Jueves, 04 Septiembre 2008 19:00

Pasos que construyen esperanza. Del Valle al Quindio y Risaralda

Escrito por Equipo desde abajo
Valora este artículo
(0 votos)

Popayán, Piendamó, Santander de Quilichao, Cali, Palmira, Tulúa, así lo confirman. A cada una de estas ciudades se hallegado con ejemplo y decisión de romper el conformismo y el temor que reinapor todo el país. Cada una de estas urbes ha sido recorrida, agitando consignas y exhortaciones para que los habitantes se integren a la Red Nacional en contradel Hambre y la Pobreza.


Trasegando por el Valle 


El Valle del Cauca, caracterizado en la historia nacional por haber sido núcleo de esclavistas y opresores, transcurridoun siglo y medio y sin poder dejar parte de esa historia atrás, ahora concentra propietarios de inmensas plantaciones de tierra plana destinadas al monocultivo de la caña de azucar. Territorio de la agroindustria y del poder regional que, como contrario, da cuerpo al proletariado agrícola y a decenas de sindicatos del sector.




Pero no hay plan sin cordillera. En sus altos se concentran, expulsados de las mejores tierras de Colombia, pequeños aparceros, indígenas y gente sin tierra de la cual, con su trabajo, poder derivar el alimento para su sobrevivencia. Tierras de resistencia. Llegará el día en que todos los negados se encuentren y resistan juntos.


Esta última situación se hizo importante en Palmira. Mientras se marchaba, un patrullero se acercó apreguntar, pues temían las autoridades locales que se unieran los cañeros de esta región, un movimiento de considerable número e impacto, con la marcha que cruzaba su ciudad. A los cañeros se les conoce por las pancoras, machete de gran tamaño que les sirve para el corte preciso de la caña. Esta no fue la ocasión para coordinar sus demandas y luchas, las cuales vienen en ascenso en los últimos meses.




Los que sí se unieron, desde ese momento a la marcha, fue un importante colectivo de estudiantes de la Universidad del Valle, quienes desde entonces han estado presentes.

 

Luego de concentrarse en horas de la mañana en Palmira, se tomó rumbo al municipio de Buga, en donde fueron bien recibidos. Desde muchas casas se divisaron banderas de Colombia ondeadas amedida que la marcha pasaba por sus calles.


Avanzando hacia Tulúa 

Tras pernoctar en el municipio de Buga el miércoles 3 de septiembre, los manifestantes se dirigieron hacia la ciudad de Tulúa. Algunos percances sucedieron: la presencia de personas ajenas mirando con permanencia a los integrantes de la marcha, situación que se solucionó con prontitud. Pese a estas presiones, en Tulúa se congregó un importante contingente de solidarios, entre 60 y 80 personas de distintas organizaciones de la ciudad.




Luego de caminar prácticamente la ciudad entera, se llegó al lugar de estadía: el Colegio Ricardo Nieto No. 5, Centro docente. Los marchantes no ocultaron el cansancio que se va acumulando con cada día que pasa, aunque todos saben que debe persistirse hasta el final.


El jueves, Bugalagrande 


El jueves 4 de septiembre, hombres y mujeres se dispusieron, apenas despuntó el sol, a lavar ropa y ha prepararse para la nueva jornada. La marcha se desplegó nuevamente por la ciudad de Tulúa dejando atrás al Colegio Ricardo Nieto. Desde la calle 34 hasta la 9, atravesando las carreras 32 hacia abajo y llegando con el transcurrir de las calles a la salida del casco urbano, en el cual se encumbran avisos viales que indican el próximo destino Cartago, Andalucía, Zarzal y a donde nos disponemos llegar: Bugalagrande.




En la salida cogemos la chiva y nos dirigimos a nuestro destino. Llegamos a Bugalagrande y aparcamos en la entrada. La marcha continúa, se elevan las pancartas, los cantos y consignas. En el trayecto se unen los sindicalistas de la industria de los alimentos, Sinaltrainal. Caminamos, mientras la gente curiosa mira desde las ventanas o puertas. Arribamos a la Plaza central, concentrándonos por espacio de algunos minutos. Finalmente nos dirigimos a la sede de Sinantrainal, donde nos espera una noche más, que promete descanso seguro y la espera de un nuevo día: este nos llevará a la próxima parada: Cartago, para luego proseguir hacia Pereira.


Julián Carreño

 

Visto 1283 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.