Cortamos el ácido desoxirribonucleico, lo abrimos, insertamos un gen y lo remendamos, explica especialista que prueba el método también en hemofilia

Tardará un mes para ver si funciona

Por primera vez, un equipo de científicos trata de editar un gen dentro de un cuerpo humano, en un audaz intento por cambiar de forma permanente el ADN de una persona para tratar de curar una enfermedad.

El experimento se hizo el pasado lunes en California con el paciente Brian Madeux, de 44 años. A través de un gotero intravenoso, recibió miles de millones de copias de un gen correctivo y una herramienta genética para cortar su ADN en un punto concreto.

"En cierta forma te llena de humildad" ser el primero en probarlo, explicó Madeux, quien tiene una enfermedad metabólica llamada síndrome de Hunter. "Estoy dispuesto a correr ese riesgo. Ojalá me ayude a mí y a otras personas".

Podría pasar un mes hasta ver si está funcionando, y las pruebas lo certificarán en tres meses.

Si tiene éxito, podría ser un gran impulso para el incipiente campo de la terapia genética.

Los científicos han editado genes humanos antes, modificando células en el laboratorio que después se devuelven a los pacientes. También hay terapias genéticas que no implican modificar el ADN.

Pero estos métodos sólo pueden utilizarse para pocos tipos de enfermedades. Algunos dan resultados que no son duraderos. Otros proporcionan un nuevo gen como una pieza de repuesto, pero no controlan dónde se inserta en el ADN, lo que podría causar un nuevo problema como el cáncer.

Esta vez, la modificación ocurre de forma precisa dentro del cuerpo. Es como enviar un diminuto cirujano para colocar el gen exactamente en la posición adecuada.

"Cortamos el ADN, lo abrimos, insertamos un gen, lo remendamos. Reparación invisible", explicó Sandy Macrae, presidenta de Sangamo Therapeutics, empresa de California que está probando esta técnica para dos enfermedades metabólicas y la hemofilia. "Se vuelve parte de su ADN y está ahí por el resto de la vida".

No hay vuelta atrás

Eso también implica que no hay vuelta atrás, ninguna forma de borrar ningún error que pueda causar la modificación.

"En realidad estamos jugando con la madre naturaleza" y los riesgos no pueden conocerse por completo, pero los estudios deben seguir adelante, porque estas son enfermedades incurables, señaló un experto independiente, Eric Topol, del Scripps Translational Science Institute de San Diego.

Se han tomado medidas de protección y las pruebas en animales fueron muy alentadoras, indicó Howard Kaufman, científico de Boston y miembro del comité de los Institutos Nacionales de Salud que aprobó los estudios.

Las posibilidades de la edición genética son demasiado grandes para ignorarlas. "Por ahora no hay evidencias de que esto vaya a ser peligroso. No es momento de asustarse", señaló.

Menos de 10 mil personas en el mundo sufren estas enfermedades metabólicas, debido en parte a que muchos mueren muy jóvenes.

A los que tienen el mismo problema que Madeux, el síndrome de Hunter, les falta un gen que produce una enzima necesaria para descomponer algunos carbohidratos. Estos se acumulan en las células y causan destrozos en todo el cuerpo.

Los pacientes pueden sufrir resfriados e infecciones de oído frecuentes, rasgos faciales distorsionados, problemas de corazón y respiratorios, complicaciones de piel y de ojos, fallos en huesos y articulaciones, así como problemas digestivos y neurológicos.

Publicado en Ciencia y tecnología

Una nueva investigación descubrió un método para reavivar las células viejas del organismo, un avance que podría cambiar de manera radical la forma de envejecer de los humanos, informó la Universidad británica de Exeter.

La fórmula rejuvenece las células senescentes humanas y consegue que estas vuelvan a dividir, explicaron los investigadores de Exeter y la Universidad de Brighton.

El experimento mostró que las células rejuvenecidas no solamente parecen jóvenes, sino también se comportan de la misma forma que éstas.

La investigación se basa en los hallazgos preliminares que mostraron que los genes conocidos como factor de empalme, cruciales para el pleno funcionamiento del organismo, se desactivan a medida que envejecemos. Al respecto, los científicos hallaron la manera de reiniciar esta función mediante una intervención química.

Conforme a los investigadores, su método podría cambiar la manera en que nos hacemos mayores, dándonos la oportunidad a los humanos de experimentar menos degeneración durante el proceso de envejecimiento.

Igualmente, las personas de avanzada edad son más propensos a sufrir apoplejías, enfermedades cardíacas y otras dolencias, pero de conseguirse un rejuvenecimiento celular, se podría reducir muchos de estos riesgos.

(Información de PL)

Publicado en Ciencia y tecnología


La primera vez que se contempló la posibilidad de verter agua desde el Tíbet hasta Xinjiang fue durante la dinastía Qing, en el siglo XIX.

 

En China se lleva a cabo un ambicioso proyecto para llevar agua desde el Tíbet hasta el desierto de Taklimakán, en la norteña localidad de Xinjiang, a través de un túnel que pasará a ser el más largo del mundo.


Dicha obra, que descenderá desde la meseta más alta del mundo en múltiples secciones conectadas por cascadas, "podría convertir a Xinjiang en California", dijo un ingeniero geotécnico involucrado en la construcción del túnel, informa el diario 'South China Morning Post'.


La meseta del Tíbet impide que la lluvia causada por los monzones desde el océano Índico llegue a Xinjiang, que se encuentra aislada al norte por el desierto de Gobi y al sur por el de Taklimakán, lo que hace que el 90 por ciento de la región no sea apta para la vida.


La primera vez que se contempló la posibilidad de llevar agua desde el Tíbet hasta Xinjiang fue durante la dinastía Qing, en el siglo XIX. En las últimas décadas algunas ramas del Gobierno chino, entre ellas el Ministerio de Recursos Hídricos, elaboraron proyectos de ingeniería que incluyen enormes presas, bombas y túneles, si bien no hubo grandes avances.


El enorme gasto, el gran reto de ingeniería que representa, el posible impacto ambiental y la probabilidad de protestas de los países vecinos han hecho que el proyecto no se haya concretado. Sin embargo, Zhang Chuanqing, investigador del Instituto de Mecánica de Roca y Suelo de la Academia China de Ciencias en Wuhan, provincia de Hubei, sostiene que ahora China adopta un enfoque silencioso para concretar la obra paso a paso.


Los investigadores estiman que el túnel podría transportar cada año entre 10.000 y 15.000 millones de toneladas de agua desde el río Yarlung Tsangpo hasta el desierto de Taklimakán.


Esto representa, aproximadamente, un cuarto del caudal anual del río Amarillo, el segundo más largo de China y cuna de la civilización china.


En cualquier caso, el gasto sería astronómico debido a las dificultades del terreno y a la altitud de la meseta tibetana.

Publicado en Ciencia y tecnología
Viernes, 27 Octubre 2017 19:21

Agua potable para resguardo wayuu

Los pueblos indígenas que habitan la Guajira, ahogados en su propia sed como consecuencia de la extracción de carbón en su territorio durante los últimos 30 años, luchan contra la ambición de la multinacional Cerrejón S.A y la ausencia de Estado con vocación soberana. Lucha que poco a poco da frutos: el pasado 23 de octubre, el Juzgado Promiscuo del Circuito del departamento de La Guajira falló a favor de que el resguardo wayuu de Provincial, ubicado en el municipio de Barrancas, tenga acceso garantizado al agua.

Para la comunidad de Provincial y para muchas más, los días transcurren viendo cómo la alcaldía de Barrancas –en este caso–, la gobernación de La Guajira y la empresa Cerrejón, ingresan constantemente a su territorio para arrebatarles el agua del río que tienen cerca; mientras ellos, los wayuu, los oprimidos y olvidados, para garantizarse el agua que requieren para el consumo diario, actuando como extraños en su propia tierra, cargándola en galones y tarros, tienen que caminar largas distancias y pasar por encima de los bloqueos –escombros, árboles talados y tierra– que la multinacional puso para evitar el acceso al río.

La multinacional Cerrejón no solo deja sin agua a los resguardos, sino que con sus grandes tentáculos les arrebata cada día más territorios, afectando gravemente la espiritualidad, la humanidad, la economía y las políticas de vida wayuu, sin asumir, hasta el momento la responsabilidad que tiene por toda la tragedia que viven quienes desde siempre habitaron la península.

Como expresión de su resistencia, acudiendo a la justicia oficial, la comunidad indígena de La Guajira interpone tutelas y demandas exigiendo garantía y acceso a los derechos básicos fundamentales que le son negados, tales como servicios públicos, educación y salud. Muchos de cuyos casos terminan archivados o beneficiando, aún más, a la multinacional. Con excepciones, que justifican la regla.

El pasado 23 de octubre el Juzgado Promiscuo del Circuito del departamento de La Guajira falló a favor del resguardo de Provincial, y ordenó al alcalde del municipio de Barrancas, Jorge Cerchiaro Figueroa, que en las 48 horas siguientes a lo resuelto por el juzgado, provea a la comunidad con agua potable, con un mínimo de 50 litros diarios para cada persona; situación que debe mantenerse hasta que se repare el micro acueducto del resguardo, tarea para la cual la alcaldía cuenta con un plazo máximo de 6 meses.

Será la justicia oficial, en unión con los organismos policivos, quienes vigilen y certifiquen que las acciones ordenadas se ejecuten de manera efectiva. Pero le corresponde al gobierno nacional parar su política extractivista para evitar que este pueblo, como otros grupos poblacionales que habitan a lo largo y ancho de la geografía nacional, padezcan las consecuencias de la intromisión en sus territorios del capital internacional. Sólo así podrá evitarse que cese la muerte, la enfermedad, el desplazamiento, el terror, la sed, el deterioro del medio ambiente, que miles de connacionales padecen en carne propia. Ninguna cantidad de oro, plata, petróleo, carbón, palma de aceite, caña de azúcar, etcétera, alcanza para resarcir tal realidad.

Publicado en Colombia
Lunes, 23 Octubre 2017 09:07

La economía o la vida: ¡la vida!

Nace la bioeconomía

La idea de una economía política –esto es, las relaciones entre economía y política; o también entre economía y sociedad– ha sido un denominador común desde el nacimiento de la economía hasta la fecha. Sin embargo, únicamente dos autores han escrito una crítica de la economía política aunque con intereses y en marcos distintos: Marx, y N. Georgescu-Roegen.

La crítica política de Marx a la economía política tiene consecuencias directas: la economía le sirve a Marx para criticar el orden político y, más allá, la estructura misma de la historia. Como resultado, Marx plantea el fin del capitalismo y la idea de la sociedad socialista o comunista. Otra historia es la realización de esta idea.
Por su parte, N. Georgescu-Roegen, un autor bastante más desconocido, lleva a cabo una crítica de la economía política por otro camino, totalmente inopinado pero muy original, a saber: las relaciones entre economía y la segunda ley de la termodinámica, la ley de la entropía. Como resultado, nace la bioeconomía, que es una economía basada en la vida o en la naturaleza, y que afirma explícitamente que el modelo productivista se estrella con la naturaleza dado que se plantean asimetrías temporales: la economía es una ciencia del presente, en tanto que los tiempos de la naturaleza son de largo plazo.

Sobre la base de los trabajos de Georgescu-Roegen, R. Passet plantea, igualmente, la idea de una economía de y para la vida: bioeconomía. Sin embargo, los acentos, los intereses, el rigor, y los marcos de Passet y de Georgescu-Roegen aunque complementarios, son perfectamente distintos. El libro base de Georgescu-Roegen se llama: La ley de la entropía y el proceso económico (traducción al español, 1997; original, 1971).

La función de producción

La clave de toda la economía consiste en el estudio de la función de producción. Esta consiste en la máxima cantidad que se puede producir dados recursos determinados. En dos palabras, la función de producción es el concepto técnico empleado para designar un sistema productivista, que por tanto cuida la producción, pero a costa del trabajo. La consecuencia es que todo el interés se centra en: crecimiento económico, desarrollo económico, crecimiento de la producción, crecimiento del consumo. Esta es la esencia del capitalismo.

Y sin embargo, como se verá a continuación, tal es también la esencia misma del socialismo, que es un sistema productivista, con planeación igualmente, y que hace del crecimiento de la economía la garantía del crecimiento y bienestar de la sociedad. La vida consiste, así, en trabajar.
Vivir, consecuentemente, significa vivir trabajando, y vivir del trabajo, o también, vivir para trabajar. Como bien lo decía Marx, los asalariados son otra forma de esclavitud. Todas las teorías económicas, los autores económicos más destacados, los propios Premio Nobel de economía, dejan sencillamente intacta la función de producción. Y así, todo se reduce simple y llanamente a una apología –directa o indirecta– del capitalismo.

Nuevamente: La bioeconomía

La bioeconomía es una crítica de la economía política con énfasis en la termodinámica en general, y en el principio de la entropía, en particular. Sencillamente, el capitalismo es un sistema económico, político y social cuya densidad temporal es sumamente baja: pensar y vivir en el capitalismo significa vivir y pensar en el presente. El tiempo, a largo plazo, es sencillamente inexistente. Justamente por esto, los ejes rectores de la racionalidad capitalista son: eficiencia, eficacia, productividad, competitividad, entre otros.

En contraste, la naturaleza tiene densidades temporales inmensamente más amplias. Una manera básica de señalar esto, es que una de las ciencias más importantes que se ocupa de ella, la geología, tiene como unidad temporal básica el millón de años. Es decir, pensar en términos de ecología equivale a pensar en densidades mucho mayores que el millón de años.
Pues bien, la expresión más directa e inmediata de la naturaleza humana para los seres humanos es su propio cuerpo. Así, una crítica de la economía política implica una crítica de las formas de producción económica que niegan al cuerpo humano. En efecto, en general, para el capitalismo los seres humanos son solo recursos (“recursos humanos”; y manifiestamente, recursos no renovables. Precisamente por ello el capitalismo no necesita generar un ejército de desempleados y de subempleos, para acudir a él cuando sea necesario.

Dicho de manera más radical, el proceso económico debe ser entendido como un proceso histórico, evolutivo, marcado por tiempos de largo alcance, y con cambios irreversibles. En verdad, la flecha del tiempo de la naturaleza es de la irreversibilidad –como vector último, fundamental. En palabras más elementales, el pasado es cualitativamente diferente del futuro. Pero esto es más, infinitamente más, y totalmente diferente a la sostenibilidad y/o sustentabilidad.

La trampa de la sostenibilidad y el vacío del antropoceno
A raíz del Informe Brutland al Club de Roma (1977), la humanidad aprendió el concepto de sostenibilidad (en ocasiones es traducido e interpretado como sustentabilidad: aquí, da igual).

El concepto de sostenibilidad es capitalismo con “cara amable”, que se traduce, por ejemplo, en eufemismos, con “responsabilidad social empresarial”, y otros. La esencia es que la sostenibilidad deja perfectamente intacta la función de producción, y así, es una apología (in-directa) al capitalismo, el cual no es, simple y llanamente, otra cosa que destrucción de la naturaleza. ¿Destrucción de la naturaleza? Sí, destrucción de la vida misma.

La sostenibilidad afirma, en resumen, lo siguiente: “debemos poder dejarles la naturaleza a las generaciones siguientes por lo menos tan bien como la recibimos”. Palabras más, palabras menos. A partir de lo anterior, en términos de ecología, surgen los debates entre conservacionismo de la naturaleza y preservacionismo. El primero sostiene que los seres humanos deben poder ser capaces de ejercer un manejo controlado de la naturaleza, de tipo equilibrado. Es exactamente en esta línea que se fundan todas las prácticas de reciclaje y demás. Por su parte, el preservacionismo es la tesis que afirma que cualquier intervención de la naturaleza es esencialmente nociva para el medioambiente.

En este marco, hace muy poco ha sido planteada una tesis nueva, a saber: que por obra “de los seres humanos” asistimos a la sexta extinción masiva, lo cual, aunado al calentamiento global, la contaminación y la polución en curso, parecen conducir a la humanidad a un callejón sin salida. De acuerdo con el diagnóstico elaborado, es inevitable el aumento de los niveles del mar, los procesos de desertificación, la tala indiscriminada de bosques y selvas, en fin, la concentración de la alimentación en siete transnacionales, etcétera.

Los datos son contundentes y el diagnóstico es sólido y robusto. Sin embargo, negacionismo ecológico es rampante y es el resultado de la obediencia a los núcleos más duros del capitalismo. Donald Trump es la cara más visible del negacionismo ecológico.

Ahora bien, el concepto de “antropoceno” es equívoco y desafortunado por superficial y rápido. Es evidente que el productivismo económico –crecimiento de la economía, crecimiento y fortalecimiento de los mercados, compartimentación del mercado, fidelización del cliente, por ejemplo–, está alterando dramáticamente a la naturaleza. Pero es falso que los seres humanos, así, en general, sean los causantes de la sexta extinción masiva en curso.

El verdadero causante de los daños en marcha a la naturaleza es la gran industria, las corporaciones, el complejo-industrial militar, el sector financiero y, en general, los sectores más fundamentales de la industria en el sistema capitalista. Y con ellos, concomitantemente, esa forma de vida patológica que es el consumo y el hiperconsumo.

El hiperconsumo

Los seres humanos se han olvidado de vivir. Esta es la condena más fuerte, desde el punto de vista humano –acaso espiritual–, que le cabe al capitalismo. Y la razón es que la existencia de los seres humanos parece estar completamente manejada por el mercado, a saber: la mayoría de los seres humanos consumen, compran, gastan, se endeudan, con cosas que, bien visto, en realidad, no necesitan.

Los demonios causantes del hiperconsumismo son tres, a saber:

- La segmentación del mercado; esto es, por ejemplo, la producción de champús para hombre y para mujeres, para niños, para tapetes, para automóviles o muebles, o para mascotas, por ejemplo. La producción de numerosos productos dada una compartimentación del mercado y que genera la idea –falsa, a todas luces–, de que hay productos para cada segmento de la sociedad, y que son diferentes de los de otros segmentos del mercado.
- La obsolescencia programada; los productos producidos a partir de la segunda revolución industrial se caracterizan por ciclos cortos de vida –producir, consumir, gastar, comprar nuevamente–, de tal suerte que ya desde la producción misma, el producto es diseñado y fabricado para que en un corto tiempo se vuelva, literalmente, obsoleto. Cada vez menos en el mundo existen reparaciones, arreglos y demás.
- El diseño industrial, pero también el diseño gráfico, el diseño organizacional, el diseño de modas, el diseño arquitectónico, web y otros, coadyuvan todos para destacar “la bonitura” del producto (el “acabado”, la estética industrial”) de suerte que la apariencia prime sobre la propio funcionalidad del producto y atraiga clientes para el consumo.

El resultado de estos tres demonios es que los seres humanos compran cosas que no necesitan, y adquieren formas de vida que ellos mismo no controlan, sino, los fabricantes, la publicidad y la propaganda. Los seres humanos se han vuelto máquinas deseantes, y así, en términos de psicología clínica y de psiquiatría, terminan por volverse, literalmente, esquizofrénicos. Desean los deseos de otros, desconocen sus propios deseos y necesidades, desean cosas, experiencia y tiempos que se asimilan literalmente a la locura. El capitalismo enferma a las personas.

Cuatro revoluciones industriales

Existen y han existido cuatro revoluciones industriales en la historia.

La primera fue la revolución industrial del siglo XIX, particularmente en Inglaterra, y que se expresa en las máquinas de vapor y altos consumos de energía y electricidad. La segunda revolución industrial es propia de comienzos del siglo XX y que consiste en la producción masiva de productos. El taylorismo, el fordismo y las tesis de Fayol, por ejemplo, ilustran y organizan a la vez el sistema de trabajo y de producción.

Adicionalmente, alrededor del año 2008 se formula la tercera revolución industrial que es el resultado de la socialización y la masificación de internet. Ella conduce a nuevas formas de organización social, nuevas formas de organización social del conocimiento, y nuevas formas de organización del trabajo y la producción. Finalmente, en el año 2016 se formula la tesis de la cuarta revolución industrial, la cual es la síntesis entre la dimensión física, la biológica y la digital. La expresión popular más inmediata de la cuarta revolución industrial es la Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), pero se extiende, efectivamente, a todas las dimensiones del mundo del trabajo y del mundo de la sociedad, en general.

La vida, siempre la vida

El capital en general –capital industrial, capital financiero, capital comercial–, nada sabe de la vida, en ninguna acepción de la palabra. Sólo se saben, cada uno, a sí mismos, y por tanto, solo saben y quieren de crecimiento, rendimientos crecientes, eficiencia y eficacia. Dicho en términos clásicos, el capital nada sabe del trabajo, sólo lo usa. Y mientras le sea útil le interesa.

Exactamente en este sentido ha sostenido una socióloga importante –S. Sassen–, que hoy por hoy el capitalismo no mata a la gente, sencillamente la deja morir. Y eso se denomina exactamente necropolítica.

El capitalismo deja morir a la gente: en el sistema del trabajo, con sistema de salud manifiesta y reconocidamente críticos e inoperantes, con sistemas de educación selectivos y determinados por el trabajo, en fin, por ejemplo, manteniendo a la gran base de la sociedad en niveles apenas satisfactorios de felicidad y realización humanas.

Contrario a esto, la trama de la vida consiste en redes de cooperación, redes de solidaridad, redes de ayuda mutua. Así, el mutualismo y el comensalismo sientan las bases de la economía de la naturaleza. La simbiosis es la regla en la naturaleza y no la depredación y el egoísmo. La ecología y la biología, dicho en términos generales, han ido kilómetros delante de la economía y las finanzas.

En otras palabras, la bioeconomía consiste en dos conceptos, así: el núcleo es la vida, y “economía” opera tan sólo como un sufijo. La bioeconomía es economía centrada en la vida y que hace de la vida en general, la de los seres humanos y la del planeta en general. Mientras que la economía clásica y neoclásica son hijas de la física clásica –la cual tiene una concepción esencialmente mecánica o mecanicista de la naturaleza–, la bioeconomía es hija de la termodinámica, la cual sabe de equilibrios dinámicos, entropía y flecha del tiempo, y se asimila por tanto a una visión completa de la vida, la sociedad y la naturaleza.

La naturaleza no puede asimilarse, en manera alguna, a una fuente de recursos, y ni siquiera como un recurso natural. La distinción, primero, y luego la jerarquización entre los seres humanos y la naturaleza, constituyen argumentos totalmente equivocados como forma de vida. La verdad es que los seres humanos poco saben de vida, y siempre se encuentran con la muerte, más pronto o más tarde. La naturaleza es fuente de tiempo y entonces, de vida. Pues bien, una economía fundada en la naturaleza y no en las necesidades –por definición esencialmente artificiales en la sociedad actual–, de los seres humanos, es la garantía de una forma de vida buena, de un saber vivir –sin más.
Saber vivir, saber qué se quiere y qué se necesita verdaderamente, en fin, vivir bien, se han revelado como uno de los retos más grandes del mundo contemporáneo. Vivir en función del mercado, del consumo, no es vivir, y vivir comprando y pagando las deudas tampoco es vivir. Los seres humanos se olvidaron de vivir, debido al peso ingente de la economía.

La vida es un asunto de cuyo valor se percatan los seres humanos, al parecer, tan sólo al final de la vida. Cuando ocasionalmente pueden darse cuenta si una vida ha valido la pena de ser vivida, o ha sido en vano.

El mejor y el mayor regalo posible: la vida, y entonces, tener tiempo: tiempo para estar con los demás, consigo mismos, con la naturaleza. Esta puede ser la verdadera fuente y sentido de la economía. Pero entonces ello pasa por una crítica –teórica y práctica. De los modelos vigentes e imperantes. Técnicamente, esto se denomina una crítica de la economía política. Y si antes economistas, politólogos y la gente en general, tenía solamente una fuente (Marx), ahora disponen de dos (Georgescu-Rogen, adicionalmente).

Sólo que una crítica de la economía política implica una crítica en general del mundo; en toda la acepción de la palabra. En nombre de la vida, la crítica es necesaria y provechosa. En esto consiste, por ejemplo, una nueva democracia. En fin, una nueva forma de vida, más grata, más digna, con mejor calidad. l

Publicado en Caleidoscopio Nº17

 

Asistimos a toda la historia: vimos los cuerpos aproximarse, girar cada vez más rápido, así como la colisión, luego la materia y los residuos enviados en todas direcciones, explican

 

Científicos observaron por primera vez la fusión de dos estrellas de neutrones, uno de los fenómenos más violentos del universo, que aportó respuestas a varios misterios, como el origen del oro sobre la Tierra.

"Lo maravilloso es que asistimos a toda la historia de principio a fin: vimos las estrellas de neutrones aproximarse, girar cada vez más rápido una alrededor de la otra, observamos la colisión, luego la materia, y los residuos enviados en todas direcciones", explicó Benoit Mours, del Centro Nacional de Investigación Científica francés.

Las dos estrellas fueron descubiertas el 17 de agosto, cuando los centros estadunidenses Ligo y europeo Virgo detectaron durante 100 segundos unas ondas gravitacionales inéditas.

"Todo el mundo quedó fascinado", subrayó Mours, responsable científico de la colaboración Virgo para Francia.

Dos segundos después de la detección de las ondas, un flash de luz con forma de rayos gamma fue descubierto por el telescopio Fermi, de la Nasa. Le siguieron otros "mensajeros" del espacio: rayos X, ultravioletas, infrarrojos y ondas hercianas.

 

Se pudo escuchar el universo

 

Pudimos "escuchar el universo", se entusiasmó Gregg Hallinan, del Instituto de Tecnología de California.

Las estrellas de neutrones son los objetos más densos del cosmos, de una masa comprendida entre 1.1 y 1.6 veces superior a la del Sol. Si se pudiera llenar una pequeña cuchara con una estrella de neutrones, pesaría el equivalente a 100 mil Torres Eiffel.

Estos pequeños cuerpos son vestigios de estrellas más grandes, que, al final de su vida, explotan de forma violenta. Una vez termina el estallido –fenómeno llamado supernova–, quedan objetos extremadamente densos: estrellas de neutrones o, si la masa de la estrella era mayor, un agujero negro.

Las dos estrellas observadas en agosto tenían el tamaño de una ciudad como Londres y giraban una alrededor de la otra en la constelación del Hidra, en el hemisferio austral, a 130 millones de años luz. Ambos cuerpos "alcanzan temperaturas extremadamente altas, quizá de hasta un millón de grados. Son muy radiactivos, sus campos magnéticos increíblemente intensos y serían fatales para cualquiera que se acercara" explicó Patrick Sutton, responsable del equipo de física gravitacional de la Universidad de Cardiff, del Reino Unido.

"Sin duda, hoy día representan el entorno más hostil del universo", añadió.

Si bien su fusión había sido predecida por modelos, nunca se había observado. El fenómeno es objeto de más de una decena de estudios publicados en Nature y Science.

Invilucró al menos a mil 200 científicos, y más de 70 observatorios en la Tierra y el espacio siguieron el fenómeno.

Las detecciones del 17 de agosto y las observaciones que les siguieron no solamente permitieron saber un poco más sobre las estrellas de neutrones.

Los investigadores establecieron una nueva forma de medir la velocidad de la expansión del universo y confirmaron la teoría de Albert Einstein, según la cual la gravitación se propaga a la velocidad de la luz.

Resolvieron, además, el enigma del origen de los elementos más pesados como el plomo, el oro o el platino, ya que estas fusiones de este tipo de estrellas son en efecto fábricas de elementos pesados, debido a la abundancia de neutrones.

Esto no acaba aquí: "¡Disponemos de suficientes datos para estar ocupados un buen tiempo!", se felicitó Mours.

"Con las ondas gravitacionales descubrimos un acontecimiento: una nueva manera de ver el universo", agregó.

 

Astronomía multimensajero

 

Este fenómeno, resultado de violentos sucesos galácticos, fue detectado directamente por primera vez en septiembre de 2015, pero hasta ahora su observación se había logrado exclusivamente en la fusión de agujeros negros.

El hallazgo marca el nacimiento de la astronomía multimensajero, como se ha bautizado la investigación que combina el estudio de las ondas gravitacionales y las señales electromagnéticas.

Gracias a ella, quizá, puedan hallarse nuevos cuerpos celestes. Otra de sus aplicaciones, según Bruce Allen, de la AEI, podría ser medir la expansión del universo –la Constante de Hubble– y desarrollar la correspondiente ecuación de estado para estrellas de neutrones.

Con información de Dpa


Alquimia cósmica

Javier Flores

Una catástrofe ocurrida a 130 millones de años luz de distancia de nuestro planeta se ha convertido en uno de los más importantes acontecimientos científicos en lo que va del siglo. Ayer se anunció en varios países, incluido el nuestro, el descubrimiento de la colisión de dos estrellas de neutrones y se publicaron de manera simultánea los primeros resultados y análisis de este fenómeno en las principales revistas científicas del mundo. En opinión de los especialistas en estas áreas, las implicaciones de un evento de este tipo para la física y la astronomía son incalculables, pues marcan una nueva era en el estudio y conocimiento del universo.


Las estrellas de neutrones son las más pequeñas y densas conocidas; nacen de una gigante (las que tienen una masa 10 a 50 veces la del Sol o mayores) que se colapsa y estalla (explosión que se conoce como supernova). La estrella de neutrones es el resultado de las últimas etapas de este proceso. Los electrones del núcleo de esos cuerpos celestes se unen a protones dando lugar a neutrones y neutrinos (de ahí su nombre).


Se sabe desde hace varias décadas que estas estrellas pueden formar sistemas binarios, es decir, dos estrellas muy próximas que giran una alrededor de la otra atraídas por la fuerza gravitacional. Esta atracción provoca que la proximidad sea cada vez mayor, lo que crea perturbaciones cada vez más intensas, que producen lo que hoy conocemos como ondas gravitacionales, cuya existencia fue confirmada a principios del año pasado y dio lugar apenas hace algunas semanas al otorgamiento del Premio Nobel en Física.
Hace 130 millones de años (considerando la escala de la velocidad de la luz) dos estrellas de neutrones se fusionaron, dando lugar a una gran explosión. La probabilidad de que ocurra al azar un evento con esta fuerza se estima en una vez cada 80 mil años. La detección fue realizada el pasado 17 de agosto (aunque fue anunciada apenas ayer).


El primer gran logro consiste en la confirmación de la utilidad los sistemas de registro de ondas gravitacionales, como los del Observatorio de Interferometría Láser para Ondas Gravitacionales (Ligo, por sus siglas en inglés), que cuenta con instalaciones en Washington y Luisiana, Estados Unidos, y el Observatorio Gravitacional Europeo (Virgo), con sede en Pisa, Italia. La explosión fue además confirmada unos segundos más tarde por las observaciones realizadas por telescopios instalados en satélites, como el Fermi, de la Nasa, que permite registrar mediante espectroscopia las emisiones de rayos gamma, en este caso, las producidas durante la fusión de las estrellas de neutrones, y luego por observaciones realizadas por varios telescopios en tierra. Se trata así de un acontecimiento confirmado por varios sistemas de detección, lo que hace confiable la certeza del evento.


Además de la validación de los sistemas de registro de las ondas gravitacionales, uno de los mayores descubrimientos asociados al fenómeno registrado es, precisamente, el registro de la radiación gamma. La explosión consecutiva a la fusión de las estrellas de neutrones produjo la emisión de dos enormes chorros de radiación gamma que fueron registrados por el telescopio Fermi. Anteriormente existían diversas hipótesis sobre el origen de algunas de estas emisiones, pero hasta ahora es que se sabe con certeza que provienen de la fusión de las estrellas de neutrones.


También la explosión revela la existencia de un objeto hipotético llamado kilonova, porque brilla miles de veces más que las novas ordinarias (las que experimentan una explosión termonuclear), y resuelve uno de los misterios de la física, es decir, el origen de algunos elementos. Para mí una de las cosas más impresionantes en esta hazaña fue saber que la fusión de las estrellas de neutrones permitió detectar la formación de elementos pesados presentes en el universo como el oro, la plata y el platino.
El sueño de los alquimistas hecho realidad frente a nuestros propios ojos. Ahora sabemos que la búsqueda incansable del oro de los magos medievales, que utilizaban alambiques y diversos instrumentos para lograr la maduración de los metales, se realiza, como quizá lo sospechaban, en las propias estrellas.

Publicado en Ciencia y tecnología

Científicos del Colegio Albert Einstein de Medicina, en Estados Unidos, descubrieron un compuesto que hace que las células cancerosas se suiciden al mismo tiempo que salvan las células sanas.

El nuevo enfoque de tratamiento, descrito en la edición de este lunes de Cancer Cell, se dirigió contra las células de leucemia mieloide aguda (AML, por sus siglas en inglés), pero también puede tener potencial para atacar otros cánceres.

"Tenemos la esperanza de que los compuestos que estamos desarrollando resulten más eficaces que las terapias actuales, haciendo que las células cancerosas se autodestruyan", aseguró el autor principal del estudio, Evripidis Gavathiotis, profesor asociado de bioquímica y de medicina.

"Lo ideal sería que nuestros compuestos se combinaran con otros tratamientos para matar las células cancerosas de forma más rápida y eficiente, y con menos efectos adversos, que son un problema muy común con las quimioterapias estándar", agregó.

AML representa casi un tercio de todos los nuevos casos de leucemia y mata a más de 10 mil estadunidenses cada año. La tasa de supervivencia de los pacientes se ha mantenido en alrededor de 30 por ciento durante varias décadas, por lo que se necesitan con urgencia mejores tratamientos.

El compuesto descubierto combate el cáncer al desencadenar la apoptosis, proceso que libera el cuerpo de células no deseadas o que funcionan mal.

La apoptosis recorta el exceso de tejido durante el desarrollo embrionario, por ejemplo, y algunos fármacos de quimioterapia la inducen indirectamente dañando el ADN en las células cancerosas.

Ese proceso ocurre cuando BAX –la "proteína verdugo" de las células– es activada por proteínas "proapoptóticas", luego esas moléculas entran y perforan agujeros letales en las mitocondrias, partes de las células que producen energía. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las células cancerosas logran evitar que las mate y aseguran su supervivencia produciendo copiosas cantidades de proteínas “antiapoptóticas.

"Nuestro nuevo compuesto revive las BAX suprimidas en células cancerosas uniéndose con alta afinidad al sitio de activación de esas moléculas, las cuales entonces pueden entrar en acción, matando las células cancerosas y dejando las sanas indemnes", describió Gavathiotis, autor principal de un artículo de 2008 en Nature que describió por primera vez la estructura y la forma del sitio de activación.

Desde entonces ha buscado pequeñas moléculas que pueden activar BAX lo suficientemente fuerte como para superar la resistencia de las células cancerosas a la apoptosis.

El equipo de Gavathiotis utilizó inicialmente computadoras para detectar más de un millón de compuestos a fin de revelar los que tienen potencial de unión a BAX. Los 500 más prometedores –muchos recién sintetizados– se evaluaron en el laboratorio.

"Un compuesto llamado BTSA1 (abreviatura de BAX Trigger Site Activator 1) demostró ser el activador más potente, causando apoptosis rápida y extensa cuando se agrega a varias líneas de células humanas diferentes de AML", afirmó el autor principal Denis Reyna, en el laboratorio de Gavathiotis.

Publicado en Ciencia y tecnología

Científicos de la Nasa descubren evidencia de sedimentos en gran mar de hace millones de años

La actividad volcánica combinada con el líquido estancado propició condiciones que habrían sido similares a las que existieron en el orbe, señala experto del centro espacial en Houston

 

Científicos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa, por sus siglas en inglés) encontraron evidencias de antiguos depósitos hidrotermales de fondo marino en Marte, lo cual podría ofrecer datos sobre el origen de la vida en la Tierra.

Los resultados se dieron luego de que los especialistas analizaran un reciente informe internacional que explora las observaciones del Orbitador de Reconocimiento de Marte (MRO, por sus siglas en inglés) de depósitos masivos en una cuenca en el sur del llamado planeta rojo.

Según la Nasa, los datos son evidencias de que los sedimentos marcianos se crearon por agua caliente de una parte volcánica activa de la corteza del planeta que emergió en el fondo de un gran mar hace miles de millones de años.

Si nunca encontramos evidencias de que ha habido vida en Marte, este sitio puede informarnos sobre el ambiente donde la vida pudo haber comenzado en la Tierra, destacó Paul Niles, miembro del Centro Espacial Johnson de la Nasa en Houston.

Explicó que la actividad volcánica combinada con el agua estancada proporcionó condiciones que eran de forma probable similares a las que existieron en la Tierra aproximadamente al mismo tiempo, cuando la vida temprana estaba evolucionando aquí.

Señaló que según los científicos, los depósitos marcianos atribuidos a la actividad hidrotermal del fondo marino tienen una edad aproximada de tres mil 700 millones de años.

La agencia espacial estadunidense indicó que las condiciones hidrotermales submarinas en la Tierra cercanas a ese mismo tiempo son un parámetro relevante para determinar el lugar y la fecha en que comenzó la vida en nuestro planeta.

A pesar de que el planeta todavía cuenta con dichas condiciones, donde las formas de vida prosperan en la energía química extraída de rocas, sin luz solar, debido a la corteza activa del planeta azul, se tiene poca evidencia geológica directa del momento que comenzó la vida, aclaró.

Sin embargo, apuntó, la posibilidad de actividad hidrotermal submarina dentro de lunas heladas como Europa en Júpiter y Encelado en Saturno, mantienen el interés de buscar vida en los satélites de los planteas.

Refiró que las observaciones realizadas a Marte con el MRO ofrecieron datos para identificar minerales en depósitos masivos dentro de la cuenca Eridania del planeta rojo.

Este sitio nos da una historia convincente de un mar profundo, de larga duración y un ambiente hidrotermal de aguas profundas. Es evocador de los ambientes hidrotermales de alta mar en la Tierra, detalló Niles.

El investigador señaló que similar a los ambientes donde la vida podría ser encontrada en otros mundos, la vida que no necesita una agradable atmósfera o superficie templada, sino sólo rocas, el calor y el agua.

De acuerdo con la Nasa, los científicos estiman que el antiguo mar Eridania tenía cerca de 210 mil kilómetros cúbicos de agua, es decir, casi nueve veces más que el volumen combinado de todos los grandes lagos de América del Norte.

Precisó que la mezcla de minerales identificados que incluyen la serpentina, talco y carbonato, así como, la forma y textura de las capas gruesas del lecho rocoso, condujeron a la identificación de posibles depósitos hidrotermales en el fondo marino.

Agregó que el área también presenta flujos de lava que datan la desaparición posterior del mar, lo que sería una evidencia de que es una zona de corteza de Marte con susceptibilidad volcánica que pudo producir efectos cuando el mar estaba presente.

 

 

Publicado en Ciencia y tecnología
Miércoles, 27 Septiembre 2017 06:31

La catástrofe inevitable

Hace una semana, me encontré leyendo el libro número 80 de Agatha Christie (Penúltimo), Pasajero a Francfort, y su actualidad me asombra. El libro –publicado en 1970, con un subtítulo “una extravagancia”– es un fracaso total y se caracterizó a menudo como “confusión incomprensible”; sin embargo, esta confusión no se debe a la senilidad de Christie: sus causas son claramente políticas. El pasajero a Frankfurt es la novela más personal, íntimamente sentida y al mismo tiempo más política de Christie; expresa su confusión personal, su sentimiento de estar totalmente confundida con lo que estaba pasando en el mundo a finales de 1960 –las drogas, la revolución sexual, las protestas estudiantiles, los asesinatos, etc, por lo que no es de extrañar que Pasajero a Frankfurt no es una novela de detectives, no hay asesinato, ni lógica ni deducción. Este sentimiento de colapso del mapeo cognitivo elemental, este temor abrumador del caos, se expresa claramente en la introducción de Christie a la novela:


“Mire a un Mirror de 1970 en Inglaterra. Mire esa primera página todos los días durante un mes, tome notas, considere y clasifique. Cada día hay un asesinato. Una niña estrangulada. Una mujer mayor atacó y robada de sus escasos ahorros. Hombres o muchachos jóvenes que atacan o son atacados. Edificios y cabinas telefónicas destrozados y destripados. Tráfico de drogas. Robo y asalto. Niños desaparecidos y los cadáveres de niños asesinados encontrados no lejos de sus hogares. ¿Puede esto ser Inglaterra? ¿Es Inglaterra realmente así? Todavía no, pero podría ser. El miedo está despertando, un miedo a lo que puede ser. Y no sólo en nuestro propio país. Hay párrafos más pequeños en otras páginas que dan noticias de Europa, de Asia, de América, en las noticias mundiales. Secuestro de aviones. Secuestros. Violencia. Disturbios. Odio. Anarquía. Todo creciendo más. . Todo parecen llevar al culto de la destrucción, al placer en la crueldad.


Entonces, ¿qué significa todo esto?


En la novela, Christie da su respuesta: una terrible conspiración mundial tiene algo que ver con Richard Wagner y “El Joven Siegfried” –¿qué? Nos enteramos de que, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, Hitler fue a una institución mental, se reunió con un grupo de personas que pensaban que eran Hitler, e intercambió su lugar con uno de ellos, sobreviviendo así a la guerra. Luego se escapó a la Argentina, donde se casó y tuvo un hijo que estaba marcado con una esvástica en el talón– “El Joven Siegfried”. Mientras tanto, en el presente, las drogas, la promiscuidad y las protestas estudiantiles son causadas secretamente por agitadores nazis que quieren llegar a la anarquía para poder restaurar la dominación nazi a escala mundial ...


Esta “terrible conspiración mundial” es, por supuesto, fantasía ideológica en su estado más puro: una extraña condensación del miedo a la extrema derecha y a la extrema izquierda. Lo menos que podemos decir a favor de Christie es que ella localiza el corazón de la conspiración en la extrema derecha (neonazis) y no en cualquiera de los otros sospechosos habituales (comunismo, judíos, musulmanes ...). La idea de que los neonazis estaban detrás de las protestas estudiantiles del 69 y de la lucha por la liberación sexual, con su obvia locura, es sin embargo un testimonio de la desintegración de un mapeo cognitivo consistente con nuestra situación: Christie se ve obligada a refugiarse en una loca construcción paranoica como la única manera de introducir cierto orden y significado en la confusión total y el pánico en que se encontraba. Pero, ¿su visión es realmente demasiado loca para ser tomada en serio? ¿No es nuestra era con “líderes” como Donald Trump y Kim Yong Un tan loca como su visión? ¿No somos hoy todos como un grupo de pasajeros a Frankfurt? Nuestra situación es desordenada de una manera muy similar a la descrita por Christie: un gobierno derechista que hace valer los derechos de los trabajadores (en Polonia), un gobierno izquierdista que persigue la más estricta política de austeridad (en Grecia)... No es de extrañar que, para recuperar un mínimo mapeo cognitivo, Christie recurra a la Segunda Guerra Mundial, “la última buena guerra”, retraduciendo nuestro lío en sus coordenadas.


Uno debiera observar, sin embargo, que la forma misma de la respuesta de Christie (un gran agente secreto detrás de todo) refleja de manera extraña la idea fascista de la conspiración judía: hay un gran complot nazi detrás del cual se explica todo ... Hoy, la extrema derecha populista propone una explicación similar de la “amenaza” del inmigrante musulmán. En el imaginario antisemita, el “judío” es el Maestro invisible que secretamente tira las cuerdas, por lo que los inmigrantes musulmanes NO son los judíos de hoy: son demasiado visibles, no invisibles, claramente no están integrados en nuestras sociedades, y nadie afirma que en secreto tiran de las cuerdas –si uno ve en su “invasión de Europa” un complot secreto, entonces los judíos tienen que estar detrás de él, como fue el caso en un texto que apareció recientemente en uno de los principales periódicos semanales eslovenos donde podíamos leer: “George Soros es una de las personas más depravadas y peligrosas de nuestro tiempo”, responsable de “la invasión de las hordas negroides y semíticas y, por lo tanto, del crepúsculo de la Unión Europea. / ... / como talmud-sionista típico, es un enemigo mortal de la civilización occidental, del Estado-nación y del hombre blanco y europeo “. Su objetivo es construir una” coalición compuesta de marginales sociales como maricones, feministas, musulmanes y culturales Marxistas que odian el trabajo” que realizaría una “deconstrucción del Estado-nación y transformarían a la UE en una distopía multicultural de los Estados Unidos de Europa”. Además, Soros es inconsistente en su promoción del multiculturalismo: “La promueve exclusivamente en Europa y en Estados Unidos, mientras que en el caso de Israel, él, de una manera que es para mí totalmente justificada, está de acuerdo con su monoculturalismo, su racismo latente y la construcción de un muro. A diferencia de la UE y los Estados Unidos, tampoco exige que Israel abra sus fronteras y acepte a los “refugiados”. Una hipocresía propia del Talmud-sionismo”.


¿Es esta fantasía repugnante la que reúne el antisemitismo y la islamofobia tan diferente de la puesta en escena por Christie? ¿No son ambos un intento desesperado de orientarse en tiempos confusos? Las oscilaciones extremas en la percepción pública de la crisis coreana son significativas como tales. Una semana nos dicen que estamos al borde de una guerra nuclear, luego hay una semana de respiro, entonces la amenaza de guerra estalla de nuevo ... Cuando visité Seúl en agosto de 2017, mis amigos me dijeron que no había una seria amenaza de guerra ya que el régimen norcoreano sabe que no puede sobrevivir, ahora las autoridades surcoreanas están preparando la población para una guerra nuclear ...


En una situación en la que el apocalipsis está en el horizonte, hay que tener en cuenta que la lógica estándar de la probabilidad ya no se aplica –necesitamos una lógica diferente descrita por Jean-Pierre Dupuy: “El evento catastrófico está inscrito en el futuro como un destino , por supuesto, pero también como un accidente contingente / ... / si se produce un acontecimiento destacado, una catástrofe, por ejemplo, no debiera haber ocurrido; sin embargo, en la medida en que no tuvo lugar, no es inevitable. Por lo tanto, la actualización del acontecimiento –el hecho de que se produzca– crea retroactivamente su necesidad”.


Dupuy ofrece el ejemplo de las elecciones presidenciales francesas de mayo de 1995; aquí está el pronóstico de enero del principal instituto encuestas: “Si el 8 de mayo próximo, la Sra. Balladur resulta elegida, se puede decir que la elección presidencial se decidió antes incluso de que tuviera lugar”. Aplicada a la reciente tensión en Corea, esto significa: SI la guerra va a explotar, será necesaria e inevitable; Si la guerra no va a explotar, todo era una falsa alarma. Esto, según Dupuy, es también cómo debemos abordar la perspectiva de una catástrofe nuclear (o ecológica): no para evaluar “realisticamente” las posibilidades de la catástrofe, sino para aceptarla como nuestro destino, como inevitable, y luego, con el trasfondo de esta aceptación, debemos movilizarnos para realizar el acto que cambiará el destino mismo e insertar así una nueva posibilidad en la situación. En lugar de decir “el futuro está todavía abierto, todavía tenemos tiempo para actuar y prevenir lo peor”, uno debería aceptar la catástrofe como algo inevitable, y luego actuar para deshacer lo que ya está “escrito en las estrellas” como nuestro destino.


Lo que se necesita es nada menos que un movimiento antinuclear nuevo y global, una movilización mundial que ejerza presión sobre las potencias nucleares y actúe agresivamente, organizando protestas masivas boicots, etc. Debe centrarse no sólo en Corea del Norte sino también en las superpotencias que asumen la derecho a monopolizar las armas nucleares. La misma mención pública del uso de armas nucleares debe ser tratada como un delito, y los líderes que muestran públicamente su disposición a poner en peligro a millones de vidas inocentes para proteger su reinado deben ser tratados como los peores criminales. Y más que eso, se necesita un cambio global en nuestra postura, lo que Peter Sloterdijk llama “la domesticación de la cultura animal salvaje”.


Hasta ahora, cada cultura disciplinaba/educaba a sus propios miembros y garantizaba la paz cívica entre ellos bajo el disfraz de poder estatal, pero la relación entre diferentes culturas y estados estaba permanentemente bajo la sombra de una guerra potencial, cada estado de paz nada más que un armisticio temporal. Como Hegel lo conceptualizó, toda la ética de un Estado culmina en el más alto acto de heroísmo, la disposición a sacrificar la vida por el propio Estado-nación de uno, lo que significa que las salvajes relaciones bárbaras entre los estados sirven de fundamento de la vida ética dentro de un estado. ¿Corea del Norte de hoy con su búsqueda despiadada de armas nucleares y cohetes para atacar con ellos objetivos lejanos no es el ejemplo último de esta lógica de la soberanía incondicional del Estado-Nación? Sin embargo, en el momento en que aceptamos plenamente el hecho de que vivimos en una nave espacial Tierra, la tarea que se impone con urgencia es la de civilizar a las civilizaciones mismas, de imponer la solidaridad universal y la cooperación entre todas las comunidades humanas, una tarea tanto más difícil por el continuo aumento de la violencia sectaria religiosa y violencia étnica “heroica” y la disposición para sacrificarse uno (y el mundo) por la causa específica de uno.


* Filósofo y crítico cultural. Sus últimas obras son Porque no saben lo que hacen (Akal) y Antígona (Akal).

Publicado en Internacional

La economía cubana fue herida en su columna vertebral por el paso del huracán, que recorrió toda la costa norte de la isla, destruyendo viviendas, arrasando las cosechas y la infraestructura turística, haciendo añicos el sistema energético nacional y matando a 10 cubanos


La economía cubana fue herida en su columna vertebral por el paso del huracán Irma, el cual recorrió toda la costa norte de la isla, destruyendo viviendas, arrasando las cosechas y la infraestructura turística, haciendo añicos el sistema energético nacional y matando a 10 cubanos. En esa franja norte de la isla se concentra la mayor parte de su infraestructura económica. Allí están 5 de las 7 termoeléctricas con que cuenta el país, las minas de níquel, las principales zonas de extracción de gas y petróleo y los mayores polos turísticos, La Habana, Varadero y la caería norte.


Restablecer los servicios de agua y electricidad ha tardado mucho más tiempo de lo que acostumbra en Cuba. Normalmente un huracán golpea una o dos provincias, lo cual permite concentrar los recursos materiales en ellas y trasladar brigadas de apoyo desde las regiones no afectadas. Esta vez cada provincia ha debido contar casi exclusivamente con sus propias fuerzas porque Irma sacudió a toda la isla desde Guantánamo hasta Pinar del Río. Ya en este momento las regiones menos afectadas están enviando fuerzas a las demás.


La Habana sufrió penetraciones del mar a un grado nunca visto antes, toda a costa sintió la entrada del agua pero fue particularmente severo en Miramar, el Vedado, Centrohabana y Habana Vieja. Se produjeron 157 derrumbes totales, casi de un millar de parciales y se vieron afectadas más de 4.000 viviendas solo en la capital. La mayoría de 10 los cubanos muertos a raíz del paso del huracán fallecieron en derrumbes. La educación y la cultura tampoco escaparon, dos escuelas desaparecieron y 1700 más fueron afectadas en mayor o menor grado, mientras 211 instalaciones culturales fueron “tocadas” también por Irma.


A mes y medio de iniciarse la temporada alta del turismo internacional, el huracán arrasó la cayería norte (pequeñas islas), donde ralentizó su avance, como si pretendiera hacer el mayor daño posible. José Luis Fraser, director adjunto del hotel Pullman, ubicado en esa zona, dijo que su instalación sufrió daños superiores al 50%. Los puentes del pedraplén que comunica esas islas con tierra firme desaparecieron bajo los vientos, aunque ya las autoridades anunciaron que se había reabierto el tráfico. El trabajo es intenso, el Ministro de Turismo, Manuel Marrero, aseguró que “el país estará listo para la temporada alta del turismo (noviembre-abril)” garantizando que hay soluciones a los problemas más acuciantes dejados por el huracán Irma.


Los daños a la economía nacional ocurren justamente en un momento en el que las arcas del Estado están casi vacías, producto del pago de miles de millones de dólares al Club de París, institución de la que forma parte también España. La deuda cubana fue recientemente renegociada y La Habana ha cumplido religiosamente los pagos a pesar de que estos la han puesto al borde de la asfixia financiera. Ahora, tras esta catástrofe, seguir pagando sería casi un imposible si se quiere recuperar la economía, única forma de ingresar dinero para poder seguir haciendo frente a las obligaciones de la deuda externa. Sin embargo, más allá de buenas palabras y mejores deseos, ninguno de los gobiernos que integran el Club de París se ha pronunciado sobre la posibilidad de aliviar este año los pagos cubanos.


A esa realidad hay que sumarle el bloqueo económico, comercial y financiero de los EEUU contra la isla. La “contribución” de EEUU a Cuba fue emitir un comunicado a través del Departamento de Estado pidiendo a sus ciudadanos que no hagan turismo en Cuba porque resulta peligroso tras el paso de Irma. Disparan al corazón de la economía cubana, tratando de que se reduzca el número de turistas cuando más lo necesita el país. Trump declara que traerá la democracia a Cuba y anuncia que hay más diplomáticos atacados con un arma acústica que nadie conoce que exista, sin dar los nombres de los afectados ni mostrar los partes de los médicos.


Tal vez el único saldo positivo es que el huracán Irma a su paso por Cuba dejó los embalses llenos de agua, llega a casi un 70% de su capacidad, una buena noticia para un país que estaba viviendo una severa sequía desde hace varios años.

Publicado en Internacional
Página 1 de 37