Viernes, 03 Julio 2015 06:46

La pulseada por las joyas griegas

La pulseada por las joyas griegas

Luego del primer rescate en 2010, el país helénico fue obligado a diseñar un plan de venta de bienes públicos que cumplió solo parcialmente y que Syriza frenó de hecho cuando llegó al poder. Qué vendieron y qué podrían vender si se fortalecen aún más los acreedores.


Una de las condiciones que se le impuso a Grecia, antes de aprobar el primer rescate financiero en mayo de 2010, fue que diseñara un plan de privatizaciones que fue negociando con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Para lograr ese objetivo, en junio de 2011 el gobierno del entonces primer ministro Giorgos Papandreu creó el Fondo de Desarrollo de los Activos de la República Helénica (Hradf, según sus siglas en inglés), una sociedad anónima a la que se le transfirieron todas las firmas que se fueron poniendo a la venta, listado que incluyó proveedoras de agua, telefonía, gas, electricidad, los trenes, los aeropuertos, la lotería, el correo, los principales puertos y miles de propiedades y tierras públicas, incluso islas paradisíacas. El objetivo era recaudar 50.000 millones de euros en cuatro años, pero las ventas se fueron demorando y lo conseguido hasta ahora está en torno del 10 por ciento de lo previsto. La llegada al gobierno de la izquierda radical de Alexis Tsipras en enero de este año sumó mayor incertidumbre a ese proceso, porque el líder de Syriza se había manifestado en contra de la liquidación del patrimonio público y, pese a las crecientes presiones, en los últimos cinco meses no avanzó con ninguna privatización. Incluso reabrió la televisora pública ERT que el ex primer ministro Antonis Samaras había cerrado. El referéndum del próximo domingo será clave para el futuro del plan privatizador.


- Telefonía. En marzo de 2008, Deutsche Telekom compró el 20 por ciento de Hellenic Telecommunications Organization (OTE), la telefónica estatal. Fue una inversión estratégica ya que esa firma también tiene intereses en Albania, Serbia, Rumania y Bulgaria. En noviembre de ese año, Deutsche elevó su participación al 25 por ciento, igualando la que conservaba el gobierno griego, y en junio de 2009 el Estado le vendió otro 5 por ciento por 674 millones de euros. En junio de 2011, un año después de la aprobación del primer rescate, los griegos se desprendieron de otro 10 por ciento por 410 millones de euros que utilizaron para devolver parte de las "ayudas" de la Eurozona. De ese modo, la participación de la firma alemana en OTE trepó al 40 por ciento y el Estado se quedó sólo con un 10 por ciento. A su vez, en febrero de 2013 OTE anunció la venta de Hellas Sat, la empresa que gestiona el satélite Hellas Sat 2, a la empresa árabe Arab Sat por 208 millones de dólares.


- Aeropuertos. La firma alemana Fraport AG Frankfurt Airport, junto a la empresa griega Copelouzos, ganó en noviembre de 2014 la licitación para operar durante cuarenta años 14 aeropuertos regionales: Aktio, Chania (isla de Creta), Kavala, Kefalonia, Kerkyra (isla de Corfú), Kos, Mitilini, Mykonos, Rodas, Samos, Santorini, Skiathos, Tesalónica –la segunda mayor ciudad griega– y Zakynthos. El monto de la operación fue de 234 millones de euros, aunque el desembolso recién está previsto para septiembre de este año. Además, en noviembre Hradf vendió 2500 hectáreas del ex aeropuerto internacional de Hellinikon en Atenas a Lamda Development por 915 millones de euros, firma que llevará adelante un emprendimiento inmobiliario en el lugar. El ministro de Energía de Grecia, Panayiotis Lafazanis, del ala dura de Syriza, aseguró en enero que se iban a revisar estas concesiones, pero en la negociación de febrero con las autoridades europeas Grecia dijo que no habrá cambios.


- Agua. El programa de privatización incluyó la venta de las empresas de provisión de agua de Atenas (Eydap) y Tesalónica (Eyath), las dos ciudades principales del país. Hradf designó a HSBC y EFC Equities como asesores financieros para privatizar la firma de Tesalónica y a Credit Agricole CIB y Emporiki Bank para hacer lo mismo con la empresa de Atenas. Sin embargo, la resistencia ciudadana logró frenar la operación, al menos por ahora. El 18 de mayo del año pasado se realizó un referéndum en Tesalónica. El gobierno de Antonis Samaras había prohibido la consulta y amenazó con meter presos a quienes votaran, pero las autoridades locales siguieron adelante y el 98 por ciento (unas 213 mil personas) rechazó la privatización. A su vez, a fines de ese mes un tribunal griego frenó la venta de Eydap en Atenas con el argumento de que constituye un riesgo para la salud pública de la población.


- Trenes. Hradf informó en octubre del año pasado que se le brindó información detallada a tres grupos para la preparación de ofertas destinadas a la adquisición de Trainose, la firma estatal que gestiona los trenes griegos: la rusa RZD, la francesa SNCF y el operador rumano Grup Ferroviar Roman. Además, se detalló que las ofertas de la alemana Siemens y de los consorcios RZD/Gek Terna y Alstom/Damco Energía habían cumplido con los requisitos para la compra de la Compañía Helena de Mantenimiento de Material Rodante. El ministro de Energía Lafazanis dijo en enero que posiblemente no se avanzaran con esas privatizaciones y el tema ahora está en la mesa de negociación con la troika que integran la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.


- Energía. La importación y distribución del 90 por ciento del gas que consume Grecia está en manos de la empresa DEPA, controlada por el Estado griego. El gobierno llamó a licitación en 2011 para avanzar con la privatización, pero el proceso quedó desierto en junio de 2013 cuando la firma rusa Gazprom se retiró sorpresivamente de la compulsa con el argumento de que el gobierno griego no había ofrecido suficiente información sobre la situación financiera de la empresa, aunque la cuestión geopolítica también influyó porque la troika no simpatiza con Rusia. Luego de ese traspié, las autoridades europeas y el FMI le pidieron en reiteradas ocasiones a Grecia que retome el proceso de venta, pero por ahora continúa pendiente, al igual que la ejecución del plan de reestructuración y privatización de la compañía de electricidad Public Power Corporation (PCC), diseñado por el gobierno de Samaras en 2013. El Estado tampoco se desprendió de las acciones en la petrolera Hellenic Petroleum, donde conserva un 35 por ciento. Lo que sí pudo vender Hradf es el 65 por ciento de la distribuidora de gas Desfa a la petrolera de Azerbaijan Socar por 400 millones de euros, aunque como el Estado sólo tenía el 31 por ciento de las acciones le ingresaron sólo 188 millones de euros.


- Propiedades y tierras. En los últimos años el gobierno comenzó a vender inmuebles y tierras en el centro de la ciudad, zonas costeras, islas e incluso en el extranjero. En marzo de 2013, Hradf convocó a una subasta para la privatización de 28 edificios estatales bajo la modalidad "sale and lease back" (compra y alquiler de vuelta). En octubre de ese año, le adjudicó 14 inmuebles a Pangaea, la filial inmobiliaria del Banco Nacional de Grecia, por 115,5 millones de euros y otras 14 propiedades a Eurobank Properties por 145,8 millones. Ambas firmas le alquilaron esos bienes al Estado por 30 millones de euros anuales. A su vez, el propio Estado se encarga de los gastos de mantenimiento y luego de 20 años tiene la opción de recomprar sus edificios o acordar un nuevo alquiler. Entre los inmuebles están las sedes de los ministerios de Cultura, Interior, Educación, Sanidad y Justicia, del Instituto Nacional de Estadística, de la secretaría de Hacienda y de la Jefatura de Policía de Tesalónica.


Ese mismo año Hradf vendió residencias en Londres, Belgrado, Bruselas y Nicosia por 41 millones de euros y le cedió por 99 años a la firma estadounidense NCH Capital los derechos de explotación de 50 hectáreas con playas incluidas en Kassiopi, al nordeste de la isla de Corfú. NCH desembolsó 23 millones de euros y se comprometió a invertir otros 75 millones para desarrollar el área. A su vez, Hradf anunció en febrero del año pasado que seleccionó la oferta del fondo árabe Jermyn Street Real Estate Fund IV LP para avanzar con la venta de Astir Palace Vouliagmenis, una firma estatal dedicada a la gestión de empresas turísticas y de hotelería. La oferta fue de 400 millones de euros, pero todavía no se concretó la adjudicación. Hradf también vendió un puñado de propiedades por Internet a través de subastas electrónicas. En un informe de junio de 2014, el FMI estimó que el gobierno griego todavía tiene más de 70 mil propiedades disponibles, aunque reconoce que la información sobre esos inmuebles es incompleta y muchos están deteriorados y/o ocupados. Hradf ofrece en su página web un largo listado de propiedades e incluso tierras en distintas islas del país.


- Lotería. El gobierno griego vendió en mayo de 2013 el tercio de las acciones que conservaba en la compañía de lotería pública OPAP al grupo Emma Delta, controlado por el inversor checo Jiri Smejc y el magnate griego Yorgos Melisanidis. De este modo, recaudó 650 millones de dólares. Hasta ahora fue uno de los mayores ingresos que reportó el proceso de privatización.


- Puertos. El gobierno de Samaras avanzó con la privatización del complejo portuario de El Pireo, donde posee el 67 por ciento de las acciones, y también del puerto de Tesalónica, donde conserva otro 67 por ciento. Apenas asumió, Tsipras frenó esa privatización, pero en marzo el viceprimer ministro griego, Yannis Dragasakis, aseguró durante una gira por China que esas privatizaciones continuarán. El anuncio no fue casual, pues el grupo chino Cosco es uno de los interesados en El Pireo. Sin embargo, hasta el momento la venta no se concretó.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


LA CRISIS GRIEGA SEGUN UN ECONOMISTA DE LA UNIVERSITÀ DEGLI STUDI DI ROMA


"El matrimonio no funcionó"


Para Gustavo Piga, la Eurozona es como un matrimonio en el cual Grecia ha sido humillada y por lo tanto debería separarse. Y cuando uno se separa difícilmente se vuelve a casar con la misma persona, advierte el catedrático

.

Por Elena Llorente
Desde Roma


El premier griego, Alexis Tsipras, mandó una carta con nuevas propuestas a la comisión europea a última hora del 30 de junio –día en el que caducaba el pago de la cuota de 1600 millones de euros que Grecia debe pagar al Fondo Monetario Internacional– para tratar de cerrar un acuerdo. Al parecer, en esa carta, por primera vez, decía aceptar la propuesta europea, pero cambiando algunos puntos relativos a jubilaciones, régimen laboral e Impuesto al Valor Agregado. Pero Grecia no pagó, de todas maneras, y el procedimiento de default parcial, que podría llevar un mes, habría ya comenzado. Según fuentes de Bruselas, la primera ministra alemana Angela Merkel fue la que se opuso con mayor fuerza a las nuevas ideas griegas, postergando una decisión europea hasta después de conocer los resultados del referendo, programado para el domingo, en Grecia, sobre este tema. El experto Gustavo Piga, profesor de economía de la Università degli Studi di Roma Tor Vergata, en una entrevista de Página/12 diseñó los distintos escenarios hacia los que podría encaminarse la situación griega y europea.


–¿Esta última propuesta del gobierno de Tsipras quiere decir que están dispuestos a negociar de todas maneras, aun cuando hayan convocado el referendo del domingo?


–Estamos ante una situación muy compleja, en la que a veces no se logra interpretar todos los significados tácticos. Tal vez han presentado esa propuesta porque tienen encuestas cuyos resultados les dicen que perderán el referendo.


–¿Cuáles son los posibles escenarios en los que se podrían encontrar Grecia y Europa próximamente?


–Pase o no esta propuesta ligeramente menos austera, y aunque pase el Sí al referendo (es decir que los griegos acepten la propuesta europea, NdR), estamos de hecho ante un mundo muy cambiado. A partir de esta situación se comienza a entender mejor qué es verdaderamente esta Europa.


–¿Esto quiere decir que el referendo por la vía de los hechos pondría en tela de juicio al euro y a Europa?


–El referendo no será tanto sobre el euro o sobre la austeridad como sobre la democracia. Si gana el Sí, este gobierno, que había sido elegido para hacer ciertas cosas, esas cosas no las hará y deberá hacer lo que le dicen los gobiernos europeos.
–O podría caer el gobierno de Tsipras... Algunos hablan de la posibilidad de la renuncia del gobierno y el llamado a nuevas elecciones.


–Sí, podría ser. Pero sería una caída de un gobierno elegido democráticamente, por decisión de otros gobiernos. En síntesis, Europa está entrando en una nueva fase del siglo XXI, en la cual no sólo se traslada a otros la soberanía económica sino también la política. Es decir, los gobiernos nacionales no decidirían más. La democracia interna no tendría más sentido porque las decisiones serían tomadas en el exterior. En países como Estados Unidos ocurrió algo así. Los distintos estados fueron cediendo lenta pero inexorablemente su soberanía monetaria, fiscal y política a lo largo del tiempo.


–Este proceso del que usted habla, ¿es beneficioso o perjudicial para la gente?


–Mientras en Estados Unidos fue un cambio democráticamente elegido, en Europa se produce digamos que "involuntariamente", porque por el contrario, el pueblo griego seguramente querría mantener su democracia interna. Y esto seguramente, a mi manera de ver, es algo que pagaremos a largo andar. Es algo que aumentará la distancia entre los ciudadanos y el proyecto europeo. Porque el cambio se produce desde arriba, no desde abajo con el voto democrático. Y tal vez en Grecia haya un cambio de gobierno y un relajamiento momentáneo de los mercados. Y digo momentáneo, porque en un caso así, la cuestión griega tal vez será presentada como resuelta pero en realidad, estará como se la ha resuelto en los últimos cuatro años, es decir provocando la muerte lenta de su economía.


–¿Qué sucedería si gana el No, es decir la propuesta de Tsipras?


–Si ganara el No se abren dos caminos muy interesantes. Hay que ver cómo reacciona Europa ante ese resultado. Si el No comporta de consecuencia cambios en Europa, por el miedo de que todo el proyecto fracase, y Europa demuestra estar dispuesta a hacer concesiones importantes sobre la deuda y sobre la austeridad, el referendo de hecho habría cambiado el concepto de solidaridad dentro del proyecto europeo. Y esto acercaría a los países, porque un país ayudado en un momento de dificultad contrae una deuda de solidaridad que es potentísima para acercar las culturas.


–¿Lo ve probable a este escenario?


–No, lo veo bastante improbable. Sin embargo, me parece más posible que, en caso de que gane el No, Europa siga manteniendo su intransigencia.


–¿Entonces Grecia debería salir de la Zona Euro?


–Sí, muy probablemente. Pero entonces el referendo no habrá sido sobre el euro sino sobre Europa. Algunos creen que si salen del euro, para ellos será igual que para Gran Bretaña o Dinamarca u otros países que desde el principio estuvieron fuera del euro. Pero se olvidan de que mientras estos países eligieron esa opción democráticamente, Grecia habrá sido expulsada, humillada. No será sólo un cataclismo de moneda sino estructural. Por lo cual lo más posible es que Grecia se tirará en los brazos de Rusia, por ejemplo, para hacerse ayudar. El euro es como el anillo de un matrimonio. Cuando el matrimonio se termina, uno se quita el anillo, pero no es culpa del anillo si el matrimonio no funcionó. Difícilmente uno se vuelve a casar con la misma persona.


–¿Existen según usted similitudes entre la actual situación griega y el default argentino del 2001?


–Técnicamente hay cosas parecidas, pero culturalmente no, porque Argentina no estaba inserta en un proyecto cultural,

económico y político como el de Europa.

Publicado enInternacional
Bolivia abre a la exploración petrolera áreas protegidas

La necesidad de descubrir nuevas reservas ha llevado al Gobierno de Bolivia a autorizar la exploración petrolera en zonas protegidas por razones ambientales, una medida que ha generado el rechazo de las asociaciones ecologistas e indígenas. El Ejecutivo de Evo Morales ha respondido con dureza y asegura que incluso expulsará del país a las organizaciones no gubernamentales que se opongan al desarrollo de la industria. El Gobierno pretende que las empresas puedan actuar pagando a las comunidades un 1% de su inversión.


El Gobierno de Evo Morales ha aprobado recientemente un decreto que autoriza la exploración petrolera en todas las áreas que Bolivia protege por razones ambientales. La medida ha generado el respaldo del sector petrolero y la crítica de varias organizaciones ambientalistas. Morales replicó a estas últimas con un discurso durísimo, pronunciado al pie de un pozo recién inaugurado, en el que amenazó con expulsar del país a las organizaciones no gubernamentales que se opongan a la expansión de la industria de los hidrocarburos, el motor de la economía nacional, y afirmó que los bolivianos no se convertirán, como estas organismos quieren, en los "guardabosques" de los países desarrollados. Morales aseguró también que "las reservas forestales han sido creadas desde el imperio norteamericano", el cual quiere territorios "intocables, intangibles" en el tercer mundo para compensar sus propios crímenes contra el ambiente. En contraposición, afirmó, "tenemos la obligación de explorar cuanto tenemos".


Las ONG han sido amenazadas por cuestionar que el Gobierno boliviano, al mismo tiempo que pretende liderar la lucha mundial contra el calentamiento global mediante la generalización de un modelo de desarrollo de bases indígenas que respete los "derechos de la Madre Tierra", tome medidas como la que acaba de aprobar, y que no es la primera que estos grupos califican como "extractivista". "Con esta autorización, el Gobierno ha cruzado una línea roja", dice la ambientalista Cecilia Requena, "porque la misma no afecta a un área o un proyecto en particular, sino a todos los parques y territorios indígenas, en cualquier momento del futuro".


Al movimiento ecologista también le preocupa que se pretenda eliminar la obligación que ahora tienen las empresas petroleras de convencer a los indígenas que habitan en áreas reservadas de la necesidad y de la inocuidad de sus proyectos, mediante un procedimiento que se denomina "consulta previa", y se lo sustituya por un pago del 1% de la inversión que hagan con destino al área protegida. "Seguramente habrá conflictos entre las petroleras y los indígenas", anticipa Requena, "y el Gobierno quiere evitarlos amenazando a las ONG con la expulsión". Los expertos en hidrocarburos argumentan que existen nuevas tecnologías que permiten la explotación en sitios naturales delicados sin causar serios daños .


La decisión de Evo Morales, que ya había sido anunciada antes pero quedó postergada hasta después de las elecciones, se origina en la urgencia que tiene el país de descubrir nuevas reservas de gas, dado que las que actualmente posee se agotarán en 10 años. La falta de exploración petrolera en la última década se ha debido, según fuentes de la industria, al oneroso sistema de impuestos, así como a las dificultades que presenta la normativa del país, entre ellas la prohibición, que ahora quedó suspendida, de trabajar en las áreas protegidas.

Publicado enInternacional
Cancelados en el mundo, megaproyectos de gas y petróleo por 200 mil millones de dls.

Proyectos petroleros en aguas profundas y las complejas instalaciones de gas, valuados en casi 200 mil millones de dólares, han sido cancelados o suspendidos a escala mundial en los últimos meses por la fuerte caída en los precios del crudo el año pasado, dijo el martes la consultora Ernst & Young.


Más recortes y retrasos en los proyectos son probables en momentos en que la industria se prepara para un extenso periodo de bajos precios del crudo como resultado de un exceso de suministros.


La mentalidad en la industria en este momento es que es improbable que los precios repunten a corto plazo, dijo Andy Brogan, líder de transacciones de petróleo y gas de Ernst & Young, durante una presentación.


Existe la expectativa de que la volatilidad estará por un periodo razonable y las compañías necesitan lidiar con eso, agregó.
Los retrasos en proyectos de miles de millones de dólares que pueden necesitan hasta 10 años para desarrollarse, y que se requerían para impulsar la creciente demanda global de energía, podrían crear escasez en el futuro.


Las compañías internacionales han respondido rápido a la reducción de casi 50 por ciento en los precios del crudo desde junio de 2014, recortando el gasto de capital en decenas de miles de millones de dólares a fin de impulsar sus hojas de balance y mantener el pago de dividendos a los inversores.


Un total de 200 mil millones de dólares en proyectos de petróleo y gas han sido aplazados o cancelados, dijo Brogan.
Las revisiones de carteras están sucediendo con más frecuencia y probablemente con mayor severidad, apuntó Brogan en un congreso de compañías petroleras.


Los principales 24 megaproyectos que han sido suspendidos o descartados se encuentran repartidos por todo el mundo, según la consultora.


Afectan a México, África, Asia...


En el caso del petróleo, muchos proyectos son complejos yacimientos en aguas profundas en el Golfo de México, el Mar del Norte, África Occidental y el sudeste de Asia con presupuestos hasta de 20 mil millones de dólares.


Entre los más costosos están las instalaciones de gas natural licuado (GNL), como el proyecto Arrow en Australia, operado por Royal Dutch Shell y PetroChina, y el proyecto Prince Rupert que opera BG Group en Canadá.


Aunque a menudo son igual de costosos, la mayoría de los megaproyectos de petróleo se benefician de la ventaja de que pueden devolver valor en los tres a cuatro años de su primera inversión, en comparación con hasta 12 años para los proyectos de GNL, dijo Brogan.

Publicado enEconomía
El gusto por la cocina facilitó la aparición del cerebro humano

El cerebro es una herramienta muy útil, pero muy cara de mantener. Se suele estimar que, aunque solo constituye el 2% de la masa del cuerpo, consume el 25% de la energía. En reposo, este órgano gasta casi diez veces más que el músculo. Esa característica ha hecho necesario buscar explicaciones a los mecanismos que utilizó la evolución para hacer posible la expansión del cerebro, que ha doblado su tamaño desde hace algo más de dos millones de años, cuando se sitúa la aparición de los primeros humanos.


Un problema fundamental es la alimentación. Para explicar el origen de la gran cantidad de energía necesaria para alimentar el cerebro humano, algunos investigadores, como el español Manuel Domínguez-Rodrigo, han apuntado a una dieta cada vez más carnívora. Otros, sin embargo, consideran que la carne sola no resolvería el problema.


Richard Wrangham, profesor de antropología biológica de la Universidad de Harvard (EE UU), estima que, si comiésemos como los chimpancés, necesitaríamos cinco kilos de alimento diario para sobrevivir. Además, procesar toda esa comida, en la que se incluyen frutas y algunos animales pequeños, requeriría pasar seis horas diarias masticando. En su opinión, el cambio que habría liberado la energía necesaria de la comida es la cocina. Pasados por el fuego, los alimentos se vuelven más fáciles de digerir y en la misma cantidad que crudos dejan más calorías en el organismo


La semana pasada, Félix Warneken, Alexandra G. Rosati, de las universidades de Harvard y Yale (EE UU), publicaron los resultados de un estudio que sugiere que el germen de la capacidad para cocinar habría aparecido hace más de seis millones de años, cuando vivió el último ancestro común entre los humanos y el chimpancé, nuestro pariente más cercano. En un grupo de experimentos con chimpancés, mostraron que estos animales prefieren la comida cocinada a la cruda, entienden lo que sucede con la comida cruda cuando se cocina y pueden aplicar ese conocimiento en distintos contextos, y son capaces de guardar o arriesgar comida cruda a cambio de tener la oportunidad de cocinarla para comérsela después.


Este gusto por la comida cocinada y la capacidad para entender cómo se produce habría permitido que los humanos comenzasen a pasar sus alimentos por el fuego poco después de controlarlo. Pese a esta tendencia, el problema para la hipótesis de Wrangham se encuentra en la dificultad para encontrar pruebas definitivas del uso del fuego hace casi dos millones de años, cuando comenzaron los cambios que permitieron la aparición de los humanos modernos. Muchos antropólogos consideran que no existen evidencias fiables de dominio del fuego hasta hace medio millón de años, otro momento en el que se observa un salto adelante en la evolución del tamaño cerebral. Para ellos sería posible que el aumento del consumo de carne facilitase la primera revolución y la cocina de los alimentos, la segunda.


Algunos hallazgos recientes, como los realizados en la cueva de Wonderwerk, en Sudáfrica, indican, no obstante, que los humanos de hace más de un millón de años, probablemente Homo erectus, ya utilizaban el fuego, aunque no es sencillo determinar si eso significaba que eran capaces de dominarlo o mantenían fuegos obtenidos de fuentes naturales.


Una incorporación antigua de la cocina sería una manera de explicar cómo fue posible la transformación física de los humanos que protagonizaron los erectus. La dieta más fácil de procesar habría permitido una reducción en el tamaño de los colmillos y la longitud del intestino, liberando energía para cebar un cerebro en crecimiento.


Sin embargo, el fuego no es lo único que diferencia la dieta humana de la de los chimpancés. En una época de crisis, cuando los cambios climáticos transformaron los bosques tropicales en los que vivían los ancestros humanos en regiones de sabana, se produjeron innovaciones que cambiarían el rumbo evolutivo de aquellas especies de primates. Entre otras cosas, las proteínas de origen animal ganaron espacio en la dieta, a través de la carroña y, luego, de la caza, pero en general se añadieron fuentes diversas de alimentos energéticos. El uso de herramientas, que también se empezó a generalizar en aquel tiempo, ayudaría a sustituir los grandes aparatos digestivos y el tiempo necesario para masticar la comida necesaria para sobrevivir. En un estudio publicado en PNAS, Wrangham y otros colaboradores calcularon el tiempo que los chimpancés, los humanos y algunas especies extintas pasaban cada día masticando y comiendo. Los chimpancés ocupan en estos menesteres el 48% de su tiempo frente al 4,7 estimado para los humanos. Una especie extinta como el Homo erectus empleaba el 6,1% de su tiempo a masticar y comer y los neandertales llegaban al 7%.


Esta liberación de tiempo y energía, además de facilitar cambios físicos habría tenido consecuencias sociales. Eudald Carbonell, investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) y codirector de los yacimientos de Atapuerca, considera que el control del fuego y su aplicación a la cocina fue relevante para el crecimiento del cerebro humano. Sin embargo, recordando que los grandes cambios evolutivos no suelen tener una explicación única y simple, considera que el papel más relevante del fuego en la humanización "fue sobre todo la introducción del lenguaje". En su opinión, esta herramienta con la que se construyó la sociedad surgió alrededor del fuego y fue "el lenguaje el factor fundamental que impulsó el crecimiento del cerebro".

Publicado enSociedad
Estados Unidos se convierte en el primer productor mundial de crudo

La revolución del fracking ha conseguido por fin cambiar equilibrios que se habían quedado inalterados durante décadas: Estados Unidos se convirtió en 2014 en el mayor productor mundial de petróleo, por delante de Arabia Saudí, y superó a Rusia en la clasificación de los países que extraen más hidrocarburos —el conjunto de crudo y gas—. El método de la fracturación hidráulica permitió al gigante norteamericano satisfacer el 90% de sus necesidades energéticas.


Los datos que documentan el nuevo orden mundial del petróleo aparecen en el anuario estadístico de 2015 que British Petroleum presentó esta semana en Londres, una guía considerada de referencia en todo el mundo. Certifican el avance de Estados Unidos hasta alcanzar el liderazgo, una circunstancia que se veía venir desde hace tiempo. El año pasado fue clave para el mercado del crudo. El desplome de los precios en un 50% ha sentado las bases de una guerra comercial entre los productores tradicionales del Golfo Pérsico y las empresas de EE UU.


El país norteamericano vive un boom petrolero. En 2014 la producción de EE UU subió en 1,6 millones de barriles al día —el mayor incremento a nivel global— y alcanzó los 11,6 millones de barriles diarios, un 15,9% más que en 2013 y 139.000 por encima de Arabia Saudí. Se convirtió así en el primer país en aumentar su producción en al menos un millón de barriles al día durante tres años consecutivos, lo cual le permitió satisfacer el 90% de sus necesidades energéticas. Bob Dudley, economista jefe de BP, ha definido el liderazgo de EE UU como "una perspectiva impensable hace 10 años".


Las cifras elaboradas por la petrolera británica demuestran una mejora de la eficiencia productiva de las empresas estadounidenses, ya que el aumento de producción se registra mientras el número de pozos activos en ese país toca nuevos mínimos: según la empresa de servicios petroleros Baker Hughes, la semana pasada ascendían a 868. Es la cifra más baja desde enero de 2003 y significa que hay 992 pozos menos que en el mismo periodo de 2014.


Pese a la actual sobreoferta mundial, la OPEP —el cartel de los productores tradicionales— lleva meses sin rebajar su producción. Como consecuencia, abarata el precio del crudo y así dificulta que el negocio de las firmas norteamericanas sea rentable. Si bien ha conseguido expulsar a algunas de las compañías del mercado, esta estrategia ha acabado por tener también un revés positivo para EE UU, que ha mejorado su eficiencia.


Oferta abundante


"El punto ahora es qué va a hacer Estados Unidos con todo este petróleo. Una oferta doméstica sobreabundante puede inducir una bajada de los precios y hasta llevar a un parón de la producción. Para evitarlo hay dos alternativas: levantar el bloqueo a las exportaciones en vigor en EE UU; o invertir en el sector del refino, que ahora mismo no está listo para tratar el petróleo ligero que se extrae en EE UU", explica Henry Tchilinguirian, analista del banco BNP Paribas. "No es casual que la cantidad de petróleo almacenado en EE UU sea 92 millones de barriles más que la media de los últimos cinco ejercicios en este mismo periodo del año. Y, en efecto, hay señales de que algo se está moviendo en el sector del refino", añade.


"El auge de la industria petrolera estadounidense implica que ahora, además de Arabia Saudí, existe otro swing producer [un estado cuyas fluctuaciones productivas pueden afectar los equilibrios del mercado]. Y esto mantendrá el crudo barato, con un beneficio para la economía global", afirma Álvaro Mazarrasa, director de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP).


Arabia Saudí, por su parte, tiene intención de seguir con su batalla. El pasado abril aumentó su producción en 13.700 barriles diarios, según los datos de la OPEP. A pesar de que, según BP, la producción mundial de crudo creció el año pasado más del doble del consumo.


El duelo entre los dos grandes productores parece entonces lejos de concluir: "La industria petrolera de EE UU cuenta con un modelo de producción parecido al de la industria manufacturera. Las empresas pueden activar o parar la producción con facilidad, y esto las ayudará a la hora de ajustarse a lo que les pida el mercado", asegura Mazarrasa.

Publicado enInternacional
El Pentágono trabaja en una nave hipersónica que alcance 'match 15'

Se trata de un sistema de combustión supersónica en que el oxígeno necesario por el motor de combustión se toma de la atmósfera que atraviesa el vehículo, en lugar de un tanque a bordo.


La Fuerza Aérea de los Estados Unidos está desarollando una nave hipersónica para la próxima década sobre la base de un programa experimental 'scramjet' iniciado hace unos años por Boeing.

Se trata de un sistema de combustión supersónica en que el oxígeno necesario por el motor de combustión se toma de la atmósfera que atraviesa el vehículo, en lugar de un tanque a bordo.

"Los investigadores predicen velocidades 'scramjet' que podrían llegar a 15 veces la velocidad del sonido. Un viaje de 18 horas a Tokio desde la ciudad de Nueva York se convierte en un vuelo de 2 horas", dijo la NASA.


Desde 2013, la fuerza aérea piensa en el desarrollo de naves hipersónicas no tripuladas para el horizonte de 2025. Ese año, un 'scramjet' experimental de Boeing, el X-51 WaveRider, alcanzó el récord de match 5 durante tres minutos y medio.

Los esfuerzos continúan y han llegado a un punto en el que los científicos del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea y la DARPA, el brazo de investigación del Pentágono, están trabajando en un vehículo con aire hipersónico que puede viajar a velocidades de hasta Mach 5 mientras desarolla los sistemas de orientación y otros materiales, informa Defensa Tech.
"Ciertamente, Estados Unidos no es el único país que participa en el desarrollo de armas hipersónicas," declaró Mica Endsley, científico en jefe de la Fuerza Aérea, en una entrevista con Military.com. "La ventaja de la propulsión hipersónica no es sólo que algo va muy rápido sino que puede recorrer grandes distancias a esas velocidades".

Endsley dijo en Defensa Tech que la Fuerza Aérea y DARPA planean tener un nuevo y mejorado vehículo aéreo hipersónico en 2023.

Para el programa de naves de seguimiento, la Fuerza Aérea se ha unido a DARPA para encoger la tecnología de la nave hipersónica y hacer que quepa en la mayor parte de la flota de bombarderos, de acuerdo con Kenneth Davidson, director del desarrollo de materiales hipersónicos en el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea.

"No hay plan B para el ITER, el mayor proyecto energético del mundo, o avanza o se detiene"

Cuando se tiene la ocasión de observar directamente las obras de construcción del ITER, el enorme reactor experimental de fusión nuclear, resulta difícil creer que el proyecto esté en crisis e incluso pueda no terminarse nunca, pero ese es todavía el temor de muchos de los involucrados en el mayor proyecto energético del mundo que toma forma en la Provenza francesa. Los retrasos, cambios y sobrecostes en el complejo intento de obtener energía de la misma forma que se produce en el Sol han hecho reaccionar a los siete socios del proyecto acelerando el cambio de su responsable máximo, que ha prometido acometer profundas reformas en la organización industrial que den un nuevo impulso al largo camino que le queda todavía por delante al ITER.


Bajo un continuo baile de altísimas grúas, la obra civil que realiza un consorcio hispano francés avanza a buen ritmo en el edificio central del complejo ITER, el reactor tipo tokamak en cuyo interior se calentará la materia hasta alcanzar el estado de plasma, imprescindible para que se produzca la reacción de fusión. Por debajo del nivel ahora visible de lo que será un edificio de siete plantas y 400.000 toneladas de peso se ocultan los grandes cimientos antisísmicos, que protegerán el reactor de posibles terremotos. Actualmente trabajan en la obra en Cadarache unas 500 personas que se añaden a los 500 trabajadores permanentes de la sede central del ITER. Al final serán 39 los edificios en un terreno de 180 hectáreas.

Sin embargo, lo que no se pueden ver allí son las diferentes piezas del reactor que ya se han licitado y se están construyendo en los países de los socios con la complejidad que esto supone: decenas de miles de kilómetros de cable superconductor, imanes de todas formas y tamaños, recubrimientos que aguanten las altísimas temperaturas del plasma, técnicas de vacío, de ultrafrío y mucho más. En total son ya 4.000 millones de euros de contratos para empresas e instituciones de Europa, Japón, Corea del Sur, India, China, Rusia y Estados Unidos y esa cifra es la que hace difícil pensar que un proyecto de tal magnitud se pueda parar.

"Hay que avanzar rápidamente o parar", declaró el nuevo director general Bernard Bigot durante una reciente visita al ITER de periodistas de varios países y medios (entre ellos Público). "No hay plan B". En su opinión, plasmada en un plan de acción que ha sido aprobado recientemente por los socios, ha llegado el momento de tener una verdadera organización para conseguir demostrar la viabilidad de la fusión nuclear en el plazo adecuado.


Aunque nació oficialmente hace solo siete años, en el ITER venían trabajando expertos desde 1985 y la base científica y técnica se considera probada. Por eso Bigot no piensa en grandes cambios técnicos ni en la posibilidad de reducir el tamaño del proyecto para ahorrar costes porque eso podría impedir conseguir el objetivo. "No prevemos reducir el tamaño del reactor. Para ahorrar lo importante es mejorar la gestión", dijo en Cadarache el que era antes responsable del Comisariado de Energía Atómica de Francia, un país que obtiene el 80% de sus necesidades energéticas de las centrales nucleares. Su principal preocupación es optimizar la coordinación y el proceso de toma de decisiones y evitar los retrasos porque "cualquier retraso es un sobrecoste". La paradoja es que si falta dinero se retrasa el objetivo, lo cual cuesta más dinero a largo plazo. Por eso Bigot ha pedido disponer de un fondo para imprevistos, que permita cubrir las desviaciones en el presupuesto y está dispuesto a que si un socio no puede hacer frente a un contrato, este se pase a otro socio.

Lo que sí está claro es que ya no hay forma de cumplir el calendario previsto, según el cual se produciría el primer plasma en 2019, y Bigot hará público el nuevo calendario, más realista, en noviembre. Por ahora no quiere avanzar nada, pero recuerda que hay más de 1.000 empresas involucradas en el proyecto y que el mayor riesgo no es el técnico sino perder la confianza de los líderes políticos y los ciudadanos en general ya que se trata de manejar fondos públicos. La Unión Europea es el socio más afectado, porque se encarga del 45% del proyecto, y dentro de Europa, España es de los países que más contratos está ya realizando, a través de la agencia europea para el ITER Fusion for Energy, con sede en Barcelona.


Con el ITER, que es "camino" en latín, se entra en terreno desconocido. Se abre camino a algo que nunca se ha hecho antes, para demostrar la viabilidad de esta fuente de energía en un mundo en el que la demanda energética ha aumentado en un 50% desde 1973. Además, se hace a la única escala a la que los científicos creen que se puede, que es una escala muy grande, ya que será el mayor tokamak de la historia. Lo que está en juego es cubrir una parte importante de la creciente demanda de energía mundial pero la verdad es que cuanto más cuentan los participantes sobre el proyecto más complicado parece. "Es un gran desafío, cada elemento de un tokamak es complicado", reconoce el estadounidense Mark Henderson, especialista en el calentamiento del plasma. "Pero avanzamos más deprisa que en sectores como los aceleradores de partículas y los chips electrónicos", asegura.

La fusión como fuente de energía provoca escepticismo y también el temor que se suele asociar a lo nuclear, aunque es un tipo de energía nuclear mucho menos arriesgada que la fisión. En cuanto al escepticismo, expertos como Mario Merola, encargado de los componentes, aseguran: "No veo razón alguna para que fracasemos desde un punto de vista técnico. Toda la tecnología necesaria está disponible y ha superado la fase de calificación". Respecto a la seguridad, el reactor no puede explotar y no se producirán residuos de alta actividad de vida larga. "Es intrínsecamente seguro y el impacto medioambiental será bajo", afirma.

El presupuesto total estimado del ITER es de 13.000 millones de euros a lo largo de 10 años. "Los sueños son caros", reconoce Henderson, pero tampoco es mucho si se tiene en cuenta el objetivo y que los socios representan el 80% del Producto Interior Bruto mundial. Es casi 100 veces menos que el gasto militar anual de EE UU y diez veces menos de lo que Qatar piensa gastarse en infraestructuras para el mundial de fútbol de 2022.

Lunes, 01 Junio 2015 06:50

La nueva geopolítica del petróleo

La nueva geopolítica del petróleo

¿En qué contexto general se está dibujando la nueva geopolítica del petróleo? El país hegemónico, Estados Unidos, considera a China como la única potencia contemporánea capaz, a medio plazo (en la segunda mitad del siglo XXI), de rivalizar con él y de amenazar su hegemonía solitaria a nivel mundial. Por ello, Washington instauró secretamente, desde principio de los años 2000, una "desconfianza estratégica" con respecto a Pekín.


El presidente Barack Obama decidió reorientar la política exterior norteamericana considerando como criterio principal este parámetro. Estados Unidos no quiere encontrarse de nuevo en la humillante situación de la Guerra Fría (1948-1989), cuando tuvo que compartir su hegemonía mundial con otra "superpotencia", la Unión Soviética. Los consejeros de Obama formulan esta teoría de la siguiente manera: "Un sólo planeta, una sola superpotencia".


En consecuencia, Washington no deja de incrementar sus fuerzas y sus bases militares en Asia Oriental para intentar "contener" a China. Pekín constata ya el bloqueo de su capacidad de expansión marítima por los múltiples "conflictos de los islotes" con Corea del Sur, Taiwán, Japón, Vietnam, Filipinas... Y por la poderosa presencia de la VIIª flota de Estados Unidos.

Paralelamente, la diplomacia norteamericana refuerza sus relaciones con todos los Estados que poseen fronteras terrestres con China (exceptuando a Rusia). Lo que explica el reciente y espectacular acercamiento de Washington con Vietnam y con Birmania.


Esta política prioritaria de atención hacia el Extremo Oriente y de contención de China sólo es posible si Estados Unidos logra poder alejarse de Oriente Próximo. En este escenario estratégico, Washington interviene tradicionalmente en tres ámbitos. En primer lugar, en el ámbito militar: Washington se encuentra inmerso en varios conflictos, especialmente en Afganistán contra los talibanes y en Irak-Siria contra la Organización del Estado Islámico. En segundo lugar, en el ámbito de la diplomacia, en particular con la República Islámica de Irán, con el objetivo de limitar su expansión ideológica e impedir el acceso de Teherán a la fuerza nuclear. Y, en tercer lugar, en el ámbito de la solidaridad, especialmente con respecto a Israel, para quien Estados Unidos sigue siendo una especie de "protector en última instancia".


Esta "sobreimplicación" directa de Washington en la región (particularmente después de la Guerra del Golfo en 1991) ha mostrado los "límites de la potencia norteamericana", que no ha podido ganar realmente ninguno de los conflictos en los cuales se ha implicado fuertemente (Irak, Afganistán). Conflictos que han tenido, para las arcas de Washington, un coste astronómico con consecuencias desastrosas incluso para el sistema financiero internacional.


Actualmente, Washington tiene claro que Estados Unidos no puede realizar simultáneamente dos grandes guerras de alcance mundial. Por lo tanto, la alternativa es la siguiente: o Estados Unidos continúa implicándose en el "pantanal" de Oriente Próximo en conflictos típicos del siglo XIX; o se concentra en la urgente contención de China, cuyo fulgurante impulso podría anunciar a medio plazo la decadencia de Estados Unidos.


La decisión de Barack Obama es obvia: debe hacer frente al segundo reto, pues éste será decisivo para el futuro de Estados Unidos en el siglo XXI. En consecuencia, este país debe retirarse progresivamente –pero imperativamente– de Oriente Próximo.
Aquí se plantea una pregunta: ¿por qué Estados Unidos se ha implicado tanto en Oriente Próximo, hasta el punto de descuidar al resto del mundo, desde el fin de la Guerra Fría? Para esta pregunta, la repuesta puede limitarse a una palabra: petróleo.


Desde que Estados Unidos dejó de ser autosuficiente en lo que al petróleo se refiere, a finales de los años 1940, el control de las principales zonas de producción de hidrocarburos se convirtió en una "obsesión estratégica" norteamericana. Lo cual explica parcialmente la "diplomacia de los golpes de Estado" de Washington, especialmente en Oriente Medio y en América Latina.


En Oriente Próximo, en los años 1950, a medida que el viejo Imperio Británico se retiraba y quedaba reducido a su archipiélago inicial, el Imperio estadounidense lo reemplazaba mientras colocaba a la cabeza de los países de esas regiones a sus "hombres", sobre todo en Arabia Saudí y en Irán, principales productores de petróleo del mundo, junto con Venezuela, ya bajo control estadounidense en la época.


Hasta hace poco, la dependencia de Washington respecto al petróleo y al gas de Oriente Próximo le impidió considerar la posibilidad de retirarse de la región. ¿Qué ha cambiado entonces para que Estados Unidos piense ahora en retirarse de Oriente Próximo? El petróleo y el gas de esquisto, cuya producción por el método llamado "fracking" aumentó significativamente a comienzos de los años 2000. Eso modificó todos los parámetros. La explotación de ese tipo de hidrocarburos (cuyo coste es más elevado que el del petróleo "tradicional") fue favorecida por el importante aumento del precio de los hidrocarburos que, en promedio, superaron los 100 dólares por barril entre 2010 y 2013.


Actualmente, Estados Unidos ha recuperado la autosuficiencia energética e incluso está convirtiéndose otra vez en un importante exportador de hidrocarburos. Por lo tanto, ya puede por fin considerar la posibilidad de retirarse de Oriente Próximo, con la condición de cauterizar rápidamente varias heridas que, en algunos casos, datan de más de un siglo.


Por esa razón, Obama retiró casi la totalidad de las tropas norteamericanas de Irak y de Afganistán. Estados Unidos participó muy discretamente en los bombardeos de Libia y se negó a intervenir contra las autoridades de Damasco, en Siria. Por otra parte, Washington busca a marchas forzadas un acuerdo con Teherán sobre el tema nuclear y presiona a Israel para que su gobierno progrese urgentemente hacia un acuerdo con los palestinos. En todos estos temas se percibe el deseo de Washington de cerrar los frentes en Oriente Próximo para pasar a otra cuestión (China) y olvidar así las pesadillas de Oriente Próximo.

Todo esto se desarrollaba perfectamente mientras los precios del petróleo seguían altos, cerca de 100 dólares el barril. El precio de explotación del barril de petróleo de esquisto es de aproximadamente 60 dólares, lo que deja a los productores un margen considerable (entre 30 y 40 dólares el barril).


Aquí es donde Arabia Saudí ha decidido intervenir. Riad se opone a que Estados Unidos se retire de Oriente Próximo. Sobre todo si Washington establece antes un acuerdo sobre el tema nuclear con Teherán, lo que los saudíes consideran demasiado favorable a Irán. Además, según la monarquía wahabita, expondría a los saudíes, y a los suníes en general, a convertirse en víctimas de lo que llaman "el expansionismo chií". Hay que tener presente que los principales yacimientos de hidrocarburos saudíes se encuentran en zonas de población chií.


Considerando que dispone de las segundas reservas mundiales de petróleo, Arabia Saudí decidió usar el petróleo para sabotear la estrategia norteamericana. Oponiéndose a las consignas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Riad decidió, contra toda lógica comercial aparente, aumentar considerablemente su producción y hacer de ese modo bajar los precios del petróleo, inundando el mercado de petróleo barato. La estrategia dio rápidamente resultados. En poco tiempo, los precios del petróleo bajaron un 50%. El precio del barril descendió a 40 dólares (antes de subir ligeramente hasta aproximadamente 55-60 dólares actualmente).


Esta política asestó un duro golpe al "fracking". La mayoría de los grandes productores estadounidenses de gas de esquisto están actualmente en crisis, endeudados y corren el riesgo de quebrar (lo que implica una amenaza para el sistema bancario norteamericano que, generosamente, había ofrecido abundantes créditos a los neopetroleros). A 40 dólares el barril, el esquisto ya no resulta rentable. Ni las excavaciones profundas "off shore". Numerosas compañías petroleras importantes ya han anunciado que cesan sus explotaciones en alta mar porque no son rentables, provocando la pérdida de decenas de miles de empleos.


Una vez más, el petróleo es menos abundante. Y los precios suben ligeramente. Pero las reservas de Arabia Saudí son suficientemente importantes para que Riad regule el flujo y ajuste su producción de manera que permita un ligero aumento del precio (hasta 60 dólares aproximadamente) pero sin que se lleguen a superar los límites que permitirían reanudar la producción mediante el "fracking" y en los yacimientos marítimos a gran profundidad. De este modo, Riad se ha convertido en el árbitro absoluto en materia de precio del petróleo (parámetro decisivo para las economías de decenas de países entre los cuales figuran Argelia, Venezuela, Nigeria, México, Indonesia, etc.).


Estas nuevas circunstancias obligan a Barack Obama a reconsiderar sus planes. La crisis del "fracking" podría representar el fin de la autosuficiencia de energía fósil en Estados Unidos. Y, por lo tanto, la vuelta a la dependencia de Oriente Próximo (y también de Venezuela, por ejemplo). Por ahora, Riad parece haber ganado su apuesta. ¿Hasta cuándo?

Publicado enEconomía
Viernes, 22 Mayo 2015 14:43

La Orinoquía, una frontera en venta

La Orinoquía, una frontera en venta

En las últimas décadas la Orinoquía colombiana quedó abierta a la oferta, como la alternativa agroindustrial y minero-energética, en la cual muchos capitales apuestan a robustecer su figura empresarial, con bastas inversiones agro-energéticas. Por su parte, el campesinado, uno de los sectores más afectados del territorio, sigue resistiendo ante la aplanadora industrial.

El cantar de las brisas del Llano siempre ha suscitado un delirante interés en aquellos aventureros, deseosos de inmensidad y de fortuna. Cierta magia verde parece embriagar a aquellos forasteros que se atreven a dominar el destino de la Orinoquía. La inmensidad del Llano ha creado el imaginario de crecimiento ilimitado –que no entiende lo sutil y lo finito-.

El sueño de esta vorágine ha inspirado, hace siglos, la fascinación de propios y extraños, que intrigados por las extensas y abiertas planicies demarcadas por los Andes, la Amazonía y el gran rio Orinoco, se han dado a la empresa de invadir esta frágil inocencia. La belleza de esta Carmentea está adornado con biodiversidad y bañada en oro negro, que sin duda alguna le reseca la piel y le resquebraja su cultura autóctona.

 

Una venta en bloques petroleros

 

Finalizando la década del cincuenta la sabuesa nariz de las petroleras alertaban sus sentidos hacia este exótico mundo, pero fue el célebre cajón Araucano quien vio por primera vez el despampanante despliegue multinacional; quien como una especie de mesías profetizó el futuro cercano de la región.

A comienzos de los 80's Caño Limón empezó a extenderse linealmente hasta llegar a la costera Coveñas. Una mezcla rara de realismo mágico alimentaba el imaginario regional, que soñaba con la gran bonanza de los 1,2 billones de barriles, que iban a llevar a Colombia de Caño Limón-Coveñas al selecto mundo de los países exportadores de petróleo. Esta delirante fantasía fue desplazándose hacia el sur en los 90's con Cusiana y Cupiagua, en Casanare, y hoy llega hasta Rubiales, en el Meta.

El millón de barriles diarios se convirtió en una especie de fiebre que hace delirar a más de uno, que jactanciosamente alardea de Colombia "como la nación número 25 en el ranking petrolero"1. Las cuentas, muestras que casi 750.000 barriles diarios son succionados de la Orinoquía y ofrendados al "dios mercado", coincidiendo paradójicamente con la cantidad de barriles exportados por Colombia al mercado mundial. La gran pregunta más allá del frenesí extractivo es, a estos niveles, cuánto tiempo durarán las reservas. No demoran en aparecer las especulativas cifras, que según "el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, basado en el estudio de Arturh D. Little, en las próximas dos décadas el país podría incorporar 9.000 millones de barriles de crudo a sus reservas", esto contando con la suerte de encontrar otro Caño Limón, otro Cusiana o un Rubiales; y sin contar dentro del juego de los hidrocarburos a los no convencionales que han hecho aumentar la producción de Estados Unidos, uno de los jugadores fuertes.

De aquí la ansiosa preocupación que tiene el gobierno de poder explorar vastas zonas del territorio que le permitan oxigenar la asfixiante insuficiencia petro-energética. Las rondas petroleras no han logrado capitalizar lo suficiente para desarrollar la actividad misional de Ecopetrol. Las casi 4 millones de hectáreas designadas en bloques exploratorios y de producción en la Orinoquía no han sido tan atractivas como se esperaban y las tierras que otrora fueron expropiadas –no en los mejores términos– han quedado a la espera de que algún príncipe Multinacional venga a conquistar sus atributos, aumentando la inconclusa expectativa frente al uso y tenencia de la tierra.

 

Una venta para la agroindustria

 

La inocencia de esta frontera no sólo fue explorada y explotada en las entrañas de su subsuelo, sino que también fue expropiada violentamente en superficie, que ahora ponen en venta, y no exclusivamente para la actividad petrolera. Nuevos llaneros2 empiezan a cabalgar estas verdes sabanas.

Es así como a comienzos de siglo ya se ventilaba el futuro del negocio de tierras en la región, bajo los serviles oficios gubernamentales; que promocionaba "seis millones de hectáreas en la Orinoquía, en sabanas, conquistadas para biocombustibles, sin destruir un solo árbol de nuestra selva; tierras a 100 mil pesos la hectárea, agua ilimitada, planes para construir carreteras y ayudas generosas del Gobierno"3; esa fue la tentadora oferta que el ex presidente Álvaro Uribe hizo a su homólogo George W. Bush en la visita de este último a Colombia, promoción, que según cálculos de Corpororinoquía, se tradujo en que "en menos de un año, unas 250 mil hectáreas de tierra cambiarán de manos"4. Al tiempo que brotaba petróleo de sus entrañas y con ello una especie de orgasmo colectivo despilfarrador y corrupto, que se alimentaba de regalías e ilusiones exploratorias; que desde el gobierno de Gaviria y su apertura neoliberal veía en estas tierras un subsuelo petrolero que vendían al mundo trasnacional.

La euforia monopólica se desbocó y pronto rayó en el escándalo cuando "las irregularidades en la adjudicación por parte del Incoder de 16.330 hectáreas de tierras baldías del Vichada a parientes y ex funcionarios cercanos al senador Habib Merheg"5 se dieron a conocer, y junto a ello el agitado caso Carimagua que licuó las expectativas políticas del no muy bien ponderado ex Ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias. El frenesí fue acompañado por el estridente sonido de la guerra en la que "Pedro Oliverio Guerrero, alias 'Cuchillo', y Daniel Barrera, alias 'El Loco' Barrera, libran una lucha por el poder en la región contra el zar de las esmeraldas Víctor Carranza"6. El mítico millón de hectáreas poseídas por este último fue el clímax de la euforia guerrerista que acompañó esta insaciable sed de tierra que marcó esta primera década del siglo XXI.

Terminada esta etapa de miedo y horror se da paso a otra escena de la misma película, la "prosperidad democrática", que da continuación a esta obra de despojo e indignación. Después de acumuladas las hectáreas sólo queda lotear y vender, en un ambiente de especulación sobre el inimaginable, nunca antes visto, polo de desarrollo que será la "Orinoquía". Se anuncia a Colombia y al mundo con bombos y platillos que "el modelo de desarrollo de la última frontera colombiana está en construcción y su necesario debate le abrirá la puerta a la llegada de empresas nacionales y extranjeras para que puedan hacer de Colombia una verdadera potencia alimentaria tal como lo son Argentina, Brasil y Australia"7.

Es claro que este discurso empieza a mover el mercado de tierras y algunas fantasías de los soñadores que movidos por esta retórica añoran que todo el mundo se ilusione con la idea de replicar allí el "exitoso" modelo del cerrado brasileño8. Sin embargo, no todo es color de rosa. "El mercado de tierras en la región se enloqueció. Terrenos que costaban entre 100 y 500 mil pesos por hectárea hace 10 años hoy se consiguen por 15 millones. La idea general de prosperidad caló hondo"9. El olvido estatal que nunca ha sido reconocido y que se ha tratado de ocultar bajo las nubes de esta prosperidad orinoquense les ha planteado el reto de desatrazarse de obligaciones incumplidas y que se convierten en la urgencia para abonarle el camino a las inversiones agroindustriales; y en ese sentido comentaba el presidente Santos que "si queremos convertir esta zona en un polo de desarrollo debemos pensar en una infraestructura vial y de navegabilidad moderna que nos permita abrirle paso al desarrollo de los llanos y comunicar al país con Venezuela"10. Eso sin contar con unas incomodidades jurídicas que limitan el grado de la tenencia de la tierra. Preocupa al monopolio "la regulación de las Unidades Agrícolas Familiares, pues espanta a los inversionistas que requieren grandes extensiones para tener economías de escala"11.

 

Por una Orinoquía étnica, campesina y popular

 

La historia impuesta desde la colonia habla del despojo de tierras y el desplazamiento de las comunidades que habitan en esta América étnica, campesina y popular. Desde la ley de resguardos que confinaban a comunidades indígenas a ocupar los territorios que no eran de interés para la corona, y a ver sus territorios ocupados por desconocidos que no entendían la lógica de la pacha mama. Historia que aún se repite, y prueba de ello es que después de años de olvido la Orinoquía hoy está en el centro del debate del mercado de tierras y de toda la apuesta de la locomotora agrícola, expropiando a los llaneros12 en el gobierno de Uribe bajo la maquinita paramilitar del despojo, para hoy mercadear el botín en la subasta de la prosperidad democrática.

La Orinoquía del lienzo blanco, tal como se la han pensado, es una frenética subasta de tierras al por mayor y de tal, donde los campesinos despojados y sin tierra se convierten en convidados de piedra, que hacen las veces de mudos frente al grave problema de concentración de tierras; y sus intereses sucumben ante el apetito agroindustrial y minero-energético, quienes recorren estas planicies acaparando sus inmensas lejanías.

El modelo extractivista-agroindustrial lo han vendido como desarrollo. No se valora la pertinencia de lo producido y para quien se produce, bussines are bussines my little friend. La captura de capitales y la exportación de productos primarios que requiere la gran industria de escala de las metropolis, son el único juicio de razón, a priori y a posteriori. Nada entienden de las cifras de niños muertos por desnutrición crónica. Cuando mucho, la lógica y el estado mental del status quo, ve una simple cifra más o una noble causa de aquellos "utópicos" de Green Peace, que merece darle un like.

En todo caso aún resisten las esperanzas de muchos campesinos que desde las planicies y el piedemonte soportan el embate de la aplanadora agroindustrial. Altivos campesinos que a través de proyectos productivos a pequeña y mediana escala sostienen –verdaderamente- el aparato agroalimentario de las ciudades.

Hoy como siempre, la mirada democrática-popular continúa siendo la defensa de los territorios de la agresiva avalancha extractivista. Comenzando a delimitarse sobre los bordes de los territorios agroalimentarios, con el firme propósito de hacer del campo una apuesta productiva para millones de campesinos, quienes dignifican sus vidas con el trabajo agropecuario. Unos territorios agroalimentarios que apunten a la búsqueda de superar la viejas relaciones de producción y consumo, enalteciendo las relaciones humanas a través de la cooperación entre iguales; una apuesta que lleve a superar las desigualdades en la distribución y acceso a la tierra y el respeto por los ecosistemas estratégicos.

 


* Movimiento social de Casanare
1 Manuel Maiguashka, 2011. Colombia y el Millón de barriles. Tierra a la Vista. Revista Semana.
2 Suma de terratenientes tradicionales que se han incorporado al mercado, los neoterratenientes resultado de actividades como Narcotráfico, acaparamiento de tierras, agroindustria, CFNs y CFTs.
3 Juanita León, 2009. Orinoquía: una colonización a punta de Agro Ingreso Seguro. La Silla Vacía.
4 Ibíd.
5 Elbert Gutiérrez Roa, 2009. S.O.S por la Orinoquía. El Espectador.
6 Ibíd.
7 Fernando Quijano Velasco. Director General del Diario del Diario "La República".
8 Gloria Valencia. Editora Económica de la Revista Semana.
9 Ibíd.
10 Juan Manuel Santos. Presidente de la República de Colombia. IV Foro de la Altillanura.
11 Clara Leticia Serrano. Asociación Empresarial para el Desarrollo de la Orinoquía.
12 Indígenas, campesinos, pequeños propietarios, artesanos.

Publicado enEdición Nº 213
La fuerza de la luz, gran impulso para pequeños y grandes objetos

La interacción de la luz con la materia permite mayor control de los objetos que se manipulan, lo que la convierte en herramienta eficaz, ejemplo de ello son las pinzas ópticas, instrumento de micromanipulación con una amplia variedad de aplicaciones en biología y física

El estudio de la luz y la óptica brinda grandes posibilidades para realizar investigación de frontera y desarrollo tecnológico. La luz tiene fascinantes efectos sobre la materia, uno de ellos es su capacidad de ejercer fuerza y presión, destacó Karen Volke, investigadora del Instituto de Física de la UNAM (Ifunam).


Ejemplo de lo anterior es que gracias a la luz se puede lograr desde la propulsión de un velero solar hasta la captura de una bacteria por medio de un láser, fenómenos que se explican por la fuerza que ejerce la luz sobre la materia, propiedad que explicó el físico británico James Clerk Maxwell en el siglo XVIII:


"En un medio en el que las ondas se propagan –escribió– hay una presión en la dirección normal a las ondas, numéricamente igual a la energía en una unidad de volumen."


Velero solar


Ahora se sabe que la luz es capaz de ejercer presión sobre los objetos, pero llegar a esta afirmación requirió de muchos años de trabajo, teorías y experimentos. En la primera mitad del siglo XVII Johannes Kepler se preguntó si la radiación ejercía algún tipo de presión.


El propio astrónomo y matemático alemán respondió de forma afirmativa a la interrogante, y para ello explicó el fenómeno con la dirección que toma la cola de los cometas. Dijo que este objeto, independientemente de donde se moviera su cauda, siempre apuntaba en dirección opuesta al Sol. Hoy sabemos que este efecto de la cola de los cometas no es sólo por la radiación, sino principalmente por el viento solar, señaló la investigadora.


Dos siglos después, en 1873, Maxwell demostró teóricamente que la luz por sí misma podía ejercer fuerzas ópticas, denominadas presión de radiación.
Quien también intentó demostrar la fuerza de la luz sobre la materia fue el científico Williams Crookes, inventor del radiómetro de Crookes o molino de luz, el cual consiste en una bombilla en cuyo interior se halla un bulbo y en la punta de éste, contraria a la base, una aguja con cuatro pequeñas paletas, dos plateadas de un lado y dos negras del otro.


Lo que se buscaba con este invento es que las paletas giraran cuando la luz fuera reflejada por la cara plateada, ya que la transferencia de momento lineal –es decir, la fuerza– de la luz reflejada sería aproximadamente el doble que el de la luz absorbida en la cara negra.


Efectivamente, el molino gira al ser expuesto a la luz, pero de manera contraria a lo que se esperaba. Esto ocurre porque los efectos térmicos que provoca un movimiento hacia las zonas de menor temperatura dominan sobre la presión de radiación. Entonces, este experimento tampoco logró explicar la fuerza de la luz.


En 1972 el escritor y científico Arthur C. Clarke, publicó El viento del Sol: relatos de la era espacial, en el cual propone una carrera de veleros solares impulsados por el viento solar, una de las ideas con las que trabajaba en ese entonces, y tal vez inspirados por este libro, a inicios del presente siglo, se iniciaron proyectos con veleros solares –impulsados gracias a la luz del Sol–, como el caso del Cosmos1, velero con forma de disco de 100 kilogramos de peso y ocho velas triangulares dispuestas como las aspas de un ventilador que, unidas, formaban un círculo de 30 metros de diámetro.
Se trataba de un proyecto privado desarrollado por la Sociedad Planetaria, entidad cofundada por el célebre astrónomo y cosmólogo Carl Sagan y financiado por varias organizaciones.


El velero fue desarrollado por el Centro Científico Espacial Lavochkin, de Moscú, y otras entidades. Se lanzó al espacio el 21 de julio de 2005, pero no alcanzó su órbita debido a una falla en los propulsores del cohete que lo transportaba y que había sido lanzado desde un submarino ruso en el mar Barents.


Con este experimento fallido, en 2009 se inició el LightSail1, el cual aún se encuentra en tierra pero su lanzamiento está programado para abril de 2016, después de 20 años del fallecimiento de Sagan. Se trata de un pequeño satélite de 30 centímetros de diámetro con forma de cubo, construido por la firma Stellar Exploration. Este nuevo proyecto también es financiado por la Sociedad Planetaria.


Karen Volke destacó que pese a estas fallas "el funcionamiento de un velero solar ya se demostró en 2010 con el proyecto japonés Ikaros, nave-papalote interplanetaria de 15 kilogramos. Un año después, la NASA puso en órbita el velero solar NanoSail-D, con lo que quedó plenamente demostrado que la luz es capaz de empujar aun objetos macroscópicos mediante la presión (fuerza) de radiación".


Las delicadas manos de la luz


Mientras en el mundo ha habido gente que ha dedicado sus esfuerzos a demostrar la fuerza de la luz sobre objetos en el espacio, en otros puntos del planeta se empezó a estudiar su efecto sobre objetos microscópicos: Se dieron cuenta de que la luz no sólo podía ejercer presión sobre ellos y empujarlos, sino también atraparlos en las regiones de mayor intensidad, con lo que surgieron las pinzas ópticas.


Desde su invención en 1986, las pinzas ópticas son una potente herramienta de micromanipulación que actualmente cuenta con una amplia gama de aplicaciones en biología y física, áreas en las que es posible guiar, atrapar y separar objetos microscópicos, como una célula.


Las pinzas ópticas son capaces de manipular partículas dieléctricas tanto de tamaño nanométrico como micrométrico, ejerciendo fuerzas extremadamente pequeñas por medio de un haz láser altamente enfocado. El haz es típicamente enfocado enviándolo a través de un objetivo microscópico.


Una explicación apropiada del comportamiento del atrapamiento óptico depende del tamaño de la partícula capturada relativo a la longitud de onda de la luz utilizada para tomarla. En casos donde las dimensiones de la partícula son mayores que esta longitud de onda, un simple tratamiento de rayos es suficiente.


Por otro lado, si la longitud de onda de la luz excede las dimensiones de la partícula, entonces éstas deberán ser tratadas como pequeños dipolos eléctricos en un campo eléctrico.


Karen Volke mencionó, en la conferencia Historias breves de luz y fuerza, en el auditorio del edificio Yelizcalli de la Facultad de Ciencias de la UNAM, que la interacción de la luz con la materia permite mayor control de los objetos que se manipulan, aspecto importante, porque se ha vuelto una herramienta eficaz.


La plática impartida por Volke en abril pasado fue la segunda programada en el ciclo de conferencias magistrales que organizan la Sociedad Mexicana de Física, la Academia Mexicana de Ciencias y la Facultad de Ciencias, como parte de las actividades de 2015 Año Internacional de la Luz y las tecnologías basadas en ésta.