Jueves, 07 Agosto 2008 19:00

140.000 víctimas de los paras sobrevivientes de la violencia. NUEVO INFORME DE LA OEA

Escrito por PAGINA 12
Valora este artículo
(0 votos)

Según Liliana Uribe, una abogada que trabaja en el Proyecto Colombia Nunca Más, sólo en Antioquia –el feudo del presidente Alvaro Uribe– existen siete mil casos de desapariciones forzadas registrados en la Fiscalía. Su organización, en tanto, ya recibió más de 18 mil denuncias de asesinatos a manos de grupos paramilitares. “Es verdad que la violencia paramilitar fue muy dura en Antioquia, pero también hubo miles de desaparecidos en Putumayo, Chocó y el norte de Santander”, agregó la abogada de derechos humanos y recordó que Colombia tiene 33 departamentos. Las diferencias entre las organizaciones de derechos humanos colombianos y la OEA se vuelven aún más evidentes cuando analizan el presente. La organización con base en Washington ha cuestionado algunos aspectos del proceso de desarme de los paramilitares, pero en general lo apoya. “La desmovilización no es el fin de un proceso de construcción de la paz. Si la sociedad colombiana, las instituciones y el gobierno son capaces de tener la voluntad y la decisión de avanzar en ese sentido, entonces el desarme adquiere una dimensión muy importante”, reivindicó Caramagna, el sociólogo argentino que lidera la misión en Bogotá.


Según una fuente de la OEA, que pidió no revelar su nombre, la seguridad ha mejorado “muchísimo” en Colombia. “Aunque hay lugares donde la situación está un poco complicada todavía”, admite. Uno de estos lugares es Medellín. Según reconoció la policía local, más de 530 personas fueron asesinadas en lo que va del año. En los últimos años la cifra venía disminuyendo. El rebrote fue tan notorio que el propio alcalde, Alonso Salazar Jaramillo, tuvo que salir a reconocer que muchos ex paramilitares habían retomado los viejos hábitos.


La OEA también reconoce esto, pero niega tener evidencias sobre su ideología contrainsurgente. “Las nuevas bandas tienen una casi exclusiva dedicación al narcotráfico. No hemos constatado acciones contra las guerrillas que las definan como paramilitares”, reiteró ayer Caramagna. Pero el reciclaje paramilitar, como ya lo bautizaron los medios colombianos, es una realidad para las organizaciones de derechos humanos en los antiguos feudos de los paramilitares


Como denunció PáginaI12 hace dos meses, nueve líderes campesinos fueron secuestrados en apenas dos semanas en Cauca, un departamento costero como Putumayo, Chocó y Antioquia. El 22 de julio pasado, un grupo de hombres armados asesinaron al gobernador de Emberá-Chami, una comunidad indígena de 20 mil habitantes. Las organizaciones campesinas, indígenas y sindicalistas son las principales víctimas de estas nuevas bandas, que se visten, amenazan y siguen asesinando como paramilitares.

Visto 791 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.