Golpe de Estado y toque de queda en Tailandia

El tráfico en la hora pico era tan caótico como siempre. La única diferencia del jueves por la noche en Bangkok era que la música que se reproduce desde las radios al mundo provenía de bandas militares. Esa tarde, el jefe del ejército de Tailandia lanzó un golpe de Estado, tomando el control del gobierno, deteniendo a los líderes políticos rivales y bloqueando las emisoras nacionales e internacionales. El Consejo Nacional de Paz y el Orden también impuso un toque de queda durante la noche y prohibió reuniones de más de cinco personas.


Dos días después de que el ejército interviniera e impusiera la ley marcial, el general Prayuth Chan-ocha anunció ayer en la televisión que por 12ª vez desde que el país dejó de ser una monarquía absoluta, en 1932, las fuerzas armadas se apoderaron del gobierno. Pero salvo por un puñado de elementos, la Constitución, dictada bajo un régimen golpista anterior, en 2007, había sido suspendida, dijo.


"El ejército intervino para que la situación volviera rápidamente a la normalidad, para que el pueblo tuviera amor y unidad como en el pasado, para reformar los sistemas políticos y económicos, y para otorgar igualdad a todos", expresó. Ayer por la noche agregó que iba a asumir el papel de actual premier.


El ejército dijo que había impuesto el golpe de Estado con el fin de preservar la ley y el orden, pero dada la situación ahí parece que va a hacer lo contrario. Miles de partidarios del derrocado gobierno han dicho que van a marchar y protestar para preservar la democracia. Hace cuatro años, más de 90 personas murieron en la violencia política que se desató en Bangkok. Estados Unidos, que es un aliado de Tailandia y tiene vínculos muy estrechos con el Ejército Real de Tailandia, denunció los acontecimientos de ayer diciendo que revisaría la ayuda militar al país. "No hay justificativo para este golpe militar", dijo el secretario de Estado, John Kerry.


El golpe se llevó a cabo después de que el ejército convocara a los líderes de las facciones rivales, enfrentados políticamente desde hace mucho en el país, al segundo día de conversaciones en un complejo deportivo militar en Bangkok. En las conversaciones participan el gobierno, el partido gobernante Phua tailandés, el partido Demócrata opositor, el movimiento de Camisa Roja y los manifestantes antigubernamentales conocidos como el Comité de Reforma Democrática del Pueblo (PDRC). Habían comenzado el miércoles, pero no habían podido llegar a un acuerdo.

El portavoz del ejército, Werachon Sukondhapatipak, dijo que el golpe se había declarado porque el ejército había sido incapaz de lograr que los diferentes grupos llegaran a un compromiso. "No estuvieron de acuerdo en la reunión y en ese momento se llevó a cabo el golpe", dijo a The Independent. "Estamos tratando de llegar a un acuerdo."

Pero muchos vieron la organización del Gen Prayuth de la reunión como una hábil estratagema. Hasta anoche, los altos dirigentes de las facciones rivales quedaron en custodia del ejército y no pudieron responder sus teléfonos. "Fue una treta. No se detiene a la gente porque no se llega a un acuerdo", dijo Sean Boonpracong, asesor del gobierno derrocado. "Han ocultado cosas a través de la ley marcial. Nadie creyó que serían tan descarados."


La acción del ejército se produjo después de meses de protestas del PRCD que socavaron al gobierno respaldado por el ex primer ministro Thaksin Shinawatra. Thaksin fue derrocado en un golpe de Estado de 2006, pero siguió moviendo los hilos desde el exilio en Dubai. Su hermana, Yingluck Shinawatra, fue elegida en 2011, pero fue destituida de su cargo hace dos meses.

 

El PDCR hizo campaña para destituir a la familia de Thaksin de la política de Tailandia, insistiendo en que son corruptos y venales. Ellos rechazaron la perspectiva de más elecciones hasta que se lleven a cabo una serie de "reformas no especificadas", alegando que el sistema está arreglado.


Sin embargo, hay otros factores implicados. Tailandia es un país que está cambiando rápidamente y los partidarios de Thaksin lo recuerdan como alguien que ayudó a introducir los préstamos de asistencia sanitaria y pequeños préstamos, la patada inicial para su viaje hacia la clase media. El movimiento de la Camisa Roja, que en gran parte lo apoya, cree que los manifestantes contra el gobierno quieren reducir la democracia electoral y limitar el poder político y el derecho de voto a los ricos y poderosos.


Varios analistas creen que un factor vinculado de forma paralela e inextricable es la lucha por el poder detrás de las escenas sobre qué miembro de la familia real será el sucesor del monarca enfermo, el rey Bhumibol Adulyadej, de 86 años, que controla activos por valor de más de 306 mil millones de dólares.


De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Tsunami demográfico/electoral de Naremdra Modi en India: primacías y peligros

Quizá haya concluido la gran etapa del hoy agónico Partido del Congreso de la dinastía del Mahatma Gandhi/Nehru que marcó la vida política de India, amputada en la etapa colonial por la ruptura de los dos brazos islámicos de su cuerpo entero: al este Bangladesh y al oeste Pakistán.
Desde su independencia distócica, el notable Partido del Congreso, de figuras idílicas (Nehru y su hija asesinada Índira Gandhi, sin relación familiar con el inconmensurable Mahatma) –que gobernó 54 años de sus 67 años postindependencia con una interrupción de 13 años en favor del partido ultranacionalista hindú Bharatya Janata–, sin llegar a ser laico, tenía una inclinación proto-hindú (alrededor de 85 por ciento de la población de mil 270 millones de habitantes) y ostentaba una acrobática relación con la poderosa minoría islámica (primordialmente sunita): 13.4 por ciento (165 millones) de la población total, lo cual coloca a India como el tercer país islámico más poblado del planeta, detrás de Indonesia (204 millones del total de 250 millones) y de Pakistán (190 millones), pero antes de Bangladesh (142 millones).


Quizá el Partido del Congreso haya fenecido de muerte biológica cuando los sucesores de la dinastía Nehru/Gandhi, amén de haber sucumbido a una hipertrofiada corrupción, exhibieron una dramática catatonia al no saber responder al anhelo de la avasallante juventud hoy desempleada y sin horizonte (los ninis de India).
El triunfo del ungido primer minist

ro Narendra Modi –soltero de 63 años e hijo de un humilde vendedor de té, proveniente de la baja escala de los ghanchis– refleja en el país de las castas y la metemsicosis (emigración de las almas) un tsunami demográfico (2/3 partes tienen menos de 35 años de edad) que opera una profunda revolución social al haber defenestrado a la élite que forjó la independencia, hoy reducida humillantemente a 44 escaños del total de 545 de la Lok Sabha (su Parlamento).


El Partido del Congreso, nominalmente laico, había colocado a India en el tercer lugar de la geoeconomía mundial al haber desplazado a Japón, según las proyecciones de este año por el Banco Mundial.


En un país tan complejo como India, que he tenido la fortuna de visitar varias veces, no proceden las perentorias fórmulas simplistas, por lo que sería más conveniente abordar su asombrosa dinámica telúrica en forma multidimensional y en varios niveles.


Dependiendo de cómo se aborde la hipercompleja ecuación de India en sus múltiples dimensiones y niveles, se pueden sacar conclusiones susceptibles de ser ventajosas o peligrosas para el orden local/regional/global

.
Llama poderosamente la atención el estruendoso silencio de la prensa rusa y china, mientras la prensa británica, desde The Economist hasta The Financial Times, festeja ruidosamente la odisea neoliberal de Modi, seguida sigilosamente por The New York Times y The Washington Post, que expresan el punto de vista de la administración Obama, que desea reparar las dañadas relaciones con India, debido, en parte, al reciente maltrato de una funcionaria consular en Nueva York expulsada sin miramientos.


Es relevante que la administración Obama busque desagraviar las relaciones con un personaje como el futuro primer ministro Modi, a quien canceló su visa de entrada a Estados Unidos debido a la imputación por su participación teledirigida en la carnicería de más de mil musulmanes en la hoy célebre provincia de Guyarat (63 millones de habitantes y la parte más noroccidental), que ha sido propulsada como el paradigma neoliberal a seguir en toda la federación.


La elección de Modi devuelve la esperanza a su vibrante juventud desempleada, pero al mismo tiempo arroja grandes interrogantes sobre el destino de India, en especial su frágil equilibrio con la poderosa minoría islámica.


El paso de Modi por el grupo paramilitar islamófobo Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS) provoca trémulos en todo el sur y sudeste asiáticos, donde viven más de mil millones de musulmanes: 62 por ciento del total global de mil 600 millones.


La prensa occidental ha derramado mucha tinta sobre el modelo Guyarat, donde Modi experimentó su neoliberalismo de característica hindú, que ha cautivado a un amplio sector de la población gracias a su gran manejo de la mercadotecnia política que ha permeado en la burguesía, en la pujante clase media y en un sector de la subsidiada clase rural (otrora bastión electoral del Partido del Congreso).


No faltan quienes resalten en forma negativa que el crecimiento de India haya caído al 5 por ciento, la mitad del pico del 2004 al 2008, lo cual es relativo porque tampoco es lo mismo la macroeconomía global antes de la quiebra de Lehman Brothers en 2008 que en la fase actual.


Para The Economist, la ardua tarea de Modi comporta tres rubros en el sector económico: 1. La limpia de los bancos podridos, que puede alcanzar 4 por ciento de su PIB y que en términos relativos es ligeramente mayor al rescate bancario de Wall Street. Viene una advertencia para los ditirámbicos neoliberales a ultranza: no habrá recuperación hasta que los bancos sean lo suficientemente fuertes para financiar un nuevo ciclo de inversiones; 2. Se debe romper el ciclo de estanflación desestabilizadora. La revista británica coquetea con la ominosa abolición del mercado agrícola manejado por el Estado con el fin de reducir los altos precios alimentarios; y 3. La creación de más empleos decentes: más de 10 millones de personas al año entrarán al mercado laboral en la próxima década (debido al estallido demográfico juvenil).


A nivel regional, India es una genuina potencia del océano Índico y vecina de dos potencias nucleares, la islámica Pakistán (con la que ha tenido tres guerras) y China (con la que libró una guerra), mientras ha mantenido excelentes relaciones militares con Rusia y ha exhibido altibajos en su relación tormentosa con EU, que busca desprenderla de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) para crear un eje con Japón y Australia en Asia para cercar a China.


Pese a las sanciones contra Irán, India –tan dependiente en importaciones de petróleo– ha sabido conservar excelentes relaciones con la teocracia chiíta. ¿Mantendrá Modi dicha relación contra los vientos y mareas del hinduismo militante?


El tsunami electoral del ultranacionalista hindú Modi se escenificó en víspera de la visita histórica del zar geoenergético global Vlady Putin al mandarín Xi Jinping a Shangai, lo cual seguramente merecerá la específica atención de ambos mandatarios

.
Con el aplastante ascenso de Modi al poder ¿se fractura o se consolida el de por sí laxo bloque de los BRICS?


Todo dependerá del camino que seleccione Modi, quien ha colocado a India en la bifurcación entre el huntingtoniano cuan ominoso Choque de Civilizaciones y el creativo Diálogo de Civilizaciones.


La cumbre de los BRICS en Fortaleza (Brasil) en julio significará una de las varias pruebas inaugurales de fuego de la nueva India.


alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalife
Facebook: AlfredoJalife
vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
El segundo Bacheletismo: condiciones y expectativas

ALAI AMLATINA, 20/05/2014.- El 11 de marzo de 2014, Michelle Bachelet tomó posesión de la Presidencia de Chile por segunda vez. Bachelet se une así a la lista de tres mujeres mandatarias en Latinoamérica, la región del mundo que concentra la mayor cantidad de mujeres en las jefaturas de estado de sus países, indicando quizás una modernización social.

 

La mandataria entra en un momento tumultuoso para su país, pues el movimiento popular se expresa en agitaciones estudiantiles y sociales, con amplia aceptación en la ciudadanía frustrada ante una mejora económica reconcentrada y una sensación que lo económico predomina sobre todo otro valor social. Dicha situación hizo que el expresidente y millonario chileno Sebastián Piñera terminara su gobierno con niveles bajísimos de aceptación pública.

 

De acuerdo con el Plan de Gobierno actual, con Piñera se perdió fuerza y presencia en la región Latinoamericana, colocando las relaciones con los países vecinos en el eje rector del comercio por sobre el de la política, entendida ésta como la búsqueda del bien común. Por ello, la prioridad explícita del Gobierno de Bachelet busca fortalecer la integración de América Latina y Asia Pacífico y sobre todo en recuperar las relaciones de cooperación con Brasil y Argentina, y las vecinales con los países fronterizos.

 

No hay una clara prioridad del nuevo gobierno respecto a la Alianza del Pacífico, pues no desean antagonizar con otros proyectos de integración que tienen en marcha, empero el comercio entre estos países representa el 50% del total de Latinoamérica (Alianza del Pacífico, 2014). La Alianza del Pacífico consiste, entre otras cosas, en tener representaciones comerciales comunes en Asia que han iniciado en Vietnam. Piñera firmó el último día de su gobierno el "Protocolo del Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, que liberará el 92% de las partidas arancelarias del comercio en la región" (CNN Expansión, 2014) dejando pocos grados de libertad al nuevo gobierno para hacer algo muy distinto.

 

Chile quiere consolidar su posición como "país puerto" y "país puente" entre el Atlántico Sur y Asia Pacífico, así como ser mediador y promotor de las relaciones entre América Latina y los países del Sudeste Asiático. En 2013, tuvo un total de exportaciones con los países de la ALADI de 8,730 millones de dólares, e importaciones de 14 mil millones de dólares. Con el Mercosur, las exportaciones fueron de 4,400 millones y las importaciones de 7387 millones de dólares. (Véase ALADI, 2014).

 

Su intercambio comercial con las economías de la APEC en 2012 fue de $96,434 millones de dólares, desglosado en $50, 207 millones en exportaciones y $46,227 en importaciones. Es decir, 61.4% de las exportaciones chilenas son a estos países mientras el 58.1% de las importaciones provienen de los países de la APEC. Además, el 58.3% de la inversión extranjera directa en Chile proviene de las economías de la APEC, y el 26.8 de su inversión directa fue también en estos países (Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, marzo 2014), centradas en Perú y Colombia.

 

De 2010 a 2013, firmó Tratados de Libre Comercio con Malasia, Vietnam, Hong Kong y un Acuerdo de Inversión con China. (Véase "Plan de Gobierno 2014-2018", en http://bit.ly/190NbLz ).

 

Especialmente en la mira se encuentra China, su mayor socio comercial de exportación con el 23.3% del total, seguido por Estados Unidos con el 12.3%, Japón con el 10.7%, Corea del Sur con el 5.8% y Brasil con el 5.5%. Las importaciones vienen el 22.9% de Estados Unidos, el 18.2% en China, el 6.6% en Argentina y el 6.5% de Brasil (CIA Factbook, 2014). Esto último habla de la relevancia del TLC para Estados Unidos quien está recuperando un mercado perdido hace años. Los TLC que subyacen a la Alianza del Pacífico son preferencias arancelarias que recuerdan las preferencias imperiales que tan desesperadamente Estados Unidos quiso desmontar en la Carta del Atlántico de 1942 para desarmar el imperio británico. Sólo que ahora es a favor suyo.

 

La relación con China tiene varios obstáculos e impedimentos. El 75% de las exportaciones de Chile a China son cobre y los términos de intercambio no están mejorando conforme las importaciones chinas van adquiriendo mayor densidad tecnológica y las chilenas se mantienen en materias primas minerales y vegetales. De acuerdo con la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco, enero 2014), órgano desconcentrado del Ministerio de Minería, las tendencias del precio del cobre no serán las más beneficiosas para Chile. El promedio del precio del cobre de 2012 fue de US$360.5 c/lb, y para 2013 el promedio bajó a $332.1 c/lb aunque un terremoto en el país del sur ha incrementado los precios a inicios del 2014. Para este año, se espera que el precio del cobre tenga un rango de fluctuación de US$3 por libra.

 

Lo que está por verse son los grados de libertad del nuevo gobierno que al fin y al cabo, en su versión anterior firmó el TLC con Estados Unidos. Más allá de trabajar en la ampliación de un mercado ampliado suramericano, ¿podrá dicho país entrar en un comunidad de naciones con intereses similares? Han jugado a ser la Gran Bretaña de la Unión Europea, observador no participativo salvo en algunos puntos. La reversión chilena al esquema de integración regional fue el inicio del fin del Pacto Andino en 1977, apenas ochos años después de fundado. La firma del TLC con Estados Unidos fue el final de ese proceso de apertura. ¿Podrá Bachelet revertir esta política nacional? A su favor tiene que el crecimiento de las exportaciones a Asia se ha reducido y el eje está ahora en el consumo interno a través de mejoras salariales, al costo de mayores déficits externos. Si el mercado latinoamericano los ayuda, pragmáticamente virarán. Lo más alentador, sin embargo, está en la idea de comunidad política y las señales mandadas al exterior al tener reuniones dentro de CEPAL Santiago con el presidente de Uruguay, José Mujica.

 

De otro lado, el intento de cubrir la demanda ciudadana de recuperar la gratuidad de la enseñanza y mejorar la calidad de la educación junto con un programa público de pensiones para jubilados, expresión del límite real del programa privado de jubilación inventado por ellos, podría no verse contradicho por sus compromisos internacionales, en especial la Alianza del Pacífico, extensión del TLC con Estados Unidos. Lo cierto, es que de Chile, el país más estable de América Latina en términos de inflación y crecimiento, se puede esperar acciones determinantes, innovadoras y sagaces propias de su historia.

 

Por Oscar Ugarteche es Economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Miembro del SNI/Conacyt. Coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org y presidente de ALAI www.alainet.org

Y, Aura Montañez, Miembro del proyecto OBELA, IIEC-UNAM.

Publicado enInternacional
La policía expulsa del Parlamento hondureño al expresidente Zelaya

"Dictadura", "gobierno autoritario", "despótico", denunció el derrocado expresidente hondureño Manuel Zelaya, en medio de violentos disturbios que estallaron el martes en la tarde en el Congreso Nacional de Honduras, mientras policías antimotines desalojaban a simpatizantes y diputados del opositor Partido Libertad y Refundación (LIBRE) que tomaron a la fuerza un sector de la sede parlamentaria en Tegucigalpa en protesta por una norma que establecía una serie de medidas de seguridad para entrar al recinto.


"Hay una dictadura en el Congreso Nacional, porque no quieren que metamos proyectos en favor del pueblo hondureño. No nos están dando la palabra", alegó Zelaya, al justificar la arremetida de LIBRE en el edificio lanzada después de que del presidente del Congreso, Mauricio Oliva, del gobernante Partido Nacional, dictara medidas de seguridad para ingresar a la sesión. Zelaya acusó ante una muchedumbre al presidente hondureño Juan Orlando Hernández de haber instalado un "régimen militar" y un "gobierno autoritario y despótico".


Zelaya reclamó "nuestros derechos" de participar libremente en los procesos legislativos. EL exmandatario asumió la Presidencia en 2006 y fue derrocado en junio de 2009 por militares y políticos. Huyó del país y a su regreso, en 2011, creó LIBRE. En noviembre de 2013 su partido perdió los comicios presidenciales con Xiomara Castro, su esposa, como candidata. De 128 legisladores, LIBRE tiene 36 y PN es mayoría con 43, mientras que el resto es de otros partidos

Al zafarrancho se unieron, en apoyo del exmandatario, los integrantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), una agrupación que tras el golpe de Estado exigió la restitución de Zelaya en la Presidencia. Citado por el diario La Tribuna, de la capital hondureña, el diputado Rafael Alegría, de LIBRE, explicó que los miembros de la Resistencia "llegaron a apoyarnos porque dentro del hemiciclo no nos dan la palabra y como el Congreso es del pueblo, ellos tienen derecho a estar allí".


El Gobierno de Honduras alegó en un comunicado emitido por la secretaría de Seguridad y la Dirección General de la Policía, que el martes, cerca de las 15:00 horas, "llegaron aproximadamente tres mil personas" del Frente a los alrededores del parlamento. Una hora después el grupo tomó la parte baja del Congreso, "algunos de ellos con sus dirigentes al frente comenzaron a subir las gradas del hemiciclo, provocando daños materiales al inmueble, quebrando los vidrios laterales de acceso a la segunda planta", detalló. Al interior unas 80 personas "entre diputados y miembros" de LIBRE "portaban piedras, palos y líquidos inflamables con los cuales encendieron llantas en los bajos del Palacio Legislativo", indica el texto.


La Policía Nacional "procedió a restablecer el orden público haciendo uso racional de la fuerza". Las autoridades pidieron a la sociedad mantenerse "al margen de estas acciones ilegales que violentan el Estado de Derecho".


La Tribuna relató que en el zafarrancho algunos simpatizantes de LIBRE rompieron los anillos de seguridad y arrojaron restos de cristales a la policía, que se encontraba en el segundo piso "atrincherada para evitar confrontación". Se trató de una "batalla campal histórica", narró el diario.


Mientras Zelaya y su grupo permanecían encerrados en el edificio, los cuerpos antimotines prepararon su respuesta, se desplegaron y, tras atacar a los ocupantes con varas policiales y lanzar gases lacrimógenos, desalojaron a los miembros del partido.
"Las fuerzas del orden lograron decomisar armas blancas, piedras y hasta bombas molotov que los militantes de Libre que ingresaron por la fuerza a la Cámara Legislativa portaban en sus mochilas", denunció el Congreso en un comunicado y responsabilizó a LIBRE de los destrozos.

Publicado enInternacional
Jueves, 15 Mayo 2014 05:47

"Hay una crisis de representación"

Luce como si no hubiera dormido en toda la noche, pero su disposición a conversar es inquebrantable. Después de ultimar detalles con su asistente sobre un encuentro diplomático que mantendrá al finalizar esta entrevista, Ignacio Cano, profesor y coordinador del Laboratorio de Análisis de la Violencia de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, dialoga con Página/12, en el lobby de un hotel cuatro estrellas, sobre el surgimiento de las milicias y de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) en la ciudad carioca, las protestas del año pasado en Brasil y la política de seguridad del gobierno de Dilma Rousseff a un mes del Mundial de Fútbol. El sociólogo español pasó fugazmente por Buenos Aires para participar de la Reunión Regional de Expertos sobre Seguridad y Uso de la Fuerza por parte de las Fuerzas Policiales, organizada por el Centro de Estudios Legales y Sociales y la Academia de Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos de Ginebra. "El nudo gordiano del problema brasileño es la desigualdad y la violencia. En ese sentido, la trayectoria de los últimos diez años ha sido positiva, pero todavía estamos muy lejos del ideal", dispara.


En el segundo lustro de 2000, un fenómeno acaparó la atención de la prensa carioca: las milicias. Para el sociólogo de la Universidad Complutense de Madrid, este actor social surge como tentativa de relegitimación de procesos de dominación preexistentes. Miembros de la policía militar, de la policía civil, agentes penitenciarios, bomberos y fusileros navales –en actividad y retirados– forman estos cuerpos paraestatales que, además de apegarse al clientelismo tradicional, apelan a la coacción armada. Las milicias crecen por lo general en áreas pobres, abandonadas por el Estado, con un férreo control territorial. Cano aporta algunas claves sobre su financiamiento. "En muchos casos, los propios policías, corrompidos por el narcotráfico, llegan a la conclusión de que sacan más dinero, en función del debilitamiento del menudeo del narcotráfico, vendiendo servicios a la comunidad y controlando transacciones comerciales, que comercializando drogas o recibiendo una parte de su venta. Primero piden tasas de protección; más tarde controlarán la renta del agua, la venta de gas, el transporte clandestino,

Internet, la televisión por cable y las transacciones inmobiliarias del vecindario. El líder miliciano no sólo atrae centros comunitarios o consigue fondos para la comunidad. También paga entierros, fiestas o juguetes para los niños en Navidad. A diferencia del narcotráfico, que asume su papel marginal, estigmatizado y perverso en la sociedad, las milicias –advierte Cano– llegan con un discurso liberador, como si se tratase de una cruzada contra el narcotráfico. En la construcción de ese liderazgo buscan obediencia y que los elijan como referentes territoriales a cambio de resolver la vida de los habitantes de las favelas." A este modelo que gira alrededor del jefe local, quien ostenta un dominio total sobre la vida cotidiana de las personas, Cano lo llama "neofeudalismo". Ante un conflicto con el vecino o una mujer golpeada por su marido es el jefe de la milicia, del narcotráfico o del grupo de exterminio quien dirime la controversia.


Los policías que forman los grupos de exterminio dominan el territorio ejecutando a "indeseables" y vendiendo sus servicios de "limpieza social" a comerciantes o líderes políticos. Pero no controlan el acceso a espacios públicos permanentemente como ocurre con el narcotráfico o la milicia. "Nunca tienen a alguien en el ingreso a la favela preguntando a qué va. Son muchos más discretos. De noche matan a quien les parece que tienen que matar", apunta Cano. Más allá de la disputa territorial, en algunos casos, se dan pequeñas asociaciones o las milicias permiten que los narcotraficantes comercien drogas a cambio de dinero. En ocasiones, las comunidades se venden entre estos grupos armados.


Desde el punto de vista de la seguridad pública, el desafío, según Cano, pasa por convencer a la policía y a los operadores del narcotráfico de que esa estructura de violencia es una desgracia para todos. "El narcotráfico tiene que evolucionar hacia un modelo de delivery, con reducción de sus costos, inversión, sin utilizar armamento de gran calibre y sin control territorial; la policía debe volcarse hacia la protección de la comunidad, con disminución de la violencia y no de victoria sobre el narcotráfico, que es imposible", señala el docente de la Universidad de Río de Janeiro. "Pretender acabar con el narcotráfico es colocarse una meta inalcanzable", sentencia.


–Entonces, ¿cómo se explica la inversión en tecnología y armamento para combatirlo?


–La criminalización del narcotráfico nos ha traído en América latina costos elevadísimos en términos de violencia y corrupción. La derecha tradicional se resiste a revisar ese modelo, pero hoy vemos que países como Uruguay, Colombia y Guatemala empiezan a cuestionarlo.
Según Cano, el modelo de intervención tradicional de la policía entrando, disparando, matando y saliendo de los barrios es una estrategia de combate de la droga sin impacto a mediano y largo plazo. "Muchas veces policías corruptos entraban a la favela para enviarle una señal al narcotráfico: me pagás más o vas a acabar como el último que matamos porque no pagaba suficiente", dice. En 2008, la Secretaría de Seguridad del gobierno carioca creó las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) para romper ese ciclo extorsivo. Se instalaron en la comunidad de Doña Marta. Su propuesta: retomar los territorios dominados por el crimen organizado, a través de una patrulla ciudadana, para establecer el Estado democrático de derecho.


Hoy, 37 UPP controlan al menos 60 favelas de los centenares que salpican la geografía sinuosa de Río de Janeiro. Si bien fue pensada como una policía con permanencia en los barrios, la venta de droga continuó, pero sin un dominio territorial tan claro de grupos armados. "Aunque han sido la vitrina principal de las políticas de seguridad, el gobierno no las ubicó en las localidades más violentas, que se encuentran en el oeste de la ciudad y en el conurbano", afirma Cano

.
–¿Las UPP son un modelo exportable a otros países?


–Sólo puede replicarse en situaciones con altos niveles de violencia letal y control territorial de grupos armados ilegales. Además es muy costoso. Hay que multiplicar por ocho o por nueve la tasa de saturación policial. La razón de policía por habitante en Río, para el conjunto del Estado, es de 2,3 policías militares cada mil habitantes. En las áreas de UPP hablamos de 18 policías cada mil habitantes.
–¿Argentina entra en ese esquema de violencia que demanda intervención de las UPP?

–Puede ser que en algún barrio de alguna ciudad se den esas situaciones. Pero Argentina aún no vive el escenario que atraviesan las metrópolis de Brasil. Y esperemos que nunca llegue a eso. Como política para su país no me parece.


–¿Cómo analiza la posición del gobierno brasileño sobre las manifestaciones?


–El gobierno tiene estrategias contradictorias. Por un lado reconoció que las manifestaciones fueron importantes para la democracia y se expresó en contra de la violencia. Por otra parte, hay sectores del gobierno, también de la oposición, que proponen una ley antiterrorista para contener a los manifestantes. En algunos estados ha habido una cooperación activa entre fiscales, policías y gobierno para acusar a manifestantes de pertenecer a bandas armadas. En Minas Gerais, la Justicia utilizó la figura penal de crimen de milicia. En Río, el año pasado hubo detenciones nocturnas donde incautaron libros de Mijail Bakunin. El gobierno está muy preocupado por la posibilidad de motines en las cárceles y de manifestaciones cerca de los estadios. Hay insatisfacción y desajuste entre la visión de un Brasil que, según The Economist, estaba despegando como un cohete y la calidad de vida en casa.


–¿Es un descontento dirigido a los gobiernos estaduales o al gobierno federal?


–Es una insatisfacción con el modelo político. Hay crisis de representación. Dilma continúa siendo favorita porque el resto de la clase política también se ha desgastado. En Manaos están construyendo un estadio para 40 mil personas. La asistencia de público para ver un domingo al equipo local es de 5 mil personas. ¿Quién se beneficia? Las elites asociadas al proyecto del Mundial. Eso genera mucho disgusto. Lo que pase depende mucho de Felipao y Neymar. Si el equipo nacional es eliminado rápido, es probable que esa insatisfacción sea canalizada hacia protestas mucho más amplias.

Publicado enInternacional
Domingo, 11 Mayo 2014 05:42

¿Hacia dónde se dirige Panamá?

¿Hacia dónde se dirige Panamá?

Con una población de 3 millones 800 mil habitantes y casi 2 millones y medio de votantes, el pueblo panameño fue convocado el domingo 4 de mayo a las urnas para elegir presidente, diputados, corregidores y concejales, además de representantes al parlamento centroamericano. La campaña electoral fue sucia hasta extremos obscenos y nada democrática. Publicidad agresiva e insultos hasta la descalificación personal, unidos a una sicología del miedo que guiaba la intencionalidad del voto hacia la sempiterna utilidad del mismo. En otras palabras, el voto útil. Por otro lado, el contexto social es bronco y conflictivo. Una huelga general de trabajadores de la construcción paralizó todas las obras de infraestructura, incluida la tercera exclusa del canal. Las demandas sindicales reflejan lo que ha sido el boom de la construcción y las ganancias estratosféricas obtenidas durante estos últimos años por las empresas, llegando a superar el 500 por ciento. Sin embargo, se han negado a redistribuir beneficios con los trabajadores mediante una revisión salarial al alza y mejorar las condiciones de seguridad en las obras, que cuentan con un alto nivel de siniestralidad. Igualmente, los maestros paralizaron las clases dada la negativa de la ministra de Educación a alterar la reforma educativa en sus apartados de evaluación del magisterio, los criterios de promoción interna y la congelación de las mejoras salariales pendientes. Sobre este escenario, el gobierno saliente de Martinelli ha ejercido el poder de forma despótica y cuasi dictatorial, con la inestimable colaboración y beneplácito de quien fuera su vicepresidente y ex ministro de Exteriores, Juan Carlos Varela, transformado en su máximo detractor. Considerado el invitado de piedra a las elecciones, gracias al apoyo económico-político de la derecha europea y la Iglesia católica, ha sido electo presidente Juan Carlos Varela. Es el prototipo de empresario exitoso metido en política, militante del Opus Dei, educado en colegios jesuitas y con estudios empresariales de posgrado en Estados Unidos. Sin duda, el candidato perfecto para suceder a Martinelli cambiando las formas. Así, se proyecta la imagen de un hombre cercano al pueblo, un salvador que conoce los problemas de la gente, se preocupa por sus conciudadanos, conoce sus sufrimientos y les dará alivio y solución. Su propuesta estrella: congelar la subida de los productos básicos que componen la canasta popular. Sin embargo, 72 horas antes de las elecciones, el representante del Partido Panameñista y del Partido Popular estaba descartado. Las empresas encuestadoras crearon un falso escenario, en el cual el candidato oficialista, José Domingo Arias, cuyo acompañante a vicepresidente era la mismísima esposa de Martinelli, y el representante del PRD, Juan Carlos Navarro, se disputarían el sillón presidencial con muy poca diferencia. Inclusive, dado el escaso margen atribuido a uno sobre otro, los nubarrones de fraude oscurecieron el panorama electoral. Para evitarlo se prohibió portar teléfonos móviles y fotografiar el voto. El ejemplo mexicano con Peña Nieto no está lejos en el tiempo.


Los resultados fueron otros. ¿Error de bulto de las encuestas? Más bien, cortina de humo. Se creó un falso debate. No puede haber otra explicación. Varela obtuvo 39.9 por ciento de votos, más de ocho puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el oficialista José Domingo Arias, con 31.38 y más de 10 puntos sobre Juan Carlos Navarro, con 28.15. En cifras, Juan Carlos Varela obtuvo 712 mil 77 sufragios frente a los 571 mil 697 de José Domingo Arias y 512 mil 841 de Juan Carlos Navarro. Pero los analistas situaban la diferencia en menos de 5 mil votos entre el segundo y el tercero.
La elección a la Asamblea Nacional, unicameral, deja sin embargo un panorama diferente que habla de lo complejo de estos comicios. De los 71 escaños en disputa, el Partido Panameñista y Popular, aún no concluye el escrutinio, le otorgan 12 escaños. Por su parte, al oficialista Cambio Democrático le asignan 30 escaños y al Partido Revolucionario Democrático 21 del total, superando los 11 que poseía en la actualidad. El resto, aún en disputa, no altera la composición final ni el tablero político. En cualquier caso, el nuevo presidente se encontrará con una asamblea hostil, al menos en principio. Un sector de la ciudadanía está pidiendo cambios constitucionales profundos e inclusive una posible constituyente no se puede descartar. Muchos señalan que el voto popular recibido por Varela tiene aquí su explicación. No resulta extraño que en estas circunstancias Varela modere su discurso agresivo, llame a la concordia y el diálogo y, por otro lado, Martinelli se frote las manos sabiendo que Varela, quiera o no, deberá pactar para llevar a cabo su programa.

Mientras tanto, el PRD vivirá expectante los acontecimientos. La pérdida de la alcaldía de Ciudad de Panamá puede considerarse una derrota bochornosa para el oficialismo, el cual había centrado sus fuerzas en la relección de su candidata Roxana Méndez. Ahora en manos del Partido Panameñista y Partido Popular, su alcalde, José Isabel Blandón, constituye un bastión desde el cual controlar parte de la política nacional, considerando que más de un tercio de la población se concentra en dicha ciudad. En cualquier caso, a pesar de todo, no hay grandes diferencias y se proyecta continuidad. Varela es partidario de profundizar las reformas neoliberales y mantener una política exterior agresiva hacia Venezuela, aunque restableciendo las relaciones diplomáticas, rotas con Martinelli. Por otro lado, en medio de esta lucha tripartita, han surgido candidatos independientes y de izquierda, que si bien no han obtenido gran cantidad de votos suman menos de uno por ciento, hablan de cierta publicidad de corrientes críticas que lentamente se asientan en los movimientos sociales y políticos más reivindicativos y protagónicos. Bajo esta dinámica, nada hace prever que los próximos años depararán un futuro tranquilo donde Varela pueda gobernar a sus anchas. Su gobierno nace hipotecado por la derecha y por la necesidad de dar satisfacción a los votos prestados de un pueblo que tuvo que decidir entre corrupción y mediocridad. Ambas premisas no son excluyentes, sino complementarias.

Publicado enInternacional
Varela, proclamado presidente electo de Panamá

La victoria electoral del panameñista Juan C. Varela fue, sin duda, el hecho más importante del torneo celebrado en Panamá. La derrota del candidato oficial, José Domingo Arias, fue recibida con alivio, especialmente por sectores del gran capital panameño. No tanto por lo que representaba el aspirante sino por lo que consideraban un intento del presidente saliente, Ricardo Martinelli, para quedarse en el poder. A su vez, Juan C. Navarro llevó su nave partidista – el Partido Revolucionario Democrático (PRD) - a una estrepitosa derrota, inesperada por los observadores políticos.

 

Los resultados, en otras palabras, no cuadraban con los análisis realizados con anterioridad a las elecciones. ¿A qué podría deberse esta confusión generalizada? En primer lugar, los analistas depositaron su 'fe' en las encuestas. Todas fallaron en sus pronósticos. Este fracaso puede deberse a dos causas. Por un lado, las muestras con las cuales trabajaban las empresas encuestadoras se desdibujaron y se alejaron de una distribución correcta de la población. Por el otro, el instrumento estadístico podría haber sufrido alteraciones para que arrojara resultados favorables para algún candidato en particular.

 

Otra explicación para entender los sorpresivos resultados de la elección presidencial puede asociarse con la idea de que los electores panameños siempre pasan factura a sus gobernantes y emiten el 'voto castigo'. En este caso, el desfavorecido fue el abanderado oficialista. El presidente Martinelli arremetió contra el pueblo panameño por ser "desagradecido". Agregó que espera que 'dios los coja confesados' cuando su sucesor tome posesión. Pero, ¿por qué votó el pueblo por un candidato de un partido político relativamente débil? ¿Por qué no voto por el Partido Revolucionario Democrático (PRD), fundado por el general Torrijos hace 35 años? El PRD tiene casi 600 mil adherentes y sólo sacó 510 mil votos en esta contienda. ¿Por qué votaron los perredistas por el candidato del Partido Panameñista, Juan C. Varela? Todo indica que el 'voto castigo' fue dirigido tanto al presidente Martinelli como al candidato del PRD, Juan C. Navarro.

 

Antes de continuar con el análisis del ganador y de los grandes perdedores, hay que señalar que la campaña electoral de 2014 presenció por primera vez en 30 años (desde 1984) la postulación de candidatos de la izquierda panameña. El candidato independiente, Juan Jované, quien logró introducir los problemas del país en los debates presidenciales, obtuvo algo menos del uno por ciento de los votos. A su vez, el candidato del Frente Amplio por la Democracia (FAD), Genaro López, no obtuvo los votos esperados.

 

Jované desarrolló su campaña sin apoyo financiero, pero logró calar en sectores importantes de la sociedad panameña. Su discurso se dirigió a las causas de los problemas que tiene el país y que el pueblo está sufriendo. Denunció el saqueo de las arcas fiscales por la oligarquía financiera, que apoya económicamente a los tres partidos mayoritarios del país. Prometió poner fin a la corrupción que está llevando al país al borde del colapso tanto moral como material. También señaló que la única manera de rescatar de la bancarrota a los sectores productivos de la economía – el agro y la industria – era denunciando y saliéndose del Tratado de Libre Comercio con EEUU. Su campaña hizo énfasis en el estado ruinoso en que se encuentran los programas educativos y de salud del país. Las escuelas están literalmente colapsadas y los centros de salud no cuentan con equipos o materiales de trabajo.

 

Genaro López, dirigente obrero de la construcción, obtuvo muchos menos votos de los esperados. Se calculaba que capturaría por lo menos el 4 por ciento del electorado, para poder consolidar el partido FAD y elegir por lo menos un diputado a la Asamblea Nacional. Es probable que el discurso que buscó un equilibrio en sus propuestas terminó perjudicando las aspiraciones electorales de López. Siguiendo los ejemplos de Lula, Sánchez Cerén y Mujica no se pronunció abiertamente de izquierda y partidario de cambios radicales. Quienes podrían haber votado por una alternativa, prefirieron inclinarse a favor del 'voto castigo'. Había que asegurar que Martinelli no regresara a la Presidencia, sobre las espaldas de su pupilo o de la mano de su señora, candidata a la Vicepresidencia.

 

El presidente electo Varela, tiene una política muy parecida si no idéntica a la de Martinelli. Contrasta, sin embargo, el estilo que hasta ahora ha presentado al país. Pero Varela está sujeto a las políticas que emanan de EEUU en materia económica, social y militar. Incluso, su militancia en el Opus Dei, una orden conservadora de la Iglesia católica, es bien vista por Washington.

 

En su primera conferencia de prensa la noche de su elección, no perdió el tiempo para entrometerse en los asuntos internos de Venezuela repitiendo la propaganda de la Casa Blanca contra el gobierno del presidente Maduro. Durante su campaña no se refirió a los problemas del Canal de Panamá, a la creciente militarización extranjera del país, ni a la crisis del agro. En cambio, destacó su compromiso de reducir el costo de la canasta básica, poner fin a la corrupción y desarrollar proyectos de vivienda social.

 

Jované declaró –en la noche en que se anunció la victoria de Varela- que el Movimiento Independiente por la Refundación Nacional (MIREN) se convertirá en la 'conciencia social' del país para exigir que el nuevo presidente (2014-2019) cumpla con todas sus promesas.

 

El partido del presidente electo también ganó, por un estrecho margen, la Alcaldía de la ciudad de Panamá. Es el segundo cargo de elección popular más importante del país. Sin embargo, Varela contará con una bancada legislativa minoritaria de sólo 12 diputados de un total de 71. Además, estará en minoría en los consejos municipales del país. La figura de Varela ganó las elecciones presidenciales pero su partido quedó relegado a un papel secundario en el resto de las instancias gubernamentales.

 

En la Asamblea de Diputados el partido de Martinelli, Cambio Democrático, ganó una mayoría relativa con casi 30 diputados. El PRD obtuvo 23 curules. Se especula que el PRD hará una alianza con el Partido Panameñista (Varela) para impulsar una agenda legislativa en el período 2014-2019. Tampoco se puede descartar que el próximo gobierno negocie con Martinelli y sus 30 diputados.

 

El PRD mostró su fortaleza en los 75 municipios del país donde ganó la gran mayoría de los concejos municipales. El partido fundado por el general Torrijos cuenta con una amplia base, bien estructurada y con capacidad de movilización. Esa organización, sin embargo, rechazó a los candidatos a diputado y a Presidente de la República de su propio partido. A pesar de tener 570 mil miembros inscritos en todo el país, el candidato a presidente sólo saco 510 mil votos.

 

El triunfo de Varela es el resultado de la simpatía que su figura despertó en los sectores menos organizados de la clase trabajadora, así como en las provincias agropecuarias. El 50 por ciento de la población trabajadora panameña es informal. Martinelli hizo una campaña basada en promesas, regalos y efectivo para ese sector, el menos protegido de la población. El pueblo panameño lo rechazó y respondió con el "voto castigo". El PRD también fue castigado por ser el arquitecto de las políticas neoliberales (durante la gestión de Pérez Balladares, 1994-1999) que han causado una crisis en la mayoría de las familias panameñas cuyos jefes han perdido sus empleos y sobreviven en la informalidad. Los jóvenes panameños que no encuentran un empleo decente también castigaron con su voto a Martinelli y al PRD.

 

Si Varela quiere hacer un gobierno que logre movilizar a la población panameña, tiene que enfocar su atención en el problema clave del país: La falta de empleo decente y productivo disponible para la juventud. Para ello tiene que modificar sustancialmente los programas neoliberales aplicados por los últimos cuatro gobiernos (20 años). Los programas de dádivas son concebidos para emergencias coyunturales. Sin embargo, Varela ve estos programas como los pilares de su gobierno. Tendrá que modificar esa visión y desarrollar una política nueva en que los jóvenes panameños, trabajando, produciendo y estudiando, se conviertan en los pilares de su gestión gubernamental.

 

No es un secreto que los tres candidatos que presentaron los partidos tradicionales para la Presidencia responden a los intereses de los grandes capitales del país y de EEUU. Varela no fue la excepción. Ya insinuó que nombrará como director de la Caja de Seguro Social (con un presupuesto que se acerca a los dos mil millones de dólares) a un empresario quien afirmó recientemente que la institución tiene que adoptar el programa de cuentas individuales. Cualquier alternativa, agregó, sería 'inmoral'. Como ministro de la Presidencia y coordinador de la transición de la administración gubernamental, nombró a un abogado conservador con fuertes vínculos con empresas monopolistas de EEUU. El gran capital panameño fue el que celebró más la derrota electoral de Martinelli y el triunfo de un candidato de la oposición tradicional. Ahora les tocará negociar con Varela. Entre los presidentes saliente y electo hay grandes diferencias de personalidad y de estilo. Pero ambos son empresarios y responden, básicamente, a los mismos intereses de la clase que ha gobernado a Panamá en los últimos dos siglos, con algunas pocas excepciones.

 

Los gobiernos que ha tenido Panamá desde que comenzó el ciclo posterior a la invasión militar norteamericana de 1989 han tenido una política social represiva. Esta política se destaca, sobre todo, en las políticas laborales. Por un lado, ha deprimido los salarios para favorecer las ganancias de los empresarios. Por el otro, ha desarticulado sistemáticamente las organizaciones sindicales de los trabajadores. En el campo, ha destruido los asentamientos campesinos, las cooperativas y a los pequeños y medianos productores. En los centros educativos acabó con las organizaciones estudiantiles e, incluso, modificó los textos escolares de historia y ciencias sociales para favorecer a las figuras individuales de la clase dominante.

 

La política represiva de los últimos gobiernos no será alterada por Varela. Sólo queda por ver con qué fuerza pretende suprimir los movimientos sociales que luchan por los de derechos de los trabajadores, campesinos, indígenas, jóvenes y mujeres del país. Los trabajadores exigen mejores condiciones de trabajo y salarios más justos. Varela parece no tener un plan para enfrentar estas demandas.

 

Igualmente, en el campo, Varela ha señalado que no pretende introducir cambios a las actuales políticas que están arrasando con los productores. Los pueblos indígenas que están luchando para conservar sus tierras, tampoco han recibido señales del próximo gobernante.

 

En las alianzas políticas que se avecinan, Varela buscará la forma de sumar a su gobierno a los sectores empresariales. Todo indica que no tiene en sus planes incorporar figuras de la oposición tradicional que promuevan programas sociales y económicos que puedan beneficiar a los sectores populares.

 

Varela llegó a la Presidencia tras un triunfo sorpresivo en las urnas. Es improbable que su trayectoria política se altere y le dé otra sorpresa al país impulsando políticas que beneficien al pueblo panameño.

 

Por Marco A. Gandásegui, hijo, profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos Justo Arosemena (CELA)

Publicado enInternacional
Jueves, 08 Mayo 2014 06:40

Honduras: 100 días de gobierno

Honduras: 100 días de gobierno

ALAI AMLATINA, 07/05/2014.- El gobierno del presidente Juan Orlando Hernández cumple 100 días de gobierno. A juzgar por las vísperas, la mayor parte de dirigentes empresariales y los voceros de la prensa mediática, son de la opinión que el desempeño del gobierno ha sido muy bueno ya que el presidente ha demostrado mucha agilidad y valentía para enfrentar problemas como la inseguridad, corrupción y el narcotráfico.


El mismo presidente está conforme con su gestión y llama a no hacer caso de aquellas voces disidentes que critican todo lo que él realiza, caso particular de la dirigencia de los partidos de oposición: Libertad y Refundación (LIBRE) y Anticorrupción (PAC), como de aquellos periodistas que laboran en televisoras y radios independientes.


Una tesis de entrada es que resulta difícil evaluar la gestión administrativa de un gobierno en apenas 100 días; más bien lo que hay que evaluar son las tendencias, o sea poder descifrar hacía dónde apunta la gestión de dicho gobierno. Otra tesis que sustenta el presidente Hernández, es evaluar las buenas expectativas creadas en la población y las intervenciones de protección y asistencia social ejecutadas por las instituciones de gobierno y el despacho presidencial.


En el tema de la lucha contra la inseguridad lo que se observa es una creciente militarización de la sociedad y más autoritarismo, nada que ver con la llamada democracia representativa o participativa. Igual sucede con el narcotráfico, donde el Estado se ha acoplado -no lo considera así el presidente Hernández- a las políticas de EE UU sin valorar y analizar los costos y beneficios ¿por qué el fruto de los bienes y el dinero de los hondureños que se extraditen no se comparten sino que deben pasar a ser propiedad de EEUU?


Los logros publicitados del gobierno de más militarismo son el fortalecimiento de la policía militar, ley de protección de espacios aéreos, ley de escuchas que viola derechos humanos de acceso a la información, creación de la policía tigres, conformación del escudo aéreo, naval y terrestre antidrogas, presencia en la isla Conejo denunciada como suya por el Salvador, conformación de la Fuerza de Seguridad Interagencial (FUSINA), compra de radares para combatir el narcotráfico, puesta en marcha del programa guardianes de la patria y bloqueo de llamadas a celulares desde los centros penales.


En la lucha contra la corrupción, la estrategia del gobierno es una estrategia de mucha hoja y poca carne. Los peces gordos, la mayoría dirigentes del partido de gobierno no están presos, sino que los funcionarios de segunda categoría, lo que legitima la impunidad. Ejemplo de ello son los casos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), el Instituto Nacional de jubilaciones y pensiones de empleados públicos (INJUPEMP), la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) y la Secretaria de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA).


En lo económico, el enfoque de estabilización no ha cambiado y sigue el patrón del gobierno anterior. Más impuestos, liberalización del precio de los combustibles, ajuste automático de las tarifas de los servicios públicos, control de la evasión ¿no de los grandes empresarios evasores?, devaluación y más endeudamiento externo e interno a falta de una política deliberada de fomento del ahorro interno y desendeudamiento. El déficit fiscal se estima cerca del 8%/PIB y la deuda pública total arriba del 43% para 2014, lo que presiona los ingresos corrientes por el acelerado incremento del servicio de la misma (cerca de 32 mil millones de lempiras anuales). El déficit comercial se ha ensanchado en más de 3,900 millones de dólares, pero el gobierno todavía no cuenta con una estrategia de inserción comercial selectiva y todo parece indicar que profundizará la liberalización unilateral total iniciada en el gobierno de Rafael Leonardo Callejas (1990-1993).


A la espera de un acuerdo con el FMI para finales de 2014 o el primer trimestre de 2015, no existe un enfoque alternativo para superar la crisis fiscal ya que el gasto se resiste a bajar, la devaluación acelerada puede darse por aumento de la inflación (3.4%) como inflación acumulada a abril de 2014 y el expediente de la colocación de bonos soberanos seguirá abierto en este año, en una coyuntura donde la mayor demanda de importaciones presiona sobre las reservas y los ingresos de gobierno cuya válvula de escape "curiosamente" es más endeudamiento.


Las ferias del empleo resultan insuficientes frente al problema del desempleo estructural (más de 2 millones de personas), en tanto la oferta de trabajo es limitada frente a la demanda; más aún, los empleos que se ofrecen son por hora y en su mayoría sirven para emplear una persona sacando otra. Hemos argumentado que estas ferias de empleo son instrumentos de control social igual que lo es el bono 10,000, cuya información es utilizada para fines políticos e ideológicos. La lucha debe ser contra este tipo de empleos espurios y de mala calidad, no su promoción y aceptación como política pública para el desarrollo del empleo y mercado de trabajo.


En lo productivo habla, al igual que la promesa de Zelaya Rosales, de generar 200,000 empleos anuales a través de la microempresas, o sea que deben haberse generado 50,000 empleos en estos 100 días lo cual no es cierto. Habla de destinar 20,000 millones de lempiras al agro en los cuatro años, pero solo se aprobaron 150 millones de lempiras de los cuales el 85% se orientará a palma africana, ganadería bovina y avicultura y sólo un 15% a granos básicos. Los fondos destinados para combatir la roya del café son insuficientes y fueron concertados en el gobierno anterior. Está por verse de dónde sacará la plata para la siembra de 150,000 hectáreas de palma africana en Olancho y la Mosquitia, como también la siembra de 50,000 hectáreas adicionales de caña de azúcar donde se anuncia dos nuevos ingenios azucareros y la repoblación total del hato ganadero.


En turismo uno de los logros es la construcción de un nuevo aeropuerto en la zona de Celaque, Gracias Lempira, y la promoción de la ruta de cruceros desde México con apoyo del gobierno de Peña Nieto. No obstante, otro sector potente en la generación de empleo e ingresos como es el sector forestal, luce atomizado, disperso y con raquítico presupuesto para proteger las áreas protegidas y controlar los incendios forestales.
Las ciudades modelo o zonas especiales de desarrollo (ZEDE) no avanzan como debieran para bien de las comunidades y alcaldías donde piensan instalarse; en el caso de la zona sur el gobierno anuncia la conclusión del estudio de pre factibilidad por los coreanos, siguiendo con el estudio de factibilidad y Plan Estratégico de ejecución, aunque haya oposición de las comunidades. En el caso de las alianzas público-privadas (APP) se habla de una inversión millonaria, pero todavía las cuentas nacionales no la registran y más bien lo que sí se empieza a registrar son créditos fiscales y fondos de contraparte nacional y préstamos para asegurar la inversión del socio (o socios) externo más allá de la inversión real realizada por el Estado. ¿Diputados Ojo con COALIANZA?


El gobierno seguirá con el programa de transferencias monetarias condicionadas (TMC) para beneficiar a 800,000 familias; sin embargo, este programa denominado bono 10,000 en el gobierno del humanismo cristiano resultó en un fiasco ya que se invirtieron más de 320 millones de dólares y la pobreza y pobreza extrema en vez de disminuir aumentaron. Al bono 10,000 se le agrega otro programa: Vida Mejor, donde se han entregado más de 2,700 eco fogones, 16 mil mochilas, 45 mil bolsas solidarias y la construcción de pisos de cemento; asimismo se extendió la jornada escolar, puso en marcha el programa para aprender inglés "Yes We Can" y el programa guardianes de la patria donde a los niños (as) y jóvenes adolescentes se les enseña valores patrios ¿no pasarán? y disciplina militar a cambio de un plato de comida para ellos y sus padres.
El Estado hondureño ha sufrido una mutación oligárquica en sus funciones económicas y sociales. Se habla de despedir 60,000 empleados públicos con la reingeniería del Estado, a efecto de reducir gastos y la masa salarial. Se crearon nuevos superministerios que absorben funciones de los ministerios sectoriales, se creó el Consejo Nacional de Inversiones que entierra a la Secretaria de Planificación y Presupuesto (SEPLAN) y vuelve inoperante la Dirección General de Inversiones Públicas de la Secretaria de Finanzas (SEFIN).


La depuración del servicio exterior parece ser uno de los principales logros del presidente Hernández, pero todavía falta depurar aún más otras embajadas y consulados, además de fortalecer con personal de las ciencias económicas dichas oficinas. Otro logro, es su acercamiento a México y Ecuador, como un medio para aprender de las experiencias exitosas en gestión pública y, en el caso de México, tener mayor presencia institucional en la ruta de los migrantes.


Una recomendación final, es que Juan Orlando Hernández debe acercarse a la academia y oposición política para que pueda construir el tan ansiado Pacto por Honduras; no hacerlo visualizará -aún más- su gobierno como autoritario y renuente al diálogo con los actores reales.
Tegucigalpa, 7 de Mayo de 2014

Publicado enInternacional
Domingo, 04 Mayo 2014 06:29

Dilma va por la reelección en octubre

Dilma va por la reelección en octubre


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue formalmente proclamada candidata por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) para las elecciones de octubre. Durante el Encuentro Nacional partidario, la mandataria recibió el renovado respaldo de su antecesor, Lula da Silva. La postulación de Rousseff termina con las especulaciones sobre un probable cambio en favor del mismo Lula para el primer lugar de la fórmula, atento a la caída en la imagen de la jefa de Estado que registraron algunas encuestas. La presidenta señaló que el lanzamiento de su precandidatura es una prueba de confianza mutua entre ella y Lula. "Esta es una prueba contundente de nuestra mutua confianza y de los lazos que nos unieron y nos unen al pueblo brasileño. Fue el compromiso con el pueblo brasileño lo que nos unió", comentó.


En su discurso del viernes por la noche ante la cumbre del PT, que se realizó en San Pablo, Lula pidió a la militancia y a los dirigentes que dejen de "gastar fuerza" pidiendo su regreso y respalden a Rousseff. "Hay que dejar de imaginar que hay otro candidato, porque con eso damos ventaja a nuestros oponentes", remarcó el ex mandatario. Lula subrayó que la campaña proselitista "no será fácil", por lo que resultará necesario "el esfuerzo de todos y la unidad de la militancia" para ganar y dio por hecho que estará "donde el partido lo necesite". En otra muestra de su gusto por el fútbol, Lula expresó que "no será una campaña fácil. Parecía que el Bayern (de Alemania) iba a ganar al Real Madrid en Munich y parecía que el Chelsea (de Inglaterra) iba a ganar al Atlético de Madrid con facilidad...", partidos que tuvieron resultados inversos.

La decimocuarta reunión del PT reunió a 11 de los 37 ministros del gobierno, tres gobernadores, militantes estaduales y representantes de partidos aliados. Antes de la palabra de Lula, ya desde la misma apertura de las deliberaciones, el titular del PT y diputado, Rui Falcao, propuso la candidatura de Rousseff y afirmó que para la fuerza "no hay tarea más importante" que conseguir un nuevo mandato para la actual presidenta. "Otro mandato será mucho mejor que el actual, con nuevos avances y oportunidades, y se implementarán reformas estructurales urgentes y esenciales", subrayó Falcao en el centro de convenciones Anhembi, donde lo escuchaban justamente Rousseff y Lula.


En sintonía con el discurso de Lula, Falcao llamó a la militancia a "concentrar los esfuerzos" en la reelección de Rousseff. "Tenemos una candidata con historia y compromiso político, lo cual garantizará la victoria", agregó. El jefe del PT puso de relieve que Rou-sseff consolidó los programas iniciados por Lula durante su gobierno (2003-2010) y, a pesar de la crisis internacional y la campaña mediática, se alcanzaron avances significativos en los sectores sociales y productivos. Para Falcao, la población brasileña "quiere un cambio, con esperanza y seguridad, y Brasil no puede retroceder y volver al pasado".


El diputado aprovechó su discurso para cuestionar al aspirante del Partido Socialista Brasileño, Eduardo Campos, antes aliado del gobierno, de quien dijo que "nunca tuvo ideas propias" y siempre caminó por la línea de desarrollo de PT. El encuentro del PT, aunque programado hace ya meses, funcionó como un rechazo implícito a los rumores sobre el eventual regreso de Lula al ruedo electoral, por la progresiva caída de popularidad en las encuestas que sufre Rousseff y por la virtual rebelión de algunos de los partidos que integran la coalición oficialista en el Congreso.


El desgaste de la presidenta, impulsado entre otros factores por el estancamiento de la economía, el aumento de la inflación y las denuncias de corrupción en el ente estatal Petrobras, llevó a que 20 de los 32 diputados del derechista Partido Republicano (PR) exhortaran públicamente esta semana a que el candidato fuera Lula. La manifestación del partido conservador dio nuevo ímpetu a la campaña "Vuelve, Lula", que se maneja a media voz entre petistas y aliados, y que obligó a la propia Rousseff a ratificar el miércoles su postulación para el 5 de octubre. "Me gustaría mucho que, cuando salga candidata, tuviera el apoyo de mi base, de mi propia base. Pero, de no existir este apoyo, seguiremos adelante", expresó entonces la presidenta.


Los principales adversarios de Rousseff son el socialista Campos –que irá acompañado por la ecologista Marina Silva, ex ministra de Lula– y el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña, Aécio Neves. Rousseff ganaría con el 35 por ciento de los votos si las elecciones se realizaran en este momento, de acuerdo con un sondeo de la empresa Sensus, que consultó a 2000 personas entre el 22 y el 25 de abril. La cifra refleja un punto porcentual menos de apoyo que el que tenía según una encuesta realizada un mes atrás, que a su vez ya mostró una disminución de siete puntos porcentuales respecto de una de noviembre pasado.

Publicado enInternacional
"La región debe dar el siguiente salto"

América latina es una región que muestra el progreso en medio de los retos. Para Rebeca Grynspan, flamante secretaria general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la región debe ser un actor fundamental para balancear el debate sobre el desarrollo en el escenario global. "No lo tenemos todo resuelto, pero es una región que va para adelante y con el esquema que queremos: un crecimiento con inclusión. América latina ha estado bastante imbuida en organizarse a sí misma. Ahora se trata de una mayor proyección hacia fuera. Muchos países ven que estamos pasando por los mismos retos que ellos y que tenemos algunas soluciones que dar", señaló a Página/12. Además sostuvo que los países latinoamericanos tienen que prepararse para aprovechar el potencial de una nueva fase de crecimiento económico. "La gran pregunta es si en el próximo ciclo vamos a poder tener los mismos resultados que en el que acabamos de pasar. Vamos a tener que dar un salto cualitativo, porque los beneficios de lo que hicimos ya los tenemos. Debemos pensar en una segunda generación de políticas públicas. Seguimos siendo una región inequitativa, entonces tenemos que dar el siguiente salto", aseveró.


Grynspan, que fue vicepresidenta de Costa Rica entre 1994 y 1998, destacó la consolidación de los bloques regionales, un punto clave en un mundo que tiende a la multipolaridad. "Una de las características del mundo de hoy es un fenómeno que no hemos tenido antes: las economías más grandes del mundo van a ser al mismo tiempo economías en desarrollo. Esto cambia el discurso mundial, porque estos países tienen una doble responsabilidad. Es el caso de América latina también. Por un lado, tenemos que ser importantes actores globales y, por el otro, tenemos que cubrir las necesidades de nuestra población. Y hay una tensión dentro de esas dos cosas", indicó.


Desde su punto de vista es importante que la OEI se complemente con otros organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur). "Tenemos que complementar y no competir. El afianzamiento de las identidades regionales es incluyente y no excluyente. Yo no soy una sola cosa. Yo soy costarricense, centroamericana, latinoamericana e iberoamericana. Esas identidades deben enriquecernos. Pareciera paradójico que, en un mundo cada vez más interrelacionado, las identidades de los bloques se estén afianzando. Esto es lógico, porque hay que subir las escaleras del mundo global y hay que ir desde la unidad hacia el todo", añadió.


De esta forma, la OEI busca ser un puente entre América latina y Europa. "La OEI no es proyecto hegemónico ni jerárquico, es un proyecto plural, que suma, que une. El acervo cultural iberoamericano está compuesto por lo ibérico, pero también por lo indígena y lo afrodescendiente. Y de todos aquellos, como decía Rubén Darío, que se insertaron en el tronco de nuestras culturas. Pero lo que sería un error es pensar que Europa va a dejar de cumplir un rol en esa multipolaridad. En ese sentido sigue siendo importante este puente transatlántico. La multipolaridad significa fortalecer todos los puentes. Esa es la diferencia con el mundo del ayer", afirmó la ex funcionaria del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que se mostró optimista ante la recuperación de España y Portugal, los miembros ibéricos de la organización. "Hay una mayor simetría en la relación de América latina con la península ibérica. España, Portugal y Andorra nos llevaban mucho camino cuando comenzamos con esta comunidad iberoamericana. Ahora esas relaciones son más horizontales. Nosotros tenemos una experiencia de crisis. Creo en la recuperación no sólo de la península ibérica sino de Europa, y espero que vuelva a ser una región dinámica", dijo.


En la Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá en 2013 se decidió que el encuentro anual entre jefes de Estado se realizará cada dos años. Grynspan celebró este cambio, que beneficiaría la dinámica de las cumbres. "Fue una decisión correcta. Cuando la Cumbre Iberoamericana comenzó, era el único lugar donde se reunían todos los presidentes hispano y lusoparlantes. Hoy en día hay otras instancias, y por lo tanto los presidentes se juntan en muchas otras instancias. Hay un cierto cansancio de cumbres y debemos evitar eso. Vamos a ir a una cumbre cada dos años y en la intermedia tendremos reunión de cancilleres, y por lo tanto vamos a poder llegar con productos mucho más tangibles cuando sea la cumbre de presidentes", explicó. Asimismo, la secretaria general relativizó la ausencia de algunos presidentes latinoamericanos en las últimas cumbres. "Las cumbres no son exitosas dependiendo del número de presidentes que vengan. Han faltado presidentes, pero nunca un país. Nunca ha habido una silla vacía. Pero es cierto que el compromiso se demuestra con el nivel de representación. El tema es que ahora los presidentes pueden tener tres cumbres en un mes y, como ellos dicen, también tienen que gobernar sus países", declaró.


Grynspan destacó que la región aprendió a solucionar los conflictos entre vecinos gracias a la confianza y a una mayor hermandad. "Esta es una región de paz. Puede haber tensiones, pero no tenemos guerras entre nuestros países. Yo vengo de una generación que vio lo otro. Muchos amigos, muchos colegas, muchas familias tuvieron pérdidas en esos años. También venimos del período de las dictaduras y de conflictos fronterizos muy serios que en algún momento explotaron. Lo que vemos hoy en día es todo positivo. Las tensiones entre los países no se van a ir, pero las manejamos mucho mejor", concluyó.

Publicado enInternacional