Miércoles, 16 Abril 2014 05:41

Imputan a tres generales por golpismo

Imputan a tres generales por golpismo

Un tribunal militar venezolano imputó a tres generales y un capitán retirado de la fuerza armada por promover la rebelión contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Los militares forman parte de un grupo de treinta oficiales investigados por estar detrás de un plan de golpe, según publicó el diario venezolano Ultimas Noticias. Los imputados son los generales de Aviación Oswaldo Hernández, José Machillanda y Carlos Millán, así como al capitán retirado de la Guardia Nacional –policía militarizada– Juan Carlos Nieto, por los delitos de instigación a la rebelión y contra el decoro militar.


Nieto fue detenido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar el miércoles 2 de abril en un shopping, dijo ayer su abogado defensor, Alonso Medina. "Se le imputó el delito de instigación a la rebelión. Las razones por las cuales se le imputa este delito es simplemente por un reporte de inteligencia que refleja que Juan Carlos estuvo en los Estados Unidos", indicó el letrado. "Supuestamente (Nieto) traía unas instrucciones de su hermano, un capitán en situación de retiro, para otros oficiales, o sea, nada concreto", agregó Medina. Juan Carlos Nieto es hermano de Javier Nieto, quien fue apresado durante un año y medio en 2004 por su presunta relación con un grupo de supuestos paramilitares colombianos. Tras ser liberado, salió del país.


"El intento desestabilizador debía ocurrir el jueves 20 de marzo, con operaciones aéreas y eventual ametrallamiento de soldados y otros hechos planificados para provocar confusión y probables enfrentamientos. Sin embargo, la madeja de la conspiración no ha sido revelada, toda vez que continúa la actividad del consejo de investigación, pero se ha comprobado que algunos de los oficiales estaban en contacto con por lo menos un dirigente político de la oposición", señaló Ultimas Noticias.


Estos cuatro militares forman parte, de acuerdo con el diario, de un grupo de treinta oficiales que "estarían detenidos" por conspirar. El pasado 25 de marzo, el mismo día en que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) envió una delegación de ocho cancilleres a Caracas para empezar a buscar caminos de entendimiento en el medio de las protestas, Maduro anunció la detención de tres generales de la Aviación que, según dijo, pretendían alzar a la Fuerza Aérea contra el gobierno.


"Tengo que decirles aquí, sorprenderlos, pero tengo que decírselo: en la noche de ayer capturamos a tres generales de la Aviación que veníamos investigando gracias a la poderosa moral de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana", indicó Maduro al inicio de la reunión con los cancilleres de Unasur. Maduro sostuvo entonces que los generales detenidos tienen vínculos directos con sectores de la oposición. Hasta el momento el gobierno no brindó una información oficial con respecto a las identidades de los oficiales presuntamente involucrados en ese intento de golpe ni tampoco de los cargos ni pruebas que pesan en su contra.


"La información que nosotros hemos procesado es la de los tres primeros generales que ya en su momento se divulgarán los nombres", señaló la directora de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada, Rocío San Miguel. "Frente a esta imputación pública de delito solicitamos a la fiscal que transmitiera un cuestionario al presidente de la República para que indique los tiempos, móvil y lugar en los cuales se basa esa acusación", indicó San Miguel, quien aseguró que no conoce "ni de vista, trato o comunicación a esos señores a los que se nos ha vinculado".


El principal jefe militar venezolano, el general Vladimir Padrino, indicó el domingo en una entrevista con el canal Televen que uno de los generales detenidos por conspirar, al que no identificó, confesó que participó en el intento de golpe porque se le ofreció un cargo importante en una eventual transición.

Publicado enInternacional
Sábado, 12 Abril 2014 08:13

Política liberalista en Estados Unidos

Política liberalista en Estados Unidos

En casi todos los países que cuentan con sistemas parlamentarios las elecciones generales funcionan, en gran medida, de la misma manera. Cuentan con cierta alternancia regular entre dos partidos, uno ostensiblemente a la izquierda del centro y otro ostensiblemente a la derecha del centro. En estos sistemas existe muy poca diferencia entre ambos partidos principales en términos de política exterior y únicamente una serie limitada de diferencias en política interna, centradas en asuntos fiscales y de bienestar social.

 

Sin embargo, la real mecánica de las elecciones varía en diferentes países. El sistema utilizado en Estados Unidos ha sido el más constreñido, por mantener esta tendencia bipartidista. Esto es resultado de dos rasgos en la Constitución estadunidense. Uno es el papel de excepcional importancia del presidente, lo que pone a los partidos más fuertes a ganar las elecciones presidenciales como su primera prioridad. El segundo rasgo es el curioso sistema por el que se elige al presidente –un colegio electoral en el que, para 48 de los 50 estados, el método es una elección de una ronda donde, a partir de una pluralidad, quien gane en un estado particular se lleva todos sus votos electorales.


La combinación de estos dos rasgos ha hecho virtualmente imposible que candidatos de un tercer partido ganen las elecciones presi- denciales o logren ser algo más que obstrucciones políticas (que le arruinan la carrera a alguno de los dos partidos sin oportunidad alguna de ganar ellos mismos). Hasta ahora los liberalistas han competido como candidatos de un tercer partido. Por tanto, el libertarismo nunca ha sido una fuerza importante que en lo político afecte las opciones o las preferencias electorales. La seriedad de los intentos emprendidos por el senador Rand Paul de obtener la nominación republicana han cambiado todo esto.


El libertarismo se define del modo más simple como una hostilidad básica hacia el gobierno y sus instituciones. Un pleno liberalista (libertarian, en inglés) quiere pocas empresas paraestatales, ninguna restricción a las empresas privadas debida a regulaciones gubernamentales, impuestos extremadamente bajos, total libertad individual en el ámbito social y la reducción al mínimo de las fuerzas armadas y la policía. Los liberalistas descartan cualquier tipo de protección social que cuente con respaldo gubernamental, tal como las pensiones o los seguros de desempleo. Mucho de esto embona con profundas raíces culturales en Estados Unidos. Pero el programa pleno es tan extenso que poca gente ha estado lista para abrazarlo por completo. Ha habido movimientos que promueven estas ideas. El más famoso es el que fundó Ayn Rand, una novelista que propagó lo que ella llamaba objetivismo. Sus novelas enfatizaban la importancia del individualismo y del Iluminismo. Ella fue crítica de la religión como sistema de creencias que resultaba irracional para la filosofía, a la que suplantaba.


A nivel político, ha habido candidatos liberalistas a la presidencia, notablemente el ex congresista Ron Paul (padre de Rand Paul). Los votos que recibió Ron Paul siempre fueron marginales, tanto al interior de las elecciones primarias del partido republicano como en las elecciones generales en las que compitió como candidato independiente.


Entonces, ¿cuál es la novedad? Lo nuevo es que en 2010 Rand Paul ganó un escaño en el Congreso estadunidense como senador republicano por Kentucky. Ganó las elecciones primarias republicanas y luego la elección general, en gran medida como resultado del ferviente apoyo de los republicanos del Partido del Té, que objetaron a su oponente principal como demasiado establishment y demasiado centrista en su orientación.


Tan pronto como se volvió senador, Rand Paul comenzó a jugar un importante papel en la reafirmación de los valores liberalistas, y en construir la base organizativa para su candidatura en 2016 (y de ahí en adelante). Se ha presentado como menos rígido en la interpretación del libertarismo que su padre, buscando por tanto crear una base más sustancial de votantes. No obstante, su candidatura está sacudiendo el modo en que ha funcionado la política estadunidense.


Hay tres puntos sobre los que Rand Paul no se apega al discurso tradicional republicano-demócrata: la economía, las cuestiones sociales y la política exterior. En la economía ha buscado ir más allá en su posición antigubernamental que los republicanos de la corriente dominante de antaño. En materia fiscal, en los gastos del Estado y en el así llamado déficit sobresale como un halcón del Partido del Té. Esto confronta considerablemente la oposición de los promotores de grandes negocios en el Partido Republicano, que por lo general sienten que sus políticas empeorarán la situación para sus intereses (en lugar de mejorarlas). Sin embargo, en los puntos económicos se acerca mucho a ser un republicano tradicional.


En los aspectos sociales, sin embargo, Rand Paul está trazando muy diferentes líneas de ruptura. En general respalda el argumento de que el Estado no tiene nada que ver en el dormitorio y que las opciones de cómo gobernar la vida propia deben mantenerse dentro del ámbito individual. Además, esto no es menor, se opone fieramente al papel de la Agencia de Seguridad Nacional y otras estructuras del Estado que violan la privacía de los residentes estadunidenses. Hace poco llevó estas causas al locus principal de sentimiento de izquierda, el cuerpo estudiantil en la Universidad de California en Berkeley. Ahí hizo un discurso apegado a estas líneas y le aplaudieron salvajemente. Uno de sus críticos republicanos dijo del discurso que apenas si podía verse en éste algún sentimiento republicano.


Y luego está la política exterior. Ha expresado serias reservas acerca de la creencia de que Estados Unidos tenga un papel (aún uno político, ya no se diga militar) en promover la democracia en otros países. Tal vez no llegue tan lejos como su padre, que hace poco dijo que la anexión de Crimea por Rusia no era un asunto sobre el que Estados Unidos debería tener una posición. Aquí tampoco son convencionales las líneas que traza en lo político. Sus puntos de vista juntan a algunos republicanos de extrema derecha con el ala liberal del Partido Demócrata.


El fondo de todo esto es que el previo vaivén de compromiso entre ambos partidos que no son del todo diferentes pude no sobrevivir a la intrusión del libertarismo en el corazón de la política estadunidense. Los liberalistas son ahora un comodín de algún modo impredecible. Constituyen una tercera fuerza. Y el resultado puede ser que los terceros partidos –no necesariamente sólo los liberalistas– podrían transformar un sistema bipartidista en un sistema de tres partidos, aun dentro de las limitaciones de la Constitución estadunidense. Ya veremos después del 2016.


Traducción:Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Arranca diálogo político sin precedente en Venezuela

El gobierno y la oposición de Venezuela iniciaron esta noche un diálogo político, en un hecho sin precedente transmitido en cadena de radio y televisión, en el cual el presidente Nicolás Maduro hizo un llamado, en primer término, a condenar la violencia como método político y a respetar la Constitución. Instó a buscar el camino de reconocimiento y no los atajos, es decir, a reconocernos y respetarnos.


En este primer diálogo los representantes del gobierno y de la oposición fueron planteando sus posiciones políticas, sin buscar acuerdos todavía. Al cierre de esta edición el diálogo había consumido más de tres horas y restaban más de diez oradores.


En este primer tramo, el gobierno insistió en destacar los logros del chavismo, y reiteró su rechazo a la violencia, que ha costado 40 vidas y unos 600 heridos en las protestas iniciadas el pasado 12 de febrero. La oposición mantuvo sus reclamos y de entrada planteó que se elabore una agenda de discusión para los próximos días, que incluya una amnistía para quienes calificó de presos políticos.


Este choque de opiniones de algún modo corroboró el vaticinio hecho a media mañana por Maduro, quien dijo que se trataría de un encuentro de dos modelos: el socialismo bolivariano del siglo XXI y el que representa la oposición.


Toman la palabra 11 oradores por cada bando

El papa Francisco envió un mensaje, leído por el nuncio apostólico Aldo Giordano, en el cual asentó que está plenamente convencido de que la violencia nunca podrá traer la paz.


En el Palacio de Miraflores el mandatario recibió a su ex rival en las elecciones presidenciales y goberador de Miranda, Henrique Capriles al líder de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, así como los gobernadores de Lara y Amazonas, Henri Falcón y Liborio Guarulla, respectivamente, entre otros opositores.


También dio la bienvenida a los cancilleres de Ecuador, Brasil y Colombia que actúan como facilitadores en representación de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), y al nuncio Giordano.


Tras los agradecimientos a los mediadores por contribuir a que este diálogo impostergable se diera y la presencia de la oposición, Maduro destacó que esta cita no es fácil, sino compleja, y prevalecen las presiones. Subrayó que por la vía política son posibles todas las visiones para el país, e hizo un reconocimiento a los logros del fallecido presidente Hugo Chávez.


No sólo se refirió al poderoso movimiento bolivariano y socialista del siglo XXI que impulsó, sino también a la defensa que hizo de un movimiento democrático y basado en una nueva Constitución nacional y que formó parte de los nuevos liderazgos de América Latina. Llamó a reflexionar sobre los momentos de asedio y agresión permanente que vivió.


Maduro, quien por la mañana estimó que las violentas protestas han dejado pérdidas por 15 millones de dólares, instó a la oposición a incorporarse a las conferencias de paz. Resaltó que el estallido ahora entre dos corrientes, dos modelos, obedece a que hay sectores que buscaron la violencia al pretender derrocar su gobierno y considerar que con la muerte de Chávez llegó el momento de acabar con este proyecto.


Presentó también un recuento sobre los hechos de violencia desatados por las protestas desde hace dos meses en el país que, dijo, son ajenos al quehacer político. Destacó que fue el 23 de enero cuando se conoció el plan denominado la salida de Maduro, en clara alusión a la estrategia encabezada por el encarcelado opositor Leopoldo López y la destituida legisladora María Corina Machado.


El gobernante recordó el golpe de Estado que separó por unos días del poder a Chávez, y preguntó a quienes ahora abogan por la violencia cómo pensaban validar un eventual golpe. Cuestionó lo que harían con el ejército, con la corriente revolucionaria que, aseguró, integran millones de personas. Acusó a los promotores de la violencia de buscar la confrontación armada y el caos.


Maduro se refirió una y otra vez a la violencia de las guarimbas (barricadas), a las muertes de ciudadanos, a las agresiones a un par de artistas, a las universidades y escuelas de prescolar incendiadas durante las protestas, y asentó: todo por la Constitución, nada por la violencia.


Tocó al presidente Maduro dar la palabra, al arranque del diálogo, al nuncio en Caracas, Aldo Giordano, quien abogó por la paz y la reconciliación y el fin de la violencia. Además del mensaje de Francisco leyó otro del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, quien también fue representante papal en Venezuela y dijo lamentar no estar presente, pero que podría estar en cualquier otro momento.
Por Unasur intervino el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, quien destacó que ese organismo se siente honrado en poder participar con la esperanza de que se logre un acuerdo. Se refirió a la necesidad de este diálogo para evitar que se agrave la situación.


En su turno, y en una lista de 11 oradores por la oposición y 11 por el gobierno, inició su participación el líder de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, quien subrayó que el diálogo debería ser algo normal. Habló de pluralismo y de que hay millones que respaldan el modelo en el poder, pero que también hay millones que respaldan otro. Es justo que el país oiga otra voz, sostuvo y subrayó: en todas las oportunidades que nos reunamos vamos a hablar de la libertad de nuestros compañeros y todos los presos políticos.


El gobernador de Anzoategui, Aristóbulo Istúriz, recogió el guante y, tras preguntar si es una protesta cívica incendiar un prescolar con niños dentro, no descartó que se pueda revisar caso por caso la situación de los detenidos.

El diputado del partido opositor La Causa R, Andrés Velásquez, manifestó sus dudas acerca de que el proceso de acercamiento impulsado por los cancilleres de la Unasur pueda llegar a acuerdos concretos. Cuestionó que la autoridad electoral convoque a elecciones en dos municipios donde fueron destituidos los alcaldes por desacatar órdenes de la justicia de impedir barricadas y desmanes de manifestantes.


El presidente de la Asamblea Nacional Disodado Cabello aseveró que el país no merece que por un cálculo político no se condene la violencia, mientras el canciller, Elías Jaua, refirió que la fractura no se dio con Chávez, sino desde 1989 con el caracazo, y que entonces la derecha en el poder respondió con gran violencia. El vicepresidente para el área económica, Rafael Ramírez, declaró que los gobiernos bolivarianos han mostrado su profunda tolerancia y defendió que el modelo económico ha sido profudamente exitoso en abatir la pobreza al disminuir índices de 50 por ciento, en la década de los 90, a menos de 20 por ciento en la actualidad.


Roberto Enriquez, otro de los líderes opositores, cuestionó al gobierno de Maduro y aseveró que el modelo socialista fracasó porque hay desabasto, la economía está en crisis pese al petróleo y, sostuvo, ahora hay más pobres que antes. Asentó que este modelo es inconstitucional porque no garantiza el derecho a la alimentación y acusó que ha habido expropiaciones de tierras que ahora no producen y cuyos dueños no fueron indemnizados.


Por el socialcristiano Copei, Roberto Enríquez, tras aclarar que no estaba ahí para faltar el respeto a alguien, aseveró: presidente, yo creo que ustedes las cosas las están haciendo muy mal, y tienen el deber de escuchar al pueblo y rectificar.


Horas antes de que se instalara la mesa, se informó de la muerte de un agente de la policía nacional por impacto de bala durante una protesta en Barquisimeto, lo que ubicó en 40 la cifra de muertos.

Publicado enInternacional
La hipocresía de los medios: el caso de Colombia


Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University
Hemos visto estas semanas una campaña de hostilidad mediática contra el gobierno venezolano, acusándolo de seguir prácticas represivas contra sus oponentes, habiéndose iniciado campañas de firmas para denunciar al gobierno Maduro y apoyar a sus víctimas. En España, el Congreso de los Diputados, copiando miméticamente el comportamiento del Congreso de EEUU, también aprobó una resolución con el apoyo del PP, el PSOE y UPyD condenando la violencia del gobierno venezolano.


Pero en esta campaña se ha olvidado la represión más brutal que hoy existe en Latinoamérica, y que tiene lugar en uno de los países vecinos de Venezuela, Colombia. La campaña de asesinatos políticos es continua y sistemática, con un conjunto masivo de comunidades aterrorizadas por la enorme represión. Según Human Rights Watch, 22.028 residentes de la ciudad de Buenaventura tuvieron que dejar sus casas en 2011, 15.191 en 2012 y 13.468 en 2013 (desde enero hasta octubre). Y esta violencia es dirigida por el Estado colombiano y realizada por las fuerzas paramilitares, tal como documenta el libro Colombia, esta democracia genocida, escrito por el sacerdote Javier Giraldo. En realidad, al menos el 40% de miembros del Congreso colombiano tiene relaciones con los paramilitares, que están llevando a cabo una Guerra Sucia (ver "The Culture of Fear Continues in Colombia" de Daniel Kovalik, Counterpunch, 24.03.14).


Y estas fuerzas paramilitares fueron establecidas, formadas y supervisadas por el gobierno federal de EEUU, tal como también ha documentado mi amigo Noam Chomsky en su libro The Culture of Fear, y ello desde los tiempos del Presidente Kennedy hasta ahora, habiendo alcanzado su máximo desarrollo y brutalidad durante el mandato del gurú neoliberal, el Presidente Reagan. Esta realidad es conocida y está documentada. Chomsky cita, por ejemplo, a Alfredo Vázquez Carrizosa, que fue Ministro de Asuntos Exteriores de Colombia, el cual señala que fue el gobierno federal de EEUU el que transformó el ejército colombiano en brigadas de represión interna, incluidos los infames "escuadrones de la muerte" responsables de algunas de las mayores brutalidades conocidas en Colombia y en Latinoamérica. Ni que decir tiene que durante todos estos años, los medios estuvieron callados y continúan callados frente a aquella represión. Y en EEUU poquísimas voces se han levantado para protestar. Y no es porque no lo supieran. La brutalidad que estaba teniendo lugar en Colombia, Guatemala y El Salvador era horrible y conocida. Incluso el altamente popular programa "60 Minutes" de la CBS la presentó. Pero el establishment político y mediático permaneció en silencio. Mientras tanto, Colombia continúa siendo uno de los países latinoamericanos que ha recibido más ayuda militar de los EEUU.

Las víctimas son gente normal y corriente, trabajadores, campesinos, estudiantes, entre otros, que con sus movilizaciones amenazan la continuidad de una sociedad profundamente injusta. Pero de esto no leerá nada en los medios de información y persuasión. Así de claro.

Publicado enInternacional
Barack Obama: el Presidente menos transparente de la historia

28 de marzo de 2014 — Después de seis años de mandato, la promesa del presidente Obama de iniciar "una nueva era de transparencia gubernamental" parece otra gran promesa cínicamente incumplida.


"Mi administración se compromete a crear un nivel de transparencia del Gobierno sin precedentes", escribió el Presidente Barack Obama el 29 de enero de 2009, apenas días después de haber asumido la presidencia. Y agregó: "La transparencia fortalecerá nuestra democracia y promoverá la eficiencia y la eficacia del Gobierno". Hoy, tras seis años de mandato, la "nueva era de transparencia del Gobierno" parece otra gran promesa cínicamente incumplida.


Durante el "Sunshine Week", el evento que la industria de los medios de comunicación celebra cada año para educar a la población sobre la importancia de la transparencia del Gobierno, Associated Press informó que "el año pasado, más que nunca antes en la historia, el Gobierno censuró partes de expedientes gubernamentales o directamente denegó el acceso a ellos al público en virtud de la Ley de Libertad de Información de Estados Unidos (FOIA, por sus siglas en inglés)". El informe de AP agrega: "El año pasado fue el peor desde que Barack Obama asumió la presidencia en lo que respecta a los esfuerzos del Gobierno de ser más transparente con respecto a sus actividades".


La noticia no tomó por sorpresa a Ryan Shapiro, un estudiante de posgrado del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) que acaba de entablar una demanda a nivel federal contra el FBI, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) para intentar obtener registros públicos sobre el papel desempeñado por Estados Unidos en el arresto de Nelson Mandela en 1962, que lo harían pasar los siguientes 27 años en prisión. Cuando sus solicitudes de información sobre Mandela, en virtud de la Ley de Libertad de Información, fueron denegadas, Ryan Shapiro decidió entablar una demanda. "Quiero encontrar estos expedientes, en primer lugar, porque me interesa saber por qué la comunidad de inteligencia de Estados Unidos consideraba a Mandela una amenaza a la seguridad estadounidense y qué papel desempeñó la comunidad de inteligencia de Estados Unidos en el boicot a la lucha de Mandela por la justicia racial y la democracia en Sudáfrica".


Cuando Shapiro presentó su pedido de información a la NSA para obtener detalles del arresto de Mandela hace más de 50 años, la agencia le respondió: "Con respecto a su solicitud de información de inteligencia sobre Nelson Mandela, hemos determinado que la existencia o inexistencia de los materiales que solicita es actualmente un asunto clasificado". ¿Medio siglo más tarde?


Shapiro también quiere obtener información sobre la inclusión de Mandela en la lista de sospechosos de terrorismo de Estados Unidos hasta 2008, muchos años después de que fuera el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente y varios años después de haber obtenido no solamente el Premio Nobel de la Paz, sino también la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos y la Medalla Presidencial de la Libertad, condecoración otorgada por el presidente de Estados Unidos.


Le pregunté a Shapiro por qué quería obtener los documentos. "La respuesta está relacionada con una concepción muy estrecha de la seguridad nacional, esta concepción miope que antepone las alianzas militares y el lucro empresarial a los derechos humanos y las libertades civiles".


Por su trayectoria, Shapiro tiene un interés personal en el hecho de que el Gobierno califique a los activistas de "terroristas". En 2002, participó en un acto de desobediencia civil cuando se infiltró en una granja donde se crían patos para la producción de foie gras: "Los animales están encerrados en jaulas tan pequeñas que no pueden estar de pie, ni moverse ni extender las alas, estas condiciones horrorosas son la regla general en los criaderos industriales. Rescaté o robé abiertamente a los animales de la granja industrial y realicé un documental al respecto. Lo hice como un acto de desobediencia civil, pero es un delito, por el que tuve que cumplir 40 horas de servicio comunitario". Desde entonces, buena parte de los estados del país han ido aprobando las denominadas leyes 'Ag-Gag' que equiparan este tipo de activismo por los derechos de los animales con actos de terrorismo y pueden implicar penas de prisión severas.


Shapiro afirma que la tesis en la que está trabajando, titulada: "Cuerpos en Guerra: animales, la libertad científica y la seguridad nacional en Estados Unidos", investiga "el uso de la retórica y el aparato de seguridad nacional para marginar a los activistas que protegen los derechos de los animales, desde el siglo XIX hasta la actualidad ". Para encontrar la respuesta a su investigación, Shapiro necesita acceder a una gran cantidad de documentos públicos. Ha presentado 700 solicitudes ante el FBI, en virtud de la Ley de Libertad de Información, y está en busca de 350.000 documentos clasificados, lo que le ha ganado el mote del solicitante "más prolífico" del Departamento de Justicia. Por su parte, El FBI calificó parte de su tesis como una amenaza a la seguridad nacional.


En 2008, cuando Barack Obama estaba en plena campaña electoral, era a menudo presentado como catedrático de derecho constitucional. Como tal, suponemos que estudió las obras de uno de los autores de la Constitución, James Madison, el cuarto Presidente de Estados Unidos, considerado el "Padre de la Declaración de Derechos". Madison escribió en 1822: "Un gobierno popular, sin información popular ni los medios para obtenerla, no es sino el prólogo de una farsa o una tragedia, o quizá de ambas". Tras las revelaciones de Edward Snowden acerca del amplio espionaje y vigilancia de la NSA y los pésimos antecedentes de falta de transparencia del Gobierno, el Presidente Obama ya ha sobrepasado trágicamente la farsa.


________________________________________
© 2014 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 29 Marzo 2014 06:25

Desigualdad y democracia

Desigualdad y democracia

En el trasfondo de las movilizaciones sociales que han surgido en muchas regiones del mundo desde 2011 hay dos elementos en común: la insatisfacción con los regímenes políticos –sean éstos dictatoriales, democracias jóvenes o maduras–, y la insatisfacción con las condiciones de vida y las perspectivas futuras, particularmente entre los jóvenes. Las narrativas giran en torno al tránsito y consolidación de la democracia y el combate a la desigualdad. Seguramente nadie olvida el lema del movimiento Ocupa Wall Street –somos el 99 por ciento– o de los Indignados de España –nosotros no somos anti-sistema, ustedes son anti-nosotros.


Conforme los datos duros revelan el escandaloso nivel de la desigualdad en países pobres, emergentes o desarrollados, el tema ha pasado de las calles al discurso político –apenas hace unas semanas Obama expresó lo inaceptable de esa situación en Estados Unidos– y a la academia.
Ya Pierre Rosanvallon presentó un importante texto –La sociedad de los iguales (2012, RBA)– que recorre la trayectoria del concepto de igualdad, sus patologías y su desembocadura en lo que llama el siglo de la redistribución. Las dos últimas partes de este libro son particularmente importantes. En una analiza lo que claramente es un retroceso respecto de las políticas redistributivas y el estado benefactor del siglo XX. Se pregunta si estaremos regresando al siglo XIX, pero su respuesta es ciertamente más elaborada y sofisticada escrudiñando en las propias entrañas del estado del bienestar las semillas que terminarían llevando a muchas sociedades desarrolladas o no al estadio escandaloso de la desigualdad realmente existente. En su última parte presenta un esbozo de un programa político sobre la igualdad para el siglo XXI.


Recientemente se ha presentado otro libro por el economista Thomas Piketty –El Capital en el siglo XXI, 2014, Belknap-Harvard University Press–, que sin duda y a juzgar por los comentarios (Ver Cassidy, New Yorker, 31/3/14), será una obra capital en el análisis contemporáneo de la desigualdad, sobre todo en países desarrollados.


Piketty, egresado de la Ecole Normale Supérieure, profesor a los 22 años en MIT en Estados Unidos y fundador después de la Escuela de Economía de París (French School of Economics), donde se encuentra adscrito. Junto con Emmanuel Saez, otro economista francés adscrito a Berkeley y el economista inglés Anthony Atkinson construyeron una base de datos sobre altos ingresos en 22 países del mundo (World High Income Database) (http://topincomes.g-mond.parisschoolofeconomics.eu).


El libro de Piketty en cierto sentido es una continuación y a la vez una refutación a los trabajos del economista Simon Kuznets. Su planteamiento –la famosa curva– supone que la desigualdad crece en los inicios de los procesos de industrialización, pero luego decrece de manera consistente conforme los ingresos convergen y el nivel de vida crece para todos. Para Piketty eso es cierto, pero no como una tendencia estructural, sino como resultado de un conjunto de eventos que se produjeron a partir de las dos guerras mundiales y de diversas luchas políticas domésticas –las reformas fiscales, la socialdemocracia europea, el Nuevo Trato de Roosvelt, etcétera. Se trató en consecuencia de una anomalía.


La tesis central de Piketty es relativamente clara, focalizada en las tendencias de la tasa de retorno a los activos –capital físico, capital intangible como patentes y capital financiero con acciones– y la tasa de crecimiento de la economía. Cuando ésta última es menor que la primera la desigualdad crece y crece mucho. Aquí entra quizás el elemento más interesante del planteamiento de Piketty que tiene que ver con los factores políticos que hacen que esa desigualdad crezca más y particularmente crezca en el estrato de los altos ejecutivos de las grandes empresas. Coaliciones políticas y diseño de políticas son elementos a discutir.


gustavogordillo.blogspot.com/
Twitter: gusto47

Publicado enInternacional
Viernes, 28 Marzo 2014 07:08

"La lucha fue necesaria para el futuro"

"La lucha fue necesaria para el futuro"

A partir del 1º de junio dirigirá el segundo gobierno nacional sucesivo del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) para convertirse en el primer dirigente guerrillero que llega a la presidencia de El Salvador.


Después de un largo proceso de conteo y evaluación de los recursos de la oposición, el Tribunal Supremo Electoral de El Salvador decretó que Salvador Sánchez Cerén fue elegido para ser el próximo presidente del país. Tomará posesión el 1º de junio, para dirigir el segundo gobierno nacional sucesivo del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y para convertirse en el primer dirigente guerrillero que llega a la presidencia de El Salvador.


Desde su residencia nos concedió la primera entrevista exclusiva desde que fue elegido presidente, el 9 de marzo, en una reñida disputa en la segunda vuelta contra el candidato del partido opositor, Arena.


–Presidente, usted tiene en común con el presidente de Uruguay, Pepe Mujica, y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, haber estado en la lucha armada contra dictaduras para volverse presidente de la República de un país latinoamericano.


–Es la historia que vivimos los pueblos de Latinoamérica. En las décadas del '60, del '70, la lucha fue necesaria para abrir las posibilidades del futuro en que ahora estamos. Sin ese esfuerzo no se hubieran terminado esos regímenes autoritarios que impedían el desarrollo democrático de nuestros países. Y, por lo tanto, el desarrollo productivo y social. Para mí es un agrado también ser de esa lista, de la que hace parte también otro centroamericano, el presidente Daniel Ortega, de Nicaragua, que también participó de una gesta heroica en los años '70. Esto es parte de la historia del pueblo latinoamericano.


–Usted va a asumir el 1º de junio como nuevo presidente de El Salvador. ¿Cuáles son los temas programáticos fundamentales de su gobierno para los próximos cinco años en el país?


–Desde el inicio de la campaña electoral decidimos hacer un proceso de consulta a la población sobre cuáles son sus principales problemas, cuáles serían las soluciones y qué programas consideraban que deberían continuar. Hicimos la consulta a nivel nacional, platicamos con las familias, visitamos casa por casa, hicimos mesas técnicas de medioambiente, de salud, educación. De ese proceso, del que participaron más de 200 mil personas, nosotros elaboramos nuestro programa de gobierno, a partir de las necesidades que nos fueron planteadas en esa consulta. A partir de ahí hicimos nuestro programa, que se llama Salvador Adelante. Se determinaron como diez ejes, entre ellos temas como el medioambiente, el Estado de derecho, la reforma del Estado en el sentido de fortalecer a las instituciones, ampliar las relaciones internacionales. Pero entre ellos se definieron tres grandes temas. El primero es el empleo. El desempleo está en alrededor de un 6 por ciento, no es un nivel elevado, pero hay una enorme informalidad, que es también una forma de desempleo. Aunque este gobierno hizo esfuerzos importantes, se han generado alrededor de 113 mil empleos, además del surgimiento de 13.000 nuevas empresas. Pero la población considera que el nivel de desempleo es todavía alto. Por eso estamos planteando la necesidad de una transformación productiva, para lo cual se requieren inversiones públicas en infraestructura, en salud y en educación. Además de desarrollar políticas junto al empresariado privado. Somos un país que garantiza la libertad empresarial. Garantizamos también la seguridad jurídica, con reglas claras. Garantizamos también la seguridad financiera. Y tenemos que romper con todas las trabas burocráticas. Vamos a hacer una revisión de todas las leyes que tienen que ver con la inversión, porque muchas de ellas están desfasadas, dando continuidad a lo que está haciendo este gobierno. Esto permitiría, junto con la atracción del capital extranjero, hacer una transformación productiva que permita dar más valor agregado al producto que exportamos. No sólo exportar materias primas, sino productos con mayor valor agregado. De esa forma estimularíamos al comercio, a la industria, al sector de la agroindustria, para dinamizar la estructura productiva del país, en un plan que no sólo sea para cinco años, sino para echar bases para que en un período de más o menos quince años pudiéramos hacer realmente una transformación productiva. Para ello es necesario también que el Estado permita que se puedan incorporar nuevas tecnologías a la producción en nuestro país. Para lo cual estamos creando centros de investigación y de innovación que, junto con empresarios, puedan facilitar nuevas técnicas para mejorar la calidad de los productos.


–¿Cuáles serán los otros dos ejes fundamentales de su gobierno?


–Son la educación y la seguridad. Porque las empresas necesitan recursos humanos con mayor calificación. El tema de la seguridad, a su vez, es uno de los problemas más graves, por la extorsión que las empresas tienen que pagar, sacando recursos de las inversiones. En El Salvador se han aplicado recetas que llamaban "mano dura", que era aplicar toda la rigurosidad de la policía, pero en lugar de disminuir, la violencia ha aumentado. Nosotros decimos que hay que usar las dos manos: una mano es la de oportunidades. Tenemos un programa que se llama "No más territorios olvidados", donde hacemos inversiones para generar oportunidades para emprendedores, para que mejoren los ingresos de las familias, para que los jóvenes tengan oportunidades. Todo eso acompañado de un trabajo eficiente en el sistema penitenciario, que permita una rehabilitación de los presos. Hablamos también de una firmeza del Estado, para garantizar el trabajo de la Policía Nacional, con mayores capacidades, más efectivos, mejores condiciones de trabajo, dotada de armamento moderno, de una mayor movilidad, con más capacidad científica para ser más efectiva. Y en el caso de gravedad de la situación de seguridad, apoyarse en el ejército en algunos casos, porque la Constitución de la República establece que, cuando hay un riesgo de amenaza nacional, se puede usar el ejército, pero como apoyo de la Policía Nacional.

–Usted ha convocado a un gobierno de unidad nacional. ¿Qué significaría esto hoy en El Salvador?


–Nosotros surgimos a la vida política a partir de un Acuerdo de Paz, que es producto de un entendimiento que terminó con el conflicto, abriendo una nueva etapa que la hemos llamado de transición democrática, es decir, de construcción de instituciones que fortalezcan a la democracia en El Salvador. Desde 1992, cuando firmamos los Acuerdos de Paz, siempre se han buscado el entendimiento, el diálogo, la concertación. Nuestro gobierno también será un gobierno inclusivo, que dará representación en el gabinete a otras fuerzas políticas que ya han trabajado con nosotros. Los Acuerdos de Paz se han convertido en políticas de Estado. El Salvador es una sociedad con mucha diversidad, hay aquí fuerzas conservadoras que tienen todavía mucho peso, están la fuerzas que acompañan al FMLN, que es un partido moderno, abierto a las ideas, dialoguista. Muchos preguntan: con esa polarización, ¿cómo es posible hacer un gobierno de unidad nacional? Los salvadoreños hemos logrado entender que, aunque seamos fuerzas diversas, con enfoques políticos e ideológicos diferentes, tenemos siempre la capacidad de poner al país en el centro. Lo que buscaremos no son las diferencias, sino aquellos temas que unen a los salvadoreños. El tema del empleo es un tema que une al país. El tema de la seguridad es central para todos los partidos. Hay puntos comunes en torno de los cuales podemos construir entendimientos de largo plazo, con las fuerzas empresariales, con las fuerzas políticas de oposición, con las organizaciones de los trabajadores.

Publicado enInternacional
Viernes, 28 Marzo 2014 06:51

El golpe

El golpe

Tengo vivos recuerdos del cuartelazo de 1964. Desde 1962 yo había cambiado Belo Horizonte por Rio de Janeiro. Janio Quadros, en agosto de 1961, había renunciado a la presidencia de la República. Jango, su vice, le sucedió.


El Brasil clamaba por reformas de base: agraria, política, tributaria, etc. En Rio Grande do Sul el diputado federal y exgobernador de aquel estado, Leonel Brizola, cuñado de Jango, advertía sobre el peligro de un golpe de Estado.


En Pernambuco, Miguel Arraes contrariaba a los empresarios y terratenientes e imprimía a su gobierno un carácter popular. En Amgicos (RN), Paulo Freire gestaba su pedagogía del oprimido. El MEB (Movimiento de Educación de Base) daba sus primeros pasos apoyado por el ala progresista de la Iglesia Católica. La UNE multiplicaba por todo el país los CPC (Centros Populares de Cultura). El adjetivo "nuevo" identificaba al país: nuevo cine, bossa nova, nueva poesía, nueva capital...


La lucha heroica de los vietnamitas, el éxito de la Revolución Cubana (1959) y el fracaso de los EE.UU. al intentar invadir Cuba por Bahía Cochinos (1961) inquietaban a la Casa Blanca. "América para los americanos", dice la Doctrina Monroe. La mayoría de los yanquis no entiende que ya en el término "América" está incluido todo nuestro continente, aunque sólo ellos se consideran "americanos".

Era necesario poner un ¡Basta! a la influencia comunista, incluso en el Brasil. Y todo lo que no coincidía con los intereses de los EE.UU. era tachado de "comunista", incluyendo a obispos como Helder Camara, que clamaba por un mundo sin hambre. Fue tildado de "obispo rojo".
Trajeron de los EE.UU. al P. Peyton, párroco de Hollywood. Con el rosario en la mano y protegido por la CIA, arrastraba multitudes en las Marchas de la Familia con Dios por la libertad. Se manipulaba el sentimiento religioso del pueblo brasileño como caldo de cultivo favorable al cuartelazo.

El 13 de marzo de 1964 Jango propició un megacomicio en la Central del Brasil, en Rio, frente al Ministerio del Ejército. Allí, ovacionado por la multitud, firmó los decretos de apropiación por Petrobras de refinerías privadas, y desapropiación, con miras a la reforma agraria, de tierras subutilizadas. A las élites brasileñas les entró el pánico.


El 31 de marzo, martes, las tropas del general Olimpo Mourão filho, con sede en Minas, ocuparon los puntos estratégicos de Rio. Jango, después de pasar por Brasilia y Porto Alegre, depuesto de la presidencia, se refugió en el Uruguay. Ranieri Mazzilli, presidente de la Cámara de Diputados, asumió el mando del país y, presionado por los militares, convocó a elecciones indirectas. El 11 de abril el Congreso Nacional eligió al mariscal Castelo Branco presidente de la República. El golpe se había consolidado.


La máquina represiva comenzó a funcionar a todo vapor: por todo el país se instalaron Investigaciones Policiales Militares; la interrupción de los derechos políticos alcanzó a sindicalistas, diputados, senadores y gobernadores; una simple sospecha era considerada como denuncia y servía de motivo para que un ciudadano fuera apresado, torturado o incluso asesinado.


Los estudiantes y algunos segmentos de la izquierda histórica resistieron en las calles, pero fueron tratados a balazos. La reacción de la dictadura sumió a sus opositores en la única alternativa viable en aquella coyuntura: la lucha armada. En diciembre de 1968 el gobierno militar firmó el Acta Institucional n° 5, suprimiendo el poco espacio democrático que todavía quedaba y legitimando la prisión, la tortura, la deportación, el secuestro y el asesinato de quien le hiciera oposición o fuera sencillamente sospechoso.


Son muchos los indicios de que vivíamos bajo una dictadura. Éste fue insólito: en el centro de Rio hay una región conocida como Castelo. Y en la zona norte un barrio llamado Muda (porque antiguamente se cambiaban allí las parejas de caballos que arrastraban los tranvías que unían la Tijuca con el Alto da Boa Vista). En 1964, en el letrero de una línea de autobuses carioca se leía esta indicación: Muda-Castelo. Pues a los militares no les gustó y nada menos que llegó el mariscal a averiguar. Presionada, la empresa invirtió el letrero: Castelo Muda. Quedó peor. Entonces cancelaron la línea...

Publicado enInternacional
Martes, 25 Marzo 2014 05:41

Muerte para 528 Hermanos Musulmanes

Muerte para 528 Hermanos Musulmanes

Un tribunal egipcio condenó a 529 presuntos partidarios de la Hermandad Musulmana a muerte, en la mayor sentencia de muerte masiva dictada en la historia reciente en cualquier parte del mundo. La sentencia es el último golpe para la Hermandad desde el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi, en julio del año pasado.


Los abogados defensores en la Corte en Minya, al sur de El Cairo, afirmaron que no se les dio tiempo para revisar las pruebas contra sus clientes, ni para interrogar a los testigos de la acusación. Uno de los condenados a muerte, acusado de un violento ataque contra una estación de policía que dejó un oficial muerto, es Asam Mohamed Ahmed, un hombre de 34 años de edad, con la mitad de su cuerpo paralizada, de acuerdo con su hermano Ahmed Mohammed, mecánico.


Asam es uno de los más de 400 acusados que no están actualmente detenido. Otro es Sayyef Gamal, de 20 años, estudiante de medicina en la Universidad de Minya, quien dijo que él no podría haber participado en el ataque contra la estación de policía en Minya, Alto Egipto, porque en el momento que se produjo, a mediados de agosto del año pasado, huía de la policía que atacaba una sentada en El Cairo, a varios cientos de kilómetros de distancia.


Esa sentada, pidiendo el regreso de Morsi, fue levantada el 14 de agosto, lo que provocó la muerte a más de 900 personas. La violencia de la compensación provocó ataques contra la policía y los cristianos en Minya y en otros lugares, incluyendo el ataque en el que Sayyef está acusado de participar. Sayyef ahora se mueve discretamente entre casas seguras, viendo las noticias, y con la esperanza de un cambio de sentencia en un nuevo juicio.


Un alto funcionario de la Hermandad, Ibrahim Moneir, denunció los veredictos, y advirtió que los abusos de la Justicia impulsarán una reacción violenta contra el gobierno apoyado por los militares que reemplazaron a Morsi. "Ahora, el golpe de Estado se está colgando a sí mismo por estas medidas vacías", dijo, en declaraciones a la cadena de televisión Al Jazeera con sede en Qatar.

La sentencia está siendo vista como excepcionalmente dura, incluso en el clima polarizado de Egipto. Sin embargo, algunos abogados apoyan la decisión del juez. "Es bueno que los terroristas sean condenados a muerte", dijo Gamil Dorgham, un abogado del Cairo.


La Hermandad Musulmana fue designada como una organización terrorista en diciembre, aunque el gobierno no aportó ninguna prueba en apoyo de su designación. "Esta decisión no es definitiva, pero si fuera final, está bien. Hay que saber que estamos luchando contra el terrorismo. Tenemos que disuadirlos" , dijo el Dorgham.


Nathan Brown, profesor de la Universidad George Washington, en Washington, y un experto en el sistema judicial de Egipto, dice que el veredicto probablemente sea disminuido. "Si se aplicara en su forma actual, eso me impactaría incluso más que el propio veredicto", dijo.
Pese a la dureza extravagante y el número de los veredictos, varias características del caso se han convertido en típicas del aumento de la represión contra la Hermandad de Morsi y la oposición secular. Al menos 16.000 personas fueron detenidas desde julio, de acuerdo con funcionarios estatales, y miles fueron torturados, de acuerdo con el monitoreo del grupo Nación Sin Tortura.

El acusado y sus abogados también se quejaron rutinariamente de los abusos judiciales, de acuerdo con Heba Wanis, de otro grupo de monitoreo, la Iniciativa Egipcia de Derechos Personales. Amnesty Internacional dijo que era la sentencia de muerte masiva simultánea mayor jamás dictada en cualquier parte del mundo.


"No hay ningún caso del que seamos conscientes que sea de esta magnitud", dijo Jan Wetzel, un investigador de la pena de muerte de Amnistía.


"Es grotesco, utilizan la pena de muerte para provocar cambios", dijo Maha Sayyed, de 30 años, que cree que su marido Ahmed Eid, un abogado, fue detenido en un acto de venganza después de que logró la liberación de cuatro de sus clientes acusados de participar en actividades relacionadas con la Hermandad.


"Queremos hablar de ese caso con esos cuatro tipos", dijo un oficial de seguridad, según su esposa, antes de organizar la reunión que llevó a su detención. Ahora es uno de los más de cien que están bajo custodia, acusado del ataque a la comisaría.


Los 528 sentenciados ayer estaban entre más de 1200 partidarios de la Hermandad Musulmana acusados de participar en la violencia en Minya. Muchos de los restantes deben presentarse hoy en el tribunal, incluyendo a Mohamed Badie, el Guía Supremo de la Hermandad –su figura más importante–. El poder judicial de Egipto se enfrentó repetidamente con Mohamed Morsi durante su año en el poder, y fue uno de los pilares de la alianza que lo depuso el 3 de julio, reemplazándolo por el entonces presidente de la Corte Constitucional Suprema. La Hermandad acusó a los jueces de ayudar a la medida con de sentencias severas y politizados.


"Nos hemos acostumbrado a decisiones como ésta de los tribunales", dijo Ahmed Shaheeb, un abogado de 25 de los acusados. El propio hermano de Shaheeb, Hossam huyó del país tras ser acusado en el mismo caso. El profesor Brown, de la Universidad George Washington, cree, sin embargo, que se llega a la mayoría de los veredictos sin interferencia del Estado, pero que los problemas profundos no obstante sesgan el sistema. "El aparato de seguridad parece inescrupuloso y es ahí de donde proviene la evidencia", dijo. "Y gran parte del sistema judicial parece haber estado asustado por el régimen de Morsi, a veces con razón y otras no. El Poder Judicial tiene una visión de un mundo muy respetuoso de la ley, pero también uno que puede ser menos liberal, sobre todo cuando la ley se percibe como una amenaza para la imagen de los jueces como pilares del orden y la justicia".

.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Publicado enInternacional
Sábado, 22 Marzo 2014 12:06

Colombia y los objetivos del milenio

Colombia y los objetivos del milenio

A un año de cumplirse el plazo fijado por la ONU para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, el PNUD publica el informe sobre Colombia, el cual genera interrogantes sobre las causas y las consecuencias de las problemáticas colombianas.

 

¿Cooperación internacional y política pública nacional?

 

El informe: "Objetivos de desarrollo del milenio, Colombia 2014" publicado a inicios de marzo, hace un balance del avance del país desde el informe "Hacia una Colombia equitativa e incluyente" (2005). Sin embargo, con un título de semejante magnitud, cualquiera podría pensar que lo que se propone allí tendría mayor alcance y contundencia en cuanto a temas y metas. Sin embargo, estos objetivos tienen que ver con exigencias mínimas a los Estados, en ocho aspectos puntuales:

 

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
2. Lograr la enseñanza básica universal.
3. Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.
4. Reducir la mortalidad en los niños menores de 5 años.
5. Mejorar la salud materna.
6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
8. Fomentar la alianza mundial para el desarrollo.

 

En ese sentido, el título del acuerdo podría haber sido sencillamente: "Objetivos mínimos de los gobiernos a 2015" aunque si se llamara de esa manera, el riesgo que implicaría para los gobernantes de los países miembros, sería –en caso de no llegar a cumplir los objetivos1– el de transmitir un mensaje de incompetencia, falta de voluntad política, ejecución, etc. Tal incumplimiento sería un serio cuestionamiento a la función de los políticos y contaría con demasiada contundencia para que la opinión pública nacional e internacional se preguntara no solo, por qué los gobiernos se muestran incapaces de cumplir con metas mínimas de "desarrollo", sino que abriría la puerta a la pregunta de, si el modelo bajo el cual vivimos es en realidad el mejor en tanto se sigue generando riqueza, explotación de recursos naturales, crecimiento de la economía, etc, pero al mismo tiempo, mayor pobreza, depredación y concentración.

 

Al leer los objetivos que busca alcanzar el país, los cuales tienen como fecha límite de cumplimiento el 2015, no podemos dejar de preguntarnos: ¿Estos mismos temas no hacen parte sustancial de las políticas públicas del país? ¿No ha sido la pobreza, el hambre, la educación, la vida, la salud, etc, de los ciudadanos, el motivo permanente de las políticas públicas? ¿Cuál es la diferencia entre una iniciativa de cooperación internacional y una política pública nacional? en definitiva: ¿Por qué políticas públicas y cooperación internacional juntas, no logran paliar estos problemas? ¿Será porque ambas no generan acciones frente a las causas estructurales?, por ejemplo la tierra:

 

"En el sector rural aumentó la tasa de pobreza entre 2011 y 2012: pasó de 46,1% a 46,8%, es decir cerca de 80.000 personas. El PNUD, en su último Informe de Desarrollo Humano "Colombia razones para la esperanza" señaló que el 75,5% de los municipios colombianos tienen características predominantemente rurales. En ellos habita el 31,6% de la población y cubren el 94,4% de la superficie.

 

[...]

 

Si se analiza la pobreza a nivel departamental, territorios como Chocó, Cauca y Córdoba tienen tasas por encima del 60% y otros como Bogotá de 11%. Dichos indicadores indudablemente son un reflejo de las diferencias en la actividad económica y los mercados laborales locales. Hay que resaltar que los territorios con más altas tasas de pobreza son mayoritariamente poblados por minorías indígenas y afrodescendientes."2

 

Este indicador del informe deja ver que la pobreza no solamente ha crecido, sino que no está relacionada exclusivamente con la pobreza individual: el nivel de ingreso, el empleo; sino de una manera más amplia: con lo regional, departamental y nacional (léase políticas públicas, gobernabilidad, inversión, etc.) así como la pertenencia al sector rural, incluso a ciertas minorías. Tenemos por lo menos tres variables gruesas: Las políticas públicas de los gobiernos, lo rural y la discriminación. La pobreza, está ligada a sus elites políticas y económicas, a su forma de concebir leyes, presupuestos, priorizaciones, inversiones y proyecciones que se realizan en los Planes de Desarrollo, es decir, a su forma de gobernar. Y es a esa forma de gobernar a la que se le confía la transformación de tal situación, cuando ella es causa de la misma. ¿Un círculo vicioso?

 

No podemos olvidar la generación de pobreza en relación a la política internacional del país, el lugar que ocupamos en el concierto internacional como proveedora de materias primas, gracias a por ejemplo, la explotación minera, la cual genera ese lugar común en las democracias suramericanas: Riqueza para multinacionales y –no solo pobreza económica a quienes cuentan con la desafortunada circunstancia de ser de la región–, robo de tierras, amenazas, desplazamiento y asesinato para los pobladores. A nivel nacional se genera un impacto ambiental, precisamente el sexto objetivo del ODM: "Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente" en el cual, el informe señala un "progreso significativo".

 

¿Progresos significativos?

 

¿Existe demasiado optimismo del PNUD al decir que en el país se han alcanzado: "progresos significativos" en relación a la "Sostenibilidad del medio ambiente", en tanto existen estadísticas que dan cuenta de avance en ciertas problemáticas puntuales como la reforestación?

 

Uno de los "logros indiscutibles" que se presentan en este apartado hace referencia a: "las áreas reforestadas y restauradas, que también se logró de manera anticipada al reforestar 23.000 hectáreas por año". Pero, ¿Cómo considerar la reforestación por fuera del entramado medioambiental del país? ¿Cómo valorar este logro cuando existen minas de oro y carbón que están o bien en riesgo de ser explotadas en los Parques Nacionales Naturales (Yaigojé, Apaporis) o en medio de explotación ilegal (Farallones de Cali) o en plena explotación legal? (en el páramo de Pisba en el departamento de Boyacá, existen 88 títulos de explotación minera legales, los cuales tienen un área de explotación de 13.508 hectáreas). Estos "logros indiscutibles" resultan tangenciales a los problemas estructurales del medio ambiente en el país y los problemas que tenemos en por ejemplo, conservación de Parques Nacionales Naturales, Santuarios de flora y fauna, páramos y bosques.

 

¿El neoliberalismo no está?

 

Si hay una realidad que atraviese a los países, si hay algo que tenga impacto directo en el crecimiento y desarrollo de las naciones son las políticas neoliberales, las cuales tienen la audacia de esconderse en balances, diagnósticos, recomendaciones, etc. Precisamente por esto, los ODM están direccionados a paliar los efectos de esa crisis causada por medidas económicas y políticas, sin ir a las causas.

 

En Río + 20 el único resultado concreto de la cumbre consistió en designar una Comisión de 30 miembros para que estudie los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que reemplazarán a los llamados Objetivos del Milenio, habrá que ver si en esos nuevos objetivos el neoliberalismo como uno de los responsables directos de la crisis ambiental, social, económica que vivimos aparece como uno de los efectos a superar, para alcanzar un "Desarrollo sostenible", la pregunta es ¿Sostenible para quién?

 

1 Aunque siempre será posible –como de hecho ya lo han demostrado algunos gobernantes de la región–, transformar –ahí sí, de fondo–el modelo estadístico gubernamental con el que se establecen los indicadores, bajo los cuales se alcanza o no una meta de los objetivos.
2 Pnud (2014). Objetivos de desarrollo del milenio, Colombia 2014. Página 12.

Publicado enEdición Nº200