Ejército a ocupar ciudades y lanzan programas de rescate, para corporaciones.

También es cierto que los pueblos han hallado la forma de retomar estas luchas. Un potente cacerolazo resonó en ciudades como Bogotá, Río de Janeiro y Barcelona el 18 de marzo. En los países sudamericanos el enojo es contra la ineptitud de sus gobiernos. En España las cacerolas truenan contra el rey Juan Carlos I, a quien se exige que ponga a disposición de los afectados el dinero que supuestamente le donó el difunto rey saudí. Toman la calle, pero de una manera distinta: con sonidos. O, incluso, como la fronteriza ciudad de Mexicali, miles se ven forzados a salir a manifestar su repudio por la imposición de una cervecera en su territorio, la cual amenazara el acceso popular al agua. Así, nos dicen: "arriesgamos la vida en el presente por la vida del futuro."

Para cambiar los términos del Estado de excepción y cuidar la vida ante el virus, la poeta de la India, Nabiya Khan, escribe: "distancia física con solidaridad social". Y los zapatistas, al anunciar el cierre de sus caracoles autónomos, llamaron: "a no perder el contacto humano, sino cambiar temporalmente las formas para sabernos", una manera quizás, de seguir contagiándonos, en su raíz etimológica: seguir en contacto. Esto nos coloca ante lo que los personajes de Albert Camus dicen en la novela La Peste: "no he tenido nada que aprender con esta epidemia, si no es que tengo que combatirla al lado de usted".

Así que, paradójicamente, el coronavirus amplía la disputa por otro mundo y revela el antagonismo: ¿cantamos el himno nacional italiano o español desde el balcón, o la canción partisana antifascista Bella Ciao? O nos adaptamos al capitalismo, su actualizado control biopolítico, o nos situamos en un “ momentum de emancipación anárquica y recreación en común del mundo humano en su simbiosis con lo no humano”, como escribió recientemente el joven filósofo chileno Gonzálo Díaz Letelier.

Esto implica una triada: actividad desde abajo, paro organizado y reflexión crítica. Quizás, como planteó el EZLN en estos días: "La palabra y el oído, con el corazón, tienen muchos caminos, muchos modos, muchos calendarios y muchas geografías para encontrarse. Y esta lucha por la vida puede ser uno de ellos".

Al-Dabi Olvera, cronista

Publicado enSociedad
Sábado, 28 Marzo 2020 06:55

El irresistible retorno de los militares

El irresistible retorno de los militares

Bolsonaro en la cuerda floja

“Bolsonaro no gobierna más y Brasil vive una desobediencia civil”, escribió el columnista Merval Pereira en la edición del 26 de marzo del diario O Globo. No es cualquier periodista ni cualquier medio. Perteneciente a la cadena Globo, O Globo es el diario de mayor circulación de Brasil y Pereira es uno de los periodistas más cercanos a la familia Marinho, propietaria de la cadena.

 O Globo apoyó el golpe de Estado de 1964, mantuvo estrechos lazos con todos los gobiernos militares y fue opositor al gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva. Por eso, sus críticas a Bolsonaro pueden tomarse como un termómetro de lo que piensa el gran empresariado brasileño.

En rigor, el aún presidente de Brasil, o “antipresidente” como lo bautizó la periodista Eliane Brum, nunca tuvo una posición confortable.

Desde los primeros meses de 2019, apenas asumió la presidencia, fue el vice Hamilton Mourao, ex general de línea dura, el encargado de zurcir los desgarros diplomáticos que provocaba la incontrolable verborrea de Bolsonaro.

Pereira sostiene que el presidente “está aislado por propia elección”. En efecto, rompió con su propio partido, el PSL, con el que llegó al gobierno, con el Congreso, con todos los gobernadores y, por si fuera poco, con el principal cliente comercial de Brasil, China.

Pero el dato más novedoso, disparado directamente por la banalidad en el manejo por el presidente de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, es lo que Pereira denomina como “un movimiento de desobediencia civil instalado en el país”.

A mediados de marzo comenzó una cadena ininterrumpida de cacerolazos en las mayores ciudades, en respuesta a la minimización presidencial de los impactos del coronavirus.

Bolsonaro dijo que la crisis “pasará en breve”, que es apenas “un resfriadito” y que no ve motivo para cerrar las escuelas pues el impacto principal es con los mayores de 60 años.

Más bruto aún: “El brasileño bucea en las alcantarillas y no le pasa nada”.

Fue un golpe al mentón a la credibilidad de las clases medias urbanas en la ciencia, en las recomendaciones de aislamiento social de la OMS y en lo que vienen haciendo los gobiernos del mundo.

El ruido de las cacerolas

En Sao Paulo, por ejemplo, los cacerolazos se produjeron en los mismos barrios de clase media donde Bolsonaro obtuvo casi un 80 por ciento de los votos 18 meses atrás.

A mi modo de ver, los cacerolazos alertaron a la mayoría del empresariado, a los grandes medios y a un sector de las fuerzas armadas, sobre la gravedad de la situación.

Incluso un medio tan conservador como O Estado de Sao Paulo, cercano a las fuerzas armadas, editorializó el mismo 26 marzo, en tono incendiario: “El presidente parece desear ardientemente la confrontación –con los gobernadores, con el Congreso, con los medios y hasta con miembros de su propio gobierno ̶ para crear un clima favorable a soluciones autoritarias”.

El diario llama a los brasileños a “desconsiderar totalmente lo que dice el jefe de Estado”, en particular su insólito llamado a romper la cuarentena y volver a la “normalidad”. Se especula con que puede llegar a disolver el Congreso e instalar un gobierno dictatorial.

Un día antes, el martes 25, el diario Valor Económico, portavoz de los intereses financieros e industriales, vinculado a Folha de Sao Paulo, el otro gran medio brasileño, publicó una columna titulada “Carta de renuncia”, firmada por la periodista María Cristina Fernández.

En ella aparece un dato fundamental. Se estaría articulando una “salida elegante” de Bolsonaro, en la que estarían de acuerdo incluso los militares, a cambio de la amnistía a sus hijos, Carlos, Eduardo y Flavio, conocidos como 01, 02 y 03.

Asoma un general

Los tres pueden ser acusados por diversos delitos ante la justicia, incluso del asesinato de Marielle Franco, por el estrecho contacto que Flavio tenía con los asesinos (El País, 9 de febrero de 2020).

El gran vencedor de esta pulseada sería el vice Mourao, quien días atrás tomó distancia de las declaraciones del presidente sobre el coronavirus, y de ese modo quedó en posición de convertirse en su sustituto.

Una de las claves la dio el gobernador de Goiás, Ronaldo Caidado, del derechista DEM, un aliado de primera hora del presidente que ahora lo acusa de irresponsable y de “lavarse las manos responsabilizando a otras personas por un colapso económico”.

“Un estadista tiene que tener coraje suficiente para asumir las dificultades”, sentenció Caiado.

Es exactamente el perfil de Mourao. Férreo defensor de la dictadura militar (1964-1985), Mourao fue separado del Comando Militar del Sur, uno de los más poderosos del país, por las críticas públicas que hizo en 2015 al gobierno de Rousseff.

En 2017, cuando gobernaba Michel Temer, pidió una “intervención militar” que acabase con la corrupción de la clase política en Brasil (La Nación, 6 de agosto de 2018).

En medio de la crisis, el Comandante del Ejército, general Edson Leal Pujol, publicó un video dirigido a los militares en el que asegura que el combate al coronavirus “puede ser tal vez la tarea más importante de nuestra generación”.

Mirar hacia atrás para mirar hacia adelante

Militares que en la década de 1960 consideraron que su principal tarea era el combate al comunismo, se prestan ahora a retornar al poder con la excusa, igualmente precaria, de “salvar al pueblo y a Brasil”.

Si la crisis política se encaminara hacia un gobierno presidido por el general Mourao, estaríamos ante una paradoja: 35 años de democracia electoral desembocaron en el retorno completo de las fuerzas armadas al gobierno, que ya cuentan con más de cien de los suyos en los escalones más altos de la administración.

Sería algo así como un “gobierno militar democrático” para gestionar un “Estado policial digital”, un modelo que se está probando exitoso para los intereses del 1 por ciento más rico durante esta crisis sistémica.

El desafío, y el problema, es que Brasil suele marcar tendencias en el continente.

Los trabajadores y los sectores populares deberemos re-aprender a luchar en condiciones de represión, control policial-militar de la sociedad y de precariedad material en la vida cotidiana.

Un retorno a la década de 1960, cuando organizarse implicaba riesgos que sólo podían afrontarse con fraternidad, solidaridad e integridad ética.

Por Raúl Zibechi27 | 03 | 2020, 14:31

Publicado enInternacional
La geopolítica en los tiempos del coronavirus

Doce años después de la crisis financiera de 2008 la historia se repite, no sabemos aún si como tragedia más profunda o directamente como farsa. Tres mil millones de personas en el mundo confinadas por un coronavirus, llamado SARS CoV-2, que ha pateado el tablero mundial, pero también ha logrado lo que el socialismo no pudo: que se asuma la imperiosa necesidad del Estado como herramienta para garantizar la reproducción de la vida ante al avance depredador del capital.

La pandemia que arrasa al mundo, deja al descubierto cómo el neoliberalismo fue desmantelando el Estado y su sistema de salud, privatizando y entregando el control a farmacéuticas privadas donde pudo. Y donde aún quedaba Estado del bienestar, como en España e Italia, el sistema de salud ha colapsado.

El maremoto geopolítico ha obligado a Estados Unidos, y a pesar de Trump, a aprobar un rescate en forma de inversión pública de 2 billones de dólares, mientras el número de contagios supera ya los cerca de 82 mil de una China que mediante un Estado autoritario y eficiente con control sobre los medios de producción y alta tecnología, ha podido neutralizar los contagios locales del Covid-19. Camiones rusos entran en Roma, al mismo tiempo que en Alemania y Francia se habla de nacionalizar empresas, mientras Japón posterga los Juegos Olímpicos hasta 2021 e India confina a mil 300 millones de personas. En América Latina los médicos cubanos retornan a Brasil, tras haber sido expulsados por Bolsonaro, a quien se le rebelan unos gobernadores que impulsan una renta básica lulista como medida para afrontar la crisis. Mientras tanto en Chile siendo éste el Israel de Sudamérica, Piñera decreta el "estado de excepción constitucional de catástrofe".

Pero todos los anteriores son países del G20 u OCDE. Debe ser por eso que hablamos tanto del coronavirus y no mucho de la malaria, que tan solo en 2019 mató a 400 mil personas en África. Perdón, donde dije personas quise escribir 400 mil pobres y negros. Porque ese es el debate subyacente en México hoy y en muchos otros países. El aislamiento puede ser necesario en muchos lugares para contener la pandemia, pero sólo puede ser sostenible si no condena al hambre a los más vulnerables, quienes no cuentan con redes de protección social ni son parte de la economía formal.

Y es que después de la crisis sanitaria viene la crisis económica y social, una vez que se interrumpa la oferta por la interrupción de las cadenas de suministros y haya un shock de demanda interna y externa.

Sin ir más lejos, en Estados Unidos subsisten 27 millones de personas sin seguro médico y 11 millones más sin documentos. El coronavirus ya ha disparado las peticiones de prestaciones por desempleo hasta el récord histórico de 3.28 millones. Esto sólo en Estados Unidos, porque a escala mundial la OIT calcula un crecimiento del desempleo de 5.3 millones de personas en su hipóte-sis más prudente, y de 24.7 millones en la más extrema. Por comparar, la crisis de 2008-2009 dejó 22 millones de nuevos desempleados. En América Latina la crisis del Covid-19 podría hacer pasar el número de personas en situación de pobreza y extrema pobreza de los 250 millones actuales a 310, la mitad de los 620 millones de personas que habitamos en el subcontinente.

En el plano estrictamente económico, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo calcula perdidas globales por 2 billones de dólares, pero otros estudios hablan de hasta 9 millones, lo que significaría 10 por ciento del PIB global en un mundo en crisis donde la deuda global ya supera los 250 billones de dólares.

Estamos ante una bifurcación con dos posibles salidas: una es el camino que vislumbra Slavoj Zizek, una sociedad alternativa de cooperación y solidaridad, basada en la confianza en las personas y en la ciencia; el otro camino lo define Byug Chul Han como un mayor aislamiento e individualización de la sociedad, terreno fértil para que el capitalismo regrese con más fuerza.

Pero antes de la bifurcación ya estamos en un momento donde como bien define Carlos Fernández Liria, nos preocupa más que el coronavirus infecte a los mercados que a las personas. Todo ello en un escenario definido por Boaventura de Sousa Santos con el aparente oxímoron de la crisis permanente, donde hemos normalizado la excepción que permite justificar el despojo, la acumulación por desposesión y la doctrina del shock permanente contra nuestros pueblos.

Lo que está claro es que la reproducción del capital, dificultada por la crisis de un capitalismo en fase de descomposición, puede encontrar una ventana de oportunidad en la medida en que desaparece una parte de la población mundial y se crean nuevos mercados.

La salida ante esta nueva crisis debe ser en un primer momento keynesiana, (re)construyendo estados fuertes que rescaten a las personas y no a los bancos ni a las trasnacionales, estados que aprovechen el momentum para transitar hacia otras energías no basadas en combustibles fósiles, mientras se siguen profundizando todas las alternativas posibles posneoliberales.

O quizá no hacen falta tantos malabares teóricos y debemos guiarnos por Britney Spears citando a la escritora Mimi Zhu: "Nos alimentaremos mutuamente, redistribuiremos la riqueza, haremos huelga. Comprenderemos nuestra propia importancia desde los lugares donde debemos permanecer. La comunión va más allá de los muros. Todavía podemos estar juntos".

Por Katu Arkonada, olitólogo vasco-boliviano

Publicado enPolítica
El neoliberalismo en crisis mundial por el covid-19

Una de las grandes verdades que ha demostrado la enorme pandemia de coronavirus que recorre ya todos los continentes, es que el neoliberalismo ha llevado a los países que adoptaron ese sistema a una crisis social de incalculables dimensiones.

El corolario que se desprende de esa realidad es que el neoliberalismo ha entrado en crisis mundial al ser incapaz de resolver los problemas socio-económicos de las grandes mayorías pues sus beneficiarios son una pequeña capa de la sociedad y las multimillonarias compañías transnacionales.

El caso más significativo resulta el de Estados Unidos, país impulsor del neoliberalismo donde más de 30 millones de personas no cuentan con seguro médico y otros 40 millones solo acceden a planes deficientes, con copagos y seguros de costos tan elevados que solo les sirve para pequeñas atenciones por los enormes costos de los servicios de salud.

El negocio de las privatizaciones ha dejado desamparadas a millones de personas en el gigante del norte pues la premisa en las clínicas y hospitales resulta completamente discriminatoria: Si no tiene dinero no lo atienden, si cuenta con un buen seguro las puertas se abren.

Antes de la pandemia del covid-19 Raúl Garnica llegó al hospital de Kendall, en Miami, porque presentaba fiebre y continencia urinaria. Los análisis preliminares determinaron que padecía una posible insuficiencia renal. Debió pagar 455 dólares solo por los análisis y como su seguro no cubría los gastos de atención por esa enfermedad el hospital no lo siguió tratando. Ahora se encuentra en compás de espera sin tratamiento médico.

En un país con más de 328 millones de habitantes donde no existe control sanitario generalizado y los servicios médicos y farmacéuticos están controlados por particulares o empresas transnacionales, solo funcionan 79 laboratorios estatales para detectar infectados por coronavirus.  

Desde enero, cuando se detectaron los primeros casos, hasta marzo, cada Estado debía enviar las muestras de posibles contagios por correo postal a la sede del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, único lugar autorizado para realizar pruebas, y no fue hasta mediados de ese mes que los 50 Estados contaron con capacidad técnica autónoma.

Se espera que al incrementarse los análisis, el número de contagiados se incremente estrepitosamente y la infraestructura de salud quedará casi colapsada, lo cual aumentará el número de enfermos graves y de muertos.

Otro factor que impulsa la proliferación de la enfermedad es el miedo de los ciudadanos a no poder sufragar las costosas consultas y tratamientos por lo que no concurren a los lugares de atención. O sea, un círculo vicioso pues la infección se expande con mayor celeridad. 

El presidente estadounidense, acostumbrado a mentir, ha sido centro de numerosas críticas por el mal manejo de la situación.

En sus primeras declaraciones afirmó que el coronavirus era solo una influenza pasajera y acusó a los demócratas y a los medios de comunicación de aupar el temor; después insistió en que todo estaba bajo control, se autovanaglorió de su “inteligencia” para enfrentar la enfermedad; subrayó que ya se habían reducido los niveles de infestación y que toda la culpa la tenían China y los países europeos. Semanas después tuvo que declarar una emergencia nacional. 

Las nuevas medidas tomadas por Washington aseguran que los CDC ofrecen gratis el examen de coronavirus, siempre que el individuo esté autorizado por un médico, pero esa supuesta bondad federal esconde el resto de las dificultades, como reportó al The Miami Herald el cubanoamericano Osmel Martínez Azcue.

Osmel contó al periódico que al volver con síntomas de gripe de un viaje a China acudió a un hospital de Miami a hacerse las pruebas de coronavirus. Resultó que tenía solo gripe, pero apenas llegó a su casa se encontró con una factura de 3 270 dólares. Y se preguntaba: ¿Cómo podremos contribuir a reducir el contagio si los hospitales nos van a cobrar más de 3 000 dólares solo por un análisis de sangre y una muestra nasal?

Un reporte del Departamento de Viviendas y Desarrollo Urbano de Estados Unidos indicó que en 2019, más de 560 000 ciudadanos viven como desamparadas en todo el país. Cálculos conservadores aseguran que solo en  Miami-Dade, alrededor de 1 300 personas deambulan por las calles, sin contar las que viven en refugios.

El director del Homeless Trust, informó de que la mayoría de las personas están yendo a dormir a las calles pues tienen miedo de contagiarse en los refugios.

En Estados Unidos el número de infestados aumenta diariamente y el 26 de marzo se contabilizaban más de 60 000 personas y 910 fallecidos. Otros países con políticas neoliberales donde la salud pública primordialmente esta privatizada, también se encuentran en un caos sanitario. Por ejemplo, en esa misma fecha, Italia reportó 80 520 afectados y 8 165 fallecidos; España, 57 000 y 4 150 muertos; Brasil, 2 700 y 57; Francia, 25 200 y 1 702:                 

Pero esas cifras no son solo resultado de la pandemia, sino también de las decisiones políticas y económicas que imponen las leyes del neoliberalismo en contra del bienestar social de sus pueblos. China (donde comenzó y azotó con mayor fuerza el virus) Cuba, Rusia y Venezuela, por citar algunos, con sistemas públicos de salud, han logrado tener bajo control la epidemia.

Los datos mostrados por la ONG inglesa Oxfam son patéticos: El 1 % más rico de la población mundial posee más del doble de la riqueza que 6 900 millones de personas. ¿El covid-19 ayudará a disminuir esas cifras al abrir los ojos a los indolentes?

Por Hedelberto López Blanch | 28/03/2020 |

Hedelberto López Blanch, periodista, escritor e investigador cubano.

Publicado enEconomía
FMI: está claro que la economía global entró en recesión

Washington. La pandemia por el nuevo coronavirus llevó a la economía mundial a una recesión y serán necesarios fondos masivos para ayudar a las naciones en desarrollo, manifestó ayer la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

"Está claro que hemos entrado en recesión", que será peor que la ocurrida en 2009, como consecuencia de la crisis financiera mundial, subrayó.

La recesión suma una inmensa presión sobre los países de desarrollo medio, llamados emergentes –entre los cuales se incluye a México–, que sufren por la caída del comercio, la reducción de las exportaciones y las salidas masivas de capital.

Con la "parada repentina" de la actividad económica global "nuestra estimación actual para las necesidades financieras generales de los mercados emergentes es de 2.5 billones de dólares", dijo Georgieva. Advirtió que la previsión "está en el extremo inferior".

El monto calculado por la directora gerente del FMI es comparable con 1.4 veces el valor de la economía mexicana.

Los gobiernos de las naciones emergentes, que han sufrido un éxodo de capitales por más de 83 mil millones de dólares en semanas recientes, pueden cubrir gran parte de esas necesidades, pero no tendrán recursos suficientes, especialmente porque muchos estaban fuertemente endeudados antes de la crisis.

Las reservas y los préstamos en los mercados locales serán insuficientes para cubrir esas necesidades, por lo que se requerirá un financiamiento sustancial del FMI, otras instituciones y acreedores bilaterales, agregó.

Muchos países emergentes aún no han sentido el impacto total de la pandemia, pero se verán impactados a mediano plazo, aseveró.

Explicó que el FMI recibió recientemente 81 solicitudes de asistencia, 50 de naciones pobres y 31 de naciones de ingresos medios.

Añadió que el FMI apunta a reforzar su respuesta "para hacer más, mejor y más rápido que nunca".

Georgieva habló con periodistas en una videoconferencia después de una reunión virtual con el comité directivo del FMI, con sede en Washington, en la cual solicitó oficialmente un aumento a los instrumentos de emergencia de rápido despliegue del Fondo, que actualmente están en un nivel de 50 mil millones de dólares.

La directora gerente del FMI saludó el paquete de unos 2 billones de dólares de estímulo económico de Estados Unidos aprobado por el Congreso y que promulgó el presidente Donald Trump. "Es absolutamente necesario proteger la economía más grande del mundo de una caída abrupta de las actividades económicas", enfatizó.

Además, destacó la importancia de las estrictas medidas para controlar la pandemia, que según afirmó permitirían una fuerte recuperación económica en 2021.

Georgieva dijo a la cadena de televisión CNBC que la comunidad global se está coordinando para responder a la crisis con medidas fiscales contundentes y que estas acciones han sido más vastas que las tomadas durante la debacle financiera de 2009.

Sin embargo, advirtió que no es sensato dejar atrás rápidamente las medidas de contención. "No hay forma de que tengamos una recuperación sólida sin una contención estricta", destacó.

Publicado enEconomía
Viernes, 27 Marzo 2020 06:57

El mundo pos pandemia

El mundo pos pandemia

“El periodo comprendido entre 1990 y 2025/2050 será muy probablemente un periodo de poca paz, poca estabilidad y poca legitimación”, escribía Immanuel Wallerstein en 1994*. En periodos de turbulencia y confusión, conviene consultar brújulas. Él era una de las más notables y, además, era de los nuestros.

En rigor, los grandes eventos globales como las guerras y las pandemias no crean nuevas tendencias sino que profundizan y aceleran las ya existentes.

Tres tendencias de fondo, que nacieron probablemente a raíz de la revolución de 1968, se están desplegando de modo formidable en estos momentos: la crisis del sistema-mundo, con la consiguiente transición hegemónica Occidente-Oriente; la militarización de las sociedades ante la incapacidad de los Estados-nación de integrar y contener a las clases peligrosas; y las múltiples insurgencias de abajo, que son el aspecto central de este periodo.

Quienes piensan en la centralidad del conflicto entre Estados, en la hegemonía y la geopolítica, pueden confiar en que la tendencia hacia el ascenso de Asia Pacífico, China en particular, y la decadencia de Estados Unidos, se están acelerando durante la pandemia.

El Pentágono y otras agencias harán todo lo posible por enlentecer ese proceso, ya que no pueden revertirlo, con las más diversas medidas, incluyendo una no descartable confrontación nuclear, que creen poder ganar. Ni siquiera algo tan siniestro puede modificar las tendencias de fondo.

Quienes nos empeñamos en la lucha contra el patriarcado, el colonialismo y el capitalismo, no podemos confiar en los Estados que están militarizando rápidamente a nuestras sociedades. Quiero centrarme en cómo nos afecta a los pueblos/sociedades en movimiento la situación actual.

En primer lugar, se acelera la crisis civilizatoria, que se superpone a la crisis del sistema-mundo. No estamos ante una crisis más sino ante el comienzo de un "proceso largo" (Wallerstein) de caos sistémico, atravesado de guerras y pandemias, que durará varias décadas hasta que se estabilice un nuevo orden.

Este periodo que, insisto, no es una coyuntura ni una crisis tradicional sino algo completamente diferente, puede ser definido como "colapso", siempre que no entendamos por ello un evento puntual sino un periodo más o menos prolongado.

Durante este colapso o caos, se produce una fuerte competencia entre estados y capitales, un potente conflicto entre clases y pueblos con esos poderes, en medio de una creciente crisis climática y sanitaria.

Por colapso entiendo (siguiendo a Ramón Fernández y Luis González)**, la disminución drástica de la complejidad política, económica y social de una estructura social. Los sistemas complejos pierden resiliencia a medida que aumentan su complejidad para responder a los desafíos que enfrentan. "Las sociedades basadas en la dominación tienden a aumentar su complejidad como respuesta a los desafíos que van encarando" (p. 26, t. I).

Por ejemplo: derrochan energía, se vuelven más jerárquicas y rígidas, y no pueden evolucionar. En concreto: la gran ciudad es mucho más vulnerable que una comunidad rural. Ésta es autosuficiente, usa la energía que necesita, no contamina, es poco jerárquica y, por tanto, es más eficiente. Aquella no tiene salida, salvo el colapso.

En segundo lugar, durante este largo proceso de colapso, más parecido a una piedra rodando por una pendiente que cayendo a un precipicio, habrá enorme destrucción material y, lamentablemente, de vidas humanas y no humanas. Es la condición para pasar de "lo complejo, grande, rápido y centralizado, a lo sencillo, lento, pequeño y descentralizado" (p. 337, t. II).

Lo que nos atañe como pueblos y clases es un proceso de barbarie que implica la canibalización de las relaciones sociales y con la naturaleza. Sobrevivir como pueblos será tan arduo como lo fue para los originarios la invasión colonial española. Un cataclismo al que llamaron “ pachakutik”.

La tercera cuestión es cómo actuar como movimientos antisistémicos. Lo básico es comprender que vivimos en el interior de un campo de concentración, algo evidente en estos días de confinamiento obligatorio. ¿Cómo se resiste y se cambia el mundo dentro de un campo?

Organizarnos es lo primero. Luego, hacerlo con discreción, que no se enteren los guardias (de derecha o de izquierda) porque es condición de sobrevivencia.

Lo que sigue: trabajar en colectivo (minga/tequio), comunitariamente, para garantizar la autonomía de alimentos, agua, salud; en una palabra: reproducción de la vida. Decidir en colectivo, en asamblea.

Podemos hacerlo. Lo hacen a diario los pueblos originarios en movimiento: zapatistas, mapuche, nasa/misak, entre otros. Lo hacen incluso los compas de la Comunidad Acapantizingo en Iztapalapa (Cdmx), en la panza del monstruo.

Podemos construir arcas. Ejemplos no nos faltan.

* "Paz, estabilidad y legitimación", en "Capitalismo histórico y movimientos anti-sistémicos", Akal, 2004.

** "En la espiral de la energía", Libros en Acción/Baladre, 2014.

Publicado enSociedad
Página 1 de 178