En vídeo el momento de la explosión del cohete de SpaceX, este miércoles en Texas.

El SN10 de Starship alcanzó los 10 kilómetros de altitud y había tocado el suelo en una sola pieza

Un prototipo de SpaceX, compañía del millonario Elon Musk, explotó minutos después de que realizara una prueba de altitud y aterrizara sin ningún problema. El SN10 de Starship, que pretende llegar a la Luna y Marte, alcanzó los 10 kilómetros de altura tras despegar desde Boca Chica, Texas (Estados Unidos). “¡La nave espacial SN10 aterrizó en una sola pieza!”, tuiteó Musk aproximadamente una hora después de la explosión. “¡El equipo de SpaceX está haciendo un gran trabajo! Un día, la verdadera medida del éxito será que los vuelos de Starship sean algo común”, agregó en un segundo mensaje.

“¡Un magnífico aterrizaje!”, dijo un comentarista de SpaceX en el vídeo de la transmisión. Y tan solo unos minutos después, mientras el cohete permanecía estático, una espectacular llamarada acaparó la toma: el SN10 había estallado de forma espectacular. Los narradores, ante la escena, lanzaron: “¡Eso fue increíble!”. Las llamas de la nave fueron extinguidas por los equipos de seguridad.

La empresa aún no ha informado cuál fue el motivo por el que explotó minutos después de haber regresado a la superficie. SpaceX ya lo había intentado en diciembre pasado con el prototipo SN8 que explotó en cuanto tocó el suelo. A inicios de febrero, el SN9 tuvo el mismo destino: estallar justo en el aterrizaje. Esta es la tercera vez que el Starship, una versión mucho más compleja y con tres motores de sus cohetes comerciales, intenta completar un aterrizaje en pruebas, pero es la primera vez que el proceso se completa hasta el punto de descansar en vertical.

SpaceX espera realizar un vuelo con tripulación alrededor de la Luna en 2023 y progresivamente avanzar hasta poder llevar humanos al satélite natural. Las fases que se están probando son una parte crucial para poder aterrizar en órbita terrestre en la Luna o en Marte, así como en su regreso a la Tierra. Musk estima que el desarrollo de este proyecto será de unos 5.000 millones de dólares, mientras que algunos expertos dudan de que colonizar Marte sea una empresa viable.

En uno de esos aparatos que prepara SpaceX volará a la Luna el multimillonario Yusaku Maezawa en 2023. El precio del vuelo se ha mantenido en la confidencialidad. Desde su cuenta de Twitter, Maezawa invitó este miércoles a ocho personas “del mundo entero” a acompañarlo. Los interesados deberán anotarse antes del 14 de marzo y una semana después se hará una primera selección. El futuro cohete, que incluirá una cápsula tripulada, tendrá una altura de 120 metros y podrá cargar 100 toneladas.

El País

04 mar 2021 - 08:13 UTC

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Perseverance inicia su búsqueda de vida microbiana en Marte

Acaban de escuchar una ráfaga de viento en la superficie de Marte, captada por el micrófono y enviada de regreso a la Tierra, expresó este lunes un extasiado Dave Gruel, ingeniero principal del subsistema de cámara y micrófono de la secuencia de entrada, descenso y aterrizaje (EDL, por sus siglas en inglés) de la misión al planeta rojo, en una conferencia de prensa en la sede del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en California.

El video de unos tres minutos, aunque sin sonido porque el micrófono no funcionó, muestra la parte del descenso en que se abren los paracaídas a fin de reducir la velocidad para posarse sobre una superficie amarronada y rocosa.

El equipo de ingenieros que mostró el video, audios e imágenes del planeta rojo afirmó que todos los sistemas están funcionando para comenzar la misión tras un viaje de siete meses.

El Perseverance, del tamaño de un automóvil Mini Cooper, arribó con éxito el jueves en Marte y apenas posó sus ruedas en la superficie envió dos primeras fotografías del cráter Jezero, de entre unos 3 mil 800 y 3 mil 900 millones de años; se cree que en el pasado era un antiguo lago y delta de un río que se secaron.

El robot buscará señales de antigua vida microbiana analizando el suelo y las rocas del cráter. La mayoría de las cámaras que lleva son a color, pero también se toman imágenes en blanco y negro para aprovechar otros datos, explicó Hallie Gengl, ingeniera del JPL y quien encabeza el equipo de sistemas de datos de los instrumentos.

La nave también posee dispositivos que le permitirán prepararse para la exploración futura del planeta rojo, incluida una máquina del tamaño de una batería de automóvil que intentará producir oxígeno a partir del dióxido de carbono marciano.

También tiene un taladro y otros instrumentos para recolectar muestras de rocas y del suelo marcianos, a fin de almacenarlos en tubos sellados para que los recoja una futura misión, posiblemente con humanos, para transportarlos de regreso a la Tierra.

Adosado al robot, un pequeño helicóptero de 1.8 kilos llamado Ingenuity, con cámaras a color y video, intentará explorar la superficie cercana navegando por la delgada atmósfera del planeta.

Por otra parte, Robert Zubrin, fundador y presidente de la organización Mars Society y autor del libro Alegato a Marte (The Case for Mars, 1996), calificó de ambicioso el plan de Elon Musk de enviar a un millón de colonos al planeta rojo hacia 2050.

Pero sí podemos enviar para esta fecha a un millar de personas a Marte y crearán las capacidades industriales y agrícolas para asegurar la vida de muchas más. Cuanta más gente vaya y nazca allí, más rápido se expandirá nuestra presencia: para 2070 seremos una ciudad que en 2100 tendrá un millón de habitantes o incluso más, vaticinó Zubrin.

A la pregunta de si será posible evitar las víctimas humanas en la colonización de Marte, el científico señaló que siempre hay un riesgo en la exploración, pero las grandes cosas no se logran sin empuje.

Remató con la expresión del primer cosmonauta del planeta, Yuri Gagarin: ¡Vámonos!

El interés hacia la colonización del planeta rojo se reavivó estos días gracias al arribo de Perseverance.

Fotografía cedida este miércoles por la NASA que muestra una simulación del rover Perseverance mientras aterriza de forma segura sobre la superficie de Marte. — NASA / EFE

Perseverance ha tocado la superficie del planeta a las 21.55 horas. Ahora comenzará a buscar signos de vida anterior y a recolectar muestras que serán devueltas a la Tierra en una misión posterior.

 

Siete meses y 470 millones de kilómetros después de partir de Cabo Cañaveral (Estados Unidos), el rover de la NASA Perseverance ha aterrizado a las 21.55  horas de este jueves con éxito en Marte para realizar una misión en la que España y su ciencia jugarán un papel crucial que determinará los futuros viajes tripulados al planeta rojo. 

Lanzado el 30 de julio de 2020, Perseverance tiene tres objetivos: buscar señales de antigua vida, dar soporte a futuras misiones tripuladas, y recoger muestras de roca y sedimentos para enviarlo a la Tierra en 2026 en una misión conjunta con la ESA, la agencia espacial europea. También transporta un experimento tecnológico, el helicóptero Ingenuity, que intentará realizar el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta. "Hola, mundo. Primer vistazo a mi hogar", ha afirmado la NASA en un tuit donde se muestra la primea imagen captada del planeta rojo.

El vehículo -de seis ruedas, cerca 3 metros de largo y de 1.025 kilogramos- buscará en Marte señales de vida microbiana pasada y recogerá muestras seleccionadas de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra.

El robot científico descendió sobre Marte tras reducir en siete minutos una velocidad de 20.000 kilómetros por hora y con ayuda de una grúa aérea que le permitió bajar suavemente, una operación que los científicos de la NASA habían calificado de peligrosa.

"¡Qué equipo tan increíble para trabajar a través de todas las adversidades y desafíos que conlleva el aterrizaje de un rover en Marte, además de los desafíos de covid!", señaló poco después del amartizaje el administrador interino de la NASA Steve Jurczyk.

Perseverance lleva dos micrófonos, que por primera vez captarán el sonido de Marte, y un helicóptero de cuatro patas y menos de 2 kilos de peso, el Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

El rover catalogará la geología y el clima de Marte y, para ello, transporta taladros que perforarán las piedras para extraer en unos tubos del tamaño de unos cigarros una treintena de muestras, de las cuales espera poder llevar varias de vuelta a la Tierra. Asimismo, allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna.

Equipado con los mejores instrumentos tecnológicos 

Uno de ellos es MEDA (Analizador de la dinámica ambiental de Marte), desarrollado por el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), con participación de Alter Technology, Airbus, Alter Technology, Airbus CRISA, y AVS entre otras empresas, y que está encargado de caracterizar el clima de Marte, algo crucial para las futuras misiones tripuladas. 

De hecho, MEDA es el único instrumento que no pertenece al programa científico de exploración de Marte sino que está vinculado al programa de exploración humana, explica José Antonio Rodríguez Manfredi, investigador principal de MEDA y responsable ante la NASA del instrumento y de los descubrimientos que pueda hacer.

MEDA es la tercera estación medioambiental española operativa en el planeta, junto a TWINS (de la misión InSight de la NASA) y REMS (que opera desde el Curiosity), que también fueron lideradas por el equipo de Rodríguez Manfredi del INTA-CAB.

"Contar con tres estaciones en tres ubicaciones distintas con tecnología afín y controladas por nosotros, es como tener una mini red meteorológica, y eso nos va a proporcionar modelos de predicción meteorológica del planeta, que es algo realmente interesante. Pueden parecer pocas pero es un primer paso" y sitúa a España en "una posición privilegiada" en la exploración marciana, destaca Rodríguez Manfredi.

En comparación con sus predecesoras, MEDA es una estación de última generación, capaz de obtener mejores medidas de la dirección y velocidad del viento, la humedad relativa, la presión atmosférica, la radiación solar ultravioleta, las propiedades del polvo, y la temperatura del suelo y del aire. Además, cuenta con una cámara para tomar imágenes del cielo marciano. 

En el futuro, las misiones serán entre 15 y 20 veces más pesadas que esta y llevarán vidas humanas a bordo, por eso, saber cómo es la atmósfera marciana para que el proceso de entrada de una nave tripulada sea seguro, "es una información clave para cualquier agencia espacial", asegura el científico.

En cuanto al lugar de aterrizaje, la NASA ha escogido al cráter Jezero, de 49 kilómetros y al norte del ecuador marciano, un lugar en el que en algún momento hace entre 3.000 y 4.000 millones de años hubo el delta de un río, lo que le convierte en el lugar idóneo para hallar posibles trazas de vida pasada bien conservadas, explica Rodríguez Manfredi.

Además, al estar cerca del ecuador, las temperaturas son más cómodas, y al ser un cráter, "pensamos que con relativo poco esfuerzo podremos coger unas muestras que hasta la llegada del meteorito estaban en el interior del planeta y tras la explosión salieron despedidas a la superficie, concluye.

Perseverance cuenta con más tecnología española: 'SuperCam', un sistema de calibración diseñado por un consorcio de universidades españolas lideradas por la Universidad de Valladolid, que combina técnicas espectroscópicas y de imagen, situadas en la parte superior del mástil, con las que es posible observar a distancia las rocas y la superficie marcianas y establecer su composición química y mineralógica.

La nave espacial ha tenido que ejecutar de forma perfecta y rápidamente una compleja serie de maniobras autoguiadas para frenar su descenso, evitar los innumerables peligros de la superficie y plantarse suavemente sobre sus seis 


Diez claves sobre el rover Perseverance y otras nuevas misiones a Marte

Tras la llegada de las naves emiratí y china a la órbita de Marte, le toca ahora el turno a la estadounidense, que después de "siete minutos de terror" ha colocado directamente el rover Perseverance en la superficie del planeta rojo para buscar restos de vida. Resolvemos algunas dudas frecuentes sobre esta nueva misión de la NASA.

MADRID

18/02/2021 19:49 Actualizado: 18/02/2021 22:32

Sinc

  1. ¿Por qué están llegando ahora tantas misiones a Marte?

Porque salieron a la vez, aprovechando una "ventana" de lanzamiento que ocurre cada 26 meses en la que la distancia entre la Tierra y Marte es menor. Esto facilita las operaciones, permite ahorrar combustible y, por tanto, costes a la hora de mandar naves al planeta rojo. Esa ventana estuvo abierta a finales de julio de 2020: el 19 despegó la sonda Hope emiratí, el 23 la nave china Tianwen-1 y el 30 el roverPerseverance de la misión Mars 2020 estadounidense.  

Ahora están llegado, respectivamente, el 9, 10 y 18 de febrero. Desgraciadamente el rover de la misión europea y rusa ExoMars, que también estaba previsto que despegara el verano pasado y que llegara ahora, no lo pudo hacer y tendrá que esperar a que se abra la próxima ventana en 2022.  

  1. ¿En qué se diferencian las tres misiones actuales?

La sonda Hope de Emiratos orbitará alrededor de Marte durante un año marciano (dos terrestres) para estudiar su meteorología. La china Tianwen-1 también mantendrá un orbitador, pero además, a partir de mayo dejará caer un "aterrizador" con un rover, que descenderá de esa plataforma para explorar la región de Utopia Planitia, en cuyo subsuelo hay agua helada. Por su parte, la misión estadounidense va a colocar a Perseverance, el vehículo más grande y sofisticado jamás enviado a aterrizar en otro planeta, mediante un método diferente.

  1. ¿Otra vez los "siete minutos de terror" con Perseverance?

Sí, se repite el sistema de aterrizaje utilizado con el rover Curiosity y el módulo Insight porque ha funcionado bien. Los ingenieros de la NASA denominan así a los siete minutos que tarda la nave en desacelerar de forma automática desde los 19.500 km/h a los que entra en la atmósfera de Marte hasta los aproximadamente 3 km/h con los que se posa en su superficie. 

Como las señales de radio tardan unos 11 minutos en llegar a la Tierra (más de lo que dura todo el descenso) no se pueden gestionar los comandos en directo, así que todas las fases están perfectamente programadas y sincronizadas: separación de la etapa de navegación o crucero, entrada en la atmósfera, despliegue de un paracaídas de 21,5 m de diámetro, soltar el escudo térmico, activar la novedosa solución TRN (terrain relative navegation) para sondear el mejor punto de aterrizaje, separación de la carcasa del rover, un sistema de grúas (skycrane) lo descuelga y, finalmente, lo deposita en el suelo, mientras que el skycrane activa sus propulsores para alejarse y estrellarse lejos del Perseverance. 

Cámaras y micrófonos grabaran imágenes y sonidos durante todo el descenso. Si todo va bien, a las 21:55 h (hora peninsular española) del 18 de febrero, el rover estará en el suelo de Marte, pero cualquier mínimo error o evento meteorológico inesperado (una tormenta de arena, por ejemplo) podría alterar los planes: el amartizaje podría ser más violento de lo esperado o en un lugar distinto al previsto. La NASA retransmitirá el acontecimiento en español, además de otros medios e instituciones.  

  1. ¿Dónde aterriza? 

En el cráter Jezero, de unos 50 km de diámetro y situado en la zona ecuatorial de Marte. Los científicos piensan que hace millones de años estaba inundado de agua: era un lago donde desembocaba un río. Este transportaba compuestos arcillosos que tienden a atrapar y preservar la materia orgánica, por lo que el delta es un buen lugar para encontrar restos de vida marciana si es que la hubo.

  1. ¿Cuál es el objetivo de Perseverance?

El principal es buscar evidencias de vida microbiana antigua en Marte, particularmente en rocas conocidas por su capacidad de preservar restos biológicos durante largos periodos de tiempo, pero Perseverance también va a explorar un entorno novedoso y tomar muestras. 

Será la primera misión que recoja y almacene rocas y regolito (pequeños fragmentos, polvo y arena de la capa superficial) del suelo marciano para su posible retorno a la Tierra en futuras misiones. Además, el rover caracterizará la geología, el clima presente y pasado del planeta, sus condiciones de habitabilidad y preparará el camino para las siguientes exploraciones robóticas y humanas. 

  1. ¿Cuántos instrumentos científicos lleva? 

Siete, y en el desarrollo de dos de ellos (MEDA y SuperCam) han participado centros de investigación españoles. En conjunto, servirán para cumplir los objetivos de la misión realizando experimentos sin precedentes y probando nuevas tecnologías. Son estos:

Mastcam-Z: sistema de cámaras para captar imágenes panorámicas, estereoscópicas y hacer zoom (Universidad Estatal de Arizona).

SuperCam: instrumento equipado con una cámara, un láser y espectrómetros para analizar a distancia la composición química y mineralógica de compuestos, incluidos los orgánicos. Podrá, por ejemplo, examinar muestras como la punta de un lápiz a siete metros. Se ha construido en el Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México en colaboración con el instituto IRAP francés y la Universidad de Valladolid, que ha desarrollado su sistema de calibración.

PIXL: un espectrómetro fluorescente de rayos x para analizar con precisión la composición química del material de la superficie marciana (Laboratorio JPL de la NASA).

SHERLOC: espectrómetro Raman con láser ultravioleta para detectar compuestos orgánicos y otras sustancias. Incluye una cámara de alta resolución para tomar imágenes microscópicas a color del suelo de Marte (También del 

MOXIE: experimento para producir oxígeno a partir de CO2 marciano. Si tiene éxito, sería una forma con la que los astronautas podrían generar combustible en Marte para regresar a la Tierra (Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT).

MEDA: estación meteorológica made in Spain con sensores que medirán la temperatura, velocidad y dirección del viento, presión, humedad relativa, radiación solar, así como el tamaño y forma del polvo. El investigador principal es José Antonio Rodríguez-Manfredi del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

RIMFAX: generador de imágenes de radar de lo que hay bajo la superficie marciana, proporcionando una resolución a escala centimétrica de la estructura geológica del subsuelo (Instituto Noruego de Investigación en Defensa). 

Además de los siete instrumentos, el rover cuenta con un taladro perforador (coring drill), un retroreflector láser de fabricación italiana (parecido a los que dejaron los astronautas en la Luna y que ayudará a posicionar al vehículo desde el espacio en el futuro), un depósito para muestras (coaching system) donde se almacenará y sellará en tubos la arena o rocas recogidas en la superficie marciana para traerlas a la Tierra en una próxima misión de la NASA, así como el pequeño helicóptero Ingenuity

  1. ¿Para qué va a servir el helicóptero?

Es un demostrador tecnológico que viaja en la "panza" del Perseverance. Ingenuity será la primera aeronave que volará de forma controlada en otro planeta. Es una misión independiente, de alto riesgo pero también con posibles recompensas. 

Si la pequeña nave tiene dificultades, la recogida de datos científicos de la misión principal no se verá afectada, pero si vuela tal y como está diseñada, además de proporcionar imágenes en alta resolución del planeta rojo desde ángulos inéditos (como si fuera un dron), puede servir de referencia para futuros proyectos. Las próximas misiones a Marte podrían recurrir a helicópteros de segunda generación para añadir una dimensión aérea a sus exploraciones. 

  1. ¿Cómo es de grande el rover? 

Es del tamaño de un automóvil y pesa 1.025 kilogramos. Mide unos tres metros de largo, 2,7 metros de ancho y 2,2 metros de alto. Su estructura y la de sus equipos asociados (etapa de navegación, etapa de descenso y escudo térmico) se basan en el diseño de su predecesor, el rover Curiosity, que continúa explorando la superficie de Marte. 

  1. ¿Cuánto ha costado la misión?

Según la Planetary Society, una organización internacional dedicada a promover la exploración y divulgación del espacio, el coste de la Mars 2020 Perseverance se estima en unos 2.700 millones de dólares, incluyendo unos 2.200 para desarrollar la nave, 243 para el lanzamiento y 300 para las operaciones científicas que se llevarán a cabo durante los al menos dos años (un año marciano) de operación del rover

  1. ¿Por qué se llama Perseverance?

Este nombre, sugerido por un estudiante de Secundaria con 13 años, Alexander Mather, salió ganador en el concurso escolar "Nombra al rover", organizado por la NASA para bautizar a la misión. Los responsables de la agencia consideraron que "Perseverance" (perseverancia en español) capta muy bien el espíritu de la exploración espacial.

Las redacciones de los estudiantes finalistas en ese concurso, junto a los 10.932.295 nombres y apellidos de personas que participaron en otra campaña, llamada "Envía tu nombre a Marte", se grabaron en tres microchips de silicio que viajarán por el planeta rojo a bordo del Perseverance.

La imagen de Marte captada por la sonda Esperanza que Emiratos Árabes Unidos envió al planeta rojo.

Orbitará durante los próximos cuatro años alrededor del planeta rojo

 

La sonda "Esperanza" de Emiratos Árabes Unidos envió su primera imagen de Marte, luego de su exitoso ingreso a la órbita del planeta rojo, anunció este domingo la agencia espacial de ese país.

"La Misión Marte de Emiratos Árabes Unidos ha captado la imagen del mayor volcán del sistema solar, Olympus Mons, emergiendo a la luz del sol de primera hora de la mañana", indicó un comunicado. La imagen fue captada desde una altitud de 24.700 km sobre la superficie marciana el pasado miércoles, al día siguiente de que la sonda se instalara en la órbita de Marte.

El jeque Mohamed bin Rashid Al-Maktum, primer ministro emiratí y gobernante de Dubai, compartió la imagen en color en un tuit. "Primera imagen de Marte captada por la primera sonda árabe de la historia", escribió junto a la foto.

La misión estudiará los ciclos climáticos diarios y estacionales, los eventos en la atmósfera inferior, como las tormentas de polvo, y cómo varía la temperatura en las diferentes regiones de Marte. La sonda "Hope Mars" (Esperanza, en castellano) buscará resolver por qué la atmósfera marciana está perdiendo hidrógeno y oxígeno en el espacio y la razón detrás de los drásticos cambios climáticos marcianos.

"Esperanza" se convirtió en el primero de los tres dispositivos espaciales en llegar al planeta rojo, después de que China y Estados Unidos lanzaran misiones en julio. La misión emiratí también tiene como objetivo conmemorar el 50º aniversario de la unificación de los siete emiratos que conforman la nación. 

"Esperanza" permanecerá en la órbita del planeta rojo al menos durante un año marciano, o sea, 687 días terrestres. Está previsto que empiece a enviar más información hacia la Tierra en septiembre de 2021, con los datos disponibles para científicos de todo el mundo.

El cuerpo celeste, captado por la nave del país asiático.Foto Ap  Europa Press, Afp y Sputnik

Arribó ayer, un día después de la nave de Emiratos Árabes Unidos y una semana antes de que un robot estadunidense se dirija hacia la superficie marciana

 

La sonda Tianwen-1 de China entró con éxito en la órbita alrededor de Marte ayer, después de un viaje de casi siete meses desde la Tierra.

Llega a la órbita del planeta rojo un día después de Hope, de Emiratos Árabes Unidos, y una semana antes de que el robot Perseverance de la NASA se dirija a la superficie de ese cuerpo celeste.

Un motor 3000N se encendió a las 11:52 UTC para desacelerar a Tianwen-1, según la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA, por sus siglas en inglés). Después de unos 15 minutos, la nave –que incluye un orbitador, un módulo de aterrizaje y un robot– se había ralentizado lo suficiente como para ser capturada por la gravedad de Marte y entrar en una órbita elíptica alrededor de éste, con su distancia más cercana a la superficie marciana a unos 400 kilómetros.

La sonda china tardará unos 10 días terrestres en completar un círculo.

El desarrollo marca el final de un paso clave en el actual programa chino de exploración de Marte, que está diseñado para completar la órbita, el aterrizaje y el itinerario en una misión, explicó la CNSA, citada por Xinhua.

Después de ingresar a la órbita de Marte, las cargas útiles a bordo del orbitador, incluidas las cámaras y varios analizadores de partículas, comenzarán a funcionar y a realizar estudios del planeta.

Tianwen-1, que pesa cinco toneladas, se lanzó con un cohete Larga Marcha 5, el vehículo de su tipo más grande de China, desde la central Wenchang en la costa de la provincia insular de Hainan, en el sur del país asiático, el 23 de julio pasado.

La sonda ha viajado en el espacio 202 días. Ha realizado cuatro correcciones orbitales y una maniobra en el espacio profundo. Ha volado 475 millones de kilómetros y estaba a 192 millones de kilómetros de la Tierra cuando alcanzó la órbita de Marte.

Un radiotelescopio orientable con una antena de 70 metros de diámetro en el distrito de Wuqing de la ciudad de Tianjin, en el norte de China, es una instalación clave que recibe datos de Marte enviados por la sonda. El retraso de la comunicación unidireccional es de unos 10.7 minutos.

Tianwen-1 ahora realizará múltiples correcciones orbitales para ingresar a una órbita de estacionamiento temporal en Marte, desde donde inspeccionará los posibles sitios de aterrizaje programado para mayo o junio.

Felicitaciones

La agencia espacial estadunidense felicitó a su par de Emiratos Árabes Unidos por el exitoso ingreso de la sonda Hope a la órbita de Marte, primera misión de ese país al planeta rojo.

“¡Felicitaciones misión Hope por tu exitosa llegada a la órbita de Marte! Tu audaz aventura para explorar el planeta rojo inspirará a muchos otros a llegar a las estrellas. Esperamos unirnos pronto a ustedes con Perseverance”, señaló Thomas Zurbuchen, administrador adjunto de la NASA, en su cuenta de Twitter.

La misión, la primera de su tipo de un país árabe, alcanzó la órbita completa a las 15:42 GMT, luego de siete meses de viaje hacia Marte.

Vapor de agua

Por otra parte, dos científicos británicos aseguraron ayer que detectaron vapor de agua en la atmósfera de Marte, nuevo indicio que podría acreditar la tesis según la cual el planeta rojo habría albergado vida en algún momento.

Los científicos coinciden en que Marte tuvo en el pasado agua de forma abundante, presente en lagos y ríos. Actualmente, el planeta guarda ese tesoro hídrico bajo tierra o en sus casquetes glaciares.

Sin embargo, según un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances por dos investigadores británicos de la Open University, una parte de esa agua sigue evaporándose y abandonando la atmósfera marciana en forma de hidrógeno.

El descubrimiento fue realizado mediante un pequeño aparato denominado Nomad que se encuentra a bordo de la sonda ExoMars de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de la rusa Roscosmos, que mide la luz que pasa a través de la atmósfera del planeta.

Las misiones buscarán evidencia de vida en el planeta rojo.Foto Ap

Cabo Cañaveral., Después de viajar millones de kilómetros por el espacio desde el verano pasado, tres exploradores robóticos están listos para llegar a Marte.

El orbitador de los Emiratos Árabes Unidos arribará hoy y, menos de 24 horas después, el orbitador-explorador de China. La nave de la NASA, el cabús cósmico, pisará la superficie marciana el 18 de febrero para recolectar rocas y luego regresará a la Tierra, paso clave para determinar si alguna vez existió vida en ese planeta.

Emiratos Árabes Unidos y China son los más recientes en llegar al planeta rojo, donde ha fracasado más de la mitad de los emisarios terrícolas. La primera misión china fue un esfuerzo conjunto con Rusia en 2011 y no pasó de la órbita terrestre.

Las tres naves despegaron con días de diferencia en julio, durante una ventana de lanzamiento Tierra-Marte que ocurre sólo cada dos años, por eso sus llegadas también están muy juntas.

Llamada Amal (esperanza) la nave árabe está buscando una órbita especialmente alta: 22 mil por 44 mil kilómetros, tanto mejor para observar el clima marciano.

La dupla china, Tianwen-1 (búsqueda de la verdad celestial), permanecerá en órbita hasta mayo, cuando el explorador se separe para descender. Si todo va bien, será el segundo país en aterrizar con éxito en el planeta rojo.

El estadunidense Perseverance, al contrario, buscará hacerlo de inmediato, similar a la hazaña con grúa aérea del explorador Curiosity en 2012. Las probabilidades están a favor de la NASA: logró ocho de sus nueve intentos de aterrizaje.

A pesar de sus diferencias, el Perseverance de una tonelada es más grande y más elaborado que el Tianwen-1, ambos buscarán signos de vida microscópica. Esta misión, de 3 mil millones de dólares, es la primera etapa de un proyecto entre Estados Unidos y Europa para llevar muestras de Marte a la Tierra en la próxima década.

En tanto, por primera vez en 11 años, la Estación Espacial Europea, (ESA, por sus siglas en inglés) busca nuevos astronautas. Los reclutas trabajarán junto con los astronautas en activo y por primera vez se prevé la incorporación de discapacitados físicos.

Asimismo, la ESA "anima encarecidamente a las mujeres a postularse", porque busca ampliar la diversidad de género en sus filas.

La admisión de solicitudes será del 31 de marzo al 28 de mayo próximos.

Con información de Europa Press

El Universo profundo no es totalmente negro

Una nave espacial observa el cielo más oscuro y estima a la baja el número total de galaxias.

 

El Universo profundo es oscuro, muy oscuro, pero no negro del todo y el número total de galaxias existentes es menor que el calculado. Son las conclusiones de los astrónomos que han hecho una nueva medida del difuso resplandor que permea el Universo y que se puede apreciar mucho mejor desde fuera del Sistema Solar. Lo han conseguido gracias a la sonda que hizo en 2015 la primera visita en la historia al planeta enano Plutón y que prosigue su viaje por los confines del sistema planetario.

Las misiones espaciales son esencialmente de usar y tirar. Las que se alejan mucho de la Tierra son, sin embargo, especiales, porque una vez que una nave ha cumplido su misión principal sigue y sigue viajando por el espacio exterior. Mientras continúen funcionando las comunicaciones, se puede utilizar para nuevas exploraciones y también para obtener datos antes desconocidos, por inaccesibles, o poco precisos, dado que los instrumentos que llevan estas sondas son cada vez más avanzados.

El equipo de astrónomos utilizó la cámara telescópica de New Horizons, dirigiéndola hacia zonas oscuras, cuando la nave estaba a más de 7.000 millones de kilómetros de la Tierra. Esta cámara ha visto el cielo más oscuro hasta ahora captado en imágenes, ya que está fuera de la zona de contaminación lumínica que produce la luz del Sol dispersa en polvo en la zona interior del Sistema Solar, la llamada radiación zodiacal.

El cielo no es absolutamente negro fuera de nuestra galaxia porque contiene innumerables fuentes de luz en forma de galaxias y estrellas lejanas, pero si las conocidas y estimadas se sustraen de lo medido, los astrónomos se preguntan si sigue existiendo un resplandor de fondo y a qué se debe. Tras este nuevo estudio, considerado fascinante por el astrófísico Ethan Siegel, que no ha participado en él, han llegado las sorpresas.

Por un lado, según estos datos, existen muchas menos galaxias no detectadas (porque están tan lejos que apenas llega su luz o por otra razón, como que en ellas domine la materia oscura) de las que se habían calculado antes, que eran dos billones. "No hemos visto la luz de dos billones de galaxias", asegura Marc Postman, del telescopio Hubble, miembro del equipo que ha hecho el estudio, que se presentó la semana pasada en el congreso anual de la Sociedad Americana de Astronomía (AAS), este año en formato virtual. Precisamente los datos de los ya históricos panoramas del cielo profundo del Hubble habían servido de base para calcular con modelos matemáticos cuántas galaxias no observadas existen, pero las medidas ahora presentadas no apoyan estos cálculos y sí otros anteriores. El número real de galaxias no observadas parece estar en el ámbito de centenares de miles de millones (alrededor de 200.000 millones es una de las cifras más aceptadas).

"El Universo es oscuro, pero no tan oscuro como creíamos", afirma Tod Lauers, de la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF) de Estados Unidos, que ha dirigido el análisis. La luz total medida es muy poca pero no despreciable. Es solo el doble de la detectada hasta ahora, no 10 veces más, como el modelo citado había calculado.

El resplandor medido es lo que se llama radiación de fondo óptica, que es el equivalente en luz visible de la más conocida radiación de fondo de microondas, o residuo del Big Bang. "Mientras que la radiación de fondo de microondas nos informa sobre los primeros 450.000 años de existencia del Universo, la óptica nos informa sobre la suma total de todas las estrellas que se han formado desde entonces", explica Postman. "Pone un límite máximo al número total de galaxias que se han creado y cómo se sitúan en el tiempo". Como dijo el propio Edwin Hubble, la historia de la astronomía es la historia de horizontes cada vez más lejanos, porque mirar más lejos es mirar hacia atrás en el tiempo, dado lo que tarda la luz en llegar a un observador. La expansión del Universo juega también un papel en qué parte de éste se puede observar.

Y es en este punto cuando, tras las correcciones pertinentes para restar la luz de las fuentes conocidas y estimadas y otros factores, que ha sido lo más complicado de hacer en la nueva investigación, todo indica que no existe la oscuridad perfecta en el Universo profundo y que el origen concreto de la luminosidad remanente no se conoce.

Mientras tanto la pequeña nave New Horizons, de la NASA, y su todavía más pequeño telescopio prosiguen su viaje a través del lejanísimo cinturón de Kuiper hacia el espacio interestelar y pueden seguir dando sorpresas.

Madrid

19/01/2021 07:20

Por MALEN RUIZ DE ELVIRA

 Esta imagen, publicada en 2017 por Nature Communication, muestra al planeta a través del tiempo: rojo, muerto y seco a la izquierda, y el mismo paisaje cubierto de agua, al principio de la historia del cuerpo celeste, hace más de 3 mil millones de años.Foto Afp

Electrolizador de salmuera proveerá 25 veces más de ese gas que Moxie, equipo que la NASA tiene programado utilizar

 

La NASA pretende aterrizar astronautas en Marte en la década de 2030, pero ahí el oxígeno es sólo 0.13 por ciento de la atmósfera, en comparación con el 21 de la terrestre y no es viable transportar suficiente oxígeno y combustible en una nave.

La forma en que la NASA planea abordar el problema es mediante Moxie (Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment), un cubo del tamaño de una batería de auto, que pesa alrededor de 17 kilos y su principal objetivo es producir oxígeno a partir de la atmósfera marciana. El sistema está en fase de prueba en el robot Mars Perseverance, lanzado en julio. Convertirá el dióxido de carbono, que constituye 96 por ciento del gas en la atmósfera, en oxígeno.

Sin emargo, esta semana se presentó en Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, un sistema de electrolisis para salmuera que ha demostrado la capacidad de extraer oxígeno e hidrógeno en las condiciones simuladas de la superficie marciana: -36 grados Celsius.

El planeta rojo es muy frío; el agua que no está congelada está casi con certeza llena de sal, lo que reduce su temperatura de congelación y complica la extracción de sus componentes fundamentales para sostener la vida o producir combustible.

Nuestro electrolizador de salmuera marciana cambia radicalmente la estimación logística de las misiones a Marte y más allá, señaló Vijay Ramani, líder del equipo de la Universidad de Washington en Saint Louis, autor del estudio.

Esta tecnología es igualmente útil en la Tierra, donde abre los océanos como una fuente viable de oxígeno y combustible, agregó en un comunicado.

Desde 2008 Mars Express, de la Agencia Espacial Europea, ha descubierto varios estanques subterráneos que permanecen en estado líquido gracias a la presencia de sal (perclorato de magnesio).

El sistema desarrollado en el laboratorio de Ramani puede producir 25 veces más oxígeno que Moxie usando la misma cantidad de energía, al mismo tiempo que hidrógeno, que podría usarse como combustible para el viaje de retorno de los astronautas.

Nuestro electrolizador de salmuera incorpora un ánodo de pirocloro de rutenato de plomo desarrollado por nuestro equipo junto con un cátodo de platino sobre carbono. Estos componentes, cuidadosamente diseñados, junto con el uso óptimo de los principios tradicionales de la ingeniería electroquímica, han producido este alto rendimiento, precisó Ramani.

Aterriza una cápsula espacial con pistas sobre el origen del Sistema Solar. — EFE/EPA

 

La sonda Hayabusa2 fue lanzada al espacio en 2014 con el objetivo de alcanzar un asteroide de más de 4.600 millones de años. Éste tiene unas características muy ventajosas para poder conocer más detalles sobre la formación de nuestro planeta.

 

Tras recorrer unos 5.200 millones de kilómetros, la sonda nipona Hayabusa2 trajo este domingo a la Tierra una cantidad minúscula de muestras de un remoto asteroide que puede guardar muchos secretos del Sistema Solar, en una operación en la que, según dijeron sus responsables, "todo fue perfecto".

Hayabusa2 fue lanzada al espacio el 3 de diciembre de 2014 con un primer objetivo: alcanzar el asteroide Ryugu, que se formó hace unos 4.600 millones de años y que tiene unas características ventajosas para conocer la formación de nuestro Planeta.

Ryugu –nombre de un palacio mágico submarino del folclore nipón– tiene unos 900 metros de diámetro y una forma ligeramente cúbica y, como otros planetas menores, está considerado entre los cuerpos más antiguos del Sistema Solar.

Con un peso de unos 600 kilos y un tamaño de 1,6 metros en su lado mayor, Hayabusa2, al acercarse a la Tierra, se desprendió el sábado de una cápsula con muestras tomadas en Ryugu, y el aparato aterrizó este domingo en una zona desértica del sur de Australia.

"En el espacio todo fue perfecto. Y con el trabajo del equipo que recogió la cápsula todo fue perfecto", afirmó en una rueda de prensa catorce horas después del aterrizaje de la cápsula el director del proyecto Hayabusa2 de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), Yuichi Tsuda.

Hayabusa2 se ha pasado seis años navegando alrededor del Sol y su primer momento clave fue el 22 de febrero de 2019, cuando aterrizó por primera vez en Ryugu para tomar las primeras muestras de la superficie del asteroide.

Volvió a hacerlo el 11 de julio de 2019, después de que desde su órbita lanzara un proyectil para abrir un pequeño cráter en la superficie de Ryugu y, gracias a ello, poder tomar muestras subterráneas.

Aunque el peso total de las muestras no llega a un gramo, el hecho de que sean restos de la superficie y subterráneos puede permitir a los científicos tener mejores pistas sobre su composición, al no haber estado expuestas a los elementos las pruebas subterráneas.

De acuerdo con los científicos, en la formación de la Tierra el planeta estuvo demasiado próximo al Sol para que el agua pudiera condensarse, pero una vez se enfrió tanto agua como materiales orgánicos llegaron a la Tierra procedentes de asteroides como Ryugu.

El tercer paso clave de la misión se completó en las últimas horas al aterrizar en el sur de Australia la cápsula de la que se desprendió Hayabusa2 el sábado, y que entró a la atmósfera este domingo por la madrugada resistiendo temperaturas próximas a los 3.000 grados centígrados.

Gracias a una radiobaliza que portaba, la cápsula generó señales para su localización al aterrizar cayendo asistida por un paracaídas, y, al amanecer, un helicóptero la encontró al lado de un arbusto, esperando a ser recogida.

El aparato, de unos 30 centímetros de distancia, fue trasladado a instalaciones de la localidad australiana de Woomera, antes de que emprenda el viaje de regreso a Japón para que las muestras de Ryugu sean investigadas minuciosamente.

Tsuda dijo que durante la misión estaba confiado de su éxito, aunque no con exceso de confianza, revisando "cuidadosamente cada paso".

No contaban los responsables de la misión con la lluvia y los vientos fuertes que había en la zona del aterrizaje el sábado, un día antes de que llegara la cápsula, pero el tiempo mejoró y pudo completarse la misión con éxito.

En la misión han cooperado distintas instituciones internacionales, entre ellas la Agencia Espacial de Australia, cuya directora, Megan Clark, en declaraciones a los periodistas desde Woomera expresó su esperanza de que las muestras que llegaron del espacio permitan saber "cómo llegó el agua a nuestra Tierra".

Hayabusa2 llegó a acercarse a la Tierra hasta unos 7.000 kilómetros de distancia, pero después de desprenderse de la cápsula siguió con otra misión y un nuevo rumbo, esta vez hacia otro asteroide, este con el nombre de 1998KY26

Por Agustín de Gracia (EFE)

El cohete Larga Marcha 5, que transporta la sonda lunar Chang'e-5, despega del centro de lanzamiento espacial de Wenchang. 23 de noviembre de 2020.Tingshu Wang / Reuters

La misión, la primera de este tipo desde la década de 1970, forma parte del Programa Chino de Exploración Lunar, que durará de 15 años, y sus etapas posteriores son aún más ambiciosas.

 

El 23 de noviembre, China lanzó a la Luna la sonda Chang'e-5, que tiene como objetivo traer a la Tierra dos kilogramos de muestras de suelo y rocas lunares.

La misión, la primera de este tipo desde la década de 1970, forma parte del Programa Chino de Exploración Lunar, que tendrá una duración de 15 años, y sus etapas posteriores son aún más ambiciosas. 

En caso de éxito, la misión Chang'e 5 convertirá a China en el tercer país que ha logrado recolectar muestras lunares, después de que décadas atrás lo hicieran EE.UU. y la URSS.

¿Cómo transcurre la misión? 

El lanzamiento de la Chang'e-5 se llevó a cabo mediante el cohete portador Changzheng 5, o Larga Marcha 5, desde el centro de lanzamiento espacial más meridional de China, el de Wenchang, ubicado en la costa noreste de la isla de Hainán.

El 28 de noviembre, la sonda —que como sus predecesoras lleva el nombre de la diosa de la Luna de la mitología china, Chang'e— entró en órbita lunar y se prevé que aterrice en la superficie del satélite este 1 de diciembre.

El lugar del aterrizaje será una inmensa llanura volcánica en la cara visible de la Luna conocida como 'Oceanus Procellarum', u 'Océano de tormentas', donde se encuentran alrededor de 20 volcanes rodeados por campos de lava joven de entre 1.200 y 1.500 millones de años. Las muestras que se obtengan allí pueden ayudar a responder preguntas como cuánto tiempo fue volcánicamente activo el interior de nuestro satélite natural y cuándo se disipó su campo magnético.

Antes de alunizar, el módulo de descenso con el aparato de despegue se separará del bloque orbital y de la cápsula espacial, que permanecerán en la órbita de la Luna a una altitud de 200 kilómetros en modo de espera.

En el plano superior del módulo de descenso se encuentra un manipulador para recolectar suelo y rocas de la superficie de la Luna, mientras que en el plano lateral del aparato está instalado un dispositivo de perforación. 

Tras aterrizar y tomar muestras, el aparato podrá realizar otras tareas científicas utilizando un conjunto de instrumentos para determinar la composición mineral del regolito, analizar la evolución de gas de la superficie lunar y estudiar la estructura del suelo lunar, entre otras tareas.

Las muestras luego se cargarán en un contenedor del aparato de despegue, que se espera que sea lanzado alrededor del 2 de diciembre.

Después, la unidad orbital tendrá que encontrar automáticamente el aparato de despegue, acercarse a él y 'capturarlo'. El contenedor con muestras, por su parte, se cargará a través de una puerta en la parte superior de la cápsula, tras lo cual el aparato de despegue se separará para caer en la Luna. Esta es la parte más difícil de la misión y el primer acoplamiento automático de dos naves espaciales en otro cuerpo celeste.

La sonda comenzará a volar hacia la Tierra alrededor del 13 de diciembre. A una distancia de unos 5.000 kilómetros de nuestro planeta, la cápsula se separará del vehículo orbital y entrará en la atmósfera.

Se espera que la Chang'e-5 aterrice con la ayuda de un paracaídas en el territorio de Mongolia Interior el próximo 17 de diciembre. De esta manera, la misión durará un total de 23 días.

¿Qué planea China hacer después? 

El regreso de la Chang'e-5 completará la tercera etapa del Programa Chino de Exploración Lunar. 

La cuarta etapa pretende estudiar los territorios en la región del polo sur de la Luna para futuras expediciones tripuladas. Aproximadamente en 2024 la Chang'e-6 aterrizará en el satélite para recolectar suelo lunar y transportarlo a la Tierra. La Chang'e-7 llevará a la Luna un 'rover' y un pequeño módulo de demostración con motores a reacción. Finalmente, la Chang'e-8 desarrollará tecnologías clave para la construcción de una estación lunar, que permitirá la investigación científica y la minería en la superficie lunar.

¿Tiene rivales China? 

Está previsto que en octubre de 2021 Rusia lance desde el cosmódromo de Vostochni la estación interplanetaria automática Luna-25, la primera estación lunar rusa. Si tiene éxito, hará el primer aterrizaje suave del mundo en la región circumpolar meridional de la Luna cerca del cráter Boguslávski. En 2024, se planea que viaje hasta nuestro satélite el aparato científico orbital Luna-26.

En EE.UU. existe el programa de vuelo espacial tripulado Artemis, iniciado por el presidente Donald Trump, que tiene el objetivo de volver a explorar la Luna y llevar al satélite "a la primera mujer y al próximo hombre", específicamente a la región del polo sur, para 2024. No obstante, es posible que la victoria de Joe Biden en las elecciones altere los planes del programa.

El aparato indio Chandrayaan-2 actualmente está operando con éxito cerca de la Luna, pero los intentos de Nueva Delhi de aterrizar suavemente en el satélite aún no han tenido éxito. La India está actualmente desarrollando su tercera misión lunar, la Chandrayaan-3

Además, cabe también destacar la pequeña estación lunar Beresheet de la organización israelí sin fines de lucro SpaceIL. El aparato intentó aterrizar suavemente en la superficie de la Luna en abril de 2019, pero sufrió un accidente. Ahora SpaceIL está intentando encontrar financiación para un segundo dispositivo.

En septiembre de 2020, el primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Rashid al Maktoum, anunció que en 2024 su país tiene previsto el lanzamiento de Rashid, un pequeño 'rover' lunar con equipo científico.

Publicado: 1 dic 2020 08:47 GMT

Página 1 de 4