Martes, 09 Septiembre 2008 19:00

Impresiones de una lucha en marcha. La marcha se acerca, Bogotá espera

Escrito por Equipo desde abajo
Valora este artículo
(0 votos)

De esta suerte, el 10 septiembre tendremos una maratónica jornada que comprenderá  parte de la Capital tolimense, para luego pasar a los municipios de Girardot y El Espinal (en el departamento del Tolima) y en horas de la tarde arribar al municipio de Fusagasugá, en el departamento de Cundinamarca.

Opiniones

Cercanos a Bogotá, destino final de la jornada iniciada 12 días atrás en Popayán, y tras dejar el eco de rebeldía y resistencia en sinnúmero de municipios por los que se ha pasado o recorrido, varios de los marchantes dieron a desdeabajo sus impresiones sobre el impacto y futuro de este proceso.

“Se trabaja en un pliego que permita incidir en las autoridades gubernamentales. Se aspira a comenzar un trabajo sobre las necesidades concretas de los pobladores. Esta marcha debe permitirle a la gente cumplir con su sueño de tener casa propia. Sin embargo, sabemos que hay problemáticas que no se resuelven únicamente con una marcha. Hay que seguir trabajando con otros sectores para darle vida a la Red Nacional en contra del hambre en Colombia”, precisó con palabras seguras Fabian Arboleda, líder comunitario.

Con voz de sueño y mirada segura, nos precisó Nelly Amparo Yanguatín: “Yo quiero que haya algo nuevo, que se presenten soluciones frente a la vivienda, que le den tierra a las personas ubicadas en estos asentamientos y no haya más miseria. Espero que el gobierno escuche y plantee soluciones, que una diga de acá a mañana que la marcha valió la pena”.

“Con esta marcha espero cambie la situación en la que estamos ahora, porque si continuamos de esta manera nuestra juventud seguramente no tiene futuro. Pero si con esta marcha no se soluciona nada, hay que seguir luchando”, afirmó Hermecinda Sotelo.

Para Humberto Paladines, en la marcha hay esperanza: “Esperamos concretar algo, ganar en términos de vivienda, trabajo y salud. No basta sólo con una casa sin resolver otras problemáticas igual de importantes como el trabajo. La casa por sí sola no sirve de nada”.

“Aspiro a hacerle un aporte al país. Nosotros trabajamos por el mototaxismo, pero además apoyamos todo lo que la marcha está pidiendo”, nos precisó Edgar Vivas, marchante por el sector del Mototaxismo de Popayán.

Un último interrogado, Uber Carabalí, afirmó: “Espero que coronemos algunas de las peticiones que se establecen en los pliegos y se pueda resolver de esta manera los problemas que aquejan a la mayoría de quienes vivimos en Popayán”.

El sueño es único. Vida digna. Acabar con la pobreza. Ese es el combustible que ha movido estas personas, que como otros miles de miles en Colombia, han nacido y crecido en el desamparo. Ahora, como familia resistente, han aunada sus fuerzas y esperanzas. Con seguridad conseguirán, como lya o han logrado con otros objetivos, sus propósitos. Serán necesarias otras varias jornadas de lucha, pero lo conseguirán. Ahora son comunidad y nadie podrá hacerlos desistir.

Por Julián Carreño

Visto 1115 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.