Martes, 05 Septiembre 2017 07:30

El ELN y el gobierno colombiano acuerdan un alto el fuego. Buenas noticias para el Papa

Escrito por Página12
Valora este artículo
(0 votos)

El acuerdo de cese del fuego temporal entre la guerrilla y Santos es el mayor avance alcanzado por las partes desde que comenzaron las negociaciones en Quito. Mañana llega Francisco a Bogotá con un mensaje de paz.


El gobierno de Juan Manuel Santos y los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) pactaron ayer en Quito un alto al fuego temporal que regirá a partir del 1 de octubre en Colombia, adonde llegará el papa Francisco esta semana.

 

El acuerdo con la última guerrilla activa del país entrará a regir el próximo 1 de octubre y tendrá una vigencia inicial de 102 días, es decir, hasta el 12 de enero del próximo año, explicó Santos en un mensaje televisado. El cese al fuego supone el mayor avance alcanzado por las partes desde que iniciaron negociaciones en Quito en febrero, con miras a terminar con un enfrentamiento de más de medio siglo.

 

Durante este período de tregua, también “cesarán los secuestros, los ataques a los oleoductos y demás hostilidades contra la población civil”, afirmó el mandatario.

 

Santos hizo el anuncio en Bogotá y destacó la coincidencia de que hace cinco años reveló al país que, tras varios meses de contactos informales con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), su gobierno se disponía a iniciar un proceso de paz con ese grupo.

 

“Hoy, 4 de septiembre, (por ayer) exactamente cinco años después de que anunciamos el acuerdo marco con las FARC que nos condujo a la paz con esa organización guerrillera, vamos a firmar en Quito, después de intensas negociaciones que terminaron esta madrugada, un acuerdo para declarar un cese al fuego y de hostilidades bilateral con el ELN”, dijo el mandatario.

 

“El Papa llega entonces en un momento único de nuestra historia, cuando volteamos la página de un conflicto absurdo y encaramos con ilusión el futuro”, añadió Santos en referencia al acuerdo de paz que su gobierno firmó en noviembre de 2016 con la guerrilla hoy devenida en partido político.

 

Es la primera vez, desde que se levantó en armas en 1964, que el ELN se compromete a detener sus acciones de manera recíproca. Antes ya había suspendido su lucha con el Ejército de manera unilateral por períodos breves. Por su parte, el gobierno se comprometió a mejorar las condiciones carcelarias de los presos del ELN y a fortalecer la protección a líderes sociales.

 

Según el presidente, el compromiso de ambas partes es una “gran noticia” de bienvenida para el pontífice argentino, quien aterrizará en Bogotá mañana tras apoyar la firma de la paz con las FARC.

 

Santos, Premio Nobel de Paz en 2016, afirmó que el alto al fuego con el ELN podrá ser renovado “en la medida en que se cumpla y se avance en las negociaciones sobre los demás puntos”.

 

En Quito, las delegaciones de paz anunciaron que un mecanismo conformado por la ONU, el gobierno, los guerrilleros y la Iglesia católica verificará sobre el terreno el cumplimiento de lo acordado.

 

Pablo Beltrán, jefe del equipo negociador del ELN, asumió como un “reto” el cumplimiento del cese del fuego y coincidió en que este es el “primer milagro de la visita del Papa”. “Esperamos honrar esta palabra”, enfatizó.

 

En un comunicado, la ONU saludó el acuerdo como “un paso concreto hacia el pleno respeto y aplicación del Derecho Internacional Humanitario” y confió en que también contribuirá a construir “confianza en el proceso de paz”.

 

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), que según las autoridades cuenta con unos 1.500 combatientes, afirmó que seguirá empeñado en “avanzar hacia el desescalamiento del conflicto, hasta que la Paz Completa sea una realidad”.

 

El enfrentamiento en Colombia, que además de las fuerzas del Estado y las guerrillas ha involucrado a grupos narcotraficantes y de ultraderecha, deja unos 7,5 millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

 

Durante su visita de cinco días, Francisco promoverá justamente la reconciliación, tras respaldar el acuerdo que permitió el desarme de 7.000 combatientes y la transformación en partido político de la principal guerrilla colombiana.

 

Surgido al igual que las FARC en 1964, el ELN creció bajo el influjo de la Revolución cubana y la Teología de la Liberación, una corriente de la Iglesia católica que defendía la lucha a favor de los más pobres.

 

El gobierno y su contraparte en Quito trabajarán hasta el 23 de septiembre en temas logísticos del alto el fuego y abrirán el cuarto ciclo de conversaciones el 23 de octubre en esa ciudad.

Durante los últimos días, las delegaciones venían avanzando en el tema del alto al fuego, pero dos ataques atribuidos al ELN -uno contra un oleoducto y otro contra una patrulla fluvial que dejó tres militares heridos y uno muerto- pusieron los diálogos en vilo.

 

Incluso se esperaba que la suspensión bilateral de las acciones militares empezara a regir con la llegada de Francisco. “Si bien está pactado para que inicie el primero de octubre, la aspiración nuestra es que empiece hoy mismo (...) esperamos que también sea el espíritu del gobierno”, agregó Beltrán.

 

Algunos observadores creen que el cese de fuego con el ELN podría ser más frágil del que en su momento rigió con las FARC. Las razones: la estructura federada del ELN y la duda por el compromiso de algunos frentes con el proceso de paz. El analista político Ariel Ávila consideró que el alto el fuego debe ir acompañado de avances concretos en la mesa de negociaciones. “Es una oportunidad de oro para que el ELN demuestre lo que ha dicho, porque si hay sabotajes de estructuras a ese cese (de fuego), significa que (esa guerrilla) no está muy unida”, dijo el subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación en diálogo con la emisora RCN la Radio.

 


 

La guerrilla de raíces religiosas

 
Afp. Periódico La Jornada
 

De raíces católicas, admiradora del Che Guevara y con una estructura federada, el ELN, el último grupo guerrillero activo de Colombia, pactó con el gobierno de Juan Manuel Santos el primer cese del fuego bilateral en medio siglo de lucha armada.

Origen

–El Ejército de Liberación Nacional (ELN) fue fundado el 4 de julio de 1964 por sindicalistas y estudiantes, muchos de los cuales habían recibido formación en Cuba y eran simpatizantes de Ernesto CheGuevara. Al año siguiente, se unió a la organización el cura colombiano Camilo Torres (1929-1966), seguido de tres sacerdotes españoles, entre ellos Manuel Pérez (1943-1998), quien llegó a comandar al grupo.

Estos religiosos eran exponentes de la Teología de la Liberación, corriente de la Iglesia católica latinoamericana que reivindica la lucha en favor de los pobres. Esta influencia religiosa se mantiene hasta ahora. Por ello, desde hace meses, los comandantes del ELN habían abogado por un cese del fuego como bienvenida para el papa Francisco, que mañana miércoles iniciará una visita de cinco días a Colombia.

Pie de fuerza

–Con unos mil 500 combatientes y varios miles de milicianos, según el gobierno, aunque el grupo armado asegura que son muchos más, el ELN es liderado por Nicolás Rodríguez Bautista Gabino, quien ingresó a las filas guerrilleras cuando tenía 14 años. Comandante desde 1998, tras la muerte por causas naturales de Pérez, Rodríguez Bautista ha impulsado una agenda nacionalista centrada en el control de los recursos naturales. El ELN tiene como objetivos militares a la infraestructura energética y las trasnacionales presentes en el país, además, recurre al secuestro y al chantaje para financiarse. Gabino encabeza el Comando Central (COCE), órgano de dirección del ELN, del que también forman parte los comandantes Israel Ramírez, alias Pablo Beltrán, jefe de la delegación de paz; Eliécer Herlinton Chamorro, alias Antonio García,también miembro del equipo negociador; Gustavo Aníbal Giraldo, alias Pablito, y Jaime Galvis Rivera, alias Ariel Luis Alcantuz.

Diferencias con las FARC

–Mientras las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ya desarmadas y en rumbo a convertirse en partido político fueron una organización muy vertical, el ELN tiene una estructura más federadacon vocería propia en cada frente, según el politólogo Víctor de Currea-Lugo. A pesar del COCE, la cohesión del ELN está en entredicho por la flexibilización de los mandos, según el investigador del conflicto Camilo Echandía.

El ELN, con presencia en una docena de departamentos del país, ha tenido menor capacidad de fuego que las FARC en todo el territorio, pero su base social, compuesta por milicianos, es más amplia, de acuerdo con expertos. Ambos grupos guerrilleros se han financiado del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y el secuestro. Si hay una guerrilla secuestradora es el ELN, apuntó el director del centro del análisis del conflicto (Cerac), Jorge Restrepo.

Desde 1986 hasta junio de 2016 se le atribuían entre 120 y 130 secuestrados que desaparecieron en su poder, según la ONG País Libre. El énfasis de las FARC en las negociaciones de paz estuvo en el desarrollo agrario y la repartición de tierras, mientras el del ELN es la participación de la sociedad en los diálogos.

Tentativas de paz

–El ELN ha protagonizado cuatro intentos fracasados de negociaciones de paz: el primero a principios de los años 90 con el entonces presidente César Gaviria (1990-94); luego con los gobiernos de Ernesto Samper (1994-98), Andrés Pastrana (1998-2002), y uno más durante el periodo de Álvaro Uribe (2002-10), actualmente senador y feroz opositor a los acuerdos sellados en noviembre entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC.

Información adicional

  • País: Colombia
  • Región: Suramérica
  • Fuente: Página12
Visto 541 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Septiembre 2017 08:07

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.