Última teoría sobre causas del cáncer apunta a estilo de vida

El medio ambiente y el estilo de vida del paciente podrían ser las causas de las tres cuartas partes de los casos de cáncer. Por tanto, solamente entre el 10 y el 30 por ciento de los casos, la enfermedad surge debido a factores aleatorios.


Los científicos internacionales recuerdan que la caótica división de las células madre, que es la consecuencia del cáncer, es provocada tanto por fallas internas del organismo como por causas externas: el tabaquismo, el alcohol o la radiación ultravioleta.


"Los factores externos juegan un papel muy importante, y la gente no debe escudarse en la mala suerte. No pueden seguir fumando y creer que el cáncer es solo mala suerte", explica el doctor Yusuf Hannun. "Si comparamos las causas de la enfermedad con una ruleta rusa, entonces las razones internas son solamente una bala de seis. Los fumadores añaden en el cargador dos o tres balas más y aprietan el gatillo".


Los investigadores señalan que no es terminante que si alguien está expuesto a factores de riesgo externos padecerá de cáncer.
Sin embargo, siempre existe esa posibilidad, así que no se debe confiar en la buena suerte. "A pesar de que hábitos saludables como no fumar, mantener una dieta sana y reducir la cantidad de alcohol no garantizan la protección contra el cáncer, reducen seriamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad", asegura la investigadora Emma Smith.


Investigaciones anteriores habían dicho demostrar todo lo contrario, o sea que el cáncer surgía de manera aleatoria, por tanto la "mala suerte" era la principal causa de la enfermedad, en tanto el estilo de vida sólo influía en un pequeño por ciento.


(Con información de Russia Today)

Publicado enCultura
Lunes, 14 Diciembre 2015 05:31

Grasas sí, grasas no

Grasas sí, grasas no

La autora cuestiona la idea de que una dieta sana es la que contiene un nivel de grasas bajo y tira abajo la pirámide alimentaria tal y como la hemos estudiado.


Las recomendaciones de investigadores, nutricionistas, etc., han variado cada cierto tiempo. Lo que hoy es "malo" mañana es "bueno", y viceversa. Pensemos en ejemplos como el pescado azul, los huevos, los frutos secos, etc.


El último cambio se acaba de publicar en la prensa: una información de la Federación Española de Nutrición, Alimentación y Die¬té¬tica (Fesnad) en un trabajo de revisión de la literatura científica de los últimos diez años de los efectos de las grasas sobre la salud, ha puesto en evidencia que un consumo moderado de quesos y demás productos lácteos, no desnatados, no afecta a las temidas cifras de colesterol de nuestro organismo. Esto sí que es una sorpresa, cuando llevan demonizando las grasas saturadas desde hace años.


Tal vez las costumbres de la sociedad norteamericana ya nos estaban dando pistas de que algo fallaba en las recomendaciones y las pirámides alimentarias al uso. Después de los consejos del Gobierno hacia la población de que eliminara todo lo posible de su dieta las grasas saturadas, la epidemia de obesidad, diabetes, resistencia a la insulina y enfermedades cardiovasculares no ha hecho más que aumentar.


¿De verdad eran las grasas saturadas la causa de todo esto? Tal vez deberíamos fijar nuestra atención en otro macronutriente masivamente consumido por la población estadounidense: los cereales refinados, en sus muchas variantes, que son recomendados como la parte más importante de nuestra ingesta de alimentos diaria en la pirámide alimentaria.


Ya en el año 2001, el doctor Walter C. Willett, de la Harvard Medical School y uno de los más reputados especialistas en nutrición mundiales, recomendaba un cambio en la pirámide alimentaria, dando la misma importancia en proporción a la ingesta de lípidos y a la de hidratos de carbono. No olvidemos que cuando consumimos grasas estamos ingiriendo vitaminas liposolubles como la A y la D, y moléculas esenciales para nuestro cuerpo, como el colesterol, la lecitina, etc.


Cómo distinguir las grasas


En los alimentos que consumimos encontramos tres tipos de ácidos grasos, dependiendo de la estructura química que tengan: grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. La diferente estructura química lleva a una gran diferencia en sus propiedades físicas y su comportamiento en nuestro organismo.


Las grasas saturadas son sólidas a temperatura ambiente. Las encontramos en los productos animales como carnes de ternera, cordero, cerdo, etc. La manteca de cerdo o la mantequilla extraída de la leche son ejemplos de grasas saturadas. También algunos vegetales tienen grasas saturadas, como el cacahuete o el coco.


Con el aceite de coco también se han cambiado las recomendaciones. Como es una grasa saturada se desaconsejaba su uso, pero en culturas como la hindú, en la que se utiliza para cocinar, no se observan niveles más altos de colesterol que en la cultura occidental.


Así que todas estas grasas no son tan perjudiciales según las últimas afirmaciones científicas. Por descontado, estamos hablando siempre de consumos moderados. Se han demonizado estos alimentos, ahora eximidos de culpabilidad, mientras se nos ha estado recomendando el consumo de sustancias químicas con probados efectos secundarios (las llamadas estatinas) para bajar unos niveles de colesterol cuyo límite máximo cada vez se pone más bajo, a pesar de no haberse demostrado que causen enfermedades cardiovasculares en la población sana. Lo que sí está sobradamente demostrado son los efectos dañinos sobre la salud de los niveles demasiado bajos de colesterol.


Las grasas monoinsaturadas, por su parte, son sensibles a las temperaturas altas. Esto quiere decir que se convierten en productos tóxicos cuando se calientan demasiado. Un conocido ejemplo es el ácido oleico, que, por su fórmula química, es un omega 9, y lo encontramos en el aceite de oliva, en las nueces de macadamia y en los aguacates. Sobre el efecto beneficioso para la salud de estas grasas ya hace tiempo que hay consenso.


Las grasas poliinsaturadas son los componentes principales de las membranas celulares de nuestro organismo, así como las vainas de mielina de los axones nerviosos. Son grasas muy sensibles a las condiciones externas, líquidas a temperatura ambiente. Es el caso del aceite de girasol, soja, sésamo, lino, etc. Estos aceites se deterioran con más facilidad aún que el de oliva al calentarse. También los frutos secos y el pescado tienen abundantes ácidos grasos de este tipo. Y también a este grupo pertenecen los ahora famosos omega 3 y omega 6, ambos necesarios para el organismo. Sin embargo, actualmente la dieta occidental está claramente desequilibrada hacia un consumo demasiado alto de omega 6, que es proinflamatorio. Contienen más omega 6 (o derivados) que omega 3, que es antiinflamatorio, las carnes de animales alimentados con piensos, algunos frutos secos, los aceites de sésamo, maíz, girasol, soja, etc.


La panacea del omega 3


Los pescados en general, y el pescado azul en particular, son ricos en omega 3. Recordemos que no hace muchos años se desaconsejaba el consumo de pescado azul por ser muy graso. Desgraciadamente, en este momento, tenemos que ser prudentes con el consumo de pescado azul, pero no por su grasa, sino por su alto contenido en mercurio.


La carne de animales criados en libertad que se alimentan con hierba tiene una cantidad de omega 3 mucho más alta, ya que la hierba de los pastos es rica en esta grasa y los animales hacen este cambio metabólico de forma mucho más eficaz, mientras que los animales criados en granjas con pienso toman harinas de maíz y soja, ricas en omega 6. Es decir, un mismo alimento, la carne, puede contener porcentajes y tipos de grasas distintos en función de cómo se ha alimentado.


Las grasas modificadas o trans


Las llamadas grasas trans son grasas modificadas para ser más estables a las condiciones ambientales y así ser más duraderas cuando se utilizan en productos de bollería, alimentos precocinados, etc. Un ejemplo es la margarina, derivada del aceite de girasol, y transformada químicamente para ser sólida y estable, que nos han vendido durante años como la alternativa sana a la mantequilla.


Son productos extraños a nuestro metabolismo. Nuestro organismo no tiene las enzimas para desembarazarse de ellos, con lo cual se convierten en toxinas y se acumulan en nuestros tejidos grasos. En este caso, sí se ha encontrado la relación de estas grasas con los niveles más altos de colesterol.

Publicado enCultura
La resistencia a los antibióticos, "crisis sanitaria global": OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó este lunes a combatir con más dureza la resistencia de las bacterias a los antibióticos, pues esta tendencia creciente supone "una crisis sanitaria global", afirmó Margaret Chan, directora general de ese organismo,

Agregó que esta resistencia "alcanza niveles peligrosos en todos los rincones del mundo". Por eso, los gobiernos deben entender que combatir esta tendencia "es uno de los mayores desafíos para la salud".


Chan inauguró este lunes la primera Semana Mundial de Sensibilización sobre los Antibióticos, que se concluirá el 22 de noviembre con el lema "Antibióticos: manejar con cuidado". El propósito es fomentar la sensibilización sobre la resistencia mundial a los antibióticos y promover mejores prácticas.


Lamentó que aún haya muchas personas desinformadas sobre cómo se genera esa resistencia y qué puede hacerse para combatirla.


Según un sondeo de la OMS publicado este lunes, 64 por ciento de los 10 mil encuestados en 12 países conocen los peligros de la resistencia a esos medicamentos, pero el mismo porcentaje sostenía que éstos podían utilizarse para tratar enfermedades víricas, aunque no surtan efecto contra ellas.
Urgente, ampliar los conocimientos sobre el tema


Además, 32 por ciento de los encuestados afirmaban que se podía abandonar el tratamiento con antibióticos tan pronto como uno se sintiera mejor en lugar de atenerse a la dosis prescrita. Y esto se considera uno de los muchos factores que aumentan la resistencia de las bacterias.


"Los resultados de este estudio ponen de manifiesto la urgencia de mejorar el conocimiento sobre la resistencia a los antibióticos", afirmó Keiji Fukuda, subdirector de seguridad sanitaria de la OMS.


El cambio de comportamiento necesario es "el mayor reto sanitario del siglo XXI".


En la cumbre del pasado 25 de mayo celebrada en Ginebra, los 194 estados miembros de la OMS acordaron un plan de acción global para luchar contra el problema. El objetivo es seguir garantizando un tratamiento y prevención eficaz contra las infecciones bacteriológicas.
Mejorar higiene, una de las medidas


Todos los países integrados en la organización se comprometieron a poner en marcha el plan de acción en sus estrategias nacionales en el plazo de dos años. Entre otras, las medidas incluyen mejorar la higiene en los hospitales para evitar allí infecciones con gérmenes más resistentes.


Además, los expertos de la OMS instaron a mejorar la formación de médicos y ganaderos respecto del tema de los antibióticos, que a menudo se recetan sin un diagnóstico claro y en muchos lugares pueden conseguirse sin prescripción médica.


También lamentaron que la industria farmacéutica invierta menos en el desarrollo de nuevos antibióticos que en el de otros medicamentos más rentables, algo que debe ser corregido, afirmaron.

Publicado enSociedad
Unas proteínas determinan en qué órgano habrá una metástasis

El cáncer mata a más de ocho millones de personas en el mundo cada año. Es como aniquilar a toda la población de países como Suiza e Israel. Y el 90% de esas muertes son provocadas por la metástasis, el viaje de las células cancerosas desde el tumor original a otros órganos. Detener esa peregrinación mortal por el cuerpo humano podría salvar millones de vidas.


Medio centenar de científicos de siete países presentan hoy un nuevo frente para intentar ganar la guerra a la metástasis. Los investigadores, encabezados por el bioquímico español Héctor Peinado, han descubierto que los tumores primarios envían "avanzadillas militares" a otros órganos para preparar la invasión del cáncer. Son millones de vesículas de millonésimas de milímetro emitidas por los tumores, con una muestra de sus proteínas y su ADN. Además, estos destacamentos, denominados exosomas, llevan "una especie de código postal", en realidad unas proteínas en su membrana, que los dirigen a un órgano concreto.


"Hemos abierto el camino a posibles nuevas terapias", celebra Peinado, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid. Para confirmar sus observaciones en células tumorales humanas, los autores del estudio han borrado ese código postal de los mensajeros tumorales en ratones, logrando "una reducción del 80% de las metástasis", según Peinado. Sus resultados se publican hoy en la revista Nature. Los investigadores se han centrado en tumores de mama que invaden pulmón y en cáncer de páncreas que viaja al hígado.


El código postal detectado en la avanzadilla del tumor está formado por unas proteínas llamadas integrinas. Actúan como una etiqueta que indica el destino del cáncer original. El equipo de Peinado, que incluye a científicos de la Universidad Médica Weill Cornell y del Centro Memorial Sloan Kettering de Nueva York, ha logrado engañar a células tumorales que normalmente irían al hueso para que se dirijan al pulmón, mediante un cambio en las proteínas de su código postal.


Las naves mensajeras que salen del tumor original llevan información suficiente para inducir cambios en el órgano de destino, como la inflamación o la formación de vasos sanguíneos, que favorecen la llegada de las células tumorales y su proliferación. En un comunicado, el CNIO considera estos resultados "uno de los mayores avances desde hace más de un siglo en el reto de predecir dónde puede producirse la metástasis tumoral".


Peinado, sin embargo, es cauto. El código postal detectado no funciona al 100%, sino que más bien "predispone el órgano de destino". Desbaratar ese código, además, se ha hecho en ratones mediante una modificación genética, algo mucho más complicado de lograr en humanos. "En personas no es tan trivial, porque estas proteínas tienen otras funciones. Las células de la médula ósea utilizan estas integrinas para moverse por el cuerpo y bloquearlas podría tener efectos colaterales, como una hemorragia", admite el bioquímico español. El grupo de la Universidad Médica Weill Cornell trabaja ahora con la industria farmacéutica para encontrar fármacos que bloqueen el código postal solo en las células tumorales.

Hallan cuatro nuevos virus capaces de desatar pandemias

Científicos que encabezan los esfuerzos globales para prevenir el próximo ébola han descubierto cuatro nuevos virus en especies silvestres de Borneo, los cuales tienen el potencial de disparar nuevos brotes de enfermedades en humanos.
Entre los nuevos patógenos está uno que se relaciona de cerca con el virus del síndrome respiratorio agudo severo (Sars) que causó una pandemia en 2003. Investigadores financiados por el gobierno estadunidense, pertenecientes al organismo EcoHealth Alliance, que descubrieron los virus, señalaron que su hallazgo resalta la necesidad de acotar el comercio ilegal de especies silvestres.


Los esfuerzos globales por prevenir que patógenos letales crucen del reino animal a humanos se han intensificado después del brote de ébola en África Occidental, que ha causado la muerte de más de 11 mil personas y se cree que comenzó con una transmisión de murciélagos a humanos.


Con el apoyo de la Agencia para el Desarrollo Internacional estadunidense (Usaid), los científicos toman muestras de vida silvestre, animales domésticos y personas en los llamados focos rojos del planeta, donde el contacto creciente de humanos con animales eleva el riesgo de un derrame de patógenos letales hacia los humanos.


El Borneo malasio, donde las rápidas tasas de deforestación ponen a trabajadores de las plantaciones de palma aceitera en contacto cercano con diversas especies de murciélagos, primates, roedores y otros mamíferos portadores de virus que cruzan hacia los humanos, se considera un sitio donde hay alta probabilidad de que ocurra el próximo derrame.


El coronavirus semejante al del Sars –conocido como Predict-CoV-51– pertenece a una familia de patógenos que incluye al virus del síndrome respiratorio de Medio Oriente (Mers). Fue descubierto en dos especies de murciélagos muestreadas en el estado de Sabah, en el Borneo malasio. Ahora los científicos realizarán pruebas genéticas en el virus para determinar la probabilidad de que infecte a humanos.


Investigadores de EcoHealth Alliance también han descubierto dos enterovirus –familia de patógenos causantes de una amplia gama de enfermedades humanas–, antes desconocidos, en orangutanes de Borneo. Asimismo se ha hallado en la región un nuevo rabdovirus, relacionado con patógenos de los que se sabe que causan encefalitis, la cual puede conducir a una inflamación fatal del cerebro en humanos y animales.


El parasitólogo Peter Daszak, quien dirige la ONG, con sede en Nueva York, se reunirá la próxima semana con el ministerio chino de Salud para apremiar la adopción de medidas contra el comercio ilegal de animales, que con frecuencia se surte de especies de murciélagos y gatos salvajes de Malasia y otros países de la región para venderlos en los mercados chinos. Se cree que el brote de Sars de 2003, en el que murieron 774 personas en múltiples países, se originó en un gato salvaje vendido como alimento en un mercado de la provincia de Guangdong, en el sur de China.


El problema con los mercados de vida silvestre es cuando una especie adquirida allí se mezcla con todas las demás y crea un caldo primigenio perfecto para que evolucionen los virus, los cuales saltan de un huésped a otro y se vuelven más capaces de infectar a otros huéspedes, entre ellos los humanos, explicó el doctor Daszak.


El doctor David Nabarro, enviado especial de la ONU sobre el ébola, dijo a The Independent que el trabajo de prevención de pandemias en la vida silvestre contribuye a mantener seguro el planeta.
Traducción: Jorge Anaya

Viernes, 23 Octubre 2015 06:04

Dame veneno que quiero vivir

Dame veneno que quiero vivir

Europa recopila la mayor colección de toxinas animales del mundo con la esperanza de que sirva para desarrollar fármacos más rápido

Las compañías farmacéuticas se quejan a menudo de lo caro y largo que es desarrollar un nuevo medicamento. No tienen ni idea. La naturaleza está repleta de animales que han dedicado millones de años de evolución y sacrificado incontables vidas para encontrar la sustancia bioquímica perfecta. Existen caracoles marinos que producen insulina para matar a sus presas. El picotazo de una abeja contiene moléculas capaces de adentrarse en el cerebro desde el torrente sanguíneo con más facilidad que cualquier droga fabricada por la industria. Y de la saliva de un lagarto venenoso se aisló un nuevo fármaco ya en uso contra la diabetes. Conscientes de todo esto, un consorcio de siete empresas y centros de investigación de varios países europeos se lanzaron hace cuatro años a recopilar la mayor base de datos de toxinas del mundo.


Los resultados de Venomics, financiado con seis millones de euros de la Unión Europea, se acaban de presentar en París. Este diario fue invitado a asistir por la empresa valenciana Sistemas Genómicos, que ha participado en el proyecto. En total se ha recogido veneno de 203 animales diferentes. La mayoría de este "El Dorado" farmacológico, como lo definen sus creadores, está aún por explorar.


La mayoría de este "El Dorado" farmacológico está aún por explorar


Los venenos son cócteles de muchas sustancias, en ocasiones más de 1.000. Algunas de esas toxinas son letales y otras pueden ser lo contrario. Por ejemplo, hay un caracol marino que segrega un analgésico 1.000 veces más potente que la morfina y que ya se usa para enfermos con dolor intratable. Anestesiar a la víctima antes de matarla parece un comportamiento muy considerado para un caracol, pero todo tiene sentido. Estos animales avanzan muy lento, por lo que necesitan que su presa caiga redonda justo frente a ellos. El anestésico es solo uno de los compuestos del veneno que ayudan a conseguirlo.


La mayoría de bases de datos reunidas hasta ahora se centraban en animales "clásicos": serpientes, arañas, escorpiones... y eran fragmentarias. Varios miembros del equipo viajaron a la Guayana Francesa, la isla de Mayotte y la Polinesia en busca de especies que no se hubieran analizado antes. Aparte de los "clásicos" su colección incluye peces, pulpos, medusas, escolopendras, abejas, abejorros, avispas y hormigas, entre otros. Para capturarlos valía todo, desde una botella de plástico cortada por la mitad para cazar arañas, a localizar y operar a un heloderma, un lagarto cuyo veneno nunca se había analizado, gracias a una empresa belga especializada en vender toxinas y venenos."No queríamos matarlo, así que lo anestesiaron y le extrajeron una de sus dos glándulas de veneno", recuerda Frédéric Ducancel, investigador de la Comisión de Energía Alternativa y Atómica de Francia y encargado de la recolección de animales.


Un caracol marino que segrega un analgésico 1.000 veces más potente que la morfina


Capturada la ponzoña, el equipo se centró en obtener la receta para cocinarla. Para ello se secuenció el ARN de las glándulas que producen el veneno. El ARN es la molécula que lee las instrucciones escritas en el ADN y las transcribe para producir péptidos, las pequeñas proteínas que componen el veneno. La tecnología usada, conocida como transcriptómica de novo, analiza en masa todo el ARN presente en una muestra y después identifica solo los fragmentos que interesan. "Se podría decir que es como montar un puzle de 500.000 piezas sin tener el dibujo de referencia", explica Rebeca Miñambres, responsable de proyectos de la empresa valenciana Sistemas Genómicos, encargada de esta fase del proyecto y de la elaboración de la base de datos final. Esta tecnología, que hace cinco años no existía, identifica moléculas de interés farmacológico varias veces más rápido que la industria farmacéutica, resalta Miñambres.


Propiedad intelectual


"Esto nos ha permitido reducir al máximo el número de animales sacrificados", explica Ducancel. Además, "el 90% de todos los animales venenosos son muy pequeños", resalta este virólogo y, gracias a la tecnología usada se ha podido explorar el potencial farmacológico de sus venenos "por primera vez".


La base de datos final contiene secuencias de 25.000 toxinas. De todas ellas, el laboratorio de Renaud Vincentelli, en la Universidad de Aix-Marsella y el CNRS, ha conseguido sintetizar in vitro 4.000 toxinas, un paso clave hacia un posible uso farmacológico. Su equipo cocina las toxinas gracias a bacterias a las que introduce parte de la maquinaria genética de los animales.


Ahora, otros miembros del consorcio rastrean ese banco de toxinas en busca de sustancias con efecto farmacológico. Por el momento hay 30 que podrían transformarse en fármacos "contra enfermedades autoinmunes, esclerosis múltiple o artritis", explica Frosty Loechel, de la empresa danesa Zealand Pharma. "La tasa de éxito de nuevos fármacos es muy baja y esperamos que esto nos ayude a aumentarla", añade.


En la Tierra existen unas 170.000 especies venenosas diferentes. Según Ducancel, solo conocemos la punta del iceberg porque hay muchas trabas. Una es la propiedad intelectual. Muchos países con gran biodiversidad son muy celosos de protegerla, dice, o quieren una compensación económica si una toxina acaba siendo patentada. Por eso el proyecto se centró en territorios franceses de ultramar y se limitó al ámbito de la UE. Si de aquí sale alguna patente esta será para una empresa u otro socio del proyecto. "Como proyecto europeo aquí se buscaba estimular el negocio la economía y los empleos", admite Ducancel. Y ahora, dice, "¿por qué no hacer la biblioteca de todos los venenos europeos?".

Lunes, 19 Octubre 2015 17:52

La iniciativa BRAIN

La iniciativa BRAIN

La iniciativa BRAIN busca revolucionar la comprensión de la mente humana y tratar, prevenir y curar desordenes y enfermedades de orden cerebral. No en última instancia, cabe subrayar que el principal problema de salud pública alrededor del mundo es la salud mental.

 

De manera significativa, el tercer programa de investigación que cabe destacar aquí es la iniciativa BRAIN (BRAIN initiative, en inglés) que consiste en el estudio del cerebro humano y cuyo nombre significa (Brain Research through Advancing Innovative Neurotechnologies – Investigación del Cerebro mediante Avanzadas Neurotecnologías Innovativas). El proyecto se encuentra en el portal de la página de la Casa Blanca: www.whitehouse.gov...
La iniciativa fue lanzada el 2 de abril del 2013 en una empresa entre el sector público y el privado con un capital que hace que los gastos e inversiones en torno al Proyecto Genoma Humano (PGH) sean, comparativamente, muy económicos.


En efecto, el proyecto, que tendrá una duración de 10 años, y que deberá presentar resultados y conclusiones en el 2025, cuenta con un presupuesto de 300 millones de dólares anuales, distribuidos así: los muy prestigiosos Institutos Nacionales de Salud (NHI) aportan 46 millones anuales, la DARPA —la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa— se interesa particularmente por la rehabilitación y alivio de combatientes de guerra y civiles en los efectos postraumáticos de la guerra y las enfermedades neuro–psiquiátricas de un conflicto armado.


Por su parte, la FDA (Food and Drugs Administration –Agencia encargada de la administración de medicamentos y alimentos de los Estados Unidos)– se enfoca en la transparencia del panorama regulatorio de los aparatos médicos neurológicos. La muy importante NSF (National Science Foundation – Fundación para la Ciencia de los Estados Unidos) se encarga del desarrollo de nuevas tecnologías en neurociencias y neuroingenierías. Finalmente, la IARPA —la Intelligence Advanced Research Project Activity – Actividad de proyectos de investigación avanzados en inteligencia— concentra su atención en la forma como en un enfoque multidisciplinar puede comprenderse al conocimiento y los procesos computacionales en el cerebro.


Entre los participantes del sector privado se destacan la industria de fotónica de los Estados Unidos, con un capital de aporte de 30 millones; la transnacional farmacéutica Glaxosmithkline, con una contribución de 5 millones; las Universidad de Pittsburgh, 65 millones; las universidades de California, de Berkeley y la empresa de microscopía Carl Zeiss, con 12 millones; la Universidad Carnegie Mellon, aporta 40 millones; la Fundación Simons, contribuye con 62 millones; el Instituto Allenpara la ciencia del cerebro, financia 60 millones; el Instituto Médico Howard Hughes, 70 millones, y la Fundación Kavli aporta 40 millones.

Como se aprecia sin dificultad, no cabe duda, en absoluto, acerca de la importancia científica, política, social, económica y militar del estudio del cerebro. La administración de Obama responde así a una de las puntas de avance más importantes hacia el futuro en investigación básica que arrojará nuevas luces acerca de las implicaciones que acarreará el conocimiento del cerebro; el sistema nervioso central, el responsable de los contenidos mentales, las decisiones y las acciones de los seres humanos, supuestos elementos culturales en el más amplio y fuerte de los sentidos.


Todos los aspectos científicos y técnicos pueden verse en BRAIN 2025 A SCIENTIFIC VISION Entre las nuevas neurotecnologías de avanzada, en las neurociencias y neuroingenierias, cabe mencionar la metabolómica, la proteómica y la genómica, de un lado; y de otra parte, hibridación in situ e imágenes en vivo. Se trata de aspectos particularmente técnicos y especializados.


La idea de base es justamente la de que la iniciativa BRAIN busca revolucionar la comprensión de la mente humana y tratar, prevenir y curar desordenes y enfermedades de orden cerebral. No en última instancia cabe subrayar aquí que el principal problema de salud pública alrededor del mundo es la salud mental, pues la población, en general, sufre crecientemente de desórdenes de tipo bipolar, depresión, esquizofrenia y muchos otros, todos directamente relacionados de forma creciente con las crisis sociales, económicas y medioambientales en curso en el mundo. Así, los problemas de salud mental representan, sin ambages, un auténtico desafío para la propia salud y funcionamiento de la economía de libre mercado y el funcionamiento de la sociedad como un todo.


Sin la más mínima duda, la iniciativa BRAIN corresponde el paso siguiente necesario a dos episodios anteriores: la secuenciación del DNA y la elaboración del mapa de conectividad neurológica. Las más importantes empresas estadounidenses están altamente comprometidas con esta iniciativa, entre ellas, el motor de toda la sociedad de la información y de la sociedad del conocimiento: Google, cuyo principal mérito consiste en la apropiación y manejo de impresionantes bases de datos en las búsquedas que los usuarios de Google hacen diariamente y que permiten elaborar patrones de pensamiento, de acción, de vida y de consumo. Recientemente, ello ha dado lugar a una nueva ciencia: la física social (Cfr. A. Pentland, Social Physics. How Social Networks Can Make Us Smarter, Penguin Books, 2015. Pentland es un investigador del MIT).


El aspecto verdaderamente relevante aquí es, sin lugar a dudas, el hecho de que la combinación de neurociencia y neuroingeniería permite identificar formas de pensar, de decidir y de actuar de numerosos grupos sociales. Existe, además de un claro interés científico y de políticas de salud (obesidad, depresión mental, identificación de grupos de alto, mediano y bajo riesgo en sus comportamientos antisociales), un evidente interés al mismo tiempo político, militar y económico. Un autor destacado, N. Rose, ha hablado con claridad acerca del modo como estos intereses son claramente intervencionistas. No en última instancia, valga recordar algunas de las aristas del tema, muy activas actualmente: la neuroeconomía, el neuromarketing, la neuropolítica, la neuroeducación y la neuroética. En una palabra, se trata, en toda la línea de la palabra, de un gobierno de la subjetividad.

Lunes, 14 Septiembre 2015 07:01

¿Qué le hace la música a nuestro cerebro?

¿Qué le hace la música a nuestro cerebro?

Los seres humanos convivimos con la música en todo momento. Es un arte que nos hace disfrutar de tiempos placenteros, nos estimula a recordar hechos del pasado, nos hace compartir emociones en canciones grupales, conciertos o tribunas deportivas. Pero eso que resulta por demás natural, se produce a través de complejos y sorprendentes mecanismos neuronales. Es por eso que desde las neurociencias nos hacemos muchas veces esta pregunta: ¿qué le hace la música a nuestro cerebro?


La música parece tener un pasado extenso, tanto o más que el lenguaje verbal. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de flautas construidas con hueso de ave, cuya antigüedad se estima de 6.000 a 8.000 años, o más aun de otros instrumentos que podrían preceder al homo sapiens. Existen diversas teorías sobre esta coexistencia íntima con la música en la evolución. Algunas de estas se dieron porque al estudiar la respuesta del cerebro a la música, las áreas claves que se ven involucradas son las del control y la ejecución de movimientos. Una de las hipótesis postula que esta es la razón por la que se desarrolló la música: para ayudarnos a todos a movernos juntos. Y la razón por la que esto tendría un beneficio evolutivo es que cuando la gente se mueve al unísono tiende a actuar de forma más altruista y estar más unida. Algunos científicos, a su vez, sugieren que la influencia de la música sobre nosotros puede haber surgido de un hecho fortuito, por la capacidad de esta para secuestrar sistemas cerebrales construidos para otros fines, tales como el lenguaje, la emoción y el movimiento.


Escuchamos música desde la cuna o, incluso, en el período de gestación. Los bebés, en los primeros meses de vida, tienen la capacidad de responder a melodías antes que a una comunicación verbal de sus padres. Los sonidos musicales suaves los relajan. Se sabe, por ejemplo, que niños prematuros que no pueden dormir son beneficiados por los latidos de la madre o sonidos que los imitan.


La música está considerada entre los elementos que causan más placer en la vida. Libera dopamina en el cerebro como también lo hacen la comida, el sexo y las drogas. Todos ellos son estímulos que dependen de un circuito cerebral subcortical en el sistema límbico, es decir, aquel sistema formado por estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales; particularmente, el núcleo caudado y el núcleo accumbens y sus conexiones con el área pre-frontal. Los estudios que muestran activación ante los estímulos mencionados revelan un importante solapamiento entre las áreas, lo que sugiere que todos activan un sistema en común.


Uno de los fundadores del laboratorio de investigación Brain, Music and Sound [cerebro, música y sonido], en Canadá, el científico Robert Zatorre describe así los mecanismos neuronales de percepción musical: una vez que los sonidos impactan en el oído, se transmiten al tronco cerebral y de ahí a la corteza auditiva primaria; estos impulsos viajan a redes distribuidas del cerebro importantes para la percepción musical, pero también para el almacenamiento de la música ya escuchada; la respuesta cerebral a los sonidos está condicionada por lo que se ha escuchado anteriormente, dado que el cerebro tiene una base de datos almacenada y proporcionada por todas las melodías conocidas.


Estas memorias fueron la base para una original investigación, liderada por Agustín Ibáñez y Lucía Amoruso, que realizó el Instituto de Neurociencias Cognitivas (INECO) sobre mecanismos cerebrales que permiten anticipar acciones. Nuestro cerebro constantemente trata de anticipar qué va a suceder. Para analizar esto, les mostraron a expertos bailarines de tango vídeos en los que, según el nivel de experiencia, pudieran prever (o no) cuándo otros bailarines cometerían un error. Mientras ellos observaban, se registró la activación de ciertas regiones del cerebro con electroencefalograma de alta densidad. Esta investigación reveló que solo en los expertos, 400 milisegundos antes de que se iniciara la secuencia, la actividad cerebral ya anticipaba que iba a ocurrir un error. Existen circuitos en la corteza cerebral involucrados en la percepción, codificación, almacenamiento y en la construcción de los esquemas abstractos que representan las regularidades extraídas de nuestras experiencias musicales previas. La construcción de expectativas y su posible violación es clave para una respuesta emocional.


Las personas cantan y bailan juntas en todas las culturas. Sabemos que lo hacemos hoy y lo seguiremos haciendo en el futuro. Podemos imaginar que lo hacían también nuestros ancestros, alrededor del fuego, hace miles de años"


La relación de la música con el lenguaje también es objeto de estudio. El procesamiento del lenguaje es una función más ligada al lado izquierdo del cerebro que al lado derecho en personas diestras, aunque las funciones desempeñadas por los dos lados del cerebro en el procesamiento de diferentes aspectos del lenguaje aún no están claros. La música también es procesada por los hemisferios derecho e izquierdo. Evidencia reciente sugiere un procesamiento compartido entre el lenguaje y la música a nivel conceptual. Pero la música parece ofrecer un nuevo método de comunicación arraigada en emociones en lugar del significado tal como lo entiende el signo lingüístico. Investigaciones muestran que lo que sentimos cuando escuchamos una pieza musical es muy similar a lo que el resto de la gente en el mismo lugar está experimentando. Por eso las melodías, en muchos de los casos, pueden trabajar en nuestro beneficio a nivel individual, al modular el estado de ánimo e incluso la fisiología humana, de manera más eficaz que las palabras. La activación simultánea de diversos circuitos cerebrales producida por la música parece generar algunos efectos notables: en lugar de facilitar un diálogo en gran medida semántico, como hace el lenguaje, la melodía parece mediar un diálogo más emocional.


El área de la salud se vale de la música con el fin de mejorar, mantener o intentar recuperar el funcionamiento cognitivo, físico, emocional y social, y ayudar a lentificar el avance de distintas condiciones médicas. La musicoterapia, a través de la utilización clínica de la música, busca activar procesos fisiológicos y emocionales que permiten estimular funciones disminuidas o deterioradas y realzar tratamientos convencionales. Se han observado importantes resultados en pacientes con trastornos del movimiento, dificultad en el habla producto de un accidente cerebrovascular, demencias, trastornos neurológicos y en niños con capacidades especiales, entre otros.


La música puede ser una herramienta poderosa en el tratamiento de trastornos cerebrales y lesiones adquiridas ayudando a los pacientes a recuperar habilidades lingüísticas y motrices, ya que activa a casi todas las regiones del cerebro. Estudios de neuroimagen muestran que tanto al escuchar como al hacer música se estimulan conexiones en una amplia franja de regiones cerebrales normalmente involucradas en la emoción, la recompensa, la cognición, la sensación y el movimiento. Las nuevas terapias basadas en la música pueden favorecer la neuroplasticidad -nuevas conexiones y circuitos- que compensan en parte las deficiencias en las regiones dañadas del cerebro. La música es física y anima a la gente a moverse con el ritmo. Cuanto más destacado es el ritmo, más radical y contundente el movimiento del cuerpo. El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la circulación, a proteger el cerebro y facilitar la función motora. La música induce estados emocionales al facilitar cambios en la distribución de sustancias químicas que puede inducir estados de ánimo positivos y aumento de la excitación, lo que a su vez puede ayudar a la rehabilitación.


Emoción, expresión, habilidades sociales, teoría de la mente, habilidades lingüísticas y matemáticas, habilidades visoespaciales y motoras, atención, memoria, funciones ejecutivas, toma de decisiones, autonomía, creatividad, flexibilidad emocional y cognitiva, todo confluye en forma simultánea en la experiencia musical compartida. Las personas cantan y bailan juntas en todas las culturas. Sabemos que lo hacemos hoy y lo seguiremos haciendo en el futuro. Podemos imaginar que lo hacían también nuestros ancestros, alrededor del fuego, hace miles de años. Somos lo que somos con la música y por la música, ni más ni menos.


Por Facundo Manes, neurólogo y neurocientífico (PhD in Sciences, Cambridge University). Es presidente de la World Federation of Neurology Research Group on Aphasia, Dementia and Cognitive Disorders y Profesor de Neurología y Neurociencias Cognitivas en la Universidad Favaloro (Argentina), University of California, San Francisco, University of South Carolina (USA), Macquarie University (Australia). @manesf

Primer trasplante de cabeza de la historia ya tiene fecha

En febrero de este año, el investigador italiano Sergio Canavero remeció el ambiente científico al afirmar que en los próximos años sería capaz de realizar el primer procedimiento de la historia donde se trasplante la cabeza de un humano a otro cuerpo.


El investigador ya había llamado la atención de la comunidad científica en 2013 cuando detalló la técnica para ejecutar la operación, gracias a su experiencia con animales que en las pruebas lograron vivir varios días con la ayuda de respiración asistida.


Sin embargo, para la pionera operación faltaba un voluntario dispuesto a ofrecer su vida por la ciencia. No pasaría mucho tiempo.


Dos meses después, Valeri Spiridónov, aquejado de atrofia muscular espinal, una grave enfermedad genética que ataca las neuronas motoras, aseguró que se sometería voluntariamente al procedimiento, siendo unido a otro cuerpo a través de la espina dorsal.


El tiempo juega en contra de Spiridónov, que empeora cada día y ha superado ya la esperanza de vida para personas con su enfermedad. "Ésta es mi decisión final y no pienso cambiarla. ¿Miedo? Claro que lo tengo, pero si no lo intento mi futuro puede ser aún peor", reveló el ruso de 30 años.


"Mi enfermedad es degenerativa y mortal. Esta dolencia degenera los músculos, y el corazón es también un músculo", agregó en una entrevista donde dice contar con el apoyo de su familia y amigos, a pesar que tienen miedo de perderlo.
Claramente, nada merma la determinación de Valeri, que confía ciegamente en el médico italiano. "Siempre he estudiado y leído. Y entre mis intereses siempre estuvieron las investigaciones científicas sobre la sustitución de todos los órganos vitales, porque creo que son las más útiles para mi caso (...) Canavero ya demostró que el procedimiento funciona cuando devolvió la capacidad de moverse a una chica con un grave traumatismo de la médula", afirmó.


En cuanto a los cuestionamientos relacionados con la operación, el paciente indicó que "las investigaciones en este campo son necesarias y no pueden ser coartadas por motivos éticos, que frenan en la actualidad el progreso. No hay que cortarse, sino trabajar en tecnologías capaces de salvar la vida a cientos de miles de personas", insistió.
La fecha


Y finalmente, ya existe fecha oficialmente establecida para la polémica operación. Será en diciembre de 2017, cuando Sergio Canavero y el Dr. Ren Xiaoping, quien tiene experiencia en este tipo de intervenciones en más de mil ratones, intervengan al paciente en el Harbin Medical University de China.


El procedimiento durará 36 horas y tendrá un costo aproximado de 11 millones de dólares, con 150 médicos de apoyo.
Según los cálculos de Canavero, si todo va según lo previsto, dos años es el período de tiempo necesario para verificar todos los cálculos científicos y planificar los detalles del procedimiento.


"No es una carrera. Sin duda, la cirugía se llevará a cabo una vez que el doctor y los expertos estén seguros de su éxito", señaló Valeri Spiridónov.


"Cuando me di cuenta de que podía participar en algo realmente grande e importante, no tenía ninguna duda (...) lo único que siento es una agradable impaciencia, como si me hubiese estado preparando para algo importante toda mi vida, y este comenzando a suceder", dijo.


La operación


En términos muy simples, la técnica utilizada por Canavero consiste en enfriar la cabeza y el cuerpo del donante para detener la muerte celular, mantener la espina dorsal del paciente conectada a la cabeza luego de separarla con un corte limpio, y se une con la espina dorsal del cuerpo "receptor" utilizando un compuesto biomaterial llamado polietilenglicol.
Posteriormente los vasos sanguíneos, músculos y piel se suturan y el paciente se induce en coma durante varias semanas para evitar el movimiento. Se aplica electricidad a la columna vertebral para estimularla y así reforzar las nuevas conexiones nerviosas. En caso de rechazo, al paciente se le suministran inmunosupresores.


Según Canavero, esto permitirá que el paciente gire su cabeza y pueda hablar al poco tiempo de la cirugía, pudiendo caminar luego de un año.

(Tomado de La Tercera)

Sábado, 29 Agosto 2015 12:04

Crisis hospitalaria, ¿planificada?

Crisis hospitalaria, ¿planificada?

Una vez más estamos ante la agudización de una de las expresiones de la crisis del sector salud que desde hace largo tiempo vive Colombia. La arista que en esta ocasión asoma su rostro, es la crisis que ahoga a las Instituciones prestadoras de servicios de salud (llamadas IPS en el argot de la Ley 100), tanto de carácter público como privado.

 

La alarma que vive el sector por esta circunstancia no es pasajera ni casual. Según la Contraloría General de la República, el 57,7 por ciento de los hospitales públicos del país, que suman más de 1.000, se encuentran en riesgo financiero1, lo que implica que están en problemas para desempeñar sus funciones para el cuidado de la población: no tienen suficiente capacidad financiera para asumir sus compromisos económicos y su capacidad técnica y de calidad para la prestación de los servicios está debilitada.

 

Plantea el Contralor General que "los hospitales públicos no están prestando de manera oportuna los servicios de salud y tienen problemas de flujo de recursos, toda vez que la administración de las deudas de las Empresas Prestadoras de Salud –EPS– con la red hospitalaria es todavía ineficiente y les ha generado problemas de liquidez"2.

 

Esta crisis es la síntesis de las deudas acumuladas por las EPS y los entes territoriales con los hospitales públicos (ESE- Empresa Social del Estado en el argot de la Ley 100) e instituciones privadas de salud.

 

No es clara la cifra de la deuda que cargan las EPS con el sistema de salud. Algunos, como la Federación Médica Colombiana, refieren que es de 12 billones, 5.2 de estos con la red pública hospitalaria. Para la Asociación Nacional de Hospitales y Clínicas, la deuda suma 5.3 billones de pesos a clínicas y hospitales públicos y privados, la que recae en mayor porcentaje sobre las EPS del régimen contributivo con 52.2 por ciento, mientras que del régimen subsidiado es del 30.5 por ciento y de los entes territoriales del 5.53.

 

Como un ejemplo, la deuda que tienen con los hospitales de la red pública hospitalaria de Bogotá asciende a $876 mil millones, de los cuales el 52 por ciento corresponde a cartera mayor a 360 días –que por su naturaleza es de difícil recaudo–, y otro 20 por ciento corresponde a deudas de EPS liquidadas4.

 

Tenemos entonces, que las deudas oscilan entre el 17 al 40 por ciento de los recursos públicos que tiene el sistema de salud, si los contrastamos con los 30 billones que hay en el Fosyga5, que es la bolsa donde están los dineros de la seguridad social en salud.

 

Ante esta grave situación, no es casual que hospitales emblemáticos como el Universitario del Valle, el San Vicente de Paul de Medellín, y el Universitario de Cartagena, estén ad portas de correr la misma suerte sufrida por el Hospital San Juan de Dios de Bogotá.

 

Estrategias de acumulación de las EPS

 

Son diversos los mecanismos utilizados por las EPS para no pagar a tiempo o simplemente no pagar a las IPS. Las maniobras reflejan con toda claridad que el derecho a la salud queda transformado en un negocio, donde prima la lógica de costo-beneficio de las EPS, que a pesar de recibir anualmente del Fosyga un pago por cada afiliado –atiéndase o no a éste–, denominado UPC (Unidad de Pago por Capitación), el cual cubre los costos del pago de la atención al afiliado. Una vez con el dinero en sus arcas las EPS, buscando rendimientos financieros, demoran o niegan la atención de los pacientes, además de dilatar los pagos de las cuentas que les presentan las IPS por los servicios prestados.

 

En este sentido, las EPS han desarrollado diversas estrategias como lo señala el profesor Mario Hernández, tales como desestimular el uso de los servicios mediante la dispersión de los sitios de atención; autorizar lo menos posible los servicios que demanda el usuario, incluso los del Plan Obligatorio de Salud (POS), como lo demostró la Defensoría del Pueblo con el análisis de las tutelas; tramitar muchos bienes y servicios como "No POS" para cobrarle al Estado unos valores más altos; contratar lo más barato posible los servicios con las IPS; atender con sus propias IPS (integración vertical); glosar los servicios, con lo cual no los pagan a las IPS, y aplazar al máximo el pago de las facturas aceptadas6/7.

 

Es claro, entonces, que la actuación de las EPS no es fortuita; obedece a un sentido profundo de ganancia que implica la no atención o atención a destiempo a los problemas de salud por los cuales las personas acuden a los servicios de atención.

 

¿Crisis planificada?

 

Esta situación, entonces, no sintetiza solamente una crisis financiera de la red de atención en salud, no, es una crisis del modelo, que hoy agudiza la arista financiera, pero lo cierto es que la misma es más amplia y hace aguas, con nítidas expresiones en aspectos como la violación cotidiana del derecho a la salud, la precarización de las condiciones laborales de los profesionales del sector, la falta de atención oportuna y de calidad, la falta de políticas e intervenciones adecuadas en el campo de la salud pública, entre otras.

 

Y dada esta situación con los hospitales, vale la pena preguntarse si la presente no es una crisis planificada, tal como procedieron con el deterioro y lánguido final del Instituto de Seguros Sociales, para finalmente liquidarlo8.

 

Con la perspectiva de mercado impulsada con la Ley 100, lo pretendido es que todos los componentes de la seguridad social queden insertos en las dinámicas de mercado. Esto lo han logrado, con éxito, en los temas de pensiones y de riesgos laborales, y aseguramiento en salud, pero en el tema de la prestación de servicios de salud aún perviven los hospitales públicos como piedra en el zapato.

 

Las medidas tomadas durante estos años con los hospitales públicos muestran a todas luces que existe pretensión y planificación para liquidarlos y luego cooptarlos –privatizarlos–, reestructuración de los hospitales, liquidación y reapertura, paso de las nóminas de planta a formas flexibilizadas, tercerización de servicios, alianzas público-privadas.

 

Podría pensarse que el no pago y desconocimiento de la prestación de los servicios por parte de las EPS se suma a las estrategias para acabar con ellos, lo que explicaría por qué tanta debilidad en los mecanismos de control y sanción por parte del Estado hacia las EPS.

 

La salida que propone el Ministro

 

Bajo el argumento que el problema es de flujo de los recursos, el Ministro de Salud planteó un conjunto de intervenciones para resolver esta crisis hospitalaria, que pasa por hacer una compra de cartera a las EPS, préstamos blandos a los hospitales, aumento de las cotizaciones de las personas de mayores ingresos y alza de los impuestos a las bebidas azucaradas.

 

Es decir, que tal como ha ocurrido con las medidas aprobadas para resolver las crisis financieras en todo el mundo, se plantea salvar con dineros públicos a quienes originaron la crisis, en este caso salvar a las EPS causantes de esta situación y, de otro lado, cargar a quienes las padecen con sobrecostos, en este caso que las IPS se endeuden y que los usuarios paguen más cotización y más impuestos. Persistencia en mecanismos y propósitos que nos permite interrogar, ¿por qué será que de manera reiterada las salidas propuestas desde el gobierno nacional siempre favorecen los intereses de las EPS?

 

Soluciones reales

 

Las salidas reales implican medidas de fondo, y no seguir prolongando y profundizando la crisis con medidas que apuntan a las consecuencias y no a las causas.

 

Es conocido que la causa estructural de esta situación está ligada con el modelo de intermediación financiera a través de las EPS, que nada le aportan a la dinámica del sistema de salud colombiano, lo que permite preguntar, ¿para qué la intermediación de las EPS, cuando pueden hacerse giros directos a las IPS desde el Fosyga? ¿Para qué pagar unos servicios de administración a unas instituciones que no colocan plus?

 

Claro, esto desde luego pasa por concebir que la salud es un derecho humano y un bien público y no un objeto de lucro para el beneficio de unos particulares.

 

Contradicción de visiones y objetivos entre los negociantes y el país nacional que demanda, si de verdad se desea contar con un sistema de salud con vocación social y pública, recomponer el mismo para que centre su énfasis en la afectación de las determinaciones sociales de la salud, profundice los procesos de promoción de ésta y prevenga la enfermedad, impulse amplias políticas y programas de salud pública, deshospitalice la atención cambiando el foco de la educación en la enfermedad y desarrollando a profundidad la estrategia de atención primaria, configure fondos regionales de salud para que contraten directamente las instituciones prestadoras del ramo en una perspectiva de redes y, por lo tanto, lleguen a su fin las EPS y la intermediación financiera, despliegue reales mecanismos de inspección, vigilancia y control por parte del Estado y reales mecanismos de participación y control ciudadano.

 

Actuar de manera estructural, este es el reto. Si no tocamos la causa de la fiebre, seguiremos tratando las sabanas.

 


1 Contraloría General de la República. Boletín de Prensa No. 097. 16 de junio de 2015. http://www.contraloriagen.gov.co/web/guest/boletinprensa/-/asset_publisher/mQ19/content/el-57-de-los-hospitales-publicos-del-pais-se-encuentra-en-niveles-de-riesgo-alerta-el-contralor-edgardo-maya-villazon.
2 Ídem.
3 http://www.consultorsalud.com/sites/consultorsalud/files/boletin_cartera_hospitalaria_achc_-_julio_2015.pdf
4 http://bogota.gov.co/article/bogot%C3%A1-alerta-ante-la-grave-crisis-del-sistema-de-salud
5 Cifras a 2011. Ministerio de Salud y Protección Social. Cifras financieras del sector salud. Gasto en salud en Colombia 2004 – 2011. Boletín bimestral No. 2. Enero – Febrero de 2014.
6 Mario Hernández. Las cifras rojas del sistema de salud. Razón Pública. Agosto 3 de 2015. http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/8707-las-cifras-rojas-del-sistema-de-salud.html
7 También es necesario analizar cuál es el peso en la crisis hospitalaria, de las debilidades de la gestión de las IPS tanto pública como privadas y de la corrupción que ocurre en ellas.
8 Mauricio Torres-Tovar. "Crónica de una muerte anunciada": Instituto de Seguros Sociales. Desde Abajo. Edición septiembre de 2006. http://www.desdeabajo.info/ediciones/item/542-%E2%80%98cr%C3%B3nica-de-una-muerte-anunciada%E2%80%99-instituto-de-seguros-sociales.html

Publicado enEdición Nº 216