Lunes, 18 Marzo 2019 06:18

Identidad

Identidad

Los datos personales de los usuarios de las redes sociales y de otras plataformas digitales de comunicación se han convertido en una valiosa mercancía.

En 2017 el New York Times obtuvo un gran número de documentos generados por el sistema interno de Facebook acerca de las prácticas que sigue para compartir los datos de los usuarios con otras compañías.

Según se desprende de ellos, se acrecienta la capacidad de empresas de enorme tamaño e influencia social, como Apple, Amazon y Microsoft, para aprovechar datos sensibles de los usuarios. Esto ocurre en un entorno legal que regula el uso de la información de las personas y de los compromisos que las empresas han hecho para proteger la privacidad de los usuarios.

Se estima que hacia finales de 2018 Facebook tenía más de 2 mil 200 millones de usuarios, así que bajar el costo unitario por usuario compartiendo esos datos personales representa un incremento enorme de las utilidades. Esto se extiende a otras empresas que operan plataformas tecnológicas constituidas en redes globales y que ejercen el control de enormes activos intangibles muy rentables. Con ello se incrementa el precio de las acciones, el valor de las compañías y el patrimonio de los accionistas.

Entre los recientes escándalos en torno a las prácticas de malos usos de los datos personales destaca el ocurrido a principios de 2018, cuando se descubrió que la firma de consultoría Cambridge Analytica utilizó de modo fraudulento los de Facebook para apoyar la campaña de Trump a la presidencia.

Esto expuso públicamente a Mark Zuckerberg, quien dirige y es el principal accionista de Facebook; fue requerido para testificar en el Congreso estadunidense, donde aseguró que los usuarios de Facebook tenían un completo control de todo lo que comparten en esa plataforma.

Las evidencias indican que no es así, sino que en realidad están expuestos a que sus datos sean compartidos y usados sin ningún control de ellos, que son sus legítimos dueños. Zuckerberg miente.

La privacidad ha pasado de ser un derecho a una mercancía. La Declaración Universal de los Derechos del Hombre, de la ONU, dice en el artículo 12 que "nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques".

El derecho a la privacidad se refiere a esa importante protección del individuo. Se trata del derecho a ser dejado en paz, a no ser molestado. Al parecer, a esos miles de millones de usuarios de Facebook y también de otras redes esto no le afecta demasiado. Y, sin embargo, la privacidad como actitud vital no debería tomarse a la ligera y mucho menos entregarse a extraños, como si se tratara de una rendición.

La privacidad tiene que ver con la esencia misma del individuo, con la capacidad de mantener su autonomía. La gente se define a sí misma, precisamente, mediante la capacidad inalienable de administrar información sobre su persona.

Al parecer, en ese sentido, las ideas mismas de identidad personal e individualidad estén modificándose de modo sensible en la sociedad, impulsadas precisamente por las nuevas tecnologías de la comunicación y el negocio de la información sobre las personas para usos comerciales o de otro tipo. La privacidad es relevante también por sus beneficios funcionales, es decir, en cuanto a la protección derivable del anonimato que puede guardarse en muy distintas circunstancias o la confidencialidad en el caso del fraude con la identidad.

La relación que se establece entre la privacidad y el individuo se ha ido modificando también. Las regulaciones sobre la seguridad de la información personal y el control que sobre ella tienen sus dueños y que están plasmadas en la leyes de esta materia son ahora cuestionadas desde otros frentes.

Hoy tiene gran relevancia el flujo de información personal en las redes sociales digitales. Son los mismos usuarios los que la proveen, incluyendo la de sus relaciones sociales, pero ahora se prevé que los atributos personales puedan incluso inferirse sin referencia directa, o sea, podría hacerse a partir de la información que proveen esas relaciones existentes en la red social digital –los amigos.

Para poner más aditamentos al debate, en una vertiente de la investigación de la neurociencia se cuestiona la existencia del libre albedrío, rasgo que sustentaba la idea de la individualidad de las personas y su responsabilidad como miembros de la sociedad. La tendencia del estudio de la actividad cerebral lleva a algunos a cuestionar, si no es que a negar, que exista tal cosa como el libre albedrío.

 

Publicado enSociedad
Viernes, 01 Marzo 2019 06:39

El futuro del trabajo

El futuro del trabajo

Después de Laudato Si, que no solo denunció la crisis ecológica, sino que también puso al trabajador en el centro del debate como víctima principal de un sistema económico que mata, no puede armarse una agenda mundial seria sobre el desarrollo humano integral sin pensar el futuro del trabajo, y sin establecer con carácter de urgencia un programa de transición hacia las nuevas tecnologías digitales y los nuevos modelos económicos sustentables. La OIT levantó el reto; el proyecto está en marcha. 

El 22 de enero, en el marco del centésimo aniversario de la Organización Mundial del Trabajo, se hizo público el documento de la Comisión Mundial de la OIT para El Futuro del Trabajo que muestra crudamente la realidad del trabajador en el siglo XXI. La cifra de 300 millones de personas desempleadas confirma la denuncia del papa Francisco cuando dice que el trabajador pasó de ser explotado a ser desechado. No obstante, el informe es esperanzador. Con la transformación tecnológica y ecológica se perderán tantos puestos de trabajo como los que se crearán. Se trata de centrar la economía en la persona humana, invertir en capacitación y organización para los más vulnerables, y redefinir trabajo y educación. El plan busca organizar la transición hacia un nuevo modelo de trabajo donde la tecnología sea la herramienta liberadora del cuerpo y del tiempo de los trabajadores. La transición tiene como clave la inversión en capacitación, y como condición el acuerdo social tripartito –entre empleados, empleadores y gobierno. Todo en línea con el principio de Trabajo Decente establecido por la OIT en 1999, y con los 17 puntos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable de la ONU.


Cruda realidad: La cuestión del trabajo es tan “calamitosa y urgente” como lo era a fines del siglo XIX –así comenzaba la primera encíclica social Rerum Novarum de León XIII en 1891–. Según el documento de la OIT: 190 millones de personas están desempleadas; 2000 millones sobreviven por la economía informal –que en algunos casos es economía social y en otros crimen organizado–; 300 millones viven en la pobreza; y casi 3 millones mueren anualmente por enfermedades de trabajo. De acuerdo con estas cifras, la comisión establece que deben crearse 344 millones de empleos de acá al 2030 para terminar con el desempleo.


Análisis de la situación: Según la Comisión Mundial “nuevas fuerzas están transformando el mundo del trabajo” y causan desocupación estructural, pero también nuevas oportunidades. Los cambios políticos significativos a lo largo de la historia responden a nuevos sistemas económicos determinados por saltos cualitativos tecnológicos. La llegada de la pólvora a occidente, por ejemplo, fue la causa del pasaje del feudalismo al Estado moderno con su modelo de centralización y administración de bienes y cuerpos. Si el avance de la tecnología hacia lo digital y robótico es realmente un salto cualitativo significativo que habilita otro modo de producción, entonces el modelo económico y político actual estaría en proceso de cambio. Algunos interpretan la situación presente como desvío de la lógica imperante hasta el siglo XX, al cual creen que hay que corregir y, por falta de nombre, le han dado el de populismo. Otros, como la Comisión Mundial de la OIT –conscientes de que ante el cambio tecnológico de la Revolución Industrial fueron los mismos trabajadores los que dejaron de pelear contra las máquinas rompiendo telares, y comenzaron a organizarse sindical y partidariamente hacia estilos democráticos–, no ven en la tecnología una competencia desleal sino un factor de liberación del tiempo y el cuerpo del trabajador: “tenemos que aprovechar las posibilidades que nos brindan estas transformaciones profundas”.


Plan estratégico: El plan está enfocado en la persona del trabajador excluido y consta de tres ejes: 1) invertir en las capacidades de las personas –pobres–; 2) invertir en las instituciones del trabajo –sindicatos y movimientos sociales–; 3) invertir en el trabajo decente y sostenible –economía verde y del cuidado–. La inversion en capacitación de las personas debe garantizar: aprendizaje para todos y de manera permanente generando un “ecosistema de aprendizaje”; apoyo a las personas trabajadoras en el periodo de transición; transformación para igualdad de género; y fortalecimiento de la protección social. Por su parte, la inversión en las instituciones del trabajo deben restablecer: la garantía laboral universal; la soberanía sobre el tiempo del trabajador; la representación colectiva; y la tecnología en función del trabajo decente. Por último, la inversión en trabajo decente y sostenible debe poder transformar las economías reorientando los incentivos hacia un modelo empresarial centrado en la persona del trabajador, antes que en el trabajo.


Redefinición del trabajo: Se parte del supuesto de que todo aquel que para vivir depende de un salario es trabajador, incluso los desempleados. Pero no se lo percibe así. La aplicabilidad del proyecto depende de una redefinición social del trabajo. Aunque el informe señala que “el trabajo no es mercancía”, la idea de que los trabajadores realicen una actividad creativa remunerada sin que esta sea empleo asalariado en condiciones indignas, está lejos de identificarse socialmente como trabajo. Según la propuesta, el trabajo continuaría, lo que desaparece es el empleo asalariado en condiciones inhumanas. Se trata de volver socialmente aceptable la idea de que mientras la tecnología hace el trabajo forzado, los trabajadores se forman. Se propone la creación de dos fondos, de Garantía Laboral Universal y de Protección Social Universal, para asegurar a los trabajadores más vulnerables, desde el nacimiento hasta la vejez, lo básico, independientemente de su situación laboral. El dinero está, lo que falta es sensibilidad social, ya que –según el informe– han “reducido la proporción de los ingresos nacionales consagrados a los trabajadores”.


Redefinición de educación: La solución al desempleo finalmente depende de una “conversión cultural” como propone Laudato Si. Aun cuando las inversiones en formación lograsen ser “una prioridad básica de la política económica”, se requiere de una redefinición de la educación. El programa sugiere la creación de un “ecosistema eficaz de aprendizaje permanente” que engloba el aprendizaje formal e informal: “El aprendizaje permanente no abarca solamente las competencias necesarias para trabajar, sino que también comprende el desarrollo de las aptitudes necesarias para participar en una sociedad democrática”. Propone que sea supervisado de manera tripartita de acuerdo a un sistema universal de derecho a la formación. El cambio permitiría a los trabajadores tiempo libre y remunerado, y sería independiente del tipo de trabajo que hagan ya que estaría destinada a “apoyar a los trabajadores más vulnerables”.


La organización: El Futuro del Trabajo depende de los trabajadores organizados, son ellos “los que deben diseñar una nueva concepción de trabajo que aplique la tecnología en función de su bienestar”. Sin embargo, la concentración del poder económico debilitó a las organizaciones de trabajadores en la negociación colectiva, y además “el cambio climático va a perturbar aún más los mercados laborales”, ya que “la degradación del medioambiente afecta de manera desproporcionada a las poblaciones vulnerables y a los países de bajos ingresos”, tal como lo denuncia también Laudato Si. La Comisión Mundial es consciente de que los cambios jurídicos –como la derogación de derechos laborales en Brasil–, y la dificultad de conectar trabajadores por la falta de empleo, hace más difícil la posibilidad de organizarse. Sugiere a los trabajadores organizados “adoptar estrategias de organización inclusivas, posibilitando la afiliación a los trabajadores informales”. Los movimientos sociales son una alternativa que surge en el escenario de desempleo estructural. No obstante, los Convenios Colectivos de Trabajo son la realidad efectiva del diálogo social y la cultura del encuentro, del cual hoy 330 millones de personas desempleadas quedan excluidas.
* Miembro del equipo internacional del Programa OIT-ICMC: The Future of Work, Labour After Laudato Si, a cargo de Pierre Martinot-Lagarde, con sede en Ginebra. Asesora de Uitec (Unión Iberoamericana de Trabajadores de Edificios y Condominios).

Publicado enSociedad
La guerra comercial Estados Unidos-China y la batalla por la red 5G

Ayer, el secretario del tesoro estadounidense y el vice primer ministro chino confirmaron que volverán a reunirse el jueves en Washington, en busca de superar un conflicto cuyo desarrollo viene perjudicando principalmente al mismo que lo empezó. El ataque a Huawei revela las razones de fondo de que esté sucediendo así.

 

A mediados de enero de 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le declaró la guerra comercial a China con el anuncio de la imposición arancelaria de 20 por ciento a importaciones de lavadoras y de 30 por ciento a paneles solares. En marzo, aplicó un gravamen de 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento a las de aluminio. A partir de entonces, desde abril, Estados Unidos y China se encuentran enfrascados en la mayor guerra comercial de la historia. Con represalias tomadas por China ante cada agresión. En diciembre de 2018, en el marco del G20 en Buenos Aires, los dos países acordaron una tregua de 90 días para las agresiones arancelarias e iniciaron pláticas para negociar un acuerdo.


El tema de fondo es que el déficit externo estadounidense crece incesantemente desde hace dos décadas. Desde que China abrió su comercio internacional, en 1990, Estados Unidos decidió utilizar outsourcing y fabricar en zonas de procesamiento exportador en China para abaratar costes. Todo indica que los chinos aplicaron ingeniería de reversa a los productos que se fabrican en dichas zonas y han logrado desarrollar una tecnología propia. Fue el mismo camino que siguieron primero Japón y luego Corea del Sur. La consecuencia de esto, y de la política educativa adoptada, es que ahora China está a la cabeza de la innovación tecnológica mundial. El ejemplo es la red 5G.


De abril de 2018 a febrero de 2019 se han librado cuatro rondas de alzas arancelarias entre ambos países, y el impacto ha resultado contraproducente para el agresor. Las exportaciones estadounidenses a China han disminuido 13 por ciento entre febrero y noviembre de 2018, mientras que las importaciones han aumentado 16 por ciento en el mismo período (ver gráfico). Los saldos estadounidenses son: un incremento del déficit comercial, una prolongación de la bajada de la competitividad comercial y una disminución de su productividad, provocada por el aumento de los precios de los productos intermedios importados. Las empresas estadounidenses compran sus partes y piezas en China, ahora gravadas por el gobierno estadounidense, mientras que los chinos gravan productos finales que, en definitiva, podrían dejar de importar.


Luego de decretarse la tregua arancelaria, se iniciaron rondas de negociación. La primera reunión entre el representante de comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el vice primer ministro chino, Liu He, tuvo lugar en Washington el 30 y el 31 de enero de 2019. La segunda reunión de negociaciones se llevó a cabo en Beijing, el 14 y el 15 de febrero, y el ánimo, según las declaraciones del ejecutivo estadounidense, parece más positivo. Aún se espera una última reunión, que será la última semana de febrero. El límite acordado es el 1 de marzo. Estados Unidos advirtió que, si en esa fecha no se ha llegado a ningún acuerdo comercial, procederá a elevar de 10 por ciento a 25 por ciento los aranceles sobre importaciones chinas, equivalentes a 200 mil millones de dólares adicionales.


Las exigencias estadounidenses centrales son: incrementar las importaciones de China de productos estadounidenses; aumentar la protección a la propiedad intelectual; poner restricciones a China en la inversión en tecnología; fortalecer la regulación en la transferencia de tecnología; atender la protección y la regulación cibernética; y, en menor medida, temas relacionados con agricultura, subsidios y servicios.3 En el corazón de esto están la pérdida de la competencia tecnológica y la caída de la productividad de la economía estadounidense. Estas exigencias son imposibles de cumplir, porque China tiene una política productiva desde hace décadas y entiende que, en el mercado libre, el más fuerte gana. Ellos son ahora los defensores de esto.


Una expresión de la condición real de la pérdida de competitividad estadounidense son los juicios y los ataques contra la empresa china de telecomunicaciones Huawei. La detención de Meng Wanzhou, su directora financiera e hija de Ren Zhengfei, presidente y dueño de la empresa, por el supuesto comercio ilegal con Irán, el robo de tecnología y la violación de los derechos de autor es, en realidad, un intento por bloquear la venta de la red 5G, en el mercado desde octubre de 2018. Esta tecnología corresponde a la quinta generación de la red de Internet, de la conectividad inalámbrica de los objetos y de las telecomunicaciones. Su implementación permite una conectividad 100 veces mayor que el 4G, lo que revolucionará el Internet de las cosas. El 5G es un nuevo paradigma tecnológico, al que Estados Unidos ha llegado tarde, con la empresa AT&T.


En el caso Huawei, Estados Unidos ha boicoteado el 5G con misiones enviadas a los países que están considerando comprarlo y ha conseguido, en nombre de la seguridad nacional estadounidense, que Alemania, Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda no le compren a esta empresa. AT&T debe sacar su 5G pronto, mientras que en China ya está operativo. Los nuevos celulares Huawei ya son para la red 5G. Lo más probable es que Estados Unidos continúe acechando a la economía china y de Huawei específicamente. El problema de fondo es: ¿hasta dónde va a llevar Estados Unidos su falta de competitividad y retraso tecnológico, acusando al resto de sus propios problemas?, ¿hasta cuándo va a culpar al resto del mundo de su sobreconsumo?

Por Óscar Ugarteche, investigador titular del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), Sistema Nacional de Investigadores-Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y coordinador de obela.org.


** Economista, doctorando en estudios latinoamericanos de la Unam y miembro de obela.org.
1. https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-05-04/here-s-what-u-s-demanded-of-china-at-the-start-of-trade-talks

 

Publicado enEconomía
Hábitos musicales de los “millennials” ponen en riesgo sus oídos, alerta la OMS

Una generación de melómanos está dañando sus oídos con reproductores de audio que no limitan niveles de ruido peligrosamente altos, aseguró el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay 466 millones de personas en todo el mundo que sufren pérdida de audición, lo que se compara con 360 millones en 2010. Se prevé que la cifra crezca a 900 millones -una de cada 10 personas- para 2050, indicó la organización.


“Más de mil millones de jóvenes están en riesgo de perder la audición (…) por escuchar música regularmente por los audífonos de sus dispositivos”, dijo este martes la doctora Shelly Chadha, del programa de prevención de la sordera y la pérdida de la audición de la OMS, durante una rueda de prensa.


La OMS está pidiendo a manufactureros y reguladores que tomen medidas para que teléfonos inteligentes y reproductores de audio incluyan softwares que puedan asegurar que la gente no escuche la música demasiado fuerte por mucho tiempo.


“Lo que proponemos son ciertas funciones como una reducción automática del volumen y control parental para que si alguien supera su límite de sonido tengan la opción de que el dispositivo automáticamente reduzca el volumen a un nivel que no le dañe los oídos”, dijo Chadha.


La Unión Europea es la única región del mundo que manda que los dispositivos de audio personales se configuren con un estándar de 85 decibeles, con un máximo de 100, dijo la OMS.


La organización, además, está revisando los niveles de volumen en lugares como clubes nocturnos y recintos deportivos. Hay algunas pautas, pero no hay una implementación amplia, agregó Chadha.

12 febrero 2019
(Con información de Reuters)

Publicado enSociedad
"Catástrofe global": Activista antirradiación advierte sobre las redes 5G

Una petición a las principales organizaciones internacionales para que se impida el despliegue de 5G ya ha recogido más de 40.000 firmas.

 

La introducción de las redes de trasmisión de datos 5G es un "experimento masivo sobre la salud" que podría "conllevar una catástrofe global", asevera Arthur Robert Firstenberg, uno de los principales activistas contra la radiación electromagnética.

Firstenberg sostiene que ese tipo de redes de banda ancha podría causar cáncer en humanos y animales, y agravar los síntomas de la hipersensibilidad electromagnética.

El activista está promocionando una petición a la Organización Mundial de la Salud, la ONU y la Unión Europea para que "se ponga un freno urgente al desarrollo de 5G". El documento ya ha recogido más de 40.000 firmas.


"El despliegue de 5G constituye un experimento sobre la humanidad y el medio ambiente, que bajo el prisma del derecho internacional puede definirse como un crimen contra la humanidad", reza la petición.


En EE.UU., la nueva red superrápida ya está siendo adoptada en ciudades como Houston, Indianápolis, Los Ángeles y Sacramento.
"Esto podría convertirse en una catástrofe global. Cuando fueron lanzados los primeros satélites de comunicación móvil a finales de la década de 1990, el primer día las personas sensibles a estas cosas se enfermaron gravemente. La tasa de mortalidad creció del 5 % al 10 % en EE.UU. y hubo informes de que las aves no volaban", afirmó Firstenberg a The Daily Star.

Firstenberg también sostiene que, en áreas del mundo donde ya ha comenzado el despliegue de antenas 5G, la población local, así como insectos y otros animales salvajes, ya están enfermos. Se refiere a la hipersensibilidad electromagnética, que incluye síntomas como mareo, náuseas, amnesia, insomnio, temblores, arritmia cardíaca, dolores agudos y crónicos, entre otros, aunque esto no ha sido reconocido científicamente.

Oposición pública


El activista presentó en 2010 una demanda por 1,4 millones de dólares contra una vecina por perjudicar su salud usando su iPhone y su conexión wifi.

Igual que los teléfonos celulares de las décadas de 1980 y 1990, el 5G ha experimentado una fuerte oposición del público en general desde que fue anunciado.
En septiembre de 2018, el consejo municipal de Mill Valley, en California, votó por bloquear el desarrollo de torres 5G y nodos intermedios de acceso móvil en las zonas residenciales, arguyendo "graves impactos adversos para la salud y el medioambiente causados por la radiación de microondas emitida por estas torres 4G y 5G", informa Motherboard.
Sin embargo, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades asegura que "no hay pruebas científicas que proporcionen una respuesta definitiva a esa pregunta", y que "hace falta más investigación antes de saber si el uso de teléfonos celulares causa efectos en la salud".

En el mundo científico


A pesar de que una serie de estudios de gran alcance sobre los efectos potenciales de la radiación de los teléfonos celulares no dan pruebas convincentes de ningún riesgo significativo para la salud humana, ni hablar de los insectos, son muchos dentro de la comunidad científica los que se muestran escépticos sobre que los beneficios de la tecnología 5G superen el potencial daño a los humanos.


Dos estudios recientes también mostraron un riesgo elevado del desarrollo de tumores cancerosos en ratas machos expuestas a campos electromagnéticos por nueve horas al día durante dos años.


Unos 215 científicos de 40 países han firmado un llamamiento para solicitar protección internacional contra la exposición a campos electromagnéticos no ionizantes, cuyos efectos incluyen, entre otros, "mayores riesgos de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficits de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general".

Por su parte el doctor Martin Pall, profesor de bioquímica en la Universidad Estatal de Washington, afirmó en una carta que había efectos biológicos y a la salud graves, incluido un mayor riesgo de cáncer a través de mutaciones de ADN, debido a la exposición a redes 5G. Además, indicó que la Comisión Federal de Comunicaciones es una "agencia capturada" sujeta a la voluntad de la misma industria que se supone que debe regular.

El 5G proporcionaría velocidades de banda ancha 100 veces más rápidas que las velocidades de transmisión de datos actuales. Pero para proporcionar su despliegue harán falta 300.000 nuevas antenas solo en EE.UU. Eso equivale aproximadamente a tres décadas de desarrollo de torres de telefonía celular.

Las redes requieren un conjunto más denso de nodos de acceso móvil porque sus ondas de alta frecuencia no van tan lejos.

Publicado: 6 feb 2019 22:20 GMT

Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, después de la comparecencia con respecto a las condiciones de su libertad bajo fianza, en Vancouver

A tres días de la crucial visita del viceprimer ministro chino Liu He a Trump, con el fin de alcanzar una tregua en su "guerra comercial", el Departamento de Justicia recrudeció la confrontación acusando a Huawei, pionera china del G5 (http://bit.ly/2E6LhPA), de todos los crímenes habidos y por haber, que no suenan nada creíbles, cuando no existe evidencia, salvo los arrestos de dos empleados de Huawei acusados de "espionaje" por Polonia, donde Estados Unidos busca construir una base militar, el "Fuerte Trump (sic)", para intentar amedrentar a Rusia.

NYT publicó un extenso reporte que titula La nueva carrera armamentista del G5 entre EU y China (https://nyti.ms/2Ba1MrH), donde "Washington empuja a sus aliados a combatir a Huawei", mediante la red de "los cinco ojos" de la anglósfera (http://bit.ly/2VqlRmg).

Trump ha equiparado las ventajas tecnológicas de China –en particular, su liderazgo del 5G (la quinta generación de telefonía móvil)–, como una amenaza a la "seguridad nacional de EU".

¿Cómo catalogará, entonces, Trump el alunizaje de China en la parte oscura de la Luna, donde EU ha quedado rezagado? (http://bit.ly/2SR6CB8).

Según estrategas de EU citados por NYT, "cualquier país que domine el 5G ganará ventaja económica, de espionaje y militar la mayor parte de este siglo" cuando la transición al 5G, más que una evolución, sería una revolución: "será casi más importante que la electricidad". ¡Impactante!

Hace ya ocho años, la ubicua NSA irrumpió en la matriz de Huawei en búsqueda de una inexistente amenaza china, según documentos de Snowden (https://nyti.ms/2TjICqw).

¿Qué actitud adoptará Israel que se ha conectado a la "Ruta de la Seda"? ¿Traicionará a EU o se irá con China? (http://bit.ly/2Tn6f1w).

Global Times ( GT), portavoz oficioso del Partido Comunista Chino, rechaza el alucinante reporte del NYT como típico del "pensamiento estadunidense" que contempla la mera competencia mercantil del 5G como una "carrera armamentista" y "concede demasiada importancia al dominio de la tecnología" (http://bit.ly/2TlgXFI).

GT fustiga que EU "es un hegemón en los campos económico y tecnológico" y "piensa que China también tiene la ambición de disputar el dominio del 5G" que contempla con una "mentalidad de suma-cero, provocando impactos negativos" cuando la "globalización (sic) promociona la integración de los intereses de todos (sic) los países".

Cabe señalar que, en contraste con la parasitaria y especulativa globalización financierista de las alicaídas plazas anglosajonas de Wall Street y La City, la globalización china es de corte economicista y basada en la infraestructura, mediante sus prodigiosas "Tres Rutas de la Seda" (http://bit.ly/2TkJ4ox), y su portentosa innovación tecnológica autárquica "Hecho en China 2025", que Trump pretende torpedear.

GT juzga que "en el futuro, el poder de unos pocos países selectos (sic) no podrán más dominar el mundo entero", en clara alusión a la decadente unipolaridad de EU que "ignora completamente las reglas de los negocios y suprime en forma salvaje a Huawei, que constituye la más severa persecución en décadas de globalización".

El portal chino ridiculiza que "Washington no tiene evidencia" del supuesto "espionaje de Huawei, salvo acusaciones imaginarias" y "sólo busca privar a las empresas chinas de su derecho a liderar (sic) la tecnología 5G", por lo que usa la "geopolítica (sic), en lugar de las reglas de mercado" que "traerá el caos en cierta medida, pero no por mucho tiempo". ¡Qué seguros se sienten los chinos!

GT considera que la "globalización probablemente ahogará (sic) la rapsodia (sic) de la carrera armamentista del 5G" y que la “supresión de las trasnacionales chinas high-tech como Huawei y ZTE es un movimiento estratégico de EU”, por lo que en su "ambiente externo, las dos empresas tendrán dificultades en el corto plazo, lo cual deberán contrarrestar mediante el desarrollo de sus tecnologías con productos más baratos y demostrar que su boicot provocará mas pérdidas" que beneficios.

¿Qué postura tomará México atrapado en la "jaula geopolítica" de EU desde 1848?

 

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
EE UU acusa a Huawei por robo de tecnología y violar las sanciones

La acción legal se anuncia a pocos días de que se retomen las negociaciones comerciales entre EE UU y China


El Departamento de Justicia de Estados Unidos pasa a la acción, al hacer pública una serie de inculpaciones contra la tecnológica china Huawei, dos de sus filiales y su directora financiera, Meng Wanzhou. Son un total de 23 cargos, que se presentaron ante el tribunal federal en Brooklyn. Se le acusa de fraude bancario, obstrucción de la justicia, conspiración, violar el régimen de sanciones a Irán y por robar secretos comerciales al operador T-Mobile US.


Se trata en realidad de dos casos que van en paralelo y que no hacen más que elevar la presión sobre el mayor fabricante de equipos para telecomunicaciones del mundo y que posiblemente aumentará la tensión entre las dos potencias. EE UU busca de esta manera evitar que las compañías estadounidenses adquieran su tecnología. Wanzhou, hija del fundador, fue arrestada el pasado mes de diciembre en Canadá a solicitud de las autoridades estadounidenses.


En el primer caso, se revelaron 10 cargos federales contras dos filiales de Huawei por el robo de tecnología al operador de telefonía T-Mobile. En el segundo, se presentaron 13 cargos dirigidos contra el grupo chino y la ejecutiva relacionados en este caso con la violación del régimen de sanciones a Irán. Christopher Wray, director del FBI, asegura que la compañía actuó de una manera “descarada y persistente” al explotar a empresas e instituciones financieras estadounidenses.


Esta conducta, añade, representa una amenaza al “mercado global libre y justo”. El arresto de Wanzhou fue calificado como una provocación por parte de las autoridades chinas. La ejecutiva está actualmente en libertad vigilada tras pagar una fianza. En breve tendrá que comparecer de nuevo ante el juez canadiense en el marco del proceso de extradición lanzado por EE UU. La solicitud formal se hará antes del próximo 30 de enero.


En el caso concreto del robo de tecnología a T-Mobile US, la demanda hace mención a un sistema llamado “Tappy” que creó el operador para probar los teléfonos móviles que salen al mercado. Las autoridades estadounidenses afirman que las alegaciones presentadas en los dos casos se remontan una década. “Huawei y sus principales ejecutivos se negaron repetidamente a respetar la legislación de EE UU”, insiste Wray al referirse a la usurpación de secretos comerciales.


Por su parte, el Gobierno chino ha pedido a Washington que "acabe con su injustificada represión a empresas chinas y que las trate de manera objetiva y justa". "China está muy preocupada por la demanda penal presentada por el Departamento de Justicia de EE UU contra Huawei y su directora financiera, Meng Wanzhou", ha asegurado el Ejecutivo en un comunicado.


Negociación comercial


La inculpación contra la hija del fundador de Huawei y la empresa se hizo pública solo unas horas después de que la Casa Blanca anunciara que el presidente Donald Trump tiene previsto reunirse esta semana con el viceprimer ministro chino, Liu He. Será coincidiendo con la vista a la capital estadounidenses de una delegación para tratar de avanzar en las negociaciones comerciales entre los dos países.


El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que espera lograr un “progreso significativo” de este encuentro. Una de las prioridades de Washington es conseguir que China cumpla sus compromisos a la hora de proteger la propiedad intelectual. Así mismo busca que el pacto ponga fin a la política china de obligar a las empresas estadounidenses a establecer asociaciones con compañías locales.


La delegación china que liderará Liu He estará integrada por una treintena de altos funcionarios. Los dos países se pusieron de plazo hasta el próximo 1 de marzo para llegar a un acuerdo, tras darse una tregua de tres meses durante la que las dos partes se comprometieron a no imponer nuevos aranceles. En la actualidad se aplica el impuesto a transacciones en bienes valorados en 360.000 millones de dólares.

SANDRO POZZI
Nueva York 29 ENE 2019 - 03:00 COT

Publicado enInternacional
El presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se dirigen a su reunión en el Kremlin, en Moscú.Foto Afp

Estados Unidos se rezagó tanto frente al avance militar de Rusia y su panoplia supersónica de ensueño –donde destaca Avangard que le daría un avance de 20 años (http://bit.ly/2AwEb4b)– como al prodigioso alunizaje de China en la parte oscura de la luna (http://bit.ly/2SR6CB8).

Como ex casinero y jugador de póker, Trump ha operado un revire con su “Revisión Misilística de Defensa 2019 (MDR, por sus siglas en inglés; http://bit.ly/2Tcsmrq)”.

Trump abogó en el Pentágono –a cargo de su secretario interino, Patrick Shanahan, un civil vinculado a los intereses logísticos de Boeing y cabildero de Lockheed Martin– por una nueva rama militar: una "fuerza espacial" que "constituirá una gran parte de la defensa y ofensiva de EU".

Patrick Shanahan comentó en el Pentágono que por primera vez EU reconoce la amenaza de "nuevos y sofisticados misiles", en referencia a los avances de Rusia y China que, a su juicio, han desarrollado una panoplia de misiles hipersónicos como herramientas de intimidación política con el fin de disuadir a los militares de EU de intervenir en futuros conflictos militares donde sean desplegadas estas nuevas armas.

A juicio de Tom Karako, del think tank CSIS, el MDR avala un programa para edificar una nueva red de alarma temprana y de rastreo de satélites con su "Capa de Sensores en el Espacio (Space Sensor Layer)".

Según MDR, el mayor número de sensores en el espacio "puede incrementar la probabilidad total de interceptar exitosamente los misiles ofensivos".

Sputnik cita al Ministerio del Exterior de China que fustiga severamente la "carrera armamentista en el espacio por EU", susceptible de "alterar el equilibrio estratégico en el mundo".

El Ministerio chino asevera que el MDR “abunda en conceptos obsoletos de la guerra fría (…) exagera la confrontación geopolítica y la rivalidad de los grandes países y habla infundadamente de la amenaza china” (http://bit.ly/2T8BAVg).

El mismo Sputnik (d)enuncia(ba) en 2017 que "EU se prepara(ba) para guerras en el espacio" cuando "El mando estratégico de EU USSTRATCOM considera iniciar la preparación de los militares del país para el combate en el espacio abierto" (http://bit.ly/2Tar7c4).

El Kremlin ha promovido la "desmilitarización del espacio", pero EU, con o sin Trump, obstruye una resolución al respecto en la Asamblea General de la ONU.

La postura china ha sido de rechazo vigoroso a la militarización del espacio por EU, con o sin Trump.

Un editorial del Global Times titula que "El Plan Misilístico de Defensa de EU Revela una Ilusión Disfrazada de Red de Seguridad" y coloca en relieve una frase ominosa de Trump de que su país hará lo necesario "para asegurar que podemos detectar y destruir cualquier misil lanzado contra EU en cualquier tiempo y cualquier lugar" (http://bit.ly/2T8wM2v).

Global Times alude que "hoy, los sistemas misilísticos de defensa de EU tienen una mayor presencia en varios países y regiones" desde donde "los objetivos chinos y rusos se encuentran a su alcance": uno de sus "componentes vitales es el sistema Terminal de Área de Defensa de Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés)" construido por la contratista militar Lockheed Martin y que "se encuentra en países vecinos (sic)" a Rusia y China cuando el sistema de defensa misilístico balístico AEGIS esta conectado al THAAD, lo cual lo hace más eficiente.

Según The Economic Times, de India, el THAAD representa "el temor de China y la angustia de Rusia" (http://bit.ly/2TdB5tr).

John Rood, subsecretario del Pentágono, calificó al MDR como "el inicio de una nueva era, la próxima era en defensa misilística" que antes estaba diseñada contra los misiles de Norcorea e Irán.

¿A poco los misiles de Norcorea e Irán alcanzan Europa, ya no se diga a EU, cuando ahora el viejo continente ni la OTAN le importan tanto a Trump?

Quedan en el aire financiamiento y tiempo de concreción del MDR. Grave problema: la militarización del espacio con la nueva versión de "guerra de las galaxias” de Trump no cuenta con la aprobación de un reticente Congreso (http://bit.ly/2T7WnZn).

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Alertan sobre el uso de 'robots asesinos' en futuras guerras: no existe aún regulación

La Cruz Roja afirma que abordar el problema de las futuras armas autónomas será crítico ya que plantea cuestiones éticas sobre la delegación de decisiones letales a las máquinas. Mientras, una reciente encuesta internacional muestra un importante rechazo de la ciudadanía de 26 países, entre ellos España, a este tipo de armamento.

 

Los sistemas armamentísticos autónomos letales, los 'robots asesinos', no existen aún. No obstante, la creciente automatización de las armas mantiene abierto desde hace años un debate internacional sobre la necesidad de una regulación o, directamente, una prohibición de los mismos. El problema de fondo es si dejar o no en manos de un algoritmo la decisión de matar a un ser humano.


Mientras países como EEUU, China, Reino Unido, Rusia, Francia e Israel desarrollan armamento cada vez más automatizado, no existe aún un tratado o una legislación internacional que regule lo que, probablemente, será una realidad en un futuro cercano: los 'robots asesinos'.


Este tipo de sistemas de armas serán capaces de seleccionar objetivos de forma independiente, es decir, sin intervención humana, y atacarlos. Por lo tanto, son diferentes a los drones operativos hoy en día, ya que en este caso los humanos seleccionan y atacan objetivos, pero a distancia.


El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, apoya una prohibición total [] de estos sistemas armamentísticos autónomos, y muchas ONGs y activistas exigen que exista, al menos, un marco normativo suficientemente estricto.


De momento, ese marco no existe. Si bien se negocia un protocolo para este mismo año en el marco de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCV), una encuesta de Ipsos publicada este martes y encargada por Human Rights Watch y la Campaña Contra los Robots de Combate —una alianza de 88 ONG que trabaja en este asunto desde octubre de 2012— muestra que el 61% de los participantes de 26 países se oponen a la existencia de este tipo de armamentoautónomo (el 65% en España).

Las Naciones Unidas están revisando las implicaciones estratégicas, legales y morales de los sistemas de armas autónomos letales. Sin embargo, tras una reunión en noviembre del CCV, tan solo 28 países en el mundo están dispuestos a prohibir este tipo de armamento. España no se encuentra en este grupo (PDF).


Donde sí está España es en el grupo que precisamente no apoya una negociación de un nuevo tratado sobre este asunto, al lado de Australia, Bélgica, Francia, Alemania, Israel, Corea del Sur, Rusia, Suecia, Turquía, EEUU y el Reino Unido.


Cruz Roja


En una entrevista concedida a la Fundación Thomson Reuters en Yakarta, Yves Daccord, director general del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), afirmó que este sería un tema crítico en los próximos años, ya que planteaba cuestiones éticas sobre la delegación de decisiones letales a las máquinas y la responsabilidad que conllevan las acciones de estas máquinas.


"Tendremos armas que vuelan sin ser manejadas remotamente por un humano y tendremos suficiente inteligencia para localizar un objetivo y decidir si es la persona adecuada para eliminar", dijo Daccord. "No habrá un ser humano que tome esa decisión, será la máquina quien decida: el mundo esencialmente delegará la responsabilidad en un algoritmo para decidir quién es el enemigo y quién no, quién vive y quién muere".

Significativamente, Cruz Roja no aboga por la prohibición total, sino por "mantener un nivel de control humano sobre tales armas". "Esto significa que, en cualquier momento de la operación, un humano puede intervenir", dijo Daccord. Según el CICR, las normas deberían abordar cuestiones como la definición de armas autónomas, el nivel de supervisión humana sobre estas armas, como la capacidad para intervenir y desactivar, así como las condiciones operativas para su uso.


Los partidarios de las armas autónomas alegan que éstas harán la guerra más humana, al ser más precisas en la localización y eliminación de los objetivos. Para afirmar lo anterior, argumentan que los robots carecen de emociones humanas como el miedo o la venganza y minimizarán las muertes de civiles, sostienen los defensores de estros robots.


No obstante, Daccord recuerda que tales máquinas podrían funcionar mal, y esto puede generar dudas sobre la responsabilidad ante un error. "Se puede responsabilizar a las personas, según el derecho internacional humanitario, con armas gestionadas a distancia, como los drones, pero con las armas autónomas nos estamos movemos en un nuevo territorio", dijo.
Problema ético


Para Milton Meza Rivas, investigador de la Niversidad de Barcelona y asesor del Grupo de Trabajo sobre sistemas de armas autónomas letales de la ONU, "un robot autónomo letal, por muy bien diseñado y programado que esté, probablemente no podría cumplir a rajatabla los principios básicos del derecho internacional humanitario (especialmente los de distinción, proporcionalidad y precaución) ya que, en razón de la complejidad que involucra una operación militar, es difícil que la máquina pueda contar con una base de datos que le permita evaluar todo el contexto".


Así, este experto sostiene, en un análisis publicado por el Institiuto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) en agosto de 2016 (PDF), que podría haber un incremento en el riesgo de que se produzcan daños no previstos e indiscriminados contra inocentes, ya que, como recuerda, "los principios rectores del derecho internacinal humanitario implican una capacidad de discernimiento propia del ser humano".

El problema de fondo es, por tanto, ético. Así al menos lo consideran expertos como Carlos Espósito, catedrático de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid.


En una conferencia en la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa (Fide) en 2017 alertaba de que, desde la perspectiva del derecho internacional, habrá problemas cuando "la tecnología permita que los drones sean totalmente autónomos, es decir, que su programación le permita disparar sin esperar una orden o autorización de un operador humano".


Es decir, es necesario resolver el dilema que plantea dejar que un robot, que a priori no tiene capacidad empática, decida y mate por sí mismo a una persona. Así, para Espósito, mientras que la atribución de responsabilidad y la reparación de los daños y perjuicios son problemas que se resuelven jurídicamente, la cuestión relativa a si es justo delegar la decisión de matar en una máquina es un problema ético.

MADRID
23/01/2019 07:42 Actualizado: 23/01/2019 07:42
P. ROMERO | AGENCIAS

 

El Departamento de Justicia de EE UU incrementa su presión sobre Huawei

Las autoridades investigan al gigante chino de las telecomunicaciones por posible robo de propiedad intelectual, según medios norteamericanos

 

Las suspicacias de EE UU sobre Huawei, el gigante chino de las telecomunicaciones, aumentan. El Departamento de Justicia investiga en Seattle, en la costa oeste, a esta compañía por un caso de supuesto robo de propiedad intelectual a empresas telefónicas estadounidenses, según ha publicado en primer lugar The Wall Street Journal. El caso agrava la presión sobre la firma china, ya en entredicho en ese país y varios de Europa y Asia por sospechas de espionaje.


La investigación penal, según publica este diario y otros medios estadounidenses, guarda relación con un caso civil que data de 2014 entre Huawei y el proveedor de servicios telefónicos T-Mobile. La compañía estadounidense acusaba a la china de robo de tecnología para el control de calidad en teléfonos móviles.


La pesquisa, afirma The Wall Street Journal, ya se encuentra muy avanzada y los fiscales podrían presentar cargos muy pronto. Un portavoz de Huawei ha declinado comentar sobre la información pero precisó que la empresa china y T-Mobile “resolvieron sus disputas en 2017 después de que el veredicto de un jurado estadounidense no encontrara daños, enriquecimiento injusto ni conducta voluntaria y maliciosa por parte de Huawei en la denuncia de T-Mobile sobre secretos industriales”.


La transferencia forzosa de tecnología y las violaciones de la propiedad intelectual figuran entre las acusaciones de la Administración del presidente Donald Trump contra China en la guerra comercial entre los dos países. El escrutinio ha sido especialmente intenso en torno a Huawei y su rival china de menor tamaño, ZTE.


El espionaje estadounidense considera que la tecnología de Huawei es un caballo de Troya que Pekín pretende implantar en las telecomunicaciones occidentales. Washington ha pedido a sus aliados que descarten la tecnología china en sus nuevas infraestructuras de red móvil, argumentando que los datos quedarán a disposición de los servicios de inteligencia de Pekín.


Huawei ya afronta en Estados Unidos un caso en el que su directora financiera e hija del fundador de la compañía, Meng Wanzhou, está acusada de haber cometido fraude para violar las sanciones que ese país impone contra Irán. Meng fue detenida mientras hacía escala en Vancouver (Canadá) el 1 de diciembre, a petición de EE UU, y se encuentra en esa ciudad en libertad bajo fianza a la espera de que se decida sobre su extradición al país vecino.


La detención de Meng —su caso no guarda relación con el que aparentemente se investiga ahora en Seattle— ha desatado una agria disputa diplomática entre Canadá y China, que considera que el arresto tiene una motivación puramente política. En aparente represalia, Pekín ha detenido a dos ciudadanos canadienses, Michael Kovrig y Michael Spavor, como sospechosos de “actividades que perjudican la seguridad nacional”. Esta semana un tribunal chino también condenó a muerte por tráfico de drogas a un ciudadano canadiense, Robert Schellenberg, en la repetición de un juicio en el que la sentencia inicial había sido de quince años de cárcel.


Este miércoles, legisladores estadounidenses introdujeron un proyecto de ley que prevé prohibir la exportación de tecnología de ese país a empresas chinas que hayan violado las sanciones de EE. UU.


En otros países occidentales, la compañía china —la segunda fabricante mundial de teléfonos inteligentes— también ha encontrado crecientes problemas y críticas. La semana pasada, uno de sus empleados, antiguo funcionario consular, fue detenido en Polonia bajo acusación de espionaje. Huawei anunció su despido al día siguiente y negó cualquier relación con las presuntas actividades ilícitas de su trabajador.


En diciembre, el regulador de los servicios de internet de la República Checa advirtió a las operadoras telefónicas nacionales contra el uso de equipos o software de esta compañía o de ZTE, al considerarlos un riesgo para la seguridad. Los servicios de inteligencia británicos también han advertido que Londres debe decidir si prohíbe que la compañía china pueda participar en las redes 5G en el Reino Unido. Australia y Nueva Zelanda ya han prohibido esa participación y Alemania sopesa un paso similar.


La compañía china rechaza las acusaciones y asegura que opera con independencia del Gobierno en Pekín. En un comunicado emitido tras el despido de su empleado en Polonia insistió en que “cumple con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países en los que opera, y requerimos que todos los empleados cumplan con las leyes y regulaciones de los países en donde residen”.


En un gesto muy poco habitual en él, el fundador de la compañía, Ren Zhengfei, de 74 años, concedió esta semana una entrevista a un grupo de medios occidentales —la tercera en su vida—, a los que aseguró que su compañía “nunca ha espiado para China”. Ren, que es miembro del Partido Comunista de China desde 1978 y que fue soldado del Ejército chino, insistió en que “amo a mi país. Apoyo al Partido Comunista. Pero no haré nada para perjudicar al mundo”.


Aseguró que Pekín nunca le ha pedido ni a él ni a su empresa que comparta “información indebida” y “mi compañía nunca cedería a tales requerimientos”. También rechazó la posibilidad de que Huawei haga posible que espías del Gobierno chino puedan acceder directamente a los datos de sus clientes: “No hay ninguna ley en China que exija a ninguna compañía instalar ‘puertas traseras’”, sostuvo.

Por MACARENA VIDAL LIY
Pekín 17 ENE 2019 - 14:55 COT

 

Publicado enInternacional
Página 1 de 52