La inversión en biocombustibles creados a partir de algas y la captura de CO2, que también se puede lograr con esta materia prima, ya ocupa un lugar entre las inversiones en energías renovables con más futuro. Este mismo verano, la primera petrolera del mundo, Exxon, ha anunciado una inversión de 600 millones de dólares (417 millones de euros) en un proyecto de este tipo junto con Synthetic Genomics.

Exxon, que hasta ahora se había mantenido al margen de las incursiones en energías alternativas, se moja por primera vez en la energía verde precisamente en el mismo trimestre en el que ha publicado los resultados más bajos de los últimos seis años: 4.000 millones de dólares (2.780 millones de euros).

Una de las razones que ha llevado a Exxon a diversificarse, o por lo menos a investigar, el negocio de las algas es por el fuerte cambio de modelo que supone frente a los proyectos que se desarrollan en Estados Unidos. Hace poco más de un año, los biocombustibles se convirtieron en los malos de la película. La supuesta compra masiva de maíz y azúcar para fabricar estos carburantes disparó el precio de los alimentos básicos y puso en situación de emergencia a la población de muchos países en desarrollo, especialmente sensibles al precio de los bienes de primera necesidad.

La principal virtud de la energía producida mediante microalgas es que su materia primera no es de uso común para los humanos y que sus rendimientos esperados son muy superiores a los de los otros biocombustibles. Más de 7.000 litros de combustible por cada 4.000 m2 de cultivo frente a los 946 que puede producir el maíz.

La compañía reconoce que, en cualquier caso, aún serán necesarios de 5 a 10 años para poder vender este combustible a gran escala.

 

Publicado enInternacional
Martes, 28 Julio 2009 06:17

Persiste la depresión petrolera

Los precios del petróleo tuvieron una dramática caída en la segunda mitad de 2008, a poco más de 30 dólares por barril (mezcla Brent fechada). En el primer semestre de 2009 los precios fueron volátiles, pero se elevaron de manera constante hasta alcanzar un pico de más de 70 dólares a mediados de junio.

El mercado prefirió borrar las cifras que mostraban creciente acumulación de reservas y demanda débil, y se concentró en los incipientes signos de mejora en los datos económicos, sobre todo en China y Estados Unidos (EU). Este optimismo condujo a cierta recuperación del apetito de riesgo de los inversionistas, el cual elevó en general el precio de los suministros. La relativa debilidad del dólar contribuyó a esta alza.

A mediados de junio los precios del petróleo comenzaron a decaer de nuevo. Un aumento incontenible en las reservas globales –los datos más recientes de la Agencia Internacional de Energía (AIE) muestran coberturas de 62.5 en mayo, 7.2 días más que un año antes y mucho más que la meta de 52 días fijada por la OPEP–, junto con un persistente debilitamiento de la demanda del petróleo de la OCDE, hizo pensar que los precios se habían elevado demasiado aprisa. Ni siquiera la perspectiva de una baja en la producción de Nigeria a causa de la inquietud política en el delta del Nilo sostuvo el alza de precios.

El consumo global se contrajo 0.3% en 2008, primer descenso en ese indicador desde principios de la década de 1980. Se espera que en 2009 se contraiga más, pues el crecimiento severamente deprimido del PIB neutralizará el impacto positivo de la baja de precios sobre la demanda.

La demanda del crudo de la OCDE será particularmente débil, pues se contraerá 5.5% en 2009, después del descenso de 3.6% en 2008. Continuará moribunda en 2010, cuando un pequeño repunte en el consumo de EU y Canadá compensará la debilidad persistente en la Unión Europea (UE) y Japón.

La demanda se recuperará ligeramente en 2011-13, a un promedio de 0.2%, encabezada por una economía estadunidense más dinámica, lo cual contrarrestará la tendencia a largo plazo del decreciente consumo en la UE y Japón. Si bien la demanda en EU se recuperará, se mantendrá constreñida por el creciente uso del etanol o biocombustibles en el transporte y por los mayores esfuerzos por mejorar la eficiencia de combustible.

También menguará la demanda del crudo producido fuera de la OCDE, a una tasa anual promedio de 0.7% en 2009-10. La única región donde se prevé crecimiento positivo es Medio Oriente, porque los precios seguirán recibiendo fuerte subsidio y se espera que el crecimiento del PIB sea levemente positivo. También en China se prevé aumento del consumo, en 1.5%, debido al impacto positivo de las medidas oficiales de estímulo y a cierta acumulación de reservas.

Hacia 2011-12 se espera que el crecimiento de la demanda petrolera comience a recuperarse en países fuera de la OCDE, encabezados por China, India y algunos de Medio Oriente. En consecuencia, se espera que la demanda global crezca a una tasa promedio anual de 1.8% en 2011-13, y fuera de la OPEP a un promedio de 3.6 por ciento.

En respuesta a la caída de precios, los países miembros de la OPEP han acordado recortes en la producción por un total de 4.2 barriles por día (b/d) a partir de enero de 2009. La respuesta inicial de los estados miembros (con excepción de Arabia Saudita) fue lenta, pero para mediados de marzo parecía que todos habían reducido alrededor de 75-80% del total acordado. El cumplimiento decayó en el segundo trimestre, sobre todo por parte de Irán, Venezuela y Angola, y es probable que continúe deteriorándose en el curso del año, al crecer las presiones por generar ingreso fiscal.

La OPEP volverá a reunirse en septiembre para evaluar el mercado. Es probable que decida un nuevo recorte en el techo de producción, tal vez de unos 750 mil b/d, lo cual apoyará los precios, pero es difícil que éstos se incrementen, ante el incumplimiento de los productores y las grandes reservas acumuladas.
 
En este año se prevé que la demanda de crudo de la OCDE será particularmente débilFoto Reuters
Pese a los llamados de la OPEP, los productores no pertenecientes a ella no han reducido la producción. Se prevé que la oferta fuera de la organización crezca en 2009 después de dos años de contracción, debido sobre todo a oferta adicional de EU, Brasil y la ex Unión Soviética. La producción rusa tuvo un fuerte crecimiento en el segundo trimestre, pero no es probable que se mantenga, debido al “envejecimiento” de los campos y la baja inversión de capital.

En México la producción decayó más aprisa de lo previsto en 2008, al igual que en Noruega y el Reino Unido, y se espera que continúe disminuyendo en 2009. Se estima que Canadá aumente la producción, sobre todo de las arenas bituminosas de Alberta. En Brasil, la producción de crudo crecerá en 2009-10, pero no es probable un incremento importante de la oferta antes de 2012-13.

La producción de la OPEP será mucho menor en 2009 por efecto de los recortes. Sin embargo, en condiciones de mercado más propicias, la OPEP podrá elevarla marcadamente. Arabia Saudita tiene varios proyectos en puerta (entre ellos el campo Kurais, de 1.2 millones b/d, que comenzó operaciones en junio), y Nigeria, Angola, Qatar y Libia también tienen potencial para elevar la producción. Sin embargo, el año próximo, según las estimaciones, la demanda del petróleo de la OPEP será limitada.

En la segunda mitad del periodo de pronóstico (2011-13), se supone que la oferta de la OPEP aumente a un promedio de 3.1%, al elevarse la producción de Nigeria, Angola y los países del Golfo. Tal vez la oferta fuera de la OPEP aumente en la ex Unión Soviética y Brasil; en cambio, no es probable que la ambiciosa producción de arenas bituminosas de Canadá muestre resultados significativos antes de 2013.

El riesgo geopolítico continuará gravitando fuertemente sobre nuestras previsiones de oferta petrolera. Las tensiones entre Occidente e Irán continúan, y es posible que resurjan problemas de seguridad en Irak y que persistan los disturbios en Nigeria.

El colapso de los precios internacionales del petróleo en la segunda mitad de 2008 podría conducir a un descenso de la inversión en exploración y producción durante 2009-10. Muchos de los proyectos no convencionales, como el de las arenas canadienses, implican fuertes costos y requieren de precios altos que aseguren la rentabilidad. Además, las restricciones de crédito impedirán planes de empresas menores, en tanto las compañías estatales sufrirán por el deterioro de la posición fiscal de los gobiernos. Es probable que esta baja de la inversión en 2009-10 tenga consecuencias a plazo más largo para la oferta, y podría ocasionar alza de precios cuando la demanda se recupere y si surgen cuellos de botella en la oferta.

Hacia el cuarto trimestre de 2009 se espera una modesta recuperación de la demanda en la OCDE, sobre todo en EU, una vez que el impacto del estímulo fiscal y monetario alimente el consumo. También se espera que la demanda en China se mantenga relativamente robusta. El optimismo sobre la recuperación impulsará los precios un poco al alza en 2010, a un promedio de 70 dólares por barril. Sin embargo, se prevé que el impacto del estímulo desaparezca en el segundo semestre de 2010 y que la demanda del petróleo de la OPEP vuelva a decaer, lo cual sugiere que los precios descenderán a alrededor de 65 dólares por barril en 2011.

Más tarde se elevarán poco a poco, en 2010-13, hacia un promedio de casi 80 dólares por barril, cuando la demanda aumente con mayor fuerza (sobre todo en el mundo en desarrollo) y las preocupaciones por el abasto a largo plazo ganen terreno.

Fuente EIU

Traducción de texto: Jorge Anaya
 

Publicado enInternacional

China National Petroleum Corp. (CNPC), principal compañía petrolera del país asiático y matriz de PetroChina, que cotiza en bolsa, hará una oferta para comprar 75% de la petrolera argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), de la cual más de 84% es propiedad de la española Refinería de Petróleos de Escombreras Oil (Repsol), según informó el diario South China Morning Post, citando fuentes confidenciales.

Repsol reiteró la semana pasada que lleva varios meses en pláticas con empresas respecto de vender una parte de YPF y que ha recibido propuestas de varias firmas interesadas. Sin embargo, un vocero dijo la semana pasada que Repsol sólo tiene expresiones de interés, pero no ofertas firmes.

Si CNPC presenta una oferta formal por 75% de YPF, cuyo valor se ubicaría en unos 14 mil millones de dólares (mdd), sería la mayor adquisición china de activos petroleros a la fecha y elevaría la posición de ese país en uno de los mercados más grandes de América Latina.

Si bien el potencial de producción de Argentina es limitado, pues en 2008 apenas fue ligeramente superior al consumo, con 700 mil barriles diarios, YPF tiene gran presencia en el mercado interno, pues en 2008 representó 30% de la producción de petróleo y 25% de la de gas en ese país. Cuenta con reservas de petróleo y gas de poco menos de 2 mil millones de barriles de petróleo equivalente.

Para CNPC, el acuerdo no sólo cumpliría con la meta de Pekín de expandir el acceso chino a reservas de energía extranjeras, sino también el objetivo corporativo de construir un negocio de estatura internacional, rivalizando con empresas extranjeras del ramo.


CNOOC, la otra empresa petrolera estatal china, que se enfoca sobre todo en activos internacionales, también ha considerado tener una participación de 25% en el negocio, según una nota anterior del mismo diario.

Comprador precavido


YPF está lejos de ser un negocio atractivo. Su rentabilidad se ve afectada por la regulación de precios del país y los altos impuestos a la exportación. Las disputas laborales locales, los altos costos fijos y la madurez de sus activos también desanimarían a muchos inversionistas.

Con el respaldo de los 2 billones de dólares de la reserva monetaria de China, es improbable que esas preocupaciones desalienten a CNPC o CNOOC de seguir la instrucción de procurarse más producción de petróleo y gas en el extranjero para atender la creciente demanda china. La seguridad del abasto ha sido la fuerza impulsora de una cadena de acuerdos petroleros firmados por Pekín este año con Rusia, Kazajistán, Venezuela y Brasil.

Los activos de YPF están ubicados en las sondas de Neuquén, el Golfo de San Jorge, Noreste, Austral y Cuyana. Estos campos representan más de la mitad de la producción argentina de petróleo y gas: la extracción neta de petróleo de la empresa en 2008 fue de 313 mil barriles por día, y la de gas, de 17 mil 200 millones de metros cúbicos. Es también la principal firma refinadora del país, que opera tres instalaciones con capacidad de 319 mil 500 b/d, además de poseer 49.5% de acciones del complejo Refinor.

No es probable que CNOOC y CNPF compitan directamente por YPF. La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), organismo chino encargado de la planeación económica, será la que decida cuál de las dos ofertas prevalecerá, si bien la competencia entre las dos empresas estatales por obtener la aprobación oficial es intensa.

Una bandera china ondea cerca de contenedores en la base de reserva de petróleo estratégico estatal de Zhenhai, situada en el distrito del mismo nombre, en la ciudad de Ningbo, provincia de Zhejiang, en el litoral del mar Oriental de China.

Entre tanto, la Corporación de Petróleo y Gas Natural de India y compañías rusas también han surgido como compradoras potenciales de una participación en YPF, según una nota en La Gaceta, periódico español de negocios, y cualquiera de ellas podría aparecer en la primera fila de postulantes.


Golpe maestro


Repsol ha dejado ver con claridad que desea vender por lo menos parte de su participación en YPF, y sus motivos son evidentes. Si bien en 2008 YPF representó 64.7% de la producción del grupo y 53.7% de sus reservas netas de crudo, ha sido una especie de cáliz de veneno desde que adquirió la participación, hace 10 años, pues su rentabilidad se ve afectada por los bajos precios domésticos del gas, los altos gravámenes a la exportación y los erráticos volúmenes.

En su momento se consideró un golpe maestro la adquisición de YPF por Repsol, por 15 mil mdd, luego que aquélla fue parcialmente privatizada al principio de la década. La compra duplicó el tamaño de la empresa, que cambió su nombre a Repsol YPF. Pero las cosas cambiaron tres años después, cuando la economía argentina entró en caos. Repsol quedó con un montón de deudas, por los préstamos que había pedido para la compra, y con una filial atrapada en una economía devastada por la hiperinflación. Además, los controles de precios obligaron a YPF a vender su petróleo y su gas a una tercera parte de los precios internacionales.

Así, cuando Antonio Brufau fue designado presidente de la compañía, en 2004, decidió reducir la actuación de la firma española en Argentina. Su solución inicial fue vender una participación de 15% a un grupo encabezado por el banquero argentino Enrique Eskenazi y prepararse a colocar otro 20% en la bolsa de Buenos Aires.

La primera parte de ese acuerdo se completó en mayo de 2008, pero los planes de colocar acciones en bolsa se abandonaron en noviembre de ese año, en vista de la turbulencia general del mercado.

Vender toda o parte de su inversión en YPF ayudará a Repsol a obtener fondos para su objetivo estratégico de reducir sus negocios en América Latina, donde varios gobiernos han emprendido políticas de nacionalización de recursos petroleros y controles de precios en el mercado interno.

Según su estrategia a mediano plazo, Repsol pretende ubicar 55% de sus activos en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos hacia 2012, con 31% en América Latina y 14% en Trinidad y Tobago y otras partes. Actualmente sus mayores reservas están en Argentina (54%), Trinidad y Tobago (235), 15% en otros países sudamericanos (Venezuela, Perú, Bolivia, Brasil, Ecuador y Colombia), 6% en Noráfrica (Argelia y Libia) y 2% en el Golfo de México.

China podría enfrentar cierta oposición interna en Argentina a la adquisición de YPF, pues el gobierno del país latinoamericano ha expresado el deseo de que la porción mayoritaria pase a control de argentinos. Sin embargo, esta posición podría tener flexibilidad.

Por su parte, Brufau estará feliz si logra deshacerse de YPF al valor que se ha informado. Pero el acuerdo es una navaja de dos filos para las trasnacionales del petróleo: es bueno tener compradores chinos con dinero en los bolsillos cuando se trata de vender, pero también hay que competir con ellos si se quiere comprar.

 


Economist Intelligence Unit

Traducción de texto: Jorge Anaya

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 10 Junio 2009 08:46

El oro negro abusa del billete verde

En medio de interpretaciones cruzadas sobre sus verdaderas razones, el precio del petróleo en el mercado internacional trepó ayer hasta ubicarse en los 70 dólares por barril, un umbral que no alcanzaba desde noviembre del año pasado. La volatilidad del precio parece plegarse a los vaivenes de las principales monedas mundiales, en este caso el dólar, del cual el crudo estaría actuando como un espejo que invierte los términos: a mayor debilidad del billete verde, mayor alza del petróleo. Sin embargo, otros analistas interpretan la suba como un síntoma de la confianza en un pronto inicio de un ciclo de recuperación de la demanda.

En cinco semanas, el precio del barril pasó de 50 dólares a 70. La trepada, del 40 por ciento en ese corto lapso, superó las expectativas más optimistas de aquellos que tienen intereses en el sector. Ayer mismo, tras la apertura al alza del mercado, promediando la jornada se estimaba como “probable” que el precio del crudo alcanzara los 70 dólares “en los próximos días”. Pero esa perspectiva se anticipó y el barril de petróleo liviano (light sweet crude o West Texas Intermediate, WTI, como se lo identifica en New York) para entrega en julio tuvo un salto de 1,92 dólar y alcanzó a 70,01 dólares al cierre, su nivel más elevado desde el 4 de noviembre pasado. Sin llegar a ese valor simbólico, el petróleo tipo Brent del Mar del Norte para igual fecha ganó 1,74 dólar en el día y se ubicó en 69,62 el barril.

Las interpretaciones recorren dos vertientes. Los que consideran que el mercado se fue acomodando por un comportamiento racional de la oferta y la demanda creen que ahora es la mejora del clima económico y las expectativas de una pronta reanudación de los niveles de actividad normales lo que impulsa al alza. Bajo estas condiciones, el precio tendría una tendencia a la suba sostenida.

Con un enfoque diferente, otros adjudican a un comportamiento especulativo de corto plazo de los inversores las razones de la suba del petróleo. Desde este punto de vista, la reciente alza en el precio de este commodity se debe a la caída del dólar, “que anima a los inversores a comprar materias primas como alternativa de cobertura contra la inflación”. Es decir que, según este criterio, los factores financieros siguen siendo los predominantes en el mercado, y no las perspectivas de comportamiento del mercado real.

La Agencia de Información sobre la Energía (EIA) de Estados Unidos, dependiente del Departamento de Energía, también se sumó a quienes explican el alza del crudo en las últimas semanas “por expectativas de recuperación de la economía mundial y un futuro aumento del consumo de petróleo”. Sin embargo, incluyó por otro lado en su comentario que a este panorama “se agrega un dólar debilitado y una creciente actividad del mercado financiero, que impulsan al alza los precios de las materias primas, eclipsando los fundamentos negativos de oferta y demanda”.

Desde la perspectiva de la evolución de la economía mundial y cómo puede incidir sobre aquélla la suba del petróleo, también las interpretaciones son diversas. En menos de un año, el petróleo trepó a un precio máximo de 145 dólares el barril, en julio del año pasado, para caer luego a su nivel más deprimido de 34 dólares en febrero de este año. Ahora ya supera el doble de ese último valor. Semejante volatilidad rompe toda chance de hacer pronósticos verosímiles, pero como el comportamiento del precio del petróleo es inverso al del dólar –uno sube cuando el otro baja–, muchos analistas sostienen que estamos ante un círculo vicioso: si la suba del petróleo es una señal de una mejora en el clima económico, la caída del dólar significa que a Estados Unidos es al que le saldrá más cara la factura energética, con lo cual se detiene su posibilidad de despegue.

Por otra parte, si como sostienen otros, la actual suba del crudo no se fundamenta en mejoras reales, sino en movimientos especulativos, se estaría formando una suerte de burbuja que podría conformar el escenario más temido: suba de precios (inflación) sin recuperación del nivel de actividad (recesión). En definitiva, demasiadas variables que se entrecruzan, pero que además no afectan a todos por igual.

Publicado enInternacional
Los biocombustibles primarios -maíz, palma o caña de azúcar cultivados para su uso energético- pierden fuelle ante una segunda generación inspirada en el reciclado. Alemania, el primer productor mundial de biodiésel antiguo, ha marcado la pauta con la primera refinería que saca fuel de la madera. Y el Reino Unido abrió en enero un Centro de Bioenergía Sostenible para obtenerlo de residuos agrícolas, desechos leñosos, algas marinas y microbios alterados.
 
Hay dos problemas con los biocombustibles primarios, uno ambiental -requieren ganar al bosque nuevas tierras de cultivo, lo que agrava el cambio climático- y otro económico: pueden alterar los precios, y comprometer el suministro de alimentos como el azúcar, el sorgo y el maíz.
 
La Unión Europea revisó el año pasado su objetivo para 2020, que era cubrir con biocombustibles (de los llamados primarios) el 10% de la energía para el transporte. Bruselas mantiene esa cifra, pero ha decidido que se pueda cubrir también con hidrógeno, paneles solares o cualquier otra fuente renovable.
 
Contra las expectativas de hace unos años, y pese al apoyo de muchos gobiernos, incluido el español, el mercado mundial lleva tiempo acumulando excedentes de biocombustibles primarios. Hay un exceso de oferta, según el sector. Repsol, por ejemplo, acaba de congelar la construcción de una planta en Tarragona que iba a producir 150.000 toneladas anuales.
 
Al mismo tiempo, sin embargo, la primera refinería de segunda generación ha nacido en Friburgo: Industrias Choren empezará este año a producir 13.500 toneladas de biodiésel a partir de residuos de madera. La empresa se basa en una técnica propia llamada Carbo-V que primero convierte la madera en gas, y luego usa el gas para sintetizar el diésel.
 
Los residuos leñosos -paja, madera, partes no comestibles de los cultivos- son una fuente potencial muy abundante. Pero digerir la madera ha resultado un problema técnico extremadamente difícil. Mientras Industrias Choren explota su método químico exclusivo, los británicos se han acordado de una vieja pesadilla de sus costas: el gribble, la versión marina de una termita.
 
El gribble de cuatro puntos (Limnoria quadripunctata) es un pequeño crustáceo. Se conoce en el norte de Europa desde hace siglos por sus destrozos en la quilla de los barcos, y más en Inglaterra, donde se comió el muelle victoriano de Swanage. Simon McQueen-Mason, de la Universidad de York, ha identificado las enzimas (catalizadores biológicos) que digieren la madera en el estómago del gribble.
 
"Hemos hallado enzimas nunca vistas", dice el científico. "Falta ver si podemos adaptarlas para objetivos industriales". McQueen-Mason coordina el programa de investigación sobre el gribble en el Centro de Bioenergía Sostenible del Reino Unido. Con una dotación pública de 27 millones de libras (29 millones de euros), el centro es la mayor inversión británica en investigación sobre biocombustibles de cualquier tipo.
 
Pero sus seis programas científicos persiguen un objetivo muy definido a corto plazo: la producción industrial de bioetanol a partir de paja de cebada. Incluyen el desarrollo de un cereal optimizada para lo que nadie la ha mejorado en 10.000 años de agricultura: que tenga una paja más energética. Otros laboratorios trabajan con los microorganismos que producen el actual bioetanol primario a partir de cultivos. Quieren crear cepas adaptadas a usar paja en vez de grano.
 
El pionero privado de la genómica, Craig Venter, tiene planes más ambiciosos para las bacterias. Se ha dedicado en los últimos años a secuenciar en masa cualquier cosa que saliera del agua, empezando por el mar de los Sargazos. La gran mayoría de los microorganismos no crecen en los cultivos convencionales, y esta estrategia no los necesita. Venter ha descubierto así miles de nuevos microbios y millones de nuevos genes.
 
Entre ellos hay 3.000 genes que fabrican distintos fotorreceptores, las proteínas especializadas en captar la luz solar. Una de las ideas de Venter es crear una bacteria artificial que lleve toda una gama de esos genes para aprovechar un espectro muy amplio de la energía solar. Convirtiendo en hidrógeno un 10% de esa energía, el científico calcula que una superficie de 13.000 kilómetros cuadrados bastaría para alimentar todo el transporte de Estados Unidos.
 
Venter ha creado su nueva empresa, Synthetic Genomics, alrededor del concepto de vida sintética: un genoma bacteriano que podrá ser hecho desde cero, añadiendo una a una las funciones buscadas, y combinándolas a la carta. Su gran plan es usar esa vida sintética para producir biocombustible. O combustible a secas.

En Oslo no se tira nada, ni siquiera las heces

Oslo tendrá en septiembre 80 autobuses alimentados por las heces de sus habitantes. Las contribuciones serán anónimas. Las dos plantas que tratan las aguas residuales de la capital noruega recogerán el gas metano que desprende la fermentación natural de las deposiciones. Al autobús sólo llega después un metano libre del pasado y revestido de inocencia química.

La medida ahorra emisiones, porque el carbono del CO2 que se emite al quemar el metano en el autobús proviene de las heces, y por tanto de la comida, y por tanto de las plantas que fijan el CO2 atmosférico (el balance neto de carbono es cero). Pero además evita que el propio metano de los detritos se escape a la atmósfera, como ocurre en todas partes menos en Oslo. Y sale 40 céntimos más barato que el litro de diésel.

Más cerca en varios sentidos, el Ayuntamiento de Alicante acaba de instalar 26 contenedores para que los vecinos depongan su fritanga. El aceite refrito sigue sirviendo como fuente de energía mucho después de haberse convertido en un peligro alimentario, y deshacerse de él resulta un engorro en cualquier caso.

Una ventaja de la fritanga es que no hay que inventar ninguna técnica nueva. El biodiésel actual ya se obtiene refinando aceites. Por lo general, provienen de campos de cultivo -palma, coco, soja, colza y aguacate sembrados con ese propósito-, pero el método se va aplicando a pequeña escala para reciclar aceites usados. El producto sirve para sustituir al gasóleo en los motores diésel. Y a nadie se le ha ocurrido venderlo.

Por, JAVIER SAMPEDRO - Madrid - 24/03/2009
Publicado enInternacional
Lunes, 23 Marzo 2009 16:53

La nueva ciudad sostenible

Hace apenas media hora que ha amanecido en Hammarby Sjostad. El sol aún no ha empezado a calentar pero la calle ya está llena de personas que se dirigen al trabajo. Podría ser éste cualquier otro lugar en el mundo. Podría serlo a juzgar por la apariencia. Pero este barrio del sur de Estocolmo es el primer ejemplo de urbanización holística. Aquí cada recurso se aprovecha para desarrollar el siguiente. El agua de la lluvia, por ejemplo, sirve para abastecer el retrete, y la basura se recicla en la energía que sustentará la calefacción de la casa. Todo para demostrar que el desarrollo sostenible no sólo es posible, también económico.
 
"SymbioCity pasaría desapercibida entre cualquier otra urbanización de nueva construcción. No ha sido planeada como una ciudad ostentosa, la idea era que fuese confortable", explica Erik Freudenthal, director de la oficina medioambiental de Hammarby Sjostad. Levantada sobre una antigua zona portuaria, esta pequeña ciudad de 11.000 viviendas se ha convertido en la respuesta sueca al hogar del futuro. "Queríamos limpiar la zona, que en el pasado era una de las más contaminadas de la ciudad por su actividad industrial, y al mismo tiempo encontrar un modelo sostenible realista, capaz de mantenerse por sí mismo".
 
Con el apoyo del Gobierno sueco y la colaboración de más de un centenar de empresas, SymbioCity ha empezado a dar resultados. En menos de cinco años, el impacto medioambiental se ha reducido en más de un 50%. La clave ha sido un pormenorizado estudio de las sinergias. Por un lado se han aprovechado las distintas fuentes de energía natural. La solar, por medio de paneles integrados en cada vivienda; la eólica, con un parque de molinos de viento; y la hidráulica, como parte del diseño del espacio a través de canales que recogen el agua de lluvia y la llevan por toda la ciudad.
 
Por otro, se ha definido una cadena de tratamiento de residuos a largo plazo. De este modo, por ejemplo, "la basura orgánica de cada hogar se recicla en biosólidos que más tarde servirán de abono para las plantas. De estas plantaciones se extraerá biofuel que, después de su tratamiento, volverá a la casa transformado en energía calorífica y electricidad en tan sólo unos meses", explica Freudenthal. El consumo de agua también se ha reducido. Frente a los 200 litros al día que suele consumir una persona, el rango actual se sitúa entre los 100 y los 150 litros, aunque la tendencia es bajar este margen aún más.

El ejemplo nórdico

"Somos conscientes de la necesidad de buscar fuentes de energía renovables y por eso llevamos años trabajando en ese sentido", afirma Gunnar Wieslander, secretario de Estado del Gobierno sueco. En Suecia, alrededor del 50% de la población vive en núcleos urbanos. Esta circunstancia, unida a un fuerte desarrollo industrial y a la escasez de agua, llevó al país a un punto de inflexión en la década de los 70, durante la crisis del petróleo, cuando empezaron a buscarse las primeras alternativas a la dependencia energética.
 
"Desde 1995 hemos podido comprobar cómo nuestra curva de desarrollo ha seguido creciendo mientras que la de las emisiones se quedaba estancada. Esto nos lleva a desmentir que el desarrollo económico de un país no sea compatible con un modelo sostenible", señala Wieslander. "Primero empezamos a tratar los problemas medioambientales de forma aislada, fue entonces cuando nos dimos cuenta de que las diferentes soluciones estaban conectadas y que la mejor forma de abordarlas era siguiendo un plan de acción común".
 
Hace tan sólo unos años era impensable pescar en las aguas que bordean Estocolmo. "Hoy no sólo es posible, sino que además se puede encontrar uno de los mejores salmones", apunta el secretario de Estado. Una de las iniciativas de más éxito, promovida por el ayuntamiento de la capital sueca, ha sido la sustitución de todos los autobuses por otros más modernos alimentados con bioetanol. "Con medidas como esta, de un 80% de consumo de combustible fósil, se ha llegado al la cifra actual, que ronda el 3% en todo el país". Este avance ha supuesto una reducción de un 60% en las emisiones de CO2, aunque también ha traído consigo un inevitable desarrollo de la energía nuclear.
 
En SymbioCity el ejemplo es más concreto. El 80% de los desplazamientos de sus 26.000 habitantes se hacen a pie, en bicicleta o en transporte público, un tranvía eléctrico que recorre la calle principal. En este barrio se ha conseguido reducir en un 40% el uso del coche privado. Primero, planeando un diseño que mantuviese todos los servicios a mano, lo suficientemente cerca como para que no fueran necesarios grandes trayectos. Después, fomentando iniciativas como Carpool, una empresa de alquiler de vehículos no contaminantes por horas que cuenta ya con 450 socios entre los vecinos.
 
La construcción de SymbioCity supuso una inversión inicial de cuatro mil millones y medio de euros. Hoy el precio de una vivienda de 80 metros se sitúa alrededor de los 400.000 euros, ligeramente por encima de la media de toda la ciudad. El alquiler mensual ronda los 850 y los 1.100 euros, dependiendo de los extras de la casa. La inversión, sin embargo, se rentabiliza con el ahorro energético. De hecho la mayoría de sus habitantes son jóvenes parejas de clase media con hijos que se han mudado desde otras zonas de Estocolmo y que han hecho también suya la máxima de Mahatma Gandhi que describe el espíritu de la ciudad: "La Tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no su codicia".
 
SERGIO SAUCE - Estocolmo - 23/03/2009
Publicado enInternacional
Se recarga por la noche, como un teléfono móvil, apenas gasta 1,5 euros por cada 100 kilómetros, no sale humo del tubo de escape y su conductor se libra de la vibración y los ruidos de los motores actuales. Los coches eléctricos no son ciencia ficción: llegarán a Europa el año que viene. Pero lo que falta, precisamente, es toda una red de enchufes y postes eléctricos que proporcionen autonomía a los vehículos. En las casas, en las empresas, en las calles.Tras varios intentos fallidos, las industrias del automóvil y de la energía aúnan fuerzas para hacer viable, esta vez sí, el coche más limpio. Si se tiene en cuenta que el Gobierno prevé que circule un millón de coches eléctricos dentro de cinco años, el desafío es mayúsculo. Experiencias pioneras en Londres, Israel o California están enseñando el camino, no exento de tropiezos.
 
Las dudas son muchas. ¿Habrá energía suficiente? El consumo eléctrico aumentará, pero los expertos coinciden en que, al menos a medio plazo, es posible funcionar con las centrales existentes si se produce un cambio estructural. El éxito parece residir en las smart grids, o redes inteligentes, que conformarán un sistema de gestión de electricidad activo y capaz de interactuar con el cliente. Es decir, redes que permitan que los vehículos aparcados vendan a la red energía en los momentos en que el sistema la necesite.
 
La cátedra BP de Desarrollo Sostenible de la Universidad Pontificia de Comillas ha elaborado un documento en el que se analiza el impacto de la implantación del coche eléctrico. El documento hace hincapié en estas redes inteligentes: "Sistemas que permitan una relación bidireccional en los flujos entre la red y los coches, y que faciliten la transmisión de las señales necesarias para que los coches se conecten a la red en los períodos adecuados para el correcto funcionamiento de la red eléctrica".
 
Por ello, a medio plazo, el coche eléctrico puede funcionar (con condiciones). Las eléctricas coinciden en que los vehículos tendrán que recargarse principalmente por la noche, en las llamadas horas valle, donde existe menor consumo eléctrico, para facilitar la operatividad del sistema. La energía eólica, en la que España es líder, funciona dependiendo de las circunstancias meteorológicas y es precisamente por la noche cuando suele haber más viento. "Ha llegado a aportar más del 40% de la energía total, pero en otras ocasiones representa menos del 1%", dice Luis Atienza, presidente de Red Eléctrica Española (REE). A veces es necesario desconectar los molinos porque sobra producción; hasta el 37% de ellos tuvo que parar un domingo del pasado mes de noviembre.
 
Con el coche eléctrico se va a ganar en eficiencia y sostenibilidad. En eficiencia, porque estos nuevos vehículos rinden al 80% o 90%, mientras que la eficacia de un motor de combustión se sitúa en torno al 20%. Por otro lado, la energía total consumida por los vehículos proviene en el 98% de productos derivados del petróleo, por lo que el ahorro real irá en función de la procedencia de la electricidad que, según los expertos, podría ser renovable en mayor medida. Atienza apunta, en este sentido, el posible aprovechamiento de las renovables: "El parque automovilístico eléctrico contribuirá a absorber la producción energética renovable que actualmente no encaja en el sistema. Crearlo no es tanto un reto como una oportunidad para que, como líderes internacionales de energías renovables, podamos facilitar la operatividad del sistema".
 
El optimismo de Atienza no es descabellado, pero dar el salto a la gestión inteligente de la energía será un proceso complejo. Según el presidente de REE habrá que esperar unos 10 años para que el suministro pueda ser bidireccional. No obstante, con el número de coches que se prevé que vayan incorporándose al mercado, el presidente de REE cree que será suficiente con "reforzar el sistema eléctrico en algunas zonas y adaptar sobre todo los puntos de suministro; enchufes y postes, y realizar la transmisión de forma inteligente".
 
Desde el Ministerio de Industria también se confía en la capacidad energética de España. "Es posible producir 80.000 megavatios y el pico está en 45.000", dice un portavoz del departamento. Aunque estos datos son relativos porque, dado que no todas las centrales rinden de forma continuada, es necesario tener instalada una sobrecapacidad para poder atender a la demanda. No obstante, Pedro Linares, ingeniero de la cátedra de Desarrollo Sostenible, también descarta que pueda producirse un colapso en el sistema energético: "Las previsiones que existen de aquí a 2014 supondrían un aumento de la demanda del 3% o 4%. Esto es lo que suele crecer anualmente, por lo que no sería significativo para el sistema". Lo que será necesario es mejorar el rendimiento, poniendo el mayor énfasis en las energías renovables, que España se ha propuesto aumentar hasta llegar al 20% de la energía total en 2020, objetivo de la Unión Europea.
 
Otra cuestión que preocupa al sector es la forma de abastecimiento de energía en los coches. Tras años de estudio, la tecnología de las baterías de ion-litio de los teléfonos móviles se perfila como la alternativa más eficaz para recargar los vehículos del futuro, por su menor tamaño y mayor capacidad. Aunque las baterías resultan aún muy caras, y más cuanta más autonomía tenga el coche, el precio por kilómetro rodado es mucho menor. Según José Santamarta, que ha asesorado al Ministerio de Medio Ambiente, cargar el coche de noche costará, aproximadamente, 1,5 euros cada 100 kilómetros, mientras que en los automóviles de gasolina el importe está en torno a los seis o siete euros.
 
Las compañías automovilísticas tienen que decidir entre dos posibilidades para que los vehículos se carguen en la calle: una, rellenar sus baterías en puntos destinados a ello, y otra, que directamente cambien su batería por otra cargada. En España, todo apunta a que los coches optarán por el primer modelo. Según el informe de la cátedra BP, si se opta por la sustitución de baterías no sería necesario un gran cambio en la regulación del sector, al contrario del procedimiento de recarga, para el que habría que dotar de mayor infraestructura al sistema y "dar señales adecuadas sobre cuándo es conveniente cargar el coche y, más aún, si el flujo va a ser recíproco", señala el documento, que concluye que "el sector eléctrico está plenamente capacitado para afrontar cualquier cambio de paradigma regulatorio".
 
Uno de los principales retos en este sentido pasa por la estandarización de los postes de carga. La normalización de sus características y de los sistemas de contadores de consumo para que se homologuen los de todas las empresas con la tarificación de los comercializadores de la energía. Asimismo hay que lograr una interlocución con la red para que se gestione y cobre la demanda. Todo esto debe ir, indica el presidente de la REE, de la mano de la tecnología de la información y en paralelo a los progresos de la industria automovilística. Miguel Ángel Sánchez, director de telecomunicaciones de Iberdrola, asegura que la empresa ya está trabajando en esta normalización: "Estamos en todos los foros con fabricantes europeos y ya se están planteando soluciones. No será difícil llegar a un estándar".
 
La experiencia internacional puede servir de modelo. Better Place, una compañía con sede en California, se ha convertido en pionera de instalación de infraestructuras para coches eléctricos. El primer proyecto a escala nacional se hará en Israel. Las condiciones son ideales en un país donde la mayoría de los conductores recorren menos de 70 kilómetros al día y la distancia entre las principales ciudades no supera los 150 kilómetros. La alianza Renault-Nissan será la que proveerá de vehículos que podrán cargar la batería en 500.000 puntos de recarga por todo el territorio. El proyecto comenzará en pruebas este año.
 
En Londres, donde los coches eléctricos tienen incentivos, éstos circulan desde 2006. Los modelos de más éxito son el Smart y el Reva, coches de baja potencia para el centro de la ciudad, donde ya hay una importante red de puntos de recarga. El Ayuntamiento ha establecido una tarifa anual, de alrededor de 400 euros, con la que los usuarios pueden aparcar y recargar sus coches.
 
En España, el Ministerio de Industria se ha puesto el objetivo de que un millón de vehículos se muevan con energía eléctrica en 2014. Aunque no está claro que la cifra sea viable. Santamarta opina que "el proyecto tiene muy buenas intenciones pero, con las inversiones realizadas, será complicado". El director general de la federación de concesionarios Faconauto, Blas Vives, añade: "Lo que el Gobierno pretende es, hoy por hoy, un sueño. Tal y como está la industria, con unas pérdidas tremendas, es necesario reactivarla primero y no improvisar con ideas nuevas".
 
Para actuar planificadamente, las compañías eléctricas y automovilísticas se están poniendo las pilas. General Motors e Iberdrola han iniciado un acuerdo para analizar la viabilidad del suministro energético que, si concluye con éxito, pasarán a las Administraciones públicas para pedirles su participación mediante subvenciones o ayudas.
 
A corto plazo y como experiencia piloto en España, el IDAE presentó en febrero el proyecto Movele. La iniciativa quiere demostrar la viabilidad de los vehículos eléctricos en entornos urbanos y "reducir las incógnitas que puedan surgir y servir de base para la expansión de estas tecnologías a corto y medio plazo". Juan Luis Pla, jefe del departamento de transporte del IDAE, asegura que el plan (que tiene previsto comenzar a hacerse efectivo en abril y mayo) está aún en fase inicial, ya que hay que "trabajar en modificaciones normativas para que se puedan establecer los puntos de carga públicos, por ejemplo, en cabinas telefónicas o parquímetros, y aumentar la potencia eléctrica donde sea necesario, etc., y tomar las decisiones políticas para crear tarifas y establecer procedimientos de cobro. La dificultad va a estar en la distribución, no en el sistema".
 
España no sólo quiere utilizar el coche eléctrico. Además quiere fabricarlo. El Ministerio de Industria negocia con Renault para establecer la producción de un coche de este tipo en Valladolid. Si la conversación da sus frutos, la planta comenzaría a producir un coche eléctrico de carácter sencillo en 2012.
 
Paso a paso, la llegada paulatina de los nuevos modelos verdes y la implantación de la red inteligente irán conformando este nuevo panorama. Luis Atienza asegura que estamos ante "un paso de modernización extraordinario, la gran apuesta de la industria energética para la próxima década". Y se aventura con una apuesta: "Al fin de la próxima década será prácticamente imposible entrar en las grandes ciudades con un vehículo que no sea eléctrico".
 
Por, CRISTINA CASTRO 04/03/2009
Publicado enInternacional

Sin perder el hilo de la edición anterior, la transnacional Fenosa monta cifras para que de los 610.224 usuarios de barrios subnormales, 438.435 sean de la Región Caribe –71.85 por ciento– según documentos CREG 001 y 003 de 2007 y resoluciones del Minminas que ordenan giros del FOES. La 180659 de abril 29/2011 giró $1.333.622.000 a 22 empresas del país, con $800.419.719.oo a Electrocaribe y $123.061.301.oo a Energía Social de la Costa, las dos Empresas de Gas Natural FENOSA en zonas especiales. Un total de $923.481.020.oo –sin incluir los valores por subsidio FSSRI– mientras que las 20 empresas restantes, en su mayoría públicas, se distribuyen apenas $410.140.980.oo. Aunque dicen, es falsa la “quiebra” de Gas natural FENOSA. Un tejido de respuesta popular y unidad social está pendiente.
 

La trasnacional FENOSA obtiene beneficios tanto por subsidios nacionales como por sacar provecho de las inversiones del gobierno-nación con el programa de normalización eléctrica –PRONE– para normalizar los «barrios subnormales» y de la creación de esquemas diferenciales para la prestación de los servicios públicos domiciliarios, convertidos en política pública por resolución CREG 120 de 2001 –afianzada en el Plan nacional de desarrollo 2002-2006 (ley 812 de 2003); 2006-2010 (ley 1151 de 2007) y 2010-2014– que autoriza a las Empresas del servicio domiciliario de energía en zonas especiales y a la aplicación de los esquemas diferenciales: 1. de medición y facturación comunitaria y 2. de facturación con base en las proyecciones que elaboró el Grupo Fenosa. Como corroboración, solo basta observar que en la distribución de recursos 2007-2009 de este programa, se asignaron más de 41 mil millones de pesos para proyectos de normalización y que de los 53 aprobados 33 fueron para la Región Caribe, solo 20 para el resto del país.


En fin, la transnacional “cooptó al regulador”. Es decir, el gobierno nacional, para posicionarse en el mercado. Sin invertir un peso en construcción de redes, expansión de cobertura, reconocimiento de pérdidas técnicas etc., pero si, apropiándose del patrimonio económico de la nación y de la población usuaria, “burlando la ley sin violarla y violándola sin castigo” como narró alguna vez García Márquez.

Y como si fuera poco “premio”, el Ministerio de Minas y Energía convocó por resolución 180694 del 04 de mayo de 2011 a FENOSA como operadores de la red de distribución, y a presentar planes, programas y/o proyectos de normalización de redes eléctricas con recursos del PRONE, en la región Caribe. Al respecto, FENOSA dice asumir con sus propios recursos los costos que generen la administración de los planes, programas y/o proyectos aprobados y del valor de la interventoría de los contratos en ejecución. Un recurso que les sirve para disminuir sus costos.

A partir del cabildeo que realiza su Grupo de Gestión Empresarial con las más altas esferas del estado ordenamos a continuación otras prácticas cínicas y de usufructo de FENOSA.

Con cinco boquetes millonarios más … y aducen quiebra

  1. La empresa realiza una facturación comunitaria a través del totalizador y también una facturación individual a cada familia que pertenece al mercado. Si el número de familias es de 167.800 a noviembre de 2006, según las cifras del SUI, este número no concuerda con el número de facturas reportadas por la empresa para el año 2006. La CREG solicitó aclaración respecto de este número. FENOSA respondió a través de la comunicación CREG E-2007-0427: “El incremento en la cantidad de facturas del 2006 frente al año 2005 responde a la aplicación de uno de los esquemas de prestación del servicio establecidos en el Decreto 3735 de 2003, cual es el denominado “Periodos Flexibles de Facturación” que «energía social» decidió aplicar en procura de promover una mayor facilidad de pago acorde con la capacidad de los usuarios que habitan los barrios subnormales.
    “Así, desde el mes de agosto de 2005 se inició un esquema de facturación semanal, que reconoce la limitada capacidad de pago y facilita al usuario ajustar sus pagos de acuerdo con su flujo de ingresos, los cuales están sujetos a una alta incertidumbre debido a la informalidad de sus oficios. A la fecha este esquema alcanza a la totalidad de los usuarios de «energía social»”, pero FENOSA no informa que también emitía la factura al suscriptor comunitario y su valor lo seguía desglosando a cada usuario en particular. Con base en este hecho asegura que los usuarios de los «barrios subnormales» mantienen una deuda Impagable por su alto costo con Energisocial, solo en Córdoba, según, ellos la cartera morosa, ascienda a cinco mil millones de pesos, pero que ellos podían dejarla para el pago en 1.300 millones de pesos. ¡Miren qué generosidad! Cómo no, si el giro con los recursos de la nación, les garantiza una excelente tasa de retorno.
  2. Con base en el artículo 116 de la ley 812 de 2003, FENOSA venía favorecida con un aumento en los porcentajes de subsidios del FSSRI, que según dicha norma en ningún caso seria superior al 60 por ciento del costo de prestación del servicio para el estrato 1 y al 50 por ciento para el estrato 2 y que fue ampliada, con el artículo 3º de la ley 1117 de 2006 que mantuvo dichos porcentajes hasta la vigencia de 2010, reglamentaria del Plan nacional de Desarrollo 2006-2010. Otra ventaja normativa que tampoco desaprovechó.
  3. Solo para el año 2004, en que entró a operar la nueva filial ENERGIA SOCIAL DE LA COSTA, el gobierno gira a 21 Empresas del país, para reconocer subsidios por FOES a Diciembre de 2004 $70 mil millones de pesos, de los cuales más de $54 mil millones de pesos se los apropia el Grupo Unión Fenosa, en la Costa Caribe. Más del 60 por ciento de estos recursos le corresponden a la transnacional, sin tener en cuenta los ingresos que le provienen por el pago de subsidios establecidos en la ley 142 de 1994, a través del Fondo de Solidaridad y Redistribución de Ingresos –FSSRI– como muestra el cuadro 1.
  4. Para el año 2005 y 2006, cuando según Energía Social el número de usuarios fue consolidado y Electricaribe y Electrocosta le habían cedido el mercado de los «barrios subnormales» para la exclusiva prestación del servicio, los ingresos de esta Empresa provenientes del FOES promediaban entre el 18 por ciento y 20 por ciento, sin incluir diciembre de 2006. Y, cuando los ingresos provenientes del Fondo de solidaridad y redistribución de ingresos (FSSRI) eran de un promedio de 51 por ciento, mas los ingresos de las facturas puestas al cobro de los usuarios era del 18 por ciento, logró ingresar a sus arcas del total de la energía facturada, el 87 por ciento aproximado del valor total facturado.
  5. Solo en estos dos años recibió $ 98.757.461.566 con la garantía por parte del Estado de un 70 por ciento de estos ingresos. Veamos el cuadro 2.
  6. Procesan más facturas de las reales. En un análisis exhaustivo de los logros del Grupo Unión Fenosa –hoy, Gas Natural Fenosa–, gracias a las estrategias de presión ejercidas al Gobierno nacional, notamos que es falsa su quiebra a raíz de los bajos ingresos por facturación.


Si nos detenemos a precisar, los beneficios económicos obtenidos,  a partir,  del reconocimiento a la Empresa Energía Social de la Costa S.A. E.S.P., de un Factor de Riesgo de Cartera (FRC) aplicable a su mercado  de comercialización, solicitado en el año 2006, dos años después de su ingreso en la operación, para efectuarse por parte de la CREG, una revisión tarifaria de su costo base de comercialización en los «barrios subnormales», argumentando que al iniciar actividades –2004– aplicó el costo base de comercialización del servicio aprobado para Electrocosta y Electricaribe, solicitud que fue resuelta mediante Resolución Creg 101 de 2006, con el argumento de cumplir el decreto 3735 de 2003.1

El absurdo y grave de esta decisión es que en ningún momento hubo los errores mencionados. No, toda vez que el nivel de tensión para el cálculo de la tarifa de esta Empresa, debía ser el nivel de tensión II. Punto real de conexión de los usuarios(as) de los «barrios subnormales», ya que los transformadores de distribución son propiedad de las comunidades o de los Municipios. Sin embargo, esta argucia le permitía apropiarse de las perdidas técnicas que se presentan al interior del circuito subnormal y se le aprueba un factor de riesgo de cartera componente de comercialización para un nivel de tensión I.

Es un recurso que en 2007 representó para la Empresa Energía Social de la Costa S.A. E.S.P. un FRC de 67.76 por ciento, equivalente a un ingreso proyectado con FRC de $ 88,453,830,786.26, que al no serle aplicado dicho factor sus Ingresos proyectados sin FRC se calculaban para el mismo año en $81,812,096,960.37. Es decir, la aplicación de dicha norma le proyectó un incremento superior a $ los 6 mil millones de pesos en ese año. Imaginemos los siguientes años, cuando se dieron a la tarea, en un ejercicio de cacería de brujas para detectar instalaciones subnormales y a imponerle a los Alcaldes declarar «barrios subnormales» a algunos que tenían infraestructura normalizada y por ende, se les emitía facturación individual, atendidos por las otras filiales, como las Malvinas, Bosque, Chinita y Sourdís  en Barranquilla.

Son barrios favorecidos con recursos del PRONE. ¿Para que? Para poder sustentar una repetición de cuando la CREG le solicitó información detallada para hacer el cálculo del FRC para 2007 y reportó más facturas que las realmente emitidas. “El número de facturas reportadas por Energía Social en la comunicación de la referencia es de cuatro millones setecientos setenta y cuatro mil doscientas tres facturas, 4,774,203. Respecto al de facturas reportadas por Energía Social del año 2005, se presenta un incremento del 135 por ciento” (Informe de la CREG). Sin embargo, el número de usuarios, de acuerdo con las cifras reportadas en el SUI sólo tuvo un incremento del 1.5 por ciento.

 
Nota

1En su artículo 32 y conforme al artículo 126 de la Ley 142 de 1994 señalan que: las “fórmulas tarifarias podrán modificarse excepcionalmente, de oficio o a petición de parte, antes de la vigencia prevista en la Ley, cuando sea evidente que se  cometieron graves errores en su cálculo, que lesionan injustamente los intereses de los usuarios o de la empresa, o que ha habido razones de caso fortuito o fuerza mayor que comprometen en forma grave la capacidad financiera de la empresa para continuar prestando el servicio en las condiciones tarifarias prevista”.


Recuadro

Respuestas de los usuarios(as)


Ante toda esta perversidad planeada deliberadamente, y que desvirtúa todos los supuestos objetivos para justificar la privatización del servicio, desde el mismo gobierno nacional, los usuarios y usuarias del servicio de energía eléctrica, tenemos la necesidad de reconstruir el tejido organizativo al interior de las comunidades azotadas por las consecuencias del conflicto armado que vive nuestro país, pero además, permeado por las practicas de cooptación de la transnacional a través de sus estrategias de responsabilidad social.

En unidad de acción hemos decidió enfrentar el fenómeno, a través de unos acuerdos de acción política y organizativa, con alianzas solidarias, para fortalecer la propuesta organizativa Red Caribe de Usuarios de Servicios Públicos y en un amplio proceso de articulación social, continuar fortaleciendo, colectivamente, las siguientes acciones-propuestas:

  1. Realización de una campaña de denuncia nacional e internacional, que permita visibilizar a las víctimas por electrocuciones, daños físicos, familiares, sicológicos etc., alrededor de organizar un comité de familiares de víctimas y luchar contra la impunidad.
  2. Movilización Social Por el derecho al acceso universal del servicio de energía, en condiciones de igualdad, seguridad, calidad confiabilidad y continuidad y contra la privatización de los servicios públicos esenciales y su declaratoria como derecho fundamental y su nacionalización para que sea prestado por el estado colombiano al ser un sector estratégico de la economía.
  3. Rechazar las altas tarifas del servicio de energía, auspiciadas desde el poder del estado para favorecer los intereses del capital transnacional del Grupo Fenosa, en detrimento de la soberanía nacional y el patrimonio público y económico de la nación y de los usuarios.
  4. Rechazar a través de jornadas permanentes de movilización y resistencia, la pretensión de Unión Fenosa materializada a través de las políticas estatales, en el sentido de trasladar a los municipios la comercialización del servicio de energía, disfrazándola en su etapa inicial con la promoción y creación de mini pymes de gestión de servicio públicos que involucran a los usuarios para fortalecer el piso social de aceptación a la privatización y hacerles más rentable el negocio. Así, nos ponen a los usuarios a que nos garanticemos el servicio, tapando su farsa responsabilidad social corporativa.
  5. Movilización y rechazo contra la medida centralizada de los consumos, que no es más que la medición prepagada del servicio y de manera organizada llevar a cabo la Jornada masiva de firmas, dentro la campaña denominada firmatón, para exigir al Gobierno Nacional, la garantía de un servicio público en beneficio de la población y no de los intereses de las transnacionales y asumido desde el Estado.
Artículo relacionadoLa prestación del servicio ‘público’ de energía eléctrica en la Costa Caribe
La cínica práctica empresarial del Grupo Unión Fenosa
21/05/2011 EDICIÓN 169
Publicado enEdición 170
Sábado, 24 Octubre 2009 11:49

Centroamérica. Biocombustibles a debate

El decrecimiento de las reservas mundiales de hidrocarburos, la fluctuación de los precios del petróleo y sus consecuencias en la inflación en los países centroamericanos han hecho emerger en la región la controversial ‘oportunidad’ de producir y exportar biocombustibles.


Según el Informe del Estado de la Región (2008), hoy la región tiene dificultades para abastecerse de la energía que exige su desarrollo. De 1995 a 2006, la demanda aumentó un 71 por ciento, pasando de un consumo de 3.631 a 6.226 MW. Es importante considerar que allí sólo se aprovecha el 17 por ciento del potencial en hidroelectricidad y un 15 en geotermia. Por su parte, el consumo de hidrocarburos para generación eléctrica en 1990-2006 aumentó un 557 por ciento. El empleo del petróleo destinado al transporte es de un 66 del consumo total de hidrocarburos; el segundo destino del petróleo es la generación eléctrica.

Desde los 90, se ve incapacidad de satisfacer la demanda energética, lo que provoca racionamientos y mayor dependencia de hidrocarburos, y una mayor presión sobre los recursos naturales por el uso de leña, segunda fuente de energía según el Informe. Así, Centroamérica corre el riesgo de desabastecerse y, cuando los precios se elevan, las economías locales orientan un porcentaje cada vez mayor de su PIB a comprar hidrocarburos, afectándose los ingresos reales, en especial los de los más pobres. El consumo energético está muy vinculado con la importación de hidrocarburos, generando impactos económico-ambientales. En otras palabras, en América Central el desarrollo depende hoy de la importación de combustibles ante la insuficiente producción doméstica.

Biocombustibles y ambiente

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), El estado mundial de la agricultura y la alimentación, su documento publicado en 2008, la elaboración y el uso de insumos agroindustriales para biocultivos, tales como fertilizantes nitrogenados, pueden incrementar el óxido nitroso desprendido en el aire, de efecto invernadero 300 veces más perjudicial que el CO2. Igualmente, serán necesarios plaguicidas y químicos para su producción, y combustibles para transportar la materia prima y el biocombustible hasta su destino final.

El cultivo de fuentes de energía renovables son factores amenazantes de la diversidad biológica, debido a las grandes demandas de agua y tierra en las zonas tropicales, además del empeoramiento de problemas como erosión, sedimentación y escorrentía de nutrientes tales como nitrógeno y fósforo a aguas de superficie, y su infiltración en aguas profundas por el uso creciente de fertilizantes (FAO, 2008).

El cambio de uso del suelo para cultivar las fuentes de biocombustibles también preocupa. El éxito de los biocombustibles en la reducción de CO2, contribuyente del efecto invernadero, no está asegurado: el carbono almacenado en los bosques y los pastizales se libera del suelo durante su conversión para hacerlo útil a la agricultura. En cuanto a la palma africana, la FAO también advierte que un aumento en la extensión de su cultivo puede hacer que disminuyan las selvas tropicales, y en el documento referido menciona estudios sobre la relación demanda por biocombustibles-disminución en la población de especies de aves en Brasil, debido al cambio de uso del suelo y la intensificación de estos cultivos.

Carbon mitigation by biofuels or by saving and reforesting forest?, estudio de Righelato y Spracklen (2007) publicado en la revista Science, llama a la prudencia y sostiene que el secuestro de carbono logrado por la restauración forestal es mayor que las emisiones evitadas a partir de biocombustibles líquidos. Por tanto, estos investigadores proponen centrar los esfuerzos en incrementar la eficiencia en el uso del combustible fósil, en conservar bosques y sabanas, y en restaurar el bosque y los pastos en tierras de cultivo que no se necesiten para la alimentación.

Otro factor por tomar en cuenta, según Biocombustibles y su impacto potencial en la estructura agraria, precios y empleo en América Latina, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), es que la producción de biocombustibles pudiera aumentar la presión sobre los recursos naturales y los ecosistemas. En tal sentido, el Informe (2008) sostiene que Centroamérica (incluidos Panamá y Belice) tiene 669 áreas protegidas, con una extensión total de 124.250 kilómetros cuadrados y que la mayor parte del área no se dedica a la conservación estricta, y que el presupuesto para su vigilancia y control es muy reducido. Además, hay coincidencias geográficas entre zonas protegidas y población pobre, lo que crea condiciones de vulnerabilidad para el patrimonio ambiental de América Central, pues la seguridad y la riqueza regional no depende sólo del marco normativo de los sistemas de protección nacional en materia ambiental, sino de factores socio-económicos que generan presión en los recursos y minan la tarea de conservación.

En el caso centroamericano hay un aumento en la población que vive en las áreas protegidas o sus alrededores; un incremento en la pobreza, la concentración de la tenencia de tierra y la intensificación de actividades productivas. Justo esta última constituye la principal amenaza, ya que la expansión y la intensividad de las actividades productivas son culpables de la pérdida de la biodiversidad y el cambio de uso del suelo. No ha sido posible en estos años hacer compatible la conservación y la agricultura en gran escala.

Biocombustibles, agricultura y soberanía alimentaria en Centroamérica

Al revisar el Informe en materia de seguridad alimentaria, el panorama es alarmante. De 1990 a 2005, el cultivo de arroz, fríjoles y sorgo se redujo a la mitad, mientras los no tradicionales, dedicados a la exportación, aumentaron el doble. La producción de granos básicos por habitante es inferior a la de los 90, como resultado de la política neoliberal de apertura comercial que deteriora la posibilidad de que estas poblaciones se autoabastezcan.

Asimismo, aumenta la disponibilidad de granos básicos, resultado de las importaciones, que crecieron un 30 por ciento en 1990-2003. Esto es grave si se considera que los precios del maíz y el arroz se duplicaron de 2000 a 2008. Entre los factores de tal alza está la demanda de éstos para producir biocombustibles. Por si fuera poco, el incremento de un 15 por ciento en los precios de los alimentos significa el aumento de 2,5 millones de nuevos pobres extremos, sobre todo en Honduras y Guatemala, según el Informe.

Además, hay gran expectativa en los biocombustibles como potencial fuente adicional de empleo, en especial en el campo. Sin embargo, para el cultivo de caña de azúcar, principal fuente para producir etanol en Brasil, el asunto no es tan positivo. Teniendo en cuenta las afirmaciones del citado documento de la Cepal, la participación del empleo rural en el cultivo de caña de azúcar ha decrecido, y además los empleos rurales siguen asociados con los niveles salariales más bajos, siendo los empleados temporales los más desfavorecidos.

Considerando lo anterior, y que la apertura comercial transforma las estructuras productivas de la región y disminuye la participación del agro en las economías en los últimos 20 años, todo indica que América Central no tiene condiciones para que la agricultura sea un motor democrático de desarrollo y, por tanto, una herramienta para erradicar la pobreza.

Bases para una discusión

La generación de energía renovable por medio de la biomasa orientada por el libre mercado, lejos de hacer parte de una solución pudiera ser un problema en el actual estado de la región. La iniciativa, atractiva para Centroamérica, no está exenta de ser una producción de ‘oportunidad’ en extremo coyuntural, pues no se articula a una propuesta seria de desarrollo rural y ahorro de energía.

Según la FAO (2008), los combustibles seguirán empujando alzas en los alimentos, con impacto en América Central, que importa. Ello ocurrirá aun con ‘disponibilidad’, pues los países pagarán más por importar, debido a la apertura contraria a la producción nacional, y producirán lo no tradicional para exportar, importando lo que otros producen supuestamente a menores costos. En fin, a corto plazo, la población urbana y rural, sin tierra suficiente y sin capacidad de autoabastecerse, pagará más altos precios por los cultivos regulares de hace pocas décadas, antes que los programas de apertura se aplicaran en Centroamérica y se experimentara una consecuente reorientación productiva.

Aunque puede decirse que hay posibilidades de que los cultivos para biocombustibles sean de pequeños propietarios, esto requiere una vigilancia estatal que prevenga abusos contra los pequeños propietarios en la compra de insumos, así como subvencionar su producción. En cuanto a la absorción de mano de obra, el cultivo de materia prima para biocombustibles no repercutirá favorablemente en el ingreso de la población rural centroamericana, pues quizá los cultivos tengan pocos trabajadores fijos, a fin de mantener la competitividad. Al respecto, ya hay muestras de ‘flexibles’ relaciones laborales en la producción de banano y piña. Si ello ocurre con las regulaciones de hoy, ¿cómo esperar que se dé otro tipo de relaciones patronales para la población joven que se inserte en esta actividad? La pregunta cobra vigencia cuando la fuerza de trabajo en Centroamérica tiene una amplia base rural, y un 29 por ciento de la misma no supera los 25 años.

Finalmente, consideramos que con el desarrollo de esta opción energética, Centroamérica puede eventualmente disminuir en grado mínimo su dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, esta producción exige subvención y protagonismo estatal (ausentes en los últimos 30 años) para que aquélla sea posible para los pequeños y medianos productores. La discusión sobre biocombustibles permite, pues, visibilizar los problemas deliberadamente no resueltos por los gobiernos centroamericanos y que convierten la herramienta energética renovable, útil al desarrollo, en factor agravante de lo laboral y ambiental. El desarrollo de insumos para biocombustibles, en las condiciones de hoy, se enmarcará en la explotación intensiva de recursos naturales, propia de la agroindustria y sujeta a los precios internacionales, ya que tarde o temprano se orientará hacia la exportación en vez de impulsar el desarrollo interno. Esta discusión, aunque importante, en la forma como empresarios y gobiernos acuden a ella, es un distractor de la problemática que afecta el agro en la región, y cuya atención se posterga en detrimento de un modelo realmente democrático y sostenible.

Bibliografía

FAO (2008). El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Roma: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
Programa del Estado de la Nación (2008). Estado de la región en desarrollo humano sostenible. Un informe de Centroamérica y para Centroamérica. San José: Estado de la Nación,
Razo, Carlos. Astete-Miller, Sofía. Saucedo, Alberto. Ludeña, Carlos (2007). Biocombustibles y su impacto potencial en la estructura agraria, precios y empleo en América Latina. Santiago de Chile: Cepal.
Righelato, R. y Spracklen, D. (2007). “Carbon mitigation by biofuels or by saving and reforesting forest?”. En: Science, vol. 317.

Publicado enEdición 151
Lunes, 27 Julio 2009 06:20

Colombia, todo...todo por el TLC

Con la declaración oficial de que el país ya está en recesión, el presidente colombiano, Álvaro Uribe busca por todos los medios concretar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, aunque para lograrlo tenga que empeñar la soberanía nacional al entregarle a Washington varias bases militares en el territorio.
A finales de junio, Colombia entró en recesión, según informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), después de 10 años de crecimiento continuado aunque esos resultados no se hayan revertido en mejoras sociales y económicas para su población.

Antes de concluir 2008, el gobierno aseguraba que el país estaba blindado contra la crisis económica internacional, pero ahora ha reconocido que en el último trimestre del pasado año la economía decreció 1 % y en el primer trimestre de 2009 lo hizo en 0,6 %. El Presidente, sus ministros y empresarios colombianos han construido prácticamente un nuevo camino hacia Washington con las idas y venidas realizadas en los dos últimos años para tratar de convencer a congresistas y senadores estadounidenses opuestos al TLC (por los asesinatos de sindicalistas y las violaciones constantes de los derechos humanos en el país andino).

Semanas antes de dejar la Casa Blanca, el ex mandatario George W. Bush dijo en una reunión con Uribe que el TLC era “necesario” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

El 30 de junio último, Uribe regresó a EE.UU. y le expuso a Barack Obama, (quien se había opuesto anteriormente al Tratado) las bondades de este.


Para estar más en línea con las disposiciones que exige el TLC, y a la par embullar a congresistas norteamericanos indecisos, el gobierno de la nación andina ha impulsado un amplio programa de privatizaciones en todos los sectores de la producción, la minería y los servicios.


El Estado sacó a la venta las empresas de electrificación de Cundinamarca, Boyacán (Ebsa), Pereira, Santander, Norte de Santander y Meta. En el ruedo también se halla Termocan-delaria, por la que se interesa el grupo chileno Solari. En cuanto al sector financiero, el Estado cederá la propiedad de 12,4 % que controla en el Banco Popular. Antes de que se acabe de aprobar el TLC, ya la estadounidense General Electric adquirió un paquete de acciones del Banco Colpatria, construirá una planta para la fabricación de químicos de purificación de aguas y compró una empresa dedicada a esa actividad industrial. Mientras, Munich Re fortaleció sus acciones en Inversura, holding de salud, riesgos profesionales y seguros.


La transnacional Glencore ha invertido, junto a Ecopretrol, en la ampliación de la refinería de Cartagena para elevar el procesamiento de crudo de 75 000 a 150 000 barriles diarios.


En la industria hotelera las cadenas transnacionales Hyatt, Milton, NH, Fronpeca, Marrito y Honesta invierten más de cuatro millones de millones de pesos colombianos, mientras compañías estadounidenses y europeas lo hacen en el sector de la aviación para ampliar las frecuencias de destinos a Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena. El Instituto de Fomento Industrial (IFI) vendió la pequeña parte que controlaba en la Comercializadora Internacional Promotora Bananera y 9,3 % que tenía en Devinorte, donde han tomado posesión las transnacionales Cargill, Masisa (madera) y Mapfre Seguros.


Todas estas acciones han deteriorado aún más el nivel de vida de los colombianos, país donde la mitad de la población se encuentra en la pobreza y no tiene posibilidad de acceder a los servicios de salud, educación y seguro social.


Organizaciones sindicales y No Gubernamentales indicaron que tres de cada cuatro personas en el campo y dos de cada cuatro en las ciudades son pobres, en un número que alcanza a 20 290 000 habitantes.


Cuando se analiza que esto ocurre en una nación cuyo Producto Interno Bruto (PIB) ha crecido como promedio más de 5 % en el último lustro, se comprende que las ganancias van a las pequeñas clases pudientes nacionales o salen del país mediante las transnacionales.


El ingreso de 10 % de la población más rica colombiana es 49 veces mayor que el de 10 % de los más pobres. A esto se suman los desplazamientos obligados de personas -realizados por el ejército en las zonas de conflicto armado- y quienes no tienen otro destino que irse hacia las ciudades para tratar de sobrevivir.


Ahora la crisis con su recesión acompañante se ha sentido con mayor fuerza en la industria, comercio, el transporte y los servicios según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas.


Las medidas de privatización que afectan a la seguridad social están provocando grandes manifestaciones de sindicalistas y pensionados.


Las Centrales Obreras y en particular la Confederación de Pensionados de Colombia (CPC) se han lanzado a las calles en rechazo a la privatización del Instituto de Seguro Social y la liquidación de las subsidiarias Cajanal y Capre-com.


Jesús Ernesto Mendoza, presidente de la CPC, gremio que agrupa a 140 asociaciones con 1 350 000 pensionados, denunció que el Estado los ha puesto a merced de la voracidad del capital financiero, a la par que condenó las continuas detenciones de sus dirigentes como el caso de Sergio Díaz Forero, capturado por organismos de seguridad en la ciudad de Fusaga-sugá.


Con sus ansias de concluir el TLC y acabar de convencer a los cada vez menos reticentes congresistas norteamericanos, el gobierno de Uribe concretó un tratado con Washington para que ese país utilice tres bases aéreas y dos navales, en la Bahía de Málaga (Pacífico) y Cartagena (Caribe).


Aunque las conversaciones han sido secretas, se conoció que el senado del país norteño destinará 46 millones de dólares para la de Palanquero, puerto Saldar, en el río Magdalena, que ya cuenta con una pista de aterrizaje de 3 500 metros, dos enormes hangares y es la base principal de los aviones de combate colombianos. Entre las medidas se establece que ningún militar estadounidense podrá ser juzgado por delitos cometidos en suelo colombiano.


Este convenio abre las puertas a las operaciones y control militar estadounidense en la región, después de perder la base de Manta en Ecuador, la cual debió abandonar por la actitud del gobierno de Rafael Correa de no prorrogar el contrato de arrendamiento que vence en el próximo noviembre.


El senador Rafael Pardo, ex ministro de Defensa y candidato a sustituir al presidente Uribe, declaró que con este paso, “Colombia perderá soberanía y se convertirá en una base de operaciones, una especie de portaviones, contra los países vecinos”.


Ciertamente que el gobierno colombiano ha realizado enormes sacrificios para concluir el Tratado de Libre Comercio. Si los congresistas estadounidenses no lo acaban de aprobar, pasarán a la historia como unos malagradecidos.

Hedelberto López Blanch
Rebelión
 

Publicado enColombia