Lunes, 19 Septiembre 2016 06:16

"Rafael Correa es insustituible"

"Rafael Correa es insustituible"

Cinco meses después del terremoto, Ecuador se lame las heridas y sigue hacia adelante con la vista puesta en sus próximas elecciones presidenciales de 2017 en las que, según los sondeos, el partido del actual presidente tiene todas las papeletas para repetir victoria. 'Público' habla con Augusto Espinosa, ministro de Educación, sobre el reto de educar para erradicar la desigualdad y también sobre el posible candidato a reemplazar a Correa, aunque la tarea no parece nada fácil: "Un líder como él solo aparece cada 200 años".

 

MADRID.—"Yo soy hecho en Ecuador", es el mensaje que lanza el Twitter del actual ministro de Educación de Ecuador, aunque él suele decir que no es "el ministro" sino que ocupa de manera provisional una cartera en la que se siente a gusto, en gran parte gracias a su faceta de economista. Los números son importantes cuando hablamos de educación. Y la ideología. Augusto Espinosa [Quito, 1965] no esconde sus simpatías por Podemos y se siente sorprendido e ilusionado por el pulso de la ciudadanía indignada que tomó la calle hace ya cinco años. Eso sí, sobre la posible receta a la crisis política de España prefiere no mojarse. Sí lo hace sobre otros asuntos: Brasil, el 15-M o el reto de que su partido, Alianza País, busque un candidato que esté a la altura de Rafael Correa de cara a las próximas elecciones presidenciales de Ecuador, en febrero del próximo año.


Ecuador puso a un economista al frente del Ministerio. La educación, especialmente la pública, tiene mucho de números.
No es posible el desarrollo sin la transformación de los sistemas educativos. Cuando hablamos de desarrollo en el Ecuador estamos hablando de construir una sociedad del conocimiento, una sociedad justa, solidaria. Y lo podemos definir desde la economía pero para lograrlo se requiere de talento humano. Ese talento nace en las escuelas y en las universidades. La economía tiene como objetivo la equidad, la justicia social y sabemos que solo a través de la educación podemos igualar oportunidades para construir un país más equitativo.


"Continuar con la labor revolucionaria para alcanzar una educación de calidad en el país", es la misión que dicen tener en su Ministerio. ¿Cuál es el principal reto de la educación en Ecuador?


Hemos logrado universalizar la educación general básica y caminamos hacia la universalización del bachillerato. Así tendríamos 13 años de educación obligatoria universalizados. El segundo reto es elevar la calidad educativa. En 2006, según la Unesco, Ecuador tenía uno de los tres peores sistemas educativos de América Latina. En 2015 ya lo posicionaba como el de más rápido avance y estábamos en la media del continente. El gran objetivo es que en 2025 tengamos uno de los mejores sistemas educativos porque somos conscientes que la herramienta más poderosa para logar desarrollo es la educación.


Unido al desarrollo, como principal problema de su país, se encuentra la desigualdad. ¿Se puede solucionar en parte a golpe de leyes o planes educativos?


Como región somos una de las más inequitativas. El Ecuador lo era en 2006. Y de ahí hasta ahora hemos reducido sustancialmente la pobreza, por ejemplo el coeficiente de Gini lo hemos bajado cerca de diez puntos. Eso se logra mediante políticas de redistribución de la riqueza basadas en tener un buen sistema de impuestos pero para nosotros es muchos más trascendente la apropiación de los medios de producción que, en este caso, es el conocimiento y para hacerlo debemos contemplar el acceso universal al conocimiento. Ese es nuestro objetivo.


En España siempre se apela a un gran pacto por la educación entre las distintas fuerzas políticas que nunca llega. ¿Se persigue este acuerdo allá? ¿Sería factible?


Siempre hay ideología detrás de la educación. Antes del gobierno del presidente Correa y de la Revolución Ciudadana comenzó a consolidarse un modelo educativo que tendía a la privatización. Si nosotros pretendemos una alianza con estos sectores neoliberales, que no ven la educación como una obligación primaria del Estado, vamos a fracasar y a perder tiempo y energía. Sí que necesitamos generar un gran pacto, pero entre todos los que crean que la educación es una obligación fundamental del Estado. Creo que no puede existir un consenso unánime alrededor de temas como la educación porque no creo que las idelogías se acaben. Desde este ministerio, por ejemplo, queremos que los docentes, conforme estén más capacitados, tengan mayor autonomía para ir definiendo los contenidos siempre y cuando se cumplan con los objetivos.


¿Con qué fuerzas políticas españolas tiene más objetivos en común?


Yo, como individuo, indiscutiblemente me siento mucho más cercano a Podemos y a IU. Los conceptos que ellos manejan están muy cerca de lo que defendemos en Ecuador. No tenemos relaciones personales pero sigo con interés lo que pasa aquí, desde la época de los indignados en España. Cómo se va canalizando esa inconformidad social, cómo va evolucionando la política en España es algo muy interesante. De lo que pasa aquí se puede aprender muchísimo en el mundo político contemporáneo, de hecho creo que la experiencia de España va a enriquecer la política mundial.
¿Cómo se vivió desde allí el movimiento de los indignados? En algunas capas del 15M se notó mucho la influencia de las luchas de América Latina.


Lo vivimos indignados también desde allá. Y sí, creo que por eso las vivimos con mucha sintonía. En el Ecuador vivimos una etapa de inestabilidad absoluta a finales del siglo pasado y a partir del año 2000 los ciudadanos sin ninguna adscripción a partidos políticos empezamos a salir a las calles a reclamar un país nuevo. Eso ha derivado en estos 10 años de estabilidad con transformaciones profundas. Cuando veíamos lo que pasaba en España, nos identificamos y recordábamos cuál fue nuestro proceso previo y sobre todo en qué derivó. Nos sentimos muy cercanos al movimiento de los indignados.
Cinco años después, el panorama político se ha vuelto un tanto inestable por aquí, con el fantasma de unas terceras elecciones pululando en fechas cercanas a la navidad...


Claro pero es que en España ya pasó algo muy interesante: se rompió el bipartidismo y están frente a un escenario bien distinto que tendrá que resolverse de alguna manera. La riqueza del proceso político precisamente es esa, que estáis ante un escenario diferente. Estoy seguro de que la solución deberá ser distinta a las que se tomaron en el pasado.
¿Cuál es esa solución?


Nadie la sabe, creo que los actores políticos tienen que asumir responsabilidades históricas. Habrá que ver hacia dónde decanta la situación actual española... Yo tengo mi opinión pero me la voy a reservar y después, cuando ya se resuelva ya lo diré.


¿Cómo está Ecuador cinco meses después del terremoto?


El Ecuador se demostró a sí mismo que es capaz de enfrentar adversidades enormes y hacerlo bien. En estos años tuvimos varios terremotos, por ejemplo, el de la caída de los precios del petróleo y el de la apreciación del dólar teniendo nosotros una economía dolarizada. Pasó algo inédito: no tuvimos que hacer recortes en el sector social. Mantuvimos los programas de beca, los sueldos de los funcionarios y no hicimos lo que se hacía antes de trasladar el coste de la crisis a los que menos tienen. En ambos terremotos, tanto los económicos como en el natural, la ciudadanía apenas ha sentido la situación difícil que hemos atravesado. El desempleo solo subió un punto, hemos enfrentado adecuadamente la crisis y eso nos devuelve el optimismo. Seguramente este año tengamos una tasa de decrecimiento pero eso no ha significado retornar a los índices de pobreza que teníamos diez años antes.


En Brasil también ha habido un terremoto, sobre todo político, que contribuye a esa corriente que habla desde hace un tiempo de una posible derechización de América Latina.


Creemos que ha sido un golpe de Estado orquestado por la fuerzas de derechas utilizando ciertas artimañas legislativas y dotándose de cierta legalidad aunque carente de toda legitimidad. Somos conscientes de que en el próximo proceso electoral en el Ecuador no solo está en juego ganar las elecciones presidenciales, que según los sondeos podemos ganarlas en primera vuelta. Eso no va a ser suficiente, necesitaremos conservar una mayoría legislativa que le dé al país gobernabilidad porque, de hecho, lo que pasa en Venezuela o Brasil nos enseña que desde el legislativo se puede entorpecer la buena acción de gobierno y hasta minar la propia democracia.


¿Rafael Correa es insustituible?


Tenemos, como partido [Alianza País], el reto de superar a Rafael Correa. Probablemente sí, es insustituible porque un líder como él solo aparece cada 200 años. Solo podemos compensar la fortaleza de Correa si trabajamos como grupo, si todos empujamos el país adelante. Ahí está el desafío que enfrentaremos los próximos cuatro años cuando ganemos las elecciones de febrero de 2017.


A lo largo del mes de octubre el proceso de primarias definirá quién será el sustituto de Correa pero todas las miradas están puestas en Lenin Moreno, el que fuera vicepresidente en la primera etapa. ¿Sería un buen candidato para sustituir a Correa?


Lenin demostró que tiene una vocación hacia los que más lo necesitan, algo que es fundamental para nosotros. Visibilizó lo invisible y su compromiso fue enorme. Él podía proclamarse candidato porque cuenta con un fuerte apoyo pero prefiere esperar a la convención nacional. Es una persona en la que podemos confiar, tiene las características de un buen candidato. Aunque podríamos decir algo parecido de Jorge Glas [el actual vicepresidente], el otro compañero que se presenta


¿Dónde se ve Augusto Espinosa en el caso de que su partido gane las elecciones?


Yo soy como esos jugadores de fútbol que juega donde le ponen porque se cree que ahí puede aportar.


Pero en Educación está a gusto, ¿no?


Yo siempre estoy Augusto, como mi nombre. No, ahora en serio, me gusta lo que hago. No me siento dueño del cargo, no me siento ministro, siempre digo, no soy ministro de educación, yo ocupo el cargo de ministro de Educación. En este momento siento un gran compromiso con este proyecto político y si puedo aportar en algo, ya sea en otra cartera o simplemente activando a la sociedad civil fuera de cualquier función pública, voy a estar donde se me requiera.

Publicado enInternacional
Las razones de los trabajadores del Sena para continuar en paro indefinido

El incumplimiento de los acuerdos firmados el año pasado sobre ampliación de planta de personal y aumento salarial, el anunciado Proyecto de Reforma Tributaria que amenaza con eliminar las fuentes de financiamiento del Sena, y la implementación de Sistema Nacional de Educación Terciaria, son las razones por las cuales los trabajadores agremiados en el Sindicato de Trabajadores Públicos del Seba, Sindesena, adelantan desde este martes un paro nacional indefinido.

El SENA es una entidad que cuenta con 6.900 funcionarios vinculados, más de 30 mil empleados e instructores por contrato, y anualmente capacita 
para el trabajo a cerca de 1´300.000 jóvenes aprendices.

Atendiendo las orientaciones de la directiva sindical se encuentran en paro las regionales de Antioquia, Atlántico, Bogotá, Bolívar, Boyacá, Caldas, Cauca, Córdoba, Guajira, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander y Valle del Cauca.

Aprendices, trabajadores, empleados públicos, pensionados y contratistas del Sena salieron a movilizarse y a manifestarse pacíficamente en las calles y las sedes de la entidad en las principales capitales. Sin embargo, no faltaron las provocaciones del Esmad de la policía.

En la sede de la Regional Bogotá hubo varios lesionados cuando los uniformados del Esmad arremetieron contra los sindicalistas que se apostaron temprano en la entrada para poner las pancartas. En Cartagena la marcha de los aprendices con el resto de la comunidad Sena también fue dispersada por el Esmad; y tanto en las regionales del Huila y Quindío intentaron impedir con gas lacrimógeno la protesta de trabajadores y aprendices, con saldo de varios lesionados.

La directiva nacional de la CUT, central a la cual pertenece Sindesena, emitió un comunicado en el cual apoya irrestrictamente la protesta de los instructores y trabajadores del SENA, al tiempo que hace un llamado a todos sus sindicatos y subdirectivas a acompañar la movilización. “Desde hace muchos años se viene impulsando la liquidación del SENA por la vía de reducir su presupuesto y aumentar sus obligaciones académicas”, afirma la CUT en su comunicado. 

Incumplimiento de acuerdos

Según la negociación colectiva firmada el año pasado entre el SENA y Sindesena, la entidad ya debería estar cumpliendo el compromiso de ampliación de la planta de 3.000 cargos definitivos con formalización y 800 cargos temporales, al igual que el ajuste salarial pactado en el 10%, retroactivo a junio de este año.

Pero nada de eso se ha cumplido, pese a que la ampliación de la planta y el reajuste salarial ya tienen el estudio técnico, el presupuesto y la aprobación del Consejo Directivo del Sena, del Departamento Administrativo de la Función Pública, del Ministerio de Trabajo y de Planeación Nacional.

“Es el Ministerio de Hacienda el que se niega a poner su firma. Y si en dos semanas no lo hace, vamos a quedar en nada porque esos recursos se van para otro rubro y no habrá ampliación de planta ni incremento salarial”, dijo a esta agencia Nicolás Alberto Zapata, presidente Subdirectiva Sindesena Antioquia.

La amenaza de la Reforma Tributaria

El Gobierno Nacional ha anunciado un Proyecto de Reforma Tributaria que, según las recomendaciones que entregó la comisión de expertos designada para tal fin, amenaza con eliminar los recursos de destinación específica para el Sena, el Icbf y las Cajas de Compensación Familiar. Una medida que Sindesena califica como “flaco” favor a la Paz, pues de esa manera se desfinanciaría una entidad que, como el Sena, está llamada a capacitar a los trabajadores en el posconflicto.

De aprobarse esa propuesta, la financiación del Sena quedará a cargo del presupuesto nacional, lo cual sería desastroso, anotó el dirigente sindical. “No es sino mirar el estado lamentable de las universidades públicas, de la Universidad Nacional, por ejemplo. Lo más seguro es que al Sena le pase lo mismo”, agregó.

Otro asunto espinoso es el Proyecto de Educación Terciaria que viene impulsando el Gobierno sin consultarlo con la comunidad educativa del Sena. Es un proyecto que profundiza la propuesta de desvío misional de la institución, algo que Sindesena rechaza porque excluye de los beneficios del Sena a personas marginadas de la educación formal, y en genera a aquellos que no han tenido la posibilidad de culminar la educación secundaria.

Según Zapata, en vista de que Colombia tiene tan baja cobertura en educación superior, el gobierno ha visto en el Sena una entidad formidable para dar educación superior. Los cursos de tecnólogos los está asimilando a la educación formal, sin considerar que el sistema del Sena tiene características diferentes al sistema educativo tradicional que rige el Ministerio de Educación.

“Ahora andan como locos buscando registros calificados para todos los programas de tecnólogos, y así el Sena va a quedar convertido en una universidad de garaje, atendiendo a bachilleres, y vamos a dejar abandonados a los obreros, campesinos y trabajadores que solo necesitan un curso de 40 horas para actualizarse”, indico el dirigente sindical.

Publicado 15 de septiembre de 2016.

Publicado enColombia
Democracia y educación en derechos humanos en América Latina

 

Edición: 2012.Formato: 17 x 24 cm., 228 páginas.

P.V.P: $33.000 USD: 12  ISBN: 978-958-8554-44-3

 

 

Reseña:

 Susana Sacavino analiza en el presente libro, la educación en y para los derechos humanos. Muestra que para promover una cultura y una práctica en derechos humanos, no basta con información, sino que es necesario, también, formación –en el sentido pleno de la palabra– de los individuos, de la sociedad y de la cultura, para que los procesos de sociabilización y reproducción social puedan construir y fortalecer los valores, las normas y las creencias, necesarios todos, para motivar a los individuos a que promuevan y defiendan los derechos humanos.

 

 

Susana Beatriz Sacavino. 

 

Licenciada en ciencia política de la Universidad Católica de Córdoba (Argentina) , master en Ciencias Jurídicas del Instituto de Relaciones Internacionales y Doctora en educación del Departamento de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janerio (PUC-Rio). Actualmente es directora de la revista latinoamericana “Novamérica” y de la ONG Novamerica, con sede en Rio de Janeiro. Coordinadora del observatorio de educación en derechos humanos y miembro del grupo de investigación sobre cotidianidad educación y cultura del departamento de educación de la PUC-Rio. Tiene experiencia en ciencia política, con énfasis en la cuestiones sobre ciudadanía , educación y derechos humano. Los temas a los que se ha dedicado son principalmente los siguientes: educación en derechos humanos, educación y ciudadanía, derechos humanos e interculturalidad, formación de educadores, prevención de la violencia escolar, y gestión institucional.

 

 

Tienda Virtual: http://www.desdeabajo.info/libreria-virtual.html

 

 

Informes-Pedidos:


Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

 

 

 


Las reformas educativas en clave de resistencias

Una vorágine de mutaciones culturales presiona a los sistemas escolares en el siglo XXI, impulsando su transformación de manera acelerada; lo que permanece invariable, en la inmensa mayoría de lugares del mundo, es el sistema económico, político, social y cultural de explotación del hombre por el hombre.

 

El cambio educativo suele venir en presentaciones de reformas y en algunos casos de revoluciones. A veces las reformas son lo más revolucionario posible en un momento histórico dado; en otros casos las reformas sólo intentan impedir revoluciones y contradicen la propia esencia etimológica de ‘acción para volver a formar’ reproduciendo las mismas políticas y prácticas que enuncian cambiar. Muchas reformas son en realidad contrarreformas que procuran eliminar o minimizar el impacto en la acumulación de capital, de importantes conquistas sociales. Dialécticamente hablando, todos estamos de acuerdo en cambiar constantemente, sólo que algunos abiertamente aspiramos que la transformación sea el camino para construir otro mundo posible de solidaridad y justicia social en el cual el ser humano deje de ser considerado un simple consumidor de mercancías.

 

Respecto al cambio educativo actual Unesco (2015) plantea:

 

Vivimos tiempos turbulentos. El mundo está rejuveneciendo y aumentan las aspiraciones a los derechos humanos y la dignidad. Las sociedades están más conectadas que nunca, pero persisten la intolerancia y los conflictos. Han aparecido nuevos centros de poder, pero las desigualdades se han agravado y el planeta está bajo presión. Las posibilidades de un desarrollo sostenible e inclusivo son muy amplias, pero las dificultades son arduas y complejas. El mundo está cambiando: la educación debe cambiar también. (p.3)

 

En el presente, es creciente el interés del capitalismo globalizado por generar una centralización de las reformas educativas a escala mundial que le permita introducir de la manera más homogénea y rápida los cambios educativos que demanda el modelo de producción del siglo XXI. En contraposición, ciudadanos y magisterio entienden cada vez de manera más nítida, la urgencia de construir una agenda internacional alternativa en defensa de la educación pública.


Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los países miembros de la ONU en Septiembre de 2015, expresan la tensión actual entre aspiraciones ciudadanas e intereses del gran capital. Los ODS o nueva versión de las llamadas metas del milenio, incorporan en esta oportunidad un objetivo específico dedicado a la educación, el cuatro, que contiene diez metas las cuales exigen ser leídas, valoradas y trabajadas con una clara visión política.


Hasta hace tan solo un par de décadas, el proceso de reformas había construido una imagen-pinza pública de cambios “generados” desde el nivel nacional, los cuales en la medida que fueran progresistas contarían con el respaldo de los organismos internacionales especializados en la agenda educativa. Hoy, se construye una imagen pública para las transformaciones educativas diametralmente opuesta. Las reformas educativas aparecen ahora como resultantes de un consenso mínimo internacional que guiará los procesos de cambio de los sistemas escolares nacionales.


No es una novedad que el centro capitalista le imponga a la periferia la ruta de las adaptaciones que requiere el modelo de producción y sus sistemas de engranaje, en este caso el educativo. La variante en el presente viene dada por el hecho de legitimar ante el público en general, los mecanismos de determinación de la agenda de cambios desde el propio centro de gobernanza global.


Ministerios de Educación Nacionales -o sus equivalentes- aparecen ahora interpelados a cambiar; ya sea conforme a las orientaciones que dictan los organismos económicos internacionales o, en la dirección convergente que acordaron sus gobiernos a través de los ODS, cuyo monitoreo, supervisión y evaluación –en el último de los casos- está a cargo del sistema de Naciones Unidas.


Al ser los sistemas escolares parte sustantiva de los mecanismos de gobernabilidad de los Estados Nacionales, ello impone dinámicas de alianzas y acuerdos entre perspectivas e intereses comunes a escala planetaria por parte de quienes gobiernan; lo cual debería hallar un correlato entre quienes resistimos. El curso que tomen los cambios educativos en cada lugar dependerá, en gran medida, de la correlación de fuerzas que caracterice al mundo político en un momento histórico dado y de las tensiones existentes entre las clases en esa sociedad.


Pero, ¿cuál es el lugar de enunciación de las reformas educativas? Ante todo es importante destacar el papel de la ex URSS en el triunfo del paradigma de la educación para todos y todas. En 1917 los bolcheviques toman el poder en la Rusia Zarista e inician la revolución socialista en uno de los países más atrasados, económicamente hablando, sin acueductos, electricidad y con muy pocas escuelas. En solo décadas logran concretar una política pública que hasta ese momento parecía ser una utopía a nivel mundial: hacer llegar la educación a todo el territorio de Rusia y la Unión Soviética, es decir lograr la masificación educativa en un país. La educación para todos y todas dejó de ser una aspiración de ilustrados, maestros(as), sectores progresistas y políticos radicales en el mundo, para convertirse en un paradigma emergente de la gestión pública.


Al culminar la Segunda Guerra Mundial creció la esperanza de los pueblos del mundo respecto a las posibilidades de la educación para evitar otra confrontación a gran escala y como camino para mejorar sus sociedades. No es osado señalar que la educación de masas es una conquista del socialismo, independientemente de la degeneración burocrática y liquidacionista de la experiencia soviética desde el periodo post leninista.


Por ello, el surgimiento del paradigma mundial de la educación de masas debemos ubicarlo en el marco de las tensiones propias de la crisis capitalista que llevó a las dos guerras mundiales del siglo XX y la insurgencia de la revolución rusa.


En ese contexto, al finalizar la Segunda Guerra Mundial los sectores capitalistas más conservadores se vieron forzados a aceptar, no sólo la creación de la UNESCO, sino el impulso de la masificación de la educación a escala planetaria.


Con la creación de la ONU se estructuran un conjunto de organismos especializados en las distintas áreas de gobierno e interés político, los cuales fueron delineados a partir de los acuerdos de la conferencia monetaria y financiera de las Naciones Unidas (1944). En el caso de la educación se asume que la tarea central le corresponde a UNESCO, quien puede establecer alianzas en determinados casos con otras agencias dependientes del sistema de Naciones Unidas e incluso más allá.


Sin embargo, con el desembarco del neoliberalismo educativo en la década de los ochenta del siglo XX, organismos económicos globales como el Banco Mundial (BM) la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros, decidieron fortalecer sus oficinas de educación y asumir un mayor protagonismo en las propuestas, diseños y orientación de las reformas educativas globales. De esa etapa hasta el presente han evolucionado adquiriendo un protagonismo central que amenaza, incluso, la continuidad de convergencia de la agenda educativa en UNESCO.


Es necesario señalar que UNESCO sigue siendo -por carencia de otro espacio mundial similar o parecido- el lugar privilegiado para expresar las tensiones entre lo económico, lo político, lo pedagógico y lo social; por ello, mantiene su carácter progresivo respecto a las instancias económicas señaladas. El creciente protagonismo en la agenda educativa de los organismos económicos globales amenaza con sustraerle a UNESCO su papel de líder en el sector, dejándole sólo protagonismo en cultura y comunicación.


Hoy en casi todos los sistemas educativos del mundo se habla de calidad de la educación como preocupación central de las reformas y el mecanismo hegemónico que se está utilizando para determinar su curso es el modelo del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o PISA (por sus siglas en inglés). PISA es diseñada y puesta en marcha por la OCDE, convirtiéndose su propuesta en el paradigma de la medición y estandarización educativa a nivel global. La direccionalidad estratégica de la política educativa suele ser decidida por el centro de poder del sistema mundo derivado del acuerdo de Bretton Woods (1944).


La bitácora de las reformas educativas se inicia en las reuniones del G7 (o G8); su memorándum activa al Fondo Monetario Internacional (FMI) quien delinea la ruta de solución a los “problemas” y transformaciones que requieren los sistemas educativos nacionales para satisfacer las demandas del modelo de producción. Estas recetas generan demandas concretas para los sistemas escolares, vistos como lugares donde se forma la mano de obra especializada y/o calificada que requiere el capital en la coyuntura.


El Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre otros, estructuran y coordinan las políticas económicas y sociales, así como escenarios presupuestarios financieros por regiones y países, para los sistemas educativos a partir de los acuerdos del G7 (ó G8) y el FMI.


Luego, estas decisiones y orientaciones son legitimadas ante el público en general, mediante documentos, discursos, libros, declaraciones, noticias, estudios, que circulan de manera profusa en la organización y desarrollo de Conferencias internacionales, regionales, especiales, sectoriales organizadas según la magnitud de la transformación requerida, en la telaraña de instituciones pertenecientes a:


(1) el sistema de Naciones Unidas (UNESCO, FAO, UNICEF, PNUMA, entre otras);
(2) muchas organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales;
(3) las cada día más influyentes Fundaciones Filantrópicas pertenecientes a grandes magnates industriales y financieros.

 

Los debates, acuerdos y resoluciones que acompañan esta operación son difundidos de manera profusa en formatos de noticias, estudios especializados, artículos de opinión, programas especiales de TV y radio, colecciones bibliográficas, videos, hasta en canciones y películas por parte de la industria cultural. El propósito es construir hegemonía cultural que propicie la cimentación de consenso social, respecto a la inminente necesidad de emprender cambios en una determinada dirección y sector, en este caso el educativo.


Esta dinámica permea los debates nacionales y construye “viabilidad política” para emprender los cambios: La narrativa de presentación en cada país, solía ser la propia de un clamor de la ciudadanía local, ocultando –en la mayoría de los casos- su lugar de enunciación real, la teleología del cambio propuesto y la dependencia nacional respecto a centros de poder económico mundial. Estas iniciativas que antes se imponían bajo el formato inicial de “Comisiones Nacionales de Currículo” y “Comisiones de Estado para la Reforma Educativa”; hoy suelen presentarse como “Comisiones por la Calidad Educativa” y, la narrativa que las alimenta es la de la estandarización de los aprendizajes.

 

Reformas, contrarreformas y educación publica


Las reformas y contrarreformas educativas se convirtieron en los mecanismos que expresaban las tensiones entre educación para élites y educación para todos y todas. Desde la perspectiva de los intereses del gran capital se procuró hipotecar las reformas educativas a los requerimientos del modo de producción; desde las resistencias al modelo capitalista, las reformas fueron consideradas oportunidades para avanzar en el concepto de educación pública, gratuita, popular y de la calidad incluyente.


Al analizar los procesos de reformas educativas generadas desde el surgimiento del Sistema de Naciones Unidas podemos identificar tres grandes ciclos, un número similar de operaciones de control de destino y cinco modas.


El primer ciclo fue el de la masificación de la educación. Éste aparece vinculado a la reestructuración del mundo capitalista post segunda guerra mundial; el cual demandaba mano de obra más especializada, burocracia gubernamental capaz de absorber y comunicar los nuevos códigos de gobernanza mundial y, la generación de una inmigración masiva de sectores de la población del campo a la ciudad en los países de la periferia capitalista que posibilitara la industrialización de la agricultura.


El segundo ciclo, es el de las reformas educativas neoliberales que se inicia en los ochenta con la crisis de las deudas externas, la revolución de las Tecnologías de la Comunicación y de la Información y, la reestructuración económica global. El propósito de este ciclo es la promoción de la privatización y la mercantilización educativa como mecanismos para liberar al sector público de la “carga” presupuestaria que implicaba la educación pública.


El tercer ciclo, se inicia a finales de los noventa e inicios del siglo XXI; siendo éste el ciclo el de la estandarización de la evaluación de docentes y estudiantes, la expansión acelerada de la mercantilización, la virtualización de la educación y del Apagón Pedagógico Global (APG).


En este ciclo se concreta el abandono de la agenda de la educación superior o universitaria por buena parte de los organismos educativos internacionales, dejando a merced del mercado y los rankings universitarios el destino del sector. UNESCO, por ejemplo, una vez culminada la primera Conferencia Mundial de Educación Superior (CMES, 1998) paradójicamente cierra su dirección de educación superior.


Por otra parte, en las últimas décadas se distinguen tres grandes operaciones de control de destino caracterizadas por: (a) la creciente centralización internacional de la agenda de reformas de los sistemas escolares nacionales, (b) la homogenización de las narrativas ciudadanas y gubernamentales respecto a la educación y, (c) la determinación del uso de los recursos del PIB y el presupuesto público en educación a través de la imposición de las llamadas “tendencias” del cambio.


En el primero de los casos se logra construir una lógica mediante la cual las Conferencias Mundiales, Regionales y/ o Sectoriales constituyen el espacio privilegiado para consensuar las rutas marco de las reformas educativas nacionales. En ese sentido se oculta el papel de la economía en la orientación estratégica de las reformas, dotando a algunos organismos internacionales del sector educación con una especie de aureola de “neutralidad” que les faculta para elaborar documentos base, permeados por la agenda económica en educación, los cuales son presentados con el lenguaje propio de los educadores y el sector educativo.


En el segundo, se logra construir un sentido común de lo educativo que tiene como rango distintivo “despolitizar” el debate en el sector. La despolitización procura ocultar la dependencia de los sistemas educativos respecto a las agendas de dominación política global. Si éstas se ocultan resulta más limitadas las posibilidades de que emerjan propuestas alternativas al modelo hegemónico de dominación, de neo colonización cultural y –como lo alerta Henry Giroux- de conformación de zombis políticos como sustitutos de la ciudadanía crítica. Un indicador claro de ello, son las dinámicas mediante las cuales los sistemas escolares fueron abandonando -progresiva y aceleradamente- - las finalidades, tareas y estrategias vinculadas al pleno desarrollo de la personalidad que les caracterizó a sus inicios.


En el tercero, se logra consensuar la determinación de un monto mínimo del PIB (6%) y del presupuesto público (20%) para el sector de educación. Detengámonos brevemente en este último aspecto. Esta conquista de carácter progresivo, que sintetizaba una aspiración histórica del magisterio y sus organizaciones sindicales para garantizar el funcionamiento de robustos sistemas escolares nacionales y la ampliación de la cobertura de la educación pública, comenzó a ser vista como una importante porción del presupuesto público por parte de las grandes transnacionales del sector y para los empresarios locales.


Cada vez más economistas, administradores, especialistas en informática, comienzan a ocupar los cargos de Ministros de Educación o sus equivalentes; en muchos casos ya ni los viceministros del sector son educadores, ni tienen experiencias mínimas de aula en los sistemas escolares.


El Foro Mundial de Educación realizado en Incheon, Corea (2015) -donde se consensuaron las metas y el Marco de Acción 2030 para el sector- contó con la casi nula presencia de docentes en comparación con el protagonismo de los directores de los organismos económicos globales, los representantes de la filantropía empresarial y grandes transnacionales del sector educativo. En este sentido, el logro más importante de este Foro que fue consensuar un monto mínimo del PIB y del presupuesto para alcanzar metas en EPT 2030, resultó ser un escenario privilegiado para allanarle el camino a las grandes transnacionales del sector tecnológico y de la medición estandarizada, quienes entienden el 6% PIB y el 20% del presupuesto público educativo, como un mercado global a disputar.


Hoy buena parte de este monto –del PIB y el presupuesto público en educación- está siendo invertido en la compra de chatarra tecnológica de rápida obsolescencia, el cual va a parar a las finanzas de las grandes trasnacionales informáticas. Otra porción es destinada a la aplicación de las pruebas estandarizadas (PISA y Ranking universitario, como ejemplos) cuyos resultados vienen prediseñados con orientaciones para las políticas públicas educativas. Crecientes montos del presupuesto educativo se destinan en compras de materiales bibliográficos a los grandes consorcios editoriales, así como a las corporaciones de alimentos que invaden el mercado de las llamadas políticas compensatorias y los programa sociales que se viabilizan a través de la educación. Finalmente, otra porción importante del PIB y el Presupuesto Público del sector se utiliza en infraestructura y actualización de las condiciones de planta física para albergar plataformas tecnológicas. Todo en nombre del necesario cambio educativo.


Paradójicamente, en momentos en los cuales se logra acordar un piso mínimo de inversión en educación, se genera una desinversión en salarios y condiciones de trabajo de los docentes y, en requerimientos que emanen de la determinación de necesidades, prioridades y aspiraciones desde las propias escuelas.


Analizados los ciclos y las operaciones de control a distancia, veamos ahora el último de los elementos: las modas educativas. Ellas se convierten en elemento discursivo central sobre el cuál gravitan las reformas educativas en cada uno de los ciclos y operaciones de control.

 

Las modas educativas que fragmentan la pedagogía


El fragmento es la herramienta ontológica y epistemológica predilecta del capitalismo para imponer su dominio. Por su parte el análisis de la realidad como totalidad y la dialéctica entre lo global y lo local, emergen como antítesis de ese proceso epistémico de dominación. Por caminos distintos a los de otros campos profesionales, la pedagogía se auto constituyó en la ciencia o la convergencia de ciencias que estudian al ser humano en su proceso de aprendizaje no limitándose a lo cognitivo, sino relacionando la organización escolar con la realidad histórica, política, económica y social concreta.


Esta comprensión de la relación entre el todo y las partes, dota a la pedagogía de perspectivas políticas no siempre compatibles con el sistema. Por ello, se inicia un proceso inducido desde esferas económicas, tanto en el magisterio como en las políticas públicas, de ruptura con la posibilidad de interpretación holística de la realidad. Las modas y “novedades discursivas acompañan y hacen “creíbles” para el público en general, las contrarreformas educativas que debilitan los avances progresistas precedentes.


Desde los años cincuenta del siglo XX las reformas dejan de hablar de las pedagogías, sustituyéndolas en distintos momentos por alguno de sus componentes como epicentro de la actividad de cambio educativo. Se habla de la importancia de trabajar un determinado fragmento de la pedagogía y se desacredita el potencial del conjunto de ellos actuando en la cotidianidad educativa. No desconozco con ello que detrás de cualquier enfoque pedagógico subyace una ontología y una epistemología política que condiciona su teleología. Lo que pretendo subrayar es el desarrollo de contrarreformas educativas que se fundamentan en modas educativas para romper cualquier posibilidad de interpretación de la realidad como totalidad.


Primero fue la moda de las didácticas (´50s), seguida de la moda de la formación de directores, supervisores y planificadores (´60s), posteriormente las modas del gerencialismo y la evaluación cualitativa (´70s). En la década de los ochenta del siglo pasado desembarca la moda educativa de más larga duración, la del currículo, la cual se instaló en los sistemas escolares durando casi treinta años, además con concepciones curriculares separatistas de las políticas y prácticas pedagógicas.


En cada una de estas modas se nos dijo que el fragmento era el epicentro de la actividad pedagógica y el elemento más importante para las reformas educativas. El común identificador de las modas educativas lo constituye, la concepción nomotética del ser humano, la invisibilización de la tríada contexto-docente-estudiante en interacción, y especialmente, la ruptura con la interpretación de la relación entre lo general y lo particular, del todo con las partes, de lo escolar con el contexto, es decir de la totalidad con lo cotidiano del hecho educativo.


Esta dinámica logró permear la estructura y el diseño organizacional de muchos Ministerios de Educación, los cuales cuentan, con direcciones de planificación, currículo, evaluación, supervisión, entre otros, pero no cuentan con una instancia organizacional que las integre; peor aún aparecen separadas administrativamente en vice ministerios distintos que no se articulan entre sí. El objetivo de romper con la mirada integral e integradora del hecho educativo fue realizado mediante la imposición de modas a partir de fragmentos de la pedagogía.


La moda más reciente es la de la evaluación de los sistemas educativos (dos primeras décadas del siglo XXI) con dos aristas centrales: la del rendimiento de los aprendizajes; limitándolo a cuatro áreas (lectura y escritura, matemáticas, tecnología y nociones de ciencia) y, de los docentes (uso del tiempo escolar, rendimiento estudiantil, mecanización de la carrera docente). En el caso de la educación superior se impone el modelo de los rankings. Se pretende ahora decir que lo importante son los resultados de estas evaluaciones y clasificaciones.


A tal punto han logrado construir hegemonía para sus propósitos que buena parte de las reformas y/o contrarreformas educativas que vienen generándose gravitan y son determinadas por los resultados de las pruebas PISA/OCDE y los rankings universitarios surgidos del tejido de sistemas estadísticos internacionales promovidos por el Banco Mundial y la OCDE.


Paralelo a las modas educativas, y con el propósito de destruir cualquier resistencia a la regresión educativa en marcha, se ha generado una renovada ofensiva contra el magisterio y la idea de planteles escolares. Estos mecanismos buscan socavar y destruir el espacio de la educación pública. Veamos las expresiones de cada una de ellas.

 

La docencia una profesión en riesgo de desaparición


La dominación y las resistencias son procesos objetivos y subjetivos, que se expresan en la realidad social, en este caso educativa. Los docentes somos actores/autores fundamentales en la construcción de ciudadanía no domesticada, interpretación científica del mundo, el aprender a aprender y el desarrollo del pensamiento crítico. Si se indaga con meridiana precisión, encontraremos que detrás de cada proyecto emancipatorio colectivo ha sido notoria la presencia de docentes, quienes coadyuvaron a abrir -desde las ideas y el ejemplo de sus posiciones- el camino. Por ello, el capitalismo desprecia tanto a los docentes.


El capitalismo ha querido arrebatar hasta la identidad a quiénes ejercen la docencia. Los apologistas del capitalismo han señalando, en distintos momentos y regiones –incluso desde paradigmas aparentemente progresistas- que, por ejemplo, no es correcto llamarse maestro o profesor. Esta línea discursiva se complementa con la que señala que “cualquiera puede dar clase y no se requiere mayor formación profesional que aquella propia de la transferencia de conocimientos” –como si la docencia y la pedagogía fueran simples tecnologías de enseñanza de contenidos- o que “la docencia es una seudo profesión de paso, es decir, para ejercerla mientras se alcanza el dominio de otra profesión de larga duración”.


Lo que está ocurriendo en muchos países donde se presentan las contrarreformas neoliberales de nueva generación (siglo XXI), no es otra cosa que un gigantesco ensayo del gran capital para aplicar la más feroz involución educativa en el plano de la educación pública con un capítulo especial en la eliminación de la profesión que lo ha caracterizado: la docencia. Si logran imponerlo en algunos países procurarán generalizarlos como nuevo modelo para América Latina y el Mundo.


Estas contrarreformas en marcha en distintas latitudes del planeta, son para el capitalismo en educación del presente, lo que en los noventa fue la Chile de Pinochet. El centro de las reformas neoliberales de nueva generación apuntan a la destrucción de la profesión docente atacando:


(a) El prestigio, la tradición y el reconocimiento social de los centros de formación profesional, especialmente aquellas caracterizadas por su perfil crítico como las normales y muchos institutos pedagógicos;
(b) la estabilidad laboral, que en las décadas precedentes había logrado un estatus singular en buena parte de las legislaciones nacionales; el Caballo de Troya que utilizan para ello son las evaluaciones docentes, la imposición de nuevos modelos de sistemas de ingreso y ascenso, el horizonte difuso de los sistemas de jubilaciones y pensiones docentes, muchos de ellos generados en la frontera de lo extra jurídico.


Paralelo a ello, en muchos lugares se está procediendo a la creación de un “ejército de reserva docente” que trabajaría por periodos cortos de 1 a 6 años, para lo cual son preparados mediante modelos Fast Track de enseñanza de técnicas básicas de transferencia de conocimiento. Finalmente, mediante el impulso de modelos de virtualización educativa.


Si no son necesarios docentes, no existe razón en las políticas públicas para financiar o poner en marcha normales o universidades pedagógicas. Para su progresiva sustitución se diseñan programas de formación docente inicial y de formación permanente de los docentes en servicio, paralelos o independientes a los que se realizan en las normales o universidades pedagógicas en la Región.


Los administradores de los sistemas educativos nacionales comienzan a aplicar el modelo norteamericano de formación docente Fast Track, cuyo rasgo más distintivo es la sustitución de lo pedagógico por tecnología de la enseñanza administrados por ahora en la mayoría de los casos, por y desde los Ministerios de Educación Nacional o sus equivalentes, pero que seguramente serán privatizados en el corto plazo;


(c) a las organizaciones sindicales autónomas del magisterio. Para ello coaptan, condicionan o desprestigian a las direcciones sindicales más patronales, persiguen a las más combativas y colocan nuevos mecanismos y obstáculos para limitar la sindicalización y las posibilidades de procesar cotizaciones sindicales. Sindicatos débiles o sumisos no serán herramientas eficaces del magisterio para resistir;
(d) el concepto de lo público, abriendo paso a la idea de mercado educativo. La profundización de las iniciativas de mercantilización y privatización educativa son crecientes, en las cuales el docente es un simple asalariado condenado a trabajar un fragmento de la mercancía educativa, objetivada en títulos.


El propósito de cada una de estas iniciativas no es otro que poder mostrar que se pueden administrar y llevar adelante sistemas educativos sin maestros(as), sin profesoras(as) y sin la profesión docente. Pero la ofensiva de las contrarreformas de nueva generación no se detiene allí. El nuevo espacio de desmantelamiento de la educación pública es el plantel y el aula como lugares de encuentro y construcción del imaginario colectivo de los sistemas escolares masificados.

 

Plantel educativo o pantalla virtual: la tecnología acecha a la escuela


Si la prospectiva planificadora de los sistemas educativos, desde la lógica capitalista, ya no requiere normales ni universidades pedagógicas porque la docencia deja de ser una profesión, el capítulo siguiente de la contrarreforma neoliberal será la destrucción del plantel escolar como espacio educativo socialmente construido para la enseñanza-aprendizaje durante los siglos XIX y XX.


La virtualización juega un papel especial en esta tarea. Un dato ilustra esta tendencia, durante el año 2014 desde el Banco interamericano de Desarrollo (BID) se promovió el modelo de enseñanza de “pirámide invertida” que en esencia y síntesis planteaba que dada la proliferación de computadores caseros y portátiles, los teléfonos celulares inteligentes y las tabletas electrónicas, así como la expansión de la internet y el wifi, estaba llegando el momento de desarrollar un modelo de aprendizaje “casero” basado en videos masivos y uniformes de enseñanza, en el cual la escuela se convierta fundamentalmente en un espacio de evaluación.


Evidentemente, ello se alimenta de la tendencia a sustituir inversión en infraestructura escolar por servicios tecnológicos -hardware y software- para mantener la expansión económica de la industria de las tecnologías de la comunicación y la información a escala global. La disputa por las partes del PIB y el presupuesto público en educación es cada vez más feroz y como en los demás campos confronta al capital nacional con el trasnacional.

 

Apagón Pedagógico Global (APG)


Todos los procesos descritos anteriormente nos han permitido señalar, desde hace ya varios años, el riesgo cierto, que en el marco de las transformaciones del capitalismo mundial del siglo XXI se genere un Apagón Pedagógico Global (APG). En la carta que el 9 de julio de 2015 doscientos treinta y seis educadores e investigadores educativos de todo el mundo le entregáramos a la señora Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, así lo alertamos. Esta tendencia a generar un APG se expresa en:


(a) la fragmentación de la pedagogía, en el impulso de modas temporales de algunos de sus componentes (didácticas, planeación, gerencialismo, evaluación, currículo, sistemas de evaluación escolar) que terminan generando una despedagogización de la educación y especialmente de la escolaridad;
(b) una desvaloración institucional y social de la profesión docente que conlleva a impulsar la idea que cualquier titulado puede ejercer la docencia, rompiéndose la noción de profesionalidad en el sector y de carrera docente e, incluso cuestionando la existencia de normales y universidades que forman docentes;
(c) un creciente discurso de desvaloración de la escuela, del centro educativo, con alternativas que golpean la noción de educación pública, como lo son la virtualización, la educación en casa o el concepto de espacios de aprendizajes como sustitutos permanentes de plantel y aula;
(d) la evaluación de aprendizajes en dos áreas cognitivas (pensamiento lógico matemático / lectura y escritura), una informativa (conocimiento sobre ciencias) y una instrumental (uso de tecnología) creando la noción que el resto de los aprendizajes son de segundo orden. Todo aquello que apunte al desarrollo integral del ser, individual y social, y la construcción de ciudadanía pasa a ser accesorio y prescindible. La estandarización de los criterios y valores de estas cuatro áreas de aprendizajes se presentan como equivalentes a la calidad educativa como aspiración ciudadana colectiva.


No es osado ni delirante plantear que de continuar esta tendencia al APG capitalista en educación, en las próximas décadas podría desaparecer la escuela y la escolaridad como las hemos conocido en los últimos siglos. El sustituto de los sistemas educativos pareciera ser una especie de apartheid educacional que llevaría la exclusión educativa a un nivel inimaginable en el presente, conduciendo a la humanidad a una barbarie civilizacional sin precedentes.
El giro economicista de las contrarreformas educativas que se está imponiendo de manera abierta y sin medias tintas, obliga a abrir un debate mundial respecto a su impacto en el corto y mediano plazo.
No es tiempo de lecturas románticas o aparentemente “despolitizadas”. Ni las reformas educativas ni los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son neutros y los resultados de su implementación dependerán en buena medida de la orientación política que alcance la sociedad mundial en el corto y mediano plazo.


Lo que está en juego, es el futuro de la educación pública de masas en el mundo. Es tiempo de revisar, analizar y proyectar el papel de las resistencias en la actual coyuntura de las reformas y contrarreformas educativas a escala global. Las reformas educativas que no se piensan, diseñan y aplican democráticamente con los y las docentes, terminan en dominación y conflictos para las sociedades.


Quizá sea tiempo de soñar con una organización de los educadores a nivel mundial que no esté atrapada por las lógicas de los partidos del status quo mundial ni por las trasnacionales económicas; es tiempo de pensarnos desde el protagonismo central de los docentes de aula. Las resistencias son la única garantía de una educación pública para todos y todas como camino para construir juntos otro mundo posible.

 

Lista de referencias y trabajo recientes vinculados
Bonilla-Molina, L. (2015). Calidad de la educación: Ideas para seguir transformando la educación. Ediciones CIM. Caracas Venezuela.
Bonilla-Molina, L (2016). Educación en la agenda para la elección del nuevo(a) Secretario (a) General de Naciones Unidas. Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/ archivos/99542
Bonilla-Molina, L. (2016). No dejemos solos a las maestras y maestros(as). (Carta a los candidatos a la secretaría general de la ONU). Disponible en http://questiondigital.com/?p=34137
Bonilla-Molina, L. (2016). La universidad Latinoamericana ¿Tiene falla de origen? Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/101099
Bonilla-Molina, L. (2016). Universidad, apertura, cierre de carreras y programas de formación. Disponible en http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/108540
Giroux, Henry (2011). Zombie Politics and Culture in the Age of Casino Capitalism. Series: Popular Culture and Everyday Life - Volume 23- EEUU.
ONU (2016). Objetivos de Desarrollo Sostenible. Disponible en: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/education
UNESCO (2015). Replantear la educación: ¿Hacia el bien común mundial? Ediciones Unesco. París. Francia. Disponible en http://unesdoc.unesco.org/images/ 0023/002326/232697s.pdf
UNESCO (2016). Unesco Science Report: Towards 2030. Ediciones Unesco. Paris Francia. Disponible en http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002354/235406e.pdf

Publicado enInternacional
“Aquí nos vamos a quedar hasta que nos sentemos a desarrollar la propuesta de la departamentalización para el Cauca”

Cerca de 2.500 manifestantes, entre docentes, familiares, estudiantes y padres de familia provenientes del departamento del Cauca, arribaron en 65 buses a la capital del país. Su destino inmediato: la Plaza de Bolívar. Su propósito: que su paro que ahora suma 20 días en pro de la departamentalización de la salud, no termine desconocido ni derrotado por efecto del centralismo.

En la mañana del 30 de agosto, arribaron a la Plaza de Bolívar 2.500 personas provenientes del departamento del Cauca. Educadores y familiares, en compañía de alumnos y padres de familia, ocuparon la mítica Plaza y recorrieron los alrededores del Capitolio con pitos, pancartas y arengas, con el fin de informar a propios y extraños la situación que aqueja a quienes forman las nuevas generaciones caucanas. A pesar de las dificultades que implica una movilización de tal magnitud, quiens están en paro y los sumados en solidaridad con la protesta, llegaron preparados con bolsas de dormir, carpas y algunas provisiones, para una empresa que demandará arduas jornadas.


En medio de la manifestación desdeabajo (da) tuvo la oportunidad de conversar con Fernando Vargas Navia (FV), presidente de Asoinca, quien comentó las razones por las cuales se encuentran protestando en las afueras del Congreso. Esto fue lo que nos contó.


da. ¿Por qué decidieron movilizarse hasta Bogotá?
FV. Es tal la condición del servicio de la salud para los docentes en el departamento del Cauca, y tanta la negligencia del gobierno, que optamos por proponer la departamentalización como alternativa contra la corrupción y el mal manejo del dinero destinado para la salud. Al no ser tomados en serio, cansados de excusas y dilataciones, decidimos venir a Bogotá para ser escuchados. No venimos solos, con nosotros hay cerca de 2.500 personas, entre docentes, familiares de docentes, estudiantes y padres de familia que nos apoyan. Venimos a pedirle a Fecode que apruebe nuestra propuesta de departamentalización para el servicio médico del Cauca. Lo que proponemos es acabar con la corrupción que encierra el monopolio del servicio de la salud en nuestra región.


En el Cauca hay cerca de 11 mil docentes, de los cuales 10.500 hacen parte de Asoinca. Todos y todas inconformes con el servicio médico y asistencial que presta Magisalud. Se han muerto docentes esperando un examen, una cita médica y un medicamento. Por eso exigimos respeto para el educador. Vamos a estar en Bogotá hasta que seamos escuchados y nos den una solución efectiva a nuestro problema, y avalen la propuesta de la departamentalización.


da. ¿Cómo está pensada la departamentalización del sistema de salud para el magisterio del Cauca?
FV: En conjunto con la gobernación del Cauca y con la alcaldía del municipio de Popayán, el magisterio propone que el servicio médico sea prestado enteramente por la red pública hospitalaria del departamento y del municipio. Hemos visto cómo al Cauca llega una fracción de los recursos destinados a la región. De ahí que la excusa de Magisalud sea que el gobierno no ha girado el dinero correspondiente para los servicios médicos. En contraparte el Gobierno dice que sí ha suministrado los recursos. Lo que pedimos es que el 8 por ciento que pagamos de cuota laboral sea destinado a la salud. En el magisterio se propone la creación de Asoprosalud, que sería la unión gremial encargada de la administración de estos recursos.


da. Hay fuertes contradicciones entre el gobierno, Fecode y Asoinca, ¿A qué se debe la discordia?
FV. El gobierno representado por el viceministro de educación, Víctor Javier Saavedra Mercado, asegura que el desarrollo de la propuesta depende de los representantes de Fecode ante el Fondo nacional de prestaciones sociales del magisterio –Fomag–, quienes tienen que dar el concepto técnico de la viabilidad de la propuesta que realizamos. Por su parte Fecode insiste: primero, que la departamentalización perjudica la unión del gremio y, segundo, que la potestad de avalar o no la departamentalización depende exclusivamente de los tres representantes del gobierno. Sin embargo, de acuerdo a lo pactado en el mes de abril –en el primer paro realizado para exigir el cambio aquí agumentado–, sí dependemos del aval de Fecode. Lo que nosotros entendemos es que hay intereses políticos que obstaculizan la aprobación de nuestra propuesta. No es la primera vez que desde el Cauca se realiza esta iniciativa, pero la condición en la que nos encontramos nos obliga a movilizar más de 2.000 mil personas hasta la capital para que sean atendidas nuestras peticiones.


da. La ley 91 de 1989 permite la creación de uniones temporales para participar en las licitaciones por la administración del sistema de salud –en este caso en la región a la que pertenece el Cauca, ¿Por qué no participar como licitantes?
FV. No estamos de acuerdo con la manera en la que se distribuye el dinero, la situación de los profesores del Cauca se debe precisamente a la regionalización propuesta hace más de 20 años, que se ha encargado de la monopolización en cada región del servicio médico asistencial. Si entramos a licitar, igual los recursos destinados al Cauca serían mínimos. Lo que nosotros queremos es que el dinero que pagamos de cuota laboral sea administrado directamente por el Estado representado en el gobierno del Cauca, la alcaldía de Popayán, Asoprosalud y soportado en la red pública de hospitales y centros de servicio médico.


da. Asoinca es un sindicato con gran poder de convocatoria, lo demuestra toda la gente que hoy está acá. ¿Cuál es la carta de presentación de Asoinca para garantizar que puede administrar los recursos de la salud para el departamento?
FV. El sindicato cuenta con Cooprovitec, que es la cooperativa del sindicato que ha demostrado que, a través de la economía popular, las personas pueden organizarse y obtener beneficios no solo políticos, también económicos. El sindicato tiene la menor tarifa de afiliación para sus miembros, sin embargo, hemos logrado que cada uno de los docentes que hacen parte de Asoinca tenga acceso a vivienda, excelentes centros de recreación, descuentos en productos como combustible (Cooprovitec tiene sus propias estaciones de gasolina), huertas urbanas y otros beneficios. Cuando se manejan los recursos para el beneficio de las personas, y no de unos pocos, pueden ofrecerse mejores condiciones de vida sin la necesidad de grandes cantidades de dinero.


da. ¿Cuál es el plan de acción a seguir mientras están en Bogotá?
FV. Lo único que queremos es que no nos den más vueltas, que nos den una respuesta concreta y que nos sirva. Aquí nos vamos a quedar hasta que nos sentemos a desarrollar la propuesta de la departamentalización para el Cauca y, por qué no, ser ejemplo para el resto de los departamentos. Mientras tanto seguiremos en paro.

 

Artículos relacionados

Por el derecho a la saludo, el magisterio caucano continúa en cese de actividades

27 de agosto de 2016

Paro docentes en el Cauca: "Sin libertad no hay negociación"

18 de agosto de 2016

Publicado enColombia
Lunes, 29 Agosto 2016 06:34

Autoridad inmoral

Autoridad inmoral

Cuando aquellos que saben que no tienen ninguna autoridad moral deciden ejercerla, la risa es el mejor antídoto. Esto lleva inevitablemente a maravillosos escándalos que revelan la hipocresía de los jueces, sean políticos, empresarios o religiosos. Pero cuando este tipo de farsa se combina con el poder, ya no es tan chistoso y se vuelve peligroso. Cuando sucede en el país más poderoso del mundo, las consecuencias son planetarias.

Si hay algo que distingue a Estados Unidos, sobre todo a su clase gobernante, es su curiosa suposición de que tiene el derecho de ser el juez mundial y que Dios le otorgó esta autoridad moral. Todos los años el gobierno federal emite informes en los que enjuicia a casi todos los países del mundo sobre derechos humanos, libertades civiles, respeto a las mujeres, y más (¿habrá otro gobierno en el mundo que se atreve a hacer esto?)

Aquí dentro del país, este juego "moral" se expresa en todos los niveles. El mejor ejemplo reciente fue cuando Roger Ailes, el poderoso ejecutivo en jefe de Fox News, el medio nacional conservador más influyente del país, fue obligado a renunciar como resultado de demandas legales por acoso sexual presentadas por dos conductoras de noticias (ahora ya suman dos docenas de reporteras y asistentes que han denunciado el hostigamiento sexual en Fox News) los dioses se estaban divirtiendo. Ailes, quien fue nombrado en 1996 para dirigir a Fox News por su cuate y dueño Rupert Murdoch, estrenó el canal con el enfoque casi exclusivo sobre los escándalos sexuales del entonces presidente Bill Clinton, y promoviendo su impeachment por el caso de Monica Lewinsky.

Aides dirigió un incesante ataque sobre la inmoralidad personal del presidente, de cómo esto violaba los "valores familiares" y, por supuesto, la institución sagrada del matrimonio, entre otras cosas. Ahora, las nuevas revelaciones indican que Ailes, hombre casado, dirigía esta cruzada moral mientras le pagaba a una asistente joven por favores sexuales y acosaba a sus reporteras y presentadoras, lo cual se hacía con el aparente apoyo de otros ejecutivos y una cultura dentro de la empresa que un ex empleado describió como tipo "mansión Playboy".

Más aún, como recuerda Jane Mayer en The New Yorker, en torno a este caso había más hipocresía. La campaña para destituir a Clinton fue encabezada por tres presidentes de la cámara baja del Congreso (todos republicanos conservadores) en turnos sucesivos. El primero fue Newt Gingrich, quien ha reconocido que justo al mismo tiempo que dirigía la ofensiva "moral" contra Clinton por sus escándalos sexuales, él estaba en medio de una relación extramatrimonial con una asistente legislativa que más tarde se convirtió en su tercera esposa. La segunda ha denunciado que él inició un affaire con ella mientras su primera esposa padecía cáncer. Cuando Gingrich renunció a la presidencia de la cámara, los republicanos eligieron como su sucesor al representante Bob Livingstone, quien, menos de dos meses después, dijo que no asumiría el puesto después de que Larry Flynt, famoso director de la revista pornográfica Hustler, reveló que tenía pruebas de que el congresista había tenido por lo menos cuatro amantes durante la última década. Su sucesor fue el representante Dennis Hastert, quien hablaba de su "conciencia" cuando promovía el caso contra Clinton. El año pasado se reveló que Hastert había abusado sexualmente por lo menos de cinco menores de edad durante sus años de entrenador deportivo, entre los 60 y 80. En abril de este año, Hastert admitió el abuso, y por cargos de fraude bancario con el cual intentó comprar el silencio de sus víctimas, fue condenado a 15 meses de prisión (ya había caducado el estatuto de limitaciones para poder enjuiciarlo por abuso sexual).

Hay más, mucho más, en los archivos sobre este tipo de comportamientos de los que andan en lo más alto –o tal vez debería llamarse lo más bajo– de la política en este país.

El debate electoral de ahora está repleto de esto. Hillary Clinton y Donald Trump intercambian acusaciones sobre quién es "racista", "intolerante", "corrupto", "mentiroso". Ambos tienen razón, lo curioso es que se siguen presentando como si tuvieran la calidad moral como para acusar al otro mientras la mayoría del país los reprueba como autoridades morales. Se siguen revelando pruebas de que Clinton ofreció favores como secretaria de Estado a donantes ricos de su fundación, y que la Fundación Clinton fue beneficiada por decenas de millones de dólares contribuidos por algunos de los regímenes más represivos y retrógradas del mundo (entre ellos Arabia Saudita, Kuwait, etcétera). Del lado de Trump, ya no es necesario argumentar que su imperio económico está creado a base de engaños, manipulación financiera, fraudes y más.

Por otro lado, se revela la carencia de moralidad que prevalece en tantos rubros: precios inflados casi 500 por ciento de medicinas esenciales para los que padecen severas reacciones alérgicas o que tienen sida, mientras ejecutivos multiplican por millones sus salarios; políticos a quienes se permite declarar que “el enemigo... son las personas de color o de origen hispano”, como afirmó la semana pasada Paul LePage, gobernador de Maine (a la Trump), o el pastor religioso ultraconservador Ken Adkins, quien comentó que "los homosexuales recibieron lo que merecían" después de la matanza en el club gay Pulse, en Florida, y que la semana pasada fue arrestado acusado de molestar sexualmente a menores de edad.

El país más encarcelado del mundo, el único país avanzado sin derechos básicos a la salud y la educación superior, pero eso sí, con la población civil más armada y violenta, y ni hablar de sus aventuras bélicas e intervencionistas (incluida la distinción de ser el único país en la historia en emplear armas de destrucción masiva), insiste en que tiene autoridad moral. De hecho, con eso suele justificar todo esto.

"La moral política y comercial de Estados Unidos no sólo alimenta la risa, es todo un banquete". Mark Twain.

Publicado enInternacional
Sábado, 27 Agosto 2016 12:07

¿En qué invierten las universidades?

¿En qué invierten las universidades?
La profesora Aura Isabel Mora, integrante directiva del movimiento sindical de profesores y trabajadores administrativos de Uniminuto, en entrevista con el periódico desdeabajo explica las condiciones de contratación del cuerpo profesoral universitario, reinantes dentro de un modelo educativo con una acreditación que agudiza el modelo empresarial. La ausencia de diálogo por parte de las directivas en el proceso de negociación del pliego de peticiones presentado hace algunos meses, y la lucha porque se cumplan la ley en la contratación laboral.

 

 

P. ¿Por qué organizar un sindicato en el sector educativo universitario privado?


R. Sintrauniminuto representa los esfuerzos de articulación entre profesores de diferentes facultades de la Corporación Universitaria Minuto de Dios. La contracción de docentes a cuatro meses impide que el profesor tenga estabilidad y seguridad social, el hecho que la gente no esté bien contratada afecta la calidad educativa y el proyecto de vida como educador. Esta situación no es exclusiva de Uniminuto, tiene que ver con la crisis educativa que afecta a Colombia en particular y América Latina en general, la misma que resume el matrimonio del neoliberalismo y la educación, que hace que las universidades y la escuela en general se vuelvan empresas, dejando de ser organismos que responden a la formación de sujetos para la construcción del país.

 

Una característica de la universidad privada es disminuir los tiempos de contratación de los docentes, vinculándolos a destajo. Puede ser legal tener contratos de cuatro meses –en cuanto a prestación de servicios–, profesores sólo para clases, pero es ilegal cuando hacemos funciones misionales de la Universidad, lo que además de la docencia incluye la investigación y proyección social, además de procesos de autoevaluación y acreditación. En este caso, estos profesores no deben tener un contrato de cuatro meses, pedimos que por sus funciones misionales la institución garantice una continuidad en sus derechos laborales.

 

Los sindicatos hoy no están abogando por un bienestar mayor al que brindan las normas, sino exigiendo a las empresas, en este caso al sector educativo, que cumplan la ley. Que establezcan contratos como la ley lo establece, que sean dignos y decentes y no por temporadas. Esto no lo quiere reconocer Uniminuto ni las demás universidades, excusándose para ello en tener un plan de desarrollo que contempla la entrada de profesores a mejores condiciones, pero al mismo tiempo permitiendo el despido, o como lo llaman, la no renovación de contrato, en nuestro caso de 200 profesores a nivel de sistema y 100 docentes al final del 2015. Esta situación alarmó al profesorado y como respuesta se crea Sintrauniminuto.

 

 

 


R. Este es un proceso donde las instituciones educativas pasan a ser empresas universitarias, los rectores a gerentes y los estudiantes a clientes. Es el fruto del mismo modelo neoliberal, que sólo valora los conocimientos que construyen mercado y desvalora la ciencias sociales o las humanidades críticas. Los saberes que no aportan al mercado son poco importantes en esa relación empresa-universidad. En esas condiciones, el rol del maestro cambia, convirtiéndose en un simple transmisor de conocimiento en aulas de clase, con discursos remedo de otros contextos, casi siempre de Europa y Estados Unidos, ajenas al contexto colombiano, y abandonando el pensamiento propio y auténtico de cada uno de los educandos.

 

P. ¿Qué otras implicaciones tiene este modelo neoliberal en lo educativo?

 


R. Este proceso neoliberal está enloqueciendo a todo el mundo con los llamados estándares de calidad, y muchas universidades toman estándares desde ISO 8000, que son aplicados para empresas pero que no son pensados para el mejoramiento de las universidades. Claro, hay unas organizaciones que son empresas cuyo objetivo es el ánimo de lucro, y hay otras organizaciones sociales, como las universidades, que no pueden tener tal ánimo porque cumplen una función social.

 

Entonces, hay una confusión en la Universidad por no saber qué clase de organización es. Uniminuto implementó en los últimos años la ISO 8000, estándares de calidad que llevan a precarizar las condiciones de profesores en lo laboral, a impedir el buen funcionamiento de la investigación, y favorecen a los grandes proveedores, sacando a los pequeños que no cumplen con todo el papeleo; los costos administrativos han aumentado de manera exagerada. Tenemos la mayoría de profesores con contratos de cuatro, cinco o seis meses, en el mejor de los casos de diez y once meses. Eso es precarizar la labor docente. Entonces, por ejemplo, los profesores con contratos de cuatro meses quedan otros meses igual sin un salario que les impide seguir sobrellevando su cotidianidad con seguridad social. Algo muy grave, especialmente con cabezas de familia que al final de año se quedan sin seguridad social para sus hijos. Es un tema reiterativo que hemos expuesto pero la Universidad no tiene ninguna solución, y que en la negociación su propuesta, algo positiva, querían hacerla por fuera de la convención colectiva.

 

P. ¿Cómo ha sido el proceso de formación del sindicato?

 

R. Existieron varios intentos de conformarlo en las diferentes facultades, donde surgieron varias propuestas pero sin lograr concretarlas. En la Facultad de Comunicación propusimos, el año pasado, de manera abierta a la decana Amparo Cadavid, una asociación de trabajadores para hablar sobre el trabajo con el padre Harold Castilla Devoz, entonces rector, pero no se llevó a cabo. Ese mismo año sacaron cien personas de la sede principal, la Universidad no los llama despidos sino “no contratación laboral”. A nivel nacional se sumaron otras 200 personas que no continuaron, esto hizo que aceleráramos el proceso. Por entonces los administrativos anunciaron nuevos reajustes, por lo cual nos apresuramos a constituir el sindicato que hoy es bien acogido, comenzamos con 27 personas y en dos meses tenemos más de 130 afiliados.

 

Para nosotros fue sorpresa ver que las directivas de Uniminuto se comportaran como una empresa clásica, que no quiere que el sindicato tenga mayor reivindicación, sorda a las peticiones, y que no va a dar ninguna reivindicación en el proceso de negociación.


P. ¿Cuáles son las dificultades que afrontan para fortalecer la actividad sindical?

 

R. Son muchas, empezando por la palabra sindicato que está estigmatizada. Señalan que son “revoltosos”, “mamertos de izquierda”, “problemáticos” y sobre todo una frase repetitiva entre los directores y otros profesores: “los sindicatos acaban con las empresas”. Eso hace que los profesores en general le tengan miedo al sindicato, propiciando su estigmatización. Pero esa figura es la única que nos queda para reclamar nuestros legítimos derechos.

 

También existe una pérdida de tradición de movimiento social en Colombia, como en ningún otro país en América Latina. No tenemos movimiento social dentro de la mayoría de quienes se sienta bien revindicando sus derechos. La gente piensa “piden mucho”, “es que me han dado el trabajo” –que en caso de Uniminuto se señala que trabajan con los pobres, cosa que no es cierta–. Un programa académico semestral tiene un precio que oscila entre los dos millones y hasta cinco millones doscientos mil pesos, entre pregrados y posgrados presenciales. Los estudiantes pagan para recibir su formación.

 

Un tema muy importante es en qué usan el presupuesto las universidades privadas, y eso debería ser un debate nacional público. También falta conciencia frente a los derechos y abunda el miedo, presente porque somos una sociedad que está acostumbrada a vivir de los favores y no de los derechos. Esta actitud, clientelista, realza en las universidades cuando llega un nuevo director, decano o vicerrector, todos los cuales cambian el personal docente e incorporan a sus amigos, lo que vulnera el derecho al trabajo.

 

P. ¿Cómo ha sido la respuesta de las directivas frente al sindicato?

 

R. Tuvo dos etapas. La primera, cuanto el padre Diego Jaramillo –director del sistema– y con el rector Leonidas López, en la cual fuimos escuchados frente al mapa de problemas. Fue positiva porque pensamos que habíamos entrado en un diálogo con la Universidad, que estaba receptiva con las reivindicaciones del sindicato. Pero nos encontramos con sorpresa en una mesa de negociación en donde no estaba ninguno de los que toman decisiones, y contrataron una firma de abogados experta en tratar sindicatos.

 

Esa etapa de la negociación fue muy fuerte porque le dijeron no a todo el pliego de peticiones. Nosotros señalamos que no eran negociadores legítimos y solicitamos al Ministerio de Trabajo que citara a las partes, el cual recomendó una convención colectiva y que no llegáramos al arbitraje. A pesar del trato respetuoso por parte de los negociadores, no hubo mayores reivindicaciones: unos horarios sindicales, subsidios funerarios que no son nuestras prioridades. Nuestra lucha es que los contratos de cuatro meses pasen a doce, luego propusimos a seis meses. También un subsidio de 100.000 pesos para las mamás cabezas de familia para transporte. No hubo ningún eco. La Universidad propuso dar seguridad médica a los trabajadores de 4 a 6 meses durante todo el año, nosotros pedimos también pensión. Sin embargo, cuando llegamos a la última etapa de la firma de la convención, la Universidad dijo que eso no debería estar dentro de la convención sino en un documento aparte. No nos pareció ético cuando estamos negociando los derechos de los trabajadores.

 

P. ¿Qué es la mesa de Re-existencia?

 


R. La Mesa de Re-existencia es una colación de universidades públicas y privadas. Queremos lograr un proyecto de ley, como grupo y sector, para proponerle al Estado que la educación no es mercancía, las universidades no son empresas, los estudiantes no son clientes, los rectores no son gerentes y poner la educación en el lugar requerido por la sociedad.

 

Queremos participación real del docente en la elección de los directores, decanos y vicerrectores, porque creemos que en esos cargos medios hay un abuso del poder y de politiquería al estilo público, donde cada director que entra acomoda a su gente y así se conforma un círculo vicioso. No es una situación exclusiva de Uniminuto. No se debate de cara a la sociedad lo que significa un proceso de formación para un estudiante que no va a tener una buena educación. Mientras el docente está pensando cómo solucionar su problema de seguridad social o ingresos, sin poderse concentrar en un proyecto de vida que genere calidad de educación a los estudiantes.

 

La universidad privada tiene una deuda con el país. Quiere ser empresa, sin darse cuenta que en sus manos tiene una labor fundamental para la construcción de un país, como es la educación. Profesionales que salen mal preparados, ¿cuánta plata le cuestan al país? No se ha efectuado un cálculo, las universidades están pensado en las ganancias y no piensan en las consecuencias para los estudiantes de esa falta de calidad de educación.

 

P. ¿Cómo debe ser una negociación colectiva en un país que trata de superar su guerra?

 

R. El proceso pasa por mejorar las condiciones de todos los trabajadores, sobre todo el sector educativo. Al docente de hoy le exigen posgrado, otro idioma, para lograr lo cual puede gastar, en todo el trayecto de su vida, 1.000 o 2.000 millones de pesos, para que le paguen dos millones cuatrocientos mil pesos. Además le piden que haga de todo: que dicte clase, sea director de tesis, ponencias internacionales, sea prestigioso, que los demás lo citen, haga tutorías, utilice las Tics, entienda la brecha generacional.

 

Una situación donde toman cuerpo las prácticas individualizadas: una carrera individual para ganar puntos en pro de tener un sueldo un poco más alto. Y en esa carrera individual olvida la construcción colectiva y la reivindicación de sus derechos porque, finalmente, es un sistema que te lleva a pensar que por no tener puntos no debes tener derechos.

 

P. En la filosofía de Freire planteas una reflexión sobre la relación del opresor y el oprimido en este escenario educativo, ¿cómo la entiendes?

 

R. Necesitamos un proceso de humanización del trabajo docente, visto como aquel que labora unas horas en el desarrollo un programa y ya, sin permitirle desarrollarse creativamente, con un pensamiento propio, con sus proyectos personales y una relación más equitativa para que pueda enseñar. El docente colombiano, en esa relación oprimido-opresor, tiene dos funciones: descubrir y asumirse como oprimido que necesita derechos, asumir sus limitaciones y taras para construir país. Y lograr que en esa relación con los opresores también ellos se liberen al aceptar que la educación no es una mercancía.

 

Necesitamos humanizar al opresor para tener relaciones más equitativas. Hay una relación que trasciende a todo el país y es la desigualdad. Mientras los rectores ganan sumas desorbitantes, un profesor promedio gana un millón setecientos a dos millones setencientos, y es a quien le piden más. Esos procesos de desigualdad necesitan un punto de reflexión, los sindicatos sirven para ello y para que mejoren las condiciones no sólo laborales sino de investigación y, finalmente, para que mejore la calidad del proceso de formación del estudiante, que es quien está en el proceso de refundar el país.

Publicado enEdición Nº227
Paro docente en el Cauca: “Sin libertad no hay negociación”

Una protesta pacífica tratada a la fuerza. En horas de la tarde del miércoles 17 de agosto fueron detenidos de manera arbitraria por efectivos de la policía, 16 integrantes de la Asociación de Institutores del Cauca, Asoinca, mientras adelantaban una protesta en la sede de la Procuraduría Provincial de Popayán.

Al medio día del miércoles, los docentes integrantes de Asoinca iniciaron un mitín en las afueras de la Procuraduría Provincial de Popayán, como manera de animar y presionar la concreción de una cita acordada con la Procuradora provincial, la señora María del Mar Martínez Chocue, y el Procurador Regional Andrés René Chávez. El motivo de la reunión era reclamar por los derechos a la manifestación y a la protesta, vulnerados desde que comenzó la huelga de los educadores caucanos hace una semana. Recordemos que el paro que se adelanta en el actual momento, responde al incumplimiento de los acuerdos pactados en abril de este año. (Ver En el Cauca, “El proceso de movilización tiene un objetivo y una justificación” en http://www.desdeabajo.info/colombia/item/29478-en-el-cauca-el-proceso-de-movilizacion-tiene-un-objetivo-y-una-justificacion.html)


El mitin se prolonga. A eso de las 3 de la tarde los delegados del sindicato deciden ingresar al edificio donde tiene sede la Procuraduría, pero son desalojados de inmediato por efectivos de la policía, quienes no contentos con esto, y apoyados por el Esmad, arremeten contra el conjunto del mitin: gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y golpes sin discriminación, fueron lanzados y dados a granel, sin importar la presencia de niños y mujeres. Al final de su ofensiva, 16 sindicalistas fueron detenidos entre ellos el presidente de Asoinca –Fernando Vargas– y el vicepresidente –Miguel Andrés Burbano– quienes fueron brutalmente golpeados. Muchos de los detenidos presentan graves lesiones.


Las primeras versiones desprendidas de estos sucesos, acusaban a los docentes por secuestro simple, pero las mismas fueron desmentidas por Tito Torres, representante de Asoinca. La decisión de judicializar o no a los líderes de Asoinca está en manos de un juez de control de garantías.
Hoy, jueves 18, los docentes se encuentran reunidos en el Comando de la Policía Nacional Departamental del Cauca a la espera de la llegada del Fiscal para que realice la audiencia de los 16 detenidos, o para que sean trasladados a la URI de Popayán. La situación de los detenidos se definirá en la audiencia a las 11 am. Mientras tanto, y alarmados por esta situación, han llegado a Popayán docentes procedentes de otros municipios del Cauca, y mensajes de apoyo de otros más del resto del país en protesta por el arresto arbitrario de los 16 compañeros.


Tito Torres, nos informó que para hoy está programada una reunión con el viceministro de educación, Víctor Saavedra, en la ciudad de Popayán pero que no se sentarán a dialogar hasta que sus compañeros sean liberados y hasta que no quede ningún tipo de expediente judicial en su contra.
El paro por el derecho a una salud digna, administrada de manera directa por Asoinca, tiende a radicalizarse. La protesta es un derecho, ¿cuándo la respetará este Estado?

Publicado enColombia
CNTE protesta en Oaxaca contra detención de maestros

 

El actual conflicto magisterial es un hecho inédito en la historia de los movimientos sociales en México. Y, aunque su principal promotor, la CNTE, tiene casi 37 años de vida y ha realizado múltiples jornadas de lucha, la oleada de protestas iniciada el pasado 15 de mayo no se parece a ninguna anterior.

 

Por principio de cuentas, su novedad radica en que, en varios estados, se ha convertido en un movimiento magisterial-popular de largo aliento. Una gran diversidad de actores sociales no sólo acompañan a los educadores en su lucha, sino que, además, están expresando su propio descontento junto a ellos. Coinciden con los profesores en su oposición a la reforma educativa y en la defensa de la educación pública, pero, además, suman a estas reivindicaciones "las iras acumuladas" que fermentaban hasta ahora en silencio.

 

Esta convergencia va más allá de los padres de familia organizados. Los maestros de la coordinadora han encontrado aliados inesperados a su causa. Una parte de la jerarquía de la Iglesia católica no sólo insiste en que se necesita una salida negociada al conflicto; también brinda su apoyo directo a los docentes. Con menos reflectores, pero con gran eficacia, una multitud de iglesias protestantes visitan los plantones de los profesores, les llevan víveres y les brindan palabras de estímulo.

 

Al movimiento se han sumado también presidentes municipales y autoridades agrarias, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, estudiantes, artistas, académicos de universidades especializados en educación, trabajadores del sector salud, sindicalistas, intelectuales y hasta pequeños empresarios. El EZLN donó a los maestros los alimentos que había acopiado para la realización de CompArte y ha buscado dar visibilidad y animar el movimiento. Morena convocó a una movilización nacional en apoyo de los educadores.

 

En multitud de localidades rurales y en barrios pobres de grandes ciudades los padres de familia han rebasado a los maestros de sus hijos. Se han puesto al frente de la lucha, cerrado escuelas, enfrentado a las autoridades y "leído la cartilla" a los trabajadores de la educación temerosos de suspender actividades.

 

Otro aspecto relevante de la novedad del movimiento es su radicalidad y su confrontación directa con el mundo patronal. La derecha empresarial convirtió la educación pública en territorio de una guerra de clase abierta. Al humillar, ofender y denostar a los maestros (incluso con insultos racistas) abrió una verdadera caja de Pandora.

 

Los profesores han respondido golpeando los intereses patronales con grandes bloqueos humanos en carreteras, vías de ferrocarril, sucursales bancarias y grandes centros comerciales, que estrangulan transacciones financieras, comerciales y el tránsito de mercancías.

 

Los bloqueos de la CNTE han paralizado la actividad de buques y trenes. En Michoacán, durante 10 días han impedido la circulación de productos, particularmente de autopartes para abastecer a los armadores del norte del país y a Estados Unidos. Han infartado la arteria aorta que alimenta y oxigena al polo de desarrollo industrial más dinámico del país, enclavado en el Bajío: la ferroviaria Kansas City Southern de México, que conecta el puerto de Lázaro Cárdenas con Laredo, Texas. Lázaro Cárdenas es el segundo fondeadero más importante en el movimiento de contenedores en el litoral del Pacífico y es, además, la principal puerta de entrada para el tráfico automotor proveniente de Asia.

 

Los maestros han puesto en práctica una versión renovada de la guerra de la pulga, de acoso constante y ofensivas fulminantes. Han respondido a las acometidas paquidérmicas del gobierno con una capacidad felina de movilización. Nunca se quedan quietos. Sus protestas se realizan simultáneamente, golpeando diversos flancos, de un lado a otro, con determinación y rapidez. Ejemplo de ello son las protestas simultáneas en 57 puntos de la ciudad de México, que obligaron a las autoridades educativas a adelantar el fin de cursos tres días.

 

Su movilización ha superado el reto del fin de los cursos escolares y el inicio de las vacaciones. Su lucha no da muestras serias de desgaste. Como si se encontraran en una carrera de relevos, sus contingentes alternan su participación en marchas, plantones, bloqueos o asambleas. Lejos de disminuir, las movilizaciones se han ampliado. Nuevos sectores de maestros, usualmente institucionales, se han incorporado a las protestas en estados como Nuevo León, Tamaulipas y Yucatán.

 

El movimiento se ha convertido ya en un verdadero huracán. Según José Álvarez Lima, ex gobernador de Tlaxcala, "lo que empezamos a tener en el sur de México es una revuelta popular", propiciada por las autoridades que han cometido graves errores estratégicos, y agredido, denigrado y amenazado a unos mexicanos que ocupan importantes espacios políticos en esas regiones (http://goo.gl/kQhWle). No exagera.

 

Cuando el gobierno federal ha querido utilizar la represión para solucionar el conflicto, los resultados han sido contraproducentes. Ni el encarcelamiento de los dirigentes magisteriales, ni los despidos masivos, ni el congelamiento ilegal de sus cuentas bancarias lograron frenar la lucha. La masacre de Nochixtlán (11 muertos según los pobladores) movilizó a la opinión pública y a los sectores preocupados por los derechos humanos a favor de los maestros.

 

El conflicto tampoco puede resolverse administrándolo, o apostando a su desgaste, o tratando de engañar a los maestros o envolverlos en maniobras dilatorias. La pretensión de quitar banderas a la coordinadora, incorporando a la dirección del SNTE en una negociación a modo, no tiene futuro. La resistencia contra la reforma educativa comenzó hace más de tres años y medio y, en su fase actual, tiene más de dos meses (el paro indefinido comenzó el pasado 15 de mayo).

 

Louise Michel, educadora y combatiente en la Comuna de París (1871), escribió que "la tarea de los maestros, esos soldados oscuros de la civilización, es dar al pueblo los medios intelectuales para rebelarse". Herederos de esa gesta libertaria, pareciera ser que los profesores de la CNTE se han echado a los hombros esa misión.

 

Twitter: @lhan55

 

Publicado enInternacional
La economía cubana, crisis pero no tanta

 

Cuba entra en un plan de ahorro forzada por la reducción del petróleo venezolano pero difícilmente se repetirá una crisis como las de los 90. La situación de la economía es mucho mejor que la de aquellos años, mayor número de socios comerciales, nuevos sectores económicos y más ingresos de divisas. De todas formas habrá afectaciones para la población y los empresarios.

 


LA HABANA.- La economía cubana se contrae producto de los bajos precios del petróleo, aunque parezca una contradicción dado que la isla es importadora de crudo. El problema es que Venezuela, su principal aliado, no puede aportar tanto combustible a Petrocaribe, una organización regional en la que se vende con mejores precios y mayores facilidades de pago. Los envíos de crudo y productos refinados de Caracas se redujeron en un 20% en el primer semestre de este año, según Reuters.

 

Los efectos de la crisis energética ya se sienten en el país, el crecimiento económico se redujo al 1%, la mitad de lo planeado. Se debe a una caída en las compras de insumos, "teníamos previsto una importación (...) de U$D 14.416 millones. Con los ajustes nos quedaríamos en 11.973 millones", dijo el ministro de economía, Marino Murillo, quien anunció además que se suspenderá un 17% de las inversiones previstas para este año y no se hará uso de los créditos otorgados a Cuba por bancos, gobiernos y proveedores privados.


El gobierno ya está aplicando un plan para lograr un ahorro de combustible del 28%, con drásticos recortes en las empresas estatales. En las menos productivas se termina la jornada laboral al mediodía y los aires acondicionados del sector comercial, bancario e institucional deben ser apagados varias horas al día. El Presidente Raúl Castro aseguró que no afectará a la población, sin embargo, lo cierto es que en los barrios están ya ocurriendo apagones esporádicos, aunque muy lejanos aun de lo ocurrido en los años 90.

 


Un año duro


De todas formas el 2016 será un año duro porque las finanzas cubanas sufren por la adquisición de petróleo a precios de mercado, a la vez que deben pagar la deuda atrasada con el Club de París y otros importantes acreedores internacionales. Los negociadores cubanos lograron que se eliminaran la mayor parte de los intereses pero bajo el compromiso de que se pagaría en los tiempos acordados. Para Cuba es esencial cumplir porque esto le permite acceder a créditos blandos que a la larga pueden implicar hasta un 30% de ahorro en las importaciones.


Los que tal vez no cobren este año y seguramente tampoco en el primer semestre del 2017 son algunos de los actuales proveedores de Cuba, en su mayoría pequeñas empresas de Europa, Canadá o América Latina. El propio Presidente Raúl Castro dijo en el parlamento: “Debo reconocer que se han presentado algunos atrasos en los pagos corrientes a los proveedores. En este sentido, deseo (...) ratificar la firme voluntad del Gobierno de recuperar los vencimientos pendientes”.

 

La reducción de importaciones, las deudas con los proveedores y el ahorro de combustible afectará de todas formas la vida de la gente común. Habrá menos productos en las tiendas de alimentos, menos materiales de construcción y el transporte privado se encarecerá porque la mayor parte del combustible que usan proviene del mercado negro, el cual se contraerá como consecuencia de los recortes en las empresas estatales.

 


Las diferencias con el pasado


El Presidente Raúl Castro dijo en el parlamento que vienen tiempos duros pero aseguró también que no se volverá a la crisis de los 90: “No negamos que pueden presentarse afectaciones, incluso mayores que las actuales, pero estamos preparados y en mejores condiciones que entonces para revertirlas”.


La situación actual es totalmente diferente, Cuba tiene hoy un comercio diversificado mientras que en los años 90 el 75% del intercambio era con los soviéticos, de donde además llegaba el 100% del combustible. En la actualidad se producen 50 mil barriles diarios de petróleo pesado cubano, el cual se utiliza en las centrales eléctricas. Aunque Venezuela enviaba 80 mil barriles, también se importa de otros países.

 

Hoy existe una pujante industria turística que era inexistente en los 90 y que traerá al país este año unos 4 millones de visitantes de todo el mundo, cifra que se disparará apenas EEUU elimine la prohibición de hacer turismo en Cuba. Las remesas familiares se han triplicado, alcanzado un monto cercano a los U$D 2500 millones al año. La industria de habanos ganó tal espacio y prestigio en el mundo que ya se alcanzó el tope de producción.

 

Pero “La Joya de la Corona” de la economía cubana es la venta de servicios profesionales, con alrededor de U$D 8000 millones de ingresos. Una buena parte provienen de Venezuela pero aunque esta cooperación cesara, Cuba tiene 11000 galenos trabajando en Brasil, en el proyecto Mais Médicos. En diferentes países de África, la isla cuenta miles de trabajadores de la salud, profesores, ingenieros, entrenadores deportivos o arquitectos, que aportan cientos de millones de dólares más. Sin lugar a dudas, la inversión económica más rentable que realizó la Revolución Cubana fue la de la educación, formando a más de 1 millón de profesionales universitarios.

 

 

Publicado enInternacional