El alma de los yihadistas es el petróleo: ¡novena potencia de la OPEP!

La reciente tragedia de los rehenes en Malí, que impacta sus siete fronteras (muchas ex colonias de Francia) desestabiliza el Sahel y Noráfrica (http://goo.gl/ScBYTS) –que abastece de hidrocarburos el sur de Europa–, al unísono de los multiatentados en París/Saint-Denis, concreta el "escenario Michael Maloof (http://goo.gl/YGeVZj)" advertido hace casi tres años (http://goo.gl/zjaa8d).


El estadunidense-libanés Michael Maloof fue experto del Pentágono con el ex secretario Donald Rumsfeld, quien forjó con Dick Cheney las guerras fallidas de Afganistán e Irak.


El escenario Michel Maloof trasluce los principales hilos conductores en juego: el control de los hidrocarburos con sus oleo/gasoductos y el redireccionamiento de la agenda global, concomitante a la inducción geopolítica en la fase de alta tensión estratégica de Estados Unidos contra la falmante asociación de Rusia y China.


Fueron tan brutales las dos confesiones, tanto de la DIA, departamento de espionaje militar foráneo del Pentágono, en su histórico documento de 2012, exhumado el 19 de mayo pasado "Occidente (sic) facilitará el ascenso del Estado Islámico (EI) para aislar al régimen sirio (http://goo.gl/ChqqLf)", como del teniente general Michael Flynn, anterior director de la DlA –el ascenso del EI fue una "decisión deliberada (http://goo.gl/2kk8Kn)"– que los mendaces y/o desinformativos multimedia occidentales no creyeron o ocultaron por recomendación o presión.


¿Publicita el Pentágono sus aviesos planes como instrumento disuasivo con el fin de someter a sus aliados reticentes y/o carcomer a fuego lento a sus rivales geoestratégicos pletóricos de poblaciones islámicas en sus entrañas?


Sorprende la extrema dureza del boicot y sanciones de Occidente contra Irán –que le asfixiaron antes de las creativas negociaciones del P5+1–, en comparación a la flagrante laxitud y/o permisividad que goza el EI en su irredentismo que no pudo detener la coalición de 62 países –incluido el México neoliberal itamita– que encabeza Estados Unidos desde hace un año coreográfico y en cuya fase se expandió la tinta negra de la entelequia yihadista y sus múltiples franquicias en Eurasia y África que ahora azotan a Francia y Bélgica cuando ya operaban en los Balcanes, donde fueron detectados un año después al 11/9 (http://goo.gl/TnzR4u) y (http://goo.gl/BLroh6).


Ya expuse que el EI debía ser combatido en cuatro rubros seminales que alimentan al Minotauro yihadista global (http://goo.gl/zjaa8d): 1. Venta de armas de Occidente; 2. venta de su petróleo a Occidente; 3. financiamiento y blanqueo; y 4. telecomunicaciones y redes sociales encriptadas.


Ahora abordaré el rubro transcendental de los hidrocarburos y dejo pendientes los otros tres.


En forma insólita, el EI produce un poco menos petróleo que México –2.31 millones de barriles al día (MBD)– y Venezuela (2.37 MBD), y se encontraría entre los nueve productores más grandes de la OPEP cuando su operación de venta de crudo es similar al de una compañía estatal, según Víctor Blanco Moro, de El Economista/España (http://goo.gl/9P591F).


Blanco Moro exhuma que una de las principales vías de financiación del EI consiste en la producción y venta de oro negro y estaría produciendo entre 1.5 y 2 MBD que le situaría en el noveno (¡supersic!) puesto de producción de petróleo de la OPEP y superaría la producción conjunta de Qatar, Ecuador y Libia (http://goo.gl/ApTnxf)".


Es obvio que el EI no pertenece a la OPEP, ni sería admitida en su seno, pero la ingeniosa clasificación virtual de Blanco Moro ilustra su envergadura en la geopolítica de los hidrocarburos.


Según CBS, citado por Blanco Moro, EI capturó el último yacimiento petrolífero en manos del gobierno sirio: Yezl, al noroeste de Palmira y próximo a una región que contiene los principales campos de extracción de gas del país".


Blanco Moro comenta que Los mercaderes (traders) aparcan sus camiones en largas colas, a la espera de llenar sus tanques, y compran el crudo en torno a 25 dólares y 30 dólares, para después venderlo a refinerías o intermediarios a precio de mercado cuyos informantes sospechan que entre los compradores de petróleo a la organización terrorista pueden encontrarse algunas multinacionales estadunidenses (¡supersic!) que operan en la región.


Según Financial Times (FT), el EI mimetiza la conducta de las petroleras estatales) cuando los yihadistas saben que el crudo es la carta triunfadora (¡supersic!) ya que en el territorio que controlan, con 10 millones de habitantes secuestrados, "todo el mundo necesita diésel: para el agua, agricultura, hospitales, oficinas y si cortan el diésel no habrá más vida en esa región (http://goo.gl/HdEVg6)".


La vigilancia de los pozos petroleros está controlada por Amniyat, la policía secreta del EI y su principal yacimiento petrolero es Al-Omar (en Deir al-Zor).


FT aduce que el petróleo es el oro negro que financia la bandera negra cuando alimenta su maquinaria de guerra, provee electricidad y otorga a los fanáticos yihadistas una influencia crucial frente sus vecinos.


FT sustenta que el petróleo es el arma estratégica (¡supersic!) en juego para la supervivencia de la insurgencia y para financiar la ambición de crear un Califato –al unísono de sus operaciones militares y de seguridad y sus sofisticados multimedia– y está controlado centralmente por su liderazgo que se encuentra organizado en su abordaje al oro negro.


¿Llegará el EI a privatizar el petróleo y gas expoliados para beneficiar a las trasnacionales anglosajonas?


¿Cómo andarán los derivados especulativos de los petrodólares que manejan los megabancos de Wall Street (http://goo.gl/PcbVme)?


Mike Harris, editor del feroz portal estadunidense Veterans Today, indicia a las trasnacionales anglosajonas ExxonMobil y BP entre los compradores del petróleo ilegal yihadista y fustiga que "Estados Unidos tiene una política exterior de tipo bipolar (Nota: variedad de depresión mental) o esquizofrénica, donde en forma oficial condenan el terrorismo pero en forma no oficial apoyan el terrorismo (http://goo.gl/TLnKYg)". ¡Los alcances petroleros de la industria del terrorismo yihadista global!


Ninguna sorpresa y ningún secreto: la guerra del EI tanto en Irak como en Siria es también una guerra por la posesión de sus hidrocarburos y de la travesía de cuatro proyectos de gasoductos/oleoductos a la costa del mar Mediterráneo con destino al pudiente mercado europeo: 1. Los gasoductos/oleoductos de la región kurda-sunnita-no árabe de Kirkuk (¿a Israel?); 2. El oleoducto/gasoducto chiíta desde Irán/Irak (en su región chiíta) conectado a Siria (la región alawita); 3. El gasoducto sunnita de Qatar a Turquía; y 4. El oleoducto sunnita de Arabia Saudita a Jordania y a las regiones sunnitas de Irak y Siria.


Los hidrocarburos constituyen el alma del yihadismo: si el combustible inflama su terrorismo global, la ausencia de diésel puede ocasionar su deceso.


El petróleo constituye la cuarta parte de los ingresos del EI: constituye su fortaleza, pero al mismo tiempo representa su alta vulnerabilidad derivada de su ilegalidad jurídica internacional.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Domingo, 22 Noviembre 2015 06:00

"Siria, terreno de una guerra mundial"

"Siria, terreno de una guerra mundial"

La historiadora tunecina analiza el conflicto en Siria y el papel que desempeñan los países de Occidente y del Golfo Pérsico en esta crisis que deja cientos de víctimas bajo las bombas, los atentados terroristas y la represión.


El conflicto en los países de Medio Oriente ha rebasado de una vez sus fronteras. Las injerencias occidentales destructoras, sus intervenciones armadas, la cadena inimaginable de burradas cometidas en la región por los supuestos estrategas de Occidente, la expansión del conflicto entre chiítas y sunnitas (entre los países del Golfo Pérsico e Irán), el doble rostro de las monarquías del Golfo Pérsico y las confrontaciones inherentes al conflicto entre las grandes potencias –Estados Unidos, Rusia, Unión Europea– han desatado un incontenible conflicto que dejó cientos y cientos de miles de muertos en la región y, en lo que va del año, se introdujo varias veces en el corazón de Occidente: las huellas más sangrientas están en Siria, Irak y Francia, donde los atentados de enero de 2015 contra el semanario francés Charlie Hebdo y el supermercado judío del este de París, y, ahora, en noviembre, la matanza perpetrada en París por un comando que respondía al Estado Islámico, dejaron un saldo de más de 150 muertos y cientos de heridos. Esta catástrofe polifónica es el resultado del intervencionismo militarista de las potencias Occidentales cuyas estrategias y alianzas regionales no hicieron sino propulsar el surgimiento de fundamentalismos religiosos cada vez más devastadores. La historiadora Sophie Bessis ha desarrollado una obra rigurosa en torno a estos múltiples focos de horror que desestabilizan a Medio Oriente. Tunecina de nacimiento, investigadora en el IRIS de París (Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas) Bessis ha sabido sin embargo ir más lejos en sus análisis. Publicado por Alianza Editorial en 2002, su libro Occidente y los otros: historia de una doble supremacía, había trazado un singular perspectiva sobre la arrogancia occidental y ese control del mundo que lo lleva a creer que esa supervisión es parte de su identidad. En el último libro publicado, El doble camino sin salida, lo universal ante la prueba de los fundamentalismos religiosos y mercantiles (La double impasse. L'universel à l'épreuve des fondamentalismes religieux et marchand, Paris, éd. La Découverte, 2014), la historiadora tunecina ponía en relación la influencia mutua que ejercen el radicalismo islamista y el hiper liberalismo tal y como se practican en Occidente y las petromonarquías.


En esta entrevista exclusiva realizada en París, Sophie Bessis analiza la guerra en Siria, los orígenes y las responsabilidades de la catástrofe en Medio Oriente, el conflicto interno entre chiítas y sunnitas y el papel que desempeñan los países de occidente y los del Golfo Pérsico en esta crisis que corroe el corazón del sistema internacional y deja cientos de miles de victimas bajo las bombas, los atentados terroristas y la represión.


–Los atentados de París marcan un nuevo hito, tanto en el horror como en el señalamiento de la responsabilidad occidental en esta crisis. Al mismo tiempo le sacan la máscara al origen de este problema, que es, en gran parte, el pacto entre las petromonarquías del Golfo Pérsico y Occidente.


–Los últimos acontecimientos trágicos que golpearon a Francia nos conducen a reflexionar todavía más sobre los efectos catastróficos que pueden tener la convergencia de estos dos fundamentalismos, el liberalismo y el fundamentalismo religioso. Sabemos muy bien que ciertas monarquías del Golfo Pérsico son las ideólogas y los propagadoras del fundamentalismo clanista. Hay pruebas irrefutables. Si no, basta con ver cómo es un país como Arabia Saudita y cuál es su ideología. Desde el primer colapso petrolero de 1973, los países del Golfo acumularon una inmensa fortuna gracias a la adicción de las economías occidentales con respecto al petróleo. Esta adicción y el dinero que va con ella le permitió a los países del golfo globalizar lo que podría llamarse un nuevo Islam, una nueva versión del Islam que se tradujo en movimientos islamistas cada vez más violentos y extremistas. Ahora bien, estos países son los aliados más cercanos de los grandes Estados democráticos de Occidente, los defensores de la libertad y los derechos humanos. Estas monarquías del Golfo se encuentran entre los países más ricos del planeta, pero los grandes países occidentales pasan por encima de sus propios valores para venderles armas, aliarse con ellos, comprarles petróleo. No quiero decir que debemos ser completamente idealistas y no tomar en cuenta la realidad. Pero en fin, entre tomar en cuenta la realidad y hacer de Arabia Saudita y Qatar sus aliados más cercanos hay un margen. Y mientras haya un abismo tan grande entre el discurso y la realidad veremos que esos dos fundamentalismos seguirán siendo complementarios. La ideología wahabista de Arabia Saudita es la más sectaria, la más oscurantista de todas las formas y lecturas del Islam. No hay que confundir Islam e islamismo. Incluso si hay pasarelas entre una y otra, está la religión y luego la política. Pero esos movimientos políticos que reivindican el Islam lo hacen identificándose con esa versión regresiva del mismo.


–¿Cuál el proceso que conduce a esta radicalización?


–Hay muchas causas, pero distinguiré dos. La primera y dentro del contexto internacional es evidente que todas las acciones occidentales llevadas a cabo en Medio Oriente desde el 11 de septiembre 2001 forman parte del problema y no de la solución. Esas acciones exacerbaron, desestructuraron y destruyeron Medio Oriente como nunca antes había ocurrido. La invasión de Irak en 2003 por parte de Estados Unidos es una de las matrices del extremismo jihadista armado. Estados Unidos destruyó un Estado. Ciertamente era una dictadura, Saddam Hussein era un dictador sangriento que mató a decenas de miles de personas. Pero la invasión norteamericana mató a cientos de miles de personas, acá hablamos de otra escala. Esa invasión de 2003 hizo explotar un Estado, no dejó ninguna base. Si se miran las intervenciones occidentales de los últimos años en la región, estas hicieron explotar los Estados sin garantizar la estabilidad después. Pienso en Libia, por ejemplo. Convencidos de su hiperpotencia los Estados occidentales hicieron cualquier cosa. Actuaron con un simplismo político que se aparenta al cretinismo. En Irak, como Saddam Hussein era sunnita, lo mataron a él y le entregaron el poder a los chiítas. Ahí hay una prueba del simplismo político de Occidente. Además, al darles el poder a los chiítas se le entrega Irak a su peor enemigo, que es Irán. Después ponen a la cabeza de Irak a un fundamentalista chiíta, Nouri Kamal al Maliki, el cual emprenderá la peor de las represiones contra la minoría sunnita. Y esa minoría, incluso si no era particularmente extremista, se unirá al Estado Islámico con la idea de que únicamente éste los protege. El Estado Islámico no sería lo que es hoy si no estuviese detrás toda esta situación. La segunda razón cabe en una pregunta que conecta el fundamentalismo religioso con el fundamentalismo mercantil: ¿por qué las tres cuartas partes de esos jóvenes que van a matar cientos de personas provienen de los suburbios de las grandes ciudades europeas, de los cuales entre 30 a 40 por ciento son convertidos, es decir, que ni siquiera provienen del mundo árabe? ¿Por qué? Porque el mundo en el cual vivimos es un mundo vacío de sentidos, carente de propuestas. El fundamentalismo mercantil provocó un vaciamiento del sentido. Una idea colectiva no puede resumirse al horizonte del consumo. Encima, ponen ese horizonte del consumo sin dar los medios para consumir. La variable principal de ajuste de la versión actual del capitalismo es el trabajo, el desempleo. Cuando se unen estos dos factores la bomba explota. La extraordinaria perversidad de esos movimientos religiosos consiste en hacerle creer a esa juventud sin rumbo que le transmiten un sentido y un horizonte de esperanzas.


–¿Qué lugar ocupa en este conflicto la propia confrontación interna entre chiítas y sunnitas?


–La división entre chiítas y sunnitas remonta a la muerte del profeta Mahoma, pero nunca fue un problema geopolítico como hoy.


–Pero se ha convertido en una de las esencias del conflicto.


–Sí, actualmente es un problema geopolítico pero es un pretexto dentro de la lucha de poderes. La revolución iraní ejerció un enorme poder de atracción en las masas musulmanas pobres. A partir de allí, Arabia Saudita quiso construirse otro polo de atracción y empezó a financiar, a capacitar y a armar el fundamentalismo sunnita. Pero no estamos asistiendo a querellas teológicas, o querellas dinásticas. Estamos ante conflictos políticos y este conflicto interno entre sunnitas y chiítas le conviene a mucha gente. Mire, otro ejemplo: hoy, Arabia Saudita está arrasando Yemen. En este país, los zaiditas nunca se consideraron chiítas, pero se volvieron chiítas desde que Irán los financia. Es un chismo político reciente. Pero en los años 70, Arabia Saudita financiaba al zaidismo. En suma, Arabia Saudita fue aliada de los zaiditas y hoy los bombardea con el pretexto de que son chiítas. No niego la existencia del conflicto entre chiítas y sunnitas en la historia el Islam, pero hoy asistimos a una instrumentalización política de este conflicto.


–¿Usted coincide con ciertos análisis según los cuales hay una clara intención de provocar el famoso conflicto entre civilizaciones, entre religiones?


–Hay dos grupos que necesitan llegar a ese punto: los extremistas islamistas y las extremas derechas occidentales. Ambos necesitan un conflicto entre las civilizaciones, entre las culturas, entre las religiones. Los extremistas islamistas necesitan el conflicto para decir "ellos son nuestros enemigos hereditarios hay que matarlos a todos". Y a las extremas derechas occidentales les hace falta ese conflicto para decir: "miren, nuestros enemigos de hoy no son los grupos extremistas sino los musulmanes como globalidad". En la actualidad, los democráticos del mundo árabe tienen mucho trabajo por hacer, pero nadie les presta atención y se olvidan de que existen. Cuentan con muy pocas divisiones. El Occidente tiene a su vez un doble combate por delante: un combate contra el extremismo que mató en París a 130 personas y que, me temo, seguirá provocando daños en los próximos meses y años. Y también otro combate contra las extremas derechas. Esos dos extremos quieren llegar a una situación de odio contra odio. Los demócratas tienen que evitar que se llegue a esto.


–Siria, ahora ¿por dónde se introdujo la fractura que condujo a este desastre político, geopolítico y humanitario?


–En marzo de 2011, cuando empezó la Primavera Arabe con el levantamiento de Túnez, seguido por la sublevación de la Plaza Tahrir (Egipto), luego el de Bahréin, el de Bengazi, también se reveló la ciudad siria de Deraa. Lo hizo con el grito de justicia, libertad, dignidad y exigiendo lo mínimo que un pueblo puede pedir. Basta de esencializar a los árabes diciendo que no tienen las mismas neuronas que los demás. Los sirios, como los demás, estaban hartos de 50 años de una dictadura sangrienta y espantosa. Pero la represión fue salvaje, de una violencia horrible, lo que no es sorprendente de parte del hijo de Hafez al Assad. Lamentablemente, varios movimientos, varios países vecinos, se dijeron que la única solución era armar la revuelta. La fractura está ahí, cuando se pretendió armar la sublevación. Hoy tenemos más de 300 mil muertos. Ceder a las sirenas de la militarización de la revuelta fue un error grave. Luego, tampoco hubo unidad de la oposición siria ante la dictadura de Bashar al Assad. Al fin, gracias a los países vecinos, en particular a las monarquías del golfo, Siria se volvió el terreno de la guerra de todos. En Siria, hoy asistimos a una guerra mundial. Están todos: los norteamericanos, los europeos, los rusos, los iraníes, el Hezbollah, los sauditas. En suma, todos están ahí y todos bombardean Siria. En la última etapa tenemos a Rusia, que se introdujo en el juego de forma magistral respaldando una de las peores dictaduras que haya conocido el Medio Oriente en su historia moderna. Y esto no hay que olvidarlo: la dictadura de Assad es una de las más sangrientas de Medio Oriente. Si se olvida esto, nos olvidamos de los muertos, pero los muertos no pueden olvidase.


–¿No hay salida racional entonces?


–Lo que podría ocurrir es que las potencias se pongan de acuerdo para que todo quede igual, menos el Estado Islámico, desde luego. Se pondrán de acuerdo para eliminarlo. Es posible. Así se llegará de nuevo a la explosión de Medio Oriente. No estoy segura de que sea la solución. Estamos en un período de desintegración total de la región y no se cómo se recompondrá.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Crónica de atentados en París anunciados hace tres años

Desde hace casi tres años advertí el andamiaje gasero/petrolero que hacía predecibles los siete multiatentados de París-Saint Denis (¿Al Qaeda en la Torre Eiffel?: la guerra global del gas, http://goo.gl/ScBYTS ), con base en una entrevista premonitoria de Michael Maloof, experto del Pentágono en la fase del bushiano Ronald Rumsfeld (https://goo.gl/IBrXsm).


Sólo varió la inédita franquicia de la guerrilla global del yihadismo: Al Qaeda/Europa.


Stratfor, portal texano-israelí que se ostenta como la CIA entre las penumbras, nos deleita con su taxonomía sui generis de los grupos yihadistas que operan con diferentes disfraces: desde los mujahidines de Afganistán, pasando por Osama Bin Laden en los atentados del 11-S, hasta hoy su reconversión lingüística, deliberadamente diseñada para confundir: Al Qaeda del Levante; Al Nusra y Ahrar al Sham de Siria; Al Qaeda en el Maghreb: Al Qaeda en Libia; Al Qaeda del Sinaí y Al Qaeda de la Península Arábiga, que ahora cierran con el broche de oro de Al Qaeda/Europa, todos condensados en el Estado Islámico.


Hasta el espionaje francés sucumbió a la trampa lingüística al clasificar a Al Nusra, de la genealogía terrorista de Al Qaeda, como moderados (http://goo.gl/B1JrzD).


Para el maniqueísmo hollywoodense existen terroristas buenos y malos, como Al Qaeda bueno y Al Qaeda malo. Lo mismo sucedió en Albania/Kosovo, donde operaba Osama Bin Laden el bueno, mientras Osama Bin Laden el malo deambulaba afuera de los Balcanes (http://goo.gl/TnzR4u).


Michael Maloof –que resultó atinado en el atentado a Charlie Hebdo (http://goo.gl/YGeVZj)– pronosticó un atentado al presidente galo François Hollande, lo cual es refrendado por el portal Debka, presuntamente del Mossad, el cual asevera que Hollande fue el objetivo mayor (http://goo.gl/4Un90T).


Como Turquía acusó al Mossad de estar detrás de los atentados de Charlie Hedbo (http://goo.gl/iMqDwq), ahora la Autoridad Nacional Palestina, según The Times of Israel (http://goo.gl/AINmYV), al unísono de los multimedia de Irán, indicia al Mossad del operativo tan sofisticado en Francia.


Ya habrá tiempo de profundizar sobre el gran parecido entre el 11-S de Nueva York y el 13-N de París: sembrados pasaportes indestructibles a las bombas que ahora cargan los terroristas; premonitorios avisos selectivos, etcétera.


La coalición de 62 países encabezada por Estados Unidos –de la que en forma kafkiana participa el "México neoliberal itamita" a espaldas del Ejecutivo/Legislativo y los ciudadanos (http://goo.gl/xLVNl9)– ha sido disfuncional (¿deliberado?), dejando expandir la mancha de tinta negra yihadista.


Hasta que Rusia inició su intervención en Siria –en medio de una concomitante tragedia migratoria–, la comunidad internacional reanudó las negociaciones de pacificación en Siria, aceleradas en la reciente reunión de Viena, un día después de los multiatentados.


Más allá de la maquinaria de guerra de propaganda que se ha echado a andar, el peor error de juicio sería considerar que los yihadistas de Daesh/Isis/Isil se encuentran fuera de control.


Quizá se haya modificado su esquema y mando (command), pero hasta ahí, porque siguen gozando de los mismos apoyos subrepticios en las penumbras, por no ser políticamente correctos.


Se trata de una nueva guerra global de guerrilla asimétrica que favorece a quienes la crearon y la financian.


Pareciera un error estratégico –porque obliga a que enemigos como Rusia y Estados Unidos desde Ucrania hasta Siria y Egipto tengan que cooperar– en estas dos semanas trágicas, pero mientras nadie envíe infantería –lo que hasta ahora ha sido rechazado por la Unión Europea y Estados Unidos, inclusive por la misma Rusia– los bombardeos serán pura coreografía para el consumo popular.


The day after se dispararon las cotizaciones de las trasnacionales de Estados Unidos vendedoras de armas (https://goo.gl/MqQzm5) que alentaron un alza de Wall Street (http://goo.gl/LQ4ejc) –contra todos los pronósticos–, mientras se desplomaba el precio del petróleo.


Los factores petroleros y de venta de armamentos –que incluye a los dos días una venta masiva de bombas inteligentes de Estados Unidos a Arabia Saudita (http://goo.gl/cbdH5d)– tienen domicilio, sin contar la otra agenda paralela de dislocación de Europa y de auge simultáneo de islamofobia/arabofobia concomitante al cantado choque de civilizaciones de Samuel Huntington, retomado por Donald Trump en la frontera del "México neoliberal itamita", que empeorará, como adelantan los think tanks de Estados Unidos Stratfor (https://goo.gl/66DQrN) y Geostrategy-Direct (http://goo.gl/m8TFfU).


¿Por qué quieren destruir Europa? ¿Para que no se acerque a Rusia y a China?


Clásica geopolítica euroasiática desde el británico sir Hartford Mackinder hasta Zbigniew Brzezinski, que cobra mayor relieve con el tuit premonitorio del segundo (https://goo.gl/00rNYw), días antes del triple hilo conductor yihadista: bombazo confirmado del avión ruso en Egipto/atentados en el barrio chiíta de Beirut/multiatentados en Francia (http://goo.gl/QupNsZ).


Si el distanciamiento del presidente saliente Obama y el zar Vlady Putin –desde Ucrania hasta Siria, para no decir la ruptura del G-7 con los BRICS–, en medio de la fractura caótica global que no se atreve a aceptar la nueva realidad del nuevo orden tripolar (EU/Rusia/China), los 25 minutos en la cumbre del G-20 en Antalya (Turquía) entre los mandatarios de las dos máximas superpotencias nucleares del planeta, descontando 10 minutos de traducción, pueden ayudar a contener a los yihadistas de Daesh/Isis/Isil –quienes luego aparecerán transmutados con otro disfraz, como ha sucedido desde la guerra de Afganistán en la década de los 80 del siglo pasado: 35 años de terror que pasó de local a regional y ahora a global–, con el fin de mermar las raíces de su capacidad balística y logística en cuatro rubros: 1) la venta de armas occidentales que acaban extrañamente en su manos, así como de numerosas camionetas japonesas Toyota (http://goo.gl/P5xWGh); 2) su venta de petróleo a través de un país de la OTAN vendido a Europa occidental ("Isis noveno productor de la OPEP: 2 millones de barriles diarios (http://goo.gl/9P591F)", además de que Rusia revela fotos espaciales que muestran el volumen de petróleo que vende el Estado Islámico (https://goo.gl/vZ0FV8); 3) su financiamiento (ya insinuó Vlady Putin su identidad: https://goo.gl/4ZeXlu) y sus colosales depósitos blanqueados en la banca europea porque tal cantidad de dinero, de la organización terrorista más próspera del planeta, no se transporta en camellos, y 4) su sofisticado sistema de telecomunicaciones, incluyendo su óptima propaganda en redes sociales con sus aterradores videos que GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon) ha dejado proliferar.


Quizá Estados Unidos y Rusia consigan contener el cáncer yihadista y sus metástasis, pero la agenda migratoria ha cambiado dramáticamente en Europa, donde se esperan sustanciales retrocesos democráticos y humanitarios desde sus leyes, pasando por su política hasta su economía, y quizá hasta su implosión, cuando los refugiados políticos, convertidos en refugiados económicos, se aglutinen en los Balcanes: su polvorín acostumbrado.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Un proyecto futurista instalado en el presente

Instalado en la localidad de Malargüe, Mendoza, el Observatorio Pierre Auger es el centro de estudios internacionales sobre la caída de rayos cósmicos al planeta. Representantes de 16 países firmaron la extensión del financiamiento por diez años.


Ayer en el Observatorio Pierre Auger ubicado en Malargüe, Mendoza, los representantes de los 16 países miembros de este proyecto científico firmaron un acuerdo para asegurar financiamiento y extender por diez años el estudio de las mayores energías conocidas del universo: los rayos cósmicos. En el mundo científico sólo una cosa se valora más que la inauguración de un proyecto, y es conseguir que un proyecto tenga continuidad en el tiempo, clave para seguir cosechando logros. En lo que fue un encuentro científico que reunió a más de cien investigadores de Alemania, Estados Unidos, Francia, Italia, Brasil, España, Australia, Eslovenia, Holanda, México, Polonia, y Portugal, entre otros, el Estado argentino se comprometió también a financiar una nueva etapa en este megaexperimento, a través de la Comisión Nacional de Energía Atómica –que apoya desde el principio– y el Ministerio de Ciencia y Tecnología Nacional –que se ha sumado recientemente–. El Observatorio Pierre Auger es la mayor área experimental del mundo, cubierta por un proyecto científico. Se extiende sobre 3000 kilómetros cuadrados, el equivalente a multiplicar 15 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Fue iniciado en 1998 y que desde entonces ha logrado resultados de alto impacto en el campo de conocimiento nuevo: la astronomía de partículas. Más de 500 científicos y técnicos de 16 países trabajan en los laboratorios ubicados en esta localidad mendocina para "captar" y entender las partículas ultra energéticas que llegan desde el cosmos, desentrañar sus misterios y su origen. Este proyecto nació para buscar determinar la naturaleza y el origen de los rayos cósmicos de altas energías. Los rayos cósmicos no son otra cosa que partículas veloces que llegan a la Tierra desde el espacio exterior. Los rayos estudiados en Pierre Auger, son protones y núcleos atómicos pesados que inciden sobre la atmósfera terrestre a velocidades cercanas a la de la luz. Llegados a la atmósfera, después de viajar distancias astronómicas, esos núcleos chocan con las moléculas de la atmósfera y producen una cascada de miles de millones de partículas secundarias que llueven sobre la superficie de la Tierra. Los detectores malargüinos, unas 1600 piletas plásticas llenas de agua de máxima pureza, están allí para intentar registrar el paso de esas partículas secundarias. Pero, contrariamente a lo que pudiera pensarse, la detección de rayos cósmicos es un evento más bien infrecuente, solo una vez cada cien años por kilómetro cuadrado, por eso para pescarlos hacen falta grandes superficies, agarrarlos en el momento justo y, si es posible, retenerlos, ver sus efectos secundarios, analizarlos y extraer conclusiones. El ministro de Ciencia Lino Barañao destacó: "Como seres humanos nos interesa saber de qué está hecho el universo, pero también sabemos del valor simbólico de los proyectos de colaboración científica, dado que entendemos que la ciencia abre caminos en el mundo de hoy para superar conflictos o diferencias étnicas o religiosas", subrayó.


"Lo fascinante de esta aventura científica es que para avanzar tenemos que inventar nuestros propios dispositivos, desarrollar con ingenio tecnologías que son completamente innovadoras. Esa audacia y capacidad de nuestros científicos es muy valorada por la comunidad internacional" destacó a Página/12 la investigadora Beatriz García, vicedirectora del Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas (Iteda Conicet CNEA Unsam). Durante estos años los científicos de la CNEA y los ingenieros de la sede mendocina de la Universidad Tecnológica Nacional han diseñado construido y operado la planta para generar dispositivos clave de los 1600 detectores de superficie. Científicos y técnicos del Conicet que trabajan en la CNEA, han desempeñado también roles importantes de cara a esta segunda etapa. En particular, propusieron las ideas para el nuevo sistema de detectores centelladores de superficie. También llevaron adelante el diseño, ingeniería conceptual y de detalle, y construcción, de los detectores enterrados de muones del nuevo proyecto Amiga (Auger Muons and Infill for the Ground Array).


–Cuáles son los interrogantes que buscan responder en estos próximos diez años? –preguntó Página/12 al físico Alberto Etchegoyen, director del Observatorio Pierre Auger.


–Nuestro trabajo ha traído luz respecto al origen y naturaleza de las energías más altas de la naturaleza, energías mucho más allá de las alcanzadas por el hombre con sus aceleradores en la Tierra como la "Máquina de Dios", el acelerador del CERN de Francia. Pero quedan todavía interrogantes fundamentales por responder. ¿Cuál es la fuerza nuclear involucrada en las violentas colisiones de los rayos cósmicos con la atmósfera? ¿Cómo pueden acelerarse partículas a tan altas energías? ¿Hay una física nueva y desconocida que gobierna este fenómeno? Avanzar en el conocimiento de los rayos cósmicos está abriendo interrogantes nuevos e inesperados, como suele suceder en la ciencia de frontera.


–Además de la tarea propiamente científica este proyecto ha sido un experimento de cooperación...


–Sí, creo que ha redefinido el término 'aventura científica', y ha establecido un nuevo estándar para cooperaciones multi-nacionales y de entrenamiento en investigación. A partir de trabajos realizados en Pierre Auger, más de 250 jóvenes investigadores de distintos países han completado su doctorado, de los cuales 40 son argentinos.


–Muchos cambios, la actividad científica y la radicación de cada vez más proyectos cambió la fisonomía de Malargüe. Ya había, muy cerca, cavernas donde aventurarse en la espeleología, hay también interesantes sitios arqueológicos, pero con la instalación del Observatorio, el municipio ha montado un Planetario digital único en el país, y luego la antena de espacio profundo de la Agencia Espacial Europea (ESA) recientemente instalada para recibir datos de las misiones a Marte, han hecho de esta ciudad un destino de turismo científico.

Jueves, 12 Noviembre 2015 06:38

Exxon et al: escándalo del siglo XXI

Exxon et al: escándalo del siglo XXI

El procurador general de Nueva York ejerció acción sobre ExxonMobil, la mayor petrolera en capitalización de mercado, para que entregue toda comunicación acumulada durante los últimos 40 años de sus investigaciones sobre el calentamiento global (CG) vinculado a las emisiones de gases con efecto invernadero, GEI (dióxido de carbono, metano, etcétera) por la combustión de fósiles. Tanto Los Angeles Times como el WSJ y el NYT destacaron la noticia. Según D. Hasemyer y J.H. Curshman (Inside Climate News-ICN-, 22/10/15) interesa al procurador saber cuánto del conocimiento generado transmitió Exxon a sus inversionistas, así como la duplicidad de incluir ese conocimiento en sus cálculos de negocios, liderando en la investigación sobre el CG, para luego, con sus dividendos en mente, sembrar dudas por décadas sobre la ciencia climática, frenando la acción contra el CG y alentando con decenas de millones de dólares, los cofres de negacionistas del fenómeno.


Advertida la demora por la Organización Meteorológica Mundial (WMO, en inglés) y por los mismos científicos de Exxon y dadas sus catastróficas consecuencias en el control de las emisiones de GEI, es crucial, en lo judicial, lo político y atmosférico transparentar las operaciones y la propaganda de Exxon et al, para desactivar iniciativas con el fin de controlar esos gases. Transformaron las incertidumbres propias del conocimiento científico, en armas masivas de confusión como ironiza ICN, sembrando dudas sobre la ciencia climática e impulsando la negación del CG asociado a la combustión de carbón, gas y petróleo. Exxon, con los petroleros Bush-Cheney en el bolsillo, en los inicios de ese gobierno (2001) exigió una purga de personal afin al consenso científico sobre el clima dentro y fuera de la presidencia, incluidos aquellos que conducían la relación de EU con el Panel Inter-gubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC en inglés), el cuerpo que define el consenso científico sobre el calentamiento global (que hoy es de 97 por ciento) que luego es transmitido a los gobiernos del mundo.


En su lugar Exxon impulsó a quienes disputaban los fundamentos de ese consenso, enfatizando la duda para desarticular la regulación de emisiones de GEI, gases que acompañan a las ganancias de la industria fósil, hoy en colapso moral y de precios, pese a ser, desde la Revolución Industrial, el combustible de la acumulación capitalista. Se indica que tras bambalinas Exxon interfirió con, y como se supo después, premió la censura de documentos científicos internos del gobierno.


Charles MacCracken, alto cargo sobre el clima en el Departamento de Energía y en la Casa Blanca, quien de los 70 a 1990 había colaborado con las investigaciones climáticas de Exxon, advirtió que el giro de la firma no se reduce a su actuación fuera del consenso científico, porque "oponerse a los hallazgos científicos más importantes (de la ciencia climática) es en verdad algo espantoso (appalling)". En efecto, al tomar Bush-Cheney el poder, Randy Randol, principal cabildero de Exxon, se quejó en memo ante la Casa Blanca de los correveidiles del pasado, con agendas agresivas de combate al CG, que influían al IPCC en sus preparativos sobre el próximo consenso científico sobre el clima. Exigió la renuncia o el control de la influencia de MacCracken de cualquier decisión mientras "la contribución de EU al IPCC debía retrasarse". El éxito del cabildo fósil, con el retiro de EU, Canadá y Australia del Acuerdo de Kyoto tuvo el efecto esperado: desarticuló, desmoralizó y demoró el esfuerzo por el control de los GEI. Aún así, el cabildo fósil acentuó duda y negacionismo como se hizo con el humo del tabaco, el DDT y la lluvia ácida (ver Oreskes y Conway Merchants of Doubt ).


A fines de los 70 los científicos de Exxon Research & Engineering (ER&E) reconocían que la causa más probable del calentamiento global (CG) se vincula a las emisiones de CO2. En su primer informe (1990) el IPCC asentó la certidumbre del CG y la necesidad de profundas reducciones en los GEI para aminorar la crisis a futuro. Los expertos del ER&E informaron a la cúpula de Exxon que era urgente enfrentar el problema a la brevedad, pero fue entonces que Exxon et al, mientras usaban la climatología para calcular los costos o beneficios del derretimiento polar en sus inversiones en el Ártico, atacaban iniciativas para regular los GEI. Hoy la WMO dice que en 2014 las concentraciones de GEI llegaron a un nivel récord (Greenhouse Gas Bulletin 9/11/15). Su secretario general, Michel Jarraud, dijo a Reuters que "las emisiones pasadas, presentes y futuras tendrán un impacto cumulativo en el calentamiento global y en la acidificación oceánica... más eventos extremos: olas de calor e inundaciones, derretimiento del hielo, niveles oceánicos al alza... Esto ocurre ahora. Hemos ingresado a territorio desconocido y a una velocidad que asusta".


La acción de Exxon et al es espantosa e imperdonable.


jsaxef.blogspot.com

Publicado enMedio Ambiente
Cuatro teorías de la conspiración sobre el precio del petróleo

Santiago de Chile, diciembre de 2008. Voy a la sede diplomática de Marruecos donde me espera el embajador para una entrevista sobre el comercio entre su país y Chile, un tema sin chicha. A los cinco minutos saltamos a un asunto mucho más inquietante: el Sáhara Occidental. "Si el barril de Brent baja de los 40 dólares, Argelia le retira su apoyo a los saharauis", me dijo. Según el gobierno de Marruecos, Argelia apoya a los saharauis desde hace cuatro décadas porque quiere abrir sus exportaciones de gas al Atlántico a través de la antigua colonia española. El barril de Brent –referente mundial al que me referiré en este texto- estaba a 46 dólares y en caída.


Las palabras del embajador no tenían ningún sustento, pero ilustran la estrecha relación entre el poder político-económico, el precio del petróleo y la existencia de teorías del complot incluso en las más altas instancias.


En plena explosión de la crisis financiera el barril de Brent pasó de 146 a 46 dólares entre junio y diciembre de 2008. Poco después volvió a acomodarse en torno a los 105 dólares y parecía que la volatilidad se había esfumado, pero no fue así.


En verano de 2014 el precio del crudo volvió a desplomarse y actualmente (principios de noviembre) ronda los 47 dólares.

Tres factores explican este nuevo batacazo: el fracking en Estados Unidos, principal consumidor de crudo del mundo que gracias a esta técnica también se ha convertido en el principal productor mundial; la decisión de la OPEP (cártel de petroestados que fija el precio del petróleo) de mantener abierto el grifo de la producción a pesar del bajo coste del petróleo, exigencia sine qua non de Arabia Saudí, el pez más gordo de esta mafia tolerada; por último, la débil recuperación de los consumidores europeos y el enfriamiento económico de China -segundo consumidor más grande del mundo- y otras economías adictas al petróleo.

Esos son los motivos visibles. Ahora viene lo entretenido, el lugar oscuro y sin respuestas que da pie a teorías tan creativas como paranoicas sobre las fuerzas secretas que rigen el mundo.


Cinco pájaros de un tiro


Hay quien cree que Arabia Saudí y Estados Unidos mantienen el petróleo en precios bajos para asfixiar a los países del nuevo "eje del mal", entre los que se incluyen Venezuela, Rusia, Irán y Siria. Los defensores de esta teoría defienden que la estrategia ya está surtiendo efecto: en julio el país de los ayatolás accedió a detener su plan de enriquecimiento de uranio, mientras que Rusia ha suavizado el tono en el conflicto ucraniano y Venezuela contempla cómo la Cuba de Raúl Castro y otros aliados le estrechan la mano a Obama.


Además, esta estrategia también estaría pensada para poner fin al estancamiento económico de Europa ya que, en teoría, el petróleo barato debería impulsar el crecimiento de los aliados europeos. Sea o no cierta esta tesis, Europa ahora tiene otro problema: la deflación favorecida por el abaratamiento de la energía en un entorno de tipos de interés a cero. Sobra mencionar que la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero estaría fuera de toda consideración.


Aquí (también) mando yo


Las autoridades saudíes y estadounidenses posan sonrientes en las fotos oficiales. Sin embargo, no todo lo que es oro brilla. La administración Obama es consciente del rol de la monarquía saudí en la financiación de grupos yihadistas, sobre todo durante periodos en los que el crudo se vende caro. A su vez los saudíes temen perder su cuota del mercado mundial ya no solo frente a los rusos, sino también frente a los estadounidenses. Sin ir más lejos, Estados Unidos desplazó al reino saudí como principal productor de crudo en octubre de 2013.


Quienes apoyan esta tesis sostienen que saudíes y estadounidenses se enfrentan en un pulso de potencias pero mantienen la cordialidad de puertas para afuera. Del lado saudí, la monarquía suní estaría presionando a los demás miembros de la OPEP a mantener su elevada producción y así desincentivar las inversiones en fracking que realizan entes públicos y privados en Estados Unidos. Hasta hace poco los gurús del sector vaticinaban que la inversión en esta destructiva técnica de extracción cesaría si el barril de Brent caía de los 70 dólares porque a partir de ahí dejaría de ser rentable. Contra todo pronóstico, los avances tecnológicos han rebajado esa línea y Estados Unidos sigue explotando sus enormes reservas.


Por otra parte, del lado estadounidense –que no americano- el gobierno estaría intentando mostrar músculo ante los saudíes y otros productores aliados para dejar claro que sigue siendo la mayor potencia, que los vaivenes del petróleo no despeinan a su economía y que Arabia Saudí tendrá que tragarse sus decisiones, incluida la "reinserción" de Irán en el mercado (el gran competidor de los saudíes por el poder en Oriente Próximo) y su estrecha amistad con Israel (país al que los saudíes aún no reconocen).


Sayonara energías renovables


Otra de las teorías de la conspiración favoritas es la que defiende que grandes productores de crudo y multinacionales petroleras estarían empleando sus armas políticas y económicas para desincentivar la inversión en energías renovables, un sector que disfrutó de sus años dorados en la época previa a la crisis, aupado por el amenazante cambio climático y los altos precios del petróleo. Con los precios actuales resulta más caro usar sol y viento para producir energía que usar petróleo o gas.
Esta teoría tiene dos puntos débiles. Por un lado, las renovables se usan para generar electricidad mientras que el petróleo está más ligado al transporte, es decir, no compiten directamente. Además, la presión que el petróleo barato pueda ejercer sobre las renovables dará lugar a mayores esfuerzos en innovación que harán que las placas solares, los aerogeneradores y otras fuentes limpias sean mucho más competitivas cuando el crudo vuelva a encarecerse.


A romper huchas


Los grandes productores de petróleo disponen de fondos de inversión para mantener con vida los petrodólares que ingresan en épocas de precios altos. Por ejemplo, Noruega está entre los 15 mayores productores del mundo, a pesar de tener los mismos habitantes que la región de Madrid, y su famoso fondo soberano tiene activos que superan los 893.000 millones de dólares – equivalentes al PIB total de Argentina o Turquía en 2014.


Aunque pueda parecer una locura, varios analistas creen que Estados Unidos mantiene los precios del petróleo a la baja para obligar a estos fondos a deshacerse de sus suculentos activos y reducir su poder. Lo que estos conspiranoicos no tienen en cuenta es que la administración Obama no tiene control directo sobre las decenas de miles de empresas que explotan el subsuelo estadounidense en busca de gas y petróleo.


La única teoría con fundamento en el mundillo del petróleo es, paradójicamente, la que menos atención despierta entre los gobernantes: si seguimos empleando fuentes de energía fósil, el cambio climático pronto se convertirá en una pesadilla mundial de consecuencias incontrolables.

Publicado enEconomía
Estafa legalizada: incrementan el valor de la electricidad

El Gobierno anunció durante la última semana de octubre de 2015 un incremento de los precios de la energía eléctrica en Colombia, el que harán efectivo desde el mes de noviembre. Justifica tal incremento con la disminución de la capacidad de generación hidroeléctrica por efectos del fenómeno del Niño. El incremento de las tarifas responde, sin embargo, a una mala gestión de recursos por parte de las empresas generadoras y a la ausencia de control por parte del ente oficial. Industriales y comerciantes en particular, y las familias en general, triada que afronta los primeros efectos de una crisis económica que ya muestra todos sus signos*, ahora también tendrán que lidiar con estos incrementos.

 

El Ministro de Minas y Energía, Tomás González, informó en la última semana del mes de octubre, a través de los medios de comunicación, que el Gobierno y los usuarios tendrán que dispensar cerca de un billón de pesos para cubrir los sobrecostos en que han incurrido las plantas generadoras térmicas que alegan estar asumiendo sobrecostos en sus operaciones por el uso de combustibles líquidos para generar electricidad

La energía térmica que producen estas centrales comenzó a emplearse en el transcurso del año como alternativa a la generación hidroeléctrica, afectada por la importante disminución del caudal de las fuentes hídricas ocasionado por una prolongada sequía que se extenderá hasta marzo del 2016. El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia
(Ideam) informó que regiones como la Andina y Caribe tendrán que enfrentar una disminución entre el 40 y el 70 por ciento de las precipitaciones de lluvias, lo que producirá una reducción del nivel de las presas, afectando, al mismo tiempo, la generación hidroeléctrica que representa entre el 60 y el 70 por ciento de la electricidad producida en el país.

El Ministro de Energía informó que el incremento en los precios de la electricidad para los usuarios será de entre seis y siete pesos por kilovatio hora, valor adicional que deberán pagar los usuarios comerciales y residenciales desde el mes de noviembre. Hay serias dudas sobre el aumento anunciado, pues al parecer no será el mismo para todos los departamentos del país. El 28 de octubre Caracol Radio sostuvo: "Cada departamento pagará un precio distinto, dependiendo de las previsiones de su electrificadora. Por ejemplo, Electricaribe tiene una exposición en bolsa del 25 por ciento, eso quiere decir que ese porcentaje de la energía que compra para distribuir la tiene que pagar a precio de escasez, que varía, mientras que el 75 por ciento por haberla comprado con antelación vale a 150 pesos kilovatio hora [...]". En publicación reciente El diario El País de Cali anunció: "La energía en Cali va a subir más de lo anunciado a comienzos de este mes. Ya no será el 3,5% para los estratos populares ni del 9% para los estratos altos. Según cálculos preliminares de Emcali, el aumento será del 7% para los estratos 1, 2 y 3 y del 20% para los estratos 4, 5 y 6".

Una situación similar comienza a vivirse en la Costa Caribe por los incrementos del servicio de energía eléctrica impuestos a los usuarios por Electricaribe, empresa que en la primera mitad de octubre informó a través de su gerente José García Sanleandro incrementos del orden del 7,53 por ciento en términos generales y de 4.83 por ciento para los estratos 1 y 2. Electricaribe ha propiciado una ola de protestas en toda la región por sus recurrentes abusos contra sus abonados –como la imposición de multas económicas injustificadas–, irregularidades en la prestación del servicio de energía eléctrica y cobros excesivos en las tarifas de la misma (Ver "Un sentimiento que une a la Costa Atlántica: el rechazo a Eléctricaribe" en http://www.desdeabajo.info/ediciones/item/26900-un-sentimiento-que-une-a-la-costa-atlantica-el-rechazo-a-electricaribe.html).

Por lo anotado puede deducirse que el Gobierno no ha dicho todas las verdades. Lo primero que debería decir es que el incremento de las tarifas de electricidad en todo el país no se debe precisamente a la disminución de la capacidad de generación de las hidroeléctricas por el fenómeno de el Niño, sino que tal incremento se encuentra relacionado, y es clara expresión, de los malos manejos administrativos de estas empresas, aunado a una ausencia de control de parte del Estado.

¿Por qué se afirma esto?

Desde diciembre del año 2006, y por un periodo indefinido, los usuarios pagan agregado a su consumo mensual el denominado "cargo por confiabilidad". De acuerdo con la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) y el Ministerio de Minas y Energía en el documento "abc Cargo por confiabilidad": "El cargo por confiabilidad se creó con el fin de migrar hacia un esquema de mercado que proporciona la señal de largo plazo requerida para promover la expansión del parque de generación energético en Colombia y que, adicionalmente permita asegurar los recursos de generación no solo estén disponibles para abastecer la demanda en situaciones de escasez, sino que este abastecimiento se efectúe a un precio eficiente".

En términos prácticos bata decir que este cargo fue creado para que las empresas pudieran asegurar, con los recursos recibidos e invertidos, la capacidad de generación de energía eléctrica a un precio razonable en épocas de crisis. Es decir, las empresas debían usar tales recursos para invertir en infraestructura que hiciera viable la generación de energía eléctrica bajo condiciones adversas, pero no lo hicieron.

Para que estas empresas pudieran ser autorizadas para cobrar el cargo por confiablidad debían recibir unas Obligaciones de Energía Firme (OEF), que eran compromisos de generación de energía bajo condiciones críticas de abastecimiento. Es decir, debían comprometerse a generar unas cantidades determinadas de energía en condiciones adversas. El mismo documento de la Creg y del Ministerio de Minas y Energía detalla: "El generador al que se le asigna una OEF recibe una remuneración conocida y estable durante un plazo determinado, y se compromete a entregar determinada cantidad de energía cuando el precio de bolsa supera el umbral previamente establecido por la Comisión de Regulación de Energía (Creg) y denominado precio de escasez". Este compromiso fue pisoteado por las generadoras.

Para el senador Iván Duque, quien el martes 28 de octubre se pronunció sobre esta temática en plenaria del senado, confirmó que desde el año 2006 (cuando fue implementado el Cargo por confiabilidad) los colombianos han pagado por este concepto alrededor de US$7.000 mil millones de dólares, 'módica' suma que equivale al 6.49 por ciento de la deuda externa del Estado colombiano y al 2.16 por ciento de su PIB.

Por su parte María Luisa Chiappe, presidenta de Asoenergía, de acuerdo a entrevista concedida a Caracol Radio: "[...] Hemos pagado por ese concepto en los últimos cinco años alrededor de US$4.800 millones de dólares. De manera que estamos en todo el derecho de reclamar que, por lo menos, deberíamos estar en la capacidad de exigir que las plantas que recibieron ese cargo por confiabilidad cumplan con su compromiso de ofrecer la energía en el momento en que se necesita, porque para eso los recibieron". Además, agregó: "Esa es la pregunta que nos hacemos nosotros, es decir, ¿qué es lo que ha sucedido para que ahora aleguen que no están en condiciones financieras para cumplir? [...] se les entregó una suma cumplidamente en la tarifa de energía que pagan las empresas, pero no solamente las empresas, los consumidores residenciales que pagan también el cargo por confiabilidad y a la hora en que tienen que responder dicen que no están en condiciones financieras para hacerlo. Eso nos parece absolutamente inaceptable".

De esta manera, aunque las empresas generadoras de electricidad recibieron semejante cantidad de dinero, por la que antes tuvieron que hacer un compromiso de suministro y de precios razonables en los periodos de crisis, hoy insisten en que sus operaciones no son rentables pues decidieron alimentar las termoeléctricas con gas y hoy, cuando la demanda no puede ser satisfecha por la baja producción del mismo, han tenido que usar combustible líquido, factor que ha incrementado de manera considerable sus costos. Una razón poco creíble cuando los OEF contemplaron esta situación.

¡Situación vergonzosa! El Gobierno nacional, además de haber errado al no ejercer control sobre las empresas generadoras, al ser incapaz de garantizar que la enorme suma de dinero entregada desde el 2006 por el conjunto social fuese correctamente usado, pretende ahora salirle al paso a la situación trasladando a esta misma sociedad los sobrecostos de la producción de energía que dicen tener las termoeléctricas,

¡Estafa!, Así se conoce legalmente lo que está ocurriendo en este particular. Y así proceden porque su función no es el servicio sino el negocio. Amparados por el Gobierno, a pesar de los sobrecostos que dicen afrontar, ni las generadoras, ni las distribuidoras, ni las comercializadoras, verán afectados sus balances financieros pues los sobrecostos los pagarán los millones de hogares colombianos, además de los comerciantes e industriales, todos los cuales verán considerablemente encarecidos sus recibos de electricidad desde noviembre del presente año.

María Luisa Chiappe, en la entrevista ya aludida dijo, además: "De verdad sería lamentable que la conclusión de todo esto fuera que los consumidores que somos los que sí hemos cumplido con el trato, los que sí hemos pagado cumplidamente, terminemos soportando un aumento en la tarifas de energía, eso sería verdaderamente lamentable [...]".
De así suceder, los interrogantes no dan espera: ¿Qué hicieron con los miles de millones de dólares que les fueron entregados para evitar la situación que hoy anuncian? ¿Por qué los entes de control permitieron que esta situación surgiera y se acumulara? ¿Por qué accede el Gobierno al aumento de las tarifas eléctricas? ¿Acaso éste actúa como cómplice de la estafa en proceso de concretarse?

Con esta situación en desarrollo, queda otra vez al desnudo la reticencia del Estado para implementar medidas de control que garanticen relaciones justas y reciprocas entre las empresas privadas que comercializan bienes y servicios y los ciudadanos del común, los mismos que no gozan de la protección del Estado a la hora de comprar un servicio o un producto, como ocurre con los pañales infantiles, o los tiquete de avión o acceder a servicios de salud prepago, por sólo relacionar unos cuantos casos de los muchos que a diario se presentan y en donde quien "paga los platos rotos" siempre es el ciudadano, el desprevenido, el que no cuenta con herramientas para hacer vales sus derechos, que como en el caso de la energía eléctrica, está usurpado pues está privatizado.

De esta manera, protegido por el Estado, el capital privado continúa acumulando enormes ganancias, mientras los usuarios continúan pisoteados en su vida cotidiana y en sus derechos básicos. Roban y a pesar de ello son protegidos y favorecidos por el Estado.

De esta manera, una vez más, como ya sucedió con la crisis bancaria y financiera, en esta ocasión el Estado colombiano, regido por las grandes fortunas del país, opta por doblegarse ante los intereses privados que lo han cooptado, operando y determinando medidas legales y administrativas que favorecen a los empresarios nacionales e internacionales.

Hay que recordar, ante semejante despropósito, que por robarse un pan encarcelan a un desesperado, pero a estos que roban millones de millones y que no cumplen con sus obligaciones, los premian con más dinero. Como dijo alguien por ahí: "Ver para creer"

 

* Colombia avanza a pasos gigantescos hacía una crisis sin precedentes gracias al colapso del sistema económico nacional. Esta crisis es más incidente de lo que he reconocido el Gobierno en los últimos meses, quien sigue insistiendo en el carácter transitorio y somero de esta contracción. Sin embargo los primeros efectos ya han empezado a manifestarse con el notorio incremento del 5.35% de la inflación entre octubre del 2014 y septiembre del 2015, un crecimiento sostenido del PIB por debajo de los esperado, el incremento del IPC en 4.76% en el mes de octubre (1.68 puntos porcentuales más alto que en octubre del año anterior), el aumento del precio de los alimentos , el crecimiento sostenido de las cargas fiscales propiciado por la reforma tributaria del 2014 y por el acumulado de las ultimas 12 reformas a la tributación en 20 años, así como el precio elevado del dólar sumado al bajo precio de los hidrocarburos , son algunos de los factores que permiten hablar de la situación usando adjetivos mucho menos positivos que el de "contracción".

Publicado enColombia
Blair, Bush y Occidente no ven a la gente en Medio Oriente

Tony Blair vuelve a las andadas. Se disculpa, pero no por la guerra, sino sólo por la inteligencia. Existen elementos de verdad –lo que eso quiera decir– en la visión de que la aventura que él y George W. Bush emprendieron en Irak en 2003 fue la causa probable del ascenso del Isis. Existen algunos, supongo, que tal vez digan también que este hombre malvado comenzó una guerra regional que ha oscurecido por completo la tragedia de los palestinos, quienes siguen soportando la más prolongada ocupación militar de la historia moderna, ocupación que Blair no hizo nada por terminar después de ser escandalosamente enviado en misión de paz a Jerusalén. Tal vez estaría de acuerdo en que existen elementos de verdad en esa insinuación, pero lo dudo.


Me ha enfurecido que Blair no tuviera el valor de asumir su responsabilidad en la catástrofe. Sin duda la sombra oscura del Informe Chilcot produjo su minúscula disculpa, aunque bien puede ser que Chilcot esconda la verdad y por tanto sólo arroje luz sobre el hombre. Lo que a mí me pareció tan indignante en su entrevista con CNN fue la presunción de que Medio Oriente es un lugar de inestabilidad inherente.


Me viene esto a la mente por un artículo del palestino Rami Khouri en el que comenta un texto de Henry Kissinger. Khouri apunta que la visión de Medio Oriente de Kissinger "parece no tener en cuenta –o sencillamente no ver– al casi medio millón de hombres y mujeres, musulmanes en su mayoría, que viven (allí) y dan forma a sus sociedades y estados... Todas esas personas buscan lo mismo que es de suponer que Kissinger busca para los estadunidenses: una sociedad estable y decente, donde los ciudadanos puedan vivir en paz".


Khouri reconoce los actores no estatales y los nacionalismos etnosectarios que han surgido. Yo lo expresaría con lenguaje más directo, pero él menciona con razón la tendencia estadunidense a ver Medio Oriente en términos de grupos religiosos o étnicos (chiítas, sunitas, maronitas) que libran guerras existenciales en una tierra de nadie urbana definida por bandas armadas.


Yo diría que así es como Blair ve a Medio Oriente. Ve territorio, pero no ve pobladores. El solo hecho de que haya podido sacar a rastras el cadáver de Saddam Hussein muestra cuál es el problema. Cierto, Saddam utilizó gas contra su propio pueblo. Pero en ese tiempo George Bush padre le brindaba asesoría militar en su guerra contra Irán. Y cuando montamos nuestra aventura en 2003, la mayoría de quienes perecieron después no eran saddamitas ni antisaddamitas, sino cientos de miles (como CNN apunta tímidamente) de civiles inocentes. Al definir a esas personas como sunitas, chiítas o maronitas, las rebajamos, las metemos a fuerza en una caja con etiquetas... y a menudo en un ataúd.


De nada sirve pasar por alto, como expresa Khouri, cómo las políticas de Estados Unidos y otras potencias extranjeras contribuyeron a los problemas que destrozaron la calma superficial que, excepto las guerras árabe-israelíes, definió a la región durante años después de la Segunda Guerra Mundial. Pero no vemos gente, vemos políticas... y por eso Blair escogió la guerra. Eso eran las guerras para Kissinger: por eso hizo la paz entre Irán e Irak hace tantos años, y sacrificó a los kurdos.
Eso es lo que los estadunidenses hicieron al bombardear Irak una y otra vez entre 1991 y 2003, mucho después de haber liberado a Kuwait de las garras de Saddam Hussein. Y eso es lo que hicimos cuando invadimos Irak en 2003. Y sigue todavía. ¿Entonces, el Isis comenzó en Irak o en Siria?


Sospecho que lo que omitimos es asumir la responsabilidad de nuestros actos. No planeamos, porque no tenemos planes a largo plazo. Churchill comenzó a planear en 1941 la ocupación británica de una Alemania conquistada, incluso antes de que los nazis invadieran la Unión Soviética. Pero cuando los primeros tanques estadunidenses cruzaron el río Tigris en 2003, ni Blair ni Bush habían pensado en lo que seguiría: estaban demasiado ocupados con informes de inteligencia que contenían elementos de verdad.


Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional
Las imposibles opciones de Obama en Medio Oriente

En los días que corren, el presidente Barack Obama está siendo criticado en todas partes por cualquier cosa que haga en Medio Oriente. Y cómo no habría de serlo, si probablemente no hay nada que pueda hacer para convertirse en el crucial y decisivo actor, que a él le gustaría ser, en la vertiginosa geopolítica de Medio Oriente. No es que todas sus decisiones sean malas.

Muchas lo son, pero hay algunas que parecen sensatas. El hecho es que virtualmente no hay Estado en la región, o que tenga intereses en ella, que realmente esté de su lado. Todos mantienen sus agravios y prioridades y están deseosos de resolverlos aún si Estados Unidos los presiona para no hacerlo.


Hay cuatro ámbitos que podrían considerarse los puntos candentes de la región, o tal vez deberíamos llamarlos los más candentes: Irán, Siria, Afganistán e Israel/Palestina. Los críticos de Obama dicen que él no tiene una política coherente en ninguna de esas regiones. Y esta crítica no deja de tener su fundamento.


Su política más clara, relativamente, es la relacionada con Irán. Estados Unidos ha hecho un esfuerzo importante para obtener un acuerdo con Irán que en esencia ofrezca un arreglo: que no haya armamento nuclear en Irán a cambio de levantar las sanciones económicas. De hecho, tal acuerdo ya se firmó. Y las legislaturas de ambos países han tomado el primer paso hacia su ratificación. Los historiadores futuros enlistarán éste como uno de los más grandes logros de Obama en lo relacionado con política exterior (junto con la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba). Este es Obama el pacificador.


Sin embargo, el acuerdo debe ser ratificado más allá, de varios modos, por ambas partes. Aunque esto parece probable, con toda seguridad no es inevitable. Los detalles son complicados y están abiertos a diferentes interpretaciones por ambas partes. Y diferentes interpretaciones conducen a la continuación de las tensiones. Cuarenta años después de que se firmara un acuerdo semejante en Irlanda del Norte, seguimos teniendo discusiones sobre la interpretación del acuerdo, y en este momento enfrentamos la amenaza de que se rompa.


La situación en Afganistán es menos clara. Los talibanes parecen estar juntando fuerza constante y están controlando más y más regiones, por lo menos en la noche. Estados Unidos envió tropas a Afganistán a sacar a los talibanes y mantenerlos fuera. Supuestamente el gobierno afgano quiere derrotar también a los talibanes.


Lo más importante es que también Irán quiere derrotar a los talibanes. Pero Estados Unidos e Irán no quieren cooperar abiertamente en este objetivo. Y el gobierno afgano se desgarra entre la reivindicación de su independencia respecto de Estados Unidos y su necesidad de contar con su continuada (de hecho creciente) asistencia militar. El gobierno paquistaní parece estar apoyando a los talibanes. Y el gobierno de India parece querer apoyar al gobierno afgano de un modo más directo de lo que desearía el gobierno estadunidense.


La política estadunidense no es coherente, porque intenta alcanzar una serie de objetivos que interfieren uno con otro. Estados Unidos desea reforzar un gobierno estable y, por tanto, está comprometido a respaldar al actual gobierno afgano. Para hacerlo, los militares estadunidenses insisten en que se necesitan más tropas. Pero Obama prometió reducir las fuerzas estadunidenses a un grupo de entrenadores no combatientes para cuando termine su presidencia. No es posible hacer esto y al mismo tiempo garantizar la supervivencia del llamado gobierno afgano estable, en especial cuando la estabilidad de ese gobierno está ligada a una enconada lucha sin resolver con sus oponentes no talibanes.


Si volteamos a Siria, coherente es el último adjetivo que uno aplicaría a la política estadunidense. Por una parte, ha intentado formar una coalición internacional de países comprometidos con la derrota del aún expansivo Estado Islámico (EI, Daesh o ISIL). En teoría, Estados Unidos también está comprometido con la destitución de Bashar al Assad. Lo que Estados Unidos no quiere hacer es comprometer tropas en otra zona de guerra civil en Medio Oriente. A cambio, Estados Unidos ofrece combatir el EI con drones que bombardearán sus unidades, sin siquiera tener tropas en el terreno que guíen los drones. La consecuencia, que es inevitable, es el daño colateral que intensifica los sentimientos antiestadunidenses en Siria.


En tanto, Rusia ya dejó claro que está comprometida a mantener a Assad en el poder, al menos hasta que exista una resolución política de Assad con la llamada oposición moderada. La oposición en sí misma es un grupo complicado. Estados Unidos ha derramado mucho dinero y energía en entrenar a un selecto grupo de oposición. El ejército estadunidense justo acaba de admitir que este esfuerzo fue un fracaso total. Los grupos a los que les había brindado apoyo fueron desintegrados en gran medida. No sólo huyeron de los campos de batalla, sino que de hecho le entregaron material a Al Nusra, grupo afiliado con Al Qaeda y supuestamente uno que Estados Unidos no quiere respaldar.


Nadie realmente está siguiendo ninguna de las directrices de Estados Unidos. Con mucha renuencia Turquía accedió a los sobrevuelos de aviones y drones estadunidenses, pero se negó a alentar el respaldo hacia las tropas kurdas que son las que realmente combaten al EI. Arabia Saudita tampoco tiene una política coherente. Están en desacuerdo con las fuerzas de Al Qaeda, pero también les brindan algo de respaldo financiero y diplomático como parte de su intento por contrarrestar la influencia iraní por todo Medio Oriente. Gran Bretaña y Francia dicen respaldar a Estados Unidos, pero Gran Bretaña enviará solamente drones y Francia critica a Estados Unidos por no ser más duro contra Assad. Israel no parece tener ninguna claridad de lo que va a hacer. Israel alega que el mayor enemigo es Irán, pero de hecho se concentra en mantener a raya a los palestinos, lo cual significa constituir una política en la franja de Gaza y otra en Siria y Líbano.


Y en cuanto a Israel-Palestina, la violencia y la retórica van in crescendo en ambas partes. Muchos comentaristas dicen que ésta es la tercera Intifada, y algunos aseguran que comenzó hace un año. Sea cual fuere la etiqueta, es obvio que lenta, pero seguramente Israel está perdiendo la batalla diplomática en Europa occidental y aún en Estados Unidos. Mientras Netanyahu, quien quisiera reparar las raspadas relaciones con Obama, tiene que ser precavido de no ser rebasado por su derecha. Hay poco que él vaya a hacer para cambiar la política israelí. Y hay poco que Obama pueda hacer que él emprenda. No obstante, el conflicto entre Israel y Palestina continúa siendo el potencial disparador de una explosión por todo Medio Oriente, una tan severa que afectaría las operaciones de toda la economía-mundo, algo que ya está en una condición muy frágil.


Si alguien puede ver en este popurrí de evidencias que Estados Unidos sigue siendo capaz de controlar la situación y dictarle términos a alguna de las partes, está viendo cosas que yo no puedo ver. No sólo Estados Unidos no es ya una potencia hegemónica, sino que ya no es siquiera el actor más poderoso de esta fragmentada región. Su renuencia a admitir esta realidad para sí es un peligro para el mundo entero.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Con mapa de 30 millones de galaxias buscan entender la energía oscura

Durante milenios el ser humano se ha empeñado en comprender los eventos que se expresan fuera del planeta. Sin embargo, hasta ahora se puede explicar sólo una pequeña parte del universo (que tiene alrededor de 13 mil 700 millones de años), ya que los científicos no han indagado sobre las propiedades de la energía y la materia oscuras, que constituyen 96 por ciento del cosmos.

Por ello, investigadores de varios países, entre ellos México, participan en el proyecto Dark Energy Spectroscopic Instrument (DESI), con el cual se pretende mapear 30 millones de galaxias con cinco mil fibras ópticas y con ello acercarse al entendimiento de la materia y la energía oscuras.


En conferencia de prensa, realizada en el Instituto de Física (IF) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se informó que las observaciones comenzarán en 2019 y se efectuarán con el telescopio Mayall del Observatorio Nacional de Kitt Peak en Arizona, que tiene cuatro metros de diámetro y está equipado con espectrógrafos que ayudarán a detectar la dinámica de la energía oscura mediante el cálculo de la distancia y ubicación de las galaxias, explicó Axel de la Macorra, investigador del IF y líder del grupo mexicano.


En el proyecto participan 150 científicos de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España y México (con ocho investigadores) y pretende determinar dónde y cómo se empezaron a formar estructuras, cuásares y galaxias, así como crear un mapa tridimensional del universo.


El equipo mexicano está integrado por De la Macorra y Mariana Vargas, del IF; Miguel Alcubierre y Octavio Valenzuela, de los institutos de Ciencias Nucleares y de Astronomía de la UNAM, respectivamente; Jorge Cervantes, del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares; Tonatiuh Matos, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, y por Gustavo Niz y Luis Ureña, de la Universidad de Guanajuato campus León.


De la Macorra explicó que las observaciones tendrán sus primeros resultados 10 años después de iniciadas y gracias a la tecnología del telescopio, que en cada una de sus cinco mil fibras ópticas tiene una cámara para fotografiar cinco mil objetos cósmicos, segundo a segundo, gracias a lo cual se podrá obtener una descripción de la distribución y los movimientos de las galaxias y comprobar las propiedades de la materia y energía oscuras, no detectables a simple vista, pero percibidas por sus efectos gravitacionales.


Hoy tenemos un mapa inexacto del universo, similar al de la Tierra en el siglo XVI, por lo que queremos generar uno de alta calidad, tanto en la posición como en la velocidad de millones de galaxias. Con el DESI crearemos uno tridimensional más grande, a distancias y tiempos lejanos nunca medidos, con enorme precisión.


Por su parte, Jorge Cervantes explicó que el estudio intentará comprobar la validez de la relatividad general planteada por el reconocido físico Albert Einstein a escala astronómica, algo nunca hecho a esa magnitud.


En 1998, los científicos determinaron que el universo se expande cada vez más rápido, es decir, presenta una aceleración no explicable a partir del comportamiento de protones, neutrones, electrones y fotones. Al respecto, han surgido teorías que postulan la existencia de energía oscura, 68 por ciento, que explicarían la aceleración referida, y de materia oscura, que representa 28; el porcentaje restante corresponde a los protones, neutrones y electrones de las partículas de las que estamos hechos.


Con esta investigación se pretende determinar la dinámica del cosmos a través de las galaxias, del mismo modo en que, por ejemplo, es posible determinar la velocidad del viento en el cielo (que a diferentes alturas puede ser distinta) por medio del movimiento de las nubes.


Para De la Macorra hay dos vertientes sobre las hipótesis de esta investigación. La primera asevera que la oscura es una energía con presión negativa, que bien podría ser una constante cosmológica, pero aún hay que explicar su origen y por qué domina al universo justo ahora. La segunda afirma que la teoría de la relatividad podría tener modificaciones.


En el proyecto DESI podremos determinar si hay desviaciones de la propuesta de Einstein a escalas nunca medidas, remarcó.


Independientemente de qué teoría prevalezca, obtendremos información como nunca. Además, al observar y crear un mapa tridimensional de las galaxias podremos conocer la distribución de la materia oscura y, por tanto, lograremos ver las entrañas del universo.