El engaño de los alimentos transgénicos

A unque en repetidas ocasiones Donald Trump ha advertido a los estadunidenses sobre las amenazas provenientes de México, lo que ni él ni la mayoría de las personas se dan cuenta es que los riesgos más importantes se están originando en la dirección opuesta –a través de exportaciones masivas de alimentos transgénicos sometidos a ingeniería genética cultivados en Estados Unidos (EU). Es más, México ha sido instigado a aceptar ese alimento mediante el fraude sistemático del gobierno estadunidense.

Este fraude fue expuesto de manera significativa mediante una demanda iniciada por mí que obligó a las secretarías de aquel país para evaluar Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EU a divulgar sus archivos sobre alimentos transgénicos y las siguientes revelaciones provienen de los documentos contenidos en esos archivos y de otras fuentes con evidencia sólida.

Desde 1986 EU ha aplicado una política de promover la industria biotecnológica de la nación, y la FDA ha admitido que obedece esta política. En 1992, antes de que cualquier otra autoridad reguladora tomase una posición oficial sobre los alimentos provenientes de organismos genéticamente modificados (alimentos transgénicos), la FDA emitió una declaración de la política que sentó las bases para su comercialización aseverando que había un consenso abrumador entre los científicos en cuanto a que son tan seguros que no requieren estudios. Sin embargo, la FDA encubrió un hecho decisivo: sus propios científicos llegaron a una conclusión opuesta. Su opinión predominante, expresada en una serie de memos enviados a sus superiores, fue: a) que los alimentos transgénicos conllevan riesgos novedosos, en especial la posibilidad de efectos secundarios nocivos no previstos difíciles de detectar, y b) que ninguno de estos alimentos transgénicos se puede considerar seguro a menos que hubiese aprobado las pruebas capaces de detectar tales efectos.

La generalización de las inquietudes dentro del personal científico está confirmada en el memo de un funcionario de la FDA quien declaró: "Los procesos de ingeniería genética y la reproducción tradicional son diferentes, y de acuerdo con los especialistas técnicos de la agencia, estos procesos dan pie a diferentes riesgos". Además, los funcionarios de la FDA sabían que tampoco había un consenso en torno a la seguridad entre los científicos externos a la agencia y que esta ausencia fue reconocida por el coordinador de Biotecnología de la agencia en una carta dirigida a un funcionario canadiense. Él también admitió, "creo que la posibilidad de que algunas sustancias de los alimentos transgénicos causen o no reacciones alergénicas particularmente difíciles de predecir".

No obstante, en su declaración de la política, la FDA afirmó que "no estaba al tanto de información alguna" que mostrase que los alimentos transgénicos diferían de otros "de modo significativo". Además, aunque con el paso de los años la agencia ha recibido extensa información adicional que demuestra diferencias importantes, continúa afirmando falsamente que no está al tanto de nada.

La FDA ha cometido otros fraudes para proteger también la imagen de los alimentos transgénicos. Por ejemplo, aunque los funcionarios de EU de manera rutinaria afirman que ningún producto elaborado con cultivos resultado de la ingeniería genética se ha vinculado con algún problema de salud en los humanos, en 1989 el primer producto tecnológico comestible (un suplemento alimenticio del aminoácido L-triptófano producido mediante bacterias genéticamente modificadas) indujo una gran epidemia que mató a decenas de estadunidenses y enfermó gravemente a miles más. Aunque la evidencia señala la alteración genética como la causa principal de la contaminación inusual que volvió tóxico el suplemento, la FDA creó la ilusión de que el proceso de la transgénesis no estaba conectado con la catástrofe. Por ejemplo, los funcionarios de la FDA afirmaban que algunos lotes tóxicos de L-triptófano se habían creado antes de emplearse la ingeniería genética a pesar de poseer pruebas de que la tecnología ya se usaba en ese periodo.

La FDA no sólo ocultó los problemas vinculados al primer suplemento alimenticio comercializado de la ingeniería genética, lo mismo pasó con relación al primer alimento transgénico comercializado: un jitomate genéticamente modificado. Cuando los científicos de la FDA revisaron los estudios de alimentación que el fabricante había conducido voluntariamente, expresaron preocupación acerca de un patrón de lesiones estomacales que concluyeron planteaba un problema de seguridad inconcluso; por lo que pidieron evaluación adicional. Nada más que la FDA ocultó de nuevo las conclusiones de sus expertos y luego las tergiversó. Afirmó que sus científicos habían determinado que todas las cuestiones de seguridad se habían resuelto, y dejó que el jitomate entrase al mercado sin realizar ninguna prueba adicional.

Por consiguiente, está claro que la política del gobierno de Estados Unidos sobre alimentos transgénicos no ha tenido como base la ciencia sino ignorar la ciencia y distorsionar la verdad. También es evidente que si se hubiese dicho la verdad, la historia de los alimentos transgénicos habría sido radicalmente diferente, y Estados Unidos no podría haber enviado ninguno a México.

En artículos futuros describiré cómo otras instituciones respetadas han estado deformando los hechos acerca del alimento transgénico, cómo se ha demostrado que es tóxico uno de los alimentos que los mexicanos están comiendo, y cómo incluso la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y la Academia Mexicana de Ciencias han engañado al público acerca de esta desagradable realidad.

 

Por Steven M. Druker, es el director ejecutivo de Alliance for Bio-Integrity, una ONG con sede en Estados Unidos. Es el autor de Genes modificados, la verdad distorsionada: Cómo el negocio de modificar genéticamente nuestros alimentos ha trastocado la ciencia, ha corrompido al gobierno, y ha engañado sistemáticamente al público.

Publicado enSociedad
Viernes, 06 Abril 2018 06:24

Drogas a la estadounidense

Drogas a la estadounidense

La proliferación de diversas drogas por todo el territorio estadounidense tiene conmocionada a la población pues en casi la mayoría de los hogares existe algún familiar adicto a ese destructor flagelo.

Las cifras oficiales resultan escalofriantes: En 2016 murieron por sobredosis de drogas más de 59 000 personas, más del total de soldados estadounidenses muertos durante la invasión a Vietnam. Solo los opioides destruyeron la vida de 17.536 habitantes. Nadie escapa a la drogadicción en la nación.


Si la marihuana y la cocaína han sido durante años las principales sustancias que han proliferado por Estados Unidos, consumidas por adultos, jóvenes y hasta menores de edad, ahora se han impuesto otras mucho más peligrosas en ese profuso mercado que resulta muy difícil de controlar.


Entre las razones fundamentales de los innumerables actos de violencia y asesinados masivos con armas de fuego ocurridos en escuelas, supermercados, iglesias y lugares de recreación en Estados Unidos aparecen dos cuestiones principales: la tenencia indiscriminada de armas por parte de la población impulsada por la Asociación Nacional del Rifle y la proliferación del consumo de drogas entre jóvenes y adultos.


Según el Gun Violence Archive (Archivo de Violencia Armada) entre enero y octubre del año 2017 fallecieron en Estados Unidos 545 menores por disparos, ocurrieron 274 tiroteos masivos, se registraron 46 595 incidentes de violencia con armas de fuego con resultados de 11 652 muertes y 23 516 heridos (sin incluir 22 000 suicidios anuales aproximadamente). Las drogas estaban tras muchos de esas desgracias.


Desde 1970 han muerto más estadounidenses a causa de armas que el total de los que perdieron sus vidas en todas las guerras en la historia del país, desde la Independencia (1776). Nicholas Kristof, columnista del New York Times, informó de que cada día unos 92 pierden sus vidas por armas de fuego, recordó.


Ahora, en esa sociedad tan agresiva, cuyo país esta catalogado como el principal consumidor de todo tipo de drogas que van desde la cocaína, marihuana, LSD, heroína y metanfetamina (también conocidas como crank, speed , ice y tina) se suman en los últimos años las medicinas con opioides fabricadas por la industria farmacéutica de Estados Unidos.


La compañía Purdue Pharma lanzó al mercado en 1996 su producto OxyContin, un opioide que le produjo a los cuatro años ingresos de 1.100 millones de dólares. Debido a la obtención de tan rápidas ganancias, otras grandes compañías sacaron al mercado los productos Percocet y Vicodin, también opioides.


Como siempre hacen los medios de comunicación occidentales que se prestan a hacer propaganda de cualquier producto siempre que les brinden altos pagos por los anuncios, Purdue utilizó una agresiva campaña de mercadeo por radio, prensa escrita, programas de televisión así como con médicos, a través de los cuales prometía que el OxyContin, no era nada adictivo y libraría a cualquiera del dolor.


Ya en 2016 se expidieron alrededor de 300 millones de recetas para fármacos con opiáceos que alcanzaban según un medio especializado de salud para entregar un pomo de calmantes a cada estadounidense, incluidos los recién nacidos.


El mercado ascendía a 24 000 millones de dólares al año, al transformante de un fuerte calmante a una adicción con enorme dependencia. Numerosos jóvenes comenzaron a consumirlas en las fiestas junto con bebidas alcohólicas.


Las poderosas corporaciones farmacéuticas, lograron lo que no han podido hacer las grandes mafias traficantes de drogas: distribuirla legalmente e incluso con receta.
Como siempre sucede en Estados Unidos donde las poderosas compañías compran a políticos, abogados, cabilderos, representantes y senadores, la millonaria familia Sackler, dueña de Purdue Pharma ha entregado abundante dinero a obras “humanitarias y caritativas”, mientras su producto OxiContin le ha reportado desde 1995 más de 35 millones de dólares.


En el sur de la Florida, el consumo de cocaína sigue siendo la droga más usada, pero ya se han extendido los opioides como el fentanil y la heroína que han acabado con la vida de miles de personas que no pueden desistir de consumirlas.


A la par, la metanfetamina se abre paso y en los dos últimos años ha provocado más sobredosis, creado una nueva ola de adictos. Solo en Florida el pasado año murieron por sobredosis de metanfetamina, 621 personas, el doble que en 2016 y otras miles han estado envueltas en trifulcas, agresiones, robos y todo tipo de altercados.
Se afirma que en Estados Unidos las drogas son una voraz epidemia que alcanza a la mayoría de las familias, pero la realidad es que la verdadera epidemia está en el sistema imperante donde el bienestar de la población no resulta importante por encima prevalecen el negocio y la acumulación de dinero de la minoría rica.


Por Hedelberto López Blanch, periodista, escritor e investigador cubano, especialista en política internacional.

Publicado enSociedad
“Los agujeros negros no son tan negros como los pintan”: Hawking

El pasado 14 de marzo murió el famoso físico y científico Stephen Hawking, quien a pesar de vivir con Ela por más de 55 años, hizo aportes invaluables para la comprensión del universo. Aportes que lo convierten no sólo en un ejemplo de vida para toda la comunidad científica sino, especialmente, para quienes viven y entienden lo que implica la Esclerosis Lateral Amiotrófica –pacientes y familiares–1. No tan famoso como Hawking, pero igual de invaluable, don Víctor, otro paciente con Ela, deja este mundo para ser retratado en este artículo con cariño y aprecio a sus familiares y seres queridos.

 

La despedida

 

Creo que conocí a don Víctor en el 2016, no estoy muy seguro de eso. Cuando lo vi por primera vez ya no podía hablar con mucha claridad, su voz se estaba apagando a causa de la enfermedad; esa que no sabía cómo se llamaba pero que venía cargando en su cuerpo hacía casi dos años y que nadie le había podido diagnosticar2.

 

Siempre con sombrero, buen ánimo y un poco de picardía, don Víctor iba a todas las terapias donde también nos encontrábamos diferentes familiares y pacientes que también habían ganado la lotería de la Esclerosis Lateral Amiotrófica –2 por cada 100.000 mil habitantes–. Allí siempre llegaba acompañado de su hijo menor, Cristian, un joven estudiante de administración de empresas de la Universidad Nacional, que siempre atento y con ternura ayudaba a su padre a realizar cualquier ejercicio en medio de las terapias.

 

Entre chiste y chanza pasábamos los días, las semanas. Aunque solamente nos veíamos los lunes en el instituto Roosevelt, siempre era una alegría ver a don Víctor y a su hijo, verlos juntos, alegres, animados, luchando por la vida, igual que mi padre y yo. Compartíamos actividades en las terapias, jugábamos juntos, reíamos juntos, construimos una amistad que quizás no hubiera podido existir, ni presentarse, sino fuera gracias a la enfermedad.


El derrumbe

 

Este año don Víctor empezó a bajar de peso, aunque caminaba apoyándose en su bastón, se le veía delgado, con mayor cansancio, ya no era aquel que conocimos al principio con su risa tan poderosa y particular, su cuerpo se empezó a despedir de a poco, y él de nosotros.

 

Empezaron las ausencia en las terapias, ya no se comunicaba en el grupo de whatsapp, cuando regresaba nos enterábamos que había estado hospitalizado, que alguna crisis lo había hecho flaquear. Lo veíamos cada vez más débil, más frágil. Cristian ahora tenía que ser su apoyo para levantarse de cualquier silla, su cuerpo estaba diciendo que pronto no podría continuar. Así, sin más, un día se despidió y se fue.

 

Vivir con Ela no es fácil ni sencillo. Como se mencionó en artículos anteriores*, la enfermedad se vive en familia. Tanto pacientes como acompañantes deben entender y aprender a vivir con la patología en su día a día, lo que implica un cambio en la cotidianidad de cada persona, lo que no quiere decir que la vida debe volverse la enfermedad, más bien la enfermedad debe hacer parte de nuestra vida, una parte más, por eso hay que reírse de la enfermedad, molestarla, hacerle ver que aunque sí es importante, no es lo único que hay en la vida, que la vida es mucho más grande que ella.

 

A don Víctor lo dejo en lo profundo de mis recuerdos y le guardaré un cariño especial. A Hawking lo miraré y recordaré como un ejemplo de vida que deja claro que nunca hay que perder la esperanza, ni la imaginación, en el corto tiempo que estaremos en este mundo.

 

Referencias
Para conocer sobre la vida de Stephen Hawking ver: https://www.desdeabajo.info/ciencia-y-tecnologia/item/33738-la-mente-de-stephen-hawking.html
* Ver artículos anteriores del especial de Ela para conocer experiencias de otros pacientes:
1 https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/32283-ante-la-paulatina-despedida-del-cuerpo.html
2 https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/32471-el-diagnostico-inesperado.html 3.https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/32773-enfermedad-inmersa-en-el-universo-cientifico.html

Publicado enEdición Nº244
Hallan nuevo órgano; ayudará a entender cómo se propaga el cáncer

Llamado intersticio, recubre el tracto digestivo, pulmones, el aparato urinario, arterias y venas, explican científicos

Drena el sistema linfático y puede ser herramienta de diagnóstico, adelantan

Científicos descubrieron un nuevo órgano "escondido" en el cuerpo. Llamado por los investigadores "intersticio", esperan que ayude a entender la propagación del cáncer.

Según los científicos de la Escuela Universitaria de Medicina, de Nueva York, y del Centro Médico Monte Sinai Beth Isarael, ese órgano hasta ahora desconocido, afecta la función de todos los del cuerpo y los mecanismos de las principales enfermedades.

Su trabajo confirmó que el tejido conectivo situado debajo de la piel que recubre el tracto digestivo, los pulmones, los sistemas urinarios, las arterias y las venas está formado por compartimentos interconectados llenos de líquido, y no de una capa densa, como se creía anteriormente, se señala en la revista Nature.

Esos compartimientos, según una nota publicada en el diario inglés The Independent, se unen para formar una red sostenida por una malla de proteínas fuertes y flexibles.

Esos espacios son considerados como un nuevo órgano, según el estudio publicado en la revista Scientific Reports.

De manera sorprendente, "el intersticio" había pasado desapercibido, a pesar de ser uno de los órganos más grandes del cuerpo.

Los investigadores sugieren que los compartimientos pueden actuar como "amortiguadores" que protegen los tejidos del cuerpo.

De forma incidental

El interticio fue hallado de manera incidental. Mientras buscaban signos de cáncer en el conducto biliar de un paciente, David Carr-Locke y Petros Benias notaron cavidades que no coincidían con ninguna anatomía humana conocida y se acercaron al experto Neil Theise, patólogo de la Universidad de Nueva York.

Se dieron cuenta de que los métodos tradicionales para examinar los tejidos corporales habían pasado por alto el intersticio debido a que la técnica de "fijación" para ensamblar portaobjetos del microscopio médico implica el drenaje del líquido, por tanto destruye la estructura del órgano.

En lugar de su verdadera identidad como amortiguadores llenos de líquido en todo el cuerpo, esas células aplastadas se habían pasado por alto y se consideraban una simple capa de tejido conectivo.

Después de concluir lo anterior, los científicos se dieron cuenta de que esa estructura se encontraba no sólo en el conducto biliar, sino que rodeaba muchos órganos internos vitales.

"Este artefacto de fijación del colapso ha creado un tejido lleno de líquido en todo el cuerpo que parecía sólido en portaobjetos de biopsia durante décadas y nuestros resultados correctos muestran que es para expandir la anatomía de la mayoría de los tejidos", explicó Theise.

La congelación del tejido de la biopsia extraída de los conductos biliares de 12 pacientes más permitió al equipo preservar la anatomía de su estructura recién descubierta.

Se dieron cuenta de que la capa drena al sistema linfático, la red de vasos que transportan la linfa, que está involucrada en la respuesta inmune del cuerpo.

Además de su capacidad de amortiguar los otros órganos del cuerpo y protegerlos de daños, los investigadores encontraron evidencia de que las células cancerosas de los tumores podrían abrirse camino a través del intersticio en el sistema linfático.

Al proporcionar una vía para que el líquido se mueva alrededor del cuerpo, las células interconectadas del intersticio pueden, por tanto, tener el desafortunado efecto secundario de propagar el cáncer por todo el cuerpo.

Comprender esta frontera recién descubierta en la anatomía humana, permitirá que los científicos desarrollen nuevas pruebas para detectar y atacar el cáncer.

"El hallazgo tiene potencial para impulsar avances en la medicina, incluida la posibilidad de que el muestreo del líquido intersticial se vuelva herramienta de diagnóstico", concluyó Theise.

 

Detectan partículas de plástico en agua embotellada de varias marcas

Encontraron restos de polipropileno, nylon y PET, usado para hacer las tapas

Evian, Aqua, Aquafina, Dasani, Nestle Pure Life y San Pellegrino, parte de los productos analizados

El agua embotellada de numerosas conocidas marcas de todo el mundo está contaminada con partículas de plástico cuyos peligros para la salud aún se desconocen, según un estudio.

Científicos analizaron el agua de más de 250 botellas en nueve países (Brasil, México, China, Estados Unidos, India, Indonesia, Kenia, Líbano y Tailandia), bajo la coordinación de Sherri Mason, profesora de la Universidad Estatal de Nueva York en Fredonia, de acuerdo con un resumen del estudio publicado en la plataforma periodística Orb Media.

Se halló plástico en 93 por ciento de las muestras de agua embotellada de marcas como Epura, Evian, Aqua, Aquafina, Dasani, Bisleri, Gerolsteiner, Minalba, Wahaha, Nestle Pure Life y San Pellegrino.

Entre los restos de plásticos hallaron partículas de polipropileno, nylon y tereftalato de polietileno (PET), usado para hacer tapas de botellas. En promedio, encontraron en las botellas de un litro de agua 10.4 partículas de una medida cercana a los 0.10 milímetros. Las partículas más pequeñas eran más abundantes: 314.6 por litro de agua de media.

Creo que estos vienen de los procesos de embotellamiento, y que la mayor parte proviene de la misma botella, de su tapón y del proceso industrial de embotellamiento, explicó Mason..

El agua en botellas de vidrio también contenía microplásticos, señala el estudio.

Se desconoce el alcance de los riesgos que representan estas partículas para la salud humana.

Hay una relación con ciertos tipos de cáncer, con la disminución de la cantidad de espermatozoides e incluso con el aumento de algunas enfermedades como el trastorno del déficit de atención o el autismo, declaró Mason.

Según la experta en microplásticos, se ha determinado que estas diferentes afecciones están relacionadas con la presencia de productos químicos sintéticos en el medio ambiente.

Sabemos que los plásticos constituyen un medio para que esas sustancias entren en nuestro cuerpo, explicó.

 

La de grifo, más segura

 

Un estudio anterior, también publicado por Orb Media, había mostrado que en el agua de grifo también estaban presentes partículas de plástico, aunque en cantidades más pequeñas.

El agua del grifo, en general, es mucho más segura que la embotellada, afirmó Mason.

El estudio se realizó a lo largo de tres meses empleando una técnica desarrollada por la Escuela de Química de la Universidad de East Anglia (UEA), en Inglaterra, que permite visualizar micropartículas de plástico gracias a un colorante luminiscente.

Se nos pidió supervisar los resultados y la metodología de forma independiente, para asegurarnos de que el estudio es sólido y creíble, explicó Andrew Mayes, científico de la Escuela de Química de la UEA. Según el experto, los resultados son coherentes.

Jacqueline Savitz, directora para América del Norte de Oceana, una organización no gubernamental que lucha contra la contaminación del océano, dijo que el estudio proporcionaba una razón más para limitar la producción de botellas de plástico.

Es más urgente que nunca hacer que esos envases sean cosa del pasado, declaró Savitz, cuya organización no participó en el estudio.

La Federación Nacional de Agua Envasada y Embotellada (Fnece) de Francia aseguró en un comunicado que el agua producida y vendida en Francia era de la más alta calidad.

El organismo subrayó que no existía una metodología oficial para analizar microplásticos ni un consenso científico.

La Asociación Internacional de Agua Embotellada consideró que esta investigación no se apoya en una ciencia confiable y no ha sido revisado por pares, como es habitual en el campo de las publicaciones científicas.

Publicado enSociedad
Suprimen reacción autoinmune con antibiótico para atacar bacterias

Hallazgos en la Universidad de Yale, prometedores para tratar males como el lupus

 Las bacterias que se encuentran en el intestino delgado de los ratones y de los humanos pueden viajar a otros órganos y desencadenar una respuesta autoinmune, de acuerdo con un nuevo estudio de académicos de la Universidad de Yale, en Nuevo Haven, Connecticut, Estados Unidos.

La investigación también reveló que la reacción autoinmune se puede suprimir con un antibiótico o una vacuna diseñada para atacar a las bacterias.

Los hallazgos, publicados en la revista Science, sugieren nuevos enfoques prometedores para tratar las enfermedades autoinmunes crónicas, entre las que se incluyen el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune, tal como apuntan los investigadores.

Las bacterias intestinales se han relacionado con una variedad de patologías, incluidas las enfermedades autoinmunes caracterizadas por el ataque del sistema inmunológico al tejido sano. Para arrojar luz sobre este vínculo, un equipo de investigación de Yale se centró en Enterococcus gallinarum, bacteria que descubrieron que es capaz de "translocar" espontáneamente fuera del intestino a los nódulos linfáticos, el hígado y el bazo.

En modelos de ratones genéticamente susceptibles, los investigadores observaron que, en los tejidos externos al intestino, E. gallinarum comenzó la producción de autoanticuerpos e inflamación, señas de identidad de respuesta autoinmune. Confirmaron el mismo mecanismo de inflamación en células hepáticas cultivadas de personas sanas y la presencia de esta bacteria en hígados de pacientes con enfermedad autoinmune.

Mitigan efectos

Mediante experimentos adicionales, el equipo de investigación descubrió que podían suprimir la autoinmunidad en ratones con un antibiótico o una vacuna dirigida a E. gallinarum. Con cualquiera de los enfoques, los científicos consiguieron suprimir el crecimiento de la bacteria en los tejidos y mitigar sus efectos sobre el sistema inmunológico.

“Cuando bloqueamos el camino que conduce a la inflamación, podríamos revertir el efecto de este error en la autoinmunidad. La vacuna contra E. gallinarum fue un enfoque específico, ya que las vacunas contra otras bacterias que investigamos no previenen la mortalidad y la autoinmunidad”, señaló el autor principal del estudio Martin Kriegel.

La vacuna se administró mediante inyección en el músculo para evitar atacar a otras bacterias que residen en el intestino. Mientras Kriegel y sus colegas planean realizar más investigaciones sobre E. gallinarum y sus mecanismos, los hallazgos tienen relevancia para el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune.

"El tratamiento con un antibiótico y otros enfoques como la vacunación son formas prometedoras de mejorar la vida de los pacientes con ese tipo de enfermedades", concluyó.

Identifican cinco tipos distintos de diabetes y no dos, como se creía hasta ahora


Una investigación publicada en The Lancet halla diferencias significativas en pacientes con la misma enfermedad, lo que podría derivar en tratamientos más personalizados.

Un estudio elaborado por científicos suecos y finlandeses ha identificado cinco tipos distintos de diabetes, según publica este viernes la revista médica The Lancet.
Los investigadores analizaron cinco grupos distintos de pacientes con diabetes que presentaban características "significativamente diferentes", así como "riesgo de complicaciones distinto".


Normalmente, tal y como indica la publicación, hay dos tipos de diabetes, el 1 y el 2, pero el dos suele ser "muy heterogéneo".


Los responsables del estudio señalaron que su descubrimiento podría ser la base para el desarrollo de tratamientos más personalizados para combatir la enfermedad y para identificar aquellos con un mayor riesgo de complicaciones en la etapa de diagnóstico.


Además, descubrieron que el tipo 3 de la enfermedad es el más resistente a la insulina y las personas que la padecen presentan un riesgo significativamente más alto de contraer una afección renal diabética que los enfermos de diabetes tipos 4 y 5.


Por su parte, el tipo 2 de la enfermedad es el que mayores probabilidades contiene de derivar en retinopatía diabética, una de las causas principales de la ceguera.
Para elaborar el informe, los científicos analizaron datos de pacientes recientemente diagnosticados con la enfermedad.


"Esta nueva clasificación podrá ayudar a adaptar y dirigir los tratamientos más tempranos para los enfermos, lo que representa un primer paso hacia la medicina de precisión en la diabetes", concluyeron los investigadores.


Alrededor de 3,7 millones de personas sufren diabetes en el Reino Unido, de las cuales solo el 10 % presentan el tipo 1, el menos común de todos.

 

londres
02/03/2018 11:47 Actualizado: 02/03/2018 14:13

 

Emisiones de gases de efecto invernadero: producción versus consumo

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ya rebasa las 405 partes por millón (Ppm), según las más recientes mediciones del observatorio del volcán Mauna Loa en Hawai. Antes de la revolución industrial esa concentración no rebasaba 280 ppm. Es decir, en un lapso relativamente corto hemos provocado un fuerte aumento de CO2 en la composición de gases en la atmósfera.


Ese incremento en la concentración de CO2 está asociado con el aumento en la temperatura media global de un grado centígrado a lo largo del siglo XX. Ese cambio ya se acompaña de enormes consecuencias negativas en términos de huracanes, ondas de calor, aumento en el nivel del mar, sequías y la aceleración de la extinción de todo tipo de especies.


En la conferencia de la Convención Marco sobre Cambio Climático (Unfccc) celebrada en París en 2015 se aceptó el compromiso de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados centígrados (respecto de los niveles anteriores a la revolución industrial). Adicionalmente, las partes adquirieron el compromiso de buscar mantener ese aumento por debajo de 1.5 grados centígrados, porque ese es el umbral que los científicos consideran más realista para evitar mayores daños. Hoy sabemos que este objetivo es ya inalcanzable.


En el Acuerdo de París, cada nación determina de manera independiente sus metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero no existe un mecanismo coercitivo para garantizar el cumplimiento de esos objetivos. El único medio es el escarnio que un país sufre al incumplir sus propias metas. Y desde esa perspectiva, el tema de la medición de las emisiones de gases de efecto invernadero adquiere gran relevancia.


Desde que se negoció el Protocolo de Kioto, en los años 1990, la medición de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se ha basado en aquéllas producidas por cada país. Las naciones más desarrolladas han sido las que han emitido más GEI a lo largo de los pasados 150 años y por eso se buscó inicialmente reconocer el principio de responsabilidad histórica y diferenciada. Pero ese principio se fue desdibujando y en el Acuerdo de París sólo queda un débil compromiso de apoyo financiero para los países menos desarrollados (aún esa promesa no se ha cumplido).


Hoy surgen nuevas dudas sobre la asimetría en las emisiones de GEI. Varios estudios cuestionan la validez de medir las emisiones producidas directamente por cada nación y proponen una medición de las emisiones consumidas (o generadas indirectamente en la producción de bienes y servicios que importa cada país). En otras palabras, para contar con una medida más rigurosa y equitativa sobre las emisiones de GEI es importante hacer un balance entre aquellas que directamente producen una economía en su territorio y las que vienen incorporadas en los productos que importan.


La metodología estándar a la que nos hemos acostumbrado se basa en medir las emisiones producidas directamente. Pero esta métrica ignora que las economías más ricas han sido capaces de reducir sus emisiones directas al mismo tiempo que han podido importar bienes intensivos en emisiones (de GEI) que han sido producidos en otros países. Por ese motivo, las emisiones producidas directamente y aquellas que son consumidas (o producidas indirectamente) difieren de manera significativa.


El trabajo más reciente sobre los resultados generados por estas distintas metodologías es de Mir Goher y Servaas Storm (disponible en www.ineteconomics.org). Aunque la metodología puede ser algo discutible al descansar en la obsoleta noción de la curva ambiental de Kusnetz, lo cierto es que el uso de matrices de insumo producto a escala global permite a los autores observar que el nivel de emisiones está correlacionado con el ingreso per cápita. Esto es grave por dos razones. Primero, porque las emisiones muy difícilmente se irán reduciendo en el tiempo. Al contrario, se incrementarán al aumentar el ingreso per cápita en los países más ricos o de ingreso intermedio. Segundo, porque esto revela que es posible que hayamos estado subestimando el volumen de emisiones producidas cada año. En cambio, al utilizar las matrices insumo producto a escala internacional es posible tomar en cuenta el peso del comercio internacional y de las complejas cadenas de valor que hoy dominan la economía global. La diferencia en el volumen de emisiones no es despreciable.


El escenario para el futuro del cambio climático no pinta nada bien. Hoy, las proyecciones más rigurosas indican que estamos en una trayectoria que podría hacer inevitable un aumento de temperatura promedio global en el rango de los tres grados centígrados hacia finales del presente siglo. Las consecuencias de este tipo de perturbación son verdaderamente catastróficas por los efectos acumulativos o en cascada que se pueden generar. La única manera de evitar este desastre es mediante reducciones realmente significativas en los niveles de emisiones de GEI. Para ello es indispensable terminar con el poderío del lobby de combustibles fósiles que aún domina la economía global.


Twitter: @anadaloficial

Publicado enMedio Ambiente
Las principales enfermedades mentales tienen una sorprendente base común


Depresión, esquizofrenia, autismo y trastorno bipolar son más similares de lo que sus síntomas indican


La base física de las enfermedades mentales es uno de los grandes avances del conocimiento en los últimos 100 años, pero el diagnóstico sigue basándose en los síntomas y en el comportamiento porque no se pueden detectar en un análisis de sangre, por ejemplo. Esto empieza a cambiar ahora que se ha encontrado que las principales enfermedades mentales comparten unos patrones de actividad genética parcialmente coincidentes.


El análisis de centenares de cerebros de pacientes mentales fallecidos ha revelado este solapamiento en la depresión, el autismo, la esquizofrenia y el trastorno bipolar, pero no en el alcoholismo. Las posibilidades que abre este trabajo para un diagnóstico preciso y unos mejores tratamientos son esperanzadoras, según los miembros del equipo internacional que publica sus resultados en la revista Science.

Que determinadas variaciones en el ADN de un individuo predisponen a ciertas enfermedades mentales es algo que se lleva años comprobando, pero se desconoce cómo lo hacen y cómo afectan los factores ambientales.


Sobre la base de 700 casos, se encontró una coincidencia significativa en la forma de expresión de muchos genes en la corteza cerebral de pacientes con autismo, esquizofrenia y trastorno bipolar. Por otra parte, existe otro solapamiento de expresión genética anormal entre la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión. Curiosamente, el trastorno bipolar coincide más con la esquizofrenia que con la depresión, al contrario de lo que suponían los expertos. La llamativa excepción a estas coincidencias es el alcoholismo, que no está relacionado con la depresión como factor de riesgo genético, como se suponía, ni con las otras tres principales enfermedades mentales.


Pero además de estas coincidencias o no coincidencias, algunos de estos trastornos, como la depresión y el autismo, presentan su firma genética propia. Muchos genes están hiperactivos tanto en la esquizofrenia como en el autismo, pero mucho más en el autismo, mientras que autismo, esquizofrenia y trastorno bipolar comparten además cambios importantes en la comunicación entre neuronas.


“Estos descubrimientos proporcionan una firma molecular, patológica, de estos trastornos, lo que supone un gran paso adelante”, explica Daniel Geschwind de la Universidad de California en los Ángeles, que ha dirigido el trabajo. “Mostramos que estos cambios moleculares en el cerebro están conectados a las causas genéticas subyacentes, pero no comprendemos todavía los mecanismos mediante los que estos factores genéticos producen esos cambios”, reconoce.


La esquizofrenia, concretamente, podría ser un efecto secundario de la evolución del complejo cerebro humano, aventuran unos especialistas, que han estudiado también diferencias en la actividad genética en la zona frontal del cerebro de pacientes de esta enfermedad respecto a sujetos sanos. “Esta es el área del cerebro que se desarrolló la última y la que más nos diferencia de otros primates no humanos”, dice Brian Dean, de la Universidad Swimburne, en Australia. “Se piensa que la esquizofrenia se da cuando factores ambientales disparan cambios en la expresión genética en el cerebro humano de personas con susceptibilidad genética a la enfermedad”.


El trabajo se publica en Schizophrenia y detalla 566 casos de expresión genética anormal en la zona frontal y cambios mucho menos numerosos en regiones próximas. “Se sabe que estas áreas del cerebro están implicadas en los rasgos característicos de la enfermedad”, añade Dean. Un hallazgo especialmente interesante es una ruta metabólica en la que figuran 97 de estos genes, un nuevo objetivo para intervenir con futuros tratamientos farmacológicos mejores y más eficaces.

Crean primer embrión con células humanas y de ovejas

Investigadores de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) desarrollaron en el laboratorio el primer embrión híbrido que contiene células madre de seres humanos y ovejas, con el objetivo de explorar nuevas alternativas a la escasez de órganos.

El trabajo, presentado en el encuentro anual de la Asociación Estadunidense para el Avance de la Ciencia, realizado en Austin, Texas, se ha basado en la misma técnica que hace un año permitió a investigadores estadunidenses cultivar células humanas en embriones de cerdo.

En este caso, según informó The Guardian, los investigadores lograron cultivar embriones de oveja con células humanas, y el objetivo a largo plazo es poder aprovechar esta técnica con células de pacientes que necesiten un trasplante, ya que, de esa forma, los tejidos resultantes serían compatibles con su sistema inmune y no habría posibilidad de rechazo.

"Podría llevarnos cinco años o incluso 10, pero creo que al final podremos conseguirlo", aseguró el experto Hiro Nakauchi, quien colabora en la investigación.

En busca de desarrollar órganos

En este caso se ha conseguido un híbrido en el que aproximadamente una de cada 10 mil células eran humanas, sostuvo Pablo Ross, investigador de la Universidad de California en Davis, quien también trabaja en la creación de órganos humanos en otras especies.

De hecho, esta proporción es mucho mayor a la conseguida con los híbridos de cerdos, en los que una de cada 100 mil células eran humanas, aunque aclara que todavía sigue siendo suficiente para tener éxito, ya que se necesita al menos uno por ciento para que resulte viable.

Los científicos utilizaron técnicas de edición del genoma para desarrollar embriones de oveja que no puedan desarrollar un páncreas, de modo que las células humanas introducidas crezcan hasta formar el órgano que falta. Un avance que, además, contribuiría a una solución para abordar la diabetes.