Jueves, 15 Mayo 2008 19:00

Supuestos ordenadores de las FARC sí fueron manipulados. El informe de la Interpol

Escrito por Rebelión
Valora este artículo
(0 votos)

Para intentar dar validez a estas “pruebas” lasautoridades colombianas solicitaron de la Interpol un informe que certificarala “autenticidad” de los archivos contenidos en estos soportes. Ayer 15 de mayo se hizo público el informe, tras una lectura llama la atención las siguientes conclusiones.

 

En primer lugar hace referencia a que son “datosclasificados como “ULTRA SECRETO” (Pag. 21 del informe) cuando parte de esosarchivos los hizo públicos el diario El País.

 

Lo más importante es que el propio informe reconoce ensu “Conclusión no 2b” (pag. 31) que las autoridades colombianas manipularon losordenadores y las memorias y que

 

    “el acceso a los datos contenidos en lascitadas pruebas no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmentepara el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismosencargados de la aplicación de la ley”.

 

El estudio encargado por el gobierno colombianoreconoce que:

 

    "El acceso directo puede complicaren gran medida el proceso de validación de las pruebas para presentarlas antelos tribunales, porque en este caso los funcionarios de las fuerzas del ordendeben demostrar o probar que el acceso directo que efectuaron no afectómaterialmente a la finalidad de las pruebas".

 

Por ejemplo, más adelante el documento de la Interpoldeclara que

 

    “Los sistemas operativos de los tresordenadores portátiles decomisados mostraban que los tres ordenadores habíansido apagados el 3 de marzo de 2008 (a diferentes horas, pero todos ellos antesde las 11.45, hora en que fueron entregados a los investigadores en informáticaforense de la policía judicial colombiana). Los dos discos duros externos y lastres llaves USB habían sido conectados a un ordenador entre el 1 y el 3 demarzo de 2008, sin que se hubieran obtenido previamente copias imagen forensesde su contenido y sin emplearse dispositivos de bloqueo de escritura(write-blockers)”

 

Es decir, que el ejercito colombiano hizo uso ymodificó los archivos contenidos en los ordenadores, memorias usb y discos duros,antes de su entrega a la policía colombiana.

 

Por ejemplo, el informe en su página 32 afirma que :

 

    “83. En los archivos de la pruebainstrumental decomisada no 26, un ordenador portátil, se presentaban ossiguientes efectos producidos el 1 de marzo de 2008 o en fechas posteriores:

    Creación de 273 archivos de sistema

    Apertura de 373 archivos de sistema y deusuario

    Modificación de 786 archivos de sistema

    Supresión de 488 archivos de sistema.”

 

El documento afirma, sin embargo, que los documentosde usuario (documentos word y similares) son auténticos porque no se hanmodificado desde el uno de marzo hasta la fecha del examen, sin embargo elpropio informe reconoce lo limitado de esta afirmación pues describe que en laprueba 31 se contienen

 

    “2.110 archivos cuyas fechas de creaciónoscilan entre el 20 de abril de 2009 y el 27 de agosto de 2009; 1.434 archivoscuyas fechas de última modificación varían entre el 5 de abril de 2009 y el 16de octubre de 2010”. Concluye, que “estos archivos habían sido creados antesdel 1 de marzo de 2008 en uno o varios dispositivos con una configuración defecha y hora del sistema incorrecta” (Pag. 34).

 

Lo que significa que cualquier usuario cambiando lahora del sistema operativo puede crear un documento en la fecha que le plazca,sea anterior o incluso futura.

 

Sobre las conclusiones forenses hay que resaltar queel peritaje dice literalmente (Pag. 28):

 

    “Sin desvelar dichos datos, INTERPOLpuede declarar lo siguiente con respecto a los archivos de usuario contenidosen las ocho pruebas instrumentales de carácter informático decomisadas a lasFARC:

    - Se encontraron 109 archivos dedocumentos en más de una de las pruebas instrumentales

    - 452 hojas de cálculo

    - 7.989 direcciones de correo electrónico

    - 10.537 archivos multimedia (de sonidoy vídeo)

    - 22.481 páginas web

    - 37.872 documentos escritos (de Word,PDF y formato texto)

    - 210.888 imágenes

    De los anteriores, 983 archivos estabancifrados 25.”

 

Es decir, ninguna referencia a que los ordenadoresintervenidos contengan correos electrónicos. Hay que recordar que lasinformaciones de “El País” hacia referencias insistentes referencia a correos yque publicaba los archivos con el título "Correos incautados en elordenador de Raúl Reyes". Entonces, ¿De donde se han obtenido dichoscorreos? ¿O, simplemente, no existen en las computadoras requisadas?

 

Por último el informe termina (pag. 36 y siguientes)con siete páginas dedicadas a reconvenir a la policía de los países miembros ya decirle cómo debería tratar las pruebas electrónicas, recomendación que sehace en este informe, probablemente, por que este caso puede servir de ejemploa las policías de como no deben recogerse pruebas informáticas. La única formaen la cual se puede asegurar la autenticidad de documentos contenidos enarchivos informáticos es que se obtengan bajo la tutela judicial y desde unprimer momento estas pruebas queden bajo la custodia de autoridades jurisdiccionalesindependientes y las pruebas forenses se realicen sólo sobre una copia exactadel contenido de los discos duros o memorias.

 

De este modo, el propio informe de la Interpol es elque viene a traer más dudas sobre el origen de los archivos informáticospublicados por el País y con los que se pretende atacar a Venezuela y Ecuador.

 

Así lo han expresado también los académicosestadounidenses Miguel Tinker-Salas, profesor de la Universidad de Pomona(California) y Forrest Hylerton, profesor de la Universidad New York, quienesadvirtieron que hubo un mal uso de la información encontrada en lascomputadoras de alias Raúl Reyes, por parte del Gobierno colombiano y laInterpol.

 

Miguel Tinker-Salas, experto también en temaslatinoamericanos, indicó que existe una serie de malas interpretaciones sobreel contenido de los ordenadores y que tras de ello hay un trasfondo político. “Hayque recalcar que la Interpol solo puede pronunciarse si existió manipulación.Pero ellos no aseguran si los elementos encontrados son originales y no puedencertificar la información”. Además, calificó como un problema el hecho de quela difusión del informe se haya realizado en Colombia, pues eso demostraría quela Interpol defiende los intereses del Gobierno de Álvaro Uribe, apoyado porEstados Unidos.

 

Forrest Hylerton, de la Universidad New York manifestóla necesidad de que el proceso de verificación del contenido sea efectuado poruna institución que garantice mayor independencia. “Es probable que lascomputadoras sí hayan resistido el bombardero colombiano, pero el problema esque no sabemos nada más, ni qué tratamiento tuvieron”, afirmó Forrest Hylerton.

 

La realidad es que Colombía sí que manipuló losordenadores de las FARC. Los medios de comunicación, el gobierno colombiano ylos directivos de Interpol han destacado los elementos que les interesaban contitulares como "Interpol da por verdaderos los datos hallados en elordenador de Raúl Reyes" o "Según la agencia policial, Venezuelafinanció a las FARC" (El País). La evidencia más elocuente de que estostitulares son mentira es que el informe de la Interpol, para asegurar suimparcialidad, fue realizado por técnicos informáticos que no sabían español yno podían comprender políticamente lo que decían los archivos. Así lo dice elinforme: "Los expertos provenían de fuera de la región y no hablaban español,lo que contribuyó a eliminar la posibilidad de que se viesen influenciados porel contenido de los datos que estaban analizando ”. El informe de un técnicoinformático que no comprende español no puede decir que Venezuela financia alas FARC porque no entiende una sola palabra de lo que dicen los archivos.

 

La tergiversación de algunos medios ha llevado a quemientras el resumen del informe de la Interpol afirma:

 

    La verificación realizada por INTERPOLde las ocho pruebas instrumentales citadas no implica la validación de laexactitud de los archivos de usuario que contienen, de la interpretación quecualquier país pueda hacer de dichos archivos, ni de su origen.

 

El diario El País en su crónica de Maite Rico y PilarLozano titula "Interpol certifica que los ordenadores de las FARC nofueron manipulados", y subtitula "El organismo policial asegura quelos portátiles pertenecían a Raúl Reyes".

 

Por otro lado, filtrando a la prensa amiga supuestoscontenidos de los ordenadores que implicaban a Venezuela y Ecuador, lasautoridades colombianas han mostrado al mundo que tenían un interés especial encriminalizar a esos gobiernos, más que en permitir a jueces y fuerzas deseguridad trabajar. Si tanta transparencia informativa quería dar a lainformación, sería bueno conocer qué información tenían las FARC sobre crímenesde paramilitares y a qué miembros de la Administración de Uribe implican en elparamilitarismo, seguro que había mucho de eso en los cientos de gigas que diceque ocupa el material informático.


Visto 1168 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.