Otro mundo es posible, otra economía es posible

ALAI AMLATINA, 22/02/2013.- Indudablemente, “otro mundo es posible”, aunque cuando decimos “otro mundo” nos referimos en realidad a muchos otros mundos en este mundo: un mundo que contenga muchos mundos. “Otro mundo es posible” es el mundo en el cual quepan todos los seres humanos, por tanto, la naturaleza también, porque el ser humano es un ser natural, corporal. “Otro mundo es posible” es la sociedad en la cual cada uno pueda realizar su propio proyecto de vida, con la seguridad de una vida digna con base en su trabajo (no necesariamente, asalariado). Que el ser humano sea libre como sujeto en comunidad, y la comunidad es, en última instancia, la humanidad.


 
Se trata, además, de la concepción de un mundo en el cual quepan diferentes culturas, naciones, razas, etnias, géneros, preferencias sexuales, etc. Esto complementa el lema del Foro Social Mundial: “Otro mundo es posible”, y expresa un humanismo concreto frente a las homogeneizaciones de los humanismos abstractos. Tanto el capitalismo como el socialismo histórico han prometido una solución homogénea y universal para la totalidad de la humanidad. En un caso, el automatismo del mercado (la gran utopía de la sociedad burguesa), y en el otro el automatismo de su abolición (la gran utopía del comunismo en cuanto que sociedad finalista). No obstante, ambos vinculan su solución con la vigencia de un progreso técnico ilimitado e irrestricto y con la promesa de un futuro esplendoroso pero indefinido, derivado de su magia.


 
La respuesta necesaria al mundo dominante en la actualidad, con su afirmación de que no existe alternativa, sólo puede ser la de que “otro mundo sí es posible”. No obstante también esta respuesta se puede vaciar, si no se dice qué mundo es aquel del cual decimos que sí es posible. Porque cabe la posibilidad de mundos incluso peores que el mundo actual al cual nos enfrentamos. Por eso, cuando hablamos de un mundo en el cual quepamos todos hay que aclarar de qué mundo se trata. En particular, esto no significa que “todo” quepa, pues precisamente para que quepamos todos y todas (seres humanos y naturaleza), hay mucho que no tiene cabida. En especial, no cabe la actual estrategia de acumulación de capital, llamada globalización, que los gobiernos de los países centrales imponen por medio del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, y los propios gobiernos neoliberales. Para que todos quepamos, hace falta excluir esta estrategia.


 
Una sociedad en la cual quepamos todos implica una ética universal, aun así no dicta pretendidos principios éticos universalmente válidos; no prescribe normas universalistas generales ni determinadas relaciones de producción universalmente válidas. No pretende saber cuál forma de sociedad es la única acertada, ni sostiene saber cómo es factible hacer felices a los seres humanos a partir de cierto orden social. No se promete ningún paraíso. Frente a los principios universalistas de sociedad, la exigencia de una sociedad en la cual quepan todos es más bien un criterio de validez universal sobre la pretendida validez de tales principios de sociedad. No es posible sustentar este criterio por principios abstractos, como la tasa de crecimiento del producto social o la tasa de ganancia del capital. Sin embargo se trata de un criterio universalista, es el universalismo del ser humano concreto.


 
Ahora bien, un mundo en el cual quepan todos no es un proyecto y tampoco directamente una meta factible de la acción. Es, podríamos decir, una idea regulativa de la acción (un imperativo categórico de la razón práctica, de la acción concreta), una «utopía necesaria» que ha de penetrar la realidad de forma transversal. Como utopía no es en sí misma factible, es un principio orientador básico, aunque radical. Es una finalidad, no un fin. Tampoco es un axioma del cual se deduzcan los subsiguientes pasos a seguir, como si se tratara de una secuencia lógica (principalismo abstracto) o de una aplicación tecnológica (razón instrumental medio-fin). No es un modelo de sociedad, pero sí, una dimensión, la más general, de la referencia a la crítica de la sociedad de hoy.


 
La especificidad de una economía para la vida


 
Una «economía para la vida», aunque parte del carácter multidimensional y complejo de la vida humana, la analiza en función de las condiciones de posibilidad de esta misma vida a partir de la reproducción y el desarrollo pleno de “las dos fuentes originarias de toda riqueza” (Marx): el ser humano en cuanto sujeto productor (creador) y la naturaleza externa (medio ambiente), “madre” de toda riqueza social (Petty).


 
Y no se ocupa solamente del «contenido» de la riqueza social (los valores de uso en cuanto que satisfactores de necesidades humanas), ignorado por la teoría económica ortodoxa; sino sobre todo, de las condiciones que hacen posible la reproducción y el desarrollo de esta riqueza social y, por consiguiente, la reproducción y el desarrollo de sus “dos fuentes originarias”. Pero también analiza la «forma social» de esta riqueza (por ejemplo, la mercancía capitalista) y su impacto en la reproducción de las condiciones de posibilidad de la vida humana.


 
Por ello, la corporalidad del sujeto concreto [hombre, mujer, negro(a), blanco(a), indio(a), mestizo(a), campesino(a), asalariado(a), anciano(a), niño(a), migrante, trabajador(a) por cuenta propia, desempleado(a), etc.]; re sulta ser un concepto clave para una economía orientada hacia la reproducción de la vida; que no puede limitarse a la «cuestión social», por más importante que esto sea.


 
Y no se trata únicamente de la corporalidad del individuo, sino de la corporalidad del sujeto en comunidad. La comunidad tiene siempre una base y una dimensión corporal. Se trata del nexo corporal entre los seres humanos y de estos con la naturaleza. Toda relación entre los seres humanos tiene necesariamente esta base corporal y material, en la cual diariamente se juega la vida o muerte de la gente: su sobrevivencia, su actuar en comunidad, sus condiciones de existencia. Podemos llamar a esta red de relaciones sociales o socio-naturales (entre los seres humanos y de estos con la naturaleza), Sistema de Coordinación del Trabajo Social; y en cuanto especificación de la actividad humana a partir del trabajo lo podemos comprender como integrado por dos subsistemas interdependientes y superpuestos:


 
1. El subsistema de la división social del trabajo orientado a la producción de los valores de uso que hacen posible la vida de los sujetos productores, esto es, el sistema interdependiente de la división del trabajo que produce los bienes materiales de la sociedad. Es el «trabajo productivo», trabajo productor de la riqueza producida. Más que un subsistema, es el esqueleto, la columna vertebral de la coordinación del trabajo social.


 
2. El subsistema de la reproducción de las condiciones materiales que hacen posible la vida humana: i) la reproducción de la propia base económica (“aparato productivo”), ii) la reproducción de la infraestructura ecológica y, iii) la reproducción de la propia vida humana y de las relaciones sociales y los modos de convivencia entre los seres humanos. Es el «trabajo reproductivo », trabajo de reproducción y regeneración de las fuentes originarias de toda riqueza humana: el propio ser humano y la naturaleza.


 
A su vez, este segundo subsistema (que ontológicamente contiene al primero), lo podemos analizar desde una doble perspectiva:


 
2.1 Como reproducción de la naturaleza externa al ser humano, en la medida en que ésta es asimilada, modificada y transformada por la actividad humana. Implica el conocimiento, la preservación, el cuido y el respeto de los ciclos y equilibrios de la naturaleza;


 
2.2 Como reproducción de la propia vida humana: procreación, crianza, cuido, manutención, trabajo familiar doméstico, educación, socialización, afectividad, convivencia (al interior de la tribu, el clan, la familia u otras instituciones más recientes como la escuela, el gremio, la comunidad, la empresa, etc.).


 
Se trata en efecto de sistemas interdependientes y superpuestos. Así por ejemplo, muchas de las actividades del trabajo doméstico y de cuido requieren valores de uso provenientes del sistema de división social del trabajo, al tiempo que éste no puede subsistir sin el trabajo doméstico y de cuido (reproducción de la fuerza de trabajo, entre otros aspectos). Igualmente, la preservación y cuido de la Naturaleza también necesita de valores de uso suministrados por el sistema de división social del trabajo y éste, claro está, exige la continua reproducción de aquella. También tenemos interacciones e imbricaciones entre los dos subsistemas que delimitan la reproducción de las condiciones materiales de la vida.


 
Por eso, una «Economía para la Vida» es el análisis de la vida humana en la producción y reproducción de la vida real y sus condiciones de existencia, y la expresión “normativa” de la vida real es el derecho de vivir. Lo que es una Economía para la Vida (en cuanto disciplina teórica), puede por tanto resumirse así: Es un método que analiza la vida real de los seres humanos en función de esta misma vida y de la reproducción de sus condiciones materiales de existencia (económicas, ecológicas y culturales). Este criterio de discernimiento se refiere a la sociedad en su conjunto y rige asimismo para la economía.


 
Por Henry Mora Jiménez es economista, catedrático en la Escuela de Economía y en el Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad Nacional, Heredia, Costa Rica.

Publicado enInternacional

”Estamos llevando adelante el proyecto de consultas más ambicioso en la historia de la humanidad”, sostiene el noruego Olav Kjorven al referirse a la Conversación Global, auspiciada por Naciones Unidas, para definir una agenda de metas que, desde el 1º de enero de 2016, ocupe el lugar de los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio, que rigen hasta 2015. Kjorven es director del Departamento de Políticas para el Desarrollo del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo). En febrero del año pasado, el funcionario dijo a este diario que la Conferencia Río+20 sobre Desarrollo Sustentable –que se efectuó en junio de 2012– podría “ser ocasión para establecer una agenda diferente” en cuestiones como la emisión de gases con efecto invernadero, causante del calentamiento global. Hoy admite que en Río+20 “no hubo compromisos muy concretos”, pero es entusiasta en la esperanza de que la Conversación Global “asegure que la voz de los ciudadanos sea parte integral en el proceso”. Porque “los líderes políticos de los países sólo aceptarán compromisos difíciles en la medida en que haya un nivel de presión desde la sociedad civil”. La vasta Conversación se propone en varios niveles: el de la participación mediante canales globales, como lo son las páginas web www.worldwewant2015.org y www.myworld2015.org; el de la participación en el orden nacional, mediante consultas que organizarán las delegaciones de Naciones Unidas en cada país; el nivel de la consulta a expertos sobre temas específicos; el nivel regional, donde continentes y subcontinentes como América latina examinarán los problemas compartidos; pero también se procurará dar cuenta de debates generados en las redes como Facebook y Twitter. El conjunto de estas actividades constituiría, según Kjorven, “una movilización sin precedentes en la historia del mundo”.

 

–Organizaciones dedicadas a los temas ambientales sostienen que la Conferencia Río+20 sobre Desarrollo Sostenible (efectuada en junio de 2012) fracasó fuertemente en cuestiones centrales como el control de los gases de efecto invernadero. ¿Cuál es su evaluación?

 

–No diría que la Conferencia haya fracasado. Su meta no era exactamente resolver los problemas, muy serios, que tenemos en campos como el del medio ambiente o la lucha contra la pobreza. La agenda de Río no se refería a resolver en el corto plazo, sino a establecer acuerdos para el largo plazo, crear una agenda para el desarrollo sostenible a largo plazo. El documento oficial establece principios muy importantes en cuanto a la necesidad de integrar las dimensiones social y económica en una política sostenible que pueda atacar la pobreza, la desigualdad, la destrucción ambiental. También en Río vimos una alianza que no se había registrado antes: la que involucra a la sociedad civil, con compromisos de aportar 50 mil millones de dólares desde el sector privado.

 

“Ahora –continuó Kjorven– se trata de ayudar a todos los países a poner en marcha políticas más poderosas y eficaces para construir un futuro diferente. Esto no es fácil, hay muchos intereses que se oponen a esto. Pero ahora, más que nunca antes, entre los ciudadanos de países del norte y del sur se ha difundido el conocimiento de que la integración es la única manera de resolver los problemas que tenemos. El 21 de enero, Barack Obama, en el discurso que inauguró su segundo período presidencial, otorgó a la cuestión del cambio climático más atención que a ningún otro tema, y afirmó que en los próximos cuatro años Estados Unidos intentará hacer mucho más que lo que se hizo en los últimos años; ahora es necesario actuar, no sólo hablar, sino hacer cosas diferentes, sostuvo en este discurso donde planteó un compromiso mucho más fuerte que el que hemos registrado últimamente en Estados Unidos y en otros países.”

 

“Actualmente, desde el PNUD llevamos adelante un proceso muy interesante: definir las metas de desarrollo para el futuro; la agenda para los años posteriores a 2015. Ese año finaliza el plazo para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La determinación de la nueva agenda es una oportunidad global para definir compromisos, que, incluso, pueden dar más contenido a los que se lograron en Río+20. Llamamos a esto una conversación global, que debería desarrollarse en todos los países del mundo. Y ya hemos empezado. Desde el PNUD estamos dando apoyo a consultas que tendrán lugar en 60 a 100 países. Queremos asegurar que la gente, en todo el mundo, también las personas pobres y generalmente excluidas, pueda contribuir a definir las metas para el futuro.

 

–¿Esos objetivos se refieren también al orden ambiental?

 

–Todavía no estamos proponiendo objetivos o metas concretas. Primero queremos consultar, y escuchar, y aprender lo que dice la gente en todo el mundo: qué es lo importante para ellos. A partir del resultado de las consultas, se negociará con los distintos gobiernos, y creo que presenciaremos compromisos más concretos que los que se plantearon en las ocho Metas del Milenio, las que expiran en 2015. Veremos compromisos más fuertes sobre el tema del medio ambiente. Hay discusiones muy activas e interesantes sobre el agua, los mares, el cambio climático, los problemas específicos de las distintas regiones; también sobre el ambiente urbano, el desarrollo de ciudades sostenibles, la protección de las tierras y la productividad, los bosques. Creo que tenemos una buena oportunidad para asegurar que las metas que se definan configuren un marco de desarrollo sostenible.

 

–Entidades ambientalistas denuncian que cuestiones que usted acaba de mencionar, como la conservación de los océanos y la pesca, no fueron incluidas en el texto final de Río+20, como tampoco los objetivos en materia de energías renovables...

 

–En el documento final de Río+20 había referencias al tema de la energía y a la situación de la pesca, pero estoy de acuerdo con lo que usted dice en que no hay compromisos muy concretos. Había mucho texto, mucha descripción de los problemas y se hablaba también de soluciones, pero sin compromisos duros para hacer las cosas diferentes. Estoy de acuerdo en que en Río+20 hacía falta un nivel de concreción en cuanto a los compromisos. Pero, aun así, es importante que el documento final haya incluido esos temas, y ahora, con el trabajo alrededor de las metas para el futuro, también en materia de desarrollo sostenible, tenemos una oportunidad muy buena para incluir ese tipo de cuestiones de manera más fuerte.

 

–¿Por qué en 2015 sería posible lograr compromisos que hoy no se están logrando?

 

–Es cierto que éstas son cuestiones muy políticas, donde juegan intereses muy fuertes y divisiones entre países. Por eso siempre va a ser complicado lograr los acuerdos que hacen falta para resolver problemas mundiales. No va a ser fácil, pero precisamente por eso hemos empezado con este proceso, que es el proyecto de consultas más ambicioso en la historia del mundo. Se trata de asegurar que la gente, en todo el mundo, pueda participar en la conversación y contribuir a definir qué mundo queremos, qué futuro queremos tener. Yo creo que los líderes políticos de los países sólo aceptarán compromisos políticamente difíciles en la medida en que haya un cierto nivel de presión por parte de la población, de la sociedad civil. En relación con esto, planteamos una movilización sin precedentes en la historia del mundo, para asegurar que la voz de los ciudadanos sea parte integral en el proceso.

 

“Al mismo tiempo –continuó–, vemos en todo el mundo los cambios dramáticos causados por el calentamiento global; los cambios climáticos y ambientales se están acelerando a causa del fracaso en poner en marcha las políticas que hacen falta. En Estados Unidos, la magnitud del huracán Sandy, el año pasado, ha tenido impacto. Hasta entonces, casi no era posible aludir al concepto de cambio climático en el debate político. Después se abrió un espacio para hablar verdaderamente sobre el tema. Y en todo el mundo vemos cambios así en los debates. Desafortunadamente se producen como consecuencia de desastres o cambios muy fuertes en las condiciones de vida de la gente: inundaciones, huracanes, sequías, grandes calores. En los dos años que restan hasta 2015 hay que poner energía y urgencia en introducir estos temas en el diálogo político. Es cierto que no será fácil, no podemos dejar de lado la complejidad de las cuestiones, sobre todo en la agenda referida al ambiente.

 

–El proyecto de consultas que ustedes emprenden a nivel global, ¿no requiere la colaboración de los distintos gobiernos nacionales?

 

–Trabajamos en distintos niveles. Lo fundamental es utilizar nuestra presencia en países de todo el mundo para promover consultas nacionales: deben ser organizadas de modo que maximicen la inclusión, que ofrezcan a todos los actores la posibilidad de participar, abarcando a representantes de los más excluidos, los pobres, los pueblos indígenas, las personas con discapacidad. Todos los sectores deben tener voz para definir la agenda de metas en los diferentes países. Y, efectivamente, estamos dialogando y colaborando estrechamente con los gobiernos. Porque cada consulta requiere ser organizada y porque los gobiernos deben a su vez considerar estas consultas como algo útil para formar políticas nacionales desde las cuales participar en las discusiones en el nivel internacional.

 

“Se trata de que, cuando lleguemos al punto de concretar las negociaciones, sea sobre la base de reflejar lo que piensa y dice la población en cada país –continuó Kjorven–. Nuestra meta es apoyar el proceso de consultas nacionales en cien países. No sólo trabajamos en los países en desarrollo, sino que insistimos en que los países de la OCDE, los países ricos, organicen sus consultas nacionales del mismo modo, utilizando el mismo abordaje a fin de garantizar la inclusión. Efectuada la consulta, analizaremos los resultados y, comparando los datos de los distintos países, produciremos un informe que pueda contribuir a las negociaciones internacionales, al señalar qué dicen los distintos actores, en todo el mundo, sobre cada tema.”

 

“Y hay un segundo nivel –advirtió Kjorven–. Es el de las consultas temáticas globales: dar la oportunidad a que expertos con experiencia en diferentes campos discutan cuáles son las soluciones para los problemas, de modo de asegurar un mayor progreso en las metas para el futuro. Un tema de estas consultas a expertos es la sustentabilidad medioambiental. Otro tema es la desigualdad; otro la salud; otro la seguridad. También son temas la energía, el agua, el crecimiento, el empleo. Y todavía hay otro nivel. Actualmente, gracias a las tecnologías y las redes sociales, es posible desarrollar una conversación global, con ciudadanos en todo el mundo, mediante recursos como los teléfonos móviles, Facebook, Twitter y muchas otras modalidades. Queremos captar y analizar lo que dice la gente. Y hay aún otro nivel, el regional: en todas las regiones del mundo, incluida por supuesto América latina, se harán reuniones específicas para examinar las cuestiones regionales.

 

–Un ciudadano cualquiera que desee participar en la consulta, ¿de qué modo podría hacerlo? Tal vez este ciudadano no pueda o no quiera opinar sobre los grandes temas globales, pero tenga inquietudes referidas a su situación, a su comunidad...

 

–Tenemos mucho interés, no sólo en las perspectivas referidas a las comunidades nacionales o la comunidad mundial, sino en entender los problemas más importantes en las distintas comunidades. Cotejando lo que la gente diga en diferentes partes del mundo, podremos detectar tendencias. Es claro que esta consulta no puede resolver directamente problemas locales, pero para el proceso global es muy importante entender las tendencias que se dan en las distintas comunidades; ver cómo diferentes personas, en distintas comunidades de distintos lugares del mundo, definen los problemas que experimentan en sus vidas. En cuanto al nivel global de participación de la gente, es totalmente abierto, y cualquier persona puede participar por diferentes medios. Existe un sitio específico de Internet mediante el cual se puede intervenir en la Conversación Global. Estamos trabajando, utilizando los canales de comunicación de Naciones Unidas y nuestras oficinas en distintos países, para hacer llegar la información acerca de esta consulta. Pero, junto con el nivel de participación global, donde cualquiera en el mundo puede acceder a ese sitio web, también queremos que las consultas nacionales sean bien accesibles, y esto depende de cómo se organicen en cada país.

 

“Los sitios web habilitados son: http://www.worldwewant2015.org/, y también http://www.my world2015.org, donde se puede votar sobre distintas cuestiones; ambos tienen opciones para elegir idioma –precisó Kjorven–. Esto es a nivel global, pero, como decía, también es muy importante la consulta nacional que se efectúe en cada país. Este es en muchos sentidos el núcleo del proyecto. Queremos generar información sobre cada país, maximizar la participación y estar en condiciones de informar a los gobiernos de todo el mundo sobre lo que dice la gente acerca de la agenda para después de 2015. A veces me preguntan por qué hacemos todo esto; por qué todo este trabajo, tantas reuniones y procesos: ¿resultará en algo concreto para la gente? Mi respuesta es que los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los que rigen hasta 2015, ya demostraron que una agenda con metas compartidas para todo el mundo es algo enormemente importante para el desarrollo humano; ha hecho una diferencia enorme, en muchos países de todo el mundo, y los efectos los apreciamos en muy distintos niveles. Por ejemplo, la infección por VIH/sida disminuyó muchísimo. También bajó mucho el nivel de mortalidad infantil y materna. Hicimos grandes progresos en el tema del agua potable. Hemos visto que la mayoría de los países integraron las Metas del Milenio en sus presupuestos y en sus estrategias para acelerar el desa-rrollo humano. Nada es perfecto, tenemos todavía muchísimos problemas. Y las Metas no enfocaron suficientemente las cuestiones del medio ambiente, de la de-sigualdad, de la vulnerabilidad. No todo es perfecto, pero hemos aprendido que tener una agenda común entre todos los países, con todos los actores unidos para trabajar hacia el cumplimiento de los objetivos, eso tiene un valor muy grande. Y sería una tragedia histórica si, en la mañana del 1º de enero de 2016, nos despertamos sin una agenda en común para la humanidad.

Publicado enInternacional
Jueves, 21 Febrero 2013 07:28

Novena carta a las izquierdas

Novena carta a las izquierdas

2013 en Europa será un desastre en el plano social e imprevisible en el plano político. ¿Lograrán los gobiernos europeos, en especial los del sur, crear la estabilidad que les permita terminar el mandato o habrá crisis políticas que les obliguen a convocar elecciones anticipadas? Digamos que cada una de estas hipótesis tiene un 50% de probabilidad. Siendo así, es preciso que los ciudadanos tengan la certeza de que la inestabilidad política que pueda generarse es el precio a pagar para que surja una alternativa de poder y no sólo una alternancia en el poder. ¿Podrán construir las izquierdas esta alternativa? Sí, pero únicamente si se transforman y unen, lo que es exigir mucho en poco tiempo.

 

Ofrezco mi contribución para la creación de dicha alternativa. En primer lugar, las izquierdas deben centrarse en el bienestar de la ciudadanía y no en las posibles reacciones de los acreedores. La historia muestra que el capital financiero y las instituciones multilaterales (FMI, BCE, BM, Comisión Europea) sólo son rígidos en la medida en que las circunstancias no los obligan a ser flexibles. En segundo lugar, lo que históricamente une a las izquierdas es la defensa del Estado social fuerte: educación pública obligatoria y gratuita; servicio estatal de salud universal y tendencialmente gratuito; seguridad social sostenible con sistema de pensiones basado en el principio de repartición y no en el de capitalización; bienes estratégicos o monopolios naturales (agua, correos) nacionalizados.

 

Las diferencias entre las izquierdas son importantes, pero no impiden esta convergencia de base que siempre condicionó las preferencias electorales de las clases populares. Es cierto que la derecha también contribuyó al Estado social (basta recordar a Bismarck en Prusia), pero siempre presionada por las izquierdas y reculó cuando la presión disminuyó, como es el caso, desde hace treinta años, en Europa. La defensa del Estado social fuerte debe ser la mayor prioridad y debe condicionar el resto. El Estado social no es sostenible sin desarrollo. En ese sentido, si bien habrá divergencias acerca del peso de la ecología, de la ciencia o de la flexiseguridad en el trabajo, el acuerdo de fondo sobre el desarrollo es inequívoco y constituye, por tanto, la segunda prioridad para unir a las izquierdas. Como la salvaguarda del Estado social es prioritaria, todo debe hacerse para garantizar la inversión y la creación de empleo.

 

Y aquí surge la tercera prioridad que deberá unir a las izquierdas. Si para garantizar el Estado social y el desarrollo es necesario renegociar con la troika y los otros acreedores, entonces esa renegociación debe ser hecha con determinación. Es decir, la jerarquía de las prioridades muestra con claridad que no es el Estado social el que debe adaptarse a las condiciones de la troika; al contrario, deben ser éstas las que se adapten a la prioridad de mantener el Estado social. Este es un mensaje que tanto los ciudadanos como los acreedores entenderán bien, aunque por diferentes razones.

 

Para que la unidad entre las izquierdas tenga éxito político, hay que considerar tres factores: riesgo, credibilidad y oportunidad. En cuanto al riesgo, es importante mostrar que los riesgos no son superiores a los que los ciudadanos europeos ya están corriendo: los del sur, un mayor empobrecimiento encadenado a la condición de periferia, abasteciendo mano de obra barata a la Europa desarrollada; y todos en general, pérdida progresiva de derechos en nombre de la austeridad, mayor desempleo, privatizaciones, democracias rehenes del capital financiero. El riesgo de la alternativa es un riesgo calculado con el propósito de probar la convicción con la que está siendo salvaguardado el proyecto europeo.

 

La credibilidad radica, por un lado, en la convicción y la seriedad con las que se formula la alternativa y en el apoyo democrático con que se cuenta; y, por otro, en haber mostrado la capacidad de hacer sacrificios de buena fe (Grecia, Irlanda y Portugal son un ejemplo de ello). Únicamente no se aceptan sacrificios impuestos de mala fe, sacrificios impuestos como máximos apenas para abrir caminos a otros sacrificios mayores.

 

Y la oportunidad está ahí para ser aprovechada. La indignación generalizada y expresada masivamente en calles, plazas, redes sociales, centros de trabajo, salud y estudios, entre otros espacios, no se ha plasmado en un bloque social a la altura de los retos que plantean las circunstancias. El actual contexto de crisis requiere una nueva política de frentes populares a escala local, estatal y europea formados por una pluralidad heterogénea de sujetos, movimientos sociales, ONG, universidades, instituciones públicas, gobiernos, entre otros actores que, unidos en su diversidad, sean capaces, mediante formas de organización, articulación y acción flexibles, de lograr una notable unidad de acción y propósitos.

 

El objetivo es unir a las fuerzas de izquierdas en alianzas democráticas estructuralmente similares a las que constituyeron la base de los frentes antifascistas durante el período de entreguerras, con el que existen semejanzas perturbadoras. Dos de ellas deben ser mencionadas: la profunda crisis financiera y económica y las abrumadoras patologías de la representación (crisis generalizada de los partidos políticos y su incapacidad para representar los intereses de las clases populares) y de la participación (el sentimiento de que votar no cambia nada). El peligro del fascismo social y sus efectos, cada vez más sentidos, hace necesaria la formación de frentes capaces de luchar contra la amenaza fascista y movilizar las energías democráticas adormecidas de la sociedad. Al inicio del siglo XXI, estos frentes deben emerger desde abajo, desde la politización más articulada de la indignación que fluye en nuestras calles.

 

Esperar sin esperanza es la peor maldición que puede caer sobre un pueblo. Y la esperanza no se inventa: se construye con inconformismo, rebeldía competente y alternativas reales a la situación presente.

 

Traducido para Rebelión por Antoni Jesús Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez.

Publicado enInternacional
 El Gobierno búlgaro dimite en bloque acorralado por las protestas

El primer ministro de Bulgaria, el conservador Boiko Borisov, ha anunciado este miércoles la dimisión en bloque de su Gobierno ante las masivas protestas que se han sucedido en todo el país por el alto precio de la electricidad y las medidas de austeridad.

 

Ni las recientes promesas de Borisov de bajar un 8% el precio de la luz a partir del 1 de marzo, ni las multas a las empresas distribuidoras de electricidad, ni la forzada dimisión del ministro de Finanzas, Simeon Dyankov, han servido para calmar el descontento popular.

 

Tras el décimo día de concentraciones —que en las dos últimas jornadas se habían tornado violentas, con fuertes enfrentamientos entre policía y manifestantes— el jefe de Gobierno ha decidido poner su cargo a disposición del Parlamento. "No participaré en un Gobierno bajo el cual la policía está pegando a la gente", ha declarado Borisov al anunciar la dimisión de su Ejecutivo.

 

El dimitido primer ministro búlgaro, el conservador Boiko Borisov, este martes en Sofía. / STOYAN NENOV (REUTERS)

 

El Gabinete de Bórisov gobernaba en minoría desde julio de 2009, cuando su partido, el Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria, de centro derecha, se hizo con 116 de los 240 diputados de la Asamblea Nacional. Este cese del Gobierno llega en año electoral, con las legislativas previstas para julio, por lo que está por ver si el partido mayoritario forma un nuevo Ejecutivo o adelanta los comicios.

 

Este martes, las protestas se saldaron en Sofía con 25 detenidos y 10 heridos, entre ellos dos policías, ocho automóviles policiales con daños materiales y ventanas y escaparates rotos. Alrededor de 3.000 personas, en su mayoría jóvenes, bloquearon el tráfico en varios puntos de la capital búlgara y arrojaron piedras y petardos a los antidisturbios, que les cortaron el paso en los alrededores del Parlamento.

 

Bulgaria celebraba el martes el 140 aniversario de la ejecución de uno de sus héroes nacionales, el revolucionario Vasil Lévski, que luchó contra la dominación turca. El monumento que se levanta en su honor en Sofía apareció fuertemente acordonado y custodiado por agentes antidisturbios para evitar el boicot a una ceremonia oficial en la que participaba el Gobierno, pero la tensión acabó estallando. Los manifestantes abuchearon a los políticos y pidieron su dimisión entre gritos de "mafia".

 

“Esas manifestaciones se iniciaron contra los altos precios de la electricidad, pero las raíces del descontento son aún más profundas”, dijo el presidente búlgaro, Rosen Plevneliev, del mismo partido que Borisov, después de que el domingo pasado las protestas callejeras alcanzaran su punto culminante con la participación de cerca de 100.000 personas en 35 ciudades.

 

Plevneliev, que hace apenas dos meses se mostraba orgulloso en declaraciones a la agencia Efe de las cifras macroeconómicas —un déficit menor al 2% y una deuda del 16% del producto interior bruto (PIB)— logradas con una estrategia de ahorro en los últimos cuatro años, reconocía en medio de las protestas las razones del descontento. Los bajos sueldos, el elevado desempleo y la percepción popular de que no impera la justicia son algunas de las causas de este estallido de indignación, según el jefe del Estado.

 

En Bulgaria, un país en el que el salario medio ronda los 350 euros, el mínimo es de 155 euros y las pensiones se mueven en torno a los 75. En muchos casos, las facturas de la luz que reciben particulares y empresas ascienden al doble que el año pasado por estas fechas.

 

Agencias Sofia 20 FEB 2013 - 09:02 CET

Publicado enInternacional
Grecia, paralizada en su primera huelga general del año contra los ajustes

Los trabajadores griegos hicieron huelga este miércoles en una protesta nacional contra los recortes de sueldos y subidas de impuestos, dejando los ferris atracados en puerto, las escuelas cerradas y los hospitales sólo con personal de emergencias. Los dos mayores sindicatos griegos congelaron buena parte del país, que está cerca de la bancarrota, durante unos paros de 24 horas contra los recortes, que según dicen sólo agravan los males de un pueblo que lucha por salir de la peor recesión del país en tiempos de paz.

 

Los sindicatos, que representan a 2,5 millones de trabajadores, han convocado varias huelgas desde el estallido de la crisis de deuda europea a finales de 2009, poniendo a prueba la voluntad del Gobierno para aplicar las reformas necesarias ante un creciente descontento público. "La huelga es nuestra respuesta a las políticas de vida muerta que han exprimido la vida de los trabajadores, empobrecido a la sociedad y sumido a la economía en la recesión y la crisis", dijo el sindicato del sector privado GSEE, que organiza los paros con su homólogo del sector público, ADEDY. "Nuestra lucha continuará conforme se apliquen estas políticas", dijo.

 

En sus ocho meses en el poder, el Gobierno de coalición del primer ministro, Antonis Samaras, se ha esforzado por demostrar que aplicará las reformas prometidas a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que han rescatado a Atenas dos veces con unos 200.000 millones de euros. El Gobierno ha adoptado una dura estrategia ante los huelguistas, acudiendo a leyes de emergencia en dos ocasiones este año para ordenar a marinos y trabajadores del metro que volvieran a sus puestos tras paros de una semana que paralizaron el transporte público en Atenas y provocaron un desabastecimiento de comida en las islas.

 

Las huelgas han ganado fuerza en las últimas semanas, subrayando el descontento de los griegos ante el desempleo récord y los niveles de pobreza. La visita a Atenas del presidente francés, François Hollande, pasó casi desapercibida debido a la huelga de periodistas helenos. En el norte y centro del país, los agricultores llevan casi un mes protestando por los altos costes de producción y los precios del combustible, bloqueando de forma ocasional el tráfico en la principal autopista norte-sur del país.

 

La mayoría de la actividad empresarial y del sector público se detuvieron durante la huelga del miércoles, seguida por profesores de colegio, empleados de trenes y autobuses y banqueros, entre otros. "Estamos de rodillas. El país ha sido destruido, la gente joven ha sido destruida", dijo Nikos Papageorgiou, un funcionario de 56 años. "Estoy escandalizado con los europeos y nuestros políticos también. Deberían ir todos a la cárcel", afirmó.

 

Los hospitales contaban sólo con el personal de emergencias y los barcos permanecían amarrados, mientras sus tripulantes desafiaban las órdenes del Gobierno de volver al trabajo. Se espera que varias manifestaciones confluyan en torno al mediodía en el exterior del Parlamento, en la plaza Syntagma del centro de Atenas, donde algunas protestas han terminado en choques violentos entre policía y manifestantes.

 

Los analistas señalan que cuando Grecia se aseguró fondos de rescate en diciembre, evitando la bancarrota y poniendo fin a meses de incertidumbre sobre el futuro del país en la zona euro, creó expectativas entre los griegos de que las cosas también mejorarían para ellos a nivel personal. "Si estas expectativas no se han cumplido para el verano, entonces lo que quede de la clase trabajadora responderá con más protestas", dijo Costas Panagopoulos, jefe de la encuestadora Alco.

 

REUTERS Atenas 20/02/2013 10:31 Actualizado: 20/02/2013 10:38

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 05:43

Goleada de Correa

Goleada de Correa

ALAI AMLATINA, 17/02/2013.- El Presidente Rafael Correa ha sido reelecto en la primera vuelta con una votación superior al 60 %, según encuestas a boca de urna realizadas por las empresas CEDATOS y Opinión Pública Ecuador. Según estos datos preliminares extraoficiales, Correa ha ganado en todas las provincias del Ecuador, seguido por el banquero Guillermo Lasso, quien obtiene un 21% de los votos.


 
Salvo la denuncia de intentos de jaqueo a la página web del Consejo Nacional Electoral, la jornada electoral se desarrolló en forma tranquila y normal tanto en los recintos electorales del Ecuador como del exterior.


 
El triunfo de Correa implica un triunfo de la estabilidad en un país que ha tenido profundas crisis políticas en las que varios gobiernos corruptos y entreguistas han sido derrocados por la movilización social. Es la primera vez, en más de tres décadas, que un presidente conserva altos niveles de popularidad al final de su mandato y es reelecto con un amplio margen.


 
En este sentido, la votación por Correa expresa un espaldarazo a la continuidad de sus políticas y una oportunidad para que concluya las obras que ha emprendido en materia de carreteras, hospitales, planteles escolares, centrales hidroeléctricas, etc.


 
Algunos elementos pueden explicar el contundente triunfo de Correa: crecimiento económico, bajas tasas de inflación y de desempleo y políticas de redistribución del ingreso que se han traducido en una masiva inversión social en educación, salud, vivienda, atención a los discapacitados y mejora de la calidad de los servicios públicos (correos, seguridad social, registro civil, función judicial).


 
Al imprimir altos niveles de calidad a los servicios públicos y al colocarlos a disposición de los sectores más pobres de la población, éstos últimos no solo tienen acceso a ellos sino que se sienten valorados en su dignidad y eso explicaría el alto apoyo a Correa. Estos sectores, asimismo, han sido beneficiados por el bono de desarrollo que en el mes de enero subió de 35 a 50 dólares mensuales.


 
Un candidato a asambleísta del Movimiento Alianza País, cuyo nombre omitimos, plantea que el voto de Correa es ‘transclase”, es decir que estaría compuesto por todos los sectores sociales. La gestión del gobierno, de acuerdo a esta versión, ciertamente ha favorecido a sectores empresariales a los cuales no les ha ido nada mal y que constituirían el voto escondido a favor de Correa. El mejoramiento de las carreteras, por ejemplo, les permite ahorrar tiempo y una mayor facilidad para movilizar sus productos. De la misma forma, las políticas económicas que limitan las importaciones de textiles o calzado han permitido el crecimiento de los sectores económicos dedicados a estas ramas. Estos sectores empresariales ya se habrían ‘acostumbrado” a pagar impuestos y a cumplir las leyes laborales porque esto les permite tener mejores relaciones con sus trabajadores, repercutiendo en una mayor productividad.


 
Desde el punto de vista internacional, el triunfo de Correa representa el afianzamiento de la tendencia de los gobiernos progresistas que ya han logrado reeligirse en Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela y Nicaragua, y una apuesta al fortalecimiento de los espacios de integración como el ALBA, la UNASUR y la CELAC. El gobierno de Correa deberá enfrentar situaciones difíciles como el caso de Julian Assange, que se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres, la ley de Estados Unidos que sanciona a los países que mantienen relaciones con Irán, las demandas de las transnacionales contra el Estado ecuatoriano, entre otros.


 
A la victoria de Correa contribuyó de manera decisiva la fragmentación y la pobreza del discurso de las oposiciones (de derecha, izquierda y populistas) que presentaron siete candidaturas presidenciales, sin que hayan podido unificarse en tres o cuatro tendencias. Centradas todas en atacar lo que denominaron el autoritarismo, la intolerancia y la concentración de poderes en manos de Correa, fueron incapaces, especialmente desde la derecha representada por el banquero Guillermo Lasso, el hombre más rico del Ecuador Álvaro Noboa y el ex presidente Lucio Gutiérrez, de proponer alternativas creíbles y medianamente estructuradas y coherentes.


 
Guillermo Lasso, que se ubicó en el segundo lugar, canalizó el voto anti-correista de los sectores de la derecha tradicional que comparten algunas de sus tesis esgrimidas en la campaña como el de derogar los impuestos a los más ricos, firmar tratados de libre comercio y abrir el país a la inversión extranjera privada. Lasso es miembro numerario del Opus Dei y mantiene relaciones con José María Aznar del Partido Popular de España, que actúa en América Latina representando a la derecha internacional y al capital transnacional.


 
La campaña


 
Otra cosa que influyó en los resultados electorales fue el diseño de la campaña de Correa. Pese a la gran popularidad del Presidente, el movimiento Alianza País partió con el criterio de actuar como si no tuviera un solo voto y privilegió la campaña en la calle, el acercamiento a la gente, las concentraciones en pueblos y ciudades, lo que se complementó con el uso de medios y redes sociales. Este movimiento ha acumulado la experiencia de ocho victorias electorales consecutivas.


 
Aunque ya se preveía el triunfo de Correa, no estaba asegurada la mayoría en la Asamblea Nacional compuesta por 137 miembros, por lo que la estrategia del presidente se enfocó en la Asamblea. “No me dejen solo” decía Correa a sus seguidores en las concentraciones mientras llamaba a votar en plancha por su lista de asambleístas. Pese a que algunos candidatos a asambleístas fueron cuestionados e incluso el candidato a la Vicepresidencia, esto no parece haber repercutido en los resultados finales que darían una holgada mayoría a Alianza País en la legislatura, habiendo influido más el carisma de Correa.
 


Ampliación de la democracia


 
A principios del siglo XX se reconoció el voto a las mujeres. En 1979, cuando el Ecuador retornó al régimen democrático, se reconoció este derecho a los analfabetos. En el 2013, y gracias a la nueva Constitución, se ha avanzado mucho más en la inclusión política. Ahora pudieron votar los jóvenes de 16 a 18 años, los militares y policías, los emigrantes, los presos sin sentencia ejecutoriada, los extranjeros residentes. De acuerdo a esta política, se tomaron medidas para que los policías y transportistas ayuden a las personas con discapacidad y personas de la tercera edad a llegar a los recintos electorales.


 
Este nuevo triunfo de Correa plantea grandes retos y desafíos en función de cumplir las propuestas contenidas en el programa de gobierno 2013-2017 de Alianza País y responder a las expectativas de una ciudadanía cada vez más empoderada. En el horizonte de las deudas pendientes está atacar la concentración escandalosa de la tierra, a redistribución del agua, la ley de comunicación, el freno a los grupos monopólicos que concentran la economía, el abrir el diálogo político con los pueblos indígenas, el combatir a fondo la corrupción, entre otros.


 

URL de este artículo: http://www.alainet.org/active/61662

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 05:40

Brasil y sus contradicciones

Brasil y sus contradicciones

El sistema bancario brasileño, uno de los que más generan ganancias en el mundo, enfrenta un problema peculiar: en siete años, entre 2005 y 2012, sumó 42 millones y 500 mil nuevos clientes. Es decir: en siete años una Argentina entera abrió cuentas corrientes en los bancos del país. No hay registros de algo parecido ocurrido en alguna otra parte del mundo.

 

Analistas dicen que ese fenómeno es parte de otro: la enorme ampliación del mercado de trabajo formal en Brasil. Se calcula que existen hoy poco más de 50 millones de brasileños empleados, con sus derechos laborales respetados. Y, como consecuencia, con acceso a crédito para comprar de todo. Los bancos se quejan de la morosidad para justificar las tasas estratosféricas de interés que piden para conceder préstamos (la tasa media de financiación es de 5.4 por ciento al mes, o sea, absurdos 65 por ciento al año). Sin embargo, los datos oficiales indican que la morosidad media es de 7.8 por ciento del total de préstamos. La ampliación del crédito para inmuebles registra una morosidad muy baja (2 por ciento del total), mientras que para automóviles esa morosidad ronda la marca de 8 por ciento, igualmente baja.

 

El país vive tiempos de una nueva clase media, con la inclusión de millones de brasileños al mercado de consumo. Ese movimiento tiene orígenes en tiempos de Fernando Henrique Cardoso, con la estabilidad económica lograda, pero su expansión se dio en los ocho años (2003-2010) de presidencia de Lula da Silva, y se consolida ahora con Dilma Rousseff. El flojo desempeño de la economía en 2012 (crecimiento de alrededor de uno por ciento) y el lento retomar observado en ese principio de 2013 no impidieron que esa nueva clase media siguiese consumiendo. Los incentivos dados por el gobierno, con la suspensión de varios tributos, resultaron en curiosidades: un refrigerador nuevo puede tardar más de un mes a llegar a la casa del comprador, pues la estampida de las ventas sorprendió a los fabricantes.

 

Esa transformación puede ser observada sin mayores esfuerzos, empezando, por ejemplo, por los aeropuertos. Se calcula que en 10 años unos 15 millones de brasileños viajaron, por primera vez, en avión. En un país con 195 millones de habitantes existen 260 millones de teléfonos móviles. Al reunir los incipientes programas sociales lanzados tímidamente por Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), y luego reforzarlos y ponerlos como prioridad de su gobierno, Lula impulsó el cambio que ahora Rousseff refuerza y amplía.

 


Sin embargo, persisten otros números que opacan ese escenario de prosperidad. El país carece de estructura y de proyectos modernizantes. Carreteras, puertos y aeropuertos son desastrosos. La salud pública es caótica, y esa nueva clase media se ve obligada a pagar los altos precios de los planes privados de atención médica. En los hospitales de la red pública faltan médicos, medicinas e instrumental, mientras sobran la desidia y la falta de higiene más elemental. La educación pública se universalizó, es verdad. Pero la calidad de la enseñanza no hace más que confirmar una antigua crítica de Darcy Ribeiro: en las escuelas públicas el profesor finge que enseña lo que no sabe y los alumnos fingen que aprenden lo que siguen ignorando.

 

La reforma agraria es otro mito legado de un presidente a otro. Las áreas repartidas entre campesinos sin tierra se transforman, muchas veces, en inmensas favelas rurales, barriadas de miseria improductiva. En los dos años de presidencia de Rousseff fueron asentadas alrededor de 45 mil familias campesinas, en una drástica disminución de ritmo (el MST, –Movimiento de los Sin Tierra–, estima que menos de 10 mil familias fueron asentadas en 2012). En los dos primeros años de la presidencia de Lula, fueron beneficiadas 117 mil 500 familias. Hay otro dato alarmante relacionado con la reforma agraria. El MST reconoce que en las áreas distribuidas a campesinos existe una evasión de alrededor de 60 por ciento de sus moradores iniciales. Frente a la falta de apoyo, de incentivos y de perspectivas, más de la mitad abandona o vende la tierra recibida y migra a los centros urbanos.

 

Es verdad que Brasil ha sido, desde siempre, un país de contrastes por excelencia. También es verdad que a lo largo de 10 años las brechas sociales se hicieron menos extremas, pero hay una tercera verdad: la inclusión de millones y millones de brasileños en el mercado, cuyo reflejo más sorprendente quizá sean esos 42 millones y 500 mil nuevos clientes de la banca, no fue acompañada por reformas estructurales. La nueva clase media tiene acceso a automóviles, televisores y refrigeradores, frecuenta aeropuertos y viaja en las vacaciones. Pero sigue sin contar con una atención mínimamente decente en la salud pública, no tiene acceso a una educación de calidad y confunde derecho al consumo con sus derechos de ciudadano. Cambiar ese escenario es, quizá, el mayor desafío que Dilma Rousseff enfrenta en su soledad presidencial.

Publicado enInternacional
Lunes, 18 Febrero 2013 05:26

Lenguaje 3

Lenguaje 3

En la época victoriana, no se podían mencionar los pantalones en presencia de una señorita.


 
Hoy por hoy, no queda bien decir ciertas cosas en presencia de la opinión pública: el capitalismo luce el nombre artístico de economía de mercado; el imperialismo se llama globalización; las víctimas del imperialismo se llaman países en vías de desarrollo, que es como llamar niños a los enanos; el oportunismo se llama pragmatismo; la traición se llama realismo; los pobres se llaman carentes, o carenciados, o personas de escasos recursos;

 


 la expulsión de los niños pobres por el sistema educativo se conoce bajo el nombre de deserción escolar; el derecho del patrón a despedir al obrero sin indemnización ni explicación se llama flexibilización del mercado laboral; el lenguaje oficial reconoce los derechos de las mujeres, entre los derechos de las minorías, como si la mitad masculina de la humanidad fuera la mayoría; en lugar de dictadura militar, se dice proceso; las torturas se llaman apremios ilegales, o también presiones físicas y psicológicas; cuando los ladrones son de buena familia, no son ladrones, sino cleptómanos; el saqueo de los fondos públicos por los políticos corruptos responde al nombre de enriquecimiento ilícito; se llaman accidentes los crímenes que cometen los automóviles; para decir ciegos, se dice no videntes; un negro es un hombre de color; donde dice larga y penosa enfermedad, debe leerse cáncer o sida; repentina dolencia significa infarto; nunca se dice muerto, sino desaparición física;
 tampoco son muertos los seres humanos aniquilados en las operaciones militares: los muertos en batalla son bajas, y los civiles que se la ligan sin comerla ni beberla, son daños colaterales; en 1995, cuando las explosiones nucleares de Francia en el Pacífico sur, el embajador francés en Nueva Zelanda declaró: «No me gusta esa palabra bomba. No son bombas. Son artefactos que explotan»; se llaman Convivir algunas de las bandas que asesinan gente en Colombia, a la sombra de la protección militar;


 
Dignidad era el nombre de unos de los campos de concentración de la dictadura chilena y Libertad la mayor cárcel de la dictadura uruguaya; se llama Paz y Justicia el grupo paramilitar que, en 1997, acribilló por la espalda a cuarenta y cinco campesinos, casi todos mujeres y niños, mientras rezaban en una iglesia del pueblo de Acteal, en Chiapas.

 

17 febrero 2013


 
(Tomado de Patas arriba. La escuela del mundo al revés.)

Publicado enInternacional
Domingo, 17 Febrero 2013 05:32

Entre arte y machismo

Entre arte y machismo

¿Qué tienen en común el rey del reggaetón Daddy Yankee y Cacho Castaña? Uno y otro, en alguna de sus canciones, se vanaglorian de golpear a las mujeres. ¿Si en lugar de una mujer el blanco de sus bofetadas fueran personas judías o negras, entonarían sus letras con la misma impunidad? Activistas feministas han empezado a denunciar, artesanalmente, en redes sociales al cantautor bahiense Zambayonny –para algunos un artista de culto–, por hacer apología del machismo como base de su obra y denigrar a las mujeres. La idea, aclaran, no es llevar adelante una “campaña en contra de”, sino visibilizar cómo la cultura reproduce formas de discriminación hacia las mujeres y naturaliza una supuesta subordinación en relación con los varones. ¿Cuáles son los límites del arte? ¿Se deben aplicar sanciones a quienes promueven –a través de expresiones artísticas– violencia simbólica hacia las mujeres, en un contexto en el que los femicidios son un gravísimo problema social? Una profesora de Derecho Constitucional, una jurista, una filósofa y el interventor del Inadi polemizan sobre el tema.

 

“En numerosas oportunidades vemos en los medios de comunicación expresiones que refieren, e incluso incitan o exaltan, a la violencia contra la mujer, llegando a enaltecerse el femicidio. Incluso se encuentran presentes en expresiones musicales de distinto tipo y naturaleza”, señala la profesora de Derecho Constitucional María Sofía Sogués. En el último Encuentro Nacional de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), que se hizo en Santiago del Estero, Sagués expuso sobre las tensiones jurídicas entre la libertad de expresión y la protección frente a ese tipo de manifestaciones de odio contra la mujer, que incitan o promueven la violencia a través de canciones (ver aparte). Pueden encontrarse numerosos ejemplos en letras del rock, de tangos, de reggaetón, de cumbia, música pop, romántica.

 

¿Humorada?

 

“I used to love her/ But I had to kill her (Yo solía amarla/Pero tuve que matarla)”, se escuchaba por la radio a Axl Rose, líder de la banda estadounidense Guns N’ Roses a fines de los ’80 y principios de los ’90. El cantante ha dicho que la temática de la canción –un hombre que decide enterrar a una mujer en su patio trasero– es simplemente una humorada. La pregunta surge rápidamente: ¿cuánto espacio para el humor permite esa temática?

 

El portorriqueño Daddy Yankee, rey del reggaetón, es un maestro a la hora de escribir canciones que pregonan la violencia hacia las mujeres. En Latigazo, el coro dice: “¡Castígala!, dale un latigazo/ Ella se está buscando el fuetazo/ Castígala, dale un latigazo/ En la pista te voy a dar yo pal’ de azotazos y palmetazos...”.

 

Una de las canciones de Cacho Castaña dice: “Si te agarro con otro te mato, te doy una paliza y después me escapo”.

 

Dentro de la canción romántica, “pueden encontrarse varios ejemplos apunta Sagués en el caso del mexicano Alejandro Fernández, quien lleva vendidos más de 30 millones de álbumes en el mundo. En Mátala”, El Potrillo de México –como se lo conoce– entona melosamente: “Si quieres disfrutar de sus placeres/ consíguete una pistola si es que quieres,/o cómprate una daga si prefieres/ y vuélvete asesino de mujeres...”.

 

Sagués recuerda además que en el tango Amablemente, de Edmundo Rivero, se perfila, con marcada violencia contra la mujer, una situación de femicidio:

 

La encontró en el bulín y en otros brazos...
 Sin embargo, canchero y sin cabrearse,
 le dijo al gavilán: “Puede rajarse;
 el hombre no es culpable en estos casos”.

Y al encontrase solo con
 la mina,
 pidió las zapatillas y ya listo,
 le dijo cual si nada hubiera visto:
“Cebame un par de mates, Catalina”.

La mina, jaboneada, le
 hizo caso
 y el varón, saboreándose un buen faso,
 la siguió chamuyando de pavadas...
 Y luego, besuqueándole la frente,
 con gran tranquilidad, amablemente,
 le fajó treinta y cuatro puñaladas.
 Cantarle al machismo

 

Los ejemplos pululan. Sólo basta aguzar el oído. El punto es qué registro tienen finalmente quienes bailan y cantan al son de esos ritmos cargados de violencia hacia las mujeres. Lucía Schiariti es integrante del equipo del Programa de alumnas madres y padres del gobierno porteño. Trabaja con adolescentes de la zona sur de la ciudad en talleres, donde aborda, entre otros temas, la violencia en los noviazgos. Uno de los insumos, disparadores para abordar la problemática, son justamente las canciones del rey del reggaetón, el portorriqueño Daddy Yankee, y también de Shakira, en las que aparecen reflejadas relaciones donde “el otro se cree tu dueño y es todo”. “Tratamos de reflexionar que son contextos que pueden favorecer los vínculos violentos. Lo que sucede es que las pibas, en general, no tienen identificadas las letras de Daddy Yankee como violentas. Es común que las canten, pero sin estar pensando en lo que dicen”, contó Schiariti a Página/12.

 

Zambayonny, un personaje que nació en Televisión Abierta (se transmitía por el canal de cable MuchMusic), se ha hecho conocido por su humor escatológico, guarango, a través de YouTube. El último año estuvo nominado a los Premios Carlos Gardel como Mejor Album Artista Canción Testimonial y de Autor, por su disco Búfalo de agua. El cantautor “tiene una especie de partido con sus seguidores/as. Se llama ‘Sindicato del Pedazo’, que ensalza la ‘verga’ como ‘material de trabajo’, como ‘arma’ y un sinfín más de sus misóginas ‘utilidades’”, cuenta a este diario una de las promotoras de la movida para llamar la atención sobre las canciones de este juglar, que prefiere el anonimato porque ha recibido ataques cibernéticos con agresiones escritas desde que se sumó a esta iniciativa.

 

“Es indudable que letras como las de la canción La incogible, del citado cantautor, desde su mismo título colocan a la mujer en el lugar de objeto sexual y denotan ‘violencia contra las mujeres’, en los términos de la Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ambitos en que Desarrollen sus Relaciones Interpersonales (Nº 26.485). Incluso se llega a decir en la canción que para tener sexo con una mujer ‘se probó con pagarle y no funcionó’”, dijo a Página/12 el titular del Inadi, Pedro Mouratian. “El arte es una forma de expresión y, como tal, está sujeta a límites. Un límite es precisamente el principio de no discriminación. Las expresiones discriminatorias, de índole artística o de cualquier otra índole, no están protegidas por el derecho a la libertad de expresión. No es de extrañar que muchas veces el público celebre este tipo de producciones, ya que la discriminación, antes que un acto ilícito, es una práctica social con fuerte arraigo cultural”, observó el funcionario.

 

–¿Qué tipo de medidas se pueden implementar para contrarrestar ese efecto? –le preguntó este diario.

–Es importante adoptar medidas de prevención: por ejemplo, realizando campañas de sensibilización social sobre la gravedad del fenómeno de la violencia contra las mujeres y el carácter imperioso que tiene su erradicación, tales como las que venimos realizando desde el Inadi en articulación con otros organismos del Estado, por ejemplo, el Ministerio de Educación de la Nación. Y como herramienta para llevarlas a cabo, el arte tiene un enorme potencial.

 

Mouratian recordó que hay una clara vinculación entre la violencia sexista y la discriminación basada en el género. En este sentido, añadió, es importante tener en cuenta que la violencia contra las mujeres ha sido considerada por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer como una forma de discriminación que impide gravemente que las mujeres gocen de derechos y libertades en pie de igualdad con los hombres. “Entonces, esas letras también contravienen la normativa referida a la discriminación en general y a la discriminación contra las mujeres en particular”, puntualizó. Vale recordar que el artículo 5 de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación hacia la Mujer obliga a los Estados parte –la Argentina es uno de ellos– a “modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos”.

 

Límites

 

La movida para visibilizar el tinte misógino de algunas de las canciones de Zambayonny cuenta con el apoyo de Perla Prigoshin, coordinadora de la Comisión Nacional para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género, que depende del Ministerio de Justicia de la Nación; de la Red Provincial de Mujeres Libres de Violencia de Género y de la secretaria general de la Asociación Argentina de Mujeres de Carreras Jurídicas y de la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas, Norma Graciela Chiapparrone. “Desde luego muchas de sus canciones conciben a la mujer como objeto de consumo sexual, como mercancía, son procaces, y por lo menos para mí como feminista un compendio misógino”, resumió Chiapparrone. Para la abogada, lo que Zambayonny hace a través de algunas de sus canciones encuadraría como “tipo” en la violencia simbólica, y a través de la “forma”, como violencia mediática. Ambas, tanto el tipo como la forma, están previstos en la Ley 26.485.

 

“El tipo porque transmite un mensaje que reproduce y naturaliza una forma de subordinación, discriminación o desigualdad en relación con el hombre; y la forma porque humilla o cosifica a través de la difusión del discurso –en este caso las letras de las canciones– a las mujeres en los medios de comunicación”, analizó. La norma, sin embargo, no prevé sanciones. “Nosotras entendemos que a falta de una sanción específica, la denuncia pública de ciertas conductas hace que merezcan la condena social, el reproche, por eso actuamos de este modo. Así lo hicimos con un icono como Joan Manuel Serrat no hace mucho, quien en un recital con Sabina tuvo comentarios que consideramos agraviantes y discriminatorios hacia nosotras las mujeres. Y esa declaración en conjunto con otros grupos de la sociedad civil la dimos a conocer públicamente. Por otra parte, existe un principio del derecho que dice que todo aquel que causa un daño debe repararlo. En consecuencia, creemos que este señor debería dejar de reproducir esas canciones y asumir públicamente un compromiso de desenvolver su actividad de acuerdo con la ley”, consideró.

 

–¿Pero se pueden limitar las expresiones artísticas?–le preguntó Página/12.

 

–Los límites del “arte” están dados por la cultura de un pueblo, en el marco de la libertad y en el respeto a los derechos de las personas, en nuestro caso las mujeres. Si la ley dice que tales o cuales conductas son reprochables, ahí está el límite. Pero para resguardar los derechos de todos y todas es necesario dar una batalla cultural, y ése es parte del trabajo que tenemos principalmente las feministas. Argentina posee el marco jurídico adecuado para proteger en forma integral a las mujeres de todos los tipos de violencia, pero aún esa batalla cultural nos exige la denuncia constante ante hechos como el que comento.

Publicado enInternacional
Jóvenes en EEUU enfrentan una crisis sin precedentes de los valores morales

Los males que afectan a la sociedad estadounidense, en particular el deterioro de la situación económica, y una crisis sin precedentes de los valores morales, impactan de forma significativa en los jóvenes.


 
El nivel de desempleo, que alcanza casi un ocho por ciento entre la población económicamente activa en Estados Unidos afecta en particular a la juventud, pues según un informe de enero del Buró de Estadísticas 21 por ciento de las personas entre 16 y 24 años no tienen trabajo.


 
Alrededor de 12 por ciento de quienes terminan sus estudios universitarios, no logran un empleo fijo tras terminar sus carreras respectivas.


 
Pero en realidad para los jóvenes graduados la tasa es más alta, acota un informe especializado del Fondo Monetario Internacional, porque muchos de ellos terminan sus estudios y se van a otros países a impartir clases de inglés o realizar trabajos de menor envergadura porque no encuentran empleo en la nación norteña.
 


En cuanto a la deserción escolar, solo en el estado de Nueva York 12 por ciento de los estudiantes abandonan las escuelas secundarias antes de terminar, lo cual contribuye a que 20 por ciento de los jóvenes entre 17 y 24 años estén fuera del sistema educacional y además sin trabajo, afirma un estudio reciente de la Unesco.


 
Según un artículo publicado a principios de febrero en el diario USA Today, los jóvenes estadounidenses viven hoy en un ambiente de incertidumbre y violencia por los efectos del colapso económico, las bajas norteamericanas en las guerras en Medio Oriente y los tiroteos fatales en las escuelas.


 
La actual generación sufre una afectación significativa por su papel directo o indirecto en los conflictos en ultramar, que provocaron en los últimos años más de seis mil muertos y 50 mil heridos, en particular en las contiendas en Irak y Afganistán.


 
Entre otros eventos traumáticos para la juventud en los últimos años, el rotativo citó los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, que ocasionaron unos tres mil muertos, y el huracán Katrina de 2005, que provocó más de mil 800 víctimas fatales.


 
La publicación compara los traumas actuales con las tensiones similares que enfrentaron los jóvenes estadounidenses en las décadas de los años 60 y los 70 en torno a la posibilidad de un holocausto nuclear y su participación forzosa en la guerra de agresión contra Vietnam.


 
La masacre en un cine de Aurora, Colorado, en julio de 2012, que provocó 12 muertos y 58 heridos, y un crimen más grave en Newtown, Connecticut, con un resultado de 26 víctimas fatales, son algunos de los incidentes que marcan las vidas de los adolescentes norteamericanos.


 
Los niños de hoy son más agresivos, como resultado directo de la violencia constante observada en las noticias y en los programas televisivos que muestran personas con esas actitudes, señalan especialistas.


 
Los medios de difusión son un arma de doble filo, porque pueden ayudar a aliviar el efecto negativo de sucesos violentos, pero a la vez traumatizan a los niños y adolescentes que están expuestos de forma continua a esas acciones.


 
El flagelo de las drogas es otro mal que corroe a los jóvenes del país norteño, y de acuerdo con la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Estados Unidos encabeza la lista de naciones consumidoras de drogas, debido a que sus ciudadanos usan por año entre 150 y 160 toneladas de cocaína. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 41 por ciento de los jóvenes norteamericanos que asisten a las escuelas secundarias y 47 por ciento de los preuniversitarios consumen estupefacientes.
 


Unos 17 de cada 100 mil jóvenes en el país norteño son víctimas de hechos violentos ocasionados por el consumo excesivo de drogas y alcohol.


 
Revelaciones recientes señalan que en las escuelas militares la situación es preocupante, como ocurre en la Academia Naval con sede en Annapolis, estado de Maryland, donde tras una investigación de 11 meses, las autoridades expulsaron del centro a 27 cadetes.


 
Al respecto, el diario Stars and Stripes refiere que los estudiantes consumen marihuana sintética en la escuela, cocaína, mefedrona, mescalina y hongos que producen efectos psicodélicos.


 
La mefedrona es similar al éxtasis o la cocaína y en ocasiones se vende como sales de baño en Estados Unidos, según dijeron los investigadores, quienes señalaron que más de 500 alumnos del centro utilizaban sustancias de este tipo de una u otra forma.


 
Algunos estudiantes tenían botellas de refrescos con compartimentos secretos donde escondían sus drogas, y disponían de métodos para alterar las pruebas de orina que se les realizaban habitualmente con el fin de detectar el consumo de estupefacientes.


 
Todo esto ocurrió en una institución de enseñanza militar que se fundó en 1845 y se considera una de las más prestigiosas de Estados Unidos.


 
Por otra parte, los delitos sexuales constituyen otro mal que afecta a la juventud estadounidense, y en los últimos meses hubo un incremento sustancial en ese asunto.


 
Según la organización no gubernamental Red contra los Abusos de Género (RAG), más de 200 mil mujeres son violadas cada año en Estados Unidos, 80 por ciento de ellas tienen menos de 30 años, y una entre cinco víctimas son estudiantes universitarias.


 
Los jóvenes dentro de las instituciones armadas sufren también los efectos de conductas sexuales inapropiadas.


 
Un informe reciente del Pentágono reconoce que la mitad de las mujeres militares norteamericanas enviadas a Irak o Afganistán fueron víctimas de acoso sexual y 23 por ciento de ellas dijeron haber sido violadas.


 
Además, una treintena de instructores de la Base Aérea de Lackland, en el estado de Texas, fueron detenidos durante un proceso investigativo en el que 54 mujeres reclutas se reportaron como víctimas de diferentes modalidades de acoso sexual, incluyendo la violación, en esa instalación militar


 
Estos y otros males mantienen a la juventud en un estrés constante, pues una investigación publicada a principios de febrero por la revista Time mostró que los estadounidenses entre 18 y 33 años sufren los niveles más altos de tensiones emocionales.


 
Alrededor de 40 por ciento de este segmento poblacional reportó que su nivel de estrés se incrementó en los últimos 12 meses y que las causas principales estuvieron relacionadas con problemas en sus puestos de trabajo, el dinero y la amenaza del desempleo.


 
El incremento de la violencia, la incertidumbre sobre la economía familiar, el desempleo y las consecuencias de la participación de Washington en conflictos en otros países es probable que se mantengan en los primeros planos de las causas de la frustración entre los jóvenes norteamericanos en el futuro previsible.


 
(Tomado de Prensa Latina)

Publicado enInternacional