Teherán, 20 de octubre. Los presidentes de Venezuela e Irán, Hugo Chávez y Mahmud Ahmadinejad, respectivamente, firmaron hoy en Teherán 11 acuerdos de cooperación que favorecen la alianza bilateral estratégica en cuestiones políticas y económicas, y condenaron las políticas hegemónicas y militaristas de Estados Unidos y otras potencias occidentales.

Temas de infraestructura, transferencia tecnológica, capacitación, transporte y agricultura son algunos de los rubros que destacan entre los acuerdos suscritos luego de dos días de intensas actividades.

En su novena visita a la república islámica, Chávez abordó con Ahmadinejad la creación de una sociedad marítima conjunta para el transporte de petróleo. La iniciativa permitirá a Venezuela colocar hasta medio millón de toneladas de su crudo en mercados de Europa y Asia.

Otro tema analizado por ambos mandatarios fue la presencia venezolana en el yacimiento gasífero de South Pars, uno de los mayores del mundo y la creación de una petrolera común.

En rueda de prensa conjunta, Ahmadinejad y Chávez destacaron el alto nivel de los vínculos que prevalecen entre ambas naciones, así como su empeño en promover el carácter multilateral en las relaciones internacionales.

El presidente iraní aseguró que las políticas del imperio ya no tienen lugar en el mapa político del mundo actual, y dijo que éstas están condenadas al fracaso, añadió que Venezuela e Irán están juntos y unidos frente a los gobiernos prepotentes y dominantes del mundo.

El presidente venezolano continuará su gira en Siria, donde se espera la firma de nuevos convenios en los sectores aduanero y de transporte. Posteriormente visitará Libia, Argelia y Portugal.

Pl, Notimex y Afp
Publicado enInternacional
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llegó ayer a Rusia en visita oficial, la primera de un gobernante ecuatoriano en los 64 años de historia de las relaciones bilaterales.

El Mandatario arribó a las 22:30 (14:30 hora de Ecuador) al aeropuerto moscovita de Vnúkovo procedente de Londres. Seguidamente, se dirigió a la residencia del Kremlin, donde pernoctó.

Fuentes de la Cancillería informaron que el objetivo de la visita es  impulsar las relaciones políticas, comerciales y militares, y atraer inversión estatal rusa en proyectos estratégicos, fundamentalmente energéticos y minerales, a  Ecuador.

Correa tiene previsto entrevistarse hoy, en el Kremlin con el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

Medvédev aseguró recientemente que la visita de Correa permitirá impulsar la cooperación económica y militar con vistas a establecer unas relaciones "estratégicas", mientras éste ha asegurado que las relaciones con Rusia están "en el mejor momento".

Entre otros acuerdos, el Mandatario ecuatoriano espera firmar una declaración de asociación estratégica, que allanaría el camino para la transferencia de tecnología a Ecuador. También se suscribirán acuerdos para el uso pacífico de la energía nuclear y de telecomunicaciones.

Tras abandonar el Kremlin, Correa se desplazará a la Casa Blanca, sede del Gobierno ruso, para reunirse con el primer ministro, Vladímir Putin, con el que tratará asuntos bilaterales y de cooperación regional.

Voceros rusos han señalado que no se descarta un anuncio de Correa de reconocer las independencias de Osetia del Sur y Abjasia, como lo hicieron los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Venezuela, Hugo Chávez.

"Esperamos que Ecuador nos reconozca. Sería una decisión justa", señaló ayer al respecto Serguéi Shamba, ministro de exteriores abjaso, que confirmó que representantes separatistas se reunieron en septiembre con diplomáticos ecuatorianos en Venezuela.

Horas antes de la llegada del presidente Correa, el ministro de Finanzas ruso, Alexéi Kudrin, confirmó la petición de un crédito por parte de Ecuador.

Ambos países firmaron un convenio de cooperación técnico-militar en noviembre de 2008 durante la visita a Quito del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Al respecto, el ministro de Defensa, Javier Ponce, anunció ayer en Quito que Ecuador ha concretado ya con Rusia la compra de dos helicópteros NI para el transporte de tropas militares.

"Existe también la oportunidad de auscultar un apoyo importante en el campo del transporte aéreo y terrestre con camiones, buses y otros vehículos" militares, añadió Ponce.

Las autoridades ecuatorianas informaron que se espera conseguir una financiación rusa (130 millones de dólares) para el proyecto hidroeléctrico Toachi-Pilatón, que "es fundamental para asegurar el abastecimiento de energía de Ecuador".

El Presidente de la República  también visitará la Plaza Roja y el mausoleo de Vladímir Lenin, el fundador del Estado soviético, y será recibido mañana en audiencia por el cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Kiril.

Rusia y Ecuador firmaron declaración de asociación estratégica


Los presidentes de Rusia, Dmitri Medvédev, y Ecuador, Rafael Correa, firmaron hoy una declaración de asociación estratégica, al término de sus negociaciones oficiales en el Kremlin.

El documento destaca que la asociación estratégica entre Rusia y Ecuador no apunta contra ningún Estado o grupo de Estados y no persigue la creación de una alianza político-militar.

Al mismo tiempo, Rusia y Ecuador declaran su disposición a fortalecer la "cooperación en el ámbito de la seguridad y la defensa, en particular mediante consultas activas entre las instituciones correspondientes".

En el apartado económico de la declaración, las partes se pronuncian a favor de la creación de empresas conjuntas en los territorios de ambos países y se comprometen a desarrollar los vínculos entre sus instituciones bancarias.

También fueron firmados varios convenios intergubernamentales, entre éstos un acuerdo de cooperación en el ámbito del uso pacífico de la energía nuclear y un memorándum de entendimiento sobre cooperación en el ámbito de la energía.

El consorcio ruso Rostekhnologii y el Ministerio de Telecomunicaciones de Ecuador suscribieron un memorándum de intenciones para el desarrollo de tecnologías de telefonía móvil de cuarta generación WiMAX en el país sudamericano.

Asimismo, Rusia y Ecuador firmaron un convenio intergubernamental de asistencia aduanera y el acuerdo de hermanamiento de la ciudad rusa de Vladivostok y la ecuatoriana de Manta.

El jefe del Kremlin resaltó que además se suscribió un contrato para la venta de dos helicópteros de transporte Mi-171E para las Fuerzas Armadas ecuatorianas.

Agregó que diez universidades rusas firmaron acuerdos de cooperación con el Secretariado Nacional para la Enseñanza y la Ciencia.

EFE
Moscú

Publicado enInternacional
Miércoles, 29 Julio 2009 06:37

Como en un eclipse

Jorge Luis Borges afirma que quizá la historia universal sea sólo la historia de la diversa entonación de algunas metáforas. En Otras inquisiciones, nos muestra una frase que puede verse en distintos textos y épocas con diferentes sujetos: “la naturaleza”, “el universo”, “dios”, “el vacío”... Considero que esa frase reseñada en nuestro tiempo quedaría así: el conocimiento es “una esfera cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia en ninguna”.

El enigma principal del siglo XXI es el del conocimiento y nuestra tarea como comunicadores sociales está alineada a este asunto por una cuestión de época. Resultan interesantes ciertas redefiniciones derivadas de la incógnita acerca del conocer como actividad humana, en especial aquellas que surgen de considerar los vínculos entre comunicación, estrategia y conocimiento como procesos de expansión no lineal. He planteado este tema en varios de mis artículos, en mis clases, también en mi último libro: Hacia una teoría general de la estrategia, escrito en coautoría con Rafael Pérez. Vinculada con la redefinición del conocimiento, la pretensión principal de esta obra es la de acompañar a profesionales, funcionarios y directivos para que incorporen algunos componentes de la revolución científica del siglo XXI a sus formas de pensar y hacer estrategias de comunicación. El enfoque que desarrollamos habla de los nuevos paradigmas, de las teorías de la complejidad, la física cuántica, las teorías del caos, las teorías de la autoorganización y propone un recorrido que interpela al lector no académico desde algunas de las paradojas que todos enfrentamos en nuestra vida cotidiana, en los lugares de trabajo, en nuestras casas, en las organizaciones.

El texto incluye la figura de la luna en un eclipse y esta es la metáfora que quiero compartir. Un eclipse no es un espectáculo simple, ya que no se consigue apreciarlo si no es también reconociendo la particular relación que consiguen entablar la luz y la oscuridad por un fugaz momento. La cuestión requiere entonces atender a un cierto ritmo: se necesita oscuridad para ver la luz y luz para ver la oscuridad, tal como ocurre con todos los opuestos. Pero –y aquí está la figura que quiero enfatizar– es el movimiento, en este caso el de los astros, el que nos permite “ver” la existencia de otro registro: el del sistema solar. Esa relación inusual, ese vínculo especial de la luz y la oscuridad sobre la luna, lo trastoca todo, porque hace evidente a nuestra vista la existencia de dimensiones que no vemos habitualmente. Hay un planeta que hace sombra sobre la luna. Y al correrse la tiniebla en el eclipse, este movimiento nos ilumina, nos ayuda, nos acompaña, nos empuja a asomarnos a otro espacio. Lo hace porque a su manera ese movimiento logra hablarnos de algo más allá que no era evidente; esa acción pone en contacto planos distintos y nos plantea un misterio, un enigma. Una inteligibilidad, algo que resolver.

El fenómeno de la comunicación junta, como en un eclipse, dimensiones que habitualmente no se tocan, por eso mismo suele ser fecunda en alumbrar nuevas relaciones entre algunos aparentes opuestos y ciertamente ayuda a habilitar nuevas miradas.

En medio de esta crisis resulta evidente que para abordar los problemas actuales no necesitamos más de lo mismo; no necesitamos crecer en lo que ya tenemos. Necesitamos innovar, también en comunicación: comunicación estratégica como un espacio de encuentro que implica tanto acciones como sentidos compartidos; estrategias de comunicación en tanto dispositivos de inteligibilidad que buscan hacernos ver nuevos planos, y que a partir de indagar esos puntos de contacto, hacen emerger nuevas realidades.

Comunicación estratégica, entonces, como un cambio social conversacional que aporta horizontes de mayor complejidad. Un mundo comunicado, en expansión, un mundo que crece.

Por Sandra Massoni, Doctora en Ciencias Sociales. Universidad Nacional de Rosario
 

Publicado enInternacional
Página 4 de 4