MÚSICA DESDE OTRAS COORDENADAS

Jueves, 31 Marzo 2016 11:17

La paz sobre la mesa en Ecuador

Escrito por Allan Enrique Bolivar y Daniel Vargas
Valora este artículo
(0 votos)
La paz sobre la mesa en Ecuador

Un nuevo proceso de paz se abre en Ecuador y con ello la posibilidad que el Eln se suba al denominado “bus” de la paz. Existirán diferencias fundamentales entre este proceso de paz y el desarrollado en Cuba entre el Gobierno y las Farc, la más importante de ellas tiene que ver con la participación ampliada de la sociedad civil dentro del desarrollo de los acuerdos. Algunas dudas generadas por la alocución presidencial del 30 de marzo comienzan a generar inquietudes y especulaciones. Colombia confía en que puedan despejarse, que se extinga otra de los focos del conflicto que arde desde hace más de 50 años.

 

El 26 de diciembre del 2016 el diario Gara del país Vasco publicó una entrevista en modalidad escrita concedida por Nicolás Rodríguez Bautista “Gabino”, comandante del Eln. En esta entrevista el jefe del grupo guerrillero anunciaba: “Como afirmó recientemente el comandante Antonio García, ‘la agenda entre el gobierno y el Eln ya está acordada’. La paz es un asunto muy importante para toda Colombia y el Eln está firmemente comprometido con ella. Somos optimistas, sin desconocer las dificultades”. Revelador anuncio que dejaba entrever el hecho que las conversaciones iban por buen camino y en pocos meses podría precipitarse la instalación pública y formal de la mesa de conversaciones entre el Gobierno y el grupo insurgente.

El anuncio llegó el 30 de marzo de 2016 con la alocución del presidente Juan Manuel Santos. En su intervención en horas del medio día señaló: “[...] colombianos, me dirijo a ustedes para compartir un anuncio muy importante en el tema de la paz. Después de muchas e intensas sesiones de discusión hemos firmado un acuerdo marco con el Ejercito de Liberación Nacional (Eln) que nos permite dar paso a la fase pública de las conversaciones [...]”. Dicho acuerdo significa que ha sido concertados los puntos que tendrá la agenda de negociación establecida en la mesa de negociaciones. Empieza un proceso similar en sus propósitos pero diferente en cuanto a la forma al llevado a cabo en Cuba entre el Gobierno y las Farc.

Así lo confirmó el Presidente cuando habló de las diferencias fundamentales entre ambos procesos de paz en relación con las características políticas y organizativas disimiles entre las agrupaciones guerrilleras, el Presidente precisó: “Ahora bien, las conversaciones públicas a las que daremos inicio con el Eln tienen una naturaleza muy distinta al proceso de La Habana porque el Eln y las Farc son organizaciones muy diferentes, y porque estamos en un momento con otras características. En lugar de pasar un largo tiempo redactando en la mesa acuerdos detallados punto tras punto queremos promover procesos de participación de la sociedad en las regiones que sirvan de base para acordar con el Eln medidas que contribuyan a la construcción de la paz”.

Santos agregó que se buscará llegar a los cuerdos necesarios para que el Eln pueda transformarse en una organización política sin armas; fue incisivo al señalar que no van a duplicarse ni las medidas ni la institucionalidad requerida para la paz, esto quiere decir que las discusiones del Eln no van a requerir de una nueva comisión de la verdad, ni un nuevo tribunal para la paz, ni procedimientos adicionales, precisó el mandatario: “Los procesos con las Farc y el Eln son distintos, pero el fin del conflicto es uno solo. Por eso el acuerdo sobre la agenda que hemos logrado con el Eln dice expresamente que en estos puntos se encontrarán mecanismos de coordinación con la mesa de La Habana”. Inicia entonces un proceso de paz que contará con la activa participación de la ciudadanía colombiana, uno de los lunares del proceso de negociación llevado a cabo con las Farc criticado por el hecho que las discusiones sobre el modelo de país entabladas en la mesa, no ha tenido mayor participación la sociedad civil que tienen por objeto.

Según el documento “Acuerdo de diálogos para la paz de Colombia entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional”, seis serán los puntos a tratar en la agenda establecida: 1. La participación de la sociedad en la construcción de la paz: donde serán definidos los mecanismos de participación de la ciudadanía en el proceso de conversación entre Gobierno e insurgencia formulando iniciativas y propuestas que van a ser tenida en cuenta en el proceso; 2. Democracia para la paz: serán escuchadas propuestas de los ciudadanos para la resolución idónea de conflictos sociales , como mejorar la convivencia en el país; 3. Transformaciones para la paz: serán recogidas propuestas especificas para que en la regiones más afectadas por el conflicto sean llevados a cabo planes y programas que pretenderán cimentar un desarrollo más justo y equitativo; 4. Víctimas: a través de este punto serán fijados mecanismos para el reconocimiento a las víctimas, el tratamiento y resolución de los conflictos con base en la verdad, la justicia y la reparación, compromisos de no repetición y no olvido.

El quinto punto fue titulado “Fin del conflicto armado”: bajo este punto va a ser discutido la finalización del conflicto en las siguientes dimensiones: A. definición de la futura situación jurídica del Eln y sus integrantes, B. condiciones y garantías de seguridad para el Eln, C. Condiciones y garantías para el ejercicio de la política del Eln, D. La privación de libertad de los miembros del Eln procesados o condenados, E. Esclarecer el fenómeno del paramilitarismo para que no se repita, F. Dinámicas y acciones humanitarias, G. Cese del fuego y hostilidades bilateral para la terminación del conflicto armado, H. Acuerdo sobre las armas del Eln para poner fin al conflicto. El sexto y último punto fue denominado “Implementación”, está dirigido a materializar los cambios que permitan pasar del conflicto armado a la paz guardando las siguientes salvedades: A. La fase de implementación estará dirigida por un Plan General de Ejecución (PGE) construido sobre cada punto de la agenda, B. Mecanismos de control, seguimiento y verificación serán ejecutados sobre el PGE. En ellos participarán el Gobierno, el Eln, la sociedad y la comunidad internacional, C. El PGE contempla las siguientes dimensiones: jurídica, política, social, económica y diplomática, D. El acuerdo de refrendación consolida lo pactado y lo proyecta hacia el futuro, E. cuando se firme el acuerdo final se dará inicio el PGE.

La mesa central de conversaciones será instalada en Ecuador, país donde se desarrollarán las negociaciones. En Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, también se llevarán a cabo sesiones, países que junto a Noruega serán los garantes de las conversaciones. La Mesa estará integrada por delegaciones, que a su vez estarán integradas hasta por 30 representantes. En cada sesión podrán participar hasta 10 personas por delegación (5 principales y 5 suplentes). Estas delegaciones van a acordar un reglamento de funcionamiento de la Mesa para su fase pública. El proceso de negociación tendrá sus propios instrumentos de comunicación: pagina web, comunicados y boletines, etcétera.


Claros y oscuros del proceso

El proceso de negociaciones entre Eln y Gobierno permite develar un aspecto positivo: la extensa participación de la ciudadanía en que se encuentra sustentado. Es este uno de los principales eslabones del acuerdo que tendrá como sede principal de la mesa a Ecuador. Según lo detallado por el presidente Santos y por el comunicado de la Mesa desde Venezuela, este proceso sí contará con mecanismos específicos para que la ciudadanía pueda incidir en las negociaciones que se encaren. Y no una participación como quien es invitado a la cena, sino como quien organiza el mismo banquete. Sin embargo, quedan dudas respecto a la agilidad de los mecanismos necesarios para asegurar la participación colectiva, la necesidad que sean capaces de asegurar la rapidez del proceso porque es evidente que la fase pública de las negociaciones tendrá que adaptarse a la contingencia del 2018, año en que el actual gobierno entregará su mandato.

Tampoco son claros los mecanismos de coordinación (cuáles y cómo) entre la mesa de Ecuador y la de La Habana. Hay serios interrogantes respecto a la casi forzosa necesidad que la guerrilla del Eln acepte la institucionalidad (como los tribunales de paz) estructurada en el proceso de negociaciones en curso en tierras cubanas. En caso de irreconciliable desacuerdo, ¿Cómo se podría proceder? Además de lo anterior, al establecer la coordinación entre las mesas, ¿qué pasaría con los tiempos de negociación?, ¿es posible que continúen dilatándose los acuerdos finales? Preguntas que urge responder.

El bache de la jornada resaltó en la condición impuesta, en forma de emboscada mediática, por el presidente Santos, al esgrimir como condición para el inicio en firme de las negociaciones la entrega por parte del Eln de todos los secuestrados bajo su poder; exigencia que, como puede deducirse, no había sido expueta en la fase privada de las negociaciones, tampoco en el documento firmado por las partes para dar inicio en Ecuador a esta Mesa. Otra de las muestras de la “astucia” del Gobierno y de sus acostumbradas estrategias mediáticas para sembrar nuevas condiciones “por debajo de la mesa”.

Las esperanzas de los colombianos y colombianas florecen en un nuevo proceso de negociación con esta organización insurgente, que también negociará en medio de las balas y las explosiones, y en medio del accionar ideológico de los medios de comunicación.


Cronología de los acercamientos

 

2012 - 2013

Entre 2012 y 2013 se dan los primeros asomos de la posibilidad de que el Gobierno y esta guerrilla entablen una conversación con el propósito de poner sobre la mesa las condiciones para iniciar un proceso de paz. Santos, por su parte, plantea al Eln la posibilidad de conformar una mesa alterna a la de las Farc, con diferentes delegados y representantes. A finales de 2013 el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno iniciaron la fase exploratoria de los diálogos para la posible negociación de la paz entre ambos actores.

 

2014

 

En enero de 2014 inició el acercamiento exploratorio para darle cuerpo a lo que sería el proceso de paz entre Eln y Gobierno. La exsenadora Piedad Córdoba dio a conocer en la mañana del martes 10 de junio de ese año en el Club de Ejecutivos de Bogotá, en una rueda de prensa del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, un comunicado del comando del Eln en el que se informaba que el Gobierno de Colombia y esa guerrilla entablaron desde enero de ese año un "acercamiento exploratorio" para iniciar lo que sería un proceso de paz entre ambas partes. En la rueda de prensa también se dijo que como países garantes estarían Venezuela, Cuba, Brasil y Noruega.

El comunicado decía:

“Las delegaciones del Gobierno Nacional y del Eln informan que:

1. EL Gobierno Nacional y el Eln han iniciado una fase exploratoria de conversaciones el pasado enero de 2014, luego de una serie de contactos y reuniones que tuvieron lugar desde 2013. El Objetivo de esta fase exploratoria es acordar el diseño de una agenda y el diseño del p12roceso que haga viable el fin del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera para Colombia.

2. Las delegaciones acordaron que la agenda de conversaciones incluirá los puntos de víctimas y participación de la sociedad. Los demás puntos están por acordar.

3. Expresan a Colombia y a la Comunidad Internacional la voluntad recíproca de continuar con la fase12 exploratoria que permita acordar una agenda y establecer una mesa de conversaciones para llegar a la firma de un acuerdo final.

4. Las delegaciones darán a conocer periódicamente y de común acuerdo los avances y resultados de esta fase exploratoria.

5. Las delegaciones agradecen a los gobiernos de la República Federativa de Brasil, la República de Chile, la República de Cuba, la República de Ecuador, el Reino de Noruega y la República Bolivariana de Venezuela, la buena voluntad y el compromiso que han expresado en el acompañamiento y garantías de este proceso.

6. Las delegaciones hacen un llamado al pueblo colombiano para que se una al propósito común de lograr el fin del conflicto y construir un país en paz y equidad”.

Los diálogos de paz confidenciales continuaron en abril y mayo de 2014 y tuvieron epicentro en el país vecino de Ecuador. Así lo confirmó el mandatario ecuatoriano Rafael Correa a través de declaraciones realizadas ese año en el mes de agosto.

"Por obvias razones fueron reuniones confidenciales. Fueron muy exitosas, el gobierno colombiano está muy agradecido", aseguró. [...] “eso permitió que se avance mucho en las conversaciones de paz con el Eln y pronto esas conversaciones ya empiecen a ser abiertas, formales, con una metodología como la de las Farc”.

Luego, el 1 de julio el Eln indicó que sólo se concretará el proceso de paz si hay participación del pueblo. El grupo insurgente se volvería a pronunciar el 28 de agosto cuando manifestó que estaría dispuesto a asumir la responsabilidad por sus actos en el conflicto armado.

 

2015

 

Nuevamente, el 7 de enero el Eln anuncia la posibilidad de dejar las armas, dependiendo de la “voluntad de paz” del Gobierno Nacional. El 26 de de ese mismo mes Nicolás Rodríguez Bautista se mostró proclive a instalar una segunda mesa de negociación con el gobierno, paralela a la existente con las Farc.


A mediados de mayo el jefe negociador del Gobierno con las Farc en La Habana, Humberto de la Calle, reiteró el llamado al Eln para iniciar conversaciones públicas. Tras dos años de negociación, parecía que la posibilidad de formalizar los diálogos se iba desvaneciendo. Sin embargo el 5 de agosto el comandante del Eln, admitió que los avances de la fase exploratoria de los diálogos con el Gobierno estaban a punto de concluir.
En septiembre las esperanzas de acordar la paz con el Eln sufren un resbalón cuando el funcionario de la gobernación de Norte de Santander, Ramón José Cabrales Camacho, fue secuestrado por este grupo armado. Luego de mes y medio de perpetrado éste, el Ministerio de Defensa y el presidente Santos condicionan los diálogos a la liberación del secuestrados.


El 2 de noviembre, por medio de una carta a la Conferencia Episcopal, el Eln pidió la intervención de la iglesia Católica para lograr un cese de hostilidades. 4 días después son secuestrados tres ingenieros y un soldador en el corregimiento de Monterrey, en Simití, sur de Bolívar. Horas después fueron liberados, al mismo tiempo que Gabino asegura que ya se acordó la agenda de negociación con el Eln.

 

2016

El Comando Central dice el 4 de enero que la agenda está lista. Un mes después el frente José Antonio Galán secuestra al cabo del Ejército Jair de Jesús Villar tras enfrentamiento en Segovia, Antioquia; el cabo sería liberado el 20 de marzo. El 8 de febrero ‘Pablito' del Eln en el Arauca y territorios aledaños, adelanta acciones militares que parecieran indicar que no estaría sintonizado con el proceso en marcha. El 11 de febrero el Arzobispo de Cali pide tregua bilateral para liberar a los secuestrados del Eln.

El 30 de marzo el Eln anunció el comienzo de los diálogos abiertos con el Gobierno de cara al inicio del proceso de paz entre ambas partes.

Información adicional

  • Autor:Allan Enrique Bolivar y Daniel Vargas
  • País:Colombia
  • Región:Suramérica
  • Fuente:desdeabajo
Visto 1206 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.