Los Patrones –entre la barbarie y la impunidad.

En Colombia la figura del patrón asociada a poderosos criminales es asunto cotidiano. Los patrones representan la vigencia del mundo medieval y encarnan los más grandes episodios de terror y humillación a la condición humana. El patrón es el que está por encima de las leyes, de las reglas y de los límites que puedan anunciar los derechos. Los patrones encarnan tres condiciones: son propietarios de la tierra y de las riquezas que estas provean y  quienes habitan en ella, están a su merced como súbditos que deben lealtad al señor a cambio de la cual reciben protección militar, ayuda económica y reconocimiento social; constituyen una especie de monarcas, de reyes, que son protegidos por sectores de la clase política y económica, militares y la iglesia católica. Esta última asiente que el poder del patrón tiene alguna procedencia divina y; son redefinidos y presentados socialmente por sus aliados y socios como líderes, capaces de pacificar y ejercer un poder absoluto e incuestionable en los territorios controlados con su poderío económico y militar.


Los patrones asumen que solo ellos tienen derechos, hacen depender de ellos la vida de cualquier otro, bien sea de entre quienes están a su servicio y son colocados en situación de inferioridad o de quienes califican como adversarios o críticos. Igual hacen depender de ellos los deseos y la satisfacción de necesidades de quienes son cobijados por su manto. Ellos definen los modos de relacionarse, de vestirse, de vivir en los territorios bajo su control, imponen toques de queda e indican las estrategias de guerra. Su servidumbre trata de imitarlos, de seguirlos, de complacerlos, saben que se está más cerca o lejos de ellos según los hechos de lealtad que logren demostrarle.  Se miente, se envilece, se injuria, se calumnia, se traiciona o se mata para complacer al patrón. Un buen súbdito es el que pone su vida al servicio del patrón, el que está siempre dispuesto a matar o morir por él, es capaz de torturar, mutilar, ofender, humillar,  para que el patrón sepa de su valentía.

 

Cuando muere un patrón, sus súbditos, socios y aliados tratan de convertirlo en mito, en leyenda. Por estos días en Colombia ha muerto quizá el más poderoso patrón de los últimos cincuenta años. Un férreo campesino que logró sentar a otros patrones en la misma mesa para imponerles sus propias reglas. Se hizo propietario de un millón de hectáreas e incalculable número de cabezas de ganado, recibió la concesión para la explotación sin reglas de las minas de esmeraldas más importantes del mundo, fue el esmeraldero que obtuvo el mayor reconocimiento en este campo de negocios, comerció con extranjeros (japoneses, australianos, americanos, brasileros), propuso la creación de una bolsa mundial de la esmeralda y pasará a la historia de quienes tuvieron relación con el como el pacificador del occidente de Boyacá. No se ha calculado su fortuna, buena parte de ella sostenida a través de terceros, pero habrá que contarla en miles de millones de dólares sustraídos, arrebatados del vientre de una de las regiones más ricas en recursos pero más empobrecidas y saqueadas del planeta. Allí miles de personas incluidos niños, niñas, jóvenes han sido sistemáticamente ultrajadas, degradas de su condición humana, humilladas trabajaron durante décadas de trabajo elevado al más alto grado de explotación. Niños que para pagar un plato de comida diario y un poco de agua se sumergen en profundidades de 200 y más metros bajo tierra en jornadas de sumaban hasta 15 horas diarias -muchos nunca salieron y otros fueron asesinados al salir-.


El patrón se convierte en una leyenda que sobrevivió a más treinta atentados de sus antiguos socios, evadió todas las formas de justicia incluida la de ejércitos preparados para matarlo, fue amigo y aliado de presidentes, congresistas, magistrados, generales, obispos y gentes comunes que un día recibieron una caridad o sus vidas fueron perdonadas.  


El patrón de los patrones, también es observado por haber sido el más poderoso continuador de las prácticas medievales de terror. En la zona esmeraldera bajo su dominio, que comprendía al occidente de Boyacá (y el oriente en el valle de Tenza), los muertos asociados a su poder se contabilizaron por miles. Se ha afirmado que hasta el proceso de pacificación que adoptó un modelo de Paz Romana de no agresión mutua entre patrones con perdón y olvido sin investigaciones ni castigos, firmado a comienzos de los años noventa, se habían consumado más de tres mil asesinatos que quedaron en total impunidad. Fueron víctimas de las que nadie nunca pudo reclamar e incontables las señales de terror que quedaron en los cuerpos mutilados, destrozados, quemados con el uso de prácticas de máxima barbarie.


De las minas bajo la autoridad de los patrones salían historias que rápidamente se convertían en mitos, que contribuían para que miles de desplazados de otras violencias de una misma guerra llegaran a las minas, para que los jóvenes de los sectores populares sin oportunidades y empobrecidos desertaban de los colegios y fueran en busca del embrujo verde, a enguacarse, a llenarse con el  dinero suficiente para vengarse de la pobreza, para comprar derechos, para portar un arma, para intentar hacerse socio de un patrón ya reconocido y tener autoridad, para no volver a recibir humillaciones.  De todas partes venían gentes pobres a buscar suerte en las minas, los patrones daban o quitaban esa oportunidad. En las minas se vivía un modo de sobrevivencia desprendido de todo compromiso, de toda ética, de toda responsabilidad, la única regla a respetar era mantener lealtad hacia los patrones, quien la traspasara moría.


De los patrones dependía el poder político, económico y militar. Los patrones imponían candidatos ganadores en los procesos electorales,  de ellos dependía llamar a rendir cuentas a funcionarios y fijar compromisos a candidatos para alcaldías, gobernación, congreso e inclusive presidencia. De los patrones dependían las obras públicas y los informes que salían de la región, los funcionarios estaban a merced de la autoridad suprema del patrón, su función principal era servir a los intereses de los patrones, no de la sociedad. Los funcionarios  elaboraban y presentaban informes y justificaban las decisiones ya tomadas por los patrones, lo demás eran excesos. Los altos prelados de la iglesia con presencia en la región, aunque hacían manifiesta su imparcialidad no se inhibían de exaltar a los patrones y exhibir en su pecho los enormes crucifijos de oro macizo y esmeraldas incrustadas obsequiados por los patrones, inclusive la virgen exhibía en su media luna los obsequios de los patrones.


Ninguno de los patrones emblemáticos de la región esmeraldera como Efraín Gonzales y el Ganso Ariza, lograron el poder de Don Víctor. Rodríguez Gacha el Mexicano, socio de Pablo Escobar y los hermanos Castaño, patrones todos, pusieron en evidencia la relación de las esmeraldas con la cocaína y el paramilitarismo fortalecido con la creación de 63 cooperativas de seguridad convivir en la región, cuya paternidad fue de Álvaro Uribe.  


“Don Victor Carranza”, estuvo presente en todas las etapas de la explotación, saqueo y guerra asociada a las esmeraldas y su autoridad recibida con temor para los despojados y agradecimiento por sus beneficiados y benefactores fue reforzada con la concesión privada de más del 60% de las minas de esmeraldas, que recibió del presidente Misael Pastrana y las continuas intervenciones de la jerarquía eclesiástica católica que se encargó de la construcción de un nuevo imaginario social que presenta al patrón como líder y gestor de paz.


P.D. El comercio de esmeraldas lleva al mercado negro un 300%  más de lo que se registra legalmente y sobre lo que se entregan a los municipios exiguos montos por regalías de explotación.
mrestrepouptc.blogspot.com

Publicado enColombia
Diario español El País hace el ridículo en su afiebrado antichavismo

La edición impresa y la web del periódico español El País publicó en su edición del 24 de enero (hora de España) una foto en la que identifican a Hugo Chávez entubado tras su operación en Cuba. Con el título de "La salud del presidente de Venezuela", la publicación sostiene que fue tomada hace unos días.

 

Sin embargo, la imagen pertenece a un video publicado en YouTube en 2008. A través del video titulado "Intubación de Acromegalia AMVAD" publicado en la página de videos desde hace 5 años por el usuario "deqcomMX". En el video observa a un hombre similar a Chávez, entubado, pero evidentemente la figura no pertenece al mandatario venezolano.

 

El País anunció la foto como exclusiva mundial y le colocó marca de agua, la cual describieron como "El presidente Chávez, durante el tratamiento médico recibido en Cuba", donde incluso colocan "Prohibida su reproducción".

 

"La enfermedad del presidente venezolano Hugo Chávez ha estado envuelta en la opacidad desde que viajó a La Habana el pasado 10 de diciembre y ha generado una polémica política en su país. EL PAÍS ofrece una imagen inédita y exclusiva, tomada hace unos días, que muestra un momento de su tratamiento médico en Cuba, según las fuentes consultadas por este diario", se leía en la página web del diario.

 

El video de "Intubación de Acromegalia AMVAD" lleva más de 88 mil reproducciones y justo al minuto 2:33 se observa la misma imagen que publicó el diario ibérico como exclusiva.

 

La imagen fue retirada 20 minutos después de su portal y fue distribuida por diversos medios a nivel mundial y la agencia EFE.

 

También El País abre su edicion impresa de este jueves con la foto falsa como gran exclusiva, pero al ver la reacción tras ponerla en su web procedieron a retirarla de su sitio en internet.

 

Al parecer esa supuesta fotografía del presidente Hugo Chávez recibiendo tratamiento médico en Cuba había sido enviada a distintos medios para tratar de venderla, no obstante hay quienes sí se han olido de antemano lo sospechoso del asunto.

 

Pedro J. Ramírez, director del diario El Mundo indicó esta tarde en su cuenta en Twitter que al periódico quisieron venderle una gráfica, pero que la rechazó.

 

"Ah, por cierto, ayer nos quisieron vender una foto de Chavez entubado. Dijimos no. Cuando la veaís en otro medio ya diréis si acertamos", escribió Ramírez.

 

Grotesca y Falsa

 

El gobierno de Venezuela calificó de grotesca y falsa la imagen del diario El País.El ministro de Información venezolano, Ernesto Villegas, publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: "Tan grotesca como falsa la foto de 'Chávez entubado' que hoy publica en primera página el venerable diario El País de España".

 


 

Mea Culpa de El País

 

En la primera hora de esta madrugada El País ha publicado un mea culpa en su página digital con el siguiente texto:

 

EL PAÍS retiró esta madrugada de su página web una foto que mostraba a un hombre entubado en una cama de hospital y que una agencia informativa había suministrado al periódico afirmando que se trataba de Hugo Chávez, presidente de Venezuela. Chávez se encuentra hospitalizado en Cuba tras ser operado de un cáncer cuyas características el Gobierno venezolano no ha querido precisar. La foto permaneció en la página web del periódico aproximadamente una media hora.

 

En el texto que acompañaba la foto se afirmaba que EL PAÍS no había logrado verificar de forma independiente las circunstancias, el lugar o la fecha en la que se había realizado la fotografía. Tras constatar que la imagen ofrecida no correspondía a Chávez, EL PAÍS paralizó asimismo la distribución de su edición impresa y procedió a enviar una nueva edición a los puntos de venta. El incidente puede ocasionar que la edición impresa del periódico con fecha de hoy jueves 24 de enero no esté disponible en algunos kioscos, tanto en España como en el extranjero.

 

La furibunda y enfermiza obsesión antichavista de Juan Luis Cebrián y el Grupo Prisa le ha jugado una mala pasada al diario El País y ha puesto en evidencia una vez más la crisis de valores de un periodismo afianzado en la manipulación, la mentira y el engaño.

 

(Con información de Agencias, La Jornada, Noticias 24 y Cubadebate)

Publicado enInternacional
Jóvenes mexicanos protestan contra la manipulación informativa
Miles de estudiantes universitarios protestaron hoy en diversas ciudades mexicanas contra la manipulación de los medios de comunicación y de los políticos, a falta de poco más de un mes para las elecciones presidenciales.


"Es un movimiento que va mucho más allá de las elecciones. Ganará quien gane y nos tendrá que escuchar, porque no nos vamos a callar", dijo a Efe Rosana Holsch, estudiante de 20 años que participó en la marcha más numerosa, la de la capital mexicana. Ella es una de los 131 estudiantes que encendieron la mecha el pasado 11 de mayo, cuando Enrique Peña Nieto, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y favorito en las encuestas, acudió a la Universidad Iberoamericana y algunos estudiantes lo abuchearon.


Fueron tachados de "porros" (agitadores) por el entorno del político y por algunos medios de comunicación, y para defenderse grabaron un vídeo que tuvo una gran repercusión gracias a las redes sociales. Nació el movimiento Somos más de 131 (el número de estudiantes que aparecieron en el vídeo) y en pocos días se transformó en Yo soy 132, cuando compañeros de otras universidades se sumaron al movimiento estudiantil.


El pasado viernes protestaron frente a la cadena Televisa y el sábado, varios miles de ellos se juntaron en el Ángel de la Independencia. Poco después se convocaba la gran marcha nacional para hoy. En Ciudad de México, la manifestación partió del monumento Estela de Luz, en donde los estudiantes se reunieron con pancartas con lemas como "Hace un tiempo perfecto para vivir un momento histórico", "Bienvenidos al quinto poder, las redes sociales" o "Nuestros sueños no caben en sus pantallas".


Aunque hubo palabras contra personalidades y partidos políticos, la mayoría de las críticas fueron dirigidas contra lo que consideran falta de objetividad de los medios de comunicación. "Somos un pueblo y no puede ser que nos manipulen de esa manera, ya estamos hartos. Llegó un momento en que los jóvenes despertamos", afirma Yaiza Bejos, miembro también de los 131.


A sus 20 años, nunca imaginó que un sencillo vídeo iba a tener tanta repercusión y a ser el inicio de lo que muchos ya llaman "la primavera mexicana", continuación de otros movimientos sociales creados en países como España. "Fue una gran sorpresa para todos", dice Bejos, que está convencida de que este es el momento de despertarse "y ver que la manipulación y la violencia no es la solución para este país, que necesita un gran brinco", dijo.


Según insistió Holsch, aunque el movimiento surgió de las críticas a Peña Nieto, los indigandos no van en favor ni en contra de nadie, sino que como movimiento se definen como apartidistas, pacíficos y sin líderes. "No creo que la esquematización de un movimiento social sea el camino. Sí se van a formar asambleas donde cada quien trabaje por su parte, basándose en las indignaciones particulares, y luego habrá días en los que, como hoy, nos juntemos todos para expresarnos", explicó.


La marcha se desplazó después al Ángel de la Independencia y algunos de los estudiantes siguieron caminando hasta el Zócalo capitalino por la avenida Reforma, dificultando mucho el tráfico en la zona. Otros decidieron ir a las instalaciones de Televisa.


Las protesta se extendió a otros estados como Puebla, en donde unos 2.500 universitarios marcharon desde el zócalo hasta las instalaciones locales de las dos principales empresas de comunicación del país, TV Azteca y Televisa. "Somos de diferentes universidades, pero tenemos en común la demanda de información veraz y hoy estamos indignados por la manipulación mediática. Debemos formarnos un criterio político basado en hechos verídicos", dijo David González, uno de los participantes.


En Guadalajara, unos 1.000 jóvenes de universidades públicas y privadas se dieron cita para acudir también a la sede regional de Televisa con consignas como "Más educación, menos telenovelas". También se celebraron marchas en diversas ciudades y estados como Chihuahua, Querétaro, Hidalgo, Baja California y el Estado de México.


Los jóvenes invitaron a la sociedad a inscribirse como observadores ciudadanos durante las próximos comicios presidenciales del 1 de julio para evitar un posible fraude electoral.


Por EFEMÉXICO24/05/2012 10:10 Actualizado: 24/05/2012 10:49

Publicado enInternacional
Denuncia Correa entreguismo a EEUU de prensa privada ecuatoriana
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, repudió hoy lo que juzgó como un “entreguismo” de un grupo de periodistas de su país a la Embajada de Estados Unidos en Quito, tras la divulgación de unos cables filtrados por el sitio Wikileaks.

 
Los cables fueron difundidos esta semana por el diario público “El Telégrafo”, que ha iniciado una serie de entregas sobre comunicaciones de la ex embajadora de Estados Unidos en Quito, Heather Hodges, al Departamento de Estado.

 
En dichos cables, la diplomática devela que conocidos periodistas de medios privados ecuatorianos eran informantes de la representación de Washington en el país andino, sobre el clima político de Ecuador.

 
“Qué vergüenza, periodistas entreguistas que van a reportarse a la embajada de Estados Unidos; el país ya sabe una vez más con quienes estamos tratando, simples informantes y contactos de una embajada extranjera”, cuestionó Correa en su informe sabatino de labores.

 
El mandatario criticó que estos cables no hayan sido publicados por la llamada “prensa libre e independiente” de su país, a la que acusa de estar contra su gobierno, porque involucra a periodistas de ese círculo.

 
“Qué vergüenza, que papelón; la prensa corrupta no sacó nada porque la involucraba, demostraba la corrupción y el entreguismo que hay dentro de esa prensa y de ciertos periodistas”, apuntó.

 
En los cables, la ex embajadora Hodges califica como “nuestros contactos”, “fuentes cercanas a la embajada”, a cuatro periodistas, entre ellos, al crítico ex presentador de televisión Jorge Ortíz, al directivo del diario “El Comercio” Alfredo Negrete, y a César Ricaurte, director de la organización local Fundamedios.

 
En un cable del 2 de septiembre de 2009, la diplomática califica como “Grupo de Vigilancia” a Fundamedios al referirse a un informe de dicho organismo sobre el aparente “Clima de miedo” que viven los periodistas en Ecuador.

 
Según “El Telégrafo”, la embajada se nutría de las opiniones y comentarios de los periodistas para reportar a Washington.

 
Correa ironizó que “esos son los periodistas que nos han querido dar clase de moral y ética” y reflexionó que “con razón” el directivo de Fundamedios, César Ricaurte “era recibido con tanta diligencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”.

 
Ricaurte lideró en octubre de 2011 un grupo de periodistas que acudió ante la CIDH, en Washington, para denunciar un supuesto acoso del gobierno de Correa a la prensa.

 
La queja llevó a la Relatora de la CIDH, Catalina Botero, a expresar su preocupación y a requerir información al gobierno de Correa, que rechazó lo que calificó como una “intromisión”.

 
Además, el mandatario advirtió que no permitirá abusos de la Relatoría, a la que acusó de tener una estrecha relación con Fundamedios.

 
Correa añadió que no le preocupa los reclamos de los periodistas involucrados en los cables de WikiLeaks y advirtió que se sacarán todos en los que se les cita para que el país se entere de la verdad.

 
“Por supuesto vendrán (los involucrados) a buscarle la quinta pata al gato, que Correa los ha insultado, que es mentira, que ellos solo hacen sus reportes y eso sirve de información. Reclamen, el tema Wikileaks lo seguiremos sacando”, señaló el gobernante.
 

(Con información de Contrainjerencia)

Publicado enInternacional
"Terrorista", acusación ideal para callar periódicos
Un ex presidente de Colombia calificó de "simpatizantes del terrorismo" a reporteros del Washington Post por criticar a su gobierno; seis periodistas independientes fueron encarcelados acusados de vínculos con el "terrorismo" en Etiopía; un periódico vasco fue cerrado más de siete años al ser acusado de asociación con el "terrorismo"; en Estados Unidos, uno de los periodistas más destacados fue acusado de "terrorista" por un asesor del Pentágono, y un medio árabe ha sido amenazado repetidamente al ser acusado de lo mismo.

Son sólo algunos de decenas de ejemplos –todos denunciados por las principales organizaciones internacionales de derechos humanos y defensa de la libre expresión– de cómo la acusación de "terrorismo" o de "cómplice del terror" contra periódicos y periodistas ha justificado detenciones, cierre de medios, desapariciones, asesinatos, amenazas y aun tortura en todo el mundo: de Estados Unidos a Etiopía, de Colombia a las ex repúblicas soviéticas, de España a Turquía.

Además de justificar guerras y muertes de cientos de miles de civiles, campos de concentración (Guantánamo), "rendiciones" (secuestro y encarcelamiento clandestino en terceros países), tortura y operaciones encubiertas de todo tipo contra países y poblaciones enteras (Irak, Afganistán, Somalia, Palestina, Chechenia, el País Vasco, la población negra de Sudáfrica durante el apartheid), la etiqueta de terrorismo frecuentemente se usa para descalificar y exponer la vida de críticos, opositores y reporteros (desde movimientos de resistencia, opositores de regímenes, el macartismo) que se atreven a informar algo más que las versiones oficiales.

Desde el poder


Quién define quién es terrorista o no depende de los que tienen el poder. Vale recordar que los fundadores del talibán y los integrantes de Al Qaeda fueron llamados, en los ochenta, "luchadores por la libertad" y "equivalentes morales a nuestros padres fundadores" por nada menos que el presidente Ronald Reagan cuando los invitó a la Casa Blanca, en momentos que batallaban contra el régimen "terrorista" de la Unión Soviética. Igual los movimientos de liberación fueron llamados "terroristas" por regímenes dictatoriales que afirmaban defender a la "patria", como en Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, El Salvador, España, o más recientemente el derrocado régimen de Hosni Mubarak, en Egipto, o la retórica permanente de Israel. Nelson Mandela y su organización, el Congreso Nacional Africano, fueron calificados de "terroristas" por el régimen blanco sudafricano y por Washington y otros gobiernos durante la lucha contra el apartheid.

Sobre todo después del 11 de septiembre de 2011, cuando George W. Bush reafirmó la "guerra contra el terrorismo" (la primera proclamación de una guerra contra el terrorismo fue la de Reagan, que incluyó Centroamérica), medios y sus trabajadores han sido tachados una y otra vez de "cómplices" o "colaboracionistas" de "terroristas", tanto por contrincantes como por gobiernos.

Reporteros sin Fronteras, el Comité de Protección a Periodistas, Human Rights Watch y otras organizaciones de defensa de comunicadores y derechos humanos han documentado decenas de casos que continúan hoy día.

Espionaje de Álvaro Uribe


Tal vez el caso reciente más notable fue cuando el ex presidente de Colombia Álvaro Uribe acusó de cómplices del terrorismo a reporteros del Washington Post en agosto de 2011. En respuesta a un reportaje de cómo el gobierno de Uribe había destinado la asistencia estadunidense antinarcóticos a unidades de inteligencia para realizar "operaciones de espionaje y campañas de difamación contra jueces de la Suprema Corte, opositores políticos de Uribe y agrupaciones de sociedad civil", el ex presidente, en su cuenta de Twitter, escribió: "Qué tristeza que a nuestro gobierno lo difamen simpatizantes del terrorismo".

Uribe envió una carta al editor del Post, que se publicó, donde afirmó que los reporteros habían actuado de manera imprudente y sin rigor al "presentar acusaciones difamatorias y poner en peligro la imagen de Colombia y mi administración sin una evaluación imparcial de los actos y testimonios". Subrayó que él siempre había promovido, como parte esencial de la "democracia", la libertad de expresión.

Pero cuando esa libertad de expresión fue contraria a su posición, su primera reacción fue acusar a sus críticos de "simpatizantes del terrorismo". Su respuesta provocó una llamada de atención del Comité de Protección de Periodistas (CPJ) en Estados Unidos, que expresó su "preocupación" por los comentarios de Uribe, que “podrían poner en peligro a los periodistas Juan Forero y Claudia Julieta Duque [que junto con Karen DeYoung escribieron el reportaje para el Post] y poner en jaque a la libertad de prensa en el país”. Recordaron que Uribe no sólo los acusó de "simpatizantes del terrorismo", sino también de "cómplices de guerrilleros izquierdistas". Carlos Lauria, encargado del programa para las Américas del CPJ, afirmó que "Uribe tiene que abstenerse de hacer acusaciones sin base contra periodistas [Forero y Duque]. En el contexto de Colombia, tales comentarios son extremadamente peligrosos".

No fue la primera vez que Uribe motivó quejas de defensores de periodistas. En múltiples ocasiones había acusado de estar ligados al enemigo a reporteros en su país que se atrevían a revelar asuntos contrarios a la línea oficial u ofrecer voces disidentes . Por ejemplo, en febrero de 2009, CPJ y Human Rights Watch enviaron una carta al presidente, donde le escriben: "Objetamos las acusaciones que usted y otros integrantes de alto rango de su gobierno hicieron esta semana vinculando al periodista colombiano Hollman Morris al grupo guerrillero izquierdista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. Esas serias afirmaciones ponen en peligro la vida del periodista y ponen en jaque la libertad de prensa en su país".

Le recuerdan que su ministro de Defensa acusaba a Morris de ser "cercano a los guerrilleros", mientras el procurador general, por órdenes del presidente, anunció que iniciaría una investigación criminal por posibles nexos de Morris con el terrorismo. Uribe acusó a Morris de "esconderse detrás de su periodismo para ser un cómplice pasivo del terrorismo". CPJ y Human Rights Watch instaron a Uribe a que se retractara y que él y su gobierno se abstuvieran "de acusar a miembros de los medios de tener nexos con actores armados, sin ninguna prueba".

Pero el caso de Morris es aún más complicado. Washington aparentemente aceptó las acusaciones de "cómplice del terrorismo" que Uribe y su gobierno lanzaron contra un periodista que había informado repetidamente sobre los nexos de paramilitares derechistas con altos funcionarios del gobierno de Uribe. A mediados de 2010, funcionarios consulares estadunidenses en Bogotá informaron a Morris que su visa para viajar la Universidad Harvard –donde había sido invitado a estudiar después de que se le otorgó la prestigiosa beca Nieman– le había sido negada conforme a normas de la Ley Patriótica relacionadas con actividades terroristas, reportó Frank Smyth, del CPJ. Fue la primera vez en la historia de la Fundación Neiman que a un periodista se le prohibía viajar a este país no por el gobierno de su país, sino por Estados Unidos.

Múltiples organizaciones, desde el CPJ a Human Rights Watch, el Open Society Institute, la Unión Americana de Libertades Civiles, el PEN, la Asociación Interamericana de Prensa y hasta la OEA solicitaron que el Departamento de Estado revirtiera su decisión. Finalmente ganaron y a Morris se le otorgó la visa. Inmediatamente después fue de nuevo amenazado de muerte.

De Etiopía al País Vasco


Hay muchos casos más en el mundo, donde medios y periodistas han sido atacados por gobiernos u otras entidades con la acusación de cómplices del terrorismo.

En noviembre pasado, un juez de Etiopía acusó a seis periodistas de "terrorismo" según las leyes antiterroristas de ese país (con ello, ahora son 10 los acusados desde junio), reportó el CPJ. Los cargos eran "ayudar, asistir y apoyar a un grupo terrorista", según el gobierno, pero el CPJ y otros afirman que los cargos carecen de pruebas, y señalan que por lo menos dos de ellos habían sido detenidos anteriormente por reportajes críticos de las acciones represivas del gobierno. En 2009, dos de ellos, editores de un rotativo, cerraron su periódico después de amenazas de arresto. A escala global, Etiopía es uno de los países que más han encarcelado periodistas o los han enviado al exilio.

Dos periodistas independientes suecos fueron arrestados en julio en Etiopía y acusados de vínculos con "terroristas" mientras viajaban con unidades de un movimiento separatista calificado de terrorista por el gobierno, informó The Guardian. Reporteros Sin Fronteras instó al gobierno a anular los cargos de "apoyo a grupo terrorista", al subrayar que ambos detenidos "son periodistas reconocidos que no tienen nada que ver con terroristas".

En 2010, después de que hace siete años el periódico vasco Euskaldunon Egunkaria fue obligado a cerrar cuando los cinco periodistas que lo dirigían fueron acusados de vínculos con el terrorismo, en este caso con ETA, un juez del Tribunal Nacional finalmente descartó los cargos presentados primero en 2003 por falta de cualquier prueba. Reporteros Sin Fronteras, entre otras organizaciones, había denunciado durante los últimos años la clausura del periódico motivada por las acusaciones de terrorismo.

Al parecer, periodistas y medios son frecuentemente acusados sin pruebas de ser cómplices de "terrorismo", obligando a los acusados –si es que no están encarcelados, torturados, desaparecidos o exiliados– a comprobar su inocencia en un mundo que desde 2001 está preparado para matar primero y hacer preguntas después, en esta proclamada "guerra contra el terrorismo".
Publicado enInternacional
La fábrica del consentimiento uribista

 

Edición 2010.Formato: 28 x 21 cm. 96 páginas
P.V.P.: 25.000 pesos

 

Reseña:

Trabajado en forma de ensayo, La fábrica del consentimiento uribista es un estudio que le permitirá al lector desprevenido, así como al estudioso de los medios de comunicación o de las urdimbres del poder, acercarse de manera didáctica a las dinámicas que han facilitado que Álvaro Uribe registre en Colombia como uno “de los mejores presidentes que ha tenido el país”.

Hábil manejo de los medios de comunicación y del lenguaje –de los sinónimos connotativos–, abuso de la propaganda oficial, sistema educativo, guerra de cuarta generación, implementación de la estrategia de tensión, propaganda de guerra, desarrollo de la “doctrina del shock”, son algunas de las maniobras desplegadas por el gobierno que encabeza Álvaro Uribe y su grupo de asesores para confundir a toda una sociedad, y hacer ver claro lo que en realidad está distorsionado.

Enriquecido con lecturas complementarias, el presente texto va más allá de la denuncia, entrando en el campo de la pedagogía, estimulando a quien lo consulte para que se haga activo del “quinto poder”, estrategia colectiva para enfrentar en forma dinámica el poder omnímodo del “cuarto poder”, hoy parte sustancial del poder global que rige los destinos de la humanidad.


Informes-Pedidos:


Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER



Página 10 de 10