Interior de la Francium Trapping Facility, donde se ven las mesas ópticas con multitud de láseres, espejos y fibras ópticas necesarias para atrapar a los átomos del elemento número 87. La trampa está detrás de la columna.Foto cortesía de la AMC

Muy pocos grupos en el mundo hacen experimentos con francio (Fr), elemento químico número 87, pues es muy escaso en la Tierra y en laboratorio, por ser altamente radiactivo y reactivo, sólo se obtiene por minutos mediante reacciones nucleares. A 81 años de su descubrimiento, Luis Orozco, adscrito al Joint Quantum Institute de la Universidad de Maryland, habló sobre la historia de este elemento químico y cómo lo ha utilizado para estudiar desde la física atómica a la fuerza débil, una de las cuatro fuerzas fundamentales del universo.

"La fuerza débil es la causante del decaimiento beta de los núcleos; es la única capaz de cambiar protones en neutrones y viceversa. En el proceso inicial para el ciclo solar, el hidrógeno se transforma en helio, generando energía proveniente de la fusión. El primero sólo tiene un protón, mientras el segundo tiene dos y dos neutrones". Al transformar protones en neutrones, abre el camino a la fusión nuclear en el Sol, explicó el físico, miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Señaló que el francio se obtiene mediante reacciones nucleares en laboratorios aislados y muy avanzados. Desde la Universidad de Stony Brook, a la que se incorporó en 1991, una de sus tareas fue obtener ese elemento. En una reacción de fusión en la que utilizaron un blanco de oro con 79 protones y 118 neutrones y le apuntaron un proyectil de oxígeno 18 (con 10 neutrones y ocho protones), lograron obtener el elemento con 87 protones y 123 neutrones en una técnica muy complicada, por lo que el primer éxito en su carrera fue atrapar con láseres más átomos de Fr.

Al principio captaban unos 2 mil átomos, pero fueron mejorando la técnica hasta que llegaron a atrapar 250 mil. Actualmente son más de dos millones los que reúnen en el Centro de Aceleración de Partículas de Canadá, ubicado en Vancouver, con la Trampa MOT, al grado que ya no es seguro permanecer en la sala en la que hacen los experimentos por la radiactividad, destacó el científico.

El francio tiene un núcleo pesado, lo que significa que hay oportunidades de que las partículas, electrones y quarks, interactúen, lo que no ocurre con otros elementos. Ha sido necesario entender muy bien sus propiedades, sostuvo el también doctor en física por la Universidad de Texas en Austin.

En Canadá, en el grupo con el que colabora obtienen el francio con reacciones más violentas. Cuentan con una serie de obleas, cerámicas de uranio (U) y carbono (C), muy delgado, por el cual pasa, con corrientes muy fuertes, un haz muy alto de protones, a una energía de 500 megaelectrón voltios, golpea al uranio y éste se fisiona.

"El uranio (92) es más pesado que el francio. En esas colisiones éste puede llevarse otros protones en el choque, por ejemplo, cinco, produciendo Fr. Como son obleas muy delgadas y calientes, este elemento rápidamente viaja al exterior y se escapa el U. El francio en contacto con una superficie metálica caliente adecuada se puede ionizar y luego se extrae".

Física básica

Si bien estos estudios son proyectos de física básica y no hay una aplicación directa para los átomos de Fr que atrapan, el mexicano, quien ha dedicado gran parte de su vida a la investigación de este elemento, comentó que los métodos que inventaron para atrapar a este escurridizo elemento ya se usan para datar la antigüedad de los acuíferos que se encuentran en el subsuelo del desierto del Sahara, sólo que utilizan isótopos de xenón y de calcio.

Respecto del descubrimiento de este elemento, recordó que Marguerite Perey (1909-1975), quien nació en Villemomble, París, lo logró.

Esa joven fue contratada por Marie Curie como asistente en el Instituto del Radio, hoy Instituto Curie. Su tarea, explicó, fue por casi 10 años moler y mezclar unas 10 toneladas de mineral para que al final obtuviera menos de 20 miligramos de actinio, el elemento que su jefa quería estudiar.

"Perey fue una mujer increíblemente sistemática, estudiosa, tenaz y disciplinada. El 7 de enero de 1939 escribió en la bitácora de su laboratorio una descripción de su día; descubrió que el actinio tenía dos decaimientos, uno a 220 kilo-electronvoltios, que corresponde al actinio, y el otro a 80 kilo-electronvoltios, hijo del primero. Descubrió al francio como un producto del decaimiento alfa del actinio. Un par de días después se publicó el hallazgo en la revista de la Academia de Ciencias, siendo ella la única autora", concluyó Orozco.

Desde el 11 de marzo la central nuclear no ha dejado de emitir radiactividad. Después del gran terremoto llegaron las réplicas y otros terremotos: el 7 de abril la devastada costa de la provincia de Miyagi volvía a sufrir un terremoto de 7,1 grados que generó la alarma en tres centrales nucleares más y la evacuación masiva de todos los trabajadores de la central de Fukushima I. El 11 de abril otro terremoto de 6,6 en la escala Richter aumentaba la alarma en la central, donde se paró de forma temporal el servicio eléctrico.

Al humo blanco que se divisa desde los alrededores de la central se suma la filtración constante al mar de agua contaminada generada en la refrigeración en abierto de cuatro de los seis reactores, y el vertido al Pacífico planificado (y que ha levantado ampollas diplomáticas entre China y Corea) de 11.500 toneladas de agua “ligeramente contaminada” con el fin de dejar espacio para agua radiactiva todavía más contaminante.

Altos niveles de radiación

“Los niveles (de radiactividad) medidos continúan descendiendo en todas las prefecturas y se mantienen por debajo de los límites reglamentarios, excepto en Fukushima”,ha afirmado la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón en su último comunicado. La Agencia insistió en esta línea cuando reconoció el aumento del 5 al 7 en el nivel de gravedad de la crisis, en el mismo rango que el accidente de Chernóbil. Sus responsables habían insistido a lo largo del primer mes de emergencia en que no disponían de datos suficientes para tomar esta decisión.

Ingenieros nucleares estadounidenses han advertido en una evaluación confidencial de la Comisión Reguladora Nuclear (publicada por The New York Times), que la central de Fukushima I se enfrenta a“una amplia gama de nuevas amenazas que pueden persistir indefinidamente, y que en algunos casos aumentarán como resultado de las medidas que se están tomando para mantener la planta estable”.

Confirmado el hecho de que las fugas de radiación ya han llegado, en algunas zonas de Japón, al agua de grifo, además de a las verduras, la leche y el pescado, China ha vetado la importación de alimentos de granja y pienso japoneses de 12 prefecturas. A pesar de que el programa de vigilancia radiológica de alimentos procedentes del mar sigue en marcha, el Gobierno japonés y las propias agencias de seguridad alimentaria aseguran que no disponen de “información actualizada”.

Multiplicar los controles

El Gobierno español ya ha anunciado que multiplicará por cinco los controles. Por su lado, Greenpeace Internacional ha solicitado al Gobierno nipón “que la región de Fukushima reciba el estatus de protección oficial y que se evacue a las mujeres embarazadas y los niños de las zonas de alto riesgo de Fukushima y Koriyama, un área en la que viven alrededor de un millón de personas”.

Sólo un mes después del desastre, el Gobierno japonés decidió seguir los consejos ratificados por el propio Organismo Internacional de Energía Atómica de ampliar el área de evacuación de población a 40 kilómetros. El 10 de abril, unas 5.000 personas se manifestaron en Tokio contra la energía nuclear. Ese mismo día Japón celebró sus elecciones locales.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, a través de la Dirección General de Salud Pública y Sanidad Exterior, y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), analizará los niveles de radiactividad de las partidas que salgan de Japón. Los controles se realizarán en los Puestos de Inspección Fronterizos (PIF) para los productos de origen animal, y en los Puntos Designados de Entrada (PED) para los productos de origen no animal (verduras, frutos secos, frutas, hortalizas, especias, salsas...). Según el Ministerio, que no espera las primeras partidas hasta el 20 de abril, se tomarán muestras del 50% de los productos procedentes u originarios de Japón que se estudiarán en el Centro Nacional de Sanidad Ambiental del Instituto de Salud Carlos III.

La aceptabilidad de los productos alimentarios se ajustará a lo establecido en los reglamentos Euratom, en donde se establecen las tolerancias máximas para los productos alimentarios (unidades becquerels/kilogramo).

El 25 de marzo la Comisión Europea publicó, en consonancia con los reglamentos Euratom, el Reglamento de ejecución para armonizar los controles en toda la UE e imponer a Japón el análisis previo de los alimentos o piensos que quiera enviar a Europa procedentes de la zona FAO 61, que rodea a la central nuclear de Fukushima.

Según la Comisión Europea, Japón está obligado a controlar el 100% de los productos de la zona que destina a la exportación. A la llegada a puertos europeos se realizará un control aleatorio de un 10% de las partidas para comprobar la veracidad de los análisis japoneses. En el momento en que algún país europeo detecte niveles de radiación anormales se pasará a analizar el 100% de estos productos.

Al cierre de esta edición, las vías de circulación de los reactores 1, 2 y 3 de la Central de Fukushima Daiichi siguen bloqueadas debido a la fundición de las barras de combustible y a la sal del agua de mar vertida. Además de los drenajes en los reactores (cuyos núcleos están aparentemente fundidos de forma parcial), los trabajadores de la central están inyectando nitrógeno en las estructuras de contención para reducir el riesgo de explosiones de hidrógeno (ya que las altas temperaturas hacen que las moléculas de hidrógeno del agua se separen y exploten), y también boro en el agua dulce, que se utiliza para refrigerar con el objetivo de evitar una reacción nuclear.

También están creando una barrera de acero en una salida del reactor 2 para evitar que se filtre más agua radiactiva al Pacífico, y un dique en el mar cuya función sería entorpecer la diseminación de agua radiactiva en el océano.

Por Diagonal
Publicado enInternacional
Lunes, 18 Abril 2011 09:34

El planeta devuelve el golpe

El pasado lunes, Yukio Edano, secretario jefe del gabinete, defendió la reacción del gobierno japonés ante el desastre nuclear en Fukushima, e insistió en que el complejo de la planta está en “una situación estable, hablando relativamente”. Es como la descripción oficial de 11.500 toneladas de agua vertida intencionalmente a las aguas del océano frente a Fukushima como “de bajo nivel de radioactividad” o “ligeramente radioactivas”. Es, claro está, solo “ligeramente” en comparación con el agua aún más radioactiva acumulada en la planta. Pero así son las cosas con las palabras descriptivas: todo depende del color del cristal con las que se mire, y el gobierno japonés no se ha mostrado mucho más deseoso que Tokyo Electric Power Company (Tepco), que dirige el complejo, de ver gran cosa cuando se trata de Fukushima.

El martes, el gobierno terminó por elevar el nivel de alerta de Fukushima en la escala de Eventos Nucleares Internacionales de 5 a 7 –“un accidente mayor”– la categoría más elevada, sólo utilizada previamente para el desastre nuclear de Chernóbil en 1986 (que causó una “zona muerta” de 39.000 kilómetros cuadrados en Ucrania). Aunque los funcionarios del gobierno se apresuraron a restar importancia a la comparación con Chernóbil, un responsable de Tepco presentó un comentario en el que trata siniestramente de cubrirse ante todas las posibilidades: “Nuestra preocupación es que la cantidad de filtración podría terminar por llegar a la de Chernóbil, o excederla”.

De hecho, en nuestro atontado planeta, nunca hemos visto nada parecido a lo que está pasando en Fukushima, no uno, sino cuatro reactores nucleares adyacentes, tres de los cuales parecen haber sufrido fusiones nucleares parciales, y varias piscinas de contención para combustible “gastado” (que en términos de radioactividad, es cualquier cosa pero no gastado) en diversos estados de suma urgencia. Mientras tanto, las semanas necesarias para llegar a controlar la situación han pasado a peligrosos meses, años, décadas e incluso un siglo de limpieza y recuperación. Se especula con el hecho de que parte del núcleo de un reactor, por lo menos, ya “ha filtrado de su vasija al fondo de [su] estructura de contención”, y cada acción para poner el complejo bajo algún tipo de control sólo parece crear, o amenaza con crear, otros problemas inesperados (como esa agua “ligeramente radioactiva”).

Mientras tanto, en medio de otras gigantescas réplicas del terremoto de 9 grados del 11 de marzo (con otras que posiblemente volverán a ocurrir durante años), el gobierno japonés ha estado ampliando lentamente la “zona de evacuación” (recientemente descrita por un visitante como una escalofriante “zona de la muerte… como un episodio de Dimensión desconocida [Twilight Zone] de Rod Serling combinado con El día de mañana/El día después de mañana [The Day After], una visión apocalíptica de la vida en la era nuclear”) alrededor del complejo. Recién esta semana comenzaron a avisar a mujeres embarazadas y niños que permanezcan fuera de ciertas áreas hasta 30 kilómetros de la planta. No es sorprendente, en vista de que en una pequeña cantidad de muestras del suelo tomadas fuera de la zona de 30 kilómetros –en un caso a 40 kilómetros de Fukushima– se ha encontrado cesio-137 (con una vida media de 30 años) a niveles que exceden los que, en Chernóbil, obligaron a los residentes a irse. Es posible que muchos de los cientos de miles de japoneses que vivían en esas áreas (y si las cosas empeoran, aún más lejos) nunca puedan volver a casa.

Pase lo que pase en Fukushima, ¿podría haber una advertencia más impactante de que nosotros, los seres humanos, nos hemos extralimitado y que nuestro planeta tiene una manera de imponer castigos por semejante arrogancia? Y hay que recordar que no se puede decir que los japoneses estén solos en esto. Después de todo, en EE.UU., por lo menos cinco reactores nucleares están situados en “zonas sísmicas propensas a terremotos”, según un informe reciente, que ni siquiera incluye el reactor de Indian Point construido sobre una falla sísmica a solo 50 kilómetros del centro de la Ciudad de Nueva York, mi ciudad de residencia.

Tal vez, como sugiere el colaborador regular de Tom Dispatch Michael Klare, autor de Rising Powers, Shrinking Planet, es hora de revisar la forma en que tratamos al planeta Tierra, antes de que sea demasiado tarde. Tom

(Introducción del editor de Tom Dispatch)
Michael T. Klare, Tom Dispatch
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

El planeta devuelve el golpe


Por qué subestimamos a la Tierra y nos sobrevaloramos


En su libro de 2010: Eaarth: Making a Life on a Tough New Planet, [Tiierra, tratando de vivir en un nuevo planeta hosco] el erudito y activista ecológico Bill McKibben escribe sobre un planeta tan devastado por el calentamiento global que ya es irreconocible como la Tierra en la que solíamos vivir. Es un planeta, predice, de “polos que se derriten, de bosques que se mueren y de un mar creciente, corrosivo, barrido por vientos, acribillado por tormentas, abrasado por el calor”. Diferente del mundo en el cual nació y prosperó la civilización humana, necesita un nuevo nombre, de modo que le agregó un “a” en “Eaarth” [“i” en “Tiierra”, N. del T.]

La Tiierra descrita por McKibben es una víctima, una baja del consumo irrestricto de recursos de la humanidad y sus irresponsables emisiones de gases invernadero que modifican el clima. Es verdad, esta Tiierra causará dolor y sufrimiento a los seres humanos a medida que los mares suban y las tierras de cultivo se marchiten, pero como la retrata, es esencialmente una víctima de la rapacidad humana.

Con todo mi respeto a la visión de McKibben, quisiera ofrecer otra perspectiva sobre su (y nuestra) Tiierra: como una poderosa protagonista de pleno derecho y como una vengadora, en lugar de ser simplemente una víctima.

No basta con pensar en la Tiierra como una víctima impotente de las depredaciones de la humanidad. También es un complejo sistema orgánico con muchas y potentes defensas contra la intervención externa, defensas que ya despliega con un efecto devastador en lo que respecta a las sociedades humanas. Y hay que recordar que el proceso no hace que empezar.

Para comprender nuestra situación actual, sin embargo, hay que distinguir entre las perturbaciones que reaparecen naturalmente y las reacciones del planeta ante la intervención humana. Ambas requieren una mirada nueva, así que comencemos por lo que la Tierra siempre ha sido capaz de hacer antes de que nos volquemos a las reacciones de Tiierra, la vengadora.

Sobrevalorándonos

Nuestro planeta es un complejo sistema natural, y como todos los sistemas semejantes se desarrolla continuamente. Mientras eso sucede -continentes que se alejan, cordilleras que suben y bajan, modelos climáticos que cambian- los terremotos, erupciones, maremotos, tifones, sequías prolongadas y otras perturbaciones naturales vuelven a aparecer, aunque sea sobre una base irregular e impredecible.

Nuestros predecesores en el planeta tenían plena conciencia de esa realidad. Después de todo, las antiguas civilizaciones fueron repetidamente estremecidas, y en algunos casos desbaratadas, por semejantes perturbaciones. Por ejemplo, mucha gente cree que la antigua civilización minoica del Mediterráneo oriental se derrumbó después de una poderosa erupción volcánica en la isla Thera (también llamada Santorini) a mediados del segundo milenio a.C. La evidencia arqueológica sugiere que muchas otras antiguas civilizaciones fueron debilitadas o destruidas por la intensa actividad sísmica. En Apocalypse: Earthquakes, Archaeology, and the Wrath of God [Apocalipsis: terremotos, arqueología y la ira de Dios], el geofísico de Stanford, Amos Nur, y su coautora Dawn Burgess, argumentan que Troya, Micenas, la antigua Jericó, Tenochtitlán y el imperio hitita podrían haber terminado de esta manera.

Frente a recurrentes amenazas de terremotos y erupciones volcánicas, muchas antiguas religiones personificaron las fuerzas de la naturaleza como dioses y diosas y pedían complicados rituales humanos y sacrificios para apaciguar a esas poderosas deidades. Se pensaba que el antiguo dios del mar Poseidón (Neptuno para los romanos), también llamado “Agitador de la Tierra”, causaba terremotos cuando le provocaban o se enojaba.

En tiempos más recientes, hay pensadores que tienden a mofarse de nociones tan primitivas y de los gestos que las acompañaban, sugiriendo en su lugar que la ciencia y la tecnología –frutos de la civilización– ofrecen más que suficiente ayuda para permitir que triunfemos sobre las fuerzas destructivas de la Tierra. Este cambio en la conciencia se ha documentado de modo impresionante en el libro de Clive Ponting de 2007, A New Green History of the World [Una nueva historia verde del mundo]. Citando a influyentes pensadores del mundo post medieval, muestra cómo los europeos adquirieron una poderosa convicción de que la humanidad debía controlar la naturaleza y lo lograría, no al revés. El matemático francés del Siglo XVII René Descartes, por ejemplo, escribió sobre el empleo de la ciencia y del conocimiento humano para que podamos “…hacernos señores y dueños de la naturaleza”.

Es posible que este creciente sentido del control humano sobre la naturaleza haya sido realzado por un período de algunos cientos de años en los que puede haber habido menos cantidad de la usual de perturbaciones de la naturaleza que amenazaran a la civilización. Durante esos siglos la Europa moderna y Norteamérica, los dos centros de la Revolución Industrial, no presenciaron nada parecido a la erupción de Thera en la era minoica, o, de hecho, algo similar al doble golpe del terremoto de 9 grados y el tsunami con olas de 15 metros de altura que sufrió Japón el 11 de marzo. Esta relativa inmunidad contra semejantes peligros fue el contexto en el que creamos una civilización altamente compleja, tecnológicamente sofisticada, que en gran parte da por sentada la supremacía humana sobre la naturaleza en un planeta aparentemente quieto.

¿Pero es exacta esta evaluación? Los recientes eventos, desde las inundaciones que cubrieron un 20% de Pakistán y sumergieron inmensas zonas de Australia a los incendios inducidos por la sequía que quemaron vastas áreas de Rusia, sugieren otra cosa. En los últimos años, el planeta ha sufrido una serie de grandes perturbaciones naturales, incluido el reciente desastre del terremoto y el tsunami en Japón (y sus numerosas y fuertes réplicas), el terremoto de enero de 2010 en Haití, el terremoto de febrero de 2010 en Chile, el terremoto de febrero de 2011 en Christchurch, Nueva Zelanda, el terremoto de marzo de 2011 en Birmania, y el devastador terremoto-tsunami de 2004 en el Océano Índico que mató más de 230.000 personas en 14 países, así como una serie de terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas dentro y alrededor de Indonesia.

Aunque no sea para otra cosa, estos eventos nos recuerdan que la Tierra es un sistema natural en permanente desarrollo; que los últimos cientos de años no representan necesariamente predicciones de los que quedan por delante; y que podemos, especialmente en el último siglo, habernos arrullado en un sentido de complacencia sobre nuestro planeta que es poco merecido. Más importante es que sugieren que podríamos –y subrayo podríamos– estar volviendo a una época en la cual aumente la frecuencia de la incidencia de semejantes eventos.

En este contexto, la demencia y la arrogancia con la que hemos tratado a las fuerzas naturales aparece fuertemente bajo el foco. Por ejemplo lo que sucede en el complejo de energía nuclear de Fukushima Daiichi en el norte de Japón, donde por lo menos cuatro reactores nucleares y sus contiguas piscinas de contención para combustible nuclear “gastado” siguen estando peligrosamente fuera de control. Obviamente, los constructores y propietarios de la planta no causaron el terremoto y el tsunami que crearon el peligro actual. Fue el resultado de la evolución natural del planeta, en este caso, del repentino movimiento de placas continentales. Pero son responsables de no haber previsto la catástrofe, por haber construido un reactor en un lugar en el que ha habido frecuentes tsunamis y por suponer que una plataforma de hormigón hecha por humanos podría resistir lo peor que la naturaleza puede provocar. Se ha dicho mucho sobre los defectos en el diseño de la planta de Fukushima y sus inadecuados sistemas de apoyo. Todo esto, sin duda, es vital, pero en última instancia la causa del desastre no fue de ninguna manera un simple defecto de diseño. Fue la arrogancia: una sobrevaloración del poder de la inventiva humana y una subestimación del poder de la naturaleza.

¿Qué futuros desastres nos esperan como resultado de semejante arrogancia? Nadie, en este momento, puede decirlo con seguridad, pero la instalación de Fukushima no es el único reactor construido cerca de zonas sísmicas activas, o que corre peligro por otras perturbaciones naturales. Y no se trata sólo de plantas nucleares. Consideremos, por ejemplo, todas esas plataformas petroleras en el Golfo de México que corren riesgo por huracanes cada vez más poderosos o, en caso de que los ciclones aumenten su fuerza y frecuencia, las plataformas de aguas profundas y superprofundas cuya construcción se está planificando en Brasil para una distancia de hasta 290 kilómetros de su costa en el Océano Atlántico. Y pensando en los recientes eventos en Japón, ¿quién sabe cuánto daño puede infligir un gran terremoto en California? Después de todo California, también, tiene plantas nucleares ubicadas ominosamente cerca de fallas sísmicas.

Subestimando la Tiierra

Sin embargo la arrogancia de este tipo sólo es una de las maneras mediante las cuales provocamos la ira del planeta. Mucho más peligroso y provocativo es nuestro envenenamiento de la atmósfera con los residuos de nuestro consumo de recursos, especialmente combustibles fósiles. Según el Departamento de Energía de EE.UU., en 1990 las emisiones totales de carbono de todas las formas de uso de energía ya habían llegado a 21.200 millones de toneladas y se calcula que, en 2035, aumentarán ominosamente a 42.400 millones, un aumento del 100% en menos de medio siglo. Cuanto más dióxido de carbono y otros gases invernadero descarguemos en la atmósfera, más cambiaremos los sistemas climáticos naturales del planeta y dañaremos otros recursos ecológicos vitales, incluidos océanos, bosques y glaciares. Todos son componentes de la estructura integral del planeta, y al ser dañados de esta manera, provocarán mecanismos de defensa: aumento de las temperaturas, cambios en los modelos de precipitación pluviométrica y aumento de los niveles de los mares, entre otras reacciones.

La noción de la Tierra como un complejo sistema natural con múltiples ciclos de retroalimentación fue propuesta por primera vez por el científico y ecologista James Lovelock en los años sesenta y planteado en su libro de 1979: Gaia: una nueva visión de la Tierra.  (Lovelock usó el nombre de la antigua diosa griega Gaia, personificación de la Madre Tierra, para su versión de nuestro planeta). En ésta y otras obras, Lovelock y sus colaboradores argumentan que todos los organismos biológicos y sus inmediaciones inorgánicas en el planeta están estrechamente integrados para formar un sistema complejo y autorregulador, que mantiene las condiciones necesarias para la vida, un concepto que llamó “La Hipótesis Gaia”. Cuando cualquier parte de este sistema se daña o se altera, afirman, las otras reaccionan tratando de reparar, o compensar, el daño con el fin de restaurar el equilibrio esencial.

Pensemos en nuestros propios cuerpos cuando son atacados por microorganismos virulentos: nuestra temperatura aumenta; producimos más glóbulos blancos y otros fluidos, dormimos mucho y desplegamos otros mecanismos de defensa. Cuando tienen éxito, nuestras defensas corporales neutralizan primero y finalmente exterminan a los gérmenes invasores. No es un acto consciente, sino un proceso natural, que salva la vida.

La Tiierra reacciona ahora ante las depredaciones de la humanidad de manera semejante: calentando la atmósfera, sacando carbono del aire y depositándolo en el océano, aumentando las lluvias en algunas áreas y reduciéndolas en otras y compensando de otras maneras la masiva infusión atmosférica de dañinas emisiones humanas.

Pero es poco probable que lo que la Tiierra hace para protegerse contra la intervención humana sea propicio para las sociedades humanas. A medida que el planeta se calienta y los glaciares se derriten, los niveles del mar aumentarán, inundando áreas costeras, destruyendo ciudades y sumergiendo áreas agrícolas a baja altura. Las sequías serán endémicas en muchas áreas agrícolas que otrora eran productivas, reduciendo el suministro de alimentos a cientos de millones de personas. Muchas especies vegetales y animales esenciales para el sustento humano, incluyendo varias especies de árboles, cultivos de alimentos y peces, no podrán adaptarse a esos cambios climáticos y dejarán de existir. Los seres humanos podrían –y de nuevo subrayo que podrían– tener más éxito al adaptarse a la crisis de calentamiento global que semejantes especies, pero al hacerlo, multitudes probablemente morirán de hambre, enfermedad y las guerras que las acompañan.

Bill McKibben tiene razón: ya no vivimos en el planeta “acogedor, que considerábamos seguro, conocido antiguamente como Tierra. Habitamos otro sitio que ya ha cambiado drásticamente por la intervención de la humanidad. Pero no actuamos frente a una entidad pasiva, impotente, incapaz de defenderse de la trasgresión humana. Lamentablemente, conoceremos consternados los inmensos poderes de los que dispone la Tiierra, la Vengadora.

Michael T. Klare es profesor de estudios de Paz y Seguridad Mundial en el Hampshire College. Su último libro es Rising Powers, Shrinking Planet: The New Geopolitics of Energy (Metropolitan Books).

Copyright 2011 Michael T. Klare
© 2011 TomDispatch. All rights reserved.
Fuente: http://www.tomdispatch.com/blog/175379/
Publicado enInternacional
En Tokio se respira tensión y miedo. Ya no es solo el nerviosismo ante la posibilidad de que la radiactividad de la central de Fukushima llegue a la capital. La amenaza de hoy, séptimo día desde el terremoto de magnitud 8,9 que sacudió el país y causó un devastador tsunami y una crisis nuclear, es el de un gran apagón en toda la ciudad y sus alrededores, debido al aumento del consumo que coincide con un drástico descenso de las temperaturas. El ministro de Comercio, Banri Kaieda, ha advertido esta mañana de que la capacidad disponible de la compañía eléctrica Tokio Electric Power Co (Tepco) se ha visto seriamente afectada por la interrupción de las operaciones de la central nuclear Fukushima-1 y los daños sufridos en otras centrales nucleares. Según la agencia Kyodo, unos 10 millones de hogares se verán afectados por los planes de recorte de suministro de Terco.

El llamamiento de las autoridades a la población es que haga más esfuerzos en el ahorro de luz, sobre todo en horas de la tarde y noche, petición muy dura en momentos en que las temperaturas han caído a cerca de cero y en el norte, la zona más afectada, se están registrando nevadas. Unos 850.000 hogares en el norte aún están sin electricidad, según Tepco. El Gobierno por su parte, ha informado de que al menos 1,5 millones de viviendas no tienen agua potable.

En vista de la crisis de suministro eléctrico, los principales operadores de trenes en Tokio, JR East y Tokio Metro, han anunciado la reducción de sus servicios a partir de las cinco de la tarde hora japonesa (nueve de la mañana hora de la península), informa la agencia Kyodo. Ya algunas zonas de la capital se han visto afectadas por los apagones rotatorios decretados por el Gobierno para poder desviar electricidad a otras zonas del país, y por la reducción del servicio de transporte ferroviario. Pero el apagón anunciado para finales del día amenaza con acabar con el poco aguante que le queda a los japoneses, tras una de las peores catástrofes que ha vivido el país en décadas.

Al problema eléctrico se suman los problemas de suministro de gasolina. En las estaciones de servicio se pueden ver largas colas, donde puede llevar hasta dos horas el poner gasolina. En algunos sitios, las gasolineras solo venden hasta 20 litros. El ministro Kaieda ha dicho a los periodistas que el Gobierno ha pedido a las refinerías en el oeste de Japón que incrementen su tasa de operación a 95% o más, al tiempo que han urgido una reducción en los inventarios de gasolina en el oeste en los próximos tres días, para ayudar a aumentar el suministro en las zonas más afectadas y estabilizar el equilibrio entre oferta y demanda en el mercado.

Tokio, cuya metrópoli alberga a más de 13 millones de personas, parece una ciudad fantasma en algunas zonas. Las continuas réplicas del terremoto del viernes y, sobre todo, la radiación que se escapa de la central atómica han provocado el pánico en la capital, hasta el punto que muchos residentes en Tokio ya han huido, y otros se han encerrado en sus viviendas para evitar una posible radiación. Muchas familias han hecho acopio de alimentos, agua y baterías ante la posibilidad de que se vean obligadas a permanecer enclaustradas en casa si se produce una fuga radiactiva grave.

Hoy se podía ver a niños saliendo de una escuela con capuchas para protegerse de la posible radiación. Pero muchos colegios han cerrado y algunas compañías han permitido a sus empleados que trabajen desde casa.

También puede sentirse el malestar y la incertidumbre de la población. Las autoridades aseguran que los niveles de radiación registrados en Tokio -tres veces más altos de lo normal el martes pasado- no suponen una amenaza para la salud, pero algunos expertos creen que las autoridades están minimizando la gravedad de la crisis. Lo mismo piensan los ciudadanos. "El Gobierno no está diciendo la verdad", afirma Hide, de unos 35 años, que trabaja en el Club Gaspanic. Hide, original de Tokio, declara estar asustado, y acusa al Gobierno de no estar diciendo la verdad sobre lo que ocurre en Fukushima. "La gente se ha ido porque piensa que se puede producir un gran terremoto en Tokio o los alrededores, pero, sobre todo, por el problema en la central nuclear", confiesa.

Por JOSE REINOSO | Tokio 17/03/2011
Publicado enInternacional
Martes, 15 Marzo 2011 06:31

Los desastres que amenazan al mundo

Si la velocidad de la luz no existiera; si la estrella más próxima a nuestro sol no estuviera a cuatro años luz de la Tierra, único planeta habitado de nuestro sistema; si los OVNIs existieran de verdad; los imaginarios visitantes al planeta seguirían viaje sin comprender las cosas de nuestra sufrida humanidad.

Hace apenas unos siglos en la milenaria historia del hombre, nadie sabía lo que sucedía al otro lado del globo terráqueo. Hoy podemos conocerlo instantáneamente, y a veces son acontecimientos de gran trascendencia que afectan a todos los pueblos del mundo.

Sin más introducción, me limitaré a las noticias más importantes de los últimos dos días.


“TeleSUR, 13 Marzo 2011

“Erupción de volcán en Japón activa nueva alarma

“La Agencia Meteorológica japonesa informó que el volcán Shimoedake, ubicado en la isla Kyushu, al suroeste de Japón, arrojó este domingo cenizas y piedras hasta cuatro mil metros de altura, tras dos semanas de relativa calma y dos días después del devastador terremoto y el tsunami que azotaron el país.”

“…entró en actividad en enero pasado por vez primera en 52 años…”

“De acuerdo a un reporte de la BBC, construcciones ubicadas en un radio de 4 kilómetros de distancia habrían sufrido daños y cientos de personas huyeron de los alrededores, presas del pánico.”

“El […] movimiento sísmico de magnitud 9.0 en la escala de Richter, según la Agencia Meteorológica de Japón, ya tuvo repercusiones en otros volcanes…”

“Japón apabullado por sismo, tsunami y explosiones en centrales nucleares

“SENDAI, Japón, 14 Mar 2011 (AFP) - Una doble explosión en el reactor número 3 de la central nuclear de Fukushima 1 alimentó este lunes el temor de un desastre atómico en Japón, un país abrumado ya por un sismo y un tsunami que podrían haber dejado más de 10.000 muertos.

“La Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de Fukushima 1 (250 km al nordeste de Tokio), admitió además la posibilidad de que el combustible del reactor 2 hubiese entrado en fusión a causa de una avería en el circuito de enfriamiento. El gobierno, por su lado, minimizó la posibilidad de que una explosión importante se produjera en ese reactor.

“Los equipos de rescate hallaron cerca de 2.000 cadáveres en la costa de la Prefectura de Miyagi (noreste), en tanto que millones de japoneses trataban de sobrevivir sin agua, electricidad, combustible o comida suficiente y centenares de miles estaban obligados a alojarse en centros de emergencia a causa del tsunami que destruyó sus viviendas.”

“Socorristas de todo el mundo llegaban al archipiélago para colaborar con más de 100.000 soldados que tratan de prestar asistencia en un país que sigue sacudido por las réplicas del terremoto y en permanente sobresalto por las falsas alarmas de nuevos tsunamis.”

“El temor a un desastre nuclear se sumaba a las angustias provocadas por la devastación. El sismo, el tsunami y las explosiones en las centrales enfrentan al país a su “crisis más grave (…) desde el fin de la Segunda Guerra Mundial”, dijo el primer ministro, Naoto Kan.”

“Una explosión se había producido el sábado en el reactor número 1, que costó la vida a un técnico e hirió a once.

“La fusión se produce a causa del recalentamiento de las barras de combustible, que empiezan a derretirse como velas.”

“Las autoridades decretaron el estado de emergencia en una segunda planta nuclear, la de Onagawa (noreste)…”

“Otra central nuclear, la de Tokai, sufrió una avería en su sistema de refrigeración…”

“El terremoto, de magnitud 8,9, y el posterior tsunami de 10 metros de altura arrasaron el viernes la costa noreste del archipiélago nipón.”

“Más de 10.000 personas podrían haber perdido la vida en la prefectura costera de Miyagi (noreste de Japón)…”

“Al menos 5,6 millones de hogares siguen sin electricidad…”

“DATOS- Qué pasa dentro de los reactores nucleares de Japón?

“Mar 14 (Reuters) - Una segunda explosión sacudió a la planta nuclear japonesa dañada por un terremoto, donde las autoridades trabajan en forma desesperada para evitar la fusión del núcleo de los reactores.”

“El núcleo de un reactor consiste en una serie de tubos o varillas metálicas de circonio que contienen pellets de combustible de uranio almacenado en los que ingenieros llaman equipos de combustible.”

“La refrigeración de apoyo tuvo problemas varias veces durante los últimos tres días en los reactores 1, 2 y 3 en la planta de Fukushima.”

“Sin embargo la degradación natural de los materiales radiactivos en el núcleo del reactor continúa produciendo calor, llamado calor residual, que cae a un cuarto de su nivel original durante la primer hora, y luego desaparece más lentamente.”

“Normalmente ese calor es eliminado por bombas de refrigeración que en la planta de Fukushima perdieron el suministro de energía de emergencia a causa del terremoto, el tsunami o ambos.”

“Fue ese gas de hidrógeno lo que causó las dos explosiones en la planta de Fukushima, en la unidad 1 el sábado y en el reactor 3 el lunes, según expertos y funcionarios.”

“Si se rompiera una cúpula de acero en el interior de un reactor, subirían los niveles de radiación. Pero a esta altura ya no hay suficiente calor como para destruirlas, dicen expertos.”

“Aun queda el riesgo de que se funda el núcleo, lo que podría dificultar mucho o incluso imposibilitar la remoción del combustible, que es lo que ocurrió en Three Mile Island en Pennsylvania en 1979.”

“EFE 14-03

“EEUU aleja buques de costa japonesa al detectar radiactividad en 17 militares”

“El Pentágono informó hoy que 17 militares que participan en las labores de asistencia en Japón dieron positivo a “bajos niveles” de radiactividad y que ordenó reposicionar temporalmente los barcos de la Séptima Flota, con base en la ciudad japonesa de Yokosuka.”

“El portaaviones USS Ronald Reagan se encontraba 160 kilómetros al noreste de la planta de energía en el momento del escape después del tsunami que siguió al sismo de nueve grados en la escala de Richter que sacudió Japón.”

“Luchan por refrigerar reactores 2 y 3 de Fukushima y crece número de muertos”

“Redacción Internacional, 14 mar (EFE).- Los responsables del reactor 2 de la central japonesa de Fukushima intentan refrigerarlo, después de que pudiera haber sufrido hoy una fusión parcial por sobrecalentamiento, al igual que enfrían el reactor 3, donde hubo una explosión que no produjo fuga de radiactividad.”

“Mientras las autoridades se afanan en controlar el riesgo nuclear, crece el número de víctimas mortales del terremoto que ha causado la peor tragedia en Japón desde la II Guerra Mundial.”

“El temblor pudo sentirse con fuerza en Tokio, la mayor ciudad del mundo con más de 30 millones de habitantes, donde el ambiente es de tristeza y los ciudadanos recurren a medios de transporte alternativos como la bicicleta, ante los cortes de suministro eléctrico.”

“Agencia Meteorológica del país ha advertido a la población nipona de una semana de réplicas y de un 70 por ciento de posibilidades de que hasta este miércoles se registre un terremoto de 7 grados en Japón.”

“Alemania suspende por tres meses planes de extensión nuclear”

“Berlín, 14 mar (dpa)”

“El accidente registrado este fin de semana en la planta japonesa de Fukushima a raíz del terremoto y posterior tsunami que devastaron el país asiático el viernes ‘han cambiado completamente la situación global’, dijo Merkel.”

“‘Los accidentes de Japón demuestran que lo que creíamos imposible es posible y los riesgos que considerábamos improbables, no son tan improbables’, continuó puntualizando…”

“AFP. Yemen: Tres manifestantes muertos, entre ellos un niño de 12 años”

12/03/11

“SANÁ (AFP) - Tres manifestantes murieron, entre ellos un niño de 12 años, y cientos fueron heridos el sábado en Yemen, donde los sublevados acusaron a la policía de haber utilizado gases tóxicos para dispersarlos.”

“Un manifestante murió y cerca de 300 fueron heridos o intoxicados por los gases…”

“Según la ONU, 37 manifestantes y al menos seis policías murieron desde el inicio de los disturbios en Yemen.”


“ABU DABI, mar 14 (Reuters)”

“El alza de los precios del crudo y la reciente y precipitada reducción de las existencias globales de cereales podrían apuntar a una crisis de suministro, dijo el director de la organización (FAO, en inglés) Jacques Diouf a Reuters…”.

“‘Los precios altos son preocupantes y tenemos una fuerte disminución de existencias’…”.

“LONDRES (AP) _ La empresa de defensa BAE Systems PLC, con oficinas centrales en Gran Bretaña, sobornó a autoridades de Arabia Saudí para conseguir contratos millonarios de armas, de acuerdo con un telegrama diplomático estadounidense filtrado y difundido en WikiLeaks.”

“…la BAE, la mayor contratista de defensa de Europa, había entregado más de 70 millones de libras (113 millones de dólares) a un príncipe saudí.”

“EFE. Ashton no descarta la posibilidad de imponer zona exclusión aérea sobre Libia

“La responsable de la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, no descartó hoy en El Cairo la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia tras reunirse con el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa.”

“TRIPOLI, 14 (ANSA) - Las fuerzas de Muammar Kadafi atacaron hoy Ajdabiya, en el este de Libia, y la localidad de Zuwarah, en el noroeste, mientras el Consejo Nacional de la oposición aseguró que recuperará posiciones y dijo que tiene compromiso internacional para establecer una zona de exclusión aérea.”

“El Consejo aseguró hoy que obtuvo el compromiso de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia para disponer una zona de exclusión aérea.”

“El general Abd al Fattah Yunis, miembro del consejo militar rebelde, aseguró que recuperarán posiciones en las zonas costeras y en la región este el país…”

“‘Retomaremos el control de esas ciudades y sentirán pronto que nuestro ejército avanza hacia Sirte y Trípoli’.”

“100 MIL VOLUNTARIOS SE SUMARON A FUERZAS KADAFI

“TRIPOLI, 14 (ANSA) - Unos 100 mil voluntarios se sumaron a las fuerzas armadas libias desde el inicio de los combates entre las tropas que respaldan a Muammar Kadafi y grupos rebeldes, dijeron hoy fuentes del gobierno.”

“Bahréin: oposición denuncia “ocupación” tras llegada de soldados sauditas.

“MANAMA, 14 Mar 2011 (AFP)”

“‘El pueblo de Bahréin enfrenta un peligro real: el de una guerra contra los ciudadanos bahreiníes sin declaración de guerra’, destacaron los siete miembros de la oposición, incluyendo al Wefaq chiita, en un comunicado.

“‘Nosotros consideramos el ingreso de todo soldado, de todo vehículo militar a los espacios terrestres, aéreos o marítimos del reino de Bahréin como una ocupación flagrante, una conspiración contra el pueblo de Bahréin desarmado, y una violación de los acuerdos y convenios internacionales’, agregó la oposición.”

“MÁS PROTESTAS YEMEN, BAHREIN Y MARRUECOS

“MANAMA Y ADEN, 13 (ANSA) - Las manifestaciones de protesta continuaban hoy en Yemen, donde tres personas murieron, Bahrein y Marruecos, en reclamos contra los gobiernos de esos países, informaron hoy fuentes locales.”

“…en Arabia Saudita, decenas de personas se reunieron hoy en las cercanías de la sede del ministerio del Interior en Riad para pedir la liberación de un grupo de activistas detenidos por la policía.”

“MANAMA (AP) - Decenas de miles de manifestantes en Bahréin rodearon el sábado un palacio real, donde demandaron a gritos libertades políticas y la renuncia del rey un día después de que las fuerzas de seguridad reprimieran con violencia una protesta similar.”

“Las movilizaciones en este país son similares a las de Egipto y Túnez.”

“Bahréin tiene una importancia particular para Washington debido a que ahí está destacada la 5ta Flota de la Armada de Estados Unidos…”

“Emiratos Árabes Unidos van a enviar tropas a Bahréin

“DUBÁI, 14 Mar 2011 (AFP) - Los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el lunes que van a enviar tropas a Bahréin para contribuir a ‘preservar el orden y la estabilidad’ en ese país vecino, al cual ya llegaron con el mismo fin militares sauditas.”

“MANAMA, 14 Mar 2011 (AFP) - La oposición de Bahréin afirmó el lunes que ‘cualquier presencia militar extranjera’ será considerada como ‘una ocupación’ al reaccionar a la llegada de tropas sauditas al reino.”

“Más de un millar de soldados sauditas, que forman parte de la fuerza común del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), llegaron a Bahréin, sacudido por una ola de manifestaciones, según indicó a la AFP un responsable saudita.”

“MÉXICO (AFP) - El denominado operativo ‘Rápido y Furioso’ en Estados Unidos, que presumiblemente permitió el ingreso deliberado a México de casi 2.000 armas, puso en un momento delicado la relación entre ambos países, según expertos, y provocó la molestia unánime de legisladores mexicanos.”

“‘Si Estados Unidos actuó sin incluir a ninguna instancia mexicana se trata de una intromisión totalmente inaceptable y de una clara muestra de desconfianza’ de Washington ante las fuerzas policiales mexicanas, comentó a la AFP Jorge Montaño, ex embajador de México en Estados Unidos.”

“México enfrenta un espiral de violencia sin precedentes que ha dejado casi 35.000 muertes desde diciembre de 2006 en enfrentamientos entre narcotraficantes y operativos antinarcóticos, además de un centenar de víctimas atrapadas en el fuego cruzado.”

“El Senado mexicano describió a ‘Rápido y Furioso’ como un operativo ‘agresivo y unilateral’ y un ‘agravio a la soberanía’ de México.”

“IPS 14-03 15:04”

“Esta noche se informó que el reactor número dos de la central Fukushima 1 se estaba derritiendo luego de que fracasaran los sistemas de enfriamiento de emergencia, lo que agravó los temores de una contaminación radiactiva. El sábado y este lunes se produjeron explosiones en los reactores uno y tres.”

“El reactor número dos funciona con combustible denominado Mezcla de Óxidos (MOX), que contiene plutonio, sustancia especialmente dañina para la salud.”

“ROMA, 14 (ANSA) - Un total de 442 son los reactores nucleares activos en el mundo, concentrados en 29 países y construidos por no más de diez empresas.

“Europa […] cuyos gobiernos comenzaron hoy a revisar su política en el sector, tiene 148 reactores activos en 16 países.

“A los […] ya activos se suman 65 en fase de construcción…”

“El record mundial por número de reactores nucleares en funciones lo ostenta Estados Unidos, con 104, seguido por Francia (58), Japón (54)…”

Noticias de última hora que acaban de llegar a Cuba informan que hubo un tercer estallido en Fukushima:

“EFE 15-03 20:13

“Se teme fuga radiactiva por fusión del núcleo de un reactor en Fukushima

“Tokio, 15 mar (EFE).- La empresa operadora de la central nuclear de Fukushima (noreste de Japón) reconoció hoy que teme una fuga radiactiva por una posible fusión del núcleo del reactor número 2, que esta mañana sufrió una explosión.

“Tokyo Electric Power (TEPCO) admitió que puede haberse emitido radiación después de quedar dañada la estructura que envuelve al reactor número 2 mientras los niveles de radiactividad en la zona marcaron los 8.217 microsievert por hora, frente a los 500 permitidos.”

Se puede observar la compleja situación reinante en el mundo árabe, en cuyos pueblos, se ha desatado una ola revolucionaria.

El Rey saudita apoya la guerra de la OTAN en Libia; mientras en Bahrein la OTAN apoya la invasión saudita. La sangre de los pueblos árabes será derramada en beneficio de las grandes transnacionales de Estados Unidos, mientras, los precios del petróleo alcanzarán límites no predecibles en la medida que las guerras se desaten en las áreas de mayor producción y los desastres nucleares de Japón multiplican la resistencia de los pueblos a la proliferación de las plantas nucleares.

El derroche y las sociedades de consumo capitalistas en su fase neoliberal e imperialista, están llevando el mundo a un callejón sin salida, donde el cambio climático y el costo creciente de los alimentos, conducen a miles de millones de personas hacia los peores índices de pobreza.

Fidel Castro Ruz
Marzo 14 de 2011
9 y 35 p.m.
Publicado enInternacional
La alarma de un desastre nuclear crece en torno a la central de Fukushima, afectada en cuatro de sus seis reactores por el terremoto que devastó el país el viernes. Un incendio se ha desencadenado en el reactor 4, aunque ya está controlado, mientras que en el número 2 se produjo una explosión en torno a las seis de la mañana locales (22.00 en España). Los problemas continúan: el agua utilizada para rebajar la temperatura en el interior está sufriendo el efecto contrario y podría estar empezando a hervir, según informa la agencia de noticias Kyodo. Además, la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa (NISA, por sus siglas en inglés) ha confirmado que el incendio ha dejado dos agujeros de ocho metros en el muro del reactor 4.
 
El Gobierno japonés admite que "puede haberse producido una fuga de materiales radiactivos", especialmente por causa del incendio, "que pueden afectar a la salud humana". Hay 50 operarios trabajando en la central, son los únicos que no han sido evacuados. Todo está en sus manos: tienen que refrigerar las piscinas de los reactores. En las centrales había 800 operarios trabajando, pero la compañía eléctrica que gestiona la central -Tokyo Electric Power Co. (Tepco)- está desbordada y ha pedido que se retiren todos menos este medio centenar. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha querido enviar un mensaje tranquilizador: "Japón está tomando las medidas de salud públicas adecuadas para proteger a la población de la radiación", ha dicho Gregory Hartl, portavoz citado por la agencia Reuters. Además, añaden que dicho organismo no ha recibido ninguna petición de ayuda por parte de este país, aunque sus expertos en radiación están alerta.
 
A las tres de la mañana (hora española) el primer ministro japonés, Naoto Kan, ha comparecido para hacer un llamamiento a la población y anunciar nuevas evacuaciones, la de los residentes en torno a 10 kilómetros de la central Fukushima I ya está completada; los que viven entre 10 y 20 serán rescatados en breve; y los que residen entre 20 y 30 kilómetros de la central no deben salir a la calle. El portavoz del Ejecutivo que sucedió a Naoto Kan en la tribuna de oradores pasó del mensaje de calma de los días previos a inequívocas señales de alarma. "Cuanto más lejos estén de la central, más seguros estarán", advirtió Yukio Edano, que apareció ante las cámaras con muestras evidentes de sudor en la frente.
 
La radiación en los alrededores de la central ha llegado a sobrepasar diez mil veces los límites legales. La situación ha generado una gran preocupación en el país; los locutores de televisión repiten mensajes que parecen salidos de una película de serie B sobre una catástrofe nuclear: "Cierren las ventanas, no utilicen sistemas de ventilación y tiendan la ropa en casa". Unas 200.000 dosis de yodo (que ayudan a proteger la glándula tiroides de los efectos de la radiación) se han repartido ya entre la población. Mientras, la Embajada francesa en Japón ha recomendado a sus nacionales que vivan en Tokio que no salgan al exterior, porque el viento que sopla hacia la capital podría arrastrar hasta allí las partículas radiactivas. Hacia las cinco de la mañana (hora española) ya se habían detectado pequeñas cantidades de radiación en Tokio, alertó Kyodo.
 
Incendio y una tercera explosión
 
Unos minutos después de la tercera explosión los niveles de radiación en los alrededores de Fukushima subieron hasta 8.217 microsieverts por hora, frente a los 1.941 que se registraban 40 minutos antes, según mediciones de la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa. Estos 8.000 microsieverts por hora serían el triple de la cantidad de radiación a la que está sometida una persona en un año. En un clima de confusión, se pensó primero que era por culpa de la explosión del reactor 2, pero posteriormente se aclaró que era consecuencia de un incendio en el reactor 4 en el que estaban ardiendo sustancias radiactivas. La buena noticia, si las hay, es que el reactor 4 estaba inoperativo en el momento del terremoto y no contenía barras de combustible.
 
Yukio Edano ha reconocido que "hay una alta probabilidad" de que la vasija de contención del reactor 2 se haya agrietado, pero el Ejecutivo insiste en que el edificio de contención -el último muro ante una fuga, y de cuya resistencia depende que Fukushima no sea Chernóbil- no ha quedado dañado, descartando la posibilidad de una fuga de radiactividad de grandes dimensiones.
 
El Gobierno admite también que puede haber daños en la cámara de despresurización, el sistema circular de refrigeración dentro del edificio de la contención. Un portavoz de Tepco explicó en una confusa rueda de prensa retransmitida y doblada al inglés por Al Yazira: "Hay una posibilidad de que haya daño", pero inmediatamente añadió que eso no tenía por qué significar una fuga o que podía tratarse simplemente de una válvula que estuviera midiendo mal la presión.
 
Aún con la confusión reinante, la situación parece cualitativamente distinta -más grave- que la de los días previos. La eléctrica responsable de la planta, Tepco ha constatado es que el nivel del agua ha bajado sensiblemente dentro del reactor 2, lo que denotaría daños en la piscina de condensación destinada a enfriar el reactor y controlar las condiciones en el interior del recinto. Al menos 2,7 metros de las varillas de combustible (de los cuatro que miden) no están cubiertas por el agua, y Tepco no puede confirmar si el nivel del agua está subiendo aunque haya vuelto a inyectar agua de mar. Esto implica que la mitad del uranio está sin refrigeración, el paso previo a la fusión del núcleo de la central. Tepco ha anunciado que ha evacuado a todos los trabajadores que tenía en la central (850) excepto a los 50 empleados que trabajaban en labores de refrigeración.
 
Japón pide ayuda
 
La central de Fukushima parece un boxeador sonado: encajaba y encajaba golpes mientras la grada -en este caso el planeta entero- contemplaba con angustia deseando que no cayera a la lona ni tirara la toalla. Si una explosión en una nuclear es una imagen insólita, Fukushima suma tres en tres días, por eso desde horas antes de la última deflagración la crisis ya había desbordado a Japón, y Tokio había pedido ayuda a la agencia nuclear de EE UU (NRC, en sus siglas en inglés) y a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con la que debatía los detalles de cómo sería esa misión técnica.
 
Tras la explosión junto al reactor 1, ocurrida el pasado sábado, a las 11.01 de ayer (las 3.01 del lunes hora peninsular española) estalló el hidrógeno junto al reactor número 3 y se llevó de nuevo parte del edificio. Las autoridades insistieron en que en los dos casos había aguantado la contención.
 
La eléctrica propietaria, Tepco, insistió en que la explosión se debió a la salida de hidrógeno, un gas que, en contacto con el oxígeno del aire, produce una deflagración. Así que la explosión no fue nuclear pero sí reveló que las autoridades estaban dejando salir gases del interior de la planta -con la consiguiente radiactividad- para reducir la excesiva presión. Los trabajos se centraban en conseguir refrigerar esos dos reactores hasta que el problema saltó en el reactor número 2. Ese reactor puede acabar siendo el más problemático. Su explosión, ocurrida cuando Japón amanecía al martes, ha sido diferente.
 
Cada día que pasa el riesgo de que cedan los edificios de la contención de los dos primeros reactores afectados es menor, según coinciden todos los expertos. Aunque sea de forma precaria y a la desesperada con agua de mar, Japón estaba consiguiendo enfriar los núcleos de esos dos reactores. María Teresa Domínguez, presidenta del Foro Nuclear, el lobby de las seis nucleares españolas, afirmó que el problema en el primer reactor estaba casi solucionado. "Cuando paró la central, en el núcleo quedaba un 7% del calor residual del núcleo. Ya solo queda el 0,05%", afirmó en una concurrida rueda de prensa. El uso de agua de mar, que dejará inservibles los reactores, demuestra lo desesperado de la situación.
 
Domínguez defendió que Fukushima estaba resistiendo a la combinación terremoto-tsunami y defendió que esa era la prueba de la fiabilidad atómica. Ese es el argumento que usa insistentemente el lobby nuclear. Los detractores de esta energía, en cambo, ven en el accidente la prueba de que la seguridad total no existe y de que el excesivo riesgo no compensa su uso.
Publicado enInternacional