El periodista español Ignacio Ramonet y el sociologo brasileño Emir Sader destacaron el aporte de Julian Assange a la transparencia mundial.


Quito, 21 jun (Andes) – El periodista español, radicado en Francia, Ignacio Ramonet dijo este martes que está en marcha la creación de un movimiento planetario que impulse la concesión del Premio Nobel de la Paz a favor del fundador de Wikileaks, Julian Assange, Chelsea Manning y Edward Snowden por sus aportes positivos a la humanidad.


En esa misma línea expuso la necesidad de que se cree un estatuto especial a nivel de las Naciones Unidas que proteja a estos activistas por la transparencia.


“Y cuando Assange sea Nobel de la Paz vamos a ver si el gobierno británico le impide salir de la Embajada de Ecuador para ir a buscar su premio a Noruega”, dijo el articulista de Le Monde Diplomatique en diálogo con ANDES.


Ramonet es uno de los intelectuales que participa en un foro académico organizado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal), con sede en la capital ecuatoriana, denominado “Julian Assange, 4 años de libertad negada”.


El foro gira en torno a cuatro ejes temáticos: El caso Assange a la luz del Derecho Internacional y los Derechos Humanos, Geopolítica y Luchas desde el Sur, Tecnopolítica y Ciberguerra; y Desde los Pentagon Papers a los Panama Papers.


El sociólogo y periodista brasileño Emir Sader, profesor de la Universidad de Sao Paulo, dijo que el futuro de Assange dependerá de que se transforme en un tema de defensa de la solidaridad y de la paz, de la lucha contra las invasiones que destruyen países.


El ciberactivista australiano se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres, el 19 de junio de 2012. En ese momento la justicia británica estaba por definir su extradición a Suecia, país que lo buscaba por una denuncia de presuntos delitos sexuales contra dos mujeres, imputación que Assange niega.


De acuerdo a los argumentos de Assange, detrás de la acusación se encuentra Estados Unidos, país que busca juzgarlo y podría sentenciarlo a la pena de muerte por haber difundido, desde 2010 y a través de WikiLeaks, cientos de miles de documentos militares clasificados y cables diplomáticos del gobierno norteamericano.


Dos meses después, el 16 de agosto, el gobierno del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aceptó darle asilo político, pero Reino Unido le negó el salvoconducto para llegar al aeropuerto y volar a Ecuador bajo el argumento que su país “tiene la obligación” de detenerlo y extraditarlo a Suecia.


Ramonet, autor del libro “El imperio de la vigilancia” (donde se expone cómo las grandes empresas de la información se enriquecen compartiendo datos personales de sus usuarios), destacó la valentía de Ecuador al dar asilo y luego mantener la defensa de Assange.


“Ecuador le ha dado una lección al mundo, una lección de ejemplaridad diciéndole al mundo, a los que defienden la libertad, siempre los defenderemos porque tenemos un alto concepto de la importancia de la libertad de expresión en un mundo democrático”, sostuvo.


Sader llamó a preguntarse por qué es tan peligroso Assange, por qué lo tienen encerrado y respondió que el ciberactivista hizo algo inédito, que no se le perdona: revelar cómo actúan los poderes imperiales y el monopolio privado de la información.


“Analizar su caso, no es solo un tema jurídico, es el tema de por qué gobiernos se articulan para intentar tomarlo preso, condenarlo por traición, por revelar secretos”, opinó y añadió que es significativo que esté refugiado en una dependencia de un país progresista de América Latina, como lo es Ecuador.


Ignacio Ramonet fue categórico en afirmar que Assange ha transformado la historia del periodismo.


“Hay un antes y un después de Wikileaks. Wikileaks es al periodismo contemporáneo lo que fue las revelaciones de Garganta profunda, el asunto Watergate a la información de los años setenta. Él entendió que con la llegada del internet, con el desarrollo tan importante de la informática, los archivos que antes eran materialmente considerable, miles de toneladas de papel que no se pueden transportar fácilmente, ahora caben en un pendrive”, expuso.


En 2010, el nombre de Wikileaks ganó notoriedad global cuando se convirtió en la peor pesadilla de Estados Unidos al revelar cientos de miles de documentos, mensajes militares secretos sobre las guerras de Irak y de Afganistán y cables diplomáticos en clave llenos de confidencias embarazosas sobre dirigentes extranjeros.


Bradley Manning (en la actualidad Chelsea Manning), el soldado estadounidense que proporcionó documentos oficiales secretos a Wikileaks fue condenado a 35 años de prisión en Estados Unidos.


13,8 millones de libras es el monto que el gobierno de Gran Bretaña ha gastado en el dispositivo de seguridad para vigilar la sede de la Embajada de Ecuador en Londres, donde está asilado desde el 19 de junio de 2012 Julian Assange, el fundador de Wikileaks.

 

Artículo tomado de: Agencia de Noticias Andes
http://www.andes.info.ec/es/noticias/forja-ecuador-movimiento-planetario-promovera-nobel-paz-assange.html

 

Publicado enSociedad
Viernes, 17 Junio 2016 08:18

Tambalea Temer y tiemblan los golpistas

Temer convocó de urgencia a los periodistas para sobreactuar su indignación

 

Temer negó toda vinculación con la corrupción en Petrobras que hizo rodar las cabezas de sus ex ministros Romero Jucá (Planificación), Fabio Silveira (Transparencia) y ahora Henrique Eduardo Alves (Turismo).

 

En caída libre. Si el miércoles pasado cuando su nombre fue citado explícitamente en el escándalo de corrupción del “Petrolao” Michel Temer había quedado a milímetros del abismo, ayer con la renuncia del ministro de Turismo, el presidente interino parecía haber dado un largo paso hacia el vacío.

 

Henrique Eduardo Alves, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) presentó su dimisión por la tarde luego de que el Supremo Tribunal Federal levantó el secreto del sumario sobre los dichos de un ex ejecutivo del grupo Petrobras, Sergio Machado, que para mitigar la condena optó por la “delación premiada” de sus correligionarios.

 

El “pemedebista” Alves es el tercer ministro que cae. Alves fue víctima del fuego amigo de su compañero de partido Machado, cuya función en el PMDB precisamente era la de recaudar fondos ilegales para el partido valiéndose de su alto cargo en la compañía Transpetro, que distribuye combustible para Petrobras.

 

Según rumores que corrían en los pasillos del Poder Legislativo el efecto radioactivo causado por Machado se completará en los próximos días con confesiones de otros arrepentidos. Por la mañana, antes de que se supiera la salida del ministro de Turismo Alves, Temer convocó de urgencia a los periodistas para sobreactuar su indignación contra el traidor Machado quien aseguró haberle entregado el equivalente a unos 340.000 dólares malhabidos para financiar una campaña en 2012.

 

Al mandatario en ejercicio le cuesta expresarse de forma directa, usa construcciones verbales del portugués antiguo, cargadas de prefijos, similares a las empleadas por los jueces cuando leen sus sentencias.

 

Por ejemplo, en lugar de emplear la frase “he dicho que no”, Temer opta por la más rebuscada “habiéndome yo expresado negativamente”. Por eso no es fácil traducir literalmente sus discursos.

 

Temer comenzó su intervención diciendo que su “honra está por encima” de todo y argumentó que en su condición de persona de bien, que primero se debe a su familia, decidió continuar al frente de la Presidencia pues no cometió ninguna irregularidad. Y luego reforzó, “hablo en primer lugar como hombre, como ser humano, en esa condición me quiero referir a los muchos amigos que tengo en Brasil”.

 

De esa forma negó toda vinculación con la trama de corrupción en Petrobras, la cual ya hizo rodar las cabezas de sus ex ministros Romero Jucá (Planificación), Fabio Silveira (Transparencia) y el más reciente Henrique Eduardo Alves. Debido a la avalancha de escándalos el mandatario ha fracasado en su apuesta, y de los mercados asociados a los medios, de construir una imagen positiva en sus primeros días de gestión.

 

Al punto que hasta la fecha sólo una vez dejó la sede del gobierno para visitar Rio de Janeiro, donde el martes un fuerte cerco policial impidió que los manifestantes se le acercaran con sus consignas “Fuera Temer” y “No al golpe”. Al cierre de esta crónica las últimas informaciones indicaban que los asesores de Temer habían decidido suspender un mensaje por radio y televisión en cadena nacional previsto para este viernes ante el temor de que fuera repudiado con un carceloazo. A esa misma hora senadores del Partido de los Trabjadores hablaban en el Legislativo de la salida forzada del ministro de Turismo y las “evidencias” de que la caída de Dilma fue urdida como un atajo para garantizar la impunidad de los golpistas.

 

Dilma se sumó a esa crítica ayer durante una visita a Salvador de Bahia, como parte de su primera gira por la región nordeste costeada por el PT luego de que el gobierno en ejercicio le prohibió hacer uso del avión de la Fuerza Aérea al que tiene derecho como presidenta electa suspendida provisoriamente hasta que concluya el impeachment. “Este golpe es diferente a los que daban los militares, ahora no usan armas, usan parásitos que quieren comer la sabia de los árboles que son las políticas sociales de nuestros gobiernos”. De allí, siguió Dilma, que a través del equipo económico encabezado por Henrique Meirelles, ex presidente del Banco de Boston, se impulse la reducción de los presupuestos para “la salud y la educación en un país como Brasil con las necesidades que tenemos”.

 

El actor Wagner Moura se sumó a la actriz Sonia Braga, en la campaña internacional de denuncia sobre el golpe. Un mes después de que la protagonista de Doña Flor y sus dos maridos mostrara en el festival de Cannes un cartelito escrito en francés sobre el “coup d´etat” esta semana el protagonista de la miniserie Narcos, producida por Netflix, declaró en un programa de televisión norteamericana que no votó a Rousseff pero la respalda por haber sido víctima de “algo muy parecido al golpe de Estado, la sacaron del gobierno sin ninguna razón, desde el punto de vista democrático hubo una ruptura”.

 

El actor que encarna al capo colombiano Pablo Escobar Gaviria consideró “muy importante” el papel de la prensa internacional para la cual Temer no es un mandatario legítimo. A través de las informaciones generadas en el exterior se establece un módico contrapunto, dijo, con la desinformación brasileña donde la prensa está bajo el control de “cinco familias”, simpáticas al régimen de excepción.

 

 

Publicado enInternacional
Prematuro e irresponsable juicio mediático condena a Miguel Ángel Beltrán

El caso del académico, investigador y profesor universitario Miguel Ángel Beltrán cuyo juicio se encuentra en proceso de casación ante la Corte Suprema de Justicia, última instancia de decisión, vuelve a los titulares. En esta oportunidad por cuenta del equipo periodístico del programa radial “Mañanas Blu", que el día jueves 2 de junio abordó el caso para descalificar un reconocimiento que le hicieron en el marco celebratorio de los cincuenta años de fundación de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia, Facultad que honró con dicho reconocimiento la trayectoria de Beltrán como egresado del Departamento de Sociología el pasado 19 de mayo.

 

Una mirada detallada del manejo discursivo de esta noticia, así como de las entrevistas en vivo (1) reafirma el tratamiento irresponsable y sesgado que caracteriza a los medios de comunicación oficiosos en Colombia

 

Bajo la lupa el manejo de la emisión

 

Inicia la emisión el periodista Néstor Morales, director de “Mañanas Blu":

[00:00 – 00:55] Néstor Morales: Esta noticia Javier, le voy a repetir la fuente antes, la “Columna de hoy” de Gustavo Duncan en el periódico El Tiempo es francamente escandalosa: Un hombre condenado por ser miembro de las Farc, condenado a cien meses de cárcel, apareció primero en el computador de Raúl Reyes, producto de eso viene la primera absolución. Después de eso, el tribunal superior de Bogotá lo condena a cien meses de cárcel, la Procuraduría lo destituye y lo condena a 17 años de inhabilidad para ejercer cargos públicos. Y este señor, repito Javier, condenado por la justicia penal (el tribunal superior de Bogotá), Por la justicia disciplinaria (por la Procuraduría), este señor miembro de las Farc va a recibir un homenaje en la Universidad Nacional. {El periodista introduce un sesgo que dominará toda la entrevista. Desde la primera intervención da por sentado que la persona en cuestión es miembro inobjetable de las Farc. Sin embargo ello no puede deducirse de manera lógica de las oraciones que preceden esta afirmación, pues falta información (2)}.


[00:56 – 00:57] Felipe Zuleta: ¡No! ¡No! ¡No puede ser! {Artilugio. Exclama sorprendido, reafirma negativamente la primera intervención apelando a la sorpresa frente a lo que resulta inverosímil}

[00:58 – 01:16] Néstor Morales: Quisiera preguntarle, ¿Qué pasaría hipotéticamente Felipe, si en una universidad de derecha, no sé cuál sea el equivalente a la Universidad Nacional –Felipe Zuleta: ¿Pero del otro lado?–, del otro lado le hicieran un homenaje a Mancuso o a fulanito de tal de los paramilitares? {Después de dar por hecho que el profesor es miembro de las Farc, prosigue configurando una situación hipotética que lo iguala en condición a jefes del paramilitarismo, luego demuestra que incluso es más injusto el caso de Beltrán porque los jefes paramilitares siendo delincuentes similares, nunca recibieron premios en ninguna Universidad}

[01:17 – 01:18] Javier Hernández Bonett: Pero ya este es mucho atrevimiento, Néstor.

[01:19 – 01:55] Néstor Morales: No, pues es que, se les está yendo la mano porque aquí no veo ningún debate de libertad de cátedra, este señor fue condenado y aparecía en el computador de Raúl Reyes, es decir, era un hombre con el alias, el nombre es profesor Miguel Ángel Beltrán, el alías es Jaime Cien Fuegos, imagínese un profesor con alias, lo que eso significa. Y no está condenado por cualquier cosa, está condenado por reclutar sus estudiantes en la Universidad Nacional y meterlos a las Farc, y ponerlos como milicias urbanas de las Farc. {Refuerza la idea de culpabilidad de Miguel Ángel Beltrán apelando a las condenas recibidas, al peso moral de tener un alias, a la enunciación de las faltas cometidas por el “delincuente” para mostrar inobjetable su condena, infame su delito}.

 

Ni siquiera han transcurrido cinco minutos de la emisión radial sobre la temática indicada y ya hay elementos suficientes para que el oyente promedio con poco conocimiento y manejo de la temática, asuma la situación de culpabilidad de Miguel Ángel Beltrán, así como lo terriblemente inapropiado de este reconocimiento sobre un individuo que fue capaz de reclutar jóvenes para las Farc en la Universidad Nacional de Colombia, la misma que ahora se atreve de manera inapropiada a rendirle un homenaje a este probado delincuente por su trayectoria como egresado. Pero no era suficiente, también había que buscar los recursos para poner en tela de juicio el fundamento académico del reconocimiento otorgado por la Universidad Nacional.

 

[02:06 - 02:37] Néstor Morales: El profesor obviamente debe estar feliz porque le están reivindicando su memoria, le están reivindicando su legado. Dice Gustavo Duncan esta mañana en la columna del periódico El Tiempo Juan, dice que este profesor no tiene ningún mérito académico, que los méritos académicos que él ha buscado son supremamente frágiles, son cortos y son muy livianos. Entonces no es un reconocimiento por hoja de vida académica, sino aquí hay claramente hay un mensaje de carácter político de la Universidad Nacional {Soporta un juicio fuerte, categórico, capaz de conferir sentido a la actuación de la Universidad Nacional de Colombia, en la fragilidad de una columna de opinión (3)}.

 

El próximo paso dado, consiste en cuestionar el calado y la importancia social de la Universidad Nacional de Colombia, así como la pertinencia de su mensaje político. El exministro de medio ambiente Juan Lozano, entra en escena:

 

[02:37 – 3:29] Juan Lozano: Eso es lo que dice Gustavo Duncan y a mí me parece interesantísima la discusión, primero porque se trata de una universidad emblemática para todos los colombianos que es la Universidad Nacional, segundo –Néstor Morales: No, emblemática para la izquierda pues porque allá se han incubado buena parte también de los movimientos guerrilleros en los años setenta–, claro, pero digo la Universidad Nacional es la universidad pública más importante del país y esto tiene un valor simbólico enorme, ¿Qué es lo que la Universidad quiere reivindicar? ¿Qué es lo que quiere subrayar? Y cuando se entrega un premio, Néstor, el solo hecho de entregar el premio quiere decir que hay unos paradigmas unos ejemplos a seguir en el premiado, entonces por eso me parece tan interesante la carta de los intelectuales, la columna de Duncan [...]

[03:30 – 03:35] Néstor Morales: Homenaje lo que quiere decir es que la vida del profesor Beltrán allá la ven como un modelo.

 

Tres minutos, treinta y cinco segundos de emisión ha sido dibujada con voces la imagen de un profesor miembro de las Farc injustamente homenajeado por una universidad que en un acto irresponsable, atrevido y desafiante rinde un reconocimiento, además una institución que envía un mensaje político a la sociedad al tiempo que ha sido cuna de movimientos guerrilleros terroristas del país y uno de los pocos espacios donde continúan admirándose la vida de este tipo de delincuentes.

Continúa la emisión e interviene Andrés (4), para decir que es ex alumno de la Universidad Nacional e introducir el tema de la existencia de personas relacionadas con grupos armados en el alma máter, de su potencial de intimidación y de la estigmatización que se tiene por ello hacía el grueso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia. Prosigue Morales enfilando baterías contra Aurelio Suárez, miembro del equipo de “Mañanas Blu" que puso sobre el tapete dudas sobre la culpabilidad de Beltrán:

 

[05:11 - 05:58] Néstor Morales: Él fue acusado de ser ideólogo de la comisión de asuntos internacionales de las Farc, esa fue la acusación de la Fiscalía. Él fue condenado, Aurelio, por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá a los cien meses de cárcel de los que hablaba María Camila, el delito de rebelión, se ejecutó la orden de captura. Fallo entre otras cosas que revocó, que debe ser a lo que usted se refiere, una absolución que había sido emitida cuatro años antes por una juez de Bogotá. Así que él ha recibido, pues para ser juicioso, ha recibido unos fallos a favor y otros fallos en contra. Los últimos, los más importantes, son fallos en contra. Acusación de la Fiscalía, Fallo del Tribunal Superior de Bogotá y fallo de la Procuraduría. {Profundiza en el juicio y los fallos contra Miguel Ángel Beltrán otorgando importancia preponderante a los últimos}

[05:59 – 06:55] Aurelio Suárez: Si bueno, a mí no me extraña pues que el Procurador aquí haga lo que sea, todos sabemos como actúa el Procurador, pero yo si quiero señalar una cosa, no conozco al profesor Beltrán, no comparto ni un centímetro la forma de actuar y de proceder de las Farc, pero si el fallo o si la distinción que la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional hizo con base en méritos académicos, yo la encuentro razonable y he estado buscando en Colciencias los estudios del Profesor Beltrán y no me parece que sean tan pobres como los que dice Gustavo Duncan en su columna. Entiendo que el profesor Beltrán tiene un post doctorado en la Universidad Autónoma de México (Unam), del centro de Estudios Latinoamericanos, tiene un doctorado de la misma Unam sobre el Movimiento de Liberación Nacional en México, tiene una maestría en sociología política –Néstor Morales: Ahh, le presento...–

[06:56 – 06:58] Néstor Morales: Le presento unos paramilitares también muy bien preparados. {Insiste en la simetría entre Beltrán y miembros del paramilitarismo}

[06:59 – 7:08] Aurelio Suárez: Pues que presenten sus trabajos académicos, es que ahí hay que olvidar si son paramilitares –Néstor Morales: No, no hay que olvidarse de todo Aurelio [...]– si son de las Farc, yo defiendo la academia como tal –Néstor Morales: No, no [...]–

[07:09 – 7:11] Néstor Morales: Pero este señor es un guerrillero ¿usted no le parece importante que el señor sea un guerillero? {Declara de manera taxativa la culpabilidad de Beltrán}

 

Se hace evidente la intencionalidad de la conducción del director del programa radial cuando al ser cuestionado, profundiza en la exposición de motivos y eleva el tono del discurso imponiendo con vehemencia analogías basadas en similitudes delincuenciales, de la misma manera en que señala de forma taxativa la responsabilidad de Beltrán en los hechos que le son imputados por la justicia.

Las dudas debían ser disipadas, por ello apelan al mejor recurso disponible, la voz de Carlo Tognato, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia que junto a 31 profesores firmó una carta para oponerse al homenaje otorgado a Beltrán. Postura que no equivale a la de Néstor Morales, pero aunque mucho más moderada podía ser usada como recurso argumentativo a favor de las hipótesis del equipo de “Mañanas Blu".

 

[08:33 – 09:02] Néstor Morales: Quiero hacer esa pregunta que usted plantea al profesor Carlo Tognato, es el director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Nacional que tengo entendido, profesor Tognato buenos días, ehh, ¿cómo está profesor? –Carlo Tognato: Bien, gracias, un saludo a todos– Gracias. El profesor Tognato redactó una carta que firman 32 profesores, una carta en la que se oponen a que se le haga este homenaje a Miguel Ángel Beltrán, al profesor Miguel Ángel Beltrán, ¿Es así profesor Tognato?

[09:03 – 11:38] Carlo Tognato: Si, mire, la carta lo que hace es esencialmente subrayar: uno: nosotros no nos metemos con el tema si Beltrán sea o no culpable, porque finalmente ustedes saben que los diferentes niveles de la justicia lo declaró culpable y le dio cien meses de cárcel, pero eso, digamos, tiene otra instancia de la Corte Suprema.

 

El punto no es ese, el punto es que en este momento él está condenado por un tribunal y está destituido por entonces, el Procurador y entonces, digamos, un reconocimiento de ese tipo inevitablemente tiene un mensaje político problemático de la institucionalización del Estado y eso nos preocupa profundamente porque finalmente, como decía uno de los colegas de la mesa, la comunidad universitaria no es homogénea sobre este punto, hay diferentes opiniones y unas opiniones que son más escépticas, son también las opiniones que están sujetas a formas de estigmatización o señalamiento, tienen miedo y de cualquier persona que se declare sobre cierto tema, está siempre sujeta a fuertes procesos de linchamiento, entonces eso es algo que nos preocupa.

El segundo punto que nos preocupó es que el proceso a través del cual se le reconocieron estos títulos [...] el hecho que tenga un doctorado, un post doctorado, eso no es algo suficiente para tener una distinguida trayectoria investigativa, esa es una condición de partida. Hay gente entre los firmantes que tienen trayectoria internacional distinguidísima, entonces el hecho de tener esas condiciones de partida, simplemente son condiciones que dan derecho a estar allí como académico, pero la trayectoria distinguida son otras [...]

Tres ideas dominantes en la posición de Tognato resumen la posición de los profesores del Departamento de Sociología. La primera se refiere la homogeneidad de la posición del cuerpo profesoral respecto al consenso de otorgarle el reconocimiento a Beltrán (5), la segunda tiene que ver con la estigmatización y señalamiento que dicen sufrir quienes tienen visiones “escépticas” o diferentes a las imperantes en la UN, la tercera idea alude a la insuficiencia de los méritos académicos infundados para tal labor. Tres ideas que parecen precipitar en la posición de Carlo cuando habla de un mensaje político problemático con la institucionalidad del Estado, argumento que parece generar grandes preocupaciones entre los 32 firmantes de la iniciativa.

El diálogo con Tognato continua hasta el minuto 17 de la grabación, en este segmento el profesor es conducido a exponer su hipótesis de propaganda política con que presume fue efectuado el reconocimiento a Miguel Ángel Beltrán, a expresar sus dudas sobre las actividades del profesor en cuestión, a enarbolar la pluralidad de visiones sobre el tema, su descontento sobre los aplausos y “abrazos tendidos” en el desarrollo de la ceremonia de homenaje.

En el minuto 17:46 de la emisión dan voz al profesor Ricardo Sánchez Ángel, decano de la Facultad de Ciencias Humanas quien participó desde una postura opuesta a quienes hasta el momento habían intervenido

 

[17:46 – 19:10] Ricardo Sánchez: Bueno, primero agradecerle su llamada y segundo para precisar y aclarar lo siguiente. Lo que se hizo fue una ceremonia para celebrar los cincuenta años de la Facultad de Ciencias Humanas en que se entregaron unos reconocimientos a un nutrido grupo de profesores jubilados, de profesores activos, de egresados. Segundo, no se le ha dado al doctor Miguel Ángel, ninguna distinción ni reconocimiento en calidad de profesor. Tercero, al doctor Miguel Ángel Beltrán se le hizo el reconocimiento como egresado de Sociología, cumpliendo los requisitos de hoja de vida, de propuesta y de sustentación. Entonces esos tres aspectos, cuatro aspectos, configuran, que además se le dio ese reconocimiento estrictamente académico, en las mismas condiciones que se le dieron a los otros.

 

Durante la entrevista Sánchez Ángel desarrolló una férrea defensa del profesor Miguel Ángel argumentando sus méritos académicos, pertinencia y valor de su obra, derechos civiles, cualidades humanas, a su presunción de inocencia, a lo imperativo de no adelantarse emitiendo juicios al concepto de la Corte Suprema de Justicia, puede observarse la naturaleza de su intervención en el siguiente aparte:

 

[27:47 – 29:38] Ricardo Sánchez: Bueno, el fuero nuestro indicó, la deliberación que con motivo de los cincuenta años en que se daba la distinción se hizo por las razones que le expliqué –Néstor: sí señor–, no hay muerte moral en Colombia, no hay muerte civil en Colombia, la dignidad de este profesor por más que le moleste a quien le moleste, como persona humana la defiendo y la respeto, además porque veo que esta es una contribución al proceso de paz, [...] el caso del profesor es extremadamente, o del antiguo profesor, es extremadamente grave porque a mi juicio se está haciendo un linchamiento moral, no solo falta de generosidad, una falta de contribución al proceso de paz, aclimatar las condiciones para que hayan mensajes claros [...]

 

Posición objeto de frecuentes preguntas “calientes” e interpelaciones por el equipo periodístico de la “Mañanas Blu" como puede apreciarse a continuación.

 

[19:12 – 19:25] Felipe Zuleta: Los antecedentes, en este caso que tiene y los vínculos probados con las Farc ¿no cuentan para nada? Digamos –Ricardo Sánchez: Eso es lo que iba a pasar a explicarle– como ejemplo para los estudiantes de la universidad {Retoman la idea de la pertenencia de Beltrán a las Farc ignorando los argumentos expuestos por el entrevistado} {Artilugio. Formulan otra vez una pregunta que había sido refutada para plantarla como obvia, pertinente y no satisfecha}

[20:22 – 20:28] Néstor Morales: Profesor Sánchez, ¿Usted sabía que el profesor Beltrán es alias Cien Fuegos de las Farc? {Artilugio. Recurren a plantar una relación de congruencia nominal entre el Beltrán y Cien Fuegos, guerrillero de las Farc. Una respuesta negativa o positiva hubiera validado la semántica tergiversada de la misma pregunta}

[24:45 – 25:10] Néstor Morales: Profesor Sánchez, quiero hacerle una pregunta final, ¿qué pensaría usted si una universidad de otro calibre, una universidad privada o pública, ponga usted cualquiera como ejemplo, le hiciera un homenaje a un paramilitar, a un hombre que militó en las autodefensas, a un hombre que fue cómplice de grupos terroristas? ¿Qué pensaría usted si estuviera leyendo la noticia del otro lado del espectro ideológico? {Introducen un interrogante que alude indirectamente a la situación central de la emisión. Buscaban que el entrevistado lo respondiera para sembrar cuestionamientos a través de analogías con el homenaje de Beltrán}

[29:39 – 29:46] Néstor Morales: Si usted le pide al ministro del interior que amnistié al profesor Beltrán, ¿Es porque usted cree que es guerrillero de las Farc? {Tergiversan la intención Sánchez a través de una interpretación mal intencionada de un propósito expuesto con claridad en la entrevista}
[30:51 – 30:55] Néstor Morales: ¿El profesor Beltrán podría acogerse a la nueva justicia especial de paz, al nuevo tribunal? {Pregunta intencionada. Quienes pueden acogerse a este tipo de justicia transicional en Colombia son los victimarios del Conflicto Armado}

 

Algo se oculta entre pretensiones de apoliticismo e imparcialidad académica

 

Será la Corte Suprema de Justicia quien pondrá punto final a las especulaciones cuando su providencia otorgue o no concepto absolutorio al profesor Beltrán. Hasta entonces las opiniones seguirán divididas frente a este emblemático caso en que más allá de posiciones como la de Renán Vega Cantor en su artículo “Infamia tras infamia en la Universidad Nacional de Colombia” publicado en Rebelión, destaca el abandono institucional a que ha sido sometido este académico, de la misma manera como lo hacen los visos de malos manejos judiciales y mediáticos evidentes en el caso.

En las sombras de los argumentos esgrimidos por académicos de la Universidad Nacional de Colombia se observa una posición de profunda indiferencia frente al trato parcial que la justicia y los medios de comunicación siguen proporcionando a este intelectual formado en sus propias aulas, con sus mismos libros. Es muy claro que ni las directivas ni el cuerpo profesoral, ni los estudiantes están en la obligación de propiciar apología alguna, pero no deja de llamar la atención que tantos hayan dado la espalda y embebido en un silencio tan sonoro sus apreciaciones frente al caso, para perturbarlas justamente cuando la Facultad de Ciencias Humanas hace un homenaje a este académico que sigue haciendo parte de la comunidad universitaria del alma máter.

No puede dudarse de la intencionalidad política del reconocimiento otorgado al profesor, pero es poco viable reducirlo a esto, que pretendan hacerlo los mismos argumentos que desconocen el objeto sometido a depreciación para suprimir los méritos del homenajeado: la propia obra de Beltrán. Tampoco puede desconocerse la intencionalidad política latente en los discursos de investigadores como Carlo Tognato, quien representa a muchos profesores que tomaron la licencia de guardar sus voces cuando el silencio era más político, los mismos que ahora apelan a sus palabras, consensos y pluralidades que tal vez no han sido pródigos en cultivar.

Poco es lo que hay que agregar al manejo de medios de comunicación al servicio de poderes económicos y políticos del país sobre este caso que ha despertado rechazos y profundas solidaridades entre sectores académicos que no representan la posición de los 32 firmantes de la Universidad Nacional de Colombia. La marcha inexorable de la historia esclarecerá los acontecimientos, pero fijará en la memoria de muchos el trato proporcionado a este académico juzgado desde el establecimiento financiero, político y mediático colombiano, mientras parte de la academia guardó silencio, permitiendo que siga siendo posible en los años venideros encerrar, difamar, abandonar a su suerte en regímenes autoritarios el pensamiento crítico, las voces académicas disidentes.

 

1 Audios: http://www.bluradio.com/nacion/polemica-por-homenaje-en-u-nacional-profesor-condenado-por-vinculos-con-farc-106393

2 La información que se considera faltante tiene ver con el proceso judicial de Miguel Ángel Beltrán. En la actualidad el caso se encuentra en manos de la corte quien en menos de treinta días a la fecha debe decidir si el profesor universitario es culpable del delito por el que fue condenado en el Tribunal Superior de Bogotá. Sin embargo para los periodistas de Mañanas Blu, a pesar de que esta instancia aún no ha fallado, el susodicho profesor es miembro de las Farc, por lo tanto culpable.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/homenaje-a-las-armas-gustavo-duncan-columna-el-tiempo/16609058

4 Miembro del equipo de Mañanas Blu a quien no fue posible identificar con su apellido.

5 Es importante recordar que bastante pocos han sido los consensos del cuerpo de profesores de la Facultad de Ciencias Humanas recordados en épocas recientes de la Universidad Nacional. Estudiantes de la Facultad han señalado en reiteradas oportunidades que anteriores intentos de consensos entre los 220 profesores han naufragado entre problemas relacionados con rivalidades, con el alto grado de escepticismo y apatía evidenciado en múltiples oportunidades por docentes e investigadores, se han estrellado con viejos vicios de comunidades académicas relacionados con rencillas, egos, rivalidades entre profesores. El tipo de consenso que propone Carlo Tognato es muy poco probable que pudiera ser logrado en tan poco tiempo frente a un tema tan coyuntural.

 


 

Recuadro 1.


¿Quién es? ¿Qué intereses representa Blu Radio?

 

Nombre del medio: Blu Radio.
Tipo de Medio: Emisora de radio (cadena)
Empresa: Caracol Televisión S.A.
Propietario controlador: Valorem S.A. 93.49%.
Grupo mediático: Caracol TV/ El Espectador.
Grupo empresarial: Grupo Santo Domingo.
Cuota de audiencia/ranking: 6.16% (EGM 2014).
Relación con otros medios: Blu Radio, Canal Caracol, Caracol Internacional, Caracol Telenovelas, Cromos, periódico El Espectador, Revista Cromos, Revista Shock. Todas las anteriores empresas están controladas por Valorem S.A.

 

Estructura de dirección de la empresas

 

Miembros principales de Junta directiva:

Alberto Preciado Arbeláez: Es abogado, de la firma de Alberto Preciados & Abogados. Era muy allegado Julio Mario Santo Domingo. Fue miembro del Comité Ejecutivo del Grupo Empresarial Bavaria y ha participado en las juntas directivas de reconocidas organizaciones del Grupo Santo Domingo como Avianca, El Espectador y Sofasa.

Alberto Lleras Puga: Hijo del ex–presidente Alberto Lleras Camargo.

Alejandro Santo Domingo Dávila: Hijo de Julio Mario Santo Domingo y Beatriz Dávila. Al morir su padre en 2011, Alejandro heredó la responsabilidad en las compañías del grupo Santo Domingo que él lideraba. Según la revista Forbes, Santo Domingo es la segunda persona más rica de Colombia con un capital que asciende a 4.9 mil millones de dólares.

Álvaro Villegas Villegas: Es miembro de una familia reconocida de la élite política del Valle del Cauca. Fue Embajador en España en el gobierno de Andrés Pastrana y representante de la Federación Nacional de Cafeteros en New York. Integra la Junta Directiva del Banco Agrario. Es hermano de Miriam Villegas, ex directora del INCODER. Es hermano de Germán Villegas, dirigente político conservador del Valle del Cauca.

Carlos Alejandro Pérez Dávila: Integra la Junta Directiva de Caracol Televisión S.A. Fue Gerente del Canal Caracol de 2011 a agosto de 2012, en reemplazo Paulo Laserna Phillips. Es hijo de Carlos Pérez Norzagaray, un importante ex directivo de la aerolínea Avianca. Además es primo de Alejandro Danto Domingo Dávila.

Carlos Arturo Londoño Gutiérrez: Presidente de Valórem S.A. Miembro de las Juntas Directivas de Caracol Televisión S.A., Biofilm, Almagrán S.A., Almacenar S.A., Ditransa S.A. y de la Compañía Eléctrica de Sochagota.

Gonzalo Córdoba Mallarino: Presidente de Canal Caracol. Reemplazó a Carlos Alejandro Pérez Dávila en 2012. Entre otros cargos ha ejercido como director de la Cadena 3 de televisión, Gerente de la productora Compañía de Informaciones Audiovisuales; Vicepresidente de Programación de Caracol Televisión; y miembro de la Junta Directiva de El Espectador, Caracol Radio y Caracol Televisión. En 2008 ganó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.
En 1997 fue Director de la revista Cromos.
Durante los gobiernos de Virgilio Barco y César Gaviria se desempeñó como Director de Audiovisuales de la Televisión del Estado.
Es amigo cercano de Juan Manuel Santos y Germán Vargas Lleras.

 

Fuente: Monitoreo de la propiedad MOM (Proyecto MOM). Reporteros Sin Fronteras/ Fecolper. http://www.monitoreodemedios.co/blu-radio/.

 

Artículos relacionados

 

La retórica amañada para justificar la venta de la Etb

Allan Enrique Bolívar Lobato

Martes, 8 de marzo de 2016

 

 

"Las Farc 1950–2015. Luchas de ira y esperanza"

Allan Enrique Bolívar y Henry Córdoba Villanueva

Viernes, 11 de diciembre de 2015

 

El terrorismo de estado en tres actos

René Vega Cantor

Viernes, 7 de agosto de 2015

 

Destitución profesor Miguel Ángel Beltrán. Romper el silencio

María Giraldo

Miércoles, 17 de septiembre de 2014

 

Un sistema de cárcel militarizado y en cruce con el conflicto

Miguel Ángel Beltrán

Periódico desdeabajo Nº 191, sábado, 25 de mayo 2013

 

Carta de Miguel Ángel Beltrán al columnista Alejandro Gaviria. A propósito de la pólvora en gallinazos

Miguel Ángel Beltrán

Lunes, 23 de agosto de 2010

Publicado enColombia
Lunes, 06 Junio 2016 09:45

Algunas lecciones de 6 días de Minga

Algunas lecciones de 6 días de Minga


Tres indígenas asesinados, 162 víctimas de detenciones arbitrarias, al menos 179 personas heridas, 6 amenazas proferidas en el contexto de esta protesta, son las cifras parciales arrojadas en el marco de la Minga nacional, agraria, campesina, étnica y popular en desarrollo en Colombia desde el pasado 31 de mayo.

 

Este es el lenguaje, real, directo, sin tapujos, con que responde el gobierno nacional ante las exigencias de los diversos pobladores del campo que reclaman cumplimiento con los compromisos contraídos años atrás por parte del Gobierno, en el marco de otras protestas de los pobres de Colombia, y para que asuma sus compromisos históricos como administrador del Estado nacional.

 

Mientras así actúan, mientras prolongan su proceder guerrerista y de control social violento, por diversos medios de comunicación, ministros, viceministros y hasta el mismo Presidente no paran de afirman que están dispuestos al diálogo y la concertación. Día y noche. Así actúa el poder: con las palabras tratan de confundir a la sociedad colombiana y con los hechos intentar intimidarla, dividirla, destruirla.

 

Comportamiento ni raro ni extraordinario, pues es la continuación histórica de un proceder ceñido a la Doctrina de Seguridad Nacional, a la luz de la cual quien protesta y exige sus derechos fundamentales es un enemigo interno, un insurgente, y así debe ser tratado. Policías uniformados y de civil, Esmad, unidades del Ejército Nacional, agentes de inteligencia, todos a una arremeten contra los grupos sociales que en su levantamiento por vida digna están obligados a ocupar calles y autopistas, cerrar vía, levantar fogatas, como únicos y últimos recursos para ser tenidos en cuenta.

 

En su afán por romper la unidad social los representantes del poder oligárquico colombiano –a pesar de que supuestamente se avanza hacia la paz– no reparan en métodos: inundan con gases lacrimógenos los sitios de las protestas, aturden con sus bombas de estruendo, golpean con palos y canicas disparadas en las capsulas recalzadas de las bombas lacrimógenas, lanzan sus carros contra los manifestantes, dirigen sus chorros de agua contaminada en contra de quienes los enfrentan, toman fotos y diversos registros de quienes se atreven a levantar su voz de protesta, empadronándolos en sus oscuras listas de las que luego podrán salir desaparecidos, hostigados y muertos y, como lo registran de manera cruda los asesinados, disparan contra personas desarmadas.

 

Es esta realidad la que ha impedido que las reuniones de negociaciones entre las delegaciones de la Minga y del Gobierno avancen hacia resultados concretos. Valga resaltar que el 5 de junio en la primera reunión de acercamiento entre las partes se habían logrado tres acuerdos fundamentales:

 

“1. Garantías en Derechos Humanos y legitimidad de la protesta en términos de no más agresiones de la fuerza pública a las personas movilizadas en todo el territorio nacional.


2. Reactivación de la Comisión de Derechos Humanos conjunta con Ministerio del Interior mañana en la mañana en acompañamiento de la Defensoría del Pueblo y Naciones Unidas


3. Intercambio de propuestas para la instalación y metodología de negociación para la Mesa Única el día de mañana”.

 


Sin embargo, informan desde la Minga, “desde las horas de la mañana tenemos fuertes hostigamientos, represión y abusos de autoridad por parte de la fuerza pública (Esmad, Ejército y Policía) con armas convencionales y no convencionales en contra las comunidades concentradas en los diferentes puntos del país, entre ellos los más críticos: Cauca: Quinamayó-Santander de Quilichao, El Túnel-Cajibío, Los Robles-Timbío, en Cesar: San Martín, Besotes, Agua Chica, La Mata, La Gloria, en Santander: La Lisama, Barrancabermeja, en Norte de Santander: Berlín, en Valle: La Delfina, Buenaventura, en Nariño: Pedregal-Ipiales, en Huila: Bruselas-Pitalito, El Hobo, Uraba Antioqueño; escenarios donde aún no ha llegado la presencia de la defensoría del pueblo y las entidades de derechos humanos internacionales como se acordó ayer con Gobierno Nacional en el primer punto; haciéndose evidente el incumplimiento del gobierno y agudizándose así la afectación y violación de los derechos humanos y el derecho legítimo de los pueblos a la movilización social, ahora víctima de la fuerza pública (...) la cual ha venido dándole un tratamiento de guerra a la manifestantes”.

 

A renglón seguido, precisa el comunicado de la Minga: “Sumado a ello nos encontramos con diferentes posturas y declaraciones de gobierno nacional que buscan dividir y desinformar a la opinión pública afirmando que tienen toda la disposición pero que es la Cumbre Agraria la que está dividida y que no está lista para iniciar el diálogo; RECHAZAMOS Y DESMENTIMOS CATEGÓRICAMENTE ESAS AFIRMACIONES Y DECLARAMOS NUESTRA DISPOSICIÓN AL DIÁLOGO con presencia de garantes de la Cumbre, ONU, Defensoría del Pueblo, Congresistas y la Iglesia, así como las condiciones acordadas en términos de garantías humanitarias y logísticas para la movilización, manifestamos nuestra posición de UNIDAD, COHESIÓN Y TRABAJO CONJUNTO DE CARA A UN ESCENARIO ÚNICO DE NEGOCIACIÓN”.

 

 

Ante esta realidad la negociación quedó en punto muerto.

 

El levantamiento de miles de personas que habitan el campo colombiano prosigue y, superando el proceder del Gobierno, proyecta señales de que se extenderá por varios días más. La apuesta gubernamental es a desgastar la protesta vía prolongación y dilación de las negociaciones, atemorizar a quienes se atreven a salir a protestar violentándolos por todas las formas posibles, y confundir a la sociedad colombiana frente a las raíces de la protesta, la validez de las exigencias de indígenas, campesinos, afrodescendientes, y la supuesta voluntad de diálogo guernamental. Juegan con candela, pero no les importa, pues su propósito es uno solo: defender los intereses de los más ricos, favorecer a los terratenientes e industriales del campó, legislar a favor de las multinacionales para que continúen comprando tierras en el país, garantizar la impunidad para quienes violan los derechos humanos de sus connacionales e incluso sus vidas.

 

La protesta continúa en el Cauca, Chocó, Nariño, Arauca, santanderes, Córdoba, Guajira, Bolívar, y otros muchos puntos del país. El afán gubernamental es romper la misma en sus puntos más fuertes para así obligar a la dispersión de los restantes.

 

En el marco de la inconformidad creciente que registra Colombia, se anuncia que el lunes 6 en horas de la noche, varios gremios de camioneros entran en la protesta. ¿Servirá este nuevo factor para que las negociaciones oficiales con la Minga ganen nuevo ritmo y concreten resultados tangibles?

 

 

 

Publicado enColombia
“Chupa el perro” escritores y medios

Conocida la noticia que Germán Garmendia colapsó la Feria del Libro de Bogotá (Filbo) en su reciente edición, se generó un debate entre detractores y promotores de la práctica youtuber. ¿Cómo entender estos comportamientos de grandes públicos juveniles? ¿Qué está ocurriendo con estas nuevas expresiones en red y sus audiencias?, Un efecto más de las emergentes culturas digitales?


Transcurría un día más del evento que reúne por dos semanas a miles de compradores de letras, de saber, así como de curiosos, evento que resalta la cultura “intelectual” y enorgullece a algunos capitalinos, así como a otros tantos estudiosos provenientes de todo el país. Feria que confirma, una vez más, que para acceder al “conocimiento” se debe pagar. En este caso 7.000 pesos para el público general o, en su defecto, tener contactos para pases de cortesía.

Transcurre el 23 de abril, registrado en el calendario de eventos y similares como “Día del Idioma”. El ambiente no parecía diferente al de cualquier otro día, sin embargo hacia las 12:40 p.m. los altoparlantes de Corferias hacen un anuncio especial: las boletas para poder ingresar al recinto están agotadas. Anunció realizado con pesar en el bolsillo de los negociantes de Corferias, pues en su exterior cientos de personas, con paciencia, realizaban extensas filas a la espera de poder ingresar al recinto ferial.

Un éxito para la Feria, para sus distintas editoriales y vendedores de libros que se preparaban para recibir a las 50 mil personas que habían agotado las entradas. Pero algo pasó... los pabellones estaban vacíos, ¿dónde estaban esos miles que agotaron las boletas?

La curiosidad puede más que el trabajo. Al ver que los miles que anunciaban las boletas agotadas no llegaban al pabellón, dejamos nuestros sitio de ventas y salimos a buscarlos, observando de inmediato inmensas filas en las cuales miles de personas, libro en mano, enrutaban su miraba hacia una carpa, en la cual –supimos apenas preguntamos– se encontraba el famoso youtuber Germán.

Entablamos conversación con algunos que hacían fila, quienes de manera desordenada estaban allí desde las 10 de la mañana o incluso antes. De pronto la logística de Corferias tuvo que implementar un plan de control para calmar la horda juvenil e infantil que sin orden alguno empezaba a armar una avalancha humana. Cientos salían de la carpa llorando; las listas de perdidos en los altoparlantes era larga. El personal de logística informó que no era posible seguir con el ingreso de personas a la carpa donde se encontraba el youtuber, lo que ocasionó que miles que no lograron su firma se transformaran y protestaran. Los coordinadores tuvieron que llamar a los bomberos, defensa civil y hasta al Esmad. Una mamá exaltada, con una niña de aproximadamente 9 años y con un bebé de coche, lloraba y se enfrentaba con el personal de Corferias por no cumplirle el sueño a su hija.

La edición número 29 de la Filbo pasará a la historia como la primera ocasión en que la firma de libros convoca a tanta población como para acabar toda la boletería. Es el autor y el público lo que hace sugestivo el hecho: miles de personas reunidas esperando una firma de una persona que no es propiamente un escritor sino un youtuber, es decir, una persona que se graba haciendo o diciendo cosas sobre diversos temas para subirlos a la red.

Para la Feria esta visita no es perjudicial, al contrario, como sus propietarios lo expresan, buscan “promover la venta al detal y por mayor de productos y servicios de la industria cultural”, lo que reafirma que este evento hace tiempo dejó de ser un espacio para conocer avances y novedades de la cultura letrada en distintos campos, transfromándose en un centro comercial de la industria cultural editorial que abarrota con mercancías. Algunos son enlatados sin más que otro interés que su venta. Existe concentración y monopolios donde la circulación de ideas y bienes simbólicos están regulados por los mercados, impulsados por el entretenimiento, más que por cualquier otro medio y motivo.

El youtuber

Germán Garmendia es un joven chileno de 25 años que a través de vídeos hace chistes, parodias, dramatizados e imitaciones de lo que pasa en la cotidianidad de la vida juvenil. Germán empezó a publicar vídeos hace aproximadamente 5 años en la casa materna y hoy gana miles de dólares por el número de “likes” que obtienen sus publicaciones. Sube un video a la semana al portal Youtube. Se estima que tiene 22 millones de seguidores, ubicándolo en el segundo lugar después de Pew Die Pie. En un evento de Telmex en el Zócalo de México ya había pasado lo mismo que en la Feria bogotana: 154.000 visitantes, que pretendían ingresar, crearon pánico, y el evento tuvo que ser cancelado. En la Feria de Buenos Aires, dedicada en su más reciente edición a Borges, ocurrió lo mismo.
Sin duda estos videos son construidos para el entretenimiento. Una actividad socialmente creada para eliminar el tiempo sobrante y soportar la monotonía o la rutina. Sin embargo, culturalmente expresa un cambio en el comportamiento masivo de las prácticas culturales relacionadas con la tecnología, en especial aquellas usadas por las nuevas generaciones.

Penguin Random House fue el grupo editorial que acogió la propuesta del libro revista, como lo define su autor, quizás fue ésta quien se lo propuso al youtuber y así escribió en la contraportada: “Gracias por comprar una edición autorizada de este libro y por respetar las leyes del copyright al no reproducir, escanear ni distribuir ninguna parte de esta obra por ningún medio sin permiso. Al hacerlo está respaldando a los autores y permitiendo que PRHGE continúe publicando libros para todos los lectores”. Y programó una gira que tenía a Bogotá dentro de una escala internacional que también incluye a México, Argentina, España y Uruguay.

El libro es una serie de 16 consejos básicos o “germancejos” de autoayuda dirigidos para los sectores poblacionales preadolescentes y muy juveniles acerca de la autoestima, las relaciones, experiencias, problemas y demás aspectos de la vida cotidiana “para que no le pase a lo que un amigo”. Acompañados por intertextos, figuras, amplios espacios y caricaturas básicas que permitieron completar la hechura del libro porque por el sólo texto alcanzaría para un artículo extenso. Son mensajes positivos con los que quizás sus lectores, a pesar de su pocas páginas, se aburran y nunca terminen de leer. O que pueden recibir de cualquier persona cercana.

Su diseño demuestra que fue elaborado rápidamente y con prontitud. Nada fuera de lo normal para acaparar la boletería, pero su público expresa un cambio generacional de consumo cultural: los jóvenes buscan novedosos formatos, más cercanos, que representen nuevos juegos de lenguajes más contemporáneos. Ahora, por más realities y programas que (re)diseñe, la televisión tiene la dificultad de seguir produciendo para una audiencia entendida como unidad familiar, ante públicos que buscan diferenciarse en la web.

Las críticas multiplicadas sobre este suceso, que enfatizan lo primitivo y lo banal de su contenido, permiten visualizar que lo intelectual siempre será marginal. Quejas que no dejan de tener el tufillo de la “alta cultura” que juzga lo vulgar de la cultura popular. Los medios convencionales también expresan que este fenómeno de gran alcance nunca fue promovido por ellos, pero la influencia masiva los lleva a ser reconocidos y presentados en la agenda noticiosa. Toda una tendencia que está introduciendo nuevas dinámicas en el ordenamiento en la relación medios y audiencia. Internet democratiza la posibilidad de expresión y creación para quienes tienen propuestas innovadoras así sea sólo en los formatos, a la vez amplía enormemente el acceso de distintos contenidos.

no nos llamemos a engaños: los públicos dispuestos como fanaticada expresan la sociedad de masas que quieren invisibilizar. interesante nicho de mercado que demostró su capacidad de compra y motor de negocios. sin embargo los públicos también cambian, lo hacen rompiendo ciertos esquemas, ya no están dispuestos a ser la anónima audiencia tras la pantalla. en esta circulación de contenidos surgen nuevos actores que adquieren fama. figura de autoridad para públicos que gana legitimidad en una sociedad que tiende a un estado de opinión permanente. son procesos civilizatorios de una subjetividad distinta a la moderna, en una estructura social de la sociedad en red. como dice el carismático germán: “esto apenas empieza”.

Publicado enEdición Nº224
El ‘honorable’ Congreso evita una “invasión delincuencial de la sociedad”.

Un nuevo plazo a la aceleración del proceso de judicialización en Colombia se presentó con el proyecto de Ley 161 de 2016 aprobado el lunes 23 de mayo por las comisiones primeras del Senado y Cámara de Representantes. Esta nueva Ley prolonga las condiciones de hacinamiento e insalubridad de las cárceles en Colombia que en su mayoría no cuentan con servicios de agua y alcantarillado, ni tienen servicios médicos, cárceles con una tasa de hacinamiento del 56.1 por ciento, el 88 por ciento de las instalaciones inadecuadas, 48.839 prisioneros por encima de la capacidad y establecimientos penitenciarios como Riohacha y Valledupar con tasas de hacinamiento respectivas del 479 y 431.6 por ciento. Crece la problemática y la indiferencia gubernamental.

 

 

¡Presos a la calle! ¡Pánico!

 

Una eventual excarcelación masiva de presos puso a temblar al Gobierno y a gran parte de la “gente de bien” del país, proliferó la preocupación y el pánico ante la cataclísmica posibilidad que fueran liberados de todos los establecimientos penitenciarios del país cientos de sindicados. Su desespero se hizo evidente en la especulación sobre las cifras que medios de comunicación inflaron (“20.000 presos peligrosos” , “al menos 30.000 sindicados” , “40.000 reclusos” ) para implorar al “Honorable” Congreso de la República que legislara evitando este odioso exabrupto del sistema penal colombiano. ¿Cómo podía ser posible esto?

 

La Sentencia C-390 del 26 de junio del 2014 proferida por la Corte Constitucional conminó al Congreso a legislar para impedir la estadía “ad infinitum” en la cárceles de cientos de ciudadanos colombianos sindicados. La libertad de las personas o el encarcelamiento definitivo dependía hasta entonces de que fuera desarrollada la audiencia de juzgamiento entre los 120 días posteriores a la formulación de la acusación en contra del sindicado en prisión (Ley 906 de 2004. Artículo 317). La Corte declaró la “exequibilidad condicionada” sobre la disposición de la ley 906 que fundamentaba la validez de este proceder con su Sentencia C-390 pero puso un plazo: “Segundo. De conformidad con lo expuesto en la parte motiva de esta providencia, los efectos de la anterior declaración de exequibilidad condicionada quedan diferidos hasta el 20 de julio de 2015, a fin de que el Congreso de la República expida la regulación correspondiente”.

 

El Congreso de la República cumplió con la expedición de la Ley 1760 del 6 de Julio del 2015. Con ella modificó el conteo para la libertad o el encarcelamiento, dejando los 120 días intactos para la audiencia del juzgamiento, pero en esta oportunidad los fijó con posterioridad a la presentación del escrito de acusación, una de las primeras fases del proceso de judicialización. Todo a pedir de bocas, si esta misma Ley 1760 en su artículo 5° no hubiera aplazado la entrada en vigencia de este cambio hasta el 6 de julio de 2016 con el pretexto de evitar “una situación de inestabilidad a la administración de justicia” y favorecer a los operadores judiciales para que tuvieran el tiempo suficiente de prepararse, porque dicha medida implicaba acelerar de forma notable los procedimientos de investigación y judicialización en todo el país.

 

El 6 de julio del 2016, precisamente, era la fecha que quitaba la tranquilidad a los trasnochados por la inminente salida de presos de las cárceles del país, pues en adelante no habría ningún fundamento jurídico para mantenerlos en prisión. La apretada agenda del Congreso, el fin de la segunda legislatura del cuatrienio (2014 - 2018) el 20 de junio y el inicio de la próxima hasta el 20 de julio del presente año (14 días por fuera del plazo que se puso el mismo congreso), hizo que las comisiones primera del Senado y Cámara aprobaran a las carreras, el lunes 23 de mayo, la ponencia del proyecto de Ley 161 de 2016 que incluyó los delitos sexuales dentro del grupo de casos susceptibles de prórroga del término máximo de detención, y lo más importante, puso otro nuevo plazo de un año para que entrará en vigencia lo dispuesto por la Corte desde el 2014 y su misma Ley expedida (1760) en el 2015 en lo concerniente a la modificación de los plazos para el vencimiento de términos.

 

En conclusión: la Corte Constitucional ordenó en 2014, el Congreso legisló en 2015 pero pospuso la entrada en vigencia de la Ley hasta julio de 2016, plazo que el mismo Congreso acaba de ampliar hasta julio del 2017 con lo que la anhelada aceleración del proceso de judicialización en Colombia tendrá que esperar al menos un año más si es que el Congreso de la República no decide darle un nuevo plazo a los operadores de justicia. Preguntamos: ¿Durante cuánto tiempo más seguirán postergando la entrada en vigencia de su propia Ley? ¿Seguirán legislando a favor de medidas que violan los derechos mínimos de miles de presos? ¿De qué tamaño tienen que ser las tragedias, las desgracias de las cárceles, para que reaccionen?

 
 
Muchos justifican la medida.

 

La otra cara de esta historia, película de terror con feliz final para la minoría que gobierna, es la de los presidiarios. Aquellos que debieron estar contando las horas con suprema ansiedad para que se venciera el plazo y el Congreso no legislara lo suficientemente rápido, como suele hacerlo en casos menos apremiantes para la “estabilidad” y “orden” de la sociedad. Pero quedaron con los crespos hechos, así no sucedió. Para cientos de prisioneros y sindicados las ignominiosas condiciones a que se encuentran expuestos dentro de la cárcel seguirán indefinidamente prolongadas.

 

Para los sectores del poder, una medida justa y necesaria, por supuesto ¿A quién se le ocurriría defender a estos delincuentes? Máxime cuando en los días anteriores a la promulgación de la Ley proliferaron en los noticieros, diarios, emisoras de radio, páginas webs, redes sociales etcétera. completos inventarios que pretendían exhibir los delitos y la peligrosidad de estos “temibles seres” que era necesario mantener neutralizados tras las rejas de la prisión, así les violen el mismo derecho de la presunción de inocencia –mientras no les demuestren lo contrario–. Un ejemplo es El Tiempo que contabilizó con el objetivo de justificar la medida a 997 detenidos por acceso carnal abusivo con menor de 14 años, 1.053 por actos sexuales con menor de 14 años, 1.907 por homicidios, 2.694 por porte ilegal de armas, 2.913 por tráfico de estupefacientes, 513 por extorsión y 1.528 por concierto para delinquir, presidiarios que gracias al Congreso permanecerán tras las rejas de la prisión y la sociedad seguirá siendo “protegida” con su encierro.

 

La nueva Ley no soluciona las condiciones de hacinamiento e insalubridad en las prisiones del país. También se contrapone a las medidas que están siendo tomadas en el contexto de la situación de emergencia carcelaria declarada por el Consejo Directivo del Inpec bajo la égida del Ministerio de Justicia el pasado 5 de mayo. Sin embargo, en consonancia con el Gobierno muchos consideran, allende las consideraciones de violaciones de derechos contempladas por la Corte Constitucional, que ante la imposibilidad de solucionar la situación lo mejor es aplazarla al costo de la destrucción física y subjetiva de los sindicados sometidos a prisión. Al fin de cuentas, delincuentes con muchos pecados que expiar en el seno de nuestro punitivo sistema penal y carcelario.

 

 
¿Por qué sigue vulnerando esta medida los derechos de los presos y sindicados tras las rejas?

 

Presidiarios, delincuentes, sindicados o criminales tras las rejas para desdén de muchos, continúan siendo ciudadanos, cobijados por la Constitución, así como por normativas como el Pacto Internacional por los Derechos Civiles y Políticos (Ley 74 de 1998) y la Convención Americana de Derechos Humanos, “Pacto de San José de Costa Rica” (Ley 16 de 1972). No son sujetos ajenos a los derechos, tampoco a los procedimientos legales para exigir el respeto de estos como ciudadanos de Colombia y de la humanidad. Debe partirse desde estos preceptos.

 

Las prisiones hace mucho tiempo se quedaron sin espacio ¿La solución? Hiper acumular a ciudadanos en condiciones infrahumanas en los mismos establecimientos carcelarios que adolecen de servicios sanitarios básicos como el agua y el alcantarillado, donde proliferan enfermedades típicas de altas condiciones de hacinamiento sin que se esté brindando ningún tipo de tratamiento médico desde que Caprecom, institución encargada de proveer salud a los presos, fue liquidada en octubre del año anterior.

 

Así viven los presos de Colombia, los mismos que el Estado pretende “resocializar” en las prisiones del país condenándolos al hacinamiento, a la enfermedad, a la insalubridad, a revolcarse en su propia mierda. Los mismos ante los cuales realiza otra estupenda demostración de todo su desprecio y poco compromiso con el cumplimiento de los Derechos Humanos, porque antes que solucionar una problemática estructural que ha sumido en estas terribles condiciones a las cárceles del país, aplaza la problemática con el espaldarazo de medios de comunicación oficiosos, porque a nadie parece importarle el presente de estos conciudadanos, pues en amplios sectores de nuestra sociedad parece aceptado que el precio que hay que pagar por el delito, es la destrucción física y subjetiva del ser humano.

 

No se trata de sembrar la impunidad, se trata de que se discuta si la mejor manera de combatir el crimen es el encierro, si es que acaso estos ciudadanos merecen semejante trato que vulnera los más elementales derechos y las mínimas condiciones de dignidad de la humanidad. La exigencia del acceso de los ciudadanos a ser protegidos o juzgados por una justicia idónea y eficiente no puede seguir dejándose atrás al precio de la destrucción, para muchos merecida, del ser humano que infringe la Ley.

 

Basta de la indiferencia ante la “Máquina trituradora de seres humanos” con la que se expía el pecado en Colombia, la misma de la que usted, yo o nuestros hijos, podemos ser víctimas.

 

 

 

Publicado enColombia
Miércoles, 25 Mayo 2016 08:05

El nuevo espíritu del capitalismo

El nuevo espíritu del capitalismo

“En el régimen neoliberal de la autoexplotación uno dirige la agresión hacia sí mismo. Esta autoagresividad no convierte al explotado en revolucionario, sino en depresivo.

Hoy el poder adquiere cada vez más una forma permisiva. En su permisividad, incluso en su amabilidad, depone su negatividad y se ofrece como libertad.
La psicopolítica neoliberal está dominada por la positividad. En lugar de operar con amenazas, opera con estímulos positivos. No emplea la ‘medicina amarga’, sino el me gusta. Lisonjea el alma en lugar de sacudirla y paralizarla mediante shocks. La seduce en lugar de oponerse a ella. Le toma la delantera. Con mucha atención toma nota de los anhelos, las necesidades y los deseos (...). La psicopolítica neoliberal es una política inteligente que busca agradar en lugar de someter”. Byung-Chul Han, Psicopolítica


Hace unos años, cuando todavía no se había desatado la crisis de las hipotecas, la signada por la estrepitosa caída de Lehmann Brothers y que, desde el año 2008, sigue marcando duramente la travesía del capitalismo ultraliberal, en un notable libro de dos sociólogos franceses, Luc Boltanski y Ève Chiapello (El nuevo espíritu del capitalismo), podíamos leer, entre incrédulos y fascinados, las profundas transformaciones que se habían operado en el funcionamiento de la sociedad y de sus entramados económicos a partir de los años 80 y, sobre todo, desde la última década del siglo pasado. Boltanski y Chiapello se detenían, principalmente, a analizar y desmenuzar los cambios en el interior del mundo de las empresas, aguzaban su indagación para descifrar los procesos cultural-simbólicos que llevaron a dejar atrás los paradigmas fordistas en los que habían sido formados y formateados los cuadros gerenciales para poner en evidencia la profunda metamorfosis que viene signando la realidad empresarial desde las últimas tres décadas y que ha irradiado sobre los otros estratos de la sociedad. Lejos de los paradigmas contra los que se rebelaron los jóvenes de las décadas de 1960 y 1970, paradigmas sostenidos en el interior de la etapa productivista del capitalismo, allí incluso donde, en especial en los años que se abrieron a partir de la segunda posguerra, se expandió el Estado de Bienestar, lo que domina la escena de los últimos casi 40 años es la emergencia de un capitalismo de lo flexible asociado al impacto de la financiarización extrema de las relaciones económicas.


Combinando una rigurosa investigación de esta etapa hegemonizada por la financiarización del capital y hundiendo su bisturí crítico en los fundamentos ideológicos del neoliberalismo, los autores van mostrando de qué modo el discurso y la práctica del “nuevo espíritu” del capitalismo se fue apropiando de las experiencias y las propuestas contraculturales desplegadas en los años sesentas cuando la busca de un nuevo paradigma de libertad individual y de una violenta crítica a las formas autoritarias y jerárquicas de la sociedad burguesa dominaron la sensibilidad y las acciones de la generación de Mayo del 68. En todo caso, se afanan por comprender el paso de un capitalismo centrado en la producción y organizado a partir de estructuras verticales y jerárquicas a un capitalismo “de seducción” orientado hacia los placeres y el llamado al goce permanente capaz de introducir en la vida cotidiana la ficción de la diversidad, la libertad sin límites y la transgresión normativizada. Sus inquietudes están dirigidas a interrogar por la construcción de nuevas alternativas que logren sustraerse a esas formas de seducción que le ha permitido a la economía global de mercado imponer en casi todas las latitudes sus estructuras de dominación. Desafío de quienes siguen reivindicando ideales emancipatorios en la época en la que la lógica represiva y autoritaria del capitalismo ha mutado hacia prácticas capaces de enmascarar la actualidad de la desigualdad y la injusticia que, lejos de disminuir, se han multiplicado y acelerado a nivel planetario. “El capitalismo artístico –escribieron Gilles Lipovetsky y Jean Serroy– no hace pasar del mundo del horror al de la belleza radiante y poética”. En nuestra geografía sureña eso lo podemos comprobar al experimentar la diferencia que existe entre la publicidad de una “revolución de la alegría” propuesta por Cambiemos y la despiadada implementación de un programa de transferencia de recursos desde los sectores populares y asalariados a las grandes corporaciones financieras, a los dueños de la soja y a las empresas multinacionales. En todo caso, entre la ficción propagandística y la realidad de un aceleramiento de la desigualdad se ha colado una nueva y pujante maquinaria de producción intensiva de subjetividades sujetadas al engranaje del consumo infinito que encuentra su otro rostro en las nuevas formas de exclusión.


Veamos lo que destacan Boltanski y Chiapello: “No es difícil reconocer aquí (los autores están reflexionando sobre los cambios en la formación de los cuadros empresariales en los años 90) el eco de las denuncias antijerárquicas y de las aspiraciones de autonomía que se expresaron con fuerza a finales de la década de 1960 y durante la de 1970. De hecho, esta filiación es reivindicada por algunos de los consultores que, en la década de 1980, han contribuido a la puesta en marcha de los dispositivos de la nueva gestión empresarial y que, provenientes del izquierdismo y, sobre todo, del movimiento autogestionario, subrayan la continuidad, tras el giro político de 1983, entre su compromiso de juventud y las actividades que han llevado a cabo en las empresas, donde han tratado de hacer las condiciones de trabajo más atractivas, mejorar la productividad, desarrollar la calidad y aumentar los beneficios. Así, por ejemplo, las cualidades que en este nuevo espíritu son garantes del éxito –la autonomía, la espontaneidad, la movilidad, la capacidad rizomática, la pluricompetencia (en oposición a la rígida especialización de la antigua división del trabajo), la convivencialidad, la apertura a los otros y a las novedades, la disponibilidad, la creatividad, la intuición visionaria, la sensibilidad ante las diferencias, la capacidad de escucha con respecto a lo vivido y la aceptación de experiencias múltiples, la atracción por lo informal y la búsqueda de contactos interpersonales– están sacadas directamente del repertorio de Mayo de 1968. Sin embargo, estos temas, que en los textos del movimiento de mayo de 1968 iban acompañados de una crítica del capitalismo (y, en particular, de una crítica de la explotación) y de su anuncio de un fin inminente, en la literatura de la nueva gestión empresarial se encuentran de algún modo autonomizados, constituidos como objetivos que valen por sí mismos y puestos al servicio de las fuerzas que antes trataban de destruir. La crítica de la división del trabajo, de la jerarquía y de la vigilancia, es decir, de la forma en la que el capitalismo industrial aliena la libertad es, de este modo, separada de la crítica de la alienación mercantil, de la opresión de las fuerzas impersonales del mercado que, sin embargo, era algo que la acompañaba casi siempre en los escritos contestatarios de la década de 1970”.


Lo interesante de este análisis es, precisamente, que nos muestra de qué modo el sistema logró apropiarse de las críticas más radicales, en especial de aquellas que hacían hincapié en las formas autoritarias y jerárquicas que dominaban la esfera de la producción y del mundo económico, para, generando una metamorfosis sorprendente, ponerlas al servicio de la reconfiguración del propio capitalismo. Resulta imposible explicar la expansión cultural (y ya no sólo estructural-financiera) del neoliberalismo sin establecer estas genealogías y estos vínculos que, a simple vista, parecerían ser visceralmente contradictorios. ¿Cómo es posible que los movimientos contestatarios y anticapitalistas de los 60 y los 70 se hayan convertido en la materia prima para la refundación todavía más salvaje de la dominación burguesa sobre el conjunto de la sociedad? Seguramente es posible encontrar la respuesta en el meticuloso estudio que los autores realizan de la erosión que el nuevo individualismo libertario y hedónico generó en el interior de la vida de la sociedad de finales del siglo pasado y, sobre todo, de la “genial” apropiación que la nueva cultura empresarial fue capaz de hacer de las energías contestatarias que marcaron a una generación e hicieron inviable la persistencia de un modelo autoritario de organización de la sociedad (aunque también se llevó puesta, esta labor erosionante, el entramado comunitario para potenciar el híper individualismo). Pero, lo fundamental, fue la sagacidad con la que rápidamente comprendieron la fluidez que surgía entre las nuevas necesidades del capitalismo neoliberal y la ruptura de los límites, de las jerarquías y de las tradicionales y anquilosadas formas de organización del trabajo que estaban en la base de la crítica de los jóvenes rebeldes de los 60 y 70. Del mismo modo que, utilizando los cuantiosos recursos de los medios de comunicación y de la industria de la cultura, se desplegó un proceso de producción de subjetividad asociada a los valores emergentes de la nueva praxis individualista.


Del espíritu anticapitalista extrajeron aquellas características que se correspondían con las exigencias de la época de la fluidificación económica, de la imprescindible apertura de las fronteras mercantiles y de la radical financiarización del sistema económico que apostaba a lo flexible frente a lo sólido, a lo fugaz frente a lo permanente, a lo descentrado frente a lo orgánico, a lo horizontal frente a lo jerárquico. Bajo la impronta de un nuevo concepto de “libertad” (en gran medida extraído de la crítica de la generación del 68, lo que otros autores han llamado la “crítica artística del capitalismo”), el neoliberalismo fue modificando de cuajo las formas cultural-simbólicas y se preparó para producir una profunda mutación en la subjetividad. Difícil, por no decir imposible, desentrañar la emergencia de la “nueva derecha” (entre nosotros del macrismo) sin dilucidar las características centrales de esta etapa del capitalismo global.

Publicado enSociedad
La salud mental y los medios de comunicación

Los medios, advierte la autora, están patologizando la cultura. Sus prácticas fomentan la creencia de la existencia de un enemigo, lo que provoca sentimientos persecutorios, inhibiciones y la ruptura de lazos sociales, que a su vez funcionan como desencadenantes de enfermedad psíquica al despertar lo traumático.

 

 

Resulta acuciante considerar lo que se plantea como una amenaza para la sociedad: los medios de comunicación están patologizando la cultura, generando diversas formas de malestar, como sentimientos negativos, inhibiciones y la ruptura de lazos sociales, al alimentar la intolerancia, la segregación y el aislamiento. Dado que el amarillismo vende, aumenta puntos de rating, en forma desmedida e insistente se emiten mensajes agresivos, hostiles, que incrementan miedo, angustia, terror y odio. Los noticieros y los programas de “información” producen relatos falsos y teorías conspirativas, no comprobadas, de sospecha y complot. Esta práctica va dando sustento a la creencia en la existencia de un enemigo, lo que provoca sentimientos persecutorios e instala los afectos antes señalados, que van a funcionar como desencadenantes de enfermedad psíquica al despertar lo traumático, según la ecuación de las series complementarias establecida por Freud en 1915.

 

Gran parte del espacio público ocupado por los medios de comunicación se transformó en la sede del odio y la agresión entre las personas. El prójimo es atacado, concebido como a un enemigo o un objeto hostil al que se lo puede humillar, degradar, maltratar, etc. Se produce un efecto de identificación entre los espectadores que conduce a una cultura transformada en un campo minado por la violencia y el odio en sus variadas expresiones. Para Hanna Arendt, “el mal” asume variadas formas en la cultura, una de ellas es hablar desde la perspectiva del odio y la agresividad. Ambos afectos son destituyentes de los vínculos sociales, lo que redunda en que atenten contra la salud de un pueblo. El derecho a la libre expresión en ocasiones se confunde con la libertad de agresión verbal o de odio en la escena pública. La agresión, tal como lo estableció Freud, es la manifestación de la pulsión de muerte dirigida al exterior. Cuando dicha pulsión está poco acompañada por su par opuesto, Eros, opera de forma disolvente en el registro cultural, pues conspira y atenta contra lo común. Se presenta como una irrupción violenta, desregulada, sin medida, y tiende a la ruptura, a la disolución de los lazos entre los seres hablantes, y, en definitiva, a la desintegración del sistema social en general.

 

Los medios de comunicación desempeñan un rol crucial, configuran la realidad y operan sobre las subjetividades manipulando significaciones. Producen e imponen sentidos y saberes que funcionan como verdades y que, por efecto identificatorio, se transforman en comunes formando la opinión pública. Los medios de comunicación de masas, llamados el cuarto poder, fueron instalándose falazmente como garantes de “La Verdad”. La creencia en una supuesta realidad objetiva y exterior que un sujeto puede representar es una concepción moderna que coincide con el surgimiento de la ciencia. En la posmodernidad sabemos que la realidad es una producción subjetiva, que no es exterior, objetiva y ajena al agente que la produce. El concepto de realidad psíquica inventado por Freud, fantasmática, ficcional y subjetiva, fue crucial para dar ese salto epistemológico. Sin embargo y en contra de ello, en la actualidad se mantiene el prejuicio y la creencia de que los medios registran de manera objetiva una supuesta realidad exterior, que se representa en forma transparente y puede ser fielmente registrada, filmada. Las facultades cognitivas, la argumentación racional, resultan insuficientes para justificar el dispositivo de instalación de estas creencias que funcionan al modo de certezas. ¿Cuál es el mecanismo psíquico y social que da cuenta de la captura que producen los medios de comunicación de masas? ¿En qué radica la fascinación de un poder que determina identificaciones, elecciones y hechiza? ¿Por qué las personas cumplen órdenes y se subordinan a distintos mandatos, independientemente de sus contenidos?

 

Según los planteos de Freud, las relaciones sociales se rigen y normativizan con la instauración de un operador simbólico denominado Ideal del yo. El individuo de la cultura de masas ubica a los medios de comunicación en el lugar este Ideal, lo que produce una hipnosis adormecedora en la que el sujeto se transforma en un espectador pasivo, cautivo, y que, tomado como objeto, se somete de manera inconsciente a los mensajes e imágenes que se le ofrecen. Esta concepción cuestiona la supuesta libertad de elección de las personas pues al operar esta captura, los mensajes que emiten los medios terminan imponiéndose, condicionando opiniones, valores e identificaciones, lo que redunda en una manipulación sobre la subjetividad, que lleva a la enfermedad psíquica. Frente a este panorama, surgen interrogantes: ¿dónde quedan las categorías de verdad, decisión racional y autonomía del sujeto para filtrar y administrar la información y los afectos que éstas instalan? ¿Quién se hace responsable de los efectos patológicos que se constatan en la subjetividad y en los lazos sociales?

 

Responder a estas cuestiones resulta indispensable para una concepción democrática que debe incluir no sólo la lógica de las instituciones y de la división de poderes, sino también un debate plural, que nunca se agote ni cancele, entre los distintos actores sociales involucrados. Resulta altamente saludable que se escuchen pluralidad de voces, evitando la monopolización de la palabra y la instalación de un discurso único, asegurando que los mensajes sean transmitidos libremente pero garantizando el derecho que tienen los ciudadanos a que la información sea veraz, vertida de manera responsable y racional.

 

Ante la constatación de la patología que producen los medios de comunicación y con el objetivo de proteger la salud de la población, resulta necesario atender los efectos negativos que ellos producen. No se trata aquí de una práctica de censura ni de un planteo de tipo moral, sino de asumir una decisión responsable fundamental a favor de preservar la salud psíquica de la comunidad.

 

El Estado, sus representantes e instituciones, deben encarnar una función simbólica, de contención y pacificación a nivel individual y social, capaz de garantizar el bien común, la disminución de la violencia y de la hostilidad en los lazos sociales.

 

 

* Psicoanalista (UBA). Magister en Ciencias Políticas (Idaes).

 

 

Publicado enSociedad
Mientras los grandes medios se concentran en pocas manos, emerge un fuerte y vibrante mosaico de medios comunitarios

Desde Flagstaff, Arizona. La prensa especializada en asuntos económicos se encuentra completamente alborotada con las últimas noticias sobre fusiones empresariales, dado que se prevé que reguladores federales aprueben un acuerdo de fusión de gran envergadura entre las importantes compañías de cable Charter, Time Warner y Bright House Networks. En virtud de la transacción de 78.000 millones de dólares, se creará “New Charter”, la segunda mayor compañía de televisión por cable e Internet de Estados Unidos, después de Comcast. Tras la operación, quedarán solamente tres grandes proveedores de cable en Estados Unidos. Por otra parte, Gannett Company, propietaria de más de 100 periódicos, entre ellos, USA Today, intenta adquirir Tribune Publishing, propietaria de varios de los principales periódicos del país, entre ellos Los Angeles Times y The Chicago Tribune.

 

Esta inminente concentración de los medios de comunicación comerciales en unas pocas manos tiene lugar mientras celebramos los 20 años del noticiero de “Democracy Now!”. Nuestro 20º aniversario nos encuentra realizando una gira por 100 ciudades de Estados Unidos. Vamos de ciudad en ciudad, organizando eventos para recaudar fondos para los medios de comunicación comunitarios y transmitiendo noticias mientras viajamos. Nuestros viajes confirman la existencia de un creciente y vibrante sector de medios comunitarios al servicio de los intereses de la población, libre de las exigencias de generar ganancias a cualquier precio.

 

“Democracy Now!” comenzó a emitirse el 19 de febrero de 1996 y se constituyó en el único programa diario emitido en radios públicas sobre las elecciones presidenciales de ese año. El presidente Bill Clinton se presentaba como candidato a la reelección y enfrentaba al senador de Kansas Bob Dole, candidato por el Partido Republicano, y al candidato conservador Ross Perot. La idea inicial era que el programa fuera transmitido hasta el día de las elecciones. Teníamos la esperanza de que los temas tratados a lo largo de la campaña electoral fueran lo suficientemente importantes y que la audiencia les atribuyera la importancia suficiente como para sintonizar una cobertura que diariamente les llevara voces e ideas que habitualmente no se escuchaban en los medios de comunicación comerciales.

 

Y fue así como empezamos: dándoles voz a los movimientos de base. Al culminar las elecciones, creímos que “Democracy Now!” llegaría también a su fin. Pero después de las elecciones la demanda por el programa fue mayor de lo que había sido antes. ¿Por qué? Hay ansias de escuchar voces auténticas, de salir del pequeño círculo de supuestos “especialistas” que aparecen a toda hora en todas las cadenas de noticias y que saben tan poco acerca de tantas cosas, que nos explican cómo es el mundo y lo hacen tan mal.

 

Cuando el programa comenzó a emitirse en 1996, salía al aire en solo nueve radios comunitarias del país. Hoy es emitido por más de 1.400 medios, una extraordinaria constelación de organizaciones de medios públicos y comunitarios que abarca tanto a las emisoras públicas de radio y televisión PBS, NPR y Radio Pacifica, como a emisoras universitarias y comunitarias, estaciones de televisión de acceso público, emisoras de radio FM de baja potencia, así como medios de comunicación online y, por supuesto, los muchos periódicos que publican esta columna.

 

Cada uno de estos medios tiene un compromiso exclusivo con su comunidad y le proporciona contenidos relevantes producidos y seleccionados localmente. A medida que avanzamos en nuestro viaje, observamos también los vínculos que contribuyen a forjar esos medios locales, tanto en el seno de la comunidad, como a la hora de trascender obstáculos tradicionales como la raza, la clase social o la edad.

 

Consideremos por ejemplo la nueva emisora de radio FM de baja potencia que se está construyendo en Albuquerque, Nuevo México. Las FM de baja potencia son un servicio radiofónico no comercial que se vio impulsado recientemente por la Comisión Federal de Comunicaciones luego de que activistas pasaran años presionando al Gobierno federal para que habilitara más emisoras. La autorización para operar esta nueva emisora de Albuquerque fue otorgada a un medio de comunicación sin fines de lucro de larga trayectoria llamado Quote...Unquote, que brinda entrenamiento y capacitación en medios de comunicación digitales a fin de brindar a las personas las herramientas necesarias para contar sus propias historias.

 

Para lanzar la emisora se asociaron con la institución de enseñanza secundaria Robert F. Kennedy High School, una destacada escuela de South Valley, uno de los vecindarios más pobres de Albuquerque, que cuenta con una población estudiantil conformada en gran medida por inmigrantes indocumentados. “Trabajamos con los estudiantes en los que las escuelas tradicionales han perdido la fe”, explicó el director de la secundaria Kennedy.

 

Y este es solo uno de los cientos de medios de comunicación comunitarios a los que estamos apoyando mientras viajamos por el país. La mayor parte de ellos son instituciones sin fines de lucro que cuentan con el apoyo de entusiastas voluntarios. Tienen además un fuerte arraigo local y son amados por las comunidades a las que sirven.

 

Comparemos esto con la creciente concentración de los grandes medios de comunicación comerciales. Craig Aaron, de Free Press, una organización que promueve la reforma del sistema de medios de comunicación, considera que “gracias a esta fusión, Charter y Comcast tendrán un control sin precedentes sobre nuestras conexiones de cable e Internet". Y agrega: “El demoledor poder de su monopolio implica que habrá menos opciones, precios más altos, cero rendición de cuentas y ninguna competencia”.

 

En esta era de alta tecnología digital, lo que obtenemos de los grandes medios es solo estática: ese velo de distorsiones, mentiras, tergiversaciones y verdades a medias que oscurecen la realidad. Necesitamos que los medios actúen de acuerdo con otra definición de estática: la que hace referencia a una interferencia no deseada que aporta una mirada crítica y plantea desacuerdos con el poder establecido. Necesitamos medios que brinden cobertura sobre el poder y no que realicen una cobertura al servicio del poder. Medios que sean el Cuarto Poder y no medios que sean parte del poder del Estado. Necesitamos medios que nos mantengan informados sobre los movimientos de base que crean estática y hacen historia. Ese es el poder de los medios independientes. Esos son los medios que nos van a salvar.

 

Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Publicado enInternacional
La fractura geopolítica de Sudamérica empieza en Brasil

ALAI AMLATINA, 28/04/2016.- Si la diplomacia abierta está diseñada para el consumo informativo (pues algo se tiene que informar), la política exhibida mediáticamente está concebida para moldear opinión pública. Ninguna tiene, como misión, orientar y, menos, generar una relación crítica con los hechos políticos (el nuevo circo romano es virtual); lo que se informa no contiene nada que no sea lo permitido por la función asignada, es decir, lo que se sabe es apenas lo que una administración selectiva de información permite saber (este control, por supuesto, no es del todo perfecto; su éxito es proporcional al grado de domesticación producida). La interpretación de los hechos políticos es, de ese modo, circunscrita dentro de los márgenes permisibles que establece un poder estratégico que sabe la importancia del manejo de la información.

La diplomacia abierta es un concepto que sintetiza la visión aristocrática de la democracia moderna: el pueblo no tiene por qué saber lo que realmente está en juego. El pueblo obedece, no decide. Quienes deciden son los protagonistas de la diplomacia profunda y son los artífices de la política real. Lo que se ve es apenas el teatro mediático, la tragicomedia política; pero la trama, el argumento y el meollo del asunto, no pueden exhibirse, ni siquiera en el propio desenlace. Porque descubrir esto es revelar los propósitos del nivel profundo y esto significa desenmascarar al poder detrás del trono.

Hoy en día, la mediocracia ha monopolizado toda mediación entre individuo y realidad, haciendo de la opinión pública su patrimonio privado. La información se ha convertido en un recurso estratégico de control político, haciendo de ésta la marca registrada de todo fenómeno comunicacional; pero no es la información, en sí, lo que produce conocimiento, sino la reflexión que tematiza el sentido que contiene la información; tampoco es el contacto directo con los hechos lo que permite comprensión sino el tener perspectiva, así como la objetividad no se mide por la neutralidad sino por los criterios éticos que se asume. Entonces, para tener una visión clarificada de los acontecimientos, hay que superar el cerco mediático y desenmarañar los contenidos informativos que propaga la prensa y, de los cuales, ni ella misma es consciente.

Lo que sucede en Brasil no puede sopesarse a partir de lo que se exhibe mediáticamente; esa información sólo produce confusión y no permite entrever lo que realmente está en juego. Las denuncias de corrupción gubernamental es un teatro montado para los ingenuos en geopolítica, que es el modo cómo se está definiendo la nueva reconfiguración global. En ese sentido, la posible destitución de la presidenta Dilma no está lejos de todo lo que ha venido aconteciendo desde el golpe en Honduras y Paraguay.

Bajo la nueva nomenclatura implantada por las guerras de cuarta generación, un golpe de Estado puede ahora prescindir del uso de la fuerza militar. El “impeachment” es una nueva modalidad del concepto de “golpe suave”, que se impone el “smart power” como una forma de reducir las expectativas democráticas de los pueblos, sin alteración del orden constitucional y promovida por la propia institucionalidad democrática. Lo que pareciera un contrasentido no es más que la constatación de una capitulación jurídica que la izquierda continental no ha sabido tematizar.

Algo que la visión economicista de la izquierda latinoamericana no entiende es que el neoliberalismo no es simplemente un modelo económico. No es políticamente que el neoliberalismo penetra en nuestros Estados sino jurídicamente. La doctrina del shock nos muestra cómo el dogma neoliberal penetra en nuestras sociedades pero no nos enseña cómo llega a encarnar en la estructura misma del Estado. Lo que sucede en Brasil es muestra del modo cómo el régimen normativo de los Estados es capturado por el concepto de derecho que patrocina la actual hegemonía financiera del dólar-centrismo.

Algo que el marxismo standard no ha llegado a aclararse es que el capitalismo es imposible sin un marco jurídico que haga posible el desarrollo de la lógica del capital. Marx mismo señalaba que, en realidad, no vemos relaciones económicas sino, vemos estas relaciones en el espejo de las relaciones jurídicas. Sin un derecho que justifique y legitime el robo y el despojo (al ser humano y a la naturaleza) que son, en última instancia, el contenido del concepto de riqueza moderna, el capitalismo sería imposible.

El régimen normativo que inaugura el derecho moderno-liberal es lo contenido en la subjetividad moderna que promueve el capitalismo. Desde Hegel, el derecho expresa la propiedad, como determinación de la libertad del individuo moderno; es decir, el derecho moderno es concebido para la defensa de la apropiación de lo que era común, por eso “lo privado” de la “propiedad privada” es la “privación” que se hace a los demás de lo que era común. Es un derecho pensado para los ricos. Si este derecho estructura el régimen normativo de un Estado, entonces se entiende que ese Estado desarrolle únicamente una política antipopular.

Por eso el neoliberalismo realiza un desmontaje del carácter nacional de nuestros Estados y reconfigura nuestras constituciones a merced del nuevo sujeto del derecho actual: el capital transnacional. Los nuevos tratados comerciales, como la Alianza del Pacífico (extensión del Trans Pacific Partnership o TPP, y del Trade In Services Agreement o TISA), son clara muestra de ello, estableciendo una subordinación de los propios Estados a una legislación global que protege a las empresas de todo reclamo de soberanía.

Nuestros gobiernos habían originado una recuperación del carácter nacional de nuestros Estados, pero sin alteración del régimen normativo que había implantado previamente el neoliberalismo. Ahora, cuando se había logrado, aunque sea mínimamente, la estabilidad requerida para impulsar las economías, es desde el propio sistema constitucional que se produce una recaptura del poder. Otra vez, la izquierda entrega en bandeja de plata un país a merced de un nuevo asalto conservador.

Algo que ya debía ser asunto de evaluación politológica es la empecinada denuncia de presidencialismo que promovía la derecha continental. Una de las premisas de la democracia neoliberal, inventada por los think tanks gringos, es la distribución del poder político, recortando atribuciones constitucionales que pudiese tener una cabeza –no disciplinada– gubernamental, para desviarlo al legislativo sobre todo, donde es posible establecer la lógica de los lobbies y, de ese modo, controlar siempre al ejecutivo. Esa es la democracia gringa, donde el presidente no ejerce poder, simplemente lo administra; por eso el voto es irreal, porque el presidente, aunque prometa todo, no puede hacer nada, y el poder detrás del trono actúa cómodamente desde las cámaras. Por eso, a este tipo de democracia le incomoda que un presidente pretenda recuperar atribuciones constitucionales, desde las cuales pueda promover una radical transformación del Estado.

Es curioso cómo las acusaciones de corrupción gubernamental siempre aparecieron una vez que aparecía la predisposición de realizar una “limpieza” estatal. Eso sucede en Brasil y es hasta titular en el New York Times del 15 de abril: “ella no robó nada, pero está siendo juzgada por una banda de ladrones”. Esta situación comienza desde que Dilma, el 2011, efectúa “limpiezas” en organismos públicos.

Algo que es fundamental en la implantación del neoliberalismo es la generación de una cultura de corrupción política, pues sólo de ese modo pueden los mismos connacionales coadyuvar a un desmantelamiento del carácter nacional del Estado. De ese modo la política se convierte en subsidiaria de la economía: las empresas financian campañas políticas y compran políticos para influenciar al propio poder político (el poder de Eduardo Cunha en el Congreso brasileño –el principal impulsor del “impeachment” contra Dilma–, proviene precisamente del poder que le brindan los políticos favorecidos del montaje de corrupción que originó a través de acuerdos con empresas ligadas al financiamiento de campañas y compra de políticos, a cambio de favores e influencia legislativa para hacerse de contratos públicos y estatales). El neoliberalismo no sólo promueve la desregulación bancaria sino también la inmoralidad política. La política se vuelve administradora del poder recortado que le otorga el poder económico. El Estado mismo se encuentra, una vez desmantelado, a merced del ingreso que puedan proporcionarle sectores empresariales.

Estos sectores se hallan, desde el neoliberalismo, demasiado comprometidos con el dólar. De modo que sus intereses no encajan en una recuperación del carácter nacional del Estado. Que Eduardo Cunha sea el aliado principal del vicepresidente Temer, señala una orquestación congresal que busca algo más que una simple destitución constitucional. Se trata de algo que sólo puede hurgarse en la política profunda y que escapa a las consideraciones meramente locales. Lo que está en juego en Brasil es el destino mismo de Sudamérica; no porque en Brasil se dirima una fatalidad sino que el desenlace del “impeachment” establecerá, en lo venidero, el derrotero geopolítico de toda Sudamérica en el nuevo tablero geopolítico multipolar.

La destitución de Dilma provocaría la sucesión constitucional, es decir, la asunción a la presidencia de su vicepresidente Temer, quien es el favorito, en esta contienda, de los intereses gringos. Temer es la versión brasilera de Macri, cuya misión inmediata es, y así lo está demostrando, reponer en Argentina una economía alineada a la hegemonía del dólar. De ese modo se repondría el proyecto de las elites, que no es otro que un neomonroeismo más implacable, en una situación global ya no tan halagüeña para USA. No se trata sólo de destituir a Dilma sino de anular también a Lula, para una re-cooptación absoluta de la economía del gigante sudamericano. Detrás de todo el teatro mediático se encuentra la restauración neoliberal en condiciones que ameritan la urgencia de USA por aislar a Sudamérica de la influencia de China y Rusia y de toda opción que signifique, para nuestros países, separarse de la hegemonía gringa.

El factor geopolítico viene por ese lado. Tanto USA como Rusia ya han venido declarando su más que seguro abandono, no sólo de Siria sino de todo el Medio Oriente. Esto supondría no sólo el desentenderse de los conflictos suscitados allí sino el mudar el propio teatro de conflagración geopolítica global a otra parte del mundo. USA concentra su poder bélico en el Extremo Oriente, pero su más actualizado neomonroeismo está concentrando sus esfuerzos en recuperar, lo que considera su continente, de toda influencia que merme en algo su importancia. Desde la doctrina Bush, USA ha ido perdiendo presencia en casi todo el mundo; el propio empecinamiento en Irak y Afganistán le costó, entre otras cosas, perder su control sobre Sudamérica.

Tanto Ucrania como Siria han mostrado la fractura de un mundo unipolar y que está propiciando una nueva guerra fría. Dos bloques antagónicos se enfrentan en todo conflicto que persigue la reposición de un mundo unipolar: por un lado USA, su brazo armado (la OTAN), su brazo político (la Unión Europea), y su brazo financiero (la Banca israelí-anglosajona); por el otro, los BRICS, además del Grupo de Shanghai, pero sobre todo Rusia y China. Brasil forma parte de los BRICS y, una unión más estrecha entre Brasil y China, supondría el fin de la hegemonía gringa en Sudamérica. La restauración neoliberal en Brasil persigue la desconexión entre estos dos gigantes. Si Brasil corre la misma suerte que Argentina, entonces el futuro del MERCOSUR, la UNASUR y el ALBA se hallan seriamente comprometidos y nuestros países, que no pueden vivir al margen de una integración económica, estarían a merced de los tratados comerciales promovidos por el capital transnacional. La Alianza del Pacífico ha sido diseñada para eso, pues dentro de la doctrina Obama, un punto primordial es la contención de China. Si USA promueve esta contención en la propia área de influencia de China, con mayor razón en lo que consideran los gringos su backyard.

Para estos fines el Council of Foreign Relation o CFR ha diseñado el concepto geopolítico de “North-America”, donde éste se expande hasta Venezuela, como parte de un Caribe ampliado (que USA siempre consideró como su Mar Mediterráneo). Este concepto establece la prioridad de contar con los recursos naturales y energéticos que proveen las cuencas del Orinoco y del Amazonas, como base material para garantizar la reposición de la supremacía gringa en el continente. La anulación geopolítica de Sudamérica es esencial para esta reposición. Esta fue la claridad que tenía el presidente Chávez (por eso era urgente su desaparición). Ningún otro presidente, ni siquiera Lula, ha mostrado consciencia de esta perspectiva geopolítica, necesaria a la hora de ingresar de modo soberano a una nueva reconfiguración del tablero geopolítico global.

Deshacer una integración regional sudamericana, de carácter soberano, es fundamental para debilitar al BRICS, sobre todo a Rusia y China, pues el cordón geoestratégico de las potencias emergentes tendrían que recluirse al viejo continente, una vez rota la continuidad que proporcionaban Sudáfrica y Brasil (desde Washington se orquesta las protestas estudiantiles en Hong Kong, la desestabilización en Sudáfrica, también las protestas contra la relección de Putin, así como la confabulación con la familia Saudí y la banca, para bajar el precio del petróleo e implosionar las economías de Rusia, Irán y Venezuela); desconectar a Brasil supone aislar a Sudamérica de la expansión del pacífico y no permitir, bajo ninguna circunstancia, un ingreso en mejores condiciones, de nuestra región, en la nueva cartografía tripolar (USA-China-Rusia) que no conviene para nada a la supremacía gringa.

La carencia de una lectura global de un mundo en transición nos hizo perder la gran oportunidad de consolidar un proyecto regional cuando el Imperio estaba distraído en el Medio Oriente. La resistencia de los pueblos de Irak, Afganistán, Siria, Irán, etc., nos había dado la posibilidad de originar una primavera democrática en estos lados; pero el exitismo de lo logrado, que no era sólo merito nuestro, ahora nos descubre en una coyuntura ya no tan favorable, donde las dos más grandes economías de Sudamérica se van inclinando por una nueva capitulación mucho más entreguista que las anteriores. La colonialidad de nuestras elites, tanto económicas como políticas y hasta culturales, sólo pueden manifestar un ánimo de resignación y, aunque prodiguen un anti-imperialismo discursivo, esto sólo sirve para el berrinche momentáneo y la inculpación unilateral hacia afuera (hasta para admitir responsabilidades la izquierda sólo sabe mirar hacia afuera).

En esta coyuntura, donde la integración es más difícil y el quedar aislados cancelaría lo propositivo de nuestras revoluciones, es menester reponer de modo urgente las prerrogativas que pretendían una integración política y económica, además de financiera, regional. Nadie se va a salvar solo. La salida de esta emboscada no puede ser sino conjunta. Las críticas al interior de nuestros procesos no pueden perder de vista que, lo que está en juego, es la sobrevivencia misma de nuestros Estados. Si los gobiernos muestran algo de sensatez al respecto, debieran ser los primeros en ceder su exclusivismo e infalibilidad, para promover una nueva reconexión horizontal con el carácter popular-democrático que habían inaugurado nuestros pueblos, sobre todo indígenas. Una nueva integración no puede reducirse a lo meramente comercial sino que debe proponerse en los términos geopolíticos de una reposición geoestratégica de la región, para de ese modo permitirnos un ingreso, en las mejores condiciones, en el nuevo tablero geopolítico global.

Así como las políticas que adopta Macri son insostenibles, lo mismo sucedería con Temer en Brasil. El nuevo tipo de acumulación financiera que orquestan los nuevos tratados comerciales es decididamente más despiadada y solo puede conseguir los índices acumulativos que se proponen, despojando todas las conquistas sociales logradas en este periodo. Como en Argentina, lo que se produciría en Brasil es el caos (las conquistas sociales, y hasta culturales, han constituido un nuevo sentido común que será difícil anular). Pero este panorama no ensombrece las aspiraciones del capital financiero, pues para las finanzas, el caos y la guerra constituyen siempre oportunidades para generar ganancias espectaculares.

Si USA desiste del Medio Oriente, pues ya no puede contrarrestar la superioridad bélica rusa, le resta asegurar su área inmediata de influencia. Y si, para ello, promueve un concepto geopolítico de ofensiva estratégica, como es el “North-America” ampliado, entonces la anulación de Sudamérica supondría su balcanización. Esa es tristemente la constancia de toda reconfiguración geopolítica: donde no haya integración regional sólo resta su balcanización. Cuando todo se trata de sobrevivir –hasta de las potencias–, los fuertes no hallan otra manera de hacerlo sino a costa de los débiles. Y los débiles lo son porque, en semejante situación, anteponen sus particularidades y no apuestan por su complementación. En un mundo compartido, nadie es independiente del todo, ni siquiera los imperios; se es independiente en la medida en que se toma conciencia del grado de dependencia que se tiene, de modo de aprovechar esa dependencia (porque no es unilateral) y hacerla recíproca. La independencia es subjetiva, es decir, es el tipo de relación que establezco, lo que define mi condición.

Este panorama es también el que se viene definiendo en las elecciones que se llevaran a cabo en USA. La favorita del poder financiero y los lobbies es Hilary Clinton (a quien ya llaman “Killary”) y, si la nueva administración gringa recae en la parte más conservadora, que ya no es sólo la republicana, entonces la tercera guerra mundial pasaría a ser una opción inevitable. La visión provinciana euro-gringo-céntrica de la diplomacia y la política exterior del primer mundo no concibe un mundo compartido y esa limitante sólo admite la posibilidad de la guerra.

Toda la propaganda actual está diseñada para legitimar una situación límite. La develación de los “panamá papers” es una de las tantas estrategias de la guerra financiera contra los enemigos del dólar. No en vano, el consorcio que investiga estas cuentas off-shore es curiosamente patrocinado por la CIA, la fundación Ford y la fundación Soros. La curiosa selectividad informativa da muestras de una interesada pesquisa, donde aparecen personajes del “eje del mal”, para darle más candela al asunto. Otra función más del circo mediático que, pretendiendo defender la libertad y la legalidad, no hace otra cosa que no sea recortar aún más la libertad global; porque esta operación no afecta al sistema financiero, que necesita estos paraísos fiscales para, precisamente, evadir las leyes estatales; esta operación sólo busca eliminar la competencia y establecer como únicos paraísos fiscales a aquellos que se encuentran en las jurisdicciones de USA, Gran Bretaña, Israel y Holanda, de ese modo, tener el control total de todos los movimientos financieros globales, legales o no.

La importancia geoeconómica de Sudamérica es clara para las pretensiones del concepto “North-America”. Para una incorporación de nuestra región, en condiciones prometedoras, a un mundo multipolar, se requiere una apertura hacia el pacífico y una conexión estratégica –soberana– con el gigante asiático. De modo aislado esto no es posible y esto lo saben los gringos, por eso, anulando a Brasil se anula una apuesta conjunta. Sólo regionalmente se estaría en condiciones de negociación favorable con alguna potencia, de lo contrario, cualquier potencia sólo nos subsumiría en su proyecto expansivo.

El concepto de “North-America” subyace al disciplinamiento del Caribe, que empezó con el golpe en Honduras, la incorporación del México neoliberal como garante energético de esta restauración expansiva, la desestabilización de Venezuela, el golpe en Brasil, la defenestración de Cristina Kirchner (cuando mostró su entusiasmo de que Argentina formase parte del BRICS) y, hasta podría decirse: caen como anillo al dedo, la derrota de la izquierda en Perú y el terremoto en Ecuador (¿habrán estado activas las antenas del proyecto HAARP?). La actual guerra fría financiera, tiene fines geoestratégicos contra el BRICS; y el interés por reducir a Sudamérica en el concepto “North-America”, implosionando sus tres más grandes geoeconomías (Brasil, Argentina y Venezuela), hace preocupante la situación nuestra en esta encrucijada.

Sudamérica se encuentra polarizada entre lo que resta del ALBA y el auspicio imperial de la Alianza del Pacífico. Si Brasil es absorbido por la restauración neoliberal, su importancia como promotor de una integración regional (cosa que, hay que decirlo, nunca se propuso de modo decidido) habrá devenido en arrastrar a todos a la capitulación. El MERCOSUR sería excluido por la Alianza del Pacífico y USA controlaría de nuevo todo para su propio y exclusivo beneficio (el CAFTA ya está bajo su control). La fractura geopolítica daría lugar a una situación de caos y desestabilización regional y una posible balcanización.

Sudamérica sería el lugar de la definición geopolítica global, donde el supremasismo gringo fundaría sus pretensiones de restaurar su hegemonía única y la reposición de un mundo unipolar. Para ello cuenta con la complicidad de las burguesías locales y todo el sistema financiero mundial, que es capaz de colapsar cualquier economía vulnerable al patrón dólar. Ahora se comprenderá por qué era urgente y necesario el funcionamiento del Banco del Sur y la consolidación de una moneda regional. Sólo con la recuperación de nuestras reservas internacionales podía haberse dado un impulso decidido a nuestra independencia económico-financiera regional; esto involucraba la transformación de todo el marco jurídico imperante (mercado-céntrico y dólar-céntrico), pero eso fue, precisamente, lo que no fue posible para la perspectiva colonial de nuestros gobiernos. Puede que sean anti-neoliberales, pero su perspectiva no es post-capitalista. Por eso todo lo que han logrado se encuentra, ahora, a merced y el disfrute de una restauración neoliberal.

La tecnocracia neoliberal, presente en los ministerios del sector económico y financiero, son el caballo de Troya que no se supo descubrir a tiempo (mientras Dilma era defenestrada, vía el gigante mediático Globo, por su osadía de pronunciarse a favor de una independencia cibernética de Brasil, cometía la imprudencia de confiar a Joaquim Levy –un funcionario del FMI– las arcas de las finanzas brasileras, no haciendo otras cosa que facilitarle su labor de sabotaje; lo que le valió después ser nombrado jefe financiero del Banco Mundial). Como se dio cuenta el presidente Chávez –en el caso de Libia–: nuestros propios gobiernos fueron los encargados en reafirmar nuestra dependencia al sistema financiero, causante del actual e inminente colapso económico global. Por eso el primer mundo, gracias a nuestra dependencia, sigue estable, a pesar de su aguda crisis financiera. De las guerras multidimensionales que emprende USA contra el BRICS, las guerras geofinancieras son las que más éxitos le han deparado; no otra cosa significa el espionaje cibernético de la National Security Agency a la PETROBRAS y que hizo poner a Brasil de rodillas cuando develó sus cuentas secretas. También las sanciones económicas contra países determinados le han sido más efectivas que el poder militar.

¿Cómo salió de la recesión del 29 el posterior ganador de la segunda guerra mundial, o sea, USA? La guerra ha sido siempre, en el mundo moderno, el campo de oportunidades más apetecido del ámbito financiero. Lo grave en nuestro presente es que una conflagración global entre potencias, pasa por el uso de armamento nuclear. Pero hasta aquello entra en los cálculos imperiales a la hora de promover el desarrollo de bombas atómicas tácticas, que son municiones nucleares de pequeñas dimensiones, que se cree disminuyen los riesgos del uso de arsenal nuclear de dimensiones mayores, sin tomar en cuenta la peligrosidad que significaría la proliferación del uso masivo de estas armas de carácter táctico.

El concepto de “North-America” es una clara respuesta a la nueva visión estratégica que había nacido en la Escuela de Geoestrategia del Brasil, el 2008, y que se expuso en la llamada “Estrategia Nacional de Defensa”; tomando en cuenta los ámbitos nuclear, espacial y cibernético y configurando dos áreas estratégicas: el Atlántico Sur y el Amazonas. Esta estrategia ponía, como es debido, un interés detenido en los asuntos de seguridad nacional y defensa. Esto, que debía haber sido promovido por la UNASUR, en sus mejores momentos, ahora parece sólo constituir una anécdota. Este año, Brasil anunció, por medio de su ministro de comercio, Armando Monteiro, la aceptación de pagos, por parte de Irán, en divisas que no sean precisamente el dólar, con el fin de eludir las sanciones económicas de USA. El sistema financiero global puede aceptar el comercio sur-sur, pero si esto involucra hacerlo al margen del dólar, entonces la reacción no se deja esperar.

La corrupción, el “impeachment”, la destitución de Dilma, etc., son parte del circo montado para el gran público. Pero lo que se apuesta en ese circo es otra cosa. El destino de toda Sudamérica está en juego, mientras se incentiva, también mediáticamente, la desilusión y el desencanto de nuestros procesos (que van más allá de los avatares de los circunstanciales gobiernos). El desenlace de lo que suceda en Brasil, marcará la disposición geoestratégica, ya sea de reclusión o expansión, del BRICS. Si Brasil cae, la supremacía gringa tendrá una carta estratégica para enfrentar a las potencias emergentes y contará, de nuevo, con nuestros recursos, para una nueva reconquista del mundo.

La Paz, Bolivia, 27 de abril del 2016

- Rafael Bautista S. es autor de “la Descolonización de la Política. Introducción a una Política Comunitaria”. Dirige el “taller de la descolonización” en La Paz, Bolivia

Publicado enInternacional