Jueves, 23 Octubre 2014 05:59

"Gane quien gane, se viene el ajuste"

"Gane quien gane, se viene el ajuste"

En vísperas de la definición de las elecciones en Brasil, dialogamos con Marcelo Dias Carcanholo, presidente de la Sociedad de Economía Política Latinoamericana (SEPLA) acerca de la situación en el país vecino.


De paso por la Argentina para participar de las VII Jornadas de Economía Crítica que se realizaron en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) el pasado fin de semana, el economista marxista brasilero Marcelo Dias Carcanholo, actual presidente de la Sociedad de Economía Política Latinoamericana (SEPLA), analizó el desarrollo económico alcanzado por su país en la última década y los desafíos por venir. "El PT no ha cambiado el neoliberalismo. Pero no es lo mismo que gane Dilma o Aecio", aseguró.


-¿Cómo era la política económica antes de la llegada del PT al poder y que cambió luego?


-En los años clásicamente llamados del neoliberalismo, lo que ocurre es que, en un nivel de abstracción mayor, se manejó una estrategia de desarrollo neoliberal. Esto es, reformas liberalizantes, apertura comercial y financiera, privatizaciones. O sea el paquete que en general se implementó en América Latina. En un nivel de abstracción menor, es decir en el manejo de la política monetaria, cambiaria y fiscal, hubo fases.


Desde 1999 hasta el final del segundo gobierno de Fernando Enrique Cardoso se cambió un poco la cara de la política económica. La política monetaria que antes era de combate a la inflación, entra en un régimen de metas inflacionarias. El tipo de cambio, que no era fijo como en Argentina, sino de bandas cambiarias, donde hay un techo y un piso dentro del cual el mercado resuelve, se manejaba conforme a la coyuntura. Lo que pasa después de la crisis cambiaria de Brasil entre 1999 y 2001, es que se cambia el manejo de esa política.


Es decir que el tipo de cambio que se dice flotante en verdad no lo es, porque el Banco Central interviene para regular. Siguió siendo lo mismo que antes, la diferencia es que no se preanuncia cuál es el techo y el piso, pero los hay y el mercado sabe cuáles son. La política monetaria pasó a ser seguida de un régimen de metas inflacionarias, o sea que el Banco Central utilizaba todos los instrumentos de política monetaria para obtener esa meta prefijada.

-¿Qué cambió con el gobierno del PT?

-Luego el gobierno Lula mantuvo la misma política. Una política fiscal de superávit primario para pagar la deuda pública, o el pago de intereses para la amortización de la deuda. Incluso incrementa el superávit primario. Lula siguió el régimen de metas inflacionarias que se mantiene hasta hoy. Lo mismo con el tipo de cambio. En la estrategia de desarrollo, es decir el marco estructural neoliberal, se profundizó la apertura de los mercados. Se privatizaron más cosas. Es decir que no cambió nada.


Pero si uno compara los periodos macroeconómicos, es evidente que el periodo 2002-2007 fue mucho mejor. Y además le sobró plata al Estado para que pudiera hacer políticas sociales compensatorias que en los años 90 no se hicieron. ¿Entonces que pasó? No se cambió la política económica, no se cambió la estrategia de desarrollo, pero lo que cambió fue el escenario externo. Lula tuvo una suerte tremenda. La economía mundial volvió a crecer, impulsada por economías como India o China, que requieren para su crecimiento cosas que Brasil desde la década anterior se especializó en producir y exportar.


Con esta reprimarización de las exportaciones subió el saldo en la balanza comercial y además, cuando había plata en los mercados de crédito internacional llegaban prestamos directos para el sector público y privado e inversiones directas extranjeras con costos bajos. Por lo tanto se tenía un alivio coyuntural en la balanza comercial, en la cuenta corriente y en la cuenta de capitales. Brasil pudo crecer sin problemas de restricción externa, sin presión cambiaria y con inflación controlada. Nunca antes en la historia de América Latina el escenario externo fue más favorable. A partir de 2007 se acabó eso.

-Entonces no cambiaría nada si gana Dilma o Aecio Neves..

.
-No, eso no es verdad. Lo que cambiaría sería la relación de Brasil con el exterior. Aecio Neves ya dijo que hay que cambiar la relación de Brasil con los socios comerciales en América Latina, principalmente en el Cono Sur. Por otro lado el apoyo que hubo por parte de Brasil a los procesos de Ecuador, Bolivia o Venezuela se terminaría. Pero no dejaría de mirar hacia esos países.

Aecio puede entrar fácilmente en acuerdo con los EEUU y transformarse geopolíticamente en otra Colombia, con el peso de Brasil. Sin embargo, también hay que fijarse en la relación del gobierno actual con esos países. Porque si desde el punto de vista político hay un apoyo a los procesos revolucionarios, desde el punto de vista de la infraestructura económica Brasil apoya los capitales que actúan desde su territorio en toda América Latina. Con subsidios comerciales y con apoyo del financiamento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). O sea, el subimperialismo brasilero viene actuando ya en la región. Y el gobierno del PT apoyando.


Siempre se dice que para llamarlo subimperialismo faltaría la pata militar. Pero alcanza con ver lo que pasa en Haití con la Minustah, donde Brasil está dirigiendo eso. Pero no es lo mismo que gane Dilma o Aecio. Si gana Aecio va a empeorar mucho el contexto, porque el carácter subimperialista brasileño va actuar sin freno. Hoy hay aún algunos en términos geopolíticos. Pero Brasil empezó a hacer con América Latina, en menor escala, como si fuera un país imperialista central. Vendía productos con algún contenido tecnológico e importaba materias primas. Reprlicando para abajo lo que sufría para arriba. Pero hoy en día con la crisis el de Brasil es mucho más sub que imperialismo.

-¿Cuáles son las repercusiones sobre la vida cotidiana de los brasileros?


-Lo primero que hay que considerar es que las políticas sociales de los gobiernos del PT desde 2002 hasta ahora lograron disminuir los efectos de la pobreza y la desigualdad estructural de Brasil. Pero el escenario externo que permitió eso cambió. Se acabó lo coyuntural favorable y volvió lo estructural problemático. La desigualdad y el grado de concentración del ingreso y también de propiedad volvieron a crecer.

Desde un punto de vista menos crítico, concentración y desigualdad van a seguir creciendo. Desde un punto de vista más crítico, gane quien gane se viene un proceso de ajuste. Y va a ser a la europea, es decir que si los trabajadores no tienen un poder de reivindicar algunas cosas lo van a pagar ellos. Esto significa mayor explotación del trabajo, reducciones salariales, aunque sean disfrazadas. En la agenda están, aunque no se diga, la reforma tributaria, pro capital, y reforma laboral. Que es la tendencia a nivel internacional. El que va a ser ministro de Hacienda de Neves, si gana, Herminio Fraga, ya dijo que va a hacer un ajuste estructural. Lo dice de manera técnica, para que la gente no entienda, pero lo está diciendo. Pero Aecio no lo va a decir nunca.


-En la previa de la primera vuelta hubo un debate mucho más amplio. ¿Se vieron allí alternativas a todo esto?


-Si uno se fija en las tres candidaturas con más robustez política, que son los dos que fueron a segunda vuelta y Marina Silva, no hay nada distinto. El discurso del PT es que si no ganan se van a caer todas las conquistas logradas. Y los otros dos decían que iban a mantener esas conquistas pero mejorandolas. Había candidaturas de izquierda con muchas propuestas, pero no suenan.


La candidata de la izquierda, Luciana Genro del PSOL, tuvo poco más del 2% de los votos. Hay un problema. La izquierda está perdiendo la batalla de las ideas hace ya un rato. No porque no nos escuchan. No es un problema de la derecha o del capitalismo que no nos deja aparecer. Es un problema nuestro. De no saber cómo decir nuestras propuestas. Tenemos un proyecto a mediano largo plazo, que puede ser el socialismo o el nombre que se quiera, pero hay que hacer cosas ahora. ¿Con qué base, instrumento y qué haríamos ya? En eso estamos mal parados.

Los 90 han sido mucho peor. Algo mejoró. Pero aún es insuficiente para generar un proyecto de izquierda que tenga la posibilidad de ganar elecciones. Y ganar elecciones no garantiza nada. Si algo nos enseñaron Venezuela, Bolivia o Ecuador, es que ganar elecciones es sólo el comienzo de algo que puede ser, nada más.

Publicado enEconomía
Miércoles, 22 Octubre 2014 06:02

Subió Dilma y por eso cayó la Bolsa paulista

Subió Dilma y por eso cayó la Bolsa paulista

Taquicardia en la Bolsa de Valores de San Pablo. Luego del repunte de la candidata a la reelección Dilma Rousseff en tres encuestas divulgadas el lunes, la ronda de negocios paulista cayó el 3,44 por ciento, con lo que acumula un retroceso del 5,94 por ciento en los dos primeros días de la semana.

La curva declinante de las acciones es inversa al desempeño alcista de las intenciones de voto de la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) con vistas al ballottage del domingo, según las encuestadoras Datafolha y Vox Populi, que le atribuyen el 52 por ciento contra el 48 de Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB).
Bajaron 6,92 puntos los papeles de Petrobras y 6,77 los del Banco de Brasil, dos empresas estatales que continuarán siéndolo si vence Rousseff, pero están expuestas a eventuales procesos de desnacionalización si es electo Neves, cuyo ministro de Hacienda será Arminio Fraga, quien anticipó un ajuste al uso de los gobiernos neoliberales de la década del '90.

Dilma dijo ayer en el estado de Pernambuco que Fraga fue titular del Banco Central durante la gestión del ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), período en el se "desmantelaron" las instituciones financieras dependientes del gobierno.


Luiz Inácio Lula da Silva reforzó: "La gente tiene que escoger si vota al candidato de los banqueros o a la candidata de los brasileños... Aécio no es un hombre respetable... El no respeto a la presidenta" en los debates televisivos. El líder del PT y la candidata recorrieron el estado de Pernambuco, él único de la región nordeste, la más pobre del país, donde el PT fue derrotado en el primer turno.


Con Lula, que sigue siendo un tractor a la hora de recolectar votos, el PT apuesta fundamentalmente a recuperar posiciones en la región sudeste, con el rico y populoso San Pablo (40 millones habitantes), donde Dilma creció 5 puntos en la última semana de acuerdo con Datafolha.

Además de los sondeos de Datafolha y Vox Populi, ambos ubican a Dilma con 4 puntos de ventaja, también se publicó la proyección de la consultora MDA, donde la petista vencería con el 50,5 por ciento ante el 49,5 de su rival. Y se espera que hoy se publique una nueva consulta de Datafolha y otra de Ibope, que seguirán realizando consultas hasta el domingo del ballottage.


De todos modos, las últimas proyecciones son insuficientes para dar por cierta la victoria de la presidenta, pues se trata de escenarios elaborados dentro de márgenes de error que son de 2 puntos para más y para menos en Datafolha, y 2,2 en las otras dos empresas.

Lo que preocupa a los operadores y banqueros es la hipótesis de que Dilma haya frenado el ascenso meteórico con que Neves emergió luego del primer turno del 5 de octubre, cuando luego de dejar atrás a la ambientalista Marina Silva, saltó el 51 por ciento de intenciones de voto y parecía que su popularidad no dejaría de crecer hasta el ballottage.

Una columnista del diario Folha escribió que este distanciamiento de Dilma a pocos días del banderazo de llegada puede compararse a lo ocurrido en la reñida campaña de 1989, cuando Fernando Collor de Mello se despegó de Lula precisamente una semana antes de la segunda vuelta, tendencia que fue detectada por Datafolha.

En el PT conmemoraron ayer los resultados de las encuestas sin olvidar las previsiones erradas publicadas antes de la primera vuelta. "Sabemos que no nos podemos guiar sólo por las encuestas, la realidad es que a pesar de los errores que cometieron, la gente sigue tomándolas en cuenta, y nuestros militantes se entusiasman y salen con más fuerza", declaró ayer el senador Humberto Costa, jefe del bloque petista.


Hasta el domingo la campaña seguirá librándose en dos terrenos, la televisión y los actos callejeros.


En la disputa mediática, Aécio juega con la ventaja de tener a las empresas periodísticas de su lado, en los mitines Dilma es más fuerte porque cuenta con la militancia del PT y un orador inspirado como es Lula, que ayer arrancó aplausos y vivas del público en Pernambuco.


"Me despido diciéndoles que ustedes tienen la obligación de darme como regalo de cumpleaños la elección de Dilma, porque yo cumplo (69) años el lunes" 27 de octubre, afirmó Lula.

Publicado enInternacional
Sábado, 18 Octubre 2014 08:19

"Demagógico y efectista"

"Demagógico y efectista"

Más de un centenar de académicos, intelectuales, dirigentes políticos, artistas, periodistas y miembros de organismos de derechos humanos manifestaron su preocupación por la repetición del "discurso demagógico y efectista" que propone utilizar a las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad pública e hicieron un llamado a "no aceptar un retroceso contraproducente" y actuar con "responsabilidad ciudadana". El documento se titula "Fuerzas Armadas y seguridad pública: para disipar confusiones", advierte sobre los peligros que entraña "la especulación política de corto plazo" y lleva las firmas de personalidades diversas como la ex ministra Nilda Garré, la ensayista Beatriz Sarlo, los ex cancilleres Jorge Taiana y Dante Caputo, el general retirado Martín Balza, el politólogo Vicente Palermo y el periodista y presidente del CELS, Horacio Verbitsky.

En los últimos meses varios dirigentes plantearon la intervención militar en la represión del narcotráfico. "Recientemente un ex presidente de la República, un candidato presidencial a las elecciones 2015 y un ex ministro de Defensa ha hecho declaraciones en favor del entrecruzamiento de las actividades militares con las policiales", arranca el documento, que evita los nombres propios pero advierte que el uso de militares en tareas policiales contradice la normativa vigente y es "una opción gravosa en varios sentidos, que remite más al pensamiento mágico que al abordaje razonado de los problemas".


Las Fuerzas Armadas existen "para defendernos de eventuales amenazas armadas externas". Los militares se educan y adiestran "para la eventual aplicación de la violencia en el grado extremo que requiere la guerra", explica el documento. Para enfrentar los problemas de seguridad pública, la República cuenta con "instituciones específicamente diseñadas", fuerzas formadas y entrenadas "conforme al marco constitucional y jurídico vigente". Se trata de las policías y fuerzas de seguridad, que en determinadas ocasiones pueden "utilizar la coerción". La "formación, adiestramiento y doctrina" de las fuerzas "intermedias" les permite inclusive "mayor flexibilidad y capacidad de respuesta para enfrentar amenazas a la seguridad interior", destaca el texto que suscriben también el ex ministro León Arslanian, el constitucionalista Roberto Gargarella, el politólogo Juan Gabriel Tokatlian, el dirigente radical Marcelo Stubrin, el ex fiscal Hugo Cañón y el cineasta David Blaustein.


El marco legal vigente, fundado en "un amplio consenso pluripartidario", diferencia claramente las misiones y campos de actuación de las fuerzas militares, policiales y de seguridad. "Producir una desviación de las misiones de las FF.AA. hacia funciones de seguridad pública involucra serios problemas y riesgos", advierten. En primer lugar, más allá de que todos usen armas, "soldados y policías están instruidos para actividades diametralmente diferentes", recuerdan. La supuesta eficacia militar, advierten, está descartada. En los países que apelaron al recurso militar se observa "la persistencia del crimen organizado, fundamentalmente del narcotráfico", un "incremento de los niveles de violencia y de violaciones a los derechos humanos", y también mayor corrupción por "la connivencia que suelen mantener con los grupos a los que deben combatir".


"Los argentinos aprendimos en Malvinas que, si las FF.AA. desvirtúan su oficio", como ocurrió durante el terrorismo de Estado, "ulteriormente no son un instrumento apto para defender la Nación", recuerdan. Hacia el final se manifiestan "muy preocupados" al ver que "dirigentes políticos exponen de manera poco responsable" sobre el tema y advierten que "el pensamiento mágico es inconducente". "Creemos que la especulación política de corto plazo engarzada a un discurso demagógico y efectista, cuyo objetivo es policializar la labor militar, puede abrir la puerta a peligrosos futuros", señalan. Sin personalizar, arriesgan que en algunos casos se trata de un error "ingenuo" y en otros de "interesados y riesgosos oportunismos". Concluyen con un llamado "a no aceptar un retroceso contraproducente, a aprender de los errores de terceros y a encarar nuestros problemas de seguridad pública con responsabilidad ciudadana, sin enconos y con discernimiento".

Publicado enSociedad
Lunes, 13 Octubre 2014 06:47

Evo ganó y tendría los dos tercios

Evo ganó y tendría los dos tercios

Desde La Paz.

En esta ciudad, como en casi toda Bolivia, las elecciones transcurrieron en tranquilidad. En las calles, vacías de vehículos, las familias vestidas de domingo caminaron desde la mañana hasta las escuelas donde se votaba. De ahí, buscaron entre los pocos lugares abiertos para comer y disfrutaron de la tarde de sol, una rareza para esta época de lluvias en La Paz. Al anochecer, miles de militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) se reunieron ante los escenarios preparados en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba y aquí, sede del órgano ejecutivo. Según los primeros resultados, el presidente Evo Morales fue reelegido para un tercer mandato con el 61 por ciento de los votos. Segundo quedó Samuel Doria Medina, de Unidad Demócrata, con el 24 por ciento.

Anoche, ante la repleta plaza Murillo, Morales dijo las palabras del caso. "A nombre de quienes luchamos por la liberación de toda Bolivia agradecemos por este nuevo triunfo del pueblo boliviano. Hay un profundo sentimiento no sólo en Bolivia, sino en toda América latina y el Caribe; un sentimiento de liberación de nuestros pueblos, para no seguir sometidos al imperio norteamericano o al sistema capitalista. Este triunfo es de los anticolonialistas, de los antiimperialistas, del pueblo boliviano", dijo Morales con una sonrisa que no le cabía en el rostro. "Aquí estaban en debate dos programas: la nacionalización frente a privatización. Y nuevamente, con más del 60 por ciento de los votos, gana la nacionalización", exclamó el presidente ante la multitud.

"Olé, olé, olé... Evo... Evo", coreaba en la plaza un grupo de turistas argentinos que justo pasaba por la ciudad.
Como en todas las elecciones, hubo incidentes mínimos, como el extravío de papeletas o el sortilegio de que alguien ya había votado antes de que se presentara en la mesa correspondiente. Además de un error presente en las más de seis millones de papeletas de votación: decía "Estado Plurinominal", en lugar del "Estado Plurinacional", que es Bolivia, según la Constitución.

En tercer lugar quedó Jorge "Tuto" Quiroga, del Partido Democrática Cristiano (PDC), con el 9 por ciento de los votos; le siguen Fernando Vargas, del Partido Verde de Bolivia, y Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM), ambos con el 3 por ciento.

Ayer por la tarde, el paseo de El Prado fue tomado por niñas, niños, perros de departamento, ciclistas y skaters. Superado el (generalmente) breve trámite del voto, las familias volvieron a entrar a sus casas solamente cuando las obligó el frío del atardecer. Entonces esperaron el resultado pero sin tensiones, porque de antemano se sabía quién seguirá gobernando Bolivia hasta 2020, o quizás más tiempo si el MAS avanza en su plan de remodelar la Constitución de 2010. De confirmarse estos resultados, el MAS continuaría dominando la Asamblea Legislativa Plurinacional en sus dos tercios. Así podría aprobar las leyes que (Morales) quisiera, sin depender de alianzas con otras fuerzas políticas, que en el próximo Parlamento serán ínfimas.


Entre la población dominguera y los turistas que satisfechos tomaban fotos, en las veredas de El Prado se habían asentado decenas de puestos de choripán, helados, humintas, refrescos, películas truchas, anticuchos. Quienes atendían representaban a la gran parte de bolivianos y bolivianas que viven de lo que ganan cada día, integrantes del enorme mercado laboral informal.


"Voté por el Evo porque vemos que las cosas están bien. La gente anda con plata y nos compra", dijo Clara Mamani, que tiene un puesto de venta de gelatinas de pata y flanes de leche, frente al Obelisco.
"Iba a votar al Movimiento Sin Miedo, pero al final me decidí por el Doria, porque va a sacar más votos y va a tener más lugar en el Parlamento", comentó Diego Gutiérrez, quien salía de votar del Instituto Americano, en el barrio paceño de Sopocachi.


La Paz fue el departamento con mayor cantidad y porcentaje de votos para el MAS. El 70 por ciento de sus 1.600.000 electores cimentaron el triunfo de ayer. Segundo quedó UD, con el 14 por ciento. En Chuquisaca, Morales obtuvo el 62 por ciento de los votos. Allí quedó segundo Tuto Quiroga, con el 18 por ciento. En Cochabamba, el MAS consiguió el 66 por ciento. Le siguió el partido de Doria Medina, con el 20 por ciento. En Oruro, el oficialismo sacó el 65 por ciento. Le siguió UD, con el 14 por ciento.


En Potosí, el 66 por ciento votó por Morales. Por Dorio Medina lo hizo el 21 por ciento. En Tarija, el MAS cosechó el 52 por ciento de los votos. Le siguió UD con el 26 por ciento.

En Santa Cruz, sufragaron por Morales el 49 por ciento de las y los votantes. Allí Doria Medina consiguió el 38 por ciento, sobre un total de 1.500.000 electores. Este departamento junto a La Paz concentran el 53 por ciento del padrón. En la amazónica Pando, Morales consiguió el 53 por ciento. UD, el 39 por ciento. Beni es el único departamento donde no ganó el MAS. Aquí se impuso Doria Medina, con el 49 por ciento de los votos. Morales quedó con el 43 por ciento.
Estos resultados fueron tomados a boca de urna por la consultora Mori. Efectuar esta tarea costó la detención a cuatro de sus trabajadores en la ciudad beniana de Riberalta, porque habrían hecho la consulta a menos de 100 metros del centro de votación.


De acuerdo con estas cifras, el Senado quedaría conformado con 25 legisladores del MAS, sobre un total de 36 escaños. Para UD serían 9 asientos. Y los dos últimos para el PDC. En la Cámara de Diputados, 111 escaños serían para el MAS. A UD le corresponderían 41 espacios, 12, al PDC, y un asiento para el Partido Verde y otro para el MSM.

Luego de hablar en La Paz, Morales se tomó el avión hasta la ciudad de Santa Cruz, la más habitada de Bolivia, para festejar con sus militantes en el Cambódromo. Así empezó la fiesta en distintas partes del país, la fiesta que estaba prohibida desde el viernes pasado por el Auto de Buen Gobierno.

Publicado enInternacional
Sábado, 11 Octubre 2014 06:28

Para seguir hasta 2020

Para seguir hasta 2020

Más de 6 millones de bolivianas y bolivianos van a votar mañana en este país o en alguno de los 33 países acondicionados para ello, incluyendo la Argentina. Según las encuestas, más de la mitad de las papeletas llevarán el nombre de Evo Morales, para que cumpla con su tercer mandato consecutivo hasta 2020. Ayer, con la imposición del "silencio electoral", los partidos en competencia vieron la manera de seguir agitando. Y con la entrada en rigor del Auto de Buen Gobierno, quienes querían entonarse el fin de semana vieron la manera de conseguir un trago, aunque en cientos de casos terminaron presos.

Los partidos políticos que infringieron el silencio en radio o televisión deberán pagar multas al Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo mismo que los medios de comunicación involucrados. Pero en las redes sociales como Twitter o Facebook, donde abundan los perfiles falsos, se sigue haciendo campaña con total impunidad. En estos casos, los funcionarios del TSE envían mensajes llamando a la reflexión.


"Resulta un tanto imposible hacer el control y dar la respectiva sanción a quienes están utilizando las redes sociales. Lo que estamos haciendo es mandar mensajes reflexivos, con la finalidad de evitar el uso de esos instrumentos alternativos de comunicación para fines nefastos, que no hacen bien a la democracia", dijo el vocal del TSE, Ramiro Paredes.


El presidente Evo Morales es el único que puede aparecer en actos públicos inherentes a la gestión gubernamental. En esa calidad se presentó ayer en el departamento de Pando. Mañana, Morales obtendría el 55 por ciento de los votos, si se saca el promedio de todas las encuestas aparecidas. En segundo lugar se situaría el empresario cementero Samuel Doria Medina, de Unidad Demócrata, con el 14 por ciento de los votos.

En la ciudad amazónica de Cobija, Morales habló cinco minutos en conmemoración de la batalla de Bahía, en 1902, cuando el ejército de Brasil invadió territorio boliviano para robar la región del Acre.

"Somos un país democrático. Es un derecho constitucional que decidan por quién votar. Convoco a todos a participar en las urnas para demostrar al mundo que somos un país democrático y que elegimos democráticamente a nuestras autoridades", dijo Morales al final de su discurso.


Desde su fundación, en 1995, el Movimiento al Socialismo (MAS) ganó fortaleza en cada elección. Con los años pasó de medir un dígito a dos. En 2005, finalmente Morales llegó a la presidencia con el 53 por ciento de los votos. Desde entonces, su partido se hizo fuerte en todo el territorio boliviano, últimamente en los departamentos de las tierras bajas, donde más rechazo concitaba del electorado, habituado a los partidos de derecha.


Con la incorporación de militantes de partidos tradicionales, antes opositores, como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) o Acción Nacionalista Democrática (ADN), el MAS se hizo mayoritario en casi todos los departamentos de Bolivia, menos en Beni (por ahora).


Morales confía en que mañana triunfará en los nueve departamentos. Además de las alianzas políticas correctas, en el MAS saben que los números de la macroeconomía también votan. El gobierno de Morales representa ocho años de crecimiento económico ininterrumpido, como nunca en la historia de Bolivia. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2015 el PBI del país se incrementará en un 5 por ciento, similar a este año.


El 80 por ciento de ese PBI está sustentado por las ventas de hidrocarburos y minerales. En el MAS dicen que utilizarán el tercer mandato para industrializar estos recursos y así darles mayor valor agregado.


Los departamentos de La Paz, con 1.679.164 votantes, y Santa Cruz, con 1.534.924, reúnen al 54 por ciento del padrón. Hay países como la Argentina, con 121.290 electores; o España, con 74.534, que superan en cantidad de empadronados a departamentos como Pando.

Este domingo, además de presidente y vicepresidente, se elegirá a 36 senadores y 130 diputados, que conformarán la totalidad de la Asamblea Legislativa Plurinacional. Hasta hoy, el MAS la controla en sus dos tercios.

Hasta la aprobación de la actual Constitución, en 2009, elección tras elección el Estado tenía que dar cierta cantidad de dinero a cada partido político para la realización de su campaña. Así, cualquier candidato hacía negocio, aunque perdiera. Ahora, cada agrupación política debe recurrir a donaciones de particulares para solventarse.

De acuerdo con la información dada por cada agrupación política, el Partido Democrático Cristiano (PDC) contó con 7 millones de bolivianos para su campaña (el equivalente a 1 millón de dólares). UD invirtió 6 millones de bolivianos, el Movimiento al Socialismo (MAS) 4,7 millones de bolivianos, el Movimiento Sin Miedo (MSM) 3 millones, y el Partido Verde 500 mil bolivianos.


Pese a todo lo invertido, el candidato del PDC, Jorge "Tuto" Quiroga, obtendría el 8 por ciento de los votos. Doria Medina (de UD), el 14 por ciento. Juan del Granado (del MSM), 4 por ciento. Y Fernando Vargas, del Partido Verde, el 1 por ciento.

Publicado enInternacional
Sábado, 11 Octubre 2014 06:20

En Brasil la batalla es voto por voto

En Brasil la batalla es voto por voto

La primera semana de la vuelta decisiva en las elecciones presidenciales termina con Aécio Neves, del PSDB, que defiende un programa neoliberal, en la delantera: tiene 51 por ciento de intención de voto. La actual presidenta, Dilma Rousseff, del PT, que defiende la continuidad del proyecto iniciado en 2003 con la primera presidencia de Lula da Silva, el 49 por ciento. Como los sondeos declaran un margen de error de 2 puntos, ambos están técnicamente empatados.


Para Aécio Neves es un buen resultado: él creció desde la primera vuelta, realizada el domingo 5 de octubre, casi el doble de Dilma Rousseff. Pero para la candidata del PT el resultado es igualmente bueno: como su adversario venía de una estampida (en dos semanas logró atropellar a Marina Silva, que una vez más quedó relegada al tercer lugar), era alta la posibilidad de que en esa primera semana los sondeos indicasen una ventaja sustancial, lo que no ocurrió.


Hay, en verdad, una disputa muy tensa y muy cerrada, con un país literalmente dividido al medio. La tónica del discurso del candidato neoliberal es decir basta a doce años seguidos del PT en el poder. Los blancos preferenciales de sus duras críticas son el crecimiento económico flojo (el PIB crecerá menos de uno por ciento este año), los excesivos gastos públicos, la interferencia exagerada del Estado en la economía y, muy especialmente, la corrupción. Dilma defenderá el proyecto que benefició a por lo menos 40 millones de brasileños que salieron de la zona de pobreza e ingresaron al mercado de consumo, el énfasis puesto en los programas sociales, la conservación del empleo, una política externa soberana y la priorización en educación. Su principal crítica al programa de Aécio Neves es que se trata de una vuelta al pasado, cuando se benefició a los beneficiados de siempre y "los pobres no aparecían en el presupuesto de la nación".


Aécio Neves, en la televisión (y eso tendrá importancia en los debates cara a cara, que empiezan la semana que viene), tiene un discurso articulado, habla con fluidez. Dilma, al contrario, se expresa de manera confusa, chorrea datos y números, y frente a la audiencia tiene la misma capacidad de seducir que un tomate crudo. Su principal argumento es la comparación entre lo que se hizo cuando el PSDB gobernaba al país y lo que se viene haciendo desde la llegada del PT. Con relación a la corrupción, su argumento es que nunca como ahora se investiga y los responsables reciben penas ejemplares.


Mucho más que geográficamente, el país está dividido al medio en términos de clases sociales. Un análisis del mapa de votación muestra claramente que Aécio Neves ganó fácilmente entre las clases alta y media, mientras que Dilma lo arrolló entre las clases de menos renta. Entre la llamada "nueva clase media" (en efecto, una clase media baja, recién salida de la pobreza gracias a los programas sociales y económicos del PT), el electorado se dividió en partes iguales. O sea: muchos de los que hoy dicen optar por Aécio Neves votaban, hasta hace ocho o diez años, a Lula da Silva. Ascendidos socialmente, pasan a tener una insólita identificación electoral con el adversario.

Otros cálculos muestran que, al término de la primera semana de esta etapa decisiva, existen alrededor de 25 millones de votos sin dueño, o sea, electores que no optaron por Dilma ni por Aécio en la primera vuelta: o eligieron otros candidatos o simplemente anularon su voto o votaron en blanco. Y es ese batallón de electores el que está en la disputa prioritaria de los dos.


Es muy difícil para Aécio robarle votos a Dilma entre las clases menos favorecidas. Y la inversa también es verdadera: a cada nueva denuncia de corrupción (y los medios masivos de comunicación disponen de harta munición para minar la candidatura de Dilma en este final de carrera) se hace más fuerte el rechazo al PT y a todo lo que se relacione al partido.


En los tres estados con mayor contingente de electores –San Pablo (22 por ciento del total), Minas Gerais (14) y Río de Janeiro (11)–, la posición de ambos candidatos tiene base sólida. Aécio seguramente ganará en San Pablo, un estado conservador y de fuerte sentimiento anti-PT. Dilma ganó la primera vuelta en Minas y tratará de crecer ahora. Cuenta con el respaldo de Fernando Pimentel, quien derrotó claramente al candidato Neves. Esa victoria gana peso especial porque el PSDB gobernó Minas Gerais durante los últimos doce años y es la base electoral más importante de Aécio Neves. En Río de Janeiro, Dilma obtuvo una ventaja inferior a la esperada, pero ahora cuenta con el respaldo de los dos adversarios que disputan el gobierno estadual (el sistema político brasileño tiene, entre sus múltiples peculiaridades, la de oponer regionalmente a aliados nacionales).


En este escenario tan cerrado e imprevisible, la propaganda en radio y televisión, como los tres debates programados, tendrán peso decisivo. Aécio cuenta, además, con un aliado poderosísimo: los conglomerados de comunicación. Para contrarrestar, el comando de campaña de Dilma recurre a las redes sociales.


La batalla será dura, la más dura desde la redemocratización, en 1985, y desde la retomada de las elecciones, en 1989. Está en juego la continuidad de un proyecto de país, que Dilma promete profundizar y mejorar, o el retorno a una fórmula ya probada, entre las dos presidencias de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), y cuyos resultados no son exactamente buenos recuerdos para la mayoría de los brasileños.

Publicado enInternacional
Miércoles, 08 Octubre 2014 06:26

Bolivia: modernidad, revolución, pragmatismo

Bolivia: modernidad, revolución, pragmatismo

El triunfo de Dilma Rousseff en la primera vuelta de los comicios presidenciales de Brasil, la cantada victoria de Evo Morales el domingo próximo en Bolivia, y la previsible convalidación del Frente Amplio en Uruguay a finales de mes representan, desde ya, una seria advertencia a las derechas que alucinan la vuelta sin escala al modelo neoliberal, y las izquierdas que descreen de la madurez política alcanzada por los pueblos de América del Sur.


Ni la crisis económica mundial, ni la desaceleración de las economías de la subregión, ni las programadas y deliberadas campañas desinformativas de los medios de comunicación hegemónicos, ni la supuesta fatiga frente a gobiernos prolongados, ni el hastío que supuestamente cuestionaría la permanencia de líderes muy visibles y presentes, parecen refutar las premonitorias palabras que el Che dedicó a Salvador Allende en su libro Guerra de guerrillas (1961): A S.A., que por otros medios busca lo mismo.


En Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Venezuela, Argentina, Cuba, El Salvador y Nicaragua (donde la autoridad se basa en el poder democrático manifiesto) América Latina atraviesa por el mejor momento en 200 años de su historia republicana. Y aun cuando en este universo circulen o conspiren minorías de distinta ideología que niegan los hechos, es claro que por sobre el deber ser de la revolución, las masas se hallan embarcadas en la construcción de opciones creíbles frente al viejo desorden neoliberal y excluyente. Al fin de cuentas, cuando Marx empleó en El capital el vocablo revolución fue para referirse a la técnica.


La democracia radical toca las puertas de la Patria Grande, y a contramano de una cultura occidental que ya nada puede ofrecer, porque dejó de soñar, el alma de la Pachamama orbita la Tierra en el satélite Tupac Katari, que la cooperación de China y Bolivia hicieron posible. Cuán lejos, entonces, aquella bula papal de Alejandro VI a inicios del siglo XVI, que asentaba que los indios no tenían alma, o cuando ciudad como Oruro eran bautizada con el nombre de Villa San Felipe de Austria (1606). "Hoy –observó Evo– los indios estamos demostrando que no sólo tenemos alma, sino conciencia política y capacidad para construir un Estado y soñar".


Atrás van quedando, por fin, la época en que las premisas institucionales y políticas de Bolivia, clonadas de Estados Unidos y Europa, traicionaban las tradiciones republicanas y hacían de la democracia un ejercicio de compra y venta de sufragios. Igualdad y libertad para pocos y una fraternidad que tras haber sido concebida por primera vez en el siglo V aC por la mujer de Pericles, Aspacia (para defenderse de los ataques oligárquicos), era echada al cajón de sastre de los discursos ideológicos.

Dato no menor, los comicios presidenciales tendrán lugar el 12 de octubre, día en que Estado Plurinacional de Bolivia consagra desde 2010 a la descolonización, marcando el sentido de una revolución que en nueve años de luchas democráticas resistió con inteligencia y tenacidad a los poderes oligárquicos. Y sin caer en las trampas que consideran al ciudadano sólo a partir de su aspecto racional, sobrevalorando (por izquierda o derecha), las pautas de modelos democráticos ajenos a su cultura y subjetividades.


En su afán de encasillar o descubrir categorías, ciertas lecturas escolásticas porfían en diferenciar, por ejemplo, el populismo de supuestas izquierdas verdaderas que no contempla, según dicen, alianzas con la burguesía. Mientras que por su lado, analistas de oposición aseguran que el Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia estaría incurriendo en "...una suerte de pragmatismo 'infinito' (sic)", o de ser un "...Godzilla político (sic) que no mide principios ni medios para lograr su fin" (Iván Arias, Página 7, La Paz, 29/9/14).


Indiferente a los oráculos del discurso seudoacadémico, Evo vuelve a tejer alianzas, y los pueblos de Bolivia se aprestan a ir a lo suyo en la justa electoral en ciernes. Los más optimistas adelantan que el primer presidente indígena del continente podría alcanzar 65 por ciento de los votos, superando con creces el 54 de 2005, acercándose al 67 del referendo revocatorio de 2008, y al 64 por ciento de su relección en 2009.


¿A causa de qué? A causa, precisamente, de la sostenida reducción de la pobreza, los profundos cambios sociales y un crecimiento sostenido de 5 por ciento (2006-12). Y porque los empresarios de la próspera y poderosa Santa Cruz, que ayer temían que Bolivia se convirtiera en una nueva Cuba o en una nueva Venezuela, no quieren permanecer al margen del boom económico del país.


Tras mucho pensar, el filósofo Jurgen Habermas (principal sobreviviente de la teoría crítica y exponente de la llamada Escuela de Francfort), arribó a una conclusión genial: dijo que sólo con un modelo de democracia participativa y una organización racional de los argumentos, es posible alcanzar un estado de mayor participación ciudadana. Evo Morales, hijo de la Pachamama, ya lo sabía.

Publicado enInternacional
Congreso fragmentado en Brasil tras la elección

Las elecciones generales del último domingo en Brasil resultaron en un nuevo Congreso más fragmentado que el anterior, luego que se renovaron más de 40 por ciento de los diputados federales, lo que representará un desafío para el próximo presidente, cualquiera que sea el resultado de la segunda vuelta prevista para el 26 de octubre.

La pulverización parlamentaria puede ser un obstáculo para quien asuma la presidencia el 1º de enero de 2015, sea Dilma Rousseff, quien busca la relección por el Partido de los Trabajadores (PT), o Aécio Neves, candidato del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), los dos punteros de la primera ronda con 42 y 34 por ciento de los votos, respectivamente.
Mientras que ahora hay 22 organizaciones partidarias activas, el nuevo universo incluye seis nuevos partidos y significa que a partir del 1º enero habrá 28 partidos en la Cámara de Diputados. En ese nuevo escenario se estima que el Ejecutivo encontrará más dificultades de lo habitual para aprobar sus propuestas, sobre todo en la cámara baja, que se renovó integralmente.

En el Senado, que renovó un tercio de su composición, el escenario permanece relativamente estable, integrado por los mismos 16 partidos que en la Legislatura actual.


En la Cámara de Diputados, los grandes partidos se encogieron, especialmente el PT y su aliado Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), y hubo un crecimiento de agrupaciones pequeñas y medianas. El PT se mantiene como la principal fuerza con 70 diputados, pero perdió 16 asientos, mientras el PMDB, del vicepresidente Michel Temer, pasará de los actuales 71 diputados a 66.


Aunque el PT y el PMDB hayan perdido asientos continúan siendo las mayores bancadas, por lo que Rousseff contaría en principio con mejores condiciones que su adversario. En caso de ser relecta, la presidenta tendría el apoyo de 304 parlamentarios de los partidos de su base aliada, lo que representa la mayoría en el universo de 513 bancas de la cámara baja.

Aécio Neves encuentra un desafío mayor, al contar hasta el momento con 128 parlamentarios aliados, lo que lo obligaría a sentarse en la mesa de negociación para seducir a varias agrupaciones. Esto, a pesar de que el PSDB aumentó de 44 a 54 el número de diputados.

También el Partido Socialista Brasileño (PSB), cuya candidata presidencial, Marina Silva, ocupó el tercer lugar, aumentó su bancada de 24 a 34 diputados. Y ahora el entorno de la ecologista anunció que apoyaría para la segunda ronda a Neves, con condiciones de corte social en el programa de gobierno. Pero Rousseff estima que el voto socialista está dividido y se repartirá el 26 de octubre.

Publicado enInternacional
Lunes, 06 Octubre 2014 06:19

Déjà vu

Déjà vu

Adivine quién dijo qué, ¿Barack Obama o George W. Bush? (todas las citas son textuales; las respuestas correctas están abajo):


1a. Más de 35 países están ofreciendo apoyo crucial.... Cada nación en esta coalición ha optado por hacer su deber y compartir el honor de contribuir a nuestra defensa común... Esta es la lucha del mundo. Esta es la lucha de la civilización.
1b. Estados Unidos trabajará con una amplia coalición... para desmantelar esta red de la muerte... Ya más de 40 naciones han ofrecido sumarse a esta coalición.


2a. ...para desmantelar esta red de la muerte.
2

b. Nuestro enemigo es una red radical de terroristas...

3a. No toleraremos refugios para terroristas.

3b. He dicho que aquellos que ofrecen refugio a terroristas son igual de culpables que los mismos terroristas.
4a. También quiero hablar esta noche directamente a los musulmanes en todo el mundo. Respetamos su fe... Sus enseñanzas son de bien y pacíficas, y aquellos que cometen maldad en nombre de Alá son blasfemos al nombre de Alá. Los terroristas son traidores a su propia fe, intentan secuestrar el Islam mismo.

4b. Aquí deseo hablar directamente a los jóvenes en todo el mundo musulmán. Vienen de una gran tradición que está a favor de la educación, no de la ignorancia; de la innovación, no de la destrucción; la dignidad de la vida, no del asesinato. Aquellos que los invitan a que salgan de este camino están traicionando esta tradición, no defendiéndola.

5a. Estamos en una lucha por nuestros principios y nuestra primera responsabilidad es vivir cumpliéndolos.


5b. Nuestra propia seguridad depende de nuestra voluntad para hacer lo necesario para defender esta nación y mantener los valores que representamos... Porque luchamos por nuestros ideales.

6a. Esta guerra no será como la guerra contra Irak hace una década.

6b. Pero quiero que el pueblo estadunidense entienda cómo este esfuerzo será diferente de las guerras en Irak...
7a. ....opositores son decapitados, esposas y madres de opositores políticos han sido sistemáticamente violadas como un método de intimidación.


7b. Estos terroristas son únicos en su brutalidad. Ejecutan a sus prisioneros. Matan niños. Esclavizan, violan y obligan a las mujeres al matrimonio.


8a. Nuestra comunidad de inteligencia cree que miles de extranjeros... se han sumado a ellos... Capacitados y endurecidos en batallas, estos combatientes podrían intentar regresar a sus países de origen y cometer actos mortales.
8b. Son reclutados en sus propios países y... llevados a lugares... donde son capacitados en las tácticas de terror. Son enviados de regreso a sus casas y enviados a ocultarse en países alrededor del mundo para armar complots de maldad y destrucción.


9a. Cazaremos a los terroristas que amenazan nuestro país, donde quiera que estén... Este es un principio central de mi presidencia: si amenazas a Estados Unidos no encontrarás refugio.

9b. ...correremos (a los terroristas) de lugar a lugar, hasta que no haya refugio ni descanso.


10a. Nuestra respuesta involucra más que una represalia instantánea y ataques aislados. Los estadunidenses no deberán esperar sólo un batalla, sino una campaña prolongada..

.
10b. Podría tomar un año. Podría tomar dos años. Podría tomar tres años. Pero estamos determinados a que tiene que hacerse.


11. Y quién dijo: '¿Por qué todos están tan ansiosos de emplear la fuerza militar'?
Preguntas para expertos en asuntos militares:

 

12. ¿Cuál es la guerra estadunidense más larga de la historia?

a) Vietnam

b) Segunda Guerra Mundial

c) Afganistán

13. ¿Cuál es el cálculo del costo de las guerras de Irak y Afganistán?

a) 40 mil millones de dólares

b) 400 mil millones de dólares

c) 4 billones de dólares

Según algunos cálculos, Estados Unidos ha llevado a cabo 201 operaciones militares en el extranjero desde finales de la Segunda Guerra Mundial a 2001. Se puede suponer que ningún otro país ha realizado más acciones bélicas en la historia moderna. Hoy día, el gobierno del premio Nobel de la Paz Obama, con el inicio de los ataques aéreos sobre Siria, ha bombardeado siete países predominantemente musulmanes durante su presidencia, reporta Glenn Greenwald en The Intercept.

Una lista completa de cientos de ejemplos del uso de la fuerza militar estadunidense entre 1798 (el país declaró su independencia en 1776) y 2014, elaborada por el Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS), detalla desde guerras e intervenciones hasta participación en operaciones bélicas más limitadas. Estas incluyen las 11 guerras declaradas de manera formal (incluida una contra México en 1846), pero también múltiples guerras no declaradas formalmente, como la de Corea (1950-1953), Vietnam (1964-1973) y contra Irak (aunque casi todas recibieron la autorización del Congreso sin declararlas formalmente guerras), además de múltiples acciones contra territorio mexicano, entre otros países latinoamericanos. Esta lista no incluye innumerables acciones clandestinas. La lista completa se puede examinar en: http://fas.org/sgp/crs/natsec/R42738.pdf

Para sostener todo esto, el gasto militar de Estados Unidos representa 41 por ciento del mundial en la actualidad.
El mayor proveedor de violencia en el mundo hoy día: mi propio gobierno, declaró el reverendo Martin Luther King, Jr. en su discurso Más allá de Vietnam: un momento para romper el silencio, en abril de 1967. ¿Qué diría hoy?
Con una historia marcada por más guerras y acciones bélicas que paz, cada vez que se declara otra respuesta militar la sensación es algo así como dijo el legendario beisbolista Yogi Berra: es déjà vu otra vez más.


Respuestas:


1a-Bush 2003, b-Obama 2014; 2a-Obama, b-Bush; 3a-Obama, b-Bush 2002; 4a-Bush, b-Obama; 5a-Bush, b-Obama; 6a-Bush, b-Obama; 7a-Bush, b-Obama; 8a-Obama, b-Bush; 9a-Obama, b-Bush; 10a-Bush; b-John Kerry en nombre de Obama; 11-Obama en abril; 12-C; 13 -C según una investigación de 30 expertos del Instituto Watson de la Universidad Brown en 2013.

Publicado enInternacional
Lunes, 29 Septiembre 2014 05:44

Otro revés para el socialismo francés

Otro revés para el socialismo francés

El socialismo francés mordió una vez más el polvo electoral. El guión estaba escrito y se confirmó a las ocho de la noche en las pantallas de la televisión: los socialistas perdieron el control del Senado en beneficio de la derecha de la UMP. Después de las elecciones municipales y las europeas, ésta es la tercera derrota consecutiva del presidente François Hollande desde que accedió al poder en 2012. El golpe es tanto más emblemático y revelador de las transformaciones del electorado francés cuanto que, por primera vez en la historia, la extrema derecha del Frente Nacional ingresa en el Senado tras haber ganado dos escaños. Los sondeos habían adelantado este nuevo capítulo de la debacle del PS. Los comicios parciales para renovar la mitad de los 348 escaños de la Cámara alta dejan al jefe del Estado y a su primer ministro en la cuerda floja. La seudo izquierda francesa contaba desde 2011 con una mayoría estrecha de 179 escaños, 128 propios y los demás de formaciones cercanas, mientras que la derecha tenía 169. La relación de fuerzas se dio vuelta: los conservadores disponen por delante de un abanico de 187 senadores frente a los 155 de la izquierda.
M

uy poco duró el período excepcional que, en octubre de 2011, había llevado a la izquierda a ser mayoritaria en el senado por primera vez en la historia de la Quinta República. El primer secretario del PS francés, Jean-Christophe Cambadélis, juzgó que este voto no era más que "el efecto mecánico de las elecciones municipales". En marzo pasado, la izquierda dejó en manos de la derecha más de 150 ciudades de más de 9000 habitantes y se quedó con un total de 40,5 por ciento de los votos contra 45,9 para el partido UMP del ex presidente Nicolas Sarkozy. De la misma manera en que ocurrió durante la consulta municipal donde el PS perdió decenas de bastiones históricos que ostentaba desde hace medio siglo, la elección senatorial conoció episodios similares. En la región del Gard, por ejemplo, el PS vio esfumarse la supremacía senatorial absoluta que le era propia desde la Segunda Guerra Mundial. La izquierda le arrebató en ciertas circunscripciones algunos senadores a la derecha sin impedir con ello que la mayoría se diera vuelta. El PS también dejó en el camino varios senadores a raíz de las divisiones internas del partido en provincias claves de Francia.

La gran novedad ha sido el ingreso de la extrema derecha al Palacio de Luxemburgo. Dos senadores del Frente Nacional rompieron el muro que siempre les había cerrado las puertas del Senado. Uno de ellos, Stéphane Ravier, ya ve a su partido en el sillón presidencial: "Las próximas puertas que quedan por empujar son las del Elíseo" (sede de la presidencia). El otro senador electo por el FN, es, con sus 27 años, el senador más joven de la historia de la institución. En plena restauración después de la derrota presidencial y de los escándalos que le siguieron, la derecha de Sarkozy consigue en las urnas una legitimidad muy oportuna. Hace justo una semana, Sarkozy regresó a la acción política para organizar su desarticulado campo. El espaldarazo electoral y su efecto nocivo para el partido gobernante son una excelente contribución del calendario.


Es lícito precisar que las conciencias simbólicas de este voto son más fuertes que las puramente prácticas. En el sistema francés, el margen de acción de la Cámara alta es escaso, y como el PS cuenta siempre con la mayoría en la Asamblea Nacional, la derecha sólo podrá entorpecer la acción del Ejecutivo sin bloquearla por completo. Desde luego, las grandes reformas que el premier Manuel Valls quiere sacar adelante se verán sin dudas tironeadas por una infinita carga de debates y cuestiones jurídicas que pueden aplazar o prolongar su aplicación efectiva. El milagro no salvó al PS de perder la mayoría senatorial que había ganado en 2011. Todo el arco de la izquierda, PS y PC, se ve castigado por un electorado que transfiere sus preferencias a los conservadores o a la extrema derecha.


En los últimos días, y aunque el PSDB desmienta enfáticamente, emisarios del ex presidente Fernando Henrique Cardoso reforzaron sus contactos con el equipo de Marina Silva. El objetivo es muy claro: en una eventual segunda vuelta que ponga frente a frente a la evangélica y a la actual mandataria, los socialdemócratas quieren tener participación y voz. Hay buenas y justas razones para eso: al fin y al cabo, los programas económicos de ambos son absolutamente parecidos. Y el PSDB, a estas alturas, está cansado: son 12 años lejos del poder, y ya que su candidato no lo logró, quizá Marina sea el camino para llevarlos de vuelta a Brasilia.

Publicado enInternacional