Ciencia deslocalizada: ensayos clínicos de la industria con los pobres de Latinoamérica

Ministros de Salud puestos por la industria sólo para aprobar leyes permisivas, médicos que engañan a los pobres e incultos para que participen en los ensayos y muertos escondidos bajo las alfombras, desvelados por una investigación de los académicos Antonio Ugalde y Nuria Homedes.

 

 

Un artículo de Antonio Ugalde y Nuria Homedes, dos académicos que realizan su labor en universidades norteamericanas e impulsores de la organización Salud y Fármacos, titulado “El impacto de los investigadores fieles a la industria farmacéutica en la ética y la calidad de los ensayos clínicos realizados en Latinoamérica“, nos ha impactado.

 

Sabemos desde hace años que las multinacionales farmacéuticas han derivado la realización de los ensayos clínicos a países con legislaciones menos desarrolladas. Sistemas menos garantistas facilitan la realización de los ensayos al simplificar trámites y controles.

 

Sin embargo, el texto de Ugalde y Homedes nos introduce en una corrupción mucho mayor de lo que imaginábamos, con ministros de salud puestos por la industria sólo para aprobar leyes permisivas, médicos que engañan a los pobres e incultos para que participen en los ensayos y muertos escondidos bajo las alfombras.

 

El texto es una descripción de un horror y una violencia que hasta ahora pensábamos estaba lejos de la institución de la medicina: una industria farmacéutica corruptora y médicos colaboradores “comprados” que parasitan la ya débil sanidad pública de algunos de los países analizados. Es una reproducción casi exacta de las tácticas industriales de las maquiladoras en la frontera mexicana: explotación del hombre por el hombre y, en este caso, además, el daño se multiplica ya que esta producción industrial de ensayos clínicos tiene un elevado riesgo de sesgos estructurales y fraude que contribuyan a sobre-estimar efectividad y seguridad.

 

Dos vacunas ahora utilizadas ampliamente fueron testadas en Latinoamerica en un contexto que, como relatan los autores, imposibilita garantizar unos mínimos criterios de calidad y rigor: Prevenar (pneumococo) y Cervarix (Papilomavirus).

 

En Argentina, un conocido pediatra y fiel colaborador de la industria, a través de su propia CRO (Contract Research Organization), reclutó 14.000 bebes para incluirlos en el ensayo Clinical Otitis Media & Pneumonia Study (COMPAS) llevado a cabo en cuatro provincias, entre las que se incluía la más pobre del país, Santiago del Estero. El objetivo, testar la vacuna anti-neumocócica, Prevenar, de GSK (que pagaba 350 dólares por bebé).

 

Las tácticas de este médico eran bien conocidas. “Entre 1996 y 2003, en el Hospital Infantil de la Municipalidad de Córdoba se llevaron a cabo 19 ensayos, la mayoría fase III, 16 de los cuales dirigidos por el mismo administrador: el jefe del departamento de pediatría. Los médicos de la municipalidad reclutaban pacientes en los centros públicos de los barrios más marginados. En diez años (1996-2006) las empresas pagaron unos 24 millones de dólares por los ensayos”.

 

Tras vacunar a más de 14.000 niños, la muerte de 12 bebes obligó a parar el ensayo. La investigación subsecuente demostró graves violaciones de los protocolos. El investigador principal fue suspendido pero rehabilitado rápidamente: "Demostró su poder político cuando el gobernador de la provincia le abrió las puertas a todos los hospitales provinciales después de que la municipalidad –por violaciones normativas– le prohibiera seguir administrando ensayos en sus instituciones”.

 

En la provincia de Córdoba, controlada por este individuo, se realizan un tercio de todos los ensayos de Argentina. El Comité de Ética de Investigación Clínica (CEIC) del Hospital Infantil, según una auditoría realizada a petición de la Municipalidad de Córdoba, permitió que el investigador (el jefe de pediatría) y el co-investigador principales estuvieran presentes en la reunión en que se discutió su protocolo.

 

En esta misma provincia, en 2005, un periodista investigador analizó las actas de la Comisión Provincial de Investigación en Seres Humanos, una de cuyas funciones era el control de los CEICs. Descubrió que en 34 de las 75 reuniones que ese año mantuvo la Comisión había conflictos de interés. La Comisión sólo tenía cuatro miembros y ocasionalmente las decisiones las tomaban una o dos personas.

 

Los investigadores y el promotor del ensayo COMPAS, tras una investigación del organismo regulador (ANMAT), tuvieron una multa administrativa por incumplimiento de los criterios de inclusión y violaciones durante la obtención del consentimiento informado. Poco después, el director de la ANMAT, que había sido criticado por la industria farmacéutica por ser demasiado exigente, fue cesado sin explicación alguna y la norma sobre consentimiento informado cambiada para facilitarlo (“consentimiento exprés”).

 

En Costa Rica la situación es parecida. Desde 1986 tres ejecutores de ensayos clínicos han ocupado el cargo de ministro de Sanidad. El Ministerio de Salud ha aprobado en este tiempo normas favorables a la industria.

 

En Costa Rica unos pocos médicos realizan el grueso de los ensayos clínicos. Entre 1993 y 2004, un miembro de la junta directiva de una CRO local dirigió 50 ensayos clínicos, que representaban el 27% de todos los ensayos que se realizaron en el país, y el director de otra CRO dirigió 24 (el 12% del total). En 2004, un informe de la unidad de investigación y bioética de la Caja Costarricense de Seguridad Social (CCSS), que cubre la atención a la salud del 90% de la población costarricense, informó que el 53% de los 83 ensayos que se realizaron en la institución tenían lugar en el Hospital Nacional del Niño. La falta de garantías quedó demostrada cuando en 2010, a raíz de una demanda iniciada por la sociedad civil, la Sala Constitucional prohibió las investigaciones biomédicas hasta que hubiera una ley que las regulara.

 

Una de las razones para organizar una universidad privada en Costa Rica fue ejecutar ensayos. Un médico fiel, tras pedir un permiso de ausencia de un puesto importante en la CCSS, tomó el cargo de decano de Medicina de la nueva universidad, y seis años después ya se habían realizado 216 ensayos.

 

Esta universidad privada y las CRO del país han organizado su propio CEIC para aprobar con más facilidad los ensayos que gestionan (los autores les llaman CEIC privados).

 

En Costa Rica se han desarrollado los ensayo clínicos más importantes para testar la vacuna del papiloma de GSK Cevarix. Empezaron en 1985 y continúan hasta hoy, con un presupuesto de más de 20 millones de dólares. Una buena parte de lo que se conoce sobre el VPH proviene de allí. La investigación sobre factores de riesgo empezó en 1985 en Guanacaste, por entonces, la región más pobre del país. La dirección de la empresa que administraba el cuantioso contrato del ensayo de la vacuna para el VPH, estaba en manos de altos cargos del Ministerio.

 

En el ensayo iniciado en 2004, ni la auditoría interna de la CCSS pudo acceder a los consentimientos informados. Un informe de la Junta Directiva del Colegio de Médicos cuestionó las imprecisiones del consentimiento, las contradicciones en el texto, las omisiones y las manifestaciones que se podrían considerar engañosas. No se mencionaba que uno de los objetivos era monitorizar la aparición de efectos adversos, ni que se estudiaba la efectividad de la vacuna en mujeres infectadas con VPH. Se daba a entender que la vacuna evitaría la infección por VPH pero no mencionaba que había una elevada probabilidad de que ya tuvieran la infección o la hubieran tenido. Aunque la ejecutora del ensayo era una empresa local privada, en el formulario del consentimiento informado aparecía el nombre de la CCSS, dando a entender a las participantes que la CCSS, una institución en la que los ciudadanos confían, era la ejecutora. Hay evidencia de que muchas de las mujeres no entendieron el consentimiento. También se daba a entender que el ensayo era de interés público cuando los mayores beneficiarios han sido las empresas privadas, en particular, la patrocinadora GSK.

 

Los autores concluyen que “la numerosa bibliografía sobre el cumplimiento de las recomendaciones médicas confirma que muchos pacientes no las entienden y no las cumplen, situación que es más frecuente en pacientes con niveles educativos bajos, como la gran mayoría de los sujetos de investigación en América Latina. Si un sujeto no ha entendido las recomendaciones médicas y además no se ha enterado de que participa en un experimento y que la validez del mismo requiere cumplir estrictamente las recomendaciones que recibe, es muy probable, a no ser que se lo supervise de cerca, que no las cumpla. Si se enferma, puede acudir a otro médico que desconoce su participación en el ensayo o automedicarse, sin que sienta que debe comunicarlo al personal del ensayo".

 

Además de las consecuencias que pueda tener en la salud del sujeto, la falta de seguimiento a las recomendaciones tiene un impacto importante en la validez de los resultados del ensayo. Otros comportamientos de los administradores fieles en América Latina, consecuencia de las presiones para acelerar su ejecución, que ponen en entredicho la validez de los datos y violan principios éticos y normativos incluyen: 1) utilizar equipos en malas condiciones; 2) falsificar resultados analíticos; 3) no reportar efectos adversos; y 4) retener en el experimento sujetos que, por sus condiciones de salud, debieran ser retirados.

 

"Los investigadores principales no temen las consecuencias civiles o criminales de las violaciones normativas porque cuentan con la protección de poderosísimas empresas transnacionales, conocen la lentitud y debilidad de los sistemas que, con excepciones, caracterizan a los sistemas jurídicos latinoamericanos y saben que si el caso llegara a juicio puede prescribir antes de que se prueben las irregularidades", añaden.

 

Además, "en los pocos casos en los que ha habido sanciones económicas en América Latina, han sido tan pequeñas que no son disuasivas. Como se ha indicado, algunos investigadores/administradores fieles han sido despedidos por violaciones normativas o éticas, pero en ocasiones siguen trabajando en su práctica privada, reciben apoyo y recursos de las innovadoras o han vuelto a sus cargos".

 

Por último, "la falta de controles durante la implementación del ensayo pone en peligro la validez de los resultados. La posibilidad de que se aprueben medicamentos que no son seguros o eficaces aumenta”.

 

Fraude científico y explotación humana. ¿Dónde está la indignación?

 


Abel Novoa, Médico de familia y presidente de la organización NoGracias

 

 

 

El artículo ha sido originalmente publicado por NoGracias, organización civil independiente por la transparencia, la integridad y la equidad en las políticas de salud, la asistencia sanitaria y la investigación biomédica.

 

 

 

 

Publicado enInternacional
Viernes, 11 Marzo 2016 05:52

Más peligros que trae el zika

Más peligros que trae el zika

Un estudio francés dio cuenta de que el virus que transmite el Aedes aegypti puede provocar meningoencefalitis, una peligrosa inflamación del cerebro y las meninges. La investigación muestra una multiplicación de casos en los que el zika puede afectar el sistema nervioso.

 

El virus del zika, considerado el causante de afecciones en el cerebro de bebés, de la médula espinal y del síndrome de Guillain-Barré, podría provocar también una grave infección cerebral en el adulto, con riesgo de coma, advierte un estudio de médicos franceses.


Los investigadores constataron la presencia del virus del zika en el líquido encéfalo raquídeo de un hombre de 81 años afectado por una meningoencefalitis, una peligrosa inflamación del cerebro y las meninges, según un estudio publicado en la revista médica estadounidense New England Journal of Medicine (NEJM). Este nuevo estudio muestra una multiplicación de los casos en los que el zika, durante largo tiempo considerado anodino, puede afectar seriamente el sistema nervioso.
El hombre, hospitalizado el 10 de enero pasado, fue transferido al día siguiente a cuidados intensivos a raíz de un rápido agravamiento de su estado y llegó a un coma que hizo necesaria la asistencia respiratoria artificial, explicaron médicos del hospital Henri-Mondor en Créteil, en las afueras de París, donde fue atendido.


“Es el primer caso de ese tipo descripto, que sepamos”, dijo Guillaume Carteaux, coautor de la publicación en el NEJM. “Las otras causas infecciosas, virales y bacterianas, fueron descartadas”, agregó, en particular los virus herpes, varicela, herpes zóster y otros arbovirus (los transmitidos por artrópodos).


El hombre, “en perfecto estado de salud” antes de caer enfermo, había regresado diez días antes de un crucero por el Pacífico sur (Nueva Caledonia, Vanuatu, islas Salomon, Nueva Zelanda). Afiebrado (39,1 grados Celsius) y en coma, presentaba una hemiplejia del lado izquierdo así como una motricidad reducida del brazo derecho, señalaron los médicos. Los exámenes mostraron una posible meningoencefalitis, una inflamación importante del cerebro y de las meninges, compatible con una infección.


Los médicos buscaron una serie de bacterias y de virus susceptibles de estar implicados, como por ejemplo los del dengue o chikungunya. Un test llamado de amplificación genética (PCR) detectó el material genético del virus en el líquido extraído por punción lumbar, lo que puso en evidencia un “virus vivo”, según un análisis llevado a cabo en el centro nacional de arbovirus en Marsella (sur), precisó Carteaux.


El virus del zika está presente en América latina. Provocó al menos cientos de casos de microcefalias en los bebés de madres infectadas. Esta malformación grave e irreversible se caracteriza por una talla anormalmente pequeña del cráneo en los recién nacidos.


El brote del zika y su potencial vinculación con malformaciones congénitas llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar una emergencia global. Brasil detectó a fines de 2015 un aumento inusitado de esta malformación congénita –que daña irreversiblemente el cerebro y limita el desarrollo motor e intelectual de las personas– en el empobrecido noreste del país, donde se registró el mayor número de casos sospechosos y donde el virus del zika tuvo una amplia circulación el año pasado. Las autoridades estiman que un millón y medio de personas fueron contagiadas por zika en Brasil. Un 80 por ciento de los casos son asintomáticos.

Científicos europeos lanzan un prototipo de vivienda espacial

Es una especie de cápsula plegable, con dos camas, aseos y un sistema de reciclado de aire y agua. Los científicos europeos presentaron esta semana un prototipo de vivienda espacial, como las que podrían instalarse en el futuro en Marte o en la Luna.
El SHEE, acrónimo en inglés de hábitat autodesplegable para entornos extremos, es como una casa prefabricada de 5.5 toneladas, capaz de viajar en una lanzadera espacial para desplegarse en unos minutos nada más tocar suelo en otro planeta.
Puede albergar, en 17 a 18 metros cuadrados y 50 metros cúbicos a dos astronautas completamente autónomos durante dos semanas, explicaron sus diseñadores, que viajaron a Estrasburgo (este de Francia) para presentar su creación.


Este proyecto costó 2.1 millones de dólares, que fueron financiados en 75 por ciento por la Unión Europea (UE).
El prototipo no está pensado para instalarlo en Marte: ni sus paredes de fibra de vidrio y resina ni su impermeabilidad se ajustan a las normas de un viaje interplanetario. Tampoco está equipado con una esclusa de entrada y salida para las escafandras, algo indispensable para Marte, explica Jérémi Gancet, experto en robótica, quien trabajó en este proyecto para la compañía belga Space Applications Services.


Como consecuencia, por ahora se aspira a probar el SHEE en la Tierra, en entornos aislados y hostiles, afirma Virginie Taillebot, ingeniera de Comex, empresa francesa especializada en tecnología submarina. Su trabajo consistió en contribuir en la regulación del agua, de la temperatura y de la atmósfera.


A prueba en España


La cápsula puede resultar útil, según Taillebot, en, por ejemplo, zonas golpeadas por desastres naturales, hasta las que puede transportarse por helicóptero.


Pero por encima de todo, lo que los diseñadores tienen en mente es el espacio.


En pocos meses el prototipo se instalará varias semanas en la zona de río Tinto, en Huelva, en el sur de España, para simular una experiencia en Marte.


Los creadores del SHEE confían además en que la Agencia Espacial Europea lo use para misiones de entrenamiento de sus astronautas.


Por su lado, la NASA investiga sobre módulos habitables, con la perspectiva de misiones a la Luna o a Marte, programadas para 2030. Proyectos complementarios, más que rivales, según Gancet, ingeniero belga que esboza las eventuales condiciones para una aplicación espacial.


Habría que instalar –explica– varios módulos SHEE, conectados, para formar una especie de aldea en el planeta rojo, en el que los astronautas pasarían por lo menos unos meses. Habría que reflexionar sobre cómo colocar, a su lado, depósitos de agua y de comida, así como de energía suficientes para cubrir sus necesidades.

Marcado, el desequilibrio en la distribución mundial de científicos

A pesar que el crecimiento en el número de científicos e ingenieros que laboran en actividades de investigación ha sido constante desde 2000, su distribución a escala mundial aún mantiene un marcado desequilibro.


En el Informe de la Unesco sobre la Ciencia. Hacia 2030 destaca que actualmente se cuenta con 7.8 millones de científicos e ingenieros. De ellos, 22.2 por ciento reside en la Unión Europea, 19.1 en China, 16.7 en Estados Unidos, 8.5 en Japón y 5.7 por ciento en Rusia. Esto significa que estos cinco países concentran 72 por ciento de todos los científicos.


En contraste, en América Latina se estima que 3.6 por ciento de los investigadores del mundo radica en esta región, cifra similar a la alcanzada en 2009, por lo que suman 280 mil hasta 2013.


En el caso de México, las cifras de 2011 indicaban que 0.6 por ciento de los investigadores dedicados a tareas científicas laboraban en este país.
En el reporte, quinquenal para conocer los principales factores que influyen el desarrollo y financiamiento de la ciencia, destaca que los nuevos paradigmas mundiales han impactando el quehacer científico.


Los acontecimientos geopolíticos, las crisis medioambientales, el aumento de la inversión pública destinada a investigación y desarrollo en los países con economías de ingresos medios frente a un estancamiento en las naciones más desarrolladas, son sólo algunos de los factores que han incidido en el pasado lustro en la ciencia y la innovación.


Producción y exportación, marginales, pese a esfuerzos


El informe, presentado el pasado 2 de diciembre, también revela que, pese a los esfuerzos de la región, la producción y exportaciones de alta tecnología siguen siendo marginales en la mayor parte de los países latinoamericanos. Los gobiernos de América Latina y el Caribe incluyen, cada vez más, políticas públicas para el área.


Esto incluye apoyo a sectores estratégicos, como energía, tecnologías de la comunicación y la información, biotecnología, nanotecnología y agricultura. La Unesco destaca que pese a los esfuerzos para dotar a sus instituciones científicas de mayor peso político y generar planes estratégicos, ningún país latinoamericano, con excepción de Brasil, posee una intensidad en investigación y desarrollo comparable a las de economías dinámicas de mercados emergentes.


En cuanto a la generación de patentes, el informe destaca que las economías de altos ingresos aún concentran 94.6 por ciento de su distribución mundial, mientras los países de nuestra región se ubican con 0.3 por ciento de la asignación de patentes, según el registro de la Oficina Estatal de Patentes y Marcas de Estados Unidos.


El informe agrega que el modesto nivel de patentes registradas en América Latina pone de manifiesto una falta de vocación por la competitividad basada en la tecnología. Pese a ello, destaca que se aprecia una tendencia al incremento de patentes en sectores relacionados con recursos naturales, como minería y agricultura.


Para atender los rezagos que enfrenta la región, la Unesco destaca que se debe mejorar la estabilidad política y la gobernanza, dibujar estrategias de largo plazo, aumentar el número de investigadores y reformar el sistema educativo para fomentar carreras de ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas, así como aumentar las inversiones privadas en investigación y desarrollo, así como promover la integración regional para el sector.

Miércoles, 02 Diciembre 2015 05:48

El cerebro no entiende de sexos

El cerebro no entiende de sexos

Después de años de polémica, un nuevo estudio publicado esta semana en la revista PNAS niega el dimorfismo sexual en la estructura del cerebro humano. En general, el trabajo apunta una falta de evidencia científica al hablar de cerebros masculinos y femeninos.

La investigación recoge el análisis de imágenes de resonancia magnética de más de 1.400 cerebros humanos.

Los autores identificaron un subconjunto de regiones del cerebro que muestran más diferencias entre sexos. Cerebro por cerebro, analizaron la forma de cada una de sus regiones para clasificarlas como más 'femeninas' o más 'masculinas', en función de la prevalencia de distintos rasgos en uno y otro sexo.


Aunque entre el 23% y el 53% de los cerebros tenía al menos una región más marcadamente femenina y masculina (lo que los científicos llamaron 'extremo femenino' y 'extremo masculino'), apenas entre el 0% y el 8% de los cerebros fueron totalmente catalogados como extremos para ambos géneros.

Los resultados sugieren que la mayoría de los cerebros son mosaicos heterogéneos con características intermedias. Es decir, los cerebros humanos no pertenecen a una categoría estructural femenina o masculina.

En la imagen pueden observarse los diferentes volúmenes (verde=grande, amarillo=pequeño) de las regiones del cerebro en 42 adultos que muestran la coincidencia entre las formas de los cerebros de las mujeres y los cerebros de los hombres.

La EEI festejó ayer 15 años de estar habitada por humanos

La Estación Espacial Internacional (EEI), un laboratorio orbital único para la investigación en microgravedad y esencial para preparar misiones habitadas a Marte, celebró este lunes 15 años de presencia humana ininterrumpida a bordo.


En órbita a 370 kilómetros de altitud, la construcción de esta estación de 450 toneladas comenzó en 1998 y fue concluida en 2011.


La EEI está ocupada de manera permanente al menos por seis personas desde el 2 de noviembre de 2000.


El aspecto más importante de la EEI son sus objetivos de exploración espacial habitada de larga duración, destacó el astronauta estadunidense Scott Kelly, comandante de la tripulación actual, en una conferencia de prensa en directo con todos sus colegas: el estadunidense Kjell Lindgren, los rusos Mijail Kornienko, Oleg Kononenko y Serguei Volkov y el japonés Kimiya Yui.


Kelly comenzó en marzo pasado una estadía de un año con su colega ruso Kornienko, un récord en la estación, para, entre otras cosas, estudiar los efectos fisiológicos de la microgravedad en un largo periodo y así preparar misiones habitadas a Marte para 2030.


Según el astronauta estadunidense Kjell Lindgren, la EEI es un banco de pruebas de las tecnologías que es necesario desarrollar y comprender para lograr una expedición exitosa a Marte.


Destacó que gran número de los más de cien experimentos científicos realizados en la estadía de Kelly y de Kornienko en la estación son esenciales para comprender cómo se adapta la fisiología humana a la microgravedad y qué es lo que hay que hacer para proteger la salud durante un largo viaje a Marte.


Lindgren explicó que un viaje al planeta rojo, que podría durar tres años, tendría efectos nefastos en los músculos, los huesos y el sistema inmunológico, además de que aumentaría el riesgo de cáncer debido a la exposición a la radiación cósmica.


El cosmonauta ruso Oleg Kononenko contó que no hay diferencias ni enfrentamientos a bordo de la EEI, en una aparente alusión a las tensiones entre Moscú y Washington, cuyas relaciones están en su nivel más bajo desde la guerra fría.


La gente en la Tierra a veces es incapaz de escucharse, de hablarse, mientras en el espacio esa situación es inimaginable, dijo el cosmonauta.


Aquí todo el mundo es importante y el éxito de este programa, incluso a veces la supervivencia de todos, depende de cada uno de nosotros, añadió.


El espacio sigue siendo uno de los pocos terrenos de entendimiento entre Estados Unidos y Rusia. Washington depende exclusivamente de las naves rusas Soyuz para transportar a sus astronautas a la EEI desde que la Nasa jubiló sus vetustos transbordadores espaciales, en julio de 2011.


La agencia espacial ahora cuenta con el sector privado, específicamente las empresas SpaceX y Boeing, para transportar astronautas desde suelo estadunidense a partir de 2017.


Cena de aniversario e intercambio de ideas


Para celebrar el 15 aniversario, la tripulación se reunió para cenar e intercambiar reflexiones, contó el astronauta japonés Kimiya Yui.


Los primeros tres ocupantes de la EEI, formada entonces por dos módulos, fueron el estadunidense Bill Shepherd y los rusos Serguei Krikalev y Yuri Gidzenko.


Desde entonces, más de 220 astronautas de diferentes nacionalidades, entre ellos franceses, italianos y alemanes, estuvieron luego en la estación orbital, consorcio de 16 países.


Actualmente vive allí una tripulación de seis astronautas, que se releva cada seis meses.


La EEI gira en torno a la Tierra 16 veces por día a cerca de 28 mil km/h.


Implicó una inversión de 100 mil millones de dólares, en gran parte financiados por Estados Unidos.


La estación tiene un espacio habitable entre los diferentes módulos (estadunidense, ruso, europeo y japonés) equivalente al de un Boeing 747 o de una casa de seis habitaciones.


La vida útil de la central espacial se prolongó el año pasado hasta 2024.

Lunes, 21 Septiembre 2015 17:56

Los científicos sociales y la paz

Los científicos sociales y la paz

La pretensión del conocimiento y el engreimiento intelectual


El influyente Keynes (acérrimo defensor del intervencionismo estatal) sugirió que el economista ―y, en general, el científico social― debería ser tan modesto como cualquier humilde y anónimo dentista que, al menos es bueno en el modesto servicio que ofrece. A esto se puede agregar que, frecuentemente, petulantes y afamados gurús de la economía y diversas disciplinas sociales cobran millonarios contratos muchas veces por estampar una rúbrica profesional, estilar una abstrusa retórica, y las más de las veces por errar en sus diagnósticos, prospecciones y recomendaciones.


Hayek (el abanderado del liberalismo radical) mostró la existencia de una fatal arrogancia y de una excesiva pretensión del conocimiento por parte de quienes, en su tiempo, (y, ahora, en el nuestro) osaban hallar o concebir la variable mágica para acceder a diversas modalidades del mítico Santo Grial, en su forma de: el precio justo, la asignación óptima de recursos, la justa distribución del ingreso y de la riqueza y, por si fuera poco, pretendían construir el orden ideal a través de la planificación central ideada e implementada por un puñado de sabios iluminados.


Al estudiar un sistema tan básico cognitivamente como el mercado (coordinado a través de señales de precios, gustos, propensiones, caprichos y calidades), Hayek mostró que un mercado competitivo es una especie de computador social con un gigantesco volumen de información imposible de captar y procesar por parte de cualquier mente individual. Y explicó cómo es que el conocimiento y la información están a tal punto dispersos y socialmente distribuidos, que no existe mente alguna (excepto la del omnipotente y ubicuo Dios) para ordenar tal suerte de complejidad organizada, en la que cada uno de los millones de individuos es una variable con datos específicos de tiempo y lugar que nadie más puede conocer. Insistió en que científicos sociales como los dedicados a la física y a la química (seguramente no los biólogos) tratan con una complejidad desorganizada y, por tanto, pueden aislar, controlar, medir y manipular unas pocas variables. Demostró que los científicos sociales tratan con una complejidad organizada: millones de variables, cada una con información particular y una habilidad para combinarse con otras variables, lo que hace imposible la experimentación y el control pues, por lo demás, tal empresa de nociva ingeniería social acabaría con el libre albedrío.


Existen otros resultados de la interacción social mucho más complejos que un mercado competitivo como, por ejemplo, el contrato social en sus variadas versiones de ordenamiento constitucional, diseño institucional, o resultado social en forma de alguna función de bienestar colectivo para los cuales aplica el acertado planteamiento de Hayek: ni el más sabio de los seres humanos podría descubrir la fórmula mágica o algoritmo fundamental para ordenar semejante caos.


Aquello que se puede medir y el conocimiento público es la parte más insignificante y trivial de los fenómenos sociales como tanto insistió Hayek. Son más bien los datos y secretos privados, la singular mixtura de redes sociales, y las iniciativas originales y el libre albedrio de individuos y grupos lo que es realmente importante y que, por cierto, es desconocido para científicos sociales. En el mejor de los casos un científico social puede construir un mapa o modelo muy general, que permite captar los rasgos más visibles de una problemática social, a lo que se suma que tal cientista es un ser muchas veces exógeno y ajeno a las realidades sociales que estudia (como un marciano que visita a los terrícolas), y que no puede ejercer control alguno sobre los millones de variables (individuos) que estudia.


Natalia Springer Von Schwarzemberg en el Macondo de las rentables paces:


En un país que, como Colombia, avanza hacia un eventual acuerdo de paz con la dinosáurica guerrilla de las Farc, y que ha intentado e intenta acuerdos con otros grupos armados ilegales como el Eln y, en el pasado lo intentó con muy dudoso éxito con los paramilitares (graciosamente bautizados en tiempos recientes como bacrim), florece una nueva manada de gurús estudiosos de la paz.


En la picota pública de las últimas semanas aparecen los apellidos de engreídos pazólogos como Springer, Ramelli, Baltasar Garzón, y el Fiscal Montealegre Lynett. El común denominador de todos ellos es, básicamente, el de su engreimiento intelectual: pretenden establecer la fórmula o algoritmo mágico para descifrar y conocer al detalle una realidad más escurridiza que aquella del precio justo, a saber: la clave de la verdad para avanzar hacia un proceso de justicia transicional. Cada cual defiende su posición competitiva, y su ventaja comparativa para aducir que monopoliza la singular capacidad intelectual para descifrar este pavoroso enigma.


El estudio del conflicto es mucho más complejo que estudiar el mercado competitivo. En la especificidad de Colombia se trata de indagar acerca de una guerra civil (conflicto violento e irregular en donde no existe una línea divisoria nítida entre combatientes y no combatientes); en donde el conflicto cotidiano (querellas y líos familiares, vecinales, laborales y aún callejeros) se mezcla y se retroalimenta con el de la confrontación militar; en donde pululan poderes invisibles (mafias, señores de la guerra, guerrillas clandestinas); y en donde además de víctimas y victimarios existen sectores sociales que colaboran y otros que se lucran política y económicamente del conflicto. A esto se agrega la vastedad geográfica y la maraña histórica de más de medio siglo, en la que muchas veces ciertas víctimas se transforman en victimarios.


La distinguida y encopetada Natalia Springer Von Schwarzemberg pretende ubicar geografías, tiempos y secuencias históricas, medir y describir los detalles del accionar de victimarios, autores intelectuales y víctimas en casos de crímenes de lesa humanidad (como el secuestro) cometido por actores clandestinos como paramilitares, y guerrilleros de las Farc y el Eln. Mediante tan pretenciosa empresa busca ella identificar culpables y describir las crueles actuaciones de cada victimario. El fiscal Montealegre la respalda; el señor Ramelli dice que, con su selecto equipo de fiscales, lo haría mejor. Hace pocos días el académico Francisco Gutiérrez Sanín efectúo un examen del informe presentado por la Señora Springer, subrayó que la dama y su equipo desconocen la literatura relevante sobre el tema y, entre otras cosas que "Se podría decir, siguiendo a Borges, que el trabajo bajo evaluación es original y sensato; pero que donde es sensato no es original, y donde es original no es sensato" (Durán, Diana y Laverde, Juan, 2015).


Entre tanto la distinguida dama está parapetada en los títulos y publicaciones con exclusivos sellos académicos nacionales y foráneos de su hoja de vida. Hasta ahora le ha respaldado un apellido raro y con apariencia aristocrática que sirve como rentable marca (y que seguramente sería fatal portarlo en una zona roja y agreste, distante de las lujosas oficinas cachacas). Campea el temporal con unas risibles afirmaciones de que no existe alguna otra empresa o grupo académico que en Colombia y sus alrededores pueda lograr tal hazaña intelectual; y otras preocupantes y no menos risibles afirmaciones, respaldadas por el Fiscal Montealegre, en el sentido de que se está manejando una información ultra-secreta.


Hay que meterle pueblo a la ciencia social, y a la paz


La paz no es una ingeniería social que puedan diseñar iluminados científicos sociales y tecnócratas. Imposible pensar que empresas colosales como, por ejemplo, el desminado se puedan resolver con el algoritmo de un mago de la georreferenciación y el cálculo de las probabilidades; quimérico siquiera imaginar que un gurú carismático con las dotes de un Nelson Mandela pueda propiciar la desmovilización y el desarme militar y emocional de cuerpos y espíritus guerreristas; absurdo pensar que unos jueces o investigadores dotados con el olfato de un Sherlock Holmes puedan hallar la verdad incontrovertible y oficial, y armados con mágicos algoritmos y técnicas de georreferenciación puedan hallar culpables y determinadores.


Si los tiempos del conflicto armado estuvieron y aún están marcados por burocracias armadas legales e ilegales que extraen rentas al pueblo, los tiempos de paz no pueden estar signados por consultores, magos, gurús y charlatanes de la paz que buscan rentas con la venta de algoritmos, fórmulas, modelos, procedimientos, manuales, interpretaciones, etcétera.


El secretismo de entidades burocráticas y el argumento del secreto de Estado para monopolizar y extraer una renta de información que debería ser pública, van en contravía del esclarecimiento de la verdad. Los poderes oscuros y clandestinos que imperaron en el conflicto armado no se pueden reproducir en temporadas de generación de paz.


Notables científicos sociales nos han legado un lenguaje para descifrar una compleja realidad, sus mapas y sus luces han ayudado a la orientación de las sociedades: seguramente sin los modelos de un Herbert Simon, un John Rawls o un Amartya Sen estaríamos mucho más perdidos. Recordados literatos como Rulfo, García Márquez, y Steinbeck han brindado una fascinante narrativa para ayudarnos a conocer las realidades que vivimos. No se trata de renunciar a la ciencia y a los científicos, tampoco de despreciar el arte y la literatura, más bien se debería tratar de que estos intelectuales y artistas trabajen cooperativamente con el pueblo, con las comunidades, las cuales abundan en saberes originales, en información específica de tiempo y de lugar, y en expertos empíricos. Habría que empezar entonces por parafrasear y recrear el discurso del gran Abraham Lincoln: una ciencia del pueblo, con el pueblo y para el pueblo.

Publicado enColombia
El CERN presenta la imagen más nítida del bosón de Higgs

Según la institución, las mediciones combinadas de los equipos de los detectores ATLAS y CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) han permitido desvelar nuevos detalles sobre cómo se produce y se desintegra el bosón, además de determinar cómo interactúa con otras partículas.


El CERN ha anunciado en la Conferencia LHCP 2015, que se celebra estos días en San Petersburgo (Rusia), los resultados de las mediciones combinadas de los detectores ATLAS y CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC). El organismo de investigación ha indicado en un comunicado que los datos recogidos durante 2011 y 2012 por los equipos de los detectores ATLAS y CMS del LHC han dibujado la imagen más nítida de la partícula descubierta hace tres años.

En concreto, los nuevos resultados "ofrecen una mayor precisión sobre la producción y desintegración del bosón. También arrojan luz sobre la forma en la que interactúa con otras partículas", indica la institución.


"Todas las propiedades medidas concuerdan con las predicciones del modelo estándar y se convertirán en la referencia para nuevos análisis en los próximos meses, lo que permitirá la investigación de nuevos fenómenos de la física", añade el CERN.

Los nuevos hallazgos suponen un nuevo avance tras las mejores medidas del bosón, publicadas el pasado mes de mayo, fruto también de la colaboración entre ATLAS y CMS.


El modelo estándar, a prueba


"El bosón de Higgs es una herramienta fantástica para poner a prueba el modelo estándar de la física de partículas y estudiar el mecanismo Brout-Englert-Higgs que da masa a las partículas", ha señalado el director general del CERN, Rolf Heuer.

De acuerdo con el modelo estándar, en el momento en que se produce el bosón, en un 58% de los casos debe desintegrarse de forma inmediata en un quark b y su antipartícula. Los experimentos ATLAS y CMS han podido determinar con una precisión inédita las frecuencias de las desintegraciones más comunes.

El CERN añade que las medidas de precisión de las tasas de desintegración son de vital importancia, ya que están directamente vinculadas a la fuerza de la interacción del bosón de Higgs con otras partículas elementales, así como con sus masas.

"El estudio de su desintegración es esencial para determinar la naturaleza del bosón. Cualquier desviación en las velocidades medidas en comparación con las predichas por el modelo estándar podría poner en tela de juicio el mecanismo Brout-Englert-Higgs y, posiblemente, abrir la puerta a una nueva física más allá del modelo estándar", destaca el CERN.

Incidir en políticas públicas, tarea de la universidad en AL: rectores

Para enfrentar el siglo XXI, la universidad latinoamericana no puede dejar de lado una característica que le es inherente: su compromiso social, coinciden rectores de algunas de las universidades más importantes de la región, como la Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles; de Buenos Aires (UBA), Alberto Barbieri; de Sao Paulo (USP), Marco Antonio Zago, y de Chile (UCh), Ennio Vivaldi.


Durante el coloquio internacional ¿Hacia dónde va la universidad en el siglo XXI?, que se efectúa en la UNAM, Narro Robles enfatizó que para enfrentar los retos de este siglo, las instituciones públicas de la región no sólo deben enfocar su investigación a las áreas productivas, sino seguir con la tradición de impulsar las ciencias básicas y sociales, así como las humanidades y las artes, algo fundamental que necesitan las personas.


Las tres funciones sustantivas de la universidad, dijo, deben seguir siendo la base de las casas de estudios superiores de América Latina, pero al mismo tiempo deben incidir en las decisiones de políticas públicas mediante análisis de problemas, como exclusión, desigualdad, pobreza, violencia, corrupción e inseguridad, entre otros, y con ello plantear alternativas de solución.


Ante ello, planteó cinco retos para la universidad latinoamericana a fin de enfrentar este siglo: ampliar la cobertura, ya que en la región sólo 45 por ciento de los jóvenes en edad de asistir a la universidad pueden hacerlo, cifra lejana al mínimo de los países desarrollados, que es de 70 por ciento.


Además de mantener e incrementar la calidad de la formación; consolidar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación; promover estrategias para que los Estados se den cuenta de la importancia de invertir en la educación, particularmente en la superior, a fin de que los financiamientos públicos sean cada vez mayores, e incrementar y concretar la cooperación internacional entre las casas de estudios para que se dé el intercambio de conocimientos y la movilidad académica y estudiantil.


Por su parte, Barbieri afirmó que las universidades latinoamericanas no pueden renunciar a sus tres actividades fundamentales: docencia, investigación y difusión de la cultura, las cuales deben responder a las necesidades sociales.
Destacó que para poder mirar el futuro, las universidades deben analizar qué fue del pasado y reflexionar en torno al presente, en lo que coincidió con su par de la UNAM: El pilar de la universidad latinoamericana es nuestro compromiso social.


El rector de la casa de estudios más grande de Argentina, con más de 380 mil estudiantes de grado y posgrado, subrayó que los gobiernos deben entender que la educación no es un gasto, sino un interés social.


Para el rector de la Universidad de Sao Paulo, a las actividades sustantivas de las casas de estudio públicas (docencia, investigación y extensión) debe sumarse una nueva misión: la transferencia del conocimiento hacia los sectores público y privado. Esto, apuntó, generará enlaces con la sociedad y vinculará las instituciones con su comunidad.


Asimismo, señaló, se debe impulsar mayor cooperación entre las universidades del continente para que, lejos de competir, se enriquezcan unas a otras. En el mundo actual serán más relevantes a medida que se concentren entre sí.
Su homólogo de la UCh planteó que las instituciones públicas de educación superior deben tener una conjunción entre la excelencia académica y de investigación, y compromiso social.


Criticó que en Chile el esquema universitario sea preferentemente privado, con lo que se ha generado un endeudamiento por varios años de los estudiantes, por lo que planteó un cambio de paradigma: En lugar de llevar los valores del mercado a la universidad, debemos llevar los valores de la universidad a la sociedad"

Publicado enCultura
Científicos logran células madre sin cambios dañinos

Investigadores del Instituto Salk de Estudios Biológicos en California, Estados Unidos, convirtieron células de pacientes en células madre sin mutaciones nocivas.


"Si las células de los pacientes tienen una mezcla inicial de mitocondrias sanas y enfermas, se generarán células madre sanas y enfermas. Luego, las células madre con mitocondrias sanas pueden ser seleccionadas. Para algunos pacientes, sin embargo, este método directo no funciona", explicó Juan Carlos Izpisua.


El profesor, al frente del proyecto, adoptó un enfoque alternativo: trasladar el núcleo de una célula de la piel del paciente, que contiene la mayor parte de sus genes, al interior de un óvulo donante con mitocondrias sanas.


A continuación, explica la revista Amazings en su última edición, los expertos utilizaron el nuevo óvulo para generar células madre pluripotentes.


Cuando los investigadores hicieron esto, comprobaron que las mitocondrias sanas se impusieron, y las células sanas, genéticamente similares a las del paciente, se generaron con éxito.


"Las enfermedades mitocondriales constituyen una clase incapacitante de dolencias que son causadas por alguna de las aproximadamente 200 mutaciones que afectan a los genes de las mitocondrias, especie de pequeñas centrales eléctricas ubicadas dentro de casi todas las células del cuerpo", explica el artículo.


Dependiendo de los genes afectados, las enfermedades de esta clase pueden causar debilidad muscular, enfermedad hepática, diabetes, epilepsia, retraso en el desarrollo o problemas de visión.


"Las terapias existentes para las enfermedades mitocondriales pueden mitigar sus síntomas o retardar su progreso, pero no pueden curarlas del todo", apuntó el doctor Izpisua.


Disponer de células sanas de tejido cerebral, muscular, ocular y cardiaco permitiría mejorar de manera drástica la vida de las decenas de miles de personas que sufren enfermedades mitocondriales en el mundo.
(Con información de Prensa Latina)