Domingo, 03 Diciembre 2017 14:53

No se puede disciplinar la investigación

No se puede disciplinar la investigación

Están pretendiendo controlar el pensamiento mismo de los investigadores. Ya no solamente el de los educadores y profesores. Con ello, de consuno, se trata de controlar a posibles futuros lectores, a los estudiantes y a una parte de la sociedad. Una empresa de control total.


Una tendencia peligrosa tiende a hacer carrera en muchas universidades hoy en día, con paso cada vez más apretado y voz cada vez más elevada. Se trata de los intentos por disciplinar la investigación. Esto es, que los economistas deben publicar en revistas de economía, los administradores en revistas de administración, los politólogos en revistas de su disciplina y los médicos, por ejemplo, en las revistas de su área.


Se les quieren cortar las alas a los investigadores para que publiquen en revistas diferentes a su propia disciplina, y es creciente la tendencia a que, por ejemplo, para efectos de reconocimiento por producción intelectual, se valore poco y nada publicar artículos de alta calidad en revistas de otras áreas, incluso aunque esas revistas puedan ser 1A.


Esta es una tendencia evidente en Colombia y en otros países. Por tanto, cabe pensar que se trata de una estrategia velada que sólo se podría ver como anomalías locales. Falso.


Se trata, manifiestamente, de un esfuerzo cuyas finalidades son evidentes: adoctrinar a los investigadores y ejercer un control teórico —ideológico, digamos—, sobre su producción y su pensamiento. Y claro, de pasada, cerrarle las puertas a enfoques cruzados, a aproximaciones transversales, en fin, a la interdisciplinariedad.


Esta es una política a todas luces hipócrita: en efecto, mientras que de un lado cada vez más los gestores del conocimiento hablan de la importancia de la interdisciplinariedad, de otra parte se cierran; de un lado, en los programas de enseñanza y de otra parte, en los procesos mismos de investigación; libertades básicas que corresponden a lo mejor del avance del conocimiento en nuestros días.
Ciertamente que el conocimiento en general puede tener un avance al interior de cada disciplina. Pero ese progreso es limitado, técnico y minimalista. Dicho con palabras grandes: ese avance beneficia a la disciplina, pero deja intacto el mundo. No cambia para nada la realidad, ni la de la naturaleza ni la de la sociedad.


En realidad, disciplinar la investigación corresponde a la emergencia y consolidación del capitalismo académico. Bien vale la pena volver a leer, incluso entre líneas, el libro fundamental de Slaughter, S., and Rhoades, G., (2009). Academic Capitalism and the New Economy. Johns Hopkins University Press. Un texto invaluable sobre el cual los gestores del conocimiento en países como Colombia han arrojado un manto de silencio. Mientras que en los contextos académicos y de investigación de algunos países desarrollados sí es un motivo de reflexión y crítica.


Están pretendiendo controlar el pensamiento mismo de los investigadores. Ya no solamente el de los educadores y profesores. Con ello, de consuno, se trata de controlar a posibles futuros lectores, a los estudiantes y a una parte de la sociedad. Una empresa de control total.


En muchos colegios, los mecanismos de control ya están establecidos, notablemente a partir de las fuentes que trabajan; los libros, por ejemplo, muchos de ellos, concentrados en dos o tres fondos editoriales. El control ya viene desde las editoriales elegidas por numerosos colegios para la formación del pensamiento de los niños.


En las universidades se ha establecido ya la elaboración de los syllabus y de los programas. La libertad de enseñanza, la libertad de cátedra, como se decía, quiere ser más cercenada y manipulada. Incluso hay numerosos lugares donde se discuten colectivamente los programas, todo con la finalidad de ajustarlos finalmente a los syllabus.


Y a nivel de la investigación, el más reciente, el control ha venido a introducirse justamente con el llamado a la publicación de artículos en revistas de la disciplina. La libertad de pensamiento (= investigación) queda así limitada, si no eliminada.


En un evento internacional hace poco conocí a un profesor que había estudiado un pregrado determinado, había hecho su doctorado en otra área en un país europeo, y como resultado investiga en otros temas diferentes; pero, como pude comprobarlo, en investigación de punta (spearhead science). Pues bien, este profesor anda por medio país, y ahora por medio continente, buscando trabajo, pues las convocatorias en muchas ocasiones exigen disciplinariedad. Así, por ejemplo, haber estudiado economía y tener un doctorado en economía. De manera “generosa” (ironía), se escribe con frecuencia: “o en áreas afines”. Economía es aquí tan sólo un ejemplo.


El subdesarrollo —eso ha quedado en claro hace ya tiempo— no es un asunto de ingresos, dinero o crecimiento económico. Es ante todo una estructura mental. Pues bien, con fenómenos como los que estamos señalando, las universidades están reproduciendo las condiciones del atraso, la violencia, el subdesarrollo y la inequidad. Por más edificios que compren o reestructuren, por más aparatos y dispositivos que introduzcan en las clases y en los campus.


Como se aprecia, parece haber toda una estrategia política. Y sí, la política se ha convertido en un asunto de control y manipulación, no de libertad y emancipación.


Disciplinar la investigación es, en muchas ocasiones, un asunto de improvisación, en otras, una cuestión de mala fe (en el sentido Sartreano de la palabra), y en muchas ocasiones también un asunto de ignorancia.
Muchos profesores, simplemente por cuestiones básicas de supervivencia, terminan ajustándose a elaborar programas en concordancia con los syllabus, y a investigar y publicar en acuerdo con las nuevas tendencias y políticas. Por miedo, por pasividad. Pero siempre hay otros que conservan su sentido de independencia y autonomía.


Como sea, en el futuro inmediato, parece que el problema no se resolverá a corto plazo. Debemos poder elevar alertas tempranas contra la disciplinarización de la investigación. Y hacer de eso un asunto de discusión, estudio y cuestionamiento. Son numerosos los amigos y colegas que conozco que enfrentan este marasmo.
Diciembre 3 de 2017

Sábado, 02 Diciembre 2017 07:49

Presiones y ocultamiento

Las fumigaciones con glifosato en las plantaciones de soja han generado campañas contra Monsanto, el fabricante del herbicida, en toda América Latina / Foto: Héctor Piastri.

 

La Unión Europea acaba de prolongar por cinco años la autorización del uso de glifosato, aunque desde hace meses los medios en todo el mundo vienen revelando cómo el inventor del herbicida, el gigante de la agroquímica Monsanto, manipuló informes científicos, presionó a organismos de control y sobornó a la prensa para cuestionar la toxicidad de la sustancia. Gracias a varios juicios en su contra en Estados Unidos, la empresa tuvo que presentar miles de documentos internos, que junto a la documentación de los querellantes fueron en gran parte desclasificados por la justicia. Se trata de los Monsanto Papers. El presente artículo es sólo una de las tantas investigaciones periodísticas que provocaron.

En abril de 2014 una pequeña organización de base llamada Moms Across America anunció que había analizado diez muestras de leche materna y encontrado glifosato en tres de ellas. El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo y el ingrediente principal de Roundup. Aunque los niveles de glifosato encontrados por Moms Across America estuvieron por debajo de los límites de seguridad establecidos por la Agencia de Protección Ambiental (Epa) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) para el agua potable, los resultados causaron revuelo en las redes sociales.

Las pruebas de Moms Across America no formaban parte de ningún estudio científico formal, pero Monsanto –el propietario de la marca Roundup y el principal fabricante de glifosato– salió en defensa de su plaguicida más rentable, basándose en un nuevo estudio que no había encontrado glifosato en la leche materna. Pero esta investigación, supuestamente “independiente”, en realidad fue financiada por la corporación.

Zen Honeycutt, fundadora de Moms Across America, dice que ha sido duramente criticada por anunciar la contaminación de la leche materna, ya que esto no era el resultado de un estudio científico formal. Pero declara que su intención era “averiguar si el glifosato estaba o no en la leche materna, y si lo estaba, que se realizaran más estudios científicos y de ese modo provocar un movimiento para que las políticas cambiaran”.

La reacción a la iniciativa de Moms Across America sigue un patrón que surgió a partir de 1974, cuando la Epa registró por primera vez el uso de glifosato: cuando se plantean dudas sobre la seguridad de la sustancia, Monsanto se asegura de que las respuestas sirvan a sus intereses económicos, en lugar de la precisión y transparencia científicas.


UN POLÉMICO ESTUDIO.


Nuestra investigación de dos años da como resultado una evidencia incontrovertible de que Monsanto ejerció una profunda influencia sobre las decisiones de la Epa desde que el glifosato apareció por primera vez en el mercado, a través de Roundup, hace más de 40 años.

Ahora que se han hecho públicos, hemos examinado detalladamente los documentos de la Epa desde los primeros días en que la agencia comenzó a evaluar el glifosato. Partes significativas de los documentos relevantes han sido parcialmente censuradas u omitidas por completo. Pero este material archivado revela que los científicos de la Epa, que consideraron inaceptable gran parte de los datos presentados por Monsanto, sí le dieron gran importancia a un estudio de ratones de 1983 que demostró que el glifosato era cancerígeno.

Sin embargo, su interpretación fue posteriormente revertida por el consejo de dirección de la Epa y juntas asesoras, aparentemente bajo la presión de Monsanto. En los años venideros ese estudio fundamental de 1983 sobre los ratones sería enterrado bajo capas de análisis engañoso buscando opacar su significado. Hoy la Epa y Monsanto continúan citando ese estudio como prueba de que el glifosato no representa un riesgo para la salud pública, pese a que la evidencia real del estudio indica lo contrario.

Mientras tanto, la Epa ha pasado por alto cada vez más resultados de investigaciones que sugieren que el glifosato es peligroso. En marzo de 2015 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Iarc) determinó, con base en múltiples estudios arbitrados publicados desde 2001, que el glifosato es “probablemente carcinógeno para los humanos”. Pero la Epa no ha cambiado su clasificación. En cambio, la agencia emitió una refutación en setiembre de 2016 que decía que sus científicos “no estaban de acuerdo con la Iarc”, y citó el estudio de ratones de 1983 como evidencia de no carcinogenicidad.

La cómoda relación de la Epa con Monsanto sigue siendo objeto de controversia. La Oficina de Inspección General de la agencia, un organismo de supervisión independiente, está investigando si Jess Rowland, un ex subdirector de la Oficina de Programas de Plaguicidas de la Epa, se sumó a Monsanto para “matar” una investigación del Departamento de Salud estadounidense sobre el glifosato provocada por el lanzamiento del informe de la Iarc. El 28 de abril de 2015 Dan Jenkins, un gerente de asuntos regulatorios de Monsanto, le comentó a sus colegas en un e-mail que Rowland le había dicho: “Si puedo matar esto, debería obtener una medalla”.

Mientras tanto, gente en todo Estados Unidos está demandando a Monsanto, alegando que sus problemas de salud y la muerte de sus seres queridos están asociados al glifosato. Al menos 1.100 de estos casos están en los tribunales estatales, y 240 más en los tribunales federales.


EL AUGE DEL GLIFOSATO.


En 1974 se echaron 635 mil quilos de glifosato sobre los campos de Estados Unidos. En 2014 se habían aplicado 125 millones de quilos. El uso del glifosato comenzó a florecer en la década de 1990, cuando el Departamento de Agricultura estadounidense aprobó la solicitud de Monsanto de comercializar semillas de maíz, soja y algodón que habían sido genéticamente modificadas para resistir al Roundup.

En Estados Unidos la Epa autoriza el uso de glifosato para más de 100 cultivos, como trigo, arroz, avena, cebada y alfalfa. A raíz de la clasificación Iarc, el pasado mes de marzo California calificó al glifosato como carcinógeno, en virtud del programa del estado Proposition 65, que exige a las empresas notificar a los consumidores sobre los ingredientes químicos cancerígenos presentes en sus productos.

El glifosato se usa en todo el mundo, en más de 160 países. En 2015 las ventas de plaguicidas de Monsanto generaron 4.760 millones de dólares, gran parte de los cuales se deben a las ventas del glifosato utilizado en los campos plantados con semillas genéticamente modificadas resistentes al herbicida de la empresa.

A pesar de que los centros para el control y prevención de enfermedades (Cdc) regularmente estudian la sangre y orina de los estadounidenses en busca de unas 200 sustancias químicas industriales (incluidos los plaguicidas), el glifosato no es una de ellas. El Departamento de Agricultura se ha negado a detectarlo en los productos alimenticios. Pero recientemente la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (Fda) reinició su programa de control del glifosato en los alimentos, aunque todavía no hay datos disponibles.

Por falta de buenos datos oficiales, varias Ong han encargado pruebas para detectar residuos del herbicida en los alimentos. La prueba más reciente, realizada por Food Democracy Now, encontró glifosato en los cereales Honey Nut Cheerios, galletas Ritz, Oreo y papas fritas Lay’s.


“PELIGRO.”


Cuando el glifosato fue comercializado por primera vez en 1974, la Epa había cumplido sólo cuatro años y se encontró con una gran colección de sustancias químicas para evaluar. En ese momento los protocolos para las pruebas de toxicología eran relativamente flexibles, y la Epa tardó hasta 1986 en establecer sus directrices. No obstante, el análisis del glifosato que hace la Epa todavía se basa en gran medida en los datos iniciales.

El primer ejemplo que hemos encontrado de que Monsanto intentó mitigar la percepción de la toxicidad del glifosato es de mayo de 1973, el año previo a la autorización del herbicida. El biólogo Robert D Coberly, de la sección de toxicología (TB) de la División de Registros de la Epa, recomendó que, debido a que el herbicida tendía a causar irritación ocular, la palabra “Peligro” figurara en la etiqueta de una fórmula de Roundup que Monsanto quería registrar.

En noviembre de 1973 L H Hannah, jefe de personal de Monsanto, escribió una carta a la Epa. Según un memorando del personal de TB a la División de Registro, la empresa “protestó por nuestra recomendación” y sugirió que la irritación ocular observada en las pruebas fue causada por “una infección secundaria en ojos previamente irritados”, no por el herbicida. El personal de la Epa se mostró reacio a retractarse, pero Monsanto insistió. La correspondencia completa no está disponible, pero en enero de 1976 Monsanto solicitó que en la etiqueta la palabra “Peligro” fuera cambiada por “Precaución”. En junio de 1976 la Epa aceptó la solicitud.


(Tomado de La Vaca, por convenio. Brecha reproduce fragmentos. El artículo fue publicado originalmente en la revista In These Times.)

 

 

Publicado enInternacional
 Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional, al salir del tribunal federal en Washington

 

Revela que contactó al equipo de Putin, en coordinación con altos mandos.

Según expertos, puede ser el primer paso hacia la destitución del mandatario.

 

Nueva York.

Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional, se convirtió ayer en el funcionario de mayor rango del gobierno de Donald Trump en caer en la investigación del fiscal especial sobre la posible colusión de socios del mandatario con los rusos en las elecciones estadunidenses y, aún más alarmante para la Casa Blanca, anunció que está cooperando plenamente en la indagación, informando que sus contactos con los rusos fueron realizados en coordinación con otros integrantes del círculo íntimo del presidente, incluyendo posiblemente al yerno de éste.

El ex general Flynn, quien también fue asesor cercano de Trump durante la campaña electoral, fue formalmente acusado ante un tribunal federal de un solo cargo: mentir a la FBI sobre sus contactos con el entonces embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, en diciembre de 2016, durante la transición presidencial.

La acusación es mucho menor de lo que podía haber enfrentado por delitos adicionales. Se informó que está ofreciendo información muy valiosa al equipo del fiscal especial Robert Mueller a cambio de no enfrentar más cargos y, aparentemente, para librar a su hijo de potenciales cargos criminales.

Pero lo que más sacudió a Washington fue la revelación de que Flynn –según los fiscales y documentos que se presentaron en el tribunal ayer para presentar y sustentar los cargos– no actuó de manera solitaria al comunicarse con el embajador ruso en dos ocasiones durante la transición presidencial en diciembre del año pasado, sino en coordinación con otros dos integrantes de máximo nivel del equipo de transición que no fueron nombrados en los documentos. Fuentes con conocimiento directo del asunto han revelado a varios medios que uno de ellos es Jared Kushner, yerno y asesor de Trump.

Más aún: según ABC News, Flynn está dispuesto a testificar que Trump le ordenó hacer contacto con los rusos, inicialmente para abordar el tema de colaboración sobre Siria. La narrativa de la Casa Blanca había sido que Flynn actuó por su cuenta y sin el conocimiento del mandatario y otros colegas de alto nivel en sus relaciones con el embajador ruso, entre otros.

Las interacciones con Kislyak eran parte de esfuerzos del equipo de transición de Trump para influir en asuntos de política exterior, una sobre sanciones contra Rusia y otra –a petición del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu– sobre una resolución condenando a Israel en la Organización de Naciones Unidas. Estos esfuerzos potencialmente violan leyes estadunidenses que prohíben a ciudadanos privados interferir en asuntos diplomáticos entre Washington y otros países.

Mi declaración de culpabilidad y acuerdo para cooperar con la oficina del fiscal especial reflejan una decisión que tomé en el mejor interés de mi familia y de nuestro país. Acepto plena responsabilidad por mis acciones, afirmó Flynn en un comunicado.

Con esto, según observadores y expertos legales (y no pocos deseosos) la soga se apretó alrededor del cuello del círculo íntimo del presidente.

Flynn es ahora el cuarto asociado de Trump en ser formalmente acusado por el equipo de Mueller –los otros son el ex jefe de la campaña y su socio, junto con otro asesor, quien ahora también está cooperando con los investigadores–, pero es la figura de mayor perfil en ser acusado hasta la fecha y el primero que fue asesor tanto en la campaña electoral como en el gobierno.

Especulaciones de todo tipo circularon de por qué Flynn decidió cooperar en la investigación contra su ex jefe y colegas, incluyendo que fue para salvar a su hijo de una persecución legal (junto con su padre, había realizado negocios con intereses turcos posiblemente ilegales) o porque los gastos legales para defenderse eran cada vez más altos, e incluso porque se sintió abandonado por Trump.

La Casa Blanca aparentemente fue sorprendida por la decisión de Flynn de declararse culpable y cooperar plenamente con el equipo de Mueller, reportó Politico. De hecho, poco después de que Flynn apareció ante el juez, la Casa Blanca canceló un evento de prensa con Trump programado para esta tarde. Hasta el cierre de esta edición no ha habido un solo tuit presidencial sobre el asunto.

Ty Cobb, el abogado del presidente encargado de manejar los asuntos relacionados con esta investigación, trató ayer de distanciar a Trump y a su gobierno, al subrayar que el ex asesor trabajó en la Casa Blanca por sólo 25 días antes de ser obligado a renunciar y que nada en las declaraciones de culpabilidad o el cargo implica a cualquier otro más que al señor Flynn.

Después de haber sido calificado por Trump de persona maravillosa, de prestar sus credenciales militares a un candidato sin ninguna experiencia para ser comandante en jefe y de ser considerado para la vicepresidencia, hoy fue identificado por Cobb como sólo un ex funcionario del gobierno de Obama (donde fue por un tiempo director de la Agencia de Inteligencia de Defensa).

Vale recordar que un día después de que Flynn fue obligado a renunciar, a mediados de febrero, Trump sostuvo una entrevista privada con el entonces jefe del FBI, James Comey, quien encabezaba la investigación que Mueller heredó, en la cual le sugirió soltar a Flynn.

Comey fue despedido por Trump a principios de mayo, en lo que críticos consideran un intento de obstrucción de justicia (acto que se supone forma parte de la investigación del fiscal especial). Mueller fue nombrado por el subprocurador general de Estados Unidos, después de que esta conversación fue revelada por el New York Times en mayo, entre otras cosas (el procurador general, Jeff Sessions, sigue recusando de todo este asunto por sus interacciones durante la campaña con el mismo embajador ruso). Como señala este viernes el Washington Post –primer medio en reportar las conversaciones entre Flynn y Kislyak–, hay una línea directa entre Trump buscando proteger a Flynn y el nombramiento del hombre que eventualmente podría haber volteado a Flynn contra Trump.

 

Rumbo al impeachment

 

Para algunos expertos legales, como el ex fiscal federal y subprocurador asistente Harry Litman, esto podría ser el primer paso hacia la posibilidad de cargos de destitución (impeachment) contra el presidente y el testimonio de Flynn podría dibujar un escándalo de proporciones históricas, que podrían ser equivalentes al Watergate o Irán-Contra en sus dimensiones, escribió en el New York Times.

Todo esto ha generando mayor paranoia en la Casa Blanca, reportan medios, y posiblemente nutrirá el éxodo de personal a finales de año, que ya se pronosticaba antes de esta noticia. En torno a esto, Trump desmintió las versiones que circularon esta semana de que estaba por expulsar a su secretario de Estado, Rex Tillerson, de su gobierno, calificándolas de fake news, en un tuit.

Flynn, quien en los mítines electorales donde frecuentemente presentaba a Trump, solía invitar al coro de encarcélenla, que se volvió rutina en la contienda contra Hillary Clinton –algo que hizo, incluso, en la convención nacional republicana–, este viernes tuvo que escuchar encarcélenlo de un grupo que lo esperaba a la salida de su cita en el tribunal federal.

Mientras tanto, se oye en el trasfondo el eco de las preguntas claves deñ Watergate: ¿qué sabía el presidente y cuándo?

 

 

Publicado enInternacional
Imagen ilustrativa

 

Los nuevos implantes podrían proporcionar un tratamiento más efectivo de los trastornos mentales, ya que disponen de algoritmos más personalizados, así como ayudar a desarrollar terapias no invasivas.

Científicos de la Universidad de California y el Hospital General de Massachusetts, en EE.UU., han efectuado las primeras pruebas de los implantes neuronales destinados a registrar la actividad cerebral y estimular automáticamente el cerebro para tratar enfermedades mentales.

Los especialistas están utilizando implantes de "ciclo cerrado" controlados por la inteligencia artificial que detectan patrones relacionados con los trastornos del estado de ánimo y luego se adaptan para devolver el cerebro a un estado saludable, según los resultados del estudio, publicados en la revista Nature.

Así, los implantes neuronales, que generan impulsos eléctricos para regular los sentimientos y el comportamiento humano, podrían estimular el cerebro para tratar trastornos mentales, como la demencia y el alzhéimer, creen los científicos.

La investigación fue financiada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (DARPA) con el fin de lograr curar a los soldados y veteranos de guerra que sufren depresión y trastorno por estrés postraumático. El dispositivo, que se cree que puede tratar estas condiciones, ya ha sido probado en seis voluntarios.

 

"Por primera vez vamos a tener una ventana al cerebro"

 

Los expertos esperan que, a diferencia de los intentos previos de estimulación cerebral profunda, la estimulación de ciclo cerrado proporcione un mejor tratamiento a largo plazo para los trastornos del estado de ánimo, ya que la nueva generación de algoritmos es más personalizada y se basa en señales fisiológicas y no en la decisión de un médico.

El neurocientífico Edward Chang cree que los datos de los ensayos de implantes cerebrales podrían ayudar a desarrollar terapias no invasivas para las enfermedades mentales, que estimulen el cerebro a través del cráneo.

"Lo más emocionante de estas tecnologías es que por primera vez vamos a tener una ventana al cerebro que nos permite saber qué está sucediendo ahí cuando alguien sufre una recaída", dijo Chung a Nature.

 

La popularidad de las luces LED tendrá consecuencias nefastas, alertan

 

Pueden causar desorientación en las aves migratorias, entre otros efectos

Interrumpen los relojes biológicos y aumentan el riesgo de padecer cáncer, diabetes y depresión, señala experto

 

Se suponía que provocarían una revolución energética, pero la popularidad de las luces LED ha generado el aumento de la contaminación lumínica en el mundo, con consecuencias nefastas para la salud humana y animal, alertaron este miércoles investigadores.

El estudio, publicado en la revista Science Advances, se basa en datos satelitales que muestran que la noche de la Tierra es más brillante, y las áreas exteriores iluminadas artificialmente crecieron a un ritmo de 2.2 por ciento anual entre 2012 y 2016.

Los expertos dicen que es un problema, porque las luces nocturnas interrumpen nuestros relojes biológicos y aumentan el riesgo de padecer cáncer, diabetes y depresión.

Para los animales pueden ser fatales, ya sea atrayendo insectos o desorientando a las aves migratorias o a las tortugas marinas.

El tema no son sólo las luces LED, que son más eficientes, porque necesitan menos electricidad para proporcionar la misma cantidad de luz, explicó el autor principal del estudio, Christopher Kyba, físico del centro alemán de investigación para geociencias GFZ.

El problema es que la gente sigue instalando más y más luces de este tipo, afirmó a periodistas en una conferencia telefónica.

Iluminaremos cosas, como una ciclovía en un parque o una carretera que conduce a las afueras de la ciudad. Todos esos nuevos usos de la luz compensan, hasta cierto punto, los ahorros que tuvimos, afirmó.

Los expertos lo llaman efecto de rebote y también se le puede ver con los autos de consumo eficiente: la gente puede adquirir uno que requiera menos combustible, pero luego decidir manejarlo más seguido.

El estudio se basó en el primer radiómetro diseñado especialmente para luces nocturnas: el visible/infrared imager radiometer suite.

Está montado en un satélite de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos llamado Suomi NPP, que ha estado orbitando la Tierra desde octubre de 2011.

Con pocas excepciones, el aumento en la iluminación se produjo en Sudamérica, África y Asia, apuntó el informe.

Las disminuciones fueron raras, pero se notaron en lugares asolados por la guerra, como Siria y Yemen.

Algunas de las zonas más brillantes del mundo, como Italia, Holanda, España y Estados Unidos, eran relativamente estables.

Pero a pesar de que Milán, por ejemplo, cambió a luces LED y vio bajar su resplandor en el periodo 2012-2016, hubo aumentos en otras partes de Italia.

No ver que el país se oscurecía significa que había luces nuevas o más brillantes en otras ciudades que compensan esta diferencia, explicó Kyba.

 

 

Editan gen dentro del cuerpo para cambiar ADN de forma permanente

Cortamos el ácido desoxirribonucleico, lo abrimos, insertamos un gen y lo remendamos, explica especialista que prueba el método también en hemofilia

Tardará un mes para ver si funciona

Por primera vez, un equipo de científicos trata de editar un gen dentro de un cuerpo humano, en un audaz intento por cambiar de forma permanente el ADN de una persona para tratar de curar una enfermedad.

El experimento se hizo el pasado lunes en California con el paciente Brian Madeux, de 44 años. A través de un gotero intravenoso, recibió miles de millones de copias de un gen correctivo y una herramienta genética para cortar su ADN en un punto concreto.

"En cierta forma te llena de humildad" ser el primero en probarlo, explicó Madeux, quien tiene una enfermedad metabólica llamada síndrome de Hunter. "Estoy dispuesto a correr ese riesgo. Ojalá me ayude a mí y a otras personas".

Podría pasar un mes hasta ver si está funcionando, y las pruebas lo certificarán en tres meses.

Si tiene éxito, podría ser un gran impulso para el incipiente campo de la terapia genética.

Los científicos han editado genes humanos antes, modificando células en el laboratorio que después se devuelven a los pacientes. También hay terapias genéticas que no implican modificar el ADN.

Pero estos métodos sólo pueden utilizarse para pocos tipos de enfermedades. Algunos dan resultados que no son duraderos. Otros proporcionan un nuevo gen como una pieza de repuesto, pero no controlan dónde se inserta en el ADN, lo que podría causar un nuevo problema como el cáncer.

Esta vez, la modificación ocurre de forma precisa dentro del cuerpo. Es como enviar un diminuto cirujano para colocar el gen exactamente en la posición adecuada.

"Cortamos el ADN, lo abrimos, insertamos un gen, lo remendamos. Reparación invisible", explicó Sandy Macrae, presidenta de Sangamo Therapeutics, empresa de California que está probando esta técnica para dos enfermedades metabólicas y la hemofilia. "Se vuelve parte de su ADN y está ahí por el resto de la vida".

No hay vuelta atrás

Eso también implica que no hay vuelta atrás, ninguna forma de borrar ningún error que pueda causar la modificación.

"En realidad estamos jugando con la madre naturaleza" y los riesgos no pueden conocerse por completo, pero los estudios deben seguir adelante, porque estas son enfermedades incurables, señaló un experto independiente, Eric Topol, del Scripps Translational Science Institute de San Diego.

Se han tomado medidas de protección y las pruebas en animales fueron muy alentadoras, indicó Howard Kaufman, científico de Boston y miembro del comité de los Institutos Nacionales de Salud que aprobó los estudios.

Las posibilidades de la edición genética son demasiado grandes para ignorarlas. "Por ahora no hay evidencias de que esto vaya a ser peligroso. No es momento de asustarse", señaló.

Menos de 10 mil personas en el mundo sufren estas enfermedades metabólicas, debido en parte a que muchos mueren muy jóvenes.

A los que tienen el mismo problema que Madeux, el síndrome de Hunter, les falta un gen que produce una enzima necesaria para descomponer algunos carbohidratos. Estos se acumulan en las células y causan destrozos en todo el cuerpo.

Los pacientes pueden sufrir resfriados e infecciones de oído frecuentes, rasgos faciales distorsionados, problemas de corazón y respiratorios, complicaciones de piel y de ojos, fallos en huesos y articulaciones, así como problemas digestivos y neurológicos.

En Colombia, se registraron 15 mil 76 víctimas de violencia sexual

 

El Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica presentará el próximo 24 de Noviembre su informe “La guerra inscrita en el cuerpo. Informe nacional sobre violencia sexual en el conflicto armado” En él se entrecruzan las historias de 227 mujeres que hacen parte del amplio espectro de la violencia sexual en el marco del conflicto armado en Colombia y que arroja la cifra de 15076 víctimas.

Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, el 91.6% de las víctimas de estos delitos contra la libertad y la integridad sexual “han sido niñas, adolescentes y mujeres adultas”. Además se especifica que existe un sub registro y poca información sobre esos delitos y un importante porcentaje de casos en los que se desconocen los perpetradores que hace que las cifras no sean presentadas de manera concluyente.

 

LOS PRINCIPALES PERPETRADORES DE LA VIOLENCIA SEXUAL HAN SIDO LOS PARAMILITARES

 

Entre otras cifras el informe resalta, frente a los perpetradores que “los paramilitares han sido responsables de 4.837 casos, 32%, las guerrillas han sido responsables de 4.722 casos, 31,5 %, Agentes del Estado han sido responsables de por lo menos 206 casos registrados y los grupos armados posdesmovilización GAPD son responsables de 950 casos.” Y en 3.973 se desconocen los responsables.

El informe recoge cifras hasta el 20 de Septiembre de 2017 y pretende, según el comunicado de prensa, no solamente desenmascarar la verdad de una violencia que “ha sido silenciada” sino interpelar al conjunto de la sociedad colombiana para que cese la estigmatización de las víctimas y permitir que se visibilicen sus estrategias para superar esa victimización.

 

LAS ALTERNATIVAS PARA INTENTAR RESTAURAR EL DAÑO DE LA VIOLENCIA SEXUAL

 

Según el CNMH, una de las preguntas que plantea esta investigación y que debe hacerse a toda la sociedad colombiana, también de cara a un proceso de post acuerdos es ¿qué vamos a hacer para que esto no vuelva a suceder? Por ello presenta algunas de las alternativas que han apropiado las víctimas para superar las secuelas que este tipo de violencias deja en los cuerpos de las mujeres y en general en el tejido social.

Por ejemplo, señala que algunas de las mujeres optaron por enfrentar a sus victimarios acudiendo a la denuncia pública, otras han decidido seguir adelante en la defensa de sus territorios con la idea de que las jóvenes y niñas de sus comunidades no sean también víctimas de los paramilitares o los actores armados que operan en sus territorios, entre otras.

Si bien, solamente hasta el 24 de noviembre se conocerá el informe completo, quedan planteadas tanto las preguntas como las alternativas de respuesta a una situación que es abrumadora y que debe estar en la primera línea de la recién creada Comisión de la Verdad, no solamente para que se esclarezcan estos crímenes sino también para que se abra el camino de la No Repetición.

Publicado originalmente en Contagio Radio

 

 

Publicado enColombia
Viernes, 10 Noviembre 2017 07:12

“Innovar es aprender a pensar distinto”

Cristóbal Cobo inauguró en Buenos Aires la Semana de la Ciudadanía y la Alfabetización Digital.

 

Entrevista a Cristóbal Cobo, el director del Conectar Igualdad uruguayo, pero que funciona

 

Cobo dirige el Plan Ceibal que, en Uruguay, cumple los mismos objetivos que se propuso con el Conectar Igualdad, pero que no fue desfinanciado. El plan es un proyecto de inclusión social e igualdad dentro del sistema educativo uruguayo.

En la ciudad vieja de Montevideo, Mario Benedetti ya lo había anticipado. “Cuado creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron las preguntas”, escribió hace unas décadas. Ahora, del otro lado del charco, el investigador del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford Cristóbal Cobo retoma esa idea para explicar los nuevos objetivos del Plan Ceibal, el proyecto de inclusión social e igualdad de oportunidades del sistema educativo uruguayo. En diálogo con PáginaI12, el director del Centro de Estudios de la Fundación Ceibal sostuvo que la tecnología no es un sinónimo de revolución en las aulas y que “la búsqueda debe estar orientada a la innovación pedagógica”, justamente el área más desfinanciada de otro programa educativo de la región, el Conectar Igualdad, que sufrió masivos despidos y reducción del stock de computadoras en los últimos dos años. Cobo, además, profundiza las nociones sobre desobediencia tecnológica y formación docente. “La sociedad del conocimiento es tremendamente generadora de marginalidad. No solamente de infraestructura y de aparatos tecnológicos, sino cognitiva y de igualdad de oportunidades”, agregó.

En el cuarto piso del Centro Cultural de la Ciencia, en el barrio porteño de Palermo, Cobo es esa figurita difícil que completa el álbum: los docentes le piden selfies, ejecutivos de empresas intentan arreglar encuentros con él e incluso, el investigador chileno debió ser el encargado de inaugurar la Semana de la Ciudadanía y la Alfabetización Digital con una charla para trescientos educadores y facilitadores pedagógicos digitales.

“Lo que vengo diciendo en las presentaciones y en mi último libro es una provocación para algunos: se puede seguir teniendo una educación conservadora aún con un montón de tecnología incorporada. Muchas de las conversaciones se centran en los aparatos y la verdad es que las cosas interesantes están por fuera de la tecnología. La innovación es, en realidad, aprender a pensar de una manera distinta”, comentó Cobo.

El Plan Ceibal fue la criatura que creó Cobo junto a otros especialistas pedagógicos y políticos del Uruguay. En el 2007, tres años antes que se firme el programa Conectar Igualdad en Argentina, el por entonces –y ahora también– presidente del país oriental, Tabaré Vázquez, entregó la primera laptop en el departamento de Florida, una de las regiones más pobres del interior. Dos años después, todos los estudiantes de primaria obtuvieron una computadora, a la vez que las escuelas, ya sean públicas o privadas, contaban con acceso a wi-fi. “Muchas de esas laptops fueron las primeras que tuvieron las familias. En Argentina seguramente haya ocurrido lo mismo. Pero hoy en día, en los sectores medios y bajos ya cuentan con teléfonos, que no sólo juegan un papel importante en la conectividad sino que ya no es factor de diferenciación social, por ejemplo, tener un Facebook”, reflexionó el director del Centro de Estudios que analiza el impacto de las políticas públicas del proyecto pedagógico.

“Ahora, el nuevo objetivo es construir de la escuela, un laboratorio”. Así sintetiza Cobo la próxima fase del Plan Ceibal. Luego de cumplir la conectividad, el proyecto educativo uruguayo se enfoca en vincular los saberes cognitivos, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s) y las habilidades socioemocionales, como la creatividad, la sociabilización y la empatía. “Parece algo totalmente novedoso, pero nada que ver, son ideas que deambulaban en siglos anteriores, el tema es que nunca se le prestó mucha atención”, dijo Cobo. La nueva meta es, precisamente, lo que Cobo no observa ahora en el Plan Conectar Igualdad argentino. Lo que dice el educador chileno se asemeja al informe realizado por Ctera donde se alerta sobre el recorte del 43 por ciento del ahora Plan Nacional de Educación Digital en el presupuesto pronosticado para 2018. Y aquello se agrega a la falta de stock (en 2016 se compró la mitad de computadoras que en el año anterior) y el despido de equipos territoriales que articulaban el área de pedagogía con la tecnología. Dicho de otro modo: desfinanciamiento.

 

–En esta transformación del sistema educativo uruguayo, ¿cuál es el rol que deben cumplir, ahora, los docentes?

–Los maestros han sido, tradicionalmente, agentes que ayudan a llevar el conocimiento a la sociedad. Ellos traían el conocimiento experto a través de libros de textos, programas de estudio. Ahora, con la aparición de las tecnologías y, en particular, de las tecnologías digitales, existe un proceso de descentralización y de desintermediación de saberes. Están Google, Wikipedia, YouTube y muchos otros canales que generan circuitos de información que adquieren muchísima más atención. Entonces, el rol del docente entra en un proceso de transformación, que nada tiene que ver con lo tecnológico sino con la relación del conocimiento: él tiene que ayudar a discriminar el ruido de la señal, lo que es importante de lo que es basura. La metáfora podría ser la del sherpa, ellos te acompañan, te dan orientaciones, si no sigues su camino te puedes caer por un barranco, pero al final del día, la trayectoria la terminás haciendo tú.

 

–En su libro habla de la deso- bediencia tecnológica. ¿Cómo entiende ese concepto? ¿Se aplica para los más chicos?

–Absolutamente. La desobediencia tecnológica es animarse a hackear la tecnología. Y eso es lo que los chicos tienen que hacer. América Latina es un continente que, en su gran mayoría, consume tecnología creado por otros y eso te pone una situación de desventaja, porque uno consume la tecnología y otros lo crean. Es decir, alguien pone la música y los demás la bailamos, lo cual produce una dependencia total. Entonces, bueno, cómo hacemos para cambiar la relación con la tecnología, pensar de manera distinta y darle un propósito diferente. Y yo creo que esto ocurre en la actualidad, aunque el sector educativo en la región no lo estimula. En la escuela el profe tiene que cubrir un programa de estudios, evaluar ciertas asignaturas y ese sistema deja pocos espacios para la divergencia. En cambio, en los espacios extracurriculares, se da el lugar para la innovación, el pensamiento divergente y la creatividad.

Pero todavía hay un actor fundamental que no había sido nombrado durante la entrevista: el Estado. Por eso, en el final de la charla, Cobo no duda en incluirlo al indicar que “esta sociedad es tremendamente desigual, no sólo en cuestiones tecnológicas sino también en sistemas de aprendizajes y de igualdad de oportunidades. El Estado no puede ser ajeno a esa lógica”. “Por ejemplo, ahora está la inteligencia artificial. Eso implica una nueva brecha de pobreza: los que la comprenden y los que no logran entender. El Estado tiene que ayudar a regular a eso, pero, a la vez, tiene que buscar la manera de que existan otros actores jugando en la cancha”, completó.

La entrevista concluye. Y, otra vez, docentes le piden fotos al educador.

 

Informe: Jeremías Batagelj.

 

 

Cómo los rayos cósmicos permitieron descubrir un gran hueco en la pirámide de Keops

 

No se trata del primer caso en el que la física de partículas se aplica a la arqueología pero si el más espectacular. Sorprendentemente, el Gobierno egipcio resta importancia al hallazgo y la toma con los investigadores.

 

El hallazgo de una estructura interna de al menos 30 metros de longitud en la gran pirámide de Keops, en Guiza, se presta a hablar de los misterios y posibles tesoros que siempre acompañan en la imaginación al desarrollo de la arqueología en Egipto. Sin embargo, en este caso, por ahora el principal interés de la detección de esta posible galería en la pirámide más famosa reside en la tecnología utilizada, que aprovecha el continuo bombardeo de rayos cósmicos sobre la Tierra y demuestra que la física de partículas más moderna sirve para estudiar las estructuras más antiguas. No es el primer ejemplo de su aplicación a la arqueología, pero sí el más espectacular hasta la fecha, ya que la gran pirámide –una de las siete grandes maravillas del mundo- sigue siendo un misterio arquitectónico y cualquier nueva información es bienvenida.

Los métodos para obtener imágenes con el concurso de los rayos cósmicos –partículas de alta energía procedentes del espacio exterior, en su mayoría protones- se han ido perfeccionando en los últimos 50 años, y han encontrado numerosas aplicaciones, como la detección de material nuclear de contrabando. Recientemente se han utilizado para “ver” el interior de volcanes activos en Japón y también el Vesubio en Italia. Es una tecnología a la que ha recurrido el gobierno japonés para conocer cómo quedaron los reactores afectados por el tsunami en la central nuclear de Fukushima.

Los muones son partículas elementales que se originan cuando los rayos cósmicos chocan con los átomos de la parte superior de la atmósfera terrestre, explican los investigadores en la prestigiosa revista Nature, en la que han publicado el resultado de su estudio sobre la pirámide de Keops. Aunque no los notemos, los muones llegan a la superficie terrestre a casi la velocidad de la luz y con un flujo de unos 10.000 por metro cuadrado por minuto. Lo mismo que los rayos X penetran en el cuerpo humano y permiten “ver” los huesos en radiografías, los muones pueden viajar sin desviare a través de centenares de metros de estructuras sólidas, como la piedra, antes de desaparecer. Si encuentran huecos en su camino, se comportan de forma diferente, se puede decir que duran más.

Basta entonces con detectar las direcciones de la que proceden los mayores flujos de muones para saber que por allí hay un hueco. Esto se dice fácilmente pero la realización de una muografía de una pirámide es muy complicada, como señalan los científicos japoneses, franceses y egipcios que han hecho el estudio. En su caso han utilizado tres técnicas distintas para confirmar la existencia del gran hueco y han tenido que tomar datos durante varios meses. Primero instalaron en la Cámara de la Reina (uno de los tres grandes huecos conocidos) película de emulsión nuclear, similares a la película fotográfica, para detectar las trayectorias de los muones en tres dimensiones. Esto les permitió detectar dos de las estructuras ya conocidas (la Cámara del Rey y la Gran Galería) pero además obtuvieron indicios de otro gran hueco por encima de la Gran Galería, que confirmaron primero con la instalación en la misma cámara de otros detectores y luego con dos telescopios de muones en el exterior de la pirámide.

 

59fdbd09b51a0.r 1509813655893.0 31 1024 559

Investigadores del estudio sobre la pirámide de Keops

 

Que en la pirámide había más huecos de los conocidos desde el siglo XIX se suponía y se llevan buscando desde hace décadas. La nueva información no aporta novedades que puedan interesar a la mayoría de los egiptólogos, pero es una prueba de concepto, la primera de importancia, del gran proyecto de investigación ScanPyramids, que se propone escanear las pirámides de Egipto con las últimas técnicas no invasivas de imagen. El proyecto lo lideran el Instituto HIP, con sede en París, y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de El Cairo, bajo el control del Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Sin embargo, no todo es de color de rosa. El Gobierno egipcio, empeñado en controlar los anuncios sobre los descubrimientos arqueológicos, se ha tomado muy mal el camino seguido por el equipo de investigación de publicar el hallazgo en una revista científica sin pasar antes, afirma, por el comité científico-político del proyecto, y le ha quitado importancia, además de insinuar que puede no renovar el permiso de investigación. Lo ahora descubierto puede ser una nueva galería o simplemente un recurso de los constructores para quitar peso a la pirámide.

La mayor pirámide de Guiza (139 metros de altura por 230 metros de lado) se construyó durante el reinado del faraón Keops, hace unos 4.500 años. Se conocen y se puede acceder a tres cámaras (una subterránea) conectadas por pasadizos y conductos de ventilación. El más notable de los corredores es la Gran Galería, que mide 8,6 metros de alto, 46,7 de largo y entre 2 y 1 metros de anchura. “Sabemos que este gran hueco que hemos detectado tiene las mismas características que la Gran Galería,” explica Mehdi Tayoubi, el director y fundador del Instituto HIP, que pretende estudiar y conservar el patrimonio cultural mediante técnicas avanzadas. “Es verdaderamente impresionante”.

 

Clacso: un sueño colectivo que unifica a Latinoamérica y el Caribe

Hace cincuenta años cuando se fundó CLACSO, resultaba difícil imaginar la importancia que tendría nuestra institución en la región, no sólo en el plano académico sino como referente para quienes pensamos a Latinoamérica y el Caribe como un territorio de independencia económica y cultural, integración, inclusión y a la vanguardia de los debates y propuestas que permitan abordar la crisis civilizatoria del nuevo milenio. Hoy CLACSO es un referente para las Ciencias Sociales en el mundo y eso, se lo debemos a generaciones de investigadoras e investigadores que han trabajado para ello; debemos sentirnos muy orgullosos de nuestras raíces plurales que hicieron posible la construcción, en la realidad, de un sueño colectivo.


Las ciencias sociales no son una moda, ni un nicho de sectores académicos, sino un factor clave en los procesos de toma de decisiones, llamadas a permear la gestión de los asuntos públicos, aún cuando hoy día lo haga con timidez. Ante la realidad actual llena de desafíos que permitan resguardar a la humanidad, llegó la hora de convertir el esfuerzo de miles de científicas y científicos sociales del continente Latinoamericano y Caribeño y de otros que se han venido sumando, en la fuente inagotable de ideas y conocimientos para la construcción de un destino de justicia social, bienestar colectivo y progreso para los habitantes de este hermoso y muchas veces sometido territorio nuestroamericano. En ese sentido, se hace impostergable allanar los caminos para que los procesos y las dinámicas, que se generan a partir de logros tan importantes como la Red de Postgrados o los GT CLACSO, se conviertan en un referente sustantivo para la incidencia política y la toma de decisiones gubernamentales; en consecuencia debemos elevar nuestra capacidad de interacción, de mediación Política -con “P• mayúscula- con el mundo de los decisores. Ello no implica desconocer la disputa ideológica presente hoy en nuestras sociedades, se trata de escuchar, proponer y trabajar en diálogo permanente con los gobiernos, desde nuestros referentes, para contribuir a alcanzar mayores niveles de inclusión y justicia social en la región. En consecuencia las Ciencias Sociales tienen el desafío de allanar el camino de la viabilidad política para las propuestas resultantes de la investigación social; CLACSO es una de las pocas instituciones en la región que está en la capacidad de hacerlo. Convirtamos esta fortaleza en voluntad de transformación.
Esta posibilidad adquiere una especial relevancia, dadas las profundas modificaciones que el neoliberalismo impulsa en el marco de la cuarta revolución industrial. La seguridad social, el mundo del trabajo, los sistemas escolares y de salud, están en la primera ola de choque que amenaza a retrotraernos en materia de seguridad jurídica a los albores de la segunda revolución industrial. La crisis civilizatoria que implica la posibilidad de extensión de la jornada laboral en la región a doce horas diarias y más de doscientas mensuales, son solo la punta del iceberg del ataque a la seguridad social de las y los trabajadores, los derechos a la educación, salud y la vida misma, presentados de manera “amigable” con el discurso de la singularidad tecnológica. CLACSO tendrá que jugar un papel estelar en los próximos años, en la construcción de narrativas y políticas que permitan la apropiación positiva del desarrollo tecnológico y la innovación que generará esta cuarta revolución industrial, sin descuidar con ello el análisis, explicación y contribución a la articulación de las resistencias ante nuevas formas de explotación, dominación y pérdida de derechos fundamentales, así como también de las luchas contra todas las opresiones y la invisibilización de las identidades históricamente postergadas como las mujeres, los pueblos originarios, las y los afrodescendientes, entre otros.


El crecimiento exponencial de los las actividades de CLACSO en los últimos años abre posibilidades reales para este trabajo, pero nos presenta nuevos desafíos al interior de la institución. Contar hoy en día con más de seiscientos centros de investigación y más de cien Grupos de Trabajo (GT), obliga –de cara a los próximos años- a revisar el modelo de gestión institucional, tomando en cuenta que tratar de redimensionarnos y adaptarnos al salto organizacional que hemos dado, no es un cuestionamiento a estilos ni modelos de gestión alguno. Se trata de insistir como ya otros y otras lo han hecho, en el alcance de mayores niveles de democratización en la configuración, desarrollo y acceso de la agenda de CLACSO en la región, de allí la absoluta sintonía en las propuestas que se han asomado en el seno del CD, para la construcción de una institución horizontal, con métodos abiertos a partir de los cuales puedan incorporarse a todos en la toma de decisiones fundamentales, tanto del Comité Directivo como de la Secretaría Ejecutiva. Precisamente el desarrollo tecnológico y el uso de la plataforma virtual actual de la institución, hacen que sea posible pensar en un mayor protagonismo de todos los centros miembros, en la orientación y destino de CLACSO para los próximos años. Atrevámonos a modelar desde nuestras dinámicas la sociedad que soñamos.


Desde esta perspectiva, la democratización de CLACSO pasa por pensar e impulsar una nueva y funcional estructura de funcionamiento, que descentralice y desconcentre algunas de las funciones y tareas que hoy asumen los órganos directivos. Como idea y necesidad sentida, planteamos la importancia de desarrollar algunas propuestas que cristalicen y hagan operativas las ideas que se han compartido sobre la territorialización de algunas de las dinámicas internas de gestión, lo que implicaría la modificación estatutaria que haga posible la creación de tres subsecretarias operativas, integradas al comité directivo: una en el Caribe, otra al norte y centro del continente y una tercera en algún otro país del sur. Esto tendría la ventaja de concentrar a la Secretaria Ejecutiva en el trabajo estratégico de articulación regional y mundial y posibilitaría una gestión más eficiente de los recursos conforme a la expansión que hemos vivido en los últimos años.


Por otra parte CLACSO está llamado a profundizar su capacidad de relacionamiento con los órganos nacionales y multilaterales para tener mayor capacidad de incidencia en las decisiones que toma la llamada “gobernanza” nacional, regional y mundial en la era de la globalización económica y la mundialización cultural. Al entender la investigación social como el camino para la construcción de conocimiento crítico en temas de particular relevancia social para la región, es urgente construir juntos un marco común de propuestas para enfilarnos en un plan de acción que nos inste a dialogar y presentar a los gobiernos de la región, las aspiraciones más sentidas en materia de políticas sociales expuestas en diferentes momentos por parte de las y los investigadores sociales de CLACSO, en permanente e imprescindible dialogo con los movimientos sociales. En este marco, particularmente se hace relevante el desarrollo de acciones que nos permitan analizar e incidir en las políticas en desarrollo relacionadas con el mundo del trabajo, dada la eminente agenda de precarización del mundo laboral, en especial la de los jóvenes, tal como lo alertan los diferentes informes que al respecto se han venido divulgando.


En consonancia, se hace relevante e imprescindible revisar y retomar con fuerza nuestra relación con UNESCO, UNICEF, PNUD, PNUMA, UNRISD, entre otras, ruta que nos puede permitir avanzar en la construcción de un Plan estratégico político-financiero que posibilite la capacidad de incidir en las agendas de discusión de interés para los Centros, así como de diversificar las fuentes y mecanismos de financiamiento de nuestra institución. Desde esta perspectiva y tomando en cuenta que el futuro de un CLACSO que ha crecido exponencialmente está asociado a nuestra capacidad de acceder a distintas fuentes de financiamiento que hagan sustentable esta expansión, se hace necesario cristalizar las propuestas para la transparencia y la gestión horizontal de los recursos, aspectos que deben convertirse en un tema clave en el modelo organizacional de CLACSO para los próximos años, lo que a su vez sentaría precedente como ejemplo para instituciones no solo académicas-investigativas, sino de orden gubernamental y social.


En la era de la imagen y las narrativas emergentes, es urgente elaborar un programa que permita el encuentro creciente, entre las distintas generaciones de investigadoras e investigadores sociales, pero fundamentalmente trazar el camino para hacer de CLACSO una institución atractiva para las y los jóvenes investigadores. El bono demográfico que vive la región requiere expresarse en mayores capacidades institucionales para entender las necesidades, expectativas y sueños de los más chicos y eso pasa ineludiblemente por una ofensiva institucional que permita atraer a quienes recién se incorporan a la academia y la investigación social. Dentro de esta perspectiva, se hace necesario sumar la mirada feminista, el protagonismo conceptual y organizacional de las mujeres resulta fundamental, junto a una renovada capacidad de interlocución con la diversidad cultural, los movimientos sociales y los procesos migratorios internos, entre otros, sobre los cuales ya CLACSO ha iniciado un tránsito.


Se suma a los anteriores retos, la relevancia de convocar a todos los centros miembros para construir juntos una orientación más ampliada de la política editorial que es la cara más visible de CLACSO y que hoy denota un hermoso acumulado de logros que deben ser fortalecidos con nuevas experticias que den cuenta de los desafíos del libro impreso en la era digital, en el mundo de la imagen y las narrativas breves, así como los retos de seguir impulsando la política de acceso abierto de toda la creación intelectual que se desarrolla en los centros y grupos de trabajo, abriendo la misma a la creación de políticas que nos permitan adentrarnos operativamente, en dar también acceso a los datos de nuestras investigaciones, así como a plantearnos modelos de investigación abierta tan necesarios en nuestros días.


Finalmente debo señalar, que animado por centros CLACSO de varios países, he puesto mi nombre a disposición, para aspirar a la Secretaria Ejecutiva de la institución en la elección que tendremos en 2018. Por ello, estas ideas son un primer aporte, sistematizado a partir del dialogo con mis colegas, texto que estoy seguro será enriquecido en el diálogo que sostendré, durante los próximos meses con integrantes de los distintos centros miembros.


No soy el candidato de la Secretaría Ejecutiva y eso es bueno. Soy UN investigador que hace de la divergencia una virtud y por lo tanto valoro, entiendo y estimulo la disidencia como el arte de buscar caminos alternativos que nos permitan crecer. Más que el candidato de una persona o un sector me veo como un investigador que quiere construir con todas y todos ideas y propuestas que potencien la razón de estar y seguir creciendo juntos. Para mi, todos los equipos y las figuras que han dirigido a CLACSO a través del tiempo han hecho posible el éxito institucional que somos hoy, por ello, quiero trabajar con todos y todas, respetando sus diferencias y aproximaciones, dejando claro que mi interés es garantizar la unidad dialéctica de la familia CLACSO, unidad que garantiza mantener el horizonte necesario para consolidarnos como una red de pensamiento crítico mundial con capacidad de incidencia política. Les pido que me acompañen en este esfuerzo.

Publicado enSociedad