China y EEUU establecen un nuevo modelo de relaciones basado en el "respeto entre grandes países"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo chino, Xi Jinping, acordaron el viernes trabajar juntos para resolver las disputas sobre la seguridad cibernética, un asunto que ha tensado las relaciones entre las dos principales potencias mundiales. Al comienzo de una cumbre de dos días en una lujosa hacienda en el desierto del sur de California, Obama dijo que su país saluda "el ascenso pacífico" de China, pero dejó claro que debe jugar con las mismas reglas en el orden económico mundial que los demás países.

 

Estados Unidos sostiene que piratas informáticos chinos han accedido a secretos militares de Estados Unidos, una acusación negada por China, al tiempo que la Casa Blanca afronta preguntas en casa sobre la propia vigilancia electrónica y de las comunicaciones del Gobierno sobre sus ciudadanos. Obama no dejó de lado el asunto del ciberespionaje en el primer día de reuniones a puerta cerrada, pero adoptó una línea de precaución en la rueda de prensa, y no llegó a puntar el dedo directamente a Pekín ni amenazó con represalias.

 

En la primera visita de Xi a EEUU desde que asumió la presidencia el marzo, ambos trataron de dar la impresión de un tono constructivo durante una cumbre considerada una ocasión para conocerse. Pero centrándose en las principales preocupaciones de Estados Unidos, Obama dijo que Washington busca "un orden económico internacional en el que los países jueguen con las mismas reglas, donde el comercio sea libre y justo y donde Estados Unidos y China trabajen juntos para abordar temas como la ciberseguridad y la protección de la propiedad intelectual".

 

Xi estuvo de acuerdo en la necesidad de resolver la seguridad cibernética de "un modo pragmático", pero fue rápido a la hora de desviar las culpas, asegurando que China también es víctima de estos ataques. Además expresó sus esperanzas de que China y Estados Unidos puedan establecer un nuevo modelo de relaciones entre "grandes países", refiriéndose a su deseo de que Pekín sea tratado con más respeto en línea con su creciente influencia internacional. "Las relaciones entre nuestros dos países están en un nuevo punto de comienzo histórico", dijo Xi, describiendo las conversaciones como una oportunidad para "delinear el futuro" de las relaciones entre China y Estados Unidos.

 

Obama dio la bienvenida a Xi bajo un intenso calor, y ambos líderes posaron con una sonrisa para las fotografías mientras estrechaban sus manos ante unos cuidados jardines y unas montañas desérticas a la distancia. Ambos utilizaron trajes sin corbatas. Los encuentros de alto nivel entre China y Estados Unidos en las últimas décadas no han logrado igualar la pionera visita del presidente Richard Nixon a la China comunista en 1972 que puso fin a décadas de tensión entre Washington y Pekín.

 

Funcionarios de Estados Unidos creen que Obama y Xi desarrollarán una relación personal, algo que no ocurrió entre los presidentes estadounidenses y el predecesor de Xi, Hu Jintao, lo que podría ayudar a disminuir las tensiones en una de las relaciones bilaterales más importantes del mundo. La voluntad de dejar de lado la pompa tradicional y el diálogo protocolar de una visita a la Casa Blanca parece ser una señal de un nuevo enfoque de Xi, quien como presidente designado se reunió con Obama en Washington en febrero de 2012.

 

Por REUTERS  CALIFORNIA 08/06/2013 12:02 Actualizado: 08/06/2013 12:12

Publicado enInternacional
Desata el gobierno de EU espionaje masivo de llamadas

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) tiene acceso directo a contenidos de usuarios de redes sociales y programas de los sistemas de Google, Facebook, Apple, Microsoft y otros gigantes del Internet, según documentación secreta obtenida por el diario británico The Guardian y el Washington Post. Esta intervención de cuentas personales da acceso a autoridades estadunidenses a correos electrónicos, archivos compartidos, chats de voz y por escrito, videos, fotos, mensajes y blogs de ciudadanos estadunidenses y de otros países en un programa clasificado cuyo nombre clave es PRISM.

 

Al cierre de esta edición, el director nacional de los servicios de inteligencia, James Clapper, dijo que la ley sólo permite que se sigan comunicaciones de “personas no estadunidenses” fuera del país. Aseguró que las revelaciones de The Guardian y el Post contienen numerosas imprecisiones y ponen en riesgo la seguridad nacional, reportaron las agencias Reuters y Afp.

 

The Guardian afirma haber obtenido una copia de una presentación en Power Point que detalla el programa PRISM, implementado desde 2007, mientras que The Washington Post tiene en su poder un documento que les proporcionó un funcionario de inteligencia que filtró la información al medio, pues se dijo “horrorizado” por sus alcances.

 

“Literalmente pueden ver tus ideas formándose mientras escribes”, señaló el informante, según el diario estadunidense.

 

Ambos rotativos verificaron la autenticidad de la información obtenida.

 

Según la información confidencial obtenida por The Guardian, cuando la NSA considera que una información merece ser investigada, gira un reporte, y la misma dependencia afirmó que al mes se generan más de 2 mil reportes a partir de PRISM, en 2012 hubo más de 24 mil, y desde que el programa comenzó a funcionar se han generado al menos 77 mil.

 

Los proveedores de Internet que participan en el programa son Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, AOL, Skype, YouTube y Apple, además de PalTalk; una empresa más pequeña, pero que fue un medio de comunicación muy importante durante la primavera árabe y la actual guerra civil en Siria.

 

A pesar de que los documentos obtenidos por los diarios señalan que la intervención de las comunicaciones de particulares se están haciendo con el acuerdo de las compañías que proporcionan los servicios de correo electrónico, mensajes instantáneos y demás, The Guardian habló con voceros de Google, Apple y otras empresas que aseguraron jamás haber escuchado del programa PRISM, y que reiteraron que la prioridad de éstas compañías es la privacidad de sus usuarios.

 

Horas más tarde, la agencia Reuters difundió un despacho que reproducía la respuesta, vía comunicados, de varias empresas de Internet. Google, el mayor motor de búsquedas en la red, negó haber proporcionado al gobierno estadunidense una “entrada secreta” a sus servidores.

 

Microsoft aseguró que no participa voluntariamente en ninguna campaña de recolección de datos del gobierno y sólo cumple “con órdenes de solicitudes sobre cuentas o identidades específicas”.

 

El vocero de Apple, Steve Dowling, reiteró nunca haber oído hablar de PRISM y afirmó: “Nosotros no entregamos a ninguna agencia del gobierno acceso directo a nuestros servidores y cualquier agencia que solicite datos de nuestros clientes debe tener una orden judicial”.

 

Facebook, en un comunicado, también sostuvo que nadie tiene acceso a sus servidores y que cumple con las leyes establecidas si alguna agencia solicita datos sobre alguno de sus usuarios. Yahoo sostuvo que “toma muy en serio la privacidad de sus clientes” y que, igual que los demás, jamás ha dado acceso directo a sus redes al gobierno.

 

La NSA logró intervenir el uso de la web al introducir cambios en las leyes de vigilancia y seguridad en el gobierno del presidente republicano George W. Bush, en 2007, y dichos cambios se ratificaron en diciembre de 2012 durante el gobierno del actual mandatario demócrata Barack Obama.

 

El rotativo británico señaló que el primer proveedor en formar parte del programa, desde diciembre de 2007, fue Microsoft, que actualmente tiene una campaña cuyo eslógan es: “Su privacidad es nuestra prioridad”. En 2008 se logró incluir en PRISM a Yahoo, en 2009 a Google, Facebook y PalTalk, en 2010 a You Tube, Skype y AOL, y en 2011 finalmente se unió Apple.

 

Colectivamente, estas compañías cubren la gran mayoría de la actividad online mundial, que incluye correos electrónicos, búsquedas, video, archivos y comunicaciones. El documento obtenido por el Post afirma que “pronto” formarán parte del programa el servicio de almacenamiento de información en la nube Dropbox.

 


Según The Washington Post, analistas informáticos usan el sistema desde un portal de web que opera en el Fuerte Meade, y utilizan métodos de “selección” y “búsqueda” diseñados para obtener un índice de coincidencia “extranjera con al menos 51 por ciento de certeza”.

 

El material informativo y didáctico para trabajar con PRISM obtenido por el Post indica que en el caso de la red de comunicación Skype, por ejemplo, el servicio puede ser monitoreado si uno de los usuarios está usando sólo el audio y el otro se encuentra en un teléfono convencional, y que eso abre cualquier combinación de audio, video, chat y transferencia de archivos, más tarde, cuando el usuario se conecta vía computadora con la red.

 

En Google, PRISM tiene acceso a chat en vivo o por escrito, a archivos, bibliotecas de fotografías y búsquedas de términos, todo en tiempo real.

 

Por su parte, la presentación que obtuvo The Guardian, con fecha de abril de 2013, destaca que PRISM permite a la NSA obtener comunicaciones focalizadas sin requerir permiso de los proveedores de servicios web y sin necesidad de tramitar órdenes judiciales ni pedir autorización al proveedor de Internet, pues con el programa la agencia tiene acceso directo a los servidores de las compañías, en cualquier momento, que es lo que hace posible, además, el monitoreo de las actividades de los usuarios en tiempo real.

 

La mencionada presentación explica, asimismo, que PRISM fue creada para superar lo que el gobierno consideraba obstáculos impuestos por la Ley de Inteligencia y Vigilancia de Extraneros (Fisa, por sus siglas en inglés). El documento señala que aunque Estados Unidos tiene la ventaja de que en su territorio se encuentra gran parte de la infraestructura global de Internet, la Fisa “nos privaba de esa ventaja” pues nos exigía obtener órdenes judiciales y confirmación de las mismas tanto para investigar al remitente y al receptor de la información sospechosa. “Fisa proveía derechos de privacidad a personas que no los merecían” señala la presentación que más adelante afirma: “Había demasiadas cuentas de correo electrónico y no era práctico obtener órdenes judiciales para cada una de ellas”.

 

Por esto, publica The Guardian, la NSA considera que que PRISM es, actualmente, “uno de las más valiosos, únicos y productivos medios de acceso a la información” con los que cuenta la agencia. También se jacta de su “fuerte crecimiento” en la obtención de información y resalta que el número de contenidos obtenidos desde 2012 a la fecha, por vía de Skype, se incrementó 248 por ciento. En el mismo lapso, el aumento de datos obtenidos por Facebook fue de 131 por ciento, y la información vía Google creció 63 por ciento del año pasado a lo que va de este.

 

The Post afirmó, por otra parte, que por lo menos hasta el año pasado, cuando surgió en el Congreso un debate en torno a las leyes de vigilancia a extranjeros dentro y fuera del país, los únicos legisladores que sabían del programa PRISM estaban bajo juramento de no revelar nada sobre el sistema de intervención en las comunicaciones por Internet.

 

En dicho debate, que fue tan breve que pocos medios lo mencionaron, el senador por Delaware, Christopher Coons, advirtió que el hermetismo que rodea varios programas de vigilancia implica que no había forma de saber si las garantías y las leyes que protegen a los ciudadanos estaban funcionando. “El problema es que ni el senado ni los ciudadanos a los que representamos sabemos si estas garantías funcionan. Los que saben no pueden hablar de ello y el estadunidense promedio no puede saber”, sostuvo Coons.

 

El director del Centro para la Democracia de la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), citado por The Guardian, se mostró estupefacto al saber que Seguridad Nacional, de hecho, obtuvo de compañías tecnológicas el acceso directo a sus servidores y a los datos de usuarios.

 

“Ya es bastante perturbador que la Agencia de Seguridad Nacional pida esto a las compañías. La agencia es parte del poder militar y se le está concediendo al ejército un acceso sin precedente a las comunicaciones de los civiles. Esto es una militarización nunca vista de las comunicaciones domésticas y de su infraestructura”, y eso es terrible para quienes consideran imprescindible que se mantenga una separación entre dichas entidades.

 

De la redacción

Publicado enInternacional
Miércoles, 05 Junio 2013 06:24

¿Democracia o capitalismo?

¿Democracia o capitalismo?

La relación entre democracia y capitalismo ha sido siempre una relación tensa, incluso de total contradicción. El capitalismo sólo se siente seguro si es gobernado por quien tiene capital o se identifica con sus necesidades, mientras que la democracia, por el contrario, es el Gobierno de las mayorías que ni tienen capital ni razones para identificarse con las necesidades del capitalismo. El conflicto es distributivo: un pulso entre la acumulación y concentración de la riqueza por parte de los capitalistas y la reivindicación de la redistribución de la riqueza por parte de los trabajadores y sus familias. La burguesía ha tenido siempre pavor a que las mayorías pobres tomasen el poder y ha usado el poder político que las revoluciones del siglo XIX le otorgaron para impedir que eso ocurriese. Ha concebido la democracia liberal como el modo de garantizar eso mismo a través de medidas que pudieran cambiar en el tiempo, pero manteniendo el objetivo: restricciones al sufragio, primacía absoluta del derecho de propiedad individual, sistema político y electoral con múltiples válvulas de seguridad, represión violenta de la actividad política fuera de las instituciones, corrupción de los políticos, legalización de los lobbys… Y, siempre que la democracia se mostró disfuncional, se mantuvo abierta la posibilidad del recurso a la dictadura, algo que pasó en numerosas ocasiones.


 
En la inmediata posguerra, muy pocos países tenían democracia, vastas regiones del mundo estaban sujetas al colonialismo europeo que sirvió para consolidar al capitalismo euro-norte-americano, Europa estaba devastada por una guerra provocada por la supremacía alemana y en el Este se consolidaba el régimen comunista, que se veía como alternativa al capitalismo y a la democracia liberal. Fue en este contexto en el que surgió el llamado capitalismo democrático, un sistema consistente en la idea de que, para ser compatible con la democracia, el capitalismo debería ser fuertemente regulado. Ello implicaba la nacionalización de sectores clave de la economía, la tributación progresiva, la imposición de la negociación colectiva y hasta -como aconteció en la Alemania Occidental de la época- la participación de los trabajadores en la gestión de empresas. En el plano científico, Keynes representaba entonces la ortodoxia económica y Hayek, la disidencia. En el plano político, los derechos económicos y sociales habían sido el instrumento privilegiado para estabilizar las expectativas de los ciudadanos y para defenderse de las fluctuaciones constantes e imprevisibles de las “señales de los mercados”. Este cambio alteraba los términos del conflicto distributivo, pero no lo eliminaba. Por el contrario, tenía todas las condiciones para azuzarlo durante las tres décadas siguientes, cuando el crecimiento económico quedó paralizado. Y así sucedió.


 
Desde 1970, los Estados centrales han gestionado el conflicto entre las exigencias de los ciudadanos y las exigencias del capital, recurriendo a un conjunto de soluciones que gradualmente han ido otorgando más poder al capital. Primero fue la inflación; después, la lucha contra la inflación, acompañada del aumento del desempleo y del ataque al poder de los sindicatos. Lo siguiente fue el endeudamiento del Estado como resultado de la lucha del capital contra los impuestos, de la estancación económica y del aumento del gasto social, a su vez, causado por el aumento del desempleo. Lo último fue el endeudamiento de las familias, seducidas por las facilidades de crédito concedidas por un sector financiero finalmente libre de regulaciones estatales para eludir el colapso de las expectativas creadas de consumo, educación y vivienda.


 
Así sucedió hasta que el engaño de las soluciones ficticias llegó a su fin, en 2008, y se esclareció quién había ganado el conflicto distributivo: el capital. ¿La prueba? El repunte de las desigualdades sociales y el asalto final a las expectativas de vida digna de la mayoría (los ciudadanos) para garantizar las expectativas de rentabilidad de la minoría (el capital financiero). La democracia perdió la batalla y solamente puede evitar perder la guerra si las mayorías pierden el miedo, se revuelven dentro y fuera de las instituciones y fuerzan al capital a volver a tener miedo, como sucedió hace sesenta años.

 


05 jun 2013

:
Boaventura de Sousa Santos
 Doctor en Sociología del Derecho por la Universidad de Yale y catedrático de Sociología en la Universidad de Coimbra

Publicado enInternacional
Guerra financiera asimétrica del siglo XXI: EU militariza el terrorismo de los hedge funds

En mi reciente conferencia magistral en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM (youtube.com) abordé el ominoso tema del “terrorismo financiero” que practica Estados Unidos como nueva arma disuasiva de “destrucción masiva” mediante el letal género de “derivados”: los hedge funds (HF: “fondos de cobertura de riesgos”), según James Rickards (JR).

 

Rickards conoce el sistema financiero de Wall Street desde sus entrañas, donde trabajó 35 años: internacionalista, abogado, banquero de inversiones, graduado de la Universidad Johns Hopkins y en el think tank Paul H. Nitze School of International Advanced Studies; fue consejero general del célebre LTCM, que con su estrepitosa quiebra inició la debacle del sistema financiero global en 1997/1998.

 

A James Rickards le tocó liquidar LTCM con la Reserva Federal de Nueva York y hoy es consejero de finanzas de la “comunidad de Seguridad Nacional” y del Pentágono. ¡Nada menos!

 

Autor del libro Guerra de las divisas –posterior al best-seller chino de Song Hongbing (Bajo la Lupa, 12 y 19/9/10)–, impartió una conferencia sobre la Geopolítica de las finanzas, reservas y sistema financiero global (30/9/12) en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), el mayor think tank militar británico, que versa sobre la “guerra financiera”.

 

Destaca la “lucha por el crecimiento en un mundo con fuentes inadecuadas de crecimiento debido al exceso de la deuda impagable”, por lo que los “principales protagonistas comerciales tratan de hurtar (sic) el crecimiento uno del otro a través de devaluaciones sucesivas”. Considera que “dicha dinámica se despliega en años y aun en décadas” pero que “al final nadie gana”, y cuyo resultado es: “inflación, deflación y contracción del comercio mundial”.

 

Define la “guerra financiera” como un “daño económico”: consecuencia deliberada de actos malignos; “es la guerra con otros medios” y forma parte de la “guerra asimétrica (¡supersic!)”, que “incluye el uso estratégico de armas de destrucción masiva” (nota: atómicas, biológicas, químicas y radiológicas).

 

Aduce que la “guerra financiera es menos familiar a los estrategas militares y políticos debido a su naturaleza muy especializada (sic) y a su reciente arribo al terreno de combate”: involucra actos malignos en los mercados con acciones, bonos, divisas, materias primas y derivados financieros.

 

Diagnostica que en el pánico financiero de 2008 se gestó una destrucción global de riqueza por más de 60 billones de dólares (trillones en anglosajón) –casi el PIB global– y su causa se debió a la autoflagelación de “sobreapalancamiento, desregulación y deficiente comprensión de las propiedades del riesgo”.

 

La “guerra financiera” provocaría un pánico deliberado similar al de 2008 y cuyo “objetivo” serán “ciertos mercados y clases de activos para infligir daño económico desproporcionado (sic) a los rivales, mientras el perpetrador resulta ileso”.

 

Desestima un dumping instantáneo por China de la deuda de Estados Unidos (Bonos del Tesoro), ya que sería detectado a través de una red de sistemas electrónicos y de tratantes primarios controlados por el Tesoro/Reserva Federal, además de que la Casa Blanca “tiene la autoridad de congelar todas las cuentas de bonos de China si su actividad comercial significa una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos”.

 

La guerra financiera empleará “canales disfrazados y elementos dispersos con el fin de que los ataques no sean detectados fácilmente en sus fuentes, por lo que los “chinos y otros (sic) adoptarán técnicas ya en uso por los HF que desean esconder sus identidades (sic) e intenciones (sic) en los mercados”.

 


El atacante, “sea China, Rusia o Irán (sic), establece una red de HF en paraísos fiscales oscuros”, que “usarían intermediarios privados conocidos de la banca suiza para ocultar sus identidades” con “típicos nombres anodinos”.

 

Cada HF sería financiado con “mil millones de dólares de capital enemigo disfrazado”. Así que cinco HF utilizarían 5 mil millones de dólares: “menos que el costo de un solo portaviones y potencialmente más destructivo”.

 

Los HF estarían “legalmente situados en los paraísos fiscales, pero serían comercializados por empresas de gestión separadas en plazas más sofisticadas (Ginebra/Zurich/Londres), lo cual agrega otra capa de disfraz a la estructura”.

 

Algún día, el “ataque se escenificaría cuando los mercados de Estados Unidos bajen en forma significativa” y su objetivo serían las grandes acciones Apple, Exxon, General Electric y otras; al unísono, adquirirían opciones de compra durante el desplome, para maximizar sus ganancias.

 

El ataque bursátil se extendería a los mercados de bonos, divisas y materias primas: “un ataque exitoso resultaría en una pérdida de riqueza de trillones de dólares, cierre del mercado de divisas y posibles (sic) disturbios sociales”.

 

Para contrarrestar la guerra financiera, los países necesitan “desarrollar capacidades y ofensiva” con el fin de crear un género de “destrucción financiera asegurada mutua (MAFD)”, en reminiscencia de la estrategia nuclear de la era bipolar, por lo que se han desempolvado doctrinas de la guerra fría para ser reaplicadas en el “mundo feliz” de la guerra financiera.

 

Confirma que las sanciones financieras contra Irán forman parte de la “guerra financiera” cuando el 5/2/12 Estados Unidos desencadenó su última arma (sic) financiera: los bancos “fueron advertidos de que serían eliminados del sistema de pagos del dólar si realizaban transacciones con el banco central de Irán”, lo cual provocó la sequía inmediata de dólares, que desembocó en transacciones en el mercado negro: “el rial (divisa persa)” se desplomó “más de 40 por ciento (…) con hiperinflación, fuga de depósitos y alza de las tasas de interés, con consecuencias de malestar popular”.

 

Irán pudo sortear el sistema dólar mediante otros sistemas de pago (euro, yen, franco suizo) a través de sus bancos correspondientes y la Society for World Wide Interbank Financial Telecommunications (SWIFT), con sede en Bruselas.

 

Estados Unidos presionó exitosamente al consejo de gobierno del SWIFT para excluir a los bancos de Irán, que no podían recibir pagos por su venta de petróleo ni pagar por la importación crucial de alimentos.

 

Estados Unidos no percibió en su radar un “efecto bumerán”: Irán negocia con sus principales socios comerciales (Rusia, India y China) el desarrollo de mecanismos financieros comerciales alternativos con grandes depósitos de divisas en los bancos chinos y rusos.

 

Pese a las sanciones deletéreas, Irán surgió muy poderoso debido a “su petróleo vital (sic) para el comercio global”.

 

Consecuencias inesperadas: “los países asiáticos y el BRICS empiezan a salirse de la hegemonía global del dólar que ha prevalecido desde 1944” y “estudian la creación de un nuevo banco multilateral”, lo cual “arreglaría pagos alternativos para Irán”.

 

Así, la “guerra financiera” de Estados Unidos contra Irán está siendo derrotada por la guerrilla financiera asimétrica del BRICS, que “sugiere un nuevo sistema de pagos y una divisa que no sería necesariamente convertible a dólares sino que haría al dólar irrelevante en sus transacciones”.

 

alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional
Los indignados de Taksim: El despertar de la Turquía aletargada

Las acciones de protesta que arrancaron la semana pasada para salvar un céntrico parque de Estambul de la reconversión urbanística se están mutando en un movimiento social que está despertando a numerosos sectores de la sociedad turca. Pocos creen que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, hará caso a las insistentes exigencias de "Dimisión" que cubren todas las paredes del centro de Estambul, pero nadie duda de que la ocupación de la plaza de Taksim marca un antes y un después en su carrera.

 

"Tayyip no va a dimitir, se quedará en el poder, pero la resistencia continuará; incluso si termina de estar presente en las plazas seguirá en los medios sociales. La gente no olvidará estos momentos de reacción social", opina Muzaffer Baris, pinchadiscos en un local de Estambul. Lo mismo cree Eylem Yanardagoglu, profesora de periodismo en la Universidad de Bahçesehir y experta en nuevos medios. "Veremos probablemente el nacimiento de un fuerte conjunto de medios independientes y ciudadanos. La gente utiliza los medios sociales de forma activa e inteligente, y la prensa convencional ha fallado totalmente a la hora de cubrir las protestas", señala.

 


Los grandes medios turcos ignoraron en sus primeros días las protestas, que se difundieron a través de redes sociales como Twitter y Facebook. "Esto es un despertar real de la sociedad, incluso para la gente apática y apolítica es un movimiento civil, en su mayor parte laico, y sin divisiones étnicas y religiosas, a través de todas las ideologías, y nadie ha intentado secuestrarlo para sus fines", asegura la profesora.

 

De hecho, en la plaza de Taksim se pudieron ver carteles con la cara del Che Guevara al lado de los símbolos de las juventudes nacionalistas turcas de derechas, mientras jóvenes envueltos en banderas turcas participando en bailes donde se enarbolaban las enseñas amarillas del BDP, el partido prokurdo. "Las personas se cuidan mucha unas a otras: el gas lacrimógeno saca su lado humano", concluye Yanardoglu.

 

El afán por mostrar solidaridad era obvio entre los millares de personas que llenaron anoche la extensa avenida que comunica Taksim con el revuelto barrio de Besiktas, donde se registraron los mayores enfrentamientos con la policía. Mientras miles de personas se turnaban en las barricadas para impedir que la policía se acercara a la parte "liberada" de la ciudad, otros centenares repartían sprays de almagato (un antiácido) y agua, para aliviar los síntomas del gas lacrimógeno.


En numerosas mesas de la plaza de Taksim e incluso en las propias barricadas se encontraban provisiones de botellines con esa mezcla blanquecina, convertido estos días en el "maquillaje" favorito de las activistas. Pero también hay brigadas de estudiantes de medicina, reconocibles por sus camisetas blancas, siempre atentos en la retaguardia para socorrer a cualquier herido, en la mayoría de los casos afectados por dosis fuertes de gas lacrimógeno.

 

Al mismo tiempo, en el Parque Gezi, donde nacieron las protestas, hubo mesas de reparto de comida y agua, aportadas por los vecinos. Se trata de manifestaciones de organización espontánea, sin un comité central, sin figuras líder y sin dirigentes, y desde luego sin un rol decisivo del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), al que Erdogan ha acusado de dirigir las protestas para vengar su derrota en las urnas.


Esta acusación "no es más que una táctica para desacreditar a la oposición. El CHP no tiene importancia, no organiza nada, ni tiene capacidad para hacerlo", estima Yanardagoglu, quien tampoco cree que las llamadas a la dimisión de Erdogan puedan tener éxito. "Es muy difícil decir que dimitirá; si deja el poder será de una manera distinta, no como dimisión a causa de las protestas", dice.

 

En todo caso, sí cree que la revuelta puede sacudir la estructura de poder del partido gobernante, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP), al tiempo de dar más popularidad al presidente, Abdullah Gül. Baris apunta, sin embargo, que el discurso moderado de Gül y del viceprimer ministro, Bülent Arinç no es más que "el juego del poli bueno y el poli malo".

 

"El jueves pueden ocurrir cosas muy importantes, porque es cuando Erdogan volverá de su viaje al Magreb y ordenará poner fin a las protestas", vaticina el joven activista.



Estambul se echa a la calle tras las disculpas del Gobierno de Erdoga

 

Por JUAN CARLOS SANZ (ENVIADO ESPECIAL) Estambul 5 JUN 2013 - 01:25 CET. El País

 

Estambul es una fiesta. Una marea humana ha recorrido en las primeras horas de esta tibia madrugada del miércoles las arterias que desembocan en la plaza de Taksim, en el corazón de la parte europea de la principal ciudad de Turquía. Miles de personas —jóvenes en su mayoría, pero también parejas maduras y familias con niños— se han echado a la calle en un ambiente de celebración tras las disculpas y los mensajes conciliadores que llegan desde el Gobierno del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.


 
Después de una semana de violentas protestas ciudadanas desatadas por la construcción de un centro comercial sobre un parque adyacente a Taksim y tras la retirada de las fuerzas de seguridad, los ciudadanos han tomado la calle como señal de victoria. “Estamos aquí para vivir este sentimiento colectivo de alegría”, resume Duygu, un estudiante de Psicología de 20 años

 


“La plaza y el parque se han convertido en símbolos de un movimiento civil de resistencia”, añade Fatih, de 23 años y estudiante de Economía. Cientos de jóvenes habían acampado al caer la noche del lunes en los parterres del parque de Gezi, convertido en una auténtica romería. Con músicos, puestos de comida y bebida y tenderetes de las plataformas sociales que encabezan la protesta. Mientras, en la plaza rectangular donde yacen aún algunos vehículos calcinados, ondean banderas de organizaciones políticas y sindicales y pancartas con la leyenda: “Erdogan, dimisión”.


 
Desde la calle de Istiklal, el principal centro de animación nocturna de Estambul, hasta la cosmopolita avenida de la República, grupos que ondean banderas turcas y corean lemas contra el Gobierno se cruzan con hinchas de los equipos de fútbol Besiktas y Galatasaray que entonan cánticos de celebración para sumarse a las protestas. Muchos llevan latas de cerveza Efes en la mano, como si marcharan hacia una verbena y no hacia una concentración política.


 
A las puertas del hotel Diwan, en el cruce de caminos que conduce hacia el Bósforo, un grupo de estudiantes de Medicina, vestidos con batas blancas y con la cara cubierta con mascarillas de quirófano y gafas de bucear, se prepara para atender a posibles intoxicados por los gases de las granadas lacrimógenas. Como cada noche, la protesta intenta llegar hasta la oficina del primer ministro en Estambul, situada en el palacio de Dolmabahçe. Aybur, que cursa tercero de Medicina, lleva un frasco con una solución blanquecina. “Es leche y agua a partes iguales. Es lo único que les podemos ofrecer en el primer momento. Pero si alguno de los intoxicados está muy grave lo llevamos hasta una zona donde varios de nuestros profesores les atenderán. Hemos venido porque estamos indignados ante la desproporcionada respuesta de la policía”, explica. El eco de los disparos de las granadas se mezcla en la noche de Estambul con los gritos de alegría.

Publicado enInternacional
Martes, 04 Junio 2013 06:32

Un nuevo mundo multipolar

Un nuevo mundo multipolar

A partir de hoy estará en México dos días el presidente de la República Popular China, Xi Jinping. El interés de China por México (quizá pronto lo sabremos) parce provenir de un giro en la política internacional del gigante asiático.

 

La semana pasada tuvo lugar en la Universidad Veracruzana el tercer seminario internacional China y América Latina: cooperación y sustentabilidad. Más específicamente a la delegación china le interesaba hablar sobre la “emergencia de las potencias latinoamericanas”, y sobre la necesidad de acelerar el paso a un mundo sustentable, mediante drásticos cambios tecnológicos hacia energías “limpias”.

 

No deja de ser significativo que la delegación la encabezara el doctor Fu Mengzi, por cuanto es el vicepresidente de un poderoso consorcio de institutos de investigación (Cicir) cuya función es analizar, estudiar, producir informes y formular las líneas de la política exterior de China.

 

Por Fu nos enteramos del que quiere ser el giro de su política exterior, aunque ignoro si hablará de ello ahora el presidente Xi. Después de dibujar en unos cuantos trazos el mundo convulsionado en el que estamos inmersos, de ver a Japón paralizado, a la Unión Europea en un estupor que no halla a ver puerta alguna para su suerte futura, a Estados Unidos incapacitado como imperio para movilizar su enorme poderío; de ver que la incipiente e insegura recuperación de la economía estadunidense está gravemente amenazada con una UE que está instalada nuevamente en la recesión, China parece haber decidido dar un paso más allá de su pasado inmediato, para dar un cambio de rumbo a su política exterior.

 

El discurso chino anuncia que el objetivo es crear un mundo multipolar, que pueda dar al planeta una estabilidad de la que hoy carece, que se mantenga, que predominen las tendencias hacia la paz mundial, y que se opere un cambio energético, para el que ya estarían preparados.

 

Por supuesto, China continuará buscando que sus operaciones comerciales con el resto del mundo y sus inversiones en el exterior sigan creciendo, como lo hacen en África, pero al mismo tiempo buscaría que cinco o seis potencias, sean lo suficientemente fuertes y coordinadas para mantener el objetivo de un mundo en paz, estable, que se mueva con energías “limpias”.

 

No se trata, por supuesto, de la firma de un acuerdo de caballeros, sino de que tejan profundas relaciones de interés económico tal que al conjunto le interese mantener ese objetivo a toda costa. La política interna de cada “potencia” sería asunto de los estados de cada una de ellas.

 

China apostaría a que ese enjambre de potencias se conforme a partir de cuatro criterios: que sean países 1) que tengan un territorio de al menos un millón de kilómetros cuadrados; 2) que tengan una población superior a los 100 millones de habitantes; 3) que su PIB per cápita a valor de su poder adquisitivo (PPA) alcance al menos 10 mil dólares estadunidenses, y 4) que su PIB (PPA) total sea al menos equivalente a uno por ciento del PIB mundial. En una rápida revisión de la estadística mundial encuentro que, por ahora, los países que alcanzan esas cuatro condiciones son Brasil, México, India, Indonesia, China, Rusia y Estados Unidos.

 


México tiene un territorio de casi 2 millones de kilómetros cuadrados; según el FMI, un PIB (PPA) que en 2012 es de 2.2 del PIB mundial; según la misma fuente, un PIB (PPA) per cápita que en 2013 sería del orden de 15 mil 931 dólares y una población de 117 millones a noviembre de 2012. Todos los países de altos o muy altos ingresos no cubren los requisitos o de territorio o de población, o de ambos.

 

Ciertamente China no cumple el criterio del PIB per cápita que ellos mismos están estableciendo, pero según el FMI, su PIB (PPA) per cápita para 2013 será del orden de 9 mil 143 dólares. Y además de ser la segunda economía del mundo en pocos años será la primera. En el planteamiento chino, Estados Unidos sería el centro de este nuevo mundo multipolar. Aún pasando a ser la segunda economía del mundo, su poderío tecnológico y militar es incontrastable.

 

Desde hace casi 40 años que restablecieron relaciones México y China, han visitado México tres presidentes de China, dos vicepresidentes, un presidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, tres primeros ministros, y varios viceprimeros ministros y vicepresidentes del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional. En el año 2005, el vicepresidente de China, el presidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, y el presidente de China, Hu Jintao, visitaron México en enero, mayo y septiembre, respectivamente. En un año, tres de los principales dirigentes de China realizaron una visita a México. Simultáneamente, todos los presidentes de México han hecho visitas oficiales a China, incluido el presidente Peña.

 

El pasado 28 de mayo La Jornada informó que China proyecta invertir en México más de 81 mil millones de dólares, principalmente en infraestructura. Agua fluye por el río, porque el río suena.

 

China hace a un lado la ideología, y pragmáticamente elabora una propuesta para una nueva convivencia mundial. ¿Cuál será la posición de Estados Unidos? ¿Cuál la de México?

 

Querida Lilia, un abrazo muy cariñoso para ti, uno muy afligido, muy sentido para Chema, uno más muy conmovido para sus hijos.

Publicado enInternacional
El 8% más rico del mundo gana la mitad de todo el ingreso planetario

El economista jefe del Banco Mundial, Branko Milanovic, informará pronto en la revista Global Policy del primer cálculo sobre la desigualdad global de los ingresos y ha establecido que el 8% gana el 50% de todos los ingresos del planeta. Señala: “La desigualdad global es mucho mayor que la desigualdad dentro de algún país en particular”, debido a que la aguda desigualdad entre países se suma a la desigualdad dentro de cada uno de ellos, y porque la mayoría de la gente vive en los países extremadamente pobres, sobre todo las naciones dentro de 4.800 kilómetros del Ecuador, donde ya hace demasiado calor, incluso sin el calentamiento global que según los científicos calentará el mundo mucho más en el futuro.

 


Por ejemplo, la lista del Banco Mundial del “PIB per cápita (en dólares actuales)” muestra que en 2011 la cifra de ingresos anuales varió de 231 dólares en la República Democrática del Congo en el Ecuador, a 171.465 dólares en Mónaco, Europa. En el segundo país más pobre y el segundo más rico respectivamente fueron 271 dólares en Burundi, en el Ecuador, y 114.232 dólares en Luxemburgo, Europa. En comparación, en EE.UU. fue 48.112 dólares y China 5.445. Estos pocos ejemplos indican la amplitud de la variación del ingreso per cápita entre las naciones y que más calor significa más pobreza.

 


La desigualdad de la riqueza es siempre mucho más elevada que la desigualdad de los ingresos, y por ello un cálculo razonable de la riqueza personal en todo el mundo se encontraría probablemente en el orden de que el 1% más rico de la gente posee la mitad de todos los activos personales. Esos individuos podrían considerarse la actual aristocracia, en la medida en que su poder económico es igual al de todo el 99% restante de la población del mundo.

 


Milanovic dice: “Dentro del 1% global, encontramos al 12% más rico de los estadounidenses… y entre el 3% y 6% de los británicos, japoneses, alemanes y franceses más ricos. Es un ‘club’ que todavía está compuesto en su abrumadora mayoría por los ‘antiguos ricos’ que pasan a sus hijos (libres de impuestos en los numerosos países que no tienen impuestos sobre las herencias) las fortunas que han acumulado, y quienes les ayudan a iniciar sus propios negocios – frecuentemente después de haberlos enviado a las más prestigiosas universidades (muchas en EE.UU.), donde esos hijos se encuentran y hacen amigos con otros con la misma situación que ellos”.

 


Por ejemplo, el 22 de abril de 2004, el New York Times tituló “Mientras los ricos llenan las principales universidades, aumentan las preocupaciones por la ecuanimidad”, e informó de que un 55% de los estudiantes de primer año de las 250 universidades más selectivas de la nación provienen de padres en el máximo 25% del ingreso de esta nación. Solo un 12% de los estudiantes tienen padres en el 25% menor del ingreso. Incluso en una universidad pública de elite estatal, la Universidad de Michigan, “más estudiantes de primer año de este año… tienen padres que ganan por lo menos 200.000 dólares al año [el 2% máximo de entonces] que los que tienen menos que el promedio nacional de unos 53.000 dólares [el 55% inferior de EE.UU.].”

 

La mayor parte de la redistribución que favorece a más que el máximo 1% ocurrió en los países “en desarrollo”, como China. Sin embargo, una mayor proporción de la población del mundo vive en naciones de América Central y del Sur, África, etc., donde las actuales familias dirigentes tienden a ser en su abrumadora mayoría las mismas que en la generación anterior. Éstas, también, cercanas al Ecuador, son miembros del “club”, pero su cantidad es inferior.

 


Milanovic establece que globalmente, “El máximo 1% ha visto que su ingreso real aumentó en más de un 60% durante esas dos décadas [1988-2008]”, mientras “el 5% más pobre” ha recibido ingresos que “siguieron siendo los mismos”, los desesperadamente pobres simplemente siguen siendo desesperadamente pobres. Tal vez haga demasiado calor donde viven.

 


Este estudio, en Global Policy, que se titulará “Desigualdad de Ingresos en cifras: en la historia y ahora”, informa de que los desarrollos económicos de los últimos veinte años han llevado a que “el máximo 1% aventaje a los demás ricos y reafirme de hecho –y aún más en la percepción pública– su papel preponderante como ganador en la globalización”.

 


Se puede ver  una versión preliminar de los resultados de Milanovic, presentados por él en una conferencia económica [ 1 ]. Y un sorprendente resumen en vídeo de la investigación de Milanovic se puede ver en [ 2 ].

 


Por Eric Zuesse
Alternet


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


Enlaces:

[1] http://ineteconomics.org/global-inequality-columbia-university


[2] http://www.globalpolicyjournal.com/blog/16/05/2013/global-wealth-inequality---what-you-never-knew-you-never-knew

Eric Zuesse es el autor de They’re Not Even Close: The Democratic vs. Republican Economic Records, 1910-2010  y de Christ's Ventriloquists: The Event that Created Christianity .

Publicado enInternacional
Tendencias actuales en la geopolítica mundial: el BRICS y la emancipación de Latinoamérica

Se trata del título de mi ponencia en el congreso conjunto de la UAM Xochimilco y la Academia de Ciencias Sociales de China, entre otras entidades de prestigio mundial, que se inició el 28 de mayo en la ciudad de México (http://es.scribd.com/doc/143470357/Programa-4-2013).

 

La dicotomía decimonónica clásica de izquierda/derecha es necesaria pero insuficiente para entender las tendencias geopolíticas, lo cual ha sido distorsionado por la plutocracia del neoliberalismo global centralbanquista que domina el mundo.

 

Hoy la verdadera bifurcación del siglo XXI versa en la colisión entre la globalización y el humanismo.

 

El concepto estratégico “Sudamérica”, más preciado por los estrategas brasileños, se ha movido más a un lulismo que a una “izquierda” ( whatever that means), no pocas veces mercenaria, frente a la entelequia muy etérea de Latinoamérica (LA), más balcanizado que nunca, cuando se ha asentado que el “México neoliberal itamita” pertenece a “Norteamérica” controlada por Estados Unidos, al unísono de su súbdito anglosajón Canadá, extensivo a Centroamérica y al CAFTA.

 

A final de cuentas la colisión es entre EU/OTAN/Israel/Alianza del Pacífico (AP)/TPP (Asociación Transpacífica) contra Brasil/Unasur/BRICS.

 

Asistimos a una triple colisión en la añeja LA entre el neomonroísmo (patrocinado por Estados Unidos, en alianza con Gran Bretaña, España e Israel), el huérfano chavismo bolivariano (que quizá encabece Rafael Correa) y el lulismo.

 

La revista británica The Economist (18/5/13) –muy cercana al gobierno inglés, a la petrolera BP y a los banqueros esclavistas Rothschild– fractura el continente americano en “dos bloques alternativos: la AP, orientada al mercado (sic), y el Mercosur, más estatista (sic)”.

 

Se trata de un abordaje reduccionista muy simplón de corte maniqueo lineal, como acostumbra The Economist, portavoz de la desregulada globalización financierista: donde los buenos, “elegidos de Dios”, por el simple hecho de haber adoptado el modelo agónico del neoliberalismo global anglosajón resultarán “triunfadores” frente a los malos: los “estatistas” del BRICS.

 

The Economist le da vuelo ditirámbico a la séptima cumbre de Cali, adonde acudieron los presidentes de cuatro países de LA: Chile, Colombia, Perú y México, que tienen contemplado concretar un mercado común en un mínimo de siete años y al que pronto se incrustarán Costa Rica y Panamá (Ver Bajo la Lupa, 26/5/13).

 

Lo relevante del reduccionismo mercantilista, que pretende alcanzar nivel de análisis geoeconómico sin lograrlo, es la balcanización de LA entre la AP –controlada por Estados Unidos/Gran Bretaña, al que se unirían España e Israel– frente a Brasil, a quien se pretende aislar debido a su complementariedad geoeconómica con China en el seno del BRICS.

 

La revista británica se burla de la “retórica gaseosa (sic) de las cumbres de LA” cuando “los regímenes izquierdistas (sic) que gobiernan la mayor parte de Sudamérica” peroran sobre la “integración regional” pero con pocos resultados. ¡Pues ni tanto!

 

Compara en forma simplista el PIB combinado de los cuatro miembros fundadores de la AP, “quienes han adoptado la globalización”, frente al gigante brasileño: 2 billones de dólares: “35 por ciento del total de LA y un poco menos (sic) que Brasil, el gigante de la región”. Burda trampa cuando ocultan el segundo y el tercer PIB de Sudamérica: Argentina y Venezuela, sin contar Ecuador y Bolivia.

 

The Economist soslaya que la AP se encuentra bajo la espada de Damocles del neopinochetismo y, como buen vendedor de la privatización a ultranza, abulta la creación de una sola bolsa de valores regional que conjuga a Chile, Colombia y Perú.

 

En la misma forma que los multimedia israelí-anglosajones fustigan al BRICS, la revista propagandística británica arremete contra el Mercosur y cita tendenciosamente las teorías vetustas del entreguista cardosista Luis Felipe Lampreia, ex canciller brasileño, en contra del emergente bloque cuatripartita (Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela), al que desprecia como “bloque político”, como si la política fuera pecado capital para los mercantilistas neoliberales.


The Economist juzga que “bajo la égida de Brasil la mayor parte del bloque antiestadunidense Alba de Chávez está siendo absorbido por el Mercosur”. ¡Qué hipérbole!

 

Si Paraguay, presa de un golpe de Estado “benigno” teledirigido por Estados Unidos, es expulsado del Mercosur y sustituido por Venezuela, ergo, todo el grupo del Alba se incrusta de facto en el bloque cuatripartito.

 

Por lo visto, el reconocimiento de Dilma Rouseff al presidente Nicolás Maduro, mediante una “asociación estratégica”, perturbó a los propagandistas israelí-anglosajones.

 

La crítica británica es feroz en proproción a su imprecisión: “Argentina y Venezuela, los dos principales socios regionales de Brasil, tienen economías controladas por el Estado, de bajo crecimiento, y sus políticas cortejan a la autarquía (¡supersic!)”.

 

Hasta donde nos quedamos, Argentina y Venezuela tienen los mejores crecimientos de LA (incluida la darling de Estados Unidos al sur de su frontera, hoy en estado catatónico comprobable).

 

Les dolió a los propagandistas israelí-anglosajones el triunfo de Brasil en la OMC en detrimento del candidato entreguista filoestadunidense del “México neoliberal itamita”: The Economist llega hasta considerar “irrelevante” al organismo, y da por muerta a la “ronda de Doha”.

 

Suena divertido escuchar las lamentaciones neoliberales de The Economist, que pretende “aislar” a Brasil, y de paso, al BRICS.

 

La revista propagandista británica admite que en LA (AP y Mercosur por igual) no existe el “género de cadenas de abasto regionales que vinculan a China a sus vecinos”, donde las “conexiones de transporte son pobres (sic)”.

 

Es obvio que el depredador financierismo anglosajón que adoptaron sus súbditos en LA los dejó sin infraestructura (léase: puertos y sistemas de transporte).

 

Vienen los ditirambos insustentables de The Economist: “en su corta vida la AP ha demostrado (¡supersic!) ser una pieza brillante (sic) de mercadotecnia (¡supersic!) diplomática”, pero “ahora tiene que agregar sustancia”.

 

La revista afirma que la colisión ya empezó entre la AP y el Mercosur (léase: el BRICS, su gran aliado) y asegura la “defunción del auge de las materias primas”, que curiosamente a quienes, a mi juicio, afectará mayormente es a los miembros de la AP ( v. gr. Chile, tan monodependiente del cobre y que está jugando al fuego con su mayor importador: China) más que a los del Mercosur, ya no se diga el BRICS.

 

Un grave error del abordaje de The Economist, que colisiona a Brasil con la AP, es que deja de lado otros factores de poder, que van más allá de su vulgar mercantilismo que disfraza de falsa “geoeconomía”, y que versan sobre la investigación y el desarrollo (I&D), la tecnología de punta y las relaciones geopolíticas, como refleja Brasil con el continente africano (donde tiene más de 30 embajadas), ya no se diga con India: mediante el eje IBSA (India, Brasil y Sudáfrica) que conecta el Atlán­tico sur al océano Indico.

 

De nueva cuenta surge India como el país a seducir por todos lados: desde el alucinante “Indo-Pacífico” hasta el BRICS.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Publicado enInternacional

El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, inició ayer en Colombia una visita oficial por tres países. Su gira incluye además Trinidad y Tobago y Brasil, con quienes buscará afianzar los vínculos económicos y comerciales entre el norte y el sur del continente. Esta es la cuarta gira latinoamericana de Biden, quien visitó el país sudamericano por última vez en el 2000, cuando era senador, en plena implementación del Plan Colombia y a la mitad del proceso del Caguán, en tiempos en que gobernaba Andrés Pastrana. “Ahora el tono no es ‘qué puede estar haciendo Estados Unidos en la región’, sino ‘qué puede hacer por la región’ y eso es muy importante”, resaltó la canciller colombiana, María Angela Holguín.

 

El vicepresidente fue recibido en la Casa de Nariño –sede del Ejecutivo colombiano– por el mandatario Juan Manuel Santos y posteriormente ofrecieron una declaración conjunta. “Tuvimos una reunión muy fructífera. Hablamos por más de dos horas sobre temas que tienen que ver con energía, educación, medio ambiente, comercio y seguridad”, dijo Santos. “Me manifestó además el deseo de los Estados Unidos de ser observador en la Alianza del Pacífico. Le respondí que Colombia apoyaría sin duda esa solicitud y que la presentaríamos al resto de los países en el consejo de ministros que se va a reunir en el futuro próximo”, agregó el jefe de Estado. Por su parte, Biden elogió al colombiano por los avances en las negociaciones con las FARC y por su liderazgo regional. “Con Colombia , en el 2000, yo venía y siempre hablábamos de seguridad. Ahora el tema no es el de la seguridad. Ahora el tema es el de la prosperidad”, afirmó el vicepresidente. Asimismo, Biden subrayó que igual que Estados Unidos apoya a los líderes latinoamericanos en el campo de batalla los apoya en la mesa de negociaciones, y consideró un éxito notable la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC), en mayo de 2011, que hizo que aumentaran 20 por ciento las exportaciones de Estados Unidos a Colombia. Abogó además por una mayor integración de las economías del continente y, en ese sentido, destacó el rápido crecimiento de la Alianza del Pacífico, bloque fundado por Colombia, Chile, México y Perú.

 

Más tarde, Biden atendió compromisos empresariales relacionados con el primer aniversario de la entrada en vigor del TLC entre Colombia y EE.UU. Después de estos actos, el vicepresidente se trasladó a Catam, el aeropuerto militar de Bogotá, donde depositó una ofrenda floral en memoria de los caídos en combate. Tras la ofrenda, Biden dejó Colombia con rumbo hacia Trinidad y Tobago, para proseguir su visita oficial, donde se reunirá hoy con la primera ministra de ese país, Kamla PersadBissessar. El miércoles, ya en Brasil, el vicepresidente pronunciará un discurso en Río de Janeiro enfocado en mostrar al país como un socio estratégico para Estados Unidos, y después visitará un centro de la petrolera estatal Petrobras para abordar la cooperación energética bilateral. De Río de Janeiro, Biden se trasladará a Brasilia para reunirse con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Estados Unidos quiere estrechar lazos con la primera economía de América latina, que forma parte del BRICS, el grupo de potencias emergentes que integra con Rusia, India, China y Sudáfrica. Washington ha expresado más de una vez su intención de proyectar el liderazgo regional de Brasilia.

 

La visita de Biden a Colombia viene a completar la gira que a principio de mes emprendió el presidente Barack Obama por México y Costa Rica. El objetivo de la Casa Blanca es relanzar la relación con la región y llevarla al ámbito de la cooperación y de los intercambios comerciales. Según el Departamento de Estado y la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, la estrategia es replantear el vínculo con América latina y el Caribe en otros términos, sin encasillarlo en temas como narcotráfico, seguridad y migración. En este contexto, los presidentes de Chile y Perú visitarán la Casa Blanca el próximo mes. Junto con Santos y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, Sebastián Piñera y Ollanta Humala se reunieron la semana pasada en la ciudad colombiana de Cali para participar de la Cumbre de la Alianza del Pacífico, donde buscaron revitalizar el bloque político-económico que concentra a más de 210 millones de personas y que tiene como finalidad comerciar conjuntamente con Asia y otras regiones del mundo. Biden expresó la voluntad de Estados Unidos de ser observador del bloque, al que se incorporó formalmente Costa Rica.

 

Pese a que la gira busca, sobre todo, reforzar las alianzas, principalmente comerciales y económicas, también servirá para abordar temas de interés regional, como la situación política en Venezuela, tema que preocupa a la Casa Blanca. Biden viaja acompañado por la subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson; el subsecretario de Comercio para Asuntos Internacionales, Francisco Sánchez, y por el director de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad, Ricardo Zúñiga.

Publicado enColombia
Martes, 28 Mayo 2013 06:16

China-África: un nexo que madura

El lugar de África en el centro de la política exterior china se vio ilustrado en abril, cuando el nuevo presidente chino, Xi Jinping, eligió ese continente para su primera gira oficial internacional. La relación económica entre ambas regiones continúa desarrollándose a buen ritmo, con rápido crecimiento en el comercio y fuertes flujos de financiamiento chino a África. Aunque continúan las críticas al papel de China en el continente, la visita del presidente de Zambia, Michel Sata, al país asiático, también en abril, muestra que antiguos detractores se adaptan a la realidad de la presencia del gigante.

 

La boyante relación económica entre China y África es particularmente evidente en los datos de comercio del país asiático. Entre 2007 y 2012 el valor de las exportaciones anuales chinas al continente creció a más del doble, de 37 mil 300 a 85 mil 300 mdd. Sus importaciones africanas crecieron aún más rápido, de 36 mil 300 mdd en 2007 a 113 mil 200 en 2012. En consecuencia, África muestra ahora un considerable superávit comercial con el gigante asiático.

 

Las importaciones chinas están dominadas por el petróleo y algunos otros productos primarios. Cinco exportadores de energía –Ar­­gelia, Angola, Guinea Ecuatorial, Libia y Sudán– representaron 40.3% de las importaciones chinas de África en 2012, en tanto Sudáfrica (importante fuente de mineral de hierro) constituyó otro 39.4%. Un puñado de otros grandes exportadores de productos primarios, como Zambia, Congo (Brazzaville) y la República Democrática del Congo, proveen la mayor parte de las demás importaciones de China.

 

Las importaciones chinas provenientes de la mayoría de naciones africanas han crecido en forma impresionante en los cinco años pasados, con las notables excepciones de Gabón (donde cayeron de mil 100 mdd en 2007 a 618 mdd en 2012) y Sudán (debido a la independencia de Sudán del Sur en 2011). La historia ha tendido a diferenciarse entre los países que han tenido un crecimiento relativamente modesto de sus exportaciones a China, como Congo (Brazzaville) y Guinea Ecuatorial, y los que han logrado una expansión más explosiva en ventas, como Sudáfrica, que ha tenido un aumento en exportaciones de 6 mil 600 mdd en 2007 a 44 mil 600 en 2012. Algunos países, como Kenia, aún no aprovechan la demanda china en escala significativa.

 

Las exportaciones chinas a África tienen estrecha correlación con el tamaño de los mercados individuales del continente. En consecuencia, Sudáfrica sigue siendo el destino más importante (las exportaciones chinas a ese país alcanzaron 15 mil 300 mdd en 2012), en tanto Nigeria (9 mil 300 mdd) y Egipto (8 mil 200 mdd) son importantes. Además, países donde las compañías chinas de infraestructura están muy involucradas en construcción, como Angola, Argelia, Ghana, Marruecos y Tanzania, destacan en ese rubro, pues esas firmas tienden a importar mucho equipo de su país de origen.

 

La construcción de infraestructura forma el segundo elemento en importancia de la relación económica china con África. La inversión directa del país en la región aún es modesta, pero su importancia con respecto a la inversión es amplificada por su papel en la construcción contratista, a menudo financiada por fuentes chinas. El año pasado el entonces presidente Hu Jintao aprobó líneas de crédito por hasta 20 mil mdd a países africanos, que se enfocarán en apoyar el desarrollo de infraestructura, agricultura, sector manufacturero y pequeñas empresas (si bien los términos en que se otorgará el crédito no están claros).

 

Los vínculos financieros continúan profundizándose. Al tiempo que busca internacionalizar su divisa, el renminbi, China construye una red de tratados de intercambio con países de varias regiones, entre ellas África. En la reunión de los BRICS en Sudáfrica en abril, China y Sudáfrica anunciaron que el Banco de la Reserva de Sudáfrica (banco central) recibió autorización de invertir mil 500 mdd en el mercado de bonos de China, con lo cual añadiría por primera vez activos denominados en renminbis a su reserva de divisas duras. Luego que el estatal Banco de Desarrollo de China emitió bonos denominados en renminbis en 2012, algunas fuentes informaron que bonos hasta por 500 mdd podrían haber sido colocados en bancos centrales africanos, posiblemente incluidos los de Nigeria y Tanzania.

 


Nuevas áreas de interacción

 

A medida que se eleva el ingreso en China, el tradicional comercio de bienes del país se amplía para incluir servicios como el turismo. Si bien Kenia no exporta mucho en mercancías, Wei Jianguo, ex ministro chino de Comercio, declaró en abril que unos 60 mil chinos han visitado ese país en 2012. Los flujos de turismo tienen el potencial de aumentar en forma dramática en los próximos cinco años.

 


Otro campo interesante es el de la subcontratación. Conforme el ambiente de negocios en China se vuelve más costoso, sus firmas trasladan cada vez más operaciones manufactureras a localidades más baratas en el extranjero. China ha participado en la creación de zonas económicas especiales (ZEE) en varios países africanos, entre ellos Egipto, Etiopía, Mauricio, Nigeria y Zambia. Según el gobierno chino, en esas zonas se intenta reproducir la experiencia de crecimiento de China, en la cual cierto número de polos industriales orientados a la exportación atrajeron inversión foránea e impulsaron el crecimiento nacional. Las autoridades chinas y los gobiernos africanos esperan que las ZEE en África den lugar a nuevos nodos de crecimiento, creando un ambiente hacia el cual empresas chinas, africanas y de otros países puedan trasladarse y formar poco a poco conglomerados industriales. Cada zona se enfocará en unas cuantas industrias claves, sobre todo manufacturas y servicios, y sólo una se concentrará en procesamiento de minerales. Esto apoya el argumento de que el interés chino en África va más allá de la extracción de materias primas. Si bien la mayoría de las ZEE existentes aún no rinden fruto, sus promotores conservan la esperanza de que ganarán impulso en años por venir.

 


Críticos de alto nivel

 

Aunque los lazos económicos se profundizan, los resentimientos y críticas siguen ensombreciendo la relación. En marzo el gobernador del banco central de Nigeria, Lamido Sanusi, escribió un artículo en el Financial Times de Londres en el que sostuvo que la esencia de la relación bilateral es colonial, pues África vende materias primas y China embarca productos manufacturados. En minas de propiedad china en Zambia han estallado disturbios laborales; en febrero, el gobierno de ese país tomó el control de la mina Collum, que ha sido el centro de muchas de esas disputas. El mismo mes, el presidente de Botsuana, Ian Khama, advirtió que su gobierno se cuidaría de asignar nuevos proyectos de construcción a empresas chinas, luego de los retrasos habidos en un proyecto de plantas de energía. Repitió las frecuentes críticas de que los proyectos chinos son de calidad inferior, lo cual conduce a costos adicionales de mantenimiento y reparación. También se quejó de los altos niveles de inmigración china, pues, dijo, los trabajadores chinos amenazan con quitar empleos a ciudadanos locales.

 

Tales quejas son un rasgo frecuente de las relaciones sino-africanas. Sin embargo, la visita del presidente de Zambia, Michael Sata, a China en abril pasado muestra que la relación política madura por ambas partes. Sata y su partido, el Frente Patriótico, ganaron la elección de 2011 en Zambia adoptando como bandera los reclamos populares contra la extendida corrupción y el alto desempleo, la percepción de que la abundante riqueza mineral del país beneficia sobre todo a la élite política y a inversionistas extranjeros, y las deficientes condiciones de trabajo y normas de seguridad en las minas y fábricas de propiedad china.

 

Sin embargo, en agudo contraste con sus críticas a inversionistas chinos antes de llegar al poder, en septiembre de 2011, de entonces a la fecha el presidente ha puesto de su parte para procurar que los lazos entre ambas naciones permanezcan estables.

 

La disposición de China a recibir a Sata tan pronto después de la revocación de las licencias a la mina Collum ilustra que también ese gobierno está preparado a trabajar con sus detractores; en otros casos Pekín ha adoptado severas represalias económicas cuando sus intereses en el exterior se han visto amenazados. Si bien es improbable que el vaticinio de Wei de que el comercio sino-africano opacará al de China con la UE se materialice a corto plazo, la creciente maduración de la relación entre el gigante asiático y África sugiere que las perspectivas para el comercio y la inversión siguen siendo brillantes.

 

E. I. U.

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enInternacional