Martes, 01 Octubre 2013 18:15

"El poder mafioso puede atentar contra las negociaciones de paz", Ricardo Vargas

Escrito por Guillermo Rico Reyes
Valora este artículo
(0 votos)
"El poder mafioso puede atentar contra las negociaciones de paz", Ricardo Vargas

"No entiendo por qué este foro no se llama "solución al problema de la economía subterránea para la guerra". Con esta frase empezó su intervención el investigador social director de Acción Andina – Colombia, Ricardo Vargas, en el foro que sobre la solución al problema de las drogas ilícitas se realizó en Bogotá durante los días 24 – 26 de septiembre, como uno de los temas de discusión acordados en La Habana entre el Gobierno y las Farc.

 

El investigador denunció que contra el proceso de paz se puede presentar atentados por parte del poder mafioso que, utiliza sus millonarios ingresos para apropiarse de inmensos terrenos y financiar ejércitos privados, bandas criminales o paramilitares.

 

Al ser entrevistado por desdeabajo, nos ratificó su propuesta al explicarnos: "desde muy temprano el narcotráfico se instaló en zonas de colonización que genera una relación directa de narcotráfico y conflicto que sirve para financiar la guerra desde todos los propósitos, volviéndose multivariable.

 

desdeabajo –da. ¿Incluido la financiación de las campañas políticas?

Ricardo Vargas –RV. También, porque el narcotráfico no es una amenaza externa, sino que vive con el Estado que financia campañas cada día más costosas, problema del que poco se habla. Es decir, resolver los problemas del narcotráfico es también solucionar las relaciones con el poder.

 

da ¿La legalización sería la medida más efectiva para solucionar el narcotráfico?

RV. Bueno, la regulación es importante, pero hay que tener en cuenta las diferentes substancias que se deben regular, así como los mecanismos de distribución. No se puede dejar que cualquier persona pueda adquirir cualquier tipo de sustancia, igual, no es lo mismo la marihuana que la cocaína o la heroína. Hay que establecer las sustancias, los espacios de distribución y establecer una relación muy estrecha con los consumidores. De todas formas, todo debe ser tratado como un tema de salud pública, sin criminalizarlos.

 

da ¿Cómo lograr que los dineros del narcotráfico no afecten la construcción de la paz?

RV. Si hay un acuerdo, yo creo que el Estado aspira a que las Farc abandonen ese vínculo y por el otro lado la guerrilla debe pedir que se aclaren las relaciones de narcos con las esferas políticas y su relación con los ejércitos privados y bandas delincuenciales que cumplen con ahondar el conflicto social en Colombia. Mientras no haya una simetría no se puede crecer en la construcción de la paz.

 

Se requieren alternativas

 

Para Marco Romero, catedrático de la Universidad Nacional, las opciones para solucionar el tema del narcotráfico deben estar encaminadas a brindarle alternativas a los campesinos que viven de estos cultivos ilícitos por ausencia del mismo Estado. Colombia es un país de dos pisos, existen regiones de amplio desarrollo, pero otras que no cuentan con las más elementales soluciones a las necesidades de sus habitantes, por ejemplo agua potable, o salud u otros servicios básicos.

 

"Esto no se resuelve con una discusión de si se debe o no legalizar el consumo, sino que el Estado debe hacer presencia civil con soluciones a los problemas que generan las diferencias sociales. Un plan que integre las regiones al desarrollo, pero con una lógica de concertación democrática. En muchas de estas regiones es necesario hacer las consultas a las comunidades afros o indígenas. No se puede llevar nuevas economías si no son consultadas con sus habitantes".

 

Otras voces


La erradicación de cultivos para elaborar drogas "es un mito del folclore". El único efecto que ha tenido es que un cocalero lleve siete años como Presidente de Bolivia, planteó la estadounidense Kathryn Ledebur.


"Colombia no puede terminar con el narcotráfico, cuando la demanda desde el exterior es lo que lo impulsa", agregó Ledebur, directora de la Red Andina de Información, entidad no gubernamental que estudia los impactos de la guerra contra las drogas promovida por Estados Unidos y que tiene como sede la ciudad boliviana de Cochabamba.


Las conclusiones del "Foro nacional sobre la solución al problema de las drogas ilícitas", realizado bajo la tutoría de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la estatal Universidad Nacional, se harán llegar a las partes citantes.


Los que faltaron

 

Respecto del desaire empresarial, el coordinador residente de la ONU en Colombia, Fabrizio Hochschild, prefirió subrayar que se trató de una "oportunidad perdida para contribuir con soluciones. El empresariado no asistió al foro, evidenciando su descontento con la ONU, por su apoyó a la protesta campesina en Catatumbo, región limítrofe con Venezuela, y su mediación en el subsiguiente paro nacional de actividades de los trabajadores agropecuarios y mineros".


"El tema de drogas ilícitas, queramos o no, es muy relevante para la seguridad en el campo y el desarrollo agrario", dijo Hochschild.
"Estuvieron más de 1.000 personas presentes, 800 de las cuales son de esas regiones (de cultivos ilegales) y hubiera sido una gran oportunidad para los gremios empresariales de explicar sus puntos de vista y proponer soluciones y escuchar otras opiniones", añadió.

 

"Para llegar a buenas soluciones es muy importante tener intercambios con diferentes puntos de vista, no boicoteando o evitando eventos. Eso no nos lleva a ninguna parte", expresó.

 

Por su parte Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia –SAC– y de la mesa directiva del Consejo Gremial Nacional, a través de un comunicado de prensa rechazó que la ausencia empresaria se califique de boicot. "Simplemente no asistimos", dijo Mejía, pues solo fueron contactados por la ONU con ocho días de anticipación.

 

Mejía discutió dos días con otros gremios sobre la asistencia, pero entonces la huelga se agudizó en distintas regiones y la ONU intervino como mediadora. "Sea justo o injusto, legal o ilegal, la institucionalidad se irrespetó", cuestionó.

 

Además, "esos paros son organizados por las Farc, aparentemente. Es lo que nos ha informado Inteligencia militar", comentó.

 

 

La coca no es cocaína

 

Para Ledebur, no se debería "confundir el narcotráfico, un negocio multinacional de miles de millones de dólares, con la gente que tiene alguna conexión por necesidad, por alimentar a su familia, por ser excluidos", sostuvo.


La experta cuestionó, al igual que el general retirado Rafael Colón, la forma de medir los resultados de la lucha antidrogas. "El éxito se mide no en la cantidad de hectáreas erradicadas, ni en droga incautada, ni en gente detenida ni procesada, sino más bien en indicadores de servicios básicos como el bienestar social, acceso a la salud, la educación, la nutrición de la población", señaló.

 

Según el estadounidense Adam Isacson, experto de la no gubernamental Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, "hay que dejar de fumigar y sí seguir la pista del dinero, que es la mejor manera de desmontar las redes criminales".

 

En el foro se realizaron llamados a distinguir entre la coca –vegetal andino de consumo tradicional con importantes propiedades alimenticias– y la cocaína, la droga elaborada con procesos químicos a partir de esa planta.

 

Si se piensa en sustituir la producción por otros cultivos, es clave contar con la participación del productor en las alternativas e, incluso, considerar que se mantengan las plantaciones para drogas mientras se consolidan otras cosechas.

 

El próximo paso para escuchar otras voces sobre esta problemática se dará en San José de Guaviare, este 1, 2 y 3 de octubre.

Información adicional

  • Antetítulo:Bogotá,
  • Autor:Guillermo Rico Reyes
  • País:Colombia
  • Región:Sur América
Visto 1422 vecesModificado por última vez en Jueves, 03 Octubre 2013 10:08

Medios

{youtube}cRoFeYCCsd4&feature=c4-overview&list=UUqbmS9i2QlJ33CXgkz_WHwQ{/youtube}

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.