Más de 26.000 niños sin compañía fueron detenidos en la frontera de EE.UU. en seis meses

Otros 16.000 niños más, no acompañados y originarios de Guatemala, El Salvador y Honduras mayoritariamente, fueron detenidos en la frontera mexicana

 

Más de 26.000 menores no acompañados han sido detenidos en la frontera de Estados Unidos en los primeros seis meses de 2016, la mayoría de ellos provenientes de Guatemala, El Salvador y Honduras, según denunció hoy Unicef.


Otras 29.700 personas que viajaban en grupos familiares, la mayoría mujeres y niños pequeños, también fueron retenidas en ese mismo periodo en la frontera, según un informe de la organización divulgado hoy.


Y 16.000 niños más, no acompañados y originarios de los tres países centroamericanos, nunca lograron alcanzar EEUU y fueron detenidos en la frontera mexicana en el primer semestre del año.


Este dato coincide con un momento en el que la inmigración procedente de la frontera mexicana ha ocupado un lugar central en la campaña a la presidencia estadounidense gracias al plan de Donald Trump de construir un muro a lo lardo de la frontera. No obstante, parece que ahora el candidato republicano está moderando su postura.


La campaña de Trump ha dejado entrever que estudia suavizar su plan sobre los inmigrantes indocumentados, cuya expulsión de EE.UU. es un punto clave en su programa, mientras el aspirante presidencial republicano negó haber cambiado de opinión, pero sugirió una solución más “justa”.


Trump tiene previsto ofrecer este jueves en Colorado un discurso con detalles sobre su plan migratorio, que desde el inicio de su campaña ha girado en torno a la construcción de un muro en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal y a crear una “fuerza de deportación” para expulsar a los millones de indocumentados que viven en EEUU.


No obstante, tanto la campaña como el propio Trump han dado señales de que están, al menos, evaluando una propuesta más “justa” y “humana” de la que han defendido hasta ahora. “Tenemos que ser muy firmes, muy fuertes, con las personas que vienen (a Estados Unidos) ilegalmente”, argumentó hoy Trump en declaraciones a la cadena conservadora Fox.


El magnate dijo que él y su campaña están trabajando “con muchas personas de la comunidad hispana” para tratar de encontrar una “respuesta” al problema de la inmigración ilegal y de los indocumentados que residen en EEUU.


Trump rechazó haber cambiado de opinión sobre su plan migratorio, aunque a continuación puntualizó: “Queremos llegar a una respuesta muy firme pero justa (...) Tiene que ser firme, pero también queremos llegar a algo justo”.


El magnate se reunió el sábado en Nueva York con varios líderes hispanos, algunos de los cuales revelaron al término del encuentro que el candidato ha suavizado su discurso sobre los inmigrantes indocumentados.


Jacob Monty, un abogado de inmigración que preside la Alianza Judío-Latina, explicó a la cadena Univision que Trump admitió en esa reunión que hay un “gran problema” con los más de 11 millones de indocumentados que residen en EEUU y que deportarles “no es posible ni es humano”.


Mientras, la nueva jefa de campaña de Trump, Kellyanne Conway, comentó el domingo a la cadena CNN que los planes para la deportación masiva de millones de indocumentados “están por determinar” y serán desarrollados “en las próximas semanas”. “Lo que Trump respalda es asegurar que se aplique la ley, que seamos respetuosos con esos estadounidenses que están buscando empleos bien remunerados y que somos justos y humanos con aquellos que viven entre nosotros”, afirmó Conway.


El discurso xenófobo de Trump, que ha calificado a los inmigrantes procedentes de México de “violadores” y “criminales”, y su promesa de construir un muro en la frontera le han dado votos entre las bases republicanas y lo ayudaron a ganar la candidatura a la Casa Blanca.


Pero, por otro lado, esa misma retórica le ha distanciado de los votantes hispanos, cada vez más numerosos y que fueron fundamentales para las victorias electorales del actual presidente de EEUU, Barack Obama, en 2008 y 2012.
Varios sondeos nacionales sitúan a Trump hasta 60 puntos por debajo de la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, en intención de voto entre los hispanos, cuyo creciente peso demográfico hace que su apoyo sea vital para vencer en estados clave en las elecciones de noviembre próximo.


La semana pasada, Trump reestructuró su equipo de campaña con la incorporación de Conway y de Stephen Bannon, directivo del portal de noticias conservador Breibart News y defensor del estilo populista del magnate. Uno de los objetivos de esa remodelación es tratar de recuperarse de la caída en las encuestas de intención de voto, donde desde comienzos de mes Clinton saca ventaja a Trump a nivel nacional y en varios estados de los considerados “bisagra”.


A la espera de si estos cambios en la campaña se traducen también en una propuesta migratoria más “justa”, lo que se ha visto ya es algo inédito en Trump: mostrar arrepentimiento por cosas que ha dicho “en caliente” durante la campaña electoral, especialmente aquellas que han causado “dolor personal”.

Ginebra / Washington
23/08/2016 11:27 | Actualizado a 23/08/2016 11:55

Publicado enInternacional
Viernes, 29 Julio 2016 08:29

Los cubanos ilegales de La Habana

Para los inmigrantes internos, La Habana sigue siendo la “tierra prometida”

 

Desde 1997 el asentamiento de habitantes provenientes de otras regiones de Cuba en la capital está regulado. Hoy, buena parte de los alrededor de 600 mil inmigrantes internos vive prácticamente en la ilegalidad.

 

Por experiencia propia, Caridad sabe que el Centro Histórico y el Malecón son las zonas más “peligrosas” de La Habana. Allí la presencia policial es constante y las redadas pueden producirse incluso varias veces al día. “Casi siempre es porque buscan jineteras (prostitutas) o se preparan para una visita importante, pero una no puede confiarse. Yo misma ya tengo dos cartas de advertencia, y una vez hasta me deportaron. Si me detuvieran de nuevo posiblemente no pararía hasta (la cárcel de) Puerto Boniato.”


Como una salvaguardia, Caridad lleva siempre dos billetes de 20 Cuc en su seno. Equivalen a cerca de 40 dólares, o lo que es igual, casi dos meses de salario para la mayoría de los funcionarios estatales. Con ellos ha pagado durante las ocasionales redadas policiales en las que se ha visto envuelta: “un billete primero, y si no funciona, entonces el segundo...”.


Así ha ido capeando temporales y escribiendo su historia “capitalina”. Todo comenzó hace alrededor de cinco años, cuando decidió que no quería seguir pasando trabajo en un pueblo perdido de la provincia de Santiago de Cuba, casi mil quilómetros al este de La Habana. “Si iba a comer tierra, por lo menos quería hacerlo en la Poma”, dice aludiendo al sobrenombre de la capital cubana. “Todo lo que te digan es verdad: aquí dan más cosas en la libreta de racionamiento, hay más posibilidades de ganar dinero y hasta los hospitales están mejor.”


El primer paso fue convencer a su abuela de vender la casita en la que ambas vivían con los dos hijos de Caridad. Luego, con aquellos 60 mil pesos, se lanzaron a la odisea de encontrar techo en la gran ciudad. Con ese presupuesto, su punto de destino no podía ser otro que alguno de los extensos barrios de “llega y pon” que cercan la urbe. En su caso se trató de la “parte buena” del reparto Los Pocitos, en el municipio citadino de Marianao. Allí lograron comprar una pequeña casa de tablas y ladrillos sin repellar, con techo de tejas de cartón y un único cuarto. Todo sin papeles, como el resto de las viviendas de esa extensa barriada que pueblan fundamentalmente inmigrantes de la parte más oriental de la isla.

 


LOS PALESTINOS.


Precisamente de las provincias del oriente, las más pobres, parte el flujo migratorio que condiciona la realidad demográfica del país. Los nacidos en esa zona tienen un título propio: “palestinos”, y son objeto de una discriminación tan habitual que parece formar parte de la identidad nacional. “El término ‘palestino’ es doblemente ignominioso: porque etiqueta a una parte de sus ciudadanos (y) porque toma como objeto de mofa a una nacionalidad que por su lucha es digna de admiración”, se lamentaba hace algunas semanas el escritor Reinaldo Cedeño en un artículo que suscitó discusiones en Internet. A su juicio, ni el Estado ni los medios de difusión masiva han hecho lo suficiente para cambiar el actual escenario, favoreciendo con su “apatía” la victimización de ese segmento poblacional.


La problemática trasciende, con mucho, el escenario de las políticas culturales o para la igualdad social. Las diferencias en cuanto a desarrollo y oportunidades signaron desde siempre las distintas regiones geográficas de la isla, generando corrientes migratorias que se extendían por su eje central, por lo regular con dirección al oeste. Luego del triunfo de la revolución ese proceso se moduló parcialmente gracias a los planes de desarrollo aplicados por el nuevo gobierno, que pretendían una evolución más armoniosa de todos los territorios. La crisis de los noventa echó por tierra la inmensa mayoría de aquellos proyectos. Sólo entre 1991 y 1996 la emigración promedio hacia La Habana pasó de unas 10 mil personas anuales a casi 30 mil.


Ese fue el contexto en que se aprobó una de las legislaciones más polémicas: el decreto-ley 217, de 1997. En él se establecen limitaciones para el asentamiento en la capital de los cubanos llegados desde otras provincias, quienes pueden ser multados y deportados hacia sus localidades de origen si son sorprendidos residiendo en la ciudad sin todos los permisos de rigor. Además, aunque la disposición no lo especifica, las autoridades tienen la prerrogativa de recluir en establecimientos penitenciarios a los reincidentes, bajo el pretexto de la llamada “peligrosidad social”.


En sus cinco años como “capitalina” Caridad ha sido de todo un poco, “menos ladrona y puta”. Cuenta que ha limpiado casas, trabajado en cafeterías y otros negocios del floreciente sector privado, vendido los más disímiles artículos... Precisamente el último de esos oficios es el que ahora le permite ganar el sustento para ella y sus familiares. Adonde va, Caridad lleva siempre varias cajas de tabaco, que consigue entre tabaqueros particulares, ilegales como ella, y que más tarde vende en las cercanías de los hoteles u otras zonas con gran afluencia de extranjeros. De ahí el riesgo de que puedan detenerla y deportarla, un desenlace que dejaría sin protección a sus dos hijos, de 11 y 16 años, y a su abuela, que ronda los 70.


De acuerdo con los censos realizados en 2002 y 2012, un tercio de los más de 2 millones de habitantes de La Habana son nacidos en otras provincias; buena parte de ellos (algunos estudios aseguran que hasta un 25 o 30 por ciento) se encuentran en una situación migratoria irregular. “Sólo cuantificar la magnitud del fenómeno ya resulta un reto, pues en muchas de esas barriadas las personas tienden a esconderse y se niegan a colaborar con cualquier estudio por miedo a salir perjudicados”, asegura Richard Esteban, profesor de sociología en la Universidad de La Habana. “Es un asunto con el que convivimos de forma habitual, que afecta a miles de cubanos, pero que se mantiene a la sombra y con muy pocas posibilidades de solución.”

 


CONDICIONES.


Para regularizar su estatus en La Habana, un inmigrante del interior del país debe contar con una vivienda propia o el consentimiento del propietario de una que le permita inscribirse en su dirección particular. El proceso incluye trámites en varias dependencias de alguno de los 15 gobiernos en que se divide administrativamente la urbe, comprobaciones y numerosos documentos, además de la siempre difícil firma del presidente (alcalde) de la demarcación donde se aspira a residir.


Sin esas formalidades no es posible obtener el carné de identidad que acredite la condición de “legal”, y sin éste serán infructuosos los esfuerzos para acceder a algún empleo estatal, a los productos que se distribuyen de forma subsidiada a través de la libreta de abastecimiento, y –al menos en teoría– a los servicios gratuitos de salud y educación.


“Los niños asisten a la escuela hasta que se gradúan de algún técnico medio o de obrero calificado –porque el preuniversitario también se otorga según la dirección del estudiante–; y más tarde, a la hora de ejercer, no pueden hacerlo en La Habana porque no residen oficialmente en ningún lugar de la ciudad, aunque muchos nacieron allí”, comenta la periodista Lisandra de la Paz en un artículo publicado por la revista científica Juventud Técnica. Es una realidad compleja, en la que “todos tienen derecho la atención médica, sobre todo las mujeres embarazadas, pero al nacer el niño o la niña se les obliga a inscribirlos en su provincia de origen, donde su carné dice que residen”.


Pero por adversa que sea la realidad en la que viven, ni Caridad ni los suyos, ni otros miles que cada año arriban a la ciudad, piensan en el retorno. En Baire, su poblado natal, “no hay nada que buscar. A las mujeres sólo nos queda trabajar en la agricultura, en algún negocito que aparezca por ‘la izquierda’, o dedicarnos a atender a un hombre. ¿Acaso eso es vida?”.


“¿Volver a dónde?”, repiten casi todos. Para ellos La Habana sigue siendo la “tierra prometida”.

 

 


 

Brecha

 

 

El fantasma del período especial

 

 A un año del reestablecimiento de las relaciones diplomáticas, EEUU mantiene el embargo económico a la isla / Foto: AFP, Yamil Lage

 

 

Por: Patricia Grogg

 

Las medidas aplicadas por el gobierno cubano para enfrentar la crisis incluyen la disminución del suministro de electricidad en organismos y empresas de Estado, y la reducción de gastos en divisas.

 

Los cubanos temen volver a soportar las penurias del llamado “período especial económico”, por la nueva crisis que afecta al país y ha obligado al gobierno a tomar un programa de medidas de austeridad. El fantasma del período especial, como se denominó a la aguda depresión de los noventa, recorre otra vez los hogares, aunque gobierno y especialistas coinciden en que la nueva crisis es diferente y existen recursos para afrontarla.


El presidente, Raúl Castro, reconoció este mes la crisis y alertó que vienen tiempos duros, mientras tomó medidas a favor del ahorro energético y la contención del gasto de divisas, además de sustituir al ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, por Ricardo Cabrisas, un veterano y eficaz negociador en las áreas de comercio exterior y las relaciones financieras.


A principios de julio, Castro y el entonces aún ministro Murillo insistieron en que el programa de ajustes diseñado para enfrentar la falta de liquidez financiera y el desabastecimiento petrolero afectaría “lo menos posible” a los 11,2 millones de habitantes del país. Pero ya son numerosas las quejas por imprevistos cortes de energía eléctrica.


La empresa estatal Unión Eléctrica insistió este mes en que las interrupciones en el sector residencial se deben a imprevistas roturas y a la poda de árboles, usual en el inicio de la temporada ciclónica, de junio a noviembre.


Las medidas aplicadas por el gobierno incluyen disminución del suministro de electricidad en organismos y empresas del Estado, y reducción de gastos en divisas. Además se da prioridad, en el uso de la reducida disponibilidad de divisas y de oferta energética, a aquellos sectores que aseguren ingresos externos, como el turismo, y que sustituyan importaciones.


Durante la grave recesión que siguió a la extinción de la Unión Soviética y la desaparición del campo socialista, a inicios de la década del 90, Cuba perdió el suministro petrolero proveniente de Moscú y sus principales mercados. Los apagones pasaron a llamarse popularmente “alumbrones”, por su frecuencia. Entre 1989 y 1993, lo más crítico del período especial, el país registró una caída de 34,8 por ciento de su Pbi. Según los analistas, la contracción en el suministro de combustible desde Venezuela, el principal socio comercial de Cuba durante este siglo, es el origen de los problemas que han desacelerado la economía en el primer semestre de 2016, cuando apenas creció 1 por ciento, la mitad de lo previsto.


De acuerdo a un convenio vigente desde 2000, Caracas abastece a La Habana de unos 90 mil barriles diarios de petróleo, a cambio de profesores, médicos y otros servicios. El corte abrupto de este intercambio generaría un gasto de 1.300 millones de dólares anuales, según expertos internacionales. “La analogía es evidente, aunque Caracas representa hoy menos de lo que Moscú significó, hace más de dos decenios, para el comercio, el desarrollo y las finanzas de Cuba”, comentó en un artículo sobre el tema el periodista especializado en temas económicos Ariel Terrero.


Pese a su baja calidad, el crudo extrapesado y el gas de producción cubana satisfacen 40 por ciento del consumo energético del país, entre ellos la generación de electricidad, aunque es preciso aligerarlo con petróleo de importación. Existen planes para elevar hasta un 24 por ciento en 2030 la matriz energética utilizando fuentes renovables.


Pávor Vidal, otro economista, alertó que “se sabía” que la crisis de Venezuela tendría un efecto negativo sobre Cuba, pero aun así se mantuvo alta la dependencia comercial y financiera con ese país, en tanto la renegociación con acreedores y la apertura de nuevos espacios de integración internacional no se han traducido en mayores flujos comerciales y de inversiones. Antes de llegar a un nuevo período especial, “la primera fase por la que transitaremos es una fuerte contracción de la disponibilidad de divisas, que pondrá en riesgo la acertada política de estos años de renegociar y poner al día las finanzas internacionales”, opinó este profesor de la colombiana Universidad Javeriana, de Cali.


Por tanto, el primer desafío será evitar un “corralito financiero” como el de los años 2008 y 2009. Vidal reiteró que en la actualidad las opciones para amortiguar el impacto incluyen dar luz verde a los proyectos de inversión extranjera en proceso de aprobación y eliminar el monopolio estatal sobre el comercio externo, lo que implica abrir un “mercado competitivo de insumos y bienes de capital físico”. También propone expandir el espacio de la pequeña y mediana empresa privada y las cooperativas, con posibilidad de que participen los profesionales. “Es decir, la respuesta a la crisis tiene que ser una combinación de ajuste (que es lo que ya tiene planeado el gobierno) y de liberalización de los mercados”, dijo.


El recambio en el Ministerio de Economía y Planificación colocó desde el 14 de este mes al frente de esa crucial cartera a Cabrisas, de 79 años, una de cuyas últimas gestiones fue la renegociación de la deuda con el Club de París. En su nuevo cargo, Cabrisas va a tener que hacer uso de esa experiencia para tratar de preservar la credibilidad de Cuba ante sus deudores y hacer manejable el endeudamiento externo. Murillo, de 55 años, se mantiene como jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, responsable del proceso de actualización del modelo económico del país.


La difícil coyuntura económica coincide con el primer aniversario del restablecimiento oficial de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, el 20 de este mes. Desde entonces, ambos países han mantenido un fluido diálogo, aunque la total normalización de los vínculos bilaterales continúa entorpecida por el mantenimiento del embargo económico estadounidense a la isla. El presidente Barack Obama anunció en marzo en La Habana que se eliminaría la prohibición de que Cuba use dólares en sus transacciones internacionales, pero “lo cierto es que no se ha logrado todavía efectuar pagos ni depósitos en efectivo en esa moneda”, se quejó Castro.

 


Por Patricia Grogg, periodista de la agencia Ips.

 

 

 

 

Publicado enInternacional
Aborígenes de las islas Andamán (India) retratados en 1876.

 

Los pigmeos de las islas Andamán (India) tienen en su genoma fragmentos del ADN de un homínido extinto y desconocido hasta ahora. Así lo revelan los análisis genéticos efectuados por un equipo internacional de científicos a aborígenes del archipiélago.

 


MADRID.- Científicos del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), un centro mixto de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han descubierto un nuevo tipo de homínido actualmente extinguido que vivió en el sureste asiático. Esta especie, no descrita hasta la fecha, es un antecesor de los humanos al igual que los neandertales o los denisovanos y se cruzó con los humanos modernos hace decenas de miles de años.

 

Los resultados se acaban de publicar en la revista Nature Genetics y confirman el potencial de la genómica para reconstruir el pasado. Los primeros autores del estudio son Mayukh Mondal y Ferran Casals, del IBE y de la UPF respectivamente, que lo han hecho en colaboración con Partha Majumdar, del Instituto Nacional de Genómica Biomédica de la India.

 

El análisis genético de un grupo de individuos de las islas Andamán, en el océano Índico, ha revelado que su ADN contiene fragmentos que no corresponden a los humanos modernos que salieron de África hace unos 80.000 años. Al comparar estas secuencias con las de los neandertales y denisovanos, los científicos han visto que también son claramente diferentes.

 

Los investigadores concluyen que este ADN pertenece a un homínido extinto que comparte un ancestro común con los otros dos pero que tiene una historia diferenciada. Esta es una nueva prueba de que el genoma humano contiene pequeñas cantidades de información proveniente de antepasados extinguidos.

 

Según Jaume Bertranpetit, investigador principal del IBE y catedrático de la UPF, "ya hemos encontrado fragmentos de ADN del homínido extinto formando parte del genoma de los humanos modernos. En un futuro próximo esperamos obtener el genoma completo a partir de restos fósiles". De hecho, diferentes grupos de científicos ya están analizando unos huesos que podrían corresponder a este homínido, quizás Homo erectus.

 

 
La salida de África


El trabajo también apoyo la hipótesis de que nuestros antepasados salieron en una sola oleada desde África. Hace unos 80.000 años, el Homo sapiens arcaico evolucionó a hombre moderno en ese continente. Una pequeña parte de la población lo abandonó y dio lugar a todas las poblaciones humanas fuera de África. Sin embargo, había dudas de si los pigmeos como los de las islas Andamán provenían de una migración inicial a la que habrían sucedido otras migraciones. Gracias a las secuencias de ADN obtenidas en este estudio, se ha confirmado que no es así y que el llamado Out of Africa se produjo en una sola migración, de la que descendemos todos los humanos modernos.

 

La teoría de una primera ola migratoria proviene de los naturalistas y los antropólogos del siglo XIX, que vieron que los andamaneses y otros grupos étnicos de partes aisladas del sudeste asiático eran similares físicamente a los pigmeos africanos. De hecho, estas poblaciones se llaman 'negritos' porque tienen una estatura corta, pelo negro y muy rizado y piel oscura. El estudio, sin embargo, desmiente esta posibilidad. "El genoma de estas poblaciones contiene trozos de ADN del homínido extinto que acabamos de descubrir, pero todos provenimos del mismo Out of Africa", concluye Bertranpetit.

 

La estatura pequeña de los andamaneses no se explica por un efecto fundador, es decir, que los primeros habitantes fueran bajos y por ello su descendencia ahora también lo sea. El equipo ha encontrado evidencias genéticas que este hecho es la consecuencia de un proceso evolutivo de adaptación y de selección natural.

 

"En una isla pequeña no hay lugar para toda la cadena trófica; por tanto, los grandes depredadores deben desaparecer y los animales de niveles inferiores se hacen pequeños, ya que les da ventajas selectivas", afirma Bertranpetit. Los datos aportan pruebas genéticas concluyentes sobre este fenómeno, que originó animales como el Myotragus balearicus, una cabrita de 40 cm que habitaba las Islas Baleares, o los elefantes de un metro que vivían en Sicilia. Los hallazgos actuales también podrían servir para explicar la estatura de los homínidos fósiles de la isla de Flores en Indonesia.

 

Además del IBE y el Instituto Nacional de Genómica Biomédica de la Índia, en esta investigación ha participado el Servicio de Genómica de la UPF, la Universidad Autónoma de Barcelona, el Instituto de Genómica de Pekín (China), la empresa GlaxoSmithKline (Reino Unido), la Universidad Radboud de Nimega (Países Bajos) y la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

 

 

Colombia tiene más desplazados que Siria. Conozca por qué

ACNUR dice que la cifra se acumula a lo largo de 30 años. Se trata de cifras aportadas por el Gobierno. Las causas van más allá del enfrentamiento con las FARC, aseguran expertos.

 

Un informe de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), señala que 6,9 millones de personas debieron abandonar sus hogares en Colombia a causa del conflicto interno.


Esto significa que el 14% de la población colombiana, calculada en 48,32 millones de personas, es víctima del desplazamiento interno forzado a causa de la guerra interna y el fenómeno del paramilitarismo. Un reporte publicado por RFI agrega que esa cifra es superior a la tasa registrada en Siria, país que actualmente enfrenta militarmente a grupos terroristas que intentan controlar el territorio.


La cifra de desplazados se corresponde con el número aceptado oficialmente por el Gobierno de esa nación suramericana y contada a lo largo de 30 años, en el período 1985-2015.


El informe de ACNUR, titulado 'El desplazamiento forzado en el mundo bate su cifra récord' detalla que de esos casi siete millones de desplazados internos, el 80% viven en situación de pobreza y el 30%, "en la pura indigencia".
Complejidades colombianas


"El desplazamiento en mi país es un fenómeno complejo. Sus causas también están más allá del conflicto mismo y de los enfrentamientos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Es una guerra en la que participan el Ejército, la Policía y las fuerzas paramilitares", explicó a RT Juan Alberto Sánchez Marín, analista político colombiano.
El centro neurálgico del desplazamiento interno, añade, se ubica en la violencia sembrada desde las élites y en el oscuro juego de intereses que históricamente involucra desde el finquero ávido de tierra hasta al terrateniente ganadero.


Los dueños de las tierras utilizan para sus fines a bandas paramilitares, que añaden otro elemento de violencia contra los campesinos y las minorías étnicas. No obstante la criminalidad también llega a los centros urbanos, generando una novedosa modalidad de desplazados: los que huyen de las ciudades. De esto no hay registros precisos.


Números rojos


La agencia de Naciones Unidas considera que la población que ha sido forzosamente desplazada debe ser reintegrada a sus zonas originarias como condición para el proceso de paz y la reconciliación nacional.


La guerra interna de Colombia, con más de 50 años de duración, ha dejado no solo 6,9 millones de ciudadanos desplazados, sino que hasta la fecha se contabilizan 260.000 muertos y 45.000 desaparecidos, así como víctimas de secuestros, violencia sexual, despojo de bienes y reclutamiento de menores.


No obstante, la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento de Colombia (Codhes) hace una alerta cuando subraya que las cifras de ACNUR repuntan debido a una ley, que data de 1997, implementada para la restitución de tierras. Según el texto legal, los desplazados ahora pueden registrarse y obtener una indemnización estatal, y quizá aparezcan de nuevo personas con muchos años en esa condición.


Paliativo mediático


Consultado por RT, Juan Carlos Tanus, presidente de la Asociación de Colombianos y Colombianas en Venezuela, organización que afilia a 202.480 de sus compa

triotas en suelo venezolano, no tiene dudas sobre el incremento del desplazamiento interno en su país natal.
"Hace poco escuché a una mujer de 69 años, oriunda del Chocó, el departamento más pobre de mi país, que el desplazamiento era una maldición. Ya que se encuentran abandonados de todo, en particular del Estado".
Tanus se refirió a la ley de atención a la población desplazada, explicó que las ayudas que ofrece resultan mínimas, "son más mediáticas que efectivas", dijo.


Según la reglamentación, las víctimas se registran en un sistema y el Estado evalúa y considera si la persona o familia califica para recibir una indemnización. "Pero no alcanzan ni el 5% de los costos que ocasionó el desplazamiento".


Se estima que la población colombiana trasladada a Venezuela es de 5.600.000 personas, de los cuales más de 250.000 son refugiados 'de facto', asegura.

Publicado enColombia
La Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia llegó a Washington, desde donde se lanzan las políticas contra las drogas a las que se oponen los activistas, argumentando que están llenando de muertos América Central y México.

 

WASHINGTON, abr 2016 (IPS) - Todos los días, en la capital de Estados Unidos, se toman decisiones que afectan la vida de millones de personas en la región. Aquí están, por ejemplo, las oficinas del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Organización de Estados Americanos.

 

Washington ha sido clave en la historia de América Latina, desde las intervenciones militares que patrocina hasta su aval para salvar economías en riesgo. Pero poco se habla de su responsabilidad directa en dos de los mayores problemas de la región:

 

Uno, el flujo de migrantes que abandonaron sus países cuando la Casa Blanca y el Kremlin jugaron a la Guerra Fría en América Central. Y dos, la penalización de las drogas.

 

El presidente Richard Nixon (1969-1974) sentó las bases de la actual política persecutoria después que el nivel de consumo en los estadounidenses se elevó exponencialmente en los años 60.

 

Lo que nunca se ha reconocido es que el número de adictos a las drogas ilegales creció por el apoyo de la Casa Blanca a los productores de opiáceos, como la entonces Vietnam del Sur, ni tampoco la promoción directa del consumo que hizo entre sus soldados para resistir el infierno de la guerra que perdieron.

 

Tampoco se habla del beneficio económico que deja el combate al narcotráfico para los fabricantes de armas, ni del presupuesto millonario asignado a la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos.

 

Después de recorrer 8.000 kilómetros desde América Central, la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia llegó a esta ciudad, que alberga la Casa Blanca, sede de la Presidencia, y el Parque Lincoln, testigo de muchas manifestaciones por los derechos civiles y donde Marthin Luther King dio su emblemático discurso por el trabajo y la libertad en 1963.

 

Los activistas promueven el cambio de enfoque en la política de drogas. Las posturas son diversas, pero todos coinciden en la importancia de abrir la discusión.

 

Aquí, tres posturas que apuestan a un cambio de paradigma para las comunidades que sufren las consecuencias de esta política.

 

1)  Con reservas, la legalización para la población blanca de clase media

 

En Estados Unidos, las víctimas invisibles de la guerra contra las drogas son los afroamericanos y los latinos, dice el activista Marco Castillo.

 

Entonces comienza a lanzar una serie de cifras que lo explican: 37 por ciento de las personas presas en cárceles federales son latinos por delitos no violentos vinculados a las drogas; 20 por ciento de los presos en prisiones generales son latinos, siendo ellos el grupo étnico migrante más bajo, con 17 por ciento.

 

“Discriminación, marginación económica, social y política, eso es lo que vemos. El tráfico de drogas, de armas, de personas, encuentra en las comunidades latinoamericanas condiciones para arraigarse porque la gente busca desesperadamente trabajo, tiene intereses de desarrollo y las opciones que el Estado provee no son suficientes”, dice Castillo.

 

“Por ahí es por donde se ha ido desarrollando esta industria, en las comunidades más pobres de Estados Unidos y América Latina, entonces se fortalece el estereotipo de que los latinos son traficantes, ‘gangueros’ o miembros de bandas delictivas y una vez más, se desarrollan políticas públicas de criminalización y persecución”, añade.

 

El activista mexicano, director de Asociación de Apoyo a las Familias Migrantes (Apofam) celebra las recientes legalizaciones del consumo de drogas que se han dado en distintos estados de Estados Unidos, como Colorado, Oregón, Washington y Alaska.

 

Sin embargo, advierte que de quedarse ahí, esas políticas serán benéficas solo para las clases medias, altas, blancas, privilegiadas, sin romper con las dinámicas de desigualdad que han generado violencia y marginación en las comunidades pobres.

 

“Lo que hay ahora (en Estados Unidos) son soluciones que tienen que ver con el derecho de clases medias y altas al consumo. En ese sentido el panorama no es el mejor”, argumenta Castillo.

 

“Las soluciones de regularización y legalización regionales no van a tener impacto en la vida de las comunidades, solo tenemos ciertos focos donde ciertas clases van a acceder al consumo y donde el resto de las poblaciones van a seguir sufriendo el impacto”, explica.

 

Por ello, aduce, “se necesita cambiar el enfoque, a uno de salud pública, libertades individuales y atacar las causas estructurales de desigualdad. Mientras haya comunidades pobres va a haber industria que saque ventaja de ello”.

 

2) Por una regularización con usos médicos

 

El obispo Martín Barahona subió a la Caravana por la Paz en su país natal, El Salvador, un país que inició 2016 con 23 homicidios diarios.

 

Lo hizo convencido de que la guerra contra las drogas es una excusa para justificar el armamentismo y militarización de los países de la región centroamericana.

 

Y también de que las principales víctimas son los jóvenes que viven la violencia de pertenecer o no a una pandilla, la violencia de la policía que persigue y la violencia de no tener acceso a sus derechos.

 

Para este obispo emérito de la Iglesia Anglicana, una propuesta es la regularización de las drogas para fines de salud.
“Venimos con la propuesta de una regularización de las sustancias psicoactivas, pero no con una visión punitiva sino de salud pública. Regularización en condiciones de que las drogas puedan ser usadas para tratamientos de medicina, con fines de salud, terapéutico, que esté a la mano de quien lo necesita, no de quien lo puede comprar”, explica.

 

3) Necesario, el combate a la impunidad

 

Vitalino Similoux Salazar, secretario general del consejo ecuménico cristiano de Guatemala, plantea la urgencia de fortalecer el estado de derecho y el sistema de justicia en los países latinoamericanos, a la par de la discusión del combate contra las drogas.

 

“Se empieza a hablar sobre la despenalización, la legalización, pero esto debe hacerse desde un tratamiento integral al tema, pero sobre todo políticas públicas que atiendan a las comunidades históricamente castigadas, como en Guatemala que han sido los migrantes”, dice.

 

Vitalino, quien ha escrito varios libros sobre los pueblos indígenas de su país, dice que la política prohibicionista de las drogas del gobierno de Estados Unidos, ha impactado en el ataque al derecho de los pueblos a migrar.

 

“El impacto es la militarización de la sociedad, la violación a los derechos humanos, lo que hemos visto en Guatemala es un impacto gravísimo en las familias migrantes, a ellas les ha tocado contener la violencia de la guerra contra las drogas, son atascados, agredidos y se les impide su derecho a migrar con el pretexto de detener el flujo de armas y drogas”, aduce.

 

“En lo personal, no creo en la legalización, para nosotros es un tema integral: educativo, informativo, fortalecimiento del estado de derecho y justicia. Sin eso, no podemos esperar resultados de otras políticas regulatorias o legalizatorias”, concluye.

 

Este artículo fue originalmente publicado en Pie de Página, un proyecto de Periodistas de a Pie financiado por Open Society Fundations. IPS-Inter Press Service tiene un acuerdo especial con Periodistas de a Pie para la difusión de sus materiales.

 

 

Publicado enInternacional
Sábado, 02 Abril 2016 07:20

Yo me pregunto si me quedo o si me voy

Michael Gove, presunta autoridad máxima en la administración de ecuanimidad

A TRES MESES DEL VOTO POR LA PERMANENCIA O NO DE GRAN BRETAÑA EN LA UNION EUROPEA.



Las últimas encuestas ponen a ambos campos cabeza a cabeza revirtiendo la tendencia favorable al Remain (quedarse) de principios de año. El director de campaña del Leave es nada menos que el ministro de Justicia británico.

 

 

Londres

 

A menos de tres meses del referendo nadie puede asegurar si los británicos se inclinarán por seguir en la Unión Europea o darán el portazo. Las últimas encuestas ponen a ambos campos cabeza a cabeza revirtiendo la tendencia favorable al Remain (quedarse) de principios de año. El ministro del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew, que no quiere más olas en la atribulada economía mundial, fue una de las últimas voces en alzar la alarma sobre el factor británico. “No es bueno para la economía británica, para la economía europea o para la economía mundial. En un mundo en que la incertidumbre geopolítica es uno de los grandes riesgos, está claro que una salida de la Unión Europea tendrá consecuencias económicas”, señaló.

 

En enero el campo del Remain le llevaba 10 puntos en las encuestas a los del Leave. Esta semana un sondeo le dio la delantera a los que quieren marcharse y en el acumulado mensual ninguno se saca ventaja. Con cifras tan ajustadas y un 20% de indecisos la campaña para el referendo del 23 de junio se ha polarizado más que nunca y florecen las malas artes de ambos campos.

 

Los Leave titularon a la campaña del Remain con nombre de película de terror –Project Fear– pero no dudaron en lanzar una tanda de golpes bien bajos contra sus rivales. En un informe esta semana dieron a conocer una lista de asesinatos y violaciones cometidos por 50 ciudadanos de la UE en el Reino Unido. El acento de los crímenes estaba puesto en los nuevos miembros del este europeo con el asesinato de una chica de 14 años, Alice Gross, cometido por un oriundo de Letonia, Arnis Zalkalns. No resulta demasiado alentador que el director de campaña del Leave sea nada más y nada menos que el ministro de Justicia británico, Michael Gove, presunta autoridad máxima en la administración de ecuanimidad.

 

Los de Remain tienen su propia lista de hipérboles. A nivel económico, aseguran que si triunfa el No a la UE se perderán tres millones de empleos, algo así como el 10% de la población económicamente activa del país. Un mecanismo del estilo del chequeado.com argentino –el “full fact”– recuerda que esta cifra sale de la cantidad de empleos británicos vinculados al comercio con la UE, pero “no indican que dependen de que el Reino Unido sea miembro de la UE”

 

No importa. Una vez instalado el miedo en un área decisiva –economía, seguridad, inmigración– se espere que gatille el voto a favor o en contra. En los normalmente escépticos y apolíticos británicos ningún tema se salva de una inmediata y virulenta controversia. Con los atentados de Bruselas y París en mente, con el temor de que por mero peso probabilístico Londres sea el próximo blanco, el ministro de defensa británico Michael Fallon salió a decir que la UE es fundamental para la seguridad británica.

 

Fallon es el mismo ministro que el año pasado dijo que Argentina representaba una amenaza militar para los malvinenses. En otros temas estaría de acuerdo con el coronel Richard Kemp, un ex comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, pero Europa es diferente. En el The Times del anti-UE magnate mediático Rupert Murdoch, Kemp señaló que era “absurdo” decir que el referendo afectaría la colaboración en temas críticos de seguridad. “Si nos vamos de la UE, vamos a poder decidir quién entra y sale del Reino Unido. De no hacerlo, intensificamos la amenaza terrorista, exponemos a nuestro pueblo y traicionamos a nuestra nación”, escribió Kemp.

 

Las entrecruzadas lealtades políticas vuelven más impredecible el resultado. En el Remain está una parte del gabinete de David Cameron y de los diputados conservadores, la mayoría de los laboristas, los escoceses, galeses y la mayoría de las poblaciones urbanas de Inglaterra. En el Leave se encuentra una mayoría de diputados conservadores, una minoría de laboristas y la muy conservadora campiña inglesa con sus pueblos y condados. “Si en casi todos los temas uno puede asumir una similitud de opiniones en lectores del (conservador) Daily Mail y el (progresista) The Guardian, entre jóvenes y viejos, graduados o trabajadores manuales, en Europa hay una enorme polarización”, resume Peter Kernell, director de la encuestadora Yougov.

 

El resultado puede convertirse en dinamita política para el primer ministro David Cameron quien prometió el referendo para evitar que los ultranacionalistas del UKIP le birlaran votos a los conservadores en las elecciones generales del año pasado. En marzo Cameron se vio obligado a desmentir su renuncia ante la Cámara de los Comunes si ganaba el no a la UE porque, según explicó, quería estar a cargo del proceso de desvinculación que tomaría aproximadamente unos dos años. Más de uno está apostando exactamente a lo contrario, entre ellos el ex alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, un carismático líder que ha combinado exitosamente un estilo aristocrático con el de un parroquiano del pub del barrio. No son pocos los analistas que dudan mucho que Cameron sobreviva una derrota.

 

Nadie puede predecir el resultado. El Remain tiene a favor la resistencia a un cambio drástico en tiempos de incertidumbre, un factor de importancia a la hora de cautivar al 20% de indecisos. El apoyo de sindicatos, empresarios y la City, sumado a los distintos sectores políticos son una sólida base de partida. Pero el riesgo de un evento que cambie radicalmente el panorama –una crisis del euro, un ataque terrorista, una nueva ola inmigratoria– mantiene a todos en vilo.

 

 

Publicado enInternacional
Jueves, 24 Marzo 2016 08:01

El corazón enfermo de Europa

El corazón enfermo de Europa

El balance preliminar de dos atentados suicidas reivindicados por el Estado Islámico (EI) en el aeropuerto y en el Metro de la capital de Bélgica es de 31 muertos y 270 heridos. En la mañana cundió el pánico por la amenaza yihadista, pero de nuevo se trata de armas, redes y terroristas locales.

 

El objetivo fue el centro de un viejo continente acorralado por el estancamiento económico, producto de un modelo que ha ido abatiendo los derechos sociales y laborales sin ofrecer el tan esperado crecimiento, y la crisis de los migrantes y refugiados forzados a huir de guerras en las que varios países occidentales tienen implicaciones directas. Por primera vez empiezan a temblar los palacios de la Unión Europea (UE).

 

Después de los actos terroristas del noviembre pasado en París, e incluso tras la matanza en Charlie Hebdo, 10 meses antes, que había sido reivindicada por Al Qaeda, aunque entre los atacantes había también un afiliado del EI, hubo una escalada en la ofensiva contra el EI en Siria por una heterogénea coalición internacional. En ésta participan países como Rusia, Canadá, EU, Reino Unido, Turquía, Francia y otros europeos que están claramente contrapuestos en el escenario internacional, pero unidos en la coyuntura siria, aun con finalidades geoestratégicas divergentes.

 

Putin sostiene el gobierno sirio de Bashar al Assad y combate al EI, aunque hace una semana optó por retirar la aviación militar y suspender las incursiones aéreas, mientras Estados Unidos, Francia y el Reino Unido apoyan a los rebeldes sirios. Los turcos, aliados occidentales, llegaron inclusive a sostener al Estado Islámico que ahora dicen combatir, así como Arabia Saudí, Qatar y Kuwait, que fueron financiadores de los islamistas y hoy son parte de la coalición. El gobierno turco de Recep Erdogan, más bien, vuelca energías a la represión contra la minoría kurda. Por otro lado, el EI mantiene sus posiciones en una Libia dividida entre tres gobiernos de facto, así que se vislumbran nuevas intervenciones para no perjudicar los intereses petroleros occidentales.

 

En febrero las discusiones para la paz en Siria –azotada por una guerra civil entre los grupos rebeldes, surgidos tras la primavera árabe de 2011 contra el dictador al Assad, y las fuerzas gubernamentales– no han resuelto la cuestión de la permanencia en el poder de Assad, que contrapone a EU y Rusia, y se reanudaron esta semana. En Siria siguen activos tanto el EI como las facciones radicales de Al Qaeda, como Al Nusra, mientras que a lo largo de la frontera turca las comunidades kurdas, verdadero baluarte democrático-popular de la región que ha sabido repeler al EI por tierra, resiste pese al hostigamiento de Erdogan que, además, endureció la represión interna contra los partidos de referencia para los kurdos y la prensa en general.

 

Sin embargo, la UE acaba de firmar un acuerdo con Turquía para delegar a este país la resolución del problema de los migrantes y, en contrapartida, Estambul va a recibir fondos por 6 billones de euros y se destrabarán las negociaciones, paralizadas hace años, para su adhesión a la Unión.

 

La política desunida de la UE no ha sabido contrarrestar los fracasos en el escenario sirio y en Irak, mientras que en su interior no ha podido revertir la progresiva fractura del tejido social, especialmente en las periferias de las grandes ciudades y en las distintas generaciones de migrantes. Los jefes de Estado han denunciado un ataque a nuestra sociedad abierta y democrática, ya que se arremetió contra un lugar simbólico, la ciudad de Bruselas, sede de instituciones de la UE. Aconteció lo que temíamos, dijo el primer ministro belga, Charles Michel.

 

En efecto, ya no se hablaba de si los islamitas, por medio de ciudadanos europeos o foreign fighters, atacarían al país, sino del cuándo. Las fuerzas policiacas ya estaban en alerta, a raíz del operativo antiterrorista de la semana pasada en que se detuvo a Salah Abdeslam, último sobreviviente de los atentados de París. Su arresto no ha servido para frenar el terrorismo, así como la captura de un capo no detiene al narcotráfico. Más bien, pudo haber acelerado los tiempos para que otra célula, posiblemente ligada a Abdeslam, actuara y mostrara su capacidad pese a los operativos de seguridad.

 

Mientras, las ultraderechas aprovechan para cabalgar el descontento y el miedo, fomentando el extremismo y la xenofobia y, a la vez, desviando la atención de los problemas estructurales y de la austeridad macroeconómica. En este sentido, la derecha neofascista se junta idealmente con la neoliberal-tecnocrática, que ahora puede atribuir la culpa del fracaso económico-social a factores externos: los migrantes, los islamitas, Rusia.

 

Desde luego, se registra el fiasco de los sistemas de inteligencia, muy descoordinados incluso entre dos vecinos como Francia y Bélgica. En territorio belga residen 500 potenciales terroristas, combatientes que, aun después de realizar viajes a Libia o Siria y volver a Europa, no han podido ser detenidos. Pero no se trata sólo de las fallas de la inteligencia, de la seguridad o de la integración social, sino de cambiar el rumbo de la política exterior, ya que los líderes europeos han sido cómplices de varias facciones del terrorismo yihadista que sirvieron repetidamente como aliadas, luego se combatieron esquizofrénicamente y, a la postre, llegaron a sacudir desde adentro el enfermo corazón europeo.

 

* Periodista italiano

 

 

 

Publicado enInternacional
Las migrantes colombianas son las que más remesas envían a su país

El 51% de los 4.635 millones de dólares que se ingresaron en 2015 provienen de las mujeres


Los colombianos tienen una deuda pendiente con sus mujeres migrantes. Al menos así lo han señalado algunos congresistas que han llevado a debate político el tema de equidad de género, en el que la situación de las colombianas que han tenido que dejar el país ha sido analizada. Según un informe expuesto por la congresista que representa a los colombianos en el exterior, Ana Paola Agudelo, en el 2015 los colombianos que viven afuera ingresaron al país 4.635 millones de dólares. Una suma, según sus cálculos, superior a la recaudada por exportaciones de petróleo. Más de la mitad, el 51%, corresponde a los ingresos de las mujeres. “Los colombianos en el exterior están supliendo la caída del precio del petróleo en el país, son los que más están aportando y dinamizando a la economía, tenemos una gran deuda con ellos”, ha dicho. En el primer mes de este año, según datos del Banco de la República, Colombia recibió una suma por remesas que alcanzó los 347 millones de dólares.


Agudelo advierte que más de la mitad de las resemas que se reciben en el país llegan de las mujeres migrantes, que trabajan en la mayoría de los casos en labores domésticas y de cuidado de adultos y niños. La congresista asegura que el 64% de esos recursos son destinados a la financiación de estudios de su núcleo familiar y denuncia que además de ser las principales proveedoras en sus hogares en Colombia, están expuestas a ser discriminadas por su condición de mujeres y migrantes. “Afrontan amenazas como la trata de personas, la permanente asociación al narcotráfico y la prostitución, y las malas remuneraciones en razón de las labores de cuidado que desempeñan en el exterior”, ha señalado. Con más de 2.000 millones de dólares, Estados Unidos es el país desde donde más enviaron dinero en el 2015, seguido por España con 863 millones de dólares.


Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, la causa más frecuente de migración es la búsqueda de oportunidades laborales. El origen de los migrantes corresponde en su mayoría a Bogotá (18.27%), Antioquia (13.79%), Valle del Cauca (10,16%), Cundinamarca (5.56%), Santander (4,72%) y Atlántico (4,47%). Y de los más de cuatro millones de migrantes, la mayoría se ubican en Estados Unidos , España y Ecuador. En este último país las mujeres representan el 52,8% de la población colombiana que reside allí, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que también señala que entre los factores de más vulnerabilidad en el exterior para las mujeres está su pertenencia étnica a grupos indígenas o afrocolombianos, estar en el grupo de edad de los 18 a los 24 años y ubicarse en el rango de población con falta de oportunidades laborales y educativas.


En el debate se destacó la tendencia que confirma la feminización de la migración, al señalar que el número de mujeres sobrepasa a la población masculina. En España, por ejemplo, el 55% de los migrantes colombianos pertenecen al género femenino.


Por la equidad de género


El debate sobre equidad de género, promovido por la congresista Clara Rojas, no solo fue el escenario para hablar de la migración y de la falta de apoyo que reciben las colombianas que viven lejos de su país. También las congresistas señalaron con preocupación, la falta de políticas de género y la necesidad de repensar la institucionalidad para atender las necesidades de las mujeres. “Hoy en día enfrentan dramas muy sensibles como el embarazo adolescente, la dificultad para acceder al sistema de salud, a la pensión y a un buen empleo. En nuestro país la institucionalidad no sirve para enfrentar ese enorme desafío”, aseguró Rojas.


Su queja se sumó a la de la representante Agudelo, quien reitera que los colombianos en el exterior no reciben la atención que demandan del Estado. “Debemos lograr que se realice una mesa de trabajo con la Consejería Presidencial para la Mujer de la mano de Organizaciones Internacionales, para introducir el tema de la mujer migrante en la agenda política”, señaló. Agregó que el año pasado Colombia además de las remesas, recibió una suma superior a los 31 millones de dólares por cuenta de los trámites realizados por colombianos fuera del país.

Publicado enColombia
Domingo, 21 Febrero 2016 05:52

El beisbol en su laberinto

El cubano Yulieski Gourriel (izquierda) durante el partido contra México en la Serie del Caribe, que se llevó a cabo el pasado seis en República Dominicana. El jugador y su hermano Lourdes, estrellas del equipo  nacional de la isla, abandonaron el equipo tras ser contratados por agentes internacionales.

No tocar duro nuestras verdades levanta muros, pudre capitales. Silvio Rodríguez.


Se pudiera decir que Cuba es el único país del mundo donde la pelota no es sólo el pasatiempo y deporte nacional, sino también una razón de Estado y parte indispensable del espíritu de nación. Para cubanos y cubanas es el único asunto que no es indiferente. Para bien y para mal, el ánimo de la pelota refleja el del país y viceversa.


Por eso el primer paso es des-secretizar las decisiones relativas a su presente y futuro y acabar de canalizar el caudal de talento y criterios de peso de nuestros 11 millones de habitantes que somos, casi genéticamente 11 millones de mánagers de beisbol.


Las dos puntas del nudo.


Existen dos aspectos que si seguimos sin llamarlos por su nombre y sin buscarle solución serán el lastre eterno que nos ahogue sin que lleguemos nunca a tocar fondo o, peor aún, quedemos varados ahí, inmóviles y viendo cómo se nos va, también con la pelota, un proyecto de país libre e independiente.


Hablemos primero de lo que nos viene de fuera.


De un lado está la guerra sucia, sórdida y constante para desmontar y desmovilizar todo lo que recuerde que en este país se hizo una revolución para ser independientes, para manejarnos sin amos.


Nuestros equipos de pelota (y de casi todos los deportes) viajan a los eventos estresados, con miles de controles, restricciones, acosados tanto económica como políticamente. Los equipos cubanos son los únicos que tienen que aguantar intrusiones de personas que saltan al terreno con pancartas políticas, con consignas contra el gobierno. Muchas veces son personas que no tienen el valor de decirlas en Cuba y mucho menos la honestidad de traducirlas en una propuesta concreta de programa político. Hasta ahora, la tendencia general es alinearse con el programa de reconquista de los patrocinadores externos.


Ningún otro equipo tiene que sufrir el sobrevuelo de salivantes buitres ofreciendo contratos, atacando la autoestima y la moral de los atletas. Es una guerra sicológica que no puede resultar en nada bueno, sobre todo teniendo en cuenta que en nuestro patio las cosas no andan nada bien.


Es una política hipócrita y degenerada en la que las autoridades del deporte profesional se lavan las manos, como el famoso Poncio, y se declaran incapaces de increpar a su gobierno para que permita que los peloteros residentes en la isla puedan jugar legalmente en Estados Unidos, mientras los acogen cuando desertan y emigran de manera ilegal.


Es un gran negocio en el que no se excluyen verdaderos parásitos que viviendo en Cuba como potentados en su calidad de funcionarios se han ido llevándose consigo a peloteros en plena capacidad y además hasta bases de datos de prospectos desde edades tempranas.


Por supuesto que lo más natural es que los atletas aspiren a hacer parte de su carrera en la élite de su deporte, en este caso las grandes ligas. Es necesario dejar de culparlos. Cualquier ser humano en su sano juicio, incluso siendo consciente de que el deber de un hombre está allí donde es más útil, tiene anhelos de superarse, de ponerse metas y de vivir lo mejor posible, de acuerdo con sus capacidades y en el tiempo que tiene para desplegarlas.


Pero es necesario denunciar, hacer público y que los periodistas que cubren los eventos filmen y difundan cómo ocurre, quiénes lo hacen, exponer a quienes están detrás de ese mercado negro. La transparencia pasa por dejar de lado la censura con esos hechos que nos ponen como el avestruz, con la cabeza bajo tierra y el resto del cuerpo al aire.


Parte del apoyo a nuestro deporte nacional, a esa pieza indispensable de todo el complejo entramado que constituye nuestra nacionalidad, radica en dejar de manejar esos asuntos en el reducido y secreto grupo de quienes, a final de cuentas, sin el escrutinio público, terminan manipulando y posponiendo la solución a un problema ya demasiado viejo y conocido. Y hacer esto sin importar que salten nombres que puedan resultar sensibles.


Quienes directa o indirectamente, fuera o dentro de Cuba, contribuyen al desangramiento de nuestros talentos, a que los deportistas deserten y la decepción de un pueblo entero, tienen que ser denunciados, expuestos y, cuando sea posible, puestos a disposición de la justicia.


Quienes representan en las instituciones la dignidad de todo un pueblo tienen la responsabilidad histórica de exigir y buscar un cambio de política que sólo conduce a lacerar en lo más profundo el sentido de pertenencia a un país, a un proyecto de vida de millones de personas.


Hablemos desde dentro.


Por otra parte, continuando la idea del vínculo entre pelota y política en Cuba, tampoco puede ignorarse el padecimiento burocrático que se sufre. Grupos de funcionarios apegados a circulares y directivas, en algunos casos verdaderamente mediocres con probada trayectoria política (que la vida ha demostrado en muchos procesos la temporalidad de tal lealtad política en cuanto cambian un poco las condiciones), desdirigiendo una actividad que afecta a la mayoría del pueblo.


Son cientos de miles los deportistas, entrenadores, trabajadores de los estadios, asistentes, profesores vinculados directamente a la práctica del beisbol y quienes mucho tienen que decir y hacer, pero nunca son consultados, nunca los vemos en la pantalla exponiendo sus criterios. Casi sin excepción tienen que aceptar las estructuras, admitir sin interpelar lo que viene de arriba y cuando expresan sus criterios en alta voz, como el caso de Urquiola y muchos otros, son sencillamente apartados.


Ni qué decir de los criterios y propuestas de millones de aficionados en todo el país que son totalmente ignorados. Esos mismos millones de aficionados que repletan los estadios, que siguen a sus equipos, que vibran con cada triunfo y, de un tiempo a esta parte, sufren las constantes derrotas y el desmantelamiento de un espectáculo que nos sostiene como nación.


Una persona humilde a quien considero realmente sabia suele decir: Si le tienes que tocar la cola al perro, no comiences por la cabeza. Este es un asunto para tratar sus esencias. Ya produce más que aburrimiento ver a gran cantidad de comentaristas deportivos yéndose por las ramas, tratando de traer optimismo en un terreno en el que de lo que se trata es de ser realistas. La pelota está en crisis, y esa crisis es fundamentalmente del alma.


¿Cuántos entrenadores cubanos están brindando sus servicios fuera del país? ¿Por qué? ¿A dónde van los fondos que recaudan con su trabajo y que no perciben? Y aquí hablo de transparencia. Como ahora dicen los jóvenes, no me inflen, por favor. ¿Por qué si el beisbol y toda la estructura en que se desarrolla son un bien público no se hacen públicas las cifras, los presupuestos, cuánto se invierte realmente en mejorar las condiciones de los terrenos, las condiciones de vida de los deportistas? ¿Hasta dónde es sostenible y puede ser próspera una estructura centralizada en la que la mayoría de las personas no participamos ya ni como espectadores? ¿Cuándo los directivos del beisbol van a dar la cara en la prensa y sostener un diálogo público y constructivo con los deportistas y con el pueblo? ¿Cuándo nuestra prensa dejará de repetir (no digo hasta el cansancio, pues algunos parecen incansables) que hay que tener confianza en la dirección? ¿Es que no podemos darnos cuenta que si no somos transparentes no podrá haber confianza?


Nos enorgullecemos de los niveles de instrucción de nuestro pueblo, pero constantemente se le trata como al mayor de los ignorantes. ¿Hasta cuándo se va a subestimar la inteligencia de los cubanos y cubanas? El nuestro es un pueblo trabajador, que ha dejado la piel y la sangre en nuestras tierras y en otras partes del mundo defendiendo las causas más justas. ¿Cómo entonces seguirlo marginando de la información (que se filtra ya como agua en el colador) y de la participación en las decisiones que afectan nuestras vidas?


La mayoría de nuestro pueblo quiere seguir yendo a sus estadios a vibrar con cada jugada, a aupar y vitorear la camiseta que los representa, en nuestras series y en los torneos en el exterior. Pero cada día se nos empuja fuera del juego.
Estamos tocando fondo, como la canción de Silvio que utilizo al principio. Cuando eso sucede, lo único que se puede hacer es afincarse en el firme y subir. Pero para eso tenemos que hacerlo en conjunto, sacarnos la mojigatería funcionarial, constatar ciertas verdades, verdades colectivas, no doctrinales, sacarnos las máscaras y agarrar entre todos y todas el toro por los cuernos.


Hay que dignificar la vida de quienes desde la base y hasta los atletas de alto rendimiento contribuyen a mantener la conciencia nacional. Es necesario buscar fórmulas en las que gobiernos y organismos locales patrocinen la práctica de la pelota. Hace falta que las autoridades del beisbol rindan cuentas públicas, se sometan al debate con deportistas, entrenadores, periodistas y aficionados. De nuevo la pelota es un bien público de todo el pueblo cubano, es patrimonio nacional, nos pertenece a todos y todas.


Quien esté a cargo debe entender que no está en una posición de poder, sino ejerciendo una responsabilidad pública y, por tanto, tiene que responder ante todos y todas. Si no, ¿para qué están ahí? Y más aún: ¿para qué estamos nosotros aquí?


Por Humberto Miranda Lorenzo, investigador del Instituto de Filosofía, La Habana.

Publicado enInternacional
Miércoles, 06 Enero 2016 08:26

El 2016 empezó con otro drama en el mar

El 2016 empezó con otro drama en el mar

Si antes partían de Libia o de Egipto, ahora familias desesperadas se lanzan en lanchas desde Turquía para atravesar el pedazo del mar Egeo que las separa de Grecia.

 

Desde Roma

 

El 2016 comenzó con una nueva tragedia en el mar. Ayer se supo que 24 personas, tres de ellos niños, murieron ahogados en su intento por llegar desde Turquía a una isla griega y de allí al resto de Europa. Muchos creen que hacer ese viaje será una aventura no demasiado complicada. Primero el mar, luego caminar o tomar algún tren para llegar a Alemania, Austria o los países del norte europeo. Pero no es así. Si antes partían de Libia o Egipto, ahora se lanzan en lanchas desde Turquía para atravesar el pedazo de mar Egeo que los separa de Grecia. Ayer eran dos lanchones inflables que se dirigían a la isla griega de Lesbo. La guardia costera turca salvó a 68 personas pero las restantes, que hasta el momento son 24, murieron ahogadas luego de que los lanchones prácticamente se estrellaron contra las rocas por el mar embravecido. La mayoría son iraquíes y argelinos.

Las 24 personas ahogadas son las primeras de 2016 y se agregan a la larga lista de 3.771 migrantes desaparecidos en las aguas del Mediterráneo en 2015 –más de 700 de ellos eran niños–, y a los 3419 de 2014, más los 23.000 que las organizaciones internacionales estiman que desaparecieron en el mar entre 2000 y 2013 en su intento por llegar a Europa. Pero lo que temen las organizaciones internacionales –como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, y Unicef que en la ONU se ocupa de los niños, o las organizaciones humanitarias como Save the Children o Médicos sin Fronteras– es que dada la situación de conflicto en Medio Oriente y el norte de Africa con el Estado Islámico y los recientes enfrentamientos entre Irán y Arabia Saudita que llevaron a la ruptura de sus relaciones diplomáticas, la situación podría agravarse todavía más y aumentar así el flujo de migrantes que escapan de persecuciones, de las guerras y el hambre.

¿Está Europa preparada para semejante contingencia? De hecho, además del cierre de fronteras impuestos por países como Hungría en octubre, en el borde con Croacia, para impedir que llegaran más migrantes desde Grecia, otros países de la Unión Europea (UE) se han puestos duros. Han impuesto controles fronterizos entre países de la UE, cosa que contradice el tratado de Schengen que en 1985 eliminó esas barreras. Esta semana Dinamarca introdujo controles en la frontera con Alemania para contener el flujo migratorio. Y Suecia los impuso en la frontera con Dinamarca. Por una ley que entró en vigor el lunes, además, Suecia impuso a las compañías de transporte, efectuar controles sobre la identidad de sus pasajeros. Hay que decir sin embargo que el año pasado unos 163.000 refugiados pidieron asilo en Suecia, uno de los porcentajes más altos entre los países europeos respecto al número de habitantes. Al parecer desde noviembre estaban llegando a Suecia unos 10.000 migrantes por semana, pasando por Dinamarca, y ésta habría sido una de las razones por las que el país decidió imponer los controles fronterizos.

Dinamarca no se ha hecho una muy linda fama últimamente. Hace algunos meses pidió a los inmigrantes que no vinieran al país y después discutió una propuesta de ley –que al parecer por las críticas quedó parada– que preveía confiscar los bienes que traían los refugiados, joyas, dinero, etc, para pagar su sobrevivencia en el país. Alemania, por el contrario, no habla de cierre de fronteras dentro de Europa sino de la necesidad de una "solución europea" que pasa en parte por un eficaz control de las fronteras externas de la UE, según Steffen Seibert, portavoz del gobierno alemán. Los ministros que se ocupan de los refugiados en estos tres países fueron convocados por las autoridades de Bruselas, es decir por el comisario UE encargado de la Inmigración, Dimitri Avramopoulos, para una reunión urgente a fin de "coordinar mejor", se dijo, el tema inmigrantes. "Estamos trabajando para conducir la situación a la normalidad a través de una serie de medidas. Pero ninguno tiene la varita mágica", declaró por su parte Margaritis Schinas, portavoz de la Comisión Europea. Para proteger el tratado de Schengen "es necesario un eficaz control de las fronteras externas", añadió. Según algunas versiones periodísticas, por otra parte, Italia se estaría preparando para tomar medidas similares a Dinamarca y Suecia, es decir controles en la frontera con Eslovenia, país de la UE a través del cual estarían llegando a territorio italiano en los últimos meses muchos migrantes que desembarcaron en Grecia.

"Es inaceptable que, de frente a lo que está sucediendo, a los naufragios, a los muchos niños que siguen perdiendo la vida en un pedacito de mar, los países europeos respondan de manera aislada y algunos con el cierre de las fronteras, en vez de poner en primer lugar la responsabilidad común para salvar vidas humanas. No podemos seguir inermes ante la tragedia que sigue produciéndose en las puertas de Europa", comentó Raffaela Milano, directora del programa Italia-Europa de la organización humanitaria Save The Children. Según esta organización es necesario fortalecer inmediatamente las operaciones de socorro para impedir que mujeres, niños, familias enteras, desaparezcan en el mar. El presidente de Italia, Sergio Mattarella, se había referido a este tema en un mensaje al papa Francisco en ocasión de la Jornada Mundial de la Paz que se conmemoró el primero de enero, resumiendo de modo trágico la situación. "Los miles de hombres y mujeres ahogados en el Mediterráneo, los 700 niños muertos en el intento de conseguir una existencia serena, lejos de la guerra y de la miseria son los mudos testimonios de un fracaso dramático", escribió el presidente, subrayando además la necesidad de recibir a quien tiene necesidad y sabiendo que Europa puede gobernar con eficacia el fenómeno migratorio.

Publicado enInternacional