Jueves, 13 Agosto 2015 11:12

Isagen, ¿para el capital privado?

Escrito por Allan Bolívar
Valora este artículo
(0 votos)
Isagen, ¿para el capital privado?

Isagen se convirtió en el objeto de una encarnizada disputa jurídica y política. El gobierno de Juan Manual Santos, una vez más, la tercera, como Judas, intenta privatizarla. Y una vez más, el debate va en ascenso, enfrentando a representantes oficiales con políticos, sindicalistas y periodistas opositores quienes han alzado la voz e interpuesto acciones jurídicas encaminadas a impedir la venta de este estratégico bien público. Demandas y acciones cautelares han impedido desde el 2013 que la venta se concrete, pero una decisión que está por tomar el Consejo de Estado podría dar luz verde a su enajenación.

 

¿Quién es y por qué es importante Isagen?

 

Isagen es una empresa mixta estructurada como sociedad anónima encargada de producir y comercializar energía eléctrica. Hasta el momento, en cabeza del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, su mayor accionista es la Nación, con una participación equivalente al 57.61%; las acciones restantes se distribuyen entre las Empresas Públicas de Medellín (13.14%) y el excedente pertenece a fondos de pensiones e inversionistas privados.

En su ramo, Isagen es la segunda empresa generadora de energía del país. Sucapacidad instalada alcanza a los 3.032 megavatios (MW), generados a partir del funcionamiento conjunto de siete centrales eléctricas (seis hidroeléctricas y una termoeléctrica) ubicadas en los departamentos de Antioquia, Tolima, Santander y Caldas. La empresa estima que su producción de energía eléctrica durante el 2014 abasteció el 16.69% de la demanda en Colombia. Además de ello, la empresa es el enlace para la conexión eléctrica con Venezuela a través del circuito Cuestecitas-Cuatricentenario que otorga a la compañía una capacidad adicional de 150 megavatios.

 

¿Es rentable la empresa?

 

De acuerdo a la Asociación de empleados y pensionados de Isagen, Feisa, en su informe "Isagen, un importante patrimonio del pueblo colombiano" : "Para el año 2014 (los ingresos de Isagen) fueron de $2,3 billones (con) una utilidad neta de $436.583 millones. En el 2015 le entregará a la Nación dividendos por valor de $277.000 millones y tiene proyectado pagarle, entre 2016 y 2019, una cifra de aproximadamente $1,5 billones". El Informe de Gestión Financiera de Isagen durante el 2014 muestra una rentabilidad de patrimonio del 12.6 puntos, una utilidad operacional de 624.229 millones (+7.44% respecto al 2013), un Ebitda en millones de 742.822 (+7.24%) y una capacidad de generación total equivalente a 10.609 GW.

En una publicación reciente, El Colombiano ( http://www.elcolombiano.com/utilidad-de-isagen-crecio-41-en-segundo-trimestre-de-2015-1-FF2474601) destaca que las utilidades de Isagen crecieron un 41% en el segundo trimestre del 2015: la utilidad neta cerró en 115.175 millones, es decir 33.398 millones más que en el segundo trimestre del 2014. Durante este periodo, como resultado directo de la apertura de Hidro Sogamoso , la producción de energía aumentó un 47% lo que se reflejó en un aumento del 7% de los ingresos que llegaron hasta 656.325 millones de pesos, mientras rebajó un 26% sus costos operativos gracias a que tuvo que comprar menos energía en la bolsa para cumplir con la demanda. En la actualidad la empresa vende electricidad a comercializadores (distribuidoras de electricidad locales y regionales) que atienden el mercado regulado y al mercado no regulado (los usuarios finales del mercado no regulado son fábricas, industrias y empresas de suministro de gas).

Muy lejos de la baja rentabilidad, la empresa exhibe un potencial de crecimiento que envidiaría cualquier otra empresa en Colombia, de la mano de una reducción de sus costos operativos y de una arquitectura de gestión empresarial impecable que la llevó a alcanzar la máxima calificación en el índice Dow Jones de Sostenibilidad para Mercados Emergentes desde el año 2013. Son estos algunos de los factores capaces de despertar el interés de GDF SUEZ (Francia), Colbún (Chile) y Brookfield (Canadá), inversores que aguardan en ascuas mientras el Consejo de Estado autoriza o desaprueba la venta que el Gobierno tanto insiste en redondear.

 

¿Cómo justifica el Gobierno la venta de Isagen?

 

El ministerio de Hacienda y Crédito Público ha justificado su venta a través del documento titulado "Respuestas Ministerio de Hacienda y Crédito Público Proposición No 31 'Venta de ISAGEN'". Las siguientes son algunos de sus motivos fundamentales:

• El buen precio que se pagará por Isagen permitirá invertir los recursos en activos que brindan mayor retorno económico y social como lo es la infraestructura.
• Serias deficiencias en la infraestructura nacional y en el presupuesto disponible para su financiación. La posibilidad de vender la empresa y usar los recursos sin recurrir al endeudamiento.
• Gran interés por inversionistas locales y extranjeros para ingresar al mercado energético colombiano, lo que permite negociar un precio bastante conveniente.
• La experiencia que se exige a los inversionistas puede permitir el mejoramiento de los niveles de eficiencia y rentabilidad, facilitando la expansión de Isagen.
• El ingreso de un nuevo accionista con experiencia estimula la competencia con las otras empresas del sector lo que redunda en un mejor servicio para los usuarios.

En relación a las eventuales desventajas de la venta, el documento expone. "Con relación a la pregunta sobre posibles desventajas, en el criterio de la Nación-Ministerio de Hacienda y Crédito Público, se considera que no existen desventajas en la enajenación, y por el contrario, con base en lo expuesto, es un momento muy oportuno para la venta y la optimización de precio a recibir y direccionarlo eficientemente a otros sectores de la economía, en los términos expuestos".

 

¿Cómo ha avanzado el proceso de venta de la empresa?

 

El Gobierno comenzó a mover sus fichas para vender Isagen a mediados del 2013. En Julio del mismo año el Ejecutivo dispuso la venta de la participación de la Nación en la empresa (Decreto 1609), fijando para ello un precio por acción equivalente a 2.850 pesos, precio que modificó a 3.178 pesos en Consejo de Ministros desarrollado el 30 de noviembre del mismo año. El Estado esperaba vender su participación total en un monto aproximado a los 4.5 billones de pesos.

Mientras el Gobierno alistaba los últimos preparativos para entregar la empresa al capital extranjero, y planeaba el desarrollo de obras de infraesructura con los billones que generaría su venta, avanzaba una acción popular instaurada por el abogado Guillermo Rodríguez, representante legal del expresidente Ubie Vélez, quien en desarrollo de su estrategia electoral con miras a las elecciones que se celebrarían el siguiente año decidió interponer en agosto del 2013, en abierta contradicción a su talante neoliberal, una acción popular en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca para solicitar la expedición de medidas cautelares que frenaran la venta de la empresa. En su fallo el alto Tribunal decidió suspender la venta hasta que fuera resuelta la acción interpuesta por el expresidente. El 18 de diciembre, mediante auto, el Tribunal negó las medidas cautelares y luego, el 7 de marzo del 2014, negó el recurso de reposición presentado en enero de 2014 por el "ejemplar" ciudadano.

Esta decisión del Tribunal daba indirectamente un espaldarazo a Santos Calderón para seguir impulsando la venta de la compañía. El Gobierno se preparaba nuevamente para reanudar la operación cuando el 28 de marzo del 2014 una demanda interpuesta por la Red de Justicia Tributaria fue aceptada por la sección primera del Consejo de Estado quien tuvo en cuenta para su dictado que fueron "Particularmente ilustrativos, al efecto, los resultados sobre las utilidades en el año 2013 y sobre el cumplimiento del Plan de Expansión para el año 2014". Uno de los alegatos más fuertes de los demandantes evidencia que el Gobierno estaba improvisando la venta, pues los planes para privatizar la compañía violan las disposiciones establecidas por la Ley 1473 de 2011, o Ley de Sostenibilidad Fiscal, y con este el Marco Fiscal de Mediano Plazo. En estas circunstancias el Gobierno aplazó la venta hasta el 2015, con lo que el proceso jurídico fue suspendido: adujo que los inversionistas habían solicitado explicaciones sobre la eventual entrada en funcionamiento de Hidro Sogamoso.

Finalmente, el 3 de mayo del presente año, el Gobierno retomó el proceso de venta de Isagen publicando un nuevo aviso para que los inversionistas interesados se presentaran al proceso de pre calificación a través del cual serían recibidas sus propuestas hasta el día 15 de abril. El argumento: la necesidad de inyectar recursos a la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) encargada de financiar los proyectos de obras 4G. Pero una nueva piedra en el camino vendría a interponerse en los planes del Gobierno por cuenta de las demandas de los ciudadanos Hélber Adolfo Castaño, Enrique Alfredo Daza Gamba y Rodrigo Toro Escobar, quienes demandaron nuevamente la venta ante el Consejo de Estado, instancia que decidió el 15 de mayo suspender la subasta de la empresa que estaba programada para el 19 del mismo mes. Esta vez fue el magistrado Hugo Bastidas quien dictó la medida cautelar y dio un plazo de 10 días, a partir del 4 de agosto, para que las partes presentaran sus alegatos por escrito. Veinte días hábiles luego de esto un fallo a fondo deberá conocerse.

En este punto se encuentra actualmente el proceso.

 

¿Es realmente conveniente vender la empresa?

 

En columnas para El Espectador, los día 23 de mayo y 4 de abril del 2014 tituladas respectivamente "La rentabilidad de Isagen" (http://www.elespectador.com/opinion/rentabilidad-de-isagen) y "El costo de la privatización" (http://www.elespectador.com/opinion/el-costo-de-privatizacion-de-isagen) el columnistas Eduardo Sarmiento señala que los cálculos más recientes del Gobierno indican que su participación en Isagen está avaluada en 5.2 billones de pesos, y que las ganancias obtenidas en las últimas décadas equivalen apenas al 3.5% de dicho monto, lo que les lleva a deducir la baja rentabilidad de la inversión en Isagen respecto al mercado financiero y a la construcción de carreteras. Señala Sarmiento: "La verdad es que la relación calculada con las utilidades del pasado en el numerador y el valor de la empresa en el denominador es un adefesio que deforma la realidad de la empresa y la presenta como un elefante blanco que renta menos que un CDT [...] La rentabilidad financiera de la inversión solo tiene sentido en términos de las utilidades futuras [...] Así las cosas, la rentabilidad de la inversión se estima en el orden de 15%, cifra muy superior a los rendimientos del sector financiero y al promedio de la economía, que se estima en 8%. Esta es la realización de una empresa que durante una década creció a un ritmo de 10% y en los últimos seis años elevó su capacidad instalada en 40%".

Sarmiento critica la posición del Gobierno al asegurar la mayor rentabilidad de la inversión en vías 4G pues "Las obras viales se caracterizan por altas relaciones capital-producto, bajos costos variables y elevados costos con relación al ingreso per cápita del país. Su viabilidad está condicionada a subsidios, sobrecostos y garantías de tráfico que revelan una rentabilidad muy inferior al promedio de la economía". Lo que realmente pretende hacerse con la venta de Isagen, deduce, es transferir un activo de alta rentabilidad a concesionarios viales a los que se les entregarán subsidios y se convertirán en acreedores del Estado. El Gobierno parece olvidar, opina Sarmiento, que "[...] los beneficios de la actividad recuperables por los agentes privados, e incluso por el Gobierno, son inferiores a los costos. Ahora se pretende hacer lo mismo con la privatización de Isagén. Así, los recursos de la venta ingresan al Fonade y a otras dependencias oficiales, y, a renglón seguido, se destinan a financiar créditos con plazos muertos, cubrir sobrecostos y pagar seguros de tráfico a los concesionarios." ¡Gran negocio!

Además de lo anterior, también es necesario tener en cuenta el flujo de utilidades que enviarán hacia sus casas matrices las empresas que adquieran a Isagen, además de la realidad de la tasa de cambio hoy vigente peso-dólar, con la cual, de venderse hoy la empresa, la Nación recibirá mucho menos dinero.

El Gobierno ha argumentado en reiteradas ocasiones que el mercado se encuentra maduro y que es conveniente que entre un nuevo actor para que prolifere la competencia y con ello se eleve la calidad del servicio. Algunas de las críticas realizadas a este argumento cuestionan el hecho de que las tres primeras empresas generadoras de energía en el país (Empresas Públicas de Medellín, Emgesa S.A. e Isagen) controlan alrededor del 60% del mercado nacional. Un proceso de privatización exitosa entregaría a Emgesa y a la nueva (privatizada) Isagen una porción del mercado del 40%, lo que otorgaría a los particulares (sin contar su participación en el restante 60%) el control de la oferta y los precios de la electricidad de Colombia, sin que el Estado tenga mayor control a través de organismos de regulación como la Creg.

Es necesario recordar, además, que Isagen preserva en la actualidad alrededor de 23.000 hectáreas de bosques y espejos de agua, y con ellos la fauna y flora de estos ecosistemas, un aporte invaluable para el ecosistema nacional.

Desde el punto de vista de los usuarios, la principal preocupación generada ante el afán oficial por enajenar este bien público estratégico, tiene que ver con la posibilidad de incrementos no regulados a las tarifas de electricidad.

Todas estas, variables económicas, territoriales, políticas, sociales y ambientales, pesan sobre la decisión final del Gobierno central, la que depende de un concepto de la Justicia. Pero, más allá de lo que ésta decida, la sociedad colombiana en su conjunto debería levantarse como un solo cuerpo para proteger uno de sus principales bienes estratégicos, impidiendo que lo hagan dinero para financiar la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras, actual vicepresidende, quien con la 4G cumple con los compromisos contraídos por el Estado colombiano con la estrategia de integración regioinal conocida como Iiirsa, pero también aceita toda la maquinaria que lo deberá llevar a ocupar la Casa de Narió en el periodo 2018-2022.

 

Artículos relacionados:

El Consejo de Estado dicta medida cautelar en contra del proceso de venta de Isagen

Mayo 15 de 2015

 

ISA en proceso de privatización

Edición 208, noviembre 2014

Información adicional

  • Antetítulo:La lesiva privatización que deben impedir quienes habitan Colombia
  • Autor:Allan Bolívar
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:desdeabajo
Visto 1789 vecesModificado por última vez en Jueves, 13 Agosto 2015 11:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.